Printer Friendly

SOBRE EL FUTURO DE LA PSICOLOGIA CLINICA/SANITARIA EN ESPANA: CONTROVERSIAS Y VIAS DE INTEGRACION.

IntroducciAaAaAe

Al reflexionar sobre la situaciAaAaAeA n que actualmente estAaAaAeA viviend PsicologAaAaAeA a en EspaAaAaAeA~a y tratar de imaginar cAaAaAeA mo puede llegar a futuro, o mejor, como pensamos que deberAaAaAeA a ser este futuro, lo prime que nos hemos vuelto a encontrar ha sido con la existencia de un nuevo artAaAaAeA culo en trAaAaAeA mites de publicaciAaAaAeA n sobre el ya rancio debate del su conflicto de competencias entre los dos tipos de PsicAaAaAeA logos ClAaAaAeA nico/Sanita el PEPC y el PGS, y por los mismos autores del habitual grupo de PsicAaAaAeA log vinculados con la AsociaciAaAaAeA n Nacional de PsicAaAaAeA logos Internos Reside (ANPIR): FernAaAaAeA ndez-GarcAaAaAeA a, SAaAaAeA nchez-Reales, Prado-Abril, Carreras, Gimeno y BermAaAaAeA dez-MAaAaAeA guez (2017), titulado: "Nuevas controversias en Psicolo Sanitaria: un anAaAaAeA lisis libre de ruido". Y lo primero que llama la atenciAa al leer este nuevo artAaAaAeA culo es el curioso y paradAaAaAeA jico tAaAaAeA tulo del en el que se sugiere un "anAaAaAeA lisis libre de ruido" sobre la supues polAaAaAeA@mica existente en el AaAaAeA mbito de la PsicologAaAaAeA a Sanitaria, come y finalizando el artAaAaAeA culo con un gran nAaAaAeA mero de descalificaciones h todo lo que segAaAaAeA n ellos puede amenazar su privilegiado estatus de PE (PIR): el MAaAaAeA ster en PsicologAaAaAeA a General Sanitaria (MPGS), el PsicAaAa General Sanitario (PGS), las Facultades de PsicologAaAaAeA a, la Audienc Nacional, que no ha sentenciado como ellos esperaban, y hasta el propio Colegio Oficial de PsicAaAaAeA logos (COP), su principal valedor hasta ahor que segAaAaAeA n ellos les ha traicionad

Otro dato que tambiAaAaAeA@n llama la atenciAaAaAeA n de inmediato al leer el artAaAa es el de que la mayorAaAaAeA a de sus argumentos giran en torno a unas cuestion o controversias, como ellos las denominan, en gran parte ficticias y creadas por ellos mismos. Este es el caso, por ejemplo, de los siguientes argumentos: la mera existencia del PGS choca y supone un gran agravio para el PEPC; las competencias y la propia actividad profesional del PGS rivalizan con las del PEPC y pueden afectar y limitar la categorAaAaAe o el estatus (especialmente econAaAaAeA mico) de AaAaAeA@ste no sAaAaAeA lo dentro del S Nacional de Salud, sino hasta dentro del AaAaAeA mbito privado o social general; la propia identidad de la PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica encarnada, se ellos, por los PIR, puede verse afectada afectada (Prado Abril, SAaAaAeA nchez-Real y Aldaz ArmendAaAaAeA riz, 2014); la creaciAaAaAeA n del PEPC formado vAaAaAeA a P tambiAaAaAeA@n para ellos, el mAaAaAeA s importante acontecimiento histAaAaAeA rico ac a la PsicologAaAaAeA a espaAaAaAeA~ola y todo lo que afecte a su prestigio o estatus acarrearAaAaAeA un gran infortunio para ella (SAaAaAeA nchez-Reales, P Abril y Aldaz ArmendAaAaAeA riz, 2013

De todas estas supuestas controversias, los autores derivan y pintan un panorama sombrAaAaAeA o y desolador, seAaAaAeA~alando toda una serie de supue peligros e infortunios que estamos condenados sin remedio a padecer si no aceptamos su inflexible y reiterada propuesta de asumir que PsicAaAaAeA lo ClAaAaAeA nico propiamente dicho no hay mAaAaAeA s que uno, el PEPC formado a tra del Programa PIR, que es el AaAaAeA nico merecedor genuinamente de ese nombr Por contra, las demAaAaAeA s figuras de PsicAaAaAeA logos ClAaAaAeA nico/Sanitarios la del PGS, no son otra cosa que meros PsicAaAaAeA logos Sanitarios, y propiamente clAaAaAeA nicos, a los que aplican etiquetas que desvaloriz su actividad, como la de generalistas, polivalentes, meros sanitarios, de gabinetes privados, etc.

Respondiendo de modo mAaAaAeA s especAaAaAeA fico a las principales cuestion controversias planteadas en el artAaAaAeA culo, la primera y la mAaAaAeA s import para los autores es la que ellos denominan "confusiAaAaAeA n competenci entre el PsicAaAaAeA logo General Sanitario (PGS) y el PsicAaAaAeA logo Especial en PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica (PEPC)". Para justificar su afirmaciAaAaAeA n re una y otra vez a la falacia de afirmar que las competencias profesionales atribuidas en la Ley (Orden SAS/1620/2009; y Orden ECD/1070/2013) a ambos tipos de psicAaAaAeA logos sanitarios son diferentes, afirmando, sesga e interesadamente, que unas son inferiores a las otras. Pero la realidad es claramente diferente, tanto por los contenidos de los programas de formaciAaAaAeA n seguidos por ambos tipos de psicAaAaAeA logos sanitarios ( y PGS), como ya hemos mostrado ampliamente en varias publicaciones anteriores (Carrobles, 2012, 2013, 2014, 2015), como por la reciente corroboraciAaAaAeA n de la Sentencia de la Audiencia Nacional (ResoluciAaAa 372/2016) sobre el recurso jurAaAaAeA dico interpuesto, precisamente, p la AsociaciAaAaAeA n ANPIR, contra la Orden Ministerial ECD/1070/2013, sob la regulaciAaAaAeA n del tAaAaAeA tulo universitario oficial del MAaAaAeA ster en Psico General Sanitaria (MPGS), que habilita para el ejercicio de la profesiAaAaAe titulada y regulada de PsicAaAaAeA logo General Sanitario (PGS), que ha desestima la demanda presentada por ANPIR, manifestando como ajustada a la Ley la Orden Ministerial impugnada, que regula la formaciAaAaAeA n y la adquisiciAa de las competencias necesarias para poder ejercer la profesiAaAaAeA n de PsicAaAaAeA General Sanitario; afirmando taxativamente que la AaAaAeA nica diferenc establecida por la Ley entre las dos figuras de psicAaAaAeA logos sanitari (PEPC y PGS) es la de que los PEPC (PIR) tienen reservado el ejercicio como PsicAaAaAeA logos ClAaAaAeA nicos en el Sistema Nacional de Salud (SNS), no en el AaAaAeA mbito privado o pAaAaAeA blico, cuando AaAaAeA@ste no tiene una rel directa o concertada con el SNS. La otra conclusiAaAaAeA n fundamental deriva de la Sentencia es la de afirmar que las Facultades de PsicologAaAaAeA a estAa perfectamente cualificadas y legalmente autorizadas para formar a los PGS en los contenidos y las competencias establecidas en sus programas de formaciAaAaAeA n profesionalizantes propios de los MPGS, regulados y aprobad por el Ministerio de EducaciAaAaAeA n, Cultura y Deporte (Orden ECD/1070/2013 Y, obviamente, como no puede ser de otro modo, habilitados para la aplicaciAaAaAeA n de estos conocimientos, habilidades y competencias en actividad profesional como PGS, en distintos contextos, salvo en el del SNS, que es el AaAaAeA nico reservado segAaAaAeA n la Ley para los PEPC (P

Respecto de esta supuesta controversia sobre las competencias de ambos tipos de psicAaAaAeA logos sanitarios, tambiAaAaAeA@n resulta curiosa la dura crAaAa que el grupo de PsicAaAaAeA logos PIR dedica al propio COP por no sumar a la interpretaciAaAaAeA n sesgada de la Sentencia de la Audiencia Nacion de 2016 que ellos realizan, a pesar de que el COP ha sido uno de los principales valedores de la postura de los PIR hasta la apariciAaAaAeA n la Sentencia de la Audiencia Nacional (Consejo General de Colegios Oficiales de PsicAaAaAeA logos [CGCOP], 2012; CGCOP, 2014). Efectivament el CGCOP (2016a) parece haber modificado muy acertadamente su postura a la luz del anAaAaAeA lisis de los tAaAaAeA@rminos de la Sentencia, en el sen de equiparar las competencias profesionales de ambos tipos de PsicAaAaAeA log (PEPC y PGS) y sAaAaAeA lo mantener la diferencia entre ambos del privileg de que el ejercicio de la PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica en el SNS estAaAaAeA res para los PEPC (PIR). O como el CGCOP expresa en sus propias palabras: "La Audiencia Nacional considera que los PsicAaAaAeA logos Generales Sanitari pueden diagnosticar, evaluar e intervenir en el AaAaAeA mbito privado" (INFOCO 2016). Este apoyo, sin embargo, es sAaAaAeA lo parcial, pues el propio C sigue manteniendo la postura de apoyar la conveniencia de establecer una secuenciaciAaAaAeA n o itinerario jerarquizado de formaciAaAaAeA n entre el y el PEPC, en el sentido de proponer que para acceder a los estudios del PIR deberAaAaAeA a ser obligatorio el haber cursado previamente los estudi del MPGS y haber obtenido el tAaAaAeA tulo de PGS. Como fAaAaAeA cilmente se ve esta posiciAaAaAeA n supone necesariamente la aceptaciAaAaAeA n implAaAaAeA cita cierta subordinaciAaAaAeA n jerAaAaAeA rquica del PGS respecto del PEPC, lo que res claramente incongruente con la equiparaciAaAaAeA n de las funciones y competenci proclamadas en la Sentencia para ambos tipos de PsicAaAaAeA logos Sanitario Esperamos que el COP pueda reconsiderar su postura sobre este tema para no continuar alentando las equivocadas e insolidarias demandas de la AsociaciAaAaAeA n ANPIR y por el bien del futuro de la profesiAaAaAeA n y la confluencia y la integraciAaAaAeA n definitiva de la PsicologAaAaAeA a en Eu (Van Broeck y Lietaer, 2008).

Por nuestra parte, al margen del artAaAaAeA culo que comentamos, en las pAaAaAeA g que siguen vamos a tratar de analizar especAaAaAeA ficamente los distint temas de controversia que indudablemente existen dentro de la PsicologAaAaAe ClAaAaAeA nica (o Sanitaria) en nuestro paAaAaAeA s, pero en nuestro caso sAaAa vamos a tratar de acercar las distintas posturas o visiones existentes, tratando de encontrar posibles vAaAaAeA as de acuerdo y de consens

Argumentos en contra del itinerario GRADO + MPGS + PIR

En esta controversia, lo primero que llama la atenciAaAaAeA n es la intransigen posiciAaAaAeA n que los PIR muestran para tratar de establecer lAaAaAeA mites subordinar a todo trance la nueva titulaciAaAaAeA n y la actividad del P a la suya del PEPC. Aunque salta a la vista de inmediato sus nada altruistas intereses corporativos que ellos creen, injustificadamente, que pueden verse afectados o reducidos en el futuro, sorprende sin embargo la excesiva beligerancia que ponen en este empeAaAaAeA~o, aun a riesgo de aparec dentro de la profesiAaAaAeA n como responsables del freno del progreso futu de la psicologAaAaAeA a espaAaAaAeA~ola y de su adaptaciAaAaAeA n e integraciAaAaAeA n de con los demAaAaAeA s paAaAaAeA ses europeos de nuestro ento

Tratando de ser comprensivos con su postura, quizAaAaAeA s podrAaAaAeA amos avent que simplemente se trata de un error de percepciAaAaAeA n y una interpretaciAa sesgada de las supuestas consecuencias negativas que ellos anticipan, por verse tan implicados emocionalmente en el tema y desde un periodo de tiempo tan prolongado, ademAaAaAeA s de encontrarse muchos de ellos una situaciAaAaAeA n laboral precaria despuAaAaAeA@s de haber obtenido con m esfuerzo una plaza PIR, haber cursado los cuatro aAaAaAeA~os de formaciAa como PIR y sufrir la frustraciAaAaAeA n de no tener la merecida oportunid de ejercer profesionalmente como PEPC en el SNS, porque, incomprensiblemente, el Estado no aprovecha la oportunidad de utilizar los servicios de unos profesionales que tan costosamente y con tanta excelencia AaAaAeA@l mis ha formado, como suele hacer, sin embargo, en una mayor proporciAaAaAe con los demAaAaAeA s facultativos sanitarios que el SNS forma de otras titulacione MIR, FIR, EIR, BIR, RFIR y QIR.

Pero por muy comprensivos que seamos, no puede justificarse la intransigente postura de los PIR en contra de los PGS, dado que la existencia de estos no menoscaba ni afecta negativamente en ningAaAaAeA n sentido, ni la actividad ni al prestigio del PEPC, por mucho que se empeAaAaAeA~en afirmar enfAaAaAeA ticamente que: "la independencia entre el PGS (de niv generalista) y el del PEPC (de nivel especializado), es el principal obstAaAaAeA culo hacia la construcciAaAaAeA n de un itinerario progresivo y jerarqui entre las titulaciones que vertebre la rama sanitaria de la PsicologAaAaAeA (FernAaAaAeA ndez-GarcAaAaAeA a et al., 2017). Y las preguntas que obviamente formular son las siguientes: AaAeAeA por quAaAaAeA@ no pueden existir dos (o m tipos independientes de PsicAaAaAeA logos ClAaAaAeA nicos (Sanitarios)?; AaAeAeA po hay que construir necesariamente un itinerario progresivo y jerarquizado entre estas titulaciones sanitarias? y AaAeAeA por quAaAaAeA@ y cuAaAaAeA l es la ut de vertebrar la imaginaria rama sanitaria de la PsicologAaAaAeA a de es modo, cuando los PsicAaAaAeA logos que supuestamente la componen ni siquie comparten el mismo contexto para el ejercicio de su actividad profesional? Como fAaAaAeA cilmente se verAaAaAeA , las respuestas negativas a estas infund cuestiones son tan obvias que no merecen un mayor comentario, y cuesta entender cAaAaAeA mo los PIR y el COP hayan hecho del apoyo a las mismas u casus belli que no hace otra cosa que dividir al colectivo de la PsicologAaAaAeA

Por todo ello, mantenemos nuestra mAaAaAeA s firme oposiciAaAaAeA n a la propu del establecimiento obligatorio de un itinerario de formaciAaAaAeA n secuencia y jerAaAaAeA rquico entre el Grado, el MAaAaAeA ster en PGS y el PIR con bas las razones y argumentos que exponemos resumidamente a continuaciAaAaAeA

1. El acceso directo desde el Grado a los estudios del PIR es similar a los demAaAaAeA s MAaAaAeA sters Sanitarios: MIR, BIR, EIR, FIR, MIR, RFIR y aunque la duraciAaAaAeA n temporal del Grado sea en algunos casos (como Medici y Farmacia) de una duraciAaAaAeA n mayor de los cuatro cursos habituale

2. La duraciAaAaAeA n media de los estudios de Grado + Posgrado (MAaAaAeA ster PsicologAaAaAeA a en Europa es de 6 aAaAaAeA~os, similar a la duraciAaAaAeA n de los es del Grado + MPGS, con los que son perfectamente homologables.

3. El contenido de la formaciAaAaAeA n de ambos tipos de PsicAaAaAeA logos Sanitar el PEPC y el PGS, son muy similares, aunque su duraciAaAaAeA n temporal s diferente, especialmente en su programa de prAaAaAeA cticas rotatorias una mayor duraciAaAaAeA n en el caso del PEPC (PIR

4. El contenido del programa de formaciAaAaAeA n del MPGS es el de un autAaAaAeA@n Programa MAaAaAeA ster de formaciAaAaAeA n clAaAaAeA nica especializada, similar al est europeo establecido por la FederaciAaAaAeA n Europea de Asociaciones de PsicAaAaAeA l (EFPA).

5. La formaciAaAaAeA n docente del PIR (4 aAaAaAeA~os) se divide en dos parte aAaAaAeA~os de formaciAaAaAeA n teAaAaAeA rica (troncal) y 2 aAaAaAeA~os de formaciAaAaAeA n (rotaciones) de modo similar, en gran medida, a la formaciAaAaAeA n del MPG aunque su duraciAaAaAeA n temporal sea mayor en el Programa PI

6. El itinerario obligatorio propuesto: GRADO + MPGS + PIR, supondrAaAaAe duplicar innecesariamente la formaciAaAaAeA n docente del Programa PIR (teorAa y prAaAaAeA cticas), aumentando su duraciAaAaAeA n hasta mAaAaAeA s de los 10 aAaAaAeA~o mejor de los casos.

7. Las diferentes etiquetas lingAaAaAeA AaAaAeA sticas utilizadas en la Ley denominar ambas titulaciones: "generalista versus especialista" y "clAaAaAeA ni versus sanitario", son meros eufemismos verbales sin justificaciAaAaAe profesional ni cientAaAaAeA fica en ningAaAaAeA n paAaAaAeA s europeo ni fuera de E y deberAaAaAeA an, por ello, ser suprimidas o modificada

8. Por todo ello, nos reafirmamos en la defensa del reconocimiento del impropiamente denominado PsicAaAaAeA logo General Sanitario (PGS) co un autAaAaAeA@ntico PsicAaAaAeA logo ClAaAaAeA nico y en que se le permita ejercer sin limita sus funciones como tal PsicAaAaAeA logo ClAaAaAeA nico/especializ

PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica versus PsicologAaAaAeA a San

Es de sobra conocido que los anteriores Licenciados en PsicologAaAaAeA a podAaAa ejercer plenamente como PsicAaAaAeA logos ClAaAaAeA nicos con absoluta legal desde la creaciAaAaAeA n de la Licenciatura en PsicologAaAaAeA a en 1967 en Espa pudiendo utilizar esa misma denominaciAaAaAeA n y cualificaciAaAaAeA n de "PsicAaAa ClAaAaAeA nico" sin ningAaAaAeA n problema. Y como ya hemos seAaAaAeA~alado en otro (Carrobles, 2012, 2015) la fecha de 2003, asociada a la promulgaciAaAaAe de la Ley de OrdenaciAaAaAeA n de las Profesiones Sanitarias (LOPS, 200 fue la que marcAaAaAeA el principio de los actuales conflictos existent dentro del campo profesional aplicado de la PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica y e los propios profesionales que la ejercen.

Conviene tambiAaAaAeA@n llamar la atenciAaAaAeA n sobre el hecho de que los (PIR) existen legalmente como tales desde 1998, aunque bajo otro formato su existencia se remonta a 1993. A este respecto resulta interesante seAaAaAeA~alar que en todo el tiempo transcurrido entre estas fechas de 19 y 2003, no se planteAaAaAeA ningAaAaAeA n conflicto de competencias profesion entre los nuevos PEPC (PIR) y los Licenciados que ejercAaAaAeA an como PsicAaAaAeA l ClAaAaAeA nicos, tanto en centros pAaAaAeA blicos (incluido el SNS) como en gabin privados. Pero la LOPS (2003) lo cambiAaAaAeA todo y con ella comenzAaAaAe conflicto dentro de la PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica que ha continuado hasta nues dAaAaAeA as. Y fueron precisamente los PIR, a travAaAaAeA@s de su AsociaciAaAaAeA n Na de PsicAaAaAeA logos Internos Residentes (ANPIR), creada a tal efecto, l que alentaron este conflicto al verse favorecidos unilateralmente por la LOPS, al concederles en exclusividad la titulaciAaAaAeA n de PsicAaAaAeA l Sanitarios y dejar a los demAaAaAeA s PsicAaAaAeA logos ClAaAaAeA nicos en una situ de indeterminaciAaAaAeA n, o limbo legal de no-sanitarios, que se ha prolonga durante muchos aAaAaAeA~os, a travAaAaAeA@s de mAaAaAeA ltiples recursos jurAaAaAeA dicos sufrimiento. Este mismo conflicto, protagonizado siempre por ANPIR, es el mismo observado en la actualidad, aunque sus supuestos enemigos se han transformado en los actuales PGS.

Ante esta situaciAaAaAeA n, el Colegio Oficial de PsicAaAaAeA logos (COP) fue adopt progresivamente una postura acomodaticia y excesivamente legalista, que es precisamente la que muchos de nosotros le reprochamos, en el sentido de que aunque continuAaAaAeA defendiendo y luchando por los demAa PsicAaAaAeA logos, tratando de legalizar su situaciAaAaAeA n para que pudieran conti ejerciendo su actividad como PsicAaAaAeA logos ClAaAaAeA nicos en sus propios cen y consultas, tambiAaAaAeA@n se observAaAaAeA un cambio progresivo de postura la nueva situaciAaAaAeA n, en el sentido de sumarse y colaborar activamen en la creaciAaAaAeA n y el desarrollo de la nueva figura del PsicAaAaAeA logo Gen Sanitario (PGS), un autAaAaAeA@ntico prodigio del disparate, tanto por denominaciAaAaAeA n, como por la definiciAaAaAeA n y la descripciAaAaAeA n de sus po funciones y competencias, como ya hemos seAaAaAeA~alado extensamente en otr publicaciones anteriores (Carrobles, 2012, 2013, 2015) y que no ha hecho otra cosa que alentar la controversia y estimular o reforzar a los PIR en sus equivocados e interesados argumentos para afirmarse en su discurso de que son especiales y superiores a los PGS, y los AaAaAeA nicos que merecen la calificaciAaAaAeA n de PsicAaAaAeA logos ClAaAaAeA nicos (ad especialistas) en comparaciAaAaAeA n con los PGS, etiquetados despectivamen de simples PsicAaAaAeA logos Sanitarios y Generalistas, a los que se nie no sAaAaAeA lo el tAaAaAeA tulo de especialistas, sino hasta el de simple PsicAaAa ClAaAaAeA nic

Como dice el dicho popular, "con amigos asAaAaAeA no hacen falta enemigos QuizAaAaAeA s sea oportuno recordarle al COP que ante leyes controvertid y, sobre todo, injustas para nuestra profesiAaAaAeA n como lo son las q estamos comentando y contra las que tantos PsicAaAaAeA logos estamos luchand la postura a adoptar deberAaAaAeA a ser la de combatirlas hasta lograr cambiarla y el COP deberAaAaAeA a ser el principal agente que liderara esta lucha al que corresponde el principal deber de intentarlo.

Otra curiosa argumentaciAaAaAeA n del COP (Duro MartAaAaAeA nez, 2017; FernAaAa Hermida, 2017) es la de atribuirse en gran parte la creaciAaAaAeA n de figura del PGS, que segAaAaAeA n ellos ha sido el resultado de su persisten lucha y presiAaAaAeA n ante los Ministerios de EducaciAaAaAeA n y Sanidad, para soluciAaAaAeA n a los PsicAaAaAeA logos ClAaAaAeA nicos que ejercAaAaAeA an como tales pre y que no lograron hacer el PIR u homologarse como PEPC (Duro MartAaAaAeA ne 2017). O como lo expresa mAaAaAeA s enfAaAaAeA ticamente el propio FernAaAaAeA ndez H (2017): "la nueva profesiAaAaAeA n del PGS es una respuesta a la crisis q se produjo como consecuencia de la expulsiAaAaAeA n de los licenciados PsicologAaAaAeA a no especialistas del sistema sanitario por la LOPS (200 ... El PGS ha sido la respuesta de la AdministraciAaAaAeA n para devolv al PsicAaAaAeA logo no especialista, el antiguo licenciado, la posibilid de ejercer su profesiAaAaAeA n y no crear un caos administrativo, legal sanitario en el AaAaAeA mbito de la salud mental privada y pAaAaAeA bl

Afirmaciones como AaAaAeA@sta revelan en cierta medida la desconexiAaAaAeA n falta de informaciAaAaAeA n por parte del COP de lo que estAaAaAeA aconteci en el AaAaAeA mbito acadAaAaAeA@mico y en la propia evoluciAaAaAeA n de los estudios universi superiores y del proceso de integraciAaAaAeA n de EspaAaAaAeA~a dentro del Esp Europeo de EducaciAaAaAeA n Superior, que ha supuesto por sAaAaAeA mismo la obligat reforma de todas las titulaciones universitarias, incluida la PsicologAaAaAeA

Un sencillo ejemplo puede servir para demostrar que las cosas parecen haber evolucionado de un modo diferente y debido a causas muy distintas a las atribuidas por el COP. AsAaAaAeA , si miramos a los estudios de Derech por poner un ejemplo bastante distante de la PsicologAaAaAeA a, observam que la Licenciatura previa de 5 cursos (300 crAaAaAeA@ditos) se ha transforma (al mismo tiempo que la PsicologAaAaAeA a y las demAaAaAeA s licenciaturas de generalizado) en un Grado de 4 cursos (240 crAaAaAeA@ditos) de duraciAaAaAe un Posgrado o MAaAaAeA ster de 90 crAaAaAeA@ditos, con su correspondiente pr final de habilitaciAaAaAeA n. Y el tAaAaAeA tulo obtenido a travAaAaAeA@s de estos es es regulado, titulado y profesionalizante, de modo idAaAaAeA@ntico a los estudi de PsicologAaAaAeA a. Los Abogados asAaAaAeA formados, sin embargo, tienen una c ventaja sobre nosotros, en el sentido de que pueden ejercer plenamente su profesiAaAaAeA n como especialistas (Grado + MAaAaAeA ster) sin ninguna limitaci por la sencilla razAaAaAeA n de que no tienen a otro profesional formado fue de la universidad, con un Programa diferente y una finalidad distinta, la de ejercer su actividad dentro del SNS, como el PEPC (PIR), que pretenda limitarle las atribuciones y las funciones que en derecho le corresponden, segAaAaAeA n el actual Nivel 3 (Graduado + MAaAaAeA ster) del M EspaAaAaAeA~ol de Cualificaciones para la EducaciAaAaAeA n Superior (MECES, 2 2011, 2015) en consonancia con el Marco Europeo de Cualificaciones, como desarrollamos mAaAaAeA s extensamente en un apartado posterio

Sin embargo, lo que en realidad parece haber ocurrido es que la existencia del PEPC (PIR) ha llegado a convertirse en una gran limitaciAaAaAeA n pa el desarrollo de la PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica encarnada por el PGS, perfectam homologable en Europa, al igual que sucede con las demAaAaAeA s titulacion universitarias. Esta situaciAaAaAeA n ha condicionado, por un lado, el nombr que en lugar de mantener el de "PsicAaAaAeA logo ClAaAaAeA nico y de la Salud" le correspondAaAaAeA a y que siempre se habAaAaAeA a utilizado, se vio forza cambiarlo por el anodino y desnaturalizado nombre de PGS; y, por otro, el de la misma definiciAaAaAeA n de sus funciones y competencias, que ha llega hasta limitar el lugar donde podrAaAaAeA an ejercer su trabajo: SNS vers clAaAaAeA nicas privadas; y que de no haber existido la figura del PEPC habrAa posibilitado el normal desarrollo del correspondiente tAaAaAeA tulo de PsicAaAaAeA ClAaAaAeA nico y de la Salud a partir de la transformaciAaAaAeA n de la figura previam existente con ese mismo nombre, formada a travAaAaAeA@s del MAaAaAeA ster Ofi de PsicAaAaAeA logo ClAaAaAeA nico y de la Salud, impartido en las Facultade PsicologAaAaAeA a antes de la creaciAaAaAeA n del PGS y con el que despuAaAaAeA@s h homologado y convalidado.

Por ello, en conclusiAaAaAeA n, podemos afirmar que la creaciAaAaAeA n artifi de la figura del PGS no sAaAaAeA lo no ha ayudado a resolver ningAaAaAeA n prob previo, sino que lo que ha conllevado, en realidad, ha sido la creaciAaAaAe de un nuevo problema o una complicaciAaAaAeA n aAaAaAeA~adida por dos razones porque nos ha obligado a cambiar el nombre o el tAaAaAeA tulo de "PsicAaAaAeA ClAaAaAeA nico y de la Salud", homologado internacionalmente, por el inexisten universalmente y sin contenido profesional especAaAaAeA fico de PsicAaAaAeA General Sanitario (PGS); 2) y, ademAaAaAeA s, porque a travAaAaAeA@s de esta pseudoregulac legal se ha pretendido limitar y suplantar las genuinas funciones y competencias de los autAaAaAeA@nticos PsicAaAaAeA logos ClAaAaAeA nicos. Y todo e sido inspirado y justificado por la creaciAaAaAeA n previa del PEPC, en cu denominaciAaAaAeA n, definiciAaAaAeA n y especificaciAaAaAeA n de sus pretendidas excl competencias y funciones ha colaborado el propio COP conjuntamente con otras instituciones y asociaciones privadas ajenas a la universidad.

Sobre la titulaciAaAaAeA n alcanzada por el PGS y el PEPC segAaAaAeA n el M

AdemAaAaAeA s de los argumentos que acabamos de exponer, la AsociaciAaAaAeA n A tambiAaAaAeA@n apela a otro tipo de razones, en nuestra opiniAaAaAeA n menos justificab de claros tintes corporativistas, centradas en las titulaciones alcanzadas por uno y otro tipo de PsicAaAaAeA logo Sanitario (PGS y PEPC) y en la suposiciAa de que la no inclusiAaAaAeA n del itinerario sanitario jerarquizado de acce al PIR desde el tAaAaAeA tulo del PGS, en vez del Grado, como estAaAaAeA ah podrAaAaAeA a afectarles a la titulaciAaAaAeA n alcanzada en el supuesto de qu el futuro se modificara en el sentido que ellos injustificadamente imaginan el nuevo Marco EspaAaAaAeA~ol de Cualificaciones para la EducaciAa Superior (MECES; Real Decreto, 1027/2011). Su razonamiento, sin embargo, sigue la misma tAaAaAeA nica de sus argumentos habituales, caracterizad por pensar AaAaAeA nicamente en su propio beneficio, sin importarles ni conjunto de la profesiAaAaAeA n de la PsicologAaAaAeA a, ni los clientes o pacie que puedan estar necesitados de atenciAaAaAeA n psicolAaAaAeA gica. En sAaAaAeA n sus argumentos son los siguientes.

El actual Marco Europeo de Cualificaciones ha impuesto a los paAaAaAeA s miembros la reconversiAaAaAeA n de sus cualificaciones docentes o educativ como parte del proceso de convergencia e integraciAaAaAeA n en el mismo. Es es el caso, referido a EspaAaAaAeA~a, del denominado MECES, en el que se establec los cuatro niveles existentes y las correspondientes equivalencias entre los tAaAaAeA tulos espaAaAaAeA~oles y los europeos referidos a la Educac Superior, siguientes:

1. El nivel 1 (TAaAaAeA@cnico Superior) del MECES se corresponde con el niv 5 del Marco Europeo de Cualificaciones.

2. El nivel 2 (Grado) del MECES se corresponde con el nivel 6 del Marco Europeo de Cualificaciones.

3. El nivel 3 (MAaAaAeA ster) del MECES se corresponde con el nivel 7 d Marco Europeo de Cualificaciones.

4. El nivel 4 (Doctor) del MECES se corresponde con el nivel 8 del Marco Europeo de Cualificaciones

El PEPC (Grado + PIR) es un Profesional Especialista Sanitario (PES) o Facultativo Sanitario, como los demAaAaAeA s especialistas, formados vAa Interno Residente y su Nivel MECES es el de MAaAaAeA ster (3). Por su part el Nivel MECES del PGS (Grado + MPGS) es igualmente el de MAaAaAeA ster (3 En consecuencia, si se impusiera el itinerario Grado + MPGS + PIR que se pretende (que incluirAaAaAeA a, en realidad, la realizaciAaAaAeA n de dos MAaAaAeA el del MPGS y el del PIR) el tAaAaAeA tulo alcanzado no podrAaAaAeA a ser otro el de un doble MAaAaAeA ster, y su nivel seguirAaAaAeA a siendo el de 3 en el ME pero no una titulaciAaAaAeA n superior, como la de Doctor. Y la pregunta entonc es: AaAeAeA tiene sentido realizar dos tAaAaAeA tulos de MAaAaAeA ster para alcan mismo nivel 3 del MECES? Y esto sin hablar de la duplicidad de contenidos y del mayor tiempo requerido para alcanzar esa misma titulaciAaAaAeA

Esta misma situaciAaAaAeA n es la de los demAaAaAeA s facultativos sanitarios o Profesion Especialistas Sanitarios (PES) procedentes de las otras titulaciones (MIR, BIR, EIR, FiR, RFIR y QIR) que gozan, igualmente, de un Nivel 3 del MECES (Grado + MAaAaAeA ster), aunque en el caso de Medicina y de Farmac el Grado tenga una duraciAaAaAeA n superior de 6 y 5 aAaAaAeA~os, respectivame en lugar de los 4 habituales de los demAaAaAeA s Grados, lo que no tiene p quAaAaAeA@ afectar a la correspondiente titulaciAaAaAeA n del ME

QuizAaAaAeA s merezca la pena detenerse en este punto para aclarar algun equAaAaAeA vocos utilizados por estas asociaciones (principalmente ANPIR AEPCP) para justificar la supuesta necesidad esgrimida por ellos, apelando al MECES, de la imposiciAaAaAeA n obligatoria del itinerario Grado + MP + PIR. Un ejemplo de su confuso argumento puede verse en el reciente escrito de la AsociaciAaAaAeA n EspaAaAaAeA~ola de PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica y Psicopa (AEPCP, 2017) enviado a sus asociados, en el que se especula con la modificaciAaAaAeA n o actualizaciAaAaAeA n futura del MECES afirmando injustificadam que: "... El licenciado (en PsicologAaAaAeA a,) equivaldrAaAaAeA a a un Nive y el diplomado a un Nivel 2. (Y concluyen que) el actual Grado en PsicologAaAaAe en EspaAaAaAeA~a se ajusta al Nivel MECES 2, lo que significa nivel de diploma ... tal y como estAaAaAeA n configurados los estudios de Grado, sin especialid y de carAaAaAeA cter polivalente". Es decir, tratando de entender su argument que el Grado en PsicologAaAaAeA a, segAaAaAeA n ellos, no es en realidad un Gr sino un Diplomado, y aunque dicen que le corresponde un nivel 2 (como es obvio que es asAaAaAeA ) parece que lo que quieren decir en realidad, pe se confunden, es que les deberAaAaAeA a corresponder un nivel 1 (de TAaAaAeA@c Superior del MECES, que es el que correspondAaAaAeA a a los antiguos Diplomado ya extinguidos, con carreras universitarias de menor duraciAaAaAeA n y crAaAaAeA@di tratando de degradar de este modo arbitrario e injustificado al Grado en PsicologAaAaAeA a, para hacerlo encajar en sus errAaAaAeA neos e interesados argumen

Obviamente, el Grado en PsicologAaAaAeA a es de un nivel 2 y el de Mast PGS es de un nivel 3 en el MECES. Pero la AsociaciAaAaAeA n AEPCP, para oscurec aAaAaAeA n mAaAaAeA s su argumento, suele aAaAaAeA~adir que nuestra titulaciAaAaAeA n d en PsicologAaAaAeA a es inferior a la del Grado en Medicina (pensando siemp en PsiquiatrAaAaAeA a) por el hecho de que la carrera del Grado en Medici tiene una duraciAaAaAeA n de 6 aAaAaAeA~os y que por ello al ser de una durac superior a la del Grado en PsicologAaAaAeA a que sAaAaAeA lo es de 4 aAaAaAeA~os, al en Medicina se le otorgarAaAaAeA un nivel 3 del MECES, como a los antigu Licenciados, y asAaAaAeA acaban deduciendo que si se suman los 6 aAaAaAeA~os Grado en Medicina a los 4 aAaAaAeA~os del MIR, alcanzan un total de 10 aAaAaAe Y este razonamiento les lleva a concluir que por esa razAaAaAeA n tendrAaAa un nivel superior al 3 del MPGS, aunque no precisan cual serAaAaAeA a e nivel superior. Y como el nivel superior es el nivel 4 de Doctor y ellos no son doctores, pues obviamente no tendrAaAaAeA an otra opciAaAaAeA n la de mantenerse necesariamente en el nivel 3 de Master que les corresponde segAaAaAeA n el MECES (2011, 2015

El error de su argumento parece estar en el hecho de que se olvidan de que el nivel 3 de Master que se otorga en el MECES a los antiguos Licenciados de 5 aAaAaAeA~os en PsicologAaAaAeA a y a los Graduados en Medicina carrera es de 6 aAaAaAeA~os no es equivalente, en realidad, a los TAaAaAeA t de Master del MECES, sino que la equivalencia es mAaAaAeA s simbAaAaAeA lica real, en el sentido de que sAaAaAeA lo lo es para la obtenciAaAaAeA n de cie ventajas legales, pero que un Graduado en Medicina (que asAaAaAeA se denomi su tAaAaAeA tulo) no es un autAaAaAeA@ntico especialista (Master), ni supone realidad, la convalidaciAaAaAeA n del tAaAaAeA tulo de Master, y por ello no p ejercer profesionalmente como tal especialista, sino simplemente como MAaAaAeA@dico Graduado sin especializaciAaAaAeA n, del nivel 2. Resumiendo, se recordar al respecto que para lo AaAaAeA nico que les sirve la consideraciAa del nivel 3 otorgado a su Grado de 6 aAaAaAeA~os es para disfrutar de determinad ventajas o privilegios legales dentro de la AdministraciAaAaAeA n pAaAaAeA bl como la de "estar eximidos de la obligaciAaAaAeA n de tener que cursar u titulaciAaAaAeA n oficial de Master para acceder a determinados estudios acadAaAaAeA@m (como los de Doctorado), puestos de trabajo, oposiciones en la AdministraciAaAaAeA concursos pAaAaAeA blicos.... Donde se exija tener ese nivel de estudio (MECES, 2011).

Y la misma situaciAaAaAeA n y condiciones se aplican, obviamente, a los antigu Licenciados en PsicologAaAaAeA a que si desearan ejercer como PsicAaAaAeA logos ClAaAaAeA nicos/Sanit deberAaAaAeA an cursar obligatoriamente el Master PGS y obtener el correspondien tAaAaAeA tulo de PGS, pero no pueden hacerlo con su tAaAaAeA tulo de Licenciad PsicologAaAaAeA a, aunque por su Licenciatura tengan un Nivel 3 del MEC para los efectos legales y administrativos que comentamos anteriormente, salvo en el caso de que se hubieran habilitado como tales PGS, durante el periodo transitorio de tres aAaAaAeA~os concedido despuAaAaAeA@s de la promulgac de las Leyes: LGSP: 33/2011 y Orden Ministerial ECD: 1070/2013.

Sobre las habilidades y competencias del PsicAaAaAeA logo General Sanitar (PGS)

Como comentamos anteriormente, la reciente Sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional (ResoluciAaAaAeA 372/2016, de 3 de octubre de 2016) sobre el recurso interpuesto por la AsociaciAaAaAeA n ANPIR, contra la Orden Ministerial ECD/1070/2013, sob la regulaciAaAaAeA n del tAaAaAeA tulo universitario oficial de MAaAaAeA ster en Psico General Sanitaria (MPGS) que habilita para el ejercicio de la profesiAaAaAe titulada y regulada de PsicAaAaAeA logo General Sanitario, ha desestima la demanda presentada por ANPIR, calificando de ajustada a la Ley la Orden Ministerial impugnada, que regula la "adquisiciAaAaAeA n de la formaciAa y de los conocimientos necesarios para poder ejercer la profesiAaAaAeA n PsicAaAaAeA logo General Sanitario

El objetivo del Recurso de ANPIR era el de limitar el contenido formativo de los programas del MPGS y las correspondientes competencias profesionales de los PsicAaAaAeA logos Generales Sanitarios (PGS) con la finalidad de salvaguard los supuestos privilegios exclusivos que las leyes les habAaAaAeA an reserva para ellos, segAaAaAeA n su sesgada y claramente corporativista interpretaciAa de las mismas.

Los contenidos formativos y las correspondientes competencias profesionales derivadas de los programas de formaciAaAaAeA n del MPGS sobre las que h centrado los argumentos de su Recurso no son otras que las ejercidas propiamente por los antiguos Licenciados y los actuales Graduados en PsicologAaAaAeA a de forma generalizada en los distintos AaAaAeA mbitos o ca profesionales aplicados en los que ejercen su actividad, aunque con un distinto nivel de formaciAaAaAeA n y competencia: clAaAaAeA nico, educativo, soc jurAaAaAeA dico, laboral, etc. Y estas actividades son, en sAaAaAeA ntesis, las siguien

* EvaluaciAaAaAeA n (diagnAaAaAeA stico, evaluaciAaAaAeA n, anAaAaAeA lisis funcional, form clAaAaAeA nica del caso, etc.

* IntervenciAaAaAeA n (asesorAaAaAeA a, mediaciAaAaAeA n, tratamiento, rehabilitaciAaAaAeA n, paliativos, adherencia al tratamiento, etc.).

* PrevenciAaAaAeA n (primaria, secundaria, terciaria, etc.

* EducaciAaAaAeA n y promociAaAaAeA n de la salud (individual, social, comunita etc.).

* InvestigaciAaAaAeA n aplicada: clAaAaAeA nica, social, educativa, laboral,

* DirecciAaAaAeA n y gestiAaAaAeA n (sanitaria, escolar, recursos humanos, et

A pesar de estos datos obvios para cualquier psicAaAaAeA logo que conform la idiosincrasia del contenido de la formaciAaAaAeA n acadAaAaAeA@mica del G y del Posgrado de la PsicologAaAaAeA a y la correspondiente aplicaciAaAaAeA estos conocimientos en su posterior actividad profesional, sorprende el particular y sesgado argumento utilizado por la AsociaciAaAaAeA n ANP en su Recurso contra el MPGS y el PGS en el que plantean que de todas esas funciones o actividades generales caracterAaAaAeA sticas del ejercic de la profesiAaAaAeA n de PsicAaAaAeA logo, algunas de ellas deberAaAaAeA an ser atri y reservadas en exclusividad para los PEPC (PIR), particularmente las de diagnAaAaAeA stico y tratamiento de los trastornos mentales, con base el interesado argumento de que entre los dos tipos de psicAaAaAeA logos sanitari existentes, el PEPC (PIR) y el PGS, deberAaAaAeA a establecerse una cla diferenciaciAaAaAeA n, tanto en el contenido de sus programas de formaciAa acadAaAaAeA@mica, como en sus competencias y actividades profesionales, c la finalidad AaAaAeA ltima de asegurarse su pretendido estatus profesion superior y la subordinaciAaAaAeA n a ellos de los PGS, llegando incluso reclamar la exigencia obligatoria de que para acceder a las plazas de PIR convocadas anualmente sea necesario estar previamente en posesiAaAaAe del tAaAaAeA tulo de PGS, estableciAaAaAeA@ndose un itinerario de formaciAaAaAeA n oblig y jerarquizado entre los mismos. Afortunadamente, la Sentencia del Tribunal es claramente explAaAaAeA cita en la desestimaciAaAaAeA n de las dema formuladas en su Recurso, respecto a las competencias y actividades profesionales.

Y esto mismo es, precisamente, lo que claramente establece la Ley General de Salud PAaAaAeA blica (LGSP: 33/2011) en su DisposiciAaAaAeA n Adicional SAaAaAeA@ al referirse a la adquisiciAaAaAeA n y al desempeAaAaAeA~o de las actividades profesion del PsicAaAaAeA logo General Sanitario (PGS): "Los planes de estudios correspondient al tAaAaAeA tulo oficial de MAaAaAeA ster en PsicologAaAaAeA a General Sanitaria garanti la adquisiciAaAaAeA n de las competencias necesarias para desempeAaAaAeA~ar las activid de la profesiAaAaAeA n sanitaria de PsicAaAaAeA logo General Sanitario", tal y se ha regulado posteriormente de forma definitiva en la Ley de creaciAaAaAe de los estudios oficiales del MAaAaAeA ster PGS y de la figura del PGS (Ord Ministerial ECD/1070/2013).

Lo establecido en esta legislaciAaAaAeA n es, igualmente, acorde con lo aproba en la Ley OrgAaAaAeA nica de Universidades de 4/2007 y en el Real Decre 1393/2007 que establecen la ordenaciAaAaAeA n de las enseAaAaAeA~anzas universita oficiales y en los que en su ArtAaAaAeA culo 10.1 se indica claramente q "las enseAaAaAeA~anzas de MAaAaAeA ster tienen como finalidad la adquisiciAaAaAe el estudiante de una formaciAaAaAeA n avanzada, de carAaAaAeA cter especiali o multidisciplinar, orientada a la especializaciAaAaAeA n acadAaAaAeA@mica o profesio o bien a promover la iniciaciAaAaAeA n en tareas investigadoras

Los estudios de Posgrado (MAaAaAeA ster) en PsicologAa

Los estudios universitarios del Grado (antes Licenciatura) habilitan en cualquier disciplina acadAaAaAeA@mica para el ejercicio de una determina profesiAaAaAeA n, o, lo que es lo mismo, para la aplicaciAaAaAeA n de los conocimie y competencias adquiridas en las distintas disciplinas acadAaAaAeA@micas impartid legalmente en las Universidades reguladas y autorizadas a tal efecto por el Estado. Este mismo criterio general se aplica, obviamente, al Grado en PsicologAaAaAeA

AdemAaAaAeA s de la necesaria autorizaciAaAaAeA n o licencia otorgada por el G universitario correspondiente para aplicar los conocimientos y las habilidades adquiridas en el mismo, en algunos campos o contextos especAaAaAeA fico para ejercer esas competencias las leyes de nuestro paAaAaAeA s han previs la exigencia obligatoria de unos estudios de especializaciAaAaAeA n complementari de Posgrado o MAaAaAeA ster para ejercer esa actividad en los mismos. Es es el caso de los denominados MAaAaAeA sters Regulados y Profesionalizant que habilitan para ejercer la profesiAaAaAeA n previamente adquirida en Grado en un determinado contexto o campo de especializaciAaAaAeA n, como del Sistema Nacional de Salud (SNS) que aquAaAaAeA nos ocupa, y que afec a distintos estudios de Grado, como BiologAaAaAeA a, EnfermerAaAaAeA a, Farma FAaAaAeA sica, Medicin

PsicologAaAaAeA a y QuAaAaAeA m

Los Graduados en PsicologAaAaAeA a que cursan estos estudios complementari del MAaAaAeA ster Profesionalizante pueden ejercer o aplicar esos conocimiento a su vez, en distintos contextos sanitarios, pAaAaAeA blicos o privados, considerAaAaAeA n un caso especial el AaAaAeA mbito pAaAaAeA blico del Sistema Nacional de Salud ( que en nuestro paAaAaAeA s estAaAaAeA reservado por Ley en exclusividad para profesionales de distintas especialidades que han adquirido su formaciAaAaAe de MAaAaAeA ster en el propio SNS, a travAaAaAeA@s de una modalidad y unos progr especiales de formaciAaAaAeA n denominados de Internado-Residencia (IR), los que actualmente existe un total de siete: BIR, EIR, FIR, MIR, PIR, QIR y RFIR.

En PsicologAaAaAeA a, por su parte, se da la situaciAaAaAeA n especial de la existe de dos programas distintos de formaciAaAaAeA n de posgrado profesionalizant que autorizan para ejercer la profesiAaAaAeA n (o especializaciAaAaAeA n) de PsicAaAa Sanitario: el PIR y el MPGS. El PIR, obviamente, responde a los mismos criterios establecidos para los demAaAaAeA s programas de formaciAaAaAeA n de posg en la modalidad de Internado Residencia (IR), como es la de la exigencia establecida por el SNS de reservarse especAaAaAeA ficamente la formaciAaAaAeA estos profesionales que van a ejercer su actividad dentro del propio SNS.

En el caso de los estudios profesionalizantes del MPGS que capacitan al PGS para ejercer como PsicAaAaAeA logo Sanitario (ClAaAaAeA nico) fuera del estos son impartidos a travAaAaAeA@s de unos Programas y planes de estud muy exigentes aprobados oficialmente por el Estado a travAaAaAeA@s de la Agenc Nacional de EvaluaciAaAaAeA n de la Calidad y AcreditaciAaAaAeA n (ANECA). Obviame de acuerdo con la Ley, los psicAaAaAeA logos asAaAaAeA formados pueden aplicar conocimientos, las habilidades y las competencias adquiridas en esos programas de formaciAaAaAeA n, centradas todas ellas en el estudio, la evaluaciAa y el anAaAaAeA lisis de la conducta humana normal y patolAaAaAeA gica, al igual en el tratamiento o la modificaciAaAaAeA n terapAaAaAeA@utica de los problem trastornos de conducta (o mentales) si fuera necesario. Por ello, cabe razonablemente concluir que ambos tipos de PsicAaAaAeA logos Sanitarios ( PEPC y el PGS) son similares en sus competencias profesionales y que la AaAaAeA nica diferencia entre ambos es el privilegio reservado a los PE del ejercicio en exclusividad de su actividad dentro del SNS, despuAaAaAe de haber sido financiados y formados dentro del mismo SNS para tal efecto, a travAaAaAeA@s del correspondiente Programa de Internado Residenc (PIR).

Sobre la regulaciAaAaAeA n del Grado en PsicologAa

Un curioso argumento utilizado frecuentemente por los defensores del itinerario jerarquizado entre el MPGS (PGS) y el PIR (PEPC) es el de descalificar la formaciAaAaAeA n adquirida a travAaAaAeA@s del Grado en Psicolog aplicAaAaAeA ndole las etiquetas de formaciAaAaAeA n generalista y polivalente el sentido de que puede aplicarse o practicarse en distintos AaAaAeA mbit o contextos profesionales: clAaAaAeA nico, educativo, laboral, social, jurAaAaAeA d etc. Y cuesta entender el porquAaAaAeA@ de este razonamiento aplicado sesgadamen a la PsicologAaAaAeA a y no a las demAaAaAeA s profesiones. Un BiAaAaAeA logo, po por caso, es un Graduado en BiologAaAaAeA a y como tal puede aplicar su sab y las habilidades aprendidas en su Grado en diversos campos profesionales, uno de ellos el AaAaAeA mbito sanitario, a travAaAaAeA@s de la correspondiente formac complementarla de Posgrado o MAaAaAeA ster BIR que le convierte en un Facultati Sanitario, o un Profesional Especializado Sanitario (PES).

Y lo mismo sucede con los Graduados en Medicina, que de igual modo puede calificarse, como las demAaAaAeA s, de ser una profesiAaAaAeA n general y polivalente, en el sentido de que los conocimientos y las habilidades aprendidas en el Grado pueden ser aplicadas en distintos contextos profesionales y ejercer como MAaAaAeA@dico de Empresa, como MAaAaAeA@dico del Depo haciendo anAaAaAeA lisis clAaAaAeA nicos en un laboratorio, asistiendo como cooper en una ONG, como docente, como investigador, etc.; y, por supuesto, realizando actividades clAaAaAeA nicas y asistenciales en un centro sanitar dentro del SNS, como Facultativo Sanitario en una de las variadas especialidades cursadas a travAaAaAeA@s del Programa de MAaAaAeA ster o de Posgrado MIR. Y corroborarlo, basta con leer, a modo de ejemplo, la descripciAaAaAeA n los estudios del Grado en Medicina facilitada por la propia Facultad de Medicina de la UAM, donde se refleja claramente el carAaAaAeA cter generalis y polivalente de su formaciAaAaAeA n: "El objetivo general del Grado en Medici es transmitir formaciAaAaAeA n general a los futuros profesionales del AaAaAeA m de la Medicina, proporcionando los conocimientos necesarios en materias cientAaAaAeA ficas bAaAaAeA sicas y en el desarrollo de actividades que proporci una adecuada orientaciAaAaAeA n generalista, cientAaAaAeA fica y profesional, pro de la profesiAaAaAeA n de MAaAaAeA@dico, ayudAaAaAeA ndole a comprender el sentido propuesta de competencias que debe adquirir durante sus estudios" (http://www.uam.es/medicina). Y la reflexiAaAaAeA n y la pregunta que cabe hacerse es la siguiente: AaAe puede aplicar esta misma definiciAaAaAeA n (mutatis mutandis) a los estudi del Grado de nuestra profesiAaAaAeA n, sustituyendo simplemente la palab Medicina por la de PsicologAaAaAeA a? Y, sin ninguna duda, la respuesta indudablemente afirmativa.

Y si nos centramos ahora en la PsicologAaAaAeA a, pues nos encontramos exactamen con la misma situaciAaAaAeA n, en el sentido de que el Grado en PsicologAa capacita para ejercer la profesiAaAaAeA n en distintos AaAaAeA mbitos y conte profesionales aplicados (educativo, social, laboral, clAaAaAeA nico, etc pero no por ello dejamos de ejercer siempre como psicAaAaAeA logos, del mis modo en que el mAaAaAeA@dico lo hace siempre como mAaAaAeA@dico, y el biAaAaAeA log biAaAaAeA logo, si son empleados como tales. AaAeAeA Y quAaAaAeA@ actividades y compet aplican uno y otro profesional en esos diversos contextos aplicados?, pues naturalmente las destrezas aprendidas en sus correspondientes estudios bAaAaAeA sicos de Graduado que son diversas (o polivalentes) segAa el caso. Como conclusiAaAaAeA n, cabe afirmar rotundamente que el Grado PsicologAaAaAeA a capacita para ejercer la profesiAaAaAeA n de PsicAaAaAeA logo, del modo que los demAaAaAeA s Grados en sus respectivas profesiones, y para aplic los conocimientos y las destrezas aprendidas en el mismo en los mAaAaAeA ltipl contextos profesionales en los que puede ejercer su profesiAaAaAeA n, incluid como uno mAaAaAeA s, el contexto clAaAaAeA nico o sanita

QuizAaAaAeA s sea pertinente recordar a este respecto lo establecido en l Estatutos de nuestro Colegio Oficial de PsicAaAaAeA logos de Madrid, aprobad en Asamblea General Constituyente en 2001 y ratificados en Asambleas Generales sucesivas hasta 2015 y que continAaAaAeA an estando vigentes la actualidad, sobre las actividades y competencias generales atribuidas a la actividad profesional de todos los PsicAaAaAeA logos, siguiendo los criteri establecidos por la OrganizaciAaAaAeA n Internacional del Trabajo (OIT) pa nuestra profesiAaAaAeA n (Estatutos COP-Madrid: Cap. IV; Art. 20: http://www.copmadrid.or en los que se establece como "DefiniciAaAaAeA n de la actividad del PsicAaAaAeA l lo siguiente: "Los PsicAaAaAeA logos realizan investigaciones y estudian l procesos mentales y el comportamiento de los seres humanos, individualmente o como miembros de grupos o sociedades, y asesoran sobre estos conocimientos o los aplican a fin de promover la adaptaciAaAaAeA n y el desarrollo tan individual como social, educativo o profesional de las personas". Y, especAaAaAeA ficamente, incluye entre sus tareas o actividades las siguiente

* Realizar la prAaAaAeA ctica de la psicoterapia individual, de pareja, famili o grupal ...

* Idear, organizar y efectuar pruebas psicolAaAaAeA gicas con el fin de determin las caracterAaAaAeA sticas mentales, fAaAaAeA sicas y

* Analizar la influencia de los factores hereditarios, sociales, profesionales y de otros gAaAaAeA@neros sobre .

* Realizar entrevistas de carAaAaAeA cter terapAaAaAeA@utico, diagnAaAaAeA stico, de evalu o asesoramiento y ...

* Mantener los contactos necesarios con familiares, autoridades docentes o empleadores y recomendar cAaAaAeA mo resolver o tratar los problema

* Estudiar los factores psicolAaAaAeA gicos en el diagnAaAaAeA stico, tratami y prevenciAaAaAeA n de los trastornos mentales o alteraciones emocional o de la personalidad, y ...

* Preparar ponencias e informes de carAaAaAeA cter acadAaAaAeA@mico o cientAaAaAe

* Supervisar a otros trabajadores.

A la vista de todos estos datos, sorprende igualmente el empeAaAaAeA~o q algunos colectivos estAaAaAeA n manifestando sobre la pretendida necesid urgente de la regulaciAaAaAeA n del Grado en PsicologAaAaAeA a, sabiendo, obviame que el Grado nunca ha dejado de estar en tAaAaAeA@rminos generales regula (aunque no oficialmente regulado, como apuntarAaAaAeA an inmediatamente alguno y que sus planes de estudio han sido sucesivamente modificados y actualizados en las distintas Facultades de PsicologAaAaAeA a de EspaAaAaAeA~a, a medida qu ANECA nos ha ido imponiendo de modo sucesivo, desde la publicaciAaAaAe de su Libro Blanco del TAaAaAeA tulo de Grado en PsicologAaAaAeA a (ANECA, 2 los criterios bAaAaAeA sicos a seguir para el diseAaAaAeA~o y la implementaciAaAa los Planes de Estudio de PsicologAaAaAeA a que capaciten para el ejercic de la profesiAaAaAeA n de PsicAaAaAeA logo, dentro del proceso de integraciAaAa los estudios de PsicologAaAaAeA a en el Espacio Europeo de EducaciAaAaAeA n Super

Los que proponen esta urgente necesidad de regulaciAaAaAeA n del Grado PsicologAaAaAeA a, en la que el COP se muestra especialmente interesado (CGCO 2016b; 2016c), lo hacen apoyAaAaAeA ndose en los siguientes argumentos (CGCO 2017):

a) Plantean de un modo imperativo la "necesidad de establecer una reserva de la denominaciAaAaAeA n (de Grado en PsicologAaAaAeA a) de tal manera que nin otro tAaAaAeA tulo de Grado universitario pueda emplear este nombre (y s derivados)".

b) TambiAaAaAeA@n insisten en que se deberAaAaAeA an establecer como condici mAaAaAeA nimas para todos los planes de estudio del Grado en PsicologAaAaAeA a siguientes: "una duraciAaAaAeA n total de 240 ECTS o cuatro cursos acadAaAaAeA@mi y que los contenidos de estos crAaAaAeA@ditos se refieran a las seis AaAaAeA de conocimiento tradicionales de la PsicologAaAaAeA a

c) Que se concreten y especifiquen los contenidos correspondientes a los 90 crAaAaAeA@ditos ECTS sanitarios sugeridos en la LGSP (33/2011) c carAaAaAeA cter obligatorio, que deberAaAaAeA an cursar durante el Grado los estudia que accedan a cursar el MPGS y obtener finalmente el tAaAaAeA tulo de PsicAaAaAeA General Sanitario (PGS). Incidentalmente, nos gustarAaAaAeA a recordar relaciAaAaAeA n con este punto, que al MPGS tambiAaAaAeA@n pueden acceder por der propio los antiguos Licenciados en PsicologAaAaAeA a, y cabe fAaAaAeA cilmente sup que los 90 crAaAaAeA@ditos sanitarios adjudicados a determinadas asignatur incluidas en los actuales planes de estudio del Grado, podrAaAaAeA an no coincid con los contenidos y las asignaturas cursadas durante la Licenciatura, y suponer un caso claro de restricciAaAaAeA n de derechos y de agravio comparativ

A este respecto, me atreverAaAaAeA a a afirmar que si se considera la actu situaciAaAaAeA n existente en la prAaAaAeA ctica totalidad de las Facultades de Psicolo de EspaAaAaAeA~a que ofrecen el Grado, se observa que todas (o casi toda ellas cumplen necesariamente la mayorAaAaAeA a de las condiciones que se reclama especialmente las relacionadas con el contenido docente de sus planes de estudio: 240 ECTS, distribuidos en 4 cursos y con contenidos representativos de las 6 AaAaAeA reas docentes, segAaAaAeA n fue establecido con carAaAaAeA cter genera por la ANECA (2005) para todas las Facultades.

En cuanto a los 90 ECTS sanitarios sugeridos en la LGPS (33/2011) y ORDEN ECD (1070/2013) que deberAaAaAeA an cursar durante el Grado los estudiant que accedan a cursar el MPGS y obtener finalmente el tAaAaAeA tulo de PsicAaAaAeA General Sanitario, los que esgrimen la supuesta necesidad urgente de una nueva regulaciAaAaAeA n del Grado, lo que en realidad parecen estar proponien es la modificaciAaAaAeA n del mismo para lograr introducir el pretendido itinerar Sanitario dentro del propio Grado en PsicologAaAaAeA a , apelando a la menciAa algo confusa hecha en la Ley General de Salud PAaAaAeA blica (LGSP: 33/201 en la que se indica que en el futuro las universidades deberAaAaAeA an "diseAaAa el tAaAaAeA tulo de grado en PsicologAaAaAeA a previendo, al menos, un recor especAaAaAeA fico vinculado a la psicologAaAaAeA a de la salud. Dicho recorrido determin una menciAaAaAeA n expresa al mismo en el correspondiente tAaAaAeA tulo de G en PsicologAaAaAeA a", seAaAaAeA~alAaAaAeA ndose tambiAaAaAeA@n, de manera igualmente vaga y que los Graduados en PsicologAaAaAeA a que quieran realizar con posteriorid el MAaAaAeA ster en PsicologAaAaAeA a General Sanitaria (MPGS) para alcanzar el tAaAa de PsicAaAaAeA logo General Sanitario (PGS), deberAaAaAeA n haber cursado u obte en el conjunto de todos sus estudios (Grado + MPGS) un total de 180 crAaAaAeA@ditos ECTS de corte sanitario, y puesto que el MPGS es de una duraciAa de 90 ECTS, se deduce que los otros 90 crAaAaAeA@ditos deberAaAaAeA an ser obten dentro del Grado.

Pero la conclusiAaAaAeA n realmente paradAaAaAeA jica de todo este enredo es l que esos 90 crAaAaAeA@ditos de corte sanitario a los que alude la LGSP (33/201 estAaAaAeA n incluidos en la prAaAaAeA ctica totalidad de todos los planes de estu de Grado en PsicologAaAaAeA a de las distintas Facultades de PsicologAaAaAeA a espaAaAaAe cuya actualizaciAaAaAeA n ya habAaAaAeA a sido exigida en todos los casos po ANECA (2005). Y las dudas que cabe entonces responder son las siguientes: AaAeAeA es realmente tan urgente y necesaria la reforma general de los actual planes de estudios del Grado en PsicologAaAaAeA a?; AaAeAeA es necesario, igualme volver a regular el Grado de PsicologAaAaAeA a, para introducir el requisi del itinerario Sanitario, que algunos reclaman, cuando en realidad ya cursamos un nAaAaAeA mero mayor del requerido de crAaAaAeA@ditos sanitario el Grado?

Afirmando y apoyando por nuestra parte la conveniencia de volver a regular el Grado, para resolver y prevenir varios de los problemas que muy oportunamente seAaAaAeA~ala el COP, nos atrevemos a sugerir, sin embarg que quizAaAaAeA s un importante argumento para justificar una nueva regulaciAa del Grado deberAaAaAeA a ser el de continuar luchando por el reconocimien del carAaAaAeA cter sanitario del Grado en PsicologAaAaAeA a en su conjunto, au el Grado como tal no tenga los 180 crAaAaAeA@ditos sanitarios que impone LGPS (33/2011), como deberAaAaAeA a haber sido el caso desde el princip de la promulgaciAaAaAeA n de la LOPS (44/2003), con lo que, ademAaAaAeA s de satisf la justa reclamaciAaAaAeA n de la PsicologAaAaAeA a, acorde con lo que suced otros paAaAaAeA ses, permitirAaAaAeA a satisfacer en gran parte la reclamaciAaAaAe colectivo ANPIR de que el acceso al Programa PIR se deberAaAaAeA a hacer des una profesiAaAaAeA n sanitaria, al asegurar que el acceso a la formaciAaAaAeA n especiali del PIR y al tAaAaAeA tulo de PEPC serAaAaAeA a desde un Grado Sanitario, como recl constantemente, para asemejarse a Medicina, y con ello podrAaAaAeA an abandon su contencioso contra los PGS y su pretensiAaAaAeA n de que se supediten PEPC a travAaAaAeA@s del manido itinerari

Otro argumento a favor de una nueva regulaciAaAaAeA n del Grado deberAaAaAeA a en nuestra opiniAaAaAeA n, el de revisar el contenido de la formaciAaAaAeA n Grado y el de abordar decididamente la actualizaciAaAaAeA n del mismo c el referente de las directrices marcadas por el contexto del Espacio Europeo de EducaciAaAaAeA n Superior y con el objetivo de lograr una autAaAaAeA@n integraciAaAaAeA n con el contenido de los planes educativos de los principal paAaAaAeA ses y universidades europeas y de acuerdo con los contenidos y l competencias a alcanzar aprobados y recomendados por la EFPA, en la correspondiente formaciAaAaAeA n bAaAaAeA sica, en los conceptos fundamental en las tAaAaAeA@cnicas metodolAaAaAeA gicas y de investigaciAaAaAeA n propias del en PsicologAaAaAeA

Un efecto colateral pero igualmente relevante relacionado con este tema es el del malestar y el posible daAaAaAeA~o que la excesiva atenciAa e importancia concedida al campo de la PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica/Sanit puede estar teniendo sobre otros AaAaAeA mbitos profesionales aplicados la PsicologAaAaAeA a igualmente importantes, como el educativo, el de la intervenciAa social o el del trabajo y las organizaciones, por sAaAaAeA lo mencionar l tres mAaAaAeA s clAaAaAeA sicos y relevantes, y hasta del conjunto de la Psicolog que ya estAaAaAeA dando muestras del hartazgo que les estAaAaAeA produciend casi monopolio en que parece estar convirtiAaAaAeA@ndose la PsicologAaAaAeA a Sanit en la actualidad en detrimento de la merecida atenciAaAaAeA n e interAaAaAeA@s los demAaAaAeA s campos aplicados de la PsicologAaAaAeA a, olvidando que el G en PsicologAaAaAeA a habilita para el ejercicio de la profesiAaAaAeA n de PsicAaAa en todos estos campos por igual, y que la pretensiAaAaAeA n de incluir la regulaciAaAaAeA n del Grado el mencionado itinerario Sanitario obligator puede tener el efecto negativo de hipertrofiar aAaAaAeA n mAaAaAeA s la deriva clAaAaAeA nica/san que actualmente estAaAaAeA tomando la PsicologAaAaAeA a en nuestro pa

TambiAaAaAeA@n cabe comentar, en relaciAaAaAeA n con este tema, el curioso argum esgrimido por algunos (principalmente ANPIR, el COP y la AEPCP) de que el no haberse regulado el Grado es el responsable de que puedan acceder al examen PIR otros profesionales no Graduados o Licenciados especAaAaAeA ficamente en PsicologAaAaAeA a. El argumento estAaAaAeA basado en el anecdAaAaAeA tico de que en alguna convocatoria anterior del examen PIR pudieron presentar dos Licenciados en PsicopedagogAaAaAeA a y en uno de l casos hasta llegAaAaAeA a aprobar el mismo y podrAaAaAeA a haber continuado realiz el PIR, aunque despuAaAaAeA@s renunciAaAaAeA a realizar estos estudios, sobr base establecida en la convocatoria PIR de que pueden acceder a ella todos "los licenciados o graduados del AaAaAeA mbito de la PsicologAaAaAeA a" este AaAaAeA mbito estAaAaAeA n incluidos no sAaAaAeA lo los genuinos Licenciados y Gra en PsicologAaAaAeA a, sino tambiAaAaAeA@n los antiguos "Licenciados en Filoso y Letras: ciencias de la educaciAaAaAeA n" y los "Licenciados en FilosofAa y Letras: SecciAaAaAeA n PsicologAaAaAeA a" (homologados todos ellos posteriorm a los Licenciados en PsicologAaAaAeA a) y cuyo currAaAaAeA culo incluAaAaAeA a dos cursos de estudios comunes del AaAaAeA mbito de la FilosofAaAaAeA a y las Le y sAaAaAeA lo dos o tres cursos especAaAaAeA ficos de PsicologAaAaAeA a, segAaAaAeA n Y algo semejante parece haber sucedido con los "Licenciados en PsicopedagogAaAaAeA a que cursaban (porque ya hace tiempo que dejaron de existir estos estudios) la carrera de Magisterio y accedAaAaAeA an al segundo ciclo de los estudi de la carrera de PsicologAaAaAeA a (cursos 4o y 5o) despuAaAaAeA@s de la realizac de un tercer curso puente de acceso a los mismos de otro aAaAaAeA~o de duraciAaAa

A este hecho anecdAaAaAeA tico y de tan insignificante incidencia, sorprend sin embargo, que se le haya concedido tanta importancia por parte de esas mismas asociaciones, hasta el extremo de proponer para la posible erradicaciAaAaAeA n del suceso el imponer la obligaciAaAaAeA n de haber reali previamente los estudios del GRADO + MPGS para acceder al PIR, lo que supondrAaAaAeA a el incremento de dos cursos mAaAaAeA s de estudio (4 del Gra 2 del MPGS = 6 cursos) para los alumnos Graduados en PsicologAaAaAeA a, q pasarAaAaAeA an a cursar de este modo un total de 10 aAaAaAeA~os de carrera llegar a alcanzar el tAaAaAeA tulo de PEPC (PIR) con el curioso argumen de que se deberAaAaAeA a modificar el Real Decreto 183/2008 para exigir q para el acceso al PIR sea obligatorio el estar en posesiAaAaAeA n de un tAaAaAeA universitario oficial (el PGS) "que habilite para el ejercicio en EspaAaAaAe de la profesiAaAaAeA n de psicologAaAaAeA a sanitaria" en lugar de hacerlo d el Grado en PsicologAaAaAeA a como estAaAaAeA establecido en la actualidad (G + PIR = 8 aAaAaAeA~os). No deja de ser curiosa la alternativa de soluciAa propuesta de incrementar la duraciAaAaAeA n de la carrera en dos aAaAaAeA~os, pararse a pensar en otras posibles soluciones mAaAaAeA s parsimoniosas y men gravosas, como la de proponer simplemente que en la futura regulaciAaAaAe del Grado se incluya la exigencia de que para acceder a los estudios del PIR se especifique en el Real Decreto 183/2008, la exigencia de estar en posesiAaAaAeA n del tAaAaAeA tulo del Grado o del de Licenciado en Psicolog Pero, aunque sin pretender ser mal pensado, sorprende que la propuesta del aAaAaAeA~adido de los estudios del MPGS a los del Grado (4 Grado+2 MP = 6 aAaAaAeA~os) vuelva a evocar el pretendido argumento del Itinerario Jerarquiza que algunos quieren imponer obligatoriamente entre el GRADO+MPGS+PIR, para llegar a alcanzar el tAaAaAeA tulo de PEPC (PIR) y los 10 aAaAaAeA~os de durac total del proceso que supondrAaAaAeA a y que, sin embargo, nos permitirAa igualarnos con los Especialistas en PsiquiatrAaAaAeA a (AaAeAe

Incidentalmente, tambiAaAaAeA@n cabe preguntarse que si un Licenciado en PsicopedagogAa ha sido capaz de aprobar el examen PIR: AaAeAeA no deberAaAaAeA a este hecho hace reflexionar sobre la validez de este procedimiento de selecciAaAaAeA n centra en un mero examen de revAaAaAeA lida de la carrera, puramente memorAaAaAeA st en lugar de centrarse, como se hace en otros paAaAaAeA ses, en la valoraciAa de otros posibles mAaAaAeA@ritos complementarios y hasta de una entrevis de selecciAaAaAeA n personalizada? Otra conclusiAaAaAeA n que tambiAaAaAeA@n cabrAaAaAeA a de esta anAaAaAeA@cdota es la de que si un Licenciado en PsicopedagogAaAaAeA a que se trata injustamente de minusvalorar) ha sido capaz de aprobar este durAaAaAeA simo examen (como se suele calificar) de conocimientos toda la carrera de PsicologAaAaAeA a, no deberAaAaAeA a ser considerado un buen candid competente.

La PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica (Sanitaria) en AtenciAaAaAeA n Pr

Una de las batallas futuras a jugar por parte de la PsicologAaAaAeA a es de extender su AaAaAeA mbito de acciAaAaAeA n aplicado al campo de la AtenciAaAaAeA n Pr (AP) adscrita a los Centros de Salud y que pueden tener dos consecuencias fundamentales para el desarrollo de la PsicologAaAaAeA a en nuestro paAaAa 1) un incremento sustancial de la tasa de empleo para nuestra profesiAaAaAeA y 2) un AaAaAeA mbito claro donde poder demostrar el potencial y la utilid aplicada de la PsicologAaAaAeA a para aliviar y prevenir los problemas salud y el sufrimiento humano.

Aunque existe un consenso generalizado dentro de la PsicologAaAaAeA a sob el potencial y los objetivos a lograr en el AaAaAeA mbito de la AtenciAaAaAeA n Prim de Salud (AP), existen, sin embargo, importantes diferencias sobre el modo de lograr esta integraciAaAaAeA n, y, sobre todo, sobre quienes deberAaAa ser los PsicAaAaAeA logos Sanitarios que se incorporaran al mismo, planteAaAaAeA n al respecto dos posturas enfrentadas: 1) sAaAaAeA lo los PEPC (PIR), pe no los PGS; y 2) todos los PsicAaAaAeA logos Sanitarios, PEPC y PG

Los defensores de la primera propuesta de que sAaAaAeA lo deberAaAaAeA an o podr ser incorporados en AtenciAaAaAeA n Primaria los PEPC son, como era de espera los propios PIR. Sin embargo, tambiAaAaAeA@n parece haberse sumado a es propuesta el propio CGCOP, o al menos una buena parte de sus dirigentes. Y el principal y casi AaAaAeA nico argumento es el del recurso estricto la redacciAaAaAeA n literal de la Ley General de Salud PAaAaAeA blica (LGSP, 33/2 para recordarnos que los Centros de Salud en los que se ejercen los servicios de AtenciAaAaAeA n Primaria constituyen parte del SNS y que segAa la legislaciAaAaAeA n vigente, este campo estAaAaAeA reservado en exclusividad los PEPC (PIR), aunque los servicios que suelen prestarse en ellos no son especializados, sino mAaAaAeA s bien de asesorAaAaAeA a, prevenciAaAaAeA n y prom de la salud, actividades adscritas igualmente a los PGS en la misma LGPS (33/2011).

Un buen ejemplo de la postura adoptada por parte del CGCOP en este tema puede verse en el reciente artAaAaAeA culo de Duro MartAaAaAeA nez (2017), v de PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica del COP-Madrid y miembro de la Junta Direc de la DivisiAaAaAeA n de PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica y de la Salud del Consejo G de la PsicologAaAaAeA a de EspaAaAaAeA~a (CGPE), y que, como el mismo argume lo hace "por el cumplimiento de la legalidad vigente", insistiendo una y otra vez en recordar el "ordenamiento jurAaAaAeA dico actual" para justific las supuestas diferencias impuestas por la Ley entre el PEPC (PIR) y el PGS (MPGS) y en los confusos conceptos, como el mismo reconoce, entre "especificidad y generalidad", entre "lo clAaAaAeA nico y lo sanitario y a travAaAaAeA@s de ello, sin embargo, justificar su postura de que el AaAaAeA m sanitario de la AtenciAaAaAeA n Primaria debe estar reservado en exclusivid para los PIR y no para los PGS, sencillamente porque hay que ser "clAaAaAeA nic y "especialista", cuando AaAaAeA@l mAaAaAeA s que nadie deberAaAaAeA a saber que esos n no significan nada en este conflicto y que el COP deberAaAaAeA a ser el princip promotor y lAaAaAeA der de la lucha por deshacer el disparate nominal, conceptu y epistemolAaAaAeA gico que se ha cometido en este sentido y luchar conjuntamen con el resto de los colectivos del AaAaAeA mbito de la PsicologAaAaAeA a (Faculta Asociaciones de Alumnos y distintos colectivos profesionales) para rectificar estos errores por parte del Ministerio de EducaciAaAaAeA

Las literales palabras del propio Duro MartAaAaAeA nez (2017) no dejan ningu duda al respecto al afirmar que: "... si el PEPC tiene todas (las) competencias como especialista, y el PGS estAaAaAeA limitado a ejercer l suyas 'siempre que dichas actividades no requieran una atenciAaAaAeA n especializa por parte de otros profesionales sanitarios', nos parece claro y evidente que el PGS no es el profesional adecuado para su incorporaciAaAaAeA n en AtenciAa Primaria, al existir previamente la figura del PEPC".

La otra postura, tambiAaAaAeA@n apoyada, aparentemente, por algunos dirigent del CGCOP (FernAaAaAeA ndez Hermida, 2017), plantea que el campo de la AtenciAa Primaria (AP) deberAaAaAeA a ser accesible a todos los PsicAaAaAeA logos Sanitar sobre la base de que sus funciones no estAaAaAeA n centradas en el tratamien o rehabilitaciAaAaAeA n de los trastornos mentales, que constituyen las principal funciones asignadas a los PEPC (PIR) en los Servicios Especializados de PsiquiatrAaAaAeA a donde ejercen regularmente su actividad, sino mAaAaAeA s b como decimos, en el asesoramiento, la prevenciAaAaAeA n y la promociAaAaAeA la salud. A este argumento cabe aAaAaAeA~adir, igualmente, lo que venim seAaAaAeA~alando nosotros reiteradamente de que los PGS son, a pesar del improp nombre impuesto, unos autAaAaAeA@nticos PsicAaAaAeA logos ClAaAaAeA nicos y estAaAaAeA n ig especializados en unas funciones similares a las de los PIR, como creemos haber demostrado reiteradamente en varias de nuestras publicaciones anteriores (Almendros et al., 2017; Carrobles, 2012, 2015).

Otro argumento tambiAaAaAeA@n relevante a favor de la incorporaciAaAaAeA n en Atenc Primaria de los PGS junto a los PEPC (PIR) serAaAaAeA a el del gran impac social que este hecho tendrAaAaAeA a para el prestigio de la PsicologAaAaAeA a, ha sucedido en otros paAaAaAeA ses europeos, como Inglaterra u Holanda, dond ademAaAaAeA s, tienen una AaAaAeA nica titulaciAaAaAeA n de PsicAaAaAeA logo ClAaAaAeA nico y n y confusa del PIR y del PGS que tenemos en EspaAaAaAeA~a (Clark et al., 200 ComisiAaAaAeA n Europea, 2016; Duro MartAaAaAeA nez, 2017; Gili, Roca, Basu, M y Stuckler, 2012; Infocop, 2008, 2011; LAaAaAeA pez MAaAaAeA@ndez y Costa Cabanil 2013; National Health Service, 2013; OMS, 2014; PAaAaAeA@rez-AaAaAeAulvarez y FernAaAa Hermida, 2008; Richards y Borglin, 2011; Turpin, Richards, Hope y Duffy, 2008).

Conclusiones y propuestas sobre la relaciAaAaAeA n entre el PEPC y el P

Por todo ello, proponemos a modo de conclusiAaAaAeA n, para intentar acab con la polAaAaAeA@mica derivada de la comparaciAaAaAeA n de las dos titulaci del PEPC y del PGS lo siguiente:

1. Proponemos que se mantengan las dos titulaciones de PsicAaAaAeA logos ClAaAaAeA nico/Sanita existentes: el PEPC y el PGS, con la independencia que las mismas tienen en la actualidad.

2. Apoyamos igualmente que se garantice y se mantenga la actual vAaAaAe de acceso directa desde la titulaciAaAaAeA n del Grado en PsicologAaAaAeA a a a programas de formaciAaAaAeA n de posgrado: PIR y MPG

3. Rechazamos la propuesta de la AsociaciAaAaAeA n ANPIR, apoyada por el CGC y la AEPCP, del establecimiento con carAaAaAeA cter obligatorio de un itinerar de formaciAaAaAeA n jerarquizado entre los programas de formaciAaAaAeA n de Posg PIR y del MAaAaAeA ster PGS (Graduado + MAaAaAeA ster PGS + PIR) que conlleva de facto la supeditaciAaAaAeA n y la dependencia del MAaAaAeA ster PGS y del pr PsicAaAaAeA logo General sanitario (PGS) del PsicAaAaAeA logo Especialista en Psicolo ClAaAaAeA nica (PEPC

4. La AaAaAeA nica alternativa viable y realista para poder atender a la crecien demanda de atenciAaAaAeA n para los numerosos problemas psicolAaAaAeA gicos que afe a la poblaciAaAaAeA n espaAaAaAeA~ola en la actualidad es la de incrementar el nAaAa de ambos tipos de psicAaAaAeA logos: los PEPC (PIR) y los PGS (MPGS); y p ello emplazamos a la direcciAaAaAeA n actual del CGCOP, a las Universidad y a las Asociaciones profesionales y de estudiantes de PsicologAaAaAeA a formar un frente comAaAaAeA n en la defensa de esta exigencia ante los correspondient Ministerios de EducaciAaAaAeA n y de Sanida

5. Pero dada la escasez de plazas PIR convocadas anualmente (128 en 2017 y un total de 2.127 en sus 23 aAaAaAeA~os de existencia) creemos q esto sAaAaAeA lo puede lograrse a corto plazo a travAaAaAeA@s de los programa formaciAaAaAeA n del MAaAaAeA ster de PsicologAaAaAeA a General Sanitaria (MPGS), ha logrado ofrecer un total de 2.200 plazas de entrada al MPGS en el presente curso 2016-2017, y que se espera su incremento gradual en los prAaAaAeA ximos aAaAaAeA~os, hasta equiparar la oferta de plazas a la cono tasa de demanda del 60% de especializaciAaAaAeA n como PsicAaAaAeA logos ClAaAaAe por parte de los estudiantes de PsicologAaAaAeA

6. El programa de formaciAaAaAeA n de posgrado del MPGS es similar, tan en duraciAaAaAeA n como en contenido, al de los paAaAaAeA ses europeos de nue entorno, segAaAaAeA n los criterios o requisitos exigidos por la EFPA (FederaciAa Europea de Asociaciones de PsicAaAaAeA logos) para la acreditaciAaAaAeA n como PsicAaAa ClAaAaAeA nico (o PsicAaAaAeA logo Especialista en Psicoterap

7. En consecuencia, manifestamos claramente nuestro apoyo a los programas de formaciAaAaAeA n de PsicAaAaAeA logos Generales Sanitarios (PGS) como la opc futura aparentemente mAaAaAeA s viable para resolver o paliar la situaciAa laboral claramente precaria en la que se encuentra la PsicologAaAaAeA a nuestro paAaAaAeA s y que, necesariamente, tendrAaAaAeA que pasar por el increm de la formaciAaAaAeA n de posgrado a travAaAaAeA@s del MAaAaAeA ster PGS, perfect homologable con los criterios de formaciAaAaAeA n y cualificaciAaAaAeA n de los psicAaAaAe clAaAaAeA nicos europeos (acreditados por la EFPA) que asegure y garanti que la mayorAaAaAeA a de los psicAaAaAeA logos espaAaAaAeA~oles que quieran ejerce psicAaAaAeA logos clAaAaAeA nicos o sanitarios lo puedan hacer con plenas garant en el futuro.

8. La reciente Sentencia de la Audiencia Nacional (del 03/10/2016) desestimando en su totalidad el Recurso Contencioso-Administrativo interpuesto por ANPIR contra el programa de formaciAaAaAeA n del MPGS y cont las competencias profesionales adquiridas a travAaAaAeA@s del mismo por l PGS, avalan claramente la propuesta que aquAaAaAeA defendemos, apoyada p las Facultades de PsicologAaAaAeA a, por las Asociaciones de Estudiantes PsicologAaAaAeA a agrupadas en la ConfederaciAaAaAeA n de Estudiantes de Psicolo (CEP-PIE) y por varias Asociaciones Profesionales EspaAaAaAeA~olas de PsicologAaAa

9. No descartamos, sin embargo, la posible integraciAaAaAeA n futura ent las dos figuras de PsicAaAaAeA logos Sanitarios, el PEPC y el PGS, sobre l premisas de la revisiAaAaAeA n e integraciAaAaAeA n de los contenidos de sus respect programas de formaciAaAaAeA n, y que nosotros pensamos que serAaAaAeA a lo mAaAaAeA s de para el progreso futuro de la PsicologAaAaAeA a y la definitiva integraciAa y homologaciAaAaAeA n de nuestra profesiAaAaAeA n en Europa y en el mu

Consideraciones AaAaAeA@ticas y social

Una consideraciAaAaAeA n final sobre la que tambiAaAaAeA@n conviene llamar la atenc tiene que ver con las consecuencias sociales e incluso AaAaAeA@ticas implicad en la postura mantenida por la AsociaciAaAaAeA n ANPIR y apoyada por el CGC y cuatro Asociaciones privadas de PsicologAaAaAeA a, en el sentido de q la prAaAaAeA ctica de la PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica Especializada deberAaAaAeA a estar r para los PEPC (PIR). Para descartar esta pretensiAaAaAeA n basta con record el dato que seAaAaAeA~alAaAaAeA bamos antes de que el colectivo de PsicAaAaAeA logos f vAaAaAeA a PIR en los 23 aAaAaAeA~os de existencia de estos programas de formac asciende a un total de 2.127 PEPC (128 en 2017), mientras que la suma de psicAaAaAeA logos colegiados asciende en la actualidad, segAaAaAeA n el CG a mAaAaAeA s de 70.000 y la mayorAaAaAeA a de ellos se dedican o querrAaAaAeA an ded a la prAaAaAeA ctica de la PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica. En el mismo sentido, ta cabe mencionar las elevadas necesidades de atenciAaAaAeA n psicolAaAaAeA gic la poblaciAaAaAeA n espaAaAaAeA~ola, cifrada actualmente, segAaAaAeA n diversos est en cerca del 40% y del 38,2% de frecuencia media en Europa, segAaAaAeA n estudio realizado por Wittchen et al. (2011) sobre 30 paAaAaAeA ses europeo incluido EspaAaAaAeA~

Estos y otros muchos argumentos y datos anAaAaAeA logos que podrAaAaAeA amos aAaAa nos lleva a plantear la siguiente pregunta: AaAeAeA quAaAaAeA@ tipo de princi AaAaAeA@ticos pueden estar guiando las actuaciones de este colectivo de psicAaAaAeA l ANPIR en sus Recursos, cuando las consecuencias que se pretenden alcanzar con los mismos son las de limitar o privar de su derecho al ejercicio de su profesiAaAaAeA n a los miles de psicAaAaAeA logos que se forman legal y cualificadam como PsicAaAaAeA logos y como PsicAaAaAeA logos ClAaAaAeA nicos o Sanitarios (PGS) Facultades de PsicologAaAaAeA a, y mAaAaAeA s aAaAaAeA n cuando el paAaAaAeA s estAaAaAeA privado y de psicAaAaAeA logos que puedan atender las grandes necesidades de atenciAa psicolAaAaAeA gica que estamos sufriendo en la actualida

Como conclusiAaAaAeA n, nos atrevemos a rogar encarecidamente a la AsociaciAa ANPIR y al CGCOP que la ha estado apoyando en gran medida en sus pretensiones, que reconsideren su postura y que den por finalizado su contencioso contra los PsicAaAaAeA logos Generales Sanitarios y que juntos con las Facultad de PsicologAaAaAeA a, a travAaAaAeA@s de la Conferencia de Decanos (CDPUE, 20 2016b), las Asociaciones de Estudiantes (CEP-PIE, 2016) y otras muchas asociaciones cientAaAaAeA ficas y profesionales que apoyan esta causa, constituyam un frente comAaAaAeA n de lucha para la defensa de nuestros derechos y q centremos nuestros intereses y dirijamos nuestras acciones en pro de la integraciAaAaAeA n de nuestra profesiAaAaAeA n y en el progreso y la proyecc social futura de la misma.

Referencias

Agencia Nacional de EvaluaciAaAaAeA n de la Calidad y AcreditaciAaAaAeA n (20 Libro Blanco del TAaAaAeA tulo de Grado en PsicologAaAaAeA a. Recuperado desde: http://www.aneca.es/var/media/150356/librobla psicologia_def.pdf

Almendros, C., Carrobles, J. A., Costa Cabanillas, M., Godoy, J. F., LAaAaAeA pez MAaAaAeA@ndez, E., Olivares, J., SaldaAaAaAeA~a, C. y Vallejo, M. A. ( Consideraciones sobre la propuesta de itinerario secuenciado Grado en PsicologAaAaAeA a + Master PGS + PIR. Infocop Online. Recuperado desd http://www.infocop.es/view_article.asp?id=6686&cat=41

AsociaciAaAaAeA n EspaAaAaAeA~ola de PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica y PsicopatologAaAaAe Razones para una trayectoria curricular global, coherente, ordenada y jerarquizada de la PsicologAaAaAeA a como profesiAaAaAeA n sanitaria. Docum enviado a los miembros de la AsociaciAaAaAeA n AEPCP el 20 de Marzo de 201

Carrobles, J. A. (2012). PsicAaAaAeA logo ClAaAaAeA nico y/o PsicAaAaAeA logo General Sani Behavioral Psychology/PsicologAaAaAeA a conductual, 20, 449-47

Carrobles, J. A. (2013). PsicAaAaAeA logo ClAaAaAeA nico (PIR) y PsicAaAaAeA logo G Sanitario, todos somos necesarios. Behavioral Psychology/PsicologAaAaAe Conductual, 21, 201-214.

Carrobles, J. A. (2014). La PsicologAaAaAeA a Sanitaria: identidad y profesiAaAa Behavioral Psychology/PsicologAaAaAeA a Conductual, 22, 159-17

Carrobles, J. A. (2015). Presente y futuro de la PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA y Sanitaria en EspaAaAaAeA~a: una visiAaAaAeA n alternativa. Papeles del PsicAaAaAe 36, 19-32.

Clark, D. R., Layard, R., Smithies, R., Richards, D. A., Suckling, R. y Wright, B. (2009). Improving access to psychological therapy: initial evaluation of two UK demonstration sites. Behaviour Research and Therapy, 47, 910-920.

Colegio Oficial de PsicAaAaAeA logos de Madrid (COP-M, 2017). Estatutos d Colegio Oficial de PsicAaAaAeA logos de Madrid. Recuperado desde: http://www.copmadrid.o

ComisiAaAaAeA n Europea (2016). Mutual evaluation of regulated professions--Overvi of the regulatory framework in the health services sector--psychologists and related professions. Recuperado desde: http://ec.europa.eu/DocsRoom/documents/16683?locale = es

ConfederaciAaAaAeA n de Estudiantes de PsicologAaAaAeA a (2016). Comunicado del colec de estudiantes de PsicologAaAaAeA a sobre defensa del itinerario Grado-PI Recuperado desde: http://www.cep-pie.org/wp-content/uploads/2012/07/Ratificaci%C3%B3n-del -Comunicado-del-CEP-PIE-sobre-defensa-Grado-PIR.pdf

Conferencia de Decanos (2016a). Razones a favor y en contra del itinerario formativo "Grado-MAaAaAeA ster-PIR" en PsicologAaAaAeA a. Mesa de debate en la Reun de la CDPUE, 15 de febrero de 2017, Madrid, EspaAaAaAeA~

Conferencia de Decanos (2016b). Conclusiones/Acuerdos de la ReuniAaAaAe Ordinaria de la Conferencia de Decanos de PsicologAaAaAeA a. Recuperado 20 de febrero de 2017 desde: http://www.cdpue.es/wp-content/uploads/2016/03/16-11-17_18-Madrid-AcuerdosCDPUE.pdf

Consejo General de Colegios Oficiales de PsicAaAaAeA logos (1990). La formaciAa como especialista en PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica y el sistema PIR. Papeles PsicAaAaAeA logo, 43 (Febrero). Recuperado desde http://www.papelesdelpsicologo.es/vernumero.asp?id=4

Consejo General de Colegios Oficiales de PsicAaAaAeA logos (2012). Itinerar formativo de la psicologAaAaAeA a en el AaAaAeA mbito sanitario. Recuperado de http://www.infocoponline.es/pdf/16112012 Argumentario.pdf

Consejo General de Colegios Oficiales de PsicAaAaAeA logos (2014). Pregunt y respuestas sobre el ejercicio profesional de la PsicologAaAaAeA a en EspaAaAa tras la aprobaciAaAaAeA n de la Ley de Consumidores. Recuperado desde: http://www.infocop.es/view_article.asp?id=50

Consejo General de Colegios Oficiales de PsicAaAaAeA logos (2016a). La audienc nacional considera que los psicAaAaAeA logos generales sanitarios pueden diagnostica evaluar e intervenir en el AaAaAeA mbito privado. Recuperado desde: http://www.infocop.es/view_article.asp?id=64

Consejo General de Colegios Oficiales de PsicAaAaAeA logos (2016b). Presenta una PNL relativa a la regulaciAaAaAeA n del Grado en PsicologAaAaAeA a. Recupe desde: http://www.infocop.es/view_ article.asp?id=6447&cat=44

Consejo General de Colegios Oficiales de PsicAaAaAeA logos (2016c). La necesid de regular el Grado y otros temas de interAaAaAeA@s, abordados por el Fo de la PsicologAaAaAeA a. Recuperado desde: http://www.infocop.es/view_article.asp?id=6483&cat

Consejo General de Colegios Oficiales de PsicAaAaAeA logos (2017). Comunica del Foro de la PsicologAaAaAeA a. Enero de 2017. Infocop Online. Recupera desde: http://www.infocop.es/view_article.asp?id=6626&cat=9

Duro MartAaAaAeA nez, J. C. (2017). PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica en AtenciAaAaAeA n de Salud: AaAeAeA por quAaAaAeA@, para quAaAaAeA@ y cAaAaAeA mo? Infocop Online. Recuperad http://www.infocop.es/view_article.asp?id = 6586

Estatutos del Colegio Oficial de PsicAaAaAeA logos de Madrid (2015). Estatut COP-Madrid: CapAaAaAeA tulo IV; ArtAaAaAeA culo 20. Recuperado desde: http://www.copmadrid.

Facultad de Medicina de la UAM (2016). Estudios del Grado en Medicina. Recuperado desde: http://www.uam.es/medicina.

FernAaAaAeA ndez-GarcAaAaAeA a, X., SAaAaAeA nchez-Reales, S., Prado-Abril, J., Car B., Gimeno-PeAaAaAeA n, A. y BermAaAaAeA dez-MAaAaAeA guez, S. (2017). Nuevas controv en PsicologAaAaAeA a Sanitaria: un anAaAaAeA lisis libre de ruido. Behavioral Psychology/Psicolo Conductual, 25, 185-196.

FernAaAaAeA ndez Hermida, J. R. (2017). Cambiar para avanzar. Un anAaAaAeA l del debate sobre el itinerario formativo de la PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nic EspaAaAaAeA~a. Papeles del PsicAaAaAeA logo. Recuperado desde: http://www.papelesdelpsicologo.es/vernumero.asp?id=

Gili, M., Roca, M., Basu, S., McKee, M. y Stuckler, D. (2013). The mental health risks of economic crisis in Spain: evidence from primary care centers, 2006 and 2010. The European Journal of Public Health, 23, 103-108.

GonzAaAaAeA lez-Blanch, C. (2015). La PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica despuAaAaAeA@s de la Psi General Sanitaria en EspaAaAaAeA~a: una propuesta razonada. Papeles del PsicAaAaAeA l 36, 9-18.

Infocop (2008). La salud mental estAaAaAeA desatendida en EspaAaAaAeA~a. Inf Online. Recuperado desde: http://www.infocop.es/view_article.asp?id=2028.

Infocop (2011). Uno de cada tres europeos presenta un problema de salud mental. Infocop Online. Recuperado desde: http://www.infocop.es/view_article.asp?id=3633.

LOPS (2003). Ley de OrdenaciAaAaAeA n de las Profesiones Sanitarias, 44/200 de 21 de noviembre. BoletAaAaAeA n Oficial del Estado. LegislaciAaAaAeA n consolid AaAaAeAUltima modificaciAaAaAeA n del 28/03/2

LGSP (2011). Ley General de Salud PAaAaAeA blica 33/201 1, de 4 de Octubr BoletAaAaAeA n Oficial del Estado, no. 240, p. 1045

Ley OrgAaAaAeA nica de Universidades 4/2007, de 12 de abril, por la que modifica la Ley OrgAaAaAeA nica 6/2001, de 21 de diciembre, de Universidade Ministerio de EducaciAaAaAeA n y Ciencia. Texto consolidado. AaAaAeAUltima modificaci 17 de septiembre de 2014.

LAaAaAeA pez-MAaAaAeA@ndez, E. y Costa-Cabanillas, M. (2013). Despatologizar y emanc a la PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica en la controversia sobre los itinerarios formati Papeles del PsicAaAaAeA logo, 34, 169-18

Marco EspaAaAaAeA~ol de Cualificaciones para la EducaciAaAaAeA n Superior (20 Real Decreto 1393/2007, de 29 de octubre, por el que se establece la ordenaciAaAaAeA n de las enseAaAaAeA~anzas universitarias oficia

Marco EspaAaAaAeA~ol de Cualificaciones para la EducaciAaAaAeA n Superior (20 Real Decreto 1027/2011, de 15 de julio, por el que se establece el Marco EspaAaAaAeA~ol de Cualificaciones para la EducaciAaAaAeA n Super

Marco EspaAaAaAeA~ol de Cualificaciones para la EducaciAaAaAeA n Superior. Minist de EducaciAaAaAeA n, Cultura y Deporte (2015). ResoluciAaAaAeA n de 14 de septie de 2015, de la DirecciAaAaAeA n General de PolAaAaAeA tica Universitaria, po que se publica el Acuerdo del Consejo de Ministros de 4 de septiembre de 2015, por el que se determina el nivel de correspondencia al nivel del Marco EspaAaAaAeA~ol de Cualificaciones para la EducaciAaAaAeA n Superior (ME del TAaAaAeA tulo Universitario Oficial de Licenciado en PsicologAaAaAeA a. Recuperado desde https://www.boe.es/boe/dias/2015/10/02/pdfs/BOE-A-201510576.pdf

National Health Service (2013). Improving Access to Psychological Therapies (IAPT). Recuperado desde: http://www.iapt.nhs.uk/about-iapt/

Orden Ministerial ECD/1070/2013, de 12 de junio, por la que se establecen los requisitos para la verificaciAaAaAeA n de los tAaAaAeA tulos universitarios ofici de MAaAaAeA ster en PsicologAaAaAeA a General Sanitaria que habilite para el ejerc de la profesiAaAaAeA n titulada y regulada de PsicAaAaAeA logo General Sanita

Orden SAS/1620/2009, de 2 de junio, por la que se aprueba y publica el programa formativo de la especialidad de PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA n

OrganizaciAaAaAeA n Mundial de la Salud (2014). Mental Health Atlas. Count Profiles. Recuperado desde: http://www.who.int/mental_health/evidence/at las/profiles-2014/en/

PAaAaAeA@rez AaAaAeAulvarez, M. y FernAaAaAeA ndez Hermida, J. R. (2008). MAaAaAeA s all salud mental: la psicologAaAaAeA a en atenciAaAaAeA n primaria. Papeles del PsicAaAaAe 3, Recuperado desde: http://www.papelesdelpsicologo.es/pdf/1608.pdf

Prado Abril, J., SAaAaAeA nchez Reales, S. y Aldaz ArmendAaAaAeA riz, J.A. (20 PsicologAaAaAeA a sanitaria: en busca de identidad. Behavioral Psychology/PsicologAa Conductual, 22, 153-160.

Real Decreto 2490/1998, de 20 de noviembre, por el que se crea y regula el tAaAaAeA tulo oficial de PsicAaAaAeA logo Especialista en PsicologAaAaAeA a ClAa 2490/1998 C.F.R. (1998).

Real Decreto 1393/2007, de 29 de octubre, por el que se establece la ordenaciAaAaAeA n de las enseAaAaAeA~anzas universitarias oficiales. Ministeri EducaciAaAaAeA n y Cienci

Richards, D. A. y Borglin, G. (2011). Implementation of psychological therapies for anxiety and depression in routine practice: two year prospective cohort study. Journal of Affective Disorders, 133, 51-60.

SAaAaAeA nchez-Reales, S., Prado Abril, J. y Aldaz ArmendAaAaAeA riz, J.A. (20 PsicologAaAaAeA a ClAaAaAeA nica y PsicologAaAaAeA a General Sanitaria: una aproxim constructiva. Behavioral Psychology/PsicologAaAaAeA a Conductual, 21, 189-20

Sentencia de la Audiencia Nacional (2016). Sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional (372/2016), sobre el r
COPYRIGHT 2017 Fundacion VECA, Asociacion Psicologia Iberoamericana de Clinica y Salud
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Antonio Carrobles, JosA@
Publication:Behavioral Psychology/Psicologia Conductual
Article Type:Ensayo
Date:Jan 1, 2017
Words:13653
Previous Article:NUEVAS CONTROVERSIAS EN PSICOLOGIA SANITARIA: UN ANALISIS LIBRE DE RUIDO.
Next Article:UN ANALISIS PSICOLOGICO DE DONALD TRUMP.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |