Printer Friendly

Realismo y magia en la representación de la prostituta en tiempos de dictaduras: El caso de Brasil y Cuba.

Con sus novelas Tereza Batista cansada de guerra (1972) y El hombre, la hembra y el hambre (1998) Jorge Amado y Daína Chaviano coinciden en denunciar el abuso de los regímenes totalitarios cuyas políticas marginan a las protagonistas y las confinan al trabajo sexual para sobrevivir. Los autores basan sus narrativas en eventos históricos que coinciden con el comienzo del desarrollo del turismo internacional en las ciudades donde se desarrollan las narrativas, Salvador de Bahía y La Habana. Por tanto, las dos novelas forman parte de debates nacionales donde la prostitución ha sido considerada como una señal del fracaso de las políticas de los gobiernos, pero también ha sido utilizada para configurar una identidad femenina marginal que debe ser controlada, según los discursos oficiales, para garantizar la seguridad y el decoro de los turistas a la vez que busca atraerlos.

Mediante el uso de lugares comunes de la estética de lo real maravilloso, (1) Chaviano logra parodiar la escritura producida por autores que, como Amado, utilizaban lo maravilloso de Latinoamérica para trasmitir un mensaje político. Sin embargo, la fusión de elementos maravillosos asociados con tradiciones de la diáspora africana y las ideologías políticas de los autores produce, en el caso de El hombre y de Tereza Batista, una estética de la pobreza que permite a los escritores expresar sus opiniones políticas, mientras que "ventriloquizan" las voces de habitantes marginados de ciudades potencialmente turísticas. Estas dos novelas contribuyen a la idealización de La Habana y Salvador de Bahía como paraísos turísticos erotizados habitados por mulatos y mulatas arquetípicos.

La novela de Chaviano exhibe una profunda conexión con la escritura de Jorge Amado. Así como Amado, Chaviano utiliza la mitológica griega para validar la importancia de la prostituta en la sociedad; la comida y las prácticas culinarias como elemento fundamental dentro de la narración; y las creencias y prácticas religiosas de la diáspora africana, particularmente de la religión yoruba, como fundamento de lo maravilloso. Estos temas son utilizados por Chaviano y por Amado para criticar las políticas de los dos gobiernos dictatoriales. Amado utilizaba lo real maravilloso como una técnica para evitar la censura, en uno de los momentos de mayor represión en el Brasil, atribuyendo las motivaciones y los logros revolucionarios de sus personajes a las fuerzas sobrenaturales y a la intervención de los orishas. Más de veinte años después, Daína Chaviano utiliza los mismos temas de lo real maravilloso para idealizar el pasado anterior a la dictadura comunista y para contrastar los males del régimen comunista con un paraíso colonial idealizado dónde los orishas siguen siendo el símbolo de la liberación.

Tereza Batista fue publicada solo tres años después de que subiera al poder el General Emílio Garrastazu Médici (1969), y constituye una crónica de la situación de empobrecimiento de los trabajadores urbanos y de los campesinos nordestinos. A través de la historia de una niña huérfana que se convierte en prostituta, Amado denuncia tres momentos fundamentales en la historia de la dictadura. El primer momento delata un sistema judicial corrupto que asegura la impunidad del caciquismo, que mantiene el régimen latifundista, y convierte a los campesinos en esclavos; el segundo momento denuncia el impacto de las políticas de salud pública y la negligencia médica que propician la epidemia de viruela y con ella gran cantidad de muertes; y el último momento denuncia la corrupción y el abuso policial que afectará a la clase trabajadora en centros urbanos como Salvador de Bahía. De todos esos momentos, Tereza emerge como heroína del pueblo, primero ajusticia al gamonal sádico; después, enfrenta la peste de la viruela luchado contra un sistema de salud corrupto y negligente; finalmente, Tereza se convierte en líder revolucionaria al frente de una huelga exitosa en contra de las autoridades que decretaron el desalojo de los habitantes pobres del centro histórico de la ciudad de Salvador de Bahía.

Ubicada en La Habana de principios de los años noventa, El hombre, la hembra y el hambre también narra la conversión, en prostituta, de una mujer desprotegida socialmente. Claudia, una profesora de arte, se convierte en La Mora, una prostituta que intercambia sexo con turistas por productos de primera necesidad. La autora muestra el impacto particular que tuvieron las medidas políticas y económicas que el gobierno de Fidel Castro implementó durante el Período Especial. (2) Estas medidas políticas y económicas afectarían de forma particular a la población femenina, como lo demuestra la historia de Claudia/La Mora, quien será simultáneamente cabeza de familia y objeto de atracción para los turistas internacionales.

Los dos autores utilizan los mitos griegos para crear a sus personajes protagónicos que resultan superiores espiritualmente a los hombres de la fuerza pública y del gobierno. En el caso de Tereza Batista, el autor recurre al evento histórico de la lucha que impide el desalojo de las prostitutas del centro histórico de la ciudad de Salvador de Bahía para hacer una actualización de la comedia griega de Lisístrata. (3) Como Lisístrata, Tereza lucha, con las únicas armas que le confiere el sistema patriarcal del régimen--la sexualidad y la abnegación. Sin embargo, la sexualidad como arma para defenderse y sobrevivir es utilizada con la ética, la valentía, la solidaridad y el sacrificio que les falta a los hombres de la fuerza pública. El comportamiento de las mujeres prostituidas sirve de contrapunto para la representación de los hombres del gobierno quienes quedan expuestos como corruptos, cobardes e ineptos. Algo similar ocurre en la novela de Chaviano. Claudia está constantemente asociada con la mitología griega. Primero, es vista como una ninfa por Rubén, uno de sus amantes. Esta comparación es pertinente porque las ninfas eran las hadas de las aguas (Dictionary of Classical Mythology 321). Además, el nombre de Claudia nos remite a las vírgenes vestales quienes ostentaban categoría de sacerdotisas y por tanto no estaban obligadas a casarse o tener hijos como las otras mujeres (463). Finalmente, la narradora se autodenomina hetaira moderna para ironizar la situación de las de las mujeres prostituidas, en Cuba, quienes resultan mucho más educadas que la mayoría de sus clientes internacionales.

Las dos novelas también están construidas a partir de las voces de múltiples narradores que se complementan y ponen en tela de juicio la veracidad de los discursos oficiales sobre los habitantes marginados de zonas potencialmente turísticas y económicamente lucrativas para las dictaduras que buscan desarrollar el turismo internacional. Amado utiliza catorce narradores diferentes entre los que incluye, taxistas, sacerdotes del Candomblé, testigos de juicios y campesinos. Estas voces son organizadas por un periodista cuya presencia resulta cuestionada por algunos de estos narradores. Asimismo, Chaviano utiliza un narrador omnipresente y las voces de dos de los amantes de la protagonista. Cada uno de ellos conoce a la protagonista por un nombre diferente. Para Gilberto, es La Mora y para Rubén ella es Claudia.

Las dos novelas utilizan las voces de dos importantes poetas republicanos y abolicionistas, Antônio de Castro Alves (1847-71) y José Martí (1853-95), nacidos en Salvador y La Habana, respectivamente. En los dos casos, los dos poetas, convertidos en personajes, intervienen para denunciar la injusticia y la desprotección en la que se encuentran las mujeres prostituidas. Al incluir estas voces, las dos novelas se alinean con un discurso políticamente comprometido en contra de la opresión del colonialismo y del racismo. Con estas intervenciones, los dos autores nos recuerdan que el comercio sexual, en el tercer mundo, está relacionado con discriminación racial y de género. Además, en las dos novelas, los mitos griegos también anuncian la problemática de la prostitución y su importancia para la vida política y económica de las ciudades.

Tereza Batista

El mandato de Emílio Garrastazu Médici fue uno de los más autoritarios de la historia del Brasil que se caracterizó por un crecimiento económico y una gran represión dirigida a una minoría de intelectuales y sindicalistas que componían la oposición. La situación socioeconómica era paradójica porque la acumulación de capital favoreció a las clases con mayor poder adquisitivo, mientras que afectaba a las clases bajas con salarios ínfimos. "If the minimum wage of January 1959 had been 100, that wage would have fallen to 39 in January 1973" (Fausto and Fausto 286). Más del cincuenta por ciento de la población ganaba menos del salario mínimo. Para industrializar el país aceleradamente, el gobierno aumentó los préstamos internacionales y la inversión extranjera, mayormente en el sector automovilístico (285). Además, el gobierno acabó con muchos programas de ayuda social: "Brazil became notorious worldwide for its high industrial potential coupled with low standards of health, education, and housing" (286). "El milagro económico", como fue conocido este período, se extendió hasta 1973, e impactó desfavorablemente a los campesinos y a los trabajadores menos especializados.

Entonces, la novela Tereza Batista es una crónica del "milagro económico" narrada desde la perspectiva de la población que sufrió las nefastas consecuencias sociales causadas por las políticas gubernamentales que desprotegieron y persiguieron a la clase trabajadora y al campesinado en el nordeste brasileño. A través de su narrativa, el autor da voz a estos pobladores ignorados dentro del debate nacional sobre industrialización, orden y progreso. Amado se vale de la creación de una heroína negra cuyas hazañas maravillosas permiten al autor distanciarse de posiciones políticas abiertamente socialistas que pudieran causar la censura de su novela.

Las principales denuncias políticas son narradas en términos metafóricos. Por ejemplo, la negligencia médica con que se enfrentó la epidemia de viruela, en el Brasil, fue recreada, por Amado, como la lucha épica entre la muerte personificada y la heroína negra, Tereza. La base histórica de este episodio fue la epidemia de viruela que fue erradicada a principios del siglo veinte, en la mayor parte del mundo occidental. Sin embargo, hacia la década del sesenta, la viruela era una enfermedad que cobraba gran cantidad de muertes afectando principalmente al Brasil. (4) Con una población de cien millones de habitantes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) (5) gastó más de cuatro años para erradicar la viruela de ese país, entre otras razones, por causa de los frecuentes cambios en las políticas gubernamentales sobre la salud pública. Además, el fracaso de los laboratorios brasileños, para producir una vacuna potente y estable, impidió que la campaña de erradicación fuera más efectiva (Henderson 109). Hacia el año de 1967, casi todos los países de Latinoamérica pusieron en funcionamiento campañas de vacunación a gran escala desarrollando la vacuna y erradicando la viruela casi totalmente, a excepción del Brasil. Infelizmente, las decisiones burocráticas tomadas por la OMS y por las administraciones dificultaron considerablemente la erradicación de la enfermedad (111).

El programa de vacunación masiva empezó en 1967 y se suponía que alcanzaría treinta millones cada año. Sin embargo, la realidad fue que solamente seis millones de personas pudieron ser vacunadas en el primer año (Henderson 113). "Overall progress, however, was disappointing. National funding support fluctuated, and vaccination program failed to reach its targeted momentum" (113). Otro de los grandes problemas fue la calidad de la vacuna brasileña que no cumplía los estándares de potencia y estabilidad. "The result was that the program was conducted with a fragile, unstable vaccine with demonstrably poorer successful vaccination rates than in other countries" (114). Amado narra este episodio en su novela con matices épicos a través del uso del ABC (6) que posiciona como heroína a Tereza y a las prostitutas de Buquim como modelos de comportamiento cívico. Con esta narración, Amado desafía la incompetencia de los médicos para hacer frente a la epidemia y denuncia la negligencia burocrática con la que los políticos trataban la epidemia: "En el sertón de cinco Estados, las epidemias tienen aliados poderosos y naturales: los dueños de la tierra, los coroneles, los delegados de la policía, los comandantes de los destacamentos de la fuerza pública, los jefazos, los mandatarios, los politiqueros, en fin, el soberano gobierno". (7)

Para hacer frente a la muerte, Tereza está, junto a las prostitutas, reemplazando a los responsables del sistema de salud pública quienes abandonan el pueblo a su suerte. Las campañas de vacunación masivas son descritas por el narrador, testigo de la epidemia, en términos de batallas contra la burocracia local, la negligencia médica y las supersticiones de los habitantes: "Solas enfrentaron y vencieron la viruela en tierras de Buquim donde se había soltado, despiadada asesina; comandando la pelea, al lado del pueblo, Tereza Batista". (8) Entonces, este mismo narrador, recogiendo los sentimientos del pueblo, ve en Tereza una enviada de los orishas. Así lo describe su discurso, "Omolú, Orisha de las enfermedades y en particular de la viruela, habiendo quien dice que ha sido él, el verdadero responsable, encarnando en Tereza, no siendo ella más que caballo de santo, en la memorable pelea". (9) Al posicionar a las prostitutas como las heroínas de la guerra contra la peste, Amado eleva a la categoría de heroína a la mujer afrodescendiente, subvirtiendo el tropo del naturalismo literario que posicionaba a las prostitutas como foco de epidemias y en general como sujetos enfermos. Por primera vez, las prostitutas son representadas como salvadoras gracias a su carácter ganado en el ejercicio de la prostitución.

El desalojo de las prostitutas del histórico centro colonial de Pelourinho, ocurrido entre 1965 y 1985 en la ciudad de Salvador de Bahía, fue otro evento histórico que Amado denunció en términos épicos. Con este episodio, el autor eleva a la mujer afrodescendiente a la categoría de revolucionaria y salvadora de la causa del pueblo. La decisión política de desalojar a los habitantes originales del centro histórico de la ciudad de Salvador de Bahía, fue tomada por la administración de la ciudad con miras a lograr que este centro colonial, que constituye el ejemplo de arquitectura del barroco y rococó más amplio del hemisferio, fuese declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO. La industria del turismo y las élites, que invertirían en nuevos proyectos de desarrollo urbano, serían los mayores beneficiarios de estas políticas, como lo retrata la novela:
La firma H. Sardinha e Cia., inversiones, financiamientos,
construcciones, arrendamientos e inmuebles en general, había
adquirido extensa área al pie de la montaña, con vista al golfo,
beneficiándose de las ventajas ofrecidas por el gobierno
para las obras destinadas al incremento del turismo. (10)


Según Micaela Alicia Smith, las recomendaciones de la UNESCO exigían que la población local se beneficiara con el turismo lo que entraba en fuerte conflicto con las ideas de "orden y progreso" impulsadas por la dictadura porque el régimen militar buscaba el desarrollo y el lucro antes que el bienestar de la comunidad original. Como resultado, la prensa, altamente censurada, desacreditó las recomendaciones internacionales por considerarlas descontextualizadas e inviables, mientras que retrataba a los habitantes como ladrones y prostitutas negras que invadían las grandes mansiones deshabitadas (xvii).

A principios de la década del setenta, se desarrolló un debate candente entre los periodistas, los oficiales de la UNESCO y los sociólogos sobre cómo se podrían mejorar las condiciones de vida de los habitantes pobres del Pelourinho-Maciel. La cuestión de la legalidad de la residencia de los habitantes del centro colonial y la forma como se discutió su situación, dentro del contexto de la conversión del área de Pelourinho-Maciel en "monumento vivo", revela problemas de clase, género, raza y sexualidad (Smith xviii). Amado incorpora este debate ridiculizando la posición oficial reflejada en el discurso moral que publicaban los diarios de la época:
Los editoriales no se dieron cuenta de la repentina indignación que
se apoderó de los propietarios de las gacetas por el hecho de
estar, esta zona del meretricio, localizada
prácticamente en el centro de la ciudad.
En la Borroquinha, al lado de la plaza Castro Alves, en las
proximidades de la calle Chile, corazón comercial de la urbe,
donde se encuentran las tiendas más elegantes
de telas, ropas, calzado, las joyerías, las perfumerías, se
desarrolla el degradante comercio del sexo. (11)


El autor caricaturiza los discursos, aparentemente imparciales, de las élites y del gobierno que, utilizando artículos periodísticos, se valían de argumentos moralistas para justificar el desalojo. De esa forma, el autor toma parte en un debate nacional que enmascaraba intenciones de lucro, como lo revela el siguiente ejemplo:
Se extiende la prostitución por todo el centro: Terreiro, Portas
do Carmo, Maciel, Tabão, área turística, todo un despropósito.
"Descendiendo las calles y los callejones del conjunto colonial
del Pelourinho, mundialmente famoso, los turistas son testigos
de escenas vergonzosas, mujeres en trajes minúsculos, cuando no
completamente desnudas, en las puertas de las ventanas, en las
calzadas, palabrotas, deshonra, el vicio sin restricciones, a la
vista de todos, la orgía". ¿Acaso los turistas llegan de las regiones
del sur o del extranjero para ver espectáculos tan deprimentes,
indignos de nuestros foros de civilización, de capital nacional
y turismo? ¡No, absolutamente no!-se exalta el redactor. Los
turistas acuden para "conocer y admirar nuestras playas, nuestras
iglesias recamadas de oro, y de azulejería portuguesa, el barroco,
lo pintoresco de las fiestas populares y de las ceremonias
fetichistas, las nuevas construcciones, el
progreso industrial, para ver la belleza y no las manchas y la
 podredumbre de losAlagados y del meretricio". (12)


Con este episodio, el autor da voz a las personas más afectadas por las medidas políticas que ubicaron a los habitantes pobres, de estas áreas de la ciudad, en una situación desesperada teniendo que abandonar sus viviendas para dar paso a la construcción de nuevos alojamientos para turistas. Chaviano describe, "Las autoridades responsables de la salvaguardia de las costumbres oyeron el patriótico clamor y en buena hora decidieron transferir a las mujeres de la vida de la Barroquinha a la Ladera del Bacalhau". (13) Enfocándose en dar presencia a la población más afectada que no tiene voz dentro del debate, el autor nos recuerda que los derechos de las mujeres que ejercen la prostitución son las más vulnerables. Para denunciar esta situación, Amado utiliza la voz del poeta abolicionista del siglo XIX, Castro Alves, quien resucita para defender los derechos de las prostitutas del Pelourinho:
El valiente abogado de los oprimidos ¿acaso tuvo conocimiento de la
existencia de millones de mujeres que no pertenecen a ninguna clase,
repudiadas por todas ellas, puestas al margen de la lista y de la
lucha y de la vida, marcadas a hierro y fuego?
Sin carta de recomendación, sin organización, sin tarjeta
profesional, sin sindicato, sin programa, sin manifiesto, sin
bandera, sin contar tiempo de trabajo, podridas por
las enfermedades, sin médico de instituto ni cama de hospital,
con hambre y sed, sin derecho a pensión alimenticia, a
jubilación, a vacaciones, sin derecho a tener hijos,
sin derecho a un hogar, sin derecho al amor. ¿Apenas putas?
¿Nada más? (14)


Para evitar ser desalojadas las prostitutas, comandadas por Tereza, entran en una resistencia civil desobedeciendo la orden de desalojar Pelourinho-Maciel. Esta decisión afectaría tanto a los políticos como a los inversionistas de los proyectos de desarrollo urbano; además, los policías locales, que esperaban lucrarse con el negocio de drogas, también serían afectados. Desobedeciendo la orden oficial de desalojo, las mujeres deciden no ofrecer más servicios sexuales impidiendo que los policías puedan utilizarlas para vender drogas a los marinos norteamericanos, por tanto, los policías entran en una batalla campal por el desalojo del centro histórico y para obligar a las mujeres a ofrecer servicios sexuales junto con las drogas. Eventualmente la comunidad del Pelourinho gana la batalla gracias a la valentía de las mujeres quienes se protegen mutuamente soportando los abusos policiales sin ceder a la presión de la tortura. La valentía de las mujeres torturadas es una alegoría de la resistencia heroica de la oposición ante la censura del régimen.

Este episodio es el más directo de la novela en contra de la dictadura y sus políticas inmediatas de orden y progreso. El autor hace responsable a la policía local de manera contundente, por los abusos y atropellos. También denuncia los intereses económicos y políticos de las élites y del gobierno, en el desarrollo turístico a expensas de la población más marginada. Sin embargo, esta denuncia se hace bajo una estética que impide responsabilizar del triunfo a ningún tipo de corriente ideológica o sector político que pueda relacionarse con la oposición porque los diferentes narradores dan cuenta del evento atribuyendo la victoria a la intervención de fuerzas sobrenaturales.

Para lograr el efecto milagroso, el autor convierte a los orishas en personajes determinantes de la acción, particularmente a Exu (15) quien comanda y apoya la idea de la desobediencia civil. Además, Exu castiga al policía corrupto que se atreve a pisotear la fe de las mujeres. Junto con Exu, también aparece Santo Onofre, patrono de las prostitutas, quien en dos ocasiones salva a Tereza de la violencia policial. Al describir esta batalla en términos milagrosos, el autor revela la importancia de la religiosidad y la espiritualidad para enfrentar la adversidad de la dictadura. Además, con esto justifica la victoria sobre las fuerzas del gobierno en términos espirituales y no ideológicos o políticos permitiendo así que su obra pase por la censura del régimen.

El hombre, la hembra y el hambre

Como en el caso del Brasil durante la dictadura militar, la sexualidad de las mujeres más pobres que habitan en lugares potencialmente turísticos, como La Habana han sido parte de debates políticos y económicos entre sectores opuestos de la sociedad nacional. Adentro y afuera de Cuba, el discurso sobre la prostitución ha atraído la atención de la crítica académica, como lo menciona Amalia Lucía Cabezas en su artículo "Discourses of Prostitution: The Case of Cuba" (1998). Según Cabezas, las mujeres cubanas han sido ubicadas en el centro del debate sobre la crisis económica y han sido consideradas como una señal del fracaso del socialismo en Cuba. Algunos de estos sectores apoyan la política oficial del régimen; mientras que otros tratan de denunciar sus injusticias utilizando, en los dos casos, la sexualidad de las mujeres como eje del debate. Gran parte de estos discursos revelan diferentes problemas relacionados con el género, la raza, la clase social y la sexualidad constituyendo una representación de la matriz de dominación (16) que gira alrededor de los sujetos que deciden ejercer el trabajo sexual. Sin embargo, esta matriz de dominación se representa de manera diferente de acuerdo con la agenda del sector que toma la palabra. Mientras los discursos oficiales, por ejemplo, los discursos de Fidel Castro, enfatizan la explotación internacional, ignorando los abusos de las autoridades y la explotación nacional. Por el contrario, escritores anticastristas resaltan los abusos de la política y las autoridades locales ignorando el papel preponderante que juega la economía y el intervencionismo internacional.

Para entender el fenómeno de la prostitución en Cuba es necesario aproximarnos a la situación económica de la isla después de la caída del bloque soviético. En su artículo "Sex Tourism in Modern Cuba: An Outgrowth of the Tourism Industry's Focus on Free-Market Capitalism" (2009), Arianne Plascencia afirma que la situación crítica se originó cuando Cuba perdió su principal aliado político y económico, la Unión Soviética. Plascencia explica, "Cubans struggled to acquire basic needs for their survival, which led to political unrest, unemployment, increases in crime, decreases in government programs" (1005). Nuevas reformas impulsadas por el gobierno cambiaron la situación de las mujeres cubanas profundamente. Entonces, la prostitución, tomó la forma de turismo sexual.

Las nuevas políticas promulgadas por el gobierno para afrontar la crisis económica afectaron de manera diferente a hombres y mujeres. Las mujeres pasaron a ser retratadas como un objeto comercial para los turistas internacionales. Según Elisa Facio, Maura Toro y Anne Roschelle, "In its drive to attract tourists, the government played on the image of the 'old Havana.' More importantly, despite objections from the FMC, (17) the Cuban tourist board sponsored advertising campaigns featuring dark-skinned women in bikinis to lure foreigners to Cuban beaches" (129). Incluso, la revista Playboy en su entrega de marzo de 1991 utilizó imágenes de mujeres afrodescendientes retratando a Cuba como un destino para el placer sexual. Con el aumento de la industria del turismo emergió una nueva economía basada en el dólar y con esto una nueva actividad llamada "jineterismo". Según Plascencia, "Jinetera/o is one who sells sex, goods, or other services to tourists in exchange for money, goods, meals. The word jinetero/a may then refer to anyone who exploits or is exploited by the tourist industry" (1009).

En su discurso a la Asamblea Nacional el 11 de Julio de 1992, Fidel Castro habló de la importancia del turismo internacional para la economía del país. El mandatario explicó cómo se tomarían diferentes medias para incrementar la mayor fuente de capital de la isla, el turismo. Estas medidas prohibían la entrada de cubanos a hoteles y restaurantes y restringía la distribución de productos locales con el ánimo de incrementar las exportaciones. En este discurso, Castro publicitó las ventajas del turismo cubano de la siguiente manera:
El turismo sexual no se admitirá aquí jamás, ni drogas, ni cosas
por el estilo. No es un turismo de juego; es un turismo sano,
y ese es el que queremos, ese es el que promovemos, porque hoy
sabemos que en el mundo una de las preocupaciones
fundamentales de los turistas es la seguridad y estamos en
condiciones de darla. Tenemos un pueblo hospitalario, un nivel
de educación alto y creciente, un nivel
cultural igualmente alto y creciente; es decir, estamos en
condiciones de brindar estos servicios turísticos y a la vez
cooperar con los países del Caribe. (Discurso del
presidente del consejo de estado de la República de Cuba, Fidel
Castro Ruz, en el acto por el 40 aniversario de la promulgación
de la primera ley de reforma agraria, en la
sala universal de las FAR, el 17 de mayo de 1999)
El turismo es hoy necesidad imprescindible de nuestra economía,
pero no un turismo de juego y de casinos, ni un turismo de
prostíbulos; no lo aceptamos ni estamos dispuestos a tolerarlo,
porque todo el oro del mundo vale menos que la dignidad
de una mujer y, más aún, que la dignidad de una adolescente.
La venta de menores a extranjeros para prácticas sexuales o
la extracción de órganos vitales se castiga severamente. La
grotesca y repugnante violación de niñas o niños con circunstancias
agravantes no es admisible. (Discurso del presidente de la
República de Cuba, Fidel Castro Ruz, en el encuentro con la
Unión Nacional de Estudiantes, Belo Horizonte,
Brasil, el 1ro de julio de 1999)


Además de exponer las ventajas del turismo cubano sobre los demás países caribeños, Castro también configura la identidad de la prostituta cubana como educada y saludable. De este discurso se puede inferir que los turistas, que lleguen a la isla, podrán disfrutar de prostitutas voluntarias, educadas y saludables. Finalmente, Castro también reconoce públicamente la relevancia económica que tiene la sexualidad femenina y el papel fundamental que juega en el desarrollo de la industria del turismo internacional y su papel en la economía local. Entonces, para poder ofrecer un producto mercantil especial a los turistas, las mujeres fueron racializadas y exotizadas.

En 1993, Fidel Castro declaró legal el dólar americano. Según Ingrid Kummels, "Self-employment was liberalized, allowing nationals to provide services such as transportation, room rental and food for foreign tourists. Gradually, the tourism sector has turned into the locomotive of the Cuban economy" (18). Esa situación llevó a una división en la sociedad entre quienes ganaban salarios en dólares y quienes ganaban en pesos. Por esta razón, tanto hombres como mujeres buscaron trabajos donde sus clientes fueran turistas para poder ser pagados en divisas. Entonces, el jineterismo aparece como una parte importante de la creciente economía informal en la isla (19). Por tanto, El hombre, la hembra y el hambre es una crónica del "Período Especial" y sus consecuencias sociales inmediatas en la vida de tres profesionales jóvenes quienes dejan de trabajar para el gobierno y entran en la economía informal. Ocurre de la siguiente manera: Rubén, un profesor de arte, se convierte en artesano para vender recuerdos a los turistas; Gilberto, un economista, se vuelve ayudante de carnicero para tener acceso a la comida y con esto alcanzar diferentes privilegios; finalmente, Claudia deja de trabajar cómo historiadora de arte en el museo para convertirse en jinetera y poder así alimentar a su hijo recién nacido. A través de su narrativa, la autora revela cómo las mujeres enfrentan desafíos particulares relacionados con la maternidad y el cuido de la familia mientras hombres como Gilberto y Rubén siguen detentando privilegios masculinos aún en tiempos de crisis.

La novela de Chaviano deja al descubierto la compleja matriz de dominación femenina dentro de la sociedad heteropatriarcal caribeña. Así, esta narrativa desafía el poder hegemónico del discurso masculino sobre prostitución. A nivel estético, la configuración del hambre como un personaje fundamental durante el "Período Especial" muestra nuevas relaciones de poder y nuevas opresiones. Además, el hambre, como personaje, invierte el tópico mágico-realista de la exuberancia culinaria, en el tercer mundo, que potencian el erotismo mientras denuncian los males del capitalismo.
En este país, ser carnicero es mejor que ser médico. Todo el
mundo te respeta, te trata bien, se ofrece para resolverte
cualquier problema, desde soldarte una tubería rota
hasta conseguirte un turno para comer en La Torre. Saben
que eres un tipo poderoso que tiene en sus manos el reparto
de la carne, el oro de los pobres. (86)


Al tener que enfrentarse a situaciones cotidianas de escasez, miles de mujeres confrontaban cotidianamente el dilema del sexo transaccional como una de las pocas formas de sobrevivir y acceder a experiencias prohibidas para la mayoría de los cubanos. Esta fue una situación que no solamente se desplegó entre turistas internacionales y gente local, sino que también se presentó entre hombres cubanos, que conseguían acceso a bienes de consumo esencial y que explotaban esta situación de privilegio para conseguir todo tipo de favores, entre ellos favores sexuales. Como lo ejemplifica Toño, el carnicero quien, dentro de esa economía, puede gozar del respeto de la población, además de todo tipo de privilegios sexuales. Toño "andaba con tres distintas; dos de ellas casadas. Se las da de supermacho, del que se las liga fácil; pero yo sé que se acuestan con él porque le aumente la cuota de la carne" (Chaviano 33).

La autora recrea la compleja red de necesidades y esfuerzos cotidianos del mundo femenino, de la maternidad y del cuidado de los hijos donde las mujeres toman decisiones sexuales que se resisten a ser encajadas dentro de juicios morales heteropatriarcales que ignoran factores económicos y relaciones de género. Amalia Cabezas plantea que la escasez afectó desproporcionadamente a las mujeres, ya que ellas eran principalmente responsables de la reproducción, la manutención y el cuidado cotidiano del hogar. Esto quería decir que actividades diarias como encontrar comida, cocinar, lavar y cuidar de otros miembros de la familia resultaban extremamente complicadas en tiempos de crisis dada la falta de transporte público, de electricidad, de combustible y productos básicos. El racionamiento afectó a toda la población; sin embargo, las mujeres que tenían a cargo el cuidado del hogar fueron directamente impactadas (Cabezas 84).

La autora describe inverosímiles recetas que parodian exuberantes momentos gastronómicos recurrentes en las narrativas mágico-realistas de escritores como Jorge Amado. (18) Utilizando una visión estereoscópica, que según Seymour Menton caracteriza el realismo mágico, la narradora se vale de ingredientes no comestibles que reflejan la miseria del pueblo. Entonces la novela de Chaviano causa "un efecto raro o extraño que deja desconcertado, aturdido o asombrado al observador" (Menton 30). A partir de la escasez, que es descrita de forma tan precisa y natural, la autora asombra al lector internacional con sus detallados ejemplos cómo lo son las recetas para el bistec de toronja (Chaviano 100), el picadillo de cáscara de plátano (102) o el invento más irónico el bisté de frazada de piso:
se hierve la tela con el fin de suavizarla y se deja dos o tres
días en una mezcla de vinagre y limón para que el tejido se
impregne de un sabor ácido, destinado a engañar
el paladar. Lo ideal es añadir ajo y cebolla en el momento de
freír: eso da el toque maestro. No se recomienda servir solo. (101)


En la novela de Chaviano, el deseo físico y el sexo son potenciados por la presencia, o mejor ausencia, de los alimentos más básicos de la canasta familiar, como lo ejemplifica la siguiente escena entre Rubén y Claudia cuando "Él bebió de sus pechos el azúcar y los restos de pulpa, y ella le acarició la espalda bañada en zumo. Él se levantó y fue hasta el refrigerador, tomó una naranja y la cortó en dos. Luego fue exprimiendo cada mitad sobre el cuerpo de Claudia" (77). Sin embargo, el erotismo, en esta novela no sólo es potenciado por las tradiciones culinarias, sino también por la indispensable presencia de los afrodescendientes, cuya cultura, religión, historia e identidad es fundamental para la creación del elemento maravilloso. En esta novela, lo maravilloso se relaciona con la sexualidad del hombre mulato representado por el personaje de Onolorio que es una entidad viril que representa las energías masculinas y que puede asociarse con Changó. (19) Onolorio permite la liberación de Claudia en términos sexuales y morales y la acompaña en el mundo de la prostitución.

Estas dos novelas conectan la sexualidad con el elemento milagroso a través de la representación de los orishas. La sexualidad está ligada íntimamente a la tradición yoruba de la cual los personajes mulatos son su principal representación. Tereza Batista es el arquetipo de la mulata sensual, cuya magia proviene de su conexión con diferentes orishas. Según Ellen Douglass, el personaje de Tereza Batista está conectado con la deidad guerrera Iansã. Sin embargo, para ella esta imagen de la princesa guerrera, es socavada por causa del arquetipo terrenal de la feminidad típica de Tereza sambista (Douglass 83-110). No obstante, las características identificadas por Douglass cómo símbolo de debilidad femenina, en realidad, corresponden a atributos de la deidad Oshún quien es simultáneamente bella, sensual y poderosa en la guerra (Valdés 13). Cómo Tereza Batista, ella también es defensora acérrima de sus protegidos. Asimismo, Chaviano crea un personaje mulato basado en la sexualidad que nos recuerda a Changó, el orisha potente, quien no solo incentiva y acompaña a la protagonista en el ejercicio de la prostitución sino facilita su liberación y desinhibición.

En la novela de Chaviano, la presencia sobrenatural de Onolorio, descrito como un mulato voyerista descendiente de africanos y chinos, aparece como símbolo de las fuerzas transgresoras. Este personaje es erotizado y ligado a fuerzas oscuras. La presencia de Onlorio se nutre del trabajo sexual de la jinetera haciendo que él cumpla la función de proxeneta local que incentiva el turismo sexual. Al contrario de Tereza, que es una mulata cuya sensualidad está conectada con las fuerzas del bien, Onolorio y su sexualidad están ligados a las fuerzas de la disrupción, de la liberación, pero también de la inestabilidad. Onolorio emerge cómo un estereotipo racial que liga a los mulatos con la imagen de seres lujuriosos que son demonizados literal y simbólicamente. Esto repite un tema que ya se había sido criticado en obras amadianas como Jubiabá (1935). Según David Brookshaw, el héroe negro Balduino, protagonista de Jubiabá, reitera el mito de la depravación sexual del hombre negro y encarna el complejo racista del hombre blanco de que el afrodescendiente es más viril que el blanco (135).

El mito de la potente virilidad del hombre negro, como complejo del escritor blanco, está expuesto en la novela de Chaviano donde la sexualidad de mulatos y mulatas sirve de fetiche para la narradora:
La excitaba el olor a mulatez. Era el olor del sexo en su más puro
estado, como si una gigantesca nube de feromonas hubiera caído en
plaga sobre desprevenidas criaturas de ese siglo.... Su isla es
una bendición; y los machos de su isla un portento. (200)


Estas citas se vuelven más poderosas cuando recordamos que se trata de intervenciones de la protagonista blanca que imagina una celebración en términos de orgía y carnaval comandada por mulatas y mulatos lujuriosos: "ella empezó a gritar junto con las negras y mulatas que seguían siendo llevadas hasta aquel arenoso pedregal, violadas algunas y gustosamente entregadas otras" (201). La autora liga reiteradamente la identidad afrocubana con una idea de sexualidad desenfrenada repitiendo imágenes exóticas similares a las que usaban los poetas negristas de las décadas del veinte y del treinta, cómo lo ejemplifica la siguiente cita:
los "diablitos" africanos que realizaban sus escaramuzas rodeados
por un corro de negros semidesnudos, negras con faldas volátiles
como helio, de mestizos que saltaban con vapores quemantes, y de
mulatas que mostraban los pechos en la sandunga de sus
escotes temblorosos mientras danzaban. (197)


Dentro de esta narración lo real maravilloso también sirve para que la narradora idealice el imaginario sobre La Habana colonial y con ello la historia de la esclavitud: "Descubría una belleza salvaje e impoluta en aquel trozo de ciudad" (Chaviano 184). Después de ser transportada en el tiempo por su madrina Muba, la narradora idealiza el paisaje y la vida psíquica de los habitantes de la ciudad: "No descubrió irritación, angustia o miedo: los tres sentimientos que más abundan en La Habana que ella conocía" (184). Además de esto, Claudia idealiza las relaciones entre amos y esclavos gracias a la historia de Muba, cuyo amo compró su libertad para casarse con ella y reconocer a sus hijos como legítimos.

Las dictaduras de derecha, como en el caso del Brasil, sirven de base histórica para la creación literaria de piezas real maravillosas como Tereza Batista que denuncian las calamidades de los pueblos oprimidos a partir de una compleja red de creencias y tradiciones donde convergen la literatura popular, como el ABC, y grandes voces canónicas como la de Castro Alves. Esta multiplicidad de formas y riqueza de contenido, permite al autor crear una heroína divina y prostituida cuyos dioses y creencias crean una revolución que devuelve la condición de ciudadanía al pueblo afrodescendiente marginado del nordeste brasileño. Con esto, sin duda, el autor buscaba no sólo pasar la censura del régimen, sino transmitir esperanza a los lectores que, como él, sufrían una época de fuerte represión dentro de su país.

Por otro lado, la dictadura de izquierda sirve de base histórica para la creación de otra obra que también se escribe a partir de lo real maravilloso. Sin embargo, en esta obra, los elementos maravillosos han sido invertidos por las calamidades económicas y políticas. Esto demuestra que lo real maravilloso sigue siendo un modo de escritura que sirve para generar versiones históricas alternativas a las oficiales cuya base sigue siendo la historia de los sujetos marginados y sin voz que traspasa el compromiso con una determinada ideología política.

En el caso de Amado, lo maravilloso se construye a partir de la relación entre el personaje de la mulata y los orishas, especialmente con Oshún, como ella, Tereza es guerrera, sensual y defensora de sus protegidos. Si Amado representa a la mujer mulata íntimamente relacionada con la tradición yoruba, Chaviano incluye al mulato, como un símbolo de fuerzas que parecen obscuras porque perturban el orden oficial y las convenciones sociales y morales. La presencia de Onolorio nos recuerda a Changó que representa la energía masculina y la virilidad. Esta entidad, que consigue desinhibir y liberar a la protagonista, sexual y moralmente, demuestra el potencial liberador que los dos autores ven en la tradición yoruba que provee la base maravillosa desde donde se busca una liberación de los regímenes dictatoriales.

En las dos novelas, también podemos ver el fenómeno de la "ventriloquía" donde lo maravilloso también es utilizado para idealizar la imagen de ciudades turísticas y sus habitantes afrodescendientes pero también para incluir la voz de la mujer marginada en el debate nacional sobre el turismo internacional, transformando el personaje de la prostituta y a su mundo de pobreza en espectáculo para ser consumido por el lector internacional a la vez que llaman la atención sobre eventos históricos que afectaron de forma particular a la comunidad afrodescendiente durante periodos críticos de las dictaduras en Brasil y Cuba.

Notas

(1) En el prólogo de El reino de este mundo, Alejo Carpentier explica que lo real maravilloso se basa predominantemente en la mezcla de elementos de culturas indígenas y africanas y sólo puede ocurrir en Latinoamérica. Para Seymour Menton, esta sería una de las principales diferencias con el realismo mágico, pues este si puede ocurrir en cualquier parte del mundo (Menton 30).

(2) Según La Comisión Económica para América Latina y el Caribe, el "Período Especial" es la fase de emergencia económica después de la ruptura de los vínculos con el CAME (Consejo de Ayuda Mutua Económica): "A finales de los ochenta, la abrupta disolución de muchos de los singulares nexos de asociación con los países socialistas forzó a Cuba, por segunda vez en pocos años, a reformar la raíz de su economía y muchas de las normas orientadoras de la vida social" (14).

(3) Lisístrata es una comedia escrita por Aristófanes, presentada en Atenas en el año 411 A.C. Lisístrata convence a las mujeres atenienses para que se declaren en huelga sexual. La protagonista busca que los hombres, coaccionados por la abstinencia sexual de sus esposas, terminen con la guerra del Peloponeso.

(4) Entre 3.000 y 4.000 casos de viruela eran reportados cada año (Henderson 109).

(5) The World Health Organization (WHO).

(6) Según Nelson Cerqueira, el ABC es una forma de narración popular donde la historia se organiza en episodios narradores desde la A a la Z. "The best examples of this technique are Jubiabá (1935) and Tereza Batista (1972)" (97).

(7) Todas las traducciones del portugués al español son mías. "em sertão de cinco Estados, as epidemias possuem aliados poderosos e naturais: os donos da terra, os coronéis, os delegados da policia, os comandantes dos destacamentos da força pública, os chefetes, os mandatários, os politiqueiros, enfim o soberano governo" (Amado 201).

(8) "sozinhas enfrentaram e venceram a bexiga negra em terras de Buquim onde se soltara, impiedosa assassina; comandando a peleja, ao lado do povo, Tereza Batista" (Amado 199).

(9) "Omolú, orixá das doenças e em particular da bexiga, havendo quem diga ter sido ele o verdadeiro responsável, encarnando em Tereza, não passando ela de cavalo-de-santo na memorável peleja" (Amado 200).

(10) "A firma H. Sardinha e Cia., investimentos, financiamentos, construções, locações, imóveis em geral, adquirira extensa área ao sopé da montanha, com vista para o golfo, beneficiando-se das vantagens oferecidas pelo governo às obras destinadas a incrementar o turismo" (Amado 369).

(11) "Os editoriais, não se deram conta da repentina indignação a apossar-se dos proprietários das gazetas pelo fato de estar a zona do meretrício localizada praticamente no centro da cidade. Na Borroquinha, ao lado da Praça Castro Alves, nas vizinhanças da Rua Chile, coração comercial da urbe, onde se encontraram as lojas mais elegantes de tecidos, roupas, calçados, as joalherias, as perfumarias, processa-se o degradante comércio do sexo" (Amado 371).

(12) "Espalha-se a prostituição por todo o centro: Terreiro, Portas do Carmo, Maciel, Tabão, área turística, um absurdo. 'Descendo as ruas e becos do conjunto colonial do Pelourinho, mundialmente famoso, os turistas testemunham cenas vergonhosas, mulheres em trajes sumários, quando no completamente despidas, às portas das janelas, nas calçadas, palavrões, chaçada, o vício sem peias, às escancaras, a esbórnia'. Por acaso os turistas 'chegam das plagas do sul e do estrangeiro para assistir a espetáculos tão deprimentes, indignos dos nossos foros de civilização, de capital nacional e turismo?' Não, absolutamente não!--exalta-se o redator. Os turistas acorrem para 'conhecer e admirar nossas praias, nossas igrejas recamadas de ouro, a azulejaria portuguesa, o barroco, o pitoresco das festas populares e das cerimonias fetichistas, as novas construções, o progresso industrial, pra ver a beleza e não as manchas a podridão dos Alagados e do meretrício '"! (Amado 372).

(13) "As autoridades responsáveis pela salvaguarda dos costumes ouviram o patriótico clamor e em boa hora decidiram transferir as mulheres-da-vida, da Barroquinha para a Ladeira do Bacalhau" (Amado 372).

(14) "O indomável advogado da existência dos oprimidos por acaso tomou conhecimento da existência de milhões de mulheres que não pertencem a nenhuma classe, por todas elas repudiadas, postas à margem da luta e da vida, marcadas a ferro e fogo? Sem carta de reivindicações, sem organização, sem carteira profissional, sem sindicato, sem programa, sem manifesto, sem bandeira, sem contar tempo de oficio, podres de doenças, sem médico de instituto nem cama de hospital, com fome e sede, sem direito a pensão alimentar, a aposentadoria, a feria, sem direito a filhos, sem direito a lar, sem direito a amor, apenas putas, nada mais?" (Amado 362).

(15) Exu es un orisha de la tradición yoruba. Es el portavoz de los orishas y quien lleva las ofrendas. Él protege a los cumplidores de los deberes y castiga a los que ofenden o no cumplen con las obligaciones para con los orishas. "O papel de agente punitivo, de causador de transtornos, e a característica eminentemente amoral desse fiel mandatário dos orixás têm levado muitas pessoas, notadamente antigos missionários católicos europeus, a confundi-lo com o Diabo dos cristãos" (L opes 267).

(16) De acuerdo con Patricia Hill Collins diferentes formas de opresión se interceptan para producir injusticia, "Matrix of domination refers to how these intersecting oppressions are actually organized. Regardless of the intersections involved" (Black Feminist Thought, 21).

(17) Federación de Mujeres Cubanas.

(18) Uno de los ejemplos más conocidos es el de Doña Flor e seus dois maridos (1966). Doña Flor es una incomparable cocinera en cuya escuela de culinaria bahiana se producen recetas legendarias como la "moqueca de siri mole".

(19) Changó es un poderoso orisha que encarna las energías masculinas. Él es Dios de las tormentas y de los truenos (Valdés 14).

Obras citadas

Amado, Jorge. Jubiabá: Romance. Livraria Martins, 1944.

--. Tereza Batista, cansada de guerra. Livraria Martins, 1972.

Brookshaw, David. "Jorge Amado: Populismo e preconceito". Raça e cor na literatura brasileira. Mercado Aberto Editora, 1983, pp. 131-46.

Cabezas, Amalia Lucia. "Discourses of Prostitution: The Case of Cuba." Global Sex Workers: Rights, Resistance, and Redefinition, edited by Kempadoo, Kamala, and Jo Doezema. Routledge, 1998, pp. 79-86.

Carpentier, Alejo. El reino de este mundo. Seix Barral, 1996.

Castro, Fidel. Discurso del presidente de la República de Cuba, Fidel Castro Ruz, en el encuentro con la Union Nacional de Estudiantes. Belo Horizonte, Brasil, 1 julio 1999. <http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1999/esp/f170599e.html>.

--. Discurso del presidente del consejo de estado de la República de Cuba, Fidel Castro Ruz, en el acto por el 40 aniversario de la promulgación de la primera ley de reforma agraria en la sala universal de las FAR. 17 mayo 1999. <http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1999/esp/f010799e.html>

Chaviano, Daína. El hombre, la hembra y el hambre. Planeta, 1998.

Collins, Patricia Hill. Black Feminist Teacher Thought: Knowledge, Consciousness and Politics of Empowerment. Harper Collins Academic, 2000.

Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo y Fondo De Cultura Económica. La economía cubana: reformas estructurales y desempeño en los noventa. 2.nd ed., Fondo De Cultura Económica, 2000.

Douglass, Ellen H. "'Dressing Down' the Warrior Maiden: Plot, Perspective, and Gender Ideology in Tereza Batista Cansada de Guerra." Jorge Amado: New Critical Essays. Edited by Keith H. Brower, Earl E. Fitz and Enrique Martínez-Vidal. Routledge, 2001, pp. 83-110.

Facio, Elisa, Maura Toro-Morn and Anne R. Roschelle. "Tourism, Gender and Globalization: Tourism in Cuba During the Special Period." Transnational Law & Contemporary Problems, vol. 14, 2004-2005, pp. 119-42.

Fausto, Boris, and Sergio Fausto. "The Military Government and the Transition to Democracy." A Concise History of Brazil. Cambridge UP, 2014, pp. 273-312.

Friedman, Edward H. "The Mythic Narrator: Tereza Batista and the Utopian Alternative." The Antiheroine's Voice: Narrative Discourse and Transformations of the Picaresque. University of Missouri P, 1987, pp. 188-202.

Henderson, Donald Ainslie. "Where to begin? A Tale of Two Countries Brazil and Indonesia." Smallpox: The Death of a Disease. Prometheus Books, 2009, pp. 107-128.

Kummels, Ingrid. "Love in the Time of Diaspora: Global Markets and Local Meanings in Prostitution, Marriage and Womanhood in Cuba." Revista Iberoamericana, vol. 5, no. 20, 2005, pp. 7-26. JSTOR.

Kutzinski, Vera M. Sugar's Secrets: Race and the Erotics of Cuban Nationalism. UP of Virgnia, 1993.

Lopes, Nei. Enciclopédia Brasileira Da Diáspora Africana. Selo Negro, 2004. pp. 266-67

March, Jennifer R. Dictionary Of Classical Mythology. Oxbow Books, 2014. eBook Collection (EBSCOhost).

Menton, Seymour. Historia verdadera del realismo mágico. Fondo de Cultura Económica, 1998.

Moutinho, Laura. "Diferenças e desigualdades negociadas: raça, sexualidade e gênero emproduções acadêmicas recentes". Cadernos Pagu, vol. 42, 2014, pp. 307-27.

Neves Ramos, Ana Rosa. "Desigualdade e exclusão em Jubiabá". Colóquio Jorge Amado 70 anos de Jubiabá, edited by Fundaçao Jorge Amado, Casa de Palavras, 2006, pp. 57-73.

Plasencia, Arianne. "Sex Tourism in Modern Cuba: An Outgrowth of the Tourism Industry's Focus on Free Market Capitalism." Georgetown Journal of Gender and the Law 10.3, 2009, pp. 999-1016.

Smith, Micaela Alicia. Conditions of Belonging: Life, Historical Preservation and Tourism Development in the Making of Pelourinho-Maciel, Salvador da Bahia, Brazil 1965-1985. Dissertation. University of Southern California, UMI, 2012.

Valdés, Vanessa Kimberly. "Introduction." Oshun's Daughters: The Search for Womanhood in the Americas. State University of New York, 2014. EBSCOhost, proxi.library.vanderbilt.edu/login?url=http://search.ebscohost.com/login.aspx?direct=true&db=nlebk&AN=692432&site=ehost-live&scope=site.

Whitfield, Esther Katheryn. Introduction. Fiction(s) of Cuba in Literary Economies of the 1990s: Buying In or Selling Out?. Dissertation. Harvard University, UMI, 2001, pp. 1-33.

ALEXANDRA RODRÍGUEZ SABOGAL

TEXAS A&M SAN ANTONIO
COPYRIGHT 2016 Vanderbilt University, Department of Spanish and Portuguese
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2021 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:ARTICLES
Author:Sabogal, Alexandra Rodriguez
Publication:Afro-Hispanic Review
Date:Sep 22, 2016
Words:8192
Previous Article:Collapsing Commonwealth: Luis Rafael Sánchez's La guaracha del Macho Camacho.
Next Article:The Queen Sheba's Manifold Body: Creole Black Women Performing Sexuality, Cultural Identity, and Power in Seventeenth-Century Mexico City.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2022 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |