Printer Friendly

Rigidez de jure y de facto en los terminos generales para clases naturales.

"De jure and De facto Rigidity in the General Terms for Natural Kinds".

Introduccion (1)

La nocion de rigidez en los terminos generales es actualmente un problema central en filosofia del lenguaje. Asi lo atestigua la bibliografia en torno al tema, como "Rigidity and Kind" de LaPorte y "Rigid Application" de Devitt (2). La pregunta que inicia esta discusion es muy simple: ?como se explica el que ciertos terminos generales sean rigidos? Y la que discute este escrito se deriva de la misma: ?es plausible sostener que aquellos enunciados que establecen una identidad teorica para el caso de las clases naturales constituyen una relacion entre un termino rigido de jure y un termino rigido de facto? Estos problemas son legitimamente planteados desde el momento en que Kripke no explicito claramente que seria la rigidez para dichos casos. No obstante, dejo sentadas ciertas bases. De las mismas, se ha argumentado que desvian el problema semantico hacia uno metafisico. Si esto es asi, lo cierto es que tal compromiso radica en dos supuestos sin los cuales no es viable comprender que es un termino general rigido, al menos no desde la postura inicial kripkeana. Kripke apela aqui a posturas intuitivas. Estos supuestos, a saber: i) la afirmacion de propiedades esenciales para clases naturales y ii) la distincion de dicha clase de sus instancias (la clase como un objeto abstracto), deben ser discutidos sin duda alguna. Pero si se quiere, en primer lugar, tener claridad sobre que es para un termino general ser rigido, dicha cuestion debe quedar planteada como un problema ulterior, una vez que se haya esclarecido si es plausible, desde Kripke, afirmar la rigidez para estos casos. Este escrito se centra, de este modo, en la discusion de si, sentadas estas bases, se puede aun establecer la nocion de rigidez para estos terminos generales.

Como se ha dicho, el punto central en lo que sigue es mas especifico: aborda el caso paradigmatico de enunciados de identidad para clases naturales, las denominadas identidades teoricas, y discute que rol le corresponde a los terminos rigidos de facto en este debate. La tesis inicial que se defiende es que los terminos rigidos de facto designan una propiedad esencial para una determinada clase natural. Esto, contrario a lo que pueda pensarse, no descarta un enunciado en el que se de una relacion entre lo que designan dos terminos rigidos de jure en las clases naturales. Mas bien plantea que esta oracion no expresa el criterio de identidad que el termino rigido de facto explicita, a saber: que propiedades son esenciales a determinada clase. Luego, dichos enunciados que solo incluyen terminos rigidos de jure requieren, para afirmar que son dichos de una misma clase, que se conozca previamente si a aquello que designan le corresponde la misma propiedad esencial (3). El punto es, por lo tanto, esclarecedor. Por otra parte, este analisis explicita el limite de lo que depende de una postura filosofica: dichas propiedades esenciales, enunciadas a traves de un termino rigido de facto, son determinadas como tales por las ciencias y la metafisica. Por lo tanto, no son estipuladas, como si lo son los terminos rigidos de jure. Y esto adquiere mayor relevancia desde el momento en que se argumenta, a partir de Kripke, que son las propiedades esenciales las que determinan la estructura interna de una clase natural, las que permiten los enunciados de identidad que establecen el aludido nexo entre terminos rigidos de jure y de facto. En este punto, el problema esta abierto, desde el momento en que no es criterio suficiente para diferenciar entre clases naturales y no naturales dichas propiedades esenciales que especifican la estructura interna: hay clases no naturales que tambien responden a ello y, por lo tanto, no es un aspecto que distinga exclusivamente las clases naturales. A pesar de esto, el punto no carece de importancia, pues si descarta aquellos terminos generales (como "soltero") que, cumpliendo con cierta propiedad esencial de caracter logico (no metafisico), sean terminos rigidos desde la concepcion kripkeana. Aqui se propone que tales terminos no son rigidos.

El desarrollo del presente escrito se divide en cinco secciones. La seccion I considera los antecedentes directos de la discusion, especificamente los aportes de Putnam y Kripke, pioneros de la misma. La seccion II enuncia las tesis centrales propuestas, cuyo objetivo es, como ya se ha dicho, mantener el desideratum inicial de la postura kripkeana. La seccion III desarrolla las tesis propuestas, centrandose principalmente en explicitar la importancia y la plausibilidad del papel que desempenan los terminos rigidos de facto en el marco de los enunciados de identidad para clases naturales. La seccion IV contrasta las tesis propuestas con algunas de las posturas centrales sobre el tema, particularmente las de Devitt y LaPorte, e intenta evidenciar su plausibilidad ante las mismas. Finalmente, la seccion V enuncia las conclusiones principales del escrito.

I. Antecedentes: Kripke y Putnam

I.1. Antidescriptivismo, rigidez y relacion transmundana en Putnam

El inicio del debate en torno a la nocion de rigidez para los terminos generales se encuentra en el conjunto de conferencias reunidas bajo el nombre de Naming and Necessity, de Saul Kripke (4). Por esa misma fecha, Hilary Putnam, de modo independiente, discute, en "The meaning of 'meaning'" (5), como puede un termino referencial general mantener su referencia en contextos modales, siendo su objetivo central sostener que el significado no es superveniente a estados psicologicos. Kripke explicita lo que entiende como designador rigido para terminos singulares del siguiente modo: "llamemos a algo un designador rigido si en todo mundo posible designa al mismo objeto; llamemoslo un designador no rigido o accidental si eso no es el caso" (6). La nocion de rigidez tuvo como primer objetivo establecer una diferencia clara entre nombres propios y descripciones definidas. Esta diferencia fue la caracteristica modal invariable de los nombres propios, el que estos designasen un, y solo un, objeto (si es que designasen del todo) en todos los mundos posibles en que ese objeto exista. Putnam establece un nexo directo con la nocion de rigidez kripkeana a partir de lo que este entiende por relacion de mismidad. La finalidad es la misma: mantener la plausibilidad de una referencia directa a una determinada clase natural (natural kind), y la posibilidad de que los enunciados de identidad (7) que tengan como referente dicha clase constituyan una verdad necesaria. Para ello, presupone un contacto directo con la sustancia agua, con v.g. "este vaso de agua". Luego, establece una comparacion entre "agua" en M1 y "agua" en M2, entendiendo M1 como el mundo actual y M2 como un mundo posible. Esto corresponde al conocido ejemplo de la Tierra Gemela (Twin Earth). Segun Putnam, un modo de comprender la afirmacion "esto es agua" es relativo al mundo en el cual es enunciada. Es decir, si en M1 agua es [H.sub.2]O y en M2 es XYZ, el significado de agua es relativo constante, siendo en ambos casos el mismo significado solo que con distinta extension. El otro modo de comprender este caso consiste en sostener que agua es [H.sub.2]O en todo mundo posible, lo cual clausura la posibilidad de que "agua" tenga el mismo significado en M1 y M2, pero a su vez permite, dicho de "agua" en M1, el mundo actual, sostener la verdad necesaria "agua es [H.sub.2]O". Esto, sujeto a la relacion de [mismidad.sub.L] desde M1, cumplir la relacion de ser el mismo-L que lo designado en el mundo actual. Asi las cosas, Putnam sostiene que un termino como "agua" es rigido, designa la misma clase natural, y en este caso la misma sustancia, en toda situacion contrafactica. Ahora bien, lo que desde Putnam se entiende por rigidez supone una relacion, y especificamente una relacion transmundana (8). Para que la consecuencia de una verdad necesaria como "agua es [H.sub.2]O" se derive de la rigidez de terminos como "agua" o "[H.sub.2]O", debe ser logicamente imposible que agua no sea [H.sub.2]O, aun cuando sea concebible. Sobre esto explicita Putnam: "si un enunciado 'logicamente posible' es el que es verdadero en algun 'mundo logicamente posible', no es logicamente posible que el agua no sea [H.sub.2]O" (9). Putnam sostiene que las mencionadas propiedades de mismidad corresponden generalmente a la posesion de la misma estructura interna y que, solo en los casos que se carezca de esta, deben ser consideradas ciertas identificaciones de propiedades contingentes (10). Para la cuestion de la rigidez, resta mencionar que la referencia de un termino que designa una clase natural no puede ser la extension de dicha clase. Una clase esta individualizada por sus elementos. Si una clase tiene diferentes elementos en diferentes mundos posibles, entonces no es la misma clase. Se supone, sin embargo, que un designador rigido refiere a lo mismo en todos los mundos posibles en los que el referente existe. Vistas las consideraciones centrales del planteamiento de Putnam, es momento de revisar la postura kripkeana frente al mismo punto.

I.2. Kripke: Rigidez, identidad necesaria y la nocion de "misma clase"

Kripke es bastante menos preciso en el problema de la rigidez de los terminos generales. En efecto, se da por sentado que la nocion de rigidez aplicable a los terminos singulares lo es tambien a aquellos. En primer lugar, la tesis que inaugura el tratamiento de la rigidez para los terminos generales, asi como lo fue para los singulares, es la siguiente: los enunciados de identidad que incluyen terminos referenciales rigidos son necesariamente verdaderos, si son verdaderos. La posicion kripkeana consideraba como casos paradigmaticos de enunciados necesarios a posteriori aquellos que incluyen terminos rigidos. Dichos enunciados pueden ser comprendidos como metafisicamente necesarios aun cuando fuesen epistemicamente contingentes. En efecto, fue Kripke el primero en vislumbrar dicha distincion y una de sus consecuencias principales: la admision de verdades necesarias a posteriori. Ahora bien, esta tesis intuitiva, para el caso de los terminos generales, es problematica por diversas razones. Por ejemplo, para el caso de los singulares, resultaba correcta la afirmacion de que un enunciado de identidad debia ser necesariamente verdadero. Desde "Identidad y necesidad" (11), esto se habia comprendido muy bien, pues fortalecia la idea de que x = y implica [??] x = y, ya que resultaba falso que en algun mundo posible fuese verdadero, si x = y era verdadero actualmente, que x [desigual a] y lo fuese a su vez en ese mundo (12). La identidad es la relacion de una cosa consigo misma (13). De esto se deriva que, si un enunciado de identidad es verdadero, es decir, si su termino refiere el mismo objeto, no puede ser falso y, por lo tanto, es necesariamente verdadero. Y de esto se derivaba no la exigencia de enunciados necesarios a posteriori, sino la posibilidad de ellos (14). Esto, como se ha mencionado, le permitio a Kripke establecer la rigidez como teoricamente importante, pues fijaba una diferencia entre dos tipos de designadores: las descripciones definidas y los nombres propios. Sin embargo, para el caso de los nombres comunes, el asunto se complicaba, debido a que una de las principales caracteristicas de la rigidez de los terminos singulares, el mantener la extension, se tornaba altamente implausible. El designatum en este caso comenzo a ser cuestionado: ?designa una clase?, ?una clase natural?, ?los miembros de la clase? Implicitamente, como otras tesis supuestas, Kripke aceptaba que la extension (15) podia variar sin problema alguno en el caso de los nombres comunes. ?Como podia ser asi simpliciter, si la nocion de rigidez explicitamente enunciada para singulares consideraba como condicion necesaria mantener la misma referencia en todos los mundos posibles? Y, si no fuese asi, si simplemente la extension no pudiese variar, ?como podria defenderse una existencia necesaria de los objetos designados por este termino general, siendo ampliamente reconocida su existencia contingente? Por otra parte, surgia la pregunta de que criterio se seguia para determinar un termino general como rigido o como accidental, lo que llevaba a su tesis esencialista. El enunciado kantiano "el oro es un metal amarillo" (16) era comprendido por este como un juicio analitico a priori. La idea tras esta afirmacion era que todo juicio analitico descarta contradiccion, tal que si v. g. es verdadero "el oro es amarillo", debe ser falso "el oro no es amarillo". Mas importante aun, esto exigia que fuese parte del concepto de oro "ser amarillo". Kripke, partiendo de esto, se pregunta simplemente si fuese el caso de que el oro no fuese amarillo exigiria afirmar que no hay oro. Y es aqui donde afirma por primera vez que es lo que designa oro: no la cosa (thing), sino la clase de cosa (kind of thing) (17). Consecuentemente, aun cuando se careciese de propiedades que permitan cierta identificacion superficial como "ser amarillo" dicho de oro, no da paso al rechazo de que haya un tal referente. Mas importante aun, introduce la nocion de mismidad: "podria haber una sustancia que tuviese todos los rasgos identificadores que generalmente atribuimos al oro y usamos para identificarlo inicialmente, pero que no fuese la misma clase de cosa", la misma clase de cosa. Debe haber, por tanto, cierta relacion de mismidad. Y es asi, hay ciertas "propiedades que son caracteristicas del oro y que no son verdaderas de la pirita de hierro" (18). Al igual que para Putnam, esto no es lo que determina el significado del termino, si no mas bien las condiciones necesarias (?y suficientes?) para que lo que se define como oro coincida con lo que en efecto es oro. Por otro lado, respecto del termino "tigre", Kripke defiende como condicion necesaria y suficiente para poder atribuir con verdad a algo el ser un "tigre" el que la estructura interna sea la misma. Sin la estructura interna, aun cuando coincidiesen en sus caracteristicas identificatorias superficiales, no cabe afirmar que dos (tigres) individuos son miembros de la clase "tigre". En contraste con Putnam, Kripke afirma luego que asi como las caracteristicas identificatorias no bastan para determinar una clase natural de cosa, tampoco la carencia de estas impide afirmar que puede ser la misma clase de cosa. Es decir, son absolutamente dispensables, contingentes. El analisis sigue con el problema de los enunciados necesarios. Kripke pregunta: "?es una propiedad necesaria o una propiedad contingente que el oro tenga el numero atomico 79?" (19). Fortaleciendo la respuesta con el dato empirico de que ha sido descubierto que es asi, descartando de este modo la contingencia, Kripke pregunta: "?podria ser algo oro sin tener el numero atomico 79?" (20). Y su respuesta es negativa. Es su postura esencialista, pero apoyada en un dato empirico. Luego Kripke establece una analogia entre los nombres propios y los nombres comunes. Dicha analogia tiene como primera consecuencia el rechazo de la connotacion (21) en los nombres comunes. Kripke afirma en este punto: "en un sentido importante, los terminos generales como 'vaca' y 'tigre' no expresan propiedades" (22). Y si se asemejan a los nombres propios de algun modo, ?esta afirmando acaso que tal analogia alcanza incluso al designatum, que un termino general tiene un designatum invariable en situaciones contrafacticas? Lo cierto es que si no es esto, no se ve muy bien lo que pueda ser, y el problema esta en que no es explicito ni claro en tal aspecto. Sobre lo anterior, Kripke establece las siguientes conclusiones (23): i) por primera vez explicita que las clases de las que habla son las clases naturales y que los terminos que refieren a estas tienen un cierto "parentesco" con los nombres propios. Lo extiende a los terminos contables (count nouns) ("gato", "tigre"), terminos de masa (mass terms) ("oro", "agua"), fenomenos naturales ("calor", "luz") y sus adjetivos ("caliente", "sonoro"). ii) Como fue mencionado anteriormente, la distincion entre propiedades contingentes y necesarias. Desde aqui fortalece su postura de que un bautismo inicial bien puede explicar la fijacion de la referencia, aun cuando esta se de a partir de propiedades contingentes. Esto difiere de la "definicion" entendida como genus y differentia (24), a partir de la cual se extraen conclusiones tan importantes como que el oro hubiese existido aunque las cosas identificadas con dicha definicion no existieran (como el ejemplo mencionado de oro definido como "metal amarillo"). iii) Ante la no coincidencia de la fijacion de la referencia con una propiedad esencial, cabe la posibilidad de que la clase no exista. Kripke al afirmar esto rechaza implicitamente que una clase pueda no tener elementos. iv) La nocion de misma clase natural es declarada vaga para fortalecer la conclusion anterior. v) Hay identificaciones contingentes. Un caso de este tipo es "calor = lo que es sentido mediante la sensacion S". vi) A traves de la relacion causal, eslabon a eslabon, Kripke afirma que puede determinarse la referencia de oro, aun cuando no se conozca algun ejemplar directamente. vii) Un enunciado de identidad que incluye terminos rigidos es necesariamente verdadero, si es verdadero. Y asi concluye el analisis kripkeano respecto de los terminos generales en Naming and Necessity.

II. Tesis en vistas a la relacion de jure-de facto

Considerado lo anterior, un punto importante es que los terminos de masa, mass nouns, y los terminos contables, count nouns (25), son rigidos. Si bien es cierto que tanto Kripke como Putnam extendieron sus analisis a otros terminos, son estos los que han motivado mayor discusion, principalmente por su nexo con las clases naturales. No obstante esto, es consecuente con una relacion transmundana, tal como la que supone la rigidez, que esta sea extendido a otras clases. ?Por que es problematico aceptar que tal relacion transmundana se aplique a otras clases distintas de las naturales? Uno de los motivos principales es que si esto es asi, parece trivializar la nocion de rigidez: todo termino general que designe una clase seria rigido. En efecto, ni Putnam ni Kripke aceptan tal consecuencia, y establecen un criterio a partir del cual no todo termino general cumple con la condicion de enunciar una relacion de mismidad transmundana: dicha relacion debe permitir distinguir lo que es esencial de la clase natural designada. Esto ha llevado a concluir, como se discutira, que todo termino general rigido es predicativo. Esto, se argumenta, no es asi. Conviene considerar algunas tesis que guiaran este analisis:

i) ciertos terminos generales rigidos como "agua", "oro" y "tigre" son analogos a los terminos singulares. Es decir, son nombres propios, son terminos rigidos de jure;

ii) ciertos terminos generales rigidos como "[H.sub.2]O", "numero atomico 79" y "mamifero" son rigidos de facto;

iii) un termino rigido de jure no tiene otro objetivo que referir, es estipulado;

iv) un termino rigido de facto describe el referente designado por un termino rigido de jure (si es que lo hay);

v) enunciados de identidad que incluyen terminos generales rigidos consideran la relacion entre un termino rigido de jure y uno de facto;

vi) enunciados de identidad que incluyen dos terminos generales de jure (de la misma clase, claro esta), si bien pueden ser conocidos a posteriori, no expresan una condicion de identidad. Es decir, al constituir una estipulacion, aun cuando designen de modo rigido, no establecen otro aspecto que el nexo causal (26) que permite determinarlos como rigidos;

vii) es una exigencia para un enunciado de identidad a posteriori que este enuncie una relacion transmundana entre el referente de un termino rigido de jure y uno de facto; y

viii) el caracter de necesario de los enunciados de identidad que incluyen designadores rigidos viene dado por una tesis subsidiaria. Dicha tesis es que la relacion transmundana exige una comprension de la necesidad como necesidad metafisica (27). Desde ya debe ser claro que esta postura mantiene el desideratum inicial kripkeano, que los enunciados de identidad sean necesarios, incluso para el caso de los terminos generales que designen clases naturales.

III

III.1 Rechazo de la dicotomia nominativo-predicativo

En este apartado se desarrollaran las tesis propuestas para luego, en la seccion IV, discutir sus diferencias con algunas posturas alternativas. Probablemente el punto mas problematico sea dilucidar si es plausible sostener que haya terminos rigidos de facto para (los casos de) designar a las clases naturales. Se espera que esto se torne evidente a medida que avance el analisis. La discusion respecto a la rigidez para los terminos generales se encuentra dividida en al menos tres posturas: predicativa (28), nominativa (29) y aquellas alternativas que, sin tomar partido por ninguna de las dos anteriores, se encuentran implicitamente comprometidas con alguna de ellas. Entre esta ultima postura puede situarse Michael Devitt con su nocion de rigid application (30) y Jussi Haukioja con su propuesta denominada proto rigidity, la cual toma partido por la postura predicativa (31). La presente propuesta considera que tal tricotomia es erronea: la concepcion kripkeana considera tanto la concepcion nominativa como la predicativa en el caso de los terminos generales. Este descarte de la mentada tricotomia, dicho asi, parece totalmente implausible. Como se ha revisado, Kripke fue enfatico en que ciertos terminos generales designan la misma clase de cosa, y que entender dichos terminos como predicados solo llevaria a distinciones triviales como "ser tigre" dicho de "tigre". De esto se deriva la primera y la tercera tesis propuesta en la seccion II, practicamente incuestionable desde la concepcion kripkeana, de que ciertos terminos generales son rigidos de jure, si es aceptado su designatum: la misma clase de cosa. Sin embargo, a traves de su posicion esencialista, abrio paso a que ciertos predicados fuesen considerados como rigidos. En rigor, esto se remonta al prefacio de Naming and Necessity. Alli, en la nota 21, Kripke establece que entiende por un termino rigido de facto: "una descripcion tal como 'la x tal que Fx' usa un predicado 'F' que es verdadero de uno y el mismo objeto unico en todo mundo posible (por ejemplo, 'el menor de los numeros primos' designa rigidamente el numero dos)" (32). Por lo tanto, sobre este punto es que este escrito se apoya para plantear como plausible que "[H.sub.2]O" y "sustancia con numero atomico 79" constituyen casos paradigmaticos de terminos rigidos de facto. Ben S. Cordry, en el inicio de su articulo "Necessity and Rigidly Designating Kind Terms", enuncia muy bien este punto: "lo que importa, lo que hace que sea agua, es que guarda una cierta relacion de semejanza con instancias de agua en el mundo real--a saber, que tiene la misma propiedad constitutiva" (33). Dicha propiedad corresponde a "ser [H.sub.2]O". Cordry coincide de este modo con la tesis ii), y afirma: "cosas como '[H.sub.2]O', 'corriente de fotones', y otras semejantes son claramente descripciones. Asi, si ellos son rigidos, deben ser rigidos de facto. Las identificaciones teoricas implican tanto un designador rigido de jure como uno de facto" (34). No obstante, las consecuencias que Cordry deriva de esto no coinciden con las tesis propuestas anteriormente.

Para comprender la importancia de dichos terminos de facto conviene considerar la postura de Cook (35) analizada por Cordry. Este afirma que cabe un modo plausible de sostener que la nocion de rigidez es relativa a un mundo (world relative). Esto permitiria, desde su punto de vista, enfrentar el problema de la variacion de la extension, tal como que "tigre" difiera en los objetos que son sus miembros en distintos mundos posibles. La propuesta de Cook es que "agua" designa rigidamente la clase de todas aquellas sustancias de las que es verdad atribuir el termino "agua" en todo mundo posible, independiente de que aquello que sea agua varie en dichos mundos posibles, que designe sustancias distintas. Esto, evidentemente, es incorrecto. El problema surge si se considera el rechazo de esta posibilidad de modo explicito por parte de Putnam, a saber, que "agua" designase "[H.sub.2]O" en el mundo actual y "XYZ" en un mundo posible. Por lo tanto, en lugar de ello se opta porque "agua" designe la misma sustancia que "agua" designa en el mundo actual. El error de Cook, por tanto, no esta en lo que afirma, sino en lo que calla: es necesario para la determinacion de la rigidez de "agua" establecer sus propiedades esenciales, su estructura interna. Solo de este modo se evita la critica de Putnam. Asi dice Cordry: "en la teoria de Cook, parece en principio posible para un termino designar rigidamente a cada uno de los objetos de un conjunto sin que haya una propiedad constituyente 'mundo- constante"' (36). Tanto para Putnam como para Kripke lo que hace que "agua" designe la misma clase natural es compartir las mismas propiedades esenciales constitutivas. La estipulacion de jure de "agua" no basta para afirmar que es la misma clase natural en toda situacion contrafactica que mantiene su estructura interna. Esto es completamente acorde con un rechazo de que la teoria de la referencia determine que propiedades cumplen con este rol, critica recurrente en este punto. Se trata de que, una vez que se establece una cierta propiedad P como constitutiva y esencial de una cierta clase C, entonces dicha propiedad no puede faltarle a tal clase en ninguna situacion contrafactica. Esto es tarea de las ciencias y la metafisica, y una teoria de la referencia lo enuncia. Lo anterior conduce a la siguiente hipotesis: si terminos como "[H.sub.2]O" y "sustancia con numero atomico 79" designan una clase natural de modo rigido y propiedad(es) esencial(es) de esta, entonces i) dicho termino es rigido de facto pues establece una descripcion y no estipula un nombre y ii) consecuentemente con la nocion kripkeana de que es un termino rigido de facto, su caracter es predicativo, no nominativo. De este modo, la dicotomia nominativo/predicativo no exige que todos los designadores rigidos para clases naturales sean de jure o de facto, pues enunciados como "agua es [H.sub.2]O" y "oro es el numero atomico 79" designan una clase, establecen una propiedad esencial constitutiva de esta y son comprendidos como enunciados de identidad necesarios si son verdaderos. Esto ultimo, a partir de la propuesta bicondicional de Soames, puede parecer problematico. Conviene revisar sucintamente este punto.

III.2 Bicondicionalidad

Scott Soames propone que los terminos generales son principalmente predicativos. De ello deriva su rechazo a que casos como "rojo es un color" sean ejemplos paradigmaticos del uso de "rojo". Un predicado puede ser considerado como esencial si cumple la siguiente condicion: "un predicado P es esencialista si y solo si para todos los mundos posibles w y objetos o, si P se aplica a o respecto a w, entonces P se aplica a o en todos los mundos en los que o existe" (37). Soames intenta evidenciar que tal condicion no exige ser cumplida solo por un termino que designe la misma clase de cosa, esto no es una exigencia de su propuesta. En efecto, al no aceptar esto establece un rechazo a la concepcion kripkeana, pues dicha nocion de designar la misma clase de cosa conduce a la nocion de rigidez mentada. En rigor, su critica apunta a la base de tal postura, pues no reconoce que haya un termino general rigido que designe. A partir del ejemplo "los gatos son animales" (38), lo primero que establece Soames es que dicho enunciado no es de identidad. Su formalizacion es

[atane a todos] x (x es un gato [flecha diestra] x es un animal) (39).

Soames destaca que tal implicacion no exige suficiencia, algo que segun su punto de vista debiese cumplir un predicado esencial. De tal modo propone que

[atane a todos]x (Ax [flecha diestra y siniestra] Bx) (40).

Y este enunciado bicondicional presenta dos problemas que Soames intenta evidenciar como un descarte de la rigidez: i) dicho bicondicional cuantificado tiene como dominio a objetos, y no a (un) objeto(s) abstracto(s) distinto(s) de la extension asignada a cada uno de los predicados, y ii) como consecuencia de lo anterior, nada impide que en cierta situacion contrafactica no sea el caso que A y no -B o B y no -A, pues son en principio dominios distintos. Si esto es asi, la idea de un enunciado necesario necesita de una distincion. Lo que discute Soames es si lo que afirma el bicondicional en contextos modales es

[??][atane a todos] x (Ax [flecha diestra] Bx) o [atane a todos]x [??] (Ax [flecha diestra] Bx) (41).

La universalidad del cuantificador la entiende Soames como restringida al mundo actual, de modo que es condicion necesaria para afirmar que un predicado se cumple el que el objeto del cual se predica exista. Dado que el caso revisado es el de implicacion, Soames reconoce que no puede darse el caso anteriormente mencionado de que se cumpla el antecedente y no el consecuente. Esto es facil de entender si se reconoce que el dominio no posee objetos posibles, sino los actualmente existentes. Por lo tanto, el operador de necesidad, desde esta perspectiva, solo se atribuye de re a los objetos actualmente existentes. Si esto es asi, la rigidez y la esencialidad se entienden del siguiente modo: "la rigidez/esencialidad de los predicados garantiza que cualquier objeto que es A y B en el mundo actual debe ser A y B en cada mundo en el cual este exista; a su vez, cualquiera que exista en el mundo actual sin ser A ni B no puede ser A ni B en ningun mundo" (42).

El argumento de Soames concluye que esto no descarta que un objeto que no existe en m1 (no) exista en m2. Asi, al estar fuera del dominio de necesidad (que determina el mundo actual m1) no es imposible que cumpla solo con uno de los predicados y que, por tanto, no sea una verdad necesaria que si A, entonces B (43). Se puede decir que la inviabilidad de esta posicion se debe en parte a que la clase natural depende de sus instancias, junto con el descarte de un rol nominativo para el caso de un termino general. Debe explicitarse que aquello que permite mantener la propuesta kripkeana de enunciados de identidad, en lugar de enunciados cuantificables (como los que tambien propone Salmon (44)), es que Kripke establece el mismo designatum para ambos terminos rigidos. Un termino rigido de facto no tiene un designatum distinto que uno de jure (si por supuesto designan el mismo objeto O o clase C). Esto, ademas, no debe conducir a descartar la importancia de los terminos rigidos de jure en los casos mencionados: son estos los que permiten no derivar en una postura descriptivista de la rigidez (45) en los terminos generales, con las consecuencias conocidas. Es el nexo entre ambos terminos (de jure y de facto) lo que permite establecer finalmente la relacion de misma clase que Kripke esbozo en su tercera conferencia. Con dicha relacion, la estipulacion no se torna arbitraria y la descripcion no se torna contingente (en el sentido de que, sin el termino rigido de jure, puede designar diversas clases, si un nombre no ha sido estipulado). Como sera revisado en la seccion IV, esto permite afirmar (46) que un termino general refiera, postura que Soames tambien explicita.

III.3 Diferencias respecto a la postura de Cordry: el caso "soltero"

Si bien es cierto que en los puntos mencionados la presente propuesta concuerda con Cordry, hay un punto importante en el que difiere. Cordry argumenta, siguiendo a Hacking (47), que la distincion entre clase e instancias de la clase se puede llevar a cabo a partir de la distincion entre referente y extension: el referente seria la clase, la extension las instancias de la clase. Dejando de lado los problemas que esta dicotomia puede generar para los enunciados de identidad kripkeano, Cordry deriva de esta distincion la consecuencia de que terminos como "cosa verde" pueden ser comprendidos como rigidos, pues sus referentes tendrian esta como una propiedad constitutiva. Esto no puede ser asi. En efecto, para defender esto, Cordry establece las nociones de condicion de atributo (attribute condition) y condicion de extension (extension condition). Por la primera entiende "los terminos de clase que designan rigidamente seleccionan objetos con la misma propiedad constitutiva en todos los mundos posibles", y por la segunda "si N es un termino de clase que designa rigidamente y O esta en la extension de N en algun mundo posible, entonces O esta en la extension de N en todos los mundos posibles en los que O exista" (48). Es decir, ya que Cordry acepta que terminos como "soltero" tengan una propiedad constitutiva, debe disociar de algun modo esto de su variacion de extension. La consecuencia es que Cordry acepta de modo parcial la rigidez de terminos como "soltero", pues segun el cumplen con la condicion atributiva. Por otra parte, como su extension varia, y un sujeto S que es soltero en el mundo actual puede no serlo en un mundo posible (y uno que no es soltero en el mundo actual puede serlo en un mundo posible), Cordry propone que en este punto no es rigido. Sin embargo, parece obviar que una propiedad constitutiva no debiese permitir casos como el anterior y que, si "soltero" cumpliese con esta condicion atributiva, debiese cumplir al mismo tiempo con la de su extension. Esto no puede ser aceptado, ni mucho menos que de algun modo "soltero" sea entendido como rigido. De este modo, si bien Cordry acierta en mantener el objetivo kripkeano de designar la misma clase, no puede evitar extender esto a clases que dificilmente Kripke aceptaria como rigidas. No obstante, siendo que en este punto el problema de fondo es determinar que clase es natural y que clase no (y esto no le compete a una teoria de la referencia), solo puede mantenerse el desideratum inicial, tal que se rechace una cierta propiedad constitutiva en casos como "soltero" (49). Por lo demas, esto queda en evidencia a partir de la diferencia de las respuestas a i) si un sujeto S puede no ser soltero, sin dejar de ser tal sujeto S, y a ii) si un sujeto S puede dejar de ser humano, sin dejar de ser tal sujeto S (50). Evidentemente las respuestas difieren, y a ello apuntan las intuiciones esencialistas kripkeanas. Por lo demas, refleja que la condicion de extension exigida por Cordry no se cumple, pues no es el caso que un sujeto S que es soltero en un mundo posible, deba serlo en todo mundo posible. Para cerrar este punto, basta considerar que Kripke y Putnam apelan a una necesidad metafisica, y casos como "soltero" apelan, al parecer, a una necesidad logica. Asi, tanto la tesis ii) como la iv) son plausibles: ii) ciertos terminos generales rigidos como "[H.sub.2]O", "atomo con numero atomico 79" y "mamifero" son rigidos de facto, y iv) un termino rigido de facto describe el referente designado por un termino rigido de jure (si es que lo hay). Las tesis restantes, si bien han sido mencionadas en lo anterior, exigen considerarse con mayor detalle.

III.4 El problema de la divergencia

El problema denominado de la divergencia (divergence problem) por Cordry, y que sera relacionado con LaPorte, constituye un serio escollo para sostener que los enunciados de identidad para terminos generales sean determinados por un termino de jure y un termino de facto. Mas aun, conlleva un cierto rechazo a su defendida necesidad. Antes de enfrentar esa cuestion, conviene insistir en que la postura de este escrito afirma la necesidad de dichos enunciados, porque son la principal consecuencia de ellos en la postura kripkeana, pero mantiene a su vez que establecer los fundamentos para dicha necesidad metafisica escapa a una teoria de la referencia.

En primer lugar, una diferencia importante entre enunciados como "hespero es fosforo" y "oro es la sustancia compuesta por atomos con numero atomico 79" es que el primero no explicita ninguna caracteristica de su designatum: corresponde a un enunciado con dos terminos rigidos de jure. No ocurre lo mismo con el segundo: entrega un criterio de identidad para la clase designada. Sin embargo, lo que ocurre en el caso de "hespero es fosforo" tambien puede darse en los terminos generales. "Tigre es Felis tigris" (51) es el ejemplo de Salmon para un caso de enunciado de identidad que considera dos terminos rigidos de jure. El contexto en que es enunciado esto puede llevar a confusiones. Salmon se encuentra discutiendo la diferencia de extension entre "tigre" y "miembro de la especie que sirve como mascota a la Universidad de Princeton" (52), de modo tal que esto devele la diferencia entre una clase natural y una que no lo es (53). Esto lo consigue al considerar una situacion contrafactica que designe otro animal distinto de tigre dicho de "miembro de la especie que sirve como mascota a la Universidad de Princeton". Asi, esto podria llevar a rechazar la tesis vi) propuesta, a saber: enunciados de identidad que incluyen dos terminos generales de jure (de la misma clase), si bien pueden ser conocidos a posteriori, no expresan una condicion de identidad. Es decir, al constituir una estipulacion, aun cuando designen de modo rigido, no establecen otro aspecto que el nexo causal que permite determinarlos como rigidos.

Pues si lo que permite distinguir "tigre" de "miembro de la especie que sirve como mascota a la Universidad de Princeton" es la necesidad de un enunciado como "Tigre es Felis tigris" (54), entonces no es correcta la tesis vi) propuesta, pues si expresaria una distincion entre propiedades esenciales y no la sola estipulacion de "tigre" y "Felis tigris" como de jure. Sin embargo, no es precisamente que el enunciado "Tigre es Felis tigris" permita distinguir "tigre" de "miembro de la especie que sirve como mascota a la Universidad de Princeton". En rigor, lo que permite distinguir ambas es la situacion contrafactica en la cual no coinciden ambos designadores de clases, ?cual es el objetivo de mencionar esto? No es rechazar la necesidad del enunciado "Tigre es Felis tigris", sino sostener que este no expresa ningun criterio de identidad, y que es este criterio implicito (el que se hace explicito a traves del termino rigido de facto que no es enunciado en estos casos) el que permite afirmar como necesarios enunciados como el anterior (55). La tesis vi) es plausible si se considera esto. La postura de la divergencia, en pocas palabras, se centra en el aludido nexo entre terminos rigidos de jure y de facto en el caso de los terminos generales. Su hipotesis es que un termino general de facto designa rigidamente, pero no a la clase con la que es asociado a traves de un termino rigido de jure. En otras palabras, considera que el nexo entre terminos rigidos de jure y de facto en los terminos generales no conduce a enunciados necesarios verdaderos. Esto debido a que se considera que ambos terminos pueden designar clases distintas (56). Simplemente exige que se acepte que casos como "oro" y "sustancia compuesta por atomos de numero atomico 79" puedan designar clases distintas. Cordry pretende evitar este problema considerando lo que este denomina el "contenido condicionado" (content conditioned) (57), aunado con su distincion entre atribucion y extension. El contenido condicionado sostiene que el referente de dos terminos rigidos, uno de jure y uno de facto (de la misma clase en el mundo actual), pueda variar en su extension como resultado de un cambio en la descripcion rigida. Para Cordry, asi como "acido" puede incluir tanto "HCL" como otros casos de acido, tambien "agua" puede incluir otros casos distintos que "[H.sub.2]O". De esto deriva la necesidad de "agua es [H.sub.2]O", sin restringir que quepan casos en que sea verdadero afirmar "agua no es [H.sub.2]O" (58). Para el, un modo de responder a casos como "agua es [H.sub.2]O", sin descartar su necesidad, es apelar a un supuesto descripcional, sin especificar que dicho supuesto corresponda a una sola clase. Esto, de algun modo, echa por tierra una de las tesis centrales de la postura kripkeana: la plausibilidad de una propiedad esencial. Es decir, para Cordry, si bien es plausible que un enunciado como "agua es [H.sub.2]O" sea necesariamente verdadero, el considera que ya que [H.sub.2]O es un termino rigido de facto, no es implausible sostener que otros terminos rigidos de facto (que expresen otra estructura interna) puedan corresponderle de modo necesario al agua, ya que la referencia del termino "agua" es solo objeto de estipulacion (59). Esto atenta contra la intencion kripkeana. Si bien es cierto, Kripke nunca preciso que un termino rigido de facto pudiese aplicarse a los terminos generales, es conditio sine qua non que, si eso es asi, su nexo sea con una y solo una clase, con una y solo una propiedad. Cordry implicitamente sostiene la hipotesis de que diversos terminos rigidos de facto designen una misma clase y, si bien esto no es descartable de antemano, si lo es que en ese caso dichos terminos no debiesen excluirse si ambos apuntan a la designacion de la estructura interna, que de entrada solo puede ser una. En la revision de los antecedentes directos, se menciono precisamente este mismo caso. El supuesto de Putnam de XYZ y [H.sub.2]O como dos tipos de una misma clase es la unica salida plausible a este problema (60), pero es una postura contrafactica, Putnam no esta afirmando que tal sea el caso, sino que si lo fuese, la respuesta ya esta dada, pues corresponderian a subclases de la clase "agua". No obstante, ni siquiera esto es satisfactorio, la unica postura plausible es que a un termino rigido de jure, si refiere lo mismo que mas de un termino rigido de facto, estos no se excluyan. Esto lleva, finalmente, a una consecuencia interesante que no puede ser desarrollada aqui: en dichos casos vislumbrados por Putnam, [H.sub.2]O y XYZ ya no pueden ser entendidos como terminos rigidos de facto, sino como de jure. Dicho de otro modo, ya no cumplen el rol de determinar propiedad(es) esencial(es), sino un tipo de clase. Ante lo que la pregunta inmediata es ?no es entonces este el rol de todo termino rigido de facto, enunciar un tipo de clase a partir de una(s) propiedad(es) esencial(es)? Todo parece indicar que esto es implausible, pues seria reconocer como fin principal de dichos terminos estipular un nombre, mas que establecer una propiedad esencial. De este modo, se pone en evidencia que la tesis vii), a saber: es una exigencia para un enunciado de identidad a posteriori que este enuncie una relacion transmundana entre el referente de un termino rigido de jure y uno de facto; recoge las intuiciones kripkeanas y putnameanas de un modo plausible. Manifiesta la relacion transmundana a traves de ciertas condiciones de identidad, y rechaza a su vez que esto se extienda a toda descripcion definida. Por su parte, la tesis viii): el caracter de necesario de los enunciados de identidad que incluyen designadores rigidos viene dado por una tesis subsidiaria. Dicha tesis es que la relacion transmundana exige una comprension de la necesidad como necesidad metafisica, respeta un presupuesto de la nocion de rigidez (la afirmacion de que conduce a un enunciado necesario a posteriori). Supuesto que si bien puede ser cuestionado, como de hecho se espera hacerlo en un escrito ulterior (61), es primordial para mantener la nocion de rigidez en los terminos generales para clases naturales (62).

Ya que la consecuencia mas implausible derivada de la tesis de la divergencia es aceptar que "agua no es [H.sub.2]O" pueda ser verdadera, se considera que dicha postura debe ser descartada. El rechazo que genera un termino rigido de facto, no obstante, es comprensible. Da la impresion de que es un modo de reabrir las puertas al descriptivismo. Pero tal conclusion no debiese seguirse, si se considera que, por caso, no incluye las descripciones trivialmente necesarias que incluyen el operador modal actual (63), ni tampoco extiende esto a cualquier descripcion definida. Cordry intento desligar la estructura de dicha descripcion, que es entendida como rigida de facto, de la estructura de los nombres (algun nombre), que es entendida como dando lugar a designadores rigidos de jure, con los resultados ya discutidos.

IV

IV.1 Contraste con la nocion de aplicacion rigida

Conviene observar que alternativas no se han guiado por las tesis anteriores. Michael Devitt, en su articulo "Rigid Application" (64), rechaza no una sino varias de las tesis enunciadas. En efecto, pretende establecer una nocion de rigidez distinta de la esbozada por Kripke. Su nocion de aplicacion intenta reemplazar la de designacion de un termino general. Al inicio de este escrito, Devitt plantea lo siguiente: "los terminos de clase que Kripke tiene en mente son predicados y no es obvio que estos designan del todo" (65). Es decir, Devitt rechaza que un termino general rigido pueda cumplir el rol de un nombre. Mas importante aun, afirma que si fuese el caso que dicho termino ocupase el lugar del sujeto en un enunciado, este deberia ser entendido como la suma mereologica de sus partes, como en el caso, desde su punto de vista, de "agua". La consecuencia es que "entonces este es ciertamente no rigido: 'agua' designara diferentes sumas de agua en diferentes mundos" (66).

Y de este modo descarta la posibilidad de que un termino general sea rigido si es que cumple el rol de un nombre (posibilidad que Devitt tambien descarta). La propuesta de Devitt es que un termino general se aplica rigidamente a su extension. Consecuentemente, rechaza que un termino general pueda designar una clase, obviando de este modo la revisada postura kripkeana de que dichos terminos designan la misma clase de cosa. Los motivos que le llevaron a tal rechazo no son, sin embargo, ineludibles (67). Una de las razones principales que mueve a Devitt a tal postura es su defensa de que un termino rigido tiene como objetivo principal descartar el descriptivismo. Esto ya lo habia afirmado Salmon (68). Sin embargo, si bien esto es asi, no descarta (a partir de lo propuesto en este enscrito) que el caso de predicados esenciales sea la excepcion o, dicho de otro modo, no rechaza las consecuencias metafisicas que la nocion de rigidez pueda evidenciar. Para ser mas explicitos, tal objetivo inicial de descartar el descriptivismo no le impide a Kripke plantear terminos rigidos de facto. Devitt se equivoca al descartar tales excepciones en los terminos generales para clases naturales para llevar a cabo su propuesta de sustituir la designacion en los terminos generales por la aplicacion de los mismos, pues si bien acepta predicados esenciales, lo hace de modo tal que la nocion es trivializada (69). Para que esto se vea claramente, debe mencionarse como entiende el la nocion de aplicacion rigida (rigid application): "un termino general 'F' es aplicado rigidamente si y solo si es tal que este se aplica a un objeto en cualquier mundo posible, entonces este se aplica a un objeto en cada mundo posible en el que el objeto existe. Similarmente para un termino de masa" (70).

Su postura, de modo evidente, es predicativa y, lineas abajo, retoma la postura esencialista en los predicados que pueden ser aplicados rigidamente. De un modo interesante, Devitt no ve problemas en afirmar: "como usamos 'oro', este se aplica a grupos de cosas en el mundo actual con numero atomico 79" (71). Si se acepta que las comillas evidencian que termino es el que esta siendo entendido como rigid applier, solo "oro" cumple con esta exigencia. Devitt implicitamente no acepta que "numero atomico 79" cumpla con su condicion de ser aplicado rigidamente (72) y, para evitar esto, considera que el predicado que cumple con dicha condicion es "ser oro", y es esencial que todo trozo de oro sea oro. No dice que tal conclusion solo utiliza un posible predicado, si es que se acepta que "ser oro" lo es. No dice que el criterio de identidad de modo velado viene expresado por "numero atomico 79", y no por "oro" (que es de jure). Y no lo dice porque esto conlleva una aceptacion de un descriptivismo, pero solo en tanto rigido de facto, en su defensa de la rigid application. Es evidente que si "ser oro" es un predicado dicho de una cierta extension, el enunciado "oro es el numero atomico 79" constituye para Devitt una relacion entre un nombre y un predicado. Por supuesto, una vez que ha hecho esto, nada le impide fortalecer su postura a partir de la no trivializacion de la aplicacion de estos terminos, como en el caso de "ser amarillo" dicho de oro, pero ya sabiendo que su predicado esencial es "numero atomico 79". Para el caso de "soltero" el problema se complica. Devitt se libera facilmente de la trivializacion argumentando que la extension de dicho termino puede variar. Esto es correcto, pero por la razones equivocadas. "Soltero", caso paradigmatico de las mentadas clases nominales de LaPorte, solo puede ser rechazado como rigid applier, si Devitt da cuenta de que "los solteros son no casados" no es esencial dicho de "soltero". En otras palabras, tal propiedad esencial lo es por necesidad logica, no metafisica y, ademas, no cumple con la exigencia kripkeana de evidenciar la estructura interna de la clase de cosa. Devitt, en su intento por no comprometerse con esta postura esencialista estructural (si se permite el nexo), prefiere obviar el argumento de que "soltero" no es esencial de un sujeto S, porque dicho sujeto S sigue siendo tal sujeto S aun cuando no cumpla con este predicado: no es su estructura interna. Si Devitt hubiese mencionado el enunciado "los solteros son no casados", ?como rechaza que esto es esencial dicho de "soltero"? ?Como rechaza que en toda situacion contrafactica, si un sujeto S es soltero, entonces es no casado? No hay respuesta. De este modo, lo que ha criticado Devitt de los entes abstractos, una suerte de fauna metafisica desechable, lo esta llevando a cabo de modo distinto a traves de su nocion de rigid application, comprometiendose con predicados esenciales entendidos como abstractos. Pero ha perdido de vista que ambos son una exigencia para la postura kripkeana. Dado que no es posible extenderse mas sobre este punto, reste destacar las tesis que Devitt no acepta: no acepta i) porque no reconoce el rol semantico de nombre como rigido en los terminos generales; no acepta ii) porque, acorde con su postura extrema antidescriptivista, ni siquiera considera las excepciones kripkeanas de facto. Derivado de i), no acepta iii) porque un termino rigido de jure exige mera estipulacion, no determinacion de un predicado esencial. Como consecuencia de lo anterior rechaza iv), v), vi) y vii), pues todas exigen una relacion entre terminos rigidos de jure y de facto. Finalmente, la tesis viii) es considerada como errada, considerando el rechazo de Devitt a los terminos rigidos de facto. El ejemplo que da es paradigmatico: "cualquier cosa es agua si y solo si es [H.sub.2]O" (73). Cabe recordar que Devitt exige considerar la extension del termino general y por ello el cuantificador cualquier al principio. El rechazo de la necesidad de este enunciado no es del todo errado. Es rechazado que la rigidez de los terminos baste para afirmar que tal consecuencia se sigue. Esto es acorde con la postura kripkeana. No es la nocion de rigidez en tanto termino referencial la que otorga el caracter necesario de los enunciados revisados, sino un dato empirico. Sin embargo, las razones de Devitt difieren de lo anterior, pues este afirma que tal condicion no se cumple debido a que nada asegura que "agua" y "[H.sub.2]O" se apliquen al mismo objeto en toda situacion contrafactica. En particular, descarta que esto se cumpla de modo necesario en entes no actuales: "la rigidez determina que cuando uno de los terminos se aplica a algun objeto no actual en un mundo, este lo hara en cualquier mundo donde ese objeto exista. Pero esto no determina que el otro termino se aplique al mismo objeto en esos mundos, lo cual es lo que necesitamos para establecer la necesidad" (74).

Esto, que para Devitt es la excepcion de su propuesta, conlleva al descarte de que casos como "agua" y "[H.sub.2]O" puedan constituir un enunciado necesario. Esta es tal vez la evidencia mas clara del alejamiento de lo que la nocion de rigidez pretendia alcanzar.

IV.2 La propuesta de LaPorten

Estrechamente relacionada con lo anterior, conviene considerar la postura de LaPorte desarrollada en su escrito "Rigidity and Kind" (75). En el, LaPorte rechaza que la nocion de rigidez se restrinja solo a clases naturales, aceptando la inclusion de clases artificiales. Asi, siguiendo a Donnellan, Mondadori y Boer (76), LaPorte sostiene que un termino general designa un ente abstracto, una clase. Con esto pretende mantener la rigidez de terminos como "agua" y "[H.sub.2]O" (77). ?Presenta algun problema esta asimilacion de la nocion de rigidez a clases no naturales? El problema es complejo, pues la evidencia a favor de tal postura aparece al menos en Putnam con el termino "lapiz" (78). El punto es tambien critico, pues si se acepta tal extension, la nocion de rigidez parece trivializarse nuevamente. Para evitar esto, LaPorte elabora una postura antidescriptivista a partir de la cual simplemente no se cumpla que todo termino que designa una clase sea rigido, sin rechazar que ciertos terminos para clases artificiales lo sean. Sin embargo, el argumento falla. En primer lugar, LaPorte sostiene que determinar aquello que se entiende por rigido en los terminos generales a partir de la extension es inviable, ya que la sola variacion de esta misma exigiria rechazar la rigidez. Si se designa una clase, el problema se evita, es esta lo designado (79). En este punto, LaPorte cumple con el objetivo kripkeano. Sin embargo, el ulterior problema que se le presenta es el denominado por Devitt "realismo selectivo" (80). Si bien es cierto que LaPorte incluye clases artificiales entre los designadores rigidos de los terminos generales, intenta a su vez restringir esto. Para ello, establece como condicion la no descripcionalidad, aceptando la critica de Schwartz en este punto, pero rechazando que esto debe cumplirse solamente en el caso de las clases naturales (81). Segun LaPorte, terminos como "soltero" y "cazador" son instancias de la clase "solteria" y "caceria" que cumplen con la exigencia de no ser descriptivas. De este modo considera que responde a la critica de Putnam (82) a los terminos que este denomina de un criterio (one criterion), como en el caso de "cazador" entendido como "alguien que caza", que son determinados analiticamente y, mas importante aun, son considerados no como terminos referenciales de alguna clase, como si lo es "caceria". La exigencia de no descripcionalidad absoluta conduce a LaPorte a plantear como casos paradigmaticos de enunciados de identidad para clases aquellos que consideran dos terminos rigidos de jure. Es decir, ya no es la condicion de una propiedad esencial la que establece si dos terminos para clases son o no rigidos dichos del mismo designatum. LaPorte defiende que con esto tiene un argumento fuerte tanto para mantener las clases artificiales como designadores rigidos, como para rechazar que toda clase cumpla con esta exigencia. Luego, la nocion de rigidez no es trivializada. Cordry da luces de por que esto no es asi: "en efecto, terminos de clase como 'soltero' y 'cosa verde' parecen ser designadores rigidos ... desde que ellos seleccionan la misma clase de cosa en todos los mundos posibles--lo que es ser soltero en un mundo es lo mismo que es ser soltero en otro mundo" (83).

Los ejemplos que revisa LaPorte son esclarecedores para afirmar porque esto no es alcanzado. "Abeja", "Apis mellifera" y "la especie de insecto que es tipicamente criado por su miel" (84) son los primeros ejemplos. Los dos primeros son designadores rigidos, el tercero no. El tercer designador es descripcional, los dos primeros no, son estipulados y constituyen, aunque LaPorte no explicite esto, casos de terminos rigidos de jure. La conclusion es que enunciados necesarios para clases naturales exigen dos terminos rigidos de jure (85) y, consecuentemente, enunciados con terminos descripcionales no cumplen con esto. El segundo caso considera "clase soltero" (o si se prefiere "solteria") y "la clase mas comunmente discutida sobre su caracter de analitica" (86). Debe destacarse que no mencione "no casado" como otro termino rigido para dicha clase. No lo hace, porque esto es una descripcion rigida de dicha clase, pero analitica. De este modo, no cumple con la condicion kripkeana de ser determinable a posteriori (87). Esto debe precisarse un poco mas. LaPorte, en la nota 13, y como un modo de descartar que la rigidez determine lo que es real y lo que no, retoma la distincion de Locke (88) entre clase nominal y clase real, derivada de la distincion entre esencia real y esencia nominal. Con esto pretende defender que, al no ser propio de una teoria de la referencia determinar que es real y que es nominal, la nocion de rigidez no puede expresarlo. Sin embargo, la postura kripkeana parece estar mas acorde con lo siguiente: como es el mundo determina los terminos que pueden ser rigidos. Esto parece mas bien un presupuesto de la postura kripkeana, que una consecuencia. LaPorte dice: "lo que asegura la referencia de un termino a una clase con una desconocida esencia subyacente no es la rigidez, sino el mecanismo marcado por la teoria causal de la referencia" (89).

Esto, asi enunciado, es correcto. Al menos en un punto LaPorte tiene razon: no es errado sostener que un termino como "agua" sea rigido independientemente de si es conocido que es [H.sub.2]O. LaPorte fundamenta a partir de esto que es el nexo causal lo que establece la rigidez de un termino como "agua" en este caso, y eso tambien es correcto. Pero de ello deriva la consecuencia de que la nocion de rigidez y su correspondiente postura esencialista en las clases naturales no es motivo para rechazar que clases nominales sean rigidas a su vez. Dicho de otro modo, LaPorte de modo derivado acepta el criterio esencialista no nominal de dichas clases: "es la teoria causal la que permite que 'ballena' designe una esencia oculta. En la teoria causal lo que hace a una cosa pertenecer a la extension de 'ballena'... [son] las propiedades subyacentes y las relaciones que garantizan la mismidad de clase (los ejemplos paradigmaticos)" (90).

LaPorte concluye, de modo sorprendente, que lo que diferencia una clase nominal de una real (especificamente natural en este caso) no es la nocion de rigidez, sino el nexo causal: "es la teoria causal la que explica como un termino como 'ballena' es diferente de un termino como 'soltero'" (91). Es decir, LaPorte considera plausible que la nocion de rigidez no venga determinada por un nexo causal, que pueda por caso ser determinada a priori. Esto no puede ser asi, simplemente porque la rigidez es una consecuencia de la teoria causal de la referencia. El punto es importante, porque lo que LaPorte desarrolla es una postura a partir de la cual su compromiso con clases como designadores no deriva en un rechazo de las clases nominales como rigidas. Esto conduce a LaPorte a la extrana consecuencia de que simplemente las propiedades esenciales no tienen ni pueden tener incidencia en la nocion de rigidez. En efecto, esto le lleva a rechazar la incidencia de la nocion de indexicality (indexicalidad) putnamiana, desligando de este modo la rigidez de su compromiso con enunciados a posteriori. Para LaPorte es completamente acorde con la teoria causal de la referencia que clases como "solteria", que son determinadas a priori como "hombria no casada" no cumplan con indexicalidad alguna. Pero, como se ha mencionado anteriormente, esto devela la inconsistencia de la postura de LaPorte. Pues, si es determinado como a priori y analitico que "solteria" cumple con la condicion de ser "hombria no casada", pues asi lo sostiene LaPorte, ?como se explica que en la nota 12 de su escrito acepte que ambos puedan designar clases distintas? El rechazo de un nexo causal en las clases nominales conduce a LaPorte a estos problemas.

Por lo tanto, si bien LaPorte parece sostener aqui de un modo plausible la rigidez estipulativa de ciertas clases no naturales, y si bien establece tambien una diferencia clara con una descripcion, presenta dos serias falencias: i) establece solo via estipulacion que un enunciado de identidad es necesario, si es verdadero, y ii) si trivializa la nocion de rigidez, pues de modo implicito opta solo por terminos rigidos de jure para clases naturales y, mas controversial, establece una rigidez sin nexo causal a priori para las clases nominales. Asi, carece del criterio para descartar que toda clase estipulada de modo similar, y cumpliendo con la condicion de no ser descriptiva, no sea rigida. Dicho de otro modo, sin las condiciones de identidad que enuncian los terminos rigidos de facto en los terminos para clases, solo se torna a otro modo de trivializar la nocion, aun cuando se reconozca el designatum distinto de su extension. Lo mismo ocurre con "soda" y "la bebida que mi tio pide en las celebraciones del Super Bowl" (BMURASP) (92), y su enunciado de identidad estipulativo a traves del termino "pop" en "soda = pop".

Lo anterior se refuerza con el rechazo de LaPorte a que [H.sub.2]O se entienda como designador rigido de la misma clase: "asi '[H.sub.2]O' no nombra, por todo lo que se, la misma sustancia en todos los mundos posibles" (93). Para LaPorte, "[H.sub.2]O" puede ser entendido como un termino rigido, pero no de alguna sustancia, lo que aqui puede entenderse como la clase natural "agua", sino de una composicion quimica. Nuevamente, lo que parece plausible desde cierta arista, se ve opacado por sus consecuencias: no se considera que la esencia de cierta sustancia sea su composicion quimica. Y esto es mas implausible aun, considerando que lineas antes LaPorte defendia la nocion de hidden essence (esencia oculta). ?Si no es la composicion quimica en el caso de una sustancia, entonces que es? No obstante, debe mencionarse que esto conlleva un problema ulterior, que no es posible considerar en detalle en este escrito, y es que la composicion quimica no parece ser una condicion suficiente para distinguir clases naturales de las no naturales (94).

LaPorte, finalmente rechaza la nocion de termino rigido de facto, lo cual explica bastante bien lo anterior. "[H.sub.2]O", de este modo, debe ser entendido como termino rigido de jure de una composicion quimica. Esto seria plausible, si no fuese porque deriva en un descarte de la importancia del descubrimiento empirico, y de su incidencia en la determinacion de verdades necesarias a posteriori (95).

De este modo, LaPorte rechaza las siguientes tesis propuestas: ii) pues simplemente descarta que quepa afirmar terminos rigidos de facto en los terminos generales; derivado de esto, rechaza iv), v), vi) y vii). La tesis viii) es problematica. Todo parece indicar que LaPorte esta comprometido con la nocion de necesidad logica, pero no metafisica. Esto se apoya principalmente en su afirmacion de necesidad a priori y analitica en el caso de las clases nominales y, ademas, en su descarte de alguna incidencia importante de una propiedad esencial en la rigidez de jure de terminos generales.

V. Conclusion

La principal conclusion de lo anterior debe ser la siguiente: los enunciados que explicitan identidades teoricas son analizables de modo plausible a partir de la relacion de dos terminos rigidos, de jure y de facto. Esto deriva en un rechazo de la dicotomia nominativo-predicativo. El contrastar esto con las posturas de Devitt y LaPorte permitio a su vez evidenciar hacia donde puede conducir el rechazo de tal tesis. Esto, por otra parte, no debe ser comprendido como una tesis general de los enunciados necesarios a posteriori, pues no es del todo evidente que estos solo se den a traves de terminos rigidos. Como se ha discutido en vistas al desideratum kripkeano, la nocion de una propiedad esencial entendida como la estructura interna permite establecer una distincion entre clases naturales y no naturales. Pero no da cuenta de que diferencia hay, por su parte, entre clases naturales y no naturales que comparten el criterio de poseer una estructura interna. No obstante esto, la determinacion de que propiedad esencial le corresponde a cierta clase natural es tarea de las ciencias y la metafisica. Kripke, a traves de su nocion de necesario a posteriori, intento evidenciar esto. La distincion de jure y de facto en las clases naturales permite evitar las consecuencias del problema de la divergencia, de modo tal que no se puedan comprender como terminos que designan clases distintas. Esto, como se intento mostrar, probablemente es consecuencia de considerar ambos terminos como rigidos de jure. Este escrito tuvo como objetivo evidenciar las consecuencias que se derivan de una postura acorde con las pretensiones kripkeanas. Todo indica que la distincion aludida permite responder de mejor modo a ciertas cuestiones centrales en torno a la nocion de rigidez, si bien no a todas. Por lo demas, permite poner en discusion que rol le corresponde a un termino rigido de facto en los terminos generales, punto que no ha sido considerado en todo su detalle y que, como se ha intentado explicitar, arroja importantes luces sobre que consecuencias se extraen de los enunciados que afirman identidades teoricas.

Rafael Miranda

Pontificia Universidad Catolica de Valparaiso/Universidad Bernardo

O'Higgins, Chile

* La redaccion de este escrito ha sido posible gracias al apoyo de la Comision Nacional de Investigacion Cientifica y Tecnologica (CONICYT), Becas Chile y Becas Pontificia Universidad Catolica de Valparaiso. Se enmarca en el proyecto gubernamental Fondecyt Regular 1090002 "Universales Trascendentes y Metafisica Modal", profesor responsable doctor en Filosofia Jose Tomas Alvarado Marambio.

(1) En primer lugar quisiera agradecer a Jose Tomas Alvarado por su invaluable apoyo en la redaccion de este escrito. Sus comentarios y correcciones fueron muy importantes para el desarrollo del mismo.

(2) LaPorte, J., "Rigidity and Kind", en: Philosophical Studies, XCVII (2000), pp. 293-316; Devitt, M., "Rigid Application", en: Philosophical Studies, CXXV (2005), pp. 139-65.

(3) Agradezco aqui la observacion de Jose Tomas Alvarado, pues permite establecer un alcance: esto no se cumple para la relacion entre subclases de otra clase, como el caso de "perro", "gato" y "animal". Por lo tanto, si el punto tiene cierta plausibilidad, apunta a que ambos terminos rigidos de jure designen la misma clase y, si corresponden a una subclase de otra clase, se excluya la propiedad de pertenecer a tal clase para estos enunciados que pretenden distinguir ambas subclases. Esto debe ser asi, si se quiere mantener la exclusividad de ciertas propiedades para ciertas clases.

(4) Kripke, S., Naming and Neccessity, Oxford: Basil Blackwell Publishing, 1972. Posteriormente en Semantics of Natural Language, Davidson, D. y G. Harman (eds.), Dordrecht/ Boston: Springer, 1979. Version en espanol: Kripke, S., El nombrar y necesidad, Mexico D.F.: UNAM/Instituto de investigaciones filosoficas, 2005. Para efectos de este escrito, sera usada la version en espanol.

(5) Publicado por primera vez en Gunderson, K. (ed.), Language, Mind and Knowledge, Minneapolis: University of Minnesota Press, 1975. Version en espanol: "El significado del 'significado'", en: Putnam, H., La busqueda del significado, Madrid: Tecnos, 1991. Esta ultima sera la version de apoyo.

(6) Cf. Kripke, S., El nombrar y necesidad, p. 51.

(7) Enunciados de identidad no contingentes, como puede serlo el caso de "el perro es el mejor amigo del hombre". Este enunciado puede ser comprendido como una identificacion contingente de la clase natural "perro".

(8) Cf. Putnam, H., "El significado del 'significado'", p. 149.

(9) Ibid., Putnam sostiene que un enunciado metafisicamente necesario puede ser episte micamente contingente.

(10) Ibid., p. 160.

(11) Kripke, S., "Identidad y necesidad", en: Valdes Villanueva, L. (ed.), La busqueda del significado, Madrid: Tecnos, 1991, pp. 98-130. Publicado por primera vez como "Identity and Necessity", en: Munitz, M.K. (ed.), Identity and Individuation, Nueva York: New York University Press, 1971.

(12) En el inicio de "Identidad y necesidad" (cf., p. 99), Kripke muestra, a traves de la ley de sustitutividad de los identicos, la consecuencia de que sea necesario que x = y. Los pasos que el enuncia son los siguientes:

i) (x) (y) ((x = y) [flecha diestra] (Fx [flecha diestra] Fy)) Principio de indiscernibilidad de los identicos.

ii) (x) [??] (x = x) Identidad (modal) (necesaria) reflexiva.

iii) (x) (y) ((x = y) [flecha diestra] ([??] (x = x) [flecha diestra] [??] (x = y)) A partir de la sustitucion de Fx y Fy desde por [??] (x = x) y [??] (x = y) respectivamente.

iv) (x) (y) ((x = y) - [??] (x = y)) Simplificacion de iii). (13) Cf. Kripke, S., El nombrar y necesidad, p. 107.

(14) Ibid., Sobre este punto Kripke afirma: "ninguna verdad necesaria, sea a priori o a posteriori, podria haber resultado de otra manera" (p. 138).

(15) Aqui cabe precisar que se entiende por extension los objetos miembros de la clase. Agradezco a Jose Tomas Alvarado el mencionarme la importancia de explicitar esto.

(16) Ibid., p. 115.

(17) Ibid., p. 116. El termino para clase que usa Kripke en el texto original es kind.

(18) Ibid., p. 117.

(19) Ibid., p. 121.

(20) Ibid.

(21) Se entiende aqui por connotacion ciertas propiedades que determinan el significado del termino referencial.

(22) Ibid., p. 125. Aqui Kripke entiende por propiedades aquellas que son constatables "superficialmente" y contingentes.

(23) Ibid., p. 132ss.

(24) Ibid., p. 131.

(25) Los terminos de masa tienen entre sus caracteristicas el que aquello de lo que se dicen es divisible en partes y aquello de lo que se dicen no es enumerable (ser divisibles y no enumerables). Es decir, la division de oro o agua, por caso, da como resultado oro y agua. No son enumerables porque no responden a la pregunta ?cuantos? (how many), sino ?cuanto? (how much). Precisamente los terminos contables si responden a la pregunta how many, son enumerables, pero su division no da el mismo resultado que los terminos de masa, mass terms. Ocurre asi por ejemplo con el termino tigre.

(26) En este punto no se discute el problema de las cadenas causales vislumbrado por Michael Devitt (cf Designation, Nueva York: Columbia University Press, 1981). Se aceptan las criticas de que un bautismo inicial no sea una exigencia para la determinacion de la referencia, sino que mas bien lo sea el que dicho nexo este fundado (grounded) en una relacion causal con el objeto, que no debe ser necesariamente ostensiva. Cabe recordar que Kripke tambien considera esto, pero de modo derivado, dependiente del bautismo inicial. Es decir, lo considera como una condicion necesaria (aun cuando no todo sujeto que usa el nombre participe en el bautismo). Por lo discutido aqui, los problemas derivados de esto, como el cambio de referencia, no pueden ser abordados en detalle. Por otro lado, el denominado qua problem no afecta directamente la validez de la referencia de un termino general, sino mas bien el criterio de fijacion de la misma, que puede ser distinto de la afirmacion de una propiedad(es) entendida como esencial(es). Esto es lo que Kripke no considera como cuestion al intentar establecer un nexo directo. Esto si parece aplicarse a los terminos rigidos de facto.

(27) Nathan Salmon destaca que esto no exige entender la existencia como una propiedad necesaria, y que puede ser perfectamente entendido como un condicional tal que si x existe, y x es y, entonces es necesario que x es y (cf. Salmon, N., Reference and Essence, Nueva York: Prometheus Books, 2005, pp. 75ss.).

(28) Gomez-Torrente, M., "Rigidity and Essentiality", en: Mind, 115 (2006), pp. 227-59; Soames, S., Beyond Rigidity: The Unfinished Semantic Agenda of Naming and Necessity, Nueva York: Oxford University Press, 2002.

(29) Salmon, N., o.c.; LaPorte, J., o.c.

(30) Sera discutida en el apartado IV.

(31) Haukioja, J., "Proto Rigidity", en: Synthese, CL (2006), pp. 155-169.

(32) Kripke, S., El nombrar y necesidad, p. 26. Aun cuando esto coincide con el inicio de la propuesta sobre los terminos generales, acorde con lo que sera discutido a partir de LaPorte, cabe preguntarse porque el caso paradigmatico de un termino rigido de facto lo establece Kripke a partir de: i) un objeto y no una clase, ii) un objeto que, acorde con Salmon y con Kripke, es el referente de un termino estrictamente rigido (si un numero es entendido como un ente necesario) y iii) considerando un predicado que parece ser analitico a priori. Todo esto son cuestiones que deben desarrollarse ulteriormente en otro escrito.

(33) "What matters, what makes it water, is that it bears a certain sameness relation to instances of water in the actual world--namely, that it has the same constituting property" (Cordry, B.S., "Necessity and Rigidly Designating Kind Terms", en: Philosophical Studies, CXIX (2004), pp. 243-264). Aqui Cordry considera el caso contrafactico de que agua sea verde, y se pregunta que permite afirmar en dicho caso que siga siendo agua. Por lo demas, tambien acepta implicitamente la condicion kripkeana del dato empirico como posibilitando el nexo causal con al menos una instancia. Las tesis que guian este articulo responden a un desarrollo de la postura de Cordry, si bien hay un punto en el que difieren.

(34) "Things like '[H.sub.2]O', 'stream of photons', and such are clearly descriptions. So, if they are rigid, they must be de facto rigid. Theoretical identifications involve both a de jure rigid designator and a de facto rigid designator" (ibid., p. 255).

(35) Cook, M., "If 'Cat' is a Rigid Designator, What Does it Designate?", en: Philosophical Studies, XXXVII (1980), pp. 61-64.

(36) "On Cook's theory, it seems in principle possible for a term to rigidly designate each of a set of objects without there being a 'world-constant' constituting property" ("Necessity and Rigidly Designating Kind Terms", p. 245). Este problema tambien se presenta en LaPorte (o.c.) y sera discutido en la seccion IV.

(37) "A predicate P is essentialist if for all possible worlds w and objects o, if P applies to o with respect to w, then P applies to o in all worlds in which o exist" (Soames, S., Beyond Rigidity: The Unfinished Semantic Agenda of Naming and Necessity, p. 251).

(38) Ibid., p. 255.

(39) Ibid.

(40) Ibid.

(41) Ibid., p. 257.

(42) "The rigidity/essentiality of the predicates guarantees that any object that is both A and B in the actual world must be both an A and a B in every world in which it exists; likewise, anything that exists in the actual world while being neither an A nor a B cannot be an A or a B in any world" (ibid., p. 258).

(43) "It is false that theoretical identity sentences involving rigid natural kind predicates must be necessary if true" (ibid., p. 259). Si vale para todos los objetos del mundo actual que necesariamente si son A, entonces son B, esto no impide que no sea necesario que todo A es B, pues un objeto no actual no esta comprendido en el cuantificador de la primera proposicion. Agradezco a Jose Tomas Alvarado esta observacion.

(44) Salmon, N., o.c., pp. 81-82.

(45) Este puede ser un riesgo al centrarse en los terminos rigidos de facto.

(46) Cordry, B.S., o.c., p. 251.

(47) Hacking, I., Representing and Intervening: Introductory Topics in the Philosophy of Natural Science, Cambridge: Cambridge University Press, 1983, p. 80.

(48) "Rigidly designating kind terms pick out objects with the same constituing property in all possible worlds"; "If N is a rigidly designating kind term and O is in the extension of N in some possible world, then O is in the extension of N in all possible worlds in which O exists" (Cordry, B.S., o.c., p. 251).

(49) Dicha propiedad puede designar objetos que en otro mundo posible no necesiten ser solteros para ser, por ejemplo, hombres. Esto descarta que dicha propiedad sea constitutiva de cierto objeto: algo puede ser hombre sea o no soltero, luego dicho termino no designa una propiedad constitutiva. Esto parece ser un presupuesto de la postura kripkeana.

(50) Cf. Forbes, G., "Essentialism", en: Hale, B. y C. Wright (eds.), A Companion to the Philosophy of Language, Oxford: Blackwell Publishing, 1997, pp. 515-533. Lo dicho arriba concuerda con una postura aristotelica sobre lo que se entiende por accidental y, a su vez, por esencial. Forbes explica que una propiedad accidental puede entenderse del siguiente modo: "P is an accidental property of x if (i) x in fact possesses P but (ii) there is a way things could have gone according to which x lacks P (or x exists and lacks P)" (P es una propiedad accidental de x si y solo si (i) x en efecto posee P pero (ii) hay un modo en que las cosas pueden ser acorde con el cual x carece de P (o x existe y falta P)). Forbes, no obstante, mas que comprometerse con dicha restriccion, intenta al inicio de su escrito evidenciar algo obvio, tal como que para que se diferencien las propiedades esenciales de accidentales, ambas deben en principio ser dichas de x. Por lo demas, al menos el primer enunciado de propiedad accidental, como bien dice Forbes, deja abierta la posibilidad de que todas las propiedades sean accidentales. Por su parte, la segunda considera la existencia como una propiedad esencial, al igual que los ejemplos vistos, considera un individuo como caso paradigmatico.

(51) Salmon, N., o.c., p. 46.

(52) "Member of a species that serves as mascot for Princeton University" (ibid.).

(53) Esto no exige afirmar que a la clase "miembro de la especie que sirve como mascota a la Universidad de Princeton" no pueda corresponderle una clase natural, como "aguila". Quiere decir, mas bien, que la clase "miembro de la especie que sirve como mascota a la Universidad de Princeton" no corresponde en tanto dicha clase a una de caracter natural. De todos modos, el punto central es que la clase natural designada en el mundo actual no es (necesariamente) la misma que la designada en otros mundos posibles.

(54) Solo "tigre", y no "mascota de la Universidad de Princeton", designa rigidamente la misma clase K en todo mundo posible.

(55) Es a esto a lo que apunta Salmon al afirmar: "If a nondescriptional general term applies to some things but not others, then there must be something that the individuals in its extension have in common, by virtue of which the term applies to them but not anything else, even though the term is nondescriptional" (Si un termino general no descripcional se aplica a algunas cosas, pero no a otras, entonces debe haber algo que los individuos en su extension tengan en comun, por virtud de lo cual dicho termino se aplica a ellos, pero a nada mas, incluso aunque el termino sea no descripcional), (ibid., pp. 44-45).

(56) Cf. ibid., p. 43. Salmon, al distinguir entre extension metafisica y extension semantica, apuntaba a lo mismo. No obstante, este no aborda el problema entre terminos rigidos de jure y de facto. Su objetivo es determinar que terminos generales pueden ser considerados como rigidos, en contraste con las descripciones cuestionadas por la teoria de la referencia causal. La conclusion a la que llega Salmon es que aunque en el mundo actual puedan coincidir ambas extensiones, esto no ocurre asi en todo mundo posible. Para ello considera la nocion de intension semantica y metafisica, cumpliendo el rol de criterio de identidad. La idea intuitiva de Salmon es la misma que se esta discutiendo a partir de Cordry: puede que ambas clases difieran en alguna situacion contrafactica. Pero en el caso de dos terminos rigidos el problema se complica. Esto se desarrollara en el texto principal.

(57) Cordry, B.S., o.c., p. 257.

(58) Cf. Marti, G., "Rigidity and General Terms", en: Proceedings of the Aristotelian Society, CIV (2004), pp.129-146. Alli afirma, al inicio de su escrito: "For even though 'gold' and 'substance with atomic number 79' both express essential properties and are therefore rigid, and even though it is true that something is a sample of gold just in case it is a sample of the substance with atomic number 79, the rigidity of those terms does not preclude the existence of a non-actual sample of material in some world where the sample in question is gold but its atomic number is, say, 82" (Pues aunque "oro" y "sustancia con numero atomico 79" ambos expresan propiedades esenciales y son por lo tanto rigidos, y aun cuando es verdadero que algo es un ejemplo de oro solo en caso que es un ejemplo de la sustancia con numero atomico 79, la rigidez de aquellos terminos no excluye la existencia de un ejemplo no actual de material en algun mundo posible donde el ejemplo en cuestion es oro pero su numero atomico es, digamos, 82), p. 133. Marti, al igual que Salmon (cf. o.c., p. 254), pone en tela de juicio que verdades restringidas al mundo actual puedan derivar en necesarias. Lineas despues, Marti acepta que dichas restricciones actualistas pueden ser evitadas. Para lo que interesa aqui, debe destacarse que Marti considera implausible la postura esencialista, en parte porque no explica la diferencia semantica que hay entre nombres como "filosofo" y "oro".

(59) El punto aqui no es que un termino rigido de facto distinto, pero que designe la misma propiedad esencial, determine la misma clase, sino que sea otra propiedad la determinada como esencial y, ademas, que esta ultima no pueda darse conjuntamente con la propiedad anterior, como puede ser el caso paradigmatico de [H.sub.2]O y XYZ. Esto sera explicitado en el texto principal.

(60) Soames, S., "Is [H.sub.2]O a Liquid, or Water a Gas?", en: Philosophy and Phenomenological Research, XXXII (2006), pp. 635-639. Soames menciona alli el caso del oxido de deuterio como un caso de agua. Esto ya habia sido mencionado por el en Beyond Rigidity: The Unfinished Semantic Agenda of Naming and Necessity, p. 286.

(61) Cf. Almog, J., "Naming without Necessity", en: The Journal of Philosophy, LXXXIII, 4 (1986), pp. 210-242. Este escrito cuestiona que se fundamente una teoria de la referencia en una necesidad metafisica.

(62) Cf. Marti, G., o.c., p. 137. Marti defiende que, en el plano semantico, una intension que determine una funcion, por caso la propiedad "ser amarillo", no difiere de otra que, desde un punto de vista metafisico, no considere propiedad alguna. Esto constituye un argumento en contra de la distincion esencialista kripkeana. En efecto, Marti agrega de una propiedad como "el color favorito de Mary" lo siguiente: "The property of being Mary's favourite colour is represented by an intension that to each index of evaluation assigns the set of things that are Mary's favourite colour at that index of evaluation, perhaps the set of all yellow things at one index and the set of all blue things at another. And in this case, moreover, there really seems to be such a property even in an intuitive metaphysically oriented sense, for clearly there is something all these things in each world and across worlds have in common: each of them possesses the property of being Mary's favourite colour at the appropriate index. If that is the property/intension that 'Mary's favourite colour' designates, then that general term is rigid, and the same can be said about all general terms. So the argument goes. I think that there is no trivialisation problem, and that the objection rests on the failure to distinguish what is expressed by a general term and the property designated, which becomes apparent when we take seriously the idea that general terms designate universals" (La propiedad de ser el color favorito de Mary es representada por una intension, la cual asigna a cada indice de evaluacion el conjunto de cosas que son el color favorito de Mary en ese indice de evaluacion, tal vez el conjunto de todas las cosas amarillas en un indice y el de todas las azules en otro. Y en este caso, ademas, realmente parece que hay tal cosa como tal propiedad incluso en un sentido metafisicamente orientado, pues claramente hay algo que todas las cosas en cada mundo y a traves de los mundos tienen en comun: cada una de ellas posee la propiedad de ser el color favorito de Mary en el indice apropiado. Si es la propiedad/intension que el color favorito de Mary designa, entonces ese termino general es rigido, y lo mismo puede decirse acerca de todos los terminos generales. Asi procede el argumento. Pienso que no hay problema de trivializacion, y que la objecion descansa en la incapacidad para distinguir que es expresado por un termino general y la propiedad designada, la cual se vuelve aparente cuando tomamos seriamente la idea de que los terminos generales designan universales). Marti comparte, por tanto, la postura de que un termino general designa un ente abstracto, pero difiere de que dicha condicion restrinja la nocion de rigidez a clases naturales.

(63) Esto en el sentido de que sean consideradas como compartiendo el compromiso esencialista kripkeano.

(64) Devitt, M., "Rigid Application", pp. 139-165.

(65) "the kind terms Kripke has in mind are predicates and it is not obvious that they designate at all" (ibid., p. 140).

(66) "then it is certainly not rigid: Water' will designate different sums of water in different worlds" (ibid.). De modo sorprendente sostiene lineas abajo Devitt, luego de esbozar su critica a los entes abstractos de la postura de LaPorte, lo siguiente: "I shall then to go to develop and defended the alternative proposal according to which some kinds terms rigidly apply to the members of their extensions" (Debere desarrollar y defender la propuesta alternativa acorde con la cual algunos terminos de clase se aplican rigidamente a los miembros de su extension). Si bien es cierto que no corresponde a la misma nocion, es evidente que la critica de la tesis sobre la extension en el caso de "agua" deberia afectar de modo similar esta postura.

(67) El principal motivo responde al problema denominado "selective realism" (realismo selectivo), es decir el que se determine una clase como el designatum y que, conjuntamente, solo ciertas clases cumplan con la condicion requerida. Devitt argumenta que tal postura no puede ser aceptada por un nominalista y que por ello debe ser rechazada, teniendo en la mira una postura neutral en cuestiones de metafisica, que es lo que cree que el

consigue con su nocion de aplicacion. Si bien es cierto, tal compromiso no puede ser del todo rechazado desde lo afirmado por Kripke, es errado sostener que este compromiso metafisico determine lo que es v.g. agua. Kripke deriva esto a las ciencias y la metafisica, pero no acepta que agua designe algo distinto que una clase de cosa.

(68) Cf. Salmon, N., o.c.

(69) Equipara las descripciones "stuff that in the actual world is a soft, yellow element that is the most malleable and ductile metal" (cosa que en el mundo actual es un elemento suave, amarillo y que es el metal mas maleable y ductil) con "stuff with atomic number 79" (cosa con numero atomico 79) (cf. Debvitt, M., "Rigid Application", p. 147). Devitt obvia completamente la critica kripkeana de descripciones rigidificadas con el operador modal actual. Esto trivializa su nocion de rigid application.

(70) "A general term 'F' is a rigid applier if it is such that (is) it applies to an object in any possible world, then it applies to that object in every possible world in which the object exists. Similarly for a mass term" (ibid., p. 146).

(71) "As we use 'gold', it applies to lots of stuff in the actual world with atomic number 79" (ibid.).

(72) Como se ha mencionado en la nota 44, Devitt rechaza otorgarle la importancia que le corresponde a tal termino rigido de facto.

(73) Ibid., p. 152.

(74) "Rigidity determines that when one of the terms applies to some non actual stuff in a world it will do so also in any world where that stuff exists. But that does not determine that the other term will apply to that same stuff in those worlds, which is what we need to establish necessity" (ibid.).

(75) Cf. LaPorte, J., o.c.

(76) Donnellan, K., "Kripke and Putnam on Natural Kind Terms", en: Ginet, C. y S. Shoemaker (eds.), Knowledge and Mind, Oxford: Oxford University Press, 1983, pp. 84-104; Mondadori, F., "Interpreting Modal Semantics", en: Guenthner, F. y C. Rohrer (eds.), Studies in Formal Semantics, Amsterdam: North-Holland Publishing Co., 1978, pp. 13-40; Boer, S., "Substance and Kind: Reflections on the New Theory of Reference", en: Matilal, B.K. y J.L. Shaw (eds.), Analytical Philosophy en Comparative Perspective, Dordrecht: D. Reidel, 1985, pp. 103-150.

(77) Como se vera, LaPorte descarta que ambos sean terminos de una misma clase.

(78) Putnam, H., "The Meaning of 'Meaning'", p. 242.

(79) No obstante, LaPorte no enfrenta el problema de la posibilidad de ausencia de extension, si bien esto no debe ser comprendido como una identificacion de la propiedad con las instancias de la misma. Kripke rechaza esto de un modo ad hoc con su ejemplo de la clase L.

(80) Devitt, M., "Rigid Application", p. 141. El realismo selectivo al que apela Devitt solo es aplicable a casos como "BMURASP (beverage my uncle requests at Super Bowl parties)". Este punto se desarrollara en el texto principal.

(81) Esto es denominado por Schwartz "glaring problem". Cf. Schwartz, S., "Kinds, General Terms, and Rigidity: A Reply to LaPorte", en: Philosophical Studies, CIX (2002), pp. 265-277.

(82) Putnam, H., Realism and Reason, Cambridge: Cambridge University Press, 1983, p. 89.

(83) "In fact, kind terms like 'bachelor' and 'green thing' seem to be rigid designators... since they pick out the same kind of thing in all possible worlds- what is to be a bachelor in one world is the same as what it is to be a bachelor in another world" (Cordry, B.S., o.c., 8p4. 246).

(84) LaPorte, J., o.c., p. 296.

(85) Aunque esto se vera con mas detalle en lo que sigue, el punto en cuestion no es rechazar que dos terminos generales rigidos de jure determinen un enunciado como necesario, si es verdadero y es el caso que el enunciado sea necesario. Esto es asi. Se trata mas bien de si estos enunciados cumplen el rol asignado por Kripke a ciertos enunciados en el ambito cientifico: entregar informacion importante de ciertas clases. Debe insistirse, por tanto, en que dos terminos de jure no enuncian dicha informacion, solo son estipulados. El rol de un termino rigido de facto aqui es central.

(86) LaPorte, J., o.c., p. 299.

(87) En efecto, en la nota 12 LaPorte afirma lo siguiente: "One candidate for an expression that rigidly designates bachelorhood is unmarried-elegible-male-bound'. Whether or not the expression rigidly designates bachelorhood, it does rigidly designate unmarried-elegiblemale-hood" (un candidato para una expresion que rigidamente designa la solteria (clase de ser soltero) es "no casado-elegible-hombre-vinculo". Si la expresion solteria designa o no rigidamente, entonces lo hace rigidamente no-casado-elegible-hombre-idad). Esto, que podria parecer la afirmacion de que LaPorte acepta descripciones rigidas, es comprendido por este mas bien como un termino complejo, como una expresion compleja. No afirma que sea una descripcion. Si asi lo fuese, evidencia una inconsistencia importante en su postura. En primer lugar, en el caso citado, no reconoce que sea una exigencia que ambos designadores refieran a la misma clase, algo que dificilmente puede coincidir con la defensa intuitiva de la rigidez como suponiendo una relacion transmundana necesaria. Y ademas, en la misma nota acepta que una expresion como "bald-happy-human kind" (la clase de los hombres calvos y felices) sea rigida.

(88) Locke, J., An Essay Concerning Human Understanding, editado por P.H. Nidditch, Oxford: Clarendon Press, 1975.

(89) "What secures a term's reference to a kind with an unknown underlying essence is not rigidity, but rather the mechanism marked by the causal theory of reference" (LaPorte, J., o.c., p. 303).

(90) "It is (that) the causal theory that allows 'whale' to designate a hidden essence. On the causal theory what makes a thing belong to the extension of whale'... (are) underlying properties and relations that guarantee sameness of kind (paradigm samples)" (ibid., p. 304).

(91) "It is the causal theory that explains how a term like 'whale' is different from a term like 'bachelor'" (ibid.).

(92) Ibid. Ulteriormente, LaPorte considera la posibilidad de entender esta descripcion como una clase, BMURASP. En este punto insinua una postura esencialista, al considerar que tal clase no puede ser designada rigidamente, pues refiere distintas bebidas en distintos mundos posibles, como leche o jugo de manzana. Sin embargo no desarrolla este punto, y lo rechaza porque dicha postura apunta a los objetos particulares como determinantes de la clase. Parece ser que LaPorte no considera como exigencia una cierta relacion entre los objetos y la clase como una condicion para designar. Pero esto no es evidente y solo puede ser derivado de ciertas afirmaciones que parecen apuntar hacia esa conclusion.

(93) Cf. ibid., p. 306. Cordry sostiene algo similar a traves de lo que denomina divergent problem (cf. o.c., p. 254). Sin embargo, difiere en que su problema de la divergencia apunta mas bien a una diferencia de extension en casos como "mamifero" y "tigre". No obstante, deriva en el mismo problema que LaPorte, pues pretende ser un argumento en contra de la identificacion rigida en los casos de clases naturales.

(94) Este punto ha surgido luego de compartir y discutir ideas con Jose Tomas Alvarado.

(95) En efecto, el articulo culmina con una exposicion del debate interminable que hay en torno a la determinacion que le corresponde de modo esencial a una clase. No obstante, lo que no destaca LaPorte es que dichas posturas no descartan que haya tal caracteristica esencial. Si bien es cierto, es discutible la postura kripkeana en este punto, no lo es menos que es la mas plausible en lo que a propiedades esenciales se refiere. Para que este nexo sea plausible, el termino general rigido de facto debe corresponder con una propiedad esencial de la clase. Para que la rigidez no sea trivializada, debe responder a la estructura interna de la clase designada. Pero la determinacion de la estructura interna es tarea de las ciencias y la metafisica, por tanto, el compromiso esencialista kripkeano no es a priori, no es estipulado.
COPYRIGHT 2012 Pontificia Universidad Catolica del Peru
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Miranda, Rafael
Publication:Arete
Article Type:Ensayo
Date:Jan 1, 2012
Words:16863
Previous Article:Ideologica y realidad material. El problema de la imaginacion.
Next Article:Fuentes fenomenologicas de la nocion de persona: su discusion en Husserl, Scheler y Heidegger.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters