Printer Friendly

SOBRE LA IMPORTANCIA DE LA ESTRUCTURA SINTACTICA EN LA INTERPRETACION DE LOGROS Y REALIZACIONES.

ON THE IMPORTANCE OF SYNTAX IN THE INTERPRETATION OF ACHIEVEMENTS AND ACCOMPLISHMENTS

1. INTRODUCCION

Dentro de los estudios sobre denotacion eventiva, el modo en que tiene lugar el desarrollo temporal interno de un evento (su 'Aktionsart' o aspecto lexico) ha sido un tema de suma relevancia. Si bien el estudio sobre este tipo de significado tiene una larga tradicion filosofica, ha tomado importancia en los estudios de linguistica a partir de Vendler (1967), quien ha establecido una clasificacion aspectual de los predicados de las lenguas. En su trabajo, Vendler deriva la existencia de cuatro clases aspectuales (estados, actividades, realizaciones y logros) basandose en implicancias logicas que determinan la existencia de ciertos rasgos de significado, como telicidad o duracion. A partir de este articulo inicial, han sido muchos los trabajos que han intentado discutir y precisar, por un lado, las clases aspectuales, y por otro, los rasgos de significado que dan lugar a esta clasificacion.

Dado que la clasificacion establecida por Vendler es fundamentalmente semantica, ha habido trabajos dentro de la Gramatica Generativa que se han interesado en este fenomeno y que han intentado estudiar en que medida esta observacion semantica sobre los predicados tiene alguna relevancia en la sintaxis. En este sentido, la bibliografia se ha centrado en dos motivaciones principales para postular que, al menos un rasgo de significado del aspecto lexico, la telicidad (i.e., eventos que poseen un punto final despues del cual no pueden continuar), tiene incidencia en el componente computacional: su caracter composicional y la correlacion de este significado con el caso.

Tal como ha sido observado por Verkuyl (1972, 2005), el significado telico de una oracion no esta determinado enteramente por el significado del predicado, sino que depende tambien del argumento interno del verbo.

(1) a. #Juan comio en 10 minutos.

b. Juan comio un helado en 10 minutos.

Como vemos en (1), pese a que nos encontramos frente a un mismo predicado, el evento denotado es diferente en la medida en que solo (1b) cuenta con un punto final (i.e., es telico). El hecho de que el argumento interno sirva a la computacion del significado telico implanta la hipotesis que supone que algo de la estructura sintactica es relevante a la hora de interpretar este significado.

La segunda motivacion surge a partir de los estudios que observan una correlacion entre marcado de caso e interpretacion del evento. En ciertas lenguas como el fines, los eventos telicos marcan a su objeto con caso acusativo, mientras que los atelicos lo marcan con partitivo (Kiparsky, 1998).
(2) a.    Fines
          Ammu-i-n         karhu-a/kah-ta       karhu-a/karhu-j-a
          Shoot-PAST-lsg   bear-PART/two-PART   bear-PART/bear-pl-
                                                  PART


'I shot at the (a) bear/at (the) two bears/at (the) bears'

'Dispare hacia un oso/ hacia dos osos/ hacia los osos' (traduccion nuestra)
b.        Ammu-i-n         karhu-n/kak-si       karhu-a/karhu-t
          Shoot-PAST-lsg   bear-ACC/two-ACC     bear-PART/bear-plACC


'I shot the (a) bear/two bears/the bears'

'Dispare a un oso/ a dos osos/ a los osos' (traduccion nuestra)

(Kiparsky, 1998, p. 2-3)

Si la interpretacion del evento se encuentra relacionada con la marcacion de caso (una operacion generalmente asociada con la estructura sintactica), es natural la conclusion de que el aspecto lexico deberia encontrarse vinculado de algun modo a la sintaxis (o, al menos, a la estructura sintactica).

Desde esta observacion, que supone la conexion entre aspecto lexico y sintaxis, y que se inscribe como una hipotesis a ser evaluada, articularemos la discusion que desarrollaremos en este articulo. Con esa pregunta como base de nuestro trabajo, nos centraremos en el estudio del conjunto de los predicados telicos, conformado por realizaciones (i.e., predicados telicos durativos) y logros (predicados telicos no durativos).

(3) #Juan llego durante 10 minutos. logro (evento telico sin duracion)

(4) Juan comio un helado durante 10 minutos. realizacion (evento telico con duracion)

Como vemos en (3) y (4), estos predicados no describen el mismo tipo de evento: solo las realizaciones, y no asi los logros, denotan eventos durativos. Es por este motivo que, tal como muestra Rothstein (2004), solo en (5) podemos hacer la afirmacion de que durante diez minutos Juan llevo a cabo un unico evento de leer un articulo.

(5) Juan leyo un articulo en diez minutos [??] Juan estuvo leyendo un articulo durante diez minutos.

(6) Juan se fue de su casa en diez minutos [??] Juan estuvo yendose de su casa durante diez minutos.

En (6), en cambio, no podemos hacer la misma afirmacion. Como plantea Pinon (1999), la frase de tiempo no describe el momento en que se lleva a cabo el evento de llegar, sino un intervalo de tiempo al final del cual toma lugar este evento.

Pese a que semanticamente la distincion entre logros y realizaciones es evidente, la relevancia sintactica de esta diferenciacion ha sido un topico ampliamente discutido en la bibliografia. En este articulo nos centraremos en esta discusion e intentaremos determinar si la diferencia semantica evidente entre estos dos eventos (i.e., su duracion) tiene algun correlato sintactico. Es decir, intentaremos precisar si existe alguna diferencia sintactica entre estos dos tipos de eventos.

En este sentido, los objetivos de nuestro trabajo se plantean en dos direcciones. Por un lado, presentaremos argumentos en contra de la propuesta de que estos eventos se diferencian sintacticamente en la estructura argumental que cada uno despliega (e.g., Dowty, 1979; Rappaport Hovav y Levin, 1998). Por otro lado, evaluaremos la hipotesis unificacionista, que sostiene que estos eventos no presentan diferencias en su comportamiento sintactico y que su lectura telica es producto de un mismo mecanismo de calculo (e.g., Borer, 2005; Kratzer, 2004). Si bien el sistema que aqui presentamos se basa en una de estas propuestas unificacionistas, la de Kratzer (2004), el objetivo central de este articulo sera presentar evidencias de que ese sistema de calculo basado en el sistema de chequeo de rasgos (Chomsky, 1995) se sostiene unicamente para el caso de las realizaciones.

El trabajo esta articulado del siguiente modo. En el apartado 2 revisaremos una propuesta bastante extendida que sostiene que la distincion sintactica entre logros y realizaciones esta dada por la estructura argumental que estos predicados despliegan. Veremos que esta propuesta no se sostiene, en la medida en que no se puede establecer una correspondencia entre estructura eventiva y estructura argumental. En el apartado 3 revisaremos la propuesta inversa, que sostiene que no hay diferencia sintactica entre los logros y las realizaciones en lo que refiere al modo en que construyen la telicidad, dado que, en ambos casos, se daria de un modo composicional (i.e., el argumento interno interviene en la computacion de este significado). Veremos, por un lado, que el significado telico de los logros no se desprende de la estructura sintactica, sino que es informacion inherente del predicado; y por otro, que esto se correlaciona directamente con la no duracion del evento. En el apartado 4, finalmente, presentaremos un sistema que permite explicar la lectura telica tanto de los logros como de las realizaciones, y que recoge las observaciones hechas en los apartados 2 y 3. Por ultimo, en el apartado 5, presentaremos las conclusiones a las que hemos llegado en este articulo.

2. LA ESTRUCTURA ARGUMENTAL DE LOS EVENTOS TELICOS

En este apartado revisaremos las propuestas que sostienen que los predicados que denotan logros y realizaciones se diferencian sintacticamente en la estructura argumental y tematica desplegada por estos predicados. En estas propuestas, tanto logros como realizaciones cuentan con un operador o con un primitivo semantico, BECOME, que permite interpretar el cambio de estado que es parte constitutiva del significado de ambos eventos. Asimismo, la diferencia de duracion de estos eventos se deriva del hecho de que solo las realizaciones cuentan con otro operador: CAUSE.

Este tipo de propuestas parten del modelo semantico de Dowty (1979), en el cual las distintas clases aspectuales son conformadas por predicados de tipo estativo (proposiciones) y por operadores, que son los encargados de dar cuenta explicitamente de la interpretacion aspectual de la oracion. Asi, los predicados que denotan logros y realizaciones se diferenciarian en los operadores involucrados: mientras que los logros cuentan unicamente con un operador BECOME, las realizaciones estan conformadas tanto por BECOME como por otro operador, CAUSE.

(7) a. Juan llego a la estacion.

b. BECOME (1) [esta en la estacion]

(8) a. Juan pinto un cuadro.

b. [[Juan pinta] CAUSE [BECOME [un cuadro existe]]]

Sobre la base de esta misma idea, otros modelos que han estudiado el 'Aktionsart' desde la semantica lexica (e.g., Rappaport Hovav y Levin, 1998) proponen que el significado de los verbos puede representarse mediante plantillas de significado lexico conformadas por predicados primitivos (que representan el significado gramaticalmente relevante que determina las clases semanticas; e.g., BECOME, ACT, CAUSE) y por constantes (que representan elementos de significado idiosincratico; e.g., MANNER, STATE).

(9) a. Juan llego a la estacion.

[BECOME [[X.sub.<STATE>]]]

(10) a. a. Juan pinto un cuadro.

[[x [ACT.sub.<manner>]] CAUSE [BECOME [[y.sub.<STATE>]]]]

Como podemos ver, en este tipo de modelos tambien la telicidad se asocia a un significado (BECOME) que describe un cambio de estado. A diferencia del modelo de Dowty (en el que el operador BECOME actua sobre proposiciones), en este tipo de modelos este significado se aplica a los argumentos del verbo (x o y). Asimismo, es relevante observar que tambien en este modelo la diferencia entre logros y realizaciones esta determinada por la presencia de un significado asociado a un argumento externo.

En los proximos subapartados consideraremos estas dos observaciones hechas por la bibliografia: por un lado, el hecho de que tanto las realizaciones como los logros suponen un cambio de estado sobre el argumento interno; por otro, el hecho de que la diferencia entre ambas clases radica en la presencia de un argumento externo. Concluiremos que ninguna de estas afirmaciones se sostiene si consideramos la evidencia empirica y que la diferencia sintactica entre estas dos clases de eventos no esta dada por la estructura argumental (y sintactica) que despliegan.

2.1. El cambio de estado en el argumento interno

Como hemos visto en el apartado anterior, una parte de la literatura especializada ha considerado que la telicidad de un evento esta determinada por un cambio que sufre el argumento interno, que hace que el evento no pueda seguir desarrollandose:

Realizaciones:

(11) Juan comio un sanguche en 10 minutos. cambio de estado

Logros:

(12) a. Juan murio en 10 minutos/a las 10 am. cambio de estado

b. Juan llego en 10 minutos/a las 10 am. cambio de locacion

Esta nocion de telicidad, que se encuentra vinculada al cambio que sufre un argumento interno, ha permitido realizar una observacion interesante: la telicidad de las realizaciones y de los logros podria encontrarse vinculada a una posicion sintactica (la del argumento interno) y a una interpretacion semantica del participante ubicado en esa posicion (el cambio de estado o de locacion). Es decir, estas propuestas pueden establecer una correlacion entre informacion aspectual y estructura argumental:

(13) Telicidad [flecha diestra] argumento interno que sufre un cambio de estado o locacion.

Sin embargo, una observacion como la de (13) no es tan facil de sostener. Veamos de que modo se da la telicidad en ejemplos como los de (14):

(14) Juan camino 15 cuadras en 10 minutos.

En (14) existe un doble desajuste respecto de la observacion de (13). Por un lado, el argumento que sufre un cambio de locacion (Juan) no es un argumento interno, sino uno externo. Una prueba de que es un argumento externo (y no sujeto derivado, como en el caso de los inacusativos) es el hecho de que no puede entrar en construcciones de participio absoluto (2) (15).

(15) *Una vez caminado Juan.

Por otro lado, la telicidad no depende (unicamente) del cambio de locacion del argumento externo, como vemos en (16), sino de la presencia de un argumento interno (15 cuadras) que mida el tiempo del evento.

(16) a. # Juan camino en 10 minutos.

b. Juan camino 15 cuadras en 10 minutos.

Es decir, en este caso, se disocia la posicion sintactica (argumento interno) de la interpretacion semantica (cambio de estado o locacion). Por un lado, es el argumento externo, y no el interno, el que sufre un cambio de locacion; y por otro, el argumento interno es una escala explicita que mide ese cambio. Es relevante notar que si el argumento que sufre un cambio es condicion necesaria (pero no suficiente) para la telicidad, el argumento que mide ese cambio se constituye como condicion sine qua non para que el evento se interprete como telico. Ejemplos como los de (16b) constituyen la evidencia mas clara de que la telicidad no puede depender unicamente de que un argumento interno sufra un cambio de estado o locacion. Esto conlleva, inevitablemente, a que la observacion de (13) deba ser dejada atras.

Gran parte de la bibliografia ha llegado a la conclusion que supone la importancia de un argumento de medida. Tenny (1994) ha hecho hincapie en que la telicidad no esta vinculada a roles tematicos, sino a roles aspectuales; para que un evento sea interpretado como telico debe haber un participante que mida ('measure-out') el tiempo del evento. Esto es lo que parece pasar con el argumento 15 cuadras, que se constituye como una medida explicita acerca de la distancia que debe recorrer el sujeto. Del mismo modo, en eventos como (17) el argumento interno tambien parece medir el tiempo del evento pese a que no sea un argumento de medida explicito. En estos casos, la medicion tiene lugar mediante la consumicion del objeto; i.e., para cada parte del objeto consumido ocurre una parte del tiempo del evento.

(17) Juan comio un helado.

Sin embargo, en el caso de los logros, el argumento de medida no parece ser tan relevante para la interpretacion telica del evento. En (18), hay un argumento interno que sufre un cambio (Juan) pero no hay ningun argumento (explicito) que sirva como medida del tiempo del evento (3).

(18) a. Juan llego a las 15.

b. Juan murio a las 15.

Ejemplos como los de (18), entonces, indican que tampoco es posible hacer la afirmacion de que la telicidad de todos los eventos esta vinculada con la idea de medicion del tiempo del evento (i.e., un argumento de medida).

Lo observado hasta ahora nos permite llegar a dos conclusiones parciales. En primer lugar, y a diferencia de lo que sostiene gran parte de la bibliografia, la telicidad no encuentra correspondencia con una determinada estructura argumental ni tematica (i.e., no siempre es producto de que un argumento interno sufra un cambio de estado). En segundo lugar, la interpretacion de un evento como telico pareciera ser distinto para el caso de las realizaciones y de los logros. En realizaciones (17), depende de un argumento que mida el cambio (de estado o locacion) de uno de los argumentos. En logros (18), en cambio, no depende de ningun argumento de medida explicito. A lo sumo, parece depender unicamente de que un argumento interno sufra un cambio de estado. En el apartado 3, sin embargo, problematizaremos esta ultima afirmacion acerca de la necesidad de que haya un argumento interno para la interpretacion telica de los logros.

2.2. Sujetos (no) agentivos

La otra observacion respecto de la estructura argumental diferenciada en logros y realizaciones tiene que ver con el argumento externo: a diferencia de las realizaciones, los logros o bien presentan argumentos externos no agentivos (19a), o bien no presentan argumentos externos (i.e., son verbos inacusativos) (19b). Como podemos ver en (19), en ninguno de los dos casos podriamos hacer la afirmacion de que Juan deliberadamente hizo que el evento denotado por el verbo tuviera lugar.

(19) a. # Juan reconocio a Maria deliberadamente.

b. # Juan murio a las 15 deliberadamente.

En este apartado, presentaremos posibles contraejemplos a la afirmacion que enunciamos arriba. Sin embargo, dado que estos contraejemplos se derivan de ciertas premisas que hemos elaborado en este trabajo, las conclusiones a las que nos llevan seran tentativas y no las presentaremos de un modo acabado.

Como vemos en (20), existen un conjunto de predicados telicos y sin duracion que presentan argumentos externos agentivos (4).

(20) a. Juan disparo al blanco deliberadamente.

b. Juan tiro un papel deliberadamente.

c. Juan pateo la pelota deliberadamente.

Este tipo de predicados han sido estudiados como una clase aspectual diferenciada (i.e., una quinta clase aspectual) en la medida en que semanticamente difieren de los logros (Smith, 1991) dado que no cuentan con un argumento interno que sufra un cambio de estado. Es decir, la distincion entre logros y semelfactivos estaria estructurada sobre una determinada idea de telicidad (la que hemos revisado en el apartado anterior): dado que estos predicados no tienen un argumento interno que sufre un cambio de estado, no serian telicos.

En el apartado anterior hemos problematizado la nocion de telicidad que se articula sobre la idea de cambio de estado. Hemos visto que la telicidad no parece depender siempre de que haya un cambio de estado o locacion (o, mejor dicho, que esta no parece ser una condicion necesaria y suficiente para que un evento se interprete como telico). Si la telicidad no depende de que el argumento interno sufra un cambio de estado, entonces podriamos considerar la posibilidad de que los eventos de (20) sean considerados telicos y sin duracion, al igual que los logros.

Es decir, si las conclusiones a las que hemos llegado en el apartado anterior estan en lo cierto, podemos decir que, a diferencia de lo que sostiene la bibliografia, los logros no parecen diferenciarse de las realizaciones respecto del argumento externo que toman. En ambos casos podemos encontrar un argumento externo agentivo.

2.3. Conclusiones del apartado

Con el fin de cuestionar la afirmacion de que la distincion sintactica entre logros y realizaciones esta dada por la estructura argumental desplegada por cada uno de estos predicados, nos hemos centrado en dos afirmaciones ampliamente sostenidas en los trabajos sobre aspecto lexico. Por un lado, hemos discutido la idea de telicidad estructurada sobre la base de un cambio de estado en el argumento interno. Por otro, hemos encontrado argumentos en contra de la propuesta acerca de que los logros no toman argumentos externos agentivos.

Es necesario destacar que mientras que esta segunda observacion va en contra de la idea de que los logros y las realizaciones pueden ser diferenciados en terminos de su estructura argumental (y sintactica), se podria argumentar que la primera no. Es decir, en lo que refiere al argumento interno, podemos ver que mientras que las realizaciones siempre tienen un argumento de medida, los logros se caracterizan por tener un argumento interno que sufre un cambio de estado. Esto nos podria hacer sospechar que efectivamente existe una diferencia sintactica entre uno y otros. Sin embargo, conviene preguntarse en este punto que tipo de diferencia sintactica implicaria que un argumento interno sea una escala de medida mientras que el otro sea un argumento que sufra un cambio de estado. Es decir, mientras que la diferencia sea estrictamente semantica, no podemos extender eso a la una diferencia en la estructura sintactica sin que ese movimiento implique un supuesto (5). En este trabajo, llegaremos a la conclusion de que existe una diferencia entre logros y realizaciones, pero no sobre la base de la estructura argumental y sintactica que despliegan. Lo que presentaremos en el proximo apartado (sumado a las observaciones que hemos hecho en este) nos van a llevar a dilucidar en que se basa esta distincion.

3. EN CONTRA DE LA HIPOTESIS UNIFICACIONISTA DE LA TELICIDAD: LA NO COMPOSICIONALIDAD DEL SIGNIFICADO TELICO DE LOS LOGROS

En el apartado anterior hemos llegado a la conclusion de que la estructura argumental no es lo que diferencia sintacticamente a los logros y las realizaciones: por un lado, ambos predicados cuentan con un argumento interno; por otro, la no duracion no pareciera relacionarse con la ausencia de un argumento externo, dado que hay eventos telicos sin duracion (los llamados semelfactivos) que tienen argumentos externos agentivos. La conclusion parcial indica que, al menos segun lo que hemos analizado hasta el momento, no hay una diferencia sintactica clara entre logros y realizaciones.

Este apartado esta destinado a discutir la respuesta contraria a la pregunta que hemos formulado en el apartado 1 acerca de si estos eventos pueden distinguirse sintacticamente. Es decir, analizaremos la propuesta que sostiene que no hay una distincion sintactica entre estos eventos (e.g., Kratzer, 2004; Borer, 2005). El proposito de este apartado es brindar argumentos en contra de esta hipotesis y, al mismo tiempo, presentar evidencias a favor de la hipotesis que sostenemos aqui: la interpretacion telica de los logros y las realizaciones no se da de un modo unificado, en tanto la interpretacion telica de los logros no depende del argumento interno (i.e., los logros son inherentemente telicos, a diferencia de las realizaciones).

Tal como hemos mencionado en el apartado 1, en la literatura especializada existe cierto consenso respecto del caracter composicional del significado telico. Desde trabajos como Verkuyl (1972, 2005), se ha considerado que el argumento interno del predicado resulta relevante a la hora de calcular la telicidad del evento. Esta idea ha sido ampliamente abordada por la bibliografia, que se ha centrado en el estudio de las propiedades que debe tener el argumento interno para dar lugar a una interpretacion telica del evento.

En este sentido, en su trabajo sobre telicidad, Krifka (1992) sostiene que para que el evento sea interpretado como telico tienen que darse dos condiciones: por un lado, el argumento interno debe ser cuantizado ('quantized'); por el otro, debe establecerse una relacion de homomorfismo entre la referencialidad del evento y la referencialidad del objeto.

Un SN cuantizado es un SN no homogeneo (Krifka, 1992)6. Los SN homogeneos son aquellos cuya denotacion debe ser divisible y acumulable. La nocion de acumulabilidad supone la idea de que la suma de dos entidades con esa denotacion arroja la misma denotacion; es decir, para todo x, entidad de la que se predica la propiedad P y para todo y, entidad de la que tambien se predica la propiedad P, de la suma de x e y tambien se debe predicar la misma propiedad P. Por ejemplo, harina es acumulable en la medida en que siendo x harina y siendo y harina, la suma de x e y tambien es harina. Por el contrario, una manzana no es acumulable en la medida en que siendo x una manzana e y una manzana, la suma de x e y no es una manzana. La nocion de divisibilidad tiene que ver con la idea de parte de. Si de una entidad x se puede predicar una propiedad P, a cada parte y de esa entidad x tambien se le debe aplicar esa propiedad P. Si de una entidad x se predica la propiedad harina, entonces a cada una de las partes y que componen la entidad x harina tambien se les debe aplicar la misma propiedad harina. Es decir, cualquier SN que sea no acumulable o no divisible es un SN cuantizado.

Respecto de la segunda condicion, tal como plantea Krifka, para que el argumento mida el evento (y este pueda ser interpretado de un modo telico), debe sostenerse, entre el objeto y el evento, una relacion homomorfica; es decir, una relacion tal que para cada subparte del evento exista una subparte del objeto. De este modo, los eventos de (21) son telicos en la medida en que se establece esta relacion entre la referencia del SN cuantizado y la referencia del evento: para cada parte de la referencia del SN una manzana hay una parte del evento de comer.

(21) Juan comio una manzana.

La necesidad de esta relacion, entonces, explicaria no solo la telicidad de los eventos de (21), sino tambien la atelicidad de ejemplos como los de (22).

(22) Juan empujo el carrito.

En estos casos, el SN el carrito, si bien es cuantizado, no establece la relacion homomorfica con el tiempo del evento; i.e., para cada parte de la superficie del SN carrito no hay una parte del tiempo del evento empujar (7). La explicacion de Krifka, entonces, permite explicar tanto la interpretacion telica de (21) como la atelica de (22).

Siguiendo estas observaciones, Kratzer (2004) propone un sistema de calculo de la telicidad, unificado para logros y realizaciones, en el que un evento se interpreta como telico en Forma Logica si hay un rasgo formal [telico] previamente valuado en la sintaxis. La autora propone que el rasgo formal [telico] debe entrar en un sistema de chequeo de rasgos (Chomsky, 1995) con un SD con un rasgo no interpretable [caso]. Es decir, para que un evento sea telico, el SD objeto tiene que ascender a una posicion en la que pueda chequear el rasgo interpretable [telico] ubicado en v y, al mismo tiempo, su propio rasgo de caso [acusativo].

Esta propuesta resulta interesante en la medida en que permite captar la relacion caso-telicidad, presente en lenguas como el fines, mediante el sistema de chequeo de rasgos, una operacion sobre la que ha habido amplio consenso en la teoria generativa. Ademas, dado que el sistema de chequeo de rasgos involucra (en este caso) el verbo y el objeto, el sistema puede dar cuenta indirectamente de la composicionalidad del significado telico. Por otra parte, Kratzer (2004) brinda una denotacion al rasgo [telico], que establece cual es el requerimiento de culminacion de un evento. Si observamos (23), podemos ver que la telicidad depende de una relacion entre un objeto (x) y un evento (e) para la cual para toda parte del objeto (x') existe una parte del evento (e') con la que este se corresponde.

(23) Denotacion de [telico]:

[telic] = [lambda]R[lambda]x[lambda]e [R(x) (e) &[atane a todos] x' [x' [menor que o igual a] x [flecha diestra] [existente en] e' [e' [menor que o igual a] e & R (x') (e')]]] [Kratzer, 2004:393]

Lo interesante de este sistema es que la sintaxis determina cuales son las condiciones necesarias para que un evento se interprete como telico (i.e., debe haber un objeto que entre en una relacion de chequeo de rasgos) y la semantica establece cual es el requerimiento ultimo para que un evento tenga tal interpretacion. Esto significa que si un evento que posee el rasgo [+telico] no encuentra una relacion homomorfica entre objeto y evento--el ejemplo de (22)--, se espera que no pueda ser interpretado como telico.

Este sistema presentado por Kratzer resulta interesante en la medida en que puede dar cuenta de un modo bastante acabado de la telicidad de las realizaciones. Sin embargo, si observamos el comportamiento de los logros en lo que refiere al modo en que se constituyen como eventos telicos, podremos ver que no es tan facil sostener una posicion como la de Kratzer.

(24) a. Juan encontro un billete de 100 pesos. evento telico

b. Juan encontro plata. evento telico

Como vemos en (24), a diferencia de lo que ocurre con realizaciones, la telicidad de los logros no parece estar relacionada con la naturaleza semantica del argumento. Tanto en (24a) como en (24b) estamos ante un evento telico. Dado que solo en (24a) tenemos una frase nominal cuantizada, la interpretacion telica de (24b) deberia no ser posible. Es decir, a diferencia de lo que ocurre con las realizaciones de (21), en los logros de (24) la naturaleza homogenea del SN no da lugar a una lectura atelica en la cual no haya un evento de descubrir. Lo que sugiere esta observacion es que la telicidad de los logros no puede ser anulada: las frases nominales que denotan entidades homogeneas no son "visibles" a la interpretacion atelica del evento (8).

Ademas de que los SN cuantizados no son condicion necesaria para la interpretacion telica de los logros, como hemos visto en (24), la telicidad de los logros no parece depender de una relacion homomorfica entre objeto y evento. Kratzer es consciente de que su modelo no puede ser facilmente extendido a los logros, dado que su denotacion de [telico] presenta una relacion homomorfica entre evento y objeto que no se adecua a los logros (i.e., su telicidad viene dada inherentemente y puede anularse). Es decir, en una oracion como (25) no parece ser la referencia del objeto lo que debe ser mapeado con el evento para que este se interprete como telico (i.e., no es el caso de que el evento tenga que afectar a cada parte de la puerta).

(25) Juan disparo a la puerta.

Para salvar estos contraejemplos, Kratzer debe ampliar la idea de relacion homomorfica en la denotacion del rasgo. Lo que la autora sostiene es que no necesariamente debe ser el objeto (su referencia) lo que mide el tiempo del evento, sino que, tambien, puede ser cualquier recorrido que sirva como medida. Por ejemplo, en (25), Kratzer postula que es el recorrido que hace la bala del arma a la puerta aquello que establece la escala de medida y se mapea con el tiempo del evento. Es decir, la denotacion de [telico] deberia incluir no solo al objeto sino a cualquier posible entidad concreta o abstracta que mida el evento y que este determinada por alguna convencion contextual (i.e., no linguistica). Esta idea es incorporada mediante la funcion de medida introducida en (26).

(26) [lambda]R[lambda]x[lambda]e [R(x)(e) & [existente en][florin] [measure ([florin]) & [atane a todos] x' [x' [menor que o igual a] [florin](x) [flecha diestra] [existente en] e' [e' [menor que o igual a] e & R (x') (e')]]]]

En (26) el evento e no entra en relacion con un objeto x--como en (23)--, sino con una entidad (abstracta o concreta) x del que se predica que es alguna medida determinada contextualmente. Sin embargo, esta revision de la semantica del rasgo no alcanza para dar cuenta de casos como los de (27), en la que no resulta para nada claro cual es la entidad (concreta o abstracta) determinada contextualmente que mide el evento.

(27) a. Juan encontro un libro.

b. Juan gano la loteria.

Es decir, incluso aceptando que para algunos logros podriamos usar la denotacion de (26), esta no es extensible a la totalidad de los logros.

Dicho de otro modo, y con la intencion de resumir las observaciones que hemos hecho hasta aqui, podemos ver que existe una diferencia entre los predicados que denotan logros y aquellos que denotan realizaciones. Solo en el caso de las realizaciones podemos hacer la afirmacion de que el SN contribuye a la computacion de su significado telico. En este sentido, solo en esos casos es posible sostener un modelo como el que presenta Kratzer (2004). La interpretacion telica de los logros, en cambio, no depende de que un argumento mida el evento, tal como hemos visto en el apartado 2. De hecho, tal como hemos visto en este apartado, no depende en ningun sentido de que haya un argumento interno (i.e., su presencia es trivial) (9).

De las observaciones que hemos recogido en estos dos apartados, y que estan sintetizadas en el parrafo anterior, podemos realizar ciertas conjeturas. Si es cierto que la telicidad de las realizaciones depende de que un argumento cuantizado establezca una relacion con el tiempo del evento, entonces es esperable que ese tipo de eventos tengan una estructura temporal interna (i.e., el tiempo del evento esta constituido por un conjunto de tiempos). En los logros, en cambio, esperamos que esto no ocurra. Dado que la interpretacion telica de los logros no depende de ningun argumento de medida (i.e., es inherente) es esperable que estos eventos no tengan estructura temporal interna.

Es interesante notar que estas conjeturas, que se desprenden del caracter composicional (o no) de los eventos, hablan acerca de su naturaleza temporal. Decir que un evento tiene estructura temporal interna es equivalente a decir que tiene duracion. Al mismo tiempo, decir que un evento no tiene estructura temporal interna es equivalente a decir que no tiene duracion. En cierto modo, estas afirmaciones resultan triviales en la medida en que la diferencia en la duracion entre logros y realizaciones es una de las afirmaciones mas extendidas en la bibliografia. Sin embargo, lo que si resulta interesante (y novedoso) es que estas predicciones recogen la observacion de que la duracion o no del evento depende del hecho de que exista una relacion homomorfica (o no) entre el evento y el objeto.

En lo que queda de este apartado pondremos a prueba las afirmaciones que hemos hecho aqui (particularmente, el hecho de que las realizaciones tienen una estructura temporal interna mientras que los logros son atomicos) al estudiar el comportamiento de estos predicados con frases temporales durativas como durante x tiempo.

3.1. Interaccion con frases temporales durativas (durante x tiempo)

En este apartado estudiaremos las diferencias entre logros y realizaciones a partir de la posibilidad de estos eventos de combinarse con frases temporales durativas como durante x tiempo. Veremos, por un lado, que estas frases pueden tomar eventos telicos (contra Dowty, 1979); y por otro, que existen diferencias sistematicas en el modo en que interpretamos los logros y las realizaciones cuando se combinan con estas frases, lo que nos llevara a concluir que las observaciones del apartado anterior pueden sostenerse.

Tal como ha sido propuesto por Dowty (1979), este tipo de frases temporales son seleccionadoras de predicados, en la medida en que solo pueden combinarse con predicados que tengan la propiedad del subintervalo; esto es, eventos que contengan subintervalos y para los cuales la verdad de la oracion en cualquier tiempo t implica la verdad de la oracion para cada uno de los subintervalos de t (10). Los predicados atelicos tienen esta propiedad en la medida en que son homogeneos. Por ejemplo, el estado de odiar a Pedro es verdadero para cada uno de los subintervalos de t. Lo mismo ocurre con predicados que denotan actividades: el evento denotado por correr es verdadero para cada uno de los subintervalos de t.

(28) a. Juan odio a Pedro durante 3 anos.

b. Juan corrio durante 10 minutos.

El motivo por el cual frases como durante x tiempo seleccionan eventos que tengan la propiedad del subintervalo es que estas frases funcionan como cuantificadores universales que operan sobre subintervalos de tiempo (Dowty, 1979; Moltmann, 1991). En este sentido, la frase temporal seria una funcion que toma, por un lado, subintervalos de un intervalo de tiempo y, por otro, un evento, y establece que la oracion es cierta si para cada uno de los subintervalos del intervalo de tiempo se da el evento denotado por el predicado. De este modo, el significado de una oracion como (28a) es que para cada uno de los subintervalos del intervalo de 3 anos existe un evento (o una suma de subeventos) de odiar a Pedro.

Los eventos telicos no tienen la propiedad del subintervalo en la medida en que lo denotado por el predicado no es verdad para cada uno de los subintervalos. Es decir, el evento de escribir un articulo no es verdad para cada uno de los subintervalos de t (i.e., en cada uno de los subintervalos de t no es cierto que Juan este escribiendo un articulo, a lo sumo esta escribiendo lo que con la suma de subintervalos llegara a ser un articulo). Es por este motivo que, segun Dowty, los eventos telicos resultan anomalos siempre que se combinen con estas frases temporales.

(29) a. #Juan escribio un articulo durante media hora.

b. #Juan llego durante 10 minutos.

Sin embargo, y pese a que esta ha sido la forma canonica de estudiar estas frases temporales, es interesante notar que estas frases si puede combinarse con predicados telicos, siempre que se modifique, en mayor o menor medida, el significado del evento. En este apartado veremos que lecturas adquieren las realizaciones y los logros cuando se combinan con estas frases y evaluaremos si eso se condice con las conclusiones parciales a la que hemos llegado en los apartados anteriores.

Cuando las realizaciones se combinan con este tipo de frases encontramos sistematicamente una misma interpretacion, segun la cual el evento denotado por el predicado tuvo lugar en el intervalo de tiempo, sin que esto implique que el evento ha llegado a su fin. Es por este motivo que la bibliografia ha caracterizado a esta interpretacion como de destelizacion (Basso, 2011).

(30) Juan comio un sanguche durante 10 minutos.

Lectura I (unica): Durante diez minutos tuvo lugar un unico evento de comer un sanguche.

Los logros, en cambio, nunca pueden dar lugar a esa lectura (Lectura I). Este tipo de eventos da lugar a otras dos lecturas: la de estado resultante (Lectura II) y la iterativa (Lectura III). En la Lectura II, la afirmacion que se hace es que durante ese periodo de tiempo uno de los participantes (i.e., argumentos) permanece en el estado que resulta del evento denotado por el predicado. En Lectura III, la afirmacion que se hace es que durante ese periodo de tiempo existe mas de un (sub)evento telico del evento denotado por el predicado.

(31) Juan cerro la puerta durante diez minutos

Lectura I: *Durante diez minutos tuvo lugar un unico evento de cerrar la puerta.

Lectura II: Durante diez minutos la puerta se mantuvo en el estado de cerrada.

Lectura III: Durante diez minutos tuvieron lugar una serie indefinida de eventos de cerrar la puerta.

Sin embargo, esta primera observacion que podemos hacer respecto de las lecturas que reciben tanto realizaciones como logros (i.e., el hecho de que las realizaciones reciban la Lectura I y los logros la II y III) debe ser complejizada. Mientras que las realizaciones reciben sistematicamente solo la Lectura I, los logros pueden presentar la Lectura II, la III, ambas o ninguna.

(32) Juan reconocio a Maria durante 10 minutos.

Unicamente Lectura II (estado resultante)

(33) Juan abrio la puerta durante 10 minutos.

Lectura II (estado resultante)

Lectura III (iterativa)

(34) a. Juan gano/perdio la pelea durante 10 anos.

Unicamente Lectura III (iterativa)

b. Juan gano/perdio la pelea durante 10 minutos.

Unicamente Lectura II (estado resultante)

(35) #Juan llego durante 10 minutos.

Ninguna de las lecturas anteriores es posible.

Recordemos que estas frases temporales requieren eventos homogeneos, dado que cuantifican sobre cada uno de los subintervalos que componen esos eventos. Las realizaciones no son eventos homogeneos, como hemos mencionado antes. Sin embargo, si observamos el significado que disparan cuando se combinan con esta frase (el efecto de destelizacion) podemos conjeturar que lo que sucede en estos casos es que la frase temporal selecciona el intervalo de tiempo anterior a la culminacion del evento. Dado que las realizaciones son eventos que poseen estructura interna (en la medida en que establecen una relacion mereologica con el objeto), la frase temporal puede tomar ese intervalo de tiempo. En ese caso, lo esperable seria que las condiciones de verdad de una oracion como la de (30) fuera la siguiente:

(36) Juan leyo un articulo durante dos horas.

Para cada subintervalo del intervalo de dos horas, existe un subevento que pertenece al evento de leer-articulo (11).

En el caso de los logros, esperamos que esto no sea posible, en la medida en que los logros son eventos atomicos y, por lo tanto, no poseen subintervalos. Esto es efectivamente lo que ocurre. En estos casos, nunca podemos tener una interpretacion semejante a la que conseguimos con las realizaciones, tal como hemos presentado antes.

Una de las cuestiones mas llamativas a la hora de pensar las posibles lecturas que disparan los logros es la falta de sistematicidad con la que se presentan estas lecturas, tal como quedo evidenciado en los ejemplos (32-35). Dada nuestra hipotesis (la atomicidad de los logros) y dado que la frase temporal debe cuantificar sobre subintervalos, sostenemos aqui que la falta de sistematicidad se debe justamente a que la frase temporal fuerza un significado observando la enciclopedia del predicado. Es decir, la frase temporal busca un intervalo de tiempo (si hay) en el significado idiosincratico del evento sobre el que pueda cuantificar universalmente.

Consideremos la lectura de estado resultante. Tal como lo plantea Moltmann (1991), en estos casos, la frase temporal toma el intervalo de tiempo que corresponde al estado que resulta del evento denotado por el predicado. Dado que el intervalo de tiempo seleccionado corresponde al tiempo de un estado (i.e., un evento homogeneo), la frase temporal puede cuantificar sobre los subintervalos de ese intervalo de tiempo.

(37) Juan cerro la puerta durante media hora.

Para cada subintervalo del intervalo de media hora, existe un subevento que pertenece al evento de estar cerrada (i.e., durante media hora la puerta permanece en el estado de cerrada).

Sin embargo, tal como es esperable si la frase busca en el significado enciclopedico, no todos los logros pueden dan lugar a este tipo de lecturas. Es interesante notar que el estado resultante debe ser un estado reversible, dado que al cuantificar sobre un intervalo acotado de tiempo se sobreentiende que el argumento no permanece en ese estado indefinidamente, sino unicamente por ese periodo de tiempo. Esto, en principio, no permite que eventos como romper o morir puedan dar lugar a esta lectura:

(38) a. Juan murio durante media hora.

*Durante media hora Juan permanece en el estado de muerto.

b. Juan rompio un vaso durante media hora.

*Durante media hora el vaso permanece en el estado de roto.

Veamos ahora la lectura de repeticion:

(39) a. Juan pateo una pelota durante media hora.

Para cada subintervalo del intervalo de media hora, existe un subevento de patear la pelota (i.e., durante media hora la puerta permanece en el estado de cerrada).

En estos casos, una operacion (semantica o pragmatica) tiene que tener lugar de modo que la frase durante media hora pueda cuantificar universalmente sobre los subintervalos del intervalo de tiempo. La interpretacion es que el evento de patear la pelota se reitera de tal modo que haya un evento para cada subintervalo. En principio, existen dos posibilidades respecto del modo en que interpretamos esta oracion. O bien podemos proponer que existe un operador semantico que pluraliza el evento, tal como postula van Geenhoven (2004), o bien podemos proponer que hay una acomodacion pragmatica una vez que se observa el significado enciclopedico del item. Dado que la pluralizacion de eventos como los de (39) tiene lugar de un modo bastante sistematico siempre que el objeto sea plural, sostenemos aqui que esta lectura es producto de un operador encargado de pluralizar el evento (FREQ en van Geenhoven, 2004) (12). De este modo, en oraciones como (40), estariamos en todos los casos, ante un operador no explicito de pluralizacion del evento.

(40) a. Juan pateo la pelota durante 10 minutos.

b. Juan rompio vasos durante 10 minutos.

3.2. Conclusiones del apartado

En este apartado nos hemos enfocado en brindar argumentos en contra de la hipotesis que sostiene que la telicidad de realizaciones y logros tiene lugar de un modo uniforme. En este sentido, hemos presentado evidencia a favor de la hipotesis que supone que la interpretacion telica de los logros, a diferencia de lo que ocurre con las realizaciones, no es composicional (i.e., no depende de la presencia del argumento interno). Hemos presentado dos posibles conjeturas que nos llevan a pensar que la duracion del evento puede estar directamente relacionada con el hecho de que los eventos tengan (o no) estructura interna. De este modo, las realizaciones, que tienen estructura interna en la medida en que dependen de una relacion mereologica entre evento y objeto, son eventos durativos. En cambio, los logros, que no tienen estructura interna en tanto no dependen de esta relacion mereologica, son eventos sin duracion. En la ultima parte del apartado hemos presentado argumentos que sostienen esta observacion en la medida en que hemos visto que la frase temporal durativa durante x tiempo se comporta de un modo sistematico con las realizaciones (dado que cuantifica sobre la estructura interna del evento) y de un modo opaco con los logros (adquiere una lectura observando la enciclopedia del predicado en tanto no encuentra una estructura interna sobre la que cuantificar). En el ultimo apartado del trabajo, presentaremos un analisis que recoge las observaciones hechas en los apartados 2 y 3.

4. LA INTERPRETACION DE LOS EVENTOS TELICOS

En este ultimo apartado del articulo nos centraremos en presentar un sistema que de cuenta del modo en que tiene lugar la lectura telica de ambos tipos de eventos, teniendo en cuenta todas las observaciones que hemos hecho en los apartados anteriores. Nuestra propuesta, que explicitaremos en los proximos apartados, esta basada en el modelo de Kratzer (2004), pero se diferencia de este en tanto propone que, si bien en Forma Logica el sistema de calculo de telicidad es equivalente en logros y realizaciones (i.e., la lectura telica de un evento depende de la presencia de un rasgo [+telico]), en la sintaxis este sistema se diferencia para logros y realizaciones, dado que en logros el rasgo llega a la sintaxis ya valuado como [+telico].

Veremos a continuacion de que modo se derivan las realizaciones y los logros.

4.1. La interpretacion de la telicidad en realizaciones

Como ya hemo adelantado, nuestra propuesta se basa en Kratzer (2004), pero, a diferencia de dicha propuesta, asumimos aqui algunos lineamientos del modelo Minimalista de Chomsky (2001) y (2008): la operacion 'Agree' y la condicion de actividad. En la operacion 'Agree', se establece una conexion entre dos nucleos funcionales (una sonda y una meta) que contienen rasgos formales no valuados. La sonda (siempre nucleos de fase) busca en su dominio de mando-c local una meta (un SD) que pueda valuar su rasgo formal. Como contrapartida, le asigna a la meta un valor para su rasgo no valuado. Es decir, la relacion de valuacion entre los nucleos es reciproca pero es desatada siempre por la necesidad de la sonda de satisfacer su rasgo no valuado. Ademas de que la busqueda de la meta debe darse en un dominio local, otra condicion impera en esta operacion: la meta debe estar activa, es decir, debe tener su rasgo de caso no valuado (i.e., condicion de actividad).

Siguiendo estos lineamientos proponemos que, en el caso de las realizaciones, el nucleo v* (v de verbos transitivos en Chomsky, 2001) puede presentar un rasgo formal [telico:?] sin valor asociado, que debe ser valuado por un SD que se encuentre en un dominio local y que este activo. Como un proceso complementario, el SD, que tiene un rasgo no valuado de caso [K:?], recibe el valor de acusativo que le asigna v* (K:acusativo). Si la sonda v* no encuentra ninguna meta que pueda valuar su rasgo [telico:?], este obtiene un valor por defecto [-telico] y el evento se interpreta como atelico.

(41) Juan comio una manzana.

Esta propuesta no solo nos permite explicar las lecturas telicas, sino tambien la atelica de (42)

(42) Juan comio manzanas.

En (42), si asumimos que los plurales o nombres de masa desnudos sufren un proceso de incorporacion al verbo que los legitima en la sintaxis (van Geenhoven, 1998; Lopez 2012), la derivacion de las estructuras atelicas de (42) se sigue directamente. Una vez que el nucleo V es ensamblado, se produce la pseudo-incorporacion del complemento al verbo. Luego, cuando el nucleo v* se ensambla, no encuentra ningun SD para valuar su rasgo [telico]; i.e., dado que esta incorporado, esta invisible para la computacion. Esto hace que la estructura tenga una interpretacion atelica.

Un aspecto interesante de nuestra propuesta es que nos permite, ademas, explicar los datos de la alternancia conativa (Levin, 1993), atestiguados en espanol y en otras lenguas (43) y (44).

(43) a. Juan comio un sanguche en quince minutos.

b. #Juan comio de una manzana en quince minutos.

(44) a. Paul hit the fence.

Paul golpeo la valla ('Paul golpeo la valla')

b. Paul hit at the fence.

Paul golpeo AT la valla ('Paul golpeo la valla una y otra vez')

En ambos casos, en la variante con lectura no delimitada (los ejemplos b) hay un SN introducido por una preposicion. Dado que nuestra hipotesis supone que el SN debe estar activo (i.e., no debe tener el rasgo de caso valuado) y dado que el SN ya esta marcado con caso (la preposicion le asigna caso lexico; Woolford, 2006), este sintagma no puede entrar en un sistema de valuacion con el rasgo [telico] y la lectura es de evento no delimitado (13).

Es decir, nuestro sistema permite dar cuenta de las versiones telicas de (41), y atelicas de (42-44). Asimismo, la imposibilidad de una lectura telica en oraciones como (45) esta descartada por la denotacion del rasgo telico que implica la existencia de una relacion de homomorfismo entre el objeto y el evento.

(45) Juan empujo el carrito (14).

4.1. La interpretacion de la telicidad en logros

Existen ciertos motivos por los cuales la telicidad de los logros no puede ser interpretada del mismo modo que la de las realizaciones. Algunos de ellos se desprenden de las observaciones que hemos hecho en los apartados anteriores (i.e., se desprenden de la evidencia empirica) y que resumimos nuevamente aqui:

(46) a. La interpretacion telica de los logros no depende de un argumento de medida ni de ningun argumento en la sintaxis (i.e., es inherente).

b. Los logros no tienen estructura temporal interna (i.e., son atomicos).

Estas observaciones nos llevan a descartar la posibilidad de que la telicidad de las realizaciones y los logros se de de un mismo modo; es decir, se postulan en contra de modelos unificacionistas como los de Kratzer (2004). En este sentido, y si el sistema que desarrollamos en el apartado 4.1. es cierto, algo deseable en la medida en que permite dar cuenta de una gran variedad de datos, es preciso buscar otro modo de interpretar la telicidad de los logros. Las razones teoricas para adoptar otro modo de calcular la telicidad en logros se desprenden de que el sistema presentado anteriormente solo puede dar cuenta de eventos con estructura interna y para los cuales es relevante la presencia de un argumento de medida. Es decir, pese a que lo deseable seria un sistema de interpretacion de la telicidad unificado para ambos tipos de eventos, las evidencias empiricas demuestran que esto no es posible.

En este sentido, sostenemos que en los logros el rasgo [telico] (15) llega a la sintaxis marcado ya como [+telico]. Esto permite recoger la intuicion de que estos eventos son telicos de un modo inherente (i.e., lexicamente telicos). Al mismo tiempo, captura otras observaciones. En primer lugar, al estar marcado a priori como [+telico] es esperable que esta telicidad no pueda ser anulada. En segundo lugar, dado que el rasgo marcado inherentemente no entra en una relacion de 'Agree' con el objeto, es esperable que estos predicados no tengan necesariamente SD marcados como acusativo. Es decir, se espera una variacion tal como la de (47), en la cual puede haber un SD marcado como nominativo (47a) (i.e., llego el) o como acusativo (47b) (i.e., lo rompio).

(47) a. Llego Juan.

b. Juan rompio el vaso.

5. CONCLUSIONES

En este trabajo hemos estudiado la hipotesis que supone que existe una diferencia sintactica (y no unicamente semantica) entre logros y realizaciones. En un primer momento, hemos abordado la afirmacion acerca de que la diferencia entre logros y realizaciones tiene lugar en terminos de la estructura argumental que despliega cada predicado. Hemos encontrado evidencia empirica en contra de esta afirmacion y hemos llegado a dos conclusiones. Por un lado, la telicidad no depende de que haya un argumento interno que sufra un cambio de estado o locacion. De hecho, la telicidad parece computarse de un modo distinto en realizaciones y en logros. Por otro, los eventos telicos sin duracion (logros) pueden tomar argumentos externos. Estas dos conclusiones ponen de manifiesto que si existe una diferencia sintactica entre realizaciones y logros, esta no debe ser buscada en lo que refiere a la estructura argumental que despliegan estos predicados. Luego, en el apartado 3, hemos presentado evidencia en contra de la afirmacion que supone que la interpretacion de todos los predicados telicos es composicional. Hemos visto que mientras que las realizaciones dependen de un argumento que mida el evento, los logros no dependen de ningun argumento (i.e., son inherentemente telicos). Esto, a su vez, se correlaciona con la posibilidad de estos eventos de tener estructura interna: solo las realizaciones, y no asi los logros, tienen estructura interna y, en este sentido, son interpretados como durativos. Con el fin de medir el alcance de esta observacion, hemos analizado las diferencias de significado que encontramos entre estos tipos de eventos cuando se combinan con la frase temporal durativa "durante x tiempo", que requiere eventos con estructura temporal interna (i.e., requiere subintervalos de tiempo sobre los que cuantificar). Hemos visto que mientras que las realizaciones dan lugar sistematicamente a la misma interpretacion, los logros, al no tener estructura interna, fuerzan el significado de la oracion observando la enciclopedia del predicado en cuestion (y, en este sentido, no es sistematico). En la parte final del trabajo, hemos presentado un sistema de interpretacion de eventos telicos que tiene en cuenta todas las observaciones que hemos hecho. Segun nuestra propuesta, la lectura telica de los eventos tiene lugar siempre que un rasgo [+telico] llegue a Forma Logica. En las realizaciones, este rasgo es valuado en la sintaxis mediante la operacion 'Agree', que establece una relacion entre el rasgos formal de v* [telico:?] y el rasgo formal del SD [caso:?]. En los logros, en cambio, esta operacion no tiene lugar: el rasgo llega a la sintaxis ya valuado como [+telico].

REFERENCIAS

BASSO, R. M. 2011. Uma proposta para a semantica dos adjuntos "em X tempo" e "por X tempo". ALFA: Revista de Linguistica. Vol.55: 113-134.

BORER, H. 2005. The normal course of events, volumen 2. Nueva York: Oxford University Press.

CHOMSKY, N. 1995. The minimalist program. Cambridge: MIT Press.

CHOMSKY, N. 2001. Derivation by Phase. En M. Kenstowicz (Ed.), Ken Hale: A Life in Linguistics. Pp: 1-52. Cambridge: MIT Press.

CHOMSKY, N., 2008. On phases. En R. Freidin, C. P. Otero y M. L. Zubizarreta (Eds.), Foundational Issues in Linguistic Theory. Essays in Honor of Jean-Roger Vergnaud. Pp: 291-321. Cambridge: MIT Press.

DOWTY, D. 1979. Word meaning and Montague grammar, volumen 7. Dordrecht: Kluwer Academic Publishers.

VAN GEENHOVEN, V 1998. Semantic incorporation and indefinite descriptions: Semantic and syntactic aspects of noun incorporation in West Greenlandic. Standford: CSLI publications.

VAN GEENHOVEN, V. 2004. For-adverbials, frequentative aspect, and pluractionality. Natural language semantics. 12: 135-190.

KIPARSKY, p. 1998. Partitive case and aspect. En W. Geuder (Ed.), The projection of arguments: Lexical and compositional factors. Pp: 265-307. Stanford: CSLI Publications.

KRATZER, A. 2004. Telicity and the meaning of objective case. En J. Gueron y J. Lecarme (Eds.), The syntax of tense. Pp: 389-423. Cambridge: MIT Press.

KRIFKA, M. 1992. Thematic Relations as Links between Nominal Reference. En I. A. Sag, y A. Szabolcsi (Eds.), Lexical Matters. Pp: 29-54. Stanford: CSLI Publications.

LOPEZ, L. 2012. Indefinite objects: Scrambling, choice functions, and differential marking. Cambridge: MIT Press.

MOLTMANN, F. 1991. Measure adverbials. Linguistics and philosophy. Vol.14, N6:629-660.

OGIHARA, T. 1996. Tense, Scope and Attitude Ascription. Netherlands: Kluwer Academic Publishers.

PARSONS, T. 1990. Events in the Semantics of English. Cambridge: MIT Press.

PINON, C. 1997. Achievements in an event semantics. Semantics and Linguistic Theory. Vol.7:276-293.

RAMCHAND, G. 2008. Verb meaning and the lexicon: A first phase syntax. Nueva York: Cambridge University Press.

RAPPAPORT HOVAV, M. y B. LEVIN. 1998. Building verb meaning. En M. Butt y W. Geuder (Eds.), The projection of arguments. Lexical and compositional factors. Pp: 97-131. Stanford: CSLI Publications.

ROTHSTEIN, S. 2004. Structuring Events. Blackwell Publishing.

SMITH, C. S. 1991. The parameter of aspect. Dordrecht: Kluwer Academic Publishers.

SILVA, J. y R. TREBISACCE. 2017. Operador pluraccional en espanol: Lecturas iterativas/atelicas de eventos no durativos. En A. Marcovecchio y Y. Hipperdinger (Eds.), Asuntos Gramaticales. Pp, 45-55. Bahia Blanca: Editorial de la Universidad Nacional del Sur.

TENNY, C. L. 1994. Aspectual roles and the syntax-semantics interface (Vol. 52). Dordrecht: Kluwer Academic Publishers.

VENDLER, Z. 1967. Verbs and Times. The Philosophical Review. Vol. 66, No. 2: 143-160.

VERKUYL, H. 1972. On the compositional nature of the aspects. Dordrecht: Springer.

VERKUYL, H. 2005. Aspectual composition: Surveying the ingredients. En H. Verkuyl, de H. Swart y A. van Hout (Eds), Perspectives on Aspect. Pp: 19-39. Netherlands: Springer.

WOOD, J. 2015. Icelandic morphosyntax and argument structure (Vol. 90). New York: Springer.

WOOLFORD, E. 2006. Lexical Case, Inherent Case, and Argument Structure. Linguistic Inquiry 37:111-130.

ROMINA TREBISACCE *

UBA/CONICET

* Para correspondencia dirigirse a Romina Trebisacce (rtrebisacce@gmail.com).

(1) Dowty retoma esta idea de von Wright (1963), que propone que la idea de "cambio de estado" puede ser constitutiva de cualquier tipo de evento; i.e., un evento es un cambio de un estado p a un estado q (siendo p y q distintos; i.e., p = [sin correspondencia]q). De este modo, BECOME tendria la siguiente semantica:

BECOME [fi] es verdadero en t ssi [fi] es verdadero en t y falso en t-1 (donde [fi] es cualquier formula, t cualquier tiempo y t-1 cualquier t anterior a t)

Es decir, la proposicion modificada por BECOME es verdadera para un tiempo t si es falsa para un tiempo anterior, t-1.

(2) Esta es una prueba bastante extendida en la bibliografia sobre estructura argumental. Solo argumentos internos, y no externos, pueden entrar en este tipo de construcciones. Juan rompio el vaso da lugar a construcciones como Roto el vaso, ..., pero no a otras como Roto Juan,.... Esta prueba suele ser util para detectar sujetos derivados (i.e., sujetos que son argumentos internos y no externos), como en el caso de los verbos inacusativos: Juan murio da lugar a estructuras como Muerto Juan, ...

(3) En el trabajo de Tenny (1994) ella sostiene que, en los logros, la medida pareciera estar implicita en el cambio de estado del objeto. Es decir, en un evento como Juan murio, el cambio de estado que sufre Juan de no muerto a muerto, y cada uno de los cambios progresivos (aunque imperceptibles) hasta llegar a muerto es lo que mide el evento. En este trabajo presentaremos argumentos en contra de esta postura que equipara los logros a las realizaciones respecto de la medicion y, en ese sentido, nos distanciamos de esta postura.

(4) Ciertamente, como ha observado un/a evaluador/a, uno podria sumar a los ejemplos de (20), otros como Juan rompio el vaso deliberadamente, en los que un logro pareciera tener un agente como argumento externo. Dado que gran parte de la bibliografia (e.g., Dowty, 1979; Wood, 2015) considera que el argumento externo de los verbos causativos como romper (y de muchos de los logros) deben ser considerados eventos de causa (i.e., el evento de Juan haciendo algo causo que el vaso se rompiera), y no propiamente agentes, omitiremos aqui estos ejemplos.

(5) Ramchand (2008) construye un modelo sintactista en el que los predicados que denotan logros y realizaciones se diferencian en el modo en que, en la sintaxis, se combinan ciertos primitivos de significado que estan representados en forma de nodos sintacticos. Estos nodos sintacticos se encuentran asociados a los argumentos del verbo, que expresan una determinada relacion (tematica y aspectual) con el evento. De este modo, mientras que los predicados que denotan realizaciones toman un SProceso que aloja un participante que supone una relacion de trayectoria ('Path') y que puede medir el evento, los logros son predicados que toman un SResultado que aloja un participante que establece una relacion de poseedor ('Holder') de un estado final del evento. En este sentido, este modelo asocia la interpretacion de los argumentos del evento con una determinada proyeccion sintactica, estableciendo asi una diferencia sintactica entre logros y realizaciones. Sin embargo, es interesante notar que la diferencia sintactica propuesta parte del supuesto de que los argumentos 'Path' y 'Holder' se encuentran relacionados con distintos nodos sintacticos. Es decir, no hay evidencias independientes que argumenten en favor de esta distincion sintactica, sino que esta distincion se establece como supuesto.

(6) Retomamos aqui la simplificacion que hace Moltmann (1991) de la formalizacion de Krifka acerca de estas propiedades:

Q is homogeneous iff Q is cumulative and divisive

Q is cumulative iff [atane a todos]xy (Q(x) & Q(y) [flecha diestra] Q (x v y))

Q is divisive iff [atane a todos]xy (Q(x) & yPx [flecha diestra] Q (y))

[Moltmann, 1991:636]

(7) En (22) no es cierto que cada parte del carrito sea empujado en cada parte del tiempo del evento. Si hay una relacion homomorfica, esta deberia establecerse con la trayectoria del movimiento y no con la superficie del SN.

(8) Es claro que un evento como Juan rompio vasos durante dos horas, con un plural desnudo como objeto del predicado, puede ser interpretado como atelico. Vale aclarar que la interpretacion que tenemos como hablantes de una oracion como la que hemos mencionado puede unicamente tener la lectura en la cual hay una suma de eventos telicos de romper un vaso cada vez (i.e., no podemos tener la lectura segun la cual hay un unico evento que dura dos horas y que es un unico evento de romper un muchos vasos a la vez).

(9) Esta misma observacion hace Ramchand (2008). Ella sostiene que la relacion del argumento de un predicado que denota un logro con ese evento es la de poseedor ('Holder') de un estado final que ya esta especificado por el verbo mismo. Sin embargo, dado que su propuesta esta centrada en determinar los primitivos relacionados con los distintos subeventos de una oracion que permitan derivar las distintas clases verbales (i.e., la naturaleza semantica de subeventos relacionados con la iniciacion o resultado final del evento), su modelo no se centra exclusivamente en derivar un sistema de calculo de la telicidad, como si ocurre con el modelo de Kratzer (2004) y el que aqui presentamos. De hecho, la autora sostiene que la telicidad en realizaciones esta relacionada con la naturaleza del 'Path', pero no depende exclusivamente de el, dado que es un fenomeno que parte de una implicacion semantica (i.e., el rol de trayectoria es una condicion necesaria pero no suficiente).

(10) Ogihara (1996: 25) define la propiedad del subintervalo del siguiente modo: "For any sentence a, a is said to have the subinterval property iff the truth of a al some time t entails the truth of a at all the subintervals of t" [Para cualquier oracion a, a posee la propiedad del subintervalo si y solo si la verdad de a en algun tiempo t implica la verdad de a en todos los subintervalos de t].

(11) Es relevante observar que para dar lugar a la lectura segun la cual la frase temporal selecciona el intervalo de tiempo anterior a la conclusion del evento, el evento no puede ser la denotacion de un predicado con un argumento interno que mida el evento (i.e., leer un articulo), sino uno que tome un argumento interno que no mida el evento (i.e., leer articulo). En esto consiste la diferencia de significado en las realizaciones cuando toman una frase temporal durativa. Si bien esto implica una suerte de acomodamiento en el significado del evento, este acomodamiento es sistematico en todas las realizaciones, algo que no ocurre con los logros.

(12) FREQ opera a nivel verbal en dos sentidos diferentes. Por un lado, pluraliza un evento, y por otro, distribuye una pluralidad no delimitada de tiempos de subeventos sobre el tiempo del evento de manera tal que exista un hiato entre cada tiempo del subevento. van Geenhoven (2004) explica todos los casos en los que hay pluralizacion de eventos de este mismo modo (Juan rompio vasos; Juan comio galletas) y explica, independientemente, el motivo por el cual el SD objeto debe estar en plural. Respecto de la distincion entre #Juan rompio un vaso durante media hora vs. Juan pateo una pelota durante media hora, remitimos a los interesados a Silva & Trebisacce (2017).

(13) Uno/a de los/as evaluadores/as ha discutido esta afirmacion, dado que la lectura telica de ciertos eventos puede deberse a una frase preposicional, como es el caso de Juan corrio hasta la esquina, en el que esperamos que la oracion sea verdadera solo si el evento de correr culmina en tal esquina. En principio, es preciso remarcar que casos como el presentado no invalidan los datos de (43), en los que la preposicion evidentemente esta jugando un rol en la interpretacion atelica de estos eventos (i.e., sin la preposicion la lectura es telica). Luego, si es interesante la observacion y es preciso un estudio profundo que de cuenta de esto. Una posible manera de estudiar estos casos seria ver en que medida se relacionan con frases temporales como hasta x hora, que sin duda tambien son delimitadores de evento aunque no sean propios medidores del evento (a la Tenny, 1994).

(14) Uno/a de los/as evaluadores/as me ha acercado un ejemplo discutido en el trabajo de Borer (2005). Tal como establece Borer, una oracion como empujo la palanca a las diez en punto resulta telica y, mas aun, la telicidad del evento depende en gran medida del conocimiento que tengamos sobre ese predicado. Es interesante notar que dichos ejemplos resultarian problematicos para un modelo como el de Borer que intenta derivar la telicidad a partir de cuestiones meramente sintacticas (mediante la legitimacion del nucleo <e># por parte de un conjunto determinado de categorias sintacticas). Sin embargo, para un modelo como el de Kratzer, y para el modelo que aqui presentamos, que apela a la semantica de los eventos para determinar su interpretacion, estos ejemplos no resultan problematicos. Un evento [+telico] en el que no se establezca una relacion de homomorfismo sera descartado en Forma Logica. Por supuesto, este tipo de propuestas supone un modelo de gramatica en el que la sintaxis construya ciegamente estructuras que pueden ser descartadas por FL.

(15) Dada la discusion del apartado 3, sabemos que el rasgo [+telico] de los logros no puede tener la misma denotacion que el de la realizaciones. Posiblemente, este rasgo tome una funcion del tipo <s,t> (de eventos a valores de verdad) y devuelva el mismo evento con un requisito de culminacion (como 'Culminate' en Parsons, 1990).
COPYRIGHT 2018 Universidad de Chile, Facultad de Filosofia y Humanidades
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Trebisacce, Romina
Publication:Lenguas Modernas
Article Type:Ensayo
Date:Jul 1, 2018
Words:11733
Previous Article:SEMANTICA Y PRAGMATICA DE LA TEMPORALIDAD: LOS LIMITES.
Next Article:Antonio Blanco Salgueiro: La relatividad linguistica.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters