Printer Friendly

Relaciones germano Eslavas en el contexto de cruzada: la cruzada Venda.

GERMAN-SLAVIC RELATIONSHIPS IN THE CRUSADES CONTEXT: THE WENDISH CRUSADE

Introduccion

LA CRUZADA CONTRA LOS VENDOS FORMA parte de las denominadas cruzadas del Norte (1).

El objetivo oficial de estas cruzadas era evangelizar a los grupos paganos de origen eslavo que habitaban al norte y este del Elba. No obstante, esta cruzada fue representada durante mucho tiempo como una de las cruzadas mas discutibles (2).

En este sentido, hacer la guerra contra los paganos y la cristianizacion de los mismos son dos procesos que en la frontera norte del imperio aleman a lo largo del siglo XII no pueden permanecer separados de motivaciones expansivas. Asi, trataremos de esclarecer hasta que punto las diferentes pretensiones de la autoridad clerical y de los principes sajones han influido en el desarrollo y salida de la cruzada venda.

1. Localizacion geografica de los grupos eslavos a mediados del siglo XII

Bajo el nombre de vendos se engloban una serie de tribus que habitaban las tierras entre Holstein y la depresion del Havel, repartidos de la siguiente forma (3): los wagrios en la parte oriental de Holstein, los polabos a lo largo del curso inferior del Elba y los obodritas en la region de Meckenburgo. Estas tres tribus estaban a su vez agrupadas en una confederacion liderada por los obodritas. Al Este se asentaba la tribu de los lutiches, cuyos dominios ocupaban el sur de la actual Meckenburo-Pomerania Occidental y el norte de Brandenburgo. Al norte de los lutiches estaban los rugios, que habitaban la isla de Rugia y las tierras continentales del alrededor, y al este los pomeranios, que vivian en la costa del mar Baltico, entre la desembocadura del Oder y el Vistula.

2. Relaciones germano-eslavas previas a la cruzada

La fecha de 1137 es un momento clave para el devenir de las relaciones entre eslavos y germanos. En ese ano murio el emperador Lotario III, iniciandose una dura pugna por el ducado de Sajonia entre Enrique el Soberbio y Alberto el Oso y sus respectivos aliados. Por una parte, estaba el conde Adolfo II de Holstein, apoyando al Soberbio, y, por otra parte, estaba Enrique de Badewilde (mas adelante conocido como Enrique de Ratzeburgo), apoyando al Oso. En un primer momento fue Alberto el Oso quien se hizo con el ducado de Sajonia, siendo una de sus primeras actuaciones la de desposeer del condado de Holstein a Adolfo II y entregarselo a Enrique de Badewilde (4).

Pero mas alla de quien apoyo a quien o de quien poseyo que territorio, lo importante es que se puso de manifiesto la desunion existente entre los principales nobles germanos, que fue aprovechada, en el verano de 1138, por el principe wagrio Pribislaw para atacar y destruir la fortificacion Segeberg y todos los lugares de alrededor (5). La respuesta fue un contraataque de Enrique de Badewilde en el invierno de 1138/1139 y la conquista y aniquilamiento de la poblacion eslava de Plon (6).

A pesar de que podamos pensar que la situacion interna en Sajonia estaba controlada, esta impresion dista mucho de la realidad, pues a lo largo de estos anos los conflictos siguieron produciendose, dando como resultado que Enrique el Soberbio fuera restituido en la posesion del ducado de Sajonia en 1139. Poco despues, en 1143, su hijo y sucesor, Enrique el Leon logro hacerse con el control de los territorios dominados por Pribislaw. El Leon decidio dividir el territorio conquistado, para acabar con el conflicto que mantenian Adolfo II de Schauenburg y Holstein y Enrique de Badewilde, entregando Wagria y Segeberg al primero y Polabia al segundo (7).

Una de las primeras tareas del conde Adolfo II fue la de dotar a estos territorios de una serie de asentamientos donde establecer a los futuros pobladores. Helmold de Bosau nos ofrece una descripcion del origen de los nuevos pobladores:
   Quia autem terra deserta erat, misit nuntios in omnes regiones,
   Flandriam scilicet et Hollandriam, Traiectum, Westfaliam, Fresiam,
   ut, quicumque agrorum penuria artarentur, venirent cum familiis
   suis accepturi terram optimam, terram spaciosam, uberem fructibus,
   redundantem pisce et carne et commoda pascuarum gratia [...] Ad
   hanc vocem surrexit innumera multitudo in variis nacionibus,
   assumptis familiis cum facultatibus venerunt in terram Wairensium
   ad comitem Adolfum, possessuri terram, quam eis pollicitus fuerat
   (8).


La Cronica de Helmold de Bosau nos ofrece tambien valiosa informacion sobre los asentamientos y la poblacion emigrante. En este sentido, la tarea del conde fue la de reconstruir antiguos asentamientos destruidos, como por ejemplo el de Segeberg en 1143, que fue poblado por gentes provenientes del propio condado de Holstein, el de la aldea de Dargune (cuyo emplazamiento concreto se desconoce), ocupada por pobladores de Westfalia, el de Eutin, ocupado por holandeses, o el de Susel, ocupado por frisones (9). Mientras que en otros casos tuvo que acometer la tarea de la edificacion de nuevos asentamientos, como el de Lubeck (10). Sin embargo, no en todas las poblaciones se introdujo poblacion extranjera, sino que hubo algunos asentamientos que fueron entregados a pobladores eslavos a cambio del pago de tributos, como en Oldenburgo y Lutjenburgo (11). Con esta forma de actuar para con los eslavos lo que pretendia Adolfo II era mantener sus posesiones en paz. Una muestra de ello es que firmo un acuerdo con Niklot en el que este se comprometio a prevenirle ante cualquier ataque proveniente de tierras eslavas (12). A cambio, Niklot pretendia tener el amparo de los poderosos senores cristianos de la zona, asi como la consolidacion de la independencia de sus senorios.

3. El llamamiento a la cruzada

3.1. Precedentes y causas del llamamiento

El llamamiento a una cruzada contra los vecinos paganos del este del Elba no era nuevo a la altura de 1147. Ya en 1108 fue realizado un requerimiento anonimo para llevar a cabo una cruzada contra los vendos del area de Magdeburgo (13).

El siguiente llamamiento del que tenemos referencia tuvo lugar en la decada de los 40 del siglo XII y se encuentra inmerso dentro de un movimiento general de cruzada. El motivo fue la perdida cristiana de Edesa, en la Navidad de 1144, que significo una amenaza general para todas las ciudades cruzadas de la zona, por lo que estas reclamaron la ayuda de la Iglesia romana con el Papa Eugenio III a la cabeza (14), quien rapidamente se encargo de buscar los apoyos necesarios para una nueva cruzada. Sin embargo, Eugenio III no iba a encontrar facilmente un lider militar que dirigiera la campana (15). Finalmente, el elegido fue Luis VII de Francia (16). Sin embargo, las gestiones llevadas a cabo por Luis VII ante los nobles laicos y eclesiasticos franceses no concluyeron de manera satisfactoria para sus intereses, por lo que decidio pedir ayuda a Bernardo de Claraval. Este pidio consejo a Eugenio III antes de lanzarse a la predica en pro de la cruzada (17), pero cuando el Papa promulgo la Bula de cruzada Quantum praedecessores (18), ya no pudo renunciar a la idea de una nueva empresa cruzada.

Bernardo de Claraval tenia el encargo papal de lograr los maximos apoyos posibles dentro de Francia para la causa en Tierra Santa. Pero, el abad frances decidio hacer suya la empresa de cruzada y ampliar su difusion, extendiendo sus sermones al imperio (19).

Bernardo comenzo sus sermones el 27 de diciembre de 1146 en la catedral de Spira, donde estaban presentes entre otros el rey Conrado III, el duque Federico III de Suabia, Guelfo VI de Toscana, junto con obispos, principes y desconocidos del vulgo (20). Su labor de divulgacion de la cruzada se vio recompensada en la Dieta imperial de Regensburg, en febrero de 1147, pues logro la adhesion a su causa de nuevos miembros, como el obispo

Enrique de Regensburg, Oton de Freising, Reginbert de Nassau, el duque Enrique X de Baviera, numerosos condes, principes y nobles, pero tambien una multitud de ladrones y Vagabundos (21). Sin embargo, no todos los nobles del reino estaban por la labor de participar en la empresa que con tanto ahinco estaba promocionando el monje frances, pues los nobles sajones no se mostraron dispuestos a ir a Oriente, ya que tenian vecinos paganos a los que combatir (22).

3.2. Bernardo de Claraval y el lema <<Muerte o bautismo>>

Bernardo tomo la alegacion de los nobles sajones como un motivo real y presento como necesaria una cruzada contra los paganos del este de Elba (23). Asi, el abad frances escribio una carta que proclamaba la cruzada venda como una empresa realizable (24).

Algunos de los aspectos en la misiva de Bernardo de Claraval eran nuevos o inesperados para una llamada de cruzada: todos los participantes de la cruzada venda debian gozar de los mismos privilegios que los cruzados en Tierra Santa (25).

Con su carta, Bernardo de Claraval expreso sus reparos frente a los sajones, ya que sabia a ciencia cierta que los principes sajones no irian a la tierra venda como agentes de la cristianizacion, sino que era muy consciente de su ambicion de poder (26). Por ello puso una serie de clausulas:
   Illud enim omnibus interdicimus, ne qua ratione ineant foedus cum
   eis, neque pro pecunia, neque pro tributo, donec, auxiliante Deo,
   aut ritus ipse, aut natio deleatur (27).


Mediante esa carta puede considerarse a Bernardo de Claraval como el iniciador de la cruzada venda y el autor del lema <<muerte o bautismo>> (28). Junto a la referencia explicita al exterminio de los paganos que hace Bernardo en su carta, podemos encontrar en las fuentes mas anotaciones sobre este asunto. Asi, por ejemplo, en la Cronica de Sigeberto de Gembloux donde, en el ano 1148, podemos leer:
   Daci et Westphali ac Saxonum duces consenserunt in hoc, ut aliis
   euntibus Ierosolinam contra Sarracenos, ipsi viciam sibi Sclavorum
   gentem aut omnio delerent aut cogerent christianam fieri (29).


Igualmente, en los Annales Magdeburgenses se hace referencia a este lema en 1147:
   Eodem anno circa festum sancti petri, divina inspiratione et
   apostolice auctoritatis exortatione et multorum ammonitione, magna
   christiane militiae multitudo contra paganos versus aquilonem
   habitantes assumpto signo vivifice crucis exiverat, ut eos aut
   christiane religioni subderet, aut Deo auxiliante omnino deleret
   (30).


Bernardo presento el proyecto de cruzada como la inspiracion de Dios a los reyes y principes para castigar a los paganos y para borrar del mundo a los enemigos de los cristianos (31). Para conseguir ese objetivo Bernardo de Claraval le exigio al arzobispo pelear con toda la fuerza por ese trabajo (32) y justifica su radicalidad en que vio a los vendos como la herramienta del diablo, cuyo final solo se lograria mediante la <<muerte o bautismo>> de estos sujetos instigados por el diablo (33).

El llamamiento finalizo con la instruccion a los obispos y sacerdotes de hacer llegar el texto a todos los pueblos de Dios. La salida del ejercito fue establecida en Magdeburgo en la festividad de los apostoles Pedro y Pablo (34).

Bernardo de Claraval, sin embargo, no estaba autorizado para legitimar un llamamiento de cruzada semejante, ya que la remision de los pecados solo puede ser autorizada por el Papa. Por ello, Bernardo aviso al Papa de su proyecto de cruzada y este, a traves de la bula Divini dispensatione, del 11 de abril de 1147, legitimo la cruzada venda como una cruzada de la cristiandad contra los paganos (35).

Para evitar discrepancias o falsificaciones en el objetivo de la cruzada venda, Eugenio III designo al obispo Anselmo de Havelberg su como legado papal en la cruzada venda, para promover la paz y la concordia entre los cruzados, y recordarles que el objetivo era la cristianizacion de los paganos (36).

Parece ser que Eugenio III en lugar de la alternativa de <<muerte o bautismo>>, enunciada por Bernardo de Claraval, exigio solamente el sometimiento de los paganos a la religion cristiana (37).

Por otro lado, autorizo al emperador leones Alfonso VII a realizar una campana contra los musulmanes. Estas tres empresas fueron vistas como una unica empresa (38).

3.3. La reaccion de Niklot ante la llamada a la cruzada venda

En el bando eslavo los preparativos de una cruzada a gran escala no pudieron permanecer ocultos. Es bastante probable que Niklot tuviera conocimiento ya a finales de abril o a comienzos de mayo de que se estaba preparando una campana contra su pueblo (39). Es por ello por lo que convoco a todo su pueblo y dispuso la construccion de la fortaleza de Dobin (40), con el objetivo de evitar la penetracion de los enemigos desde el mar a traves del puerto de Wismar (41).

La estrategia defensiva de Niklot continuo con el intento de asegurar la frontera oeste de su principado, con el envio de embajadores ante el conde Adolfo II de Schauenburgo y Holstein, para recordarle la alianza que habian firmado unos pocos anos antes (42).

Este es uno de los episodios mas controvertidos, pues la posicion que mantuvo Adolfo II fue ambivalente: por una parte no queria apoyar a las tribus encabezadas por Niklot debido al contexto de cruzada que se vivia en aquellos momentos y a que prestaba fidelidad a Enrique el Leon. De ahi que declinara la peticion de la entrevista ante la imposibilidad de hablar con los enviados por Niklot (43). Pero, por otro lado, Adolfo se sentia en deuda con Niklot, ya que este le habia apoyado siempre en su politica de crear nuevos asentamientos, de ahi que, como nos informa Helmold, existiera cierta simpatia por parte de Adolfo hacia sus vecinos paganos (44). Finalmente, Niklot no logro ningun beneficio de la visita al conde Adolfo, mientras que este si que consiguio la concesion de Niklot de que le prevendria en el caso de que hubiera preparativos de guerra por parte de los eslavos contra sus intereses (45).

4. Los principales participantes en la cruzada: motivos de su participacion

Los Annales Magdeburgenses recogen los principales participantes en la cruzada y sus efectivos:
   Aqui se han juntado para una compania el arzobispo de Magdeburgo
   Federico, los obispos Rotholf de Halverstadt, Wernher de Munster,
   Reinhald von Mersburg, Wicker de Brandeburgo, Anselmo de Havelberg,
   Enrique de Moravia y el abad Wibald de Corvey, el margrave Conrado,
   el margrave Adalbert, conde palatino Federico y el conde palatino
   Hermann con muchos condes y sesenta mil combatientes armados.
   Mientras tanto se unieron a otra compania el arzobispo de Bremen
   Albero, el obispo de Verden Thietmar, el duque Enrique de Sajonia,
   el duque Conrado de Burgundia y el principe Hartwig con muchos
   condes y nobles y otros armados, en un numero de cuarenta mil
   combatientes. El rey de Dinamarca con los obispos de aquella tierra
   y con un ejercito de en torno a 100.000 hombres. Ademas el hermano
   del duque de Polonia presenta 20.000 soldados (46).


En cuanto a las motivaciones de los participantes, algunas fuentes, como por ejemplo los Annales Palidenses, citan los deseos de venganza y el odio que los caballeros sajones tenian a los vendos a consecuencia de sus asaltos a los daneses:
   Eodem modo et significatione qui remanserant principes populorum
   congregati sunt, uti Slavorum trans fluvium Abiam commoratium
   nefarios ausus inhiberent quibus Danorum gentes infinita strage
   detriverant, cultui divino nichilominus artius eos
   adplicarecupientes a quo propemodum exorbiaverant (47).


Por otra parte, ni en los Annales Palidenses ni en la Cronica de Helmold se hace referencia a un movimiento masivo de caballeros para conseguir la remision o la salvacion. En cambio, Wibald de Stavelot y de Corvey habla de la remision de los pecados mediante la lucha contra los paganos (48). De este modo, a partir de lo contenido en ambas fuentes, podriamos advertir una motivacion religiosa, lo que en esencia suponia el llamamiento de Bernardo de Claraval. De esta forma, la solidaridad con la poblacion danesa a la que hace referencia los Annales Palidenses seria la solidaridad entre pueblos cristianos frente al ataque de un pueblo pagano.

No obstante, esta hipotetica motivacion solo se sostiene desde un punto de vista teorico, para dar una justificacion a la empresa de cruzada. Por el contrario, cuando nos fijamos en las motivaciones que pudieron tener personajes aislados, observamos que la motivacion religiosa se muestra como algo secundario frente a otras motivaciones mas terrenales. Un claro ejemplo de todo esto es la actitud de Enrique el Leon, que utilizo la cruzada venda con el objetivo, por una parte, de aumentar sus territorios y obtener ventajas economicas y, por otra parte, para buscar un conflicto entre Guelfos y Hohenstaufen. Al hablar de las verdaderas motivaciones de Enrique el Leon, Helmold de Bosau se muestra tajante al afirmar que solo intervino por el beneficio economico, dejando de lado motivaciones misionales (49).

Por otra parte, se observa una interrelacion en el intento de consecucion de todos sus objetivos, que se manifiesta con su politica de alianzas en los momentos previos a la cruzada. Asi, decidio aliarse con el tradicionalmente antihohenstaufen Conrado I, duque de Zahrigen, que se habia sumado a la empresa de la cruzada venda. Conrado I busco en ese tiempo una estrecha amistad con el partido guelfo y corono esta aspiracion mediante el matrimonio de su hija Clemencia con Enrique el Leon (50).

El objetivo de lograr el enfrentamiento entre los Hohenstaufen y los Guelfos se produjo debido a que la mayor parte de Sajonia era partidaria del partido guelfo, estando, por consiguiente, en contra de la figura de emperador Conrado III, perteneciente al linaje de los Hohenstaufen. Desde este punto de vista, en la posicion que mantuvo Enrique el Leon se simbolizaron las esperanzas de otros principes sajones; es decir, la idea de que era mejor ampliar la frontera de su propio territorio y hacer pagar tributos a los eslavos que exponerse a grandes peligros lejos de su patria para que consiguieran la fama y la estabilidad el odiado linaje de los Hohenstaufen. Del mismo modo, para la mayoria de los principes sajones la cruzada venda fue mas bien una solucion provisional para evitar ir a la cruzada de Oriente bajo las ordenes del rey, Conrado III, y con unos costes y gasto de tiempo mucho menores que la campana en Oriente (51).

Junto a Enrique el Leon, otro de los principales participantes en la cruzada venda fue el margrave de Brandenburgo, Alberto el Oso, cuya participacion pudo estar motivada por la negativa del Leon a participar en la campana en Tierra Santa, pues no queria dejar solo en Sajonia a Enrique el Leon y para asi excluir la posibilidad de que se fortaleciera en su area Senorial (52). Pero tampoco hemos de descartar el interes en su propia expansion, y mas si se tiene en cuenta que Alberto tenia, en contraste con Enrique, una mayor experiencia en la relacion con los vecinos eslavos (53). No obstante, entre sus motivaciones principales tampoco observamos un componente religioso. Mas bien todo lo contrario, pues, como veremos mas adelante, en la marcha del margrave hacia Stettin no se reconocia ninguna relacion mas entre los objetivos de la iglesia y los de los laicos (54).

Otro participante fue el conde palatino del Rihn Hermann de Stahleck. Su motivo fue consecuencia de la disputa territorial que mantenia con el arzobispo de Maguncia Enrique I y que le costo la excomunion y la posterior participacion en la cruzada como forma de librarse de ella (55). Aunque puede que este no fuera el unico motivo, ya que, al ser cunado del rey, debio tener un papel como representante del emperador en la campana (56). Sin embargo, el hecho de que apenas aparezca en las fuentes en el desarrollo de los acontecimientos nos hace pensar que la importancia de su participacion fue escasa (57).

Entre los participantes extranjeros estaban los polacos del Ducado de la Gran Polonia, dirigidos por Miecislao III el Viejo, con motivos variados. Por una parte, los polacos tenian pretensiones sobre las tierras eslavas al este del Oder, que tambien pretendia Enrique el Leon, por lo que el duque Miecislao III entro en un conflicto ardiente con el duque sajon por la tierra de los polabos (58). Por otra parte, al participar en la cruzada, los polacos veian una gran oportunidad para intimidar a los prusianos (59).

Entre los participantes no germanos destacan tambien los regentes de Dinamarca, Valdemar y Svend III. Su situacion en ese momento era muy delicada, ya que se encontraban inmersos en una guerra civil. Sin embargo, a instancias del obispo Eskil, los contendientes decidieron dejar de lado sus luchas para unirse a la cruzada (60), pues eran constantemente asaltados a lo largo de la costa por piratas eslavos. Asi, buscaban con su participacion vengarse de estos piratas (61).

Por otra parte, entre los participantes eclesiasticos mas importantes encontramos a Wibald de Stavelot y de Corvey, uno de los mas cercanos consejeros de Conrado, quien en octubre de 1146 le habia investido abad de la abadia imperial de Corvey. Debido a esta actuacion, desaprobada por el Papa Eugenio III, fue requerido para asistir a la cruzada venda para pagar por sus pecados (62). A pesar de que el motivo real de su participacion era como castigo a su actuacion, este trato de aprovechar esta situacion presentando su participacion en la cruzada como un intento para reinstaurar un antiguo derecho que su convento tenia sobre la isla de Rugen (63).

Como legado oficial de la Curia fue enviado Anselmo de Havelberg para que supervisara todo lo que sucedia en la cruzada. Segun H.-D. KAHL, era un hombre capaz, alguien que debio dirigir la evangelizacion de los eslavos en el sentido que marcaba la Curia (64). Pero el problema era que la diocesis de Anselmo estaba en medio de los terrenos eslavos, por lo que el aqui no pudo estar activo (65). Asi, hemos de ver en su actuacion la existencia de unas ideas expansivas no solo desde el punto de vista misional sino tambien territorial. De este modo, podemos afirmar que los dignatarios eclesiasticos tuvieron como objetivo no solo la salvacion de los eslavos, sino que con ellos iba, como con los principes laicos, la expansion de sus propias areas de influencia.

5. Desarrollo de la cruzada venda

5.1. El inicio de las hostilidades

Una reunion de los principes sajones a comienzos de junio en Gemersleben, cerca de Magdeburgo, habia servido para acordar los ultimos preparativos estrategicos de la cruzada. Lo que permanece sin esclarecer es cuando se decidio dividir el ejercito en dos partes (66). Lo que esta claro es que para el mes de junio ya estaba decidida la composicion de los ejercitos: el del norte, bajo el liderazgo de Enrique el Leon, con la cooperacion de los dos aspirantes al trono danes, el arzobispo Adalberon II de Bremen y un cuerpo de combatientes sajones, debia atacar la fortaleza de Niklot en Dobin; el del sur, bajo la direccion de Wibald de Stavelot y de Corvey, Anselmo de Havelberg y Alberto el Oso, debia penetrar en el territorio de los lutiches y atacar la fortaleza de Demmin (67).

La fecha establecida por Bernardo de Claraval era la del 29 de junio. Sin embargo, como ya dijimos antes, los preparativos de una cruzada no le permanecieron ocultos al principe Niklot, que en la manana del dia 26 de junio ordeno el ataque de Lubeck. La eleccion de la manana del 26 de junio no fue en absoluto aleatoria, pues el dia antes los habitantes de Lubeck hicieron una gran fiesta para conmemorar el martirio de San Juan y San Pablo, por lo que el asalto los cogio completamente desprevenidos, sin que la guarnicion ni los botes estuvieran dispuestos para moverse (68). Parece ser que el dia antes Niklot envio a unos mensajeros ante el conde Adolfo II para avisarle del ataque y con ello no romper el pacto, pero este no pudo hacer nada ante la inminencia del ataque (69).

El 26 de junio arribo la flota de guerra obodrita en la Lubeck, cayendo en torno a 300 hombres en el ataque (70). Con el asalto llegaron saqueos e incendios, siendo sitiada la ciudad en vano durante dos dias (71). A la vez que se producia el asalto, un grupo de caballeros eslavos pasaron a la tierra vecina y devastaron todo, excepto los asentamientos que pertenecian al condado de Holstein. Esto ha hecho sospechar a algunos investigadores que los pobladores de Holstein, con el conde a la cabeza, tuvieran un acuerdo con los eslavos para expulsar a los nuevos colonizadores (72). Aunque los acontecimientos que a continuacion sucedieron parecen desechar esa idea, pues la multitud saqueadora se dirigio hacia el antiguo asentamiento eslavo de Susel, perteneciente al condado de Holstein. Parece ser que tres mil eslavos deben haber asediado el pequeno lugar, que fue defendido por cerca de cien hombres, encabezados por el sacerdote Gerlach. La heroica descripcion que realiza Helmold de Bosau nos da una muestra de la defensa realizada por los frisones, dirigidos por Gerlach:
   Et haec dicens ostendit eis magnanimem spiritum obiectusque portis
   cum uno tantum viro hostium cuneos propulit, percussitque de manu
   propria ingentem Slavorum numerum (73).


La verosimilitud de esta historia debe ser dejada aparte, pero tiene como consecuencia que Adolfo de Holstein tuvo constancia de la presencia de las hordas sequeadoras, por lo que reunio un ejercito con el objetivo de expulsarlos de sus tierras (74).

Con esta accion Niklot habia golpeado primero en la guerra contra los vecinos cristianos, pero conviene preguntarnos por que actuo de forma semejante, pues a priori atacar Lubeck no le ofrecia muchos beneficios militares, ya que Wagria no suponia ninguna amenaza para sus dominios (75). Sin embargo, este ataque si que le podria acarrear beneficios, pues con el obtendria un rico botin y prisioneros, ambos bien utilizables contra unos enemigos poderosos. Por otra parte, con la destruccion de Lubeck y sus barcos, asi como con el debilitamiento de la estructura comercial alemana lograba protegerse de los ataques desde el mar. Pero el ataque tendria unas consecuencias muy duras para Niklot desde el punto de vista legal, ya que con esto habia dado un motivo a los sajones para un bellum iustum, el cual hasta ese momento no se podia argumentar como causa de guerra debido a las buenas relaciones entre eslavos y cristianos (76).

5.2. La respuesta germana a los ataques

El ejercito del norte se puso en movimiento hacia la fortificacion Dobin (77). Como ya mencionamos anteriormente, este ejercito estaba bajo el liderazgo de Enrique el Leon y el arzobispo Adalberon II de Bremen y contaba con la ayuda de la flota danesa, asi como con la del hermano del duque de Polonia (78).

La ayuda del ejercito danes pronto se manifesto esteril, pues, como nos informo Helmold, los daneses eran combativos en su hogar, pero no asi lejos de sus tierras (79). La estrategia que siguio Niklot fue: primero vigilar a la flota danesa que se encontraba en la bahia de Wismar, para, a continuacion, enviar a los habitantes de Rugen contra los daneses, cuya flota fue destruida. El otro ejercito danes fue aniquilado desde Dobin debido a la mala direccion danesa en la guerra (80), ya que el ejercito quedo situado en una posicion en la que el lago Schwerin les aislo de recibir cualquier ayuda por parte del ejercito sajon (81). Tras esto, los daneses abandonaron la cruzada, volviendo a sus asuntos internos (82) y entregando sus prisioneros a los eslavos (83). A pesar de la retirada danesa, el ejercito comandado por Enrique el Leon logro llegar a la fortaleza, permaneciendo alli sin crear mas danos hasta que logro que la guarnicion se bautizara (84). La causa de que no se produjeran mas danos podemos encontrarla en Helmold de Bosau, que nos indica que los seguidores del duque sajon evitaron conscientemente un exito en la lucha contra los eslavos (85). Sin embargo, parece improbable que semejantes sucesos se realizaran a espaldas del lider del ejercito. Lo mas probable es que haya sido el propio Enrique el que ha decidido el procedimiento y sus seguidores han procedido sobre esta ordenanza para no inferir al enemigo eslavo ninguna derrota definitiva (86).

El ejercito del sur, que estaba bajo el liderazgo de Alberto el Oso, contaba con numerosos eclesiasticos como por ejemplo: los obispos de Halberstadt, Munster, Merseburgo, Brandenburgo, Havelberg y Moravia; asi como el abad Wibald de Stavelot y de Corvey. Entre los lideres laicos destaca la presencia del margrave Conrado I de Mei[sz]en y los condes palatinos Federico y Hermann (87). El objetivo del ejercito era atacar las fortalezas de Demmin y de Stettin, para lo cual marcho en el mes de julio o agosto (88) a traves del territorio de los lutiches, provocando incendios y devastacion alla por donde pasaron (89). Uno de los hechos que mas trascendencia ha tenido de esta marcha fue la destruccion de Malchow y de un santuario pagano en la frontera (90).

Sobre el desarrollo y resultado real del sitio de Demmin hay muy poca informacion. Tan solo en la Cronica de Helmold podemos encontrar algunas pequenas indicaciones sobre lo que alli acontecio (91). De todas formas, parece ser que el asedio fue inutil, por lo que el ejercito cruzado decidio trasladarse hacia Stettin. La realizacion de esta expedicion se debio a la instigacion de los margraves Alberto el Oso y Conrado, que, como afirma Eric Christiansen, estaban hambrientos de tierras (92), ya que ambos sabian que las tierras que se encaminaban a atacar ya habian abrazado la fe cristiana algunas decadas atras gracias a la actividad misional del obispo Oton I de Bamberg (93). La representacion detallada sobre el asedio de Stettin la encontramos en los Annales de Vicente de Praga, en la que deja claro que Alberto el Oso no habia salido realmente para lograr la difusion de la fe cristiana, ademas el no habria adoptado medidas con la fuerza de las armas en contra de la ciudad:
   Verum ubi ad metropolim eorum Stetin nomine perveniunt, illud
   procut possunt armata militia circumdant. Pomerani autem cruces
   super castrum exponentes, legatos suos una cum episcopo suo nomine
   Alberto, quem dommus felicis memorie Otto Bambergensis ecclesie
   episcopus, qui primo eos ad fidem christianam convertit, eis
   dederat, ad eos mittunt: quaresic armata manu venerint, causam
   exquirunt. Si pro confirmanda fide christiana venerunt, non armis
   sed predicatione episcoporum hoc eos facere debuisse referunt (94).


Cuando el duque Ratibor I de Pomerania se vio en su castillo asediado por el ejercito germano sus hombres clavaron cruces en los muros del castillo para senalar que ellos ya eran cristianos y que combatian alli equivocadamente (95). De esta forma, y gracias tambien a la mediacion del obispo de Kammin Adalberto, se decidio finalmente actuar en base a las determinaciones establecidas por Bernardo de Claraval en el llamamiento a la cruzada, que no eran otras que luchar contra los no cristianos (96).

Despues de estos acontecimientos el estado de animo en parte del ejercito cruzado, incluido el margrave brandenburgues, cambio bruscamente y, debido a la forma de proceder que hasta ese momento habian seguido, comenzaron a cuestionarse su actitud: <<Nonne terra, quam devastamus, terra nostra est, et populus, quem expugnamus, populus noster est? Quare igitur invenimur hostes nostrimet et dissipatores vectigalium nostrorum? Nonne iactura haec redundat in dominos nostros?>> (97). Estas ideas las concibieron tambien el resto de los lideres de los ejercitos que pronto, a pesar de su superioridad, comenzaron a no perseguir mas al ejercito eslavo para aniquilarlo. La cruzada tomo con esto su temprano y poco famoso final y los cruzados se retiraron a sus tierras. En cuanto a la duracion de la cruzada parece ser que fue de en torno a tres meses; al menos eso es lo que se afirma en los Annales Magdeburgenses (98) y en la carta de Wibald de Stavelot y de Corvey que indica que la parte del ejercito del sur, que no habia continuado hacia Stettin, habia comenzado el regreso a comienzos de septiembre (99).

6. El resultado de la cruzada venda

Si tomamos como referencia el contenido del llamamiento de Bernardo de Claraval, el resultado de la cruzada fue un fracaso, aunque se produjeron bautismos masivos de eslavos. El caso sobre el que nos ha llegado mas informacion es el de los bautismos masivos del asentamiento de Dobin (100), que conocemos de la mano de Helmold, quien en su Cronica ofrece una vision bastante negativa de ellos al decirnos que muchos de los bautismos eran falsos (101), ya que, como dice unas lineas mas abajo, los vendos ni acataron el bautismo ni terminaron de saquear y robar a los daneses (102). Como se desprende de esta informacion, los daneses tampoco salieron muy favorecidos, pues parece ser que su posicion de debilidad frente a los eslavos se incremento, ya que estos solo cumplieron en parte el acuerdo de liberar a los prisioneros de guerra daneses (103).

Si tenemos como ciertas las informaciones de Helmold, esta situacion siguio asi a lo largo del ano siguiente, pues, segun el cronista de Bosau, en el ano 1148 los eslavos todavia realizaban ofrendas a sus demonios y continuaban asaltando a los daneses (104).

Es por todo ello por lo que la opinion general de los contemporaneos la cruzada venda es calificada como poco exitosa (105). En terminos similares se expresa Wibald de Stavelot y de Corvey en una carta que escribe al obispo Bernardo I de Hildesheim en 1149 en la que califica la cruzada como ineficaz (106).

Ahora bien, dejando de lado el llamamiento tan radical de Bernardo de Claraval y siguiendo la pretension menos agresiva de Eugenio III, la cruzada logro a la larga lo que se pretendia, es decir, someter a los paganos a la fe cristiana. Las fuentes se muestran igualmente claras a este respecto. Los Annales Rodenses recogen la marcha de los sajones contra los vendos paganos y que no pocos de estos se convirtieron al cristianismo (107).

Igualmente, la Chronica principum Saxoniae et monumenta Brandenburgensia dice que el obispo Wigger de Brandenburgo, con el arzobispo Federico de Magdeburgo y el obispo Anselmo de Havelberg, tomo la cruz y juntos salieron contra los paganos del norte, logrando la conversion a la fe cristiana y el bautismo de muchos de ellos (108).

Por otra parte, las fuentes no recogen ningun motivo concreto del fracaso de la cruzada venda. Sin embargo, todas coinciden en los enfrentamientos de diversa indole como causantes del final de la cruzada. Este es el caso de Oton de Freising, quien nos informo sobre la discordia reinante entre los participantes, que ha permanecido en el recuerdo (109). Las faltas de entendimiento entre los participantes, tanto laicos como eclesiasticos, se podria deber a que la cruzada concluyo con una retirada voluntaria de los ejercitos. En el caso del ejercito del norte se ve claramente que este comportamiento condujo inevitablemente al enfrentamiento dentro del ejercito entre los seguidores de Enrique el Leon y el resto de senores, quienes querian lograr una victoria completa sobre los eslavos. El conflicto se apoyo en la pretension del duque sajon de fortalecer su poder en la zona, que colisiono con los intereses de los otros senores, que se comportaron como si se encontraran en un area libre de dominio, en el que podian hacer valer derechos de conquista a discrecion (110).

Como elemento justificativo de la retirada voluntaria tenemos el hecho de que si las tropas eslavas hubieran sido derrotadas y de esta manera hubieran sido eliminadas sus estructuras de poder, Enrique el Leon no hubiera podido eximirse de las reclamaciones de los senores participantes y forzosamente hubieran tenido que participar en las ganancias. Ya que esta no era su intencion, evito una victoria final (111).

Los Annales Palidenses critican igualmente esa discrepancia, dejando de esta forma claro que los participantes en la cruzada tenian un conflicto de intereses entre ellos:
   Sane quid infausti contineat discordia vel hinc datur intelligi,
   quia cum hic, sicut et in Ierosolimitana profectione, cetus ingens
   hominum unanimitate confluxerit sed pluralitate defluxerit, voto
   nimium frustatus est, quia id ipsum sapere despexit (112).


El conflicto descrito en los Annales Palidenses presumiblemente consistio mas que nada en un conflicto entre lideres eclesiasticos y laicos. Los ultimos querian proteger la tierra parcialmente para no reducir sus propios ingresos y para poder utilizarla todavia para el poblamiento (113), mientras que los eclesiasticos se interesaban tanto por la tierra como por las almas de sus habitantes (114). A pesar de la penetracion de pensamiento cristiano, permanecieron las estrategias de conquista expansiva en el primer plano de las consideraciones laicas. De parte eclesiastica se presento esta conexion entre la ganancia material y la cimentacion ideologica justamente a la inversa. En el centro de su interes estaban la cristianizacion de los vendos paganos y con ello, unido, el impulso cultural.

Como arriba hemos mencionado, no se puede rechazar, sin embargo, la pretension del clero de lograr ganancias territoriales. Juntos forman los senores laicos y eclesiasticos una unidad, lo que Karl Hampe denomino <<insoluble unidad>> (115). Esta unidad estaba motivada por las conexiones mutuas en los intereses entre senores laicos y eclesiasticos.

Vinculada a esta idea tenemos la opinion de Hans-Otto GAETHKE, que supone que la propuesta de la cruzada fue hecha por pocos nobles y realmente solo debio ser la accion de un circulo cerrado; y que no fue hasta el llamamiento de Bernardo cuando se unieron los pequenos nobles y los cruzados no sajones (116). La mayoria de los cruzados de extraccion social baja, tanto sajones como no sajones, junto a la posesion de la tierra, estaban interesados en lograr el lema de Bernardo <<muerte o bautismo>>. Pero el objetivo de la cruzada no se podia alcanzar con la oposicion de los caballeros y asi, finalmente, la masa de los cruzados rasos dio la espalda a la empresa (117). Estos cruzados abandonaron la cruzada posiblemente en parte porque no se estaba acabando con los eslavos, pero, como dicen los Annales Palidenses, el motivo principal del desencanto y de los disturbios fue que se veian fuera del reparto de las tierras teoricamente obtenidas (118).

Junto a las oposiciones entre los miembros de los ejercitos hay que mencionar las oposiciones adicionales entre los pueblos. Sajones y daneses desconfiaban unos de los otros (119), pues los sajones pensaban que los daneses no servian para nada en la batalla y en el bando danes existia el rumor de que los sajones colaborarian en secreto con los eslavos y que solo utilizaban a los daneses como escudo protector para sus vidas (120).

Finalmente, alguno de los contemporaneos busco la explicacion al fracaso de la cruzada mas alla de los enfrentamientos entre los humanos, recurriendo a la figura de Dios. Asi, Vicente de Praga argumento que para el exito de la cruzada venda falto tambien algo asi como <<el favor de Dios>> (121).

7. Conclusion

En primer lugar, mas alla de la polemica historiografica en torno a si esta campana militar puede considerarse una cruzada en el sentido preciso de la misma, lo que si parece claro es que la cruzada venda forma parte del movimiento general de cruzada acaecido a mediados del siglo XII. En este sentido, las conexiones con la cruzada de Oriente se manifiestan a traves de la remissio peccatorum, que en ambos casos es dada. Otro punto comun es que estas campanas no fueron promovidas inicialmente desde Roma, sino que los iniciadores fueron senores de forma individual. No obstante, tambien se observan diferencias dentro de cada campana. Asi, la cruzada contra los vendos se diferencia de la cruzada en Tierra Santa y en la Peninsula Iberica en que no se dirige contra el Islam, sino contra paganos. A esto se une una diferencia adicional, es decir, que la conquista de la tierra fue unida a la conversion forzosa.

La cruzada venda supuso un intento de deshacerse de la carga de una historia de doscientos anos de exitos a medias y repetidos contragolpes de la politica misional y de superioridad mediante una nueva politica contra los eslavos y con las acciones anexas a ella. Aunque no pudieron imponerse en 1147, la expedicion militar contra los vendos supuso el comienzo del fin del dominio eslavo en la zona. La cruzada debio destrozar la natio de los eslavos, basada en una identidad comun con la religion y la cultura, y establecer formas de dominio cristianas.

Por otra parte, el iniciador de la cruzada no puede ser establecido con claridad. Las fuentes no ofrecen referencias al respecto. Sin embargo, a lo largo del articulo hemos visto que uno de los mas interesados en la realizacion de la cruzada era Enrique el Leon, por lo que no seria muy arriesgado aventurar un posible protagonismo de este en la puesta en marcha de la cruzada. A el, posiblemente, se fueron uniendo el resto de participantes, en muchas ocasiones con motivaciones similares a las suyas. Uno de los casos mas claros de esto lo vemos con Alberto el Oso. Tanto uno como otro perseguian con la cruzada venda diversos objetivos al mismo tiempo: por una parte, manifestar su participacion en una parte de la segunda cruzada y, por otra parte, querian perseguir los mismos intereses de poder politico. Ambos objetivos estan estrechamente relacionados, pues Enrique no queria participar en la cruzada de Oriente, debido al conflicto que su linaje mantenia con Conrado III desde el comienzo del reinado de este. Asi pues, vio en la cruzada venda una salida para participar en el movimiento de cruzada, lograr mas poder en los territorios anexos a sus dominios y no ayudar a Conrado a lograr su objetivo en Tierra Santa. Por su parte, el margrave brandenburgues no queria dejar solo al duque de Sajonia al frente de una empresa que podria ser beneficiosa para las aspiraciones germanas y, a su vez, fue una ocasion para dejar clara su pretension de dominacion sobre el territorio al norte de sus dominios, en parte ya cristianizado.

Pero no solo los poderes laicos estaban interesados en la realizacion de una cruzada contra los vecinos del norte, pues en ella vieron los poderes eclesiasticos una gran ocasion para tratar de restablecer la titularidad sobre unos dominios que gradualmente habian ido perdiendo frente a las tribus eslavas. La recuperacion de esos dominios supondria, igualmente, la posibilidad de retomar la politica misional en dichos territorios.

No obstante, las motivaciones de los principales implicados en la direccion de la cruzada se fundamentaron mas en fuertes intereses personales que en motivos de fe y cristiandad. Estos querian, en la mayoria de los casos, demarcar su jurisdiccion y sus areas de influencia economica. Bajo estas pretensiones terrenales se esconde un potencial considerable para el conflicto. Parece claro que las pretensiones de poder han influido en la ejecucion de la cruzada con la division en dos del ejercito, para asi repartirse las zonas de dominio. La division se pudo deber, precisamente, para tratar de evitar la confrontacion entre los principales lideres laicos del ejercito, Alberto el Oso y Enrique el Leon. Pero la perspectiva de dividir las areas conquistadas entre las innumerables pretensiones de dominio del resto de participantes en la empresa de cruzada fue para los participantes mas poderosos algo dificil de tratar. Ante este trasfondo ondean los conflictos anadidos, como consecuencia de haber prometido la posesion de unas ganancias materiales en un extenso volumen antes de haber sido conseguidas.

Es en este punto donde cobra importancia la posibilidad de que se produjera una retirada espontanea, con el fin de no tener que dividir las areas de influencia. Un claro ejemplo lo encontramos en la actitud de Enrique el Leon. La formula empleada por el Leon fue el bautizo de Niklot y sus subordinados y su conversion en tributarios. De las transmisiones de las fuentes documentales no se puede deducir como Niklot, y con el los eslavos, llegaron a un acuerdo con Enrique como jefe de la cruzada.

Por ultimo, la rapida y poco honrosa finalizacion de la cruzada hizo que tanto sus contemporaneos como gran parte de la historiografia la calificaran como un fracaso. Esta apreciacion en parte es cierta, pues en un principio los logros de la cruzada fueron muy modestos. Sin embargo, con el paso del tiempo se demostro que la cruzada fue el inicio del cambio en las relaciones entre eslavos y germanos. Pues los primeros acabaron sometiendose a la voluntad y cultura de los segundos. Los germanos consiguieron penetrar poco a poco en las tierras eslavas mediante la continuacion de la politica misional y de construccion de obispados que habia sido interrumpida con las grandes revueltas eslavas de los siglos X y XI **.

Fuentes

Annales Magdeburgenses, en PERTZ, G. H. (Ed.), MGH, SS XVI, Hannover, 1859.

Annales Palidenses, en PERTZ, G. H. (Ed.), MGH, SS XVI, Hannover, 1859

Annales Rodenses, en PERTZ, G. H. (Ed.) MGH, SS XVI, Hannover, 1859.

BOSAU, H. VON, Helmolds Slavenchronik, en MGH, Scriptores rerum Germanicarum in usum scholarum separatim editi 32, Hansche Buchhandlung, Hannover, 1937.

Chronica principum Saxoniae et monumenta Brandenburgensia, en HOLDER-EGGER, O. (Ed.), Monumenta Germaniae Historica, SS XXV, Hannover, 1880.

<<Eugenius III, Epistolae et privilegia>>, en MIGNE, J.P., Patrologia Latina, vol. 180, col. 1064, Harvard University, Cambridge, 1902.

FREISING, O. VON, Ottonis et Rahewini Gesta Friderici I. Imperatoris, en MGH, Scriptores rerum Germanicarum in usum scholarum separatim editi 46, Hannover, 1912

Sigeberti Gemblacensis chronica cum continuationibus, en BETHMANN, L. K. (Ed.) MGH, SS VI, Hannover, 1844.

Vincentii Pragensis Annales, en PERTZ, G. H. (Ed.), MGH, SS XVII, Hannover, 1861.

<<Wibaldi epistolae>> en Jaffe P. von (Ed.), Monumenta Corbeiensia, Berlin, 1864.

WINKLER, G. B. (Ed.), Bernhard von Clairvaux. Samtliche Werke III, Tyrolia, Innsbruck, 1992.

Bibliografia

AYALA MARTINEZ, C. de, Las Cruzadas, Silex, Madrid, 2004.

BERNHARDI, W., Konrad III, Duncker & Humblot, Leipzig, 1975.

BEI DER WIEDEN, H. y Sch midt, R, Handbuch der historischen Statte Deutschlands, 12, Kroner, Mecklenburg, 1996.

BEUMANN, H., <<Kreuzzugsgedanke und Ostpolitik im hohen Mittelalter>>, en Beumann H. (Ed.), Heidenmission und Kreuzzugsgedanke in der Deutschen Ostpolitik, Wissenschaftliche Buchgesellschaft, Darmstadt, 1963.

BUNDING-NAUJOKS, M., <<Das Imperium Christianum und die Deutschen Ostkriege vom Zehnten bis zum zwolften Jahrhundert>>, en BEUMANN H. (Ed.), Heidenmission und Kreuzzugsgedanke in der Deutschen Ostpolitik, Wissenschaftliche Buchgesellschaft, Darmstadt, 1963.

CHRISTIANSEN, E., The Northern Crusades, Penguin Books, London, 1997.

DECKER-HAUF, H., Die Zeit der Staufer. Geschichte--KunstKultur, vol. III, Wurttembergisches Landesmuseum, Stuttgart, 1977.

DERWICH, MAREK, <<Sachsen und Polen im 12. Jahrhundert>>, en LUCKHRADT, J. y NIEHOFF, F. (Eds.), Heinrich der Lowe und seine Zeit--Herrschaft und Reprasentation der Welfen 1125-123, Hirmer, Munchen, 1995,

DINZELBACHER, P., Bernhard von Clairvaux. Leben und Werk des beruhmten Zisterziensers, Wiss. Buchges, Darmstadt 1998.

GAETHKE, H.-O., Herzog Heinrich der Lowe und die Slawen nordostlich der unteren Elbe, Peter Lang, Frankfurt am Main, 1999.

HAMANN, M., <<Meckenburgische Geschichte>>, Mitteldeutsche Forschungen, vol. 51, Koln, 1968.

HAMPE, K., Herrschergestalten des deutschen Mittelalters, Quelle & Meyer, Darmstadt, 1978.

HAUCK, A., Kirchengeschichte Deutschlands, vol IV, Akademie Verlag, Leipzig, 1903.

HEHL, E-D., Kirche und Krieg im 12. Jahrhundert, Studien zu kanonischem Recht und politischer Wirklichkeit, Hiersemann, Stuttgart, 1980.

HEINEMANN, O. VON, Albrecht der Bar- eine quellenma[sz]ige Darstellung seines Lebens, Kulturstiftung Bernburg, Darmstadt, 2001.

HIGOUNET, CHARLES, Die deutsche Ostsiedlung im Mittelalter, Siedler, Berlin, 1986.

JENSEN, K. V., <<Denmark and the Second Crusade: the formation of a crusader state?>>, en HOCH, M. y PHILLIPS, J. (Eds.), The second crusade: extending the frontiers of Christendom, Yale University Press, New Haven, 2007.

JORDAN, K., Heinrich der Lowe. Eine Biographie, DTV, Munchen, 2002.

KAHL, H.-D., <<Der Plan zum <<Wendenkreuzzug>> von 1147 als Umsetzung sibyllinischer Eschatologie >>, Jahrbuch fur die Geschichte Mittel- und Ostdeutschlands, 39 (1990), pp.133-160.

KAHL, H-D., Slawen und Deutsche in der brandenburgischen Geschichte des zwolften Jahrhunderts, Bohlau, Koln/Graz, 1964.

KAHL, H.-D., <<Wie kam es 1147 zum <<Wendenkreuzzug>>, en Grothusen, K.-D. y Zernack, K., Europa Slavica-Europa Orientalis. Festschrift fu_r Herbert Ludat zum 70. Geburtstag, Duncker & Humblot, Berlin, 1980.

KAHL, H.-D., <<Zum Ergebnis des Wendenkreuzzuges 1147>>, en Beumann H. (Ed.), Heidenmission und Kreuzzugsgedanke in der Deutschen Ostpolitik, Wissenschaftliche Buchgesellschaft, Darmstadt, 1963.

KLEIN, K. K., <<Wendenkreuzzug und Sudostsiedlung. Ein letztes Gesprach mit Harold Steinacker>>, Sudostdeutsches Archiv, vol. 10, Munchen, 1967.

KRUGER, K. H., <<Corveys Anspruch auf Rugen im 12. Jahrhundert>>, en Falschungen im Mittelalter III, Hahnsche Buchhandlung, Hannover, 1988.

LOTTER, F., Die Vorstellungen von Heidenkrieg und Wendenmission>>, en Mohrmann, W-D., Heinrich der Lowe, Vandenhoeck & Ruprecht, Gottingen, 1980.

LOTTER, F., Die Konzeption des Wendenkreuzzuges, Ideengeschichtliche, kirchen- rechtliche und historisch-politische Voraussetzungen der Missionierung von Elb- und Ostseeslawen um die Mitte des 12. Jahrhunderts, Thorbecke, Sigmaringen, 1977.

MAYER, H. E. Geschichte der Kreuzzuge, Kohlhammer, Stuttgart/Berlin/Koln, 2000.

PARTENHEIMER, L., Albrecht der Bar. Grunder der Mark Brandenburg und des Furstentums Anhalt, Bohlau, Koln, 2003.

SCHNEIDMULLER, B., Neue deutsche Biographie, 19, Duncker & Humblot, Berlin, 1999.

SCHULTZE, J., Die Mark Brandenburg, Duncker & Humblot, Berlin, 1961

SCHULTZE, J., <<Der Wendenkreuzzug 1147 und die Adelsherrschaften in Prignitz und Rhingebiet>>, en Berges, Wilh elm, Forschungen zur brandenburgischen und preu[sz]ischen Geschichte, Duncker & Humblot, Berlin, 1964.

UNGER, M., <<Bernhard von Clairvaux und der Slawenkreuzzug 1147>>, Zeitschrift fur Geschichts- wissenschaft, 7 (1959).

Manuel Talavan *

Universidad de Salamanca, Espana

* Candidato a Doctor en Historia Medieval, Universidad de Salamanca, Espana. e-mail: mtalavan@yahoo.es, Salamanca--Espana.

** Articulo recibido el 5/09/2010 y aceptado el 20/09/2010.

(1) Con el nombre de cruzadas del Norte o cruzadas balticas se conoce a las diferentes expediciones militares llevadas a cabo desde mediados del siglo XII hasta finales del siglo XIV por los reinos cristianos de Dinamarca y Suecia y por el imperio aleman contra las tribus que habitaban en el area del mar Baltico. Vease: CHRISTIANSEN, E., The Northern Crusades, Penguin Books, London, 1997.

(2) El maximo exponente del grupo que niega el calificativo de cruzada a estas acciones es Hans Eberhard Mayer, que en 1965 describio la cruzada como <<una guerra anunciada por el Papa, en la que se pide el voto, son concedidos la indulgencia y privilegios materiales y que esta encaminada a la consecucion o el mantenimiento de un objetivo geografico fuertemente perfilado a ciencia cierta: el dominio cristiano sobre el sepulcro del Senor en Jerusalen>>. MAYER, H. E., Geschichte der Kreuzzuge, Kohlhammer, Stuttgart/Berlin/Koln, 2000, p. 263.

(3) HIGOUNET, C., Die deutsche Ostsiedlung im Mittelalter, Siedler, Berlin, 1986, pp. 32-33.

(4) JORDAN, K., Heinrich der Lowe. Eine Biographie, DTV, Munchen, 2002, pp. 29-31.

(5) BOSAU, H. VON, <<Helmolds Slavenchronik>>, en Monumenta Germaniae Historica, Scriptores rerum Germanicarum in usum scholarum separatim editi 32, Hansche Buchhandlung, Hannover, 1937, p. 107.

(6) Ibidem, p. 110.

(7) Ibidem, p. 111.

(8) Ibidem, pp. 111-112.

(9) Idem.

(10) Ibidem, p. 112.

(11) Idem.

(12) Idem.

(13) Segun Margret BUNDING-NAUJOKS, en aquel llamamiento ya se encontraban contenidos todos los sintomas de un llamamiento a la cruzada. Tesis apoyada por Friedrich LOTTER, pues el llamamiento se formulaba con el objetivo de la conversion de los paganos y para la liberacion de la tierra cristiana. Ademas, en el se prometia una ganancia doble: espiritual (la remision de los pecados) y material (la adquisicion de tierra). Por el contrario, Helmut Beumann le va a contradecir, afirmando que por encima de todo estaban los intereses personales del arzobispo de Magdeburgo. BUNDING-NAUJOKS, M., <<Das Imperium Christianum und die Deutschen Ostkriege vom Zehnten bis zum zwolften Jahrhundert>>, en BEUMANN, H., (ed.), Heidenmission und Kreuzzugsgedanke in der Deutschen Ostpolitik, Wissenschaftliche Buchgesellschaft, Darmstadt, 1963, p. 90; BEUMANN, H., <<Kreuzzugsgedanke und Ostpolitik im hohen Mittelalter>>, en BEUMANN, H. (Ed.), Heidenmission und Kreuzzugsgedanke in der Deutschen Ostpolitik, Wissenschaftliche Buchgesellschaft, Darmstadt, 1963, pp. 130-134; LOTTER, F., <<Die Vorstellungen von Heidenkrieg und Wendenmission>>, en Mohrmann, W-D., Heinrich der Lowe, Vandenhoeck & Ruprecht, Gottingen, 1980, p. 14.

(14) GAETHKE, H-O., Herzog Heinrich der Lowe und die Slawen nordostlich der unteren Elbe, Peter Lang, Frankfurt am Main, 1999, p. 72.

(15) Carlos de AYALA MARTINEZ nos muestra la imposibilidad de contar con alguno de los candidatos, bien por hallarse inmersos en conflictos internos (Alfonso VII de Castilla y Leon estaba combatiendo a los musulmanes o Esteban de Inglaterra que estaba dirimiendo una guerra civil contra su prima Matilde), bien por poder representar una amenaza futura para el Papa (Conrado III, que actuo en contra de la nobleza alemana seguidora del Papa, o Roger II de Sicilia, que representaba una amenaza para los dominios del Papado). AYALA MARTINEZ, C. de, Las Cruzadas, Silex, Madrid, 2004, pp. 180-181.

(16) No obstante, parece ser que antes de que Luis VII recibiera el encargo del Papa de ir a la cruzada, el monarca frances ya estaba preparando una accion militar en Tierra Santa. Este el punto de vista compartido por Ernst-Dieter HEHL y por Lopez de Ayala quienes afirman que con esta accion el rey frances pretendia asegurarse el liderazgo en la cruzada al margen del Papa. HEHL, E-D., Kirche und Krieg im 12. Jahrhundert, Studien zu kanonischem Recht und politischer Wirklichkeit, Hiersemann, Stuttgart, 1980, p. 120; AYALA MARTINEZ, C. de, op. cit., p. 181.

(17) Bernardo depende mucho de Roma, entiende la Iglesia como la de los origenes de las primeras comunidades, asi como de Pedro y Pablo. DINZELBACHER, P., Bernhard von Clairvaux. Leben und Werk des beruhmten Zisterziensers, Wiss. Buchges, Darmstadt 1998, p. 285.

(18) <<Eugenius III, Epistolae et privilegia>>, en MIGNE, J. P., Patrologia Latina, vol. 180, col. 1064, Harvard University, Cambridge, 1902, pp. 28-29.

(19) El punto de partida fue la carta que escribio a los Archiepiscopos orientalis Franciae et Bavariae. Claraval, B. de, <<Epistola 363>>, en WINKLER, G.B. (Ed.), Bernhard von Clairvaux. Samtliche Werke III, Tyrolia, Innsbruck, 1992, pp. 648-661. La decision de Bernardo de predicar la cruzada en el imperio se debio a la invitacion de algunos altos dignatarios de la Iglesia germana para difundir personalmente la idea de cruzada en sus tierras. DINZELBACHER, P., op. cit., p. 287.

(20) BOSAU, H. VON, op. cit., p. 115.

(21) FREISING, O. VON, Ottonis et Rahewini Gesta Friderici I. Imperatoris, en MGH, Scriptores rerum Germanicarum in usum scholarum separatim editi 46, Hannover, 1912, p. 60.

(22) No probable muy que en ese momento estuviera fajado oficialmente un plan para marchar contra los eslavos del Elba, sino que este se aprobo a finales de marzo de 1147 en una Dieta imperial celebrada en Frankfurt del Meno, convocada por Conrado III para tratar de asegurar la paz en el imperio durante su ausencia. BERNHARDI, W., Konrad III, Duncker & Humblot, Leipzig, 1975, p. 547; GEATHKE, H-O., op. cit., p. 76.

(23) KAHL, H.-D., <<Wie kam es 1147 zum <<Wendenkreuzzug>>, en GROTHUSEN, K.-D. y ZERNACK, K., Europa Slavica-Europa Orientalis. Festschrift fur Herbert Ludat zum 70. Geburtstag, Duncker & Humblot, Berlin, 1980, p. 293-295.

(24) CLARAVAL, B. de, <<Epistola 457>>, op. cit., pp. 890-893.

(25) <<eamdem eis promittentes indulgentiam peccatorum, quam et his qui versus Hierosolymam sunt profecti>>. Ibidem, p. 891.

(26) Los reparos recuerdan a los reproches de las esferas eclesiasticas a la politica eslava practicada desde hacia mucho tiempo por los principes sajones, siempre despreocupada de la mision en pos de la cristianizacion en beneficio de la ganancia material. LOTTER, F., <<Die Vorstellungen ... >>, op. cit., pp. 22-23.

(27) CLARAVAL, B. de, <<Epistola 457>>, op. cit., p. 892. Sobre la concepcion del uso de natio deleatur en el llamamiento de cruzada de Bernardo de Claraval existe una amplia y enfrentada bibliografia. El mayor debate a surgio entre LOTTER F., y H-D. KAHL. LOTTER mantiene que esto no tiene que ser considerado incondicionalmente como el llamamiento a la destruccion fisica de los eslavos, sino que en ese contexto Bernardo se refiere a la supresion de las organizaciones de poder autonomas no cristianas. Por el contrario, Kahl afirma que Bernardo sigue la idea de San Agustin de realizar la conversion al cristianismo por la fuerza, sin la necesidad del convencimiento interior. Vease: LOTTER, F., Die Konzeption des Wendenkreuzzuges, Ideengeschichtliche, kirchenrechtliche und historisch-politische Voraussetzungen der Missionierung von Elb- und Ostseeslawen um die Mitte des 12. Jahrhunderts, Thorbecke, Sigmaringen, 1977, p. 15; KAHL, H.-D., <<Zum Ergebnis des Wendenkreuzzuges 1147>>, en BEUMANN, H. (Ed.), Heidenmission und Kreuzzugsgedanke in der Deutschen Ostpolitik, Wissenschaftliche Buchgesellschaft, Darmstadt, 1963, pp. 286-287.

(28) LOTTER, F., Die Konzeption ..., op. cit., p. 15. Por otra parte, la historiografia de la RDA realizo otra interpretacion de este lema, afirmando a finales de los anos 50 que el lema <<muerte o bautismo>> significo dentro de su contexto social mas bien <<muerte o feudalizacion>>. De esta forma, Bernardo de Claraval es considerado como el ideologo de la nobleza feudal. Existe una correlacion entre la expansion feudal y la mision cristiana. La investigacion historica del este de Alemania antes de 1989 vio confirmado en el caracter de clase de la cristianizacion de esta forma: los parientes de las altas clases eslavas habian sido los primeros en tomar la fe cristiana despues de la Cruzada venda. Vease: UNGER, M., <<Bernhard von Clairvaux und der Slawenkreuzzug 1147>>, Zeitschrift fur Geschichtswissenschaft, 7 (1959), p. 85.

(29) Sigeberti Gemblacensis chronica cum continuationibus, en BETHMANN, L. K. (Ed.) MGH, SS VI, Hannover, 1844, p. 392.

(30) Annales Magdeburgenses, en PERTZ, G. H. (Ed.), MGH, SS XVI, Hannover, 1859, p. 188.

(31) KAHL, H.-D., <<Der Plan zum, <<Wendenkreuzzug>> von 1147 als Umsetzung sibyllinischer Eschatologie>>, Jahrbuch fur die Geschichte Mittel- und Ostdeutschlands, 39 (1990), pp.133-160. 139-140.

(32) Claraval, B. de, <<Epistola 457>>, op. cit., pp. 892.

(33) HEHL, E-D., Kirche und Krieg ..., op. cit., nota. 573, p. 135.

(34) Claraval, B. de, <<Epistola 457>>, op. cit., pp. 892-893.

(35) <<Eugenius III Epistolae et privilegia>>, en MIGNE, J.- P., op. cit., p. 104.

(36) Idem.

(37) LOTTER, F., Die Konzeption ..., op. cit., p. 13.

(38) MAYER, H. E., op. cit., pp. 87-90. Esta es una opinion que ya aparece recogida en las fuentes: <<Visum autem fuit auctoribus expedicionis partem exercitus unam destinari in partes, orientis, alteram in Hyspaniam, terciam vero ad Slavos, qui iuxta nos habitant>>. BOSAU, H. VON, op. cit., p. 115.

(39) GEATHKE, H-O., op. cit., p. 90.

(40) BOSAU, H. VON, op. cit., p. 118. El asentamiento del lugar es inseguro. La mayoria de los indicios lo situan en un asentamiento entre la parte norte del lago de Schwerin y del lago de Dowe. Niklot la debio destruir (como todas las fortificaciones del oeste de Mecklenburgo) en 1160. Posiblemente, a causa de su buena posicion, la fortificacion fue construida de nuevo, ya que en 1278 aparece mencionada de nuevo. BEIDER WIEDEN, H. Y SCHMIDT, R, Handbuch der historischen Statte Deutschlands, 12, Kroner, Mecklenburg, 1996, p. 47.

(41) BERNHARDI, W., op. cit., p. 566.

(42) GEATHKE, H-O., op. cit., p. 90.

(43) BOSAU, H. VON, op. cit., p. 119.

(44) Ibidem, p. 118.

(45) Ibidem, p. 119.

(46) Annales Magdeburgenses, op. cit., p. 188. Las indicaciones del Annales Magdeburgenses referentes a la grandeza del ejercito pertenecen al <<Imperio de la fantasia>> como formulo Gaethke. Parece poco probable que los nobles sajones lograran reunir un ejercito de 40.000 hombres, a los que habria que anadir los aportados por los reyes daneses y polacos. Sin embargo, de estas indicaciones se puede deducir que tiene que haberse tratado en un ejercito proporcionalmente grande. GAETHKE, H-O., op. cit., p. 85.

(47) Annales Palidenses, en PERTZ, G. H. (Ed.), MGH, SS XVI, Hannover, 1859, p. 82.

(48) <<Wibaldi epistolae>> en Jaffe P. von (ed), Monumenta Corbeiensia, Berlin, 1864, p. 243.

(49) BOSAU, H. VON, op. cit., p. 129. En realidad, las palabras del cronista de Bosau parecen acertadas, pues una marcha sobre el Elba colmaria sus pretensiones de ampliacion de su area senorial, pues Enrique reclamaba el derecho a la posesion de las tierras eslavas en base a que estas ya habian sido dominadas por su abuelo Lotario. GAETHKE, H-O., op. cit., pp. 36-45.

(50) LOTTER, F., <<Die Vorstellungen ... >>, op. cit., p. 21.

(51) Este argumento lo resalta sobre todo Beumann. Vease: BEUMANN, H., op. cit., p. 145.

(52) GEATHKE, H-O., op. cit., p. 87.

(53) Un ejemplo de la relacion con las tribus vecinas es la que Alberto el Oso mantenia con Pribislaw Enrique, principe de los Heveller, que, al igual que su predecesor, era cristiano. Un ejemplo de la buena relacion existente fue la deposicion de las insignias reales del principe Pribislaw Enrique y de su esposa Petrissa en el relicario de la iglesia de Leitzkau y la fundacion de una obra patronal premonstratense al pie del santuario pagano de Triglav. PARTEN-HEIMER, L., Albrecht der Bar. Grunder der Mark Brandenburg und des Furstentums Anhalt, Bohlau, Koln, 2003, pp. 102-107; KAHL, H-D., Slawen und Deutsche in der brandenburgischen Geschichte des zwolften Jahrhunderts, Bohlau, Koln/Graz, 1964, pp. 186-190.

(54) Los impulsos expansionistas del margrave brandenburges parecen haber dejado de lado cualquier otra consideracion que no fueran sus propios intereses. Heinemann, O. von, Albrecht der Bar- eine quellenma[sz]ige Darstellung seines Lebens, Kulturstiftung Bernburg, Darmstadt, 2001, pp. 162-163; KAHL, H-D., <<Zum Ergebnis ... >>, op. cit., p. 113.

(55) DECKER-HAUF, H., Die Zeit der Staufer. Geschichte--Kunst--Kultur, vol. III, Wurttembergisches Landesmuseum, Stuttgart, 1977, p. 351.

(56) En torno a 1122/1125 se caso con Gertrud de Suabia, hija del duque Federico I, hermano este del rey Conrado III. Schultze, J., <<Der Wendenkreuzzug 1147 und die Adelsherrschaften in Prignitz und Rhingebiet>>, en Berges, W., Forschungen zur brandenburgischen und preu[sz]ischen Geschichte, Duncker & Humblot, Berlin, 1964, p. 43.

(57) Tan solo aparece nombrado en los Annales Magdeburgenses dentro de una lista de los principales participantes en la Cruzada. Annales Magdeburgenses, op. cit., p. 188.

(58) DERWICH, M., <<Sachsen und Polen im 12. Jahrhundert>>, en Luckhradt, J. y NIEHOFF, F. (Eds.), Heinrich der Lowe und seine Zeit--Herrschaft und Reprasentation der Welfen 1125-123, Hirmer, Munchen, 1995, pp. 136-143.

(59) En este sentido, las relaciones entre polacos y prusianos eran muy tensas debido fundamentalmente a conflictos por la apropiacion de terreno. Las malas relaciones se manifestaron con claridad el mismo ano de la cruzada venda, cuando el hermano mayor del duque de Gran Polonia, Boleslao IV, marcho con un gran ejercito contra los prusianos. A esa marcha se le unio tambien una seccion de los rutenios, quienes, a pesar de no ser cristianos, siguieron el llamamiento. Sin embargo, los prusianos se defendieron satisfactoriamente. Sch ultze, J., <<Der Wendenkreuzzug ... >>, op. cit., p. 45.

(60) JENSEN, K. V., <<Denmark and the Second Crusade: the formation of a crusader state?>>, en HOCH, M. y PHILLIPS, J. (eds), The second crusade: extending the frontiers of Christendom, Yale University Press, New Haven, 2007, p. 168.

(61) CHRISTIANSEN, E., op. cit., p. 54.

(62) GAETHKE, H-O., op. cit., p. 78.

(63) Las pretensiones del convento de Corvey sobre la isla de Rugen se basan en dos falsificaciones. Por una parte, fue falsificado un documento segun el cual el emperador Lotario I habria concedido la isla de Rugen al convento de Corvey y a su patron protector, San Vito, la direccion de una mision para cristianizar a los pueblos paganos de la isla. Por otra parte, se produjo una mala interpretacion de los resultados de una campana llevada a cabo por Lotario III contra los eslavos en 1114, pues parece ser que no fue a los habitantes de la isla de Rugen a los que sometio a pagar tributo, sino a otros pueblos vecinos. Vease: KRUGER, K. H., <<Corveys Anspruch auf Rugen im 12. Jahrhundert>>, en Falschungen im Mittelalter III, Hahnsche Buchhandlung, Hannover, 1988, pp. 373-396.

(64) KAHL, H-D., <<Wie kam es ... >>, op. cit., p. 288.

(65) Desde el gran levantamiento eslavo de 983 ningun obispo de Havelberg pudo actuar en su diocesis. Del obispado existia solo el nombre. GAETHKE, H-O., op. cit., p. 79.

(66) En opinion de Wilhelm Bernhardi esta decision fue tomada en la reunion de Gemersleben, mientras que Hans-Otto Gaethke indica que Enrique el Leon dio a conocer en la Dieta imperial de Nuremberg del 23 de abril su intencion de dividir los ejercitos, algo que posiblemente era divergente con el plan inicial de emprender un avance conjunto contra los obodritas. Un hecho que probaria que la decision de dividir a los ejercitos suponia una ruptura con el plan inicial es que Eugenio III habia designado un legado para la cruzada venda, con lo podemos llegar a la conclusion de que en un primer momento solo fue planeada una campana. El motivo de la division pudo estar en la prevencion de un ataque de Niklot. GAETHKE, H-O., op. cit., p. 89. BERNHARDI, W., op. cit., p. 565.

(67) Los objetivos territoriales de Alberto el Oso, asi como de los altos dignatarios de las iglesias de Magdeburgo y Havelberg en las partes lutiches de las tierras pomeranias fueron decisivas para la eleccion de la ruta del ejercito del sur. SCHULTZE, J., Die Mark Brandenburg, Duncker & Humblot, Berlin, 1961, p. 71.

(68) Bosau, H- von, op. cit., p. 119.

(69) Idem.

(70) Idem.

(71) Ibidem, p. 120.

(72) Johannes Schultze y Hans-Otto GAETHKE opinan que Niklot no quiso destruir la buena relacion con Adolfo. SCHULTZE, J., <<Der Wendenkreuzzug ... >>, op. cit., p. 46; GAETHKE, H-O, op. cit., p. 92.

(73) BOSAU, H. VON, op. cit., p. 121.

(74) Ibidem, p. 122.

(75) GAETHKE, H-O., op. cit., p. 91.

(76) Ibidem, p. 93.

(77) Hauck, A., Kirchengeschichte Deutschlands, vol IV, Akademie Verlag, Leipzig, 1903, p. 606.

(78) Es de suponer que los sajones habian mantenido contactos directos con los daneses y polacos para recibir esa ayuda. BERNHARDI, W., op. cit., p. 565.

(79) BOSAU, H. VON, op. cit., p. 122.

(80) <<Sigeberti Auctuarium Gemblacense>>, op. cit., p. 392.

(81) CHRISTANSEN, E., op. cit., p. 54.

(82) Segun Kurt Villads Jensen el fracaso de los daneses se debio en principalmente a las rivalidades y a las suspicacias entre Canuto V y Sven. Jensen, K. V., op. cit., p. 168.

(83) SCHULTZE, J., <<Der Wendenkreuzzug ... >>, op. cit., p. 48.

(84) CHRISTANSEN, E., op. cit., p 55.

(85) BOSAU, H.von, op. cit., pp. 122-123.

(86) GAETHKE, H-O., op. cit., p. 98.

(87) Annales Magdeburgenses, op. cit., p. 188. A esta lista de obispos Eric Christiansen le anade el obispo de Mainz. CHRISTIANSEN, E., op. cit., p. 55.

(88) Al menos eso es lo que opina Klein, que localiza, a su vez, el sitio de Demmin en el mes de agosto. KLEIN, K. K., <<Wendenkreuzzug und Sudostsiedlung. Ein letztes Gesprach mit Harold Steinacker>>, Sudostdeutsches Archiv, vol. 10, Munchen, 1967, p. 19. Otra opinion es la de Hamann, que afirma que ambas facciones del ejercito cruzaron el Elba en agosto de 1147. HAMANN, M., <<Meckenburgische Geschichte>>, Mitteldeutsche Forschungen, vol. 51, Koln, 1968, p. 73.

(89) HAUCK, A., op. cit., p. 607.

(90) Annales Magdeburgenses, op. cit., pp. 188-189.

(91) El capitulo 65 de la Cronica slavorum lleva el titulo De obsidione Dimin. Sin embargo, tiene que ser puesto en cuestion a que asedio se refiere Helmold, ya que a lo largo del capitulo habla de forma conjunta de los vasallos de Enrique el Leon y de Alberto el Oso, aunque estos no estaban luchando en el mismo ejercito. BOSAU, H. VON, op. cit., pp. 122-123.

(92) CHRISTIANSEN, E., op. cit., p. 55.

(93) Oton llevo a cabo dos viajes misionales por Mecklenburgo, en los que consiguio la conversion de numerosos eslavos. Tal fue el exito de estas conversiones que Oton I pidio al Papa la creacion de diocesis autonomas en la zona. Dicha peticion se cumplira en 1140 (un ano despues de su muerte), con la creacion del obispado de Kammin. La adopcion de la fe cristiana fue seguida desde el primer momento por los lideres pomeranios, ya que en 1124 el primer duque de Pomerania Wartislaw I se convirtio al cristianismo, localizandose la conversion de su hermano Ratibor en unas fechas cercanas. SCHNEIDMULLER, B., Neue deutsche Biographie, vol. 19, Duncker & Humblot, Berlin, 1999, pp. 669-670.

(94) Vincentii Pragensis Annales, en PERTZ, G. H. (Ed.), MGH, SS XVII, Hannover, 1861, p. 663.

(95) CHRISTIANSEN, E., op. cit., p. 55.

(96) Segun Gaethke, Ratibor fue a Havelberg despues de la cruzada para mantener los compromisos sobre tributaciones, ya que esto en la cruzada venda no estaba permitido oficialmente. GAETHKE, H.-O., op. cit., p. 96.

(97) BOSAU, H. VON, op. cit., p. 122.

(98) Annales Magdeburgenses, op. cit., p. 188.

(99) <<Wibaldi epistolae>>, op. cit., p. 245.

(100) Las fuentes no recogen ningun dato de bautismos en otros lugares afectados por la cruzada. Esta ausencia bien podria deberse a que algunas de las zonas ya habian sido cristianizadas previamente, como es el caso de la zona de Pomerania, donde, como hemos visto, se llevo a cabo la cruzada aun a sabiendas de la anterior cristianizacion de la region.

(101) BOSAU, H. VON, op. cit., p. 123.

(102) Idem.

(103) Idem.

(104) Ibidem, p. 129.

(105) Ibidem, p. 123.

(106) <<Wibaldi epistolae, Epistola 150>>, op. cit., p. 245.

(107) Annales Rodenses, en PERTZ, G. H. (Ed.) MGH SS XVI, Hannover, 1859, p. 718, aqui aparece falsamente datado en el ano 1146.

(108) Chronica principum Saxoniae et monumenta Brandenburgensia, en HOLDER-EGGER, O. (Ed.), Monumenta Germaniae Historica, SS XXV, Hannover, 1880, p. 481

(109) FREISING, O. VON, op. cit., p. 65.

(110) Esto se deduce de las informaciones de los Annales Palidenses: <<Tumultuante siquidem milite et possessionum externarum, quas necdum obtinuerant, terminum statuente, plebio autem in id non conveniente, res indique turbantes, ordine neglecto, tandem aditis castrisque relictis discesserunt ommes, molimine quod propusuerat infecto>>. Annales Palidenses, op. cit., p. 82.

(111) GAETHKE, H.-O., op. cit., pp. 99-102.

(112) Annales Palidenes, op. cit., p. 82.

(113) Es en este contexto en el que cobran sentido las preguntas que se hicieron los cruzados al ver el devenir de los acontecimientos: <<Nonne terra, quam devastamus, terra nostra, est, et populus, quem expugnamus, populus noster est? Quare igitur invenimur hostes nostrimet et dissipatores vectigalium nostrorum? Nonne iactura haec redundat in dominos nostros?>>. BOSAU, H. VON, op. cit., p. 122.

(114) Un claro ejemplo de esto nos lo ofrece la postura mantenida por Enrique el Leon, que acudio al llamamiento de la Iglesia para luchar contra los paganos, pero en ningun momento su conversion era el punto de partida de su accion. HAMPE, K., Herrschergestalten des deutschen Mittelalters, Quelle & Meyer, Darmstadt, 1978, p. 199.

(115) Ibidem, p. 32.

(116) GAETHKE, H-O., op. cit., pp. 103-105.

(117) LOTTER, F., Die Konzeption ..., op. cit., p. 72.

(118) Annales Palidenes, op. cit., p. 82.

(119) CHRISTIANSEN, E., op. cit., p. 53.

(120) <<Sigeberti Auctuarium Gemblacense>>, op. cit., p. 392.

(121) Vincentii Pragensis Annales, op. cit., p. 663.
COPYRIGHT 2010 Universidad Adolfo Ibanez
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:HISTORIA UNIVERSAL
Author:Talavan, Manuel
Publication:Intus-Legere Historia
Date:Jul 1, 2010
Words:12404
Previous Article:Embajadores griegos: ?una diplomacia profesional?
Next Article:Historia y geografia en el siglo XII: el caso de la Historia ecclesiastica, primera version, de Hugo de Fleury.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters