Printer Friendly

Resena de Annick Lemperiere.

"Contra las ilusiones del discurso', como conjunto de simples ideas' cuya forma de existencia material no importaria [...], contra ese error que intenta captar el problema del significado, sin decir una palabra sobre los soportes que le han dado existencia material": asi concluye su libro el autor (p. 323), quien, pocas paginas despues de entrar en la sustancia de su estudio, habia advertido a sus lectores que "en el caso de los investigadores de la cultura escrita, que dependen para sus analisis del contacto directo con el texto, (1) es decir del reconocimiento visual de su forma (tamanos, letra, tinta, tipos de papel, etc.)", el hecho de que las principales bibliotecas "que en Bogota tienen ejemplares originales' del Papel Periodico [...] han prohibido de manera terminante la consulta directa de cualquiera de esos ejemplares", no solo al "publico" en general sino tambien a los "investigadores", constituye un "perjuicio mayor" (p. 18).

Renan Silva, quien "hace treinta anos [comenzo] a estudiar el Papel Periodico de Santafe de Bogota" (p. 11), lo vuelve a tomar como objeto y fuente de estudio de la Ilustracion neo granadina, en la era en la que estamos, de la digitalizacion de las fuentes primarias, que son cuidadas y conservadas con celo--?excesivo?--por instituciones publicas y privadas especialmente dedicadas a esa tarea. Hasta cierto punto, en cuanto a las dificultades por resolver para seguir con sus compromisos intelectuales, el historiador contemporaneo se encuentra en una posicion, si no identica, por lo menos comparable--aunque sea en sentido contrario--a la del "autor" del Papel Periodico, Manuel del Socorro Rodriguez, a la hora de "componer" la informacion de que dispone para ilustrar a sus lectores. El historiador de mediados de la segunda decada del siglo XXI se ve afrentado por el exceso, cada vez mas inmanejable, de la informacion de indole academica puesta en linea (cfr. JSTOR, MUSE, CAIRN, SciELO, etcetera), mientras la digitalizacion lo condena a acceder de manera casi ilimitada y al mismo tiempo puramente virtual, a los documentos originales que son la materia prima de su produccion historiografica. En cambio--como bien lo demuestra Silva a lo largo de su libro--, en Nueva Granada, en la ultima decada del siglo XVIII, Manuel del Socorro Rodriguez--para cumplir con la mision que le asignaba a su Periodico--se vio en la necesidad de arreglarselas con la (relativa) escasez de libros a su alcance y la discontinuidad y aleatoriedad de la llegada de las (a veces tambien escasas) noticias provenientes de la Europa revolucionada por los acontecimientos franceses, a fin de poder informar e ilustrar a un publico de lectores creados y retenidos por la periodicidad y regularidad del Papel Periodico.

Se trata de dos realidades comparables, en el sentido de que tanto los ilustrados hispanoamericanos de ayer como los historiadores de hoy en dia tienen que componer con ellas--sin poder controlarlas--, para producir conocimiento y, en la medida de lo posible, tambien advertir a sus lectores sobre los limites impuestos a sus producciones intelectuales. Lo que demuestra de manera grafica el libro de Silva es que, si bien como autor de su propio libro no pudo ver ni tocar el Papel Periodico bajo la forma material en que fue fabricado, distribuido, leido y utilizado por sus lectores de la decada de 1790, tampoco Manuel del Socorro Rodriguez estuvo en condiciones de comprobar la veracidad de los acontecimientos de la Revolucion Francesa que relataba semana tras semana en su periodico, ni de hablar con conocimiento de causa de los libros impresos de la "epoca de la Ilustracion", en cuanto participe en su naciente diseminacion en las sociedades europeas de su epoca y lector en condicion de tocarlos con sus propias manos. Sin embargo, una de las senales mas notables de la "ilustracion" de Rodriguez fue, sin duda, su afan por buscar y experimentar en su periodico una forma de escribir--tratese de sus reflexiones historicas y filosoficas, o de la apremiante "actualidad" de la Francia revolucionaria--que evidenciara el espiritu critico que creia su deber insuflar en sus lectores.

Este nuevo libro de Renan Silva podria leerse empezando por sus notas de pie de pagina, las cuales constituyen por si solas un ensayo historiografico completo--cosa que no se logra sin haber tenido los propios libros en las manos y bajo la mirada--entre referencias a una bibliografica internacional y actualizada sobre historia del periodismo, la lectura, la Ilustracion, y otros temas adyacentes, y polemicas argumentadas en contra de corrientes historiograficas ya anticuadas, aunque todavia vivas (el "nacionalismo criollo", la "historia de las ideas"), o al contrario, de moda, como el poscolonialismo. Basado en un dialogo critico con las aportaciones de esta bibliografia fundamentalmente "europea"--en cuanto a su origen y objetos de estudio--, el libro de Silva retoma el tema de los procesos de cambio socio cultural e intelectual llamados "Ilustracion neogranadina", partiendo de planteamientos historiograficos cuyo arraigo se encuentra en la historia intelectual, por una parte, y en problematicas propias de la sociologia y de la historia social y cultural, por la otra.

En su forma impresa--en su periodicidad semanal, que lo hace participe en la temporalidad concreta de la sociedad neogranadina y, en otra escala, contemporaneo del espacio atlantico al cual pertenece (y del cual depende) y de la Revolucion Francesa--, el Papel Periodico presenta "los modos de la comunicacion de las noticias" y las "modalidades locales de elaboracion de [las] informaciones" que llegan de Europa (pp. 34-35). Para el historiador, estos "modos de comunicacion", lejos de ser evidencias obvias e insignificantes, al contrario son otras tantas fuentes de preguntas cuya respuesta, segun el, no puede dimanar de la "historia de las ideas", sino de una lectura que conecta directamente los textos con su entorno social, cultural y material.

Surge la tesis de que la contemporaneidad entre la publicacion del Papel Periodico (entre 1791 y 1796) y los acontecimientos revolucionarios en Francia propicia la aparicion y aceleracion de cambios que afectan a la nocion misma de "informacion". Dicha contemporaneidad desemboca en las ideas--nuevas en aquel entonces--de "comunicacion periodica" y de "actualidad", y en la formacion, en el contexto local mismo, del concepto noticia. La noticia como algo completamente distinto de "los sucesos maravillosos", siendo estos, por esencia, inverificables y propios de las gazetas, mientras que la noticia y su tratamiento por parte de Rodriguez, bajo la exigencia de comprobar su exactitud o al menos su verosimilitud, hacen del Papel Periodico precisamente lo que es, no una gazeta desconectada de cualquier nocion de la actualidad, sino un periodico de tipo moderno. El libro muestra como, paralelamente, el ritmo acelerado de los acontecimientos--y la necesidad de darlos a conocer al publico neogranadino bajo la forma de la "noticia", a medida que se presentan--transforma y clarifica, a su vez, la relacion entre pasado y presente, historia y actualidad, escritura de la historia y periodismo (pp. 261-262). La noticia, por tener un referente real, obliga a distinguir entre historia y fabula y a reconsiderar la manera misma de escribir la historia, fuera de los moldes clasicos de la retorica y de los formalismos escolasticos, apegandose--tal como lo hace Rodriguez en los articulos que dedica, ya sea a la escritura de la historia o a contextos historicos especificos--a una metodologia que respeta el orden cronologico, produce documentos que comprueban sus afirmaciones, explicita los elementos de contexto, etcetera.

A lo largo del libro, Silva evidencia el surgimiento de las novedades de indole cognitiva introducidas por los ilustrados--especificamente, por Manuel del Socorro Rodriguez--, tales como sus modos de razonamiento, su uso de "fuentes" como prueba de lo que dice o de las ideas que defiende. Al mismo tiempo, Silva nunca deja de mencionar las contradicciones en las cuales incurre Rodriguez en sus practicas intelectuales, por cuanto sus principios de objetividad, racionalizacion, rechazo de las "pasiones" y de las "personalidades" podrian conducirlo a rebasar los limites que le imponen a el su fe catolica y su lealtad monarquica--por ejemplo, cuando se dedica a presentar a sus lectores las ideas de Montesquieu o del Abate Raynal--. Segun el mismo esfuerzo por contextualizar las condiciones de produccion de las ideas ilustradas en Nueva Granada, el historiador alega tambien la necesidad de tener presente "el fondo social de la cultura intelectual de la epoca" (p. 259), el del humanismo renacentista y sus referencias al pasado griego y romano, asi como la historia biblica como fuente perdurable de verdades que, aunque imposibles de comprobar, no dejan nunca de ser consideradas historicas. El "terreno social", no el "mundo textual", es el verdadero "terreno de formacion del mundo de las representaciones" (p. 261). De este modo, el libro ofrece perspectivas matizadas y novedosas sobre el "proceso de secularizacion" y sus especificidades neogranadinas, que, sin duda, pueden extenderse al mundo hispanoamericano en su conjunto. Se desprende de ello un matiz adicional sobre los "ilustrados" de esta parte del mundo: mas que ilustrados, fervientes catolicos y monarquistas, son fervientes catolicos (que es lo mismo que decir monarquistas en aquel entonces) que se vuelven "ilustrados". No es nada anodino el matiz. Como lo muestra muy bien el caso de Rodriguez--tal como lo presenta Silva--: en cuanto catolico, el autor del Papel Periodico construye fronteras infranqueables entre lo que pertenece al campo de la fe y lo que remite al campo de la ciencia (sea natural o historica) y el saber profano. Se trata, sin duda, de una especificidad del proceso de secularizacion hispanoamericano, un proceso de signo catolico que distingue entre sagrado y profano estrictamente a partir de lo indisponible

de lo sagrado, no a partir de las libertades que los filosofos le otorgan al pensamiento profano.

(1) Enfasis del autor.

DOI: http://dx.doi.org/10.7440/Ress4.201S.16

* Doctora en Historia por la Universite Paris I (Francia). Profesora de la Universite Paris-I Pantheon-Sorbonne (Francia). Correo electronico: annick.lemperiere@orange.fr
COPYRIGHT 2015 Universidad de los Andes (Colombia)
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:LECTURAS
Publication:Revista de Estudios Sociales
Date:Oct 1, 2015
Words:1768
Previous Article:Resena de Rafael E. Acevedo P.
Next Article:Resena de Francisco A. Ortega.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters