Printer Friendly

Rodrigo Sanchez de Arevalo: un humanista al servicio de la corona y el papado.

I. El proyecto (1)

<<Estudio sobre la transmision, conservacion y difusion del legado clasico en el medievo hispanico (ss. XIII-XV) (III)>> (FFI 2011-23805), proyecto dirigido por el Dr. Tomas Gonzalez Rolan, pretende sentar unas bases solidas para una verdadera y completa historia de la tradicion clasica en Espana (ss. XIII-XV) en el sentido que hemos dado al concepto de tradicion, a saber, el de la transmision y recepcion en todas sus modalidades literarias y linguisticas del legado clasico (T. GONZALEZ ROLAN, P. Saquero Suarez-Somonte, A. Lopez Fonseca, La tradicion clasica en Espana [siglos XIII-XV]. Bases conceptuales y bibliograficas, Madrid, Ediciones Clasicas, 2002). Se trata, pues, de investigar si los autores y temas clasicos han ejercido durante este periodo en Espana la misma o parecida influencia en la sociedad, si han despertado en los hombres de letras semejante admiracion que en otros paises europeos, en especial Francia, Italia e Inglaterra. El proyecto, en su tercera fase, continua, amplia y completa la investigacion desarrollada en los dos anteriores (HUM 2004-05644FILO y FFI 2008-05671), en los que tratamos de colmar una laguna bibliografica. Se trataba de demostrar que el variado y rico legado clasico, componente fundamental y primario, junto con el cristianismo, de la civilizacion europea, ha desempenado en la cultura espanola un papel semejante al que tuvo en otros paises europeos y en definitiva que la elite de los espanoles ha sentido a lo largo de la historia, lo mismo que la de las demas naciones de Europa, la necesidad, como un ideal siempre presente y recurrente, de una vuelta a las fuentes de la Antiguedad Clasica, que, como es bien sabido, ha dado lugar a los llamados renacimientos menores (el carolingio y el de los siglos XE y XIII) y al Renacimiento por excelencia propiamente dicho que se gesto en Italia entre los siglos XIV y XV.

Superada la controversia surgida a comienzos del siglo pasado, que llevo a eminentes investigadores como V. Klemperer (Gibt es eine spanische Renaissance?, en Logos Tubingen, 16 [1927], pp. 129-161) a negar la existencia en Espana no solo del Renacimiento, sino incluso de la Edad Media, ha permanecido hasta nuestros dias la idea de que Espana se incorporo con <<retraso>> (termino acunado por E. Robert Curtius, El 'retraso' cultural de Espana, en Literatura europea y Edad Media latina, trad. M. Frenk y A. Alatorre, Mexico-Madrid-Buenos Aires, Fondo de Cultura Economica, 1984 [reimpr.= 1955], vol. II, pp. 753-756) al gran Renacimiento italiano sin haber consumado una ruptura con la Edad Media.

Ahora bien, para comprender adecuadamente nuestro pasado, sea medieval o renacentista, debemos antes liberarnos de estas faciles y reiteradas etiquetas y tratar de estudiar conjuntamente y no por separado ambos periodos, porque, como ha demostrado G. Billanovich (II primo umanesimo italiano: da Lovato Lovati a Petrarca, en Pratiques de la culture ecrite en France au XVe siecle, ed. E. Ornato, Lovaina-laNueva, Federation internationale des instituts d'etudes medievales, 1995, pp. 3-12) no se puede conocer y valorar el Humanismo sin relacionarlo con los siglos que le precedieron.

Es mucho lo que se ha avanzado en el conocimiento de la difusion del legado clasico en Castilla, pero aun queda mucho por investigar, pues como bien senalo M. Batllori (Humanismoy Renacimiento. Estudios hispano-europeos, Barcelona, Ariel, 1987, p. 26) si el Renacimiento fue un complejo fenomeno literario, intelectual y politico, identificado con una epoca historica, el Humanismo se ha de entender como una corriente predominantemente filologica, historica y pedagogica sobre la base de las humanidades grecorromanas, cuyo estudio ha de ser afrontado, como aconsejaba el gran P.O. Kristeller (El pensamiento renacentista y sus fuentes, comp. M. Mooney, trad. F. Patan, Mexico-Madrid, Fondo de Cultura Economica, 1982), mediante un estudio directo y objetivo de las fuentes originales como unico modo de comprender el Renacimiento. Asi es como nos hemos enfrentado a esta epoca caracterizada por el oscilar entre el nuevo clasicismo y las viejas formas, unas veces resuelto en integracion y otras en ruptura, hecho que caracterizara la cultura literaria del siglo XV.

En el ambito de estos proyectos se ha desarrollado nuestra investigacion en torno a la figura y obra de Rodrigo Sanchez de Arevalo. Historiador, pedagogo, embajador, teologo, filosofo, orador, obispo, alcaide de Sant'Angelo, solo la falta de talento poetico podria privar a don Rodrigo de ser considerado un autentico humanista del Renacimiento. Cultivo, excepcion hecha de la poesia, todas las formas literarias caracteristicas del Quattrocento. Vio en primera persona algunos de los mas grandes acontecimientos de la epoca, como el Concilio de Basilea, trabajo de manera fiel para dos reyes castellanos (Juan II y su sucesor Enrique IV) y cinco papas (Eugenio IV, Nicolas V, Calixto III, Pio II y Pablo II), y hasta ha sido considerado precursor de Lutero. Se trata, pues, de una de las figuras historicas mas relevantes del primer siglo del Renacimiento, olvidado, sin embargo, durante muchos anos solamente porque sus escritos latinos no alcanzaron la perfeccion formal de los de sus coetaneos italianos.

II. LA FIGURA DE AREVALO

Velut in confinio duorum populorum constitutus ac simul ante retroque prospiciens. Decia Petrarca, en sus Rerum memorandarum libri (1, 19, 4), que se sentia como colocado en la frontera de dos pueblos, mirando a la vez atras y adelante; interesante personaje fronterizo que sintio los primeros <<chispazos>> del Humanismo, aun en el s. XIV, y aun lejos de nuestras fronteras, y que anuncia una epoca de <<crisis>>, en el sentido etimologico, de cambio.

Andando el tiempo, en el s. XV, la cultura en Espana atravesaba una epoca de transicion en la que el influjo frances cedia ante el italiano, circunstancia que iba a permitir que la cultura grecolatina llegara a Castilla. Asi, el reinado de Juan II (14061454) se convertiria en el <<portico>> del Renacimiento en Espana, en un momento en el que solo habia un imperfecto conocimiento de las letras latinas y griegas. Algo estaba ocurriendo, algo importante que elevaba las miras de nuestra cultura y que alimentaba al titubeante y balbuciente vulgar romance que intentaba desarrollar una literatura digna de tal nombre.

Hoy ya practicamente nadie pone en duda que a lo largo de ese s. XV se difundieron y propagaron en Castilla gran cantidad de obras clasicas puestas en circulacion por los humanistas italianos, junto con escritos originales suyos, traducciones al latin de obras griegas y una riquisima correspondencia con escritores castellanos como Alfonso de Cartagena o nuestro Rodrigo Sanchez de Arevalo. Creemos, siguiendo a O. Di Camillo (El humanismo castellano del siglo XV, trad. M. Lloris, Valencia, Fernando Torres, 1976), que el Concilio de Basilea (1431-1437), momento en el que nuestros autores entraron en contacto con los humanistas italianos, supuso un punto de inflexion en este desarrollo al que ha de sumarse un contacto previo: el encuentro en 1427 de Alfonso de Cartagena, maestro a la sazon de Rodrigo Sanchez de Arevalo, con estudiosos portugueses en Bolonia que le descubrieron traducciones del griego al latin realizadas por Leonardo Bruni, asi como la presencia, desde la segunda mitad del s. XIV, de estudiantes y profesores castellanos en el Colegio de San Clemente de los Espanoles y en la Universidad de Bolonia (A. PEREZ MARTIN, Espanoles en el Alma Mater Studiorum. Profesores hispanos en Bolonia [defines del siglo XII a 1799], Murcia, Universidad de Murcia, 1999).

Don Rodrigo realizo estudios de derecho civil y canonico en Salamanca, ciudad en la que permanecio diez anos dedicado al estudio y la docencia del Derecho, pero tambien al de las Sagradas Escrituras y la filosofia moral, uno de los cinco saberes incluidos en los studia humanitatis (junto con la gramatica, retorica, poesia e historia), poniendo asi de manifiesto que, a pesar de la tradicional formacion escolastica que estaba recibiendo en Salamanca, era ya permeable a las nuevas corrientes de pensamiento. Vinculado en Burgos desde 1431 a Alfonso de Cartagena, le acompano como su ayudante al Concilio de Basilea y a su vuelta realizo para el rey Juan II, durante los anos 1440-1441, diversos viajes y embajadas a varias cortes europeas (Francia, Napoles, Ducado de Milan). Muerto Juan II, actua como embajador en 1455 para su hijo Enrique IV, en cuyo nombre presenta los respetos al nuevo papa, Calixto III, quien en 1457 le nombra obispo de Oviedo. Tras la muerte de este volvio a presentar credenciales del rey castellano al nuevo pontifice, Eneas Silvio Piccolomini, Pio II, con el que le unio una buena amistad. Tras el breve reinado del papa humanista, fue elegido pontifice el veneciano Pietro Barbo, sobrino de Eugenio IV, con el nombre de Pablo II. Desde 1460 se traslada a Roma donde el papa Pablo II le elegira, en 1464, para un cargo de gran responsabilidad y confianza, el de alcaide del castillo de Sant'Angelo, el antiguo mausoleo de Adriano, donde permanecera hasta su muerte en 1470. Este periodo en Roma supone la etapa mas fecunda de su vida literariamente hablando, tambien la epoca de mayor cumulo de poder y, sin duda, los anos mas duros de su vida. Un hombre como Arevalo, acostumbrado a viajar, se veia agraciado con este nombramiento, pero tambien condenado a la soledad propia del alcaide de una prision. Durante el pontificado de Pablo II, don Rodrigo cambio por tres veces de diocesis. En 1465 fue trasladado a Zamora, dejando Oviedo; en 1467 cambio Zamora por Calahorra y en 1469 se hizo cargo de la ultima sede, la de Palencia, aunque no visito nunca ninguna de ellas. El episodio mas destacado de esta ultima parte de su vida fue, sin duda, su relacion con los humanistas de la Academia Romana presos en el castillo.

A la luz de sus escritos se puede observar que Arevalo poseia por una parte una muy solida formacion escolastica recibida en Salamanca, ademas de un espiritu bastante conservador y tradicional que le llevo a defender posturas tan poco modernas como la apologia de la guerra (De pace et bello), frente a las nuevas corrientes humanisticas que propugnaban un cierto pacifismo; o como la atribucion al Papa de la plenitud de potestad universal, esto es, su consideracion de monarca absoluto dentro de la Iglesia y ademas juez de los principados temporales, frente a la concepcion mas democratica de los conciliaristas que pretendia poner limites al pontificado. Por lo que respecta a los nuevos estudios, los studia humanitatis, parece que formo parte de la faccion antihumanista que bajo Pablo II puso el grito en el cielo ante el peligro que para la instruccion de la juventud podia traer la lectura de los autores paganos. Asi, en su obra De remediis afflictae ecclesiae militantis, escrita tambien durante su estancia en el castillo, sostiene que los ninos y jovenes, en vez de empaparse en la ley de Dios a traves de las Sagradas Escrituras y los libros canonicos, vuelven sus ojos hacia las fabulas y mitos antiguos y no dejan de leer las ficciones poeticas y los libros de los gentiles. Pero no es menos cierto que en esa misma obra contempla tambien la posibilidad de leer a los autores clasicos y aprovecharlos, eso si, despues de conocer las Sagradas Escrituras. Tradicionalmente se ha pensado que el paso que dio el Papa de encarcelar a los humanistas y el trato que con ellos tuvo pudo suponer un fogonazo de luz que le hiciera descubrir las bondades de los studia humanitatis y un cambio de posicion respecto a los autores clasicos. No obstante, creemos que esta actitud abierta a la formacion y a la utilizacion de los clasicos viene de atras y que ya incluso en su Brevis tractatus de arte, diciplina et modo alendi et erudiendi filios, pueros et iuvenes, compuesto en torno a 1453, antes de su estancia en Roma, esta <<anunciado>>. Una forma sencilla de verificar esto que decimos es comprobar el abundantisimo uso de fuentes en toda su produccion, fuentes entre las que se cuentan, ademas de las cristianas, un buen numero de autores clasicos.

Rodrigo Sanchez de Arevalo, personaje fronterizo tambien el, vive un momento en el que una nueva concepcion del mundo se abre paso tras el transito medieval. Ambos aspectos se entremezclan de tal manera en su vida y obra que resulta dificil decir a que periodo pertenece. Posiblemente a ninguno de los dos de forma plena. Frente a los humanistas declarados, representa un pequeno anclaje en el pasado; frente a los mas tradicionales y escolasticos, le hace guinos a la nueva era. En nuestra opinion, don Rodrigo responde bastante bien a lo que entendemos por un <<humanista>>, o cuando menos <<prehumanista>>, que encaja perfectamente en la corte de Juan II, precursora del Renacimiento espanol (por mas que autores como Karl Kohut [<<Sanchez de Arevalo (1404-1470) frente al humanismo italiano>>, en edd. A.M. Gordon y E.M. Rugg, Actas del VI Congreso Internacional de Hispanistas, Toronto, University of Toronto, 1980, pp. 431-434] vean en nuestro autor rasgos <<anti- humanisticos>>). Lo cierto es que esta a medio camino entre lo nuevo y lo viejo, o mejor, tradicional. Arevalo continua basandose en las Sagradas Escrituras, los Padres de la Iglesia (Isidoro, Agustin, Bernardo, Juan Crisostomo, Gregorio, Jeronimo) y Aristoteles, pero comienza a citar con profusion autores clasicos, sobre todo historiadores (Salustio, Tacito, Valerio Maximo, Livio). No obstante, lo mas destacado de su actitud es el hecho de que recurra especialmente a Petrarca, poeta laureatus, y acudiendo al italiano rescate <<sus>> autores preferidos, a saber, Agustin, Ciceron y Seneca. En Arevalo vemos un intento de hacer concordar las dimensiones filosoficas clasica y cristiana, y ese intento de conciliacion entre Humanismo y Cristianismo le hara, por ejemplo, ensalzar a los antiguos que han tratado de la retorica llamandoles <<autores casi divinos>> (paene divinos viros). Es decir, sin renunciar a sus convicciones cristianas, muestra admiracion por la cultura y erudicion humanisticas, que enlazaba la cultura pagana con la cristiana a traves, precisamente, de los Padres de la Iglesia, porque ellos citaban a los clasicos. Parece tambien evidente que la formacion de don Rodrigo en el entorno de Alfonso de Cartagena desde muy joven le proveyo de unos medios y unos recursos con los que adquirio cierta familiaridad con las aportaciones del humanismo italiano. A su vez, su estancia en Roma le permitio un contacto directo y mucho mas amplio con ellas.

III. NUESTRO CUADERNO DE BITACORA

A superar la idea de una Castilla cuatrocentista tosca y barbara, y a desarrollar una vision mas matizada y objetiva, han contribuido, sin ninguna duda, los proyectos dirigidos por el Dr. Tomas Gonzalez Rolan, gracias a los cuales se ha avanzado mucho en el conocimiento de la difusion del Humanismo en Castilla. Previamente al proyecto actual, que se encuentra en su tercera fase, su equipo trabajo en <<La recepcion de la cultura clasica en Espana durante el siglo XV: bases filologicas y linguisticas del prerrenacimiento castellano>> (PS 91-0023) y, a continuacion, en <<La contribucion del reinado de Juan II (1406-1454) a la genesis del Renacimiento en Espana>> (PB 96-0608 y BEF 2000/0690), proyecto en el que se sentaron las bases para una historia de la tradicion clasica en Espana, en el sentido que se dio al concepto de <<tradicion>> y que es el que ha vertebrado todos los proyectos, a saber, la transmision y recepcion en todas sus modalidades literarias y linguisticas del legado clasico. Asi, tras estos proyectos, a partir del ano 2004, la atencion se centro en el proyecto actual <<Estudio sobre la transmision, conservacion y difusion del legado clasico en el medievo hispanico (siglos XIII-XV)>>. Este es el momento en el que, animados por el Dr. Tomas Gonzalez Rolan, nos acercamos a la poco conocida figura de Rodrigo Sanchez de Arevalo. Pronto pudimos comprobar su importancia y relevancia en el tiempo que le toco vivir.

El primer hito importante para el mejor conocimiento de Arevalo lo representa la Tesis doctoral del Dr. Ruiz Vila, dirigida por el Dr. Lopez Fonseca, El Speculum uite humane (1468) de Rodrigo Sanchez de Arevalo. Introduccion, edicion critica y traduccion (UCM 2008), que ha visto luz, una vez revisada y actualizada, en el volumen titulado Espejo de la vida humana (cfr. infra). Se daba entonces a conocer una de las mas importantes obras de nuestro autor, junto con la Compendiosa historia Hispanica, de cuya edicion y traduccion se ocupa actualmente, tambien en el marco del proyecto y bajo la misma direccion, D. Guillermo Alvar Nuno en su Tesis doctoral.

El fluido contacto a lo largo de varios anos con la figura y la obra del segoviano acabo por prender en nuestro animo cuando descubrimos en el una figura senera para la llegada del Humanismo a Espana que practicamente habia pasado desapercibida para generaciones de estudiosos. Nos encontrabamos ante una de esas curiosas situaciones en la que todo estaba no solo por <<inventar>>, sino incluso por <<intentar>>. Rodrigo Sanchez de Arevalo era conocido, si, pero no se le habia prestado la debida atencion. A esas obras escritas en latin, curiosamente, se habian acercado en nuestro pais no latinistas ni hispanistas, sino historiadores como Juan Maria Laboa que, sin duda, contribuyo a no dejar en la sombra tamano personaje.

A partir del Speculum, continuamos indagando en el resto de la vastisima produccion del obispo y a perseguir, en un autentico trabajo de arqueologia filologica, los testimonios manuscritos e impresos de sus obras. Entretanto, la perspicaz vision investigadora del Dr. Gonzalez Rolan se fijo en un nuevo trabajo que habria de ser definitivo para el conocimiento de nuestro autor. Su intuicion le llevo a un hecho singular, y posiblemente unico en la historia de las prisiones, que se produjo en Roma, a partir del 28 de febrero de 1468, cuando por orden del papa Pablo II fueron arrestados y encarcelados los miembros mas conspicuos de la Academia Romana, acusados de conspiracion politica contra el poder papal y de llevar una vida licenciosa y heretica. Encarcelados en la prision del Castillo de Sant'Angelo, a cuyo frente estaba nuestro obispo, los humanistas presos tuvieron un fructifero intercambio epistolar con su carcelero. Esta correspondencia, conservada en varios testimonios manuscritos, vio la luz en el libro titulado EX CASTRO. Cartas desde la prision papal de Sant'Angelo entre los humanistas de la Academia Romana y su alcaide, Rodrigo Sanchez de Arevalo (cfr. infra).

Conociamos, por un trabajo precisamente de Juan Maria Laboa (Rodrigo Sanchez de Arevalo y su tratado De castellanis, en Hispania Sacra, 20 [1967], pp. 283- 334), de la existencia de un tratado obra del obispo segoviano, trabajo en el que Laboa reproduce solo parcialmente el texto en cuestion. Comprobamos que el texto contaba con varios testimonios manuscritos no utilizados antes y que, ademas, no se titulaba De castellanis. Ese titulo, y el interes que habia despertado en nosotros la epoca como carcelero de Arevalo, en la que escribio sus mas importantes obras, nos habia llevado, casi por casualidad, hasta una obra que resulto ser mucho mas que un tratado sobre la figura del carcelero ideal y que se iba a descubrir como un autentico tratado de polemologia que editamos y tradujimos (cfr. infra, Deberes y funciones de generales, capitanes y gobernadores).

En esa misma linea, que nos ha llevado a publicar otros trabajos en distintas revistas especializadas, nos centramos en la labor diplomatica del segoviano al servicio de la Corona de Castilla editando, tambien por primera vez, y traduciendo los discursos pronunciados en diversas sedes que lo convierten, junto a su maestro Alfonso de Cartagena, en el primer diplomatico de la era moderna (cfr. infra, Discursos al servicio de la Corona de Castilla).

IV. PUBLICACIONES

1. Obra humanistica

RODRIGO SANCHEZ DE AREVALO, Deberes y funciones de generales, capitanes y gobernadores. Introduccion, edicion critica y traduccion de A. Lopez Fonseca y J. M. Ruiz Vila, Madrid, Escolar y Mayor, 2011, 377 pp., ISBN 978-84-937906-1-5.

Primera edicion critica completa del texto latino asi como traduccion de la obra conocida hasta el momento por la tradicion como De castellanis, conservada, aparentemente, en solo dos manuscritos. Los grandes aportes de esta edicion radican no solo en el establecimiento de un nuevo texto critico basado en cinco manuscritos, tres de ellos colacionados aqui por vez primera, y en el hallazgo de las fuentes castellanas utilizadas tacitamente por Arevalo (en especial el Valerio de Diego Rodriguez de Almela), sino tambien en la demostracion de que su titulo no era De castellanis, puesto que muy poco tiene que ver con los alcaides de prisiones, sino De officio et munere ducis, capitanei et castellani, visto que toda la obra es un tratado sobre las diferentes formas de hacer la guerra basado en los dos grandes autores de la Antiguedad sobre el tema, Vegecio y, sobre todo, Frontino.

RODRIGO SANCHEZ DE AREVALO, Espejo de la vida humana. Introduccion, edicion critica y traduccion de J. M. Ruiz Vila, Madrid, Escolar y Mayo, 2012, 833 pp., ISBN 978-84-940357-6-0.

Este volumen recoge la primera edicion critica del texto latino del Speculum uite humane, publicado originalmente en 1468 por la imprenta recien llegada a Roma, sin duda, la gran obra de filosofia moral asi como la mas importante y de mayor repercusion mediatica de Rodrigo Sanchez de Arevalo. La edicion esta basada en los doce manuscritos conservados hasta la fecha, que no habian sido colacionados nunca, mas la editioprinceps, realizada en vida del propio autor, y la segunda, que presenta correcciones textuales muy acertadas. La edicion cuenta con la particularidad anadida de que se ha podido localizar, y en consecuencia estudiar, el manuscrito que el propio autor entrego a la imprenta. Se ha conseguido asi rescatar parte del texto original que fue eliminado por los editores de la princeps. Este texto se presenta entre corchetes y en un tipo menor para que el lector pueda diferenciar con claridad lo que ideo Arevalo de lo que finalmente vio la luz. Acompanan al texto un extensisimo aparato de fuentes con mas de mil referencias y una cuidada traduccion, la primera que se hace al castellano desde la que se publico en Zaragoza, en las prensas de Pablo Hurus, en 1491. Por otra parte, las mas de doscientas paginas del estudio introductorio dan buena cuenta de los aspectos mas interesantes del Speculum como estructura, estilo, estudio de fuentes o tradicion manuscrita. El volumen se cierra con los indices de abreviaturas y autores citados.

RODRIGO SANCHEZ DE AREVALO, Discursos al servicio de la Corona de Castilla. Introduccion, edicion critica y traduccion de A. Lopez Fonseca y J. M. Ruiz Vila, Madrid, Escolar y Mayo, 2013, 325 pp., ISBN 978-84-941056-3-0.

Se trata de la primera y unica edicion y traduccion integral de los discursos que Sanchez de Arevalo pronuncio tanto ante la Curia Romana, como ante las diferentes cortes europeas en calidad de orator de la Corona de Castilla. Son una prueba mas de la extraordinaria labor diplomatica que se llevo a cabo en la Castilla de Juan II y de Enrique IV. En estas orationes se hace patente el esfuerzo del obispo castellano por servirse de los moldes de la retorica clasica que los humanistas italianos, con los que estaba en contacto, estaban recuperando. La edicion critica se ha realizado sobre tres manuscritos, aunque ninguno contiene la totalidad de los discursos: Vaticano, Salamanca y Berlin. Este ultimo, ademas, ha sido descrito aqui por primera vez. El texto esta dotado de los preceptivos aparatos, critico y de fuentes, mas uno de lociparalleli que deja clara la tecnica compositiva de Arevalo: el aprovechamiento de textos y fuentes para discursos pronunciados en cortes diferentes. La traduccion pretende reflejar el peculiar estilo retorico del obispo, en cierto modo distinto, por ejemplo, de las obras filosoficas e historicas. Se incluye, al final, un indice de fuentes y autores citados.

J. M. RUIZ VILA, Hacia una edicion critica del Liber de officio et munere ducis, capitanei et castellani (1465-1467) de Rodrigo Sanchez de Arevalo. Estudio de la transmision manuscrita, en Revue d'histoire des textes, 7 (2012), pp. 329-345.

En el presente articulo se describen con todo detalle los cinco testimonios manuscritos, especialmente los tres que no se conocian hasta el momento, que contienen el De officio et munere ducis. Tras la obligada collatio se llega a la constitucion de un stemma codicum sobre el que se asienta la edicion critica que posteriormente vio la luz.

2. Correspondencia

T. GONZALEZ ROLAN, J. M. BANOS BANOS, A. LOPEZ FONSECA, EX CASTRO. Cartas desde la prision papal de Sant' Angelo entre los humanistas de la Academia Romana y su alcaide, Rodrigo Sanchez de Arevalo. Introduccion, edicion critica, traduccion y notas, Madrid, Ediciones Clasicas, 2008, 328 pp., ISBN 978-847882- 636-X.

Desperdigadas en diferentes manuscritos y editadas de forma muy precaria, las cartas de Rodrigo Sanchez de Arevalo a los humanistas encarcelados en el castillo romano de Sant'Angelo constituyen un documento unico que muestra la profunda humanidad de nuestro obispo que intento, en la medida en que su cargo de alcaide se lo permitia, hacer su estancia lo mas llevadera posible. Descubrimos tambien la inmensa cultura de don Rodrigo al tratar de tu a tu con humanistas de la talla de Pomponio Leto o Bartolomeo Platina, llegando a recibir en varias ocasiones el elogio de este ultimo, con el que compuso el De pace et bello. El volumen recoge por primera vez el epistolario completo, asi como su traduccion castellana. Es posible ver a lo largo de su lectura como don Rodrigo es un autor de su tiempo, en contacto con los mejores escritores del momento pero, a la vez, fiel a sus creencias y a la autoridad para quien trabajaba, el papa Pablo II, logrando asi un equilibrio dificil de mantener.

A. LOPEZ FONSECA y J. M. RUIZ VILA, Ocaso de una noble familia romana: Edicion critica y traduccion de las Epistulae consolatoriae (1469) a Francesco degli Anguillara, conde de Everso, preso en el castillo romano de Sant'Angelo, en Cuadernos de Filologia Clasica. Estudios Latinos, 31.1 (2011), pp. 111-146.

J. M. RUIZ VILA, De periculo pontificalis dignitatis. Ambicion y poder en la Iglesia espanola del siglo XV. Edicion critica y traduccion de la carta de Rodrigo Sanchez de Arevalo a fray Francisco de Palenzuela, en Helmantica, 183 (2009), pp. 449-484.

J.M. RUIZ VILA, Un cartujo en la corte de Castilla: edicion critica y traduccion de la carta-tratado Quando liceat religiosis principum curias sequi de Rodrigo Sanchez de Arevalo, en Helmantica, 189 (2012), pp. 87-132.

Con las cartas editadas en estos tres articulos podemos afirmar que gracias a este proyecto ha visto la luz el epistolario completo de nuestro obispo. El primero de ellos es el complemento perfecto al EX CASTRO, puesto que se editan y traducen por primera vez tanto la carta que Bartolomeo Platina envia al conde Francesco degli Anguillara, aconsejandole que pida clemencia a don Rodrigo, el carcelero de ambos, y la que escribe el propio Francesco al obispo, como la respuesta de Arevalo al noble, explicandole que le puede dar consuelo espiritual mas, en ningun caso, la libertad.

Los otros dos articulos editan, igualmente por primera vez, sendas cartas del obispo a dos religiosos, su buen amigo Francisco de Palenzuela, confesor de Juan II, y Fernando de Torres, prior de la Cartuja de Sevilla. La primera es una epistola de tono personal: Arevalo reconoce que no se ocupa de sus sedes episcopales como deberia y asume la reprimenda de su amigo que le aconseja precisamente lo contrario y le advierte de los peligros de la ambicion dentro de la jerarquia eclesiastica. En la segunda, don Rodrigo solicita la intervencion publica del prior a la vista de la conflictiva situacion politica en la que se encuentra Castilla durante el reinado de Enrique IV. Ante una posible negativa del religioso, Arevalo se extiende explicando en que momentos y bajo que condiciones pueden los hombres de fe adentrarse sin peligro en las cortes reales.

3. Obra religiosa

A. LOPEZ FONSECA y J. M. RUIZ VILA, Un tratado inedito de teologia de Rodrigo Sanchez de Arevalo contra los planteamientos de Ramon Llull: An mysterium sancte trinitatis probari possit naturali aut humana ratione. Edicion critica y traduccion, en Helmantica, 184-185 (2010), pp. 45-96.

Ademas de la obra filosofica, politica e historica, don Rodrigo nos dejo numerosas obras de tema religioso que, en su mayoria, permanecen ineditas. Presentamos aqui una pequena muestra de esa produccion, un breve tratado donde pretende refutar los planteamientos lulianos que defendian que la existencia de Dios y la Trinidad se podian explicar por medio de la razon, en la idea de que eso facilitaria la conversion de los infieles. Como en casi todas las obras de este tipo, Sanchez de Arevalo se muestra muy poco original en sus argumentos recurriendo en todo momento al criterio de autoridad, de suerte que resulta tremendamente complicado distinguir su aporte personal del de sus fuentes, en este caso concreto san Agustin y santo Tomas especialmente.

Antonio LOPEZ FONSECA/Jose Manuel RUIZ Vila

Universidad Complutense/Universidad San Pablo

ceualopezf@filol.ucm.es/losee.cmp@ceu.es

(1) El presente trabajo se inserta en el Proyecto de Investigacion <<Estudio sobre la transmision, conservacion y difusion del legado clasico en el medievo hispanico (ss. XIII-XV) (III)>> (FFI 2011-23805), cuyo investigador principal es el Dr. Tomas Gonzalez Rolan.
COPYRIGHT 2014 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Lopez Fonseca, Antonio; Ruiz Vila, Jose Manuel
Publication:Anuario de Historia de la Iglesia
Article Type:Ensayo
Date:Jan 1, 2014
Words:5351
Previous Article:Aproximacion a las fuentes archivisticas para el estudio de la historia de la Iglesia espanola en el Archivo General de la Universidad de Navarra.
Next Article:La Regesta Pontificvm Romanorvm en la Peninsula Iberica: diocesis de Burgos y de Leon.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters