Printer Friendly

Repertorios y ciclos de movilizacion juvenil en Chile (2000-2012).

Repertoires and Cycles of Youth Mobilization in Chile (2000-2012)

INTRODUCCION

La sociedad chilena se ha visto sacudida por un conjunto de protestas sociales, movilizaciones callejeras y expresiones publicas en el periodo comprendido entre el ano 2006 y el ano 2012 que en lo fundamental han tenido como protagonistas al movimiento estudiantil. El analisis de la constitucion de este movimiento, asi como de las practicas politicas juveniles ha sido examinanda anteriormente (1) pero la especificidad de la protesta social no ha sido discutida ni reflexionada hasta ahora y de ello trata el presente articulo; de las practicas de movilizacion social emprendidas por las y los jovenes chilenos en la ultima decada y que aqui son expuestas a partir de las categorias repertorios y ciclo de movilizacion.

Una consideracion previa al analisis de los repertorios y ciclo de movilizacion social es que el estudio de la accion colectiva y de los movimientos sociales implica necesariamente un abordaje transdisciplinario que articule las diversas proposiciones teoricas y de perspectivas que se encuentran presentes en la actualidad como estrategia analitica que permita asumir en su complejidad el objeto de estudio. Mas aun, cuando se trata a su vez como en este caso, de analizar las practicas colectivas de los y las jovenes cuyo abordaje teorico cruza campos diversos debido a la necesidad de abordar dimensiones psico-biologicas y sociales, sociologicas y fundamentalmente antropologicas en tanto sujetos que sobre una condicion vital como la edad, son construidos culturalmente de acuerdo a contextos situados en cada sociedad y comunidad.

Una segunda consideracion nos obliga a precisar que la lectura que realizamos sobre las actuales practicas colectivas de los jovenes chilenos se ha visto enriquecida enormemente por la posibilidad de desarrollar un tipo de investigacion que se ha desarrollado en paralelo, y muchas veces acompanando a los movimientos juveniles (2), dotando con ello de una mirada historica tanto la lectura de las practicas mismas como de los eventuales impactos que las acciones producen en el conjunto de la sociedad, sin renunciar al punto de vista privilegiado de comparar distintas modalidades de accion colectiva juvenil.

En tercer lugar, que las acciones colectivas dificilmente pueden ser predefinidas a partir de alguna matriz teorica o de las voluntades y subjetividades de los actores sociales sin considerar los contextos historicos, sociales y culturales en que dichas practicas se ponen en movimiento. Esa idea es la que hemos senalado al momento de considerar los cambios en los repertorios de la accion colectiva juvenil y su puesta en escena de acuerdo incluso a las coyunturas mediaticas como apreciamos al analizar la protesta social de los estudiantes secundarios el ano 2006 (3).

Finalmente, que la variabilidad de los repertorios de movilizacion y protesta social se inscriben, estrategicamente, en los marcos temporales de cada periodo historico y que en la tradicion teorica de los movimientos sociales han sido conceptualizados como ciclos de movilizacion4. Por lo tanto, el analisis de la accion colectiva juvenil se ha realizado teniendo siempre presente el "campo politico" (5) en que dichas practicas se despliegan.

De estas consideraciones iniciales se desprende entonces que la utilizacion de los analizadores de repertorio y ciclo de movilizacion que hemos utilizado para interpretar las practicas politicas de los jovenes chilenos nos ha permitido comprender que, tal como senala Traugott6, "(...) los repertorios son capaces de servir como nucleo de cristalizacion en torno al cual se precipitan nuevas pautas ciclicas de movilizacion, incluso despues de un prolongado periodo durante el cual la sociedad ha permanecido relativamente aquiescente".

LOS REPERTORIOS DE ACCION COLECTIVA Y MOVIMIENTOS JUVENILES EN CHILE 2000-2012

El repertorio, como modalidad de accion conjunta que se despliega por parte de los actores sociales como estrategia de consecucion de intereses compartidos implica "(...) un conjunto limitado de rutinas aprendidas, compartidas y actuadas a traves de un proceso de eleccion relativamente deliberado. Los repertorios son creaciones culturales aprendidas, pero no descienden de la filosofia abstracta ni toman forma como resultado de la propaganda politica, sino que surgen de la lucha. Es en la protesta donde la gente aprende a romper ventanas, atacar presos sujetos al cepo, derribar casas deshonradas, escenificar marchas publicas, hacer peticiones, mantener reuniones formales u organizar asociaciones de intereses especiales. Sin embargo, en un momento particular de la historia la gente aprende una cantidad bastante limitada de modos alternativos de accion colectiva" (7).

Debemos precisar que el periodo historico que hemos estudiado (2000-2012) no es el resultado de una decision arbitraria sino que responde a un momento sociopolitico en Chile que, en lo relativo a la relacion movimientos sociales y juventudes, se encuentra marcado por un profundo proceso de desmovilizacion social y politica previa (1989-1999) resultado del proceso de transicion a la democracia (8) y una invisibilizacion de las practicas politicas juveniles desarrolladas en el mismo periodo y que han sido catalogadas como "apatia juvenil" construyendo verdaderas narrativas de la negacion: lo que los jovenes no son, lo que los jovenes no hacen. De alli que la pregunta ordenadora respecto a los repertorios de accion juvenil remita a las transformaciones en la escenificacion publica y las modalidades de visibilizar los conflictos que hemos observado en este periodo y que tienen su maxima expresion en el proceso de movilizacion desarrollado por los estudiantes secundarios y universitarios, lo que nos ha permitido senalar que el cambio central se ubica en un desplazamiento por el reconocimiento politico-juridico a otro de reconocimiento simbolico-cultural (9).

Desde esa conciencia de lugar agregamos entonces que los repertorios lejos ser un atributo individual o colectivo homologable a capitales fijos que los sujetos despliegan corresponde entenderlos como flujos variables y de caracter relacional que se ponen en juego siempre entre actores en conflicto, y que por lo tanto pueden ser entendidos como un lenguaje que requiere conocerlas gramaticas que ordenan las acciones, las que tienen ademas la capacidad de afectara otros; "(...) aunque sean individuos y grupos los que conozcan y despliegan las acciones de un repertorio, estas conectan conjuntos de individuos y grupos" (10).

Es en ese sentido que tambien se pueden observar como determinadas manifestaciones que en un principio pueden ser "leidas" como creativas y ludicas en la medida que comienzan a afectar poderes sensibles en cada sociedad, pasan a transformarse en acciones peligrosas. Es lo que ocurre por ejemplo cuando revisamos la amplia aceptacion que recibieron las carnavalescas acciones de denuncia publica de los violadores a los derechos humanos que realizaba La Funa y que atrajo masivamente a jovenes y organizaciones juveniles a involucrarse en ese movimiento, pero que prontamente comenzo a ser criminalizado por las autoridades politicas, judiciales y mediaticas con su consiguiente desgaste movilizador. Sin embargo, la modalidad de protesta social carnavalizada se traslado hacia otras agrupaciones que comenzaron a emplearla como parte activa de sus manifestaciones (11).

Aqui emerge, a proposito de los lenguajes y gramaticas, una de las primeras dificultades de la institucionalidad por acomodarse a "las nuevas logicas" y que demuestra empiricamente los procesos de cambio en los repertorios; yes que el tratamiento de los conflictos se realiza, a menudo, sobre la base de "el esquema antiguo" y no "sobre el nuevo". Si observamos el tratamiento inicial de las autoridades politicas hacia los estudiantes secundarios movilizados el ano 2006, apuntaba fundamentalmente a debatiren el terreno de las "demandas" y por tanto un repertorio tradicional o "antiguo", en tanto las logicas de la movilizacion colectiva estudiantil apuntaban a un conjunto de preocupaciones de orden "relacional" entre autoridades y estudiantes y por tanto se inscriben en un repertorio "nuevo" o emergente. Esta situacion de desfase politico-cultural emerge como una de las claves definitorias de la relacion entre las instituciones politicas y la accion colectiva.

Este desplazamiento de las reivindicaciones juveniles desde planos "materiales" a planos "simbolicos", donde lo primordial no pasa por la obtencion de beneficios economicos o servicios reivindicados, sino que por un cambio en el lugar y el modo de relacion social entre instituciones (adultos) y movimientos (jovenes), tiene implicancias en las modalidades especificas de desarrollar la movilizacion y visibilizacion del conflicto. De alli que, siguiendo a Tilly (2002) (12), si en una modalidad clasica los movimientos estudiantiles se inscribia en una dinamica nacional, modular y autonoma; nacional porque los movimientos reivindicaban centralmente "un problema" que afectaba a muchas personas o colectividades o entraba en conflicto con "un solo poder" que incidia en diversas localidades, y las mismas formas que se utilizaban para visibilizar el conflicto se desplegaban con independencia de los lugares, los actores y problematicas especificas (modularidad), y la autonomia estaba dada porque a partir de la accion colectiva se establecia una relacion directa con los poderes centrales, todo lo cual habla de un "vacio de particularidades" y una modalidad "representativa" de la gestion del conflicto, en la actualidad nos enfrentamos un "nuevo repertorio" caracterizado por;

* Localizacion y singularidad de los espacios de conflictos y de los objetivos a conquistar. Proceso, que como hemos analizado, no implica necesariamente una fragmentacion de la protesta y atomizacion de la accion colectiva, sino que al contrario puede favorecer profundos procesos de multiplicacion de los conflictos y aumento de la asociatividad juvenil.

* Diversificacion e innovacion situada de las estrategias de movilizacion y ritualizacion del conflicto. No solo respecto a las formas de escenificar la protesta, como en el caso de modalidades carnavalescas, sino que incluso aun cuando sean modalidades universales (como una toma de liceo) el proceso mediante el cual se llega a ellas puede ser absolutamente distinto de un lugar a otro como en el caso de muchos colegios que en el ano 2006 fueron ocupados por los estudiantes a partir de una autorizacion escrita de los apoderados para realizar la accion y ante lo cual las autoridades tenian que "aceptar" la accion.

* Multirelacionales en el origen de los conflictos. El desarrollo de una accion de protesta no obedece solo a la decision autonoma de los actores juveniles, sino que muchas veces los diversos espacios institucionales generan las condiciones y posibilitan la emergencia de protestas sociales tanto a nivel local como nacional. Ha sido el caso de las fallidas mesas de conversacion sobre la calidad de la educacion en las que se embarco la autoridad sectorial el ano 2005 y al no cumplir sus propositos genero las movilizaciones delano 2006, o la decision del Tribunal Constitucional de prohibir la distribucion en la red publica de salud de la "pastilla del dia despues" lo que genero una amplia gama de movilizaciones durante finales del ano 2007 y los primeros meses del 2008.

Este nuevo repertorio que se esta constituyendo lo hemos caracterizado, por tanto, como rizomatico y molecular (13) en tanto diversifica los espacios sociales de conflicto, multiplica los conflictos que se construyen y apunta a distintos destinatarios de la accion y que aparecen identificados por los movimientos juveniles; "Como cada uno de nosotros era varios, en total ya eramos muchos. Aqui hemos utilizado todo lo que nos unia, desde lo mas proximo a lo mas lejano. Hemos distribuido habiles seudonimos para que nadie sea reconocible. ?Por que hemos conservado nuestros nombres? Por rutina, unicamente por rutina. Para hacernos nosotros tambien irreconocibles. Para hacer imperceptible, no a nosotros, sino todo lo que no hace actuar, experimentar, pensar. Y ademas porque es agradable hablar como todo el mundo y decir el sol sale, cuando todos sabemos que es una manera de hablar. No llegar al punto de ya no decir yo, sino a ese punto en el que ya no tiene ninguna importancia decirlo o no decirlo. Ya no somos nosotros mismos. Cada uno reconocera los suyos. Nos han ayudado, aspirado, multiplicado.

EL CICLO DE MOVILIZACION JUVENIL

La nocion de repertorio que hemos desplegado en nuestro analisis, y que remite no solamente a un "hacer" sino que va mas alla y senala la particular relacion que se establece entre un "(...) saber como hacer y lo que la sociedad ha llegado a esperar que elija en el marco de un conjunto de opciones culturalmente sancionado y empiricamente legitimado" (14), nos instala en aquello que Bourdieu ha denominado habitus; es decir, "(...) un sistema de disposiciones durables y transferibles -estructuras estructuradas predispuestas a funcionar como estructuras estructurantes- que integran todas las experiencias pasadas y funciona en cada momento como matriz estructurante de las percepciones, las apreciaciones y las acciones de los agentes cara a una coyuntura o acontecimiento y que el contribuye a producir' (15).

De lo anterior se desprende entonces que los cambios en los repertorios son lentos procesos sobre los que inciden factores economicos, politicos y culturales. De allique lo ocurrido en las movilizaciones de estudiantiles de este periodo, y que como maxima expresion las desarrolladas el 2006 con la rebelion pinguina y el 2011 con las movilizaciones universitarias, se constituyan en un importante caso ilustrativo de la apertura de un ciclo de movilizacion que podemos comparar solo al que antecedio al final de la dictadura en el periodo 1986-1989; "Los ciclos de protesta son las encrucijadas en las que los momentos de locura se templan para convertirse en herramientas permanentes del repertorio de contestacion de una sociedad' (16), es decir responderian y se inscribirian en movimientos internos al campo de las acciones colectivas.

El marco historico-temporal en el que se ubican las actuales practicas colectivas de los jovenes esta caracterizado por un proceso simultaneo de movilizaciones y conflictos sociales que han hecho emerger al menos a cuatro grandes actores colectivos que se encuentran desarrollando novedosas modalidades de accion y protesta social:

* Estudiantes secundarios; en la reconstruccion del conflicto del ano 202 pudimos apreciar el impacto que ha tenido en la sociedad el movimiento pinguino (2006), el que a su vez es resultado de un proceso interno que comienza el ano 2000 con la constitucion de la ACES (Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios).

* Asociacion Nacional de Deudores Habitacionales (ANDHA): este movimiento se ha caracterizado por realizar acciones de "funa" a la Presidenta de la Republica alli donde asista, consiguiendo altos niveles de "espectacularidad y visibilidad" en las protestas que realizan; interrumpirel Festival de la Cancion de Vina del Mar, protestar en lanchas frente a la casa donde vacacionaba la Presidenta M. Bachelet, o interrumpir actos publicos de autoridades politicas son algunas de las acciones realizadas y que muestran la apropiacion de modalidades y repertorios de actores juveniles como en el caso de la "funa".

* Movimiento de Trabajadores Subcontratados; el marco neoliberal de la economia chilena ha generado un amplio sector de trabajadores subcontrados y precarizados (a traves de empresas intermediarias) que ofrecen su mano de obra a grandes empresas publicas y privadas. En los anos 2004-2007 se constituyeron movimientos de trabajadores, con alto nivel de adhesion y exitos en sus negociaciones, en areas claves de la economia exportadora chilena; el cobre, empresas forestales, y empresas salmoneras.

* Federaciones de Estudiantes Universitarios; a partir de las movilizaciones del ano 2006 los estudiantes universitarios han revitalizado su propio accionar, primero participando en el Consejo Asesor Presidencial de Educacion (2007-2007), y a partir de alli han levantado un dinamica de movilizacion social ascendente que alcanza al ano 2012 y que incorpora reivindicaciones que remiten basicamente a; fin a la posibilidad del lucro en la educacion, mayor financiamiento estatal para las Universidades, y una nueva reforma que modifique los Gobiernos Universitarios incorporando academicos, funcionarios administrativos y estudiantes (triestamentalidad).

CONCLUSIONES

La emergencia y desarrollo de estas practicas colectivas que hemos aqui resenado, y que inicialmente podriamos considerar solamente como una ola de protestas, conllevan a nuestro juicios los elementos centrales de ciclicidad que resena Tarrow (17) y que remiten a:

* Exaltacion del conflicto; diversas dimensiones del sistema social chilenos se encuentran atravesadas hoy por profundos procesos de conflictividad social, y solo por remitirnos a los principales movimientos expuestos anteriormente senalamos que las principales areas de conflicto son la Educacion, el Trabajo y la Vivienda.

* Difusion geografica y sectorial; invirtiendo la logica clasica de la difusion de centro-periferia, las actuales modadalidades de protesta han operado desde las periferias territoriales (las comunas y provincias) y desde las periferias sectoriales en terminos de las actorias sociales que se construyen; estudiantes secundarios (y no profesores o universitarios), trabajadores subcontratados (y no centrales sindicales ni sindicatos) y desde deudores habitacionales en conflicto con los bancos (y no de pobladores en tomas de terreno, movimiento popular hegemonico en Chile y America Latina).

* Multiplicacion de organizaciones del movimiento social; la organizacion de variadas organizaciones "precursoras" que han posibilitado, en cada uno de los sectores de conflicto, la emergencia de "movimientos derivados" (18) que si no es leida adecuadamente puede dar una apariencia de espontaneismo (19).

* Nuevos marcos de significado; las modalidades de protesta social (repertorios) son puestas a prueba durante los ciclos de movilizacion y comienzan a ser adoptados por el conjunto de actores colectivos y movimientos de acuerdo a sus especificidades, pasando a formar parte de integrante de sus simbologias y significados politico-culturales; las dinamicas asambleisticas por sobre procesos representativos, la constitucion de redes informales o sumergidas, la espectacularidad de la accion, por mencionar los mas relevantes.

* La expansion de los repertorios; la resignificacion de las modalidades de protesta social y que en nuestro estudio remiten a la incorporacion creciente de la accion directa, la irrupcion en los actos publicos, los usos de la violencia politica implican un cambio hacia "escenificaciones relaciones" que subordina los momentos de "delegaciones representacionales" (negociaciones entre "expertos"), una reconfiguracion de los espacios publicos de la protesta.

Estas caracteristicas de las movilizaciones y la protesta social que desarrollan los movimientos juveniles, definidos por su flexibilidad tactica, no solo han interpelado a las autoridades que deben acomodarse a los actuales "marcos de accion colectiva" sino tambien al conjunto de movimientos sociales que los obliga a reacomodar sus propias practicas. Mencion especifica, eso si, merecen los cambios progresivos que los dispositivos institucionales y organizacionales "clasicos" deben realizar para incorporara sus propias dinamicas las nuevas "creaciones culturales" que resultan de la accion colectiva juvenil; la re-instalacion de la "Unidad Ciudadania e Inclusion Juvenil" del Ministerio de Educacion de Chile como resultado de las movilizaciones estudiantiles del ano 2006, la legitimidad alcanzada por los colectivos estudiantiles en relacion a los tradicionales Centros de Alumnos, y el masivo apoyo ciudadano a las movilizaciones estudiantiles del 2001-2012 son quizas los mejores ejemplos de este incipiente desarrollo del ciclo movilizatorio en el que nos encontramos en la actualidad.

Recibido: 25-03-2012 * Aceptado: 28-05-2012

Oscar AGUILERA RUIZ

Departamento de Ciencias Sociales, Universidad Catolica del Maule, Chile.

(1) AGUILERA, O (2010). "Cultura politica y politica de las culturas juveniles", Utopia y Praxis Latinoamericana, Ano 15. no 50. Julio-Septiembre, CESA, Universidad del Zulia, Maracaibo, pp. 91-102.

(2) AGUILERA, O (2008). Movidas, Movilizaciones y Movimientos. Cultura politica y Politica de las culturas juveniles en el Chile de hoy. Tesis de Doctorado en Antropologia, Universidad Autonoma de Barcelona, Espana.

(3) AGUILERA, O (2006). "Movidas, Movilizaciones y Movimientos. Etnografia al movimiento estudiantil de la Quinta Region", Revista Observatorio, no. 11, Vol. 3, Septiembre. Instituto Nacional de la Juventud, Santiago.

(4) TARROW, S (2002). "Ciclos de accion colectiva: entre los momentos de locura y el repertorio de contestacion", in: TRAUGOTT, M (2002). Protesta Social. Repertorios y Ciclos de accion colectiva. Editorial Hacer, Barcelona.

(5) De acuerdo a BOURDIEU (2001). El Campo Politico. Plural. La Paz, Bolivia, p. 10) "(...) el campo politico es un microcosmos, vale decir, un pequeno mundo social relativamente autonomo en el interior del gran mundo social. Alli encontraremos un cumulo de propiedades, relaciones, acciones y procesos que encontramos en el mundo global". Y a partir de alli desprendemos tres razones de orden epistemologico por las cuales es productivo y justificado utilizar la nocion de campo politico: 1) Permite construir de manera rigurosa y fundamentada la practica concreta de la politica; 2) Es posible realizar comparaciones, uno de los instrumentos mas eficaces de construccion y analisis en las ciencias sociales; 3) Tiene virtudes negativas, es decir que aunque no logre constituir explicaciones fundamentadas permite despejar falsos problemas y construir otros nuevos.

(6) TRAUGOTT, M (2002). Op. cit.

(7) TILLY, CH (2002. "Repertorios de accion contestataria en Gran Bretana: 1758-1834", in: TRAUGOTT, M (2002). Op. cit.

(8) Un analisis en profundidad de este proceso se encuentra en AGUILERA, O (2003). Jovenes y Politica en el Chile de la Transicion: 1988-2000. Analisis de los Discursos Sociales sobre la Juventud. Tesis de Magister en Antropologia Social y Cultural, Universidad Autonoma de Barcelona, Espana.

(9) Solo a modo referencial, yen lo relativo al movimiento estudiantil secundarlo, podemos senalar que este cambio se veriflca en la lucha de los Comites Democraticos Estudiantiles que existian en cada colegio secundario a fines de los anos 80'y que tenian como principal objetivo la eleccion democratica de los Centros de Alumnos, a las luchas que desarrollan a partir del ano 2000 los colectivos estudiantiles y que no validan la institucionalidad de los centros de alumnos.

(10) TILLY, CH (2002). Op. cit.

(11) La literatura sobre juventud nos relata un proceso similar al analizar la practica del charivari en Europa en el Siglo XIX, cuando una practica que remitia aun desorden y alteracion simbolica de los roles domesticos se transforma en una expresion de critica politica sobre las autoridades politicas y religiosas. Ver: SCHINDLER, N (1996). "Los guardianes del desorden. Rituales de la cultura juvenil en los albores de la era moderna", in: LEVI-SCHMITT, G (1996). Historia de los jovenes. Vol. 1. De la Antiguedad a la edad moderna. Editorial Taurus. Madrid.

(12) TILLY, CH (2002). Op. cit.

(13) Recupero a DELEUZE, G &GUATTARI, F (1988). Mil mesetas. Capitalismo y esquizofrenia. Editorial Pre-Textos, Valencia, p 9, para enfatizar las heterogeneidades, relaciones multiples y rupturas que encontramos en la constitucion y materializacion de las formas de protesta social y accion colectiva juvenil. Elementos y principios que constituyen la definicion de rizoma que utilizan los autores citados.

(14) TILLY, CH, citado en TARROW, S (2002). Op. cit., p. 101.

(15) BOURDIEU, P (1972). Esquisse d'une theorie de la pratique. Droz, Geneve, Paris, p. 178.

(16) TARROW, S (2002). Op. cit., p. 103.

(17) Ibid., pp. 103-107.

(18) McADAM (2002). "Movimientos iniciadores y derivados: procesos de difusion en los ciclos de protesta", in: TRAUGOTT, M (2002). Op. cit.

(19) Esta lectura tiene implicaciones epistemologicas profundas; en cuanto, a) no solo vuelve una vision etic (externa) que asume la espontaneidad por sobre la vision emic (interna)que nos muestra los procesos de articulacion y actoria colectiva, y b) que la ausencia de organizaciones tradicionales lejos de hablar de un debilitamiento e inorganicidad de las practicas colectivas nos evidencia la constitucion de nuevas identidades colectivas (TARROW, 2002). Op. cit.; PIZZORNO, A (1991). "Intercambio politico e identidad colectiva en el conflicto laboral", in: CROUCH, C & PIZZORNO, A(Comp.,) (1991). El resurgimiento del conflicto de clases en Europa Occidental a partir de 1968. Tomo II, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Madrid. INIGUEZ, L (2003). "Movimientos sociales: conflicto, accion colectiva y cambio social", in VAZQUEZ, F (Ed.) (2003). Psicologia del Comportamiento Colectivo. Editorial UOC, Barcelona.
COPYRIGHT 2012 Revista Utopia y Praxis Latinoamericana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Aguilera Ruiz, Oscar
Publication:Utopia y Praxis Latinoamericana
Date:Apr 1, 2012
Words:4156
Previous Article:La Red Juvenil de Medellin: Un ejemplo de nuevas practicas politicas de los jovenes en Colombia.
Next Article:Los jovenes son sujetos politicos ... a su manera.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters