Printer Friendly

Restablecimiento de un canino tras mordedura de serpiente "yarara" (Bothrops sp.) en Corrientes, Argentina.

Favourable outcome in a dog after snake bite (Bothrops sp.) in Corrientes, Argentina

INTRODUCCION

En la Provincia de Corrientes (Argentina) abundan las serpientes venenosas de los generos Bothrops ("yarara"), Crotalus ("cascabel") y Micrurus ("coral"). Dentro del genero mencionado en primer lugar se encuentran las especies B. alternatus (yarara grande, vi bora de la cruz) y B. neuwiedii (o diporus, yarara chica), las cuales son responsables de la mayoria de los accidentes ofidicos ocurridos en la zona (6, 7).

El veneno de Bothrops sp. contiene una importante variedad de sustancias toxicas, algunas con actividad enzimatica, constituyendo una mezcla compleja de moleculas quimicas (17). Entre sus principales componentes figuran fosfolipasas [A.sub.2] (11), enzimas con actividad trombinica (trombin-like) (16) y hemorraginas (9). Tales protei nas actuan en forma conjunta potenciando sus efectos toxicos y promoviendo la reaccion inflamatoria local y la mionecrosis (10).

Estudios realizados con varios venenos del genero Bothrops han demostrado que poseen componentes capaces de inducir hemorragia, edema y mionecrosis (8). Ademas de actuar in situ, el veneno se distribuye por todo el organismo. En el sitio de la mordedura provoca dano capilar y necrosis tisular por accion de proteinasas, fosfolipasas, arginin ester hidrolasa y hialuronidasa (13, 14). Sistemicamente causa incoagulabilidad de la sangre por poseer enzimas semejantes a la trombina, que consumen el fibrinogeno sanguineo (1, 6, 12), efecto toxico que se potencia con la accion de las hemorraginas (metaloproteinasas), las cuales inducen el sangrado en diferentes organos (4). Al ser absorbidas, estas proteinas pueden causar lesiones en capilares de distintos organos, predisponiendo a hemorragias sistemicas (5).

Otros efecto general importante consiste en la interactuacion del veneno con celulas blanco, induciendo la liberacion de interleukinas IL6 e IL8; la primera de ellas ejerce efectos sobre el hipotalamo, hipofisis, higado y corteza adrenal, generando una situacion clinica y bioquimica de trauma agudo (3).

Los animales agredidos por serpientes pueden ser hallados en distintas etapas de la intoxicacion, dependiendo del tiempo transcurrido desde la mordedura. B. alternatus y B. neuwiedii son responsables de la mayoria de los accidentes, que pueden superarse conservando la vida de la victima, aunque frecuentemente generan secuelas que alteran la salud del animal, como es el caso de las insuficiencias renales (2).

El tratamiento de la intoxicacion bothropica consiste en suministrar suero antiofidico especifico, el cual es producido en equinos, acompanado de fluidoterapia y glucocorticoides para evitar la reaccion anafilactica del suero antitoxico heterologo.

El objetivo de esta comunicacion fue describir los sintomas y lesiones registradas en un perro mordido por una serpiente del genero Bothrops, quien recibiera tratamiento especifico con suero antiofidico y sobreviviera a la intoxicacion.

MATERIAL Y METODOS

Un canino macho de 4 anos de edad y 20 kg de peso vivo, proveniente de una zona rural del Departamento Capital de la Provincia de Corrientes (ruta 12, km 1040), fue llevado a un consultorio privado de la ciudad de Corrientes. Exhibia una lesion en la mejilla izquierda caracterizada por dos orificios sangrantes separados por 1,5 cm uno de otro (Figura 1). En la zona se constato edema caliente, intensa reaccion inflamatoria y dolor, sintomas que se acrecentaron a medida que transcurrian las horas.

A las 6 h persistia la hemorragia y el edema abarcaba toda la cabeza. Los orificios causados por los colmillos de la serpiente habian perforado el carrillo izquierdo del perro y aparecian en su cara interna (Figura 2). El paciente en ningun momento revelo depresion del sensorio ni hemorragia sistemica, lo cual contribuyo a considerar un eventual pronostico favorable.

En base a la descripcion del ofidio realizada por el propietario del perro, en coincidencia con la sintomatologia y la anamnesis, se arribo al diagnostico de intoxicacion por yarara, realizandose el tratamiento especifico. Aproximadamente a las 4 h post-mordedura se administro por goteo lento via EV suero antibothropico bivalente vehiculizado en solucion fisiologica. Dicho suero contiene globulinas equinas purificadas (cada ml neutraliza 2,5 mg de veneno de B. alternatus y 1,5 mg de B. neuwiedii). Ademas, se aplico una dosis unica (1 mg) del glucocorticoide dexametasona-21-fosfato.

A poco de iniciarse el tratamiento, el edema comenzo a disminuir lentamente (Figura 3). Se instituyo una continua fluidoterapia con el objeto de proteger a los rinones, dado que el veneno los puede lesionar directa o indirectamente a traves de la gran liberacion de mioglobina de los musculos necrosados. El sangrado del area de la mordedura se detuvo a las 7 h posteriores a la aplicacion del suero antiofidico, en tanto que el edema disminuyo lentamente, permaneciendo evidente aun al quinto dia. No se observaron lesiones sistemicas. El paciente permanecio en observacion y recibio fluidoterapia hasta el dia 5, en el que se le dio el alta clinico.

RESULTADOS Y DISCUSION

La intoxicacion ofidica causada por mordedura de yarara es considerada de baja letalidad en Argentina. El tiempo de fijacion de toxinas para las serpientes del genero Bothrops es aproximadamente de 8 a 10 h; es importante a tener en cuenta este lapso para la administracion del suero antiofidico y para la elaboracion del pronostico del paciente.

Hasta las 3 h post-mordedura, la tecnica del tiempo de coagulacion activado revelo incoagulabilidad sanguinea. A las 6 h mostro valores aun prolongados, que se normalizaron a las 8 h. El veneno de esta serpiente posee numerosas sustancias toxicas, algunas de ellas con actividad enzimatica (16); tales proteinas actuan en forma conjunta potenciando sus efectos toxicos. Tal es el caso de las fosfolipasas, las cuales promueven la reaccion inflamatoria local y la mionecrosis (10), hechos aqui observados en el carrillo mordido por la serpiente.

Por su parte, las hemorraginas inducen el sangrado local y sistemico (15) y las "proteinas semejantes a la trombina" promueven el consumo de fibrinogeno, generando la "coagulopatia por consumo". En nuestro paciente no se observo hemorragia sistemica, lo que lleva a pensar que la serpiente inoculo escasa cantidad de veneno o bien que la temprana administracion del suero antiofidico neutralizo los efectos toxicos de las metaloproteinasas, evitando el dano de vasos sanguineos.

Varios factores juegan importantes roles en la patogenia de las intoxicaciones ofidicas, entre ellos la talla y estado general de la victima. El alto peso de nuestro paciente (25 kg) debe haber generado una elevada tasa de dilucion del veneno. Por otra parte, es probable que el buen estado general previo al accidente haya influido en su pronta recuperacion. El correcto funcionamiento hepatico, traducido en una veloz sintesis de fibrinogeno, es crucial para contrarrestar la accion de la trombina del veneno. Tambien deberia tenerse en cuenta que el accidente ocurrio en verano, estacion del ano en la cual las serpientes no tendrian tanto veneno acumulado en las glandulas salivales, considerando que es la epoca en que se alimentan.

Se concluye que la rapida y completa recuperacion del paciente se debio a varios factores intercurrentes, entre ellos la rapidez en la administracion del suero antiofidico especifico, el buen estado general del paciente y quizas la disminucion en la carga de veneno en el momento de la inoculacion.

Recibido: 3 marzo 2015 / Aceptado: 1 diciembre 2015

REFERENCIAS

(1.) Acosta O, Koscinczuk P, Flinta SM, Maidana HR, Sanchez-Negrette M. 1997. Bothrops alternatus envenoming in young dogs. J Venom Anim Tox 3: 43-47.

(2.) Albuquerque PL, Silva GB, Jacinto CN, Lima JB, Lima CB, Amaral YS, Veras M, Mota RM, Daher EF. 2014. La lesion renal aguda despues del accidente snakebite tratada en un centro brasileno de tercer nivel. Nefrologia 19: 764-770.

(3.) Barraviera B, Lomonte B, Tarkowski A, Hanson JA, Meria DA. 1995. Acute phase reactions including cytokines, in patients bitten by Bothrops and Crotalus snake in Brasil. J Venom Anim Tox 1: 11-12.

(4.) Bjarnason JB, Fox JW. 1989. Hemorrhagic toxins from snake venoms. J Toxicol Toxins Rev 7: 121-209.

(5.) Bustillo S, Rodriguez JP, Ojeda GP, Marunak S, Leiva L, Acosta O. 2004. Alteraciones morfologicas en la membrana de eritrocitos provocadas por venenos ofidicos de la familia Viperidae. http://www.unne.edu.ar/Web/cyt/ com2004/index.htm

(6.) Costa V, Lanari LC, Hajos SE, Roodt AR. 2011. Toxicity of Bothrops neuwiedii (yarara chica) complex venom from different regions of Argentina (Serpentes, Viperidae). Toxicon 57, 680-685.

(7.) Esteso SC. 2005. Ofidismo en la Republica Argentina, Ed. Arpon, Cordoba (Argentina), 176 p.

(8.) Garcia-Denegri ME, Rey L, Leiva L, Acosta O. 2006. Histochemical analyses of muscle injury induced by venom from Argentine Bothrops alternatus (vibora de la cruz). Rev Vet 17: 67-71.

(9.) Gutierrez JM, Chaves F. 1980. Efectos proteolitico, hemorragico y mionecrotico de los venenos de serpientes de los generos Bothrops, Crotalus y Lachesis. Toxicon 18: 315-321.

(10.) Gutierrez JM, Lomonte B. 1995. Phospholipase A2 myotoxins from Bothrops snake venoms. Mem Inst Butantan 51: 211-223.

(11.) Gutierrez JM, Rucavado A. 2000. Snake venom metalloproteinases: their role in pathogenesis of local tissue damage. Biochem 82: 841-850.

(12.) Harris JB. 1991. Phospholipase in snake venoms and their effects on nerve and muscle. In: Snake toxins (Harvey AL, Ed.), Pergamon Press, New York, p. 91-129.

(13.) Kaiser E, Michl H. 1965. Die biochemistry of snake venoms. Progr Chem Org Nat Prod 12: 406-465.

(14.) Kaiser I, Gutierrez J, Plummer D, Aird S, Odeli G. 1990. The amino acid sequence of a myotoxic phospholipase from the venom of Bothrops asper. Arch Biochem Biophys 278: 319-325.

(15.) Kamiguti AS, Hay CH, Theakston RD, Zu ZE. 1996. Insights into the mechanism of haemorrhage caused by snake venom metalloproteinases. Toxicon 34: 627-642.

(16.) Ohler M, Georgieva D, Seifert J, von Bergen M, Arni RK, Genov N, Betzel C. 2010. The venomics of Bothrops alternatus is a pool of acidic proteins with predominant hemorrhagic and coagulopathic activities. J Proteome Res 9: 2422-2437.

(17.) Smolta M, Marangoni S, Oliveira JC. 1998. Purification and partial characterization of a trombin-like enzyme, balterobin, from the venom of Bothrops alternatus. Toxicon 36: 1059-1063.

Cardozo, R.O.; Tarrago, N.M.; Severini, L.; Peralta, L.O.; Teibler, G.P.

Departamento Clinicas, Facultad Ciencias Veterinarias, Universidad Nacional del Nordeste, Sargento Cabral 2139, Corrientes, Argentina, E-mail: rb-cardozo@hotmail.com

Leyenda: Figura 1. Notense los dos orificios en la mejilla del perro, causados por los colmillos de la serpiente.

Leyenda: Figura 2. Edema cefalico y sangrado local profuso (24 h post-mordedura).

Leyenda: Figura 3. Reduccion del edema y aparicion de area necrotica (4 dias post mordedura).
COPYRIGHT 2016 Universidad Nacional del Nordeste
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Cardozo, R.O.; Tarrago, N.M.; Severini, L.; Peralta, L.O.; Teibler, G.P.
Publication:Revista Veterinaria
Date:Jan 1, 2016
Words:1860
Previous Article:Eficacia de la aspersion de acido lactico (4%) en el descenso de enterobacterias totales y Escherichia coli en reses bovinas.
Next Article:Tripanosomiasis americana en un canino del nordeste argentino. Reporte del caso clinico.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters