Printer Friendly

Redefiniendo categorias. Emigrantes y exiliados en los flujos de posguerra desde Espana hacia Argentina (1946-1956).

Redefining categories. Emigrants and exiles in the postwar flows from Spain to Argentina (1946-1956)

A MODO DE INTRODUCCION: UN BREVE ESTADO DE LA CUESTION

El presente articulo tiene la finalidad de divulgar entre un publico mas extenso algunos de los resultados de una investigacion original respecto a las caracteristicas del ultimo flujo poblacional que se desplazo durante la segunda mitad del siglo xx desde la peninsula iberica hasta la republica austral, y, en concreto, hacia su capital. He centrado mi atencion en el periodo comprendido entre 1946 y 1956 porque, a diferencia de la llamada etapa masiva (1890-1930), que acaparo la atencion de numerosos cientificos sociales, todavia se desconocen algunos de los rasgos que lo caracterizaron y diferenciaron de otros movimientos de poblacion.

El marco cronologico seleccionado abarca el final de la Segunda Guerra Mundial, y con el el restablecimiento de las vias maritimas y de los desplazamientos intercontinentales; los convenios migratorios firmados entre la Argentina de Juan D. Peron y la Espana de Francisco Franco, asi como el cambio de direccion de los flujos migratorios a mediados de la decada de 1950 hacia otros destinos como Venezuela, pero, sobre todo, hacia los paises europeos, alentados, en parte, por el Instituto Nacional de Emigracion. (1)

A partir de 1946 los diversos acuerdos economicos firmados entre los mandatarios de Espana y Argentina incluyeron unas disposiciones especificas respecto a cuestiones migratorias. La dictadura franquista, que en ese entonces tan solo contaba con el pais sudamericano entre sus aliados, no pudo negarse al reclamo de mano de obra efectuado por el gobierno peronista para llevar a cabo sus proyectos de industrializacion. (2) Y, en cierta manera, las autoridades espanolas se autoconvencieron vislumbrando la emigracion como una fuente de ingresos mediante las remesas que enviarian desde el exterior quienes emigraran, las cuales ayudarian a paliar la penuria de moneda extranjera y a compensar la deuda contraida con Argentina, (3) asi como elucubrando acerca de la oportunidad de llevar a cabo una "politica racial" destinada a conservar la presencia de "sangre espanola" en America, la cual, ademas, le permitiria exhibir ante el mundo el hecho de que contaba con algo mas que un pais aliado. (4)

Sea como fuere, los convenios migratorios--implantados a finales de la Segunda Guerra Mundial--permitieron la rehabilitacion oficial de los canales migratorios, y, de este modo, provocaron la plena activacion de las cadenas migratorias. En este sentido y en cuanto al pueblo llano se refiere, todo aquel que tuvo familiares o paisanos en la republica del Plata--donde se encontraba la comunidad espanola mas extensa fuera de Espana--no dudo en solicitar su ayuda para huir de un pais que continuaba devastado por la miseria y la violencia politica. De este modo, la nueva emigracion de posguerra--como a continuacion veremos--, pese a que tradicionalmente fue relacionada con motivos en exclusiva economicos, llego a albergar en su seno tanto a los exiliados republicanos "tardios"--es decir, a quienes tras la Guerra Civil se encontraron atrapados en Francia debido al estallido de la conflagracion mundial en 1939 o habian logrado salir por esas fechas de las carceles y del campo de concentracion franquista--, como a personas simpatizantes de las ideas de izquierda, para quienes, a pesar de no haber tenido una actuacion politica o intelectual destacada, la posguerra fue incluso peor que la guerra. Pero tambien a quienes, mas alla de apoyar la dictadura instaurada tras el fallido golpe de estado de 1936, deseaban progresar en terminos economicos, asi como a un gran numero de ninos, jovenes y adolescentes que no tuvieron la posibilidad de elegir y simplemente se vieron embarcados en un proyecto familiar.

Esta heterogenea composicion fue la que, desde mi punto de vista, diferencio a la nueva emigracion de posguerra de los movimientos poblacionales precedentes. De ahi que, ademas de ahondar en sus caracteristicas y en las experiencias vividas por sus protagonistas--fundamentalmente por medio del analisis de fuentes orales--, se ha decidido explicitar algunas de las categorias analiticas empleadas, pues, si bien es cierto que dentro de los estudios migratorios parecieran estar asumidas las divergencias y similitudes entre emigracion y exilio, otras categorias--como la de emigracion politica--presentan mayores problemas por su caracter hibrido. Sin embargo, en este caso se convirtio en una herramienta de gran utilidad para analizar los problemas enfrentados en el transcurso de esta investigacion. (5) Y en un contexto global como el actual, marcado por las llamadas crisis humanitarias, en el cual--sobre todo desde algunos medios de comunicacion, pero tambien academicos--se habla con tan poca precision de los fenomenos migratorios que se estan viviendo tanto en el continente americano como en el europeo, creo que no esta de mas precisar algunos conceptos y mostrar casos concretos referidos a algunos paises que, como Espana, tras haber invertido su tendencia migratoria pareciera haber olvidado su pasado--que hoy se vuelve presente--emigrante.

Asimismo, antes de adentrarme en materia propiamente, he considerado pertinente ofrecer un estado de la cuestion acerca de la emigracion espanola de posguerra en Argentina. En terminos cuantitativos, la emigracion de posguerra tuvo menor importancia que la de la llamada etapa masiva (1890-1930), en la cual mas de cuatro millones de espanoles se desplazaron en su mayoria a las nuevas republicas americanas.6 Pese a que todavia se carece de una cifra consensuada referida a los espanoles y espanolas que emigraron hacia Argentina entre 1946 y 1956, las fuentes mas fiables hablan de mas de 200 000, lo cual supuso 43.9 por ciento de la emigracion total a America, cifrada en un valor superior a las 600 000 personas. (7) El resto se dirigio a Venezuela--que despuntaria como pais de inmigracion gracias al crecimiento economico experimentado por la venta de hidrocarburos--y en menores cantidades a Brasil y Uruguay. (8) Otros destinos, como Cuba o Mexico, perdieron la importancia que habian tenido antes y durante la Guerra Civil espanola. En el caso del segundo, la fuerte presencia de una mano de obra local, un menor indice de crecimiento economico y el requisito indispensable para los emigrantes espanoles de tener que pagar una alta suma como fianza para entrar al pais si no presentaban un pasaporte oficial de la Republica espanola disuadieron a la potencial emigracion. (9) De este modo, y a pesar de que todavia continuaron llegando espanoles a modo de goteo, la colonia de exiliados republicanos mas extensa de Latinoamerica se convirtio en la ultima oleada masiva de poblacion espanola asentada en Mexico, de ahi la fuerte impronta del fenomeno. (10)

Pues bien, esta diferencia cuantitativa entre la emigracion masiva y la de posguerra tambien tuvo su reflejo en los estudios migratorios efectuados en ambos lados del oceano. La debilidad y dispersion de las escasas fuentes cuantitativas existentes, la relativamente breve duracion del fenomeno y el eclipse del mismo--primero por el exilio republicano de la Guerra Civil espanola, y despues por la emigracion que desde mediados de la decada de 1950 y hasta comienzos de la de 1970 tuvo como destinos principales paises europeos como Suiza, Francia o Alemania--contribuyeron a esta situacion, no exenta de algunas falencias propias de la historiografia espanola. (11)

Los estudios migratorios comenzaron a adquirir cierta notabilidad en la peninsula iberica a principios de la decada de 1990 con motivo de la conmemoracion del quinto centenario del llamado descubrimiento de America, que alento la publicacion de numerosos catalogos de exposicion y monografias. (12) Sin embargo, como senalo Nunez Seixas, la mayoria de esas obras evidenciaron dos de los principales defectos de este campo en Espana: la falta de reflexion teorica y la dispersion de enfoque, los cuales, en parte, han perdurado hasta el presente. (13)

El primero supuso una escasa creatividad en teoria y praxis; esto provoco que se dependiera de tendencias procedentes de otros paises, las cuales no siempre fueron asimiladas correctamente, en la mayoria de los casos por haberse importado a destiempo y por seguir un proceso de evolucion distinto. (14) El segundo se tradujo en una desconexion generalizada entre las disciplinas cientificas y sociales dedicadas a las migraciones--Sociologia, Economia, Antropologia, Geografia, Demografia, etcetera--; dentro de la Historia, entre modernistas y contemporaneistas, entre los ultimos y los latinoamericanistas, entre especialistas de la emigracion y de exilios, entre las metodologias cuantitativas y cualitativas. Todo ello se agudizo en un panorama estatal en el que se consolidaron nucleos regionales de donde proceden novedosas tendencias y resultados. Sin embargo, el hecho de--salvo excepciones--ignorar lo que el resto de los investigadores esta desarrollando dificulta la consolidacion de los estudios migratorios dentro de la Academia espanola, al menos en el ambito de la Historia Contemporanea.

En suma, de forma inevitable, esta dispersion tambien influyo en los temas analizados, asi como en la metodologia y fuentes empleadas, estableciendo barreras entre: 1) quienes trabajan desde la perspectiva que privilegia los factores de salida o expulsion y atraccion; 2) quienes desde la microhistoria se centran en los analisis estadisticos de materiales seriales--como, por ejemplo, las listas de pasajeros, las fichas de inscripcion de socios en asociaciones voluntarias en los paises de destino, etcetera--, en el funcionamiento de las cadenas migratorias; 3) quienes enfatizan la utilizacion de fuentes cualitativas--memorias, epistolarios, autobiografias y fuentes orales--para la reconstruccion de memorias, imaginarios o representaciones; 4) quienes trabajan desde el punto de vista del pais de expulsion, ignorando las condiciones de la sociedad de recepcion y viceversa; 5) quienes analizan las dinamicas de insercion sociolaboral en los paises de inmigracion; 6) quienes observan la impronta colectiva o individual en el pais de acogida; 7) quienes ahondan en las formas de articulacion comunitaria, y 8) quienes analizan la relacion entre el genero y la emigracion.

Sin pretender ser exhaustivos, por el lado espanol, los estudios efectuados acerca de la emigracion de posguerra a Argentina comenzaron incursionando en aspectos de tipo cuantitativo y continuaron presentando distintas caracteristicas, que posteriormente fueron y estan siendo revisadas, relacionadas con los testimonios personales de quienes protagonizaron esta emigracion, el asociacionismo en el pais de destino, las politicas migratorias desarrolladas por Espana y Argentina, los itinerarios laborales o las redes microsociales. (15)

Por el lado argentino--como ya sucedio en otros paises receptores de inmigracion--, los estudios migratorios contaban con una trayectoria mas amplia que se consolido dentro de la historiografia a partir de finales de la decada de 1980, fundamentalmente gracias a los trabajos surgidos en torno al Centro de Estudios Migratorios Latinoamericanos (CEMLA) de Buenos Aires, con el profesor Fernando J. Devoto a la cabeza. En cuanto a la inmigracion de posguerra, ademas de los avances de Germani, (16) existen estudios pioneros que dieron cuenta de las caracteristicas de este flujo poblacional considerado en su conjunto, o bien vinculado a las politicas que al respecto establecio el primer Peronismo. (17)

En otros estudios se ha avanzado en las formas de llegada, insercion y de participacion en el asociacionismo, asi como en la construccion de identidades tanto en el caso espanol como en el italiano, y durante los ultimos anos han comenzado a hacerse visibles otras comunidades que tambien participaron de forma activa en este flujo, como la polaca. (18)

En el caso espanol, a excepcion de los textos referidos de Fernandez Vicente y de Ortuno Martinez, los avances han provenido casi en exclusiva de perspectivas regionales y locales. En concreto, la emigracion/inmigracion gallega es la que ha recibido la mayor atencion para este periodo; (19) en primer lugar, porque fue el colectivo peninsular mayoritario en Argentina y, por tanto, mas visible, y, en segundo, porque desde el Arquivo da Emigracion Galega del Cosello da Cultura Galega y las universidades de esta region se han producido novedosas y estimulantes aproximaciones al tema, (20) al mismo tiempo que se ha fomentado una red transnacional, la cual sin duda ha enriquecido los enfoques y la metodologia.

Sin embargo, la posibilidad de consultar nuevas fuentes en el pais de destino esta permitiendo que otros colectivos regionales que protagonizaron esta emigracion sean conocidos--como, por ejemplo, el andaluz--y tambien que se hayan podido llevar a cabo trabajos mas completos, cuya contribucion ha sido mostrar la riqueza del fenomeno y la heterogeneidad de la migracion espanola. (21)

Respecto al tema aqui analizado, tal y como adelante, el presente articulo es el resultado de una investigacion mas amplia que desemboco en la tesis doctoral El exilio y la emigracion espanola de posguerra en Buenos Aires, 1936-1956, cuyo objeto de estudio fue precisamente la comunidad espanola de Buenos Aires entre 1936 y 1956, considerando sus dos componentes principales: exiliados e inmigrantes. En el transcurso de la investigacion, pude analizar las caracteristicas del exilio de la Guerra Civil espanola y de la posterior emigracion que se dirigio a Argentina, para ahondar en la integracion de ambos colectivos en la sociedad de acogida. Asimismo perfile cuales fueron las relaciones que se establecieron entre la antigua inmigracion, el exilio republicano y la nueva inmigracion de posguerra, y analice las asociaciones de la colectividad, con especial enfasis en diversas entidades antifranquistas --sobre todo en el Centro Republicano Espanol de Buenos Aires--, como lugares de reunion de migrantes de todas las epocas, asi como espacios de construccion o refuerzo de una conciencia politica y una identidad regional, donde convergieron y entraron en conflicto las distintas culturas politicas que llegaron a Argentina tras la Guerra Civil. De igual manera, estudie la construccion y reelaboracion de identidades colectivas, asi como el desarrollo de la memoria del exilio y la emigracion, y puse de relieve los contactos politicos establecidos entre los gobiernos argentinos, en especial el de Juan Domingo Peron, y la dictadura franquista, asi como sus efectos en la comunidad espanola.

El primer problema que encontre al comenzar la investigacion fue que el exilio republicano y la emigracion de posguerra--y, por ende, la emigracion espanola en general--habian constituido dos campos historiograficos paralelos, incapaces de combinar sus principales aportaciones y que en escasas ocasiones habian convergido, situacion que desde hace unos anos ha sido modificada de forma acertada. (22) En este caso, parto de la hipotesis de que exiliados y emigrantes, a pesar de haber sido considerados por la historiografia tradicional como compartimentos estancos, estuvieron relacionados mediante una serie de encuentros y desencuentros, y formaron parte de la misma oleada migratoria.

REDEFINIENDO CATEGORIAS MIGRATORIAS

En general, para individualizar el exilio y diferenciar a sus protagonistas de los tradicionales emigrantes se han tenido en cuenta, casi en exclusiva, las condiciones de salida del pais de origen y, en parte, las posibilidades de regreso al mismo. Sin embargo, estos criterios--a pesar de ser fundamentales--, unidos a los que definen a la emigracion "economica" y, por tanto, al emigrante, resultaron insuficientes para categorizar a la poblacion espanola que se marcho a Argentina durante el periodo comprendido entre 1946 y 1956.

Si acudimos al Diccionario de la Real Academia Espanola (en adelante DRAE) es posible comprobar que no incluyo en sus ediciones el verbo emigrar hasta 1817, y agrego el sustantivo emigrado en 1884 con la siguiente definicion: "el que reside fuera de su patria, obligado a ello por circunstancias politicas". (23) El gran aumento de desplazamientos producidos por causas economicas a finales del siglo xix hizo que el DRAE eliminara la connotacion politica del verbo emigrar. Sin embargo, se continuo utilizando de forma indistinta para quienes salian de Espana por motivos economicos o politicos. Dentro de los segundos, a lo largo del siglo xix y hasta la dictadura de Primo de Rivera, abandonaron el pais liberales, carlistas, progresistas, anarquistas, republicanos y, en general, miembros de todas las fuerzas politicas del momento. Por ejemplo, durante la Restauracion, la mayoria de los emigrados politicos fueron hombres, nuevos profesionales, pertenecientes a la clase media, cuya formacion e inquietudes laborales, unidas al descontento que les habia producido el regimen politico, los hizo emigrar a otros paises, en muchos casos a las nuevas republicas americanas.

En terminos generales, su permanencia en Espana no les habria supuesto la muerte o la represion, y la mayoria de ellos dispuso de opciones alternativas a la emigracion, pero la mayoria de quienes se marcharon se adaptaron y progresaron de forma rapida en las sociedades de acogida, por lo que pudieron regresar en un periodo relativamente breve a su tierra de origen. Por ello, algunos expertos en el tema, como Angel Duarte, hayan senalado que el termino mas apropiado para designarlos era el de expatriados, con el cual los propios protagonistas solian identificarse. (24) Junto a ellos, tambien salieron del pais soldados, suboficiales, milicianos, ya fuera como prisioneros de guerra o como desertores, y un buen numero de jovenes que huian del servicio militar (artesanos o pequenos comerciantes), cuya definicion mas exacta seria la de profugos. Para ambos casos--expatriados y profugos--, hubo una oposicion consciente o inconsciente, e incluso lo que podriamos llamar un malestar ante el regimen politico espanol de la Restauracion, y, aunque no respondieran a una misma tipologia, ni a una misma realidad, si es cierto que la categoria emigracion politica sirvio para diferenciarlos de la emigracion economica. (25)

Por otro lado, a mediados del siglo XX la palabra exilio--que, si bien habia estado presente en el DRAE como sinonimo de desterrado, practicamente no tuvo otro uso que el literario--comenzo a generalizarse como el termino propio para designar a la emigracion politica, y su adjetivo exiliado para referirse a quien abandona un pais por cuestiones politicas. El acontecimiento de la historia espanola que reune las caracteristicas definitorias del exilio por antonomasia--a pesar de que muchos historiadores aplican el termino para referirse a las emigraciones politicas del siglo XIX--, es la salida masiva y violenta de poblacion con motivo de la Guerra Civil y de la implantacion de la dictadura franquista. (26) Y la definicion corresponde con la propuesta por la Enciclopedia Britanica, es decir, una ausencia prolongada del propio pais impuesta por las autoridades competentes en calidad de medida punitiva; a continuacion matizare esta idea. (27)

En el caso que concierne, como ya he adelantado, no es posible afirmar que todos los recien llegados fueran emigrantes "economicos", pero tampoco exiliados, pues ambos colectivos llegaron al mismo tiempo y junto a ellos tambien se desplazaron emigrantes "politicos". En este sentido rescato el termino emigracion politica para aplicarlo al estudio de la nueva emigracion y emplearlo como una herramienta practica que nos permita acceder de forma mas cabal al fenomeno que se analiza. Asimismo, propongo una definicion de exiliado y de emigrante politico en la cual he tomado como criterios principales: las condiciones y motivaciones de salida; el compromiso con la politica; las actitudes en el pais de acogida, y la consideracion del retorno al lugar de origen.

Por un lado, el exiliado es alguien perseguido por sus ideas o actuaciones politicas, que no decide marcharse sino que se ve obligado a abandonar su pais; corre el peligro inminente de ser encarcelado o encerrado en un campo de concentracion --tambien puede haberse fugado de estos espacios--o ser asesinado. Quienes han defendido abiertamente sus ideas y, sobre todo, quienes han tenido una mayor notoriedad publica en el campo politico, militar, de las artes o de la cultura, estan expuestos a un riesgo mayor asi como sus familias. (28)

No obstante, advertimos que la evaluacion del peligro puede ser variable segun los sujetos; de igual manera, en un contexto dictatorial cualquier persona que no sea fiel al poder puede ser eliminada, y, ademas, no todas las que estan en riesgo pueden o quieren irse.

Las posibilidades de partida del exiliado--el cuando, como y donde--son limitadas precisamente por ser alguien que ha huido. Al llegar al pais de acogida, la primera meta es volver a su lugar de origen, de ahi que su integracion sea lenta y se aferren a los rasgos propios tratando de no impregnarse de los de la sociedad de recepcion--lengua, acento, forma de vestir, educacion, costumbres gastronomicas, entre otras--. Pueden o no incorporarse a las asociaciones de inmigrantes de su nacionalidad, pero suelen ejercer la militancia politica para modificar las condiciones del pais que se han visto obligados a abandonar, aunque no en todos los casos. De igual manera, se consideran a si mismos una especie de elite, sobre todo en comparacion con la inmigracion, la cual utiliza como referente las figuras representativas del mundo de la politica, del arte o del conocimiento, con las que comparten la condicion de exiliado y, por tanto, un sentimiento de identidad.

Una vez fuera, ya no pueden regresar a su pais de origen hasta que no desaparezca la situacion politica que los llevo al exilio. Sin embargo, algunas personas vuelven a entrar en el pais, por distintos motivos y en diferentes periodos; en el caso de Espana, el mayor numero de retornos o visitas se produjo cuando finalizo la contienda y cuando la represion ejercida por la dictadura, si bien no habia desaparecido, estaba mas debilitada.

Por otro lado, un emigrante politico no es una persona perseguida por el regimen del pais que abandona--aunque, como ya he senalado, esta concepcion podia ser relativa--, pero se marcha porque esta disconforme o descontento con la situacion politica imperante y sus consecuencias; ademas, a este motivo suelen unirse otros de tipo economico y social. (29) En el caso de la emigracion politica de posguerra que salio de Espana tras la restauracion, en 1946, de la Ley de Emigracion de 1924, la cual posibilito los movimientos regulados de poblacion, los protagonistas podian haber militado en algun partido antes de la Guerra Civil, pero lo mas comun era que se tratase de simpatizantes de las ideas de izquierda y de la Segunda Republica, no demasiado estigmatizados por las mismas. Por ello, las posibilidades de partida solian ser mas amplias que las de los exiliados y exiliadas, al menos de los que salieron entre 1936 y 1942--periodo masivo del exilio republicano--, y en la mayoria de los casos, antes de emigrar contaban ya con ciertos recursos e informacion, proporcionada, sobre todo, por las redes relacionales y de parentesco asentadas en el pais de destino. Ademas, los emigrantes politicos de posguerra podian regresar a Espana cuando quisieran porque no estaban fichados por las autoridades policiales y se les confundia con emigrantes economicos retornados.

Asimismo, su integracion en el pais de acogida era mas rapida que la de los exiliados, porque no llegaban con el objetivo de volver. Respecto a su militancia en el lugar de destino, esta podia o no ser activa. El emigrante politico no se considera un exiliado a si mismo, sino un emigrante. No obstante, cuando coincide con los primeros se identifica con sus formas de entender la politica, la cultura, la educacion, etcetera; a pesar de ello, no se percibe como una elite, por el contrario, de un modo mas humilde, se siente miembro de la inmigracion tradicional asentada en el pais.

Sin embargo, como todo intento de definicion, entrana sus deficiencias, y se sabe que tanto exiliados, como emigrantes--politicos o economicos--, en tanto sujetos de una experiencia de movilidad humana, recorrieron un camino marcado por problemas de distinto grado, pero de naturaleza semejante. Tal y como senalo Fernando Devoto, ambos tuvieron que comprender las oportunidades de las que disponian--por ejemplo, conocer su capital economico y relacional, asi como estar al corriente de los requisitos necesarios para viajar a Argentina y para salir de Espana o Europa--, vivir la experiencia trasatlantica o insertarse en una nueva sociedad. (30)

CAUSAS Y TIPOLOGIA DE LA NUEVA EMIGRACION DE POSGUERRA

A mediados de la decada de 1940 la emigracion espanola experimento una reactivacion que, si bien no supero a la de etapas anteriores, si quedo plasmada en el notable aumento de pasajeros al puerto de Buenos Aires. (31) El primer gobierno peronista (1946-1951) concibio el factor humano como un eslabon indispensable para ejecutar sus planes de crecimiento economico y por ello potencio la inmigracion. Por un lado, la puesta en marcha del Primer Plan Quinquenal necesitaba abundante mano de obra, sobre todo en los proyectos relacionados con la construccion de obras publicas, el sector industrial, manufacturero y rural. Al mismo tiempo, si Argentina queria mantener una economia cuasi autarquica, economicamente independiente, necesitaba multiplicar el numero de posibles consumidores. (32)

A pesar de la continuidad de las ideas y las politicas migratorias del Peronismo, hubo varios aspectos que supusieron una novedad respecto a los periodos anteriores, entre ellos se destaca la tutela de la emigracion por medio de acuerdos bilaterales entre gobiernos y con organismos internacionales, asi como la coincidencia de una gran variedad de tipologias migratorias que hasta el momento no lo habian hecho con tal intensidad, entre las cuales se encontraban emigrantes por motivos economicos, politicos, refugiados, profugos o criminales de guerra. (33)

Por otro lado, la situacion en Europa tras la Segunda Guerra Mundial hacia que un gran numero de personas--muchas de ellas con el perfil tecnico y profesional que necesitaba el nuevo gobierno y que las diferenciaba de los migrantes del interior--estuvieran dispuestas a emigrar, sobre todo a un pais que ofrecia unos salarios altos, buenas condiciones de vida y posibilidades bastante amplias para el ingreso. De ahi que, despues de casi dos decadas de politicas restrictivas tras la llegada de Peron al poder, se decidiera abrir de nuevo la puerta a la inmigracion ultramarina, dando asi lugar al que se convirtio en el ultimo ciclo de la emigracion europea a Argentina en el siglo XX. (34)

La composicion social de la emigracion espanola de posguerra se caracterizo por algunos rasgos tipicos de las corrientes migratorias tradicionales. La estructura de edad de los emigrantes mostro una fuerte concentracion en los periodos activos: en primer lugar sobresalian las personas de entre 15 y 29 anos, y en segundo las de 30 a 44 anos, con alto predominio de solteros, a pesar del protagonismo que adquirio la emigracion familiar, la cual favorecio una mayor proporcion de menores y de mayores de 55 que en etapas anteriores, debido, sobre todo, a los procesos de reagrupacion. (35) En cuanto a la representacion por sexos, los hombres concentraron el 56.5 por ciento y las mujeres--cuyo numero ascendio respecto a la emigracion masiva--43.5 por ciento del total del flujo migratorio a Argentina. (36)

Respecto a la procedencia regional de los emigrantes de posguerra que tuvieron como destino la republica del Plata, los principales focos de expulsion fueron Galicia, Andalucia, Castilla y Leon y Asturias, seguidas de Cataluna, la Comunidad Valenciana, el Pais Vasco y Madrid. (37) Una de las diferencias mas significativas del flujo general de posguerra--ademas de la mayor participacion de andaluces y castellanoleoneses--fue la baja presencia de poblacion canaria, la cual se dirigio fundamentalmente a Venezuela. (38) Estos datos indican que a las provincias y regiones tradicionales de la emigracion espanola se incorporaron otras como Cataluna y Madrid--que ya se habian destacado como lugar de procedencia de una parte significativa del exilio republicano y que, en el caso de la primera, contaba con una tradicion migratoria a Argentina--. Ello respondia a que tras la Guerra Civil un numero significativo de poblacion habia emigrado a Madrid y a Barcelona buscando un medio de vida, lo cual supuso en muchos casos un paso intermedio hasta la partida definitiva a America.

En cuanto a las profesiones de los emigrantes, por medio de las fuentes espanolas, de los datos referidos al periodo comprendido entre 1946 y 1954, es posible senalar que 57.2 por ciento de la emigracion embarcada a Argentina lo hizo "sin profesion"--categoria que aglutinaba por extension a las mujeres y los menores de 15 anos--. El resto, en cifras muy inferiores a la anterior, fue clasificado del siguiente modo: obreros agricolas (17%), obreros industriales (12.8%), comercio y empleos privados (7%), obreros sin aptitud determinada--jornaleros--(2.9%), ocupaciones diversas (1.7%) y profesiones liberales (0.9%). (39) En realidad es imposible saber hasta que punto estas cifras respondieron a una realidad, ya que corresponden a la perfeccion con el perfil profesional requerido desde Argentina para quienes quisieran emigrar. Ademas, esto no significa que al llegar a su destino desempenaran el oficio con el cual habian sido catalogados--por lo general, el primer trabajo dependia del ofrecido por los familiares o paisanos instalados en el pais--y, mucho menos, que no experimentaran la movilidad laboral que caracterizo el contexto de recepcion del momento.

Referente a las causas de la emigracion del periodo comprendido entre 1946 y 1953, segun las autoridades franquistas, se clasificaban del siguiente modo: 91.8 por ciento salio de Espana "por su voluntad"; 7.4 por ciento "por indigencia", y el resto lo hizo "por extradicion", "por invalidez", "por falta de trabajo", "por enfermedad", "por deberes militares" y "por rechazo". (40) Por su parte, los testimonios de la nueva emigracion de posguerra anaden a las causas economicas de la migracion otras de tipo politico, social y psicologico, derivadas en su mayor parte de las consecuencias de la Guerra Civil y de la implantacion de la dictadura franquista.

LA EMIGRACION DE POSGUERRA VISTA POR SUS PROTAGONISTAS

Es conocido que la posguerra espanola se caracterizo en materia economica por el estancamiento, la depresion, la inflacion, la contraccion del comercio exterior, la reduccion del consumo privado y la caida drastica de los salarios reales, entre otros. La politica economica autarquica llevada a cabo por el regimen franquista --la cual provoco el mercado negro--fue la causante de tal situacion; asimismo, el clima de miedo, odio, venganza y rencor promovido desde las esferas oficiales y extendido a todos los rincones de la sociedad propiciaron el contexto adecuado para que esta situacion economica se mantuviera en el tiempo.

En el transcurso de los primeros veinte anos de la dictadura algunos terminos como hambre, miseria, estraperlo o enfermedad se volvieron parte del lenguaje cotidiano. Los salarios de la clase obrera descendieron--no recuperaron los niveles de 1936 hasta la segunda mitad de la decada de 1950--, las condiciones de trabajo en casi todos los ambitos empeoraron y el sector agricola se hundio. Por otro lado, durante el franquismo la represion--como una variante mas del concepto de violencia politica--no fue un hecho puntual y excepcional, sino un entramado global que cubria aspectos economicos, sociolaborales, de la vida cotidiana, de genero, juridico-carcelarios, etcetera.

Una vez concluida la Guerra Civil, a pesar de las consignas franquistas en las cuales se aseguraba que quienes no estuvieran implicados en delitos de sangre no tenian nada que temer, en las ciudades y en los pueblos se desato una oleada de represion. El miedo a las denuncias--estas podian ser anonimas y no necesitaban ninguna prueba para ser tramitadas--aterrorizo a la poblacion, sobre todo a quienes habian simpatizado con la Republica. Estas personas vivieron sometidas a la constante amenaza de ser denunciadas por vecinos, familiares o amigos, quienes en multiples ocasiones utilizaron este mecanismo para solventar rencillas personales e incluso para obtener alguna prebenda a cambio.

La represion se instauro en la vida cotidiana de la poblacion espanola, con manifestaciones tanto en el ambito publico como en el privado, hasta tal punto que familias completas se vieron obligadas a abandonar su lugar de origen. Sirva como ejemplo el testimonio de Damaso Ovidio Roces, del concejo de Pola de Siero en Oviedo (Asturias), quien salio de Espana en 1952 y cuya familia fue emigrando progresivamente a Argentina entre 1948 y 1957:
   Mi familia era todo gente de la [... Republica], republicanos,
   entonces siempre habia problemas politicos [...] Para mi fue peor
   lo que vino despues de la guerra que la guerra en si. [...] por la
   represion, por las persecuciones que hicieron de la familia, por la
   miseria, !porque mataron a mas gente despues de la guerra que
   durante la guerra! eso fue lo peor. [...]

      Despues de la guerra quedaba el rosario [...], ?cuanta gente
   llevaron y mataron por denuncias de los vecinos [sic]? Denunciaban
   a uno, se lo llevaban, los curas te denunciaban [...] porque eras
   republicano o habias sido republicano, o los padres que habian
   estao en la guerra ... [sic] [...] !Alli o eras franquista o no eras
   nadie! !O te morias! Es asi, asi de sencillo !o eras o no eras
   nadie! Por eso digo fue peor lo que vino despues de la guerra que
   la Guerra Civil. (41)


No obstante, hubo numerosos casos no tan explicitos como el anterior. Es decir, hubo personas que emigraron conscientemente por la inconformidad con el regimen de Franco y que experimentaron un rechazo total a convivir con los culpables de la represion, pero muchas otras ni siquiera tuvieron una conciencia clara de que emigraban por motivos politicos, los cuales fueron interiorizados a posteriori.

En relacion a las causas sociales, otra de las consecuencias de la Guerra Civil y de la implantacion de la dictadura fue la falta de libertad provocada por las rigidas normas sociales del momento; esto afecto sobre todo a las mujeres, quienes alcanzaron cuotas de salida superiores a las de otras etapas, fundamentalmente por medio de la emigracion familiar. La dictadura franquista desmantelo los principios democraticos de la Segunda Republica tendentes a una mayor igualdad de genero, y condeno a las mujeres a una posicion subordinada, caracterizada por la sumision a los padres y maridos, cuya autoridad se vio reforzada. Con el objetivo de recluirlas en el espacio domestico, se eliminaron los avances educativos del periodo republicano; a grandes rasgos, desde pequenas se les condeno a una educacion precaria basada en el aprendizaje de las reglas elementales y las tareas del hogar, siempre bajo los dictados intransigentes de la Iglesia catolica, la cual tuvo un protagonismo estelar en la conformacion de los valores sociales impuestos por el franquismo. Asimismo, se tomaron una serie de medidas, como la limitacion de las profesiones a las que estas podian acceder o la prohibicion del trabajo asalariado a las mujeres casadas que no fueran cabeza de familia, entre otras. Las mujeres debian convertirse en esposas ejemplares y educadoras cristianas de sus hijos, por ello debian aprender las denominadas virtudes que supuestamente las caracterizaban: abnegacion, sumision, carencia de aspiracion al espacio publico y deseo de maternidad dentro del matrimonio. (42)

De esta manera, las condiciones sociales del franquismo condenaron a la mayoria a una existencia amarga que, aunque no derivo en un movimiento consolidado de resistencia, obtuvo como respuesta la elaboracion de ciertas estrategias individuales que sirvieron para superar la situacion impuesta. Entre ellas destaco la emigracion, la cual significo para muchas mujeres una tactica de ruptura con el medio familiar, matrimonial, laboral, escolar, cultural y politico. El testimonio de Lola--cuyo apellido no se ha conservado--es representativo de las presiones sociales impuestas a las mujeres y de la falta de libertad como causantes de la emigracion de posguerra. Esta gallega, quien llego a Buenos Aires en 1948 procedente de un entorno rural--la aldea Caverte en el partido de Corcubion (A Coruna)--, decidio emigrar "para alejar[se] de ese destino bruto de cuidar animales o convertir[se] en una mujer como [su] madre, siempre pariendo hijos y dando de mamar". (43) Cuando cumplio 18 anos su padre resolvio que debia casarse con un vecino de la aldea con quien habia apalabrado su matrimonio. Ante esta situacion, Lola--quien ya vislumbraba la idea de marcharse a Argentina, donde contaba con gente conocida--debio rogar a su madre para que esta convenciera a su padre de su partida. Dos anos mas tarde, gracias a la carta de llamada de una tia suya logro abandonar la aldea.

Con esta emigracion mas rupturista convivio el tradicional modelo patriarcal, en el cual los progenitores obligaban a uno de sus hijos a emigrar para aliviar las necesidades de las familias amplias o como eslabon de la cadena migratoria, para que despues se marchara el resto de la familia si su experiencia habia sido positiva. (44) Y tambien la estructura en la cual, siguiendo las reglas sociales de la epoca, las mujeres se vieron obligadas a seguir a sus maridos, bien porque ya se encontraban en Argentina y las reclamaban, o bien porque habian tomado la decision y ellas debian de secundarla en aras de mantener la estirpe unida y acatar las disposiciones de su pareja. Del mismo modo, y como muestra de la diversidad de casos, hubo mujeres que emigraron como resultado de una decision en comun de la pareja, ya fuera para reunirse con el marido al otro lado del oceano, o bien para marcharse al mismo tiempo y comenzar una nueva vida en un pais con mas posibilidades que Espana.

Por ultimo, y en relacion con las causas psicologicas de la emigracion de posguerra, para muchas personas el drama vivido durante la Guerra Civil se convirtio en un trauma. Esto fue lo que sucedio en la familia de Celia Notton, quien a los 16 anos emigro de Barcelona a Argentina junto a su madre y sus dos hermanas. Estas mujeres, que vivieron la contienda exiliadas en Francia, regresaron a Barcelona una vez finalizada la guerra y lograron recuperar su bienestar economico gracias a una pequena empresa familiar; sin embargo, la psicosis creada por la muerte de quien fuera el cabeza de familia durante la guerra, la traumatica experiencia en el pais galo y, sobre todo, la conviccion de que en cualquier momento podia estallar una tercera guerra mundial, hizo que la familia Notton optara por emigrar a Buenos Aires en 1949. (45)

En otros casos, los motivos psicologicos que provocaron la emigracion fueron menos traumaticos y estuvieron propiciados sobre todo por el afan de aventura y las ansias de conocimiento propias de la juventud. Por ejemplo, de acuerdo con Enrique Vera, natural de Santa Cruz de Tenerife: "[me marche a Argentina en 1950 porque] me atraia la aventura y America era la aventura". (46) En el caso de Francisco Lores--emigrado a Buenos Aires en 1952, presidente de la Federacion de Sociedades Gallegas de Buenos Aires, cuyo testimonio es conocido--, argumenta que el pais del Plata ejercio en el una influencia casi mitica desde pequeno: "Yo aprendi los tangos porque mi hermana cantaba y cantaba [...] El tango, los salones, todas esas cosas, los hombres con sombrero asi, despues la gente que iba alla[, a Galicia, era] muy amable, con acento, ese hablar porteno que le gustaba a uno [sic]; uno los admiraba como tipos de la burguesia ... y joder y me vine para aca". (47)

Mas alla de estas salidas, una de las cuestiones que mas preocupo a los organismos franquistas encargados de la emigracion fue que, una vez abiertos los cauces migratorios, los enemigos del regimen de Franco salieran del pais y de Europa camuflados en la llamada emigracion economica para engrosar las filas del exilio en America. Desde finales del siglo XIX y hasta la Guerra Civil espanola, la emigracion economica habia coincidido puntualmente con la politica y con el exilio, pero ni estos dos fenomenos habian adquirido la magnitud de 1939 y de la decada de 1940, ni la primera habia tenido tantos matices--sobre todo en lo referente a los motivos de partida--que dificultaran su catalogacion como emigracion economica en exclusiva. (48)

En efecto, numerosos exiliados--personas que si se habian involucrado en alguna actividad politica durante la Republica o se destacaron en la defensa de la misma durante la contienda--y familiares de los mismos--cuyas vidas corrian un riesgo mas inminente que en los casos referidos--se embarcaron a Argentina aprovechando la reanudacion de los flujos migratorios. En primer lugar, fueron muy comunes los casos de familiares cercanos (madres, hermanos, sobrinos, etcetera) que se habian quedado solos en la peninsula o que estaban expuestos a algun peligro y eran llamados por la familia exiliada en Argentina. Asi como familias que se marcharon para reunirse con uno de sus miembros, principalmente el conyuge o el padre, que se habia exiliado durante la Guerra Civil o al termino de la misma.

En el caso de Maruja Segovia, natural de Picassent (Valencia), el exilio de su padre significo tambien el suyo y el de su familia. No obstante, ella no se considera a si misma una exiliada, pues cree que la de su familia fue "una emigracion economica pero que seguramente no se hubiera producido si no hubiera sido por la politica, ya que esto fue lo que a mi padre lo hizo descender de categoria laboral". (49) El padre de Maruja se alisto como voluntario al Ejercito Popular de la Republica y cuando finalizo la Guerra Civil volvio a su puesto como encargado en una fabrica de tabacos, pero al poco tiempo sus companeros lo denunciaron por ser republicano y fue condenado a muerte. Los contactos de su mujer--quien trabajaba de sirvienta en la casa de un guardia civil--permitieron que se librara de ser fusilado, pero no de que en su trabajo lo descendieran a peon. Esta decision, la mala relacion con sus companeros de trabajo y el permanente peligro de muerte provocaron su exilio en Francia.

Pasado un tiempo, la familia tuvo noticias de que en Francia habia sido repatriado, cuando al ser detenido se comprobo su nacionalidad argentina--era hijo de antiguos emigrantes, concretamente, su madre era una malaguena, quien habia regresado a Espana en 1920--. Despues de esto, las autoridades consulares argentinas se pusieron en contacto con la madre de Maruja para avisarle que conocian los antecedentes politicos de su marido y convenia que se marchara a Argentina si no queria tener problemas con la justicia franquista. De este modo, en 1955, cuando Maruja tenia 15 anos, su madre y sus cuatro hermanos lograron viajar repatriados a Buenos Aires.

En segundo lugar, formaron parte del colectivo de exiliados tardios quienes todavia se encontraban refugiados en Europa porque no habian logrado salir rumbo a America debido a la Segunda Guerra Mundial. Asi, por ejemplo, hubo quienes, tras cruzar los Pirineos despues de la contienda espanola, no pudieron embarcarse hacia Latinoamerica y una vez comenzada la contienda europea tuvieron que sobrevivir en la Francia de Vichy, fueron obligados a efectuar trabajos forzosos en la Alemania nazi o participar en la Resistencia francesa. Por ejemplo, la familia de Manuel Hibernon--oriundo de Mataro (Barcelona)--, refugiada politica en Francia, vivio escondida durante la ocupacion alemana y colaboro con el maquis, pero hacia 1950 el miedo a otro conflicto armado--agudizado por el trauma de las guerras vividas--los hizo trasladarse a Argentina, donde no tenian ningun familiar, pero si la documentacion necesaria gracias a unos contactos en el Consulado argentino de Burdeos. (50)

Muchos exiliados de la decada de 1940, pertenecientes al PCE, a la CNT o a la guerrilla antifranquista, habian encontrado refugio en suelo frances mediante las redes de acogida tramadas por esas organizaciones, las cuales mas tarde posibilitaron la reemigracion hacia otros destinos como Argentina. Pero sobre todo fueron las redes microsociales las que les ayudaron a salir de Europa. Este fue el caso del militante anarquista natural de Boiro (A Coruna), Jose Romero, quien, al iniciarse la invasion alemana de Francia, en 1940, se sumo al maquis frances y permanecio en sus filas hasta 1945; luego, una vez finalizada la guerra, escribio a su hermana, residente en Argentina, para que lo reclamara y, finalmente, en 1950, partio hacia Buenos Aires desde el puerto de Marsella. (51)

En tercer lugar, encontramos a quienes, tras haber cumplido condena en las carceles y en los campos de concentracion franquista o tras haber sido deportados a Espana, advirtieron imposible su vida en ella y se negaron a convivir con el estigma de "rojos" y sus consecuencias. En este sentido, quiza los casos mas conocidos sean los de Jorge Luzuriaga--hijo del pedagogo Lorenzo Luzuriaga y de la psicologa Maria Luisa Navarro--, quien tras haber estado encarcelado logro marcharse a Argentina en 1946, o el de Nicolas Sanchez-Albornoz--hijo del historiador Claudio Sanchez-Albornoz--, que se escapo del campo de trabajo de Cuelgamuros--posterior Valle de los Caidos--, y se dirigio de Francia a la capital argentina, donde residia su padre desde 1940. (52) Sin embargo, existieron cientos de trayectorias similares: la del galleguista Ramon de Valenzuela Otero, quien en 1946 abandono la carcel donde se encontraba confinado por desertor y pudo viajar a Argentina en 1949 gracias a su matrimonio con una antigua residente. O la de Isabel Rios, militante comunista gallega y colaboradora activa de la guerrilla, que, tras siete anos en prision, fue puesta en libertad en 1943 y cuatro anos despues emigro a la republica austral. Sus palabras son representativas sobre la situacion y el sentimiento de muchos de estos exiliados que conformaron el flujo tardio, el cual, si bien se debilito desde la segunda mitad de 1950, estuvo vigente hasta 1975.
   Nosotros y miles de familias como la nuestra nos fuimos obligados
   por la necesidad de buscar un lugar donde poder vivir, para no
   morir en la carcel o de una paliza de los comisarios, para ser
   tratados como seres humanos; para poder respirar sin el temor
   constante al registro, a la detencion, al control agobiante con que
   se nos mantenia paralizados, sin poder viajar, ni encontrar
   trabajo, ni hacer amistades que no fueran inmediatamente
   investigadas, sin poder hablar con nadie a fin de no comprometer a
   los amigos; nos fuimos para mantener un resto de dignidad, pues
   hasta de eso quisieron despojarnos. Nos fuimos "voluntarios",
   llorando desesperadamente por tener que abandonar nuestra tierra, y
   vivimos "voluntariamente" en el exilio pensando cada dia, cada
   minuto, cuando podriamos volver. (53)


EPILOGO

No podia finalizar este articulo sin senalar que la emigracion espanola de posguerra tambien se caracterizo por rasgos sociologicos y orientaciones politicas que la diferenciaron del exilio republicano y de la emigracion comprometida antifranquista. Durante la ultima oleada migratoria de Espana a Argentina en el siglo xx, llegaron numerosas personas nacidas a finales de la decada de 1920 y en el transcurso de la de 1930, las cuales no habian participado en la movilizacion social y politica anterior a 1936, y quienes no tenian un recuerdo nitido de la Guerra Civil, mucho menos de la Segunda Republica. Asimismo, como senalo Xose M. Nunez Seixas, habia muchos emigrantes nacidos durante la decada de 1940 y educados dentro del regimen dictatorial, que aceptaban de una forma acritica los postulados transmitidos por la escuela, la parroquia, la falange, etcetera, y asimilaron el conformismo, asi como la obediencia hacia las autoridades franquistas, pues desde la infancia se habian familiarizado con el miedo, el racionamiento, el hambre y el refugio en la esfera de lo privado. Ademas, en el caso de algunos hombres, por ejemplo, gracias al servicio militar muchos campesinos tuvieron la posibilidad de aprender otro oficio o completar su alfabetizacion. De ahi que guardaran un buen recuerdo del regimen franquista del cual huian por la penosa situacion economica y social, sin formar parte de la oposicion. (54)

Por otro lado, dentro de la emigracion de posguerra tambien encontramos partidarios del dictador Francisco Franco, quienes decidieron salir de Espana con la idea de huir de la miseria de la posguerra, de los problemas familiares o acatando las decisiones de sus conyuges, entre otros. En palabras de Maria Rosa Iglesias Lopez, natural de la aldea de Ardagan en Santiago de Compostela (A Coruna), cuyo padre emigro a Buenos Aires en 1948, y con quien se reunio en 1953:
   Papa combatio en el ejercito franquista, estuvo en el frente de
   Asturias, toda mi familia combatio en el ejercito franquista, eh ...
   supongo que pasaron por la aldea los reclutaron y tuvieron que ir,
   mi padre en aquel entonces tenia 18 anos cuando fue a la guerra, y
   bueno, obviamente era franquista. [...] En mi casa Franco era un
   dios pa mi padre [sic]. (55)


Asimismo, Manuel Vique--un almeriense emigrado por la decision de su madre de salvarlo a el y a sus hermanos de la incultura a la que los condenaba el campo andaluz de la posguerra--relata: "Mi papa hablaba mucho de Franco, a pesar de que aqui [en el Rincon Andaluz] muchos no simpatizan con Franco [...] Para el Franco era lo mas grande que habia". (56)

Sin embargo, el colectivo mas amplio estuvo conformado por aquellas personas que mostraron una indiferencia total--cuando no un rechazo ferreo--hacia los asuntos politicos tanto del pais de origen como el de destino. De esta manera, hubo quien llego a pensar que la unica manera de vivir sin problemas en Argentina era alejandose de la politica. (57) En muchos casos esta reaccion contraria o de desentendimiento hacia la politica provino principalmente de los hijos e hijas de emigrantes, quienes en su primera infancia se vieron obligados a marcharse y vivieron la decision de sus padres como una imposicion. (58) Por ejemplo, Maria del Carmen Somoza--nacida en A Coruna y emigrada a Argentina en 1949 a la edad de 7 anos--considero que la politica habia sido la causante de todas las desgracias de su familia; por ello, cuando se le pregunto por su relacion con la politica respondio en estos terminos: "Jamas en mi vida me meti en politica, nunca me intereso la politica. [...] Yo nunca milite [...], yo no soy republicana, no soy ..., menos falangista, pero no soy nada [sic]". (59) En otros casos, como el de Maria Rosa Iglesias, la convivencia con un padre franquista pudo ser la causante de esta actitud:
   Jamas, jamas [me involucre en politica]. Mi padre era un hombre muy
   hostil a los politicos, obviamente si era franquista nada que fuera
   la politica estaba permitido [sic], lo unico que estaba permitido
   era la voz del dictador, de Franco. [...] Y bueno, mama era una
   mujer que vivia de la puerta de calle para adentro [sic]. Asi que,
   yo jamas me involucre en politica, es mas no tengo atraccion por la
   politica, hoy dia me resulta algo todavia muy complejo y algo muy
   dificil de comprender eh ... las hipocresias y las mentiras de los
   politicos. (60)


Sea como fuere, franquistas o antifranquistas, quienes trataron de desentenderse de la politica y quienes entraron en contacto con ella una vez llegados a Argentina pasaron a formar parte de un mismo todo: la colonia espanola de Buenos Aires, dentro de la cual se produjeron nuevos acomodamientos y diversos conflictos, sobre todo al interior de las instituciones comunitarias. (61) Por lo demas, muchos emigrantes que han sido tenidos en cuenta como "economicos" se socializaron politicamente y desarrollaron una actividad comprometida en la emigracion con sus connaturales y con su tierra de procedencia, al grado de que no pocos se consideraron pertenecientes al exilio o se identificaron con el. De ahi la necesidad de tener en cuenta tanto el cruce entre estas trayectorias vitales y las categorizaciones exilio, emigracion politica, emigracion economica, como la afirmacion de que estas categorias--las cuales responden a identidades multiples en continua evolucion--ni funcionan como estructuras aisladas ni son inamovibles. Se puede pasar de una a otra en el transcurso del tiempo e incluso compartir sus rasgos definitorios.

ARCHIVOS

Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores (AMAE)

BIBLIOGRAFIA

Alted, Alicia y Almudena Asenjo (coords.), De la Espana que emigra a la Espana que acoge, Madrid, Fundacion Largo Caballero/Obra Social Caja Duero, 2006.

Argiroffo, Beatriz y Claudia Echarri, "Inmigracion, redes sociales y movilidad ocupacional: italianos de Ginestra y Ripalimosani en Rosario 1947-1958", en Estudios Migratorios Latinoamericanos, num. 21, 1992, pp. 345-370.

Barbero, Maria Ines y Maria Cristina Cacopardo, "La inmigracion europea a la Argentina en la segunda posguerra: viejos mitos y nuevas condiciones", en Estudios Migratorios Latinoamericanos, num. 19, 1991, pp. 291-321.

Biernat, Carolina, ?Buenos o utiles? La politica inmigratoria del Peronismo, Buenos Aires, Biblos, 2007.

Blanco, Juan Andres y Jose Maria Toranzo (eds.), De Zamora al Rio de la Plata. Memoria de la emigracion zamorana ii, Zamora, Junta de Castilla y Leon/Diputacion de Zamora/Caja Espana, 2007.

Calvo, Luis M., Maria Jose Fernandez Vicente, Axel Kreienbrink, Carlos Sanz Diaz y Gloria Sanz Lafuente, Historia del Instituto Espanol de Emigracion, Madrid, Ministerio de Trabajo e Inmigracion, 2009.

Chacel, Rosa, Obra completa, Articulos ii, vol. iv, Valladolid, Diputacion Provincial de Valladolid/Centro de Estudios Literarios Fundacion Jorge Guillen, 1993.

Cozar, Maria Enriqueta, Inmigrantes andaluces en Argentina: durante la Guerra Civil y la posguerra (1936-1960), Sevilla/Buenos Aires, Junta de Andalucia/Centro de Estudios Andaluces/Consejeria de la Presidencia/ Consejeria de Gobernacion, 2012.

Cristoforis, Nadia A. de, "La fase final de unas migraciones de larga duracion: gallegos hacia Buenos Aires (1946-1960)", en Amnis, num. 12, 2013, disponible en [http:// amnis.revues.org/1925], consultado: 26 de octubre de 2015.

Cristoforis, Nadia A. de (coord.), Baixo o signo do franquismo: emigrantes e exiliados galenos na Arxentina ("diaspora"), Santiago de Compostela, Sotelo Blanco Edicions, 2011.

Cristoforis, Nadia A. de, "Argentina como destino de la emigracion gallega luego de la Segunda Guerra Mundial", en Ruy Farias (comp.), Buenos Aires Gallega. Inmigracion, pasado y presente, Buenos Aires, Comision para la Preservacion del Patrimonio Cultural de la Ciudad Autonoma de Buenos Aires, 2007, pp. 45-62.

Cristoforis, Nadia A. de y Alejandro Fernandez, Las migraciones espanolas a la Argentina: variaciones regionales (siglos xix y xx), Buenos Aires, Biblos, 2008.

Da Orden, Maria Liliana, "Migracion de posguerra y epistolarios privados: notas para el analisis de la construccion de identidades a partir del caso gallego en la Argentina", en Estudios Migratorios Latinoamericanos, num. 71, 2011, pp. 313-340.

Da Orden, Maria Liliana, Una familia y un oceano de por medio. La emigracion gallega a traves de la memoria epistolar, Barcelona, Anthropos, 2010.

Da Orden, Maria Liliana, Barbara Ortuno Martinez y Walter Derbiz, Historia(s) de la inmigracion asturiana en Mar del Plata, Mar del Plata, Editorial de la Universidad de Mar del Plata, 2014.

Devoto, Fernando J., Historia de la inmigracion en la Argentina, Buenos Aires, Sudamericana, 2003.

Devoto, Fernando J., "El reves de la trama: politicas migratorias y practicas administrativas en la Argentina (1919-1949)", en Desarrollo Economico. Revista de Ciencias Sociales, num. 162, 2001, pp. 181-304.

Dittler, Maria Teresa, Amapolas rojas. Inmigrantes polacos de posguerra, Buenos Aires, Continente, 2014.

Duarte, Angel, "Republicanos, emigrados y patriotas. Exilio y patriotismo espanol en la Argentina en el transito del siglo xix al xx", en Ayer, num. 47, 2000, pp. 57-79.

Duenas, Maria Jesus, "Modelos de mujer en el franquismo (1946-1960)", en Cristina de la Rosa (coord.), La voz del olvido: mujeres en la Historia, Valladolid, Secretariado de Publicaciones e Intercambio Editorial, 2003, pp. 93-111.

Farias, Ruy, "La emigracion gallega a la Argentina en la segunda posguerra: un analisis a partir del caso del municipio de Catoira (Pontevedra)", en Odisea. Revista de Estudios Migratorios, num. 2, 2015, disponible en [http://publicaciones.sociales. uba.ar/index.php/odisea/article/view/1279], consultado: 18 de septiembre de 2015.

Favero, Bettina, La ultima inmigracion. Italianos en Mar del Plata (1945-1960), Buenos Aires, Imago Mundi, 2013.

Fernandez, Alejandro y Jose C. Moya (eds.), La inmigracion espanola en la Argentina, Buenos Aires, Biblos, 1999.

Fernandez, Marcelino X., "Asociacionismo gallego en Buenos Aires (1936-1960)", en Xose M. Nunez Seixas (ed.), La Galicia Austral. La inmigracion gallega en la Argentina, Buenos Aires, Biblos, 2001, pp. 161-201.

Fernandez Vivente, Maria Jose, "Espanoles fuera de Espana. Historia y memoria de la ultima ola migratoria espanola (1945-1980)", en Amnis, num. 7, 2007, disponible en [http://amnis.revues.org/799], consultado: 18 de septiembre de 2015.

Fernandez Vivente, Maria Jose, Emigrer sous Franco. Politiques publiques et strategies individuelles dans lemigration espagnole vers Argentine et vers la France (1945-1965), Lille, Atelier National de Reproduction des Theses, 2004.

Franco, Marina, El exilio: argentinos en Francia durante la dictadura, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008.

Franco, Marina y Pilar Gonzalez Bernaldo, "Cuando el sujeto deviene en objeto: la construccion del exilio argentino en Francia", en Pablo Yankelevich (comp.), Represion y destierro: itinerarios del exilio argentino, La Plata, Ediciones Al Margen, 2004, pp. 17-47.

Fuentes, Juan Francisco, "Imagen del exilio y del exiliado en la Espana del siglo xix", en Ayer, num. 47, 2002, pp. 35-56.

Galvez, Lucia, Historias de inmigracion, amor y arraigo en tierra argentina: 1850-1950, Buenos Aires, Norma, 2003.

Garcia Mille, Leonor y Clara E. Lida, "Los espanoles en Mexico: de la Guerra Civil al franquismo, 1939-1950", en Clara E. Lida (comp.), Mexico y Espana en el primer franquismo. Rupturas formales, relaciones oficiosas, Mexico, El Colegio de Mexico, 2001, pp. 203-252.

Garcia, Rocio, "Un estado de la cuestion de las teorias de las migraciones", en Historia Contemporanea, num. 26, 2003, pp. 329-351.

Garcia Zarza, Eugenio, "La emigracion espanola a la Argentina: 1946-1968. Con especial referencia a Castilla y Leon", en Salamanca. Revista Provincial de Estudios, nums. 27/28, 1991, pp. 241-292.

Germani, Gino, Politica y sociedad en una epoca de transicion, Buenos Aires, Paidos, 1969.

Gil, Alicia, Aurelio Martin y Pedro Perez (coords.), El retorno. Migracion economica y exilio politico en America Latina y Espana, Madrid, Instituto de Estudios Latinoamericanos/Marcial Pons, 2013.

Gonzalez-Rothvoss, Mariano, La emigracion espanola a Iberoamerica, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Cientificas, 1949a.

Gonzalez-Rothvoss, Mariano, Los problemas actuales de la emigracion espanola, Madrid, Instituto de Estudios Politicos, 1949b.

Grinau, Amancio X. (coord.), Ciudadanos espanoles en el mundo. Situacion actual y recorrido historico, Vigo, Grupo Exterior Espana, 2008.

Guinsberg, Enrique, "Migraciones, exilios y traumas psiquicos", en Politica y Cultura, num. 23, 2005, pp. 161-180.

Jensen, Silvina, La huida del horror no fue el olvido. El exilio politico argentino en Cataluna (1976-1983), Barcelona, Bosch-CO. so. fam., 1998.

Jimenez, Norma, Testimonios republicanos de la Guerra Civil espanola, Buenos Aires, La Rosa Blindada, 2001.

Lida, Clara E., "Espanoles inmigrantes y exiliados: el caso de Mexico", en Alicia Alted y Almudena Asenjo (coords.), De la Espana que emigra a la Espana que acoge, Madrid, Fundacion Francisco Largo Caballero/Obra Social Caja Duero, 2006, pp. 121-131.

Lida, Clara E., Mexico y Espana en el primer franquismo. Rupturas formales, relaciones oficiosas, Mexico, El Colegio de Mexico, 2001.

Lujan Leiva, Maria, "La inmigracion en la Argentina de posguerra", en Todo es Historia, num. 296, 1992, pp. 8-23.

Martin, Carlos, Nuevas soluciones al problema migratorio, Madrid, Ediciones Cultura Hispanica, 1955.

Merino, Asuncion, Emigracion, asociacionismo y retorno de los espanoles en Argentina (siglos xx y xxi). El diseno y la practica de su investigacion, Madrid, Trotta, 2012.

Nunez Seixas, Xose M., O sono da Galiza ideal. Estudos sobre exilados e emigrantes galegos, Vigo, Galaxia, 2015.

Nunez Seixas, Xose M., "Historiografia espanola reciente sobre migraciones ultramarinas: un balance y algunas perspectivas", en Estudios Migratorios Latinoamericanos, num. 48, 2001a, pp. 269-295.

Nunez Seixas, Xose M. (ed.), La Galicia Austral. La inmigracion gallega en la Argentina, Buenos Aires, Biblos, 2001b.

Nunez Seixas, Xose M. y Ruy Farias, "Transterrados y emigrados: una interpretacion sociopolitica del exilio gallego de 1936", en Arbor, num. 735, 2009, pp. 111-125.

Nunez Seixas, Xose M., "Itinerarios do desterro: sobre a especificidade do exilio galego de 1936", en Xose M. Nunez Seixas y Pilar Cagiao Vila (eds.), O exilio galego de 1936: politica, sociedade, itinerarios, Sada-A Coruna, Consello da Cultura Galega/Edicios do Castro, 2006, pp. 111-125.

Ortuno Martinez, Barbara, "La infancia transplantada: construcciones identitarias de las mujeres espanolas exiliadas y emigradas en Argentina", en Beatriz Caballero y Laura Lopez (eds.), Exilio e identidad en el mundo hispanico: reflexiones y representaciones, Alicante, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2012a, pp. 346-372, disponible en [http://www.cervantesvirtual.com/obra/exilio-e-identidad-en-el-mundo-hispanico-reflexiones-y-representaciones/], consultado: 15 de agosto de 2015.

Ortuno Martinez, Barbara, El exilio y la emigracion espanola de posguerra en Buenos Aires, 1936-1956, Alicante, tesis de doctorado en Historia, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2012b.

Ortuno Martinez, Barbara, "Del Casino al Centro: el exilio republicano y el asociacionismo espanol en America", en Historia Social, num. 70, 2011, pp. 155-173.

Ortuno Martinez, Barbara, "Redes migratorias femeninas en la emigracion espanola (1946-1960)", en Millars. Espai i Historia, num. 30, 2007, pp. 63-76.

Palazon, Salvador, Capital humano espanol y desarrollo latinoamericano. Evolucion, causas y caracteristicas del flujo migratorio (1882-1990), Alicante, Instituto de Cultura Juan Gil-Albert, 1995.

Perez Murillo, Maria Dolores (coord.), Oralidad e historias de vida de la emigracion andaluza hacia America Latina (Brasil y Argentina) en el siglo xx, Cadiz, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cadiz, 2000.

Pla Brugat, Dolores, "Encuentros y desencuentros entre los refugiados y los antiguos residentes espanoles en Mexico", en Cuadernos Americanos, vol. 3, num. 117, 2006, pp. 47-62.

Quijada-Maurino, Monica, "Politica inmigratoria del primer Peronismo. Las negociaciones con Espana", en Revista Europea de Estudios Latinoamericanos y del Caribe, num. 47, 1989, pp. 43-64.

Rios, Isabel, Testimonio de la Guerra Civil. Isabel Rios, Sada-A Coruna, Edicios do Castro, 1986.

Rubio, Javier, La emigracion de la Guerra Civil de 1936-1939. Historia del exodo que se produce con el fin de la II Republica, Madrid, San Martin, 1977.

Sampedro, Carmen, Madres e hijas. Historias de mujeres inmigrantes, Buenos Aires, Planeta, 2002.

Sanchez Alonso, Blanca, Las causas de la emigracion espanola, 1880-1930, Madrid, Alianza, 1995.

Sanchez Alonso, Blanca, La inmigracion espanola en Argentina. Siglos XIX y XX, Colombres, Fundacion Archivo de Indianos, 1992.

Sanchez-Albornoz, Nicolas, Carceles y exilios, Barcelona, Anagrama, 2012.

Schwarzstein, Dora, "Migracion, refugio y exilio: categorias, practicas y representaciones", en Xose M. Nunez Seixas y Pilar Cagiao Vila (eds.), O exilio galego de 1936: politica, sociedade, itinerarios, Sada-A Coruna, Consello da Cultura Galega/Edicios do Castro, 2006, pp. 53-77.

Silvestre Rodriguez, Javier, "Aproximaciones teoricas a los movimientos migratorios contemporaneos: un estado de la cuestion", en Historia Agraria, num. 21, 2000, pp. 157-192.

Soutelo, Raul, "Proyectos migratorios, itinerarios laborales y redes microsociales de los emigrantes en su correspondencia familiar: dos gallegos en Buenos Aires (1950-1966)", en Migraciones & Exilios, num. 7, 2006, pp. 115-136.

Torre, Juan Carlos (comp.), Los anos peronistas, Buenos Aires, Sudamericana, 2002.

Villares, Ramon y Marcelino X. Fernandez, Historia da emigracion galega a America, Santiago de Compostela, Xunta de Galicia, 1996.

Vives, Pedro A. Pepa Vega y Jesus Oyamburu (coords.), Historia general de la emigracion espanola a Iberoamerica, Madrid, Historia 16, 1992.

Yankelevich, Pablo (comp.), Represion y destierro: itinerarios del exilio argentino, La Plata, Ediciones Al Margen, 2004.

Yanez Gallardo, Cesar, La emigracion espanola a America (siglos xix y xx). Dimension y caracteristicas cuantitativas, Colombres, Fundacion Archivo de Indianos, 1994.

ENTREVISTAS

Ortuno Martinez, Barbara, entrevista realizada a Damaso Ovidio Roces, Buenos Aires, 26 de noviembre de 2007.

Ortuno Martinez, Barbara, entrevista realizada a Celia Notton, Buenos Aires, 3 de diciembre de 2007.

Ortuno Martinez, Barbara, entrevista realizada a Francisco Lores Mascato, Buenos Aires, 29 de noviembre de 2007.

Ortuno Martinez, Barbara, entrevista realizada a Maruja Segovia, Buenos Aires, 5 de diciembre de 2007.

Ortuno Martinez, Barbara, entrevista realizada a Maria Rosa Iglesias Lopez, Buenos Aires, 16 de noviembre 2007.

Ortuno Martinez, Barbara, entrevista realizada a Manuel Vique, Buenos Aires, 18 de diciembre de 2007.

Ortuno Martinez, Barbara, entrevista realizada a Maria del Carmen Somoza Valeiro, Buenos Aires, 23 de octubre de 2008.

BARBARA ORTUNO MARTINEZ *

Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas

* barbaraortunomartinez@gmail.com

Fecha de recepcion: 06/05/2014

Date reception: 06/05/2014

Fecha de aceptacion: 27/10/2015

Date of acceptance: 27/10/2015

(1) Luis M. Calvo, Maria Jose Fernandez Vicente, Axel Kreienbrink, Carlos Sanz Diaz y Gloria Sanz Lafuente, Historia del Instituto Espanol de Emigracion, Madrid, Ministerio de Trabajo e Inmigracion, 2009.

(2) Vease Carolina Biernat, ?Buenos o utiles? La politica inmigratoria del Peronismo, Buenos Aires, Biblos, 2007.

(3) Vease Monica Quijada-Maurino, "Politica inmigratoria del primer Peronismo. Las negociaciones con Espana", en Revista Europea de Estudios Latinoamericanos y del Caribe, num. 47, 1989, pp. 43-64.

(4) Mariano Gonzalez-Rothvoss, La emigracion espanola a Iberoamerica, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Cientificas, 1949a, pp. 42-43. Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores (en adelante AMAE), Madrid, R. 5672/exp.13.

(5) Otras autoras tambien utilizaron esta herramienta conceptual y metodologica para analizar la complejidad y la variedad de situaciones del exilio argentino en las decadas de 1960 y 1980 en Europa, vease, por ejemplo, Silvina Jensen, La huida del horror no fue el olvido. El exilio politico argentino en Cataluna (1976-1983), Barcelona, Bosch-CO. SO. FAM., 1998; Marina Franco y Pilar Gonzalez Bernaldo, "Cuando el sujeto deviene en objeto: la construccion del exilio argentino en Francia", en Pablo Yankelevich (comp.), Represion y destierro: itinerarios del exilio argentino, La Plata, Ediciones Al Margen, 2004, pp. 17-47, y Marina Franco, El exilio: argentinos en Francia durante la dictadura, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008.

(6) Veanse Cesar Yanez Gallardo, La emigracion espanola a America (siglos XIX y XX). Dimension y caracteristicas cuantitativas, Colombres, Fundacion Archivo de Indianos, 1994; Blanca Sanchez Alonso, La inmigracion espanola en Argentina. Siglos XIX y XX, Colombres, Fundacion Archivo de Indianos, 1992 y Las causas de la emigracion espanola, 1880-1930, Madrid, Alianza, 1995, y Alejandro Fernandez y Jose C. Moya (eds.), La inmigracion espanola en la Argentina, Buenos Aires, Biblos, 1999.

(7) Ramon Villares y Marcelino X. Fernandez, Historia da emigracion galega a America, Santiago de Compostela, Xunta de Galicia, 1996, p. 153.

(8) Salvador Palazon, Capital humano espanol y desarrollo latinoamericano. Evolucion, causas y caracteristicas del flujo migratorio (1882-1990), Alicante, Instituto de Cultura Juan Gil-Albert, 1995, pp. 300-344.

(9) Clara E. Lida, "Espanoles inmigrantes y exiliados: el caso de Mexico", en Alicia Alted y Almudena Asenjo (coords.), De la Espana que emigra a la Espana que acoge, Madrid, Fundacion Francisco Largo Caballero/ Obra Social Caja Duero, 2006, p. 130.

(10) Vease Leonor Garcia Mille y Clara E. Lida, "Los espanoles en Mexico: de la Guerra Civil al franquismo, 1939-1950", en Clara E. Lida (comp.), Mexico y Espana en el primer franquismo. Rupturas formales, relaciones oficiosas, Mexico, El Colegio de Mexico, 2001, pp. 203-252.

(11) Una buena vision de conjunto acerca de los movimientos migratorios en Espana y los principales estudios producidos puede encontrarse en: Amancio X. Grinau (coord.), Ciudadanos espanoles en el mundo. Situacion actual y recorrido historico, Vigo, Grupo Exterior Espana, 2008.

(12) Vease, por ejemplo, Pedro A. Vives, Pepa Vega y Jesus Oyamburu (coords.), Historia general de la emigracion espanola a Iberoamerica, 2 tomos, Madrid, Historia 16, 1992.

(13) Xose M. Nunez Seixas, "Historiografia espanola reciente sobre migraciones ultramarinas: un balance y algunas perspectivas", en Estudios Migratorios Latinoamericanos, num. 48, 2001, pp. 269-295.

(14) Javier Silvestre Rodriguez, "Aproximaciones teoricas a los movimientos migratorios contemporaneos: un estado de la cuestion", en Historia Agraria, num. 21, 2000, pp. 157-192 y Rocio Garcia, "Un estado de la cuestion de las teorias de las migraciones", en Historia Contemporanea, num. 26, 2003, pp. 329-351.

(15) Veanse Eugenio Garcia Zarza, "La emigracion espanola a la Argentina: 1946-1968. Con especial referencia a Castilla y Leon", en Salamanca. Revista Provincial de Estudios, nums. 27/28, 1991, pp. 241-292; Salvador Palazon, op. cit., 1995, pp. 283-344; Maria Dolores Perez Murillo (coord.), Oralidad e historias de vida de la emigracion andaluza hacia America Latina (Brasil y Argentina) en el siglo XX, Cadiz, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cadiz, 2000; Maria Jose Fernandez Vivente, "Espanoles fuera de Espana. Historia y memoria de la ultima ola migratoria espanola (1945-1980)", en Amnis, num. 7, 2007, disponible en [http:// amnis.revues.org/799], consultado: 18 de septiembre de 2015, y Emigrer sous Franco. Politiques publiques et strategies individuelles dans l'emigration espagnole vers l'Argentine et vers la France (1945-1965), Lille, Atelier National de Reproduction des Theses, 2004; Juan Andres Blanco y Jose Maria Toranzo (eds.), De Zamora al Rio de la Plata. Memoria de la emigracion zamorana ii, Zamora, Junta de Castilla y Leon/Diputacion de Zamora/Caja Espana, 2007; Marcelino X. Fernandez, "Asociacionismo gallego en Buenos Aires (1936-1960)", en Xose M. Nunez Seixas (ed.), La Galicia Austral. La inmigracion gallega en la Argentina, Buenos Aires, Biblos, 2001, pp. 161-201; Raul Soutelo, "Proyectos migratorios, itinerarios laborales y redes microsociales de los emigrantes en su correspondencia familiar: dos gallegos en Buenos Aires (1950-1966)", en Migraciones & Exilios, num. 7, 2006, pp. 115-136, y Barbara Ortuno Martinez, "Redes migratorias femeninas en la emigracion espanola (1946-1960)", en Millars. Espai i Historia, num. 30, 2007, pp. 63-76.

(16) Vease Gino Germani, Politica y sociedad en una epoca de transicion, Buenos Aires, Paidos, 1969.

(17) Maria Ines Barbero y Maria Cristina Cacopardo, "La inmigracion europea a la Argentina en la segunda posguerra: viejos mitos y nuevas condiciones", en Estudios Migratorios Latinoamericanos, num. 19, 1991, pp. 291-321; Maria Lujan Leiva, "La inmigracion en la Argentina de posguerra", en Todo es Historia, num. 296, 1992, pp. 8-23; Fernando J. Devoto, "El reves de la trama: politicas migratorias y practicas administrativas en la Argentina (1919-1949)", en Desarrollo Economico. Revista de Ciencias Sociales, num. 162, 2001, pp. 181-304, y Carolina Biernat, op. cit, 2007.

(18) Veanse Beatriz Argiroffo y Claudia Echarri, "Inmigracion, redes sociales y movilidad ocupacional: italianos de Ginestra y Ripalimosani en Rosario 1947-1958", en Estudios Migratorios Latinoamericanos, num. 21, 1992, pp. 345-370; Nadia A. de Cristoforis y Alejandro Fernandez, Las migraciones espanolas a la Argentina: variaciones regionales (siglos XIX y XX), Buenos Aires, Biblos, 2008; Maria Liliana da Orden, "Migracion de posguerra y epistolarios privados: notas para el analisis de la construccion de identidades a partir del caso gallego en la Argentina", en Estudios Migratorios Latinoamericanos, num. 71,2011, pp. 313-340 y Una familia y un oceano de por medio. La emigracion gallega a traves de la memoria epistolar, Barcelona, Anthropos, 2010; Barbara Ortuno Martinez, "La infancia transplantada: construcciones identitarias de las mujeres espanolas exiliadas y emigradas en Argentina", en Beatriz Caballero y Laura Lopez (eds.), Exilio e identidad en el mundo hispanico: reflexiones y representaciones, Alicante, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2012a, pp. 346-372, disponible en [http://www.cervantesvirtual.com/obra/exilio-e-identidad-en-el-mundo-hispanicoreflexiones-y-representaciones], consultado: 15 de agosto de 2015, 2015; Bettina Favero, La ultima inmigracion. Italianos en Mar del Plata (1945-1960), Buenos Aires, Imago Mundi, 2013, y Maria Teresa Dittler, Amapolas rojas. Inmigrantes polacos de posguerra, Buenos Aires, Continente, 2014.

(19) Vease, por ejemplo, Nadia A. de Cristoforis, "La fase final de unas migraciones de larga duracion: gallegos hacia Buenos Aires (1946-1960)", en Amnis, num. 12, 2013, disponible en [http://amnis.revues.org/1925], consultado: 26 de octubre de 2015 y Ruy Farias, "La emigracion gallega a la Argentina en la segunda posguerra: un analisis a partir del caso del municipio de Catoira (Pontevedra)", en Odisea. Revista de Estudios Migratorios, num. 2, 2015, disponible en [http://publicaciones.sociales.uba.ar/index.php/odisea/ article/view/1279], consultado: 18 de septiembre de 2015.

(20) Maria Liliana da Orden, op. cit., 2010, p. 13.

(21) Veanse Maria Enriqueta Cozar, Inmigrantes andaluces en Argentina: durante la Guerra Civil y la posguerra (1936-1960), Sevilla/Buenos Aires, Junta de Andalucia/Centro de Estudios Andaluces/Consejeria de la Presidencia/Consejeria de Gobernacion, 2012 y Asuncion Merino, Emigracion, asociacionismo y retorno de los espanoles en Argentina (siglos XX y XXI). El diseno y la practica de su investigacion, Madrid, Trotta, 2012.

(22) Veanse, por ejemplo, Nadia A. de Cristoforis (coord.), Baixo o signo do franquismo: emigrantes e exiliados galenos na Arxentina ("diaspora"), Santiago de Compostela, Sotelo Blanco Edicions, 2011; Alicia Gil, Aurelio Martin y Pedro Perez (coords.), El retorno. Migracion economica y exilio politico en America Latina y Espana, Madrid, Instituto de Estudios Latinoamericanos/Marcial Pons, 2013, y Xose M. Nunez Seixas, O sono da Galiza ideal. Estudos sobre exilados e emigrantes galegos, Vigo, Galaxia, 2015.

(23) Juan Francisco Fuentes, "Imagen del exilio y del exiliado en la Espana del siglo xix", en Ayer, num. 47, 2002, pp. 35-56.

(24) Angel Duarte, "Republicanos, emigrados y patriotas. Exilio y patriotismo espanol en la Argentina en el transito del siglo XIX al XX", en Ayer, num. 47, 2000, pp. 57-79.

(25) Mas tarde, segun la Ley de Emigracion de 1924, la cual retomaba y ampliaba la definicion de 1907, y que volvio a instaurarse en 1946, se consideraron emigrantes unicamente a los espanoles (o sus familias) que, por causas de trabajo, abandonaban el territorio nacional para establecerse fuera de el definitiva o temporalmente. Vease Mariano Gonzalez-Rothvoss, Los problemas actuales de la emigracion espanola, Madrid, Instituto de Estudios Politicos, 1949b, p. 8.

(26) Vease Dora Schwarzstein, "Migracion, refugio y exilio: categorias, practicas y representaciones", en Xose M. Nunez Seixas y Pilar Cagiao Vila (eds.), O exilio galego de 1936: politica, sociedade, itinerarios, Sada-A Coruna, Consello da Cultura Galega/Edicios do Castro, 2006, pp. 53-77. Sin embargo, esto no quiere decir que quienes protagonizaron el exilio republicano utilizaran la designacion exiliado para referirse a si mismos. Las palabras mas extendidas en el caso del nucleo de Argentina fueron emigrado, exilado o refugiado--aunque muy pocas personas tuvieron el estatuto de refugiado politico, ya que en el pais austral se nego la existencia de esta figura hasta 1948--. Ademas, se importaron algunas expresiones acunadas por otros exiliados en America, como fue el caso de transterrado, de Jose Gaos, o conterrado, de Juan Ramon Jimenez, aunque tambien hubo casos en los que se prefirio utilizar un termino que hiciera referencia a su realidad particular, como la escapada de Rosa Chacel (Obra completa, Articulos ii, vol. iv, Valladolid, Diputacion Provincial de Valladolid/Centro de Estudios Literarios Fundacion Jorge Guillen, 1993, p. 597).

(27) Enrique Guinsberg, "Migraciones, exilios y traumas psiquicos", en Politica y Cultura, num. 23, 2005, p. 162.

(28) Para el caso espanol son claramente exiliados--o pueden serlo--quienes han sido acusados por el Tribunal Especial para la Represion de la Masoneria y el Comunismo y por la Ley de Responsabilidades Politicas, asi como quienes formaron parte de los Gobiernos de la Segunda Republica, diputados y diputadas, candidatos, interventores, apoderados, militantes y afiliados a partidos u organizaciones de izquierda. Para las autoridades franquistas eran exiliados o--segun su terminologia--emigrados politicos: "los que salieron de Espana en el periodo comprendido entre el 18 de julio de 1936 y el 1 de mayo de 1939, sin documentacion expedida por las Autoridades del Gobierno Nacional". "Circular de 23 de noviembre de 1954, del Ministerio de Asuntos Exteriores, regulando las autorizaciones de entrada y salida de exiliados en el territorio nacional", citado por Javier Rubio, La emigracion de la Guerra Civil de 1936-1939. Historia del exodo que se produce con el fin de la II Republica, Madrid, San Martin, 1977, p. 1047.

En la actualidad, segun la Ley 52/2007, del 26 de diciembre de 2007, tambien conocida como Ley de Memoria Historica--por la que se reconocen y amplian derechos, y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecucion o violencia durante la Guerra Civil y la dictadura--, se otorga la condicion de exiliado a cualquiera que emigrara de Espana en el periodo comprendido entre el 18 de julio de 1936 y el 31 de diciembre de 1955.

(29) Nunez Seixas tambien distingue dentro de la emigracion gallega de posguerra "emigrantes con motivaciones mas o menos politicas", dentro de los cuales senala tres tipos: los que salen por reagrupacion familiar, los "descontentos diluidos o difusos" con la situacion social y politica del momento, que son quienes no se oponen de un modo frontal, consciente y comprometido, al regimen de Franco, y cuyas criticas, en el caso de haberlas, suelen tener un alcance meramente local, y los opositores "activos y comprometidos", en la medida de las posibilidades existentes, es decir, aquellos que, por ejemplo, se reunian a escondidas para escuchar la BBC, colaboraban de forma esporadica con la guerrilla o las fuerzas organizadas de la oposicion o leian y distribuian organos de prensa clandestinos. Xose M. Nunez Seixas, "Itinerarios do desterro: sobre a especificidade do exilio galego de 1936", en Xose M. Nunez Seixas y Pilar Cagiao Vila (eds.), O exilio galego de 1936: politica, sociedade, itinerarios, Sada-A Coruna, Consello da Cultura Gallega/Edicios do Castro, 2006, pp. 19-21.

(30) Fernando J. Devoto, Historia de la inmigracion en la Argentina, Buenos Aires, Sudamericana, 2003, p. 403.

(31) Por ejemplo, entre 1890 y 1914 el promedio anual de inmigrantes que llegaron al pais fue de 138 271, y entre 1920 y 1929 de 136 044; entre 1930 y 1939 las cifras se redujeron hasta 42 780, pero aumentaron de nuevo entre 1945 y 1960 hasta 61 693. En Maria Ines Barbero y Maria Cristina Cacopardo, op. cit., 1991, p. 291.

(32) Vease Juan Carlos Torre (comp.), Los anos peronistas, Buenos Aires, Sudamericana, 2002.

(33) Fernando J. Devoto, op. cit., 2003, pp. 402-408.

(34) Carolina Biernat, op. cit, 2007, p. 27.

(35) Nadia A. de Cristoforis, "Argentina como destino de la emigracion gallega luego de la Segunda Guerra Mundial", en Ruy Farias (comp.), Buenos Aires Gallega. Inmigracion, pasado y presente, Buenos Aires, Comision para la Preservacion del Patrimonio Cultural de la Ciudad Autonoma de Buenos Aires, 2007, p. 53. Ademas, vease un estudio de caso en Maria Liliana da Orden, Barbara Ortuno Martinez y Walter Derbiz, Historia(s) de la inmigracion asturiana en Mar del Plata, Mar del Plata, Editorial de la Universidad Nacional de Mar del Plata, 2014.

(36) Eugenio Garcia Zarza, op. cit., 1991, pp. 265-267.

(37) Maria Enriqueta Cozar, op. cit., 2012, pp. 90-91.

(38) Salvador Palazon, op. cit, 1995, p. 294.

(39) AMAE, R. 2318, exp. 51.

(40) Carlos Martin, Nuevas soluciones al problema migratorio, Madrid, Ediciones Cultura Hispanica, 1955, p. 284.

(41) Entrevista realizada por la autora a Damaso Ovidio Roces, Buenos Aires, 26 de noviembre de 2007.

(42) Maria Jesus Duenas, "Modelos de mujer en el franquismo (1946-1960)", en Cristina de la Rosa (coord.), La voz del olvido: mujeres en la Historia, Valladolid, Secretariado de Publicaciones e Intercambio Editorial, 2003, p. 93.

(43) Carmen Sampedro, Madres e hijas. Historias de mujeres inmigrantes, Buenos Aires, Planeta, 2002, p. 17.

(44) Las mujeres desempenaron un papel muy activo en las cadenas migratorias tambien porque dentro de la antigua emigracion fueron ellas quienes mantuvieron la relacion epistolar con la familia que habia quedado en Espana, de ahi que siempre hubiera una tia o una hermana de alguien dispuesta a llamar y a acoger a las nuevas emigrantes.

(45) Entrevista realizada por la autora a Celia Notton, Buenos Aires, 3 de diciembre de 2007.

(46) Lucia Galvez, Historias de inmigracion, amor y arraigo en tierra argentina: 1850-1950, Buenos Aires, Norma, 2003, p. 442.

(47) Entrevista realizada por la autora a Francisco Lores Mascato, Buenos Aires, 29 de noviembre de 2007.

(48) Mariano Gonzalez-Rothvoss, op. cit., 1949b, p. 13.

(49) Entrevista realizada por la autora a Maruja Segovia, Buenos Aires, 5 de diciembre de 2007.

(50) Norma Jimenez, Testimonios republicanos de la Guerra Civil espanola, Buenos Aires, La Rosa Blindada, 2001, p. 97.

(51) Xose M. Nunez Seixas y Ruy Farias, "Transterrados y emigrados: una interpretacion sociopolitica del exilio gallego de 1936", en Arbor, num. 735, 2009, p. 114.

(52) Vease Nicolas Sanchez-Albornoz, Carceles y exilios, Barcelona, Anagrama, 2012.

(53) Isabel Rios, Testimonio de la Guerra Civil. Isabel Rios, Sada-A Coruna, Edicios do Castro, 1986, p. 271.

(54) Xose M. Nunez Seixas y Pilar Cagiao Vila, op. cit., 2006, pp. 49-51.

(55) Entrevista realizada por la autora a Maria Rosa Iglesias Lopez, Buenos Aires, 16 de noviembre 2007.

(56) Entrevista realizada por la autora a Manuel Vique, Buenos Aires, 18 de diciembre de 2007.

(57) Entrevista a Virginia [no se conservan los apellidos]. Consultada en el fondo Historia Oral de Galicia (HISTORGA), que contiene entrevistas realizadas a emigrantes gallegos, custodiado por el Departamento de Historia Contemporanea e de America de la Universidad de Santiago de Compostela.

(58) Vease Barbara Ortuno Martinez, op. cit, 2012a.

(59) Entrevista realizada por la autora a Maria del Carmen Somoza Valeiro, Buenos Aires, 23 de octubre de 2008.

(60) Entrevista realizada por la autora a Maria Rosa Iglesias Lopez, Buenos Aires, 16 de noviembre de 2007.

(61) Para el caso mexicano, vease Dolores Pla Brugat, "Encuentros y desencuentros entre los refugiados y los antiguos residentes espanoles en Mexico", en Cuadernos Americanos, vol. 3, num. 117, 2006, pp. 47-62; y para el argentino, Barbara Ortuno Martinez, "Del Casino al Centro: el exilio republicano y el asociacionismo espanol en America", en Historia Social, num. 70, 2011, pp. 155-173.
COPYRIGHT 2016 Universidad Autonoma Metropolitana Iztapalapa
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Ortuno Martinez, Barbara
Publication:Signos Historicos
Date:Jan 1, 2016
Words:14703
Previous Article:Contribucion material y apoyo ideologico a la Segunda Republica espanola desde asociaciones microterritoriales gallegas en Buenos Aires (1936-1940).
Next Article:Transformaciones del perfil sociodemografico en un caso de asociacionismo gallego: el Centro Betanzos de Buenos Aires (1945-1979).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters