Printer Friendly

Sagrada Biblia. La version oficial de la Conferencia Episcopal Espanola.

Resumen: La reciente version de la Biblia publicada por la Conferencia Episcopal Espanola es presentada y analizada en este texto. Se comenta la traduccion realizada, las introducciones a cada grupo de libros, y las notas que acompanan al texto. Se consideran las opciones tomadas por los especialistas que han trabajado en este proyecto, y se apuntan algunas sugerencias.

Palabras clave: Biblia en espanol, Antiguo Testamento, Nuevo Testamento.

Abstract: The recent version of the Bible published by the Spanish Bishops Conference is presented and analyzed in this paper. The author offers his views on the translation, introductions to each group of books, and footnotes that accompany the text. He considers the choices made by specialists who have worked on this project and outlines some suggestions.

Keywords: Spanish Bible, Old Testament, New Testament.

**********

The Bible of the Spanish Bishops Conference

Con todos los ingredientes de una publicacion extraordinaria ha visto la luz la Sagrada Biblia en la version oficial de la Conferencia Episcopal Espanola (1) que, como indica en la presentacion su presidente, Card. Rouco Varela, es oficial por tres razones: por haberla encargado expresamente los Obispos espanoles, por haberla acogido y aprobado como tal y porque sera el texto utilizado en los libros liturgicos. Estamos, por tanto, ante una version llamada a ser leida en las celebraciones liturgicas, en las actividades pastorales, catequesis, asambleas, reuniones de estudio y de oracion, etc., y a ser utilizada en los documentos oficiales de los Obispos, catecismos, documentos, instrucciones y cartas pastorales, etc. Se espera que con el paso del tiempo vaya adquiriendo mayor relieve en los estudios teologicos, en todos los ambitos de la pastoral y, en general, en la vida de la iglesia espanola. Incluso es de suponer que tendra enorme proyeccion en los diferentes circulos culturales. Su aparicion es por tanto un acontecimiento especialmente senalado, tanto desde un punto de vista eclesial como cultural. Por este motivo, merece la pena dedicarle una revision que ponga de manifiesto el trabajo realizado, y valore el resultado que se nos ofrece.

Las publicaciones de la Biblia en lengua vernacula suelen contener, ademas del texto propiamente dicho, unas introducciones a cada grupo de libros e incluso a cada uno de ellos, y unas notas explicativas para que los lectores, como dice el Concilio Vaticano II, se familiaricen sin peligro y provechosamente con la Escritura y penetren en su espiritu (cf. DV, n. 2 5). Asi sucede en la presente version de la Biblia que ofrece, fundamentalmente el texto castellano, que a partir de ahora es el texto oficial de la Conferencia Episcopal Espanola. Con estas observaciones preliminares, dividiremos estas reflexiones en tres partes: la primera sobre la traduccion, y las dos restantes --mas extensas por ser tambien mas susceptibles de analisis-- sobre las introducciones y las notas, respectivamente.

LA TRADUCCION

Como senalo J. M. Diaz Rodelas, secretario del Comite tecnico de la Biblia, en la rueda de prensa de la presentacion oficial de la Biblia, los criterios seguidos para la traduccion han sido tres: <<respeto al original, adaptacion al genio de la lengua espanola y consideracion del caracter especificamente sagrado del propio texto de la Biblia y del uso liturgico a que esta destinada una parte no pequena de esta traduccion. Se ha partido de las traducciones liturgicas actuales, que solo han sido modificadas cuando ha parecido realmente necesario>>. (En la conferencia <<La Biblia de la CEE, criterios exegeticos y teologicos>> que pronuncio el dia 7 de febrero de 2011 en el Congreso celebrado en Madrid con motivo de la publicacion de esta Biblia desarrollo ampliamente los tres).

La traduccion, por tanto, es la parte que mas se ha cuidado teniendo en cuenta su destino en las celebraciones liturgicas. Seguramente los autores habran recibido muchas sugerencias sobre la oportunidad o no de un termino o de otro, de una expresion u otra diferente. No es lo que yo me propongo en esta recension. Unicamente quiero dejar constancia de que, en mi opinion, se ha logrado un texto fluido, facil de leer, instructivo desde el punto de vista pastoral, pues se han corregido expresiones toscas o demasiado vulgares. En este sentido esta especialmente cuidada la traduccion del Nuevo Testamento, asi como la de los Salmos y, en general los textos contenidos en los leccionarios actuales. (Permitaseme solamente senalar alguna expresion vulgar, como el <<!Quita alla!>> de Gen 19,9). No me cabe la menor duda de que esta edicion de la Biblia sera tambien un verdadero fenomeno cultural porque contribuira a forjar el habla y la lengua castellanas. En resumen, me parece que, aparte de detalles concretos, estamos ante un texto magnifico tanto por la fidelidad con los originales, como por la elegancia del castellano empleado.

LAS INTRODUCCIONES

Las introducciones ocupan un espacio proporcionado a la extension de cada libro, y son autonomas, es decir, no siguen el mismo esquema en la seleccion de los temas que comentan ni en el modo de hacerlo. Cada una tiene, podriamos decir, personalidad propia. No se dice expresamente quienes las han redactado, aunque posiblemente los biblistas espanoles, acostumbrados a leer la produccion literaria de los diversos colaboradores, puedan detectar el estilo caracteristico de sus colegas. Sin cenirse a un esquema prefijado, rodas ellas abordan los elementos clasicos: proceso de composicion y redaccion, autoria y lineas teologicas o doctrinales. Puesto que cada introduccion tiene su propio objetivo y su metodologia especifica, el juicio que puede hacerse de una no es aplicable al resto.

La introduccion al Pentateuco contiene un resumen de las investigaciones exegeticas mas modernas. La presentacion es original y sugerente, si bien supone en el lector bastante familiaridad con la exegesis cientifica moderna. Tambien el apartado sobre la composicion sera entendida sobre todo por un lector experto que conoce lo que significa la teologia documentaria, el sentido del <<proceso espiritual y canonico>>, etc. La insistencia en el caracter sapiencial del Pentateuco (apartado tercero) tambien es sugerente porque situa en su autentico valor las doctrinas que vertebran el Pentateuco, a saber: la creacion, la liberacion de la esclavitud, la alianza como don de Dios y la promesa.

Al exponer la proyeccion de estos libros en el Nuevo Testamento se contrapone <<la interpretacion tradicional>> como esperanza de un Mesias y <<la interpretacion critica>> como conjunto de esperanzas variadas. Tratandose de una edicion de caracter eminentemente pastoral, es especialmente necesario un lenguaje claro y el esfuerzo por poner de relieve la lectura que ha hecho la Iglesia de estos libros. Por eso, quizas no tiene aqui tanto sentido esa distincion.

Lo que se acaba de decir vale igualmente para las introducciones a cada libro. No es ciertamente facil lograr un equilibrio entre explicacion tecnica y teologia. En la introduccion a Dt es probablemente donde se ha conseguido mejor este equilibrio dejando claro que <<el Dt supone practicamente el centro de la teologia biblica>>.

Libros Historicos. La introduccion a los Libros Historicos explica ampliamente, desde un punto de vista historico-critico, las dos posibles redacciones: la deuteronomica de tiempos de Josias y la deuteronomista de epoca postexilica. Sobre los temas teologicos, se desarrollan los mas importantes: ademas de los datos sobre Dios, se comentan la importancia de la tierra, el templo, la esperanza mesianica, el profetismo y la ley. La introduccion a cada libro los encuadra dentro de la doctrina deuteronomista: la posesion de la tierra relacionada con la adhesion incondicional al Senor (Josue), la fidelidad de Dios con las tribus (Jueces), la esperanza mesianica fundada en la monarquia (Samuel) y el monoteismo y el sentido teologico del destierro (Reyes) marcan las caracteristicas mas notables. Es oportuno el tratamiento del jerem (p. 299) y de la monarquia (p. 384). Se indica como ejemplo de relectura biblica el elogio de los jueces (p. 341), y podria haberse hecho algo parecido con la figura de David.

Libros Sapienciales. La presentacion de los libros sapienciales (Job, Proverbios, Eclesiastes, Eclesiastico y Sabiduria) es una bella pagina sobre la sabiduria humana y la sabiduria biblica. Con sencillez y hondura expone la doctrina sobre la sabiduria, natural y teologica, y encuadra dentro de e[la los cinco libros: el de Job, como la apertura a la dimension teologica de la retribucion, la perspectiva del Eclesiastes como prototipo de escepticismo, la de Prov 1-9 y Eclesiastico como testimonio de la teologia de la sabiduria y el libro de la Sabiduria como reflexion entre sabiduria e historia. Tiene en cuenta la <<huella imperecedera que esta sabiduria ha dejado en las reflexiones cristologicas>> (p. 827), dejando clara la unidad de la Escritura y la relectura de la tradicion cristiana.

La introduccion de los Salmos merece especial atencion. Es amplia como exige la extension y densidad del libro; y a la vez es sencilla y pedagogica, abordando las preguntas importantes que cualquier cristiano se plantea. Tiene especial interes el apartado de <<poemas oracionales>> y la indicacion de que el salterio es el libro mas citado en el NT (p. 877). Se ha adoptado la division en familias, por su contenido y no por autores o por cronologia. El apartado sobre el texto y la traduccion es interesante. Quizas aqui deberia subrayarse que la version del Salterio, el mas usado y repetido en la liturgia, es practicamente igual a la utilizada hasta ahora, dado que muchas de sus expresiones han calado en el pueblo e incluso en el canto. La breve presentacion del Cantar de los Cantares es agil y pedagogica.

Libros Profeticos. La presentacion de los Libros Profeticos es clara y acierta en la eleccion de los apartados a tratar; es ademas interesante al resenar las investigaciones mas recientes, aunque en ocasiones induce a cierta ambiguedad al poner en boca de estudiosos, expertos, exegetas o <<analistas socio-religiosos>> (p. 1175) hipotesis variadas sin emitir un juicio sobre ellas. Quizas habria que haber subrayado mas lo especifico del profeta hebreo, asi como la teologia del mesianismo y la dimension escatologica que es nuclear en los libros profeticos y que sera punto de referencia en el NT.

Las introducciones a cada uno de los profetas mayores tienen cada una sus propias caracteristicas. La de Isaias, siendo complicada, es muy completa, como puede comprobarse, entre otros, por el ultimo parrafo (p. 1187) que resume en pocas palabras el contenido doctrinal de las tres partes de Isaias: la santidad de Dios, la esperanza en una intervencion divina y la figura del Siervo del Senor. La de Jeremias quizas pretende abarcar demasiados temas en pocas lineas. Como sugerencia, pienso que la expresion <<material deuteronomico>> (p. 1280) es menos adecuada que la de <<material deuteronomista>>, habitual entre los exegetas y utilizada en la introduccion de los libros historicos (p. 290). La presentacion de Ezequiel es original y poco comun: la idea de que el libro pertenece a la literatura apocaliptica (p. 1392) y que, en consecuencia, ha sido redactado muy tardiamente (en tiempo de Daniel) es una hipotesis sugerente pero, en mi opinion, insuficientemente probada, como para sustentar todo el mensaje de Ezequiel. La introduccion a Daniel vuelve a un planteamiento mas comun entre los comentaristas. Esta escrita en un lenguaje claro que facilita la lectura. El tema central, senala, es <<la esperanza en el advenimiento de una situacion en la que reinaran quienes sean fieles a Dios>> (p. 1461). Esta esperanza se cumple en Jesus de Nazaret y el mensaje entero de Daniel se actualizara en el Apocalipsis (p. 1461). Queda asi resaltada la unidad de ambos Testamentos.

Los Doce Profetas Menores son introducidos con dos o tres paginas cada uno. Tienen un esquema comun, aunque los planteamientos son distintos: las introducciones de Oseas y Amos abordan los temas decisivos, la biografia teologica en Oseas, las denuncias en Amos, aunque no se detienen en la alianza o en la soberania divina. Cabe destacar por su hondura la introduccion a Zacarias, en especial ai Segundo Zacarias, que con brevedad recoge las caracteristicas literarias interesantes y la densidad de los temas que trata.

Los Evangelios estan presentados con una introduccion general a los cuatro y con otra a cada uno. Estas introducciones son homogeneas en el esquema, con planteamiento doctrinal semejante. La introduccion general consta de cuatro apartados: Jesus y los Evangelios, Evangelios sinopticos, Evangelio de Juan, y Evangelios y Antiguo Testamento. Senala con brevedad los problemas historico-criticos que se han planteado en los ultimos anos y desarrolla con mas extension las cuestiones aceptadas por los expertos, como los pasajes de triple tradicion (p. 1604), el sentido del reino de Dios (p. 1605), la especificidad de Juan (1606), etc. Rehuye el lenguaje tecnico y prefiere un planteamiento mas pastoral y didactico. Es novedoso y de mucho interes el resumen de la lectura del Antiguo Testamento en los Evangelios.

Las introducciones a cada Evangelio sinoptico tienen el mismo esquema: autor, estructura, teologia y relectura del AT. La de Mateo recoge sin especial detenimiento los problemas actuales sobre la autoria, la cuestion de las dos fuentes, etc.; no menciona la fuente Q. Dedica un amplio espacio a los temas teologicos sobre Dios, la cristologia, el Espiritu Santo, el reino de Dios, la eclesiologia, la escatologia y el caminar cristiano (pp. 1608-1610). La introduccion a Marcos es igualmente catequetica, resumiendo la cuestion de autor y composicion, y desarrollando ampliamente los mismos temas teologicos sobre Dios, cristologia, eclesiologia, etc. La de Lucas contiene tambien una breve exposicion sobre el autor y composicion, y un amplio desarrollo de los temas teologicos, entre los que destaca como especificos la figura de Maria (p. 1699) y la linea profetica de Lucas y Hechos (p. 1701). La introduccion a los Hechos de los Apostoles sigue el mismo esquema que la de los Sinopticos.

El cuarto evangelio tiene su presentacion especifica. En ella se tratan con mayor detalle los temas de autor y composicion, asi como la estructura. Pero sigue siendo el contenido teologico lo que ocupa mas espacio. Describe con sentido teologico <<la organizacion interna de la obra>> (p. 1758) en los siguientes apartados: signos, discursos, dialogos o encuentros, expresiones <<yo soy>>, progresiva manifestacion de Jesus y la gran manifestacion. Son, dice el comentarista, las diversas formas de presentar la persona y obra de Jesus.

El corpus paulino viene precedido de una introduccion general amplia, y una especifica para cada una de las cartas. La introduccion general (pp. 1859-1862) es profunda y, a la vez, pedagogica; explica en el primer apartado el genero literario epistolar y, en el segundo, la teologia de San Pablo, centrada en Cristo: <<Desde Cristo, centro de su fe y de su predicacion, penso Pablo y pensaron sus herederos todos los aspectos del ser y del vivir>> (p. 1861). La introduccion hubiera sido mas completa todavia si hubiera incluido alguna referencia a la incidencia de las cartas en la liturgia y en la vida de la Iglesia. De la carta a los Romanos se dice que <<es una sintesis Hena de fuerza del pensamiento de Pablo, un testamento suyo a todas la generaciones>> (p. 1865). Las dos introducciones a las respectivas cartas a los Corintios son mas bien descriptivas y hacen un resumen de los temas doctrinales con citas del lugar donde se tratan. La presentacion a Galatas es sugerente y de gran interes; con brevedad senala que Pablo tiene en cuenta las leyes de la retorica y, al resumir el contenido, pone enfasis, dentro de un estilo polemico, en la centralidad de la persona y la obra de Cristo (p. 1934). Las introducciones a las cartas de la Cautividad dedican bastante espacio a explicar que quizas no son de Pablo, pero que sigue siendo una cuestion abierta (pp. 1948 y 1965). En los apartados dedicados al contenido, se senalan resumidamente los temas mas relevantes. Es interesante el comentario al himno de Filipenses 2,6-11, definido como <<joya teologica>> y el himno cristologico mas notable del Nuevo Testamento (p. 1957). Las introducciones a 1-2 Tesalonicenses aluden a las hipotesis de los exegetas modernos, tanto respecto al tiempo de composicion como a la division (p. 1973). Las Cartas Pastorales vienen presentadas con una unica introduccion, dado que las tres, 1 y 2 Timoteo y Tiro, estan muy relacionadas en el tiempo de composicion y en los temas que abordan. Con acierto se senala quienes son los destinatarios y el ambiente que reflejan. Es especialmente acertada la explicacion del genero literario y el resumen de los temas tratados. La brevisima presentacion de la carta a Filemon explica con sencillez el mensaje, <<las disposiciones interiores de quien quiere vivir como cristiano>> (p. 2004). La introduccion a Hebreos recoge sucintamente las opiniones sobre autoria, composicion y contenido. Dentro de su brevedad senala los elementos mas significativos e indica que es <<el escrito teologico mas importante del Nuevo Testamento>> (p. 2009).

Las Cartas Catolicas vienen precedidas por unas lineas que justifican el orden de las mismas en el Canon mas una introduccion a cada una de ellas. En la de Santiago se senala que lo propio de la carta es advertir el peligro de la religiosidad judia" palabra, ley y fe se convierten en una farsa si les falta espiritu cristiano. Se le atribuyen a Santiago frases recogidas <<en la fuente Q>> (p. 2028), fuente que, como hemos indicado, no se ha mencionado en ninguna de las introducciones a los Sinopticos. La presentacion de I Pedro recoge en sintesis el tema principal, el sufrimiento y pasion de Cristo, como clave central de la carta. Al introducir la 2 Pedro se indica que tiene como objetivo mostrar en que sentido habia que contrarrestar la labor de los <<falsos maestros>>. Las tres cartas de Juan han merecido sendas introducciones que, ademas de los puntos doctrinales mas especificos, marcan las pautas a seguir para vivir la caridad y la union con Cristo. La de Judas hace hincapie en la relacion que tiene con 2 Pedro sobre todo en el caracter salvifico de la fe.

La introduccion al Apocalipsis es amplia y minuciosa. Con lenguaje pedagogico va desgranando los elementos especificos, tanto en el aspecto literario (lenguaje, simbolismo) como en el teologico (doctrina sobre Cristo, sobre Dios, sobre el Espiritu Santo y sobre la Iglesia). Es una buena guia para el lector que se asoma a este libro tan alejado de nuestra mentalidad. Termina con unas lineas adecuadas en las que da las claves de lectura del Apocalipsis.

LAS NOTAS

El numero de notas explicativas a pie de pagina, su extension y su distribucion a lo largo de los libros estaba proyectado (aproximadamente el veinte por ciento del texto a comentar) como adecuado para una Biblia como esta, dirigida al publico en general. Como comento el Presidente de la Comision tecnica para la traduccion de la Biblia de la CEE, se habian planeado dos clases de notas, unas de critica textual para justificar la lectura adoptada, otras de caracter teologico-pastoral.

Como sucede con las introducciones, en cada libro las notas son diferentes en su numero y en su orientacion. En general, las del Antiguo Testamento parecen mas especializadas, cargadas de datos cientificos de critica literaria, y las del Nuevo son mas sencillas y pedagogicas, y con mayor densidad doctrinal. Quizas deberian estar mas presentes las referencias que desde diversos pasajes del AT se pueden hacer al NT (por ejemplo, hubiera sido deseable una referencia a Lc 1,32 a proposito de 2 Sm 7; a Mt 2,6 a partir del Miq 5,1; o a Mt 12,39 al anotar el libro de Jonas).

Las notas del NT cuidan mucho mas los aspectos teologicos y la unidad de la Escritura o, como explico Munoz Leon en la presentacion solemne de esta Biblia (Madrid, 7-9 febrero, 2011), son de caracter teologico-pastoral en lugares de particular importancia. Solo unos ejemplos: Mt 2,1-12, sin detenerse en el tipo de relato, senala que <<sintetiza la teologia de Mateo>>. Mc 1,8 y 1,11 reconocen que Jesus es proclamado como Siervo, Profeta, Mesias e Hijo amado y unico de Dios. Lc 19,29-40 resume en dos lineas el sentido de la entrada en Jerusalen y el cumplimiento de la profecia de Zac 9,9. Las notas al Prologo de San Juan, especialmente a Jn 1,14, ponen de relieve la unidad de la Escritura y mencionan la herejia docetista contraria a la encarnacion. Algo parecido se puede decir de las notas al Corpus Paulino y al resto las cartas. Por referir alguna: Rom 8,15, en su brevedad, es atinada sobre la filiacion divina; 1 Co 11,26 subraya con acierto los elementos teologicos de la Eucaristia; las notas a los himnos cristologicas (Flp 2,5; Col 1,15,20; 1 Tim 6,13; etc.) explican bien la teologia sobre la persona de Jesus. Las de Heb explican el sacerdocio y el sacrificio de Cristo con sencillez y hondura, por ejemplo Heb 9,11; 10,6.14; etc.

Las notas al Apocalipsis que, de suyo, encierran mas dificultad, explican con acierto el libro en una direccion, pensando en la <<esperanza de la Iglesia>>. Solo una sugerencia: el capitulo 12, que habla sin duda de la Iglesia, se ha aplicado tambien en la tradicion cristiana a la Virgen. Las notas a los dos ultimos capitulos, por su parte, estan cargadas de sentido y recogen perfectamente la novedad de la venida de Cristo y la esperanza definitiva de los cristianos.

Finalmente, se debe hacer un comentario sobre las siglas y abreviaturas de los libros de la Biblia. Se iban imponiendo las de la Biblia de Jerusalen porque fueron adoptadas por el Catecismo de la Iglesia Catolica y, sobre todo, por los libros liturgicos usados hasta ahora. La Biblia que aqui comentamos ha optado por unas nuevas, semejantes a las de la antigua edicion de Nacar-Colunga con algunas variantes. Si se supone que estas abreviaturas seran las que usen los libros liturgicos y los documentos oficiales de la CEE, deberia tenderse a una mayor simplificacion. En concreto, los acentos (Ex, Cron, Gen, etc.) perturban bastante porque ni en latan ni en ingles se usan; por otra parte, muchas vocales pueden suprimirse: asi como se ha generalizado Mt, Mc, Lc y Jn, se puede ir apoyando Dn, Flp, Hb, Jb, Jdt, Jr, etc. Los libros del Eclesiastes y del Eclesiastico parece correcto que aparezcan con la denominacion de la Vulgata (Ecl y Eclo, respectivamente).

El indice liturgico es un buen acierto por su claridad y facilidad de manejo. Asimismo los mapas son muy utiles para situar los episodios de la historia de la salvacion.

El lector, finalmente, debe ser consciente del improbo trabajo que ha sido necesario y ha hecho posible esta edicion de la Biblia. La colaboracion de todos los que han participado en su elaboracion ha dado un resultado que marcara, sin duda, un hito importante en la vida liturgica y pastoral de la Iglesia en Espana.

RECIBIDO: 13 DE ABRIL DE 2011 / ACEPTADO: 23 DE AGOSTO DE 2011

Santiago AUSIN

Facultad de Teologia. Universidad de Navarra

Pamplona. Espana

sausin@unav.es

(1) Sagrada Biblia. Version oficial de la Conferencia Episcopal Espanola, traduccion coordinada por Domingo Munoz Leon, Madrid: BAC, 2010, 2168 pp., 14 x 24, ISBN 978-84-220-1500-0.
COPYRIGHT 2011 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:NOTAS
Author:Ausin, Santiago
Publication:Scripta Theologica
Date:Sep 1, 2011
Words:4273
Previous Article:Forma, liturgia y nihilismo. En torno al cincuenta aniversario del concilio Vaticano II.
Next Article:Richard Swinburne, La existencia de Dios.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2022 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |