Printer Friendly

Quiste gigante de la glandula de Bartolino: reporte de caso y revision de la literatura.

A case report and literature review regarding giant Bartholin gland cyst

INTRODUCCION

Los quistes de la glandula de Bartolino son problemas comunes en mujeres en edad reproductiva. La mayor ocurrencia esta entre los 20 y 29 anos de edad. (1) Se estima que el 2% de las mujeres presenta algun episodio de quiste o absceso de la glandula de Bartolino durante el transcurso de la vida. (2,3) Kondi-Pafiti y sus colegas reportan, en el 2008, una frecuencia del 28,5% de quistes de la glandula de Bartolino en una serie de quistes vaginales benignos. (4) Aunque los quistes suelen ser asintomaticos, pueden aumentar de tamano o infectarse y causar un sufrimiento considerable con limitacion de las actividades. (5,6) La formacion de quistes y abscesos resulta en una atrofia de la glandula y en muchos casos es innecesaria su preservacion. (7) En general, los quistes de las glandulas de Bartolino alcanzan diametros de 1 a 4 cm; sin embargo, se informo sobre un caso en el que el quiste alcanzo 10 cm de diametro. (8) Los abscesos son tres veces mas comunes que los quistes. Se ha senalado que las mujeres de raza blanca y de raza negra son mas propensas a desarrollar quistes o abscesos de las glandulas de Bartolino en comparacion con las mujeres hispanas y que la alta paridad se relaciona con un bajo riesgo para el mismo. (9)

La causa de la formacion de los quistes esta relacionada con la obstruccion distal del conducto de Bartolino, que resulta en una dilatacion del mismo y en la formacion de un quiste, el cual podria infectarse y generar un absceso de la glandula. Otra causa de los quistes son los traumas y cirugias vulvovaginales que, aunque en poca proporcion, podrian generar estos quistes y abscesos. (5,9) Se estima que 1-2% de las cirugias vulvovaginales podrian complicarse con quistes de las glandulas de Bartolino, (10) dentro de las cuales se incluyen las episiorrafias mediolaterales. (11) Durante una episiorrafia o una colporrafia posterior se podria lesionar o ligar el conducto. (12)

El diagnostico diferencial debe considerar una serie de entidades tales como: los quistes de inclusion, quistes mucosos del vestibulo, quistes de Nuck y quistes de las glandulas de Skene. En el caso de los abscesos de la glandula de Bartolino, un tercio de los pacientes puede presentar fiebre. (9) Por otra parte, tambien se deben contemplar las lesiones solidas como fibromas, lipomas, leiomiomas, neurofibroma, hernia inguinal que se extiende debajo del labio mayor e inclusive la posibilidad de cancer. (9,13) Se estima que en las mujeres mayores de 40 anos se presenta un riesgo incrementado de malignidad de 2-7% de todas las lesiones malignas invasivas. (5,9) Se ha informado sobre un caso de endometriosis localizado en la glandula de Bartolino. (14)

Existe una variedad de propuestas de tratamiento quirurgico de la entidad con miras a disminuir las tasas de recurrencia. Ademas se observa una variedad de diagnosticos diferenciales con esta patologia que incluye lesiones neoplasicas y que obliga a estudiar con detenimiento la presencia de masas en la zona genital. Al respecto, se presenta un caso con un crecimiento excesivo de un quiste de la glandula de Bartolino y una revision de la literatura sobre aspectos relacionados con el tratamiento.

PRESENTACION DEL CASO

Paciente femenino de 39 anos de edad, soltera, que presenta cuadro de 10 anos de evolucion con masa en la zona del labio mayor derecho, no dolorosa, cuyo tamano ha ido aumentado. Refiere la aparicion de una masa similar y que fuera drenada con recurrencia desde el tiempo indicado. Antecedentes: asma, enfermedad acido peptica, alergia a los AINEs; menarquia: 14 anos; ciclos: 5x29; gravida: 4; paridad: 2 (cesareas: 2); abortos: 2. Al momento del examen, el labio mayor derecho se encontraba con lesion blanda de 8 cm de diametro aproximadamente, de consistencia blanda, movil, no dolorosa, que cubre parcialmente el orificio vaginal (Figuras 1 y 2). Glandula de Bartolino izquierda no palpable. Vagina de longitud, amplitud y temperatura normales, con moderada cantidad de flujo blanco, grumoso y no maloliente. Cuello de aspecto sano. Utero de tamano normal. Anexos no palpables. Resto del examen fisico dentro de los limites normales. Paraclinicos: Hb: 10,5 g/dl; Hto: 31%; leucocitos: 6900/ml; PMN: 38%; linfocitos: 59%; eosinofilos: 3%; plaquetas: 350000/ml; TP: 13,8 s; TPT:H s.

[FIGURA 1 OMITIR]

[FIGURA 2 OMITIR]

[FIGURA 3 OMITIR]

[FIGURA 4 OMITIR]

Se tienen como diagnosticos probables: quiste de la glandula de Bartolino derecha versus quiste de Nuck. Se realizo reseccion de la masa (figura 3) y posterior reconstruccion de la vulva (Figura 4). El informe de patologia indica descripcion macroscopica: "rotulado glandula de Bartolino se recibe una masa de 6,5 cm de diametro mayor, la superficie irregular de color pardo grisaceo. Al corte hay salida de liquido de color pardo amarillento dejando una cavidad unilocular de paredes delgadas". Descripcion microscopica: "los cortes revelan pared de una lesion quistica tapizada por epitelio cilindrico y epitelio escamoso maduro en otras areas, que reposan en un estroma bien vascularizado. Diagnostico final: quiste de la glandula de Bartolino.

MATERIALES Y METODOS

Se realizo una busqueda de literatura relacionada con el tema en las bases de datos electronicas MEDLINE via PubMed, SciELO, ScienceDirect y MD Consult, utilizando las palabras clave: "glandulas de Bartolino", "quistes", "marsupialization". Se seleccionaron articulos de revision, estudios primarios, series y reporte de casos. Ademas, se revisaron referencias de libros de textos.

DISCUSION

El tratamiento quirurgico del quiste de la glandula de Bartolino es similar al tratamiento del absceso de Bartolino y depende de los sintomas de la paciente. Un quiste asintomatico podria no requerir tratamiento; (5) sin embargo, la no mejoria dentro de las primeras 72 horas o la evolucion hacia una forma de absceso requerira un tratamiento quirurgico de emergencia. (10) Se ha descrito una serie de procedimientos quirurgicos tales como: 1) la fistulizacion o marsupializacion, (2) 2) la colocacion de un cateter de Word, (5) 3) la escleroterapia con alcohol, (11,15) 4) incision simple, drenaje, (15) 5) la aplicacion de nitrato de plata, (7,16) 6) la ablacion del quiste utilizando dioxido de carbono (C[O.sub.2]) con laser (17) y 7) la escision de la glandula. (5,10) A continuacion se describen cada una de estas tecnicas en detalle:

1) La marsupializacion es presentada como el metodo adecuado para tratar los quistes y abscesos de las glandulas de Bartolino, por ser un procedimiento sencillo, rapido, poco doloroso y muy bien tolerado por la paciente. (2) No obstante, la recurrencia es muy probable y seria necesaria la escision quirurgica. (5) Se estima una recurrencia del 5 al 15% de los quistes de Bartolino despues de la marsupializacion. Las complicaciones incluyen hematoma e infeccion. (5) Es importante la cobertura antibiotica perioperatoria para germenes del tracto digestivo. Despues de la cirugia se debe prescribir un antibiotico oral con un amplio espectro durante una semana. La paciente debera ser revisada en consulta a los ocho dias y posteriormente al mes. (10)

2) El drenaje definitivo implica la colocacion del cateter de Word o la marsupializacion. El cateter de Word, que se utiliza para el tratamiento de los quistes abscedados de las glandulas de Bartolino, es un dispositivo cateter de goma de 1 pulgada de largo y de diametro de una sonda de Foley no 10F. La punta pequena contiene un globo inflable que puede contener cerca de 3 ml de solucion salina que se inserta en la cavidad del quiste o absceso; el extremo libre podria dejarse dentro de la vagina. El objetivo es crear una fistula que se epiteliza en un lapso de 4 a 6 semanas, aunque ello generalmente ocurre en 3 a 4 semanas. (5)

3) El principio de la escleroterapia por obliteracion de la cavidad serosa de agentes como el alcohol, la tetraciclina, la bleomicina y el talco ha sido usado para estos propositos en otras partes del cuerpo. (18,19) En 2004, Kafali presenta un experimento clinico que evalua la utilizacion del alcohol como agente esclerosante en quiste de la glandula de Bartolino, en comparacion con la solucion de nitrato. Despues de la evacuacion se regaron las cavidades con alcohol al 70%, durante cinco minutos. La escleroterapia con alcohol se presenta como un procedimiento mas rapido, con una cicatrizacion mas rapida de la glandula, en comparacion con el nitrato de plata. La recidiva se observo en el 8% y el 10% de los pacientes en los 2 estudios, a los 7 meses. (11) La actividad esclerosante se debe al pH acido que causa una fuerte irritacion de los tejidos. Esto, a su vez, ocasiona la destruccion de las celulas secretantes dentro del quiste y la adherencia de sus paredes. Ello se sucederia en un lapso de 1-3 minutos de contacto con el alcohol. (11)

4) Incision simple, drenaje. Aunque produce una rapida mejoria, no es recomendable por la alta frecuencia de reincidencia. (2)

5) El nitrato de plata (Ag[NO.sub.3]) es un agente esclerosante y germicida que habia sido utilizado para el tratamiento de condiciones quisticas en diferentes partes del cuerpo y se introdujo tambien para el tratamiento de los quistes de las glandulas de Bartolino. Destruye la pared del quiste o del absceso y en un tiempo suficiente es seguido de la formacion de una fistula. El tratamiento con nitrato de plata tiene diversas ventajas: una sola aplicacion es suficiente, con una duracion de 5-10 minutos. La paciente se puede manejar ambulatoriamente con bajas tasas de fracasos. El dolor posoperatorio y la lesion a tejidos adyacentes es minimo y no se altera la funcion sexual. (7,16)

6) El laser con dioxido de carbono (CO2) tambien es considerado un metodo efectivo para el tratamiento de los quistes, con minimo dano a los tejidos adyacentes, rapida curacion y bajas tasas de recurrencia. (2,20) Sin embargo, Hill y sus colegas consideran que el laser, por lo general, no ofrece ninguna ventaja sobre los procedimientos menos costosos y tecnicamente menos dificiles descritos anteriormente. (6) Con el fin de disminuir las probabilidades de recidivas anotadas, se ha considerado la aplicacion de un agente esclerosante en la cavidad quistica que induzca la adherencia de las paredes del mismo. De esta manera no solo se elimina el contenido quistico, sino que tambien se destruye el revestimiento de la pared del quiste, se destruye la cavidad y se previene la reacumulacion liquida. (21)

7) En algunos casos es necesaria la escision de la glandula y podria ser considerada en pacientes que no responden a intentos conservadores de drenajes con fistulas. (5,16) Si el diagnostico es dudoso, como en el caso de la paciente antes expuesto, se debe realizar la escision. (6) La escision de la glandula de Bartolino es un procedimiento radical, que no debe realizarse durante el periodo agudo debido a los riesgos de hemorragia. (10) Algunos investigadores recomiendan la escision de la glandula de Bartolino cuando el quiste se presenta en pacientes mayores de 40 anos. Aun cuando el adenocarcinoma de la glandula de Bartolino es raro, se debe considerar la referencia a oncologia ginecologica en estos pacientes mayores. (5)

En general, existen multiples tratamientos para los quistes de Bartolino. Sin embargo, segun Wechter, al revisar la literatura se falla en no identificar el mejor enfoque terapeutico. Este autor concluye que se requieren ensayos clinicos controlados con un numero suficiente de sujetos para poder disponer de una mejor evidencia. (15)

CONCLUSIONES

La urgencia en el tratamiento depende de los sintomas de la paciente. Un quiste asintomatico podria no requerir tratamiento, pero la no mejoria dentro de las primeras 72 horas o la evolucion hacia una forma de absceso requerira un tratamiento quirurgico de emergencia. Aunque se ha descrito una amplia variedad de tratamientos, no hay evidencia solida que soporte el empleo de uno en especial.

REFERENCIAS

(1.) Cheetham DR. Bartholin's cyst: marsupialization or aspiration? Am J Obstet Gynecol 1985;152:569-70.

(2.) Pundir J, Auld BJ. A review of the management of disease of the Bartholin's gland. J Obstet Gynaecol 2008;28:161-5.

(3.) Eglin G. Comment je fais ... une bartholinectomie. Gynecologie [How I do ... Bartholin gland cystectomy] Obstetrique & Fertilite 2007;35:1268-9.

(4.) Kondi-Pafiti A, Grapsa D, Papakonstantinou K, KairiVassilatou E, Xasiakos D. Vaginal cysts: a common pathologic entity revisited. Clin Exp Obstet Gynecol 2008;35:41-4.

(5.) Omole F, Simmons BJ, Hacker Y. Management of Bartholin's duct cyst and gland abscess. Am Fam Physician 2003;68:135-40.

(6.) Hill DA, Lense JJ. Office management of Bartholin gland cysts and abscesses. Am Fam Physician 1998;57:1611-6.

(7.) Mungan T, Ugur M, Yalqin H, Alan S, Sayilgan A. Treatment of Bartholin's cyst and abscess: excision versus silver nitrate insertion. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol 1995;63:61-3.

(8.) Adauy A, Salinas H, Naranjo B, Retamales B. Quistes vaginales. Rev chil obstet ginecol 2006;71:252-8.

(9.) Patil S, Sultan AH, Thakar R. Bartholin's cysts and abscesses. J Obstet Gynaecol 2007;27:241-5.

(10.) Chene G, Tardieu AS, Nohuz E, Rabischong B, Favard A, Mage G. Complications postoperatoires des bartholinites aigues. A propos de deux cas. [Postoperative complications of Bartholin's duct abscess. About two cases] Gynecol Obstet Fertil 2006;34:615-8.

(11.) Kafali H, Yurtseven S, Ozardali I. Aspiration and alcohol sclerotherapy: a novel method for management of Bartholin's cyst or abscess. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol 2004;112: 98-101.

(12.) Horowitz Ir, Buscema J, Majmudar B. Surgical conditions of the vulva. En: Rock JA, Jones HW III, editores. Te Linde's Operative Gynecology. 10a ed. Lippincott William & Wilkins; 2008. pp. 496-98.

(13.) Kusir VA, Mosquera C. Novel technique for management of Bartholin gland cysts and abscesses. J Emerg Med 2009;36:388-90.

(14.) Gocmen A, Inaloz HS, Sari I, Inaloz SS. Endometriosis in the Bartholin gland. European J Obstet Gynecol Reprod Biol 2004;114:110-1.

(15.) Wechter ME, Wu JM, Marzano D, Haefner H. Management of Bartholin duct cysts and abscesses: a systematic review. Obstet Gynecol Surv 2009; 64:395-404.

(16.) Turan C, Vicdan K, Gokmen O. The treatment of Bartholin's cyst and abscess with silver nitrate. Int J Gynecol Obstet 1995;48:317-8.

(17.) Marzano D, Haefner H. The Bartholin glan cyst: past, present, and future. J Low Genit Tract Dis 2004;8:195-204.

(18.) S pence J, Krings T, Terbrugge KG, Agid R. Percutaneous treatment of facial venous malformations: A matched comparison of alcohol and bleomycin sclerotherapy. Head Neck 2010 Apr 29. [Epub ahead of print].

(19.) Gatta G, Parlato V, Di Grezia G, Porto A, Cappabianca S, Grassi R, et al. Ultrasound-guided aspiration and ethanol sclerotherapy for treating endometrial cysts. Radiol Med 2010 Sep 17. [Epub ahead of print].

(20.) Penna C, Fambrini M, Fallani MG. CO2 laser treatment for Bartholin's gland cyst. Int J Gynecol Obstet 2002;76:79-80.

(21.) de Gois Speck NM, Belfort PN, Mendes P, Kang HJ, Ribalta JC. Carbon dioxide laser treatment of Bartholin's gland cyst. Clin Exp Obstet Gynecol 2007;34:50-1.

Conflicto de intereses: ninguno declarado.

Edgar E. Rivas-Perdomo, M.D., Gineco-obstetra, Universidad de Cartagena. Clinica de Maternidad Rafael Calvo de Cartagena. Cartagena (Colombia). Correo electronico: erivasperdomo@gmail.com

Recibido: diciembre 3/09 -- Aceptado: noviembre 8/10
COPYRIGHT 2010 Federacion Colombiana de Asociaciones de Obstetricia y Ginecologia (FECOLSOG)
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Reporte de caso
Author:Rivas-Perdomo, Edgar E.
Publication:Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecologia
Article Type:Report
Date:Oct 1, 2010
Words:2754
Previous Article:Embarazo de gemelo acardico coexistente con gemelo anencefalico, asociado a exposicion a varicela en el primer trimestre: reporte de caso y revision...
Next Article:Leiomioma uterino en paciente con sindrome de Mayer-Rokitansky-Kuster-Hauser: reporte de caso.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters