Printer Friendly

REFERENCIA TEMPORAL EN CLAUSULAS RELATIVAS EN LENGUAS CHAQUENAS Y ANDINAS DEL CENTRO-SUR DESDE UNA PERSPECTIVA TIPOLOGICA AREAL.

TEMPORAL REFERENCE IN RELATIVE CLAUSES IN CHACOAN AND ANDEAN LANGUAGES FROM AN AREAL TYPOLOGICAL PERSPECTIVE

1. INTRODUCCION

Los estudios de subordinacion han estado relacionados a criterios morfosintacticos. Ante esto, desde el enfoque tipologico se propone trabajar con definiciones funcionales, en las que se entiende la subordinacion "como una forma particular de interpretar la relacion cognitiva entre dos eventos, de manera que uno de ellos (el dependiente) carece de un perfil autonomo y se interpreta desde la perspectiva de otro evento (que sera llamado el evento principal)" (Cristofaro, 2003:2). Esta definicion es importante porque refiere a relaciones cognitivas entre los eventos y no a criterios morfosintacticos que impiden que se pueda realizar una investigacion que abarque varias lenguas.

Existen tres tipos de clausulas subordinadas, las completivas, las adverbiales y las relativas. Estas ultimas son el foco del presente trabajo.

En ese contexto el presente estudio se propone comparar, desde una perspectiva tipologico-areal, como se marca el tiempo en CRs en lenguas de las areas andina y chaquena.

Para cumplir lo anterior se plantearon dos objetivos especificos:

a. Describir como se marca el tiempo en las CRs de lenguas andinas y chaquenas

b. Comparar la distribucion geografica de los diferentes rasgos en lenguas andinas y chaquenas.

Este rasgo es uno de los cinco que se trabajaron en una investigacion de mayor escala titulada "Clausulas Relativas en lenguas chaquenas y del centro-sur andino" (Aristegui, 2017) en la que se estudiaron jerarquia de accesibilidad, estrategia de relativizacion, forma verbal desjerarquizada/balanceada (deranked/balanced), posicion de la CR y forma de marcar el tiempo CR. Por lo tanto, el estudio de este rasgo es fundamental para entender de que forma se comportan las CRs y que implicancias gramaticales tienen tanto para las lenguas como para las areas linguisticas en las que estan inmersas, pues mediante la descripcion de estos rasgos se puede hipotetizar cuales serian los rasgos areales andinos y chaquenos respecto a la construccion de este tipo de clausula subordinada.

Siguiendo estos objetivos, el trabajo se estructuro de la siguiente forma: en la seccion dos, se presentan los fundamentos teoricos de la investigacion, que van desde los estudios tipologicos hasta una caracterizacion de las CRs y de lo que se entiende por tiempo gramatical. En la seccion tres se describe la metodologia que se utilizo, especificando las lenguas que se seleccionaron con su respectivo criterio de seleccion. En la seccion cuatro se realiza el analisis y, finalmente, en la seccion cinco se presentan las conclusiones del estudio, poniendo el foco en tres puntos fundamentales: la distribucion areal del rasgo, las proyecciones del estudio y la evaluacion de las fuentes que se utilizaron.

2. MARCO TEORICO

En el siguiente apartado, se revisa la teoria sobre la cual se sustenta el presente estudio. En el punto 2.1 se describe la tipologia areal, base metodologica del estudio; el punto 2.2 trata las CRs como categoria gramatical y se revisa la bibliografia principal que existe sobre estas en los estudios desde el enfoque tipologico. En 2.3 se describe la referencia temporal en CRs como rasgo a analizar y en 2.4 se describen las areas linguisticas que competen a este estudio. En 2.4.1 Los Andes y en 2.4.2 El Gran Chaco.

2.1. Tipologia areal

La tipologia areal (desde ahora TA) es una rama de los estudios tipologicos en la que convergen la tipologia linguistica y la linguistica areal. Se basa en el estudio del contacto que ocurre en una region determinada entre dos o mas lenguas que no estan relacionadas geneticamente. El objetivo de la TA, segun Dahl (2001:1956) es el estudio de rasgos tipologicamente relevante de las lenguas y su distribucion areal (en Koptjevskaja-Tamm, 2012).

Para una caracterizacion optima de una region especifica, desde el enfoque de la TA, se deben considerar los siguientes pasos: en primer lugar, una descripcion sistematica y detallada de dominios linguisticos particulares, a traves de la mayor cantidad de lenguas de la region como sea posible, llevado a cabo con mucha atencion a los detalles en la variacion, capturando las similitudes y diferencias entre las lenguas que se estan estudiando, asi como la distribucion de los rasgos a traves de la region; en segundo lugar, una comparacion de los datos obtenidos a nivel global, y finalmente, una explicacion para las similitudes observadas entre las lenguas de la region tomando en cuenta los rasgos linguisticos, situacion socio-politica, historia, cultura, investigaciones antropologicas y geograficas (Koptjevskaja-Tamm, 2012).

Para el presente estudio, trabajaremos con los puntos uno y dos que propone la autora, analizando como se marca el tiempo en CRs en siete lenguas andinas y siete lenguas chaquenas respectivamente. Como se dijo anteriormente, este trabajo forma parte de una investigacion mayor, en la que el punto tres que considera Koptjevskaja-Tamm (2012) no es considerado, en primer lugar, porque se aleja de los objetivos de la investigacion principal y, en segundo lugar, debido a que el Grupo de Estudios de Tipologia Areal de la Universidad de Chile no cuenta con los recursos para realizar una investigacion de caracter interdisciplinario sobres las lenguas que con las que se trabajo.

2.2. Clausulas relativas

Desde el enfoque semantico-funcional, la subordinacion se entiende como una relacion entre dos estados de cosas (desde ahora EdC) (Cristofaro, 2003:3). De esa forma, una relacion relativa se da cuando un EdC (el dependiente) provee alguna especificacion respecto a un participante del otro EdC (el principal) (Cristofaro, 2003, 195).

Las clausulas relativas se dividen en tres tipos: las restrictivas (tambien llamadas especificativas, determinativas o atributivas), las no restrictivas (tambien llamadas explicativas, incidentales o apositivas) y las libres (Keenan y Comire, 1979, Givon, 2001, Cristofaro, 2003, Andrews, 2007)

Las primeras se definen desde una perspectiva tipologico-funcional de la siguiente forma: "vamos a considerar cualquier objeto sintactico una CR si especifica un conjunto de objetos en dos pasos: un conjunto mas grande es especificado, que llamaremos dominio de la relativizacion, que luego es restringido por algun sub-conjunto de la cual cierta oracion, la restrictiva, es aseverada" (1) (Kennan y Comrie, 1977: 63). Por ejemplo, en quechua ayacuchano (1):
(1) q. ayacuchano

[Tusu-q]                warmi-qa    kuya-wan
baila-NMLZ              mujer.TOP   amar-COM
La mujer que baila me   ama. (1)    (Zariquiey, 2008: 88)


Segun la definicion anterior, en (1) el dominio de la relativizacion es warmi-qa que esta siendo relativizado por [-q] (2)

Las CRs no restrictivas se definen, segun Comrie (1989), por agregar informacion sobre una entidad que ya ha sido identificada por el oyente; por ejemplo, en ingles The man, who had arrived yesterday, left this mornig. En esta oracion, el emisor asume que el receptor puede identificar de que hombre se esta hablando. De esta forma, la clausula sirve para que el receptor tenga mas informacion sobre una entidad ya identificada, pero no para identificar esa entidad. Este tipo de clausulas estan muy ligadas al contorno prosodico, pues cuentan con su propio contorno oracional, lo que en la escritura se ve reflejado por medio de comas. Ante la falta de corpus de clausulas explicativas, en el presente estudio no se tomaron en cuenta para el analisis.

Sobre el ultimo tipo de CRs, se les llama relativas libres porque no modifican un antecedente explicito, (Cristofaro, 2003; Andrews, 2007; Shibatani, 2009; Lehmann, 2010), por ejemplo, en el tapiete (2): 2

(2) tapiete:
[a-chinchi-ka-wa]                a-ru-ma
1SG.AC-cortar-CAUS-NMLZ          1SG.AC-traer-RES
'Lo que hice cortar, ya traje'   (Gonzalez and Ciccone, 2010:327)


En (2) no existe dominio de la relativizacion, o sea, no se esta restringiendo nada. Ha existido, en los estudios sintacticos y tipologicos, un debate respecto a las clausulas relativas libres. La mayor parte de estas construcciones equivalen a grupos nominales y ejercen las mismas funciones sintacticas. Shibatani (2009) considera que estas construcciones no derivan de CRs, sino que son clausulas nominalizadas, que constituyen expresiones referenciales por si mismas y cumplen funciones sintacticas de sustantivo. Teniendo en cuenta lo anterior, y la definicion de CR que estamos utilizando, para efectos de esta investigacion, las clausulas relativas libres no seran utilizadas para el analisis.

Los dos grandes estudios que sirven como marco de esta investigacion son Subordination in Native American languages (Gijin, Haude y Muyslen, 2011) y Relative clauses in languages of the Americas (Comrie y Estrada-Fernandez, 2012). El primero nos sirve para enmarcar las distintas investigaciones que se han hecho respecto a la subordinacion y que patrones tipologicamente relevantes nos sirven para el presente estudio, por ejemplo, la importancia de la nominalizacion en la construccion de clausulas subordinadas o como varian o se asemejan las lenguas respecto a las estrategias que utilizan para construir CRs y como podemos enmarcarlas dentro del contexto tipologico mundial y regional. El segundo texto, nos permite contextualizar nuestros resultados con lo que se ha hecho sobre las CRs, como se han caracterizado desde el enfoque tipologico y como la descripcion del tiempo y la marcacion de este puede ser un aporte para las descripciones ya hechas sobre los rasgos de este tipo de clausula subordinada.

Asi, por ejemplo, uno de los aspectos mas importantes de las CRs es la jerarquia de accesibilidad (Keenan y Comrie, 1977) y las estrategias de relativizacion (Givon, 2001). La caracterizacion de estos rasgos es muy extensa; asi, se ha establecido que la mayoria de las lenguas andinas puede relativizar posiciones muy altas de la jerarquia (3) y que la mayoria de las lenguas utiliza la nominalizacion como estrategia para relativizar. Sin embargo, no se ha profundizado sobre la marcacion del tiempo en CRs en lenguas sudamericanas y como este rasgo se podria relacionar con los anteriores.

2.3. Referencia Temporal

Para efectos de la presente investigacion, se entendera por tiempo gramatical (tense) la expresion gramaticalizada de la referencia temporal (Comrie, 1985). Asi, se establece una linea temporal que relaciona los eventos con un punto de referencia. Existen tres puntos que la componen:

Siguiendo la figura anterior, se consideraron los tres tiempos absolutos: pasado, presente y futuro. El primero refiere a un evento anterior al momento de enunciacion, el segundo a un evento simultaneo con el y el tercero a un evento posterior al momento de habla.

Para el caso del presente analisis, solo nos enfocaremos en como se marca el tiempo en la CR. Existen distintas estrategias para marcar el tiempo en la clausula, en el presente trabajo solo se describiran dos:

--Tiempo introducido por un sufijo nominalizador

--Tiempo introducido por sufijos verbales para marcar tiempo

Asi, por ejemplo, en el chipaya (3), el sufijo -ci funciona como nominalizador y como marcador de pasado.

(3) chipaya:
am kula          [lul-ci]          ana wali-ca
2SG quinoa       comer-NMLZ.PAS    no buena-DECL
'La quinoa que   comiste no esta   buena' (Pena, 2006)


2.4. Areas linguisticas

En esta seccion se describen las areas linguisticas con las que se trabajaron. En 2.4.1 los Andes y en 2.4.2 el gran Chaco.

2.4.1 Los Andes

El area andina tiene relacion con la cordillera de los Andes, que es una cadena de montanas que ocupa la zona occidental de Sudamerica. Se extiende desde Venezuela hasta el sur de Chile, pasando por Ecuador, Colombia, Peru, Bolivia y Argentina.

La historia de los Andes se ha caracterizado por la alternancia de periodos de fragmentacion y crecimiento individual, y periodos de gran comunicacion e integracion de diferentes grupos y lenguas. Muchas lenguas han desparecido en los ultimos cinco siglos en Sudamerica. No solo la conquista elimino muchas lenguas, sino que muchas de ellas fueron eliminadas con posterioridad a la independencia, como, por ejemplo, el kunza o atacameno, lengua que ya se encontraba moribunda a finales del siglo XIX, y que hoy se encuentra completamente extinta, si bien se mantienen algunos ritos en los cuales esta se utiliza (Adelaar y Muysken, 2004).

Existen en los Andes familias linguisticas, como la familia quechua, y lenguas aisladas en las que no se ha descubierto ninguna relacion genetica con otras familias o lenguas de la zona, como el mapudungun y el mochica.

2.4.2 El Gran Chaco

El Gran Chaco es un territorio que esta ubicado en America del Sur, repartido entre Argentina, Paraguay, Bolivia y Brasil de aproximadamente 1.000.000 de kilometros cuadrados.

A su vez, la zona se subdivide en el Chaco Boreal (del rio Pilcomayo al Mato Grosso), Chaco Central (entre el rio Pilcomayo y el Bermejo) y el Chaco Meridional o Austral (del rio Bermejo hasta inmediaciones del rio Salado y la laguna de Mar Chiquita) (Durante, 2011).

En el Chaco existen aproximadamente cuarenta pueblos originarios que hablan al menos veintinueve lenguas con distinto grado de vitalidad (Durante. 2011). Como area linguistica, el Chaco cumple con todas las caracteristicas para ser clasificado como tal, pues, es una region geografica continua, ha sido habitat compartido por distintos pueblos, se hablan lenguas emparentadas y no emparentadas que han estado en contacto desde antes de la colonia hasta la actualidad (Comrie et al., 2010).

Se reconocen seis familias linguisticas: tupi-guarani, mataco-mataguaya, zamuco, guaycuru, lule-vilela y maskoy (4) (Durante, 2011).

3. METODOLOGIA

La naturaleza del presente estudio es bibliografico-descriptivo, pues las fuentes que se utilizaron para la investigacion son de tipo secundario, correspondientes a las gramaticas de cada una de las lenguas incluidas en la muestra. Se seleccionaron lenguas considerando el area central y periferica de los Andes y del Chaco, lo anterior basado en la importancia de abarcar y representar lo mejor que se pueda el area de estudio, pues buscamos patrones linguisticos cuya razon sea el contacto entre las lenguas del area.

La seleccion de lenguas de los Andes de realizo en base a Torero (2002). Ordenadas de norte a sur serian: mochica, cholon, quechua ayacuchano, chipaya, aymara sureno, millcayac y mapudungun.

La seleccion de lenguas del Gran Chaco se realizo en base a Comrie et al. (2010) y Durante (2011), utilizando para la descripcion una lengua o dos lenguas por familia con excepcion de las lenguas de la Familia Maskoy, pues no hay datos suficientes para realizar una buena descripcion. Para el caso de las lenguas lule y vilela, que pertecen a la misma familia, se seleccionaron ambas porque la primera tiene tendencias areales mas cercanas a los Andes (Golluscio et al 2015). En el caso de las lenguas de la familia tupi guarani se seleccionaron dos lenguas, porque esta sub-familia es una rama de la familia amazonica Tupi. Ante esto, para que la seleccion de lenguas fuese representativa, se seleccionaron dos lenguas, el tapiete, que tiene tendencias areales mas cercanas a la Amazonia, y el guarani-chaqueno, que respecto a su comportamiento linguistico se acerca en algunos aspectos a las lenguas chaquenas.

A continuacion, se presenta una tabla resumen con las lenguas seleccionadas y un mapa con su ubicacion geografica.

4. PRESENTACION DE LOS DATOS

En el siguiente apartado se presentan los datos que se recogieron en el estudio. En 4.1 se describe el area andina y como se comportan las lenguas que la componen: en 4.2 se trata el area chaquena y en 4.3 se presenta la distribucion del rasgo.

4.1 Los Andes

En las lenguas andinas, quechua ayacuchano y chipaya, del centro, y aymara, del altiplano, utilizan un sufijo nominalizador para marcar el tiempo en la CR. Las tres lenguas por medio de esa estrategia marcan pasado, presente y futuro.

Para marcar pasado, en chipaya puede utilizarse -ci (3) o -ta. En quechua, se marca por medio del nominalizador -sqa y en aymara por medio de -ta (5):

(4) Q. ayacuchano
[Yanu-sqa-yki]                      mikuna
cocinar-NOMZ.PAS.NOEXP-2S           Comida
miskim                              ka.chka.rqa-n
Buena                               ser.PROG-PAS.EXP-3SG
'La comida que cocinaste estaba     (Zariquiey y Cordova, 2008: 160)
sabrosa'


(5) aymara
[naya-na unta-ta-ja]            wayna-xa            jila-ma-wa

1SG-GEN conocer-NMLZ-POS.1SG    hombre-TOP          hermano-POS.2SG
'el joven que yo conozco es     (Cerron-Palomino,   2008:231)
tu hermano'


Segun Cerron-Palomino (2006-2008), en aymara y chipaya el presente es no marcado, pero el presente habitual se marca por medio de -ri en aymara (6) y con -ni en chipaya.(7) En quechua ayacuchano, por su parte, se marca por medio de -q (8):

(6) aymara
[wallpa lunthati-ri]        Qamaqi
gallinas robar-NMLZ.AG      Zorro
'Zorro que roba gallinas'   (Cerron-Palomino, 2008: 198)


(7) chipaya
wer-ki [awtu qhay-ni]           Soni     cer-s-l           pek-u-ca
1.SG-TOP auto comprar-AG        Hombre   ver-INF-CL.1.SG   querer-
'Yo quiero ver al hombre que    compra   autos'            INC-DECL
                                                           (Pena,
                                                           2006:)


(8) Q. ayacuchano
[Juan-wan llamka-q]                runa-qa
Juan-COM trabajar-NMLZ.AG.PRS      persona-TOP
wasi-n-pi                          miku-n-mi
casa-POS.3SG-LOC                   comer-3SG-VAL
'El hombre que trabaja con Juan    come en su casa' (Zariquiey,
                                   2008:88)


Sobre el futuro, en quechua se marca por medio del nominalizador -na (9), en aymara por medio de -na (10) y en chipaya por medio de -cuka (11).

(9) Q. ayacuchano
[Rura-na-yki]           wasi-qa
hacer-NMLZ.FUT-2SG      casa-TOP
Ayacucho-pi             ka.chka.nqa
Ayacucho-LOC            ser-PROG-FUT.3SG
'La casa que tu haras   estara en Ayacucho.' (Zariquiey, 2008:223)


(10) aymara
[ch'uqi sata-na-pa]               Yapu
papas sembrar-NMLZ                chacra
'Chacra donde sembrara papas '    (Cerron-Palomino, 2008: 198)


(11) chipaya
[awtu qhay-cuka]       Thowa              kucawambi-kistan-ca
car comprar-NMLZ       hombre joven       Cochabamba-ABL-DECL
'El hombre joven que   que va a comprar   el auto es de Cochabamba'
                                                    (Pena, 2006:12)


La otra opcion para marcar tiempo en la relativa en estas lenguas es por medio del sufijo verbal, que se observa cuando la estrategia de relativizacion es, en el caso del aymara (12), por medio del subordinante uka, originalmente un demostrativo, seguido de un topicalizador xa. En chipaya (13) (5) la estrategia para construir estas clausulas es por medio de un pronombre relativo topicalizado, que se refiere anaforicamente al domino de la relativizacion concordando en genero y numero siempre y cuando este sea animado, de lo contrario el genero adoptado es masculino.

En el ejemplo (12) el sufijo que marca tiempo es -sk, que indica presente progresivo; en el caso de (13), la CR esta en futuro. Segun Cerron Palomino (2006:149), en chipaya el tiempo futuro se marca por medio del sufijo -ki, con excepcion de la primera persona singular y la primera exclusiva, que se caracterizan por no portar el sufijo; por lo tanto, al estar en primera persona el ejemplo (13), el verbo oqha no lleva el sufijo que indica futuro.

(12) aymara
Marmi                                [juta-sk-i uka-xa]
mujer                                venir-PROG-3SG REL-TOP
jupa-wa                              parla-ni
3SG.VAL                              hablar-FUT.3SG
'la mujer que viene (esa) hablara'   (Cerron-Palomino, 2008:240)


(13) chipaya
[wer-it oqha-tra-ni qhuya-ki              Nii-kii] ewu-tra
1SG-HIP ir-DEC-LOC casa-TOP               REL-TOP nueva-DEC
'La casa donde podria ir, esa es nueva'   (Cerron-Palomino, 2006:263)


En cholon, existen dos estrategias para marcar el tiempo, dependiendo de la estrategia que se utilice para construir la CR. Una de esas estrategias es por medio de sufijos nominalizadores de futuro (14):

(14) cholon
ki-tsel-pat        [ku-tup-lam]           Pana
POS.1SG-pies-INS   1SG-caminar-NMLZ.FUT   camino
'camino que        tenemos que caminar    por nuestros pies
                                          (Bakkerus, 2005: 342)


Cuando se utiliza otra estrategia de relativizacion, como el pronombre indefinido ol o el deictico inko (15) se puede indicar la referencia temporal mediante sufijos verbales. Por ejemplo, se puede marcar pasado mediante el sufijo verbal -iy:

(15) cholon
Ioko          nyalo          [ol/into-oko Jesus i-ooly-iy]
ese           discipulo      PRON/DEM Jesus 3SG-amar-PST
'el vio       al discipulo   a quien Jesus amo' (Bakkerus, 2005:243)


En mochica, lengua aislada del norte, la estrategia para construir CRs es por medio de subordinadores. La referencia temporal en estas construcciones se marca mediante sufijos verbales (Hovdhaugen, 2004). Por ejemplo, en (16) hay dos CRs, para este caso, la que nos sirve es la segunda, en la que el verbo tuxullu-m-aed, esta en pasado. El sufijo que marca pasado es -m.

(16) mochica
Dios ang foe tzhang    len, [can -pe.n-az zhang     Izaec mecher.c-aer
Dios COP be 2SG(DIR)   con REL-bueno-2SG 2SG(DIR)   todas mujeres-
                                                    OBL
lequich aien-caen]     [can-pen-of.                 tzhang
desde como-y           REL-bueno-ADJR-COP           2SG(OBL)
pol.-e-n.qu-ich        tuxllu.m-aed-o , tzhang      eiz Jesu Christo.]
vientre-OBL-LOC-ABL    nacer-PST.PART-ADJR          hijo Jesucristo
'La bondad de Dios     2SG(OBL)                     todas las
esta en ti                                          mujeres y
Por eso es bueno       Dios esta contigo que        (Hovdhaugen,
que su hijo            eres la mejor                2004:64).
                       Jesucristo haya nacido
                       de tu vientre'


De las lenguas del sur, el millcayac (6) utiliza dos estrategias para relativizar, el nominalizador gue y el pronombre relativo epi. La referencia temporal se marca en el verbo mediante sufijos. En (17) podemos observar una CR construida bajo la estrategia del nominalizador en tiempo presente, por lo tanto, no esta marcado. Ademas de marcar pasado y futuro, tambien se puede marcar presente habitual, por ejemplo, en (18), mediante el sufijo -ti.

(17) millcayac
[Dios-che quille-nam-ti-gue]    Nochum-che, le'u
Dios-GEN querer-3SG-PASS-NMLZ   hombre-DAT POS.3SG


huillo guacguac paliac chete.que hijo cosas muchas guardar.3SG 'Para el hombre que es querido por Dios, para el guarda Jesucristo muchas cosas' (Valdivia, 1607:19)

(18) millcayac

he mayena Dios [ye chu guacguac-ta

Si decir Dios a todas cosas-ACUS

Ayau-exti-gue tactu y-ta

crear-despues-NMLZ cielo y-ACUS

teta alte.ti-gue]

Tierra poseer-PRS.HAB-NMLZ

'Creo en Dios padre que creo todas las cosas y que posee el cielo y la tierra (Tornello et al., 2011:274).

En mapudungun, el tiempo es binario, pues distingue entre futuro/no futuro. El tiempo en las CRs es marcado por medio del sufijo -a, que es la marca de futuro, igual que en clausulas independientes. En (19) esta marcado el futuro y en (20) no esta marcado; en ambas clausulas se utiliza el mismo nominalizador -el.

(19) mapudungun
ye-y         ni   Kofke    [ni llalla ni kuyum-a-fi-el]
llevar-3SG   su   Pan      su suegra su regalar-FUT-OP-NMLZ
'Llevo pan a su   suegra   como obsequio.' [Lit., 'pan que el
                           le iba a obsequiar a su suegra.']
                           (Golluscio, 2010:37)


(20) mapudungun
pe-fi-n           chi waka   [ta=mi          elu-fi-el]
ver. OP-IND.1SG   DEM vaca   DET1=2SG.POSS   dar-OP-NMLZ
'Vi la vaca que   tu me      diste' (Golluscio, 2010:37)


4.3 El Gran Chaco

En las lenguas chaquenas, el tapiete y el guarani-chaqueno utilizan sufijos nominalizadores para construir CRs. En tapiete existen cinco nominalizadores, -wa o a, -mba. -wera, y -wekwe. Los primeros pueden construir CRs atributivas en las que el tiempo es presente, en (21) se puede observar una clausula construida con -wa y en (22) con el nominalizador -a,

(21) tapiete
ka'ame kwimbae [mano-wa]                    ha'e shi-rentai'ru
ayer hombre morir-NMLZ                      el POS.1SG-vecino
'el hombre que murio ayer era mi vecino'    (Gonzalez and Ciccone,
                                              2010:314)


(22) tapiete
waka [ni-mba'erasi-a]                ai-ngareko he(se)
vaca IN-enfermedad-NOM               REFL.1SG-cuidar OBJ
'cuide la vaca que estaba enferma'   (Gonzalez and Ciccone, 2010:314)


Con respecto al sufijo nominalizador -wekwe, este construye clausulas relativas en pasado. Gonzalez y Ciccone (2010:316) indican que se necesita realizar una investigacion mas detallada sobre los contextos de aparicion de este, pues los datos de los que se dispone son escasos. Ante esto, el unico ejemplo con que cuentan las autoras se da en el contexto de una CR libre, como se observa en (23) (7):

(23) tapiete
a-hapi-po-kwi                    [a-mbati-wekwe]
1SG.AC-quemar-FUT-DIST           1SG.AC-amontonar-NMLZ.PAS
'Voy a quemar lo que amontone    (la vez pasada)' (Gonzalez and
                                 Ciccone, 2010:315)


Otra opcion para marcar pasado en esta lengua es utilizando el nominalizador -wa y el adverbio temporal kwewe 'antes' (24) o bien mediante la co-ocurrencia de este mismo nominalizador pero este vez con el sufijo verbal -kwe, cuya funcion es indicar pasado, como se observa en (25)

(24) tapiete
a-ha-po a-hapi                       [kwe(we) a-yasiya-wa]
1SG.AC-ir-FUT 1SG.AC-quemar          antes 1SG.AC-cortar-N
'voy a quemar ese que corte la vez   pasada' (Gonzalez and Ciccone,
                                       2010:316)


(25) tapiete
ko [a-yapo-kwe-wa]                     tenta-pe a-waka-po
DEM 1SG.AC-hacer-PAS-NMLZ              pueblo-LOC 1SG.AC-vender-FUT
'esto que hice hace tiempo, lo voy a   Vender en el centro'
                                         (Gonzalez and Ciccone,
                                         2010: 316)


El ultimo nominalizador, -wera (26), tiene como funcion formar CRs con sentido de futuro. Segun Dietrich (1986), este sufijo es una forma compuesta por el sufijo -wae ~ we, forma arcaica del nominalizador -wa, y el sufijo -ra, cuyo significado seria el de 'estado todavia no realizado' (citado en Gonzalez and Ciccone, 2010: 315)

(26) tapiete
Kwimba'e     [ou-wera]        ha'e shu-tuti
hombre       venir-NMLZ-FUT   el POS.1SG-tio
'El hombre   que vendra       es mi tio' (Gonzalez y Ciccone,
                              2010:315)


El guarani-chaqueno, por su parte, no marca tiempo en la relativa en los sufijos nominalizadores, sino que por medio de sufijos verbales propios de la lengua para marcar tiempo. En guarani-chaqueno, el tiempo se distingue entre futuro y no-futuro, todo lo que no es futuro se interpreta como pasado. Para marcar futuro se utilizan dos sufijos, -ta para el futuro reciente y -ne para el futuro remoto.
Pasado           Futuro
Apuka            Apuka-ta   apuka-ne
'rei/he reido'   Reira      reire (no se cuando) (Dietrich, 2010)


Segun Dietrich (2010), en esta lengua "no existe un verdadero presente que coincida con el momento exacto de habla, sino que se conocen solo aquellos trechos de la dimension del tiempo que pueden interpretarse como partes del pasado y del futuro" (96).

En (27) observamos que la CR se interpreta como pasado, pues no hay marca de futuro que indique lo contrario:

(27) guarani-chaqueno
tupa-pire       oj-apo-va         i-kavi
cama-piel       3SG-hac er-NMLZ   3SG-bueno
'el papel que   hizo es bueno'    (Dietrich 2010:357)


Dentro de la familia lule-vilela, ninguna de las dos lengues marca el tiempo mediante la estrategia de relativizacion. En lule, el tiempo en la CR se marca de igual forma que en una clausula independiente, mediante sufijos verbales. Po" e"emplo, en (28) observamos que l a CR esta construida por medio del pronombre relativo mima y el verbo de la CR es tse-i y la marca de tiempo pasado es ni-tse.

(28) lule
tala      [kis   tse-i      ni-tse            mim a]   pal[??]a-p
vestido   1SG    dar-ACUS   PST.REC.-2SS BJ   REL      ser.nuevo-3SG


'El vestido que me diste es nuevo' (De Reuse and Zamponi, 2015:3)

(29) vilela
Kis                        [yepniks-in-ton]
1SG                        ensenar-FUT-NMLZ
'Yo soy el que ensenara'   (De Reuse and Zamponi, 2015:2)


En (29) se puede observar que, en la CR, la raiz verbal es yepniks-, el sufijo de futuro es -in y el nomializador es -ton, por lo tanto, al igual que en el caso anterior, el tiempo se marca de la misma forma que en una clausula independente, por medio de sufijos verbales.

En vilela el tiempo es binario, se distingue entre futuro/ no futuro por medio del sufijo--oh. En (30), en la relativa no hay marca de tiempo, por lo tanto, se asume que es no-futuro.

(30) vilela
Tate-kis                 [lau'e-l'at     yasi-t]
padre-1PL.EXCL.POS.3PL   arriba-LOC      estar(se)-NMLZ
'Padre nuestro que       estas sentado   arriba' (Gollusio,
                                         2010:103)


En wichi la estrategia para construir CRs es por medio de los subordinadores toj y che. En el caso de esta lengua, el tiempo gramatical puede ser futuro o no futuro. Segun Nercesian (2011:386-387), la indicacion de la referencia temporal en los verbos no es obligatoria: "un verbo sin cliticos de tiempo puede ser interpretado como tiempo pasado o como tiempo presente, pero no como futuro, el tiempo futuro se marca con un sufijo distinto". Para distinguir entre presente y pasado, solo se interpreta como tal si se hubiera usado un indicador temporal (ya sea una frase adverbial o un clitico de tiempo) que ya se habian usado en el discurso.

Los sufijos que pueden marcar tiempo son los siguientes:
Tabla 2. Sufijos para marcar tiempo en wichi.

No futuro                                          Punto de     futuro
                                                   referencia   -(hi)la
p'ante       =nte    =mathi   =najhi      =ne'

Remoto,     Remoto   Lejano   Cercano   Reciente
no
continua
en el
presente


En (31) se asume un tiempo presente (no futuro), pues no hay sufijos verbales ni adverbios temporales que indiquen pasado o futuro; por lo tanto, siguiendo a Nercessian (2011) el evento se interpreta como presente:

(31) wichi
n'lham-ilh     [toj n'-mamse-s]     n'-t'ekwe pan
1SG.EXCL-PL    CONJ 1SUJ-joven-PL   1SUJ-buscar pan
Nosotros que   somos jovenes        buscamos pan' (Nercessian
                                      2011:452)


El ayoreo utiliza subordinadores uje y ujetiga para construir CRs. Esta es una lengua tenseless (Bertinetto, 2009) por lo tanto, la referencia temporal se expresa mediante otros recursos, como adverbios o por contexto. En las clausulas relativas la referencia temporal se expresa de la misma forma que en una clausula independiente como se puede observar en (32)

(32) ayoreo
N-angari            emi         [uje chubuchu i(ji)   guesi]
1SG-escuchar        viento      SUB soplar    LOC     afuera
'Estoy escuchando   al viento   que esta soplando afuera' (Betinetto
  2009:52)


El pilaga, al igual que el ayoreo, es una lengua sin tiempo gramatical (tenseless), por lo tanto, una forma de deducir la referencia temporal es por medio de frases lexicas que expresan tiempo, adverbios o contexto (Vidal, 2001). La forma de marcar la referencia temporal es igual en ambas clausulas, la dependiente y la independiente como se ejemplifica en (33):

(33)
i-do-get       so l-ganasat          [neta-lege       di nkjasalaa]
1SG-trae-DIR   CL POS.3SG-cuchillo   esta.DIR-sobre   CL mesa
'Yo me corte   con el cuchillo que   esta en la mesa' (Vidal, 2001:373)


4.5 Distribucion del rasgo

De acuerdo a los valores utilizados para describir la forma de marcar la referencia temporal, las lenguas que pueden marcar tiempo por medio de un sufijo nominalizador en Los Andes son el quechua ayacuchano, el aymara, el chipaya y el cholon (solo para futuro). Las otras lenguas de area, mochica, mapudungun y millcayac indican la referencia temporal mediante sufijos verbales cuya funcion principal es indicar la referencia temporal, de igual forma como se realizaria en una clausula independiente. Hay que indicar que lenguas como aymara, chipaya y cholon utilizan ambas formas para marcar tiempo, dependiendo esto ultimo de que estrategia de relativizacion se esta utilizando.

En el Chaco la unica lengua que utiliza sufijos nominalizadores para indicar tiempo en la CR es el tapiete, teniendo uno para cada tiempo verbal. El resto de las lenguas del areawichi, guarani chaqueno, lule y vilela; con excepcion del ayoreo y el pilaga que son tenseless, utilizan sufijos verbales como estrategia para indicar tiempo tanto en la clausula subordinada como en la independiente.

Asi se puede observar que lenguas como el lule y el vilela, se acercan mas respecto a este rasgo a las lenguas del sur andino, mapudungun y millcayac respecto a la forma de marcar la referencia temporal en la CR. Sobre el guarani chaqueno se aleja del comportamiento del tapiete a pesar de pertenecer a la misma familia.

En la Tabla 3. se presenta un resumen con la distribucion del rasgo en las lenguas seleccionadas:
Tabla 3: Distribucion del rasgo.

Area    Familia       Lengua       Estrategia de    Forma de marcar
                                   relativizacion   tiempo en la CR.

Andes   Quechua       Q.           nominalizacion   nominalizador
                      ayacuchano

        aymara        aymara       nominalizacion   nominalizador
                                   y pronombre      y sufijo verbal
                                   relativo

        Uru-chipata   Chipaya      nominalizacion   nominalizador y
                                   y pronombre      sufijo verbal
                                   relativo

        Hibito-       cholon       nominalizacion   nominalizador y
        cholon                     (solo en         sufijo verbal
                                   futuro),
                                   pronombre
                                   relativo y
                                   deicticos.

        aislada       mochica      Subordinadores   sufijo verbal

        Huarpe        millcayac    nominalizacion   sufijo verbal

        aislada       Mapudungun   nominalizacion   sufijo verbal

Chaco   Tupi-         Tapiete      nominalizacion   nominalizador y
        guarani                                     sufijo verbal

        Tupi-         G.chaqueno   Nominalizacion   sufijo verbal
        guarani

        Lule-         lule         nominalizacion   sufijo verbal
        vilela                     y pronombre
                                   relativo

        Lule-         vilea        nominalizacion   sufijo verbal
        vilela

        Mataco-       wichi        subordinadores   sufijo verbal
        mataguaya

        Zamuco        ayoreo       subordinadores   sin tiempo
                                                    gramatical

        Guaycuru      pilaga       subordinadores   sin tiempo
                                   y gap            gramatical


5. CONCLUSIONES

En esta seccion se presentan las conclusiones del estudio. En el punto 5.1 se resume la distribucion areal del rasgo, en 5.2 la proyeccion del estudio, para finalmente en 5.3 se realizar una evaluacion sobre las fuentes que se utilizaron para el analisis.

5.1 Sobre el tiempo en CRs en el Chaco y los Andes

En el estudio se identifican varios patrones areales respecto a la forma en que se marca el tiempo en la CR. En general, las lenguas andinas son mas unificadas respecto a la estrategia de relativizacion que utilizan, siendo esta la nominalizacion (a pesar que las lenguas andinas del centro tengan dos estrategias de relativizacion), la que se da en toda el area, con excepcion del mochica, que utiliza subordinadores para construir CRs, pero se diferencian al momento de expresar tiempo en la clausula dependiente. De esa forma, solo las lenguas del centro, quechua ayacuchano, aymara, chipaya y cholon pueden marcar tiempo mediante el sufijo nominalizador que se utiliza para construir la clausula subordinada, caso contrario el de las lenguas del sur, mapudungun y millcayac, que, a pesar de compartir la misma estrategia para construir CR, marcan la referencia temporal mediante sufijos verbales.

En las lenguas chaquenas, por su parte, ayoreo y pilaga son tenseless, por lo tanto, la referencia temporal se indica mediante adverbios o frases lexicas. Las lenguas que marcan tiempo por medio de sufijos verbales son lule, vilela, wichi, guaranichaqueno. El tapiete por su parte, es la unica lengua del area que marca tiempo en la clausula relativa por medio de los nominalizadores que se utilizan como estrategia de relativizacion.

5.2 Proyecciones del estudio

El estudio se puede proyectar en varios sentidos. El primero es aumentar el numero de rasgos analizados para obtener una mejor caracterizacion de las lenguas respecto a las CRs. Junto con lo anterior, aumentar el numero de areas estudiadas, a la Amazonia y a Tierra del Fuego, especificamente, para de esa forma poder describir como se comportan las CRs en toda Sudamerica, esto con la intencion de comprobar si lo que se describio en este estudio corresponde a patrones areales o mas bien sudamericanos. Ademas, profundizar los estudios sobre CRs en todas las lenguas estudiadas, especialmente en el millcayac, lengua que se ha estudiado muy poco, no solo sobre las CRs, sino tambien en otros aspectos gramaticales fundamentales.

5.3 Evaluacion de la fuente

Como se explico en la metodologia, los datos fueron extraidos de fuentes secundarias. No existe homogeneidad sobre la descripcion de las lenguas. Por ejemplo, lenguas andinas, como el quechua ayacuchano, el aymara, el chipaya, el mapudungun y el cholon, contaban con gramaticas descriptivas, pero, hay lenguas como mochica y millcayac, especialmente la ultima, que no se encuentran descritas, por lo tanto, se tuvo que profundizar y glosar por cuenta propia la lengua, lo que no entrega datos tan certeros como las gramaticas hechas por expertos en las lenguas. Algo parecido ocurre con las lenguas chaquenas, pero en un nivel menos critico.En este caso, hay lenguas con gramaticas descriptivas, como el wichi, el tapiete, el guarani-chaqueno y el pilaga, mientras que hay gramaticas de algunas lenguas que aun se encuentran en procesos de escritura, como la del lule.

REFERENCIAS

ADELAAR, W Y P. MUYSKEN. 2004. Language of the Andes. Cambridge: Cambridge University Press.

ALEXANDER, A. 2005. Eighteenth-Century Cholon. Tesis para obtener el grado Phd en linguistica. Leiden: Universiteit Leiden,

ANDREWS, A. 2007. Relatives clauses. En Shopen, T, (Ed.), Language Tipology and Syntactic Description. Pp. 206-236 Cambridge: Cambridge University Press.

ARISTEGUI, D. (2017) Clausulas Relativas en lenguas chaquenas y andinas del centro-sur. Tesis para optar al grado de Licenciada en Lengua y Literatura hispanicas. Universidad de Chile.

ALEXANDER, A. 2011. Subordination in Cholon. R. Gijin, K, Haude y P. Muysken (Eds.) Subordination in Native South American Languages. Pp. 193-220. Amsterdam: John Benjamins Publishing.

BERTINETTO, P Y L. CIUCCI. 2012. Parataxis, hipotaxis y para-hypotaxis in zamucoan languages. Linguistic Discovery 10.1:89-111.

BERTINETTO, P. 2009. Ayoreo (zamuco) a grammatical sketch. Quaderni del Laboratorio di Linguistica, 8:1-59.

CAMPBELL, L.2006. Areal linguistics: A closes scrutiny. En Linguistics areas: Convergence in historical and typological perspective, Matras, Y. A. McMahon y N. Vincent (Eds.) Pp. 1-31. Hampshire: Palgrave Macmillan.

CERRON-PALOMINO, R. 2006. El Chipaya o la lengua de los hombres del agua. Lima: Pontificia Universidad Catolica de Peru.

CERRON-PALOMINO, R. (2008). Quechumara, Estructuras paralelas en Quechua y Aimara. La Paz: Plural Editores.

COMRIE, B.. 1985. Tense. Cambridge: Cambridge University Press.

COMRIE, B. 2010. Areal typology: From southeast Asia to the gran Chaco. Ponencia presentada en Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology and University of California. Santa Barbara.

COMRIE, B, L. GOLLUSCIO, H. GONZALEZ YA. VIDAL.2010. El Chaco como area linguistica. En Estrada, Z y Arzapalo, E. (Eds.) Estudios de lenguas amerindias. Pp: 84-130. Hermosillo: Universidad de Sonora.

CRISTOFARO, S. 2003. Subordination. Oxford: Oxford Linguistics.

DE REUSE, W. Y R. ZAMPONI. 2015. Relative clause formation in lule (Argentine chaco). Ponencia presentada en Diversity Linguistics: Retrospect and Prospect.

DIETRICH, W. 1986. El idioma Chiriguano. Madrid:Instituto de Cooperacion Iberoamericana.

DIETRICH, W.2010. Sintaxis del guarani chaqueno (chiriguano, tupi-guarani): la clausula y las relaciones interclausales. Amerindia 33/34:333-363.

DURANTE, S.2011. Las lenguas del gran chaco: Situacion sociolinguistica y politicas linguisticas. Language Desing 13:115-142.

GOLLUSCIO, L. 2010. Ditransitives in mapudungun. En A. Malchukov. M. Haspelmath, y B. Comrie. (Eds.) Studies in Ditransitive Constructions. A Comparative Handbook. Pp. 711-756. Berlin: Mouton de Gruyter.

GOLLUSCIO, L. 2015. Huellas de trayectorias y contactos en el sistema linguistica: el caso vilela (chaco). En B. Comrie y L. Golluscio (Eds.) Language Contact and Documentation. Berlin: Mouton de Gruyter.

GOLLUSCIO, L, F. HASLER Y W. REUSE. 2015. Relative clause syntax in the gran chaco and the andes: overlapping typologies. Ponencia presentada en Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology, Leipzig, Alemania.

GONZALEZ, A. Y F. CICCONE. 2010. Nominalizacion y relativizacion en tapiete (tupi-guarani): aspectos morfo-sintacticos. Amerindia 33/34:307-332.

GONZALEZ, H. 2005. A Grammar of tapiete (Tupi-Guarani). Tesis para obtener el grado de Phd en linguistica University of Pittsburgh.

HARDMAN, M. 2001. Aymara. Alemania: LlNCOM Studies in Native.

HOVDHAUGEN, E. 2004. Mochica. Alemania: LINCOM EUROPA.

HUSON, D Y D. BRYANT. 2005. Application of phylogenetic networks in evolutionary studies. Mol. Biol.Evol, 23:254-267.

KOPTJEVSKAJA-TAMM, M. 2012. Linguistic tipology and language contact. En Song, J. (Ed.) The Oxford Handbook of Linguistic Typology. Pp: 453-467. Oxford: Oxford Handbooks in Linguistics.

MUYSKEN, p. 2011. Relative clauses in Ecuadorian quechua. R. Gijin, K, Haude y P. Muysken (Eds.) Subordination in Native South American Languages. Pp. 251-266. Amsterdam: John Benjamins Publishing.

NERCESIAN, v. 2011. Gramatica del wichi, una lengua chaquena. Tesis para obtener el grado de Doctor. Universidad de Buenos Aires.

PENA, J. 2006. Complex clauses in chipaya: Main strategies of complementatio, relativization and adverbial subordination. Amerindia III: 307-332.

SHIBATANI, M. 2009. Elements of complex structures where recursoin isn't. The case of relativization. En Syntactic Complexity. T. Givon y M. Shibatani (Eds.) Pp. 164-198. Amsterdam: John Benjamins Publishing Company.

Nominalization in Soqotri, a South Arabian language of Yemen. the Linguistics of Endangered Languages. Contributions to Morphology and Morphosyntax. Wetzels W.L.

SMEETS, I. 2007. A Grammar of mapuche. Berlin: Mouton de Gruyer.

TORERO, A. 2002. Idiomas de los Andes: linguistica e historia. Lima: IIFEA, Instituto Frances de estudios Andinos.

TORNELLO, P. A. ROIG. N. DIAZ Y L. AGUIRRE. 2011. Introduccion al millcayac: idioma de los huarpes de mendoza. Mendoza: Zeta Editores.

VALDIVIA, L. 1607. Doctrina christiana y catezismo con un confesionario, arte y vocabulario breves en lengua millcayac. Lima: Francisco del Canto.

VIDAL, A. 2001. Pilaga Grammar (Guaykuruan Family, Argentina) Tesis para optar al grado de Phd linguistica. University of Oregon.

ZARIQUIEY, R. Y G. CORDOVA. 2008. Qayna, kunan, paqarin: una introduccion practica al quechua chanca. Coleccion Intertextos. Estudios Generales de Letras. Lima: Pontificia Universidad Catolica del Peru.

DANIELA ARISTEGUI MONDACA *

Universidad de Chile

Grupo Tipologia Areal

* Para correspondencia dirigirse a daniaristegui12@gmail.com.

(1) Traduccion nuestra.

(2) En el presente trabajo se adopta la misma nomenclatura que adopta Cristofaro, (2003), marcando el dominio de relativizacion mediante cursivas y la CR entre corchetes [].

(3) La Jerarquia de accesibilidad se basa en como las lenguas varian respecto a la posicion de la FN que pueden relativizar (Keenan and Comrie, 1977).

(4) No se pudo incluir en el estudio lenguas de esta familia por falta de datos con respecto a las clausulas relativas.

(5) Rodolfo Cerron Palomino (2008) identifica un pronombre relativo para el quechua, pero en la gramatica del quechua ayacuchano, Zariquiey (2008) no describe este como estrategia de relativizacion, por lo tanto, no se tomo en cuenta para la presente investigacion.

(6) El estudio del millcayac desde los estudios tipologicos es nuevo. La unica gramatica de la lengua que existe es la escrita por Luis de Valdivia en 1607. Por lo tanto, los datos presentados en esta investigacion son un analisis preliminar de la lengua, que puede estar sujeto a cambio de acuerdo avancen las investigaciones de esta.

(7) Aunque se dijo que no se utilizarian este tipo de clausulas, para ejemplificar el uso de este nominalizador se realizo una excepcion debido a que hay pocos datos con respecto a la realizacion de este sufijo.

Leyenda: Figura 1: Linea Temporal (Comrie, 1985:2)

Leyenda: Figura 2: Ubicacion de las lenguas seleccionadas.
Tabla 1: Muestra de lenguas seleccionadas.

Area      Familia        Lengua        Ubicacion          Fuentes

Andes   Quechua        q.            Bolivia,         Zariquiey y
                       ayacuchano    Peru,            Cordova
                                     Ecuador          (2008)

        Aymara         aymara        Peru,            Hardman (2001)
                                     Bolivia          y Cerron-
                                     y Chile          Palomino (2008)

        Uru-chipaya    chipaya       Bolivia          Cerron Palomino
                                                      (2006),
                                                      Pena (2006)

        Hibito-        cholon        Peru             Alexander
        cholon                                        Bakerus (2005)

        aislada        mochica       Peru             Hovdhaugen
                                                      (2004)

        Huarpe         millcayac     Argentina y      Valdivia (1607),
                                     Chile            Tornello
                                                      et al. (2011)

        aislada        mapudungun    Argentina        Smeets (2008),
                                                      Golluscio
                                                      (2010)

Chaco   Tupi-guarani   tapiete       Argentina,       Gonzalez (2005),
                                     Bolivia y        Gonzalez y
                                     Paraguay         Ciccone (2015)

        Tupi-guarani   G. chaqueno   Argentina,       Dietrich (1986,
                                     Bolivia y        2010)
                                     Paraguay

        Lule-vilela    lule          Argentina        De Reuse y
                                                      Zamponi (2015)

        Lule-vilela    vilea         Argentina        Golluscio (2015)
                                                      y Comrie
                                                      et al (2010)

        Mataco-        wichi         Argentina y      Nercesian (2011)
        mataguaya                    Bolivia

        Zamuco         ayoreo        Bolivia y        Bertinetto
                                     Paraguay         (2009)

        Guaycuru       pilaga        Argentina        Vidal (2001)
COPYRIGHT 2018 Universidad de Chile, Facultad de Filosofia y Humanidades
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Aristegui Mondaca, Daniela
Publication:Lenguas Modernas
Article Type:Ensayo
Date:Jul 1, 2018
Words:7296
Previous Article:LA SUBORDINACION COMPLETIVA DEL ESPANOL. UNA APROXIMACION FUNCIONAL-TIPOLOGICA.
Next Article:DESCRIPCION DE LA REFERENCIA TEMPORAL EN LA LENGUA DE SENAS CHILENA.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters