Printer Friendly

Reinventamos un nino a traves de la forma tridimensional: Roberto con la Gorra.

On reinvente un enfant par la forme tridimensionnelle: Robert a la casquette (2)

A child was reinvented through the three-dimensional shape. Robert in a cap

Roberto suena con una gorra

Se trata de Roberto, un nino para quien el modelado de la arcilla en un grupo pequeno fue el soporte de su psicoterapia. Antes de continuar deseamos hacer referencia a un precursor del modelado en terapia: el mismo Freud. En un texto muy poco conocido, da cuenta de una cura con un joven que modela durante la sesion.

Es el caso de la "bola de pan" que encontramos en Psicopatologia de la vida cotidiana, esta especie de Mil y una noches de la obra freudiana. Se trata de la cura de un joven "de apenas 13 anos" afectado desde hacia dos anos de una histeria grave, cura a proposito de la cual Freud (1901) escribe: "Una mano jugando con una bola de miga de pan me hizo revelaciones interesantes". En el transcurso de una sesion, Freud es sorprendido por este hecho: el joven "enrollaba algo entre los dedos de su mano derecha, metia la mano en el bolsillo donde los dedos continuaban jugando, la retiraba de nuevo y asi continuaba". Frente a la solicitud de Freud, el muestra que tiene una bola de miga de pan. En la siguiente sesion, el trae otro pedazo de miga y, durante el intercambio con Freud, el modela "con una rapidez extraordinaria y con los ojos cerrados todo tipo de figuras" que llaman fuertemente la atencion de Freud. "Eran pequenos personajes semejantes a los idolos prehistoricos mas primitivos, con una cabeza, dos brazos, dos piernas y, entre las piernas, un apendice que terminaba en una larga punta" (p.212). Es un texto muy breve del cual no podemos extraer conclusiones excesivas, ni sobre la situacion terapeutica con "mediacion plastica" ni sobre la intervencion de Freud. Sin embargo, queremos senalar, en este caso, la expresion de un sufrimiento y de su relacion con el cuerpo sexuado por intermedio del modelado. Es del orden de lo pre-simbolico, es lo tactil anterior a la palabra. Pensamos que el acto de modelar apendices es una forma para el paciente de cuestionar a Freud sobre la sexualidad y el autoerotismo.

Recibimos a Roberto de cinco anos en el marco del centro Lewis Carroll, servicio de Psiquiatria Infantil, en Champagne, Francia, para un trabajo de mediacion terapeutica con el modelado de la arcilla.

Se trataba de un nino que tenia enfermedades respiratorias repetitivas desde muy pequeno. Abandonado por sus padres que se habian separado, vivia desde los tres anos en un hogar para ninos de la Direccion Departamental de Asuntos Sanitarios y Sociales --DDASS- (servicio estatal de ayuda al infante) y es enviado al centro por una psicosis disociativa.

Hice la eleccion de siete objetos entre una produccion de mas de ciento sesenta objetos modelados realizados durante dos anos con un ritmo de sesiones semanales en grupo y limitadas al calendario escolar.

Los objetos modelados de Roberto siguen una evolucion de "nada" hacia la representacion de un nino. Desde los objetos modelados planos hacia el volumen, de volumenes de igual talla hacia un ultimo objeto, el nino, de un formato inhabitual, mucho mas grande.

Del conjunto de la produccion, podemos distinguir cinco grandes series:

1. "Nada": el nino nombra asi las pequenas masas en las cuales va a hacer trazos, pequenos huecos hasta la produccion de "las huellas de dedo".

2. "El puno": periodo de modelado caracterizado por una fuerte violencia, por una agresividad.

3. "El electrodomestico averiado": el va a modelar toda clase de objetos que no funcionan. Se trata de una figuracion de la muerte en el modelado.

4. "Mi mama, yo y un angel": Es un periodo de reconciliacion y de tranquilidad.

5. "El nino": con dos producciones grandes, el nino en el sillon (4) que mira la television sentado y el nino con la gorra que simboliza la construccion de una nueva imagen del cuerpo.

"Nada"

Despues de mucha aprension durante algunas sesiones, el va a terminar palpando la arcilla y su modelado consistira en aplanar, en hacer pequenas masas, en anadir agua, en hacer huecos y trazos con los utensilios. Tambien va a poner sus dedos encima y a hundirlos en la arcilla. Cada vez, al final de la sesion y frente a mi pregunta: "?Que modelaste hoy?" el respondia: "Nada" y esto continuo asi durante varias sesiones.

Luego, en una de ellas y frente a la misma respuesta, yo le propongo aproximarse muy cerca del objeto para que lo observemos juntos. Le digo que son las huellas de sus dedos, que es asi que vemos bien que el toco la arcilla (Fig. 1).

[FIGURA 1 OMITIR]

El esta muy sorprendido de esta constatacion, de este desdoblamiento: !hay algo de el sobre esta superficie! Descubrio asi la posibilidad de hacer cuerpo con la arcilla.

"El punetazo"

Luego de las huellas de dedos, su produccion cambia el dia en que encierra un poco de arcilla en su mano derecha durante todo el tiempo de la produccion. En el tiempo de la palabra, yo le pregunto: "?Que modelaste hoy?"; el abre su mano, pone el contenido en la mesa y me dice "!eso!".

El objeto era interesante porque reproducia en volumen el interior del puno. La mano era el molde de la tension representada por este objeto. Algunas sesiones mas tarde, en las cuales las producciones eran diversas (por ejemplo, los dos carros varados chocandose, la nada, otra vez la nada con una nueva modalidad: objetos que se parten en pedazos, objetos que se absorben entre ellos y vuelven a la masa para reaparecer), el nos dira: "Todo es barro".

Nuestra sorpresa es grande cuando, en la misma dinamica de hacer aparecer y desaparecer diferentes objetos en la masa, una primera figura humana aparece, mas bien una cabeza y un brazo desprendiendose de la arcilla. Roberto no habia nunca, hasta ahora, modelado ninguna representacion de un personaje. Y de repente emerge de sus manos este "muneco", como el lo anuncia en un tono que muestra bien la dificultad superada para producirlo. ?Que vemos en este objeto modelado? Es el autorretrato de una tension muscular y de la violencia que toca todo, toda la cabeza y el cuerpo del nino. Nosotros le preguntamos lo que hace ese "muneco". El nos responde: "El da un punetazo" (Fig. 2).

[FIGURA 2 OMITIR]

Hicimos la relacion con la produccion anterior del hueco de la mano y podemos decirle mirando el personaje: "Tu eres asi cuando 'tu' eres rabia". Es a traves de este objeto modelado y en esta sesion que podemos significar la naturaleza de su enojo y a quien lo dirige: a su padre. Siempre ausente.

Se conecta una nueva serie de producciones, en las cuales el representa combates: entre monstruos, robots, relojes mecanicos, carros. Roberto siente una rabia fria que lo inhibe fuertemente, y que permanece muy interiorizada.

Los diferentes combates representados nos permiten comprender mejor esta violencia: La de la destruccion de los primeros lazos y la violencia hacia las dos figuras parentales.

"El electrodomestico averiado"

Con la dinamica del taller, las consignas y los limites que le definimos, el va a realizar un compromiso. Como estamos alli en el taller para modelar, y "no solamente para pelearse", Roberto modela una nueva serie de objetos, "averiados", diferentes objetos electrodomesticos, lavadora, nevera, cafetera, tambien computadores y relojes mecanicos.

Cada vez, el nos dice cuando hace referencia a su produccion: "Eso no funciona" con un tono de desolacion. Esta serie toma para nosotros el valor de una inscripcion de la muerte, de la muerte psiquica, ?Resultado de combates? ?De su abandono? ?Que es lo que no funciona para el? ?Por que esta atascado? ?Que es lo que lo desvitaliza?

En esta serie de lo "averiado" hay dos excepciones: la radio de Meme y la television.

El modela "La radio de Meme" (forma familiar de llamar a una abuela) (Fig. 3), luego de haberlo nombrado asi, me acerco a su objeto modelado y aproximo mi oreja para preguntarle "que es lo que escuchamos ahi".

[FIGURA 3 OMITIR]

El responde inmediatamente: "Musica". Esta sesion fue muy emotiva, porque el nino nos conto las visitas donde su abuela, que el "quiere mucho", nos habla de la habitacion de ella y de la radio que se encuentra al lado de su cama. Esta habitacion con sus objetos y su presencia constituyen para el una relacion de proteccion "narcisista" importante.

Esta serie de objetos modelados, muy depresivos, encuentra su resolucion a traves de lo imaginario: el va a modelar un televisor muy bien hecho que, por supuesto, esta averiado. Este objeto es para nosotros, que hemos soportado toda la serie mortifera, el objeto excesivo. Intervengo proponiendole que imagine que yo soy un "tecnico de Darty", (una firma de reparaciones electricas) que tengo todo el equipo, todo lo que se necesita para reparar el televisor y que solo hace falta llamarme por telefono para que venga. El nino, un poco sorprendido, hace "ring, ring", yo descuelgo, respondo y me aproximo a su objeto. Doy vueltas a su alrededor, lo inspecciono, hablo de electricidad, de circuitos electronicos, de antenas, del control, simulo intervenciones tecnicas y, cada vez, hago como si moviera los botones para prender el televisor. A cada intervencion el responde: "Eso no funciona". Al borde de la exasperacion, yo le pregunto: "?Que necesita para que funcione?", el muy serio contesta: "!Pilas!" Su respuesta me divierte y me sorprende.

Tomo un poco de arcilla del centro de la mesa diciendole que voy a buscar para ver si tengo pilas en mi maletin. "?Cuantas?" "!Dos!" Modelo para el muy lentamente dos pilas adaptadas al tamano de su televisor. El no deja de mirarlas. Una vez terminadas se las doy diciendole "Aqui estan" y el las coge. Muy euforico y muy rapido, el toma su objeto, le da la vuelta, coge un utensilio, corta un borde, lo abre para instalar las pilas, las aplana y cierra todo arreglando un poco la forma. Voltea de nuevo el objeto, lo mira, hace como si moviera un boton y su rostro se ilumina. Mira la pantalla y dice "!Funciona!". A partir de esto, nosotros podremos hablar, de lo que el ve como imagen en su televisor.

Si nos extendemos en esta secuencia es para mostrar que intervenciones con la arcilla en si misma sobre objetos modelados en un encuadre terapeutico tienen efectos importantes y son, en ciertos momentos, mas eficaces que una interpretacion psicoanalitica, una intervencion o una explicacion. Este acto del terapeuta de modelar las pilas y su puesta en escena -nosotros los consideramos terapeuticos- constituyen ese entre dos del encuentro, ciertamente comprendido por el nino como un reconocimiento de si mismo, alli donde el esta, con toda su locura mortifera, y del hecho de poder tener respuestas a lo que el interroga.

Otras imagenes ineditas vendran a habitar este objeto modelado. ?Imagenes que vienen a dar vida a su cuerpo? ?Cual es esta energia de vida que aportan estas imagenes? Energia de union y no mas de destruccion. Una nueva etapa ha sido asi superada en la cura de este nino.

"Mi madre, yo y un angel"

Esta serie se desarrolla en el registro de la reconciliacion con ciertos aspectos de su modelado y ciertos aspectos de su vida.

"Mi mama, yo y un angel" (Fig.4) hace parte de esta serie, es un objeto sorprendente por su eficacia proyectiva y su tamano. Le propusimos mezclar tres arcillas diferentes, la negra, la blanca y la roja sin que se vuelva una mezcla, sin que se confundan y cortar esta nueva masa para ver el efecto "de marmol" sobre las dos nuevas superficies que quedaran luego del "corte".

[FIGURA 4 OMITIR]

"Hay alguien" nos dice -- parte izquierda del objeto, en arcilla gris oscura- "Es alguien que tiene un nino sobre sus rodillas" -- dos trazos difusos ligeramente a la derecha de la parte gris en arcilla mas clara- y "un angel" -- en arcilla blanca, a la derecha. (Fig. 4)

"Es mi madre y yo", nos dice con conviccion. A medida que le damos mas presencia a estos dos personajes, madre y nino, en el intercambio con el nino, mas "el malvado" (?el padre?) aparece nitidamente en su discurso -- y en el modelado aparece en arcilla roja detras de los contornos de las tres siluetas.

En ese momento me digo que un peligro acecha la madre y su nino... pero estan protegidos por el angel.

He aqui un objeto que nos cuenta, en la emocion del nino, esta unidad "narcisista" idealmente enunciada, rota para siempre y siempre buscada: ser el bebe de esta madre que se fue muy pronto. El "malvado", con su ausencia, no establece la separacion en la simbiosis imaginaria con el cuerpo de la madre, aun si la amenaza. Con relacion a esta produccion, se siguen en las siguientes sesiones los modelados de alfombras, de sillones.

Las alfombras y los sillones, "para descansar", son fuertemente investidos por Roberto. ?Es una tentativa de reparacion de la ruptura precoz con la madre? Para nosotros esos dos objetos son portadores de una sensacion corporal, de una modalidad de ser en su cuerpo que es muy importante para Roberto.

"El nino"

Los diferentes robots, monstruos, munecos, van a evolucionar cada vez mas hacia una forma humana, la del nino. Nuestro interes se centra especialmente en que Roberto nos los describa. "?Es pequeno?, ?grande?, ?Que edad tiene?, ?Donde esta?". Tambien estamos interesados en la descripcion de diferentes partes corporales de la representacion: "?Esta vestido?, ?Desnudo?".

"Soy yo que mira la television"

Le propongo en ese momento hacer el nino que miraria la television. "!Ah si!" Responde el. Voy a buscar en su estante el televisor "que funciona" (con pilas). El hace un "sillon-alfombra", nombre que recuerda la "palabra-valija" esta asociacion de los surrealistas, y luego con la misma arcilla gris, un nino fusionado con el sillon, con grandes ojos (Fig.5).

[FIGURA 5 OMITIR]

Le pedimos hacer una composicion con los dos objetos: el nino en el "sillon-alfombra" y el televisor. El los desplaza ubicandolos uno frente al otro y los nombra: "Soy yo que mira la television". En la equivalencia imaginaria de esta composicion con el mismo Roberto, quisieramos senalar un doble movimiento: el primero, la externalizacion del cuerpo a traves de la mirada -vaciarse de su cuerpo en la mirada-; el segundo, la desaparicion del cuerpo en el "sillon-alfombra", el cuerpo convertido en una parte de aquel. No hay casi diferenciacion entre el personaje y su soporte.

Roberto es como este objeto modelado, es decir, un nino atragantado por la sensacion representada en el "sillon-alfombra" y que lo reenvia a la sensacion de su Otro materno.

Esta serie nos permite comprender con mayor certeza donde se encuentra psiquicamente este nino.

De otra parte, nos confirmaron que Roberto pasaba en las tardes, mucho tiempo viendo la television, quedandose postrado y triste frente a ella. Luego, en el taller, el podra decir a ciertos momentos: "Estoy cansado".

"El nino con la gorra"

Es el ultimo objeto de toda la serie terapeutica. El va representar "parado" un nino con gorra, con todos los colores de arcilla utilizados en el taller, el color verde sera unicamente para la gorra, a partir de ello, el podra describir en detalle todos los componentes anatomicos y de su indumentaria (Fig.6).

[FIGURA 6 OMITIR]

En la medida en que el mas describe "este nino" las manos se hacen mas ausentes en su discurso y mi atencion se focaliza mas en esta ausencia de manos de su objeto. Le pregunto: "?Y las manos?" el contesta: "Que tonto eres Fernando, tu no entiendes nada... !las manos modelan!". Estas palabras me sorprenden por su extraneza. El es el objeto modelado por sus propias manos, un nino modelado por sus propias manos. Pero las manos de este nino modelado que el ha hecho, estan en otro lugar: ellas modelan. Tendremos la ocasion de volver a hablar sobre esta produccion. Deseamos, sin embargo, insistir sobre el efecto de extraneza producido en nosotros por la "fragmentacion corporal" en la representacion que tiene el nino de si mismo.

A pesar de la riqueza del trabajo terapeutico realizado con este nino, este ultimo objeto marca un limite del trabajo, la estructura psiquica permanece psicotica. "El nino con la gorra" es el resultado de una nueva representacion, la de un nino que puede ser diferente de un monstruo, de un robot, de un reloj arruinado, tambien diferente de ese que se queda acostado sobre el "sillon-alfombra". "El nino con la gorra" esta de pie, puede ir y venir porque, segun Roberto, "no tiene mas miedo".

A la sesion siguiente viene y me dice: "Yo no vengo mas a verte, Fernando". Le pregunto por que y el contesta: "Porque ya no soy un bebe, tengo siete anos, tengo una gorra y una mochila y quiero ir al colegio". "Si es asi, estoy completamente de acuerdo", le digo.

Esta serie de objetos nos permitio acercarnos a la "fragmentacion" de Roberto, pero tambien, y lo afirmamos firmemente, construir, gracias al modelado, una representacion corporal nueva y mas unificada, que procura a Roberto una consistencia corporal real.

El modelado y el inconsciente

?Que nos ensena este caso clinico un poco extremo? Nos muestra en primer lugar el proceso en el cual la sensorialidad hace simbolo gracias al objeto modelado y como la arcilla puede hacer cuerpo con el sujeto.

Es la condicion por la cual, en el encuadre terapeutico, los objetos modelados puedan ser la extension de la sensorialidad corporal y que las representaciones psiquicas sean asociadas a los mismos.

Asi, la preocupacion principal para nosotros, terapeutas, que utilizamos un soporte plastico, es permitir ese lazo estrecho entre el nino que modela y la arcilla --en nuestro encuadre. Esta sensorialidad va de lo tactil hacia lo visual (Mijolla-Mellor, 1992), de la superficie del cuerpo hacia la forma modelada. El inverso es tambien posible, una forma produce sensaciones y emociones (Bayro-Corrochano, 2001).

La forma, esta "gestalt" que constituye el modelado, esta forma tridimensional, por su dimension simbolizante de la sensorialidad, de lo imaginario y de las palabras que le estan asociadas, permite asi "reflejar" la espacialidad corporal y psiquica, una "especularizacion" espacial.

Lo tactil no es solamente el lugar de la relacion erogena con el otro, como el cuerpo a cuerpo, la caricia, si no tambien la base del movimiento corporal, de la percepcion de organos, de la gesticulacion, de la escritura y de tecnicas artisticas. Es tambien el ambito de la memoria corporal, sensible, por la investidura psiquica de la sensacion.

La escultura permitio a Roberto darle a esta huella originaria otro destino diferente de ese patologico en su modalidad auto erotica o de su sufrimiento vivido como un encierro depresivo.

Roberto pudo abandonar la fascinacion por esta imagen sensorial de "sillon-alfombra" en tanto que fusion con la madre, por esta sensacion oculta detras de su violencia, para finalmente representarla, "decirla de de otra manera" y asi producir la posibilidad de representarse el de una forma distinta: de pie.

Es como si este nino postrado, acostado, gracias a la escultura y a esta arcilla que soporto todo, se hubiera enderezado: "Ya no soy mas un bebe, tengo siete anos...".

Conclusion

Asi, esas nuevas representaciones plasticas, como lo hemos explicado, permitieron atenuar la erotizacion excesiva de la huella sensorial (Lacan 1950-1960), la fuerza traumatica, la repeticion, para hacerlas soportables, para pensarlas y simbolizarlas.

Es esta dinamica propia de la creacion que renovara en su dinamica sublimatoria la figuraciones, las representaciones con la misma "pasta" y permitira que se hagan nuevas conexiones en si mismo y fuera de si mismo. Pensamos aqui en Gaston Bachelard (1947) quien hace alusion a una pasta ideal sonada por el nino, ideal para amasar, ni muy dura ni muy blanda.

Nosotros vimos como esta materia podia tambien "hablar" en esta terapia.

La reapropiacion de este intimo inscrito en lo corporal por el modelado produjo una fuerte emocion en Roberto, lo que le permitio recrear otra representacion de si mismo: el nino con la gorra.

Roberto fue escolarizado y, segun las ultimas noticias que nos llegaron, hizo una formacion tecnica. Hoy, de veinte anos, se integro al mundo del trabajo a pesar de una cierta fragilidad.

Recibido: Marzo 14-2012 Revisado: Abril 3-2012 Aceptado: Abril 26-2012

Referencias

Bachelard, G. (1947). La terre et les reveries de la volonte, Paris: Jose Corti.

Bayro-Corrochano, F. (1999). De l'art de toucher a la symbolisation du corps: modelage et psychotherapie, dans <<Terre !>>, Art et therapie, 66/67, Blois, p. 46-59.

Bayro-Corrochano, F. (2001). Les arts plastiques en psychotherapie, dans Les psychotherapies psychanalytiques, 23, Champ psychosomatique, Le Boscat, Ed. L'Esprit du Temps, p. 117-135.

Bayro-Corrochano, F. & Lanfranchi, P. (2002). Film. L'argile et l'enfant modeleur, 26 min, Prod. Les Films de l'Atelier, PPP-F3 Champagne. YouTube bayro fernando film.

Freud, S. (1901). Psychopathologie de la vie quotidienne, Paris, PBP, 1983. p. 212.

Freud, S. (1907). Le delire et les reves dans la Gradiva de W. Jensen, Paris: Gallimard, 1986.

Freud, S. (1938). Abrege de la psychanalyse, Paris: PUF, 1981.

Lacan, J. (1950-1960). L'ethique de la psychanalyse, Le seminaire, livre VII, Paris: Le Seuil, 1986, p. 195-266.

Mijolla-Mellor, S. (1992). Se reflechir en soi-meme >>, dans Leplaisir depensee, Paris: PUF.

Fernando Bayro-Corrochano (3)

Universidad Denis Diderot Paris

bayrof@aol.com

(1) Este articulo fue publicado originalmente en la Revista La lettre de l'enfance et de l'adolescence, Francia. Referencias de la publicacion original : Bayro-Corrochano, F. (2002), << On reinvente un enfant par la forme tridimensionnelle: Robert a la casquette >>, in In ventions d'enfance, La lettre de GRAPE, Revue de l'Enfance et de l'Adolescence, Ed. eres, Sept., No 49. Pgs, 73-81.

(2) La presente traduccion fue realizada para la Revista CES Psicologia, por Adriana Gutierrez, Psicologa Universidad Pontificia Bolivariana, ArteTerapeuta Universidad Denis Diderot Paris 7.

(3) Psicoanalista-Arte-Terapeuta- Escultor. Docente de la Universidad Denis Diderot Paris.

(4) La traduccion exacta es sillon moqueta o sillon alfombra
COPYRIGHT 2012 Universidad del CES
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Traduccion
Author:Bayro-Corrochano, Fernando
Publication:Revista CES Psicologia
Date:Jan 1, 2012
Words:3995
Previous Article:Caracteristicas de la construccion del vinculo afectivo de pareja en la juventud en la ciudad de Medellin.
Next Article:Infecciones de transmision en la juventud: un programa de prevencion comunitario basado en la evidencia, en Texas, EE.UU.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters