Printer Friendly

Resistencia politica en la oficina salitrera de Chacabuco (1973-1975), region de Antofagasta, Chile.

Political resistance in the saltpetre works of Chacabuco (1973-1975), Antofagasta region, Chile.

Resistance politique dans le bureau du salpetre de Chacabuco (1973-1975), region d'Antofagasta, Chili.

1. Introduccion

Este articulo tiene como principal objetivo describir y poner en valor la resistencia politica en el contexto de los centros de detencion implementados en la dictadura chilena civico militar (1973-1990). Al respecto, se ha constatado en estudios previos, que las nociones de resistencia politica y de centros de detencion, deben ser precisadas desde una perspectiva interdisciplinaria que considera el derecho, las ciencias politicas, la filosofia y la historia, atendiendo a las diversas complejidades y debates que comprenden tanto el contexto historico politico como el marco espacial en que se producen. Estos asuntos son explorados en la primera seccion del articulo, como una forma de establecer algunas delimitaciones conceptuales. La presentacion de estas nociones se realiza en la segunda seccion, donde se caracteriza el contexto historico politico de la dictadura civico militar en Chile, en un espacio concreto, a saber, la oficina salitrera de Chacabuco (1924-1938).

Algunas precisiones sobre la dictadura y Chacabuco se detallan en: el informe Valech, en que se reconocen tres periodos de la represion politica, que se diferencian en el numero y perfil de las victimas (3), los organismos involucrados, los recintos de detencion, las normas juridicas e incluso los metodos de tortura. En el primer periodo, entre el 11 de septiembre de 1973, fecha del golpe civico militar, y enero de 1974, las detenciones fueron masivas, afectando a todo aquel que hubiese colaborado en forma directa o indirecta con el gobierno de Salvador Allende (4 de noviembre de 1970 y 11 de septiembre de 1973) a quien se opusiera de forma manifiesta a los dictamenes del nuevo regimen o que fueran calificados como sospechosos (4). En el segundo periodo de represion, entre enero de 1974 y agosto 1979, se crearon recintos secretos de detencion, las detenciones fueron mas selectivas, siendo el objetivo prioritario los cuadros directivos del Movimiento Izquierdista Revolucionario (MIR) y de los partidos Comunista y Socialista. Durante este periodo, la represion estuvo a cargo de la Direccion de Inteligencia Nacional (DINA), organismo que el ano 1974 tuvo reconocimiento legal con presupuesto asignado para la persecucion politica (5). Finalmente, en el tercer periodo, entre agosto de 1977 y marzo de 1990, opero un nuevo dispositivo de represion, la Central Nacional de Investigaciones (CNI), cuyas funciones eran practicamente las mismas que las de la DINA, aunque con mayor libertad de acciones, pues este periodo se caracterizo por un mayor refinamiento en el uso de instrumentos juridicos que facilitaban la privacion de libertad por motivos politicos e incluso la tortura (6). Durante este tercer periodo se dicto un decreto ley de amnistia, que absolvia a todos los responsables de causas criminales generadas entre 1973 y 1978.

Para efectos de esta investigacion, cabe precisar que en el primer periodo uno de los centros de reclusion masiva implementados en la region del Biobio, junto con la Isla Quiriquina y la Carcel de Concepcion, fue el Estadio Regional, ubicado en la ciudad de Concepcion, que funciono entre septiembre de 1973 y enero de 1974. Segun la Comision Nacional sobre Prision Politica y Tortura, este fue uno de los 159 centros de la region destinado a estos efectos, donde hubo un promedio de 589 presos, de los cuales 44 fueron mujeres. El recinto estuvo a cargo de la Armada, Carabineros y Gendarmeria, quienes tuvieron entre sus objetivos reclutar detenidos para derivarlos a campos de concentracion, como el de Chacabuco, ubicado en la region de Antofagasta (7), cuyo funcionamiento opero entre noviembre de 1973 y abril de 1975.

Tal como se consigna en el Informe Valech, este lugar que tenia una extension de 36 hectareas, fue destinado a labores de extraccion del salitre hasta el ano 1940. En 1968 fue adquirido por la Sociedad Quimica y Minera de Chile (SOQUIMICH) y en 1971 fue declarado monumento historico. Desde 1972 estaba a cargo del Ejercito, quienes desde 1973 lo utilizaron como campo de concentracion. El sector donde se encontraban los prisioneros fue delimitado con alambradas de puas, minas antipersonales y torres de vigilancia con personal armado de metralletas, ademas de la vigilancia permanente de un tanque militar y aviones que efectuaban vuelos rasantes por todo el campo. La guardia era realizada por personal del Ejercito, Fuerza Aerea y Carabineros. Chacabuco fue ocupado solo por prisioneros politicos hombres, en total 1. 200, hasta que a mediados del ano 1974, estos fueron trasladados a otros centros como Tres Alamos o Ritoque.

Los detenidos que llegaban a Chacabuco no solo habian sido torturados en los lugares donde anteriormente habian sido recluidos sino tambien durante el trayecto a Chacabuco, en especial quienes fueron trasladados en trenes de carga desde Iquique, en barcos desde Valparaiso y en camiones militares desde Pisagua. Los testimonios senalan que al ingresar, los prisioneros eran obligados a tenderse desnudos por horas sobre la cancha de futbol y en general, eran recibidos con maltratos, amenazas y golpizas de pies, punos y objetos contundentes. Vivian en corredores de adobe que estaban formados por diez casas pequenas como pabellones. Cada una tenia de dos o tres pisos y mantenia a seis presos. Habia un comedor de uso comun y no contaba con luz electrica. Los presos recibieron un maltrato permanente, sufrian de amenazas de fusilamiento, violencia psicologica, amenazas de acciones represivas contra las familias, intensas jornadas de ejercicio de tipo militar y un regimen de trabajos forzados, sin utilidad ni sentido. Otro tipo de apremio fue separar a algunos prisioneros para recibir maltratos mas severos.

El principal supuesto es que en este lugar, uno de los mas inhospitos y aislados del pais, la resistencia politica no solo se configuro como una estrategia de sobrevivencia, sino tambien como una forma de reorganizacion social y de ofensiva ante la represion. Este supuesto, se analiza en la ultima seccion, donde se visibilizan formas de resistencia que acontecieron en Chacabuco. Todas las secciones del articulo consideran en lo metodologico, entrevistas semiestructuradas y revision de material testimonial ya publicados de sobrevivientes. Las fuentes de prensa utilizadas para los fines de este articulo son relatos de quienes se autodenominan "Chacabucanos", pues, algunos de estos detenidos que eran oriundos de la ciudad de Concepcion, trasladados desde el Estadio Regional a Chacabuco, tenian una historia de vinculacion politica previa, que definio estrategias de resistencia que aun siguen vigentes. Los hallazgos consideran la posibilidad de resistencia politica no violenta en las condiciones mas extremas de represion.

2. Algunas precisiones conceptuales sobre la resistencia politica y los campos de concentracion

Desde una perspectiva historiografica, el enfoque que facilita el periodo historico estudiado y el analisis de algunas precisiones sobre la resistencia politica y los campos de concentracion, es el de la historia reciente (8), perspectiva que posee la particularidad de ser parte del mismo fenomeno que estudia, poniendo en valor el pasado cercano, abierto e inconcluso, cuyos efectos se extienden hacia el presente. Por lo tanto, la historia reciente esta definida por una temporalidad de cercania con el presente y coetaneidad entre el sujeto que estudia y su objeto de conocimiento. De esta manera, los mecanismos que utiliza son la memoria y el testimonio. Por consiguiente, la supervivencia de actores y protagonistas se vuelve una regla fundamental. Por otra parte, tambien desde esta perspectiva, cabe precisar que el analisis considera un enfoque interdisciplinario, el que sin ser exhaustivo en este articulo, comprende la revision desde los principales sentidos y estudios previos, sobre estas nociones, desde disciplinas como el derecho, las ciencias politicas y la historia, entre otras. Al respecto, esta reflexion no resulta sencilla, pues es evidente que la nocion de resistencia admite complejidades relativas a significaciones que se desprenden incluso de su riqueza semantica. Como se presenta en lo que sigue, por una parte, la etimologia enfatiza las dimensiones de retorno a un origen y a su vez, un desplazamiento relativo a la proyeccion o movilizacion en la accion. Desde esta polisemiosis, el retorno a los fundamentos se vincula con aspectos eticos y morales como los derechos humanos fundamentales; sin embargo, la otra significacion contenida en la palabra, que enfatiza la resistencia como accion, permite problematizar el asunto de la violencia. Es decir, surgen interrogantes como: ?es la violencia una forma de resistencia? o ?la resistencia se aproxima a la no violencia?, ?existe una identidad semantica entre violencia y otros terminos, como el de oposicion? Si bien, estas interrogantes no son respondidas de manera concluyente en este articulo, senalan desafios aun pendientes en la investigacion sobre la historia reciente en diversos contextos espaciales.

En atencion a lo senalado y respecto al significado y en un sentido etimologico, la palabra resistencia, proveniente del latin, nombra una cualidad del verbo resistere que significa mantenerse firme, persistir, oponerse reiteradamente sin perder el puesto, y contiene tanto el prefijo "re" que alude a intensificacion, reiteracion o vuelta atras, como el verbo sistere que comprende el establecer, tomar posiciones o asegurar en un sitio o lugar (9). Estos sentidos anticipan un doble significado de la palabra resistencia. Por una parte, la resistencia comprende retomar en forma intensa las motivaciones originarias o los fundamentos de aquello que moviliza a la accion y por otra, comprende la orientacion de esta movilizacion en una cierta direccion no arbitraria. Asi, se comprende que la resistencia politica durante la dictadura chilena, se oriento a retomar de manera activa un proyecto social y politico, el de la Unidad Popular (10) mediante acciones que se enmarcaron en perpetuar el afan de lucha democratica garantizada por un Estado de derecho.

Por otra parte, desde los estudios del derecho, Perez (11) realiza diversas aclaraciones que permiten precisar, desde las limitaciones de este articulo respecto a esta disciplina, un marco general de valoracion de la nocion en estudio. En primer lugar, este autor afirma que la resistencia politica comprende un derecho "innato" que puede manifestarse ante distintos estados de opresion, tales como el social, economico o politico, siendo la dictadura la manifestacion mas cruenta de este ultimo. Ademas, senala que la resistencia politica tiene por limites los aspectos eticos y morales de una comunidad, siendo transgredidos cuando esta rebasa lo justo y el bien comun. La resistencia politica es tambien, un derecho fundamental que debiera estar garantizado por el Estado moderno. En este sentido se trata del "reconocimiento del recurso de la resistencia en su formulacion clasica en la Declaracion Universal de los Derechos Humanos" (12), que debiera ser manifiesto en la Constitucion. Se comprende asi, que la resistencia politica alude a asuntos fundamentales del hombre que son tambien objeto de materias legales. Al respecto, un claro ejemplo de resistencia politica es el plebiscito como ejercicio ciudadano durante la dictadura (13). Otros estudios previos, desde la disciplina de las ciencias politicas, como los de Quinones, senalan que la resistencia corresponde a acciones de civiles que desarrollan estrategias politicas no violentas, no obstante que se enmarcan conflictos politicos "en este caso, la resistencia civil hara referencia a la negativa de los ciudadanos a obedecer o cooperar con las fuerzas de invasion, ocupacion, usurpacion interna, golpismo de Estado o similares" (14).

Desde la perspectiva de la historia, una primera caracteristica relevante senalada por Salazar (15) es que la resistencia en Chile ha provenido en general desde las or ganiz acione s sociale s que p articip an de la vi da local y "de s afi a y pone en duda no solo la "eficacia" del poder institucional, sino tambien los "fundamentos" y la naturaleza de sus relaciones con las comunidades locales". En este sentido, la resistencia no solo se opone a los dispositivos del poder institucionalizados, sino que tambien interroga la relacion entre institucion y comunidad. Tambien desde un enfoque historico, y en segundo lugar, la resistencia ha sido conceptualizada desde la perspectiva de la confrontacion directa mediante la accion violenta, tales como, manifestaciones, protestas, desordenes callejeros y violencia urbana entre otros (16). Lo anterior, permite interrogar por el significado de la resistencia desde la historia, pues segun Peter, es necesaria su distincion con la nocion de oposicion, entendida como actos o efectos publicos que atentan contra el actor representante del Estado. En el caso de Chile, el actor principal es la dictadura civico militar representada en Pinochet y las autoridades designadas. De esta manera, resistencia es "todo acto adverso a un regimen politico llevado a cabo tanto en un ambito privado como publico" (17). La resistencia comprende las figuras de disconformidad, disidencia ideologica, huida y desercion. Por otra parte, la oposicion segun Tuchel "requiere acciones concretas" (18). Desde este enfoque, en Chile la resistencia ha sido conceptualizada en proximidad a la oposicion. Al respecto, son diversas las formas de conceptualizar las nociones de resistencia y oposicion en el contexto historico. Por ejemplo, en el caso de Colombia, las estrategias de oposicion durante la segunda mitad del siglo XX han comprendido la lucha armada u otras formas tendientes a la globalizacion de la violencia, situacion que en la actualidad intenta ser revertida mediante mecanismos no violentos que promueven formas artisticas, esteticas y culturales de resistencia. Se trata de una nueva epistemologia ante los conflictos que ha recibido denominaciones como estudios para la paz o resistencia no violenta (19).

El debate entre resistencia y oposicion ha sido desarrollado por los aportes de estos teoricos alemanes quienes desde la nocion de Resistenz senalan que esta puede tener un caracter mas pasivo y privado, a diferencia de la Widerstand cuya principal caracteristica es la accion publica. En este sentido, la idea de resistencia reconoce variantes como el caso argentino (20) o espanol (21), es decir, tanto la accion que promueve derrocar un regimen mediante la oposicion y tambien modalidades como la toma de distancia y/o diversas alternativas para sobrevivir frente a la dinamica criminal de los regimenes dictatoriales y/o totalitarios, como el silencio activo, la desdramatizacion, el humor y la ironia (22).

En esta investigacion se releva la nocion de resistencia como forma de acto que se contrapone a un regimen politico establecido llevado a cabo tanto en un ambito privado como publico y que comprende acciones politicas, sociales y culturales. Cuando se considera el contexto politico, se alude a la nocion de lo politico propuesta por Lechner (23) que esta en dialogo con la propuesta de Arendt (24) y que diferencia la nocion de politica, en tanto conflictiva construccion de un orden, de lo politico, que es el modo en que esa conflictiva participa de la vida social. Como afirma Gonzalez siguiendo a Marchart (25), lo politico trasciende las instituciones y las practicas convencionales y tiene, mas bien, un caracter transformador: "acontecimiento, dislocacion y posibilidad de subversion de todo significado; como la dimension del antagonismo en si mismo, que impide la fijacion y la clausura definitiva de todo significado, desde la cual es posible pensar la fundacion y refundacion de lo social, su continua institucion y destitucion" (26). En Chile, la perdida de las libertades politicas determino que la resistencia se enmarcara en actividades relacionadas con lo cultural (27), espacio que posibilito la organizacion, el dialogo, el humor y especialmente la reproduccion de la vida cultural.

Tal como afirma Valdes (28), la resistencia armada fue practicamente nula en Concepcion, limitandose a acciones aisladas que no prosperaron (29), como las del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) que decayeron, segun los entrevistados de Valdes, por la falta de apoyo del Partido Comunista y Socialista. No obstante, lo que limito cualquier accion de resistencia por la via armada fue el despliegue de terror generalizado que impuso la dictadura, fuertemente respaldada por civiles (30), desde el mismo 11 de septiembre; sin embargo, atendiendo al asunto de este articulo, se considera que, a pesar que no hubo despliegue de violencia por parte de la oposicion a la dictadura, si se llevo a cabo un plan de reorganizacion social y de ofensiva politica, incluso en los primeros centros de detencion (31).

Se considera que un aspecto central que influye de manera muy cierta en las posibilidades de gestacion o consolidacion de la resistencia politica, son los lugares de reclusion y sus condiciones (32). Al respecto, resulta necesario definir y diferenciar los dispositivos implementados en dictadura, tal como el campo de concentracion o confinamiento y su distincion con el campo de prisioneros, entendido este ultimo como centro de detencion de militares enemigos en un conflicto belico de gran extension. Por su parte, el concepto de campo de concentracion (33) se refiere al sistema de represion politica para opositores politicos, grupos etnicos o religiosos especificos, entre otros, en el que se detiene o confina a la gente, usualmente bajo condiciones extremas y sin respeto a las normas legales de arresto o encarcelacion, propias de las democracias constitucionales. Los campos de concentracion a diferencia de las prisiones o campos de prisioneros, eran independientes del sistema judicial y tuvieron tres objetivos con el aislamiento de los individuos. En primer lugar, buscaban encarcelar a las personas percibidas como amenaza a la seguridad instaurada por un regimen autoritario, permaneciendo encarceladas por un periodo indefinido. En segundo lugar, tenian el objetivo de eliminar a las personas y/o grupos pequenos por medio de homicidios, alejados del escrutinio publico y judicial y finalmente, implementar trabajos forzados en la poblacion (34).

No obstante, la denominacion de campo de concentracion ha estado sujeta a debates academicos que aluden a que este termino se utilizo para referirse exclusivamente a la situacion del Holocausto Judio y no seria aplicable a la situacion en Latinoamerica (35), sin embargo, Kahan y Lvovich consideran que el termino es valido de ser aplicable, pues representa en forma metaforica una experiencia previa a la que aludir, independiente de la diferencia entre ambas (36). Santos--Herceg (2016), coincide esta apreciacion (37) al sostener que ambas experiencias serian semejantes en tres aspectos. Primero, por las formas de represion politicas y violacion de los derechos humanos; segundo, pues dado lo novedoso de la dictadura en Chile no habia categorias para nombrar esta experiencia, y finalmente porque se intento vincular el horror chileno y el 'nazismo' de manera de potenciar la solidaridad internacional (38).

Ante la pregunta de ?que es un campo, cual es su estructura juridica-politica para que eventos de tal naturaleza hayan podido suceder?, Agamben senala que los campos no nacen del derecho ordinario, y menos aun, como tal vez se habria podido creer, de una transformacion y un desarrollo del derecho carcelario, sino del estado de excepcion y de la ley marcial (39). Ademas de ello, es necesario atender a que se trata de un territorio que esta fuera del ordenamiento juridico normal (40). Por consiguiente, como afirma Agamben, quien retoma los aportes de Arendt, los campos de concentracion evidencian el principio que rige el dominio totalitario pues al ingresar al campo, el sujeto participa de una zona de indistincion entre excepcion y regla, licito e ilicito, en la que toda proteccion juridica se hallaba suspendida (41).

Para Calveiro los campos de concentracion posteriores al golpe de Estado de 1976 en Argentina, dejaron de ser una de las formas de represion, para convertirse en la modalidad represiva del poder, ejecutada de manera directa desde las instituciones militares, cuyos modos de operacion se vincularon con la ideologia de una nueva nacion cuyos pilares eran, la limpieza, el orden, el control y disciplinamiento. De esta manera, los campos en tanto realidad "negada-sabida" o "secreto a voces", son eficientes en la diseminacion del terror (42). De esta forma, para Arendt, la reflexion sobre estos campos de concentracion forma parte de un analisis mas complejo que busca comprender el fenomeno politico que instalo el totalitarismo (43).

Otro aporte de Arendt, es dividir en tres los campos de concentracion segun los niveles de violencia que se ejercian en ellos (44). Primero, se encuentra el hades como una forma relativamente poco represora para apartar del camino a los elementos indeseables. Este corresponde a los campos de concentracion de los paises no totalitarios, donde aquellos "elementos indeseables" eran los apatridas, refugiados, desempleados, entre otros. Tambien, propone el purgatorio representado por los campos de trabajo de la Union Sovietica --trabajo forzado--donde la muerte convive con el trabajo debido a la absoluta desatencion, y finalmente, el infierno, donde se ubican los campos en los que toda la vida se hallaba profunda y sistematicamente organizada con objeto de proporcionar el mayor tormento posible (45). Un ejemplo de ellos fueron los campos de concentracion perfeccionados por los nazis; sin embargo, los tres mantienen algo en comun, las masas humanas apartadas en esos campos son tratadas como si ya no existieran, como si ya estuvieran muertas. En definitiva, el objetivo de los campos de concentracion no es necesariamente que los presos abandonen sus derechos politicos, sino destruir los derechos civiles de toda la poblacion. Asi mismo, la abolicion de los derechos de los seres humanos, expresada en la muerte de la persona juridica en el ser humano, es un prerrequisito para dominarle enteramente.

En conclusion, si bien, en muchos de los campos de concentracion los detenidos fueron incapaces de resistir a los asesinatos, hubo quienes intentaron y lograron resistir de una forma u otra, pues "todo poder reconoce un limite y frente a todo poder hay alguna posibilidad de resistencia" (46). Al comienzo, los prisioneros politicos pensaron en someterse a las leyes y ordenanzas que dictaban las autoridades, pensando en que asi evitarian lo peor; sin embargo, estos tuvieron que luchar diariamente para sobrevivir (47). De esta manera, es posible avalar la existencia de una moral de la resistencia contraria a los dictamenes o mecanismos de violencia que operaron al interior de los campos de tortura. Lo anterior, demuestra que la resistencia tiene varias formas de presentacion. En primer lugar, la resistencia comprende la lucha por la sobrevivencia y la dignidad por mantener la condicion humana "tratar de sobrevivir sin "entregarse", sin dejarse arrasar era un primer acto de resistencia que se oponia al mecanismo succionador y desaparecedor" (48). En segundo lugar, la resistencia contempla actos cotidianos de riesgo a pequena escala, en muchos casos anonimos. Finalmente, la resistencia tambien surge en la reasignacion del poder en un grupo social, los detenidos, que posibilita el funcionamiento de un sistema politico democratico al interior del campo de concentracion. Asi, no obstante el caracter deshumanizador que reconoce las arbitrariedades de todo regimen de encierro y privacion de las libertades individuales, es posible admitir la presencia de la resistencia politica, pues finalmente la libertad es la "ficcion" caracteristica de toda relacion con un semejante, necesario para sostener un "nosotros" y alcanzar un espacio intimo en comunidad. Esta ficcion que reinaugura el yo y el otro en un "nosotros", adquiere una estructura democratica que ademas se replica posteriormente entre todos los presos de Chacabuco. Por lo tanto, se podria afirmar que la resistencia es desde un inicio, de tipo politico (49).

3. Oficina salitrera de Chacabuco en la dictadura militar (1973-1975)

Chacabuco fue uno de los campos de prisioneros politicos mas grande de Chile, utilizado por la dictadura (50). Era un pueblo minero abandonado, uno de los tantos pueblos fantasmas de la pampa salitrera del norte chileno (51). Estaba ubicado a unos 100 km de la ciudad de Antofagasta en la segunda region, a mas de mil metros de altura, y tenia una alta oscilacion termica (en las noches las temperaturas llegaban a los casi -5 y durante el dia podian ser superiores a 37). Posterior al golpe, Witker lo describe como un caserio rodeado por una reja electrificada junto a la cual se alzaban seis torres de control, con guardias permanentes, mientras que los contornos del campamento estaban minados (52).

Como se ha senalado, durante la dictadura militar chilena, a Chacabuco fueron destinados hombres, incluyendo menores de edad, provenientes de diversas zonas de Chile quienes fueron trasladados en distintos medios de transporte. Los presos de Concepcion, quienes se encontraban a una distancia de mil quinientos kilometros de su lugar de origen (53), llegaron en avion. Este grupo de detenidos, de la ciudad Concepcion (54), ya habian estado presos en el Estadio Regional, que utilizado como centro de detencion, este habia albergado cerca de unos 500 presos politicos provenientes de distintos puntos de la region (55). La presion ejercida por el Club Deportes Concepcion, quienes exigian la devolucion de sus dependencias, obligo a tener que comenzar a trasladar a los prisioneros a otros recintos. De esta forma, el dia 17 de enero de 1974 desde las casetas del Servicio de Inteligencia Militar (SIM) del Estadio, se comenzo a leer una lista de nombres de 60 hombres y 4 mujeres, a quienes al llegar la tarde, se les informo que serian evacuados del recinto con rumbo desconocido (56). Asi, el 18 de enero de 1974, 59 presos politicos, que segun las autoridades de la epoca representaban "un peligro para la sociedad", fueron trasladados al campo de concentracion de Chacabuco, a mas de 1200 km de la Region del Biobio. Uno de ellos, Gabriel Reyes--ex secretario regional de la Izquierda Cristiana--lo describe como una relegacion masiva en la cual se envio al norte del pais a los mas altos dirigentes politicos y academicos de la Unidad Popular regional (57). Entre estos encontramos al mismo Reyes, a Galo Gomez--ex vice rector de la Universidad de Concepcion--, Alejandro Witker--historiador--y Pedro Enriquez--abogado--, entre otros (58).

Durante el traslado en avion hasta Antofagasta, habia mucho miedo, ya que era sabido entre los prisioneros que muchos de los detenidos habian sido arrojados desde el aire al mar. Cabe mencionar ademas, que en general, nunca eran informados sobre su futuro. De esta forma, los presos trasladados desde el Estadio, no sabian cual seria su destino final. Desde alli en buses fueron llevados rumbo al desierto "seguiamos sin saber a donde ibamos, hasta que de repente, aparecio Chacabuco y el bus entro. Fue una experiencia muy rara, porque todo se veia desolado, habia vida pero todos los presos que estaban en ese momento, permanecian en sus casas, sin tener contacto con nosotros" (59).

Dagoberto Reyes, otro de los detenidos, recuerda la llegada de la siguiente manera:
   Llegamos tipo 7 de la tarde. Y yo recuerdo clarito que cuando
   ingresamos y nos llevaron a la cancha, nos desnudaron [...]. Un
   milico se paro frente a mi y me dijo: "Jose Dagoberto Reyes,
   militante del MIR" yo lo negue, pero insistio: "Le advierto,
   cualquier cosa que ocurra en el campo, ustedes van a pagar".
   Tambien me impresiono cuando el gallo se paro delante de mi y me
   dijo el prontuario. Yo logre leer el cuaderno que tenia el milico,
   y vi que tenia con escrito rojo "extremista peligroso" (60).


A la llegada les asignaron casas en los pabellones, siendo el pabellon 24 donde se alojaron los prisioneros de Concepcion. Asi lo destaco Gabriel Reyes:
   [...] bueno, la poblacion estaba dividida por pabellones. Habia
   pabellones de diez casas, diez casas aqui, diez casas aca y diez
   casas aca. Cada diez casas se constituia un pabellon. Nosotros
   mantuvimos el numero del pabellon que tenian los mineros. Los
   mineros tenian ahi el pabellon numero 24. Entonces los de
   Concepcion estabamos en el pabellon 24 (61).


Algunos testimonios dan cuenta que la estadia fue mas tolerable que las otras prisiones donde habian estado recluidos, ya que en Chacabuco pudieron tener algo de libertad de movimiento dentro del mismo pueblo; sin embargo, existieron algunas normas y prohibiciones, como por ejemplo: debian levantarse todos los dias a las siete de la manana, hacer una fila para poder ser contados, posteriormente izar la bandera, cantar el himno nacional y luego ir a desayunar. Los prisioneros comian en los comedores oficiales, ya que estaba prohibido comer en las casas, hacer fuego en las casas y permanecer en el interior de estas durante el dia (62).

Por otra parte, el maltrato fue constante. Las condiciones de vida eran amenazadoras e inciertas, ya que incluian una degradante situacion alimenticia y el permanente hostigamiento, como se refiere en el relato:
   Bajo cualquier pretexto, los detenidos eran sacados por las noches
   a la intemperie, dejandolos hasta la madrugada bajo el intenso frio
   del desierto; y en otros momentos, durante el dia, eran forzados a
   permanecer bajo el sol. Es importante notar que la arbitrariedad
   del castigo que denuncian los ex presos fue una fuente constante de
   amenaza y tortura psicologica. Los efectivos inventaban motivos
   para interrogarlos, supuestas planificaciones de fugas o sabotajes
   por parte de los presos (63).


Sin embargo, los prisioneros se organizaron para poder sobrellevar la prision. Se creo una completa organizacion de administracion encargada de enfrentarse a una infinidad de problemas, como el encierro, la lejania de sus familias, la precariedad de las casas, entre otras. Se distribuyeron los quehaceres del hogar, como el aseo, cocinar, etc. Ademas, cada pabellon designo a un "jefe" encargado de representarlos en una junta que fue llamada "Consejo de Ancianos" (64), que estaba constituida por un presidente y un secretario, entre otros cargos (65). Por lo tanto, "en cada casa habia entre 6 u 8 personas. Entonces, ahi teniamos un encargado. Ese jefe de casa. Los jefes de casa se reunian y se elegia el jefe del pabellon, y como eran muchos pabellones se reunian todos los jefes de pabellon y los milicos autorizaron a que se llamara un Consejo de Ancianos" (66). Con el paso del tiempo
   [...] el Consejo tambien fue perfeccionando su funcionamiento. El
   presidente comenzo a ser elegido mes a mes, en elecciones amplias,
   entre los jefes de pabellones o consejeros que por derecho propio
   integraban el organismo. Cada pabellon elegia un consejero titular
   y uno suplente. Y cada jefe de pabellon era democraticamente
   elegido en votacion que hacian los jefes de casa (67).


El pueblo tenia dimensiones para albergar a unos tres mil ciudadanos. Poseia cancha de futbol, teatro, calles disenadas, iglesia y centro civico. Los prisioneros instalaron un policlinico con asistencia medica, dentistas, enfermeria, etc., atendido por los medicos detenidos, el cual brindo atencion gracias a la responsabilidad de los "funcionarios" y a ciertos recursos que prestaron la Cruz Roja, la iglesia y los mismos prisioneros. En este lugar, cada preso que paso por el policlinico fue registrado en una "ficha de salud", que contemplaba el registro de sus consultas y tratamientos. Tambien, crearon un servicio de correo, que despachaba y recibia correspondencia, bajo supervision del capellan que ejercia la censura de las cartas. Ademas, habia una comision de la cultura que fomento el folklore musical y artesanal, la creacion de una biblioteca, el teatro, el dibujo, la poesia, organizacion de concursos literarios, exposiciones de artesania y presentaciones musicales, como las del "Conjunto Chacabuco", formado por Angel Parra. Los show y actividades culturales se desarrollaban todos los fines de semanas, en el cual predominaba la musica y el humor (68). Con respecto a las obras de teatro, se destaca que los libretos eran construidos por los mismos detenidos y las funciones se realizaban cada 15 dias, ya que habia un trabajo previo, desde preparar la obra, el libreto y la instruccion de los actores (69).

La solidaridad fue un "ingrediente" permanente en el campo de prisioneros, tal como lo evidencia Gabriel Reyes:
   Con toda esta cantidad enorme de profesores universitarios de
   Concepcion, de Santiago, de Valparaiso, que era otro sector. Habia
   lo que nosotros llamamos la Universidad de Chacabuco, y en la
   Universidad de Chacabuco, me acuerdo que Galo Gomez hacia clases de
   estadistica. Habia otro profesor que hacia clases de historia. Luis
   Vitale que era tambien de aca de Concepcion. Habia clases de
   idiomas. Ademas la gente. Muchos de ellos sabian que iban a ser
   expulsados. Entonces se estudiaba aleman, se estudiaba ingles, se
   estudiaba frances (70).


Como senala Witker, quien fue profesor de historia en la Universidad de Chacabuco, su relevancia no solo fue potenciar el conocimiento de obreros y campesinos, sino promover la "toma de conciencia" sobre la situacion politica social:
   recuerdo una acalorada discusion sobre la importancia de
   conocimiento tecnico en la construccion del socialismo y como un
   obrero dirigente nacional de los trabajadores de vidrio refuto a
   quien sostenia que "lo importante no es la tecnocracia sino el
   control obrero sobre las empresas" (71).


Segun el mismo autor, existia la conviccion de que la revolucion requiere producir conocimiento e informacion nueva y atacar la ignorancia, conviccion fundamental para la mantencion de esta universidad. De esta manera, todas estas practicas tuvieron un objetivo politico, a saber, conservar la moral de los detenidos con un fin trascendente, que es contribuir desde la educacion a la formacion politica.

4. Resistencia politica en Chacabuco

En esta seccion, se analiza la experiencia de relegacion (72) en Chacabuco. Por una parte, este proceso tuvo expresiones de violencia sobre los prisioneros, cuyo fin era potenciar la existencia como mero afan de sobrevivencia centrada solo en satisfacer las necesidades basicas, siendo desbaratada cualquier intencion de estar ligado con la cultura, lo social o lo politico. Esto puede ser interpretado desde Agamben desde la nocion de "nuda vida", en tanto condicion artificial o experimental producida por regimenes como las dictaduras. No obstante, como afirma el mismo autor
   Aquello que llamo nuda vida es una produccion especifica del poder
   y no un dato natural. En cuanto nos movamos en el espacio y
   retrocedamos en el tiempo, no encontraremos jamas--ni siquiera en
   las condiciones mas primitivas--un hombre sin lenguaje y sin
   cultura. Ni siquiera el nino es nuda vida: al contrario, vive en
   una especie de corte bizantina en la cual cada acto esta ya
   revestido de sus formas ceremoniales. Podemos, en cambio, producir
   artificialmente condiciones en las cuales algo asi como una nuda
   vida se separa de su contexto: el "musulman" en Auschwitz, el
   comatoso, etcetera (73).


Esto indica que la intencion de dominacion, centrada en reducir a los prisioneros a un estado mas proximo a lo animal que a lo humano, se sostenia en el relegamiento como un ejercicio de poder cuya motivacion era imposible, a saber, el aislamiento total de los contextos culturales, sociales o politicos. Por otra parte, este intento de reduccion de lo humano a una condicion viviente, supone desproveer a los prisioneros de sus identidades, entendidas como formas de ser y actuar respecto a los otros, acordes con un proyecto vital. No obstante, esto tambien puede ser cuestionado, debido a que en Chacabuco los prisioneros mantuvieron identidades ligadas a su lugar de origen, ocupaciones, etc., que fomentaron practicas sociales, de salud, culturales, educacionales, entre otras. De esta forma, se puede afirmar que si bien hubo relegacion, esto no supuso la aniquilacion de la resistencia politica, por el contrario, incluso la promovio.

Se entiende la resistencia politica en este contexto, tal como lo senala Montealegre (74) y cuyos aportes rescatamos en lo que sigue, como una forma de organizacion social que cumple con las siguientes caracteristicas. En primer lugar, la resistencia consiste en mantener un espacio propio que promueve un "nosotros" y que se diferencia de los "otros", al operar como un limite imaginario que separa a quienes estan "dentro" o en prision, de quienes pueden traspasar las rejas y por lo tanto ubicarse en el "afuera". Lo propio, en este caso, es un espacio de libertad delimitado por el mismo hecho de convivir, de cruzar miradas en complicidad, o gestos que solo puede entender quien esta privado de libertad, entre otros. En el "nosotros", el que sufre es objeto de atencion, el que "toma caldo de cabeza" es animado y quien ha sido danado, es asistido por los demas. En este sentido cobra relevancia la afirmacion de Bourdieu "lo politico es aquello mediante lo cual un grupo existe y se desarrolla como unidad colectiva" (75), promoviendo las fuerzas de la sociedad en una direccion determinada. En segundo lugar, la resistencia adquiere la forma de una organizacion social con funcionamiento politico y fines democraticos. En Chacabuco, todas las acciones que fomentaban el soporte social y comunitario se potenciaron al comienzo mediante una incipiente organizacion que establecia la delimitacion de funciones especificas asignadas por y para los detenidos dependiendo de sus profesiones, ocupaciones e intereses; sin embrago, con el paso del tiempo, esta forma de organizacion derivo en una verdadera estructura social democratica denominada "Consejo de Ancianos" (76), cuyas acciones pueden calificarse de resistencia politica a lo menos en dos sentidos. Por una parte, establece entre los detenidos una estrategia democratica de gobierno y por otra, es la concrecion en la experiencia del sentido etimologico de la palabra resistencia, es decir, como forma de retomar el proyecto politico de la unidad del pueblo y proyectarlo en acciones de servicio y lucha desde y para la comunidad. Tal como afirma Ochoa respecto a quienes estuvieron presos en Chacabuco
   [...] La base y la referencia de esa historia se encuentran en la
   Unidad Popular, en su potencial organizador, colectivo y
   transformador, asi como en los valores de justicia social y
   comunidad. Para quienes adhirieron al proyecto, esta experiencia
   otorgo sentido a sus vidas e influyo en su vivencia y en la forma
   de afrontar la prision politica (77).


En palabras de Luis Vitale, quien fue entrevistado por Sergio Mandiola, la formacion del Consejo de Ancianos
   [...] fue un modelo de democracia proletaria. Podemos decir que en
   pleno campo de concentracion, los presos supimos darnos una forma
   de generacion del poder tan democratica, de eleccion directa, de
   periodicidad y revocabilidad de los cargos, que servira de escuela
   a la nueva vanguardia que se esta gestando en Chile (78).


Por otra parte, este Consejo de Ancianos, generalmente a traves de sus presidentes, permitia reorganizar la militancia en forma clandestina y mantener activas las reuniones que promovieran las discusiones y analisis partidistas sobre la situacion del pais o la condicion de presidio. Asi, se llego a promover otras formas de resistencia mas activas como la educacion politica y las huelgas de hambre o el ayuno. Otras acciones que promovian la resistencia colectiva eran el entusiasmo y alegria en el trabajo colectivo. Tal como afirma Montealegre, la alegria se trataba de una "extrana felicidad compartida" que permitia, restaurar el "derecho a fuga" mediante la imaginacion, la anecdota o el chiste (79). El asunto del humor, es como senala Quintanas, y retomando los aportes de Agamben, un gran desafio al que debe orientarse la politica, entendida como una posibilidad entre otras en el modo de vivir, de representar y comprender el mundo, en el diario acontecer (80). De esta forma, la resistencia politica en Chacabuco puede ser entendida como una manera de experimentar la politica en una situacion extrema teniendo el fin superior de ser feliz.

Para Montealegre, la resistencia politica era una forma de crear nuevas identidades colectivas, especialmente teniendo el antecedente que la dictadura promovio el imaginario que los simpatizantes de la Unidad Popular o los militantes de un partido de izquierda, eran personas ociosas, vagas, peligrosas o peor aun, "traidores a la patria" (81). No obstante, se puede afirmar que mas alla de ser una nueva forma de identidad, la resistencia politica retoma la potencia de la ideologia humanista centrada en el hombre cuyos principios eticos y morales conducen a la vida politica y social orientada hacia lo colectivo. Como afirma Ochoa "Este es un mecanismo de resistencia, que reivindica su memoria y les da un particular sentido de identidad-memoria a los Chacabucanos hasta hoy" (82). Asi, en el ano 2013, los ex detenidos, reunidos en la Corporacion Memoria Ex Presos Politicos de Chacabuco (83), acordaron plegarse a las actividades de conmemoracion de los 40 anos del golpe civico militar, regresando al lugar. Alrededor de 200 personas provenientes de Santiago, Concepcion, Coronel, Lota, Chillan, Valparaiso, y de distintas partes del mundo--Canada, Francia, Inglaterra, Mexico, Australia, entre otras--, se congregaron los dias 23 y 24 de noviembre en Chacabuco reafirmando su compromiso con los derechos humanos. El ano 2016, despues de prolongadas gestiones de la Corporacion, Chacabuco fue nombrado "sitio de memoria", siendo llamada oficialmente desde el dia 26 de noviembre, "Oficina Salitrera y Campo de Prisioneros Politicos Chacabuco". Ese mismo ano, el documentalista Roberto Riveros y la historiadora Francisca Duran, con ayuda de la Corporacion, realizaron el documental "La resistencia de los metales", que muestra como los presos usaron la poesia, la musica, el teatro y el dibujo para resistir a la dictadura. En Concepcion, los Ex Presos Politicos de Chacabuco han colaborado desde el ano 2018, con la realizacion de Rutas de la Memoria, en las que relatan sus testimonios de detencion en el Estadio Regional de Concepcion y en campo de concentracion de Chacabuco. Estas y otras actividades realizadas por la Corporacion Ex Presos Politicos de Chacabuco expresan que es posible proyectar la resistencia politica, como organizacion de lucha por el respeto a los derechos humanos iniciada en los campo de concentracion, hasta nuestros dias.

5. Conclusiones

Si bien, la definicion de resistencia politica admite una importante complejidad que implica un enfoque interdisciplinario, debates y diferenciacion de nociones como la de oposicion, entre otros, se considera explicativo un abordaje que problematice la resistencia politica en atencion al contexto historico y espacial. En relacion al contexto historico, considerando la violencia y la represion caracteristica de la dictadura en Chile, la resistencia politica se configura, en un sentido general, como cualquier acto adverso que desafie el regimen desde variadas figuras como, por ejemplo, la disconformidad, la disidencia, la huida y la desercion. Respecto al espacio, en este articulo se aborda la resistencia politica en un campo de concentracion, nocion que mas alla de los debates, remarca una condicion geografica en extremo inhospita y aislada a la que debieron estar sometidos los detenidos.

Los antecedentes explorados permiten confirmar el principal supuesto del articulo, a saber, que la resistencia politica comprende estrategias de sobrevivencia que permiten mantener la dignidad y los derechos humanos, asi como tambien formas de reorganizacion social que contemplan acciones politicas, sociales y culturales. La sobrevivencia emerge en este contexto adverso como una fuerza social que potencia la vida y desafia la violencia, la represion y la tortura, como una expresion concreta de lucha ante los mecanismos que la dictadura dispone para el sometimiento, como el incomunicar a los detenidos, aislarlos de su lugar de origen e interrumpir sus proyectos biograficos y secundariamente, politicos.

Por otra parte, la reorganizacion social como forma de resistencia politica, permite tanto promover un sentido de comunidad que tambien restaure la condicion humana como la reconfiguracion y reasignacion del poder entre los detenidos, entendido como grupo social que mantiene un sistema politico democratico al interior del campo de concentracion. Respecto al sentido de comunidad, se trata de un incipiente movimiento social que surge desde la conviccion y accion de mantener un espacio de libertad que configura un "nosotros" como unidad colectiva que moviliza hacia la participacion politica. Este sentido de comunidad, comprende recuperar el programa ideologico de la Unidad Popular y proyectarlo como forma de funcionamiento social democratico en el campo de concentracion de Chacabuco. Un claro ejemplo de ello, fue el "Consejo de ancianos", como forma de gobierno cuyos principios democraticos promueven la plena participacion de los detenidos como "pueblo" que realiza acciones como la votacion y eleccion directa, la periodicidad y la revocabilidad de los cargos asignados a sus representantes.

Otro ejemplo, de naturaleza democratica y social, comprende la creacion de la "Universidad de Chacabuco", cuyo objetivo trasciende la mera capacitacion sino que contempla la democratizacion del saber para todos los detenidos, independiente de nivel educacional o clase social. Las acciones culturales, son tambien ejemplo de resistencia politica en el entendido que promueven el lazo social y configuran nuevas formas de relacion con el mundo vivido, que enfatizan la representacion de un espacio hostil y violento. Al respecto, cabe destacar el humor, la alegria y el entusiasmo asociado a estas actividades culturales como forma de potenciar las fuerzas sociales. De esta forma, la resistencia politica en Chacabuco tambien puede ser entendida como una manera de experimentar la politica en una situacion extrema teniendo como fines superiores, la democracia, el saber y la cultura en general.

https:/doi.org/10.19053/20275137.n19.2019.9200.

Bibliografia

Agamben, Giorgio. Estado de excepcion. Homo sacer, II, I. Traduccion, introduccion y entrevista por Flavia Costa. Buenos Aires: Adriana Hidalgo, editora, 2005.

Agamben, Giorgio. " ?Que es un campo?" Revista Sibila, no 1 (1995): 35-37.

Arendt, Hannah. ?Que es politica? Barcelona: Paidos, 1997.

Arendt, Hannah. Los origenes del totalitarismo. Espana: Alianza Editorial, 2006.

Avila, Mariela Cecilia. "Hannah Arendt y los campos de concentracion. Una imagen del infierno" Alpha, no 39 (2014): 177-187. DOI: https://doi.org/10.4067/S0718-22012014000200012

Barros, Robert. La junta militar, Pinochet y la constitucion de 1980. Santiago de Chile: Editorial Sudamericana, 2005.

Bitar, Sergio. Dawson, Isla 10. Santiago de Chile: Pehuen, 1987.

Bourdieu, George. Tratado de ciencia politica. Mexico: UNAM, 1975.

Brodsky, Camilo. "El Golpe: entre la desesperanza y la resistencia," Memoria chilena, 1998. DOI: http://www.memoriachilena. gob.cl/602/w3-propertyvalue-141182.html

Calveiro, Pilar. Poder y desaparicion, los campos de concentracion en Argentina. Buenos Aires: Colihue, 2014.

Comision Nacional sobre Prision Politica y Tortura, Informe Comision Valech. Santiago-Chile: Gobierno de Chile, 2004.

Comision Nacional de Verdad y Reconciliacion, Informe Comision Rettig. Santiago-Chile: Gobierno de Chile, 1996.

Di Renzo, Cristian Andres y Francisco Ezequiel Mosiewicki. "Jovenes conscriptos argentinos en tres espacios de movilizacion militar, decada de los anos setenta". Historia Y MEMORIA, no 18 (2019): 149-175. DOI: https:/doi.org/10.19053/20275137. n18.2019.8253

Fajardo, Marco. "El preso que dibujo el campo de concentracion de Chacabuco y sobrevivio para contarlo". El Mostrador, Santiago, 31 de agosto de 2017. https://m.elmostrador. cl/cultura/2017/08/31/el-preso-que-dibujo-el-campo-de-concentracion-de-chacabuco-y-sobrevivio-para-contarlo/.

Flores Toledo, Cristian. "Chacabuco: el campo de prisioneros politicos mas grande de Chile". Diario Antofagasta, Antofagasta, 10 de septiembre de 2012. http://www.diarioantofagasta.cl/elpais/14756/el -campo-de-prisioneros-politicos-mas-grande-de-chile-durante-la-dictadura-militar/.

Franco, Marina y Florencia Levin eds., Historia reciente. Perspectiva y desafios para un campo en construccion. Buenos Aires: Paidos, 2007.

Gamboa, Alberto. Un viaje por el infierno. Santiago de Chile: Editorial Forja, 2010.

Gomez de Silva, Guido. Diccionario etimologico. Ciudad de Mexico: Fondo de Cultura Economica, 2006.

Gonzalez Caballero, David. "Emociones, cultura politica. Analisis de las galerias de la memoria presentadas por el Capitulo Bogota del Movimiento Nacional de Victimas de Crimenes del Estado (MOVICE)". Estudios Politicos, no 48 (2016): 157-178. DOI: https://doi.org/10.17533/udea.espo.n48a09.

Gonzalez Alarcon, Javier. "Medidas, estrategias y etapas de la relegacion durante la dictadura de Pinochet como mecanismo de control y disciplinamiento social, 1973-1986". Folia Historica del Nordeste, no 32 (2018): 147-173. DOI: https://doi. org/10.30972/fhn.0323501.

Huyssen, Andreas. En busca del futuro perdido. Cultura y memoria en tiempos de globalizacion. Mexico: Fondo de Cultura Economica, 2002.

Kahan, Emmanuel y Daniel Lvovich, "Los usos del Holocausto en Argentina. Apuntes sobre las apropiaciones y resignificaciones de la memoria del genocidio nazi". Revista Mexicana de Ciencias Politicas y Sociales, no 228 (2016): 311-336. DOI: https://doi.org/10.1016/S0185-1918(16)30050-2.

Kahan, Emmanuel Nicolas, "Los sobrevivientes del Holocausto en Argentina durante la Guerra de los Seis Dias en Medio Oriente (1967)", Historia Y MEMORIA, no 18 (2019): 19-47, DOI: https:Moi.org/10.19053/20275137.n18.2019.7790

Lechner, Norbert. Obras IV. Politica y subjetividad. Ciudad de Mexico: Fondo de Cultura Economica, 2015.

Lopez Martinez, Mario, Oscar Useche Aldana y Carlos Martinez Hincapie. "Noviolencia, resistencias y transformaciones culturales". Polis, Revista Latinoamericana, volumen 15, no 43 (2016): 7-15, DOI: https://scielo.conicyt.cl/pdf/polis/ v15n43/art_01.pdf.

Mandiola, Sergio. "Reportaje a los detenidos en Chacabuco." El Mercurio. Edicion internacional, Santiago, semana del 25 de febrero al 3 de marzo de 1974.

Marchart, Oliver. El pensamiento politico posfundacional. Buenos Aires: Fondo de Cultura Economica, 2009.

Montealegre, Jorge. Derecho a fuga. Una extrana felicidad compartida. Santiago: Asterion, 2017.

Moreira, Constanza. "Resistencia politica y ciudadania: plebiscitos y referendums en el Uruguay de los '90". America Latina Hoy, no 36 (2004): 17-45.

Ochoa, Gloria. "Identidades y memorias en Londres 38, Paine y Chacabuco (Chile)". Rev. Colomb. Soc., no 40 (2017): 27-43. DOI: https://doi.org/10.15446/rcs.v40n1Supl.65905.

Paez, Dario. "Represion politica y memoria colectiva: el caso chileno". (Dpto. de psicologia Social, Facultad de psicologia, Universidad del Pais Vasco, 2003).

Perez, Luis Alberto. "La resistencia politica como derecho fundamental. Reflexiones a proposito de los cien anos de la Constitucion mexicana". Revista IUS, no 38 (2016): 1- 35.

Peter, Antonio. "El debate aleman frente al concepto de resistencia", Relaciones Internacionales, no 39 (2018): 239-247.

Quinones Paez, Julio. "Sobre el concepto de resistencia civil en ciencia politica". Ciencia Politica, no 6 (2008): 150-176.

Quintana, Laura. "De la nuda vida a la "forma-de-vida". Pensar la politica con Agamben desde y mas alla del paradigma del biopoder". Nueva epoca, no 52 (2006): 43-60.

Salazar, Gabriel. Descentralizacion y sinergia historica local: fracasos y desafios (Departamento de Ciencias Historicas, Universidad de Chile). DOI: https://web.uchile.cl/publicaciones/cyber/04/ textos/gsalazar.html.

Santos-Herceg, Jose. "Konzentrationslagern (campos de concentracion) en Chile. Sobre la (im)pertinencia del nombre", Hermeneutica Intercultural, no 26 (2016): 29-56. DOI: https:// doi.org/10.29344/07196504.26.504.

Silva Hidalgo, Robinson. "Resistencia politica y origen del movimiento social anti-dictatorial en Chile (1973-1988)". Tesis de Doctorado, Universidad de Barcelona, 2014.

Tesche, Paula, Maria Jose Mera, Guillermo Villagran y Amanda Garrido, "Memoria historica y derechos humanos en Concepcion-Chile: lugares e imaginarios locales vividos". Revista Colombiana de Ciencias Sociales, volumen 9, no 2 (2018): 383-402. DOI: https://doi.org/10.21501/22161201.2522.

Valdes, Mario. "El golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 en Concepcion (Chile). Las voces de los testigos". Cuadernos de historia, no 37 (2012): 159-191. DOI: https://doi.org/10.4067/ S0719-12432012000200006.

Valdivia Ortiz de Zarate, Veronica. ""!Estamos en guerra, senores!". El Regimen Militar de Pinochet y el "Pueblo", 1973-1980". Historia, no 43 (2010): 163-201.

Vega, Maria Eliana. Nuestros dias en el Estadio: septiembre 1973 enero 1974. Concepcion: Trama Impresores S.A, 2017.

Witker, Alejandro. Prision politica en Chile. Mexico: Fondo de Cultura Economica, 1975.

Zadoff, Efraim. SHOA--Enciclopedia del Holocausto. Jerusalem: YadVashem y E.D.Z. Nativ Ediciones, 2004.

Fuentes Primarias

Reyes Arriagada, Gabriel. Entrevista por Javier Gonzalez Alarcon. 6 de octubre de 2017.

Sitio Web

Reseachgate. "Memoria social y colectiva: representaciones sociales de la historia". Acceso 15 de mayo de 2019, https://www. researchgate.net/publication/286457442_Memoria_social_y_ Colectiva_Representaciones_sociales_de_la_historia.

Memoria viva. "Campamento de Prisioneros "Chacabuco"". Acceso 20 de marzo de 2019, http://www.memoriaviva.com/ Centros/02Region/campamento_de_prisoneros_chacabuco. htm.

Biblioteca del Congreso Nacional de Chile/BCN. "Decreto Ley 3.168: Relegacion administrativa". Acceso 20 de marzo de 2019, https://www.leychile.cl/ Navegar?idNorma=7069&buscar=decreto+ley+3168.

Biblioteca del Congreso Nacional de Chile/BCN. "Decreto Ley 436: Modifica Decreto Ley NO 78, de 1973". Acceso 20 de marzo de 2019, https://www.leychile.cl/ Navegar?idNorma=6082&buscar=decreto+ley+436.

Recepcion: 09/04/2019

Evaluacion: 05/05/2019

Aprobacion: 01/06/2019

Paula Tesche Roa (1)

Universidad Andres Bello--Chile

Javier Gonzalez Alarcon (2)

Universidad Concepcion--Chile

* Articulo adscrito al "Fondo de ciencia y tecnologia" (Fondecyt) de Iniciacion a la investigacion en Ciencias Politicas No. 11170069, (2017-2019), titulado: "Memorias colectivas de lugares y/o sitios de memoria en Concepcion: emociones desde los imaginarios locales vividos". Investigador Responsable: Autor Principal.

(1) Paula Tesche Roa es Licenciada en Psicologia de la Universidad Diego Portales, Magister en Psicologia, mencion en Psicoanalisis, de la Universidad Diego Portales, Magister en Literatura Hispanoamericana Contemporanea de la Universidad Austral de Chile, Doctora en Ciencias Humanas, mencion Discurso y Cultura, de la de Universidad Austral de Chile. Actualmente es Profesora Asistente de la Carrera de Psicologia de la Universidad Andres Bello, sede Concepcion. [e-mail] paula.tesche@ unab.cl. (iD) http://orcid.org/0000-0002-5653-4429.

(2) Javier Gonzalez Alarcon es Licenciado en Historia de la Universidad Andres Bello, Magister en Historia de la Universidad de Concepcion. Actualmente es docente adjunto de la Universidad Andres Bello, sede Concepcion, y, ademas, se desempena como guia y relator en las rutas de memoria que ejecuta el Area de Derechos Humanos de la Municipalidad de Concepcion. [e-mail] jgonzalezalarconl@gmail.com. https://orcid. org/0000-0002-3380-2347.

(3) En relacion a la dictadura acontecida en el pais cabe senalar, tal como consta en el Informe Comision Valech y Rettig, que durante ese periodo hubo miles de personas que sufrieron el atropello a los derechos humanos. Estos informes presentan una exhaustiva revision sobre el impacto de la violencia politica en Chile y respecto al total actual de victimas de prision politica y tortura, que corresponden a las informadas por el Informe Valech del 2004 mas las dos modificaciones realizadas el ano 2005 y en el ano 2011, el total final de victimas es de 38.254 personas. Paula Tesche, Maria Jose Mera, Guillermo Villagran y Amanda Garrido, "Memoria historica y derechos humanos en Concepcion-Chile: lugares e imaginarios locales vividos", Revista Colombiana de Ciencias Sociales, volumen 9, no 2 (2018): 383-402, Doi: https://doi. org/10.21501/22161201.2522.

(4) El 42,7% de las detenciones las realizaron Carabineros, quienes en conjunto con las Fuerzas Armadas y Policia de Investigaciones realizaron las practicas de tortura. Los detenidos fueron enjuiciados en consejos de guerra, otros nunca fueron procesados, se les impusieron medidas de relegacion administrativa y otros fueron recluidos por tiempos variables en estadios, campos de detenidos habilitados para esta finalidad, regimientos, comisarias o carceles.

(5) Los militares y la policia disminuyeron su participacion, aunque colaboraban con esta entidad. Los metodos de tortura mas utilizados durante este periodo fueron golpes, aplicacion de electricidad, amenazas de fusilamiento, asfixia, colgamientos y agresiones sexuales, estas ultimas se perpetraban inclusive como practicas aberrantes como violaciones con perros especialmente entrenados.

(6) En este periodo se inician en el pais, las primeras jornadas de protesta nacional en contra de la dictadura. La Policia de Investigaciones y Carabineros de Chile vuelven a intervenir de manera mas activa en las tareas de coercion. La represion afecto a los manifestantes, a la generalidad de los pobladores y en forma selectiva a los partidos politicos MIR, Frente Patriotico Manuel Rodriguez y Movimiento Mapu Lautaro.

(7) Otros campos de concentracion en Chile fueron Melinka, en la provincia de Valparaiso, Ritoque, en la comuna de Quintero, Dawson, en la provincia de Magallanes y Conchi, en la Region de Antofagasta.

(8) Para mayores antecedentes de esta perspectiva ver: Marina Franco y Florencia Levin eds., Historia reciente. Perspectiva y desafios para un campo en construccion (Buenos Aires: Paidos, 2007).

(9) Guido Gomez de Silva, Diccionario etimologico (Ciudad de Mexico: Fondo de Cultura Economica, 2006), 602.

(10) Coalicion de centro-izquierda que estuvo conformada en primera instancia por el Partido Comunista (PC), Partido Socialista (PS), Partido Radical (PR), Partido Social Democrata (PSD), Movimiento de Accion Popular Unitaria (MAPU) y la Accion Popular Independiente (API). Sin embargo, durante el gobierno de Allende esta estructura se fue modificando, y desde el PR surgio en 1971 el Partido de Izquierda Radical (PIR); ese mismo ano en el MAPU tambien aparecieron escisiones como la Izquierda Cristiana (IC), y el MAPU Obrero Campesino (MAPU-OC) en 1973.

(11) Luis Alberto Perez, "La resistencia politica como derecho fundamental. Reflexiones a proposito de los cien anos de la Constitucion mexicana", Revista IUS, no 38 (2016): 1-35.

(12) Perez, "La resistencia politica", 7.

(13) Constanza Moreira, "Resistencia politica y ciudadania: plebiscitos y referendums en el Uruguay de los '90", America Latina Hoy, no 36 (2004): 17-45.

(14) Julio Quinones Paez, "Sobre el concepto de resistencia civil en ciencia politica", Ciencia Politica, no 6 (2008): 151.

(15) Gabriel Salazar, Descentralizacion y sinergia historica local: Fracasos y desafios (Departamento de Ciencias Historicas, Universidad de Chile), acceso el 10 de junio de 2019, https://web.uchile.cl/publicaciones/cyber/04/textos/gsalazar.html.

(16) Robinson Silva Hidalgo, "Resistencia politica y origen del movimiento social anti-dictatorial en Chile (1973-1988)" (Tesis de Doctorado, Universidad de Barcelona, 2014), 59

(17) Antonio Peter, "El debate aleman frente al concepto de resistencia", Relaciones Internacionales, no 39 (2018): 239-247, 242.

(18) Peter, "El debate aleman," 246.

(19) Mario Lopez Martinez, Oscar Useche Aldana y Carlos Martinez Hincapie, "Noviolencia, resistencias y transformaciones culturales", Polis, Revista Latinoamericana vol. 15, no 43 (2016): 7-15, Doi: https://scielo.conicyt.cl/pdf/polis/ v15n43/art_01.pdf.

(20) Emmanuel Nicolas Kahan, "Los sobrevivientes del Holocausto en Argentina durante la Guerra de los Seis Dias en Medio Oriente (1967)", Historia Y MEMORIA, no 18 (2019): 19-47, Doi: https:Zdoi.org/10.19053/20275137.n18.2019.7790.

(21) Estos matices, se pueden ejemplificar desde las representaciones de la Guerra Civil Espanola, donde se advierte que las conductas sociales en ese contexto presentaron diversas estrategias que despliegan los actores, tales como la oposicion y el distanciamiento hasta la aceptacion y el consenso. Tal como senala Paez, la resistencia en esta guerra se entendio como un "alzamiento social-anarco-comunista" y tambien como una defensa legitima ante una guerra colonial fascista; sin embargo, en Francia "la representacion comunista y gaullista de la resistencia francesa, si bien revindicaban aspectos diferentes, coincidian en la vision epica y heroica de la lucha del pueblo frances y negaban el colaboracionismo de masas". "Memoria social y colectiva: representaciones sociales de la historia", Researchgate, acceso 15 de mayo de 2019, https://www.researchgate.net/publication/286457442_Memoria_social_y_ Colectiva_Representaciones_sociales_de_la_historia.

(22) Dario Paez, "Represion politica y memoria colectiva: el caso chileno", (Valparaiso: Dpto. de Psicologia Social, Facultad de Psicologia, Universidad del Pais Vasco, 2003), 221-250.

(23) Norbert Lechner, Obras IV. Politica y subjetividad (Ciudad de Mexico: Fondo de Cultura Economica, 2015), 9-327.

(24) Hannah Arendt, ?Que es politica? (Barcelona: Paidos, 1997), 9-156.

(25) Oliver Marchart, El pensamiento politico posfundacional (Buenos Aires: Fondo de Cultura Economica, 2009), 13-233.

(26) David Gonzalez Caballero, "Emociones, cultura politica. Analisis de las galerias de la memoria presentadas por el Capitulo Bogota del Movimiento Nacional de Victimas de Crimenes del Estado (MOVICE)", Estudios Politicos, no 48 (2016): 162, Doi: https://doi.org/10.17533/udea.espo.n48a09.

(27) Camilo Brodsky, "El Golpe: entre la desesperanza y la resistencia", Memoria chilena, (1998), acceso el 10 de mayo de 2019, http://www.memoriachilena.gob.cl/602/ w3-article-80399.html.

(28) Mario Valdes, "El golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 en Concepcion (Chile). Las voces de los testigos", Cuadernos de historia, no 37 (2012): 174, Doi: https://doi.org/10.4067/S0719-12432012000200006.

(29) En el contexto de esta investigacion, esta desobediencia fue muy limitada, pues especialmente en los dias posteriores al golpe civico militar, tanto la reorganizacion social y el desarrollo de una ofensiva politica no violenta estuvo impedida, entre otros factores, por las medidas de represion. Como se ha senalado, interesa analizar estos elementos caracteristicos de la resistencia politica, en el grupo de los "Chacabucanos", expresos politicos oriundos de Concepcion, quienes inician el trayecto de sus detenciones desde el Estadio Regional de Concepcion, utilizado como centro masivo de detencion y tortura.

(30) La relacion entre civiles y militares en Chile, se basa en el asunto ya sabido, de que la dictadura se asocio tempranamente a una tecnocracia para imponer el capitalismo nacional y trasnacional. Veronica Valdivia Ortiz de Zarate, ""!Estamos en guerra, senores!". El Regimen Militar de Pinochet y el "Pueblo", 1973-1980", Historia, no 43 (2010): 164.

(31) En el Estadio Regional, se desarrollo una organizacion incipiente que apuntaba a generar lazos sociales para tolerar la detencion, y mantener, dentro de lo posible, el funcionamiento cotidiano habitual. Un testimonio recogido por Vega, sobre expresos politicos del Estadio, senala que "La angustia de la espera se mataba leyendo un libro, jugando ajedrez o dando vueltas por la cancha. Se formaban grupos por afinidades politicas o por amistades previas". Respecto a las acciones de ofensiva, estas fueron menores, aunque no menos significativas "A diario debian formarse y cantar el himno patrio, pero muchas veces los castigaban porque se negaban a cantar la estrofa de "Los valientes soldados" o bien porque entonaban a gritos aquella parte de "o la tumba sera de los libres"". De esta manera, es posible sostener que los procesos de resistencia comenzaron a gestarse desde que ocurrio el golpe civico militar. Maria Eliana Vega, Nuestros dias en el Estadio: septiembre 1973-enero 1974 (Concepcion: Trama Impresores S.A., 2017), 50 y 63.

(32) En Chacabuco, las singularidades de estas experiencias estuvieron mediadas por la "libertad vigilada" al interior del campo, la posibilidad de compartir con detenidos de todo Chile, muchos de los cuales se conocian por vinculos politicos, y ademas provenian de diversos oficios, como autoridades politicas, intelectuales, obreros, etc., lo que favorecio la gestacion de practicas sociales y culturales. Ademas de estos factores, un aspecto relevante fue la personalidad de los guardias. Algunos de ellos realizaban frecuentes acciones de represion y maltrato, y otros realizaban practicas de solidaridad y contencion. Sobre la relacion entre militares y la experiencia belica ver: Cristian Andres Di Renzo y Francisco Ezequiel Mosiewicki "Jovenes conscriptos argentinos en tres espacios de movilizacion militar, decada de los anos setenta", Historia Y MEMORIA, no 18 (2019): 149-175, Doi: https:/doi.org/10.19053/20275137. n18.2019.8253.

(33) Sobre Campos de Concentracion en Chile, ver: Sergio Bitar, Dawson, Isla 10 (Santiago de Chile: Pehuen, 1987); Alejandro Witker, Prision politica en Chile (Mexico: Fondo de Cultura Economica, 1975), 155.

(34) Para Arendt, el trabajo forzado como castigo se halla limitado en el tiempo y en la intensidad. El condenado conserva sus derechos sobre su cuerpo, debido a que no es absolutamente torturado ni absolutamente dominado. Hannah Arendt, Los origenes del totalitarismo (Espana: Alianza Editorial, 2006), 3-424.

(35) Andreas Huyssen, En busca del futuro perdido. Cultura y memoria en tiempos de globalizacion (Mexico: Fondo de Cultura Economica, 2002), 7-285.

(36) Emmanuel Kahan y Daniel Lvovich, "Los usos del Holocausto en Argentina. Apuntes sobre las apropiaciones y resignificaciones de la memoria del genocidio nazi", Revista Mexicana de Ciencias Politicas y Sociales, no 228 (2016): 311-336, Doi: https://doi.org/10.1016/S0185-1918(16)30050-2.

(37) Sin pretensiones de exhaustividad, se podria decir que ya desde su aspecto hay algo en los lugares usados en Chile que recuerdan a los usados en Alemania. Torres de vigilancia, alambres de puas, armamento pesado, etc. El hecho de que la existencia de estos lugares obedezca a una politica de Estado, que sea parte del programa de los respectivos gobiernos tambien permite establecer un vinculo entre ambos fenomenos. Tal como lo hicieran los nazis, en Chile se generan estructuras administrativas oficiales y otras secretas.

(38) Jose Santos-Herceg, "Konzentrationslagern (campos de concentracion) en Chile. Sobre la (im)pertinencia del nombre", Hermeneutica Intercultural, no 26 (2016): 31, Doi: https://doi.org/10.29344/07196504.26.504.

(39) El estado de excepcion corresponde, en terminos generales, a un mecanismo extraordinario del Estado que se aplica por orden del presidente en situaciones de catastrofes sociales y naturales, alteracion del orden interno, guerra o su amenaza, peligro de tipo muy grave. En Chile, el estado de excepcion permitio que las Fuerzas Armadas "emitieran bandos para dar instrucciones a la poblacion civil. Estos eran edictos penales y administrativos excepcionales sin fundamento institucional y, segun el Codigo de justicia militar podian ser utilizados en tiempos de guerra para gobernar a las tropas y a los habitantes de los territorios ocupados", Robert Barros, La junta militar, Pinochet y la constitucion de 1980, (Santiago de Chile: Editorial Sudamericana, 2005), 68. Estos bandos constituyeron Decretos, tal como el Decreto Ley 436, que en el Articulo 3 senala que "La infraccion a lo dispuesto en el articulo 1 sera sancionada con presidio, relegacion o extranamiento menores en cualquiera de sus grados". "Decreto Ley 436: Modifica Decreto Ley No 78, de 1973", Biblioteca del Congreso Nacional de Chile/BCN. Acceso 20 de marzo de 2019, https://www.leychile. cl/Navegar?idNorma=6082&buscar=decreto+ley+436.

(40) Giorgio Agamben, "?Que es un campo?", Revista Sibila, no 1 (1995): 35-37.

(41) Agamben, "?Que es un campo?", 37.

(42) Pilar Calveiro, Poder y desaparicion, los campos de concentracion en Argentina (Buenos Aires: Colihue, 2014), 145.

(43) Arendt denomina "campos" como "laboratorios de la dominacion total" debido a que su objetivo era experimentar con la humanidad de los hombres. En definitiva, lo caracteristico de los campos vinculados al totalitarismo reside en el terror, dirigiendose a victimas completamente inocentes, a diferencia de campo de prisioneros que, como se ha senalado, se centran en la detencion de enemigos militares. Mariela Cecilia Avila, "Hannah Arendt y los campos de concentracion. Una imagen del infierno", Alpha, no 39 (2014): 178, Doi: https://doi.org/10.4067/S0718-22012014000200012.

(44) Arendt clasifica los campos de concentracion en tres tipos que se corresponden con tres concepciones de la vida despues de la muerte: el Hades, el Purgatorio y el Infierno.

(45) Arendt, Los origenes del totalitarismo, 646-647.

(46) Calveiro, Poder y desaparicion, 57.

(47) De esta forma, la mayor parte de la resistencia generada en los campos de concentracion proviene de los actos cotidianos, como por ejemplo, la resistencia cultural y espiritual, ya sea esta individual o colectiva, como los casos de establecimientos de escuelas clandestinas instauradas por los judios en la Alemania nazi o la "Universidad del desierto" en el campo de concentracion de Chacabuco, donde se dictaron cursos de nivel primario, secundario y universitario impartidos entonces por los mismos prisioneros.

(48) Calveiro, Poder y desaparicion, 112.

(49) Tal como senala Witker, quien durante su reclusion recoge las palabras de un dirigente: "Nosotros cumplimos aqui un importante papel politico--explicaba un dirigente--; nosotros somos una bandera de agitacion en la campana internacional contra la Junta, no nos desesperemos; la lucha nos ha colocado en esta posicion. Nadie debe caer en la desesperacion, por el contrario, hay que estar conscientes de que un revolucionario debe vengarse de sus carceleros, ?como?, !aprovechando el tiempo libre que tenemos para prepararnos para el combate! Hay que organizarse, estudiar, aprender algo util para nuestro trabajo futuro, iniciar la autocritica, reflexionar sobre el futuro ... nadie debe abatirse, todos debemos comportarnos como autenticos hijos del pueblo ...". Witker, Prision politica en Chile, 61.

(50) Cristian Flores Toledo, "Chacabuco: el campo de prisioneros politicos mas grande de Chile", Diario Antofagasta, Antofagasta, 10 de septiembre de 2012. Acceso 21 de febrero de 2019, http://www.diarioantofagasta.cl/el-pais/14756/el-campo-deprisioneros-politicos-mas-grande-de-chile-durante-la-dictadura-militar/.

(51) En este lugar, estuvieron recluidos destacados personajes como el reportero Alberto Gamboa, director de diario Clarin y Premio Nacional de Periodismo 2017 y el cantautor Angel Parra, fallecido en marzo de 2017. Marco Fajardo, "El preso que dibujo el campo de concentracion de Chacabuco y sobrevivio para contarlo", El Mostrador, Santiago, 31 de agosto de 2017. Acceso 21 de febrero de 2019, https://m. elmostrador.cl/cultura/2017/08/31/el-preso-que-dibujo-el-campo-de-concentracion-dechacabuco-y-sobrevivio-para-contarlo/.

(52) Witker, Prision politica en Chile, 155.

(53) Vega, Nuestros dias en el Estadio, 214.

(54) En la region del Biobio hubo 159 centros de detencion y tortura. Hubo locales de la policia de Investigaciones, de la Armada, del Ejercito y Carabineros. Otros lugares destinados a estos fines fueron carceles, regimientos, gimnasios, entre otros. La Isla Quiriquina, dependiente de la Armada, el Estadio Regional y la Carcel de Concepcion, estos ultimos a cargo del Estado, fueron los centros mas masivos de reclusion. El Fuerte Borgono, a cargo de la Armada, y la Cuarta Comisaria de Concepcion, a cargo de Carabineros, fueron recintos donde se aplico la tortura de forma indiscriminada con consecuencia de muerte. Para Mayor informacion ver "Comision Nacional sobre Prision Politica y Tortura", (2004).

(55) Al igual que en todos los recintos de estas caracteristicas, se aplico la vejacion y la tortura. Los prisioneros dormian en los camarines donde debian estar 50 y mas personas, utilizando el piso rellenado con viruta, el cual cumplia la funcion de colchon. Sin embargo, para quienes estuvieron recluidos en Isla Quiriquina y posteriormente fueron trasladados al Estadio, lo describian como un clima menos tenso que en la isla, ya que segun estos, los malos tratos no se comparaban con los del Fuerte Borgono o con los de la Cuarta Comisaria de Concepcion. En las gestiones de este "bien pasar" en el Estadio, tuvieron mucha influencia las acciones de los sacerdotes que prestaron ayuda a los detenidos, como por ejemplo, el Padre Camilo Vial, sacerdote que por encargo del Arzobispado de Concepcion visitaba por las tardes a los prisioneros.

(56) Witker, Prision politica en Chile, 155.

(57) Gabriel Reyes Arriagada (ex secretario regional de la Izquierda Cristiana), entrevista por Javier Gonzalez, 6 de octubre de 2017.

(58) Para mas antecedentes al respecto, vease: Vega, Nuestros dias en el Estadio, 156-176.

(59) Entrevista a Emilio Cisterna, en Vega, Nuestros dias en el Estadio, 174.

(60) Entrevista a Dagoberto Reyes, en Vega, Nuestros dias en el Estadio, 174.

(61) Reyes Arriagada, entrevista.

(62) Witker, Prision politica en Chile.

(63) "Campamento de Prisioneros Chacabuco", Memoria Viva. Acceso el dia 15 de enero de 2019, http://www.memoriaviva.com/Centros/02Region/campamento_de_prisoneros_chacabuco.htm.

(64) Este Consejo se diferenciaba del Consejo Judio o Judenrat en que este ultimo fue establecido por los Nazis en las comunidades judias con fines de implementar el nazismo y en que no siempre tuvieron un caracter solidario con todos los recluidos. "Los Judenrat estaban encargados de transferir a los judios desde sus hogares a los guetos, de mantener el orden y de impedir el contrabando. Ademas, eran responsables de la distribucion de las miseras raciones de comida suministradas por lo alemanes". Efraim Zadoff, SHOA--Enciclopedia del Holocausto (Jerusalem: YadVashem y E.D.Z. Nativ Ediciones, 2004), 1-584.

(65) Este Consejo, como afirma Gamboa, nace al dia siguiente de la llegada de los prisioneros y correspondio a una organizacion interna politica de tipo democratica, y que por lo tanto constituia una accion de resistencia. Estaba compuesto por "un presidente o jefe, un secretario, un tesorero y directores permanentes de todas las actividades laborales, intelectuales, fisicas y espirituales". Alberto Gamboa, Un viaje por el infierno (Santiago de Chile: Editorial Forja, 2010), 129.

(66) Reyes Arriagada, entrevista.

(67) Alberto Gamboa, Un viaje por el infierno, 129.

(68) Reyes Arriagada, entrevista.

(69) Reyes Arriagada, entrevista.

(70) Reyes Arriagada, entrevista.

(71) Witker, Prision politica en Chile, 61.

(72) El Informe de la Comision Nacional sobre Prision Politica y Tortura, define la relegacion en la dictadura de Pinochet como el traslado obligatorio de una persona a un lugar distinto al de su residencia habitual, por un plazo determinado por disposiciones administrativas o judiciales. De esta manera, la relegacion se entiende como la restriccion de la capacidad de traslado y movimiento en una forma de privacion de la libertad de los individuos, por las limitaciones que ella implica y las graves condiciones a que las personas fueron sometidas durante su relegacion, muchas de ellas decretadas para ser cumplidas en lugares inhospitos, aislados, y permaneciendo bajo controles periodicos de las fuerzas militares o de orden. El caracter legal de la relegacion se establece en el Decreto Ley 436 (1974) y en el Decreto Ley 3.168 (1980). Javier Gonzalez Alarcon, "Medidas, estrategias y etapas de la relegacion durante la dictadura de Pinochet como mecanismo de control y disciplinamiento social, 1973-1986", Folia Historica del Nordeste, no 32 (2018): 147-173, Doi: https://doi. org/10.30972/fhn.0323501.

(73) Giorgio Agamben, Estado de excepcion. Homo sacer, II, I. Traduccion, introduccion y entrevista por Flavia Costa (Buenos Aires: Adriana Hidalgo, editora, 2005), 18.

(74) Jorge Montealegre, Derecho a fuga. Una extrana felicidad compartida (Santiago: Asterion, 2017).

(75) George Bourdieu, Tratado de ciencia politica (Mexico: UNAM, 1975), 181.

(76) Tal como se ha senalado, este Consejo altamente organizado, establecio nuevos liderazgos que valorizaban la figura simbolica del anciano como autoridad entre los prisioneros y representante de los detenidos ante los militares, quien ademas promovia la organizacion de actividades diarias y delimitacion de funciones de los detenidos. Los integrantes de este Consejo, no eran necesariamente los mayores de edad, sino tambien quienes llegaban primero a Chacabuco o tenian una trayectoria como presos politicos. Asi "el Consejo de Ancianos llego a ser un ente democratico de representacion, insolito para los tiempos que se vivian en el pais bajo dictadura [...] Considerado una suerte de gobierno de los prisioneros, el Consejo desarrollo una politica publica de cuidado, en funcion del bien comun de la comunidad". Montealegre, Derecho a fuga, 58.

(77) Gloria Ochoa, "Identidades y memorias en Londres 38, Paine y Chacabuco (Chile)", Rev. Colomb. Soc., no 40 (2017): 27-43, Doi: https://doi.org/10.15446/rcs. v40n1Supl.65905.

(78) Sergio Mandiola, "Reportaje a los detenidos en Chacabuco", El Mercurio. Edicion internacional, semana del 25 de febrero al 3 de marzo de 1974, 5.

(79) Montealegre, Derecho a fuga.

(80) Laura Quintana, "De la nuda vida a la 'forma-de-vida'. Pensar la politica con Agamben desde y mas alla del paradigma del biopoder", Nueva epoca, no 52 (2006): 43-60.

(81) Montealegre, Derecho a fuga, 438.

(82) Ochoa, "Identidades y memorias en Londres 38", 42.

(83) La Corporacion Memoria Ex Presos Politicos de Chacabuco se fundo el dia 12 de noviembre de 2012.
COPYRIGHT 2019 Universidad Pedagogica y Tecnologica de Colombia. Doctorado en Historia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Tesche Roa, Paula; Gonzalez Alarcon, Javier
Publication:Revista Historia Y MEMORIA
Date:Jul 1, 2019
Words:13342
Previous Article:El ejercicio historico como ejercicio del poder: el Cabinet des chartes y la sociogenesis de la archivistica francesa.
Next Article:Pasto en el contexto de la conformacion de la Republica de la Gran Colombia (1821-1831).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters