Printer Friendly

RELACION ENTRE TIRSO DE MOLINA Y LOPE DE VEGA: APROXIMACION A UN ESTADO DE LA CUESTION.

RELATIONSHIP BETWEEN TIRSO DE MOLINA AND LOPE DE VEGA: AN APPROACH TO THE LITERATURE REVIEW

1. Introduccion

A proposito de la literatura del Siglo de Oro, han sido estudiadas y referidas en numerosas ediciones criticas las diversas problematicas que enfrentaron a poetas como Francisco de Quevedo con Luis Gongora, (2) o la relacion (no del todo clara) entre Miguel de Cervantes y Lope de Vega (1562-1635), por mencionar algunos ejemplos. En cambio, Gabriel Tellez (1579-1648) se mantuvo al margen de ataques personales a los escritores y dedico sus comentarios a destacar los rasgos positivos de las obras de sus contemporaneos. Si acaso, la unica "broma" que gasta Tirso de Molina, es dedicada al famoso Juan Ruiz de Alarcon, poeta que sufrio burlas de otros autores del Siglo de Oro, relativos a sus defectos fisicos. (3) Otras relaciones, como la de Tirso con Cervantes han sido estudiadas, con diversas valoraciones criticas:

Dada la tirantez existente entre Cervantes y Tirso durante la epoca de la aparicion de las Novelas ejemplares, parece razonable pensar en una especie de desafio literario. Cuando aun estaban presentes los lances novelescos de los personajes cervantinos, Tirso se apresura a ofrecer los mismos lances dramatizados para que el publico juzgue y sentencie la diferencia categoria artistica (Garcia Martin, 1980, pp. 178-179)

Asi, encontramos diferentes valoraciones e interpretaciones de las relaciones que Tirso mantuvo con los escritores de su epoca. Entre las relaciones que mantuvo Tirso de Molina, destaca la que tuvo con Lope de Vega. La critica entorno a la obra de los dos ingenios no es homogeneo con respecto a si, entre Tirso y Lope, habia una buena relacion o no. Por ejemplo, Jose M. Oltra asegura que Tirso era "discipulo y defensor" (1985, p. 127) de Lope, mientras que Luis Vazquez afirma que, aunque Tirso sentia respeto por Lope, este le era contrario en estilo: "amor, envidia y honor entran en juego en la novela tirsiana como en su teatro, con la originalidad de que no suele haber venganzas de honor sangrientas, como es el caso en Lope y demas dramaturgos del momento" (Vazquez en Tirso de Molina, 1994, p. 54).

En su elaborado estudio sobre las relaciones de Tirso con autores de su epoca, R. L. Kennedy apunta que el mercedario y Lope habrian estado enemistados por diversos factores, pero considera relevante el dictamen de 1625 de la Junta de Reformacion que le expulsa de Madrid y le prohibe seguir escribiendo, causada y alentada por el mismo Lope, segun la critica norteamericana (Studies, 1942b, pp. 91-115). De esta forma, encontramos que el estado de la cuestion de las valoraciones criticas de la relacion Tirso-Lope suelen entender una enemistad entre los dramaturgos. Por ello, en el presente trabajo recogemos los elementos que el grueso de esta critica a consensado como ataques y/o criticas mutuas, para valorar la relacion TirsoLope. A partir de una cronologia de obras publicadas y representadas, veremos como se desarrolla esta relacion a partir de dedicatorias en las obras y lo referente a Jeronima de Burgos y su actuacion en la obra de Tirso de Molina, Don Gil de las Calzas Verdes.

2. Cronologia de una relacion entre Tirso y Lope

La obra de Lope de Vega supuso un paradigma en las letras aureas, particularmente en lo que se refiere a la comedia, genero que reformaria con su famosa Arte nuevo de hacer comedias (1609). Tirso admira la obra de Lope, y lo demuestra con palabras en dedicatorias, preliminares y en voz de personajes dentro de sus comedias, a la vez que sigue estilisticamente el Arte nuevo. Tal fue este seguimiento que la Primera parte de las comedias de Tirso de Molina fueron confundidas con obras de Lope, aunque dicha confusion tenga otras circunstancias mas especificas. (4) Sin embargo, las palabras que devolveria Lope son mucho mas esquivas y dedicaria, apenas, las palabras justas a la obra de Tirso. Pero, miremos a detalle las referencias hechas dentro de las obras de los autores.

2.1 Dedicatorias y referencias en obras

Una de las primeras referencias de admiracion de Tirso por la obra de Lope la encontramos en la comedia El vergonzoso en palacio (1611) donde dice el mercedario apoyar a Lope

para ofrecer su punto de vista sobre el modelo y la libertad creadora del poeta y para extender su critica a los malos actores, que en mas de una ocasion arruinaron sus obras ... la conversacion termina con la defensa y alabanza explicitas de Lope y la declaracion tirsiana de ser su discipulo (Oteiza en Tirso de Molina, 2012a, pp. 156-157)

En Como han de ser los amigos (1612), utiliza la metrica de los tercetos encadenados pues "Son los tercetos para cosas graves" (Rozas, 1976, p. 232) en claro seguimiento a lo dictado por Lope. Otra referencia al Arte nuevo esta en los siguientes versos del auto sacramental No le arriendo la ganancia (1613):

Desabrimiento. Hermosa es. Envidia. La variedad

siempre tuvo buena cara. (Tirso de Molina, 1998, Autos sacramentales I, vv. 692-3)

Y por su parte, Lope escribio: "aquesta variedad deleita mucho; / buen ejemplo nos da la naturaleza" (2011, vv. 178-179). En este sentido y sobre el seguimiento de Tirso al Arte nuevo, ha valorado Rull la obra de Tirso como una "emulacion fallida" de la obra de Lope con respecto al auto sacramental Los hermanos parecidos (1615), calificandolo de: "mero continuador de Lope, sin sus cualidades y con sus defectos" (1986, p. 75). Por su parte, Canonica apunta que Tirso uso un tono ironico en contra de Lope en la comedia El amor medico (5) de 1620. En El amor medico ha visto Blanca de los Rios en su edicion de 1958 a la obra, y posteriormente Canonica (1998, pp. 388-392) una critica a los "sacrilegos" amores de Lope, a partir de la hipotesis de que Tirso toma los nombres de la comedia La portuguesa y dicha del forastero del Fenix, a saber: Micaela, Jeronima y Marta, que en la obra de Tirso serian Micaela Lujan, Jeronima de Burgos y Marta de Nevares. Por su parte Blanca de los Rios afirma: "hicieronse publicos los sacrilegos amores del Fenix con Amarilis (Dona Marta de Nevares) ... Aqui, en El amor medico, ... no pudo reprimir sus indignadas burlas contra los amorios de Lope y Dona Marta" (de los Rios en Tirso de Molina, 1958, pp. 965-966).

Asi, de los Rios en su estudio al Amor medico, va subrayando "flechazos satiricos" en contra de Lope de Vega, con el sustento de los nombres (coplas, quizas de caracter burlesco). Por si fuese poco, la misma de los Rios (1958, v. 1385) vio en estos versos una critica al sacerdocio del Fenix: "?Para que se llama cura / si es la misma enfermedad?" (1958, vv. 14991500), aunque Jammes, editor de Letrillas de Gongora, afirmo que no hay "alusion maldiciente a Lope de Vega" (1967, p. 98).

Por su parte, en La villana de Vallecas (1620) de Tirso de Molina, el personaje Gabriel da noticias de la corte y Madrid al indiano Pedro, a quien tambien le referira las circunstancias del teatro y dedica los siguientes versos a la obra de Lope de Vega:
   Pedro.
   Gabriel.

   ?Que hay en Madrid de comedias?
   Todo lo ha desazonado
   la salud del rey en duda:
   no hay quien con gusto a ella acuda.
   La corte habia alborotado
   con el Asombro, Pinedo,
   de la limpia Concepcion,
   y, fuera la devocion
   del nombre, afirmaros puedo
   que en este genero llega
   a ser la prima.

   Pedro.
   Gabriel.

   ?Y de quien?
   De Lope, que no estan bien
   tales musas sin tal Vega (Tirso de Molina, 2012b, pp. 91- 92)


La comedia a la que se refieren los personajes es La limpieza no manchada, de Lope, representada el 29 de octubre de 1618 por la compania de Baltasar de Pinedo en la Universidad de Salamanca con motivo del juramento del nuevo estatuto, segun el cual todos los graduados se comprometen a defender la pura y limpia concepcion de la Virgen Maria. En ese mismo topico, Tirso de Molina elabora unos versos finales en La villana de Vallecas, los cuales son un elogio que hace Tirso a Lope, en clara alusion a lo que, para la segunda decada del siglo XVII, era por todos sabido: el triunfo que tenian las comedias de Lope de Vega en los teatros de corrales. Esta comedia, segun explica S. Eiroa (en Tirso de Molina, 2011b, p. 58) en su introduccion a dicha comedia, Tirso de Molina redacto La villana de Vallecas a partir del canon de Lope de Vega, plasmado en su Arte nuevo. Asi, por ejemplo, el desenlace de La villana de Vallecas (vv. 3898-3965) rompe con el esquema ritmico sugerido por el Arte nuevo, por ser un final "rapido". Otras caracteristicas de la obra de Lope si que las encontramos, como la unidad de accion propuesta en el Arte nuevo, sobre las acciones del personaje principal:
   Adviertase que solo este sujeto
   tenga una accion, mirando que la fabula
   de ninguna manera sea episodica,
   quiero decir inserta de otras cosas
   que del primero intento se desvien;
   ni que de ella se pueda quitar miembro
   que del contexto no derribe el todo (Lope de Vega, 2011, vv.
      181-187)


En 1620, Lope de Vega dedico al mercedario su obra Lo fingido verdadero, indicando que conocia las "historias divinas" que habia puesto en escena y le reconoce lo que "a todos nos ensena". Pero los elogios por parte del Fenix no cesan. En la XVI Parte de su teatro (1621) Lope le dedica las siguientes palabras a Tirso:

Al R. P. Presentado F. Gabriel Tellez, religioso de nuestra Senora de la Merced, redencion de cautivos.Entre los estudios de las sagradas letras tambien ha lucido en V. P. el de las humanas, de que tenemos claros ejemplos, y para descansar el arco, tal vez el de las musas. Algunas historias divinas he visto de V. P. en este genero de poesia, por las cuales vine en conocimiento de su fertilisimo ingenio, pues a cualquiera cosa que le aplica, le halla dispuesto, y con la aficion que desta correspondencia nace, aunque a los envidiosos parezca imposible simpatia, quede cuidadoso de ofrecerle alguna, y por ventura, en reconocimiento de lo que a todos nos ensena (en Tirso de Molina, 1994, p. 17)

Esta cuidada dedicatoria es mesurada y correcta: no agrega ni desconoce el ingenio de Tirso de Molina, que no podia dejar indiferente a Lope. Explica Blanca de los Rios (en Tirso de Molina, 1958, p. 967) que Menendez Pelayo califico esta dedicatoria como "cautelosa", ya que veia en Tirso un potencial rival en el teatro.

En el sentido senalado por Menendez Pelayo es notable que en el metaforico "Jardin de los poetas" de La Filomena (1621), los personajes hablan de los poetas mas famosos y reconocidos de Madrid por aquellos anos, sin embargo, nada dira Lope de Tirso, cuando dentro de la obra se celebra a dramaturgos menores, como Salucio del Poyo (1530?-1614?). Sin embargo, en ese mismo ano, Tirso dedica palabras de admiracion a Lope, en La fingida Arcadia:
   Angela.

   Pluma de Lope de Vega
   la fama se deja atras.

   Lucrecia.

   !Prodigioso hombre! !No se
   que diera por conocerle!
   A Espana fuera por verle,
   si a ver a Salomon fue
   la celebrada etiopisa.

   Angela.

   Compara con proporcion
   que no es Lope, Salomon (1989, vv. 17-25)


Sin embargo, Canonica ve en otras partes de esta misma comedia, elementos ironicos que ya dejaban entrever el malestar del fraile por lo de La Filomena y las Justas de San Isidro, que premiaron incluso, a una nina de cinco anos: Antonia de Nevares. Las claves de esta interpretacion las va encontrando en diversos pasajes que refieren a la envidia. Quizas, como apunta Canonica (1998, p. 33), Tirso estaria cansado de alabar la obra de Lope sin que este prestara atencion a su obra. En lo sucesivo, el mismo critico explica (1998, pp. 34-35) como ese silencio sobre Tirso tenia tambien motivos politicos pues: "Lope retraso voluntariamente la publicacion de la comedia dedicada a Tirso (Lo fingido verdadero) en la Parte XVI para poder dedicar esta al nuevo hombre fuerte, el conde-duque de Olivares, notorio enemigo de Tirso". Esta claro que, durante aquellos anos de efervescencia teatral, Tirso de Molina se deja la pluma en alabanzas a Lope de Vega, quien contesta, cuando menos, de una manera mas mesurada y menos festiva. Esa disparidad no pudo haber dejado indiferente al mercedario.

En los Cigarrales de Toledo (1622) Tirso defiende el modo de hacer teatro de Lope, en su dedicatoria al Fenix, a quien ubica dentro del Parnaso, alabando su "lira", semejante a otro grande de las letras aureas, como Garcilaso de la Vega. En estas decimas laudatorias, dice Tirso de Lope:
   Digno fue de su decoro
   el ingenio celestial
   que canta con plectro igual
   tan grave, dulce y sonoro.
   Ya con sus arenas de oro
   compiten lirios y flores,
   para guirnaldas mayores
   a quien, con milagros tales,
   los asperos Cigarrales
   convierte en selvas de amores. (1994, p. 101)


Mas adelante analizamos el Cigarral cuarto, relativo a Jeronima de Burgos y la problematica que le valio con Lope, pero sirva esta dedicatoria de los Cigarrales para demostrar la admiracion y buena estima que tenia Tirso por Lope de Vega hasta 1622. Aunque, como hemos argumentado, esa admiracion comenzaba a fracturarse.

En la Justa poetica en honor a San Isidro Labrador (1622), en las que el mercedario participo con octavas reales y decimas, este no fue premiado ni alcanzo mencion alguna entre los laureados poetas que eran menores al propio Tirso de Molina. Sin embargo, trascendio que Lope de Vega era juez en dichas justas poeticas, lo cual no parecia tener relacion con las dedicatorias que habia hecho anteriormente al ingenio de Tirso.

La critica cree que la comedia Antona Garcia fue escrita entre 1622 y 1625, anos claves en las relaciones entre Tirso y Lope. Criticos como Kennedy (1983), datan la composicion de esta obra entre 1621 y 1622 porque las alabanzas que Tirso habia vertido en La fingida Arcadia (1621) no obtuvieron respuesta de Lope y, como hemos visto, al ano siguiente su participacion no fue ni siquiera premiada ni comentada por el mismo Lope. Por lo tanto, Tirso introduce un tema que, si bien ya habia utilizado, en Antona Garcia se perfila con sutil interpretacion, dado el contexto mencionado. Los versos que probablemente harian referencia a dicha "envidia insana" por parte de Lope hacia Tirso son los siguientes:
Portugues 3.    ?Y vos que mercaduria
                                     vendeis?
Castellano 7.   ?Yo? Envidia.
Portugues 3.                  ?Que?
Castellano 7.                        En esto
                todo mi caudal he puesto.
Portugues 4.    Buen caudal, por vida mia.
Castellano 7.   Bueno o malo, ya le gasta
                gente que os admirareis.
Portugues 4.    Vos alabarle podeis,
                pero no es de buena casta.
Castellano 7.   Pues vendese agora tanta
                envidia a ingenios diverso
                que hay hombre que haciendo versos
                a los demas se adelanta,
                y aunque mas fama le den,
                es tal, la verdad os digo,
                que quita el habla a su amigo
                cada vez que escribe bien.

Portugues 1.    !Maldiga Dios tal bajeza!
(Tirso de Molina, 1999, vv. 2122-2138)


El dialogo construido por Castellano 7 es una referencia a la ingratitud de los ingenios a la construccion de las laudatorias y con el respectivo cierre de maldecir tal bajeza y la de premiar ingenios menores. Seria dificil no entender la construccion de estos versos a proposito de las circunstancias que rodeaban para esos anos las dedicatorias y las justas poeticas en las que se encontraban Lope y Tirso. Sin embargo, en la misma obra y mas adelante, se hace una referencia a los parametros que Tirso seguia del Arte nuevo, y de que, cuando el mercedario escribe, lo hace sin pretender "morder" a nadie:
   Portugues 3.

   ?Satirizais?

   Castellano 7.

   No se hallara que presuma
   de mi, que muerda mi pluma
   a nadie; antes, si mirais
   lo que he impreso y lo que he escrito,
   por modo y estilo nuevo
   solemnizo a quien no debo
   buenas obras (Tirso de Molina, 1999, vv. 2146-2153)


Una forma de admitir la renovacion de Lope, pero que en el estilo despega del maestro. Finalmente, en la obra se refiere a la humildad entre poetas, y el absurdo que supone las envidias o criticas que entre ellos se dan. Sin embargo, en estos versos Tirso parece explicar como la indiferencia puede significar envidia:
   Castellano 7.

   Solo el necio
   al discreto osa morder,
   que yo venero de modo
   a los de mi profesion
   que el menor me da licion,
   pero ni lo alabo todo
   ni de todo digo mal (Tirso de Molina, 1999, vv. 2156-62)


Sobre esta misma comedia y los versos ya citados, Blanca de los Rios anade que Tirso estaba molesto con Lope ya que, en 1622 sus Justas Isidorianas no obtuvieron ni premio ni mencion alguna por el que fuese juez: Lope de Vega. Y agrega "El enojo procedia ... de la injusta exclusion que el Fenix hizo de Tirso de entre los poetas que incluyo en el "Jardin ... " de La Filomena (1621)" (en Tirso de Molina, 1958, p. 405).

Pocos anos despues, en 1625, la Junta de Reformacion de las Costumbres, prohibio publicar obras a Tirso de Molina, a la vez que fue expulsado de Castilla. Fue un duro golpe para el mercedario, sobre todo en lo que a la expresion estetica le suponia. El caso ha sido estudiado y mencionado por varios biografos de fray Gabriel Tellez, con diversos motivos por los cuales se dicto esta determinacion, que van desde motivos morales-religiosos, hasta politicos y, por supuesto, envidias de un escritor famoso. En la relectura que hace Kennedy sobre el tema (1983, pp. 137-138), encuentra en los siguientes versos de Antona Garcia una posible referencia a la "traicion" que Lope le habria propinado al mercedario y, que a su salida de Madrid, en su camino a Toro, en la venta de Mollorido, habria introducido estos dialogos entre el castellano y los portugueses. Si bien la redaccion de Antona Garcia estaba finalizada en 1621, los criticos creen que en 1625 la retoma e introduce dichos versos, pues, como he expuesto, unos dialogos se prestan al tema de la envidia y celo entre poetas y escritores, ademas de los malos agradecimientos. No obstante, es importante mirar con cautela la citada Kennedy, ya que los datos son de dificil comprobacion. Galar en su Introduccion a esta comedia, afirma que

parece claro que Tirso culpa de su apresurada salida de Madrid a dos individuos: a un necio y acomodado personaje sin talento para las letras, que bien podria ser Antonio Hurtado de Mendoza (vv. 2024-41), y al mejor y mas famoso poeta que ha caido en la envidia insana (vv. 2122-53), que no puede ser otro que Lope de Vega (en Tirso de Molina, 1999, p. 491)

Segun explica Vasquez (en Tirso de Molina, 1994), dichas omisiones por parte de Lope de Vega, generaron en el mercedario un malestar que se plasmo en Antona Garcia, que el propio critico reconoce haber consultado de la obra de Ruth L. Kennedy que refiere dicha relacion en su articulo <<On the date of five plays by Tirso>> y publicadas en Hispanic Review 10, en 1942. Por ello, los sucesivos criticos encontraran una "socarrona ironia" en las alabanzas que hace Tirso de la obra de Lope, despues de 1622. Dicha interpretacion esta respaldada en las claves proporcionadas por Blanca de los Rios y la ya mencionada Kennedy. Siguiendo esta linea, Vasquez interpreta que:

A veces, como en La fingida Arcadia, le bastara a Tirso cambiar una sola palabra de un soneto lopiano para que el publico entienda. Lope habia escrito: <<la toma de la misma injusta mano>>. Tirso modifica: <<la toma de la misma ingrata mano>>, aludiendo a la mano misma de Lope. Si, ha sido ingrata la mano del Fenix para con Tirso, su mas economiasta defensor (en Tirso de Molina, 1994, p. 486)

Tirso era conocedor de la importancia de la obra de Lope, pues le reconoce "a la Vega de Espana" su "arte nueva de hacer comedias", por la influencia tematica y la originalidad de sus comedias. Sin embargo, apunta Vasquez que, la obra de Tirso adquirio tal calidad, que Lope llego a "picarse y reducira sus elogios al Mercedario a lo minimo inevitable, cuando prodiga alabanzas a comediografos y poetas apenas dignos de figurar en el Laurel de Apolo" (en Tirso de Molina, 1994, p. 485).

Pasan anos antes de que Tirso vuelva a escribir, entre la prohibicion generalizada y el estigma particular en su contra. Sin embargo, con los anos va preparando hagiografias que intentarian repetir el exito cosechado en la miscelanea los Cigarrales de Toledo. Ademas del vacio en el que caia las miscelaneas, al no ser ni novela ni teatro, parece que Tirso de Molina trata de reivindicar su obra del estigma de las inmoralidades. Y a la par de sus proyectos hagiograficos, decide pulir sus comedias de corte historico y sacro, cuando en 1635 se publica Cuarta parte de comedias de Tirso de Molina, y la aprobacion corre a cuenta de Lope de Vega, quien dice que dicha obra:

no tiene cosa en que ofenda ni a nuestra Fe ni a las buenas costumbres. Muestra en ellas su autor vivo y sutil ingenio en los conceptos y pensamientos, y en la parte sentencia grave sus estudios en todo genero de letras con honestos terminos tan bien considerados de su buen juicio (en Tirso de Molina, 1999, p. 58)

De esta escueta y rutinaria aprobacion, no desprendemos un particular interes ni admiracion hacia Tirso por parte de Lope, y menos aun si lo comparamos con las palabras dedicadas por Perez de Montalban al mercedario en la misma obra:

lo sentencioso de los conceptos admira, lo satirico de las faltas corrige, lo chistoso de los donaires entretiene, lo enmaranado de la disposicion deleita, lo gustoso de las cadencias enamora y lo politico de los consejos persuade y avisa, siendo su variedad discreta como un ramillete de flores diferentes que, ademas de la belleza y la fragancia, aficiona con la diversidad y la compostura. Si fuera lugar de alabanzas, muchas se me ofrecian del autor, maestro por su gran talento en las sagradas letras, y Apolo, por su buen gusto, de las curiosas Musas; y asi me contentare con asegurar que merece no la licencia que pide que imprimir esta Cuarta parte, sino un genero de apremio honroso para obligarle a que de muchas a la imprenta en gracia de la lengua castellana, en honra de Madrid su patria, en gusto de los bien intencionados y pesadumbre de los maldicientes (en Tirso de Molina, 1999, pp. 55-56)

Como se lee, Juan Perez Montalban, amigo de Tirso, primero despeja toda duda de la alta calidad moral y aleccionadora de las obras del escritor. Posteriormente lo consagra a la mayor altura de la expresion poetica entre el parnaso, para finalmente, denotar a los "maldicientes", es decir, a los envidiosos de Tirso de Molina. Una singularidad que, en los preliminares a la misma obra, dos posturas, la del amigo y el probable "maldiciente" se encuentren entre letras. Sin embargo, aun estaba por escribirse mas capitulos en la relacion entre Tirso de Molina y Lope de Vega.

2.2 Don Gil de las Calzas Verdes, Los Cigarrales de Toledo y la carta de Lope de Vega

No obstante todas las dedicatorias y referencias posibles dentro de la obra de Tirso y Lope, conocemos un hecho que esta mejor documentado y que hemos preferido tratar en un apartado distinto, ya que es crucial para entender el distanciamiento y probable enemistad de Lope de Vega hacia Tirso de Molina. A saber, en 1615 la comedia Don Gil de las Calzas Verdes es representada en Toledo, y la critica coincide en que Lope de Vega acudio como espectador a la representacion de dicha obra. En dicha comedia, ocupo el papel principal la actriz Jeronima de Burgos, quien fuese amante de Lope de Vega. Si observamos la cronologia anterior, Lope ya habia dedicado palabras a Tirso. Pero, en 1621 se publica Los Cigarrales de Toledo, novela miscelanea en la cual, como hemos visto, Tirso dedica palabras al Arte nuevo. Sin embargo, en el Cigarral cuarto, el comediografo aprovecha para excusar algunos malos resultados en las comedias, en voz del ficticio Melchor, las malas y/o desatinadas interpretaciones de los actores, ademas de un fisico contrario a lo esperado:

La segunda causa (prosiguio don Melchor) de perderse una comedia, es por lo mal que le entalla el papel al representante. ?Quien ha de sufrir, por extremada que sea, ver que habiendose su dueno desvelado en pintar una dama hermosa, muchacha y con tan gallardo talle que, vestida de hombre, persuada y enamore la mas melindrosa dama de la corte, salga a hacer esta figura una del infierno, con mas carnes que un antruejo, mas anos que un solar de la Montana, y mas arrugas que una carga de repollos, y que se enamore la otra y le diga: "!ay, que don Gilito de perlas!, !es un brinco, un dix, un juguete del amor!"? (Tirso de Molina, 1994, pp. 452-453)

Este apartado es alusion a la representacion de Don Gil de las Calzas Verdes (1615) y del papel que hizo Jeronima de Burgos en dicha comedia, a quien, como se puede leer, la acusa de ser gorda y vieja en un papel hecho para una actriz joven, esbelta y guapa. El comentario, no habria sido del agrado de Lope de Vega, ya que, por su epistolario, sabemos que la actriz era amante del Fenix. Entre el exito que suscitaran las comedias de Tirso, y la opinion de este sobre la amante, se cree que "el Fenix siempre llevo mal el exito del Tirso comediografo" (en Tirso de Molina, 1999, p. 58). Aunado al celo profesional que pudiese existir de Lope hacia Tirso, el "desprecio" que tenia Lope de Vega por la obra Don Gil de las Calzas Verdes, queda asentado en carta personal remitida al duque de Sessa (el 25 de junio de 1615), donde califica dicha obra "con tantos donayres, vozes y desatinos que se llegaba mas auditorio que ahora tienen con Don Gil de las calzas verdes, desatinada comedia del Mercenario" (en Gonzalez de Amezua, 1941, p. 206).

Por su parte, Blanca de los Rios (en Tirso de Molina 1958, pp. 883-885) senala que en Quien no cae no se levanta (1628) de Tirso, los siguientes versos refieren nuevamente a Jeronima de Burgos, quien por esos anos habria tomado el habito de monja:
   El habito honesto deja,
   que para Dios no hay engano,
   pues para hacer mayor dano,
   viene el lobo en piel de oveja, (vv. 2543-46)


Otros han reforzado la hipotesis de Blanca de los Rios (por ejemplo Maurel, 1971, p. 284) que de manera bastante argumentada, parece exponer la critica a la amante de Lope de Vega como el motor de su antipatia. De manera posterior y con los anos Tirso habria entendido que dicha critica le valio el desprecio del poeta, Tirso comienza una sutil critica no solo (como se ha visto) a la toma de habitos de Jeronima, sino tambien a la vida libertina de Lope, sobre todo cuando este, en los ultimos anos de su vida, abrazo el sacerdocio pese a vivir en concubinato.

El ano de 1635 fue un cierre de ciclo en la obra de Tirso, pues en dicho ano publica la Cuarta parte de comedias y el Deleitar aprovechando, novela miscelanea que lo llevaria a retomar las hagiografias y a ir abandonando las comedias. Despues de estas publicaciones, a Tirso solo le quedaria la redaccion y publicacion de una ultima comedia mas: Las quinas de Portugal de 1638. Ademas de dicha comedia, Tirso dedico los ultimos anos de su vida a la redaccion de la Historia de la orden de la merced. Por su parte, Lope de Vega fallece en 1635, siendo esa perene dedicatoria en la Cuarta parte de comedias, las ultimas palabras hechas por el Fenix hacia Tirso, quien vivio hasta 1648. Es interesante el silencio que guardo Tirso de Molina despues de la muerte del Fenix, sin volver a mencionarlo en sus obras y escritos, sin valoracion o interpretacion sobre la misma. Esta es la cronologia de versos, dedicatorias, preliminares, laudatorias y cartas que son, explicita o implicitamente, una referencia a la labor entre ambos comediografos del Siglo de Oro y su relacion.

3. Conclusiones

Si bien, es posible que Tirso mantuviese una relacion en general buena con todos los escritores de su epoca, (6) con Lope de Vega mantuvo, al menos, una tension que hasta antes de 1625, fueron solo encomios. No encontramos en lo hasta hoy conocido de las obras y escritos del fraile mercedario texto que explicite ese posterior "desencanto" con Lope, pero es perceptible un alejamiento, tanto de la comedia como de las alabanzas a la obra del Fenix. Es claro que Tirso, despues de la prohibicion de 1625 de seguir escribiendo, recibe un duro golpe que le ira llevando, cada vez mas, a retomar las hagiografias y abandonar la comedia. En ese mismo transito, cesan sus alabanzas al Fenix.

Por una parte, es clara la valoracion de Lope hacia Tirso, pero no asi las acciones y el alcance que tuvieron estas en las decisiones de la Junta de Reformacion, asi como posibles ataques y bloqueos editoriales y en los tablados que el Fenix le habria procurado al mercedario. Tirso, mucho mas discreto, al menos en el papel, no deja saber con total certeza si esos "dardos" serian dirigidos al insigne dramaturgo espanol o se trataria de una critica mas general. Sabemos, en conceso, de la admiracion y practica que hizo el mercedario (como casi todos los dramaturgos de su epoca) del Arte nuevo, pero tambien es clara la ausencia de palabras y referencias al Fenix, conforme Tirso va alejandose de los tablados.

Las explicitas menciones del mercedario a Lope nunca dejan de ser de admiracion y laureles por su talento y la clara relevancia que tuvo dentro de las letras aureas. Incluso hay quien afirma que:

La influencia del Fenix no se limita a la doctrina y a la teoria de la nueva comedia; tambien le debe Tirso cierto numero de trazas, de episodios, de caracteres y de reminiscencias dentro los mas interesantes de sus propias creaciones (Ciorenescu, 1971, p. 152)

Si en el aspecto personal Lope estaba enfrentado a Tirso, en el estilo comulgaban, aunque los temas y manejos fuesen distintos. Si Lope llego a sentir esos celos que antes hemos comentado o temor por el favor del pubico es un tema que con el material actual no es posible aseverar. No obstante, podemos afirmar que Tirso sigue y predica el Arte nuevo, Lope lo sabe y no puede ser indiferente al ingenio y exito de las comedias de Tirso. El asunto de Jeronima de Burgos le hace escribir la referida carta en la que muestra visceralidad por el mercedario. Fray Gabriel Tellez dedica decimas y referencias a Lope y este es indiferente o al menos "correcto" en sus respuestas y luego, el silencio.

Son estas las referencias cruzadas y que son susceptibles (como la critica aca expuesta lo demuestra) de entender como ataques e injurias entre estos dos comediografos. Con ello queda de manifiesto, una vez mas, el ingenio de Tirso y Lope quienes se mantuvieron esquivos a decir de forma abierta sus inquietudes o discrepancias. Por lo tanto, utilizaron sus obras para evitar abiertas palabras, escondiendo detras de los versos lo que quizas fue una relacion menos fortuita de lo que hasta ahora conocemos y podemos sustentar en el material que nos han legado.

Es conclusion del presente articulo que Tirso de Molina sentia profunda admiracion por la obra de Lope de Vega y no cuestionaba ni sus directrices plasmadas en el Arte nuevo ni en los topicos de sus comedias. Sin embargo, Lope de Vega, receloso de la fama y fortuna alcanzada por su obra, no habria visto sin cierta inquietud como se celebraba favorablemente la obra del mercedario. No obstante, no habria encontrado cosa alguna que criticarle a sus obras: correctas en los temas, profundas en su sentido y estructuralmente le seguian a el, el Fenix de los ingenios. Pero no cabe duda que, sumado al recelo profesional por ganar el favor del publico y los mecenas de la corte, para Lope de Vega era imperdonable la critica, primero, a su amante y segundo, a su forma de vida, alejada de la rectitud moral de Tirso de Molina. Ante la falta de agradecimiento y correspondencia por parte de Lope, Tirso se aleja y nota que la vida de Jeronima y el Fenix ofende su propia forma de vida. El silencio de los ultimos anos es manifestacion de una enemistad circunstancial pero, y pese a ella, no cabe duda de que ambos sabian reconocer el talento y la labor del otro.

Notas

(1.) Este articulo fue elaborado gracias al otorgamiento de la beca postdoctoral del programa de la UNAM, que desarrollo actualmente en el CEPHCIS-UNAM, en Merida, Yucatan, bajo la direccion de la Dra. Carolina Depetris.

(2.) Para ver la famosa enemistad entre estos dos escritores remito a la siguiente bibliografia, aunque el tema ha sido ricamente abordado por infinidad de articulos: Acereda, A., "Motivos burlescos en las satiras de Quevedo contra Gongora", en Selected Proceedings of the Pennsylvania Foreign Language Conference (1991-1992), ed. Martin, G. C., Pittsburgh, Dept. Of Modern Langs., Duquesne Univer-sity, 1995, pp. 7-15; Conde Parrado, P. and J. Garcia Rodriguez, "Entre voces y ecos: Quevedo contra Gongora (una vez mas)", Edad de Oro, 24, 2005, pp. 107-144; Gonzalez Martinez, L., "Gongora segun Quevedo: breve relacion de una historia injuriosa", Scriptura, 5, pp. 1989, 17-30.

(3.) Casi todos relativos a su joroba. Ver la introduccion que hace Castro Leal a Ruiz de Alarcon, J. (1961). Cuatro comedias. Castro Leal, A (Ed.). Mexico: Porrua.

(4.) Los detalles y circunstancias de dicha atribucion se pueden encontrar en la edicion de Primera parte de comedias de Tirso de Molina, editada por Ignacio Arellano en 2011.

(5.) La referencia completa a esta interpretacion se encuentra en Canonica (1990, pp. 375-407).

(6.) R. L. Kennedy (1974) realizo un extenso estudio de dichas relaciones, en las que encuentra rivalidad entre el mercedario y Antonio Hurtado de Mendoza, Luis Velez y Juan Ruiz de Alarcon, ademas del propio Lope de Vega. Kennedy sustenta esto en el proceso que le realizo la Junta de Reformacion.

Bibliografia

Acereda, A. (1995). Motivos burlescos en las satiras de Quevedo contra Gongora. En G. C. Martin (Ed.). Selected Proceedings of the Pennsylvania Foreign Language Conference (1991-1992). (pp. 7-15). G. C., Pittsburgh: Dept. Of Modern Langs, Duquesne University.

Canonica, E. (1990). Tirso contra Lope: imitacion ironica de La portuguesa y dicha del forastero en El amor medico. Revista de Literatura. 52 (104), 375-407.

Canonica, E. (1998). La fingida Arcadia: desde su fuente lopesca hasta su desembocadura calderoniana. En I. Arellano, B. Oteiza y M. Zugasti (Eds.). El ingenio comico de Tirso de Molina, Actas del Congreso Internacional Pamplona, Universidad de Navarra, 27-29 de abril de 1998. (pp. 33-45). Madrid-Pamplona: GRISO (Universidad de Navarra)-Revista Estudios, 1998.

Cioranescu, A. (1971). Tirso de Molina y Lope. En A. D. Kossoff y J. Amor y Vazquez (Eds.). Homenaje a William L Fichter. (pp. 48-106). Madrid: Editorial Castalia.

Conde Parrado, P. y Garcia Rodriguez, J. (2005). Entre voces y ecos: Quevedo contra Gongora (una vez mas). Edad de Oro. 24, 107-144.

Florit, F. (1986). Tirso de Molina ante la comedia nueva. Estudios. 155, 1-186.

Florit, F. (2000). Lope de Vega y Tirso de Molina en 1621: la dedicatoria de Lo fingido verdadero. En M. G. Profeti (Ed.). Otro Lope no ha de haber (Atti del Conve-gno Internazionale su Lope de Vega, 10-13 febbraio, 1999). (pp. 85-96). Firenze: Alinea Edictrice.

Gonzalez de Amezua, A. (1941). Epistolario de Lope de Vega. Madrid: Real Academia Espanola.

Garcia Martin, M. (1980). Cervantes y la comedia espanola en el siglo XVII. Salamanca: Universidad.

Gonzalez Martinez, L. (1989). Gongora segun Quevedo: breve relacion de una historia injuriosa. Scriptura. 5, 17-30.

Jammes, R. (1967). Etudes sur V oeuvre poetique de don Luis de Gongora y Argote. Burdeos: Feret.

Kennedy, R. L. (1942a). On the date of five plays by Tirso. Hispanic Review. 10, 183-214.

Kennedy, R. L. (1942b). Certain phases of the sumptuary decrees of 1623 an their relation to Tirso's Theatre. Hispanic Review. 10, 91-115.

Kennedy, R. L. (1974). Studies in Tirso, I: The Dramastist and his Competitors, 1620-26. Portland: North Carolina Studies in the Romance Languages and Literatures.

Kennedy, R. L. (1983). Estudios sobre Tirso I. El dramaturgo y sus competidores (1620-1626). Estudios. 140-141, 7-302.

Lope de Vega, F. (1982). La Gatomaquia. C. S. de Cortazar (Ed.). Madrid: Castalia.

Lope de Vega, F. (2011). Arte nuevo de hacer comedias. E. Rodriguez (Ed.). Barcelona: Castalia.

Maurel, S. (1971). L' univers dramatique de Tirso de Molina. Poitiers: Universite.

Oltra, J. M. (1985). La miscelanea en Deleytar aprovechando. Reflejo de una coyuntura tirsiana. Criticon. 30, 127-150.

Rozas, J. M. (1976). Significado y doctrina del "Arte nuevo" de Lope de Vega. Madrid: SGEL.

Ruiz de Alarcon, J. (1961). Cuatro comedias. A. Castro Leal (Ed.). Mexico: Porrua.

Rull, E. (Ed). (1986). Autos sacramentales del Siglo de Oro. Barcelona: Plaza y Janes.

Tirso de Molina. (1958). Obras dramaticas completas. Vol. III. B. de los Rios (Ed.). Madrid: Aguilar.

Tirso de Molina. (1989). El mayor desengano; La fingida Arcadia. B. de los Rios (Ed.). Madrid: Aguilar.

Tirso de Molina. (1994). Cigarrales de Toledo. L. Vazquez (Ed.). Madrid: Castalia.

Tirso de Molina. (1998). Obras completas. Autos sacramentales I. El colmenero divino, Los hermanos parecidos, No le arriendo la ganancia. I. Arellano, B. Oteiza y M. Zugasti (Eds.). Pamplona: IET.

Tirso de Molina. (1999). Obras completas. Cuarta parte de comedias I. I. Arellano (Ed.). Pamplona: IET.

Tirso de Molina. (2003). Obras completas. Cuarta parte de comedias II. I. Arellano (Ed.). Pamplona: IET.

Tirso de Molina. (2011a). Obras Completas Volumen I. Primera parte de Comedias. Palabras y plumas, El pretendiente al reves. El arbol de mejor fruto. I. Arellano (Ed.). Madrid-Frankfurt am Main: Iberoamericana-Vervuert.

Tirso de Molina. (2011b). La villana de Vallecas. S. Eiroa (Ed.). Pamplona: IET.

Tirso de Molina. (2012a). El vergonzoso en palacio. B. Oteiza (Ed.). Madrid: Real Academia Espanola-Barcelona: Galaxia Gutenberg-Circulo de Lectores.

Tirso de Molina. (2012b). Obras Completas Volumen II. Primera parte de Comedias. La villana de Vallecas. El melancolico. El mayor desengano. I. Arellano (Ed.). MadridFrankfurt am Main: Iberoamericana-Vervuert.

Vazquez Fernandez, L. (1988). Tirso de Molina. Dialogos teologicos y otros versos diseminados. Zaragoza: Kassel Edition Reichenberger.

Zamora Lucas, F. (1941). Lope de Vega, censor de libros. Larache: Artes Graficas Biosca.

Zamora Lucas, F. (1974). Elogios literarios, dedicatorias y aprobaciones de libros de Tirso de Molina y de sus amigos y admiradores. Homenaje a Guillermo Guastavino. (pp. 375-401). Madrid: Asociacion Nacional de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueologos.

Zugasti, M. (1995). Sobre la novela historica de asunto hagiografico en el Barroco: a proposito de El bandolero de Tirso de Molina. Estudios. 52, 189-190, 367-386.

Dr. Alejandro de Jesus Loeza Zaldivar. Posdoctorado en CEPHCIS-UNAM. Universidad Nacional Autonoma de Mexico. Mexico.

Correo electronico: literalmente1984@hotmail.com

Recepcion: 13-06-2017

Aceptacion: 31-07-2017
COPYRIGHT 2018 Universidad de Costa Rica
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Loeza Zaldivar, Alejandro
Publication:Revista de Filologia y Linguistica de la Universidad de Costa Rica
Article Type:Ensayo critico
Date:Apr 1, 2018
Words:7059
Previous Article:LA MUERTE COMO HILO CONDUCTOR DE LAS ACCIONES EN LA ENEIDA.
Next Article:DISCURSO POETICO Y DISCURSOS DEL PODER EN SALMOS DE ERNESTO CARDENAL.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters