Printer Friendly

Relevancia procesal del fracaso de las relaciones interpersonales en el matrimonio.

Resumen: El proposito principal de este articulo es situar adecuadamente el fracaso de las relaciones matrimoniales interpersonales en el ambito del proceso canonico de declaracion de nulidad del matrimonio. Para lograr este objetivo, es preciso adoptar, ante todo, una adecuada comprension juridica de la naturaleza y del contenido del <<matrimonio in fieri>> e <<in facto esse>>; en segundo lugar, no despreciar el caracter declarativo del proceso de nulidad. El estudio del Magisterio Pontificio reciente permite concluir que la conexion entre el fracaso matrimonial y el proceso sigue siendo el mismo: el amor a la verdad; en otras palabras, la investigacion sobre la verdad acerca de la cuestion del consentimiento de los esposos a traves del proceso judicial de nulidad. Ademas, este magisterio nos pone en guardia frente a una desviada actuacion pastoral en materia de fracasos matrimoniales, sugerida por algunos autores.

Palabras clave: Fracaso matrimonial, Declaracion de nulidad del matrimonio, Vinculo esponsal, Relevancia de la cohabitacion.

Abstract: The main purpose of this paper is to offer an apt account of the breakdown in interpersonal relationships within the context of the canonical process for the declaration of marriage nullity. To this end, a comprehensive legal understanding of the nature and content of marriage <<in fieri>> and <<in facto esse>> is required, followed by an account of the declarative status of the process of nullity. A reading of recent papal teaching in this regard prompts the conclusion that the connection between marriage breakdown and the nullity process remains the same: love of truth; in other words, an inquiry into the truth concerning the issue of spousal consent as part of the annulment process. Furthermore, this view guards against misguided pastoral practices that may have been proposed by other scholars.

Keywords: Marriage Breakdown, Declaration of Marriage Nullity, Marriage Bond, Relevance of Cohabitation.

The Procedural Significance of the Breakdown in Interpersonal Relationships in Marriage

1. INTRODUCCION

La relevancia procesal del fracaso de las relaciones interpersonales, cuestion por otra parte ampliamente tratada, en la doctrina (1) y en la jurisprudencia (2) en cuanto a su relacion directa con la aplicacion del numero tercero del can. 1095 del CIC, puede esconder, sin embargo, un tema hoy especialmente actual: la relacion entre el derecho canonico, la busqueda de la verdad y la pastoral de la Iglesia a la hora de tratar el fenomeno del fracaso irremediable de la convivencia matrimonial (3). Los dos recientes Sinodos extraordinario (2014) y ordinario (2015) sobre la familia y sus correspondientes conclusiones han puesto de relieve la necesidad de ubicar la reforma del proceso de nulidad matrimonial, introducida por el Papa Francisco, en el ambito mas amplio de la pastoral familiar (4). Ante la realidad actual de tantos fracasos matrimoniales tambien en el seno de la Iglesia ?cual es la respuesta mas pastoral que puede ofrecer el derecho vigente que tiene como ley suprema la salvacion de las almas (5)?

En este trabajo intentaremos exponer el tratamiento dado por el Magisterio pontificio al hecho cierto del fracaso matrimonial en cuanto posible prueba relevante para la declaracion de nulidad; intentaremos precisar el objeto del proceso que tiene como eje la averiguacion sobre la validez o no del consentimiento matrimonial y la ubicacion que corresponde al analisis de los hechos acontecidos durante la convivencia matrimonial. Despues expondremos algunas soluciones propuestas por algunos autores y que no pueden ser acogidas por contradecir la concepcion basica del matrimonio pero que suponen un intento de solucion ante la realidad del fracaso. Finalmente recordaremos algunos principios expuestos sobre nuestro tema en el Motu Proprio Mitis Index Dominus lesus y en la Exhortacion Amoris Laetitia.

Ya desde el inicio conviene preguntarse: ?Tras la reforma del proceso de nulidad matrimonial introducida por el Papa Francisco con la promulgacion del Motu Propio Mitis Index Dominus Iesus, ha cambiado el modo de situar el hecho cierto del fracaso de la convivencia matrimonial en relacion con el proceso judicial?, ?es ahora mas relevante que antes?, ?pueden encontrar los esposos que han sufrido las consecuencias de un fracaso matrimonial un trato procesal mas benevolo segun las nuevas normas en atencion a un modo nuevo de hacer pastoral familiar conforme a la Exhortacion Apostolica Amoris Laetitia (6)?, ?de tal manera que pudieran obtener con mayor facilidad la sentencia afirmativa que les permitiera contraer unas segundas nupcias? ?Debiera ser el proceso de nulidad matrimonial una suerte de tramite pastoral para los matrimonios fracasados que les consintiera una nueva oportunidad (7)?

Entendemos por fracaso de las relaciones interpersonales un hecho negativo, que va mas alla de la gran o simple conflictividad al interno de la convivencia matrimonial, el fracaso supone de facto la ruptura de la comunidad de vida y amor ante la imposibilidad culpable o no de los contrayentes para realizar la complementariedad propiamente conyugal en la donacion y entrega mutuas; en terminologia de la Exhortacion Familiaris consortio se trataria de un matrimonio <<irreparablemente destruido>> (n. 84), si bien es cierto que las causas de la ruptura conyugal van mas alla del fracaso de la relacion interpersonal. Pensemos en el caso de la exclusion hipotetica de la indisolubilidad o de la prole; e igualmente que pueden darse matrimonios invalidamente celebrados que nunca fracasan, e incluso relaciones interpersonales aparentemente equilibradas que estan fundamentadas en relaciones de tipo patologico.

Por relevancia procesal entendemos la mayor o menor repercusion juridica que los origenes del fracaso pueda tener en el ambito de las causas de nulidad tipificadas en el Codigo de derecho canonico. Afirmar que todos los matrimonios fracasados sean nulos es falso, pero si es cierto que la inmensa mayoria de los procesos de nulidad matrimonial se inician cuando la convivencia matrimonial se ha roto y es imposible la reconciliacion (8). Y es igualmente cierto que la gran mayoria de los esposos que han sufrido el fracaso al recurrir al proceso de nulidad buscan recuperar la libertad que les permita formalizar eclesiasticamente una nueva union (9).

2. UBICACION DE LA REALIDAD DEL FRACASO EN EL ANALISIS JURIDICO DEL MATRIMONIO

2.1. Conceptos basicos referidos a la relacion del matrimonio <<in fieri>> e <<in facto esse>>

Es sabido que el matrimonio lo produce el consentimiento de las partes legitimamente manifestado entre personas juridicamente habiles, consentimiento que ningun poder humano puede suplir (can. 1057 [seccion] 1). Por tanto, el momento constitutivo del matrimonio y su causa eficiente es el acto de voluntad por medio del cual el varon y la mujer se entregan y aceptan mutuamente en alianza irrevocable para constituir el matrimonio (can. 1057 [seccion] 2). El termino matrimonio es ambivalente: expresa su causa fundante (matrimonio in fieri) y el resultado producido (matrimonio in facto esse), pero, asi como no puede confundirse el matrimonio con su causa eficiente tampoco puede identificarse el matrimonio in facto esse con la vida matrimonial, dato de interes a la hora de situar correctamente la realidad de un fracaso de la convivencia matrimonial (10). El citado can. 1057, [seccion] 2, no es meramente reiterativo o de remision, sino que destaca, explicitamente, dos factores importantes: el contenido del consentimiento matrimonial (matrimonio in fieri) es precisamente el instituto matrimonial (matrimonio in facto esse). Con palabras de la Gaudium et spes diremos que: <<Fundada por el Creador y en posesion de sus propias leyes, la intima comunidad conyugal de vida y amor se establece sobre la alianza de los conyuges, es decir, sobre su consentimiento personal e irrevocable>> (11).

Por tanto, el consentimiento, <<acto humano por el cual los esposos se dan y se reciben mutuamente>>, hace nacer la comunidad de vida como tambien la <<institucion confirmada por la ley divina>> y el <<vinculo sagrado>> (12). La comunidad de vida, asi considerada, nos remite a la esencia del matrimonio in facto esse, como ha hecho notar el profesor Javier Hervada: <<La inclinacion natural tiende a unir al varon y a la mujer en una comunidad de personas, integrandolos en una unidad de personas que pertenece al genero de relaciones juridicas comunitarias>> (13). Y anade: <<Ahora bien, supuesta esta unidad en las naturalezas, de ahi surge la conformacion del matrimonio como una comunidad de vida y amor. En primer lugar, la unidad en las naturalezas une cuerpos y almas; los cuerpos mediante el derecho mutuo sobre ellos, las almas por la union de los yo personales mediante el amor debido o comprometido. En segundo termino, quienes son uno en sus seres, son uno en sus destinos y sus vidas. Es, pues, claro que el matrimonio, siendo una unidad en las naturalezas, comporta una comunidad de vida y amor>> (14).

El Papa Francisco en la Exhortacion Apostolica Amoris Laetitia con gran claridad ensena: <<Segun la tradicion latina de la Iglesia, en el sacramento del matrimonio los ministros son el varon y la mujer que se casan, quienes, al manifestar su consentimiento y expresarlo en su entrega corporea, reciben un gran don. Su consentimiento y la union de sus cuerpos son los instrumentos de la accion divina que los hace una sola carne [...]. La Iglesia puede exigir la publicidad del acto, la presencia de testigos y otras condiciones que han ido variando a lo largo de la historia, pero eso no quita a los dos que se casan su caracter de ministros del sacramento ni debilita la centralidad del consentimiento del varon y la mujer, que es lo que de por si establece el vinculo sacramental>> (n. 7 5).

2.2. El juicio sobre la nulidad del vinculo conyugal se dirige igualmente a analizar el matrimonio <<in fieri>> e <<in facto esse>>

El juicio sobre la nulidad del matrimonio se dirige principalmente a investigar su momento constitutivo para comprobar si pudo darse algun impedimento, defecto o vicio que pudiera provocar su invalidez, el analisis sobre la modalidad y condiciones del consentimiento emitido por los esposos constituye el eje central de la investigacion y ello porque en gran medida todo el sistema matrimonial gira en torno a su momento fundacional, veremos que nada de lo que ocurra fuera o al margen del consentimiento emitido en forma canonica podra tener relevancia de cara a su posible nulidad.

Por tanto, el devenir posterior de la convivencia matrimonial con toda su cadena de vicisitudes favorables o adversas, con su carga de generosidad o de egoismo, de realizacion personal o de frustracion no atane directamente a la validez del matrimonio, por el contrario, todo lo que a esta se refiere debe estar centrado en el momento historico del consentimiento.

Siendo cierto lo anterior, sin embargo, esta concentracion en el momento constitutivo del matrimonio no significa que los sucesos acontecidos durante la convivencia matrimonial sean completamente ignorados. Es historica la sentencia del Cardenal Dino Staffa, Prefecto de la Signatura Apostolica, cuando reconoce que la brevedad de la convivencia matrimonial puede ser un indicio de la nulidad del vinculo en relacion con varios capitulos de nulidad, sea la violencia o el miedo o la exclusion o la incapacidad: <<Brevitas durationis vitae coniugalis semper habita est uti indicium nullitatis vinculi, sive ob vim et metum, sive ob positivum actum voluntatis excludentis aliquod elementum essentiale matrimonii, sive ob incapacitatem subiectivam alterutrius coniugum ad verum consensum matrimonialem praestandum, dummodo brevitas vitae coniugalis et defectus integrationis vitae coniugalis non sint tribuendis causis extrinsecis, v. gr. eventui impreviso qui coniuges dividit>> (l5).

No podemos olvidar que el efecto producido por el consentimiento matrimonial no es otro que un consorcio de toda la vida ordenado por su propia indole natural al bien de los conyuges y a la generacion y educacion de la prole conforme al can. 1055 y que la constitucion apostolica Gaudium et spes lo describe como una <<intima comunidad conyugal de vida y amor>> (16), lo cual nos conduce a orientar el regimen juridico de la nulidad sobre la base de esta realidad: cada vez mas el derecho tiende a conceder eficacia invalidante a aquellas circunstancias que impiden en el plano humano la realizacion en lo esencial de tal comunion de vida conyugal pero siempre en estrecha relacion con su momento fundante.

Una clara confirmacion de ello la encontramos en los motivos de nulidad introducidos por primera vez en el Codigo de 1983. Es emblematica la incapacidad para asumir las obligaciones esenciales del matrimonio prevista en el n. 3 del canon 1095 en la que se puede situar con mayor claridad el fracaso de las relaciones interpersonales. En este caso el motivo de nulidad esta puesto en estrechisima conexion con la comunion de vida que los esposos estan llamados a realizar. Es evidente que la efectiva subsistencia de este capitulo de nulidad no puede sino emerger concretamente en el curso de la vida conyugal. Y en ocasiones, solo cuando viene puesta en practica la vida matrimonial se pueden revelar las carencias de la capacidad de la persona que la convierten en no idonea para hacer frente a las obligaciones matrimoniales esenciales. En este tipo de juicios habra que comenzar por el conocimiento de la experiencia de la vida conyugal, de su falta o al menos incompleta realizacion de la comunidad de vida y amor. Teniendo en cuenta esta base fundamental la valoracion buscara referirse al momento constitutivo del matrimonio, en el sentido de verificar que la incapacidad demostrada del contrayente estaba ya presente al menos en la causa psiquica que la ha producido en el momento de la prestacion del consentimiento matrimonial.

Siendo cierto lo anterior no debe confundirse la vida comun externa o efectiva con ese nivel esencial de la relacion de comunion que anteriormente hemos expuesto. El Vaticano II se recrea en la consideracion del orden divino de la comunicacion de los conyuges dimanante de su constitucion en una <<especie de Iglesia domestica>> (17): <<Aqui los conyuges tienen su propia vocacion: el ser mutuamente y para sus hijos testigos de la fe y del amor de Cristo. La familia cristiana proclama en voz muy alta tanto las presentes virtudes del reino de Dios como la esperanza de la vida bienaventurada>> (18).

Estamos de acuerdo con el profesor Javier Hervada cuando concluye: <<Decir que el matrimonio es una comunidad de vida y amor es una gran verdad; mas definir el matrimonio como tal, colocar lo mas esencial y radical del matrimonio en esa comunidad, me parece un error no pequeno. Y es que la comunidad de vida y amor, si se prescinde de una union mas basica y radical entre los conyuges, queda referida solo a la existencia, al desarrollo vital del matrimonio, pues vida y amor, sin una raiz que los sustente, son puro devenir, puro hecho, despojando de este modo al matrimonio del vinculo juridico. La comunidad de vida y amor nace de la esencia del matrimonio, pero no es su esencia>> (19). O lo que es lo mismo: <<El matrimonio, antes que ser, como es, union en la actividad, en la vida y en el amor, es vinculo juridico en el ser, es unidad en las naturalezas. Ahora bien, supuesta esta unidad en las naturalezas, de ahi surge la conformacion del matrimonio como una comunidad de vida y amor>> (20). Esto supuesto, de ahi nace otra conclusion no menos evidente: es preciso distinguir con claridad cuanto contribuye al buen exito de la vida matrimonial y lo que constituye una causa de nulidad del matrimonio.

Diferenciada asi la comunidad de vida (21), como consecuencia de la esencia del matrimonio, respecto de la comunicacion de los casados, que no puede ser confundida con la esencia del matrimonio, por mas que este ordenada por el derecho, resulta particularmente luminosa, respecto del sentido en que se puede hablar de la capacidad para hacer la comunidad de vida, estas palabras dirigidas por Benedicto XVI en 2009 a la Rota Romana: <<En este sentido, la capacidad debe ser puesta en relacion con lo que es esencialmente el matrimonio, es decir, "la comunion intima de vida y amor conyugal, fundada por el Creador y estructurada con leyes propias" (Gaudium et spes, 48), y, de modo particular, con las obligaciones esenciales inherentes a ella, que deben asumir los esposos (cfr. can. 1095, n. 3). Esta capacidad no se mide en relacion a un determinado grado de realizacion existencial o efectiva de la union conyugal mediante el cumplimiento de las obligaciones esenciales, sino en relacion al querer eficaz de cada uno de los contrayentes, que hace posible y operante esta relacion ya desde el momento del pacto nupcial. Asi pues, el discurso sobre la capacidad o incapacidad tiene sentido en la medida en que se atane al acto mismo de contraer matrimonio, ya que el vinculo creado por la voluntad de los esposos constituye la realidad juridica de la una caro biblica (cfr. Gn 2,24; Me 10,8; Ef 5,31; can. 1061, 1), cuya subsistencia valida no depende del comportamiento sucesivo de los conyuges a lo largo de la vida matrimonial. De forma diversa, en la vision reduccionista que desconoce la verdad sobre el matrimonio, la realizacion efectiva de una verdadera comunion de vida y de amor, idealizada en el plano del bienestar puramente humano, resulta esencialmente dependiente solo de factores accidentales, y no del ejercicio de la libertad humana sostenida por la gracia. Es verdad que esta libertad de la naturaleza humana, "herida en sus propias fuerzas naturales" e "inclinada al pecado" (Catecismo de la Iglesia catolica, n. 405), es limitada e imperfecta, pero no por ello es inautentica y insuficiente para realizar el acto de autodeterminacion de los contrayentes que es el pacto conyugal, que da vida al matrimonio y a la familia fundada en el>> (22).

Con estas palabras el Papa Benedicto XVI situa muy bien la diferencia entre el matrimonio comunidad de vida y amor o lo que es lo mismo <<la realidad juridica de la una caro biblica>> surgida validamente del consentimiento, con el devenir existencial de la convivencia conyugal abierta a tantas vicisitudes y contingencias a veces extrinsecas a los propios esposos y que pueden poner a prueba la estabilidad del consorcio conyugal (23); al mismo tiempo entra en juego el uso que los esposos hagan de su libertad en orden al cumplimiento de las obligaciones esenciales del matrimonio (24). Por todo ello, si bien el transcurso de la convivencia matrimonial debe ser analizado con referencia al acto primordial de consentir, sin embargo, precisamente la capacidad para consentir es la misma que para poner en practica esa realidad juridica que es la una caro biblica y esa capacidad no se puede medir en atencion a conseguir un determinado grado de satisfaccion o gratificacion psicologico-espiritual sino al querer eficaz de cada uno de los contrayentes, es decir al uso humano correcto de la propia libertad en orden a la donacion y entrega de si mismos en todo lo que sea conyugal. Esto permite ubicar con parametros concretos la capacidad para consentir y por tanto asumir los derechos y obligaciones esenciales matrimoniales. Una cuestion relevante es cuando el uso de la libertad viene atacado o cercenado gravemente impidiendo la finalidad pretendida de construir esa realidad juridica que es la una caro biblica.

2.3. Finalidad del proceso declarativo de nulidad matrimonial

El proceso declarativo de nulidad matrimonial ha sido creado y tiene por finalidad determinar si un matrimonio fue celebrado validamente o no por carecer en su momento constitutivo de algun elemento o propiedad esencial necesaria para su validez; en palabras del Papa Benedicto XVI, el <<proceso canonico de nulidad del matrimonio constituye esencialmente un instrumento para certificar la verdad sobre el vinculo conyugal. Por consiguiente, su finalidad constitutiva no es complicar inutilmente la vida a los fieles, ni mucho menos fomentar su espiritu contencioso, sino solo prestar un servicio a la verdad. Por lo demas, la institucion del proceso en general no es, de por si, un medio para satisfacer un interes cualquiera, sino un instrumento cualificado para cumplir el deber de justicia de dar a cada uno lo suyo>> (25). Por tanto y en linea de principios el proceso no tiene por objeto fallar que el matrimonio ha fracasado y en consecuencia no busca directamente demostrar el porque del fracaso de la convivencia matrimonial ni tampoco buscar las causas de ese fracaso e igualmente no pretende regular sus efectos. Su finalidad principal es alcanzar la verdad objetiva sobre la validez o no del consentimiento matrimonial, se trata de un servicio a la verdad por encima de todo. Siendo todo ello cierto, sin embargo, es evidente que muchos o al menos algunos de los matrimonios fracasados estan afectados de alguna causa de nulidad matrimonial.

El Papa tambien senala la verdadera dimension pastoral de la busqueda de la verdad sobre el vinculo conyugal, cuando concluye: <<su valor pastoral [...] no puede separarse del amor a la verdad. En efecto, puede suceder que la caridad pastoral a veces este contaminada por actitudes de complacencia con respecto a las personas. Estas actitudes pueden parecer pastorales, pero en realidad no responden al bien de las personas y de la misma comunidad eclesial>> (26). Es, por tanto, evidente que el proceso canonico en el buscar la verdad agota toda su funcion pastoral, entender la pastoral como una salida complaciente para los esposos al margen de la verdad objetiva sobre el vinculo supone una verdadera traicion a la justicia debida y, por tanto, a la dimension intrinsecamente pastoral del proceso (27).

3. PROPUESTAS DE SOLUCION EN EL AMBITO DEL PROCESO PARA EL FRACASO MATRIMONIAL

El fracaso de las relaciones interpersonales en cuanto sinonimo de fracaso irremediable de la convivencia matrimonial abierto a una posible solucion en el ambito judicial que otorgara la libertad a los conyuges para contraer nuevas nupcias ha sido analizado por algunos autores (28), sobre todo desde una perspectiva teologica ofreciendo hipotesis de solucion en el ambito del proceso canonico que sirvieran de alternativa, por inadecuado, al vigente sistema de declaracion de nulidad matrimonial. Estos autores vienen a decir que las modernas patologias del matrimonio dificilmente pueden ser tratadas por medio del actual derecho matrimonial y que los muy frecuentes fracasos matrimoniales ponen en tela de juicio la actual doctrina sobre el matrimonio: <<Nos parece que somos fieles a la tradicion repitiendo las formulitas juridicas o catequeticas elaboradas para otro mundo, para otro hombre, para otra mujer, para otra familia>> (29). Se afirma que lo que esta en juego no es un <<divorcio catolico>> sino <<una doctrina y una disciplina del matrimonio que sepa reflexionar con delicadeza, profundidad y coraje la gran transformacion que ha experimentado la vida de los hombres y de las mujeres en los ultimos siglos. Ante estas transformaciones, continuar razonando unicamente con categorias de validez y nulidad [...] y traducir el don positivo en un termino negativo como es la indisolubilidad representa un grave pecado de omision por parte de la Iglesia>> (30).

a) El primer autor (Andrea Grillo) profesor en el Pontificio Ateneo San Anselmo de Roma indica que ante el matrimonio fracasado no cabe una respuesta anclada en el sistema de validez o nulidad, sino que es necesario replantear la comprension del vinculo matrimonial: <<Un planteamiento juridico que se enfrente a las cuestiones de las patologias matrimoniales con la categoria de la validez/indisolubilidad y de la nulidad/reversibilidad actuara y removera el unico nivel realmente problematico, es decir, la crisis del vinculo mismo>> (31). Y anade: <<La verdad del matrimonio no se encuentra, verdaderamente, custodiada por una teoria objetiva del vinculo [...]. Solo una teoria intersubjetiva del vinculo puede tener la capacidad de ofrecer una buena solucion a los matrimonios fracasados. No podemos ya quedar por mas tiempo prisioneros de la alternativa valido/nulo. Podremos afrontar con mayor serenidad, la hipotesis de que lo que muere puede ser el vinculo. Que la union de los esposos puede/debe tener una historia y que en esta historia pueda dar fruto o morir, constituye una cuestion teorica preliminar que define las tradiciones pre-modernas y tardo-modernas del mismo Evangelio del matrimonio [...]. Nadie dispone del vinculo. Pero el sujeto y la Iglesia pueden constatar, con el oportuno proceso, que el vinculo se encuentra ya muerto>> (32).

El autor mencionado afirma: <<Lo que el Concilio Vaticano II nos quiso ensenar, de manera magistral, fue que se diera una gran reconciliacion entre la doctrina y la experiencia. En nuestros dias junto con el relanzamiento de esta gran opcion, podriamos convenir en una nueva atencion de aquellas personas que ven "morir" el vinculo de su matrimonio y no saben como poder aceptar las unicas dos soluciones que la Iglesia ofrece a su consciencia: o reconocer que aquel vinculo no existio nunca o empenarse en hacer morir todo lo que en la nueva realidad de pareja podria contradecirlo>> (33).

Este autor propone que el vinculo matrimonial se identifique sustancialmente con la propia convivencia matrimonial de tal manera que las vicisitudes que la acompanan puedan repercutir en su propia subsistencia, y por tanto que cuando se produzca el fracaso irremediable de la convivencia conyugal con independencia de sus causas la Iglesia pueda certificar su desaparicion, quedando libres los esposos para formalizar otro nuevo compromiso matrimonial. Denuncia los profundos cambios antropologicos acontecidos en los ultimos doscientos anos con su consiguiente repercusion en la comprension practica de la libertad del hombre tardo moderno y su particular manifestacion en la vida familiar, mientras que la doctrina teologica y el derecho canonico han seguido anclados en ideas y terminos incompatibles con el concepto moderno del hombre y de la familia sin que se haya dado el correspondiente ajuste ideologico.

En consecuencia, presenta una nueva comprension del vinculo matrimonial en que prime la realidad intersubjetiva de la convivencia matrimonial frente a una vision objetiva e institucionalizada desprovista del necesario respeto a la persona que debe estar por encima de la institucion. Por tanto, si el vinculo matrimonial sigue las vicisitudes del transcurso historico de la convivencia matrimonial concluye que cuando se da un fracaso irremediable la Iglesia por medio de un proceso judicial debe certificar la muerte del vinculo conyugal.

Este autor parece ignorar que el consentimiento pone en acto lo que en la naturaleza humana existe en potencia, esto hace que ese consentimiento sea verdadera causa eficiente del matrimonio, pero el vinculo causado <<no es anudado por el consentimiento sino por la naturaleza [...]. No es, pues, el vinculo consensual, sino natural; y como es un vinculo juridico, decir natural es decir de derecho natural. El matrimonio no es un vinculo cuya existencia penda del consentimiento, porque no es un vinculo o relacion consistente en una voluntad continuada y comprometida--en una voluntad debida, obligada--, sino que es una relacion juridica de derecho natural. La deuda nacida tiene un aspecto de voluntad obligada, pero es principal y basicamente una deuda de derecho natural. O dicho de otro modo la coposesion, la participacion y la comunicacion mutuas en las que consiste la unidad en las naturalezas son un vinculo de derecho natural>> (34). Asi podremos percibir el sentido de la inequivoca afirmacion evangelica sobre el vinculo conyugal: <<Deus coniunxit>> (35), el vinculo lo anudo Dios a traves de la naturaleza, con un exquisito respeto a la libertad del hombre; y de tal forma, que puede decirse, a la vez, que el derecho natural--esto es, Dios--unio a los casados y que el consentimiento es la causa eficiente de ese vinculo.

b) Un segundo autor aun reconociendo la indisolubilidad absoluta del matrimonio rato y no consumado, no encuentra ningun inconveniente en proponer una declaracion de nulidad <<ex nunc>> para aquellos matrimonios irremediablemente fracasados, insistiendo en que no se trata de una disolucion del vinculo sino mas bien de una decision meramente declarativa. Para argumentar su postura se sirve de la analogia empleada por San Roberto Belarmino entre el sacramento de la Eucaristia y el del matrimonio; asi como el primero no solo es sacramento en el momento en que se realiza, sino tambien durante el tiempo que permanece, del mismo modo sucede en el matrimonio que permanece mientras viven los esposos: <<Si no hay pan y no hay vino no puede haber sacramento. El pan tiene que ser pan y el vino tiene que ser vino. La analogia con el matrimonio se hace patente: el amor de los conyuges, que tiene que reunir unos grados minimos de humanidad para ser un amor sacramentalizable, debe tambien perseverar y mantenerse para seguir siendo sacramento. Ese tejido o urdimbre de relaciones interpersonales--lo permanente del matrimonio--tiene que ser un tejido o urdimbre de relaciones por lo menos minimamente interpersonales [...]. Las relaciones interpersonales son como las especies consagradas del pan y del vino [...]. Si hablando de la Eucaristia cesa el sacramento desde el momento en que las especies consagradas se corrompen, ?no habra que decir tambien, por analogia, y refiriendonos al otro sacramento permanente--el matrimonio--que cesa cuando se corrompen las relaciones interpersonales o humanas? [...] Si el matrimonio se corrompe en un momento dado de su desarrollo, por las razones que sean, y se convierte en una comunidad de desamor o de odio, es decir, en un anti signo del Amor de Cristo a su Iglesia, ?no habria que pensar que cesa el sacramento permanente del matrimonio al igual que cesa el sacramento permanente de la Eucaristia cuando se corrompen las especies sacramentales?>> (36).

El autor concluye que la solucion para aquellos <<matrimonios que si fueron sacramentos y fueron consumados, pero que, en un momento dado, se convierten en matrimonios irreversiblemente rotos, ademas de la clasica declaracion de nulidad ex tune [...] se sugiere como teologicamente posible una declaracion ex nunc [...] no seria disolutiva del matrimonio sino meramente declarativa. Los tribunales de la Iglesia se limitarian a declarar que el matrimonio cristiano en cuestion habia dejado de ser sacramento. Y con todas sus consecuencias [...]. En los matrimonios irremediablemente fracasados o rotos no se disuelve nada. Se trata de salvar una pareja, levantando simplemente un acta de defuncion. Valga la metafora para expresar esa muerte moral que significa la corrupcion de las especies consagradas o relaciones interpersonales de la pareja matrimonial>> (37). Y anade: <<Cuando se trata de matrimonios cristianos que fueron validos desde el principio, pero que despues, tras cierto tiempo--incluso anos--se deterioran y fracasan sin remedio, pensamos que cabria no una disolucion sino una mera declaracion de nulidad ex nunc, esto es, desde el momento, posterior a su valida celebracion, en que se constata su fracaso irremediable>> (38).

De nuevo comprobamos la erronea comprension de elementos esenciales que tocan tanto la teologia del matrimonio como el propio derecho natural; este autor identifica las vicisitudes de la convivencia matrimonial con el vinculo y no tiene ningun reparo en ignorar la importancia decisiva del consentimiento matrimonial y sus consecuencias entre ellas el bien de la indisolubilidad.

c) Un tercer autor habla de que <<El matrimonio nace ... el matrimonio muere ...>> (39), y trata del problema del fracaso del matrimonio y su posible solucion proponiendo la distincion entre matrimonio instaurado y matrimonio consagrado (40), el primero vendria a ser el que resulta del intercambio del consentimiento y el segundo el grado de perfeccionamiento que los esposos alcanzan en la constitucion de la comunidad de vida y amor, esto es en la convivencia matrimonial, si esto segundo no lo conseguirian estamos ante un matrimonio donde no se ha producido la verdadera consumacion.

4. INTERVENCIONES MAGISTERIALES EN RELACION CON LA PASTORAL, EL FRACASO MATRIMONIAL Y LA FINALIDAD DEL PROCESO

4.1. Intervenciones magisteriales de San Juan Pablo II

En su ultimo discurso a la Rota Romana en el ano 2005 San Juan Pablo II ponia en alerta la erronea incidencia en el ambito del proceso de un supuesto interes pastoral en atencion a los matrimonios fracasados a la hora de emitir el correspondiente juicio: <<Con todo, en las circunstancias actuales existe tambien otro peligro. En nombre de supuestas exigencias pastorales, hay quien ha propuesto que se declaren nulas las uniones que han fracasado completamente. Para lograr ese resultado se sugiere que se recurra al expediente de mantener las apariencias de procedimiento y sustanciales, disimulando la inexistencia de un verdadero juicio procesal. Asi se tiene la tentacion de proveer a un planteamiento de los motivos de nulidad, y a su prueba, en contraposicion con los principios elementales de las normas y del magisterio de la Iglesia. Es evidente la gravedad objetiva juridica y moral de esos comportamientos, que ciertamente no constituyen la solucion pastoralmente valida a los problemas planteados por las crisis matrimoniales [...]. En los discursos anuales a la Rota romana, he recordado muchas veces la relacion esencial que el proceso guarda con la busqueda de la verdad objetiva>> (41). Con gran precision el Papa Juan Pablo II advierte del peligro de interpretar como solucion pastoral la declaracion de nulidad de los matrimonios fracasados sin atencion a la verdad objetiva de la validez o no del vinculo (42), es mas denuncia la tentacion de convertir o de reducir el proceso a una simple formalidad que certifique canonicamente el fracaso de la convivencia matrimonial (43).

En su discurso a la Rota Romana el ano 1987 el Papa Juan Pablo II afirmaba con gran claridad que el fracaso de la union conyugal <<no es nunca en si mismo jamas una prueba para demostrar la incapacidad de los contrayentes, que pueden haber descuidado, o usado mal, los medios naturales y sobrenaturales a su disposicion, o que pueden no haber aceptado las limitaciones inevitables y el peso de la vida conyugal, sea por un bloqueo de naturaleza inconsciente, sea por leves patologias que no afectan a la sustancial libertad humana, sea por fin por deficiencias de orden moral>> (44).

Hay por tanto que distinguir entre el defecto psicologico y el vicio moral; o bien entre la anormalidad psiquica que vicia el consentimiento y la dificultad o divergencia de caracteres entre las partes, de tal manera que la vida comun puede resultar costosa: <<El matrimonio goza del favor del derecho; por lo que, en la duda, se ha de estar por la validez del matrimonio, mientras no se pruebe lo contrario>> (45), se entiende, efectivamente, de la certeza moral del contrario, que debe constar.

4.2. Relacion entre preocupacion pastoral, fracaso matrimonial y sentido juridico de la Instruccion <<Dignitas Connubii>> promulgada el 25 de enero de 2005 con motivo del resultado del Sinodo ordinario sobre la Eucaristia del ano 2005

Es interesante y de gran actualidad para nuestro tema el primer discurso del Papa Benedicto XVI a la Rota Romana del 28 de enero de 2006. En ese discurso afronto el reto planteado por los Obispos en el Sinodo del ano 2005 sobre la Eucaristia y la situacion de los divorciados y vueltos a casar, y el hecho de que unos meses antes hubiera sido promulgada la Instruccion Dignitas Connubii (46). El Papa afirmaba: <<A primera vista, podria parecer que la preocupacion pastoral que se reflejo en los trabajos del Sinodo y el espiritu de las normas juridicas recogidas en la Dignitas Connubii son dos cosas profundamente diferentes, incluso casi contrapuestas. Por una parte, pareceria que los padres sinodales invitaban a los tribunales eclesiasticos a esforzarse para que los fieles que no estan casados canonicamente puedan regularizar cuanto antes su situacion matrimonial y volver a participar en el banquete eucaristico. Por otra, en cambio, la legislacion canonica y la reciente Instruccion parecerian poner limites a ese impulso pastoral, como si la preocupacion principal fuera cumplir las formalidades juridicas previstas, con el peligro de olvidar la finalidad pastoral del proceso. Detras de este planteamiento se oculta una supuesta contraposicion entre derecho y pastoral en general. No pretendo afrontar ahora a fondo esta cuestion, ya tratada por Juan Pablo II en repetidas ocasiones, sobre todo en el discurso de 1990 a la Rota romana. En este primer encuentro con vosotros prefiero centrarme, mas bien, en lo que representa el punto de encuentro fundamental entre derecho y pastoral: el amor a la verdad>> (47). Y con gran claridad el Papa Benedicto XVI subraya la necesidad de defender el principio de la indisolubilidad matrimonial y anade: <<es enganoso el servicio que se puede prestar a los fieles y a los conyuges no cristianos en dificultad fortaleciendo en ellos, tal vez solo implicitamente, la tendencia a olvidar la indisolubilidad de su union. De ese modo, la posible intervencion de la institucion eclesiastica en las causas de nulidad corre el peligro de presentarse como mera constatacion de un fracaso [...]. Deseo que estas reflexiones ayuden a hacer comprender mejor que el amor a la verdad une la institucion del proceso canonico de nulidad matrimonial y el autentico sentido pastoral que debe animar esos procesos>> (48). Estas palabras del Papa Benedicto XVI nos ayudan a comprender mejor las consecuencias negativas que para el reconocimiento del principio de la indisolubilidad tienen cuando se busca convertir el proceso en una especie de tramite que se limite a constatar el fracaso matrimonial que permite a los fieles en situacion irregular un nuevo matrimonio canonico. Al contrario, la aplicacion justa y equitativa de las normas canonicas, tratando de buscar la verdad juridica sobre el vinculo contraido expresan la naturaleza pastoral del proceso.

5. EL FRACASO MATRIMONIAL EN EL MITIS IUDEX DOMINUS IESUS

En primer lugar, tras un estudio serio del contenido del nuevo Motu Proprio Mitis Index Dominus Iesus podemos concluir que este se encuentra muy lejos de identificar matrimonio fracasado con nulidad. El Papa insiste con gran enfasis en la necesidad de que la Iglesia acoja con caridad y misericordia a aquellos fieles cuyo matrimonio ha fracasado y para alcanzar este objetivo ofrece la nueva reforma en la que hara hincapie en varios principios, el primero de ellos es la defensa de la indisolubilidad, en segundo lugar, reconoce la naturaleza juridica del proceso de nulidad y tambien recuerda la necesidad de alcanzar la requerida certeza moral para declarar la nulidad del matrimonio (49).

El Motu Proprio Mitis Index Dominus lesus recoge la expresion <<matrimonio fallido>> para referirla a un enorme numero de fieles que por encontrarse en esa situacion necesitan <<un especial cuidado pastoral>>. En los articulos 1 y 2 de las Reglas de procedimiento se refiere a ellos con las expresiones <<conyuges separados o divorciados>> y especifica <<que por su condicion de vida hayan eventualmente abandonado la practica religiosa>> (50). Denuncia la dificultad de estos fieles para llegar a los tribunales de la Iglesia y para evitarlo senala la necesidad de que sea la Iglesia misma la que tome la iniciativa y se aproxime a ellos con caridad y misericordia intentado superar aquellas barreras fisicas o morales que les impiden acercarse a la justicia eclesiastica (51). Es muy importante destacar las palabras del Papa en la introduccion a las Reglas de procedimiento cuando reconoce que el punto de encuentro entre la preocupacion por los fieles que han sufrido la ruptura de su matrimonio y el proceso de nulidad es el amor a la verdad, cuando concluye que el fin del proceso es: <<la verificacion de la verdad sobre la existencia o no del vinculo de su matrimonio fallido>> (52).

Es sabido que el Mitis Iudex Dominas lesas recoge en gran medida las peticiones de las Conferencias episcopales y de los Padres sinodales expuestas en la Relatio synodi del ano 2014 (53); en ellas se invitaba a los tribunales eclesiasticos a esforzarse por atender judicialmente a tantos fieles en situacion irregular. Pues bien la reforma introducida por el Papa Francisco viene estimulada por el enorme numero de fieles que habiendo visto fracasar su matrimonio esperan una solucion que tranquilice sus conciencias (54). La nueva regulacion introducida por el Motu proprio surge como un intento de respuesta de mayor eficacia ante la realidad del fracaso matrimonial entre los catolicos, podemos decir que uno de los principios en los que se inspira es el impulso pastoral que busca salir en ayuda de aquellos fieles que habiendose roto su union matrimonial sufren las consecuencias de la ruptura familiar.

Y en estrecha conexion con lo anterior el Papa advierte del posible desaliento de muchos fieles en situacion irregular ante las estructuras juridicas de la Iglesia, a causa de la distancia fisica o moral, esto exige que sea la misma Iglesia, que, como madre, en atencion a la misericordia y a la caridad se haga presente. Todo ello exige un cambio en el modo en el que los tribunales deben hacerse mas accesibles en el marco general de la pastoral familiar y en el funcionamiento de los organismos diocesanos, con frecuencia el tribunal y su actividad aparecen relegados como una especie de servicio tecnico de segundo orden, lo cual en cierto modo va en perjuicio de los fieles necesitados de la asistencia judicial y que ven el ejercicio de la justicia eclesiastica como una barrera infranqueable. En todo caso el Papa Francisco manifiesta su preocupacion por aquellos fieles necesitados de una justicia cercana y accesible.

Como ya hemos senalado, el Motu Proprio Mitis Index Dominus Iesus, refleja las aportaciones que las Conferencias episcopales y las que posteriormente los Padres sinodales fueron presentando en el Sinodo extraordinario sobre la familia celebrado el ano 2014. El mismo Papa Francisco recuerda en el proemio del Motu proprio como <<se dirigieron tambien los votos de la mayoria de mis Hermanos en el Episcopado reunidos en la reciente asamblea extraordinaria del Sinodo, que solicitaron procesos mas rapidos y accesibles>> (55). Y anade recalcando la importancia de la contribucion de los trabajos del Sinodo: <<En total sintonia con esos deseos, he decidido establecer con este Motu proprio disposiciones con las cuales se favorezca no la nulidad de los matrimonios, sino la celeridad de los procesos y, no en menor medida, una adecuada simplificacion>> (56). El Papa en sintonia con lo pedido por los Obispos ofrece por medio de la reforma nuevos mecanismos procesales que eviten una duracion injustificada de los procesos prolongandolos innecesariamente, de este modo introduce una mayor simplificacion con la abolicion de la doble conforme y una mayor celeridad en general y en concreto con la creacion del proceso mas breve pero al mismo tiempo reafirma con claridad que esta simplificacion y celeridad no van dirigidos a favorecer la nulidad de los matrimonios, sino su juicio con plena adecuacion a la verdad.

El Papa reafirma el principio de la indisolubilidad del vinculo matrimonial especificando con claridad que este principio inspira el espiritu de la reforma y como las causas de nulidad y la evolucion del proceso responden a la defensa de la indisolubilidad como servicio al bien de las almas que es la suprema ley del derecho. Al mismo tiempo que destaca la importancia de la indisolubilidad del vinculo matrimonial afirma que el matrimonio es el eje y origen de la familia cristiana: <<Con el correr de los siglos, la Iglesia, adquiriendo una conciencia mas clara en materia matrimonial de las palabras de Cristo, ha entendido y expuesto con mayor profundidad la doctrina de la indisolubilidad del sagrado vinculo conyugal, ha sistematizado las causas de nulidad del consentimiento matrimonial y ha reglamentado mas adecuadamente el proceso judicial correspondiente, de modo que la disciplina eclesiastica fuera siempre mas coherente con la verdad de fe profesada. Todo esto se ha hecho siempre teniendo como guia la ley suprema de la salvacion de las almas>> (57).

El Papa hace constar su voluntad de que las causas de nulidad matrimonial sigan el proceso judicial declarativo no porque lo exija la naturaleza del asunto sin por proteger con mayor eficacia el vinculo sacramental: <<que las causas de nulidad sean tratadas por via judicial, y no administrativa, no porque lo imponga la naturaleza de la cosa, sino mas bien porque lo exige la necesidad de tutelar en el maximo grado la verdad del vinculo sagrado: y eso se asegura precisamente con las garantias del orden judicial>> (58). El mismo Papa Francisco el 12 de marzo de 2016 dirigiendose a los participantes de un curso organizado por la Rota Romana decia: <<con la reforma del proceso matrimonial por mi promulgada, he querido cerrarla para siempre al proceso administrativo, porque seria la puerta que se abre al asi llamado "divorcio eclesiastico". No, nunca el proceso administrativo en materia matrimonial; siempre el procedimiento judicial. Es un punto importante; los casos de nulidad se tratan judicialmente, sea por el proceso mas breve sea por el proceso ordinario [...]; porque el matrimonio es indisoluble e intocable y esto debe quedar claro para todos>> (59).

El Papa Francisco siguiendo la linea de sus predecesores insiste en la necesidad de la certeza moral que debe alcanzarse tanto sobre el derecho aplicable como sobre los hechos, hechos que deben encontrar su apoyo en el derecho para que la certeza moral sea correctamente recibida. Asi lo recoge en el articulo 12 de las reglas de procedimiento: <<Para la certeza moral necesaria conforme a derecho no basta el peso prevalente de las pruebas y de los indicios, sino que se requiere tambien que se excluya cualquier prudente duda positiva de error, tanto en cuanto al derecho como en cuanto a los hechos, aunque no quede eliminada la mera posibilidad de lo contrario>> (60). El mismo Papa Francisco en un discurso dirigido a los participantes en un curso organizado por la Universidad Gregoriana afirmaba que la meta del proceso es la certeza moral: esta requiere que quede del todo excluido cualquier duda prudente positiva de error, aunque no quede excluida la mera posibilidad de lo contrario (61). Tanto esta afirmacion del Papa como lo regulado en el citado art. 12 es muy relevante porque confirma normativamente los dos aspectos que deben componer la certeza moral. La meta del proceso es que el juez alcance la certeza moral que dice relacion a los hechos que provocan la nulidad del matrimonio, esto es la quaestio facti y ademas a la norma que establece la naturaleza invalidante de los hechos probados, esto es a la quaestio inris en cuanto necesaria manifestacion de la naturaleza objetiva y en consecuencia declarativa de la decision sobre la nulidad del matrimonio.

6. EL FRACASO MATRIMONIAL EN LA EXHORTACION APOSTOLICA AMORIS LAETITIA

Es necesario poner de manifiesto que la Exhortacion en ningun apartado identifica <<fracaso>> conyugal con nulidad matrimonial. La Exhortacion apostolica impresiona por su amplitud y articulacion. El capitulo octavo constituye una invitacion a la misericordia y al discernimiento pastoral frente a situaciones que no responden plenamente a aquello que el Senor propone. El Papa que escribe usa tres verbos muy importantes: <<acompanar, discernir e integrar>> que son fundamentales para afrontar situaciones de fragilidad, complejas o irregulares. Entonces el Papa presenta la necesaria gradualidad en la pastoral, la importancia del discernimiento, las normas y circunstancias atenuantes en el discernimiento pastoral y, en fin, aquella que el define la <<logica de la misericordia pastoral>>. El capitulo octavo es muy delicado. Para leerlo se debe recordar que <<a menudo, la tarea de la Iglesia asemeja a la de un hospital de campana>> (62). En la ultima seccion del capitulo: La logica de la misericordia pastoral, Papa Francisco, para evitar equivocos, reafirma con fuerza: <<Comprender las situaciones excepcionales nunca implica ocultar la luz del ideal mas pleno ni proponer menos que lo que Jesus ofrece al ser humano. Hoy, mas importante que una pastoral de los fracasos es el esfuerzo pastoral para consolidar los matrimonios y asi prevenir las rupturas>> (63). Pero el sentido general del capitulo y del espiritu que el Papa quiere imprimir a la pastoral de la Iglesia esta bien resumido en las palabras finales: <<Invito a los fieles que estan viviendo situaciones complejas, a que se acerquen con confianza a conversar con sus pastores o con laicos que viven entregados al Senor. No siempre encontraran en ellos una confirmacion de sus propias ideas o deseos, pero seguramente recibiran una luz que les permita comprender mejor lo que les sucede y podran descubrir un camino de maduracion personal. E invito a los pastores a escuchar con afecto y serenidad, con el deseo sincero de entrar en el corazon del drama de las personas y de comprender su punto de vista, para ayudarles a vivir mejor y a reconocer su propio lugar en la Iglesia>> (64).

7. CONCLUSION

Como consecuencia de este trabajo y a la luz de todo lo expuesto consideramos que la relacion entre fracaso matrimonial y proceso sigue siendo la misma: el amor a la verdad, esto es la busqueda por medio del proceso judicial de nulidad la verdad sobre la validez o no del consentimiento conyugal emitido (65). El punto real de encuentro entre la naturaleza declarativa del proceso de nulidad y la pastoral viene constituido igualmente por el amor a la verdad sobre la nulidad o no del vinculo sagrado. Como ya hemos recordado en los apartados anteriores el Magisterio Pontificio pone en guardia frente a errados conceptos de aplicacion pastoral al matrimonio fracasado. Este estudio puede conducirnos a concluir que la verdadera relevancia del fracaso matrimonial no esta en el ambito del proceso sino en el ambito de la pastoral familiar, de ahi que el titulo mas acertado de esta ponencia hubiera sido la relevancia pastoral del fracaso de las relaciones interpersonales, pues es en este ambito donde deben tratar de ser combatidos tales fracasos y buscar la solucion mas correcta.

Los fieles cuyo enlace ha fracasado y someten la validez de su matrimonio al tribunal de la Iglesia tiene el derecho a ser juzgados servatis iuris praescriptis, pero conforme al paragrafo segundo del can. 221, tambien, cum aequitate servandis (66). Ahora bien, la aplicacion de las normas con equidad no significa una aplicacion edulcorada o superficialmente benevola de la ley o con una falsa atenuacion pastoral que llevaria a un malentendido sentimentalismo o compasion con una vision pietista de la caridad evangelica (67). No se trata de pasar de un plano juridico a un plano meramente pastoral. Juzgar con equidad significa tomar plena conciencia que la justicia y el mismo derecho, como senalo Juan Pablo II, son realidades intrinsecamente pastorales y que la actividad juridico-canonica es por su propia naturaleza pastoral (68). Asi entendida, la naturaleza pastoral y equitativa de la justicia eclesiastica nos conduce a comprender las palabras del Papa Francisco, cuando el dia 12 de marzo de 2016 afirmaba que <<los documentos Alitis Iudex Dominus Iesus y Mitis et Misericors Iesus, que han recogido los frutos del trabajo de la comision especial instituida el 27 de agosto de 2014: casi un ano de trabajo. Tales disposiciones tienen un objetivo eminentemente pastoral: mostrar la solicitud de la Iglesia hacia los fieles que esperan una rapida verificacion de su situacion matrimonial [...]. Es importante que la nueva normativa sea acogida y profundizada, en el contenido y en el espiritu, especialmente por los agentes de los Tribunales eclesiasticos, para ofrecer un servicio de justicia y de caridad a las familias. Para mucha gente, que ha vivido una experiencia matrimonial no feliz, la verificacion de la validez o no del matrimonio representa una posibilidad importante; y estas personas deben ser ayudadas a recorrer el camino de la forma mas agil posible>> (69).

RECIBIDO: 4 DE ACOSTO DE 2017 / ACEPTADO: 31 DE OCTUBRE DE 2017

FELIPE HEREDIA ESTEBAN

Prelado Auditor

Tribunal Apostolico de la Rota Romana

f.herediaesteban@gmail.com

DOI 10.15581/016.114.009

Bibliografia

BENEDICTO XVI, Ad sodales Tribunalis Romanae Rotae, Acta Apostolicae Sedis 101 (2009).

--, Ad Tribunal Rotae Romanae, Acta Apostolicae Sedis 98 (2006).

--, Discurso a los Prelados Auditores, Defensores del Vinculo y Abogados de la Rota Romana, Sabado 28 de enero de 2006, www.vatican.va.

--, Discurso al Tribunal de la Rota Romana con motivo de la inauguracion del ano judicial, Sala Clementina, Jueves 29 de enero de 2009, www.vatican.va.

BOTERO Giraldo, J. S., El matrimonio nace ... el matrimonio muere ... dos posiciones de cara al fracaso conyugal, Theologica xaveriana 173 (2012).

CABERLETTI, sent, diei 22 ianuarii 2009, sentencia no publicada.

CALVO TOJO, M., Reforma del proceso matrimonial anunciada por el Papa, Universidad Pontificia de Salamanca, Salamanca 1999.

CAPARROS, E.--THERIAULT, M.--THORN, J., Code of Canon Law Annotated, Wilson & Lafleur Limitee, Montreal 1993.

CIANI, sent, diei 16 iulii 2009, sentencia no publicada.

CONCILIUM OECUMENICUM VATICANUM II, Const, dogm. de Ecclesia Lumen Gentium, Acta Apostolicae Sedis 57 (1966) 16.

--, Const, past, de Ecclesia in mundo huius temporis Gaudium et spes, Acta Apostolicae Sedis 58 (1966) 1067.

Codex Iuris Canonici, Constitutio Apostolica Ioannis Pauli PR II <<Sacrae disciplinae leges>>, 25 Ianuarii 1983.

DE ANGELIS, A., Propuestas para una mas rapida resolucion de las causas matrimoniales (con particular referencia a las cuestiones incidentales, al proceso breve y a la ausencia de pane), en ASOCIACION ESPANOLA DE CANONISTAS, Procesos matrimoniales canonicos, Dykinson, Madrid 2014.

--, sent, diei 12 novembris 2008, RRDec., vol. C.

--, sent, diei 13 novembris 2008, sentencia no publicada.

--, sent, diei 24 iunii 2009, sentencia no publicada.

--, sent, diei 25 iunii 2009, RRDec., vol. CI.

ERRAZURIZ M., C. J., Matrimonio y justicia objetiva en la comunion eclesial: un aspecto del discernimiento pastoral propiciado por <<Amoris Laetitia>>, Ius Canonicum 56 (2016).

FRANCISCO, Ad Facultatem Inris Canonici Pontificiae Universitatis Gregorianae, Acta Apostolicae Sedis 107 (2015) 192.

--, Carta Apostolica en forma de <<Motu Proprio>> Mitis Index Dominus Iesus, sobre la reforma del proceso canonico para las causas de declaracion de nulidad del matrimonio en el Codigo del Derecho Canonico.

--, Discurso a los participantes en un curso organizado por el Tribunal del la Rota Romana, Sabado 12 de marzo de 2016, www.vatican.va.

--, Exhortacion apostolica Postsinodal Amoris Laetitia.

--, Mens legislator is del 12 marzo 2016, Quaderni dello Studio Rotale 23 (2016).

GARCIA FAILDE, J., La institucion Dignitas Connubii a examen. Texto castellano y comentario de sus articulos, Universidad Pontificia de Salamanca, Salamanca 2006.

Gil HELLIN, E, Il matrimonio e la vita coniugale, Libreria Editrice Vaticana, Citta del Vaticano 1996.

GRILLO, A., Matrimonios indisolubles y matrimonios fracasados, un reto para la pastoral: teologia con vision de futuro y teologia corta de vista, Phase. Revista de pastoral liturgica 324 (2014).

GULLO, C., Celerita e gratuita dei processi matrimoniali canonici, en AA.VV., La giustizia nella Chiesa: fondamento divino e cultura processualistica moderna, Libreria Editrice Vaticana, Citta del Vaticano 1997.

HEREDIA ESTEBAN, sent, diei 16 iulii 2015, sentencia no publicada.

--, sent, diei 29 octobris 2012, sentencia no publicada.

HERVADA, J.--LOMBARDIA, P, El Derecho del Pueblo de Dios. Derecho matrimonial, Eunsa, Pamplona 1973.

HERVADA, J., Esencia del matrimonio y consentimiento matrimonial, Persona y Derecho 9 (1982).

--, Una caro. Escritos sobre el matrimonio, Eunsa, <<Instituto de Ciencias para la Familia>>, Pamplona 2000.

JUAN PABLO II, Ad Romanae Rotae Praelatos, auditores, officiates et advocatos anno iudiciali ineunte, Discurso del 18 de enero 1990 a la Rota romana, Acta Apostolicae Sedis 82 (1990).

--, Ad Rotae romanae auditores coram admissos, Discurso del 5 de febrero 1987 a la Rota romana, Acta Apostolicae Sedis 79 (1987).

--, Ad Tribunal Rotae Romanae iudiciali ineunte anno, Acta Apostolicae Sedis 97 (2005).

--, Discurso al Tribunal de la Rota Romana con ocasion de la apertura del ano judicial, Sabado 29 de enero de 2005, www.vatican.va.

LAMDALGA AGUIRRE, J. M., A proposito de los matrimonios irremediablemente fracasados: una hipotesis de trabajo, Scriptorium victoriense 40 (1993).

--, La declaracion de nulidad y el matrimonio cristiano: tina solucion pastoral, Surge. Revista sacerdotal, espiritualidad y apostolado 543-544 (1993).

LLOBELL, J., Suggerimente per attuare le possibilita offerte dalla vigente normativa per rendere piu celeri le cause di nullita matrimoniale, en H. FRANCESCHI--M. A. ORTIZ (eds.), La ricerca delia verita sul matrimonio e il diritto a un processo giusto e celere, EDUSC, Roma 2012.

MONETA, P., Giudizio di nullita di matrimonio e vita coniugale, en IDEM, Communitas vitae et amoris. Scritti di diritto matrimoniale canonico, Pisa University Press, Pisa 2013.

--, La giustizia nella Chiesa, II Mulino, Bologna 2002.

--, Nullita e fallimento del matrimonio, en IDEM, Communitas vitae et amoris. Scritti di diritto matrimoniale canonico, Pisa University Press, Pisa 2013.

MONTINI, G. P, Devono durare anni le cause di nullita matrimoniale? Suggerimenti e proposte per un processo piu celere. La formulazione del dubbio, Quaderni di diritto ecclesiale 20 (2007).

MORAN BUSTOS, C. M., Retos de la reforma procesal de la nulidad del matrimonio, Ius Canonicum 56 (2016).

MORAN BUSTOS, C. M.--PENA GARCIA, C., Nulidad de matrimonio y proceso canonico. Comentario adaptado a la Instruccion Dignitas Connubii, Dykinson, Madrid 2007.

MORENO GARCIA, P. A., El servicio de indagacion prejudicial: aspectos juridico-pastorales, Ius Canonicum 56 (2016).

ORTIZ, M. A., Capacito consensuale ed essenza del matrimonio, Ius Ecclesiae 21 (2009).

--, La capacita consensuale nel recente Magistero pontificio. Introduzione ai lavori, en H. FRANCESCHI--M. A. ORTIZ, Discrezione di giudizio e capacita di assumere: la formulazione del canone 1095, Giufire Editore, Milano 2013.

PENA GARCIA, C., Agilizacion de los procesos canonicos de nulidad matrimonial: de las propuestas presinodales al motu proprio Mitis Iudex Dominus lesusy retos pendientes tras la reforma, Ius Canonicum 56 (2016).

--, Derecho a una justicia eclesial rapida: sugerencias de iure condendo para agilizar los procesos canonicos de nulidad matrimonial, Revista Espanola de Derecho Canonico 67 (2010).

--, El fracaso del matrimonio. Respuestas juridicas civiles y canonicas y consideraciones pastorales, en A. BERASTEGUI PEDRO-VIEJO--B. GOMEZ BENGOECHEA (coords.), Horizontes de la familia ante el S. XXI. Reflexiones con motivo del XXV aniversario del Instituto Universitario de la Familia, Universidad Pontificia Comillas, Madrid 2011.

--, El Sinodo de la Familia: memoria, analisis y expectativas, Mision Joven 462-463 (2015).

--, El Sinodo extraordinario de la familia: impresiones y retos, Razon y fe 270 (2014).

--, La Instruccion Dignitas Connubii y su repercusion en las causas canonicas de nulidad matrimonial, Estudios Eclesiasticos 80 (2005).

--, La reforma de los procesos canonicos de nulidad matrimonial: el M. P. <<Mitis Iudex Dominas Iesus>>, Estudios Eclesiasticos 90 (2015).

PINTO, P. V (a cura di), Commentario al Codice di Diritto Canonico, Libreria Editrice Vaticana, Citta del Vaticano 2001.

--, La riforma del processo matrimoniale per la dichiarazione di nullita voluta e decisa da Papa Francesco, Quaderni dello Studio Rotale 23 (2016).

--, Nota editoriale, Quaderni dello Studio Rotale 23 (2016).

--, Speranze non paure, Quaderni dello Studio Rotale 23 (2016).

RODRIGUEZ CHACON, R.--RUANO ESPINA, L. (eds.), Los procesos de nulidad de matrimonio canonico hoy, Dykinson, Madrid 2006.

RODRIGUEZ-OCANA, R.--SEDANO, J. (eds.), Procesos de nulidad matrimonial. La Instruccion Dignitas Connubii, Eunsa, Pamplona 2006.

SABBARESE, L., Semplicita e celerita nelprocesso matrimoniale canonico, en AA.VV., Il giudizio di nullita matrimoniale dopo Vistruzione <<Dignitas Connubii>>. Parte prima. Iprincipi, Libreria Editrice Vaticana, Citta del Vaticano 2007.

STAFFA, D., Iurisprudentia Supr. Tribunalis Signaturae Apost. Dioecesis Ultra iecten. Nullitatis matrimonii (29 nov. 1975), Periodica de re morali canonica liturgica 65 (1977).

STANKIEWICZ, A., La celerita nelle cause di nullita matrimoniale: aspetti operativi, eN H. FRANCESCHI--M. A. ORTIZ (eds.), Ius et matrimonium. Temi di diritto matrimoniale e processuale canonico, EDUSC, Roma 2015.

VAQUERO, C., Derecho a la tutela judicial efectiva en las causas canonicas de nulidad matrimonial, en C. PENA GARCIA (ed.), Retos del Derecho Canonico en la sociedad actual, Dykinson, Madrid 2012.

VIANA, A., ?Son idoneos para el oficio eclesiastico los divorciados que contraen nuevo matrimonio civil?, Ius Canonicum 56 (2016).

WRENN, L. G., A New Procedural Law for Marriage Cases?, The Jurist 62 (2002).

YAACOUB, sent, diei 18 octobris 2005.

ZAMBON, A., Devono durare anni le case di nullita matrimoniale? Suggerimenti e proposte per un processo celere. Uuso del computer durante Vistruttoria, Quaderni di diritto ecclesiale 25 (2012).

(1) Cfr. P. MONETA, Nullit'a e fallimento del matrimonio, en Idem, Communitas vitae et amoris. Scritti di diritto matrimoniale canonico, Pisa University Press, Pisa 2013, 113-130; P. Moneta, Giudizio di nullita di matrimonio e vita coniugale, en IDEM, Communitas vitae et amoris. Scritti di diritto matrimoniale canonico, o. c., 131-148; C. PENA GARCIA, El fracaso del matrimonio. Respuestas juridicas civiles y canonicas y consideraciones pastorales, en A. BERASTEGUI PEDRO-VIEJO--B. GOMEZ BENGOECUEA (coords.), Horizontes de la fatnilia attte el S. XXI. Reflexiones con motivo del XXVaniversario del Instituto Universitario de la Familia, Universidad Pontificia Comillas, Madrid 2011, 237-258.

(2) Cfr. coram YAACOUB, sent, diei 18 octobris 2005-, coram DE ANGELIS, sent, diei 12 novembris 2008, RRDec., vol. C, 309, n. 11; coram Caberletti, sent, diei 22 ianuarii 2009, sentencia no publicada; coram DE ANGELIS, sent, diei 25 iunii 2009, RRDec., vol. CI, 106, n. 26; coram CIANI, sent, diei 16 iulii 2009, sentencia no publicada.

(3) JUAN PABLO II, Ad Romanae Rotae Praelatos, auditores, officiates et advocatos anno iudiciali ineunte, Discurso del 18 de enero 1990 a la Rota romana, Acta Apostolicae Sedis 82 (1990) 875: <<Convinta di cio, l'Autorita ecclesiastica si studia di conformare la propria azione, anche nella trattazione delle cause sulla validita del vincolo matrimoniale, ai principii della giustizia e della misericordia. Essa percio prende atto, da una parte, delle grandi difficolta in cui si muovono persone e famiglie coinvolte in situazioni di infelice convivenza coniugale, e riconosce il loro diritto ad essere oggetto di una particolare sollecitudine pastorale. Non dimentica pero, dall'altra, il diritto, che pure esse hanno, di non essere ingannate con una sentenza di nullita che sia in contrasto con l'esistenza di un vero matrimonio. Tale ingiusta dichiarazione di nullita matrimoniale non troverebbe alcun legittimo avallo nel ricorso alia carita o alia misericordia. Queste, infatti, non possono prescindere dalle esigenze delia verita. Un matrimonio valido, anche se segnato da gravi difficolta, non potrebbe essere considerate invalido, se non facendo violenza alia verita e minando, in tal modo, Tunico fondamento saldo su cui puo reggersi la vita personale, coniugale e sociale. Un giudice perianto deve sempre guardarsi dal rischio di una malintesa compassione che scadrebbe in sentimentalismo, solo apparentemente pastorale. Le vie che si discostano dalla giustizia e dalla verita finiscono col contribuire ad allontanare le persone da Dio, ottenendo il risultato opposto a quello che in buona fede si cercava>>.

(4) La Exort. Apost. Postsinodal Amoris Laetitia (La alegria del amor), sobre el amor en la familia, firmada por el Santo Padre el 19 de marzo, Solemnidad de San Jose, del ano 2016, recoge los resultados de dos Sinodos sobre la familia convocados por Papa Francisco en el 2014 y en el 2015, cuyas Relaciones conclusivas son largamente citadas, junto a los documentos y ensenanzas de sus Predecesores y a las numerosas catequesis sobre la familia del mismo Papa Francisco. En el sexto capitulo de Amoris Laetitia el Papa afronta algunas vias pastorales que orientan para construir familias solidas y fecundas segun el plan de Dios. En esta parte la Exhortacion hace un largo recurso a las Relaciones conclusivas de los dos Sinodos y a las catequesis del Papa Francisco y de Juan Pablo D. Entre otras cosas se habla tambien del acompanamiento de las personas abandonadas, separadas y divorciadas y se subraya la importancia de la reciente reforma de los procedimientos para el reconocimiento de los casos de nulidad matrimonial y se concluye: <<Por otra parte, un gran numero de Padres "subrayo la necesidad de hacer mas accesibles y agiles, posiblemente totalmente gratuitos, los procedimientos para el reconocimiento de los casos de nulidad">>. La lentitud de los procesos irrita y cansa a la gente. Mis dos recientes documentos sobre esta materia han llevado a una simplificacion de los procedimientos para una eventual declaracion de nulidad matrimonial. A traves de ellos tambien he querido <<hacer evidente que el mismo Obispo en su Iglesia, de la que es constituido pastor y cabeza, es por eso mismo juez entre los fieles que se le han confiado>>. Por ello, <<la aplicacion de estos documentos es una gran responsabilidad para los Ordinarios diocesanos, llamados a juzgar ellos mismos algunas causas y a garantizar, en todos los modos, un acceso mas facil de los fieles a la justicia. Esto implica la preparacion de un numero suficiente de personal, integrado por clerigos y laicos, que se dedique de modo prioritario a este servicio eclesial. Por lo tanto, sera, necesario poner a disposicion de las personas separadas o de las parejas en crisis un servicio de informacion, consejo y mediacion, vinculado a la pastoral familiar, que tambien podra acoger a las personas en vista de la investigacion preliminar del proceso matrimonial (cfr. Mitis Iudex Dominus lesus, arts. 2-3)>> (FRANCISCO, Exort. Apost. Postsinodal Amoris Laetitia, n. 244). Cfr. C. M. MORAN BUSTOS, Retos de la reforma procesal de la nulidad del matrimonio, Ius Canonicum 56 (2016) 9-40.

(5) Cfr. A. VIANA, ?Son idoneos para el oficio eclesiastico los divorciados que contraen nuevo matrimonio civil?, Ius Canonicum 56 (2016) 515-553; C. J. ERRAZURIZ M., Matrimonio y justicia objetiva en la comunion eclesial: un aspecto del discernimiento pastoral propiciado por <<Amoris Laetitia>>, Ius Canonicum 56 (2016) 731-738.

(6) FRANCISCO, Exort. Apost. Postsinodal Amoris Laetitia, n. 199: <<El dialogo del camino sinodal llevaron a plantear la necesidad de desarrollar nuevos caminos pastorales, que procurare recoger ahora de manera general. Seran las distintas comunidades quienes deberan elaborar propuestas mas practicas y eficaces, que tengan en cuenta tanto las ensenanzas de la Iglesia como las necesidades y los desafios locales. Sin pretender presentar aqui una pastoral de la familia, quiero detenerme solo a recoger algunos de los grandes desafios pastorales>>.

(7) C. M. MORAN BUSTOS, Retos de la reforma procesal de la nulidad del matrimonio, cit., 10-11: << La Iglesia, que responde en sus origenes al mandato del Senor de "id y haced discipulos a todos los pueblos, bautizandolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espiritu Santo", ha de ser una Iglesia "en salida" (nn. 20-24 EG), que no se bmite al "simple administrar" lo que ya tiene (n. 25 EG), que venza la tentacion de inmovilismo, que sea "casa abierta del Padre" (n. 47 EG), no una "aduana" que controle y e impida el acceso (nn. 47-49 EG), que se involucre en una "pastoral en conversion" (nn. 25-39 EG). Esta es la predisposicion que han de tener todos fieles y todas las comunidades cristianas, y es la predisposicion que se exige en todos los ambitos de la accion pastoral de la Iglesia, tambien en este ambito concreto que es el de la administracion de la justicia eclesial, ambito que esta directamente relacionado con la mision y con la accion evangelizadora de la Iglesia: asi lo recordo expresamente el papa Francisco en su discurso a la plenaria del STSA de 8 de noviembre de 2013, en el que hablo de "la conexion entre la accion de la Iglesia que evangeliza y la accion de la Iglesia que administra la justicia", y en el Discurso a la Rota Romana de 24 de enero de 2014. Por tanto, esta actividad judicial que la Iglesia presta a los fieles--muchos de ellos marcados tantas veces por las heridas de la vida y por el dolor que siempre comporta el fracaso de un proyecto como el conyugal--, pertenece directa y esencialmente a la accion pastoral de la Iglesia y a su mision evangelizadora, y en cuanto tal, tambien esta dimension esta necesitada de una "conversion pastoral", de esa "conversion de las estructuras" a la que se refiere el papa Francisco como idea recurrente>>.

(8) FRANCISCO, Mitis Index Dominus Iesus, art. 3, can. 1675: <<El juez, antes de aceptar una causa, debe tener la certeza de que el matrimonio haya fracasado irreparablemente, de manera que sea imposible restablecer la convivencia conyugal>>.

(9) FRANCISCO, Discurso a los participantes en un curso organizado por el Tribunal del la Rota Romana, Sabado 12 de marzo de 2016, www.vatican.va: <<El pasado 15 de agosto fueron promulgados los documentos Mitis Index Dominus Iesus y Mitis et Misericors Iesus, que han recogido los frutos del trabajo de la comision especial instituida el 27 de agosto de 2014: casi un ano de trabajo. Tales disposiciones tienen un objetivo eminentemente pastoral: mostrar la solicitud de la Iglesia hacia los fieles que esperan una rapida verificacion de su situacion matrimonial [...]. Es importante que la nueva normativa sea acogida y profundizada, en el contenido y en el espiritu, especialmente por los agentes de los Tribunales eclesiasticos, para ofrecer un servicio de justicia y de caridad a las familias. Para mucha gente, que ha vivido una experiencia matrimonial no feliz, la verificacion de la validez o no del matrimonio representa una posibilidad importante; y estas personas deben ser ayudadas a recorrer el camino de la forma mas agil posible>>.

(10) CORAM HEREDIA ESTEBAN, sent, diei 29 octobris 2012, n. 5, sentencia no publicada: <<Legislator haud praebet definitionem qua talem matrimonii sed descriptionem essentialem instituti matrimonialis. In eadarn percipi potest veluti ambivalentia quaedam seu duplex aspectus termini matrimonii, id est, momentum constitutionis eiusdem per pactum coniugale, seu matrimonium in fieri, et effectus ab eo scaturiens, id est consortium totius vitae vel unio coniugalis in se ipsa, seu matrimonium in facto esse [...]. Matrimonium haud est confundendum cum eius causa fundante neque matrimonium in facto esse cum vita matrimoniali>>.

(11) CONCILIUM OECUMENICUM VATICANUM II, Const, past, de Ecclesia in mundo huius temporis Gaudium etspes, Acta Apostolicae Sedis 58 (1966) 1067, n. 48: <<Intima communitas vitae et amoris coniugalis, a Creatore condita, suisque legibus instructa, foedere coniugii seu irrevocabili consensu personali instauratur>>. Cfr. F. GIL HELlIN, II matrimonio e la vita coniugale, Libreria Editrice Vaticana, Citta del Vaticano 1996, 129-165.

(12) Ibid., 1067, n. 48: <<Ita actu humano, quo coniuges sese mutuo tradunt atque accipiunt, institutum ordinatione divina firmum oritur, etiam coram societate; hoc vinculum sacrum intuitu boni, turn coniugum et prolis turn societatis, non ex humano arbitrio pendet>>. Cfr. F. Gil HellIN, II matrimonio e la vita coniugale, cit., 89-129.

(13) J. HERVADA--P. LOMBARDIA, El Derecho del Pueblo de Dios. Derecho matrimonial, Eunsa, Pamplona 1973, 216.

(14) J. Hervada, Esencia del matrimonio y consentimiento matrimonial, Persona y Derecho 9 (1982) 154.

(15) D. STAFFA, Iurisprudentia Supr. Tribunalis Signaturae Apost. Dioecesis Ultraiecten. Nullitatis matrimonii (29 nov. 1975), Periodica de re morali canonica liturgica 65 (1977) 297.

(16) CONCILIUM OECUMENICUM VATICANUM II, Const, past, de Ecclesia in mundo huius temporis Gaudium et spes, cit., 1067, n. 48: <<Intima cominunitas vitae et amoris coniugalis>>.

(17) CONCILIUM OECUMENICUM VATICANUM II, Const, dogm. de Ecclesia Lumen Gentium, Acta Apostolicae Sedis 57 (1966) 16, n. 11: <<In hac velut Ecclesia domestica parentes verbo et exemplo sint pro filiis suis primi fidei praecones, et vocationem unicuique propriam, sacram vero peculiari cura, foveant oportet>>.

(18) CONCILIUM OECUMENICUM VATICANUM II, Const, dogm. de Ecclesia Lumen Gentium, cit., 4041, n. 35: <<Ibi coniuges propriam habent vocationem, ut sibi invicem et filiis sint testes fidei et amoris Christi. Familia Christiana turn praesentes virtutes Regni Dei turn spem vitae beatae alta voce proclamat>>.

(19) J. HERVADA, Esencia del matrimonio y consentimiento matrimonial, cit., 152.

(20) Ibid.

(21) Cfr. J. HERVADA, Una caro. Escritos sobre el matrimonio, Eunsa, <<Instituto de Ciencias para la Familia>>, Pamplona 2000, 198-202.

(22) BENEDICTUS XVI, Ad sodales Tribunalis Romanae Rotae, Acta Apostolicae Sedis 101 (2009) 126-127: <<In questo senso, la capacita deve essere messa in relazione con cio che e essenzialmente il matrimonio, cioe "l'intima comunione di vita e di amore coniugale, fondata dal Creatore e strutturata con leggi proprie", e, in modo particolare, con gli obblighi essenziali ad essa inerenti, da assumersi da parte degli sposi. Questa capacita non viene misurata in relazione ad un determinara grado di realizzazione esistenziale o effettiva dell'unione coniugale mediante l'adempimento degli obblighi essenziali, ma in relazione all'efficace volere di ciascuno dei contraenti, che rende possibile ed operante tale realizzazione gia al momento del patto nuziale. Il discorso sulla capacita o incapacita, quindi, ha senso nella misura in cui riguarda l'atto stesso di contrarre matrimonio, poiche il vincolo messo in atto dalla volonta degli sposi costituisce la realta giuridica dell'una caro biblica, la cui valida sussistenza non dipende dal successivo comportamento dei coniugi lungo la vita matrimoniale. Diversamente, nell'ottica riduzionistica che misconosce la verita sul matrimonio, la realizzazione effettiva di una vera comunione di vita e di amore, idealizzata su un piano di benessere puramente umano, diventa essenzialmente dipendente soltanto da fattori accidentali, e non invece dall'esercizio della liberta umana sorretta dalla grazia. E vero che questa liberta della natura umana, "ferita nelle sue proprie forze naturali" ed "inclinata al peccato", e limitata e imperfetta, ma non per questo e inautentica e insuficiente a realizzare quell'atto di autodeterminazione dei contraenti che e il patto coniugale, che da vita al matrimonio e alia famiglia fondata su esso>>. Cfr. BENEDICTO XVI, Discurso al Tribunal de la Rota Romana con motivo de la inatiguracion del ano judicial, Sala Clementina, Jueves 29 de enero de 2009, www.vatican.va.

(23) M. A. ORTIZ, La capacita consensuale nel recente Magistero pontificio. Introduzione ai lavori, en H. FRANCESCHI--M. A. Ortiz, Discrezione di giudizio e capacita di assumere: la formulazione del canone 1095, Giuffre Editore, Milano 2013, 13-21.

(24) M. A. ORTIZ, Capacita consensuale ed essenza del matrimonio, Ius Ecclesiae 21 (2009) 481-493.

(25) BENEDICTO XVI, Ad Tribunal Rotae Romanae, Acta Apostolicae Sedis 98 (2006) 136: <<Il processo canonico di nullita del matrimonio costituisce essenzialmente uno strumento per accertare la verita sul vincolo coniugale. II suo scopo costitutivo non e quindi di complicare inutilmente la vita ai fedeli ne tanto meno di esacerbarne la Iitigiosita, ma solo di rendere un servizio alla verita. L'istituto del processo in generale, del resto, non e di per se un mezzo per soddisfare un interesse qualsiasi, bensi uno strumento qualificato per ottemperare al dovere di giustizia di dare a ciascuno il suo>>. Cfr. BENEDICTO XVI, Discurso a los Prelados Auditores, Defensores del Vinculo y Abogados de la Rota Rotnana, Sabado 28 de enero de 2006, www.vatican.va.

(26) Benedicto XVI, Ad Tribunal Rotae Romanae, cit., 137-138: <<Il criterio delia ricerca delia verita, come ci guida a comprendere la dialettica del processo, cosi puo servirei per cogliere l'altro aspetto della questione: il suo valore pastorale, che non puo essere separato dall'amore alia verita. Puo avvenire infatti che la carita pastorale sia a volte contaminata da atteggiamenti complacen ti verso le persone. Questi atteggiamenti possono sembrare pastorali, ma in realta non rispondono al bene delle persone e della stessa comunita ecclesiale>>. Cfr. BENEDICTO XVI, Discurso a los Prelados Auditores, Defensores del Vinculo y Abogados de la Rota Romana, Sabado 28 de enero de 2006, www.vatican.va.

(27) Coram HEREDIA ESTEBAN, sent, diei 16 iulii 2015, n. 3, no publicada: <<Matrimonii sacramentum Ecclesia peculiari semper pastorali sollicitudine prosecuta est, cum sit sibi conscia matrimonium et familiam unum e bonis pretiosissimis generis hominum esse. Etenim salus personae et societatis humanae ac christianae arete cum fausta condicione communitatis coniugalis et familiaris conectitur. Cuius quidem peculiaris pastoralis sollicitudinis testimonium est perampla tractatio, quam Concilium Vaticanum II eidem tribuit argumento. Summi autem Pontifices necnon totius orbis Episcopi numquam cessaverunt perfectissimam matrimonii ac familiae imaginem iterum iterumque fidelibus proponere atque urgere, simul respondentes huius nostrae aetatis quaestionibus, quemadmodum contigit cum Romanus Pontifex Franciscus Litteras Apostolicas Mitis Index Dominas Iesus promulgavit die 15 augusti 2015. Inter multiplicia huius studiosae curae signa recentioribus temporibus reddita, eminent profecto Episcoporum Synodus a die IV ad XXV octobris anno MMXV celebrata. Inter praecipua munera missioni Ecclesiae concredita ad matrimonium et familiam quod attinet, habendum sane est officium omnibus consilium Dei de matrimonio ac familia declarandi, cuius plenum vigorem et promotionem humanam et christianam in tuto collocet>>.

(28) Cfr. A. GRILLO, Matrimonios indisolubles y matrimonios fracasados, un reto para la pastoral: teologia con vision de futuro y teologia corta de vista, Phase. Revista de pastoral liturgica 324 (2014) 644-653.

(29) A. GRILLO, Matrimonios indisolubles y matrimonios fracasados ..., cit., 648.

(30) Ibid., 646.

(31) Ibid.

(32) Ibid., 651.

(33) Ibid., 652.

(34) J. HERVADA, Esencia del matrimonio y consentimiento matrimonial, cit., 158.

(35) Mt 19,6: <<Itaque iam non sunt duo sed una caro. Quod ergo Deus coniunxit, homo non separet>>.

(36) J. M. LAHIDALGA AGUIRRE, A proposito de los matrimonios irremediablemente fracasados: una hipotesis de trabajo, Scriptorium victoriense 40 (1993) 295-317.

(37) J. M. LAHIDALGA AGUIRRE, A (nvposito de los matrimonios irremediablemmte fracasados ..., cit., 295-317.

(38) IDEM, La declaracion de nulidad y el matrimonio cristiano: una solucion pastoral, Surge. Revista sacerdotal, espiritualidad y apostolado 543-544 (1993) 48.

(39) J. S. BOTERO GIRALDO, El matrimonio nace ... el matrimonio muere ... dos posiciones de cara al fracaso conyugal, Theologica xaveriana 173 (2012) 31.

(40) Cfr. ibid., 45.

(41) JUAN PABLO II, Ad TribunalRotae Romanae iudiciali ineunte anno, Acta Apostolicae Sedis 97 (2005) 164-165: <<Tuttavia, nelle attuali circostanze un altro rischio e pure incombente. In nome di pretese esigenze pastorali, qualche voce s'e levata per proporre di dichiarare nulle le unioni totalmente fallite. Per ottenere tale risultato si suggerisce di ricorrere all'espediente di mantenere le apparenze procedurali e sostanziali, dissimulando l'inesistenza di un vero giudizio processuale. Si e cosi tentati di prowedere ad un'impostazione dei capi di nullita e ad una loro prova in contrasto con i piu elementan principi della normativa e del magistero della Chiesa. E evidente l'oggettiva gravita giuridica e morale di tali comportamenti, che non costituiscono sicuramente la soluzione pastoralmente valida ai problemi posti dalle crisi matrimoniali [...]. Nei discorsi annuali alia Rota Romana ho piu volte ricordato l'essenziale rapporto che il processo ha con la ricerca delia verita oggettiva>>. Cfr. JUAN PABLO II, Discurso al Tribunal de la Rota Romana con ocasion de la apertura del ano judicial, Sabado 29 de enero de 2005, www.vatican.va.

(42) Cfr. Coram YAACOUB, sent, diei 18 octobris 2005, n. 6.

(43) Coram CIANI, sent, diei 16 iulii 2009, sentencia no publicada, n. 13: <<In asserendo immaturitate psycho-affectiva relevare malam vitae rationem non sufficit sed demonstrado dependentiae eiusdem a causa naturae psychicae requiritur. Aliter putare est assentiri querelis reiectis a Summo Pontifice: "In nome di pretese esigenze pastorali, qualche voce s'e levata per proporre di dichiarare nulle le unioni totalmente fallite" (IOANNES PAULUS II, Allocutio ad Rotae Romanae Auditores, diei 29 ianuarii 2005, in O.R. 30-I-2005). Matrimonii nullitas declaran nequit eo quod vita coniugalis in dies difficilior fit, sed eo quod, tempore nuptiarum, coniux onera vitae communis adsumere nequibat, quia obiectum ferebat ad eadem onera adimplenda. Profecto tempore nuptiarum radix et natura mali est inquirenda, de hac re in casu animadvertere possumus deesse testimonia circa veram praenuptialem condicionem anomaliae psychicae viri; immo ex rebus adiunctis ante et postnuptialibus evincitur contrarium, id est eius capacitas. Denique, consortii naufragium haud pependit ex aliqua praenuptiali incapacitate viri conventi, sed tantum a causis post matrimonium exortis, inter quas infidelitas eius, discrepantia indolum et ita porro. Deficiente, ergo, probatione cuiuscumque causae quae sufficientem capacitatem assumendi onera iugalia ex viri conventi parte aliquo modo praepedire aut graviter laedere potuerit, concludendum est nullitatem matrimonii, in casu, minime probatam esse>>.

(44) JUAN PABLO II, Ad Rotae romanae auditores coram admissos, Discurso del 5 de febrero 1987 a la Rota romana, Acta Apostolicae Sedis 79 (1987) 1455: <<Il fallimento delfiunione coniugale, peraltro, non e mai in se una prova per dimostrare tale incapacita dei contraenti, i quali possono aver trascurato, o usato male, i mezzi sia naturali che soprannaturali a loro disposizione, oppure non aver accettato i limiti inevitabili ed i pesi della vita coniugale, sia per blocchi di natura inconscia, sia per lievi patologie che non intaccano la sostanziale liberta umana, sia, infine, per deficienze di ordine morale>>. Coram CABERLETTI, sent, diei 22 ianuarii 2009, sentencia no publicada, n. 6: <<Peritia quidem recta anthropolgia niti debet, et proinde omnino reicienda est sententia, etsi nomine scientiae se ornari praesumat, quae determinismo psychico, hominis libertatem negante, fulcitur, vel pro gravitate designanda utitur criteriis quae valde dissimilia sunt ab illis iurisprudentiae canonicae propriis; nam convictus infelix vel coniugii ruina per se nullatenus probare possunt nubentem incapacem fuisse>>. Coram DE ANGELIS, sent, diei 13 novembris 2008, sentencia no publicada, n. 14: <<Dissolutio coniugalis convictus semper causam proximam habet in quibusdam factis determinaos ex parte unius vel utriusque coniugis sed originem remotam quoque habet in animo et conversatione unius vel utriusque partis. Iudicis est non tantum rationes invenire dissolutionis convictus sed praesertim edicere an capacitas consensus in alterutra vel utraque parte defecerit, in casu. Infelix coniugii exitus enim originem quoque habere potest ex multiplici causa etiam extrinseca vel ex non gravi psychica incapacitate contrahentis>>. Cfr. tambien coram DE ANGELIS, sent, diei 24 iunii 2009, sentencia no publicada, n. 5.

(45) Can. 1060: <<Matrimonium gaudet favore iuris; quare in dubio standum est pro valore matrimonii, donee contrarium probetur>>. Cfr. E. CAPARROS--M. THERIAULT--J. THORN, Code of Canon Law Annotated, Wilson & Lafleur Limitee, Montreal 1993, 661; P. V. PINTO (a cura di), Commentario al Codice di Diritto Canonico, Libreria Editrice Vaticana, Citta del Vaticano 2001, 628.

(46) Sobre las novedades introducidas por la Instruccion Dignitas Connubii, cfr. J. GARCIA FAILDE, La instruccion Dignitas Connubii a examen. Texto castellano y comentario de sus articulos. Universidad Pontificia de Salamanca, Salamanca 2006; C. MORAN BUSTOS--C. PENA GARCIA, Nulidad de matrimonio y proceso canonico. Comentario adaptado a la Instruccion Dignitas Connubii, Dykinson, Madrid 2007; C. PENA GARCIA, La Instruccion Dignitas Connubii y su repercusion en las causas canonicas de nulidad matrimonial, Estudios Eclesiasticos 80 (2005) 645-701; R. RODRIGUEZ Chacon--L. RUANO ESPINA (eds.), Los procesos de nulidad de matrimonio canonico hoy, Dykinson, Madrid 2006; R. RODRIGUEZ-OCANA--J. SEDANO (eds.), Procesos de nulidad matrimonial. La Instruccion Dignitas Connubii, Eunsa, Pamplona 2006; L. SABBARESE, Semplicita e celerita nel processo matrimoniale canonico, en AA.VV., Il giudizio di nullita matrimoniale dopo l'istruzione <<Dignitas Connubii>>. Parte prima. I principi, Libreria Editrice Vaticana, Citta del Vaticano 2007, 261-284.

(47) BENEDICTO XVI, Ad Tribunal Rotae Romanae, cit., 136: <<Potrebbe sembrare a prima vista che la preoccupazione pastorale riflessa nei lavori del Sinodo e lo spirito delle norme giuridiche raccolte nella Dignitas Connubii divergano profondamente tra di loro, fin quasi a contrapporsi. Da una parte, parrebbe che i Padri sinodali abbiano invitato i tribunali ecclesiastici ad adoperarsi affinche i fedeli non canonicamente sposati possano al piu presto regolarizzare la loro situazione matrimoniale e riaccostarsi al banchetto eucaristico. Dall'altra parte, invece, la legislazione canonica e la recente Istruzione sembrerebbero, invece, porre dei limiti a tale spinta pastorale, come se la preoccupazione principale fosse quella di espletare le formalita giuridiche previste, con il rischio di dimenticare la finalita pastorale del processo. Dietro a questa impostazione si cela una pretesa contrapposizione tra diritto e pastorale in genere. Non intendo ora riprendere approfonditamente la questione, gia trattata da Giovanni Paolo II a piu riprese, soprattutto nell'allocuzione alia Rota Romana del 1990. In questo primo incontro con voi preferisco concentraran piuttosto su cio che rappresenta il fondamentale punto di incontro tra diritto e pastorale: l'amore per la verita>>. Cfr. BENEDICTO XVI, Discurso a los Prelados Auditores, Defensores del Vinculo y Abogados de la Rota Romana, Sabado 28 de enero de 2006, www.vatican.va.

(48) BENEDICTO XVI, Ad Tribunal Rotae Romanae, cit., 136: <<Proprio per questo motivo e ingannevole il servizio che si puo offrire ai fedeli e ai coniugi non cristiani in difficolta rafforzando in loro, magari solo implicitamente, la tendenza a dimenticare 1'indissolubilita della propria unione. In tal modo, l'eventuale intervento dell'istituzione ecclesiastica nelle cause di nullita rischia di apparire quale mera presa d'atto di un fallimento [...]. Mi auguro che queste riilessioni giovino a far comprendere meglio come l'amore alia verita raccordi l'istituzione del processo canonico di nullita matrimoniale con l'autentico senso pastorale che deve animare tali processi>>. Cfr. IDEM, Discurso a los Prelados Auditores, Defensores del Vinculo y Abogados de la Rota Romana, Sabado 28 de enero de 2006, www.vatican.va.

(49) Cfr. C. PENA GARCIA, La reforma de los procesos canonicos de nulidad matrimonial: el M. P. <<Mitis Iudex Dominus Iesus>>, Estudios Eclesiasticos 90 (2015) 621-682.

(50) FRANCISCO, Mitis ludex Dominus lesus, Reglas de procedimiento para tratar las causas de nulidad de matrimonio, art. 1: <<El Obispo en virtud del can. 383 [seccion] 1 esta obligado a acompanar con animo apostolico a los conyuges separados o divorciados, que por su condicion de vida hayan eventualmente abandonado la practica religiosa. Por lo tanto, comparte con los parrocos (cfr. can. 529 [seccion] 1) la solicitud pastoral hacia estos fieles en dificultad>>. Cfr. P. A. MORENO GARCIA, El servicio de indagacion prejudicial: aspectos juridico-pastorales, Ius Canonicum 56 (2016) 65-85.

(51) La situacion de colapso de algunos tribunales constituia una situacion ciertamente grave para los derechos de los fieles, puesta de manifiesto por la doctrina procesalista, que lleva varios anos sugiriendo cauces de mejora y agilizacion de los procesos. Cfr. A. DE ANGELIS, Propuestas para una mas rapida resolucion de las causas matrimoniales (con particular referencia a las cuestiones incidentales, al proceso breve y a la ausencia de parte), en ASOCIACION ESPANOLA DE CANONISTAS, Procesos matrimoniales canonicos, Dykinson, Madrid 2014, 115-140; M. CALVO TOJO, Reforma del proceso matrimonial anunciada por el Papa, Universidad Pontificia de Salamanca, Salamanca 1999; C. GULLO, Celerita e gratuita dei processi matrimoniali canonici, en AA.VV., La giustizia nella Chiesa: fondamento divino e adtura processualistica moderna, Libreria Editrice Vaticana, Citta del Vaticano 1997, 229-244; J. LLOBELL, Suggerimenteper attuare le possibilita offerte dalla vigente normativa per rendere pio celeri le cause di nullita matrimoniad, en H. FRANCESCHI--M. A. ORTIZ (eds.), La ricerca delia verita sul matrimonio e il diritto a un processo giusto e celere, EDUSC, Roma 2012, 387-402; G. P. MONTINI, Devono durare anni le cause di nullita matrimoniale? Suggerimenti e proposte per un processo pio celere. La formulazione del dubbio, Quademi di diritto ecclesiale 20 (2007) 436-442; C. PENA GARCIA, Derecho a una justicia eclesial rapida: sugerencias de hire condendo para agilizar los procesos canonicos de nulidad matrimonial, Revista Espanola de Derecho Canonico 67 (2010) 739-767; A. STANKIEWICZ, La celerita nelle cause di nullita matrimoniad: aspetti operativi, en H. FRANCESCHI--M. A. Ortiz (eds.), Ius et matrimonium. Temi di diritto matrhnoniale e processuale canonico, EDUSC, Roma 2015, 217-236; L. G. WRENN, A New Procedural Law for Marriage Cases?, The Jurist 62 (2002) 195-210; A. ZAMBON, Devono durare auni le case di nullita matrimoniales Suggerimenti e proposte per un processo celere. L'uso del computer durante l'istruttoria, Quaderni di diritto ecclesiale 25 (2012) 369-379.

(52) Tienen especial importancia para la correcta comprension de la reforma estas palabras del Papa Francisco: <<La III Asamblea General Extraordinaria del Sinodo de los Obispos, celebrada en el mes de octubre de 2014, constato la dificultad de los fieles para llegar a los tribunales de la Iglesia. Puesto que el Obispo, como el buen Pastor, esta obligado a ir al encuentro de sus fieles que tienen necesidad de un especial cuidado pastoral, junto con las normas detalladas para la aplicacion del proceso matrimonial, ha parecido oportuno, dando por cierta la colaboracion del Sucesor de Pedro y de los Obispos en la difusion del conocimiento de la ley, ofrecer algunos instrumentos a fin de que la tarea de los tribunales pueda responder a la exigencia de los fieles, que piden la verificacion de la verdad sobre la existencia o no del vinculo de su matrimonio fallido>> (FRANCISCO, Mitis Iudex Dominas Iesus, Reglas de procedimiento para tratar las causas de nulidad de matrimonio). Sobre el contenido y desarrollo de la Asamblea extraordinaria, cfr. C. PENA GARCIA, El Sinodo de la Familia: memoria, analisis y expectativas, Mision Joven 462-463 (2015) 27-32 y 49-54; IDEM, El Sinodo extraordinario de la familia: impresiones y retos, Razon y fe 270 (2014) 569-582.

(53) P. V. PINTO, Nota editoriale, Quaderni dello Studio Rotale 23 (2016) 5: <<La legge ordinata nei M. P. Mitis et misericors Jesus e Mitis Iudex Dominus Jesus insieme ai due Rescritti successivi succitati, fu preannunzio dell'Esortazione post-sinodale Amoris Laetitia, ambedue frutto del doppio cammino sinodale>>. Cfr. tambien P. V PINTO, Speranze non paure, Quaderni dello Studio Rotale 23 (2016) 65-67; C. PENA GARCIA, Agilizacion de los procesos canonicos de nulidad matrimonial: de las propuestas presinodales al motu proprio Mitis Iudex Dominus Iesus y retos pendientes tras la reforma, Ius Canonicum 56 (2016) 41-64.

(54) FRANCISCO, Mitis Iudex Dominus Iesus, Proemio: <<Alimenta el estimulo reformador el enorme numero de fieles que, aunque deseando proveer a la propia conciencia, con mucha frecuencia se desaniman ante las estructuras juridicas de la Iglesia, a causa de la distancia fisica o moral; por tanto, la caridad y la misericordia exigen que la misma Iglesia como madre se haga accesible a los hijos que se consideran separados>>. Cfr. P. V. PINTO, La riforma del processo matrimoniale per la dicbiarazione di nullita voluta e decisa da Papa Francesco, Quaderni dello Studio Rotale 23 (2016) 57-62.

(55) FRANCISCO, Mitis Index Dominus Iesus, Proemio.

(56) FRANCISCO, Mitis Index Dominus Iesus, Proemio.

(57) Ibid.

(58) FRANCISCO, Mitis Index Dominas Iesus, Proemio.

(59) IDEM, Mens legislatoris del 12 marzo 2016, Quaderni dello Studio Rotale 23 (2016) 51-52.

(60) IDEM, Mitis Iudex Dominas Iesus, Reglas de procedimiento para tratar las causas de nulidad de matrimonio, art. 12.

(61) Cfr. IDEM, Ad Facaltatem Inris Canonici Pontificias Universitatis Gregorianas, Acta Apostolicae Sedis 107 (2015) 192: <<Uno svolgimento sicuro perche indica e spiega con chiarezza la meta del processo stesso, ossia la certezza morale: essa richiede che resti del tutto escluso qualsiasi duhbio prudente positivo di errare, anche se non e esclusa la mera possibilita del contrario>>.

(62) IDEM, Exort. Apost. Postsinodal Amoris Laetitia, n. 291.

(63) IDEM, Exort. Apost. Postsinodal Amoris Laetitia, n. 307.

(64) Ibid., n. 312.

(65) Cfr. P. MONETA, La giustizia nella Chiesa, Il Mulino, Bologna 2002, 71-75.

(66) Can. 221: <<Christifidelibus ius quoque est ut, si ad iudicium ab auctoritate competenti vocentur, iudicentur servatis iuris praescriptis, cum aequitate applicandis>>. Cfr. E. CAPARROS--M. THERIAULT --J. THORN, Code of Canon Law Annotated, cit, 195-196; P. V PINTO (a cura di), Commentario al Codice di Diritto Canonica, cit., 128-129; C. VAQUERO, Derecho a la tutela judicial efectiva en las causas canonicas de nulidad matrimonial, en C. PENA GARCIA (ed.), Retos del Derecho Canonico en la sociedad actual, Dykinson, Madrid 2012, 189-208.

(67) Cfr. P. MONETA, Giudizio di nullita di matrimonio e vita coniugale, en IDEM, Communitas vitae et amoris. Scritti di diritto matrimoniole canonico, cit., 146-147.

(68) Cfr. JUAN PABLO II, Ad Rumanae Rotae Praelatos, auditores, officiales et advocatos anno iudiciali ineunte, cit., 874: <<La dimensione giuridica e quella pastorale sono inseparabilmente unite nella Chiesa pellegrina su questa terra. Anzitutto, vi e una loro armonia derivante dalla comune finalita: la salvezza delle anime. Ma vi e di piu. In effetti, l'attivita giuridico-canonica e per sua natura pastorale>>.

(69) FRANCISCO, Mens legislatoris del 12 marzo 2016, cit., 49-50.
COPYRIGHT 2017 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Heredia Esteban, Felipe
Publication:Ius Canonicum
Date:Dec 1, 2017
Words:15791
Previous Article:El valor de la declaracion de las partes en el proceso de nulidad.
Next Article:El declive del Estado moderno y la metamorfosis del Ius Publicum Ecclesiasticum.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters