Printer Friendly

Review essay: Mario Vargas Llosa.

Vargas Llosa, Mario. La civilizacion del espectaculo. Madrid: Alfaguara, 2012. 226 pp. ISBN: 978-84-204-1148-4.

--. Piedra de toque I (1962-1983). Ed. Antoni Munne. Barcelona: Galaxia Gutenberg/Circulo de Lectores, 2012. 1470 pp. ISBN: 978-84-672-0610-4.

--. Piedra de toque 7/(1984-1999). Ed. Antoni Munne. Barcelona: Galaxia Gutenberg/Circulo de Lectores, 2012. 1448 pp. ISBN: 978-84-0601-2.

--. Piedra de toque 777(2000-2012). Ed. Antoni Munne. Barcelona: Galaxia Gutenberg/Circulo de Lectores, 2012. 1524 pp. ISBN: 978-84-672-5170-8.

Dos publicaciones recientes de Mario Vargas Llosa, ambas aparecidas en el ano 2012--el ensayo La civilizacion del espectaculo y la nueva recopilacion de sus textos periodisticos intitulada Piedra de toque--dan cuenta de la prolifica labor del escritor peruano como ensayista y comentarista de la realidad contemporanea. La idea principal de La civilizacion del espectaculo es que la cultura del mundo contemporaneo esta marcada por el culto al entretenimiento y a la frivolidad. Este hecho tine todos los aspectos de nuestra civilizacion, pero una de sus consecuencias mas notables es que ha desvalorizado nuestra nocion de la cultura. Asi, segun Vargas Llosa, actividades como la politica, la ciencia, las comunicaciones, el arte y la religion hoy estan definidas como un intento por exhibir o impresionar y no por reflexionar o explorar. En verdad, el ensayo de Vargas Llosa es una suerte de canto de cisne a la jerarquia de la cultura de elite, la alta cultura, en palabras de T.S. Eliot, a quien cita. Esta agoniza devorada por la trivializacion de la literatura y las artes, la apoteosis del periodismo amarillo, la frivolizacion de la ciencia, y en fin, el encumbramiento de la diversion y el entretenimiento en un mundo dominado por los medios masivos de comunicacion. Junto con Eliot, Vargas Llosa apela a las ideas de Lipovetsky, Serroy, Debord, y Steiner para subrayar como, apoyandose en el mundo de la imagen, hoy se entroniza la cultura global o de masas, en desmedro de una cultura mas reflexiva y mas genuina. Asimismo, hace referencia a las ideas de Frederic Martel, cimentadas en el consumismo y la cultura del entretenimiento, donde se trastocan todos los valores, y lo unico bueno es aquello que se vende bien (32).

Los ejemplos que ofrece Vargas Llosa son numerosos. Uno de los mas notorios es lo que ocurre en el mercado de las artes plasticas en el que un creador discutible como el artista ingles Damien Hirst vende tiburones preservados en formol por millones de libras esterlinas. Al no haber una critica seria o influyente, su valor estetico no existe y, por lo tanto, el supuesto talento de este creador se deriva de su precio en el mercado antes que por su originalidad creativa. Algo similar ocurre en el mundo de la literatura. Hubo un tiempo, recuerda Vargas Llosa, en el que Edmund Wilson definia la calidad de los libros. Hoy, Thomas Mann, Faulkner o Proust han sido reemplazados por autores azuzados por la primera necesidad del mercado: lo importante es impactar a la mayor cantidad de lectores para que sus libros puedan venderse.

Todo este empobrecimiento coincide con la desaparicion de las fronteras entre lo privado y lo publico. Lo privado, es decir, el espacio en el que se ha cultivado el gran arte, el erotismo, el pensamiento original, o la genuina meditacion religiosa, ha sido colonizado y destruido por el gran ojo publico. Vargas Llosa comenta la preocupante frivolizacion del periodismo, con su busqueda de titulares y su banalizacion y la masificacion del sexo, otro tema central en el libro. Especialmente interesante es el capitulo dedicado a la frivolizacion de la religion. Contrario a lo que algunos pudieran suponer, Vargas Llosa, un agnostico confeso, reconoce la enorme importancia que esta tiene como un motivador de la moral y un aglutinador de la espiritualidad social en el mundo contemporaneo.

Este nuevo ensayo de Vargas Llosa es un meditado reclamo a un tema esencial de nuestro tiempo: la importancia de la cultura y todas sus ramificaciones sociales. Al mismo tiempo, es un libro transgresor e inquietante que nos invita al mejor ejercicio de discernimiento y analisis, ese espacio donde la palabra escrita y la reflexion recuperan su verdadero protagonismo.

Una intencion similar es la que encontramos en los tres tomos de Piedra de toque. Esta recopilacion periodistica nos muestra la faceta mas publica de Vargas Llosa, la del observador agudo que, semana tras semana, comenta algun asunto politico o cultural de gran actualidad. Conviene recordar que el periodismo y la literatura han sido dos practicas simultaneas que el escritor cultivo desde sus inicios; mas aun, el periodismo no solo constituye una gran escuela para el ejercicio de la ficcion para el autor peruano sino que, unido a su concepcion realista de la literatura, tiene una evidente presencia en algunas de sus novelas. Vargas Llosa senala en su prologo que el quehacer periodistico siempre le ha servido como un puente "para sentirme viviendo la vida de la calle y de mi epoca, inmerso en la historia haciendose que es el reino del periodismo". Y luego anade: "El periodismo ha sido la sombra de mi vocacion literaria; la ha seguido alimentado e impedido alejarse de la realidad viva y actual, en un viaje puramente imaginario" (x).

El lector de Piedra de toque encontrara en sus paginas un testimonio de la trayectoria vital de Vargas Llosa o, como el mismo senala, el de una suerte de "autobiografia intelectual" que abarca cincuenta anos de intensa labor; todo ello debidamente documentado gracias a la labor de Antoni Munne, editor de los tres volumenes. La recopilacion se inicia en 1962 cuando Vargas Llosa, instalado en Paris, ejerce como periodista en la agencia France Presse, y redacta La ciudad y los perros. Es la epoca de su fervor por las ideas de Sartre y su adhesion a la idea del compromiso social del escritor; tambien de su admiracion por la cultura francesa y de su adhesion a la Revolucion Cubana. Su ruptura con esta en la decada del 70 esta acompanada por sus criticas a las dictaduras del general Velasco Alvarado en el Peru (1968-1975) y del general Videla en la Argentina (1976-1983). Sin embargo, sus convicciones politicas nunca opacan su interes por la literatura y la cultura. Asi, destacan en el libro las cronicas que dedica a obras como las de Flaubert, Sartre y Camus, su mirada sobre grandes clasicos como Kafka, Flemingway y Faulkner, y sus agudos comentarios a la obra de autores latinoamericanos como Asturias, Fuentes y Garcia Marquez, entre otros. La decada de los 80 muestra a un Vargas Llosa mas dispuesto a polemizar con la vieja intelectualidad de izquierda, arropado por sus lecturas de Karl Popper e Isaias Berlin. Asimismo, es la epoca de su defensa de una ideologia liberal y la llamada cultura de la libertad. Al mismo tiempo, su protagonismo en los debates politicos del Peru seran cada vez mas intensos, hasta llevarlo a ser candidato a la presidencia de su pais. Para la decada del 90, tras su fracaso politico ante Alberto Fujimori, su vigencia internacional es cada vez mayor y junto con sus comentarios a obras como las de Cabrera Infante o Jose Donoso, o sus debates publicos sobre literatura y politica con Gunter Grass y Kenzaburo Oe, destacan sus observaciones sobre la nueva Europa comunitaria y el fin del apartheid en Sudafrica, entre muchos otros asuntos.

El ultimo tomo de esta recopilacion da cuenta del quehacer intelectual de Vargas Llosa desde el ano 2000 al 2012. Junto a la admiracion que profesa por escritores como Victor Hugo, Coetzee o el peruano Luis Loayza, no escapan de su preocupacion asuntos como el retomo de la democracia en el Peru, Hugo Chavez, los nacionalismos en la nueva Europa, la guerra de Irak, la defensa de la tauromaquia o la legalizacion de la marihuana. En estos y muchos otros temas, Vargas Llosa se muestra como un agudo observador del mundo contemporaneo y de la siempre cambiante realidad latinoamericana. El suyo es un periodismo que destaca por una permanente voluntad para debatir viejas y nuevas ideas, en medio de una prosa siempre inteligente y rica en matices.

Como cronista y ensayista, Vargas Llosa encama la figura del viejo intelectual comprometido, siempre interesado por los grandes temas de su tiempo. Muchos de esos debates han nutrido su imaginacion y se plasman en su obra de ficcion. Su vasta labor periodistica es una prueba fehaciente de ello, al igual que este ultimo libro de ensayos. La lectura de estos textos supone un encuentro estimulante con un escritor siempre abierto al buen debate (cuando no a la polemica) sobre el mundo de la politica y la cultura. Y junto con ello, la certeza que estamos ante un intelectual que morira como los buenos: con lapiz y libreta en mano y la mirada atenta a la epoca que le toco vivir.

Cesar Ferreira, University of Wisconsin-Milwaukee
COPYRIGHT 2014 Chasqui
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:La civilizacion del espectaculo; Piedra de toque I; Piedra de toque 7; Piedra de toque 777
Author:Ferreira, Cesar
Publication:Chasqui
Article Type:Resena de libro
Date:Nov 1, 2014
Words:1588
Previous Article:Review essay: Latin American Filmmaking.
Next Article:Buendia, Maritza M.: Poetica del voyeur, poetica del amor: Juan Garcia Ponce e Ines Arredondo.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters