Printer Friendly

Rafael Cabanas Alaman, Fetichismo y perversion en la novela de Ramon Gomez de la Serna.

Rafael Cabanas Alaman, Fetichismo y perversion en la novela de Ramon Gomez de la Serna. Madrid: Ediciones del Laberinto, 2002, 185 pp.

Consta el libro, originariamente una tesis doctoral, de "Introduccion," seis capitulos y un "Epilogo." Va prologado por Rodolfo Cardona, ramonista prestigioso. Lo completan las fichas bibliograficas de las novelas analizadas y una bibliografia en dos partes: obras citadas (de y sobre Ramon, psicoanalisis) y estudios relacionados con la novela de Gomez de la Serna.

La "Introduccion" adelanta el plan de la obra y procede a justificarla. A fines del siglo XIX y principios del XX las perversiones sexuales empiezan a ser estudiadas por los psicoanalistas. A ello no es ajeno Gomez de la Serna, quien, en este terreno, se adelanta a importantes estudios de psicologia, asi como a novelas de otros escritores.

El capitulo I se divide en dos secciones. La primera sobre el origen historico del termino "fetichismo": originado en la costa occidental de Africa en los siglos XVI-XVII, alcanza aceptacion en el XVIII para pasar por ultimo al vocabulario del psicoanalisis. La segunda pasa revista a las investigaciones principales sobre el. Una y otra proporcionan al autor los conceptos de que va a servirse despues para el estudio de las novelas de Ramon.

En el capitulo II, sobre La viuda blanca y negra, Cabanas entra de lleno en materia. Esta es la primera en el tiempo de las novelas en que el fetichismo y la perversion desempenan papel fundamental. En ella, personaje (Rodrigo) y narrador (Ramon) se identifican. A Rodrigo lo obsesionan componentes aislados, fragmentos, del cuerpo femenino y hasta cosas proximas a el: por ejemplo, una simple bata desplaza el interes respecto de la mujer. Los dos colores presentes en el titulo generan su atraccion por Cristina. Fetichismo y misoginia resultan tangentes. No faltan el componente sadomasoquista (interes por la relacion que Cristina tuvo con su marido) ni los escenarios perversos: por ejemplo, el gabinete oscuro donde se sospecha que ella recibia a otro hombre. Ademas, infantilmente, Rodrigo percibe a Cristina como madre, en ostensible complejo de Edipo.

El capitulo III se dedica al analisis de El Gran Hotel. Manuel Quevedo, su personaje principal, es fetichista de un determinado "tipo de persona," las mujeres de hotel de lujo, con lo que su fetichismo resulta mas disperso que el de Rodrigo. El hotel, en funciones de escenario perverso--escapa a habladurias, atenua los efectos del pecado, permite romper con la moralidad convencional--, le proporciona el placer de la transgresion. Satisfechos los deseos, asimismo perversos, le sobreviene el vacio, la decepcion, en lo que cabe ver tambien un rasgo fetichista. Aqui tambien, protagonista y narrador comparten misoginia y sadomasoquismo (la obsesion de Quevedo por las enfermas esta ligado al deseo de subyugarlas y aun de matarlas, la blancura enfermiza alcanza rango de fetiche), a lo que se suma una veta antropofagica.

El chalet de las rosas, tema del capitulo IV, se basa en un hecho real: los crimenes cometidos por Henri Desire Landru entre 1919 y 1922. Su protagonista, don Roberto, quien desea rodearse de muertas, es un fetichista (tambien de determinado "tipo de persona") patologico antropofagico: para el no hay diferencia clara entre ingerir alimentos y transmutar el ser, corporal y espiritual, de sus victimas en el suyo propio: desea "apropiarse de la consustancialidad de mujeres [...] a las que mata para poder asi disponer de ellas en su totalidad" (111). De escenarios perversos le sirven primero su chalet de la Ciudad Lineal madrilena, en cuyo jardin va enterrando a sus victimas, y mas tarde Paris, donde encuentra "dobles de fetiches humanos" de esas mismas victimas.

!Rebeca!, estudiada en el capitulo V, carece de homogeneidad respecto de las tres novelas precedentes, de las que se separa ademas en el tiempo. Aqui, Luis se afana tenazmente en su busca de Rebeca, busca mujeres que se llamen asi. Corresponde esto a un "fetichismo de la palabra," aunque Luis sea tambien un fetichista sexual (destaca su obsesion por la ropa femenina). En efecto, encuentra mujeres de ese nombre, pero a los encuentros les sigue siempre la decepcion, hasta que al final se enamora de otra mujer con los rasgos de Rebeca pero llamada ahora Leonor. El espectro que busca oscila entre imagen abstracta, cosificacion y humanizacion; producto de un sonador, participa de la realidad y de los suenos, de lo normal y de lo fantastico, de lo perverso y de lo ideal. Globalmente la novela resulta inscribible en el surrealismo, movimiento artistico que dio acogida fervorosa al fetichismo.

El capitulo VI, sobre el fetichismo en Espana y sobre el fetichismo ramoniano en particular, consta de tres secciones. En la primera, rastrea las fuentes posibles en las que el escritor pudo haberse inspirado. En la segunda, se adentra en la obra de este, siguiendole la pista a lo largo de sus escritos juveniles, desde el Concepto de la nueva literatura, de 1909, y pasando por otros como Morbideces y El libro mudo. Pasando del ambito de la creacion literaria al de la vida real--seccion tercera--, el fetichismo de Gomez de la Serna toma cuerpo a partir de su relacion con las famosas munecas de cera, las que, para Cabanas Alaman, constituyen una vivencia personal clave.

El "Epilogo," por ultimo, coherente con lo anunciado en la Introduccion, concluye afirmando algo que habria satisfecho a Gomez de la Serna: "No hay duda de que Ramon se adelanto a su epoca de tal manera que no hallamos precedentes comparables" (161).

Recapitulando: se trata de una monografia interesante, sin duda mas destacable desde el punto de vista de la historia cultural y de las ideas esteticas que desde el narratologico. Un acierto--lo subraya Rodolfo Cardona en el prologo, el autor lo justifica en la Introduccion--ha sido el estudiar conjuntamente cuatro novelas que cubren la epoca de mayor creatividad del autor, epoca ademas en la que los temas del fetichismo y la perversion se exponen mas nitida y recurrentemente. Los analisis de cada una de las novelas son minuciosos y, en lo que se me alcanza, nunca o casi nunca forzados: forzados para someterlos a apriorismos teoricos ajenos o a afirmaciones generales propias, como ocurre a menudo en este tipo de trabajos. A mi manera de ver, Cabanas Alaman ha puesto de relieve--delimitandolo primero, ejemplificandolo y perfilandolo despues--un aspecto importante inscribible en otro mas amplio de la juventud y primera madurez de Ramon: el vitalismo, la exaltacion de lo sensual y lo sexual, inseparable de un no rotundo a la moralidad convencional recibida y padecida. Otro aspecto positivo: el aparato critico, abundante y manejado con esmero, refuerza la solidez del conjunto. De poner algun reparo, seria quizas el siguiente: se echa de menos una mayor utilizacion de los estudios de otros ramonistas, en particular de los que se han ocupado de la novela. Al no haberse hecho asi, el libro se queda, si cabe decirlo, algo "descolocado." Por su parte, la correccion de pruebas deja que desear: abundan las erratas no advertidas.

Luis Lopez Molina

Universidad de Ginebra
COPYRIGHT 2004 Society of Spanish and Spanish American Studies
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2004 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Lopez Molina, Luis
Publication:Anales de la Literatura Espanola Contemporanea
Article Type:Resena de libro
Date:Jan 1, 2004
Words:1276
Previous Article:Isolina Ballesteros, Cine (ins)urgente. Textos filmicos y contextos culturales de la Espana postfranquista.
Next Article:J.M. Castellet, La hora del lector.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters