Printer Friendly

Quevedo, lector del anticlaudiano de Alain de Lille: noticia sobre nuevas anotaciones autografas.

<<Quevedo, Reader of Alain de Lille's Anticlaudianus. Information about New Autographed Notes>>

Desde los anos 50 y 60 del siglo pasado, comenzo a profundizarse en la faceta de Francisco de Quevedo como lector, y a reconstruirse parcialmente su biblioteca particular, tomando como principal punto de referencia libros poseidos por el que contienen su firma y / o anotaciones. Asensio (1952), Ettinghausen (1964 y 1972), Crosby (1967), Gendreau (1975), Komanecky (1975), Rey (1985), Lopez Poza (1995), Lopez Grigera (1996 y 1998), Schwartz y Perez Cuenca (1999)--por citar solo a algunos de quienes informaron sobre los hallazgos--han reforzado la creencia de que Quevedo era un lector de primera mano, a juzgar por el numero no pequeno de libros que contienen, junto con su firma, anotaciones autografas diversas. Y han mostrado tambien que su acercamiento a las fuentes clasicas o contemporaneas era el propio de un lector atento y critico, como se aprecia en sus tecnicas anotadoras, proximas a los metodos humanistas y filologicos. Quevedo leia destacando el tema de un pasaje, traduciendo u ofreciendo parafrasis de un texto latino en espanol, comentando en latin o anadiendo algun termino griego, interpretando, haciendo observaciones estilisticas, criticando tal o cual licencia poetica, subrayando versos despues reutilizados en su literatura.

El inventario de libros anotados por Quevedo ha ido creciendo de manera constante en los ultimos anos. En 1975, Maldonado contabilizo 16 titulos de obras anotadas; diez anos mas tarde, Rey (1985, pp. 6465), sistematizando la informacion existente y aportando algun dato nuevo, amplio la relacion de obras con anotaciones autografas y aclaro algunas dudas sobre ciertos libros que contenian notas de mas de un poseedor. Tal catalogo de ejemplares que presumiblemente pertenecieron y fueron manejados por Quevedo se ha ampliado desde entonces, como se deduce del que aun hoy es el esfuerzo de recopilacion mas completo y actualizado, realizado por Perez Cuenca en 2003: su revision de los datos dispersos de las decadas anteriores le permitio proponer un listado con 33 obras (1). Cifra significativa si se tiene en cuenta la dispersion de la biblioteca quevediana tras su muerte y la dificil localizacion de ejemplares sueltos en la actualidad, es, no cabe duda, todavia modesta si pensamos en el numero de volumenes que tal vez poseyo Quevedo; no los cinco mil que mencionaba hiperbolicamente Tarsia (Vida,, p. 35) y recordaba Perez Cuenca, pero, desde luego, mas que los localizados hasta la fecha1 (2).

En el apartado de <<libros que pertenecieron a Quevedo>> conviene deslindar dos situaciones diferentes: ejemplares que, simplemente, llevan su firma (casi siempre en la portada) y volumenes que contienen anotaciones marginales de su puno y letra, a veces numerosas y extensas, generalmente acompanando pasajes subrayados. En este segundo supuesto es preciso identificar con todo detalle su caligrafia, porque unas veces Quevedo se hizo con un libro que contenia ya apostillas de un poseedor previo, mientras que en otros casos el libro por el anotado llego a manos de un nuevo lector que, seguidamente, anadio sus propios comentarios. Si no se observa la precaucion de analizar con detenimiento la caligrafia de todas y cada una de las anotaciones, se corre el peligro de atribuir a Quevedo juicios y comentarios que no son suyos (3). Desgraciadamente, mas de una vez se ha cometido tal error. Como ejemplo de libros que solo contienen la firma de Quevedo--y a veces subrayados--se pueden mencionar los de Silvio Belli y Copernico, la obra In vaticinia Isaiae, ejemplares de Antonio Vasconcelos, Nicolo Franco o Francisco de Sales; entre los que contienen notas autografas pueden citarse obras de Pindaro, Seneca, Fernando de Herrera, Henrico Stephano, Aristofanes, Aristoteles, Gonzalez de Salas o Cirilo Hierosolomitano, entre otras (4).

Con todas las cautelas que exigen estas situaciones, este articulo pretende dar cuenta de otro libro con notas autografas de Quevedo (ademas de su firma y abundantes subrayados), que se encuentra entre los fondos de la Biblioteca de Menendez Pelayo en Santander: el Anticlaudianus de Alain de Lille, en un ejemplar de Basileae, 1536. Los antiguos ficheros manuales del centro dedicados a testimonios del siglo XVI mencionan, en su descripcion del volumen impreso, que contiene una firma autografa de Quevedo, ademas de anotaciones marginales de Fernandez-Guerra. En realidad, la situacion es un poco mas compleja: ademas de la firma del filologo, bien visible en tinta negra en la guarda anterior, dentro del libro propiamente dicho la mayoria de las notas presenta rasgos tipicos de la caligrafia quevediana. Pero, ademas--y como sucede en otros ejemplares que le pertenecieron--, aqui conviven apostillas que delatan que este debio de tener mas de un poseedor, y que al menos dos de los propietarios escribieron en sus margenes, por lo que se intentara determinar cuales son atribuibles a Quevedo y cuales deben adjudicarse a otra mano (5).

[ILUSTRACION OMITIR]

Este pequeno hallazgo nos lleva a pensar que la biblioteca santanderina, de por si rica en fondos quevedianos, alberga restos de los papeles fisicamente mas cercanos a Quevedo. Como es ya conocido, en ella se custodian importantes testimonios autografos de sus obras o relacionadas con el escritor, entre los que cabe mencionar el caso del manus crito 100, que copia Virtud militante y Las cuatro fantasmal, asi como varias primeras ediciones. Recuerdese asimismo que en este centro se encuentran ejemplares con anotaciones autografas de la Retorica de Aristoteles, en traduccion de Hemogenes Hermolao (Lugduni, 1547) (7); de las comedias de Aristofanes (Basileae, 1542), con dos comentarios autografos (8); y de la <<Ilustracion>> a la Poetica de Aristoteles de Gonzalez de Salas (Madrid, 1633), con tres apostillas marginales (9).

Antes de entrar en el analisis del libro que nos ocupa, procede ofrecer una sumaria explicacion del contenido del Anticlaudianus, obra que gozo de una gran difusion en la Edad Media y el Siglo de Oro. En esta primera fase del trabajo me limito a dar cuenta del hallazgo del ejemplar de la Menendez Pelayo y a transcribir las apostillas marginales; de inmediato publicare un analisis exhaustivo, ya muy avanzado, sobre tales anotaciones autografas.

EL ANTICLAUDIANO (10)

Alain de Lille o Alanus ab Insulis (1128?-1202), teologo, filosofo escolastico y poeta, fue conocido en su epoca con el sobrenombre de <<doctor universalis>>, apelativo que tambien conocio san Alberto Magno mas tarde, como recuerda Curtius (vol. i, p. 174). Su amplia cultura le hizo gozar en vida de una gran reputacion, reflejada en sobrenombres similares (11): citado constantemente por sus contemporaneos y sucesores, fue repetidamente comentado y traducido, y su obra conocio numerosas ediciones a partir del siglo XVI.

El Anticlaudianus fue su obra mas copiada, citada y explicada, el mas celebre de los poemas alegoricos del siglo XII, como recuerda Bossuat en su estudio textual, donde senala que tal exito se atestigua con una amplia tradicion manuscrita que supera el centenar de testimonios, muchos de los cuales contienen glosas interlineares. En la misma linea, Simpson (1995, p. 22) subrayo que fue uno de los textos mas leidos en la Edad Media tardia, hasta el punto de alcanzar de inmediato estatuto de autoridad y mantener su interes vigente al menos hasta el siglo XV. Este hecho explicaria la abundancia de sintesis y comentarios sobre el poema de Alain de Lille, entre los cuales destacan el de su discipulo Longchamps, datado en torno a 1212-1213, o el de Guillaume d'Auxerre. En el clima intelectual del siglo XIII, el Anticlaudiano se erige como representante destacado de la cultura humanistica, literario-filosofica de las escuelas del siglo XII, y se convierte en modelo para autores y obras insertos en la tradicion de la poesia filosofica en Francia, Italia e Inglaterra, entre los cuales cabe destacar a Chaucer, Dante y su Divina comedia, el Roman de la Rose o Confessio amantis, de Gower. Parece probable que la obra hubiese seducido a sus lectores por su caracter enciclopedico y su reflejo de los conocimientos de epoca, fruto de la formacion adquirida por su autor en las escuelas de Paris. Desde una perspectiva filosofica, en este texto--que intereso a Quevedo hasta el punto de realizar anotaciones marginales en una edicion del siglo XVI--, confluyen el neoplatonismo, el amor por la ciencia y el respeto a los ancianos propios de los filosofos de Chartres, asi como la concepcion de Boecio sobre el papel de la naturaleza y su definicion del Dios creador y sus atributos divinos (Bossuat, 1955, p. 33). Desde un punto de vista literario, las fuentes son multiples: Claudiano, In Rufinum; la PsyAomaAia de Prudencio; Boecio y su Consolatio Philosophia o De Arithmetica, entre otros textos del mismo autor; Martianus Capella, en De nuptiis Mercurie etPhilologiae; De Mundi Universitate, de Bernardo Silvestre; asi como diversas obras de Virgilio, Ovidio, Horacio o Lucano, entre otros.

Otros indicios del papel destacado del texto de Alain de Lille en la tradicion literaria y cultural europea fueron senalados por Green (vol. ii, p. 92), quien afirmo que a partir del teologo frances se impuso universalmente la distincion entre <<natura naturans>> y <<natura naturata>>, como lo prueban los escritos de Vincent de Beauvais, Buenaventura, Averroes, Pedro de Abano, Johannes Eckart o Guillermo de Ockham (12). Del poeta y teologo frances derivaria tambien la idea de que la Fortuna es instrumento de Dios sujeto a la voluntad humana a traves del buen juicio y la razon natural, reflejada asimismo en Roman de la Rose y en Boecio y recuperada mas adelante en Espana, por ejemplo en Llibre de Fortuna e Prudencia, escrito por Bernat Metge en el siglo XIV (13).

El Anticlaudianus esta datado en torno a los anos 1182-1183. Junto al poema Deplanctu naturae, es una de sus obras que mayor difusion logro entre la literatura latina europea de la Edad Media, todavia leida y vigente en el Siglo de Oro. Consta de un prologo en prosa--en el cual se inserta una referencia a la clasica querella entre antiguos y modernos (14)--, otro en verso y nueve libros con 4385 versos, en hexametros dactilicos, metrica habitual de la epica. Pese a su titulo, fue concebida no como refutacion de la obra In Rufinum, de Claudiano, sino a modo de texto paralelo: a Rufino, representante de una maldad diabolica, se contrapone el hombre ideal, un hombre completamente nuevo. Es un poema epico alegorico, en cuyo prologo se habla de tres niveles de lectura: el sentido literal, equiparable al de un agradable libro de aventuras; la instruccion moral como guia de un camino de perfeccion; y la alegoria, cuyo sentido profundo solo esta accesible para los intelectos mas avanzados (15). En este tratado moral escrito bajo una forma alegorica, predomina la idea de que la razon puede aprehender verdades fisicas si esta guiada por la prudencia, pero solo accede a las de tipo religioso con la ayuda de la fe. Segun la estructura del conocimiento representada en el poema, la Razon llega al limite de la filosofia natural y se sostiene por el conocimiento aportado por los sentidos; Phronesis (Prudencia), en representacion del intelecto, es capaz de dejarse llevar mas alla de los sentidos (con la unica excepcion del oido) hacia la contemplacion de las formas puras, no relacionadas con la materia; tras el encuentro con la <<puella poli>> (la Teologia) que le sirve de guia, en el libro v, y con el auxilio de la fe, se produce la entrada en el ambito de la inteligencia.

La accion del poema de Alain de Lille comienza cuando las hermanas celestiales de Naturaleza acuden a su llamada para crear un hombre perfecto. Reunidas en concilio celestial, proponen crear un nuevo hombre que sea a la vez Dios. Pese a los recelos que suscita una mision que parece necesitar un artesano superior, la Razon propone acudir a Phronesis, quien conoce los misterios divinos, una idea que aprueba Concordia. Phronesis esta asistida por siete doncellas, simbolo de las artes liberales, que preparan el carro en el que hara el viaje por el cielos: Gramatica forja el timon, Dialectica el eje, Retorica dora las piezas; Aritmetica, Musica, Geometria y Astronomia preparan las cuatro ruedas; y los cinco sentidos se enganchan como caballos. En su ascenso a las esferas celestes, acompanada por Razon, se encuentran con Teologia, quien se ofrece como guia hacia el palacio divino. Dejando atras a Razon y el cerro, asciende por el cielo de cristal y llega al Empireo, sede de los coros angelicos, de los bienaventurados y la Virgen Maria. Dios accede a la peticion de Phronesis y, tras el regreso, Naturaleza crea un cuerpo para el cual sus hermanas celestiales ofrecen dones diversos, con el apoyo incluso de la mudable Fortuna. Alecto se opone al hombre nuevo y se entabla la lucha entre las virtudes y los vicios, con la victoria del hombre nuevo y la retirada de los males al mundo inferior (16).

La informacion aportada, aunque tal vez muy conocida, parece necesaria para entender las causas del interes que la obra pudo despertar en Quevedo y, tambien, el sentido de sus anotaciones autografas a la misma.

La critica ha subrayado con frecuencia la incoherencia entre las dos partes de que consta el Anticlaudiano. Simpson intento demostrar la unidad de la obra y la relacion que existe entre ambas; en su opinion, los libros I-VI contienen un programa educativo, en el cual el movimiento de Phronesis esta determinado por una jerarquizacion de las ciencias teoricas, segun la division aristotelica de la filosofia, aunque la Teologia no es una mera subdivision en el ambito de la sabiduria, sino que ocupa una posicion preeminente en la cima; por su parte, los libros vii-ix se dedican a las ciencias practicas (etica, economia y politica) de acuerdo con el esquema aristotelico.

A juzgar por la distribucion de las notas marginales autografas del ejemplar del Anticlaudiano de 1536, Quevedo leyo con un detenimiento mayor la primera parte, en especial sus cinco primeros capitulos, donde anoto y subrayo especialmente pasajes sobre las figuras de la Prudencia y la Razon, la descripcion de las siete artes liberales, los planetas y las jerarquias celestes. De manera significativa, en la parte segunda solo se intereso por la caracterizacion de la Fortuna, basada en su topica inestabilidad.

Alain de Lille no se encuentra entre los autores mas imitados y citados por Quevedo, pero el ejemplar de la biblioteca de Menendez Pelayo, que pudo haber formado parte de su biblioteca particular, permite aventurar que lo manejo, lo que, ademas, confirma una amplia difusion ya conocida en autores europeos que se encuentran entre sus modelos. Entre los pocos casos de imitacion del Anticlaudiano que se han senalado en la obra quevediana se puede mencionar un pasaje descriptivo del paraiso en el cual el autor frances identifica el firmamento con un campo de estrellas y que Quevedo reescribe, con una formulacion metaforica mas audaz, en el poema epico religioso Poema heroico a Cristo resucitado (17). Tal vez sus anotaciones al texto del siglo XII ofrezcan ahora nuevas pistas para identificar otras posibles imitaciones.

DESCRIPCION BIBLIOGRAFICA

Una vez explicado el contenido del Anticlaudianus, se ofrece la descripcion bibliografica del ejemplar y la transcripcion de las apostillas atribuibles a Quevedo, con una minima contextualizacion de las mismas.

Lomo: Anti-Claudianus

Portada: anti- / CLAVDIANI SINGVLARI FE / [integral]tiuitate, lepore & elegantia Poetae libri / ix, non credibili doctrina, ordine & bre- / uitate complectetes [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]- / niuersam, & humanas diuinasque res o~es / in quibus quiuis homo non omnino / [TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII] occupari, meditarique debet quasque / quemlibet non prorjus a0eop quadante- / nus jaltem jcire, aut certe per om- / nia admirari & jujpice- / te oportet. / [encima del pie de imprenta, nota manuscrita: <<Alanus author hujus / operius>>] BASILEAE APVD HENRICVM / PETRVM, MENSE MAR- / TIO, ANNO / [filete] M D XXXVI [debajo, firma autografa de Quevedo: D. franciscus de Quevedo-Villegas (y firma) / [PI] [ZETA] [PI]]

Colofon: BASILEAE EXCVDE. / bat Henricus Petrus, mense / Martio, Anno / M D. XXXVI.

Preliminares: carece de preliminares legales; los literarios ocupan, con la portada, los seis folios iniciales.

Titulo: [en tinta muy tenue, en el margen superior, anotacion autografa de Quevedo: <<Alanus Autor huius operis. ~>>. Dibujo vegetal] anti/ clavdiani in novem / libros seqventes / praefatio.

Cotejo: 8: [A.sup.8]-[M.sup.4] ($5; 3 en el cuadernillo M). (18)

Paginacion: 1h. + 6 fols. (el ultimo sin foliar) que contienen portada y prefacio + 2 h. (la ultima con anotacion manuscrita de Quevedo) + 184 pp. (la ultima, sin numero, contiene un grabado: una cabeza insufla fuego desde el cielo; una mano que porta un martillo golpea un objeto alcanzado por el fuego) + 1 h.

Ejemplar considtaclo: Biblioteca de Menendez Pelayo, con signatura (466).

TRANSCRIPCION DE LAS NOTAS DE QUEVEDO

Como sucede en otros ejemplares que contienen anotaciones autografas de Quevedo, existe una firma en la portada que le acredita como propietario del volumen; un numero importante de anotaciones marginales, concentradas en algunas partes de la obra; y abundantes subrayados de versos o marcas en los margenes de ciertos pasajes. Aunque en este ultimo caso resulta imposible atribuir con toda certeza a Quevedo la autoria de los subrayados, la firma y las notas de su puno y letra, realizadas con tinta similar, invitan a suponer que tambien los primeros pudieron haber sido obra del escritor, porque, ademas, las anotaciones suelen incluirse en pasajes marcados con un subrayado.

El ejemplar del Anticlaudiano contiene un total de 64 apostillas marginales manuscritas: de ellas, 53 son autografas de Quevedo; 2 (las que tienen los numeros 51 y 52) son de probable autoria quevediana; 8 (las numeradas como 2, 29, 32, 34, 37, 39, 41 y 43) deben ser atribuidas a otra mano (19); y 1, la cita de Petrarca en una hoja en blanco (con el numero 4) tal vez no sea de Quevedo ni tampoco del segundo anotador. El interes que el texto de Alain de Lille suscito en Quevedo (y tomo solo en consideracion en este computo sus anotaciones autografas seguras o probables) no es homogeneo en el conjunto de la obra, dado que subrayados y notas se concentran en los cinco primeros libros: el primero contiene 16, el segundo 10, el tercero 6, algunas de ellas muy escuetas, el cuarto 15, el quinto 5 y el octavo solo una; no existen, en cambio, en el sexto, en el octavo y en el noveno. Por oposicion a las del segundo anotador mencionado, las notas de Quevedo presentan los siguientes rasgos: son mas extensas; cuando se limitan a una unica palabra y forman parte de una serie (las artes liberales o alguno de los planetas), se insertan en versos o pasajes que senalan algun rasgo destacado del personaje descrito; presentan peculiaridades ortograficas o de puntuacion (un punto al final del texto de la apostilla) similares a las contenidas en otros libros de su biblioteca con anotaciones autografas.

Antes de la transcripcion, conviene advertir que, en ocasiones, no resulta facil delimitar los versos a que se refiere cada apostilla quevediana: en unos casos el texto manuscrito se situa al comienzo de un pasaje subrayado, en otros al final; a veces sintetiza un pasaje no subrayado, mientras que en otras ocasiones se refiere a un unico verso, a una breve expresion o incluso a una palabra. Por esta razon, la asociacion que se propone entre las notas de Quevedo y los versos latinos es plausible, pero no exacta.

1. Portada: firma autografa de Quevedo: <<D. franciscus de QuevedoVillegas>> (fol. 1). En la lamina 1 se aprecia la convivencia de anotaciones de dos caligrafias diferentes.

2. En la portada, la otra anotacion manuscrita tiene rasgos caligraficos diferentes, por lo que debe atribuirse a otra mano: <<Alanus author hujus operius>> (fol. 1).

3. A continuacion del folio de portada, al comienzo del prefacio y encima del titulo, figura otra anotacion manuscrita, en este caso si atribuible a Quevedo, que indica el autor de la obra: <<Alanus Autor huius operit>>.

4. Segunda hoja en blanco, tras el prefacio y antes del comienzo de la obra, existe otra anotacion manuscrita, en letra mas pequena y regular, que no parece de Quevedo: <<Petrarcha pag. 1031. sufficiat sibi Anticlaudianus Alani sui, paulo minus taediosus Arcchitrenio poeta ambo barbarici>>. La cita procede de la obra polemica de F. Petrarca titulada Invectiva contra cuiusdam anonimi Galli calumnia o contra eum qui maledixit Italie (1373), que, dirigida contra Jean de Hesdin y los franceses, exalta la cultura italiana y la antiguedad grecolatina. 19

5. <<solloza>> (i, p. 5).

La anotacion se situa al margen derecho del ultimo verso de un largo pasaje subrayado, que abarca el siguiente texto: <<In quo pubescens tenera lanugine florum [.. ] Producens lachrymas, fontem sudore perenni / Parturit. & dulces potus singultat aquarum>> (vv. 61-99) (20).

La expresion se refiere al modo en que sale agua de una fuente. y forma parte de la descripcion del jardin de Naturaleza.

6. <<edificio>> (i. p. 5).

Subrayados: <<Ardua planities & nubibus oscula donat>> (v. 108) y <<Aera metitur altis suspensa columnis. / Sidere gemmarum praefulgurat. ardet in auro>> (vv. 114-115). Anotacion al margen y un poco mas arriba del penultimo verso subrayado:

Referencia a la casa de la Naturaleza descrita en el pasaje.

7. <<tenebrosi carminis>> (i. p. 8).

Anotacion al margen izquierdo de <<Gesta ducis Macedum tenebrosi carminis umbra>> (v. 168).

Tal sintagma se refiere al estilo de una oda de Maevius.

8. <<Nero>> (i. p. 8).

Anotacion al margen de <<Indulgens sceleri. cogit plus uelle furorem. / Quam furor ipse uelit. quicquid distillat ab illo / Nequitiae. totum sese partitur in orbem. / Illic diues eget. sitit aurum totus in auro / Midas. nec metas animo concedit habendi>> (vv. 172-176).

El pasaje recrea la topica locura de Neron. mencionada por Quevedo en muchas de sus obras. pero tambien la avaricia de Midas.

9. <<quien redimio con mexor cara el caos antiguo>> (i. p. 9).

Nota al margen de <<Quis chaos antiquum uultu meliore redemit>> (v. 191).

El sujeto del verso anotado es la Naturaleza. que atiende a las acciones del creador en los origenes del universo.

10. <<sacra de Christo Domino>> (i. p. 10).

La apostilla se situa a la izquierda de los siguientes versos. no subrayados: <<Vnaque; quam plures exterminet unda liturae. / Non terre fecem redolens. non materialis / Sed diuinus homo nostro molimine terras / Incolat. & nostris donet solatia damnis>> (vv. 234-237).

Es posible que la anotacion quevediana muestre una asociacion del <<hombre perfecto>>--descrito por la Naturaleza y cuya busqueda determinara el viaje de Prudencia hasta Dios--con Jesucristo (21): de el dice en su discurso que sera humano en la tierra y divino en el cielo. que sera a un tiempo Dios y hombre.

11. <<Prudenzia>> (i, p. 12).

La anotacion se introduce al margen izquierdo de los versos subrayados <<colla pererrat. / Aurea cesaries, sed acu mediata refrenat / Litigium crinis, & regula pectinis instat>> (vv. 271-273).

Comienza la descripcion del personaje alegorico de la Prudencia (22).

12. <<el litijio de los cabellos>> (i, p. 12). Aunque la anotacion autografa de Quevedo parece ser <<camellos>>, por el contexto es posible suponer que la lectura es la indicada.

Nota al margen derecho de <<colla pererrat. / Aurea cesaries. sed acu mediata refrenat / Litigium crinis. & regula pectinis instat>> (vv. 271-273).

En el pasaje irrumpe la Prudencia, que en la descripcion domena sus cabellos.

13. <<vestido>> (i, p. 13).

Anotacion al margen derecho de varios versos subrayados, el primero de los cuales es <<vestis erat filo tenui contexa. colorem>> (v. 303).

La nota se inserta en la descripcion de las ropas de la Prudencia.

[ILUSTRACION OMITIR]

14. <<la prudencia humana se confiesa ignorante del misterio de la encarnazion de Dios>> (i, p. 17), anotacion legible en la lamina al lado.

Anota al margen derecho de <<Non nideo. non concipio. non indico memet / scire modos. cansas, radones, seminaformas. / Instrumenta, qnibns nostra mediante Minerna / Ortns caelestns animae dneatnr ad ortnm. / Ergo consiliis super his lihramina ferre / Nescio. non nalco. dnbito. desisto. retardor. / Consilio. ratione. fide, mea causa iacebit / Orphana. nec certo clandetnr fine nolnntas>> (w. 391-398).

El personaje alegorico de la Prudencia se muestra consciente de sus limitaciones, en un pasaje que rinde tributo a la Razon y se prolonga tambien en los vv. 399-413.

15. <<Nota>> (i, p. 18).

Nota autografa al final y la izquierda de los versos subrayados <<Sed quia principia nullo concludere fine, / Vel dare principiis fines aliunde profertos. / Vt primo medium, medio non consonet imum, / Censetur turpae, fluitans. mutabile, stultum, / Cedere principijs malo, quam cedere fini>> (vv. 420-424).

Quevedo se intereso en este caso por el final del pasaje en el que la Prudencia prepara su discurso, en estilo directo, y se muestra partidaria de abandonar antes de acometer una tarea, para evitar el fallo en su ejecucion final. Su interes tal vez hubiese estado relacionado con la mencion del medio virtuoso, que, definido por Aristoteles en su Poetica,, fue glosado por Quevedo en diversas ocasiones.

16. <<comparacion>> (i, p. 18).

Nota referida a <<Qualiter aura fremit, fluit aer, fluctuat unda. / Quam primo Zephyrus cum planat flamine leni. / Si maris excutiat Borealis turbo soporem, / Vel maris instantes cogat uigilare procellas>> (vv. 429-432).

La metafora de los vientos contrarios, que enfrenta a Naturaleza y Prudencia, sirve para reflejar las dudas que suscitan en la asamblea a la que se dirigen.

17. <<la Razon>> (i, p. 18).

Anotacion al margen de versos no subrayados: <<Perstat maiori flatu prudentia mentes: / Erigitur ratio, poscitque; silentia nutu>> (vv. 435436)

En el pasaje, la Razon pide silencio al auditorio al que se va a dirigir.

18. <<los insultos del tacto>> (i, p. 19).

Subrayados, entre otros, los siguientes versos: <<Vitrea mollities, quae tactiis abdicar onmen / insultum, digit.iqiie: lenes uix sustinet. ictus>> (vv. 452-453). Anotacion en el margen derecho.

La mano derecha de la Razon brilla con el reflejo de los tres espejos: la nota de Quevedo se refiere a la fragilidad del espejo, que apenas soporta el leve tacto de un dedo (23).

19. <<L. cretum.>> (i, p. 20). No se lee con claridad.

La nota esta al margen de varios versos subrayados, entre ellos la expresion <<mobile certum>> (v. 480).

La anotacion se inserta en la descripcion del segundo espejo que porta la Razon, de plata, en el cual ve simple lo complejo, celestial lo caduco, identico lo diferente, ligero lo pesado, estatico lo que se mueve, brillante lo oscuro [...] y lo fijo voluble. No resulta facil determinar a que se refiere la apostilla quevediana, que puede contener una errata y referirse a <<certum>> o copiar el participio pasado del verbo latino cresco.

20. <<el oro es el postrero espexo>> (i, p. 20).

Anota al margen izquierdo de <<Aiiri nobilitas auro decoctior omni, / Vixque; suum dignata genus speciemque: fateri. / In speculi transit speciem, quae tertia rerum / Vmbras mentiri nescit, sed singula monstrat / Tersius. & specie meliori cuncta figurat. Hic rerum fontem>> (vv. 483-488).

La apostilla se inserta en la descripcion del tercer espejo de la Razon, de oro, en el cual el personaje alegorico ve reflejada la fuente de las cosas, esto es, la creacion del universo.

21. <<la voluntad. i uestida la mente de palabras, la derrama tratable en los oidos>> (ii, p. 22).

Nota al margen izquierdo de <<Anticipare cupit uisus auriga uoluntas. / Euorat. ergo foras mentem rationis inundans / Eloquium, sermoque; modum decurrit in istum>> (vv. 4-6).

La parafrasis se inserta en la introduccion del discurso de la Razon, en estilo directo, en un pasaje donde se destaca el proceso de transformacion del pensamiento en palabras adecuadas para el auditorio.

22. <<Prudencia>> (ii, p. 27).

Varios versos subrayados; entre ellos y al final, <<Quam Phronesis? cui cuncta dei secreta locuntur>> (v. 147), en cuyo margen derecho se situa la anotacion.

Esta parte del discurso pronunciado por la Razon subraya que Phronesis (Prudencia) es el embajador idoneo para la mision de crear al hombre perfecto, habida cuenta de que para ella se desvelan todos los secretos de Dios.

23. <<rehusa la Prudencia>> (ii, p. 28).

Nota al margen de estos versos sin subrayar: <<Sed tamen assensum prudentia sola minorem / Donat, seque; parem tanto negat esse labori. / Cogitur, illa negat. meruitque; negatio coge>> (vv. 160-162).

Tras el discurso de la Razon, y frente a la aceptacion general de su idoneidad como embajadora, la Prudencia no se siente capaz de cumplir la mision encomendada y renuncia.

24. <<la Concordia i su figura>> (ii, p. 28).

Anota al margen izquierdo de versos subrayados en esta pagina y tambien la siguiente. Son: <<In medium cuncta medians concordia, sese / profert, in cuius facie deitatis imago / splendet, & humani fastidit taedia ultus, / Pacem sponte tenet crinis, flammantior auro, / se sibi conciliat, nec opem sibi pectinis optat. / Sed sibi siifficiens in tanta pace quiescit, / Vt nec perstantis Boreae suspiria crinem>> [sigue el subrayado hasta mas de la mitad de la p. 29]>> (vv. 166-172 y ss.).

El texto latino se detiene en la descripcion de la Concordia. considerada mediadora en todos los asuntos.

25. <<Razonamiento de la Concordia>> (11, p. 30).

Anotacion al margen izquierdo de diversos versos, algunos subrayados: <<Si mea iura, meas leges, mea foedera, mundus / olim seruasset, uel ad huc seruaret amoris / Vincula, non tantis gemeret sub cladibus orbis>> (vv. 213-215).

Es ahora el turno del discurso en estilo directo de la Concordia, quien recuerda que no habrian ocurrido tantos desastres si el mundo hubiese seguido sus normas.

26. <<adoptose los aspides al pecho. Cleopatra.>> (ii, p. 31).

Anota al margen derecho de <<De facili posset uitasse, nec uxor adoptans / Mammis serpentes, colubros lactasset, & ipsos / Vberibus potans potasset in ubere mortem>> (vv. 239-241).

En este pasaje se narran las desgracias sobrevenidas a diversos personajes historicos, como Cesar. Alain de Lille acaba de referirse a Marco Antonio y ahora lo hace a su esposa, quien se suicida tras la derrota sufrida por aquel del modo descrito por Quevedo--haciendose morder por un aspid--, para evitar la humillacion del triunfo de Octaviano (24).

27. <<1 libens 2 debret opus tantum 3 torperet nostra>> (ii, p. 34).

Anota destacadas, numerandolas, tres expresiones del texto latino,

situadas al margen de estos versos no subrayados: <<Nos omnes que sola libens et sponte mouere / In tantum deberet opus tantumque fauorem, / Si flamata minus to peret nostra uoluntas>> (vv. 306-308).

Quevedo selecciona el final del discurso de Concordia, marcadamente retorico; su contenido y su interrogacion final consiguen romper la indecision de Prudencia para que asuma la labor encomendada. En el libro figura subrayado un poco mas abajo el verso <<Tempestas animi moritur>> (v. 312), que sintetiza el efecto de tal alocucion.

28. <<la mente se haze mano>> (ii, p. 37). Vease la lamina en la pagina siguiente.

Nota al margen derecho de <<Quod mens intus habet, sic mentis lingua fidelis / fit manus, & proprio mentem depingit in actu>> (vv. 378-379).

[ILUSTRACION OMITIR]

La expresion metaforica de Quevedo sintetiza el modo en que la Prudencia asume la mision, consiguiendo que su corazon (su mente) y sus acciones (sus manos) sean uno en la ejecucion de la tarea; como subraya el texto latino, su corazon no se opone al trabajo, ni sus manos a su corazon, de manera tal que el mero deseo de la mente basta para poner a trabajar a sus manos: la mano se convierte asi en fiel interprete de la mente. 29. <<[Gram..sup.ca]>> (ii, p. 37). Caligrafia de dificil atribucion, aunque tal vez sea la del segundo anotador mencionado, como se aprecia en la lamina al lado.

Nota al margen de <<Harum prima studet ut temo praeambulus axis>> (v. 380).

La Gramatica inaugura la celebre descripcion de las siete doncellas, las siete artes liberales. A partir de este punto y hasta el septimo retrato, se combinan anotaciones marginales muy breves que parecen proceder de dos manos diferentes (la de Quevedo y otra), aunque su contenido es casi igual: una laconica mencion de cada arte, escrita con ortografia ligeramente variante. El segundo autor de las notas parece interesarse solo por marcar el comienzo de cada descripcion; Quevedo ira anotando al margen sus nombres, pero no al principio, sino en pasajes concretos de la descripcion que Alain de Lille hace de cada una de ellas, de acuerdo con las pautas marcadas por la obra de Martianus Capella De nuptiis Mercurii et Philologiae (25).

30. <<que no proscribe los purpureos fuegos, ni el honor del calor nevado>> (ii, p. 37). Vease de nuevo la lamina de pagina anterior.

Apostilla al margen derecho de <<Sed tamen in ultu perscribit signa laboris / Pallor, sed modicus, qui non proscribir ab ore / Purpureos ignes, niueique; caloris honorem>> (vv. 387-389). Hay mas subrayados en la pagina.

El pasaje comentado forma parte de la descripcion de la doncella que representa a la Gramatica, cuya palidez no borra el tono rosado de su rostro ni la belleza de su piel blanca como la nieve.

31. <<la [...] lleba>> (ii, p. 39). El corchete representa lo que parecen dos letras, tal vez una f y una g, quiza de otra mano, o solo un tachado.

Anotacion al margen derecho de versos subrayados: <<litera non sit, / cum sibi praetendat scripturam, nomen, & usum: / Sed cifri loca possideat, solaque; figura / Tus sibi defendens element praefirat umbram; / Qualiter in metro secum rixata liquescat / Vocalis uocisque suum deperdat honorem; Qualiter in metro natinas littera uires / Perdit et ad tempus langet proscripta potestas; / Qualiter in metro uires et iura duaium / Vendicet una sibi, redimendo damna sororum>> (vv. 436-445).

La anotacion se inserta en una discusion a proposito de si la h es o no una letra <<cero o vacia>>, por carecer de sonido.

32. <<Logica>> (iii, p. 42). Esta primera mencion de la segunda arte liberal no parece la caligrafia de Quevedo.

Anotacion al margen izquierdo de <<Virgo secunda studet, intrat penetralia mentis>> (v. 2).

La nota coincide con la irrupcion de la segunda de las doncellas, la Logica, que, segun el texto latino, muestra su entusiasmo y explota las profundidades de su mente. En el pasaje se hacen referencias al efecto de cultivar esta disciplina en si misma, al margen de otros estudios.

33. <<Lojica>> (iii, p. 43). Caligrafia quevediana, frente a la anterior.

Anota al margen derecho de <<Praedict, & secum uigiles uigilasse lucernas>> (v. 16). Mas subrayados en la pagina.

Las ropas y la palidez de Minerva, diosa romana caracterizada por sus ojos brillantes y acompanada normalmente por un buho que simboliza la sabiduria, delatan que nunca duerme y siempre permanece vigilante.

34. <<Rhetorica>> (iii, p. 48). Como en el caso anterior, la primera mencion de la tercera arte liberal no parece la letra de Quevedo.

Nota al margen izquierdo de <<Tertia uirgo suo non fraudat munere currum>> (v. 138). Mas subrayados.

El comienzo de la descripcion de la tercera doncella, la Retorica, se subraya que su servicio en el carro que llevara a Prudencia ante Dios no defrauda.

35. <<Retorica>> (iii, p. 49). Letra quevediana.

Anota al margen derecho de <<Rethorici, sic picturam pictura colorat>> (v. 169).

Sigue la descripcion de la tercera de las artes liberales. El interes de Quevedo parece residir en este caso en la ponderacion del colorido de la representacion de la Retorica, parejo al efecto de los <<colores retoricos>>.

36. <<Simaco>> (iii, p. 52) (26).

Anotacion al margen izquierdo de <<symachus in uerbis parcus sed mente profundus, / Prodigus in sensu, uerbis angustiis. abundans / Mente, sed ore minor, fructu non fi onde beatus. / Sensus diuitias uerbi breiiitate coartat>> (vv. 236-239).

Parece referirse a Quintus Aurelius Symmachus (340-402), prefecto de Roma cuyo estilo fue muy admirado en la temprana Edad Media y del cual se conservan nueve libros de cartas y discursos. Pudo haber interesado a Quevedo su caracterizacion estilistica, en un pasaje en el cual tambien se menciona a Ciceron y Quintiliano: se destaca su discurso conciso, su estilo laconico pero pleno de riqueza intelectual, en consonancia con las propias preferencias compositivas de Quevedo.

37. <<Arithmetica>> (iii, p. 53). La primera mencion de la cuarta arte liberal no parece de Quevedo.

Anotacion al margen derecho de <<Quarta soror sequitur, quartae rota prima sororu>> (v. 272). La pagina tiene mas subrayados.

Se introduce ahora a la cuarta de las siete artes liberales, descrita a continuacion.

38. <<Arismetica.>> (iii, p. 54). La segunda si presenta rasgos de la caligrafia quevediana.

Nota al margen de un pasaje con un pequeno subrayado. Se situa al lado de <<Hic pictura loquens scripto clamansque; figuris>> (v. 299), pero el subrayado en tinta similar permite suponer que el pasaje suscito el interes de Quevedo: <<Quae numeri uirtus, quae lex, quis nexus, & ordo, / Nodus, amor, ratio foedus, concordia, limes, / Quo modo concordi numerus ligat omnia nexu. / Singula componit, mundum regit, ordinat orbem, / Astra mouens, elementa ligans, animasque; maritans / Corporibus, terras coelis, colesti caducis>> (vv. 301-306).

A proposito de la aritmetica, Quevedo parece haberse detenido especialmente en un pasaje que pondera el arte de los numeros, su poder, su ley, su orden, su proporcion, su armonia... Dirigen el universo y ponen orden en el mundo, mueven los astros, unen los elementos, casan las almas a los cuerpos (la idea subrayada), la tierra al cielo, lo celestial a lo transitorio. El verso mas proximo a la anotacion, y el inmediatamente anterior, subrayan que, pese a su silencio, proclama con sus lineas y figuras el arte completo de los numeros.

39. <<Musica>> (iii, p. 58). Una vez mas, la primera nota sobre un arte liberal, la quinta en este caso, no parece debida a Quevedo; frente a las

Nota al margen izquierdo de <<Quinta soror quartae similis gerit ore priorem>> (v. 386).

El comienzo de la descripcion de la quinta doncella subraya su parecido fisico respecto a la que le precedio.

40. <<la Musica>> (iii, p. 58). Letra de Quevedo.

Anotacion al margen izquierdo del verso: <<Cernit, & in specnlo induis epnlatnr ocellus>> (v. 397). Mas subrayados en la pagina.

El pasaje subrayado y anotado describe la accion de la Musica, que contempla su rostro en un espejo. Se destaca su capacidad para representar o provocar cualquier sentimiento o estado de animo. Mas adelante, en versos que tambien aparecen parcialmente subrayados, sigue una referencia a Orfeo y los efectos de su musica.

41. <<Geometria>> (iii, p. 61). Caligrafia que no parece la quevediana.

Nota al margen derecho de <<Instat sexta soror operi, se funditus ur get>> (v. 469).

El verso senala la energia con que Geometria emprende la tarea encomendada.

42. <<Geometria>> (iii, p. 62). La nueva mencion de la sexta arte liberal si se debe a Quevedo.

Anotacion al margen de <<E docet, immensum claudit, spaciosa refrenat>> (v. 486).

El verso en el que parece haberse detenido Quevedo subraya cualidades esenciales de la Geometria: pone limite a lo ilimitado, contiene lo amplio.

43. <<Astronomia>> (iv, p. 64). La intervencion del segundo (o primer) anotador se acaba en esta nota, que senala la presentacion de la septima y ultima arte liberal.

Nota al margen del verso <<Vitima snhsequtt.nr nirgo quae prima decore>> (v. 1). Mas subrayados en la pagina.

La descripcion de las artes liberales culmina con la septima, Astronomia, considerada la primera en belleza (decoro).

44. <<Astronomia-->> (iv, p. 65). Caligrafia de Quevedo.

La apostilla se situa al margen del ultimo verso de varios subrayados: <<Vestis ima.rdesc.it gemmis, anroqne: snperbit / Et splendore sno stellas aequare uidetur. / Hic uiget, hic loquitur, hic instruit, hic docet, imo / Dat praecepta suis picturae dote facultas>> (vv. 15-18).

Descripcion de las ropas de Astronomia, cuyo esplendor de gemas y oro parece rivalizar con el de las estrellas. Se destaca su labor docente en torno a los elementos del mundo celeste y su funcionamiento.

45. <<velocitas equi>> (iv, p. 68).

Nota al margen de versos subrayados parcialmente: <<Ditat eum, nec in hoc patitur sibi damna quod illum / Respersus candore color subrusus inaurat>> (vv. 98-99). Un poco mas adelante, entre los vv. 100-107, se subraya la velocidad de los caballos.

Quevedo se intereso en este caso por la descripcion de los cinco caballos que tiran del carro--aqui, por el primero de la serie, a quien se relaciona un poco mas abajo con Pyrois, uno de los caballos del sol (27)-- que conduce Prudencia; simbolizan los cinco sentidos, a traves de los cuales el hombre alcanza todo el conocimiento. El primero, del cual se habla aqui y que representa al sentido de la vista, destaca por un color rojo que simboliza su poder y porque no corre, sino vuela.

46. <<el otro cauallo. 2.>> (iv, p. 69).

Anotacion al margen de <<Nobilitatur equi species, infraque; secundiis / Pollet. eqnns. minor in specie, cultuque; minori>> (vv. 118-119).

El pasaje destacado por Quevedo compara el segundo caballo, simbolo del sentido del oido, con el primero, considerandolo inferior en nobleza, belleza y velocidad.

47. <<. 3. Caballo>> (iv, p. 69).

La nota, al margen derecho, se situa en la parte inferior de un pasaje subrayado, pero al lado de versos no subrayados, que comienzan: <<Tertius a tanta speciei luce parumper>> (v. 138).

El tercer caballo enumerado por Quevedo, que simboliza el olfato, no puede competir con los dos anteriores, pese a sus cualidades.

48. <<4 Cauallo.>> (iv, p. 70).

La pagina contiene varios versos subrayados, pero la nota fue escrita al margen de alguno no subrayado. <<Quartus equus, formaque; iacet cursuque tepescit>> (v. 160).

Simbolo del gusto, el cuarto caballo citado por Quevedo destaca no solo por su inferioridad respecto a los tres anteriores, sino tambien por su falta de velocidad.

49. <<5. Cauallo.>> (iv, p. 72).

Nota al margen de dos versos subrayados al inicio de la pagina, donde existen mas subrayados. <<Quintus equus, si quis tentet conferre priores>> (v. 191).

El ultimo de la serie, que representa al tacto y tambien suscita anotacion de Quevedo, dificilmente tiene la apariencia de un caballo si se le compara con los cuatro que le precedieron.

50. <<el fasto o soberbia>> (IV, p. 76).

Nota al margen izquierdo de un largo pasaje subrayado: <<O fastus uitanda. lues, fiigienda. charybdis. / Culpa, grauis, morbus comiinis. pubica pestis. / Iantia peccati. iiitioriim mater, origo / Nequitiae. semen odij. uenatio pugnae. / Quae cadit ascendens. elata perit. peritura / Erigitur. promota ruit. ruitura tumescit. / Que se ferre nequit. supra se lata. minam / Infra se patitur. nec sese substinet imo>> (vv. 307-314). En la pagina siguiente. p. 77. continua la descripcion de la soberbia. con un subrayado que abarca casi toda la pagina: <<Mole sua premitur proprio sub pondere lapsa [...] quo fulminis ira tumescit>> (vv. 315-335).

La anotacion quevediana sigue a la mencion de Lucifer. cabecilla de los angeles que se rebelaron. y forma parte del pasaje en que Phronesis examina los lugares escondidos del aire y unos seres que son mitad angeles y mitad hombres: los daimones. Se califica a la soberbia. una de las <<cuatro pestes>> denostadas en Virtud militante, como afliccion universal. pestilencia general. madre de vicios. fuente de iniquidad. etc.

51. <<Luna>> (iv. p. 78). Aunque la primera letra plantea dudas. es probable que sea una anotacion de Quevedo.

Nota al margen izquierdo de <<Vocibus expirat. ubi Lunae sphera remisso>> (v. 351); mas arriba estan subrayados los versos <<Altius ingreditur spatium. quo splendor & ignis / Iura tenent. lux grata micat. sed coniuga luci / Lucis blanditias retrahit uis ipsa caloris>> (vv. 342-344).

Al final de la pagina. nuevo subrayado: <<Quomodo iunctus et Phoebus de pauperat illam / Luce. uel e contra Phoebo furatur honorem / Luminis. & populos fallaci norte timere / cogit. & effigiem nontis sine nocte figurt. / Humores cum Luna parit. cur aequora Lunae / Detrimenta luunt. uel eadem diuite gaudent>> (vv. 357-363).

Phronesis accede a la region del eter. El pasaje. en cuyo comienzo anotado por Quevedo se destaca que la musica de las esferas celestes se atenua en el caso de la luna. trata sobre la influencia ejercida por la luna.

52. <<Sol.>> (iv. p. 79). Aunque la ultima letra podria ser una b, por el contexto parece mas probable que se trate de una L Es posible que sea la caligrafia quevediana.

Nota al margen de <<Sol ubi iura tenet. ubi solis cercus ardet>> (v. 370). verso situado debajo del siguiente subrayado: <<Litigat. & radio lucis magna umbra diescit>> (v. 368). En la pagina existen mas subrayados.

A partir del v. 369. se narra como Phronesis se acerca al sol y contempla su brillo. asi como su majestad sobre el resto de los astros. El verso en cuyo margen esta la anotacion se refiere al lugar donde el sol ejerce su dominio. donde arde su cerco.

53. <<Venus.>> (iv. p. 80)

Anotacion al margen izquierdo. <<Qui Venus et Stilboon complexis nexibus aerent>> (v. 398).

En el pasaje. Phronesis llega a la region donde cuelgan Venus y Stilbons (Mercurio). estrechamente abrazados (segun la tradicion mitologica. a causa de las cadenas creadas por Vulcano). Se describe el sonido de sus movimientos.

54. <<Mercurio.>> (iv, p. 80).

Anotacion al margen izquierdo de <<Mercurii sirena canit, Venerisque; camenan redit>> (vv. 412-413).

La nota parece referida a los versos en que se describe como canta la sirena de Mercurio (28), que responde a su amiga Venus con un sonido similar al producido por ella.

55. <<Pintura de Marte. ~ Planeta.>> (iv, p. 81).

Anotacion al margen de los versos <<Imperar hic Mars igne calens. foecundus in ira.. / Bella ferens. sitiens lites, nostriqne: sititor / sanguinis. excutiens pacem, foedusque: recidens>> (vv. 420-422). Esta subrayada casi toda la pagina.

La descripcion del planeta Marte se detiene en rasgos como su fuego, su fiereza o su color rojo.

56. <<Jupiter>> (iv, p. 82)

Anotacion al margen izquierdo de una pagina sin subrayados; parece referida al pasaje que contiene la descripcion de Jupiter (vv. 441-462) y, de modo particular, al primer verso de la serie: <<Tunc iouis innocuos ignes lucisque; serenae>> (v. 441).

Quevedo parece destacar los rasgos que hacen de Jupiter un planeta agradable: su fuego no perjudicial, la felicidad de su ambiente sereno.

57. <<Saturno.>> (iv, p. 82)

La anotacion, al margen izquierdo de un texto sin subrayados, parece abarcar el pasaje de descripcion de Saturno (vv. 463-483), en particular el verso <<Saturnique domos, tractu maiore iacentes>> (v. 465).

Mas alla del acceso a Jupiter, Prudencia accede a la morada de Saturno, que abarca un area mas extensa.

58. <<delira el resplandor i resfriada, la llama antes tirita, que centellea>> (iv, p. 83).

Nota al margen de <<Intrat, & algores hicmis brumaeque: pruinas / Horret, & ignaimm frigus mirat.nr in aest.ii. / Tllic. seruet hiems, aestas algescit, & aestus / Friget, delirat splendor dum flamma. tepescit. / Hic tenebrae lucent, hic lux tenebrescit, & illic / Nox cum luce uiget, & cum nocte diescit. / Illic Saturnus specium percurrit auaro / Motu, progressuque: graui, longaque: dieta. / Hic algore suo praedatur gaudia ueris, / Furaturque: decus pratis, & sidera florum, / Algescitque: calens, frigens feruescn. & inundat / Aridus, obscurus lucet iuuenisque: senescit>> (vv. 466-477).

Descripcion del ambiente en Saturno, donde el invierno padece fiebre y el verano se resfria. Los rasgos antinaturales de este planeta se corresponden con una larga tradicion en la que fue asociado con la bestialidad y se le considero enemigo de la raza humana (29).

59. <<la Prudencia se halla desalentada-->> (v, p. 87).

Anotacion al margen derecho, al inicio de un pasaje no subrayado, tal vez a los versos <<Difficiles igitur aditus facilemque; ruinam / Cum Fronesis uideat magno succedintur aestu>> (vv. 70-71).

En su camino al Paraiso, el animo de Phronesis, en estado de confusion febril, decae ante las dificultades y los riesgos crecientes (por ejemplo de una caida inminente), asi como la negativa a obedecer de los caballos.

60. <<Gia que se ofreze a la Prudencia>> (v, p. 87).

Nota al margen de los versos <<Ecce piiella. poli residens in culmine, coelum / Despiciens, sursum delegans lumina, quiddam / Extra mundanum toto conamine uisus>> (vv. 83-85). Hay mas subrayados en la pagina.

En ese momento de decaimiento de la Prudencia, se describe la aparicion de una doncella, que, aunque innominada, representa a la Teologia. Su ofrecimiento de ayuda y su papel de guia para llegar a Dios se hacen explicitos a partir del v. 243, tras la peticion en estilo directo de Phronesis.

61. <<immensurabilis Dei immensitas.-->> (v, p. 89).

Anotacion al margen en pagina no subrayada, tal vez referida a los versos <<Qualiter ipse Deus in se capit omnia rerum / Nomina quae non ipsa dei natura recusat>> (vv. 124-125).

En los versos transcritos, se pondera como Dios contiene en si mismo los nombres de todas las cosas que no repugnan a su naturaleza. Aunque la anotacion evoca versos como <<Immensus sine mensura>> (v. 130) o <<dicitur immensus, uerum mensura caduca.. >> (v. 139), existe relacion con el conjunto del pasaje (vv. 109-165), en el que se describe a la guia de Prudencia como la unica a traves de la cual es posible aprehender la inmensidad de un Dios indescriptible por su propia esencia.

62. <<Oracion a Dios>> (v, p. 95).

Nota al margen derecho de <<Nox aliunde nitens, luteum uas, nectare manans>> (v. 277).

El subrayado parece marcar justo el comienzo de la <<oracion>>; se trata de una peticion del propio poeta, dirigida ahora a Dios (vv. 278-305) y no a Apolo, como habia hecho en el prologo en verso, que, situado antes del poema y despues del prologo en prosa, forma parte de los preliminares de la obra. En esta suplica, el autor describe su propio papel: sera como la noche, cuya luz procede de otra fuente.

63. <<Las Hierarchias>> (v, p. 100).

Aunque se subrayan los versos <<Que blando splendore micat, quae fulgi irai igne / Innocuo, feruore carens, fulgoris abundans>> (vv. 397398), la anotacion, al margen izquierdo, parece referirse a los siguientes versos no subrayados: <<Hic habitant ciues superi, proceresque; tonantis, / Angelici coetus, diuinaque; numina, mundi / Rectores, turmae coelestes, agmina coeli, / Excubiae nostri, uarius quos diuidit ordo, / Munus, & officium, uirtus diuersa, potestat / Plurima, dissimilisque; gradus, distantia facti. / Hic ardent Seraphin, flammata calore superne / Lucis, & aeterni folis radiata nitore, / Diuini fontis Cherubin faciata liquore / Plus sapiunt, mentique; dei perfectius haerent, / Inque; thronis librata dei censura resultat, / In quibus ipse deus residens examina librat>> (vv. 407-418).

El interes quevediano se centra en este caso en la descripcion de los nueve coros de angeles.

64. <<Difine, i describe la Fortuna.-->> (viii, p. 146).

Anotacion al margen izquierdo, al lado de los siguientes cinco versos: <<Non seruare fidem, pietas, pietate carere. / Haec est inconstans, incerta, uolubilis, anceps, / Errans, instabilis, uaga, quae dum stare putatur, / Occidit, & falso mentitur gaudia risu. / Aspera blanditijs, in lumine nubila, pauper>> (vv. 18-22).

El penultimo libro comienza con la descripcion de la casa de la Fortuna; el pasaje subrayado y anotado, entre los vv. 18-31, enfatiza su escasa fiabilidad y su inestabilidad.

Fragmentos subrayados no acompanados de anotacion

Aunque resulta dificil determinar la autoria de un subrayado, la coincidencia de pasajes destacados doblemente (con una anotacion y un subrayado) hace mas probable que se deban a la misma mano, la de Quevedo. En el ejemplar del Anticlaudiano de la Menendez Pelayo se dan otras dos posibilidades que merece la pena comentar: por una parte, los textos no subrayados pero con apostillas marginales, ya senalados en el analisis de estas; por el otro, los versos que contienen subrayados pero no anotaciones, muy habituales. Tales marcas, quiza debidas tambien a Quevedo, dan cuenta de los pasajes que habrian suscitado su interes aunque no su comentario, un interes que en ciertas ocasiones supone una prolongacion de un subrayado en un texto si anotado. Aparte de los casos ya senalados, existen subrayados sin anotacion en las pp. 3, 4 (integramente marcada), 6-7, 14-16, 20 y 21, en el primer libro; pp. 23-27, 30, 37-38, en el segundo libro; pp. 43, 48, 53, 55 y 59, en el tercer libro; pp. 64-67, 70-72, 74-77, 78-79, 81, en el cuarto libro; pp. 85-86, 88, 96-99, en el quinto libro; p. 109, en el sexto libro; y ninguno en el septimo, el octavo y el noveno.

Destacan en esta enumeracion, por ejemplo, tres casos:

a) Los subrayados de las pp. 74-77, especialmente los de las pp. 7677, en el libro iv, que muestran un interes especial (?de Quevedo?) por el pasaje en el que se caracteriza el vicio de la soberbia. Como ya se dijo, Quevedo analizo de forma exhaustiva en su obra literaria el pecado de la soberbia y describio los rasgos de quienes se dejan dominar por ella.

b) El subrayado breve <<Ouidij flumen, Lucani fulmen, abyssum / Virgilij, morsus satyrae, solonis asilum>> (p. 36, ii, vv. 361-362). Este subrayado, sin anotacion, destaca rasgos estilisticos de clasicos latinos bien conocidos por Quevedo: el discurso fluido de Ovidio, el destello de Lucano (en referencia a sus sorprendentes palabras epigramaticas), la profundidad de Virgilio, el aguijon de la satira (en probable alusion a Juvenal) y el refugio de Solon, politico y poeta griego que promovio medidas para proteger de la esclavitud a quienes contraian deudas.

c) Los subrayados de las pp. 58-59, en el libro iv, donde se sintetiza el efecto de la musica de Orfeo sobre los elementos de la naturaleza, un episodio mitologico que Quevedo aprovecho con frecuencia, especialmente en su poesia amorosa, siguiendo las pautas de la tradicion poetica del siglo anterior: <<Quo cantu lapides mollescere, currere siluas, / Flumina stare, feras mitescere, cedere lites / Tussit. Traicius nates, fractoque rigore, / Compulit Eiimenides lacrimis Dit.emqiie coegit / Esse pium Furiasque suum nescire furorem [...] silentia ferrum>> (vv. 401-405).

Como se observa, la tecnica del subrayado acostumbra a prodigarse en las mismas partes del libro que la de la anotacion, con una coincidencia muy acusada, hasta el punto de que tanto los subrayados como las notas se acumulan en los libros iniciales, i-iv; se reducen en el V; y casi desaparecen en los libros VI-XI, a excepcion de un subrayado en el VI y una anotacion en el VIII.

Aunque no parece nuevo este interes decreciente--desde el principio hacia el final de las obras--del Quevedo lector, a juzgar por los analisis que se han hecho de sus anotaciones autografas en ejemplares descubiertos con anterioridad, en el caso del Anticlaudiano tal comportamiento podria haber estado motivado por el contenido diferente, y hasta opuesto, que la critica ha descrito para las dos partes del libro: la primera, que abarca entre los libros I-VI; la segunda, los tres ultimos, VIIIX, como ya se ha senalado.

El analisis de las anotaciones autografas de la obra de Alain de Lille amplia un poco el horizonte conocido de las lecturas de Quevedo, al tiempo que confirma los rasgos de su perfil como lector. Sus anotaciones se caracterizan por una heterogeneidad pareja a sus intereses, siempre multiples: junto a palabras o expresiones muy breves que marcan el curso narrativo o senalan la introduccion de un personaje, conviven en un mismo ejemplar comentarios que tienen por objeto recursos estilisticos, como la comparacion de los vientos contrarios o la expresion metaforica <<solloza>>, referida a una fuente; indicaciones sobre el estilo oscuro de Maevius o laconico de Simaco; apostillas sobre personajes historicos como Neron o Cleopatra y sobre figuras alegoricas como las de las siete artes liberales o la Prudencia; parafrasis muy literarias del texto latino, como <<la derrama tratable en los oidos>> o, en un prodigio de sintesis, <<la mente se hace mano>>, junto a traducciones de gran vigor poetico como las referidas a Gramatica, con la expresion <<purpureos fuegos>>, o al ambiente de Saturno, donde <<delira el resplandor>>. Las notas marginales del Anticlaudiano ratifican el interes ya conocido de Quevedo por cuestiones de indole teologica, como la dificultad humana para alcanzar el misterio de la encarnacion o la organizacion de las jerarquias celestes, tan caracteristica de un sistema cientifico de epoca tambien plasmado en la descripcion de los planetas en el universo; por asuntos de marcado caracter moral tantas veces tratados en su literatura, como el pecado de la soberbia o la influencia de la fortuna, siempre voluble e inestable. El detenimiento con que parece haber leido los pasajes sobre esta ultima, pero tambien sobre el concepto de la prudencia, centrales ambos en los tratados politicos de Maquiavelo o Justo Lipsio--como lo fueron despues en autores espanoles como Saavedra Fajardo, en Empresas politicas (1640), en particular en la empresa xxviii; Baltasar Gracian, en Oraculo manual y arte de prudencia (1647); y el propio Quevedo, por ejemplo en Politica de Dios o Marco Bruto--, ayudan a contextualizar un poco mejor lineas maestras de su pensamiento bien conocidas, insertas en el ambiente intelectual y las circunstancias de su tiempo.

Bibliografia

Anotaciones manuscritas de Francisco de Quevedo a la <<Retorica>> de Aristoteles, traducida por Hemogenes Flermolao, Santander-Madrid, Sociedad Menendez Pelayo, Ollero y Ramos, 1997.

Aristofanes, Aristophanis comicorum principis, Comoediae undecim..., Basileae, 1556. Ejemplar con signatura (1556), de la Biblioteca Menendez Pelayo. Aristoteles, Etica nicomaquea, Etica eudemia, tr. J. Palli Bonet, Madrid, Credos, 1985.

Asensio, <<El erasmismo y las corrientes espirituales afines>>, Revista de Filologia Espanola, 36, 1952, pp. 31-99.

Curtius, E. R., Literatura europea y Edad Media latina, Madrid, Fondo de Cultura Economica, 1976, 2 vols.

Ettinghausen, H., <<Quevedo Marginalia: his Copy of Florus' Epitome>>, Modern Language Review, 59, 1964, pp. 391-398.

Ettinghausen, H., Francisco de Quevedo and the Neostoic Movement, Oxford, University Press, 1972.

Cendreau, M., <<Quevedo Lecteur de XEraceide de Gabriele Zinano>>, Melanges offerts a Charles Vincent Aubrun, ed. H. Vidal Sephiha, Paris, Editions Hispaniques, 1975, vol. 1, pp. 313-320.

Gonzalez de Salas, J. A., Ilustracion al libro de Poetica de Aristoteles Stagirita..., Madrid, 1633. Ejemplar de la bmp, con signatura (12839).

Creen, O. H., Espana y la tradicion occidental, Madrid, Credos, 1969, 4 vols. Komanecky, P. M., <<Quevedo's Notes on Herrera: the Involvement of Francisco de la Torre in the Controversy over Gongora>>, Bulletin of Hspanic Studies, 52, 1975, pp. 123-133.

Lewis, C. S., La alegoria del amor: un estudio sobre tradicion medieval, trad. B. Fernandez Biggs, Santiago, Editorial Universitaria, 2000.

Lille, A. de, Anticlaudiani Singularifestivitate, lepore & elegantia..., Basileae, 1536.

Ejemplar de la Biblioteca de Menendez Pelayo, con signatura (466).

Lille, A. de, Anticlaudianus, ed. J. J. Sheridan, Toronto, Pontifical Institute of Mediaeval Studies, 1973.

Lille, A. de, Anticlaudianus, ed. R. Bossuat, Paris, Librairie Philosophique J. Vrin, 1955.

Lille, A. de, Patrologia, edicion de Migne, ccx, pp. 487-576.

Lopez Grigera, L., <<Quevedo comentador de Aristoteles: un manuscrito inesperado>>, Revista de Occidente, 185, 1996, pp. 119-132.

Lopez Grigera, L., Anotaciones de Quevedo a la Retorica de Aristoteles, Salamanca, Graficas Cervantes, 1998.

Lopez Poza, S., <<La cultura de Quevedo: cala y cata>>, Estudios sobre Quevedo. Quevedo desde Santiago entre dos aniversarios, coord. S. Fernandez Mosquera, Santiago de Compostela, Universidad, 1995, pp. 69-104.

Maldonado, F. C. R., <<Algunos datos sobre la composicion y dispersion de la biblioteca de Quevedo>>, Homenaje a la memoria de don Antonio Rodriguez-Monino, 1910-1970, Madrid, Castalia, 1975, pp. 405-420.

Moya del Bano, F., <<Un nuevo y desconocido libro de la Biblioteca de Quevedo: Q. Aurelii Symmachi Epistolarum adDiversos Libri Decem>>, en Amica Verba: in honorem Prof. Antonio Roldan Perez, coord. R. Escavy Zamora, Murcia, Universidad de Murcia, 2005, vol. 1, pp. 695-712.

Moya del Bano, F., <<Quevedo en los margenes de su Simaco>> en Munus Quaesitum Meritis: Homenaje a Carmen Codoner, Salamanca, Universidad de Salamanca, 2007, pp. 645-653.

Perez Cuenca, I., <<Las lecturas de Quevedo a la luz de algunos impresos de su biblioteca>>, La Perinola, 7, 2003, pp. 297-333.

Quevedo, F. de, Virtud militante contra las quatro pestes del mundo, invidia, ingratitud, soberbia, avarizia, ed. A. Rey, Santiago de Compostela, Universidad, 1985.

Quevedo, F. de, Virtud militante, ed. A. Rey, en Obras completas en prosa (tratados morales), vol. iv, dir. A. Rey, Madrid, Castalia, 2009, (en prensa).

Rey, A., ed., F. de Quevedo, Virtud militante contra las quatro pestes del mundo, invidia, ingratitud, soberbia, avarizia, ed. A. Rey, Santiago de Compostela, Universidad, 1985.

Sanchez Lailla, L., <<Quevedo al margen: tres notas a un comentario aristotelico>>, Criticon, 105, 2, 2003, pp. 489-506.

Schwartz, L. y I. Perez Cuenca, <<Unas notas autografas de Quevedo en un libro desconocido de su biblioteca>>, Boletin de la Real Academia Espanola, 276, 79, 1999, pp. 67-91.

Simpson, J., Sciences and the Self in Medieval Poetry. Alan of Lille's Anticlaudianus and John Gower's Confessio amantis, Cambridge, Cambridge University Press, 1995.

Tarsia, P. A., Vida de don Francisco de Quevedo y Villegas, ed. M. Prieto Santiago, Aranjuez, Ara Iovis, 1998.

Maria Jose Alonso Veloso

Universidad de Santiago de Compostela

(1) A esta cifra hay que sumar el ejemplar de la Nueva idea de la tragedia antigua de Gonzalez de Salas (Madrid, 1633), que se custodia en la Biblioteca Menendez Pelayo, y que contiene tres notas autografas de Quevedo, como senalo Sanchez Lailla, 2003. Tambien Moya del Bano, 2005 y 2007, se refirio a otros libros que pudieron pertenecer al escritor; ver tambien, de la misma autora, 2007.

(2) Sobre este asunto, ver Lopez Poza, 1995, p. 90, y Perez Cuenca, 2003, pp. 297-299.

(3) El riesgo todavia es mayor en el caso de los subrayados de palabras y frases, cuya autoria resulta imposible de deslindar, si no media una clara diferencia en la tonalidad de la tinta.

(4) Para mas detalles, ver Perez Cuenca, 2003, pp. 299-303, de cuya valiosa informacion me sirvo para esta breve relacion.

(5) Crosby, 1967, p. 77, y Ettinghausen, 1972, pp. 214-216, describieron la caligrafia de Quevedo, aspecto sobre el cual profundizo Rey, 1985, pp. 14-20, con un examen exhaustivo de sus caracteristicas a partir del ms. 100 y la version autografa de Virtud militante. Tambien a Rey, 1985, p. 65, se debe la advertencia de que en ciertos libros existen anotaciones de dos o mas manos; en tal sentido, mostro que algunas contenidas en dos ejemplares custodiados en la bne y en otro del csic no eran de Quevedo: Lvcii Annaei Flori [...] Rervm Romanarvm..., Paris, 1576; De optimo reipv. statv, de qve nova insvla vtopuia; y [...] Theodosii Tripolitae Sphaericorvm...

(6) Ofrece un estudio exhaustivo de este testimonio Rey, 1985 y 2009, en su edicion de la primera obra.

(7) A Lopez Grigera, 1996, se debe la localizacion de este ejemplar con anotaciones autografas de Quevedo, del cual existe una edicion facsimil de 1997 y un estudio, a cargo de la misma autora, de 1998.

(8) Rey, 1985, pp. 63-65, comento manuscritos, cartas y declaraciones, poemas, asi como anotaciones en libros y manuscritos reputados por autografos de Quevedo; en el ultimo grupo incluyo <<Aristophanis, Comicorum principis, Comoediae undecim, e Graeco in Latinum, ad uerbum translatae, Andrea Divo Iusrtino politano interprete (Biblioteca de Menendez Pelayo), portada y pp. 21 y 40>> (1985, p. 65). Perez Cuenca lo menciono en su relacion de 2003. El ejemplar, con signatura (1556), tiene la siguiente portada: aristo / PHANIS, COMICO / ru principis, Comoediae undecim, / e Graeco in Latinu, ad uerbum traj- / latae, ANDREA DIVO IUJTINO / politno interprete. Quarum / nomina sequens indi- / cabit pagina [dibujo de una figura femenina desnuda sobre una bola y en una hornacina; a ambos lados anotacion autografa de Quevedo:] D. Fr.co Queuedo Villegas [tachado] / Huinomenpone [....] [texto latino autografo en cuatro lineas; bajo la figura, iniciales de Quevedo manuscritas:] D. F. D. Q. D. o. v. As. / BASILEAE, [filete] M. D. XLII. / [debajo, dos lineas manuscritas:] Cun anotationibus Domini francisci de Queuedo-Villegas. [firma autografa]. En este caso, abundan los subrayados, que se concentran en las obras de Aristofanes Plvtvs y Nebvlae. En la primera existen dos apostillas marginales: al margen de <<Per Hestiam?>>, anota <<Hestia.>> (acto iii, p. 21); al margen izquierdo de los versos subrayados <<Hoc quidem igitur auxiliari legibus iacentibus, / Et non indulgere unquam si quis peccet>>, <<Plutum ipsum, & Batti balsamum>> y <<Hei mihi misero, expolior in die>>, anota: <<[TEXTO IRREPRODUCIBLE EN ASCII]. erat frutex utilis ad multos me dici ne usus qui pro ne nieba + apud Cytenas viro en Africe, ex cuius vectigali completatus est Batus i Deo vecidit in proverbium>> (acto vi, p. 40).

(9) Se trata del ejemplar con signatura (12839), con la siguiente portada: ILVUSTRACION AL LIBRO / DE POETICA / DE ARISTOTELES STAGIRITA. / POR / DON IVSEPE ANTONIO / GONCALEZ DE SALAS. Su titulo es el siguiente: [Un escudo con la inscripcion <<Philippi IV municifentia>>. Una mujer, en un grabado que ocupa la totalidad de la pagina siguiente sostiene un cartel en el que figura el titulo] NUEVA IDEA / DE LA / TRAGEDIA ANTIGUA [bajo esta linea aparece tachada una firma: D. francisco de Quevedo] / ILUSTRACION ULTIMA / AL LIBRO SINGULAR / DE POETICA / DE ARISTOTELES STAGIRITA / POR DON IUSEPE ANTONIO / GONCALEZ DE SALAS. / [Mas abajo, en recuadro independiente y con letra mas pequena:] en madrid. / Lo imprimio Franc. Martinez. / ANO M DCXXXIII. [al lado derecho del colofon, la que parece firma del grabado:] Juan de Noort / Fecit. Las notas, descritas ya por Sanchez Lailla, son solo tres, pero se caracterizan por su amplitud: en la seccion 2, sobre la Fabula, al final del capitulo, anota al margen izquierdo: <<advirtiendo io que porque en las comedias de Ituii Lopez de Avalos que era bueno porque cai en desuentura por las mentiras de un traidor, en lugar de adquirir commiseracion, se enfurecian los oientes en tal odio que, topando en la calle al farsante que hazia el traidor, le apedreaban i farian, por lo qual vino a no osar hazerse ninguno traze una comedia en que al bueno [tachado] todos los que le querian faborecer le destruian, i nada le sucedia por culpa sino por desdicha, en que se adquirio con aplauso conmiseracion relixiosa no manchada de odio en enfrurecido>> (p. 44); un poco mas adelante, apostilla en el margen derecho: <<ninguno de todos los que oien se tiene por sumamente malo, i nadie tiene a ninguno de todos por sumamente bueno. Por esto se representa sin commocion de afectos lo que los oientes no presumen de si ni de otro>> (p. 45); ya en la seccion xii, titulada <<Del adorno del teatro>>, existen las siguientes anotaciones al margen derecho y a pie de pagina: <<el sonido era aformado del aire que corria, no del eco, i este aire formava el sonido quando ventaba de la parte que le rezibian los meatos de la estatua, discurriendo por los guecos artificiales, dispuesto se uella, i era a la manana porque aaquella ora siempre ai viento. i esto es cosa muii facil al Artificio acuerdo dela campana de Velilla en Aragon. que se muebe i suena por el lugar donde esta colocada apto a alguna repercusion de viento senalado. D. fr.co de Quevedo>> (p. 177).

(10) Resumo la informacion sobre la biografia y la bibliografia de Alain de Lille, asi como sobre los rasgos mas destacados del Anticlaudiano, que ofrecen dos editores de la obra, en latin y en ingles, respectivamente: R. Bossuat, Paris, Librairie Philosophique J. Vrin, 1955, pp. 1-53; y James J. Sheridan, Toronto, James J. Sheridan, 1973. Este poema de Alain de Lille esta incluido en la Patrologia de Migne, ccx, 487-576. Sobre la obra en el conjunto de la tradicion literaria europea, ver Curtius, 1976, pp. 174-180; y Green, 1969, vol. 2, pp. 92 y 328-329. Otros estudios de interes sobre la obra son el de Simpson, 1995; y Lewis, 2000, pp. 83-86.

(11) Tambien se le denomino <<doctor famosas>>, <<liberalium artiumperitus>>, <<vates estudiosus [...] Virgilio maior et Homero certior>>, entre otros calificativos.

(12) Alain de Lille suponia que la naturaleza solo puede estructurar la materia, pero solo a Dios corresponde crear el alma, por lo que la primera solo actua como mediadora entre Dios y las cosas y servidora del hombre. En palabras de Lille, citadas por Green (1969, vol. ii, p. 92), la naturaleza <<moldea la materia de acuerdo con las formas derivadas de Dios>>. A proposito de la importancia historica de Bernardo Silvestre, por haber incorporado a la cultura cristiana la antigua divinidad de la Naturaleza y la Fertilidad, Curtius (1976, vol. 1, p. 167) senala que fue <<uno de los eslabones de la 'cadena dorada' que liga a la Antiguedad tardia con el Renacimiento del siglo XII. En ella se funda la especulacion de Alain de Lille, y ademas la serie de poeticas latinas que comienza hacia 1170 con la de Mateo de Vandome y se prolonga hasta entrado el siglo XIII>>.

(13) Ver el analisis de la Fortuna de Green (1969, vol. 2, p. 328). La idea de que el hombre tiene la suerte en su propia mano, rara en la Edad Media, <<reaparece en el Renacimiento>> (1969, vol. 2, p. 329).

(14) Como advierte Curtius (1976, vol. 1, p. 177), Alain de Lille, que se adscribe al grupo de los <<antiguos>>, recuerda la frase de Bernardo de Chartres en la que se afirma que los modernos son enanos encaramados en hombros de gigantes.

(15) Lille, Anticlaudianus, ed. Sheridan, p. 41, nota 11, identifica en estos niveles tres de los sentidos posibles admitidos para el caso de las Sagradas Escrituras: el literal, el moral, el alegorico y el mistico.

(16) Segun Lewis, 2000, p. 84: <<en la medida en que el hombre perfecto, al final del poema, prueba su brio en el combate contra los vicios, el poema puede ser descrito como una Psychomachia precedida de una larga introduccion; y Alain [...] probablemente creyo que componia una epica>>. Tras negar valor literario al texto medieval, este estudioso considera que la importancia del mismo es doble: por una parte, aporto un prestigio renovado al metodo alegorico, que con el resulto mas atractivo que en el caso de sus predecesores; por la otra, su contenido moral le convirtio en <<documento del humanismo de Chartres>>; <<celebracion del tertium quid entre las concepciones corteses y religiosas de la vida buena>> (2000, p. 86). En opinion de Lewis, el hombre perfecto descrito no se atenia tanto a los estandares de la Iglesia cuanto al patron caballeresco del <<gentilhombre noble y virtuoso>>, lo que le habria convertido en precedente de Castiglione mas que seguidor de Prudencio.

(17) Se trata del pasaje que comienza <<El firmamento duplicado en flores>>, segun senalo Varela Gestoso, 1999, p. 348.

(18) El simbolo $ indica el numero de paginas con signatura dentro de cada cuadernillo.

(19) Para mayor claridad, durante la transcripcion de las anotaciones manuscritas se indicara expresamente cuales parecen atribuibles a mano diferente de la de Quevedo; debe sobrentenderse que el resto presenta sus peculiares rasgos caligraficos. Solo adjudico expresamente al escritor las apostillas que aparecen en el pasaje de las artes liberales, para evitar la confusion que se podria derivar de la alternancia de las caligrafias de Quevedo y de una segunda mano en la mencion de las siete doncellas.

(20) En todos los casos senalare, ademas del libro y la pagina del ejemplar anotado tras la anotacion marginal, el numero de los versos a los que parecen referirse las anotaciones. a continuacion del texto latino. Como la edicion manejada por Quevedo carece de tal numeracion. pero me parece util para localizar los pasajes. tomo las referencias de la edicion de R. Bossuat, Paris, Librairie Philosophique J. Vrin, 1955.

(21) Como resume Simpson. 1995. p. 117. la critica ha sido unanime al concluir que <<the New Man is not Christ>>; pese a tal acuerdo y al hecho de que en la obra no se mencione a Cristo. considera que existe una alusion directa a el en el libro v, vv. 540-543. donde el cielo al que accede Phronesis parece gobernado por Maria y Cristo.

(22) Phronesis, definida por Aristoteles en Etica a Nicomaco, 1142a. y diferenciada de la otra virtud intelectual que toma en consideracion, sophia, es un termino griego equivalente al latino prudentia.

(23) Entre las fuentes filosoficas manejadas por Alain de Lille, Bossuat, 1955, p. 33, defendio el predominio del neoplatonismo de la escuela de Chartres en lo que atane al proceso de creacion y a la distincion entre las ideas y las formas, que la Razon percibe en sus tres espejos. Simpson, 1995, p. 3, se refirio a la descripcion de los espejos de la Razon, al final del libro i, como reflejo de una division de la ciencia que procede de Boecio, en De Trinitate. En su opinion, el primero refleja la union de forma y materia, en relacion con la Fisica; el segundo, la separacion artificial de las formas de la materia, las formas abstractas, a proposito de las Matematicas; y, en el espejo de oro, las mas elevadas fuentes de la vida, las formas puras, arquetipicas, esto es, la forma pura de Dios, en alusion a la Teologia.

(24) La anecdota sobre el suicidio de Cleopatra, recogida por Plutarco, en Vidas paralelas <<Marco Antonio>>, 85-86, fue muy popular en la pintura y la literatura de la epoca, como lo prueban los abundantes lienzos conservados y las referencias en el teatro de Lope de Vega o Rojas Zorrilla y en un villancico de Juana Ines de la Cruz: <<Un aspid al blanco pecho / aplica amante Cleopatra>> (iii, vv. 1-2).

(25) Segun Bossuat, 1955, pp. 37-38, Alain de Lille se baso fundamentalmente en Martianus Capella para la descripcion de las siete artes liberales; su cosmografia fue <<la source principale d'Alain de Lille avec le poeme de Claudien>> (p. 38).

(26) Simaco es un autor citado con frecuencia por Quevedo, por ejemplo en Politica de Dios; tal vez poseyo un ejemplar de la edicion de sus epistolas, como sugirio Moya del Bano. de este, la anotacion parece marcar solo el inicio de su descripcion, no detalles concretos de la misma.

(27) Segun Ripa--quien cita a Bocaccio y su Genealogia de los Dioses iv, en Iconologia i--el carro del sol va tirado por cuatro caballos: Piroo, Eoo, Etheon y Flegon (p. 167).

(28) Como recuerda Sheridan, en su edicion del Anticlaudianus, p. 132, nota 51, Platon y Macrobio se refirieron a la existencia de una sirena sentada en cada una de las esferas celestes.

(29) Sobre este particular, ver las fuentes que menciona Sheridan, en su edicion del Anticlaudianus, p. 134, nota 60, en concreto Ptolomeo y Bernardus Silvestris.
COPYRIGHT 2010 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Varia
Author:Alonso Veloso, Maria Jose
Publication:La Perinola
Date:Jan 1, 2010
Words:13072
Previous Article:Quevedo y los poetas norteamericanos contemporaneos.
Next Article:Fragmentacion corporal y exegesis politica en quevedo.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters