Printer Friendly

Redes personales y locus de control en centros urbanos de la Argentina.

Personal networks and locus of control in large urban centers of Argentina

Se presentan los resultados de una investigacion que vincula representaciones de control del entorno con el marco de relaciones interpersonales en que cada persona se encuentra inserta. Diferentes investigaciones han abordado la tematica de como el campo de relaciones interpersonales de una persona modifica sus formas de actuar y sus capacidades de afrontar problemas y necesidades personales y sociales. Tanto desde estudios del capital social (Lin, 2000; Arriagada & Miranda, 2003; Grootaert, 1998; Bagnasco, Piselli, Pizzorno & Trigilia, 2003; Woolcock, 2001), del apoyo social (Van der Poel, 1993; Liebler & Sandefur, 1998; Castro, Campero & Hernandez, 1997; Maya Jariego & de la Vega, 2004; Agneessens, Waegea & Lievensa, 2006) y otros constructos (Lakey & Heller, 1988; Muratori, Delfino & Zubieta, 2013) se ha explicitado la importancia de las relaciones interpersonales en la vida cotidiana. Esta relevancia ha sido observada tanto en la obtencion y acceso a recursos (Gutierrez, 2005) como garantizando o facilitando condiciones para el bienestar psicologico personal (Barron Lopez de Roda & Sanchez Moreno, 2001; Orcasita, Uribe, Castellanos & Gutierrez Rodriguez, 2012). Asimismo, la representacion de control del entorno--observada en la forma del locus de control (Rotter, 1975; Oros, 2005; Visdomine-Lozano & Luciano, 2006)--ha sido tambien considerada un elemento clave para la resolucion de desafios cotidianos. En particular, la conviccion de poder afectar el funcionamiento del mundo circundante (la 'internalidad' del locus de control) ha probado ser un elemento positivo en el rendimiento educativo, el campo laboral, la prevencion en la salud, entre otros.

El presente estudio indaga acerca de la relacion entre ambos fenomenos: (a) la internalidad del locus de control, es decir, ?que tanto la conviccion de poder afectar el mundo?, ?depende de una mayor integracion de la persona en un campo de relaciones estables y confiables? Y, en caso de hacerlo, (b) tipos de relaciones por nivel de internalidad ?que tipos de relaciones se asocian a mayores niveles de internalidad? ?Los lazos barriales? ?Lo familiar? ?Las relaciones duraderas o las efimeras? Estas preguntas suponen una direccionalidad en la relacion entre ambos elementos no libre de ambiguedades: ?es el fatalismo lo que deja a una persona fuera de sus relaciones interpersonales? O por el contrario, ?es la desafiliacion social un factor que amplifica la impresion subjetiva de que el mundo se encuentra controlado por fuerzas que escapan al propio control o a la propia influencia? En el marco de esta investigacion, si bien se reconocen mecanismos por los cuales existen vias de condicionamiento reciproco entre ambos fenomenos, se privilegia la perspectiva por la cual el locus de control, como representacion subjetiva y relativamente variable, se encuentra condicionado por la red interpersonal de relaciones estables que la persona construyo a lo largo de su vida. Es conveniente en este sentido resaltar que esta posicion se encuentra parcialmente fundada en el tipo de vinculo analizado (estables y cercanos), asi como tambien en la constatacion de que el locus de control mostraba variaciones significativas al cambiar las condiciones contextuales macroeconomicas (ante mejoras sostenidas del ingreso nacional tras las crisis economica de la Argentina del ano 2001-2002 la externalidad promedio bajo sensiblemente en la poblacion) (ODSA, 2007).

El concepto de locus de control (o lugar de control) identifica en que medida una persona explica las respuestas de su contexto como consecuencia de sus propias acciones, o bien las visualiza como consecuencia de fuerzas que escapan a su influencia (azar, destino, terceros poderosos, etc.). Rotter (1954) desarrollo este concepto como parte de su teoria del aprendizaje social que fue presentado en 1966 (Rotter, 1975) haciendo operativa (a traves de un test de 13 items) una medida para el nivel de confianza en terminos generales que una persona tiene de lograr afectar su entorno. En la fase inicial del desarrollo del concepto, varios estudios se orientaron a sustentar empiricamente el supuesto que introduce una relacion entre conducta y representacion, mostrando que la percepcion de que una situacion se encuentra controlada por el azar, el destino o terceros con el poder de definirla esta asociada a diferencias en la conducta (Phares, 1957; James & Rotter, 1958; Holdel & Rotter, 1962). Estudios posteriores, a su vez, confirmaron la relacion entre el locus de control y un amplio abanico de fenomenos, tales como su impacto en la educacion (Findley & Cooper, 1983; Hendrics & Montgomery, 1984; Otten, 1977), el desempeno laboral (Tseng, 1970), los consumos televisivos (Rodriguez, 2006) o las conductas y actitudes respecto a la salud (Goss & Morosko, 1970; Kenneth, Strudler & De Vellis, 1978; Norman, Bennet, Smith & Murphy, 1998; Wallston, 2005).

Con relacion a la investigacion aplicada del locus de control, cabe destacar que, si bien son mas numerosos los trabajos donde el locus de control se situa como una causa de otros efectos, existen tambien estudios que recuperan la perspectiva de como se estructura el locus de control, o que proveen informacion sobre sus correlaciones con otros condicionantes. Tales estudios analizan o incorporan controles sobre como la posicion en terminos sociales (observada desde diferencias fenotipicas, economicas y educativas) se asocia a diferencias esperables en la percepcion de control del entorno de los sujetos. En el caso de Rodriguez (2006), al estudiar la relacion entre locus de control y consumos televisivos, encontro que si bien existia una correlacion entre la cantidad de horas que las personas miraban television y su ubicacion respecto a su percepcion de control, el nivel educativo era un factor de peso mas importante que el locus de control. En este sentido, el capital educativo explicaba mas claramente el locus de control que variables como genero o edad, y reducia en gran medida los efectos del consumo televisivo sobre la percepcion subjetiva. En el mismo sentido Palomar Lever y Valdes Trejo (2004), sobre una muestra de 900 individuos, pudieron constatar en Mexico un mayor nivel de externalidad en los sectores de peor posicion de clase, tanto en terminos de ingresos como por nivel educativo de los encuestados. Otros factores que incidieron en menor medida en la alta externalidad fueron el nivel educativo de los padres, ser mujer, y encontrarse por debajo de los 36 anos. En el mismo sentido, Brenlla y Despierre (2007) mostraron diferencias significativas en el locus de control por estrato socioeconomico para el periodo 2004-2006 en grandes centros urbanos de la Argentina, registrandose mayor nivel externalidad en los estratos mas bajos (Brenlla & Despierre, 2007). Los resultados de este estudio sugieren que el locus de control no puede ser tratado completamente como un rasgo psicologico inmanente a la personalidad de cada sujeto: en la Argentina, en el periodo de reactivacion economica 2004-2006, los niveles de externalidad del locus de control bajaron casi un 30%, teniendo un peso preponderante en esta variacion el cambio en las representaciones de los estratos mas bajos (ODSA, 2007).

Finalmente, Lachman y Weaver (1998) hallaron en Estados Unidos, sobre tres muestras de aproximadamente cuatro mil casos en total, resultados compatibles a estos ultimos. En este sentido, los niveles de externalidad se reducian en los grupos de mayor nivel socioeconomico, relacionando luego estos elementos con mejoras en la salud y en el bienestar subjetivo; estos resultados son a la vez compatibles (en terminos de relacion entre nivel socioeconomico y locus de control) con los relevados por Farley, Cohen y Foster (1976) al estimar los diferenciales en el locus de control entre grupos de estudiantes de familias blancas y negras estadounidenses. Similares resultados encuentran Twenge y Campbell (2002) al examinar la relacion entre nivel socioeconomico y autoestima, variable correlacionada parcialmente al locus de control.

?En que medida la estructura de relaciones interpersonales opera de manera analoga al nivel socioeconomico? Si bien los temas de la sociabilidad y la interaccion personal no son nuevos en el campo de la teoria social--en terminos, por ejemplo, de la preocupacion por la anomia y la integracion social en Durkheim (1967 [1897]), o por las formas de interaccion como objeto de la sociologia en Simmel (1898)--los registros sistematicos y cuantificables de lazos, relaciones e interacciones en la vida cotidiana son relativamente recientes. Con especial impulso en torno a nuevas metodologias del 'analisis de redes sociales' (Scott, 1991), entendida como tecnicas pero tambien como paradigma tendiente a revitalizar la importancia de medir, analizar y explicitar las relaciones sociales (Degenne y Forse, 2004), los estudios de redes personales comenzaron a producir material empirico representativo de relaciones interpersonales. Desde las decadas de 1970 y 1980, es posible comenzar a reconocer un numero creciente de trabajos en esta direccion. Trabajos clasicos como el de Granovetter (1973) sobre la heterogeneidad de las relaciones interpersonales respecto de su utilidad para conseguir empleos ('la fuerza de los vinculos debiles'), asi como el trabajo de Fischer (1982) sobre la dinamica de las relaciones interpersonales en ambitos urbanos de Estados Unidos mostraron que observar las relaciones interpersonales y derivar conocimiento a partir de ellas era deseable y posible. Asimismo, no menos importante fue la realizacion de encuestas de hogares a nivel nacional incluyendo relevamientos de relaciones interpersonales, como la General Social Survey en Estados Unidos (Burt, 1984), con experiencias similares en Holanda (Van der Gaag, 2005) y Francia (Ferrand, Mounier & Degenne, 1999).

Por su parte, los estudios que relacionaron en diferentes contextos al locus de control con los vinculos interpersonales muestran resultados heterogeneos. Mari Cauce y Hannan (1992) examinaron diferentes tipos de apoyo social en adolescentes (familiar, escolar y de pares) con el fin de evaluar en que grado estos tipos de apoyo, controlados por el locus de control, podian llegar a tener un efecto moderador (buffer) en los niveles de stress de los jovenes estudiados. En esta indagacion, los apoyos sociales utilizados no presentaron una asociacion con el locus de control, si bien se detectaron interacciones (efectos ampliados al darse en simultaneo) de ambas variables en relacion a su capacidad de moderar los niveles de estres. Martinez Garcia, por su parte (Martinez Garcia, Garcia Ramirez & Maya Jariego, 2002), utilizo el locus de control, niveles de apoyo social y tipos de redes personales para investigar el bienestar de mujeres inmigrantes en Andalucia, tomando como grupo de control a un conjunto de mujeres locales. En dicho contexto, incluso tratandose de una muestra reducida (n=160), se aprecia una relacion estadisticamente significativa entre locus de control y apoyo social suficiente (sufficiency of support) para el grupo de control (entrevistadas espanolas). En cambio, no hay correlaciones significativas entre locus de control y las variables generales que el estudio capta sobre soporte (ej. cantidad de personas en la red de soporte), ni entre apoyo social suficiente y locus de control en los demas grupos. Por ultimo, Kukulu--tambien desde la perspectiva del apoyo social--obtuvo resultados referidos a la relacion entre locus de control y vinculos interpersonales (Kukulu, Buldukoglu, Kulakaq & Deniz Koksal, 2006). Al respecto, dicho estudio procuro establecer la dependencia de las habilidades sociales de estudiantes de enfermeria para comunicarse y hacerse respetar (grado de asertividad), segun sus condiciones de apoyo social, locus de control y habilidades comunicativas. En este marco, el estudio encontro una correlacion significativa entre el apoyo social percibido de pares y el locus de control, donde un mayor apoyo se relaciono con menores niveles de externalidad; pero no encontro relacion entre el locus de control y el apoyo familiar (Kukulu et al., 2006). Es relevante destacar que en el estudio de Kukulu et al. (2006), la representacion del locus de control es tratada como un factor fijo, incluso si existen evidencias que las representaciones sobre si mismo y sobre el funcionamiento del entorno sean sensibles a factores externos a lo largo del tiempo. De esta forma, los autores precisan:

El locus de control parecio afectar las habilidades comunicativas y el apoyo percibido de pares en forma directa pero tuvo un camino [una relacion] indirecta con la asertividad a traves de las habilidades comunicativas. Este vinculo entre locus de control y asertividad puede ser explicado por el hecho de que los estudiantes de enfermeria con un locus de control interno tienen fe en sus habilidades para desarrollar habilidades comunicativas y obtener apoyo de sus pares (Kukulu et al., 2006, p. 36).

De este modo, Kukulu explica los vinculos por las representaciones, y no a la inversa, incluso si desde la formulacion teorica del concepto de locus de control no es evidente como--dentro de umbrales nopatologicos--una mayor confianza en afectar el entorno vuelve a una persona marcadamente mas social.

Metodo

Participantes

Los datos a partir de los cuales se realizo este analisis se basan en la Encuesta de la Deuda Social Argentina del ano 2006. Dicha encuesta se realiza en un conjunto de aglomerados urbanos de la Argentina desde el ano 2003 y releva condiciones socioeconomicas de los hogares y los individuos. En la edicion del ano 2006 cubrio siete grandes centros urbanos de la Argentina: Gran Buenos Aires, Gran Salta, Gran Resistencia, Neuquen-Plottier, Gran Cordoba, Gran Mendoza y Bahia Blanca, todos centros urbanos de mas de 200 000 habitantes. Asimismo, se incorporo a la misma un modulo de redes personales en el que se inspeccionaban vinculos que los participantes identificaban como importantes a la hora de requerirse ayuda, apoyo o consejos en sus situaciones dificiles de resolver de otro modo. De cada vinculo, a su vez, se relevaron caracteristicas personales (tales que el sexo, la edad y el nivel educativo), asi como atributos de la relacion (tales que la duracion, la frecuencia, el origen, entre otros).

El tamano muestral fue de 1500 entrevistados (un adulto por hogar), utilizandose un procedimiento de muestreo estratificado poli-etapico. A partir de una lista inicial de ciudades a incluir en la muestra, la seleccion de casos se apoyo en informacion censal geo-referenciada para poder hacer, como primer paso, cuatro estratos de igual tamano segun criterios de nivel socioeducativo de las zonas geograficas de cada ciudad. A partir de esos estratos, se selecciono aleatoriamente una cantidad de 'radios' asociados a cada punto muestral a utilizar. El 'radio' constituye la unidad censal de quinto nivel de desagregacion (luego de pais, provincia, departamento y fraccion) disponible para el procesamiento de la informacion Censo Nacional de Poblacion y Viviendas de 2001 (INDEC, 2001), correspondiente en promedio cada radio al area relativa a 300 hogares. Luego, dentro de cada radio se selecciono aleatoriamente una manzana, para finalmente en el procedimiento de campo seleccionar al azar un hogar dentro de cada manzana s eleccionada. En cada hogar seleccionado se realizaron dos revisitas en caso de no encontrarse adultos a encuestar dentro de las cuotas de edad y sexo establecidas para cada aglomerado, cubriendo asi el total de 1500 adultos (mayores de 18 anos) entrevistados.

Indicadores

El nivel de externalidad del locus de control se relevo en la encuesta por medio de un test abreviado de locus de control (Salvia, Brenlla & Rodriguez, 2004). El mismo se basa en un indice que indica el grado en el que la persona cree que influye en los 'refuerzos' que su entorno le proporciona (es decir, en que medida el contexto en el que se encuentra inserto responde a sus acciones). Este test abreviado consta de cuatro items, extraidos de la escala de Rotter de locus de control, considerandose como individuos externos aquellos que reunen entre dos y cuatro respuestas que marquen falta de percepcion de control. Estos items fueron validados en pruebas piloto previas a la primera edicion de la Encuesta de la Deuda Social Argentina, y con mayor exhaustividad en forma posterior a la edicion de 2006 (Brenlla & Vazquez, 2010). En terminos generales, en la dimension del locus de control, se obtuvo un total de 32% de los casos con locus de control externo, nivel que asciende a 39% si se considera solamente a las personas sin vinculos y disminuye a 29% si se observa a aquellos con vinculos.

El modulo de redes personales anexado al cuestionario del ano 2006 tuvo por objeto ampliar la visibilidad de las manifestaciones de los lazos interpersonales en la poblacion estudiada. Si bien en ediciones anteriores se habian realizado mediciones de indicadores de apoyo social --como dimension relevante de la sociabilidad--, el nuevo modulo de redes personales debia permitir hacer mas accesible informacion referida a los vinculos circundantes, fueran o no objeto de operaciones concretas de apoyo reciente. El diseno del modulo replico en buena medida el cuestionario preparado por el equipo de Burt (1984) para la General Social Survey de 1985 en Estados Unidos. Respecto a este modelo se agregaron algunos items y se quitaron otros, dando mas relevancia a lo barrial y restando informacion referida a los contenidos de las relaciones. El modulo para centros urbanos de la Argentina se apoyo, al igual que en el caso estadounidense, en un unico generador de nombres (3), evitando la complejidad de campo de retomar listas de nombres producidas bajo diferentes escenarios mentales. El generador de nombres utilizado fue:

Con frecuencia, la gente recurre a amigos, familiares, companeros de trabajo o conocidos cuando necesitan un consejo o ayuda para situaciones que sin ellos serian dificiles de resolver. Entre sus conocidos, sin incluir a quienes viven en su hogar, digame por favor, solamente el nombre de las personas a las que recurriria en este tipo de situaciones (ODSA, 2006)

De esta forma, cada encuestado podia citar una serie de nombres de conocidos en su entorno (que no vivieran en el mismo hogar), para que sobre los primeros cinco de ellos se aplicaran 11 items completando informacion sobre los mismos.

Como resultado del relevamiento, 1518 vinculos fueron mencionados por los 1500 encuestados, de los cuales 822 manifestaron tener uno o mas vinculos. Una cuarta parte de estos vinculos fueron descriptos como de origen familiar, algo mas de la mitad fueron catalogados como vinculos de amistad, y los restantes se repartieron entre vecinos, parejas, companeros de trabajo, estudio y otros. A nivel geografico, fue llamativo que la mitad de los vinculos residia a un km o menos de la vivienda del encuestado. A su vez, en 95% de las relaciones los encuestados dijeron compartir charlas sobre temas personales importantes.

Los indicadores utilizados en este articulo a partir de este relevamiento son:

--Tamano de la red personal: refiere a la cantidad total de vinculos mencionados en el generador de nombres.

--Origen del vinculo: este indicador responde a la pregunta 'como se conocieron', y permite distinguir entre vinculos creados en espacios institucionales (en un trabajo o en ambitos educativos), en el barrio, a traves de conocidos u otros origenes.

--Tipo de vinculo: con relativa independencia al origen, los vinculos son al momento de relevarse clasificados por los encuestados en categorias sociales que organizan las relaciones. Las mismas permiten especificar lazos de tipo familiar (padres, hermanos, hijos, otros), lazos de amistad, de vecindad, companeros de trabajo o estudios, u otros (residual).

--Distancia a la vivienda: indica la distancia en kilometros entre la vivienda del encuestado y aquella del vinculo mencionado (menos de 1/2 km, hasta 1 km, hasta 2 km, de 2 a 50 km, mas de 50 km). Con ello se busco establecer la capacidad de insercion geografica en el aglomerado urbano de los encuestados, asi como la identificacion de sociabilidades de corte local.

--Educacion de los vinculos: el nivel educativo de los vinculos opera como referencia de clase de los lazos declarados, permitiendo establecer una cuantificacion de en que medida es relevante el capital cultural de los lazos disponibles en sus efectos generales. Las categorias fueron: secundario incompleto o menos (menos de 12 anos de estudios aprobados); secundario completo (12 anos de estudios aprobados); universitario completo o incompleto (mas de 12 anos de estudios aprobados).

--Edad y sexo: caracterizacion de los vinculos en terminos de edad y sexo.

--Contenido: el item incluido respecto al contenido de la relacion (que hacen o comparten las personas en esa relacion) interrogo sobre si las personas hablaban o no de 'temas personales importantes', con el fin de controlar si el generador de nombres seleccionado incorporaba a la medicion relaciones de tipo afectivo/personal, o solamente vinculos de tipo instrumental.

--Frecuencia: cada cuanto tenian contacto las personas, pudiendo responderse en terminos de contactos diarios, semanales, mensuales o menos que mensuales.

--Duracion: cantidad de tiempo (en anos) desde que conocio a la persona mencionada. La escala ofrecida fue: menos de 1 ano, 1 a 3 anos; 3 a 6 anos; mas de 6 anos.

Resultados

Como se menciono anteriormente, el presente analisis se orienta a identificar elementos de los vinculos interpersonales que afecten--en la poblacion estudiada--la representacion del locus de control. En este sentido, cabe senalar que el analisis de los efectos de las caracteristicas de las relaciones personales se aplica sobre los sujetos que han manifestado disponer de vinculos, dada la imposibilidad de evaluar el efecto de las relaciones en aquellas personas que no enumeraron relaciones. A modo de referencia, sin embargo, puede encontrarse al pie de cada tabla el nivel de externalidad en el conjunto de personas que no mencionaron vinculos disponibles en su entorno. El analisis de resultados entre las redes personales y el locus de control se organiza en las siguientes tres secciones: segun caracteristicas de la red, segun caracteristicas de las relaciones y segun caracteristicas de los alters. Se presentan en primer lugar las caracteristicas en el nivel de la red.

Caracteristicas en el nivel de la red

La primera aproximacion a la relacion entre la red personal y el locus de control considera la red como un conjunto, caracterizando en este nivel la red en funcion de su tamano (cantidad de vinculos). Respecto a la medida del tamano, cabe destacar que la misma debe ser considerada en relacion al caracter parcial de captacion de lazos interpersonales que este estudio comparte con la mayoria de los estudios de redes personales; es decir, tamano de la red entendida a partir del generador de nombres aqui utilizado. Por medio de este recorte sobre personas relevantes para los sujetos dentro de sus redes, el tamano de la red captada mostro una proporcion cercana a la mitad de la muestra (45%) que no pudo enumerar a ninguna persona como recurso adecuado para compartir una situacion conflictiva o pedir consejo fuera del hogar, como se observa en la Tabla 1, mientras que en el resto el promedio de vinculos fue cercano a dos por persona. Respecto al peso del tamano de la red sobre la subjetividad, las variaciones en la cantidad de vinculos incidieron en la forma en que se manifesto el locus de control, habiendo mayor concentracion de personas con locus de control externo entre aquellos que no declararon vinculos. Especificamente, el porcentaje de individuos en esta condicion es algo mas que el doble respecto a individuos que declaran tres o mas vinculos (37,8% contra 17,3%).

En este sentido, en terminos de cantidad de vinculos, se produce una asociacion entre tamano de la red y locus de control, donde a mayor cantidad de lazos menor nivel general de externalidad.

Caracteristicas en el nivel de las relaciones

En segunda instancia, se presenta la vinculacion entre el locus de control y los atributos correspondientes a las relaciones interpersonales de la red personal. Con estos atributos se hace referencia a elementos que en su menor grado de agregacion no pueden ser enunciados por la red (como lo es el tamano) ni es tampoco posible imputarlos a los sujetos que la relacion relaciona (como lo es la edad).

Los atributos en el nivel de la relacion son particularmente importantes para dar cuenta del hecho de que la relacion no solamente es una conexion actual con otra de persona (una posibilidad de intercambios), sino que, en tanto conexion, responde a un proceso pasado de conformacion y desarrollo de esa relacion. Estos procesos, en tanto tales, tienen una historia y en ella un anclaje en un tiempo y en un espacio social. A las personas se las conoce, se las contacta y luego se las continua viendo, en lugares concretos. Los vinculos a su vez operan como fuentes de nuevos vinculos, creciendo la red personal desde sus nodos. En ambos fenomenos--la asistencia a espacios y la circulacion de conocidos entre conocidos a traves de recomendaciones, salidas, reuniones, visitas, favores--se juega buena parte de la sociabilidad en terminos de produccion y reproduccion de las redes personales. Con esto no debe suponerse que los sujetos hagan sistematicamente--si bien pueden hacerlo en circunstancias--una reflexion activa u operaciones voluntarias sobre su red personal en tanto tal. En forma usual, la red personal (el grupo de conocidos que se encuentran socialmente cerca) aparece a los sujetos como un emergente no previsto del curso de la vida. Como consecuencia --antes que como meta--de practicamente todo proceso social (la entrada al mercado de trabajo; eventos asociados al nacimiento, muerte o enfermedad; la escolarizacion propia y la de los hijos; la migracion; las transformaciones macroeconomicas del Estado o la region; las guerras; etc.) las redes personales se ven alteradas en su forma y contenido. Para los sujetos, este curso de transformaciones se mantiene opaco incluso al tratar de comprenderlo retrospectivamente; por que alguien aparecio en mi vida, por que alguien se alejo, etc.

En este sentido, las relaciones intersubjetivas son la objetivacion analitica de procesos concretos de socializacion, y en tanto tales no ocurren ni pueden describirse por uno u otro sujeto (ni por el ego ni por el alter) sino que transcurren y se asientan en esa sustancia especifica que abordamos bajo los terminos "relacion", "lazo", "vinculo". La relacion es para los sujetos--y para su estudio--algo que posee caracteristicas propias, en tanto representacion dinamica del proceso continuo de interaccion durable entre dos personas. Por esto, la influencia de eventos distantes en el pasado--como las caracteristicas del barrio de la infancia, o la eleccion del lugar de estudios en la juventud--pueden mantenerse visibles muchas decadas despues. Respecto a la informacion relevada, las caracteristicas que seran analizadas del vinculo son: la intensidad o fuerza, el origen, el tipo de vinculo y la distancia entre las viviendas. La intensidad de los vinculos suele ser comprendida como un concepto complejo, que remite a una variedad de factores de la experiencia de la relacion. Es posible tener contactos cotidianos sin por ello compartir temas personales; o compartirlos pero hacerlo en forma ocasional con personas con las que no se establecen vinculos durables; o tener vinculos durables que son tenidos en cuenta a instancias de resolver problemas solo muy raramente. Al respecto, cabe senalar que los vinculos estudiados pueden ser clasificados en su gran mayoria como vinculos 'fuertes', entendiendo a los mismos como vinculos durables, de alto grado de compromiso personal y de alta frecuencia de contacto (Tabla 2). En este sentido, 80,5% de los vinculos fueron con personas que fueron conocidas hace mas de seis anos, mientras que menos del 2% de los vinculos tiene un pasado inferior al ano.

Con relacion a los niveles de externalidad con relacion a la duracion, surgieron diferencias significativas entre las relaciones con duracion menor al ano y el resto de las relaciones, lo que daria cuenta de un cambio cualitativo en las relaciones estudiadas a partir del ano. Como segundo elemento para identificar la intensidad de las relaciones, puede observarse en la Tabla 2 el alto nivel de conversaciones en que se consigno hablar de temas personales importantes con la persona mencionada (96,5% respondio afirmativamente). Esto es particularmente importante si se considera que el generador de nombres utilizado ponia enfasis en la resolucion de problemas o situaciones, bajo el supuesto de que de ese modo se mencionarian a personas (si bien no necesariamente todas ellas) consideradas 'importantes' en sentido personal amplio y no solo en terminos instrumentales; segun este alto nivel de participacion en charlas sobre temas personales, el instrumento parece haber funcionado correctamente. En tercer lugar, puede observarse respecto a la frecuencia de encuentros el alto nivel de frecuencia de contactos, habiendose consignado practicamente la mitad de los vinculos como de ocurrencia de contacto diario (45,9%), llegando en forma acumulada al 91,6% si se incorporan tambien los vinculos con frecuencia de encuentro mensual (Tabla 2). Respecto a la representacion subjetiva del locus de control, se evidenciaron diferencias en el nivel de externalidad en funcion de una externalidad algo mayor (casi 6pp) en los vinculos de frecuencia diaria.

En la Tabla 3 se presenta el origen como segunda dimension relativa a las caracteristicas en el nivel de las relaciones. Respecto al origen, cabe destacar en primer lugar--en consonancia con otros estudios de redes interpersonales (Grossetti, 2009)--el bajo grado en que la creacion de relaciones durables esta sujeta a encuentros casuales, en el sentido de encuentros con personas con las que no se comparta previamente un ambito o un conocido en comun. Tanto es asi que si se agrupan los vinculos de las redes personales observadas por su origen, los vinculos con familiares, los originados a traves de un conocido y los atribuidos a espacios sociales (educacion, trabajo y 'el barrio'), queda cubierto el 95% de los vinculos. Dentro de estos tres grandes mecanismos de socializacion (la familia, los espacios y por extension de vinculos existentes) los vinculos provenientes de los espacios educativos muestran los menores niveles de externalidad de los encuestados (11,2%), mientras que los mas altos se asocian a nexos provenientes de espacios familiares y barriales (30,6% para familiares, 32,2% para a traves de otro familiar y 30,8% para conocidos en el barrio). Los contactos a traves de amigos, por su parte, muestran niveles intermedios de externalidad en los 'egos', ubicandose en forma promedio en 20,3%.

Cabe senalar tambien que al analizarse el origen del vinculo en relacion al locus de control, es posible reconocer un contenido propio del ambito de construccion del vinculo (familiar, barrial, escolar, etc.) que opera con independencia al mecanismo de generacion del mismo (personal directo, personal mediado, institucional). Es decir, que tanto un vinculo con un familiar como un vinculo obtenido 'a traves de un familiar' se asocian a un sustrato o efecto comun en terminos de externalidad del locus de control. Posiblemente esto pueda explicarse en el sentido en que mas alla del modo de concretarse, las relaciones comparten el matiz comun de dar cuenta de un 'estilo de vida', o al menos de un conjunto de vivencias y anclajes ligados a ciertos ambitos (por ejemplo 'lo familiar') como contenido amplio, como topico organizador de creencias, conductas y opiniones. En la relacion con las representaciones del locus de control, de hecho, se muestran mas relevantes estas distinciones de contenidos institucionales del vinculo (?son del barrio o de un trabajo?, ?los conoci por un amigo o por un familiar?) que el mecanismo por el que se produjo el conocimiento, es decir, si fue en forma mediada por otro vinculo (a traves de ...) o en el contexto de compartir un cierto ambito. De esta forma, los vinculos capturan la dualidad de lo historico y de lo ahistorico a la vez; la relacion es hoy de amistad, pero se inicio en un 'conocido de', pudiendose reconocer en el tiempo la impronta de este pasado.

En la Tabla 4, se presenta la informacion de relaciones y niveles de externalidad por tipo de vinculo. Al respecto, es posible constatar si se comparan las distribuciones de origen del vinculo (Tabla 3) con las de tipo de vinculo (Tabla 4), que mientras que el 28,5% de los vinculos tenian su origen 'en el barrio', al observarse por tipo de vinculo solo un 5,3% son entendidos como vecinos en el tipo de relacion. En la categoria 'familia' puede verse tambien como solo parcialmente se superpone con el criterio de parentesco. Al interrogarse sobre el origen de las relaciones, 346 casos se indican como 'es familiar'; sin embargo, dentro de los vinculos 'familiares' (incluyendo 'otros familiares') la categoria reune algunos casos adicionales (hay 353 en total, adicionandose 7 relaciones). Sobre el locus de control la informacion de tipos de vinculo es consistente con aquella del origen de los mismos, respecto a la relevancia de los diferentes ambitos de construccion de vinculos en las trayectorias vitales. Esto se expresa en el sentido de una mayor percepcion de control de sus condiciones por fuerzas externas, ajenas a su influencia, en aquellas personas ligadas por vinculos familiares, siendo el vinculo con los hijos la excepcion dentro de ello y la categoria 'vecino' el escenario de menor nivel de representacion de control por parte de los sujetos.

Es importante remarcar, por su parte, que la tipificacion imputada a los vinculos (amigo, primo, etc.) resguarda un grado de discrecionalidad en su uso para los participantes de las relaciones. La laxitud en la atribucion del tipo de relacion sugiere la conveniencia de tomar a este indicador como un elemento variable por el que las personas resignifican sus vinculos. De esta forma, 'el barrio' puede ser mucho mas que 'los vecinos' cuando se tienen muchos 'amigos' que viven en la cuadra. En este caso, el termino 'vecinos', ademas de denotar un criterio de cohabitacion residencial supone algo de negativo; ser 'solo vecinos' da cuenta de alguien que vive en las cercanias, pero que ademas, no puede ser clasificado como amigo. De igual forma, la inclusion en el campo de lo familiar de personas sin lazos de sangre da cuenta del sentido dado a lo familiar en la expresion 'es como de la familia'; lazos durables, confiables, seguros. Como ultima dimension descriptiva del nivel de las relaciones sera analizada la relacion entre locus de control y la distancia geografica entre las viviendas del respondente con sus vinculos. La dimension espacial enmarca los vinculos como relaciones concretas que acontecen no solo en un tiempo y sino tambien en un espacio fisico particular. Estas dos variables--el espacio social y el espacio fisico, aunque socialmente significado--son condiciones de posibilidad para la actualizacion de las experiencias en que los sujetos interactuan, y en tanto condiciones son elementos capaces de 'condicionar'.

Con relacion al espacio, cabe distinguir el concepto de 'espacio relacional', de aquel de 'espacio fisico', retomando a este ultimo como un elemento pasible de ser estudiado desde una motivacion sociologica. Esto es, que con independencia al espacio social de interacciones en que es posible abstraer una trama social, subyace a este el espacio fisico en el que los cuerpos y objetos del primero se ubican y conforman. El espacio fisico, por su parte, permite ser incorporado en el analisis--al igual que el espacio social--como un sistema de determinacion de distancias, en el que es posible distinguir lo cercano de lo remoto, lo agrupado de lo disperso. La relacion entre estos espacios (en ultima instancia, entre sus criterios de distanciamiento) es de interes para el analisis de aspectos sociales en tanto que las distancias que emite el sistema fisico condicionan las interacciones en el espacio relacional. Esto se hace notar de varias maneras. Por una parte, la distancia fisica guarda una relacion con el costo material de las interacciones. Para actualizar una relacion cara a cara la copresencia es una condicion, y dicha copresencia supone en relaciones entre persones fisicamente distantes la necesidad de desplazarse. Para esto, el uso de medios de transporte rentados o adquiridos (trenes, micros, autos, aviones) impone erogaciones directas para costear la dinamica de los encuentros. Por otra parte, las redes vinculares y las instituciones (en su manifestacion mas fisica, sus edificios) se introducen tambien en estos esquemas de distancias y cercanias, provocando sistemas barriales de interaccion en los que transitar de un barrio a otro, o de una region de la ciudad a otra, puede aumentar en dificultad en forma ampliada con relacion a la distancia 'estrictamente fisica'. Esto produce formas de socializacion particulares por zona (geografica), que coordinan las distancias fisicas con distancias sociales, cargando de sentido la interaccion entre vecindarios, barrios, zonas y regiones.

Por ultimo, en el marco de las relaciones, la distancia fisica condiciona las formas de las interacciones; antes por cartas, y ahora tambien por medios de comunicacion a distancia (telefono, Internet), es posible establecer interacciones en la lejania, reproduciendo artificialmente parte de la experiencia de la interaccion cara a cara. Sin embargo, ademas de los medios de telecomunicacion, las instituciones fuera del barrio (asistir al trabajo, espacios educativos, etc.) tienen una funcion clave en la posibilidad de socializar con personas y pautas ajenas al barrio. En este sentido, estas instituciones son disruptivas del espacio local, teniendo la capacidad de producir una apertura del barrio, no sin al mismo tiempo dejar supeditada esta apertura a la continuidad de la participacion en ellas.

En la Tabla 5 se observan las distribuciones y valores de locus de control en funcion de las distancias entre las viviendas de los vinculos y el respondente. La distribucion de vinculos segun localizacion geografica de las viviendas se reparte en forma practicamente homogenea entre los rangos de menos de V km, de V km a 2 km y entre 2 km y 50 km, agrupando aproximadamente un tercio de los vinculos en cada una de ellos. Fuera de estos grupos resta un 5,6% de los vinculos que habitan fuera de la ciudad del entrevistado, en la categoria mas de 50 km. Por su parte, el caracter de fisicamente localizado de los sujetos se refleja en efecto a traves de sus representaciones del locus de control. La conviccion de no poder afectar las condiciones del contexto decrece a medida que se dispone de contactos distribuidos fuera del barrio, partiendo de 32,1% para contactos a menos de % km y llegando a 17,4% para aquellos que corresponden a contactos a mas de 2 km. De igual modo, cabe destacar un salto cualitativo para los contactos fuera de la ciudad (mas de 50 kilometros), donde el locus de control es similar a aquellos que poseen contactos a menos de % km. Esta semejanza es asimilable a una interpretacion por la cual la percepcion de poder actuar sobre el propio destino esta al menos parcialmente ligada a haber podido integrar la propia red en el aglomerado urbano de residencia, revirtiendose esta condicion en quienes mencionaron a personas fuera de la ciudad o a personas del vecindario inmediato.

Caracteristicas en el nivel de los alters

Por ultimo, cabe observar un conjunto atributos que refieren a caracteristicas de los alters, es decir, a caracteristicas de las personas que fueron senaladas como miembros de las redes personales de los sujetos. Estos atributos, a diferencia de los atributos del nivel anterior, no son determinados por la relacion en tanto proceso implicado en conocerse, compartir y reconocerse. Los atributos de los alters dan pie al analisis del 'quien con quien' de las relaciones, del cual sera explorada en esta seccion su relacion con el locus de control. La relacion con otras personas --tanto la generacion de nuevos vinculos como su persistencia en el tiempo--responde en mayor o menor medida a criterios o reglas de seleccion que operan sobre tales fenomenos. La idea de que existen estos criterios o reglas no supone necesariamente--aunque sucede en un numero de aspectos--que los sujetos en forma voluntaria apliquen tales criterios al definir el grado de entusiasmo con que saludan a un antiguo conocido por la calle, o en la decision de llamar a alguien por telefono o no hacerlo. En este sentido, se establece la necesidad conceptual de un equilibrio en el cual las personas ni se encuentren en el extremo racionalista de construir la realidad relacional en forma planificada y ajustada a criterios explicitos, ni--en el otro extremo--reciban una cantidad de vinculos dados sin mas como producto de sus interacciones sociales que no guardarian relacion con sus capacidades de reflexion y accion. Cabe a este respecto senalar la capacidad estrategica limitada de los actores, que al mismo tiempo que ponen en juego su voluntad para continuar y nutrir sus relaciones con otras personas, se encuentran restringidos en tal ejercicio por el campo de vinculos posibles en su entorno y por los recursos de que disponen para lograrlos y sostenerlos.

De igual modo, tambien cabe senalar que son limitadas las capacidades de los sujetos de disimular sus preferencias e inclinaciones, es decir, que la accion estrategica en terminos de vinculos se encuentra tambien acotada por el hecho de que los sujetos poseen un cierto nivel de 'transparencia involuntaria' por la cual sus emociones se traducen, entre otras cosas, en gestos, movimientos y formas de hablar. Por esto, parte de los matices que los sujetos aplican en sus relaciones pueden no ser conscientes y sin embargo expresar en forma consistente su escala de valores y preferencias. En las relaciones cara a cara, por ejemplo, el tono de voz y el registro gestual exponen buena parte de los pareceres de los sujetos con independencia a si ellos desean o no hacerlos visibles. Dentro de este contexto, es posible suponer que relacionarse con ciertas personas pueda estar relacionado a determinado tipo de efecto subjetivo o material, sin por ello suponer que quienes socializan lo hacen teniendo esto en cuenta para atesorar asi beneficios diferenciales por tales efectos en virtud de sus redes personales.

En la Tabla 6 puede observarse que la distribucion de personas con locus de control externo varia significativamente si se observa la misma segun franjas etarias de los alters.

El grupo de personas con quienes relacionarse se asocia en promedio a niveles altos de externalidad son los adultos de entre 36 y 55 anos, llegando al 29%. La categoria donde se manifiesta la menor externalidad es en los vinculos con jovenes de 18 a 35, cuyo nivel es de 21%, estando en un nivel intermedio del 27% las relaciones con personas de 56 anos y mas. En la distribucion de la externalidad segun sexo de los alters, tambien se encuentran diferencias significativas, variando la misma desde 21,7% para las relaciones con alters varones a 27,0% para las relaciones con alters mujeres.

Las particularidades que se manifiestan segun los atributos de los alters dejan entrever el entramado de relaciones que existen entre las dimensiones analizadas, siguiendose que asi como establecer lazos fuera del barrio reducia las chances de tener una percepcion de externalidad sobre el devenir del entorno, tambien se muestra en igual direccion la acumulacion de lazos con varones y con personas jovenes. En este sentido, sobre el lugar de control influyen tanto atributos que son intrinsecos a los individuos con los que las personas se relacionan, como elementos que solo existen en la relacion, conformando y reforzando ambos--los rasgos de la persona, como su sexo o edad, y los rasgos de la relacion, como vivir cerca o tener un lazo de amistad--las ideas de mundo y de si mismo que cada uno se construye. En este escenario, como atributo de los alters, cabe caracterizar la posicion social de los miembros de la red personal, en terminos de posicion alcanzada en la estratificacion por capital educativo formal. ?Cuan diferenciadamente influye la relacion con sujetos de diferente capital educativo? Al igual que en las demas dimensiones, el capital educativo de los miembros de la red--y mas ampliamente el capital cultural--no emerge, claro esta, como un activo aislado y sin contexto. La disponibilidad de un nivel educativo constituye un indicador de experiencias, procesos, recursos y relaciones en los que la persona ha estado inmerso y a partir de los cuales ha podido construir su identidad y sus medios de subsistencia. Esta advertencia es importante para evitar suponer que es la educacion por si misma el elemento diferenciador que explica desplazamientos simbolicos y sociales entre personas y grupos. Por el contrario, la acreditacion de un titulo o un reconocimiento academico--si bien es un elemento que facilita ciertos procesos, tales que una busqueda laboral, o el acceso y uso de informacion tecnicamente compleja--opera principalmente para la investigacion como aquello que 'senala', que identifica, que da cuenta, de pasados colectivos que difieren en una multiplicidad de factores extra educativos. Por esta razones, las variaciones observadas segun nivel educativo en el locus de control son interpretadas no tanto como un impacto de la educacion formal en si misma sobre las representaciones subjetivas, sino como una efectividad del nivel educativo para dar cuenta de trayectorias de socializacion disimiles en funcion de la mayor o menor permanencia en ambitos educativos, con las implicancias directas pero sobretodo indirectas que ellas acarrean.

Por ultimo, en consonancia con las asociaciones mencionadas en los antecedentes entre nivel educativo y locus de control, el grado de externalidad en los encuestados varia sensiblemente si se evalua en funcion del nivel educativo de los alters. En la Tabla 7 puede observarse que mientras la externalidad del locus de control llega a 36,9% entre las personas con alters sin educacion secundaria completa, este nivel baja al 15,2% si se considera las relaciones con personas con educacion universitaria, ya sea completa o incompleta. Esta amplitud de distancia en las proporciones de personas con locus de control externo solo se observaban en las tablas precedentes al distinguirse entre lazos provenientes del barrio y provenientes de espacios formales educativos, pudiendo suponerse que existe una relacion por cierto esperable entre ambas dimensiones (lugar de creacion del vinculo y caracteristicas del alter), en terminos de mayor externalidad y menor capital educativo entre los vinculos del barrio.

Conclusiones

Las observaciones realizadas en el analisis empirico parecen ser compatibles con la hipotesis inicial de que existe una relacion entre locus de control y contexto relacional, pudiendose identificar algunos matices al interior de las relaciones relevadas. En primer lugar, se ha podido constatar que la cantidad de vinculos con los que las personas manifestaron tener relacion tuvo un importante correlato con la forma de evaluar su capacidad de afectar en el entorno, siendo mas del doble la proporcion de personas con locus de control externo entre quienes no tenian vinculos que entre quienes declararon tres o mas vinculos. Este hecho situa a la interaccion interpersonal como un factor privilegiado a traves del cual intentar comprender fenomenos subjetivos de manera sistematica y significativa. En este sentido, si bien es aceptado que los individuos se encuentran insertos en un tejido social de instituciones y personas que los atraviesan simbolicamente en forma cotidiana, no es evidente que la sola medida de un indicador de cantidad de personas en su entorno pueda distinguir en una formacion mental como el locus de control entre niveles que se duplican entre los grupos tal como ocurrio con el tamano de la red.

En igual forma, hubo diferencias entre quienes tenian vinculos. La percepcion de poder afectar el entorno aumento sensiblemente al mantenerse lazos originados en espacios educativos, mientras que quienes tenian vinculos eminentemente familiares vieron reducida su percepcion de control sobre el mundo circundante. Geograficamente tambien aparecieron tendencias diferenciadas en la manifestacion del lugar de control, siendo casi el doble la proporcion de personas con creencias externas entre quienes nombraron vinculos que vivian a menos de xh km en comparacion a quienes contaban con relaciones dentro de la ciudad pero a mas de 2 km. Por ultimo, el capital educativo de los alters mostro tambien ser un elemento altamente vinculado a la representacion de control, duplicandose los niveles de externalidad segun los vinculos carecieran de estudios secundarios y tuvieran estudios universitarios de algun tipo.

Retomando la hipotesis inicial planteada se senalaron varias dimensiones de la sociabilidad con comportamientos particulares respecto de la externalidad o internalidad del locus de control. Asimismo, es necesario recalcar la validez limitada de la medicion del espacio relacional interpersonal (como muestra parcial de la red total de relaciones de cada persona), dando cuenta en este estudio de un tipo particular de relaciones abordado por medio del recorte de las relaciones durables, frecuentes y personales de los ambitos urbanos investigados.

Referencias

Agneessens, F., Waegea, H. & Lievensa, J. (2006). Diversity in social support by role relations: A typology. Social Networks, 28(4), 427-441.

Arriagada, I. & Miranda, F. (2003). Capital social de los y las jovenes. propuestas para programas y proyectos. En CEPAL, Division de Desarrollo Social, Volumenes I y II, Santiago de Chile.

Bagnasco, A., Piselli, F., Pizzorno, A. & Trigilia, C. (2003). El capital social. Instrucciones de uso. Buenos Aires: Fondo de Cultural Economico.

Barron Lopez de Roda, A. & Sanchez Moreno, E. (2001). Estructura social, apoyo social y salud mental. Psicothema, 13 (1), 17-23.

Brenlla, M. & Despierre, M. (2007). Condiciones psicologicas y autonomia de agencia. VIII Congreso Nacional de Ciencia Politica de la Sociedad Argentina de Analisis Politico. Buenos Aires, 6 al 9 de noviembre.

Brenlla, M. & Vazquez, N. (2010). Analisis Psicometrico de la adaptacion argentina de la escala de Locus de Control de Rotter. Documento de Trabajo Nro 2, Observatorio de la Deuda Social Argentina.

Burt, R. (1984). Network Items and the General Social Survey. Social Networks, 6, 293-339.

Campbell K. & Lee B. (1991). Name generators in surveys of personal networks. Social Networks, (13), 203-221.

Castro, R., Campero, L. & Hernandez, B. (1997). La investigacion sobre apoyo social en salud: situacion actual y nuevos desafios. Rev. Saude Publica, 31 (4), 425-35.

Degenne, A. & Forse, M. (2004). Introducing Social Networks. Londres: SAGE Publications.

Durkheim, E. (1967 [1897]). Fragmento de El suicidio, Libro II, Capitulo V, Secciones ii y iii. Editado como articulo bajo el nombre Anomia. Relaciones humanas, Conceptos y casos. Buenos Aires: Bibliografica Omeba.

Farley, F., Cohen, A. & Foster, A. (1976). Predicting locus of control in black and white college Students. Journal of Black Studies, 6(3), 299-304.

Ferrand, A., Mounier, L. & Degenne, A. (1999). The Diversity of Personal Networks in France: Social Stratification and Relational Structures. En Networks in the Global Village. Life in Contemporary Communities, 185-224.

Findley, M. & Cooper, H. (1983). Locus of control and academic achievement. A literature review. Journal of Personality and Social Psychology, 9, 13-16.

Fischer, S. (1982). To Dwell Among Friends. Chicago: University of Chicago Press.

Goss, A. & Morosko, T. (1970). Relation between a dimension of internal-external control and the MMPI with an alcoholic population. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 34(2), 189-192.

Granovetter, M. S. (1973). The strength of weak ties. American Journal of Sociology, 78, 1360-1380.

Grootaert, C. (1998). "Social Capital: The Missing Link?", Social Capital Initiative, Working Paper Series, 3, Washington DC, The World Bank Social.

Grossetti, M. (2009). ?Que es una relacion social? Un conjunto de mediaciones diadicas. REDES, 6(2).

Gutierrez, A. (2005). Pobre' como siempre. Cordoba: Ferreyra Editores Hendrics, L & Montgomery, T (1984). Educational achievement and locus of control among black adolescent fathers. Journal of Negro Research, 53, 182-188.

Holdel, K. & Rotter, J. (1962). A nonverbal measure of extinction in skill and chance situations. Journal of Experimental Psychology, 63, 519-520.

INDEC (2001). Censo Nacional de Poblacion, Hogares y Viviendas 2001 (CD-ROM).

James, W & Rotter, J. (1958). Partial and 100% reinforcement under chance and skill conditions. Journal of Experimental Psychology, 55, 397-403.

Kenneth, A., Strudler, B. & De Vellis, R. (1978). Development of the multidimensional health locus of control scales. Health Education & Behavior, 6(1), 160-170.

Kukulu, K., Buldukoglu, K., Kulakaq, O. & Deniz Koksal, C. (2006). The Effects of Locus of Control, Communication Skills and Social Support on Assertiveness in Female Nursing Students. Social behavior and personality, 34(1), 27-40.

Lachman, M. & Weaver, S. (1998). The Sense ofControl as a Moderator of Social Class Differences in Health and Well-Being. Journal of Personality and Social Psychology, 74(3), 763-773.

Lakey, B. & Heller, K. (1988). Social Support from a Friend, Perceived Support, and Social Problem Solving. American Journal of Community Psychology, 16(6), 811-824.

Lieber, C. & Sandefur, G. (1998). Exchanging Social Support with Friends, Neighbors, and Coworkers. CDE Working Paper, 98-19, 1-38.

Lin, N. (2000). Social Capital: A Theory of Structure and Action. Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press.

Mari Cauce, A. & Hannan, K. (1992). Life Stress, Social Support, and Locus of Control During Early Adolescence: Interactive Effects. American Journal of Community Psychology, 20(6), 787-798.

Martinez Garcia, M., Garcia Ramirez, M. & Maya Jariego, I. (2002). Social support and locus of control as predictors of psychological well-being in Moroccan and Peruvian immigrant women in Spain. International Journal of Intercultural Relations, 26, 287-310.

Maya Jariego, I. & de la Vega, L. (2004). Niveles de multiplicidad y tipos de proveedores de apoyo: las redes personales de los inmigrantes indios en Argentina. IV Mesa Hispana para el analisis de redes sociales. XXIV International Sunbelt Social Network Conference, Portoroz, Slovenia, mayo 12-16, 2004.

Muratori M., Delfino G. & Zubieta, E. (2013). Percepcion de anomia, confianza y bienestar: la mirada desde la psicologia social. Revista de Psicologia, 31(1), 129-150.

Norman, P, Bennet, P, Smith, C. & Murphy, S. (1998). Health Locus of Control and Health Behaviour. Journal of Health Psychology, 3(2), 171-180.

ODSA (2006). Cuestionario de la Encuesta de la Deuda Social Argentina. Recuperado el 15 de 12 de 2006, de Observatorio de la Deuda Social: http://www.uca.edu.ar/esp/sec-investigacion/esp/ subs-observatorio/page.php?subsec=cuestionarios

ODSA (2007). Barometro de la Deuda Social Argentina / 3. Progresos Sociales 2004-2006. Buenos Aires: Fundacion Arcor y EDUCA.

Orcasita, L., Uribe, A., Castellanos, L. & Gutierrez Rodriguez, M. (2012). Apoyo social y conductas sexuales de riesgo en adolescentes del municipio de Lebrija-Santander. Revista de Psicologia, 30(2), 372-406.

Oros, L. (2005). Locus de control: Evolucion de su concepto y operacionalizacion. Revista de Psicologia de la Universidad de Chile, XV(1), 89-98.

Otten, M. (1977). Inventory and expressive measures of locus control and academic performance: a 5-year outcome study. Journal of Personality Assessment, 41, 644-649.

Palomar Lever, J. & Valdes Trejo, L. (2004). Pobreza y locus de control. Revista Interamericana de Piscologia, 38(2), 225-240.

Phares, E. (1957). Expectancy changes in skill and chance situations. Journal of Abnormal and Social Psychology, 54, 339-342.

Rodriguez, F. (2006). Television y locus de control: cultivo del miedo y el autoritarismo en los televidentes norteamericanos. XII Encuentro Latinoamericano de Facultades de Comunicacion Social, Bogota, Colombia, 25 al 28 de septiembre.

Rotter, J. B. (1954). General Principles for a Social Learning Framework of Personality Study. En J.B. Rotters, Social Learning and clinical psychology (pp. 82-104). Englewood Cliffs: Prentice-Hall Inc.

Rotter, J. B. (1975). Some problems and misconceptions related to the construct of internal versus external control of reinforcement. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 43(1), 56-67.

Salvia, A., Brenlla, M. & Rodriguez, M. (2004). Competencias psicosociales. En ODSA Barometro de la Deuda Social Argentina (pp. 155-170). Buenos Aires: EDUCA.

Scott, J. (1991). Social Network Analysis. A Handbook. Londres: Sage Publications.

Simmel, G. (1898). The persistence of social groups. The American Journal of Sociology, 3(5), 662-698.

Tseng, M. (1970). Locus of control as a determinant of job proficiency, employability, and training satisfaction of vocational rehabilitation of clients. Journal of Counseling Psychology, 17, 487-491.

Twenge, K. & Cambpbell, W. (2002). Self-esteem and socioeconomic status: A meta-analytic review. Personality and Social Psychology Review, 6(1), 59-71.

Van der Gaag, M. (2005). Measurement of Individual Social Capital. Amsterdam: University of Groningen and Vrije Universiteit.

Van der Poel, M. (1993). Delineating personal support networks. Social Networks, 15(1), 49-70.

Visdomine-Lozano, J. & Luciano, C. (2006). Locus de control y autorregulacion conductual: revisiones conceptual y experimental. International Journal of Clinical and Health Psychology, 6(3), 729-751.

Wallston, K. (2005). The validity of the Multidimensional Health Locus of Control Scales. Journal of Health Psychology, 10, 623-631.

Woolcock, M. (2001). The place of social capital in Understanding Social and Economic Outcomes. IfSUMA: Canadian Journal of Policy Research, 2(1), 1-17.

Recibido: 10 de septiembre, 2013

Aceptado: 30 de septiembre, 2013

Pablo De Grande (2) Instituto de Investigacion en Ciencias Sociales / Consejo Nacional de Investigacion en Ciencia y Tecnologia

(1) Investigacion financiada por el Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas (CONICET).

(2) Licenciado en Sociologia por la UBA, doctor en Ciencias Sociales y Humanidades por la Universidad de Quilmes y becario postdoctoral de CONICET en Sociologia de la Infancia con sede en el IDICSO-USAL. Profesor adjunto de Sociologia de las Relaciones Sociales en Escuela de Sociologia y Sociologia General en Relaciones Internacionales de la USAL. Contacto: Pedro Moran 2946. CP1419, Buenos Aires, Argentina; pablodg@gmail.com.

(3) La estrategia de generador de nombres es usual en estudios de redes personales, y solicita a traves de una pregunta inicial (el 'generador') una lista de nombres al encuestado, repreguntando luego caracteristicas de cada una de las personas mencionadas (Campbell & Lee, 1991).
Tabla 1
Porcentaje de poblacion adulta (18 anos y mas) con locus de control
externo segun tamano de la red personal, expresado en cantidad
de vinculos por persona, y distribucion para cada categoria.
Conjunto de aglomerados, 2006

                               Locus de control   Casos    % en
                                   externo                columna

                  Ninguno         37,8 (abd)       678     45,2
Tamano de la      Uno             32,7 (ac)        429     28,6
red personal      Dos             25,4 (bce)       257     17,2
                  Tres o mas      17,3 (de)        135      9,0
                  Total              32,3         1500     100,0

Total poblacion sin vinculos         37,8          678     100,0

Nota. (a.) Diferencias entre categorias 1 y 2 Sig. 0,001 (T-test);
(b.) Diferencias entre categorias 1 y 3 Sig. 0,059 (T-test);
(c.) Diferencias entre categorias 2 y 3 Sig. 0,000 (T-test); (d.)
Diferencias entre categorias 1 y 4 Sig. 0,001 (T-test);
(e.) Diferencias entre categorias 3 y 4 Sig. 0,085 (T-test).

Fuente: Elaboracion propia en base a datos
de la Encuesta de la Deuda Social Argentina 2006.

Tabla 2
Porcentaje de poblacion adulta (18 anos y mas) con locus
de control externo segun intensidad de la relacion a partir
de duracion de las relaciones (en anos), contenido de las
relaciones y frecuencia de encuentros.
Conjunto de aglomerados, 2006

                               Locus de control   Casos    % en
                                   externo                columna

              Menos de uno        55,5 (abc)       23       1,6
Duracion      Uno a tres           20,2 (a)        88       6,1
de las        Tres a seis          22,7 (b)        151     10,4
relaciones    Mas de seis          24,6 (c)       1165     80,5
(anos)        Ns/Nr                  15,8          20       1,4

              Habla temas            24,7         1398     96,5
              personales
              importantes
Contenido     No habla temas         30,7          40       2,7
en las        personales
relaciones    importantes
              Ns/Nr                  0,0           10       0,8

              Diaria               27,1 (d)        662     45,9
Frecuencia    Semanal              21,8 (d)        664     46,0
de            Mensual                26,8          93       6,4
encuentros    Menos que              24,9          25       1,7
              mensual
              Total                  0,25         1448    100,0%

Total poblacion sin vinculos         37,8          678     100,0

Nota. (a.) Diferencias entre categorias y y 2 Sig. 0,004 (T-test);
(b.) Diferencias entre categorias 1 y 3 Sig. 0,006 (T-test);
(c.) Diferencias entre categorias 1 y 4 Sig. 0,008 (T-test);
(d.) Diferencias entre categorias 1 y 2 Sig. 0,034 (T-test).
Para las personas con vinculos, el cuadro presenta los valores
contabilizando a cada una de ellas tantas veces como vinculos
declararan. Fuente: Elab. propia en base a datos de la
Encuesta de la Deuda Social Argentina 2006.

Tabla 3
Porcentaje de poblacion adulta (18 anos y mas)
con locus de control externo segun origen del vinculo y
distribucion para cada categoria. Conjunto de aglomerados, 2006

                                          Locus de control
                                              externo

              Espacios sociales                 22,1
              En el colegio, escuela o        11,2 (a)
Origen        En el trabajo                     19,3
del vinculo   En el barrio                    30,8 (a)

              A traves de.                      20,0
              A traves de un amigo              20,3
              A traves de una pareja            9,0
              A traves de un hijo               8,2
              A traves de otro familiar         32,2

              Otros                             31,7
              Es un familiar                  30,6 (a)
              Otro                              40,1
              Nr/Ns                             4,0

              Total                             24,6

Total poblacion sin vinculos                    37,8

                                          Casos    % en
                                                  columna

              Espacios sociales            817     56,4
              En el colegio, escuela o     265     18,3
Origen        En el trabajo                139      9,6
del vinculo   En el barrio                 412     28,5

              A traves de.                 207     14,3
              A traves de un amigo         139      9,6
              A traves de una pareja       22       1,5
              A traves de un hijo          12       1,8
              A traves de otro familiar    35       2,4

              Otros                        424     29,3
              Es un familiar               346     23,9
              Otro                         71       4,9
              Nr/Ns                         7       0,5

              Total                       1448    100,0%

Total poblacion sin vinculos               678    100,0%

Nota. Diferencias para categoria 'Colegio, escuela o universidad'
con categorias 'Es un familiar' y 'En el barrio', Sig. 0,000
(T-test). Para las personas con vinculos, el cuadro presenta los
valores contabilizando a cada una de ellas tantas veces como
vinculos declararan. Fuente: Elab. propia en base a datos
de la Encuesta de la Deuda Social Argentina 2006.

Tabla 4
Porcentaje de poblacion adulta (18 anos y mas) con locus
de control externo segun tipo de vinculo y distribucion
para cada categoria. Conjunto de aglomerados, 2006

                                       Locus de control
                                           externo

            Familiares                       28,8
            Padre/Madre                    25,2 (a)
            Hermano/a                      32,2 (a)
            Hijo/a                         18,8 (a)
            Otros familiares                 32,4

            Personales no familiares         23,4
            Novio/a                          16,2
Tipo de     Amigo                          21,1 (a)
vinculos    Companero de trabajo/            22,8
            estudios
            Vecino                         57,5 (a)

            Otros                            27,9
            Profesional                      32,7
            Otro                             29,8

            Total                             25

Total poblacion sin vinculos                 37,8

                                       Casos    % en
                                               columna

            Familiares                  353     24,6
            Padre/Madre                 57       3,9
            Hermano/a                   143      9,9
            Hijo/a                      63       4,4
            Otros familiares            91       6,3

            Personales no familiares   1065     74,1
            Novio/a                     37       2,6
Tipo de     Amigo                       879     61,1
vinculos    Companero de trabajo/       73       5,1
            estudios
            Vecino                      76       5,3

            Otros                       20       1,4
            Profesional                 12       0,9
            Otro                         8       0,5

            Total                      1438     100,0

Total poblacion sin vinculos            678     100,0

Nota. (a.) Diferencias para categorias Hermano-Hijo Sig. 0,052,
Amigo-Hermano Sig. 0,012; Vecino-resto: 0,000 (T-test). Nota: Para
las personas con vinculos, el cuadro presenta los valores
contabilizando a cada una de ellas tantas veces como vinculos
declararan. Fuente: Elab. propia en base a datos de la
Encuesta de la Deuda Social Argentina 2006.

Tabla 5
Porcentaje de poblacion adulta (18 anos y mas) con locus
de control externo segun distancia entre las viviendas y
distribucion para cada categoria.
Conjunto de aglomerados, 2006

                                  Locus de       Casos    % en
                               control externo           columna

             Menos de 1/2 km      32,1 (ab)       489     33,7
Distancia    De 1/2 a 1 km        25,8 (ac)       230     15,9
entre las    De 1 km a 2 km         19,6          171     11,8
viviendas    De 2 km a 50 km     17,4 (bcd)       463     32,0
             Mas de 50 km         30,9 (d)        81       5,6
             Ns/Nr                  14,4          15       1,0

             Total                  24,6         1448     100,0

Total poblacion sin vinculos        37,8          678     100,0

Nota. (a.) Diferencias entre categorias 1 y 2 Sig. 0,099 (T-test);
(b.) Diferencias entre categorias 1 y 4 Sig. 0,000 (T-test);
(c.) Diferencias entre categorias 2 y 4 Sig. 0,018 (T-test);
(d.) Diferencias entre categorias 4 y 5 Sig. 0,022 (T-test).
Para las personas con vinculos, el cuadro presenta los valores
contabilizando a cada una de ellas tantas veces como vinculos
declararan. Fuente: Elaboracion propia en base a datos de la
Encuesta de la Deuda Social Argentina 2006.

Tabla 6
Porcentaje de poblacion adulta (18 anos y mas)
con locus de control externosegun edad y sexo
de los alters. Conjunto de aglomerados, 2006

                      Locus de control   Casos    % en
                          externo                columna

           18 a 35        21,0 (a)        643     45,0
Edad del   36 a 55        29,0 (a)        478     33,4
alter      56 y mas         27,0          309     21,6

           Total            24,6         1448    100,0%

           Varon          21,7 (b)        660     45,6%
Sexo del   Mujer          27,0 (b)        788     54,4%
alter
           Total            24,6         1448    100,0%

Total poblacion             37,8          678     100,0
sin vinculos

Nota: (a.) Diferencias variable 'Edad del alter' entre
categorias 1 y 2 Sig. 0,004 (T-test). (b.) Diferencias
entre categorias 1 y 2 variables 'Sexo del alter'
Sig. 0,030 (T-test). Para las personas con vinculos,
el cuadro presenta los valores contabilizando a cada
una de ellas tantas veces como vinculos declararan.
Fuente: Elab. propia en base a datos de la Encuesta
de la Deuda Social Argentina 2006.

Tabla 7
Porcentaje de poblacion adulta (18 anos y mas)
con locus de control externo segun nivel educativo
de los alters. Conjunto de aglomerados, 2006

                                       Locus de control
                                           externo

            Secundario incompleto o        36,9 (a)
Nivel       menos
educativo   Secundario completo            19,9 (a)
del alter   Universitario completo o       15,2 (a)
            incompleto

            Total                            24,6

Total poblacion sin vinculos                 37,8

                                       Casos    % en
                                               columna

            Secundario incompleto o     551     38.1
Nivel       menos
educativo   Secundario completo         420      29
del alter   Universitario completo o    476     32.9
            incompleto

            Total                      1448     100,0

Total poblacion sin vinculos            678     100,0

Nota. (a.) Diferencias variable 'Nivel educativo del alter'
entre categorias 1 y 2 y categorias 1 y 3 Sig. 0,000; entre
categorias 2 y 3 Sig. 0,079 (T-test). Para las personas con
vinculos, el cuadro presenta los valores contabilizando a
cada una de ellas tantas veces como vinculos declararan.
Fuente: Elaboracion propia en base a datos de la Encuesta
de la Deuda Social Argentina 2006.
COPYRIGHT 2013 Pontificia Universidad Catolica del Peru
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:De Grande, Pablo
Publication:Psicologia
Date:Jul 1, 2013
Words:11614
Previous Article:Universidades saludables: una apuesta a una formacion integral del estudiante.
Next Article:Diseno y validacion de una escala de creencias estereotipicas hacia personas indigenas.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters