Printer Friendly

REVISION HERMENEUTICA DE LA TRADICION INTERNALISTA EN FILOSOFIA DEL DEPORTE.

A HERMENEUTICAL REVIEW OF THE INTERNALIST TRADITION IN THE PHILOSOPHY OF SPORT

1. El objetivo de una teoria hermeneutica del deporte

La filosofia del deporte, al haber surgido en el ambito filosofico anglo-americano, ha estado desde sus comienzos claramente dominada por una metodologia y objetivos claramente analitico-linguisticos. (2) No obstante, los analisis de corte filosofico mas continentales han ido poco a poco apareciendo en esta disciplina, impregnandola con un caracter mas descriptivo-narrativo, asi como de sus objetivos filosoficos propios. (3) La diferencia esencial, en este sentido, entre filosofia anglo-americana y continental es que esta ultima esta menos relacionada con la busqueda linguistica de definiciones y conceptos, y mas centrada en la clarificacion critica e iluminacion de un tema. Una propuesta continental en auge desde principios del siglo xx es la hermeneutica. La cual nos proponemos utilizar para: (a) comprender mejor el fenomeno deportivo y; (b) complementar la filosofia del deporte.

Siguiendo a Shaun Gallagher, el objetivo de la hermeneutica es el de desvelar todos aquellos "factores epistemologicos, sociologicos, culturales, y linguisticos" (4) que influyen en nuestra comprension de la realidad. Con el fin de comprender mejor el fenomeno deportivo, nosotros queremos desvelar algunos de los factores determinantes de nuestra concepcion filosofica del deporte. Para ello, realizaremos una interpretacion hermeneutico-critica de la propuesta dominante en la filosofia del deporte, a saber: el internalismo amplio o interpretacionismo, cuyos mayores defensores son Robert L. Simon, Cesar R. Torres, y John S. Russell, entre otros. (5)

Siendo la propuesta dominante en nuestra teorizacion filosofica sobre el deporte, el internalismo tiene una importante influencia sobre nuestras interpretaciones y preconcepciones intersubjetivas de esta actividad social. Asi, por ejemplo, la caracterizacion internalista del deporte como practica pedagogica ha sido aceptada sobremanera por instituciones deportivas tan relevantes como el Comite Olimpico Internacional (COI) o la Federacion Internacional de Futbol Asociacion (FIFA). Por ello, resulta relevante analizar la propuesta internalista con cuidado. Segun esta, como ya hemos adelantado, el deporte es:
      Una busqueda conjunta de la excelencia, una actividad que es
   cooperativa de modo significativo en el sentido de que los
   participantes consienten ser puestos a prueba a traves del rasero
   de la competicion por el valor intrinseco que posee superar
   desafios interesantes, aprendiendo sobre nosotros y otros a traves
   del intento de superar pruebas competitivas. (6)


Es mas, existe una afinidad intima entre el internalismo amplio en filosofia del deporte y la hermeneutica. (7) Por ejemplo, el concepto de interpretacion es clave para ambos. Este concepto se refiere al modo de comprender la realidad que enfatiza nuestra ligazon con todo aquello que nos influye constantemente, como, por ejemplo, el pasado y el futuro, o nuestra sociedad y circunstancias. No obstante, la interpretacion no es un modo cualquiera de interpretar la realidad, sino el mas propiamente humano. Como muestra Nietzsche (8), los seres humanos nos encontramos siempre forzados a interpretar la realidad con el fin de darle respuesta. Somos un "animal fantastico" (9) que vive de interpretaciones. (10)

Dado que las interpretaciones no son subjetivas, sino compartidas y heredadas de la tradicion de la que formamos parte, la hermeneutica nos situa en un plano intersubjetivo. Por ejemplo, las primeras "verdades" que aprendemos no las descubrimos de modo individual, sino que las heredamos de la tradicion en la que estamos inscritos cultural y socialmente. Igualmente, nuestra comprension de la realidad siempre esta mediada por elementos intersubjetivos como, por ejemplo, el lenguaje, los prejuicios, o las ideas comunmente aceptadas. Por esto, algunos autores afirman que el presupuesto basico de la hermeneutica es: "todo lo que hay es interpretacion".

En filosofia del deporte, los autores que mas han enfatizado este caracter intersubjetivo de nuestras concepciones del deporte son William J. Morgan, Cesar R. Torres y Douglas W. McLaughlin. (11) No obstante, no puede decirse que estos autores lleven a cabo analisis propiamente hermeneuticos del deporte, sino que, como mucho, tratan de fundamentan algunas de sus propuestas en ideas de autores influidos por la hermeneutica como: Alasdair MacIntyre, Richard Rorty, John Rawls, o Andrei Marmor. (12)

Los analisis propiamente hermeneuticos son escasos en la filosofia del deporte. Entre ellos, hemos de destacar los de Andrew Edgar y Kenneth Aggerholm. (13) El primero ha basado su propuesta en la hermeneutica de Gadamer y Habermas, mientras que el segundo, partiendo de la fenomenologia de Sartre y de Merleau-Ponty, complementa su propuesta fenomenologica con otros autores mas propiamente hermeneuticos como Gadamer o Sloterdijk.

Por el contrario, los trabajos basados en la fenomenologia si son mas comunes en la filosofia del deporte, como por ejemplo los de Arno Muller, Jim Parry e Irena Martinkova, Ivo Jirasek, Gunnar Breivik, y R. Scott Kretchmar. (14) Todos estos autores ofrecen un analisis fenomenologico del deporte basado en propuestas como las de Heidegger, Merleau Ponty, y Husserl. Esta combinacion de fenomenologia y hermeneutica no es casual, pues ambas corrientes filosoficas no solo surgieron historicamente como parte de un continuo, sino que suelen ser confundidas y equiparadas habitualmente dentro de la filosofia del deporte. Sin embargo, este es un error que trataremos de evitar aqui.

Para la fenomenologia, cuya presencia es mayor dentro de la filosofia del deporte actual, el objetivo principal es el de describir el modo en el que los fenomenos constitutivos de la practica deportiva se presentan en nuestra conciencia y, asi, tratar de ir "a las cosas mismas" (15). En un trabajo de fenomenologia clasico en filosofia del deporte, R. Scott Kretchmar aplica la epoje--enoxq--, es decir, la suspension del juicio o actitud "natural" respecto al mundo y los fenomenos que lo constituyen. (16) De ese modo, Kretchmar trata de realizar una reduccion fenomenologica para captar los elementos definitorios del fenomeno deportivo a traves de las estructuras intencionales envueltas en el practicar deporte (que, siguiendo a Merleu-Ponty, son esencialmente corporales). Para Kretchmar, los dos elementos definitorios del fenomeno del deporte son ser una prueba fisica (test) y ser un enfrentamiento con otro (contest).

En este sentido, la diferencia con el hermeneuta es mas que clara. Dado su caracter descontextualizador, la epoje permite--en opinion del fenomenologo clasico--encontrar aquellas estructuras epistemologicas universales y comunes a todos los seres que poseen conciencia y, a traves de las cuales, el fenomeno se nos aparece en su estado puro, es decir, limpio de cualquier juicio de caracter inmediato y natural. El hermeneuta, por el contrario, apela a la vida factica de los sujetos, a aquello en lo que siempre estamos envueltos y no podemos poner en suspenso epistemologicamente hablando. Para Gadamer, la hermeneutica es la estructura del ser. (17) Es decir, el ser se revela como interpretacion. Dicha condicion del ser entendida como interpretacion se basa en la tradicion y los prejuicios que la constituyen, asi como en el caracter temporal, cambiante y dialectico que los atraviesa. La hermeneutica ha de comprenderse, por lo tanto, como un sistema ontologico, es decir, referido en primera instancia a nuestro modo de ser y no tanto, como algunos creen erroneamente, a meras interpretaciones subjetivas. (18)

Asi, por ejemplo, en Verdad y metodo, Gadamer afirma que cuando tratamos de comprender algo siempre proyectamos significado en la cosa a comprender. Para ello, recurrimos a una tradicion que da sentido a aquello que carece de el. Los prejuicios se encargan de realizar esta proyeccion de sentido. Estos nos presentan la realidad de un modo determinado y con una finalidad que nos vincula estrechamente a la tradicion en la que estamos inmersos: <<los prejuicios del individuo, mucho mas que sus juicios, son la realidad historica de su ser.>> (19)

Siendo esto asi, una teoria hermeneutica del deporte debe tomar como punto de partida el hecho de que existe una tradicion formada por diversas concepciones del deporte. Esa tradicion es la de las propuestas internalistas en filosofia del deporte, cuya historia ha ido dando lugar a diversas teorias del deporte. Todas ellas han acabado deviniendo en una teoria que hoy se adopta de modo mayoritario como la mas adecuada dentro de la disciplina: el interpretacionismo o internalismo amplio. (20) Asi pues, nuestro primer fin sera, pues, no solo mostrar cuales son los caracteres determinantes a la base de la concepcion filosofica internalista del deporte dominante, sino, sobre todo, analizar la tradicion internalista de la que esta surge y recibe sus caracteres definitorios. Con ello, no tratamos de encontrar una propuesta internalista mas adecuada que la actual, por ejemplo, a traves de la captacion de los elementos definitorios del deporte en general y del internalismo en particular. Mas bien, trataremos de mostrar cuales son los presupuestos y prejuicios que han atravesado y dirigido la tradicion internalista del deporte que, a nuestro parecer, constituye el paradigma dominante en la actualidad. Con ello, localizaremos cuales son los limites de la tradicion filosofica predominante a la hora de estudiar el deporte.

2. La genesis platonica de la propuesta internalista del deporte

El padre intelectual del internalismo en filosofia del deporte es Bernard Suits, cuya propuesta filosofica, el internalismo formalista, es una respuesta a la posicion anti-definicionalista wittgensteniana respecto al concepto de juego:
      Considere, por ejemplo, los procedimientos que llamamos 'juegos'.
   Me refiero a juegos de mesa, de naipes, de pelota, juegos olimpicos
   y asi sucesivamente. ?Que es lo comun a todos ellos?--no diga:
   'Debe haber algo en comun, de lo contrario no serian llamados
   'juegos', sino que mire y vea si hay cualquier cosa en comun.
   Porque si usted los mira, no vera algo que es comun a todos, sino
   mas encima, semejanzas, relaciones y una serie entera de ellas.
   (21)


El hecho de responder al anti-definicionalismo wittgensteniano es una muestra de la naturaleza platonica de la propuesta suitsiana. Pues, con ello, Suits emula el fin principal de las filosofias de Socrates y Platon: enfrentarse a la posicion sofistica anti-definicionalista. Asi, por ejemplo, se atribuye al sofista Protagoras la idea de que, dado que el hombre es la medida de las cosas y la realidad es cambiante, no podemos encontrar una definicion o esencia de las cosas, sino que estas dependen del contexto:
      Soc.--Parece, ciertamente, que no has formulado una definicion
   vulgar del saber, sino la que dio Protagoras. Pero el ha dicho lo
   mismo de otra manera, pues viene a decir que el hombre es medida de
   todas las cosas, tanto del ser de las que son, como del no ser de
   las que no son. (22)


Segun la critica de Protagoras a la busqueda de definiciones platonica, dado que el punto de referencia para captar la verdad de las cosas es la naturaleza individual de cada uno, no pueden existir definiciones universales de las cosas. El propio Suits acepta en cierto modo esta idea, pues afirma que su propuesta no es platonica en el caso de todos los objetos a definir, sino solo en el del concepto de juego. (23) Aunque, a su juicio, puede haber realidades que carezcan de definicion. No obstante, el juego y el deporte no son unas de ellas:
      La orientacion de este libro es filosofica en el sentido
   tradicional de la palabra. Esta destinado a descubrir y formular
   una definicion, y a seguir las implicaciones de tal descubrimiento
   incluso cuando ellas nos lleven a direcciones sorprendentes, e
   incluso a veces desconcertantes. (24)


En esta cita, podemos ver que la metodologia filosofica empleada por Suits es claramente influida por el metodo dialectico-platonico. Otro elemento que muestra claramente esta conexion entre la metodologia platonica y la filosofia del deporte es que Suits construye su obra mas famosa y en la que pretende aportar una definicion de juego, The Grasshopper, como un dialogo al mas puro estilo platonico. En el, la cigarra (en clara referencia a la fabula de Esopo) y sus dos discipulos Skepticus y Prudence entablan un dialogo con el fin de alcanzar una definicion del juego.

Como hemos dicho, Suits procede segun la metodologia de la dialectica platonica. Esto significa que establece hipotesis que han de ser probadas a traves de la deduccion racional para tratar de alcanzar una definicion universal del juego. El objetivo de estas hipotesis es reducir la realidad del juego hasta percibir sus elementos definitorios que, en ultima instancia, seran los que compongan la Idea o Forma del mismo. Asi, por ejemplo, afirma Suits que el dialogo con la cigarra sucede del siguiente modo:
      Primero, el presentaba una definicion de los juegos o, para ser
   incluso mas preciso, una definicion del jugar a juegos. Luego, me
   invitaba a someter esa definicion a una serie de pruebas. Yo tenia
   que presentar contra la definicion las objeciones mas convincentes
   que se me ocurrieran, y el tenia que responder esas objeciones.
   (25)


En lo que sigue, trataremos de mostrar por que, como heredero de la filosofia de Suits, cualquier otro tipo de internalismo no deja de ser un platonismo actualizado. Para cualquier modo de internalismo dentro del ambito de la filosofia del deporte, el objetivo prioritario siempre pasa por tratar de alcanzar una definicion esencial. Siendo este el objetivo principal de la filosofia del deporte internalista, afirmamos que esta se encuentra dominada por lo que denominaremos como "prejuicio platonico".

Es mas, en otro nivel de discurso, encontramos otro ejemplo mas de platonismo dentro de las diversas propuestas internalistas, a saber, el caracter definitorio comun al que se apela para definir el deporte es el de la lucha por la excelencia. Si bien en la filosofia del deporte, en general, y en el internalismo deportivo, en particular, se ha superado el error platonico de separar categoricamente la mente del cuerpo. (26) No obstante, hay un error platonico que se mantiene, a saber: la concepcion que se ofrece de lo corporal, ligada a la excelencia fisica, acaba estando influida por la intencion platonica de ligar nuestro analisis de la realidad a lo mas excelso: lo ideal, lo supremo, lo brillante... Muestra clara de ello es que es el Sol el que en la alegoria de la Caverna simboliza tanto las ideas, como el objetivo a alcanzar por el filosofo, quien al final de su formacion filosofica ha de ser capaz de mirar al Sol sin ser deslumbrado.

Concebir el deporte como lucha por la excelencia fisica ofrece una vision idealizada, tanto del deporte, como de nuestra naturaleza corporal. De este modo, la filosofia internalista queda ligada a un referente ideal e inalcanzable: la excelencia fisica. (27) Por lo tanto, podriamos afirmar que el caracter platonico del internalismo acaba dando lugar a un "imperialismo de la excelencia" (28) dentro de la filosofia del deporte, ya que esta sera siempre el objetivo ideal a realizar en la realidad. Tanto el prejuicio platonico, como el imperialismo de la excelencia son los factores clave a comprender en un analisis hermeneutico-critico de la propuesta predominante en filosofia del deporte actualmente. Mientras que el prejuicio se refiere, mas bien, al aspecto metodologico del internalismo, el imperialismo de la excelencia lo hace al contenido resultante de la aplicacion de dicho metodo.

3. El prejuicio platonico en la corriente internalista

El objetivo metodologico principal del internalismo es, dada su orientacion platonica, el de ofrecer una definicion del deporte apelando a los caracteres determinantes de su forma, idea, o esencia. La ligazon entre el internalismo en filosofia del deporte y el platonismo desde una perspectiva metodologica no es algo nuevo. Esta ya ha sido sacada a la luz por D'Agostino, quien ha denominado y criticado al formalismo, la propuesta filosofica de Suits originaria del internalismo amplio, por ser platonico. Para D'Agostino,
      los formalistas acaban abocados a un tipo de platonismo sobre el
   juego. Para ellos, los juegos son tipos ideales, que son solo
   realizados de un modo imperfecto en sus supuestas
   ejemplificaciones. (29)


El formalismo toma como elemento definitorio del deporte las normas que crean los obstaculos innecesarios que permiten al participante alcanzar la excelencia fisica a traves del juego, es decir, las normas constitutivas del juego. Toda propuesta internalista ha heredado esta tendencia de convertir la excelencia en el elemento definitorio del deporte, tal y como mostramos de modo claro en la nota 27. Dejando de lado el contenido de la propuesta internalista, es decir, su focalizacion en el concepto de excelencia, y centrandonos en su caracter mas metodologico; la critica de D'Agostino, asi como la nuestra, afirman que la metodologia del internalismo esta basada en presupuestos analitico-platonicos que reducen la naturaleza del fenomeno deportivo apelando a una definicion ideal del mismo que no es identificable ni realizable en la realidad.

Por ejemplo, en futbol una norma constitutiva es no zancadillear a los rivales para impedirles conducir el balon. Segun el formalista, desde el momento en que un futbolista zancadillea a los rivales, dejaria de practicar futbol para hacer otra cosa. Si esto es asi, entonces ninguna practica deportiva real se puede ajustar a las exigencias normativas derivadas de la concepcion ideal-normativa del deporte formalista, ya que en todos y cada uno de los deportes que conocemos, especialmente en los profesionales, los participantes utilizan la violacion de las normas como estrategia, es decir, como parte del juego. De modo que, ningun deporte practicado en la realidad casa con la definicion formalista del mismo. Una definicion que no casa con la realidad dificilmente puede cumplir con su cometido de identificar los elementos definitorios que nos permiten separar la realidad en diversas categorias.

Basandonos en la critica de D'Agostino al formalismo, afirmamos que este constituye, tambien, como mostraremos mas adelante, un punto debil en el resto de internalismos basados de modo consciente o inconsciente, en la propuesta metodologica internalista-platonica de Suits. Asi pues, toda definicion internalista del deporte sera demasiado restrictiva, idealizada e incluso normativa. En el siguiente apartado criticamos el caracter reductivo e idealizado de la metodologia internalista. Para ello, mostraremos las debilidades de la metodologia platonica, entendida como prejuicio dominante en la filosofia del deporte en sus diversos niveles y ordenes de discurso, a traves de un analisis hermeneutico. Mas adelante, asi como en posteriores trabajos, nos centraremos en la critica referida al contenido resultante del prejuicio platonico, es decir, al imperialismo de la excelencia en la filosofia del deporte internalista.

3.1. Lo reductivo de la metodologia platonica

Un primer punto flojo de la metodologia platonica es su caracter reductivo de la realidad. En su busqueda de definiciones que apelan a los caracteres determinantes de las cosas, la metodologia analitico-platonica siempre acaba reduciendo la realidad de las mismas. Asi, por ejemplo, siguiendo la definicion formalista, que todas las practicas deportivas esten constituidas esencialmente por normas, no implica que la realidad de la practica deportiva se reduzca a la observacion e imperio de estas. Si solo prestamos atencion a este aspecto formalista, como bien muestra D'Agostino, estamos dejando de lado otros elementos constitutivos de la realidad deportiva.

De hecho, la propia historia de la filosofia del deporte se desarrolla a partir de la complementacion de las diversas concepciones del mismo por considerarlas demasiado reductivas o simples. (30) Por ejemplo, como hemos afirmado, D'Agostino critica al formalismo no tener en cuenta las convenciones que nos llevan a aplicar las normas de un modo u otro. Igualmente, el internalismo amplio, a su vez, critica a D'Agostino no haber considerado el proposito ultimo del juego, y al que las convenciones rinden tributo: la excelencia fisica. (31) Toda nueva propuesta en filosofia del deporte ha criticado a sus predecesoras por haber ofrecido una definicion demasiado reductiva y busca como principal objetivo definir el deporte de un modo mas amplio.

No obstante, metodologicamente hablando, lo reductivo de las definiciones del deporte es consecuencia directa de la metodologia empleada por todas y cada una de las propuestas internalistas. Asi pues, todas pueden ser acusadas del mismo defecto: por mucho que incluyamos nuevos elementos en la definicion de deporte, siempre se dejaran fuera otros aspectos que constituyen su realidad, y que mas tarde podran ser reclamados como definitorios del mismo por otras nuevas propuestas.

De otro modo, las propuestas internalistas del deporte obvian que el problema no esta en el contenido que se otorga a la definicion, sino en la intencion metodologica misma de buscar una definicion al modo platonico. Con ello, ignoran la paradoja que supone la propia busqueda de definiciones: por mucho que se amplie una definicion, nunca se podra captar la realidad completa del deporte. Esto es consecuencia de concebir la funcion de la filosofia del deporte siguiendo el prejuicio platonico heredado de la tradicion iniciada por Suits.

Ninguna de las propuestas internalistas parece ser consciente de este prejuicio analitico-platonico. Para la hermeneutica, este es un error. Por ello, una hermeneutica del deporte, como afirmamos mas arriba siguiendo a Gallagher, debe tener como su principal objetivo el de desvelar todos aquellos <<factores epistemologicos, sociologicos, culturales, y linguisticos>> (32) que influyen en nuestra comprension del deporte. Solo sacando a la luz estos factores podemos someterlos a critica. Hemos, pues, de identificar nuestros prejuicios heredados acriticamente de la tradicion con el fin de comprender las consecuencias del modo de ver la realidad que proyectan. El internalismo deportivo no ha realizado hasta la fecha esta tarea, y ha seguido de modo inconsciente el prejuicio analitico-platonico.

No obstante, hemos de ir con precaucion aqui. La hermeneutica no afirma que los prejuicios sean negativos en si mismo y que hemos de revocarlos totalmente. Todo lo contrario, la reduccion de la realidad a partir de preconcepciones o prejuicios en si misma no es problematica para el hermeneuta, estos sirven como horizontes de sentido que proyectan un modo de interpretar la realidad. Los prejuicios son necesarios y constitutivos de nuestro modo de ser. No podemos funcionar sin prejuicios. (33) La clave es ser conscientes de ellos. Cuando no lo somos, un prejuicio se vuelve ilegitimo, pues dirige nuestra actividad de un modo inconsciente y acritico.

Volviendo a D'Agostino, aunque este muestra acertadamente el caracter platonico del proceder internalista, no lleva esta critica hasta el punto de poner en cuestion la totalidad del mismo, es decir, el prejuicio, sino que lo acepta acriticamente al igual que el formalismo al tratar de complementar la definicion de deporte anadiendo la necesidad de recurrir a ciertas convenciones que muestran como deben aplicarse las normas para dar sentido al juego.

3.2. La experiencia dulcificada del deporte del internalismo

Puesto de manifiesto que la propuesta internalista hace uso inconsciente del prejuicio platonico-analitico que esta en la base de su proceder, una de las principales consecuencias del mismo es que la definicion del deporte nos cierra a otros modos de definirlo sesgando su realidad. Pero no solo esto. Este modo de reducir la realidad del deporte a traves del concepto internalista del mismo puede ser problematico. De hecho, como mostraremos en este apartado, la definicion internalista de la practica deportiva es problematica.

Asi pues, la primera tarea de nuestra propuesta hermeneutica es la de poner de manifiesto que la definicion del deporte como busqueda de la excelencia es consecuencia de un prejuicio que, originado en la busqueda platonica de una esencia del deporte, reduce la realidad del mismo. Mas tarde, en un segundo momento, nos encargaremos del analisis critico de dicho prejuicio. Con ello, insistimos, de nuevo, que la reduccion de la realidad a traves de una proyeccion de sentido determinada no es lo problematico en si mismo, sino mas bien el no darse cuenta de que dicha proyeccion no puede captar toda la realidad del deporte, considerando que la concepcion del deporte como lucha por la excelencia tiene la ultima palabra. Esto provoca un imperialismo de la excelencia que, en ultima instancia, es fruto del proceder metodologico creado por el prejuicio platonico-analitico dominante en el internalismo.

Como trataremos de demostrar, las propuestas internalistas llevan asociado en su proceder inductivo un ejercicio de verificacion de su definicion del deporte amparando esta bajo un unico sentido "bueno" del deporte. El propio Suits reconoce, en uno de los apendices de The Grasshopper, que una de las limitaciones de su metodologia platonica es que se puede caer en la paradoja de utilizar la reflexion deductiva para probar una definicion que ya se tiene en mente de modo previo. Es decir, a proposito del internalismo de Suits, la metodologia analitico-platonica que esta a la base de su propuesta filosofica del deporte, pretenderia probar la hipotesis inicial de que el juego consiste en la superacion de obstaculos innecesarios creados por las normas en vez de conocer la realidad de juego en si y que, por definicion, es mucho mas amplia y rica que su reduccion a una definicion del mismo.

Ser conscientes de que estamos dirigidos por un prejuicio, nos abre, como afirma Gadamer, a otros modos de comprender la realidad, asi como a la posibilidad de analizar criticamente dicho prejuicio. Adoptando una postura hermeneutica, la experiencia, como mostrara Gadamer a modo de critica hermeneutica al racionalismo heredero de Platon, no queda sesgada y dirigida acriticamente por una mentalidad reductiva que pretende comprender la realidad en funcion de unos elementos constitutivos universales:
      cuando se piensa en la esencia de la experiencia solo por
   referencia a la ciencia, como hace Aristoteles, se simplifica el
   proceso por el que se produce [...] no se lo puede describir
   simplemente como la formacion, sin rupturas, de generalidades
   tipicas. (34)


Cuando nos referimos a la reduccion realizada por la tradicion internalista del deporte a traves de la verificacion de su definicion del mismo en clave de excelencia, consideramos que es posible aplicar la critica realizada por Popper al proceso inductivo llevado a cabo por ciertas propuestas filosoficas como el psicoanalisis, el marxismo, y la filosofia nietzscheana. Segun la cual, estas propuestas tratan de acomodar sus argumentos para verificar una hipotesis o idea general determinada. Por el contrario, Popper desarrolla la teoria de la "falsacion". El objetivo de esta no es verificar a traves de la induccion, es decir, de las observaciones, sino que las observaciones se realicen con el fin de poner en jaque constante nuestra idea o hipotesis, es decir, falsaria:
      la solucion de un problema filosofico nunca es definitiva. No
   puede basarse en una prueba final ni en una refutacion final: esto
   es una consecuencia de la irrefutabilidad de las teorias
   filosoficas. (35)


Tomando como analogia la critica de Popper, afirmaremos que las propuestas internalistas del deporte se basan, al igual que el platonismo cuando trata de alcanzar dialecticamente la idea o forma de algo, en la verificacion de dicha idea. Para el internalismo, una de sus principales pretensiones filosoficas pasa por tratar de alcanzar no solo una definicion universal del deporte sino, tambien, tratar de "desvelar" la verdad del mismo. Dicha objetividad o verdad viene determinada por la idea de excelencia que, como ocurre con el caso de las filosofias de la sospecha, tratan de acomodar el conjunto de datos de la experiencia para, de ese modo, hacerlas coincidir con una hipotesis central preestablecida que trata de ser verificada. En el caso de la propuesta internalista, el hecho de tratar de verificar la hipotesis dominante--la excelencia como verdad del deporte--, conlleva el ajuste forzoso de otros tipos de experiencia que, en otro tipo de condiciones epistemologicas, falsarian la naturaleza del deporte concebido esencialmente como lucha por la excelencia.

De hecho, podemos encontrar muchos ejemplos de elementos opuestos a la idea de excelencia que se dulcifican o acomodan para que todo quepa bajo dicha idea de verdad del deporte. Este es el ejemplo de la lucha o la tension. En los trabajos internalistas vemos como los filosofos del deporte, tras observar que un componente definitorio del mismo es la lucha por vencer al otro, afirman que en el deporte hay una "dulce tension" (36) que da emocion al mismo convirtiendolo, a la vez, en una lucha "civilizada" por la excelencia. De ese modo, el internalismo cree salvar aquellos fenomenos contrarios a su idea preconcebida de la excelencia. En cualquier caso, esto no deja de ser un ejemplo del proceder platonico-analitico propio del internalismo que, tal y como acabamos de ver, acomoda la idea de lucha contra el otro dentro de los limites establecidos por la nocion de deporte como busqueda de la excelencia.

Igualmente, Warren P. Fraleigh, (37) en linea con este modo dulcificado de concebir el deporte, afirma que el oponente no debe ser identificado como un obstaculo o un problema que hemos de superar a toda costa, sino como un facilitador. Con su oposicion, el contrincante nos brinda la oportunidad a dar mas de nosotros mismo y, al mismo tiempo, nos ayuda a superar nuestros limites con el fin de alcanzar la excelencia.
      Tal concepto de competicion concibe a los oponentes como la
   condicion reciprocamente necesaria para la expresion y el
   desarrollo. La competicion es vista [...] como una actividad con
   otro, en vez de contra el [...] Lograr la excelencia queda
   disponible, en principio, a todos los participantes incluso cuando
   no siempre se dan competiciones excelentes, bien jugadas. Dado que
   dicha excelencia es producida por todos los participantes, el
   sentido de la victoria refleja la reciprocidad de los oponentes
   como facilitadores. (38)


Dentro del orden de discurso en el que nos situamos en este punto de nuestra argumentacion, la importancia de nuestra propuesta hermeneutica trata de identificar y asumir aquellos limites de la experiencia del deporte que, por alguna razon, habian sido ignorados, olvidados o simplemente acomodados a un proceso encaminado a la verificacion de la excelencia. La experiencia hermeneutica entendida como apertura, tal y como mostramos en el apartado anterior, abandona todo esfuerzo por acomodar inductivamente los datos de la experiencia deportiva con el fin de hacerlos coincidir con los limites establecidos por la nocion del deporte como lucha por la excelencia. Desde esta expansion dentro de los limites de sentido hermeneutico, es posible identificar y atender al conjunto de experiencias y datos que, de otro modo, son obviados por la tradicion internalista del deporte. Dichas experiencias propias de la facticidad deportiva interpretadas mas alla de su limitacion dialectico-platonica, nos encaminan hacia otros modos de comprender el deporte en su conjunto como un todo abierto al mundo y a la experiencia sensible, corporal y emocional del hombre.

Adoptar este caracter abierto dialogico no implica eliminar o derribar todos nuestros prejuicios para alcanzar una mirada perfecta o pura de la realidad. Todo lo contrario, los prejuicios son necesarios y fructiferos. Por ejemplo, la idea del deporte como excelencia proporciona un ideal critico muy valioso para evaluar la situacion del deporte de elite actual. Para ser criticos, pues, es necesario ser consciente de nuestros propios prejuicios. Esto es lo que pretende nuestra propuesta hermeneutica: hacernos conscientes de los prejuicios que guian nuestra pre-comprension del deporte para ver que parte de la realidad muestran y cual oculta. De esto modo, por un lado, aceptamos que somos siempre parte de una tradicion, que estamos situados en un momento concreto y que, por lo tanto, esto conlleva la aceptacion de ciertos prejuicios. Este es, como reclama Heidegger, el punto de partida de cualquier analisis hermeneutico tal y como afirmamos al principio de este trabajo:
      A diferencia de lo que ocurre en las ciencias, el rigor del
   pensar no consiste so (1) o en la exactitud artificial--es decir,
   teorico-tecnica--de los conceptos. Consiste en que el decir
   permanece puro en el elemento de la verdad del ser y deja que reine
   lo simple de sus multiples dimensiones. Pero, por otro lado, lo
   escrito nos aporta el saludable imperativo de una reduccion
   linguistica meditada y cuidada [...] corriente de la vida y que el
   pensar del ser desfigura la existencial [...] Lo que ocurre es que
   la dificultad no consiste en tener que encontrar un sentido
   especialmente profundo o en tener que construir conceptos
   intrincados, sino que se esconde en ese paso atras que introduce al
   pensar en un preguntar que es capaz de experimentar, renunciando al
   opinar habitual de la filosofia. (39)


3.3. La paradoja del tercer hombre en el internalismo

Siguiendo con nuestra critica a la metodologia platonica del internalismo, y tratando en la medida de los posible de cubrir los diferentes ordenes de discurso en el que el prejuicio platonico atraviesa la propuesta internalista del deporte, recurriremos al estudio de la paradoja del tercer hombre platonica que, a nuestro parecer, puede ser perfectamente aplicada a la filosofia del deporte actual:

--Pienso que tu crees que cada Forma es una por una razon como esta: cuando muchas cosas te parecen grandes, te parece tal vez, al mirarlas a todas, que hay un cierto caracter que es uno y el mismo en todas; y es eso lo que te lleva a considerar que lo grande es uno.

--Dices verdad, afirmo.

--?Y que ocurre con lo grande en si y todas las cosas grandes? Si con tu alma las miras a todas del mismo modo, ?no aparecera, a su vez, un nuevo grande, en virtud del cual todos ellos necesariamente aparecen grandes?

--Tal parece.

--En consecuencia, aparecera otra Forma de grandeza, surgida junto a la grandeza en si y a las cosas que participan de ella. Y todos estos, a su vez, otra Forma, en virtud de la cual todos ellos seran grandes. Y asi, cada una de las Formas ya no sera una unidad, sino pluralidad ilimitada. (40)

La clave del argumento del tercer hombre es que cuando generamos una idea de algo, siempre podemos compararla con una idea mayor de la que participa. Aplicando dicho argumento al caso de la metodologia internalista, que como afirmamos se basa en la nocion de excelencia, esta siempre puede ser comparada con otra de grado mayor de la que participa. Toda idea de excelencia tiene la capacidad de autogenerar otra idea de excelencia todavia mayor, y, asi, hasta el infinito. Esto es lo que Vlastos (41) ha denominado como autopredicacion de la idea. Esta critica, queda mas clara en una segunda version del argumento del tercer hombre, en la que Platon afirma:
      En consecuencia, no es posible que algo sea semejante a la Forma
   ni que la Forma sea semejante a otra cosa; porque, en tal caso,
   junto a la Forma aparecera siempre otra Forma, y si aquella fuese
   semejante a algo, aparecera a su vez otra Forma, y jamas dejara de
   surgir otra Forma siempre nueva, si la Forma se vuelve semejante a
   lo que de ella participa. (42)


Esta segunda formulacion de la paradoja platonica del tercer hombre se situa en otro nivel de discurso. Si bien la primera se referia mas bien a un ambito logico, esta segunda se refiere a los elementos que se van agregando a la definicion, los cuales pueden ampliarse de un modo infinito porque, en el caso que nos ocupa, la idea de excelencia siempre puede acabar participando de otras mayores con mas elementos. En un terreno practico, observamos como al deportista se le exige siempre mas. Primero, que sea ejemplar para sus companeros, luego para sus oponentes, luego como profesional, mas adelante que sea ejemplo a seguir para los mas jovenes, y despues, para los miembros de toda la sociedad. Y asi sucesivamente. No parece haber pues, un limite claro a eso que sea la excelencia; siempre pueden generarse nuevas expectativas e ideas de excelencia mayor.

De hecho, en un plano teorico, esto es facilmente detectable en la filosofia del deporte. Si bien la excelencia para el internalismo se refiere primordialmente al ambito fisico, es decir, al cultivo del cuerpo, esta tiene un segundo tipo de ramificaciones mas amplias. Para ser excelente deportivamente hablando hace falta dedicacion, esfuerzo, conocerse a si mismo, respetar al rival... Lo cual, en cualquier caso, va mas alla y excede en mucho el ambito de lo estrictamente fisico. La prueba fisica (referida al controlar y lidiar con la finitud humana constitutiva de nuestra existencia) es, sin duda, un elemento clave del deporte, pero, para el internalista, este no puede quedar reducido a ella ya que, a traves de la superacion de la prueba fisica, tambien ponemos a prueba otro tipo de habilidades, en especial, aquellas que tienen que ver con el ambito de lo moral. Asi, por ejemplo, Heather Reid denomina el deporte como una "actividad-perseguidora-de-conocimiento":
      El movimiento fisico voluntario era un producto y expresion de
   la mente/alma (psyche). El cuerpo atletico en forma, como producto
   de un movimiento voluntario e intencionado, es simplemente la
   muestra de la excelencia del alma. La competicion atletica
   funcionaba dentro de la educacion antigua no solo como un
   entrenamiento fisico, sino como un modo de cultivar almas fuertes
   y perseguidoras de la verdad. (43)


Aqui vemos como Heather Reid, en un principio define el deporte como lucha por la excelencia fisica pero, mas adelante, afirma que esta excelencia participa de otra mayor, a saber, la del hombre con caracter disciplinado. A su vez, este ser disciplinado requiere de una excelencia mayor y asi sucesivamente hasta alcanzar lo que se denomina como excelencia del caracter en general o del alma. El deporte asi entendido es un modo de llevar a cabo la maxima socratica de "conocerse a si mismo" inscrito en el Oraculo de Delfos. Es decir, tal y como afirma Simon, el deporte ya no es solo una lucha por la excelencia sino, sobre todo, una actividad pedagogica. (44) Siguiendo esta idea, Torres y McLaughlin afirman que:
      participar seriamente en el deporte es preocuparse profundamente
   sobre los valores de la disciplina, asi como, de un modo mas
   general, del desarrollo humano y la excelencia. (45)


Volviendo a la paradoja del tercer hombre, creemos que podria ser una de las razones que llevo a Wittgenstein a formular su posicion anti-definicionalista a traves del concepto "aires de familia". Como muestra Wittgenstein en la cita al principio de este trabajo referente al concepto de juego, no puede encontrarse una idea global que abarque toda la realidad de aquello que denominamos como juego porque, de algun modo, siempre podemos aportar una idea mas amplia del mismo.

3.4. Del es al debe. Una idea demasiado demandante o normativa del deporte

Segun las criticas anteriores, por su modo de proceder, el internalismo no solo no reconoce el prejuicio platonico en el que esta basado, sino que reduce la experiencia y definicion del deporte a la busqueda de la excelencia hasta un punto que dulcifica la realidad del mismo para acomodarla a sus canones de la verdad. De ese modo, el internalismo genera un "imperialismo de la excelencia" a la hora de establecer los limites de la practica deportiva.

Siguiendo con nuestro modo de proceder analizando hermeneuticamente los diferentes niveles de discurso propios de la propuesta internalista, consideramos que existe un ultimo problema que deber ser denunciado. Dicho problema consiste en que la metodologia platonico-analitica de la propuesta internalista no solo reduce la experiencia del deporte y su definicion, sino que convierte a esta ultima en un ideal normativo a alcanzar, en vez de en una descripcion de la cosa a estudiar. Siendo esto asi, podemos decir que los autores internalistas realizan un salto de lo descriptivo a lo normativo tal y como hemos visto en las citas de Reid y Simon mas arriba. En estas, de la definicion descriptiva del deporte como busqueda de la excelencia fisica se salta inductiva y espontaneamente a la concepcion del mismo como una practica pedagogica con exigencias normativas. Esto constituye, a nuestro juicio, un error.

Este salto de lo descriptivo a lo normativo se encuentra en la filosofia del deporte desde muy temprano, tanto como para localizarlo en Suits, considerado por muchos como su fundador. Concebido como padre del formalismo en la filosofia del deporte, es decir, de aquella corriente que define el deporte apelando a sus normas constitutivas, Suits establece una muy delgada linea entre lo descriptivo y lo normativo al formular su tesis de la incompatibilidad logica y su nocion de la actitud ludica del participante.

La primera afirma que si el deporte se define por ser un conjunto de normas que generan obstaculos innecesarios con el fin de pasarlo bien, quebrar las normas es algo incorrecto en tanto que ello da por concluida la actividad ludica. De este modo, hacer trampas y participar son incompatibles. Para participar en el deporte, pues, se deben seguir las normas en todo momento. Ademas, afirma Suits, que es necesario que los participantes entren en la practica con una actitud ludica, dispuestos a no buscar los medios mas eficientes para alcanzar el fin del juego, sino aceptando los retos innecesarios planteados por la prueba. De este modo, la integridad de las reglas y el espacio creado por ellas se mantienen intactos, siendo posible la practica del deporte:
      Jugar a un juego es formar parte de una actividad dirigida a
   lograr un estado de cosas determinado, usando solo los medios que
   estan permitidos por reglas especificas, en la que los medios
   permitidos por las reglas son mas limitados en alcance de lo que
   serian en ausencia de las reglas, y en la que la razon para la sola
   aceptacion de tales limitaciones es hacer posible tal actividad
   [...] las reglas en el juego: parecen entablar una relacion
   peculiar con los fines [del juego.] Las reglas, pues, parece ser en
   cierto sentido inseparables de los fines. Romper una regla es
   convertir en imposible el [juego. De modo que uno no puede a la vez
   jugar y hacer trampas, sino que debe aceptar las normas para que el
   juego sea posible.]. (46)


Tanto la tesis de la no compatibilidad del jugar y hacer trampas, como la necesidad de adoptar una actitud ludica para jugar son afirmaciones normativas derivadas de la constatacion de que el deporte es definido esencialmente por sus normas. De este modo, de la descripcion de la naturaleza del juego se salta directamente a lo normativo. Nosotros defendemos que este salto de lo descriptivo a lo normativo es una herencia del platonismo, que, a nuestro parecer, esta a la base de la propuesta internalista en filosofia del deporte y que actua como paradigma dominante, restrictivo y constrine los limites de la experiencia y realidad del deporte.

Aunque el principal objetivo de Suits es el de definir el concepto de juego, es decir, la dilucidacion de la Idea o Forma del deporte en si. El platonismo a la base de su propuesta genera consecuencias normativas. Cuando postulamos un modelo ideal del deporte, como D'Agostino critica al formalismo, creamos un modelo perfecto del mismo al que debemos de aproximarnos pero nunca podremos realizar de modo pleno. Esto conlleva obligaciones morales referidas a lo que las cosas deben ser. De lo descriptivo se salta, asi, a lo normativo. Lo cual, como bien mostro Kant, es problematico. (47) A nuestro juicio, los polos normativo y descriptivo no deben confundirse. Realizar un salto injustificado, espontaneo e inductivo del uno al otro es erroneo, ya que describir la naturaleza del deporte es algo muy distinto a la tarea de prescribir como debe ser el deporte teniendo en cuenta el conjunto de valores morales que se consideran como correctos en nuestras sociedades.

4. Conclusion. El camino hacia una inversion del internalismo

En este trabajo, hemos realizado el primer paso para llevar a cabo una hermeneutica critica y practica del deporte, a saber: la identificacion de los prejuicios que dirigen la concepcion dominante del deporte aplicando, para tal proposito, la metodologia hermeneutica en los diferentes niveles y ordenes de discurso del internalismo. Al llevar a cabo esta tarea, hemos identificado un prejuicio platonico-analitico ligado a la busqueda de una definicion del deporte y heredado de Suits, padre del internalismo. Una vez sacado a la luz este modo de proceder, hemos puesto en cuestion cuatro consecuencias problematicas de su puesta en practica: (a) que la metodologia platonico-analitica sesga la realidad sin que lo percibamos; (b) que ese sesgo que realiza de la realidad del deporte acaba dulcificandolo la realidad del deporte al apelar unicamente a la idea de excelencia; (c) que la intencion de definir el deporte en base a la idea de excelencia es, cuando menos, problematica, en tanto que siempre se puede encontrar una idea mayor de excelencia. En cierto sentido, corremos el riesgo de llevar la definicion del deporte como excelencia a un circulo vicioso; y (d) que el uso de la idea de excelencia es en si equivocada porque nos hace dar un salto cuanto menos dudoso e injustificado de lo descriptivo a lo normativo generando, tal y como hemos visto, implicaciones normativas a raiz de la descripcion de los caracteres definitorios del deporte. Con todo esto, hemos identificado cuales son los limites de nuestra concepcion dominante del deporte. En otro futuro trabajo procederemos a realizar una inversion de este platonismo en la filosofia internalista del deporte con el fin de mostrar de modo mas claro que los limites de la idea de deporte son mas amplios o, en palabras de Nietzsche, transvalorables.

Referencias bibliograficas

Aggerholm, K.: "Talent development, existential philosophy and sport: on becoming an elite athlete." New York: Routledge, 2015.

Conill-Sancho, J. (2012). "La superacion del naturalismo en Ortega y Gasset." Isegoria 46: 167-192.

D'Agostino, F. (1981). "The Ethos of Games." Journal of the Philosophy of Sport_8(1): 7-18.

Edgar, A. (2014). Sport and art: an essay in the hermeneutics of sport. London; New York, Routledge.

Fraleigh, W. P. (1984). Right actions in sport: Ethics for contestants, Human Kinetics Publishers Champaign, IL.

Gadamer, H.-G. (1977). Verdad y metodo : fundamentos de una hermeneutica filosofica, Salamanca, Ediciones Sigueme.

Gallagher, S. (1992). Hermeneutics and education. Albany, State University of New York Press.

Kretchmar, R. S. (1975). "From Test to Contest: An Analysis of Two Kinds of Counterpoint in Sport." Journal of the Philosophy of Sport 2(1): 23-30.

Kretchmar, R. S. (2007). "Dualisms, Dichotomies and Dead Ends: Limitations of Analytic Thinking about Sport." Sport, Ethics and Philosophy 1(3): 266-280.

Kretchmar, R. S. (2014). The philosophy of sport and analytic philosophy. Bloomsbury companion to the philosophy of sport. C. R. Torres. London, Bloomsbury: 41-52.

Lopez Frias, F. J. (2014). La filosofia del deporte actual. Paradigmas y corrientes. Roma, (Qua.Pe.G) Universita degli Studi di Roma "Foro It.

Lopez Frias, F. J. (2016). Broad internalism and interpretation. The plurality of interpretivist approaches. Defining sport. Contemporary explorations. S. Klein. Lexington Books. En Prensa.

MacIntyre, A. (2001). Tras la virtud. Barcelona, Critica.

Marmor, A. (2009). Social conventions: from language to law. Princeton, N.J, Princeton University Press.

Martinkova, I. and S. J. Parry (2012). Phenomenological approaches to sport. New York; London, Routledge.

McLaughlin, D. W. and C. R. Torres (2011). "Sweet Tension and its Phenomenological Description: Sport, Intersubjectivity and Horizon." Sport, Ethics and Philosophy Sport, Ethics and Philosophy 5(3): 270-284.

McNamee, M. (2007). "Sport, ethics and philosophy; context, history, prospects." Sport, Ethics and Philosophy 1(1): 1-6.

McNamee, M. J. and W. J. Morgan (2015). "Routledge Handbook of the Philosophy of Sport."

Moe, V. F. (2014). The philosophy of sport and continental philosophy. Bloomsbury companion to the philosophy of sport. C. R. Torres. London, Bloomsbury: 52-66;

Morgan, W. J. (2012). "Broad internalism, deep conventions, moral entrepreneurs, and sport." Journal of the Philosophy of Sport 39(1): 65-100.

Nietzsche, F. and J. Mardomingo (2002). La gaya ciencia. Madrid, EDAF.

Platon (2014). Republica; Parmenides; Teeteto. Madrid, Gredos.

Rawls, J. (1995). Liberalismo politico. Mexico, Fondo de Cultura Economica.

Rorty, R. (1979). Philosophy and the mirror of nature. Princeton, Princeton University Press.

Russell, J. S. (1999). "Are Rules All an Umpire Has to Work With?" Journal of the Philosophy of Sport 26(1): 27-49.

Russell, J. S. (2004). "Moral Realism in Sport." Journal of the Philosophy of Sport 31(2): 142-160.

Simon, R. L. (2000). "Internalism and Internal Values in Sport." Journal of the Philosophy of Sport 27(1): 1-16.

Simon, R. L. (2014). Theories of Sport. The Bloomsbury companion to the philosophy of sport en C. R. Torres. London, Bloomsbury Publishing: 83-98.

Standal, O. F. and V. F. Moe (2011). "Merleau-ponty Meets Kretchmar: Sweet Tensions of Embodied Learning." Sport, Ethics and Philosophy 5(3): 256-269.

Suits, B. (2005). The grasshopper: games, life and utopia. Peterborough, Ont, Broadview Press.

Torres, C. R. (2012). "Furthering Interpretivism's Integrity: Bringing Together Ethics and Aesthetics." Journal of the Philosophy of Sport 39(2): 299-319.

Torres, C. R. M., W (2014). "Olympism and the Olympic program: an intersubjective moral approach to sport." International journal of applied philosophy 28(2): 353-372.

Vlastos, G. (1954). "The Third Man Argument in the Parmenides." The Philosophical Review 63(3): 319-349.

Wittgenstein, L. (1988). Investigaciones filosoficas. Barcelona, Critica.

doi: 10.12795/themata.2016.i53.07

Francisco Javier Lopez y Xavier Gimeno (1)

Pennsylvania State University y Universidad de Valencia

Recibido: 2-9-2015

Aceptado: 12-3-2016

(1.) (francisco.javier.lopez@uv.es) Franciso Javier Lopez, Pennsylvania State University Kinesiology Department y Rock Ethics Institute (Estados Unidos). Xavier Gimeno, Universidad de Valencia (Espana), Facultad de Filosofia y CC.EE, Departamento de filosofia del derecho, moral y politica.

(2.) McNamee, M.:"Sport, ethics and philosophy; context, history, prospects." En Sport, Ethics and Philosophy 1(1), 2007, pp. 1-6; Kretchmar, R. S.: <<The philosophy of sport and analytic philosophy>> en C. R. Torres, Bloomsbury companion to the philosophy of sport, London: Bloomsbury, 2014, pp. 41-52.

(3.) Moe, V. F. :<<The philosophy of sport and continental philosophy>> en C.R. Torres, Bloomsbury companion to the philosophy of sport, London: Bloomsbury, 2014, pp. 52-66; Aggerholm, K.: Talent development, existential philosophy and sport: on becoming an elite athlete, New York, Routledge, 2015.

(4.) Gallagher, S.: Hermeneutics and education, Albany: State University of New York Press, 1992 p. 5

(5.) Russell, J. S.: "Are rules all an umpire has to work with?" en Journal of the Philosophy of Sport 26(1), 1992, pp. 27-49; Russell, J. S.:"Moral realism in sport." En Journal of the Philosophy of Sport 31(2), 2004,pp. 142-160; Simon, R. L.: <<Theories of sport>> en C.R. Torres, The Bloomsbury companion to the philosophy of sport, cit., pp. 93-98; Torres, C. R.:"Furthering interpretivism's integrity: Bringing together ethics and aesthetics." enJournal of the Philosophy of Sport39(2), 2012, pp. 299-319.

(6.) Simon, R. "Theories of Sport" cit., p. 47.

(7.) Lopez Frias, F. J.: "Broad internalism and interpretation. The plurality ofinterpretivist approaches." En S. Klein, Defining sport. Contemporary explorations, 2015, Lexintong Books. En prensa.

(8.) Aunque Nietzsche no se concibe a si mismo como un autor hermeneutico, si que ha habido ciertos estudiosos que le han concebido como uno de los padres de esta propuesta filosofica, debido a su filosofia perspectivista. <<En todo caso hablar del espiritu y del bien como lo hizo Platon significaria poner la verdad cabeza abajo y negar el perspectivismo, el cual es condicion fundamental de toda vida.>> Nietzsche, F.: Mas alla del bien y del mal, Madrid: Alianza, 2013, p. 25.

(9.) Conill-Sancho, J.: "La superacion del naturalismo en Ortega y Gasset." En Isegoria 46, 2012, pp. 167-192.

(10.) <<El hombre se ha ido convirtiendo paulatinamente en un animal fantastico cuya existencia ha de cumplir una condicion mas que en otro animal: de cuando en cuando, el hombre tiene que creer saber por que existe>>. Nietzsche, F.:La gaya ciencia, Madrid: EDAF, 2002, p. 69.

(11.) McLaughlin, D. W. y Torres C.R.: "Sweet tension and its phenomenological description: Sport, inter subjectivity and horizon." En Sport, Ethics and Philosophy Sport, Ethics and Philosophy 5(3), 2011, pp. 270-284; Morgan, W. J.: "Broad internalism, deep conventions, moral entrepreneurs, and sport." en Journal of the Philosophy of Sport 39(1), 2012,pp. 65-100.

(12.) MacIntyre, A: Tras la virtud, Barcelona: Critica, 2001; Marmor, A.: Social conventions: from language to law, Princeton, N.J: Princeton University Press, 2009; Rawls, J.: Liberalismo politico, Mexico: Fondo de Cultura Economica, 1995; Rorty, R.: Philosophy and the mirror of nature, Princeton: Princeton University Press, 1979.

(13.) Aggerholm, op. cit; Edgar, A.:Sport and art: an essay in the hermeneutics of sport, London: New York, Routledge, 2014.

(14.) Kretchmar, R. S.: "From test to contest: An analysis of two kinds of counterpoint in sport." En Journal of the Philosophy of Sport 2(1), 1975, pp. 23-30; Martinkova, I. y Parry J.: Phenomenological approaches to sport, New York: Routledge, 2012.

(15.) Para Husserl, padre de la fenomenologia, y sus seguidores este metodo es el de la epoje. El cual nos permite suspender nuestra "actitud natural" respecto al mundo, es decir, nuestra situacion contextual, para captar los fenomenos en si mismos, tal y como se nos aparecen a nuestra consciencia.

(16.) Kretchmar, R.S, "From test to contest" cit.

(17.) Gadamer, H.G.: Verdad y metodo: fundamentos de una hermeneutica filosofica. Salamanca: Ediciones Sigueme, 1977.

(18.) Que todo ser sea interpretacion e interprete (de modo ontologico), no implica que todo sea contingente o subjetivo, sino que la interpretacion hace referencia a aquellas estructuras que dotan de sentido a nuestra realidad, es decir, a una realidad historica en que nos encontramos. Esta realidad esta compuesta no solo por el presente, sino por el pasado, en forma de tradicion y prejuicios, y el porvenir, en forma de proyectos.

(19.) Ibidem, p. 175.

(20.) LopezFrias, F. J.: La filosofia del deporte actual. Paradigmas y corrientes, Roma: (Qua. Pe.G) Universita degli Studi di Roma, 2014.

(21.) Wittgenstein, L, Investigaciones filosoficas, [seccion] 66.

(22.) Platon, Teeteto, 152a.

(23.) Suits, B.: The grasshopper: games, life and utopia, Peterborough, Ont: Broadview Press, 2005.

(24.) Ibidem, p. ix.

(25.) Ibidem, p. 17.

(26.) Kretchmar, R. S.: "Dualisms, dichotomies and dead ends: limitations of analytic thinking about sport." En Sport, Ethics and Philosophy 1(3), 2007, pp. 266-280.

(27.) Platon, Republica, L. 7.

(28.) Asi, por ejemplo, para John S Russell, "las reglas deben ser interpretadas de modo que las excelencias necesarias para alcanzar la meta ludica del juego no sean socavadas, sino mantenidas y potenciadas." Russell, "Are rules all an empire has to work with?" cit. p. 35. Igualmente, para Robert L. Simon: <<Un deporte bien disenado es aquel en el que los desafios exigen habilidades complejas para resultar exitoso, el uso de diversas estrategias, y la necesidad para tomar decisiones en varias situaciones del juego. La mayor meta de la participacion, entonces, es alcanzar la excelencia a traves de superar el desafio>>. Simon, R. "Theories of sport" cit. 95.

(29.) D'Agostino, F.: "The ethos of games." p. 9 en Journal of the Philosophy of Sport Journal of the Philosophy of Sport 8(1), 1981, pp. 7-18.

(30.) LopezFrias, La filosofia del deporte actual cit.

(31.) Simon, R. L.: "Internalism and internal values in sport." en Journal of the Philosophy of Sport 27(1), 2000, pp. 1-16.

(32.) Gallagher, S. op. cit., p. 5.

(33.) Gadamer, H. G. op. cit.

(34.) Ibidem, p. 428.

(35.) Popper, K.: "Metafisica y criticabilidad", p. 234 en David Miller (comp.), Popper. Escritos selectos, Mexico: Fondo de Cultura Economica, 1995, pp. 225-234.

(36.) Kretchmar, R.S. "From test to contest" cit.; McLaughlin, D. W. y Torres, C. "Sweet tension and its phenomenological description".

(37.) Fraleigh, W. P.:Right actions in sport: Ethics for contestants, Champaign, IL: Human Kinetics Publishers, 1984.

(38.) Ibidem, pp. 84-85.

(39.) Heidegger, M.: Carta sobre el humanismo, Madrid: Alianza, 2000, pp. 14, 28 y 58.

(40.) Platon, Parmenides. 132a-b.

(41.) Vlastos, G.:"The third man argument in the Parmenides." en The Philosophical Review, 63(3), 1954, pp. 319-349.

(42.) Platon, Parmenides cit., 132e, 50.

(43.) Reid, H.: "Sport, philosophy and the quest for knowledge", p. 45 en Journal of the Philosophy of Sport 36, 2009, pp. 40-49.

(44.) Simon, R. "Theories of sport" cit.

(45.) McLaughlin D. y Torres C.: <<More than games: Olympism as a moral approach to sport>> en H. Reid y M. Austin, The Olympics and Philosophy, Lexington: University Press of Kentucky, 2012.

(46.) Suits, B.: "Whatis a game?" en Philosophy of Science, 34 (2), 1967, 148-156 y 150-151.

(47.) Asi, por ejemplo, Kant muestra la ilegitimidad de este salto de lo descriptivo a lo normativo en su critica a la filosofia moral griega, que es concebida como naturalizada o heteronoma. "Los principios empiricos no sirven nunca para fundamento de las leyes morales [...] estos principios no establecen mas que heteronomia de la voluntad como fundamento primero de la moralidad, y precisamente por eso han de fallar necesariamente su fin [...] Pues la universalidad con que deben valer [las leyes morales] para todos los seres racionales sin distincion, la necesidad practica incondicionada que por ello le es atribuida, desaparece cuando el fundamento de ella se deriva de la peculiar constitucion de la naturaleza humana o de las circunstancias contingentes en que se coloca" Kant, I Fundamentacion de la metafisica de las costumbres, Madrid: Tecnos, 1989, p. 80 y 82.
COPYRIGHT 2016 Universidad de Sevilla, Facultad de Filosofia. Campus Ramon y Cajal
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Javier Lopez, Francisco; Gimeno, Xavier
Publication:Themata. Revista de Filosofia
Article Type:Ensayo
Date:Jul 1, 2016
Words:10139
Previous Article:LA PALABRA LACERADA. CELAN DESDE DERRIDA.
Next Article:BREVE INTRODUCCION A LAS NOCIONES DE CIENCIA Y ARTE DE LA MAGIA EN TOMAS DE AQUINO. DE LA BEATITUD PERSONAL AL RETORCIMIENTO ESPIRITUAL.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters