Printer Friendly

Response to stress, temperament and child rearing in Colombian children/Respuesta al estres, temperamento y crianza en ninos colombianos de 1 ano/Resposta ao estresse, Temperamento e Atencao a meninos e meninas na Colombia.

-1. Introduccion. -2. Metodo y participantes. -3. Instrumentos. -4. Procedimiento. -5. Resultados. -6. Discusion. -7. Recomendaciones. -Lista de referencias.

1. Introduccion

La respuesta al estres oportuna y a corto plazo soporta la adaptacion adecuada y se asocia con buena salud fisica y mental. Sin embargo, cuando la respuesta al estres es prolongada los costos comienzan a pesar sobre sus beneficios. Niveles cronicamente altos de cortisol conllevan aspectos negativos para el organismo, entre los que se pueden destacarse obesidad abdominal, danos al sistema inmunitario y a nivel cerebral inhibicion de la neurogenesis y de la conectividad sinaptica, disrupcion de la plasticidad neuronal y neurotoxicidad, dando lugar a atrofia cerebral, todo lo cual puede afectar la salud fisica y mental y el aprendizaje a lo largo de la vida (Gunnar & Quevedo, 2007)

Hoy contamos con evidencia de que la crianza que los ninos reciben tiene unas implicaciones a corto y largo plazo para el funcionamiento del sistema del estres (Martinez & Garcia, 2011). Los bebes humanos en presencia de una crianza calida y sensible desarrollan gradualmente como mecanismo protector una disminucion de la respuesta del cortisol a los estresores durante el primer ano de vida y entran en un periodo de hiporreactividad de la respuesta del cortisol que al parecer va hasta finales del periodo prescolar--4 o 5 anos--(Gunnar & Donzella, 2002). A la inversa, los ambientes caracterizados por conflicto, frialdad, falta de sensibilidad, negligentes, abusivos o violentos pueden producir alteraciones de la respuesta al estres (Taylor, Lerner, Sage, Lehman & Seeman, 2004).

El temperamento tambien juega un papel en la respuesta al estres. Por ejemplo, los bebes que mostraron alta reactividad y mas baja regulacion tuvieron mas probabilidad de mostrar mayor respuesta al estres (Stansbury & Gunnar, 1994). Por otro lado, el uso de regulacion emocional y afrontamiento efectivo, disminuyen la necesidad de activacion adrenocortical en respuesta a estimulos estresantes, por ejemplo, en recien nacidos entre 1 a 6 dias de edad, aquellos con alta orientacion a los estimulos tenian un menor incremento o no tenian ningun incremento del cortisol en respuesta a estresores leves, pues al parecer usaron esta habilidad como una estrategia de afrontamiento conductual a diferencia de los que tenian baja orientacion que mostraron marcado incremento del cortisol (Spangler & Grossmann, 1993). Aunque la evidencia mas reciente apunta a que el temperamento puede tener mas que efectos principales, efectos moderadores que operan en relacion con la crianza que el nino recibe (Gunnar & Quevedo, 2007).

Los estudios en Colombia y Latinoamerica sobre la respuesta al estres son escasos y no hay estudios que hayan explorado su relacion con el temperamento y la crianza en nuestro medio. Esta investigacion busca comenzar a investigar cuales son las caracteristicas temperamentales que hacen a los ninos mas o menos susceptibles a presentar una mayor respuesta al estres y que practicas de crianza pueden favorecer una mejor regulacion de la respuesta al estres. De manera especial, busca investigar como el castigo fisico pueden afectar la respuesta al estres. Esto es relevante dada la alta prevalencia de esta practica en nuestro medio, donde hasta el 42% de las mujeres informan que sus esposos O companeros castigaban a sus hijos con golpes y entre un 47% y un 53% de las mujeres consideraron que el castigo fisico es necesario para la educacion de los hijos y aceptaron que lo emplean en la crianza fisico (1) Adicionalmente se sabe que es una practica intergeneracional muy bien arraigada (Pulido, Castro-Osorio, Pena & Ariza-Ramirez, 2013).

Adicionalmente esta investigacion tiene relevancia porque se realizo en ninos de 1 ano y la mayoria de los estudios con estresores fisicos se han enfocado en ninos menores de 6 meses por lo que a nivel mundial se ha insistido en que se expanda la investigacion con ninos de edades mayores (Jansen, Beijers, Riksen-Walraven & Weerth, 2010, Gunnar, Talge & Herrera, 2009).

2. Metodo y Participantes

Se realizo un estudio de tipo no experimental transversal. El objetivo de la primera parte fue describir el temperamento y la crianza en cuanto de las dimensiones temperamentales extroversion, afectividad negativa y regulacion y por otra lado la crianza en cuanto a las expectativas y practicas de cuidado y disciplinarias. En esta primera parte tambien se exploraron las relaciones existentes entre las variables del temperamento y de la crianza. El objetivo de la segunda parte fue describir la respuesta a un estresor fisico en terminos de la reactividad adrenocortical (elevacion del cortisol en saliva) y abordar las asociaciones entre temperamento, crianza y respuesta al estres.

La muestra para la primera etapa consistio en 264 familias de varias ciudades de Colombia cuyos padres estaban inscritos en el Club Pequenin (2) y que aceptaron participar en la investigacion luego del consentimiento informado. Para la seleccion se tuvo en cuenta que sus hijos estuvieran proximos a cumplir 1 ano de edad, fecha en la que deben recibir una vacuna segun el esquema obligatorio nacional (Ministerio de Proteccion Social, 2013). A estos padres se les pidio que resolvieran los cuestionarios de crianza y temperamento. La segunda etapa tuvo como objetivo realizar el analisis de cortisol en saliva antes y despues de la vacuna, para lo cual, se trabajo con una submuestra que incluyo 59 familias que respondieron la invitacion para participar en esta etapa, de acuerdo a la accesibilidad y garantias para un adecuado envio de materiales y recogida de las muestras de saliva. Durante todo el proceso se animo a que ambos padres, tanto el papa como a la mama, a participar conjuntamente en la resolucion de los cuestionarios de temperamento y crianza.

3. Instrumentos

Para la evaluacion de las variables de Temperamento se utilizo la version en espanol del Cuestionario de Conducta Infantil Revisado- IBQ-R (Revised Infant Behavior Questionnaire), que esta dirigido a ninos de 3 a 12 meses (Gartstein & Rothbart, 2003). Consta de 191 items los cuales interrogan a las madres por la conducta mostrada por sus hijos durante la semana inmediatamente anterior. Las respuestas se agrupan en varias escalas que se relacionan mediante analisis factorial con dimensiones mas amplias del temperamento: extroversion, afectividad negativa y orientacion/regulacion.

Para la evaluacion de las variables de crianza se utilizo la Escala de Comportamientos para Madres y Padres de Ninos PequenosECPM (Solis-Camara, 2007). Es un instrumento para medir y evaluar la interrelacion y los comportamientos de los padres de familia y sus hijos pequenos. Consta de 99 reactivos que describen conductas de padres de familia con ninos de 1a 5 anos de edad, en tres sub-escalas: expectativas, disciplina y crianza. Aunque el cuestionario puede ser contestado por uno de los padres (madre o padre) con base en lo que piensan y hacen en la crianza de su hijo, en esta investigacion se recomendo y animo a la participacion de ambos padres.

Para la evaluacion de la respuesta al estres se utilizo el cortisol en saliva como marcador biologico de la reactividad adrenocortical o activacion del eje hipotalamico hipofisario suprarrenal (HHS). El cortisol en saliva es una medida simple y no invasiva, que puede ser realizada en ambientes naturales, de manera inocua y facil de realizar con poblaciones infantiles (Granger, Harmon, Hibel & Rumyantseva, 2007). En esta investigacion se utilizo como estresor la colocacion de la vacuna al ano de edad de acuerdo al esquema de vacunacion obligatoria actualmente vigente en Colombia (Ministerio de Proteccion Social, 2013). Se ha demostrado empiricamente que las concentraciones de cortisol en saliva tienen un pico de elevacion 20 a 25 minutos despues de la vacunacion (Ramsay & Lewis, 2003) aunque esta reactividad se reduce despues del primer ano de edad (Jansen et al., 2010).

El uso de estresores fisicos para estudiar la regulacion del eje HHS tiene dos beneficios. En primer lugar los estresores fisicos provocan estres en la mayoria de los ninos y por lo tanto provocan la necesidad de regular esta reaccion. En segundo lugar en contraste con los estresores psicologicos la fuente del estres no esta relacionada directamente con la fuente de la regulacion pues es dificil estudiar la corregulacion entre nino y cuidador si el cuidador es tambien parte de la fuente del estres, como sucede en el paradigma de la situacion extrana, en la que la no disponibilidad del cuidador es la fuente del estres (Gunnar et al., 2009).

4. Procedimiento

El Proyecto de Investigacion fue aprobado por parte del representante del equipo academico del Doctorado en la sustentacion de la propuesta, donde se evaluo tambien la dimension etica del mismo. Segun Resolucion 8430 expedida por el Ministerio de Salud de la Republica de Colombia en el ano 1993 que se encarga de determinar los requisitos basicos para la labor investigativa en salud que en el pais se realiza, y que clasifica las investigaciones segun su nivel de riesgo (Articulo 11), el presente estudio corresponde a una investigacion con riesgo minimo, es decir que el proceso de recoleccion de datos no implica procedimientos invasivos o de intervencion que vulneren la integridad o la seguridad de los ninos o las familias participantes.

La participacion conto con la informacion detallada a los padres de familia y su posterior aceptacion a traves del consentimiento informado. Se explico a las familias que la firma del mismo no los obligaba a continuar durante todo el proceso de recoleccion de datos, siendo por tanto la madre quien decidio finalizar su participacion. Ninguno de los documentos resultantes de la investigacion o las presentaciones orales que se hagan, contendra los nombres de las participantes y ni de sus hijos.

En la primera parte 264 familias completaron los cuestionarios de temperamento y crianza. En la segunda parte las 59 familias participantes debian tomar la muestra de saliva de sus hijos para los analisis de cortisol antes y despues de la vacuna del primer ano. Con el fin de facilitar la correcta recoleccion de la muestra se realizo un video del procedimiento: http:// youtu.be/6a0CPizQgWE

Para la toma de la muestra de saliva se utilizaron los hisopos de Salimetrics para ninosSCS, Salimetrics Children's Swab. Para esta investigacion no se utilizo ningun estimulante para la recoleccion con el fin de asegurar que los materiales de recoleccion no interfieran con la muestra (Shirtcliff, Granger, Schwartz & Curran, 2001).

Las muestras se mantuvieron congeladas hasta su envio al laboratorio de la Universidad de Tier en Alemania para el analisis de los resultados mediante tecnica de inmunoensayo denominada Delfia (time-resolved fluorescence immunoassay with flouromeric end point detection). Para mejorar la precision de los resultados, se analizo cada muestra por duplicado. El laboratorio maneja una variacion inter ensayo entre el 4 y el 6.7%.

Analisis estadistico

Las caracteristicas de los participantes fueron descritos utilizando la frecuencia absoluta y la frecuencia relativa (%). La comparacion entre las variables de crianza y de temperamento segun genero se realizo utilizando la prueba U de Mann Whitney y se calculo el tamano del efecto propuesto por Cohen (d), asumiendo una diferencia importante si este era mayor a 0,75. Se calculo la correlacion entre las variables de crianza y temperamento mediante el coeficiente de correlacion de Spearman. Adicionalmente los ninos se clasificaron en dos grupos de acuerdo a si se presento un aumento del cortisol. Los grupos fueron comparados con la prueba U de Mann Whitney. Para el control del error tipo I se asumio un valor de a=0,05. Todos los analisis fueron realizados en el software estadistico IBM SPSS version 20.0.

5. Resultados

Descripcion de los participantes

La muestra total se constituyo por 264 participantes, de los cuales el 43% (n=114) eran de genero femenino. El 34% pertenecia a los estratos bajos (Estratos 1 y 2), el 46% a los estratos medios (Estratos 3 y 4) y el 9% a los estratos altos. En un 12% no se pudo obtener informacion del estrato socioeconomico.

La tabla 1 presenta la ciudad de procedencia de los participantes en cada etapa del estudio. La muestra procede principalmente de las ciudades de Bogota, Medellin y Cali. La tabla 2. Presenta la caracterizacion de los padres segun la edad y el nivel educativo.

Descripcion de las variables del temperamento y crianza

La tabla 3 se describe las variables de crianza (expectativas, practicas del cuidado y practicas disciplinarias) y las variables de temperamento (extroversion, afectividad negativa y regulacion) y se las compara segun sexo mediante la prueba U de Mann-Whitney. Se calculo el tamano del efecto (d) propuesto por Cohen (1988) quien sugiere una diferencia importante si d>0,75 en valor absoluto. El analisis no mostro diferencias por sexo entre las variables de temperamento y crianza.

Para describir las variables de crianza en la muestra, con respecto a la poblacion normativa, se tomo como base una puntuacion T de 50 y una desviacion de 10. La puntuacion entre 4060 representa una desviacion estandar abajo y arriba de la media y se considera como la "franja" de respuestas maternas y paternas "promedio" (Solis-Camara, 2007). Con respecto a la variable practicas de cuidado, los padres de la muestra puntuaron dentro del promedio normativo, es decir que estuvieron dentro del promedio en cuanto a actividades de crianza positiva o estrategias para promover el desarrollo (leer cuentos, jugar, salir a pasear, etc.), con una media de 55,3 (DE=9,2) para las familias con ninas y una media de 56,3 (DE= 9,1) para las familias con ninos.

Los padres de la muestra puntuaron por encima del promedio en la subescala de expectativas, con una media de 73,4 (DE=18,9) para las familias con ninas y una media de 69,6 (DE=9,1) para las familias con ninos. Esto indica que los padres de familia en la muestra esperaban mas de lo que seria razonable esperar de acuerdo a la edad de sus hijos con respecto a su desarrollo, por ejemplo "Mi nino debe saber alejarse de las cosas calientes (horno, plancha, estufa)".

Los padres de familia de la muestra puntuaron por debajo del promedio normativo en la subescala de disciplina, con una media de 39 (DE=8,7) para las familias con ninas y una media 39 (DE= 7,5) para las familias con ninos. Esto refleja, por parte de las familias de la muestra, un menor uso tanto de castigos verbales o fisicos ante problemas de conducta de sus hijos, como tambien de otras estrategias alternativas para disciplinar, tales como dialogo o reorientacion, en comparacion con las familias del promedio normativo

Para realizar el analisis de los resultados de las variables del temperamento en los ninos de la muestra se manejo una escala continua (desde 1 hasta 7), pues no existen normas publicadas y la recomendacion de los autores del cuestionario es relacionar el puntaje de cada individuo al promedio y a la desviacion estandar de cada muestra especifica (Putman, 2013). Tanto los ninos como las ninas de la muestra presentaron una media de 5,1 en extroversion (DE=0,6). En la variable afectividad negativa los ninos presentaron una media de 3,7 (DE=0,7) y las ninas presentaron una media de 3,6 (DE=0,6). En la variable regulacion los ninos presentaron una media de 4,6 (DE=0,7) y las ninas una media de 4,6 (DE=0,6).

Asociacion entre variables de temperamento y de crianza

La tabla 4 se muestran los resultados de la matriz de correlacion de Spearman, la cual se realizo con el fin de establecer las relaciones entre las variables de crianza y las variables de temperamento para la muestra total y segun sexo.

Este analisis no detecto ninguna correlacion significativa entre las variables de temperamento y las variables de crianza. Este mismo analisis permitio conocer 17 correlaciones entre bajas y moderadas, entre las variables de temperamento entre si y las variables de crianza entre si, las cuales son esperadas dadas que los items de cada instrumento (temperamento y crianza) evaluan el mismo constructo general.

Descripcion reactividad adrenocortical

En la tabla 5 se observa la variacion del cortisol posterior a la vacuna en 59 ninos.

Se observo que el 46% de los ninos (n=27) presentaron aumento del cortisol posterior a la vacuna (reactividad adrenocortical), y el 54% de los ninos (n=32) presento disminucion del cortisol posterior a la vacuna (no presento reactividad adrenocortical). Se comparo los dos grupos utilizando la prueba de U de Mann Whitney, no se observaron diferencias significativas entre ambos grupos en relacion a las variables de crianza ni a las variables de temperamento.

Asociacion entre las variables de crianza y las variables de temperamento con la respuesta al estres (reactividad adrenocortical)

En la muestra compuesta por los 27 casos en los que se presento aumento del cortisol (reactividad adrenocortical) se utilizo el coeficiente de correlacion de Spearman, para evaluar la relacion entre las variables reactividad adrenocortical y las variables de crianza y temperamento

Como se observa en la tabla 5, la variable practicas disciplinarias se encontro correlacionada a la reactividad adrenocortical de manera baja (0,31), lo cual indica que a mayores practicas disciplinarias de los padres, sus hijos (ninos y ninas) presentan mayor reactividad adrenocortical (respuesta al estres). La variable Extroversion presento una correlacion negativa baja (-0,35), al igual que la variable regulacion (-0,21) con la reactividad adrenocortical, es decir que entre mas alto puntuaron los ninos en las variables extroversion y regulacion, presentaron menor reactividad adrencortical.

6. Discusion

Temperamento y Crianza en las familias evaluadas

El impacto de los primeros anos del nino ha ocupado el interes de la ciencia y la sociedad, de manera especial la respuesta al estres como base para el desarrollo futuro (Gunnar & Quevedo, 2007). Para cuantificar la respuesta al estres varios estudios han utilizado la reactividad adrenocortical (eje HHS) que puede ser evaluada por los cambios en la concentracion del cortisol en saliva pre y pos-estresor (Jansen et al., 2010). La presente investigacion analizo la respuesta al estres (reactividad adrenocortical) de los ninos y las relaciones con su temperamento y las expectativas y practicas de crianza de sus padres.

En esta investigacion, los padres de la muestra puntuaron dentro del promedio normativo en cuanto a las practicas de cuidado, no se encontraron diferencias al comparar las familias con ninos y las familias con ninas. Esto apunta a que las practicas de cuidado no se vieron influidas por el sexo de los ninos y coincide con hallazgos de otros investigadores quienes reportan que no hay diferencia en el trato entre ninos y ninas (Bronstein, 1988). Sin embargo, otros estudios con ninos un poco mayores, si han documentado diferencias, por ejemplo, Solis-Camara y Diaz-Romero (2007), documento en un grupo de familias con ninos en edades promedio de 3,8 anos, una diferencia por sexo a favor de mas practicas de cuidado con las ninas; y Tronick y Cohn (1989) encontraron que la cantidad de tiempo en actividades de juego social y juego con objetos era mayor para el caso de familias con ninas.

Los padres de la muestra puntuaron por encima del promedio normativo en las expectativas de crianza y no se encontraron diferencias significativas segun el sexo del bebe. Esto significa que esperaron mas de lo que era razonable esperar de acuerdo a la edad del hijo/a. Esto es llamativo dado que los padres de la muestra estaban inscritos en un programa de educacion para padres (Club Pequenin3), en el cual recibieron informacion sobre el desarrollo apropiado. Indica que se debe insistir aun mas en ese aspecto, pues establecer expectativas apropiadas para el desarrollo de los hijos puede definir el marco para fijar reglas y limites adecuados y ademas permite un mejor acompanamiento y estimulacion de las necesidades de desarrollo.

Los padres de familia de la muestra puntuaron por debajo del promedio normativo en cuanto a practicas disciplinarias sin diferencias entre ninos y ninas. En parte esto podria estar influido por la participacion de los padres en el programa de crianza, en el cual se enfatiza fuertemente en la no utilizacion de ningun tipo de violencia y se trabaja con los padres estrategias de disciplina positiva. Cabe resaltar, sin embargo, que aunque los padres de la muestra estan por debajo del promedio normativo, varios padres reconocieron que usaban castigo fisico o verbal como una respuesta ante los problemas de conducta de sus hijos. Se volvera sobre este aspecto mas adelante.

En cuanto al temperamento no se presentaron diferencias significativas al comparar las familias con ninos y con ninas, lo cual es similar a lo que reporta la literatura, pues la mayoria de los autores coinciden en considerar similares ambos sexos, respecto al temperamento infantil (Thomas & Chess, 1984, Rothbart, 1986, Rubin, Hastings, Chen, Stewart & McNichol, 1998). No obstante, algunos autores documentaron que diferencias pequenas aparecen a medida que transcurre el tiempo (Kohnstamm, Bates & Rothbart, 1989). Este aspecto tiene implicaciones a la hora de realizar programas de capacitacion de padres con respecto al temperamento de manera conjunta (ninos y ninas). Es importante recalcar en este punto que los padres participantes en esta investigacion evaluaron de manera muy positiva la realizacion de los cuestionarios de temperamento, pues segun expresaron esto les permitio ser mas conscientes de las particularidades de sus bebes y de la importancia de adecuar sus practicas de cuidado y disciplina a estas diferencias individuales.

Relaciones entre la crianza y el temperamento.

No se encontraron asociaciones entre las variables del temperamento y las variables de la crianza en la muestra evaluada. Estos datos concuerdan con algunos estudios como el de Hagekull, Bohlin y Rydell (1997) en los que tampoco se encontraron relaciones entre temperamento y la crianza. Sin embargo, otras investigaciones como la Jenkins, Rasbash & O'Connor (2003) documentaron que los ninos mas negativos emocionalmente evocan mas respuestas parentales negativas y Van den Boom (1995) encontro que la irritabilidad temperamental de los ninos hace que los padres tiendan a ser mas impacientes y tendientes a usar castigos fisicos (Van den Boom, 1995). Aunque esta misma autora tambien demostro que las madres pueden ser entrenadas para responder de manera mas acorde al temperamento de su bebe (Van den Boom, 1995).

Es importante anotar que este grupo de padres no pertenecian a un grupo de riesgo y al contrario estaban inscritos en un programa de acompanamiento en la crianza. Por lo tanto la baja correlacion puede ser una senal de lo que Thomas y Chess (1977) denominaron como "bondad del ajuste" es decir una crianza flexible que se adapta a las caracteristicas propias del temperamento de cada nino (Thomas & Chess, 1977). En este sentido, los teoricos del desarrollo han planteado que "los buenos padres" pueden reaccionar de manera diferente porque son sensibles y flexibles con respecto a la individualidad de cada nino, en lugar que los ninos se adapten al mismo molde o reaccion (Collins, Maccoby, Steinberg, Hetherington & Bornstein, 2000).

Las implicaciones de este hallazgo resaltan la importancia de incluir en los programas de educacion de padres estrategias para que los cuidadores conozcan y acepten las diferencias temperamentales y de esta manera las caracteristicas temperamentales no evoquen respuestas fijas e inflexibles en los padres sino que se logre una buena correspondencia o acople que favorezca el desarrollo como al parecer sucedio en este grupo de padres. Valdria la pena realizar estudios adicionales en grupos de padres de grupos vulnerables que no asisten a estos programas, para evaluar el nivel de correspondencia o "bondad del ajuste", pues si este patron no se presenta, seria uno de los objetivos de los programas de intervencion con padres.

Respuesta al estres en los ninos evaluados

Como se observa en la tabla 11, el 46% de los ninos (n=27) presentaron aumento del cortisol (reactividad adrenocortical). Estos datos son coherentes con lo publicado en investigaciones previas en las que se midio el cortisol en saliva antes y despues de la vacuna y tambien documento este aumento del cortisol en bebes de 2, 4 y 6 meses, indicando que la inoculacion fue estresante aunque la respuesta del cortisol disminuyo con la edad. (Lewis & Thomas, 1990). Esta investigacion tiene relevancia en el sentido de que la mayoria de los estudios con estresores fisicos se han enfocado en ninos menores de 6 meses y se ha insistido en que se expanda la investigacion con ninos de edades mayores (Jansen et al., 2010, Gunnar et al., 2009). Esta investigacion pone en evidencia que al menos en un grupo de ninos, la inoculacion y los estresores fisicos siguen disparando la respuesta del cortisol, lo cual debe ser tenido en cuenta en los programas de padres y en general en la atencion pediatrica de los ninos.

En la muestra de los 59 ninos, el 54% (n=32) no presento aumento del cortisol posterior a la vacuna. Lo anterior tambien ha sido reportado por investigaciones previas que han mostrado que algunos ninos muestran una disminucion del cortisol post-estresor en relacion al nivel pre-estresor (Lewis & Thomas, 1990). Entre las razones para este efecto, algunos autores postulan el alto nivel de cortisol pre-estresor u otros factores como la variacion diurna de cortisol o los eventos estresores no controlados (Ramsay & Lewis, 2003). Tambien puede explicarse por el periodo de hiporreactividad que, como en se menciono anteriormente, presentan muchos ninos en la etapa preescolar (Gunnar & Donzella, 2002). De esta forma, es probable que muchos estimulos potencialmente estresores nunca produzcan una respuesta adrenocortical (elevacion del cortisol) o esta respuesta sea atenuada debido a los procesos regulatorios (Stansbury & Gunnar, 1994) en los que la crianza sensible tiene un papel importante. Estos datos proveen evidencia adicional y animan a fomentar que los programas de educacion de padres incorporen conocimientos sobre la respuesta al estres, su importancia para el desarrollo y el papel de los padres en la regulacion de la misma, pues este periodo de hiporreactividad adrenocortical parece estar soportado en practicas de crianza sensible que actuan como atenuante (buffer) contra el estres leve a moderado en esta edad, ya que se protege al cerebro contra elevaciones del cortisol, independientemente de que las respuestas conductuales (como llanto o malestar) sigan presentandose (Gunnar & Quevedo, 2007).

Relaciones entre crianza y respuesta al estres (reactividad adrenocortical)

Al analizar los resultados que se obtuvieron al buscar las asociaciones entre las practicas de crianza de los padres y la respuesta al estres (reactividad adrenocortical), se encontro que la variable practicas disciplinarias estaba asociada con la reactividad adrenocortical (R=0,31). Esto concuerda con otras investigaciones que muestran que los ambientes sociales tempranos, de manera especial el ambiente de crianza, pueden moldear el desarrollo de los sistemas fisiologicos del estres al configurar la respuesta adrenocortical, por ejemplo se ha encontrado que los ninos que recibieron frecuente castigo corporal (palmadas, nalgadas) mostraron mayor reactividad al estres por la separacion materna (Bugental, Martorell & Barraza, 2003) u otras investigaciones que han mostrado la disrupcion del vinculo como resultado del dolor infringido por el cuidador (Coyl, Roggman & Newland, 2002).

La disruption del vinculo y las alteraciones quimicas de la respuesta al estres podrian estar en la base de otras consecuencias negativas del castigo fisico para el desarrollo, las cuales han sido documentadas por varias investigaciones. Por ejemplo, se encontro que el castigo fisico es un factor de riesgo para la agresion infantil (con padres, pares y hermanos) y la conducta antisocial (Mulvaney & Mebert, 2007, Slade & Wissow, 2004, Taylor, Manganello, Lee, 2010, Grogan-Kaylor, 2004). Adicionalmente el castigo fisico se ha asociado a problemas de salud mental en los ninos, jovenes y adultos como depresion, ansiedad, sentimientos de desesperanza, uso de drogas y alcohol, y en general mal ajuste psicosocial (Afifi, Brownridge, Cox & Sareen, 2006). Ademas se ha documentado que puede causar alteraciones en las regiones dopaminergicas asociadas con la vulnerabilidad al abuso de drogas y alcohol (Sheu, Polcan, Anderson & Teicher, 2010). Ningun estudio ha encontrado que el castigo fisico mejora el desarrollo y la salud o tenga un efecto positivo a largo plazo y en cambio si efectos negativos a largo plazo y que muchos casos de abuso infantil ocurren en el contexto del castigo fisico (Grogan-Kaylor, 2004).

Los datos de esta investigacion aportan evidencia adicional a las estrategias globales para la terminacion del castigo fisico (Acabar Castigo.org, 2013) y a los esfuerzos para que los padres comprendan de manera clara las implicaciones que puede tener su utilizacion en el desarrollo del cerebro, la salud y las capacidades presentes y futuras de sus hijos (Durrant & Ensom, 2004). Lo anterior sustenta la importancia de la capacitacion de padres en estrategias de disciplina positiva, que han probado su eficacia para fomentar el desarrollo de la autorregulacion en los ninos, que permita la solucion de conflictos de manera efectiva. Estas intervenciones o estrategias estan basadas en el fortalecimiento del vinculo afectivo, el andamiaje de la funcion ejecutiva y el acople de las estrategias disciplinarias a las caracteristicas temperamentales de cada nino (Kochanska, Murray & Harlan, 2000, Kochanska, 1997, Kochanska & Thompson, 1997)

Relaciones entre el temperamento de los ninos y su respuesta al estres (reactividad adrenocortical)

En esta investigacion la respuesta al estres no se encontro asociada a la dimension temperamental afectividad negativa. Lo cual concuerda con otros estudios que no han encontrado asociacion entre temperamento y reactividad adrenocortical (Buss et al. 2003). Vale la pena seguir investigando en el tema, pues otros estudios si han encontrado que los ninos con alta afectividad negativa si tienen mayores niveles de cortisol reactivos (Zimmermann & Stansbury, 2004, Van Bakel & Riksen-Walraven, 2004, Stansbury & Gunnar, 1994). Aunque, algunos de estos mismos autores concuerdan que el temperamento puede tener mas que efectos principales, efectos moderadores que operan en relacion con la crianza que el nino recibe (Gunnar, Brodersen, Nachmias, Buss & Rigatuso 1996).

Finalmente, esta investigacion previa ha hecho mucho enfasis en la afectividad negativa y poco o nada en a las otras dimensiones temperamentales, esta investigacion aporta datos sobre la importancia de tener en cuenta las otras dimensiones como factores protectores de la respuesta al estres. La variable extroversion presento una correlacion negativa baja (-0,35), al igual que la variable regulacion (-0,21) con la reactividad adrenocortical, es decir que entre mas alto puntuaron los ninos en las variables extroversion y regulacion, presentaron menor reactividad adrencortical.

7. Recomendaciones

Desarrollar nuevas investigaciones ampliando el tamano de la muestra para seguir profundizando en la influencia de los padres como determinante de la respuesta al estres. Incluir en nuevos estudios a grupos de poblaciones vulnerables que no asistan a programas de padres (familias en desplazamiento o que viven bajo la linea de la pobreza, madres con enfermedad mental, ninos con sospecha o victimas de abuso, etc.) La identificacion de respuestas al estres que se asocian mas a menudo con tipos de crianza de riesgo podrian ser utiles para estudios de intervencion dirigidos a mejorar la calidad de la crianza y los cambios en los perfiles de respuesta podrian servir como marcadores del exito de la intervencion.

Dado que los estudios con estresores fisicos se han centrado sobre todo en ninos menores de 6 meses, se sugiere seguir ampliando la investigacion con ninos de edades mayores, asi como estudios longitudinales que permitan realizar el seguimiento de la repuesta al estres a lo largo de la infancia para avanzar en la observacion del periodo de hiporreactividad al estres y su relacion con rasgos temperamentales o caracteristicas de crianza.

DOI: 10.11600/1692715x.13236150914

Lista de referencias

Acabar Castigo.org (2013). Iniciativa Global para acabar con el Castigo Fisico Recuperado el 13 de octubre de 2013, de: http://www.acabarcastigo.org/que-escastigo-fisico

Afifi, T., Brownridge, D., Cox, B. & Sareen, J. (2006). Physical punishment, childhood abuse and psychiatric disorders. Child Abuse Negl, 30, pp. 1093-1103.

Bronstein, P. (1988). Father-child interaction. En P. Bronstein & C. P. Co-Wan (eds.) Fatherhood today: Men S changing role in the family, (pp. 107-126). New York: Wiley.

Bugental, D. B., Martorell, G. A. & Barraza, V. (2003). The hormonal costs of subtle forms of infant maltreatment. Hormones and Behavior, 43, pp. 237-244.

Buss, K. A., Schumacher, J. R., Dolski, I., Kalin, N. H., Goldsmith, H. H. & Davidson, R. J. (2003). Right frontal brain activity, cortisol, and withdrawal behavior in 6- month-old infants. Behavioral Neuroscience, 117, pp. 11-20.

Cohen, J. (1988). Statistical Power Analysis for the Behavioral Sciences. Hillsdale: Lawrence Erlbaum Associates Collins, W. A., Maccoby, E. E., Steinberg, L. , Hetherington, E. M. & Bornstein, M. H. (2000). Contemporary Research on Parenting: The Case for Nature and Nurture. American Psychologist, 2, pp. 218-232.

Coyl, D., Roggman, L. & Newland, L. (2002). Stress, maternal depression and negative mother-infant interactions in relation to infant attachment. Infant Ment Health, 23, pp. 145-163.

Durrant, J. & Ensom, R. (2004). Joint statement on physical punishment of children and youth. Recuperado el 13 de octubre del 2013, de: www.cheo.on.ca/en/physicalpunishment.

Gartstein, M. & Rothbart, M. (2003). Studying infant temperament via the Revised Infant Behavior Questionnaire. Infant Behavior & Development, 26, pp. 64-86.

Granger, D. A., Harmon, A. G., Hibel, L. C. & Rumyantseva, O. (2007). Measuring salivary cortisol in studies of child development: Watch out-what goes in might not come out of commonly used saliva collection devices. Developmental Psychobiology, 49 (5), pp. 495-500.

Grogan-Kaylor, A. (2004). The effect of corporal punishment on antisocial behavior in children. Soc Work Res, 28, pp. 153-162.

Gunnar, M. R., Brodersen, L., Nachmias, M., Buss, K. & Rigatuso, J. (1996). Stress reactivity and attachment security. Developmental Psychobiology, 29 (3), pp. 191-204.

Gunnar, M. R. & Donzella, B. (2002). Social regulation of the cortisol levels in early human development. Psychoneuroendocrinology, 27, pp. 199220.

Gunnar, M. R. & Quevedo, K. (2007). The neurobiology of stress and development. Annual Review of Psychology, 58, pp. 145-173.

Gunnar, M. R., Talge, N. M. & Herrera, A. (2009). Stressor paradigms in developmental studies: What does and does not work to produce mean increases in salivary cortisol. Psychoneuroendocrinology, 34, pp. 953-967.

Hagekull, B., Bohlin, G. & Rydell, A. (1997). Maternal sensitivity, infant temperament, and the development of early feeding problems. Infant Mental Health Journal, 18 (1), pp. 92-106.

Jansen, J., Beijers, R., Riksen-Walraven, M. & Weerth, C. (2010). Cortisol reactivity in young infants. Psychoneuroendocrinology, 35, pp. 329338.

Jenkins, J. M., Rasbash, J., O'Connor, T. G. (2003). The role of the shared family context in differential parenting. Developmental Psychology, 39 (1), pp. 99-113.

Kochanska, G. (1997). Multiple pathways to conscience for children with different temperaments: From toddlerhood to age 5. Developmental Psychology, 33, pp. 228-240.

Kochanska, G., Murray, K. & Harlan, E. (2000). Effortful control in early childhood: Continuity and changes, antecedents and implications for social development. Developmental Psychology, 36 (2), pp. 220-232.

Kochanska, G. & Thompson, R. A. (1997). The emergence and development of conscience in toddlerhood and early childhood. En J. E. Grusec & L. Kuczynski (eds.) Parenting Strategies and Children S Internalization of Values: A Handbook of Theoretical and Research Perspectives, (pp. 53-77). New York: Wiley. Kohnstamm, G. A., Bates, J. E. & Rothbart, M. K. (1989). Temperament in childhood. Oxford: John Wiley & Sons.

Lewis, M. & Thomas, D. (1990). Cortisol release in infants in response to inoculation. Child Development, 64, pp. 50-59. Martinez, M. & Garcia, M. C. (2011). Implicaciones de la crianza en la regulacion del estres. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Ninez y Juventud, 9 (2) pp. 535-545.

Ministerio de Proteccion Social (2013). Esquema Nacional de Vacunacion. Bogota, D. C.: Ministerio de Proteccion Social. Recuperado el 21 de julio de 2013, de: http://www.minsalud.gov.co/salud/ Paginas/EsquemasdeVaunaci%C3%B3n. aspx

Mulvaney, M. & Mebert, C. (2007). Parental corporal punishment predicts behavior problems in early childhood. Fam Psychol, 21, pp. 389-397.

Pulido, S., Castro-Osorio, J., Pena, M. & Ariza-Ramirez, D. P. (2013). Pautas, creencias y practicas de crianza relacionadas con el castigo y su transmision generacional. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Ninez y Juventud, 11 (1), pp. 245-259.

Putman, S. (2013). Mary RothbartS Temper ament -qui es ti onn aires. Recuperado el 18 de agosto de 2013, de: http://www.bowdoin.edu/~sputnam/ rothbart-temperament-questionnaires/ faq/#Answer14

Ramsay, D. & Lewis, M. (2003). Reactivity and regulation in cortisol and behavioral responses to stress. Child Dev., 74, pp. 456-464.

Rothbart, M. K. (1986). Longitudinal observation of infant temperament. Developmental Psychology, 22 (3), pp. 356-365.

Rubin, K. H., Hastings, P., Chen, X., Stewart, S. & McNichol, K. (1998). Intrapersonal and maternal correlates of aggression, conflict, and externalizing problems in toddlers. Child Dev, 69 (6), pp. 16141629.

Sheu, Y S., Polcari, A., Anderson, C. & Teicher, M. H. (2010). Harsh corporal punishmentis associated with increased T2 relaxation time in dopamine-rich regions. Neuroimage, 53, pp. 412-419.

Shirtcliff, E. A., Granger, D. A., Schwartz, E. & Curran, M. J. (2001). Use of salivary biomarkers in biobehavioral research: Cotton-based sample collection methods can interfere with salivary immunoassay results. Psychoneuroendocrinology, 26, pp. 165-173.

Slade, E. & Wissow, L. (2004). Spanking in early childhood and later behaviour problems: a prospective study of infants and young toddlers. Pediatrics, 113, pp. 1321-1330.

Solis-Camara R. P. (2007). Manual de la Escala de Comportamientos para Madres y

Padres con Ninos Pequenos (ECMP). Bogota, D. C.: Bibliomedia.

Solis-Camara, R. P. & Diaz-Romero, M. (2007). Relaciones entre creencias y practicas de crianza de padres con ninos pequenos. Anales de psicologia, 23 (2), pp. 177-184.

Spangler, G. & Grossmann, K. E. (1993). Biobehavioral organization in securely and insecurely attached infants. Child Development, 64, pp. 1439-1450.

Stansbury, K. & Gunnar, M. R. (1994). Adrenocortical activity and emotion regulation. . Monographs of the Society for Research in Child Development, 59, pp. 108-134.

Taylor, C., Manganello, J. & Lee, S. (2010). Mothers' spanking of 3-year-old children and subsequent risk of children's aggressive behavior. Pediatrics, 125, pp. 1065-1087.

Taylor, S. E., Lerner, J. S., Sage, R. M., Lehman, B. J. & Seeman, T. E. (2004). Early environment, emotions, responses to stress and health. Journal of Personality, 72, pp. 1365-1393.

Thomas, A. & Chess, S. (1977). Temperament and Development. New York: Brunner, Mazel.

Tronick, E. Z. & Cohn, J. F. (1989). Infantmother face-to-face interaction: age and gender differences in coordination and the occurrence of miscoordination. Child Development, 60, pp. 85-92.

Van Bakel, H. J. & Riksen-Walraven, J. M. (2004). Stress reactivity in 15-month-old infants: links with infant temperament, cognitive competence and attachment security. Developmental Psychobiology, 44, pp. 157-167.

Van den Boom, D. (1995). Do first-year intervention effects endure? Follow-up during toddlerhood of a sample of Dutch irritable infants. Child Developmental, 66, pp. 1798-1816.

Zimmermann, L. K. & Stansbury, K. (2004). The influence of emotion regulation, level of shyness and habituation on the neuroendocrine response of three-year old children. Psychoneuroendocrinology, 29, pp. 973-982.

<ADD> MARTA MARTINEZ ** Profesora Universidad del CES, Colombia. MARIA CRISTINA GARCIA *** Profesora Doctorado en Ciencias Sociales, Ninez y Juventud, Universidad de Manizales-Cinde, Colombia. DANIEL CAMILO AGUIRRE-ACEVEDO **** Profesor Universidad de Antioquia, Colombia. </ADD>

Articulo recibido en junio 9 de 2014; articulo aceptado en septiembre 15 de 2014 (Eds.)

* Este articulo de investigacion cientifica y tecnologica presenta los resultados de la Tesis doctoral "Relaciones entre Temperamento, Crianza y Respuesta al Estres (reactividad adrenocortical) en un grupo de ninos colombianos de 1 ano de edad", presentada por Marta Martinez para optar al titulo de Doctora en Ciencias Sociales Ninez y Juventud de la Universidad de Manizales y el Cinde. La tesis de grado fue realizada entre enero del 2012 a diciembre del 2013. Aprobada por el Consejo de Doctores el 19 de mayo del 2014. Area del conocimiento Psicologia; subarea: Neuropsicologia. Agradecemos a la Dra. Megan Gunnar y al laboratorio de Psicobiologia de la Universidad de Minnesota por sus innumerables aportes durante la realizacion de esta investigacion.

** Medica Universidad del Cauca. Magister en Neuropsicologia Universidad San Buenaventura. Doctora en Ciencias Sociales Ninez y Juventud Universidad de Manizales-Cinde. Coordinadora Medica del programa de formacion del Padres del Club Pequenin. Docente Universidad CES. Correo electronico: martamz@une.net.co

*** Psicologa de la Universidad Javeriana. Magister en Investigacion Curricular de la Universidad Pedagogica Nacional. Doctora en Educacion de Nova University-Cinde. Correo electronico: mariacristinagarciav@yahoo.com

**** Estadistico, Magister en Epidemiologia, Candidato a Doctor en Epidemiologia. Docente investigador de la Facultad de Medicina, Universidad de Antioquia, Colombia. Correo electronico: daniel.aguirre@udea.edu.co

Rev.latinoam.cienc.soc.nmez juv 13 (2): 1065-1080, 2015 http://revistalatinoamericanaumanizales.cinde.org.co

(1) Encuesta Nacional de Demografia y Salud 2000. Creencias actitudes y practicas sobre violencia en Bogota, Cali y Medellin: Linea de Base.

(2) El club pequenin es un programa de acompanamiento en la crianza que funciona hace mas de 13 anos y es soportado por la Empresa Productos Familia. Cuenta con una base de datos de aproximadamente 200.000 registros activos de todos los estratos socioeconomicos y de todos los departamentos de Colombia de mamas y bebes que utilizan los beneficios del programa: conferencias, talleres, redencion de material didactico, programa de radio y comunidad virtual.

(3) El club pequenin es un programa de acompanamiento en la crianza que funciona hace mas de 13 anos y es soportado por Productos Familia. Cuenta con una base de datos de aproximadamente 200.000 familias que utilizan los beneficios del programa: conferencias, talleres, redencion de material didactico, programa de radio y comunidad virtual.
Tabla 1. Caracterizacion de la muestra de acuerdo a ciudad de
procedencia y la etapa de partici-pacion en el estudio.

Ciudad          Departamento   Participantes   %
                               etapa 1

Bogota          Cundinamarca   97              37
Medellin        Antioquia      59              22
Cali            Valle          21              8
Bucaramanga     Santander      15              6
Bello           Antioquia      10              4
Envigado        Antioquia      9               3
Pasto           Narino         9               3
Pereira         Risaralda      8               3
Barranquilla    Atlantico      7               3
Ibague          Tolima         6               2
Itagui          Antioquia      6               2
Neiva           Huila          5               2
Villavicencio   Meta           5               2
Sabaneta        Antioquia      3               1
Otras                          5               2
  ciudades
Total                          265             100

(*) Otras
ciudades:
Cajica(1),
Cartagena(1),
Cimitarra(1),
Puerto
Tejada(1),
Sogamoso(1)

Ciudad          Participantes   %
                etapa 2

Bogota          29              49
Medellin        13              22
Cali            4               7
Bucaramanga     3               5
Bello           2               3
Envigado        2               3
Pasto           0               0
Pereira         2               3
Barranquilla    0               0
Ibague          0               0
Itagui          1               2
Neiva           0               0
Villavicencio   0               0
Sabaneta        2               3
Otras           1               2
  ciudades
Total           59              100

(*) Otras
ciudades:
Cajica(1),
Cartagena(1),
Cimitarra(1),
Puerto
Tejada(1),
Sogamoso(1)

Tabla 2. Caracterizacion de la muestra de padres teniendo en
cuenta la edad y el nivel de estudios

                      Padre        Madre

Edad media (DE)       32,3   2,1   27,7   5,6
Nivel educativo
  frecuencia (%)
Primaria               8      3     1      0
Bachillerato           69    26     44    17
Tecnico o tecnologo    73    28     83    31
Universitario         106    40    136    52
Sin dato               8      3     0      0

Tabla 3 Crianza y temperamento segun genero en una muestra de 264
ninos de 1 ano de edad en varias ciudades de Colombia.

                       Femenino n=114  Masculino n=150

                       Media   Desv.   Media   Desv.
                               tip.            tip.

Variables de
temperamento

Extraversion            5,1     0,6     5,1     0,6
Afectividad Negativa    3,7     0,7     3,6     0,6
Regulacion              4,6     0,7     4,6     0,6

Variables de
crianza

Practicas Cuidado      55,3     9,2    56,3     9,1
Expectativas           73,4    18,9    69,6    11,0
Practicas Disciplina   39,0     8,7    39,0     7,5

                       d      Z       Valor p

Variables de
temperamento

Extraversion           0,05   -0,04    0,968
Afectividad Negativa   0,09   -0,24    0,813
Regulacion             0,09   -0,51    0,607

Variables de
crianza

Practicas Cuidado      0,11   -0,56    0,578
Expectativas           0,25   -0,42    0,675
Practicas Disciplina   0,00   -0,53    0,599

Z: Estadistico Z de la prueba U de Mann-Whitney con aproximacion
asintotica.

Tabla 4. Correlaciones entre las variables de crianza y temperamento
en una muestra de 264 ninos de 1 ano de varias ciudades de Colombia.

                                          Temperamento

                           Extroversion   Afectividad   Regulacion
                                           Negativa

Total n=264 Extroversion       1,00
Afectividad Negativa         0,22 **         1,00
Regulacion                   0,52 **        0,34**         1,00
Expectativas                  -0,03          0,01          0,04
Practicas Disciplina           0,00          -0,08        -0,03
Practicas Cuidado             -0,03          -0,01        -0,04
Femenino n=114
Extroversion                   1,00
Afectividad Negativa         0,30 **         1,00
Regulacion                   0,51 **        0,41 **        1,00
Expectativas                  -0,02          -0,04         0,13
Practicas Disciplina           0,05          -0,15        -0,03
Practicas Cuidado             -0,04          0,02          0,03
Masculino n=154
Extroversion                   1,00
Afectividad Negativa           0,14          1,00
Regulacion                   0,54 **        0,27 **        1,00
Expectativas                  -0,05          0,07         -0,05
Practicas Disciplina          -0,04          0,00         -0,02
Practicas Cuidado             -0,02          -0,04        -0,10

                                          Crianza

                           Expectativas   Practicas    Practicas
                                          Disciplina    Cuidado

Total n=264 Extroversion
Afectividad Negativa
Regulacion
Expectativas                   1,00
Practicas Disciplina         0,51 **         1,00
Practicas Cuidado            0,36 **       0,23 **       1,00
Femenino n=114
Extroversion
Afectividad Negativa
Regulacion
Expectativas                   1,00
Practicas Disciplina         0,49 **         1,00
Practicas Cuidado            0,44 **       0,27 **       1,00
Masculino n=154
Extroversion
Afectividad Negativa
Regulacion
Expectativas                   1,00
Practicas Disciplina         0,58 **         1,00
Practicas Cuidado            0,30 **        0,20 *       1,00

* p<0,05

Tabla 5. Variacion del cortisol post estresor (vacuna) de acuerdo a
las variables de Crianza y Temperamento en una muestra de 59 ninos de
1 ano de edad de varias ciudades de Colombia.

                       No aumento del cortisol
                       (32-54%)

                       Mediana   Media   Desv.
                                         tip.

Extroversion             5,2      5,1     0,4

Afectividad Negativa     3,6      3,4     0,6

Regulacion               4,5      4,5     0,5

Expectativas            69,0     71,8    15,5

Practicas Disciplina    39,5     41,9    11,6

Practicas Cuidado       54,0     53,0     9,8

Variacion del                    -4,8     5,6
cortisol pre y post
vacuna

                       Aumento del cortisol
                       (27-46%)

                       Mediana   Media   Desv.
                                         tip.

Extroversion             4,8      5,0     0,6

Afectividad Negativa     3,6      3,7     0,7

Regulacion               4,6      4,4     0,8

Expectativas            71,0     73,3    18,5

Practicas Disciplina    36,0     36,6     5,4

Practicas Cuidado       58,0     58,0     8,8

Variacion del                     3,5     2,9
cortisol pre y post
vacuna

                       Valor Z     p

Extroversion            -1,0     0,308

Afectividad Negativa    -0,7     0,513

Regulacion              -0,1     0,891

Expectativas            -0,3     0,778

Practicas Disciplina    -1,9     0,055

Practicas Cuidado       -1,9     0,057

Variacion del
cortisol pre y post
vacuna

Z: Estadistico Z de la prueba U de Mann-Whitney.

Tabla 6. Correlaciones entre las variables de crianza y temperamento
y la Reactividad adrenocortical en 27 ninos de 1 ano de edad.

                              REACTIVIDAD
                       ADRENOCORTICAL (VARIACION
                         CORTISOL EL DIA DE LA
                                VACUNA)

Extraversion                     -0,35
Afectividad Negativa             -0,02
Regulacion                       -0,21
Expectativas                     0,00
Practicas Disciplina             0,31
Practicas Cuidado                0,05
COPYRIGHT 2015 Centro Internacional de Education y Desarrollo Humano (Cinde) y Universidad de Caldas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Martinez, Marta; Garcia, Maria Cristina; Aguirre-Acevedo, Daniel Camilo
Publication:Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Ninez y Juventud
Article Type:Ensayo
Date:Jul 1, 2015
Words:7627
Previous Article:MBQS: Evaluation method for attachment-based interventions in early childhood/MBQS: metodo de evaluacion para intervenciones en apego dirigidas a...
Next Article:Social competence and sociometric status school in children diagnosed with Attention-Deficit Hyperactivity Disorder (ADHD)/Competencia social y...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters