Printer Friendly

Procesos de inferencia y aprendizaje de relaciones causales en el condicionamiento de segundo orden.

Los objetivos de este trabajo fueron en primer lugar, demostrar la fiabilidad y las condiciones necesarias del condicionamiento de segundo orden (CSO) en tareas de aprendizaje causal (Experimento l); en segundo lugar, mostrar que la extincion de la relacion causal de primer orden, no produce el mismo efecto de extincion en la relacion causal de segundo orden (Experimento 2). Las aportaciones de este estudio fueron por un lado, que durante la fase de extincion de la causa de primer orden, se conservo el nivel de excitacion en la condicion de control; y por otro, que en la fase de prueba se evaluaba el efecto de la extincion no solo sobre las claves de segundo orden, sino tambien sobre todas las de primer orden, extinguidas o no. Los resultados comprobaron que la extincion y ruptura de la relacion causal de primer orden, no genera la extincion de la relacion de segundo orden (CSO) una vez establecida, aunque si produjo una atenuacion de la fuerza de dicha relacion causal. EI conjunto de resultados es facil de explicar desde los mismos modelos asociativos utilizados para explicar dicho efecto (CSO) en condicionamiento animal, basados en el aprendizaje de relaciones independientes entre estimulos condicionados y estimulos incondicionados. De manera similar y desde una perspectiva cognitiva, los resultados sugieren que el individuo durante el proceso de aprendizaje del CSO no forma relaciones causales encadenadas, sino mas bien relaciones relativamente independientes entre cada causa y sus efectos.

ABSTRACT

Causal inference and learning processes in second order conditioning. The main objective of this study was twofold. Experiment 1 showed the reliability of second-order conditioning (SOC) in causal learning tasks. Experiment 2 confirmed that post-conditioning extinction of the first-order causal relationships does not have the same extinction effect on the causal relationships between the second-order cue and the effect. The important contributions of second experiment were firstly, that during the extinction phase in one condition, the excitation level of acquisition was conserved in the other condition; finally, participants not only should judge the secondorder relationships but also those of first-order extinguished or not during the test phase. The results confirmed that extinguishing the first-order relationship, does not generate the extinction of the second-order one (SOC), although ir produced an attenuation of the strength of the secondorder causal relationship. These results accords with associative models explaining SOC in animal conditioning based upon relatively independent associations between conditioned and unconditioned stimuli. In a similar way, they also suggest the possibility that people were learning independent rather than chained causal relationships during SOC learning.

**********

La capacidad de establecer relaciones entre claves que nunca han aparecido juntas es una habilidad que comparten humanos y animales y ha sido demostrada frecuentemente en el fenomeno del condicionamiento de segundo orden (CSO). En la demostracion del CSO en el aprendizaje asociativo se usan tres fases consecutivas de entrenamiento. En la primera fase se establece una asociacion entre un estimulo condicionado (EC1) y un estimulo incondicionado (EI). En la segunda fase, un segundo estimulo condicionado (EC2) se presenta asociado con el EC1 condicionado previamente. Finalmente, en la fase de prueba se presenta el EC2 y se registra si los sujetos emiten o no la respuesta condicionada (RC). Los resultados encontrados al emplear este diseno han demostrado que el EC2 evoca la misma RC que el EC1 (Pavlov, 1927). La robustez del fenomeno de CSO ha permitido replicarlo en una gran variedad de preparaciones de condicionamiento en animales (Rashotte, Griffin y Sisk, 1977; Kehoe, Feyer y Moses, 1981; Bevins, Delzer y Bardo, 1996; Marlin, 1983; Crawford y Domjan, 1995), asi como en tareas de condicionamiento aversivo y aprendizaje causal en humanos (Davey y Arulampalam, 1982; Jara, Vila y Maldonado, 2006).

Para explicar el CSO desde una vision asociativa, Rizley y Rescorla (1972; vease Barnet, Cole y Miller, 1997, y Jara y cols., 2006, para una discusion mas reciente de los diferentes modelos) propusieron que existen cuatro posibles hipotesis sobre las conexiones aprendidas durante el CSO que podrian explicar por que el EC2 elicita la RC. En la primera hipotesis se considera que el EC2 y la RC establecen una asociacion directa sin ningun tipo de mediacion (EC2-RC). En la segunda hipotesis se propone la mediacion del EC1 para la elicitacion de la RC, dado que la presentacion conjunta del EC2 y EC1 provoca el establecimiento de una asociacion entre ellos y como resultado de esta asociacion, el EC2 llega a evocar la RC (EC2-EC1-RC). De la misma forma, en la tercera hipotesis se supone el establecimiento de una asociacion entre el EC2 con el EC1, sin embargo en esta hipotesis se propone ademas que el EC1 a su vez genera una representacion del EI responsable ultimo de la evocacion de la RC (EC2-EC1-EI-RC). Finalmente, en la cuarta hipotesis se considera la existencia de una asociacion directa entre el EC2 y EI, dado que durante la segunda fase el EC2 puede llegar a activar una representacion del EI que se asociaria al EC2 y que evocaria la RC (EC2-EI-RC).

En el condicionamiento animal y humano, una forma de determinar la naturaleza de las asociaciones entre las claves aprendidas durante el CSO, ha sido extinguiendo la relacion de primer orden, despues de haber establecido el condicionamiento de segundo orden. De esa forma, si la relacion esta mediada por el EC1, deberia extinguirse tambien la RC al EC2. Sin embargo, la mayoria de los resultados obtenidos al emplear esta tecnica de reevaluacion post-condicionamiento tanto con animales como con humanos, han demostrado que la extincion de la relacion de primer orden (EC1-EI) no elimina el aprendizaje de segundo orden (EC2-RC), sugiriendo que el CSO no se encuentre mediado por el EC de primer orden (Rizley y Rescorla, 1972; Amiro y Bitterman, 1980; Davey y Arulampalam, 1982; Davey y McKenna, 1983; Marlin, 1983; Crawford y Domjan, 1995; Bevins, y cols., 1996). En otras palabras, el hecho que el CSO continue manifestandose, hace mas probable suponer que si bien una asociacion del tipo EC1-EI es necesaria para la formacion del CSO, una vez que este se ha establecido, el papel del EC 1 ya no es el de mediador de la RC.

Por tanto, los hallazgos previos permiten diferenciar entre las cuatro hipotesis propuestas para explicar el CSO (Rizley y Rescorla, 1972; Barnet, Cole y Miller, 1997; Barnet, Arnold, y Miller, 1991), ya que los resultados encontrados favorecen unicamente a las hipotesis que consideran o bien, la formacion de una relacion directa entre el EC2 y la RC (Rizley y Rescorla, 1972; Rashotte, 1981); o bien, entre el EC2 y el EI (Rescorla, 1979; Miller y Escobar, 2002). La utilizacion de tareas de aprendizaje causal en humanos puede permitir dilucidar cual de estas dos ultimas hipotesis es la mas apropiada para explicar la naturaleza de las asociaciones establecidas durante un aprendizaje de segundo orden, como veremos a continuacion.

El interes por estudiar el posible establecimiento de relaciones directas entre causas (ECs) y efectos (EIs), sin que estuvieran mediadas por ningun tipo de RCs, condujo al estudio del condicionamiento de segundo orden en tareas de aprendizaje causal con humanos (Jara y cols., 2006). En dicho trabajo se empleo un diseno similar al originalmente propuesto por Rizley y Rescorla (1972) para el estudio del CSO en animales, y los resultados demostraron un claro efecto de CSO, favoreciendo el supuesto de que los humanos son capaces de inferir una relacion causal directa entre la causa de segundo orden y el efecto (C2-E1), dos eventos que nunca se presentaron conjuntamente. Estos resultados sugerian y favorecian la hipotesis de que los individuos forman una relacion directa entre la causa (6 EC2) y el efecto (o EI), sin que se necesite la mediacion o el establecimiento de ningun tipo de respuesta condicionada (RC), tal y como sucede en la investigacion con animales (Rizley y Rescorla, 1972; Amiro y Bitterman, 1980).

Sin embargo, la mera demostracion del CSO (Jara y cols., 2006) no descartaban la posibilidad de que en el caso del aprendizaje causal en humanos, el CSO estuviera mediado por la causa de primer orden. Una manipulacion experimental que permite analizar la posible implicacion de la causa de primer orden es la tecnica de reevaluacion post-condicionamiento, consistente en la extincion de la relacion de primer orden (C1-E), una vez establecido el condicionamiento de segundo orden. Los resultados mostraron que la extincion del componente de primer orden (C1E) no parece generar la extincion de las relaciones establecidas entre la causa de segundo orden y el efecto (C2-E), resultados similares a los obtenidos en aprendizaje animal (Rizley y Rescorla, 1972; Davey y McKenna, 1983).

Sin embargo, en el estudio de Jara y cols. (2006) durante la fase de extincion no se conservo el nivel de excitacion en ninguna de las causas. Es decir, durante la tercera fase se presentaron ensayos donde se les indicaba a los participantes que la clave C1 no causaba el efecto El, a la vez que se presentaron ensayos donde se les indico que una clave novedosa (C5) tampoco causaba el otro efecto utilizado en la condicion de control (E2), por lo que en esta fase se elimino totalmente el nivel de excitacion adquirido en las dos fases iniciales de la tarea. Este hecho parece importante porque aunque en la mayoria de los estudios de CSO con animales y humanos se ha encontrado que a pesar de la extincion del componente de primer orden, no se extingue el CSO (Rizley y Rescorla, 1972; Davey, 1987; Crawford y Domjan, 1995; Amiro y Bitterman, 1980; Davey y McKenna, 1983, Jara y cols., 2006), sin embargo existen algunos trabajos en automoldeamiento en los que tras la reevaluacion del EC1, la RC al EC2 no siempre se mantenia (Rashotte y cols., 1977).

Con el proposito de analizar estos resultados contradictorios, Rescorla (1979) uso un procedimiento de auto-moldeamiento, en el que tras el CSO, en un caso un EC1 se sometio a un procedimiento de extincion, mientras que el segundo EC1 continuaba siendo reforzando. Sus resultados mostraron que la respuesta condicionada ante el estimulo de segundo orden fue menor si se extinguia el EC1, que si se seguia reforzando. Por consiguiente, estos datos le llevaron a concluir que el CSO podria ser sensible a las manipulaciones en el valor del EC de primer orden, tal como sugerian Rashotte y cols., (1977), pero que si bien la extincion provocaba la disminucion de la respuesta condicionada de segundo orden, no lograba eliminarla ya que el EC de segundo orden producia mas respuestas que el EC de primer orden extinguido.

A partir de estos resultados, el primer objetivo de este estudio fue analizar el efecto diferencial de entrenar durante una tercera fase dos estimulos de primer orden con un entrenamiento de extincion o de excitacion en cada uno de ellos, lo que podria favorecer la discriminacion entre las dos ultimas fases (una con solo excitacion y otra con solo extincion) potenciando el mantenimiento del CSO. Pero ademas, en el trabajo de Jara y cols. (2006) durante la fase de prueba, a los participantes se les pidio que evaluaran solo las relaciones de segundo orden. Por ello se considero que la ausencia de las causas de primer orden (extinguida o no) durante la fase de prueba, podria tambien potenciar el mantenimiento de la excitacion a la causa de segundo orden, al mismo tiempo que impedia conocer si dicha extincion de la causa de primer orden habia sido exitosa o no, y si la extincion de una causa de primer orden se podria generalizar a todas las relaciones de primer orden.

Por tanto, las dos aportaciones fundamentales del presente trabajo fueron: en primer lugar, evaluar el efecto de conservar el nivel de excitacion durante la fase de extincion post-CSO y su posible efecto diferencial sobre el condicionamiento de segundo orden. En segundo lugar, al pedir tanto durante el entrenamiento, como en la fase de prueba, el juicio causal sobre todas las posibles relaciones establecidas a lo largo del entrenamiento, tanto si cambian su nivel de relacion, como si las relaciones establecidas permanecen inalteradas a lo largo de todo el entrenamiento, los resultados obtenidos permitiran una mas clara discriminacion de si los participantes aprenden cada una de las relaciones especificas de cada causa con cada efecto a lo largo de cada fase del entrenamiento y el efecto especifico de extinguir solo una de ellas.

EXPERIMENTO 1

El condicionamiento de segundo orden se ha demostrado en tareas de juicios causales (Jara y cols., 2006) empleando una situacion ficticia en donde todos los participantes aprendieron que una enfermedad (C1) causaba la aparicion de una sustancia en la sangre (El) en una primera fase, mientras que en una segunda fase aprendian que un conservador de alimentos (C2) causaba la aparicion de la enfermedad (C1) presentada en la primera. Al final de todo el entrenamiento, se les pidio que emitiesen un juicio acerca de la posible relacion causal entre el conservador (C2) y la aparicion de la sustancia en la sangre (El). Los resultados mostraron que los participantes consideraban que la C2 causaba el E1, demostrando con esto el CSO en tareas de aprendizaje causal y la capacidad humana para inferir relaciones entre causas y efectos que nunca han aparecido juntos en su propia experiencia, pero que pueden derivar de dicha experiencia.

En este experimento se intento validar las condiciones necesarias para que se produzca CSO. Para ello, cada uno de los 2 grupos (RR-RN y RRNR, ver Tabla 1) era entrenado en dos tipos de condiciones o relaciones, una condicion Relacionada o de CSO (RR) y otra No Relacionada o condicion control (NR o RN). En la condicion relacionada (RR), a todos los participantes de los dos grupos se les presentaban ensayos durante la primera fase en los que la causa de primer orden (C1a) siempre producia el efecto (Ea); mientras que durante la segunda fase, la causa de segundo orden (C2a) producia la de primer orden (C1a). Este entrenamiento debe producir el fenomeno de CSO, ya que se debe inferir la existencia de una relacion causal entre la causa de segundo orden (C2a) y el efecto (Ea), que previamente era producido por la causa de primer orden (C1a). Sin embargo, en la condicion de control (NR o RN) no habia relacion entre causa y efecto en una de las dos fases de aprendizaje; especificamente, en un grupo no habia relacion durante la primera fase (C1b- no Eb), y en el otro durante la segunda fase (C2b-noC1b) del entrenamiento, lo que debia impedir la formacion del CSO. Como se mencionaba antes, al finalizar cada fase se preguntaba a los sujetos el grado de relacion entre todas las causas potenciales y sus efectos, para confirmar que habian aprendido correctamente todas las contingencias establecidas entre ellas.

METODO

Participantes. Se pidio la colaboracion voluntaria de 20 estudiantes universitarios de Psicologia de la Universidad Nacional Autonoma de Mexico, ambos sexos, con un rango de edad de 19 a 24 anos. A los participantes se les asigno de manera aleatoria a los diferentes arreglos experimentales en grupos de 10 personas. Los participantes fueron informados de las normas y principios eticos para la investigacion con humanos.

Aparatos y situacion experimental. Los materiales empleados fueron un ordenador portatil y un proyector de canon. Se empleo el programa informatico Super Lab Pro for Windows v 2.1 (Cedrus Co.) para realizar los experimentos y presentar los estimulos. El experimento se llevo a cabo en una habitacion oscura en la cual se proyectaron los estimulos. El experimentador permanecio en la habitacion durante todo el experimento.

Tarea experimental. La tarea experimental consistio en presentarles a los participantes de manera contrabalanceada, relaciones entre dos enfermedades ficticias llamadas C1a (Midiasis) o C1b (Xeritis) y dos posibles consecuencias (aparicion de una sustancia en la sangre) Ea (Alfa) o Eb (Beta) en la primera fase del experimento y, en la segunda fase del experimento se presentaron ensayos entre el consumo de un alimento (salchichas) en cuya preparacion se emplearon los conservadores C2a (Neocina) y C2b (Licaina) con la aparicion de las enfermedades C1a y C1b. Al final se les pidio a los participantes un juicio de causalidad acerca del porcentaje en que los conservadores (C2a y C2b) producian alguna de las sustancias en la sangre (Ea o Eb) en una escala unidireccional de 0 a 100.

Procedimiento. Las sesiones experimentales se llevaron acabo en grupos de 5 personas (debido al contrabalanceo de los estimulos). A cada participante se le proporcionaron lapices y hojas de evaluacion para registrar su prediccion y su juicio. Las instrucciones presentadas fueron las siguientes:

"En los laboratorios "Gersy" de los Paises Bajos se detectaron dos nuevas enfermedades conocidas como Midiasis y Xeritis. Las enfermedades se propagan rapidamente, tu labor es identificar si las sustancias Alfa y Beta encontradas en la sangre de los pacientes infectados tienen alguna relacion con el problema. Ademas, identificar si los conservadores Neocina y Licaina utilizados en salchichas consumidos por los pacientes se relacionan con las enfermedades.

Para ello tendras que presionar algunas teclas, despues se te indicara si existe alguna relacion. Inicialmente tu respuesta sera al azar, pero poco a poco te convertiras en un experto.

Si en algun momento notas que existen variaciones en el experimento por favor continua ya que son parte del mismo.

Por ultimo recuerda que puedes tomarte el tiempo que necesites".

Una vez que los participantes conocieron las instrucciones inicio el experimento. Las pantallas de entrenamiento estuvieron disenadas de la siguiente manera (variaron de acuerdo a los estimulos presentados); en la parte superior se encontro el nombre de un laboratorio ficticio (Laboratorios Gersy) en letras mayusculas y en color rosa; debajo se presentaron las siguientes instrucciones "El paciente presenta Midiasis ?esta enfermedad causa la aparicion de la sustancia Alfa?" en color purpura. Debajo de esta pregunta aparecia el nombre de las dos sustancias "Alfa" y "Beta" seguidas de un numero en especifico y en color azul. Si el participante consideraba Si debia de escribir en la hoja de respuesta el numero 1, si consideraba que No debia de escribir el numero 3. Independientemente de su respuesta y de acuerdo al diseno experimental, se les presento una pantalla de retroalimentacion (con una duracion de 1200 ms) que indico cual era la sustancia que causaba.

Las fases de entrenamiento consistieron en la presentacion de dos bloques de 12 ensayos, uno para cada una de las relaciones (de acuerdo con los disenos experimentales), las cuales se presentaron de manera aleatoria. El diseno del Experimento 1 se resume en la Tabla 1. Se emplearon dos grupos experimentales RR-RN y RR-NR. Cada uno de los grupos se dividio en dos condiciones, la condicion Relacionada-Relacionada (RR) o de CSO y la No Relacionada (NR o RN). La primera de las condiciones (RR) fue similar para ambos grupos experimentales. En esas condiciones, la clave C1a estuvo relacionada con el efecto Ea en la primera fase y con la C2a en la fase de segundo orden (contingencia de 1.0). Las condiciones en donde las claves no se presentaron relacionadas sirvieron como control. En estas condiciones las claves nunca se presentaron relacionadas en alguna de las fases experimentales (contingencia 0.0) de la siguiente manera, en la condicion RN la causa de primer orden (C1b) nunca iba seguida del efecto (Eb) en la primera fase (contingencia 0), y en la condicion NR fue en la segunda fase donde la causa de segundo orden (C2b) nunca iba seguida de la causa de primer orden (C1b) no se presentaron relacionadas.

Despues de presentar los ensayos de cada fase y con el proposito de corroborar que los participantes aprendieran las relaciones entre las causas y los efectos presentados en cada fase de entrenamiento se les presento una pantalla en la que los participantes debian de valorar las relaciones entre estos. Las pantallas de evaluacion contenian las siguientes instrucciones (que variaron de acuerdo con los estimulos presentados): "En que grado crees que la Midiasis causa la aparicion de la siguiente sustancia. En una escala de 0 a 100, donde 0 significa que nunca lo causa y 100 que siempre lo causa". En la parte inferior y del lado izquierdo se presentaba el estimulo Alfa y del lado derecho aparecia un cuadro en el que debieron de anotar el porcentaje en el que ellos consideraban que estaban relacionados. Finalmente se presento una escala numerica del 0 al 100, con valoraciones intermedias (0%, 25%, 50%, 75% y 100%). Al final de todo el experimento, se les pidio a los participantes que evaluaran las relaciones entre las Claves de segundo orden (C2a-Ea y C2b-Eb) para conocer si se habia establecido o no una relacion de segundo orden. Los participantes debieron de anotar su juicio en la hoja de evaluacion.

RESULTADOS Y DISCUSION

En la tabla 2 se muestra el juicio promedio emitido por los participantes en la prueba de CSO. Como se puede observar, los participantes valoraron con un juicio mas alto las condiciones RR o de CSO (relacion C2a-Ea) en comparacion con los juicios otorgados a las condiciones control RN y NR (relaciones C2b-Eb) siendo los juicios las condiciones relacionadas o no relacionadas similares en ambos grupos.

Para comprobar el efecto de CSO, se realizo un ANOVA 2 (Grupos: RR-NR vs RR-RN) x 2 (Tipo de causa: C1a-Ea (CSO: condicion RR) es C1b-Eb (Control: condicion NR o RN) sobre los juicios finales acerca de la relacion entre la Causa de segundo orden y el efecto (C2-E), Claves que no se habian entrenado juntas en ninguna de las dos fases. Los resultados revelaron solo un efecto principal en el factor Tipo de causa, F (1, 18)= 102.77, p<= 0.01, MSE= 543.68. Es decir, los participantes manifestaron un aprendizaje de segundo orden unicamente cuando las causas y efectos se encontraron relacionados en ambas fases experimentales (condicion RR), pero no cuando no estaban relacionadas en alguna de las dos fases (condiciones NR o RN), porque los juicios sobre la relacion causal C2a-Ea en ambos grupos fueron similares y significativamente mas altos (mediante la prueba LSD) que los juicios sobre la condicion de control, C2b-Eb, que tambien fueron similares entre si. Estos resultados replican los hallazgos encontrados por Jara y cols. (2006) y demuestran que los participantes fueron capaces de establecer una relacion causal entre dos Claves no entrenadas (C2a-Ea), lo que pone de manifiesto la generalidad y robustez del fenomeno de CSO a traves de diferentes preparaciones y especies.

Para asegurar el correcto aprendizaje de las relaciones entre todas las Claves a lo largo del entrenamiento, se analizaron tambien los juicios emitidos despues de cada fase de entrenamiento para cada relacion entre causas y efectos (Tabla 2). Un segundo ANOVA 2 (Grupos: RR-NR vs RR-RN) x 2 (Condiciones RR--vs -NR/RN) x 2 Fases de entrenamiento, revelo un efecto principal en el factor Condiciones, F (1, 18) = 20.209, p < 0.01, MSE = 520.3, asi como una interaccion significativa entre Grupo x Condiciones, F (1, 54) = 36.976, p < 0.01, MSE = 520.3. El analisis de la interaccion (prueba LSD) mostro que en cualquiera de las dos fases, los juicios en todas las condiciones relacionadas (R) siempre eran significativamente mas altos que en las no relacionadas (N); mientras que nunca hubo diferencias entre los juicios a cada C1ave relacionada o entre los juicios a las Claves no-relacionadas (C1b-Eb en el grupo RR-NR o C2b-C1b en el grupo RR-RN).

En resumen, todos estos resultados permiten concluir que los sujetos son sensibles a las relaciones establecidas entre cada causa y su efecto y que una de las condiciones necesarias del CSO en aprendizaje causal, al igual que ocurre en aprendizaje animal, es que las causas y sus efectos se presenten relacionados en ambas fases de entrenamiento. Sin embargo, este experimento no permite distinguir ni entre los diferentes modelos asociativos presentados en la introduccion para explicar el fenomeno de CSO en el aprendizaje animal, ni permite analizar el posible papel mediador de la causa de primer orden para inferir las relaciones entre la causa de segundo orden y el efecto, como analizaremos en la discusion general. En el siguiente experimento, se empleo la tecnica post-condicionamiento de extincion para tratar de solventar estas cuestiones.

EXPERIMENTO 2

El proposito de este experimento fue confirmar la evidencia de que al igual que ocurre con la RC en el CSO, el juicio sobre la relacion entre la causa de segundo orden (C2) y el efecto (E), una vez aprendido mediante un CSO, no se ve afectada por la extincion del componente de primer orden.

Como se ha mencionado antes, aunque en multiples estudios de CSO con animales y humanos se ha encontrado que la extincion del componente de primer orden no afecta al CSO (Rizley y Rescorla, 1972; Davey, 1987; Crawford y Domjan, 1995; Amiro y Bitterman, 1980; Davey y McKenna, 1983; Jara y cols., 2006), hay evidencia en auto-moldeamiento de que tras la reevaluacion del EC 1, la RC al EC2 no siempre se mantenia (Rashotte y cols., 1977).

Con el proposito de analizar estos resultados contradictorios, Rescorla (1979) investigo si los sujetos aprendian las propiedades especificas y diferenciales de los estimulos incondicionados cuando se empleaba la tecnica de extincion post-condicionamiento en CSO, utilizando una preparacion de auto-moldeamiento. Especificamente, en el primer experimento, luego de entrenar dos ECs en un procedimiento tipico de CSO, en un grupo el EC1 se sometio a un procedimiento de extincion, mientras que el segundo EC1 continuo siendo reforzando. Sus resultados mostraron que la respuesta condicionada ante el estimulo de segundo orden fue menor si se extinguia el EC1, que si se seguia reforzando. Por consiguiente, estos datos le llevaron a concluir que el CSO parece sensible a las manipulaciones en el valor del EC de primer orden, tal como sugerian Rashotte y cols. (1977), pero que la extincion del EC1 solo era capaz de provocar una disminucion de la respuesta condicionada de segundo orden, no de eliminarla; ya que, el EC de segundo orden producia mas respuestas que el EC de primer orden extinguido. Asi pues, estos experimentos permitieron conocer el efecto diferencial de entrenar durante una tercera fase dos estimulos de primer orden con un entrenamiento de extincion en un caso, o de excitacion en el otro y confirmar que en cualquier caso, no se producia la extincion del CSO, sino solo una mera atenuacion de la excitacion.

Dado que en el trabajo de Jara y cols. (2006), durante la fase de extincion post-condicionamiento unicamente se presentaban ensayos de extincion de todas las Claves presentadas y en la fase de prueba solo se preguntaba sobre las Claves de segundo orden, los resultados no permiten comprobar si realmente hay un efecto diferencial segun haya solo extincion o se mantenga el nivel de excitacion en alguna de las Claves, como se deduce de los trabajos previos. Por ello, en este experimento se empleo un diseno similar al de Rescorla (1979) y durante la tercera fase, se conservaba el nivel de excitacion en una de las condiciones presentando el efecto no-extinguido (Eb) asociado a una nueva Clave (C3b). El objetivo fundamental fue evitar que los participantes en el experimento, tras pasar por la fase de extincion, extraigan la conclusion de que ningun agente potencialmente causal produce ninguno de los efectos que aparecen en la tarea. Dicha inferencia podria tender a igualar las relaciones de primer orden utilizadas en las diferentes condiciones experimentales, oscureciendo el efecto que deberia producir la extincion de la relacion de primer orden en la expresion de la relacion de segundo orden. De esta forma, se evitaba que durante la tercera fase, solo haya extincion en todos los estimulos presentes en la misma, lo que podria producir un efecto de una mas facil discriminacion de todas las Claves que no se presentan durante esta fase y podria explicar la ausencia de efecto de la extincion de la Clave de primer orden. Alternativamente, si no se conserva ningun nivel de excitacion durante la tercera fase, podria producirse un efecto de generalizacion de la extincion sobre la Clave de primer orden, interpretacion que no podia analizarse en los resultados previamente obtenidos por Jara y cols. (2006), porque no se preguntaba sobre las Claves de primer orden en la fase de prueba.

Por ello, la segunda manipulacion es tambien importante porque los participantes, ademas de valorar las relaciones de segundo orden (como en el trabajo anterior, Jara y cols., 2006), debian emitir un juicio sobre todas las relaciones de primer orden, hubieran sido extinguidas o no. De esa forma, este experimento permite comprobar hasta que punto una vez formado el CSO en aprendizaje causal, dicho aprendizaje es realmente independiente de la extincion de la Clave de primer orden, independientemente de que se mantenga o no la excitacion en una de las Claves y ademas, permite comparar entre si todas las relaciones establecidas a lo largo de todo el proceso de entrenamiento, para comprobar el efecto diferencial del aprendizaje de cada tipo de relacion.

METODO

Participantes. Veinticuatro estudiantes universitarios de ambos sexos de la Facultad de Psicologia de la Universidad de Granada recibieron un credito escolar por su participacion. Su edad vario de 19 a :24 anos, y se les asigno de manera aleatoria a los diferentes grupos experimentales. Igual que en el experimento anterior, en este se les informo a los participantes de las normas y principios eticos para la investigacion con humanos.

Procedimiento. En este experimento, se realizaron algunos cambios en el procedimiento, ya que se llevo a cabo de manera individual en cabinas experimentales. Los participantes se sentaban frente al ordenador y el experimentador estaba presente durante la lectura de las instrucciones y los ensayos de prueba para asegurarse de su correcta comprension. La tarea experimental fue similar a la del experimento anterior y la distribucion de las pantallas de entrenamiento fue identica, con la salvedad de que en cada ensayo de entrenamiento, para emitir su respuesta predictiva los participantes debian de presionar la tecla S para indicar "Si" y la tecla N para indicar "No".

El diseno experimental se encuentra resumido en la parte inferior de la Tabla 1. La primera fase consistio en dos bloques de 12 ensayos cada uno donde se presentaron las relaciones entre las Claves C1a-Ea y C1b-Eb, en la segunda fase se presentaron relaciones entre las C2a-C1a y C2b-C1b el mismo numero de ensayos; el nivel de contingencia para cada relacion fue de 1.0. Finalmente, los participantes emitieron un juicio de causalidad despues de la primera y segunda fase experimental. Para emitir su juicio los participantes debian presionar una tecla marcada con un numero, para poder emplear los numeros del teclado del ordenador la escala cambio del 1 al 10, pero se siguieron conservando los mismos valores intermedios (0%, 25%, 50%, 75% y 100%).

Se realizo una tercera fase que constaba del mismo numero de ensayos, en la que se manipulo la extincion de las relaciones de primer orden. Al igual que en el Experimento anterior, se presentaron dos condiciones experimentales en cada uno de los grupos, una de condicionamiento de segundo orden o CSO y una de extincion o EXT. La condicion de Extincion (EXT) fue similar para ambos grupos, se presentaron 12 ensayos en los que la clave C1a no se presentaba seguida del Ea. En la condicion de CSO se presento una clave novedosa (C3), en esta condicion tambien se presentaron 12 ensayos; en esta condicion en el grupo EXT-EXT, todos los ensayos eran del tipo C3-no Eb, dado que la clave nueva (C3) nunca iba seguida del efecto (Eb); mientras que en el grupo donde se conservo el nivel de excitacion (EXT- EXC), la clave C3 se presento siempre seguida del Eb.

Tras cada fase del entrenamiento se pedia el juicio sobre las relaciones causales entre todas las claves que aparecian en cada una de ellas. En la prueba final, los participantes tuvieron que valorar cuatro diferentes relaciones de forma aleatoria y contrabalanceada. Debian emitir un juicio sobre las relaciones de Primer Orden, extinguida (C1a-Ea) o no extinguida (C1b-Eb), con la finalidad de confirmar que los participantes habian aprendido que la relacion de primer orden (C1a-Ea) se encontraba extinguida o si habia algun efecto de generalizacion de la extincion. Ademas se les pidio que evaluaran las relaciones entre las claves de segundo orden (C2a-Ea y C2b-Eb) para conocer si se mantenia o no la relacion de segundo orden, en funcion de la extincion de la relacion de primer orden.

RESULTADOS Y DISCUSION

La Tabla 2 muestra el promedio de los juicios otorgados por los participantes despues de la primera y segunda fase de entrenamiento. Como se observa, los participantes emitieron juicios con valores altos a las relaciones entre cada causa de primer orden y su efecto (C1a-Ea y C1b-Eb) en la primera fase, siendo el mismo patron de resultados el encontrado en los juicios emitidos a las relaciones de la segunda fase (C2a-C1a y C2b-Clb). Un ANOVA 2 (Grupos EXT-EXT vs. EXT-EXC) x 2 (Tipos de causa: EXT vs. CSO) x 2 (Fases de entrenamiento), no aprecio diferencias estadisticamente significativas en ninguno de los factores ni en sus interacciones (p> 0.05). Estos resultados muestran que los juicios de los participantes eran similares a todas las relaciones establecidas durante el entrenamiento en esas dos fases, lo que confirma que han aprendido lo mismo sobre cada relacion y que cualquier diferencia posterior, no se debe a un aprendizaje diferencial durante estas fases. Ademas, dado que estos juicios eran muy altos y significativamente mayores que los otorgados en la siguiente fase a las claves extinguidas, estos resultados permiten inferir que se habia aprendido correctamente que todas las claves estaban positivamente relacionadas con sus efectos.

Ahora bien, los resultados mas interesantes y sugestivos de este experimento son los obtenidos en la fase de prueba, representada en la figura 1. Para analizar estadisticamente estos resultados se empleo un ANOVA factorial 2 (Grupos: EXT-EXT vs. EXT-EXC) x 4 (tipo de relacion causal, vease Tabla 2 fase de prueba), que mostro solo un efecto principal en el factor Tipo de Relacion Causal (F (3, 66)= 10.76, p<.0001, MSE = 11.46). La ausencia de resultados significativos del factor Grupo o de su interaccion con el Tipo de Relacion Causal (ambas F<I, p< 0.8; muy lejos de la significatividad estadistica, p<0.05), demuestra que el mantenimiento o no de la excitacion durante la tercera fase, no parece ejercer ningun efecto diferencial ni en la evaluacion de las claves de primer orden, extinguida o no, ni en la evaluacion de las claves de segundo orden en tareas de aprendizaje causal, a diferencia de los resultados de Rescorla (1979).

Al analizar el efecto del Tipo de Relacion Causal, para lo que se utilizo la prueba LSD, los resultados mas importantes que se pueden observar en la figura 1 fueron:

1) La existencia de un claro efecto de extincion de la clave de primer orden, dadas las diferencias significativas entre la clave de primer orden extinguida y la no extinguida (C1a-Ea < C1b-Eb, p< 0.001). Esto demuestra que los sujetos fueron capaces de captar de forma adecuada y diferencial la extincion de una de las claves y el mantenimiento de la excitacion en la otra clave, que no habia sido presentada durante la tercera fase.

2) El resultado mas importante fue que en la condicion en que se produjo la extincion de la clave de primer orden, la relacion de segundo orden diferia tambien significativamente de la clave de primer orden extinguida (C1a-Ea < C2a-Ea, p < 0.006). Este dato es fundamental y confirma que la extincion de la clave de primer orden no parece tener un efecto de extincion en la de segundo orden. Es muy importante senalar, que dada la ausencia de un efecto de grupo, el hecho de que se mantenga o no la excitacion, no parece tener ningun efecto diferencial. Para confirmar aun mas este dato, el analisis de los juicios a la clave de segundo orden cuya relacion de primer orden habia sido extinguida (C2a-Ea) entre los dos grupos con solo extincion (EXT-EXT) o con excitacion (EXT-EXC) mostro la clara ausencia de cualquier tipo de significatividad (F<1; p< 0.67).

3) Nunca hubo diferencias significativas entre las causas de segundo o primer orden no afectadas por ningun proceso de extincion (C2b-Eb y C1b-Eb), lo que demuestra un claro efecto de CSO mantenida en la condicion C2b-Eb, dado que dicha causa y efecto nunca habian sido entrenados juntos.

4) Por ultimo, las diferencias entre la relacion de segundo orden afectada por la extincion de primer orden (C2a-Ea), con la clave de segundo o primer orden no afectadas por ningun proceso de extincion (C2b-Eb y C1b-Eb) fueron igualmente significativas (p< 0.045 en ambos casos). Estas ultimas diferencias sugieren la posibilidad de que la extincion de la clave de primer orden si tenga algun efecto atenuador sobre la fuerza de la relacion causal de segundo orden, efecto cuya importancia analizaremos en la discusion general.

[FIGURA 1 OMITIR]

En resumen, el resultado mas importante de este experimento es que aunque se produjo una clara extincion de la clave de primer orden como efecto del entrenamiento en la tercera fase, no se produjo la misma extincion en la clave de segundo orden, resultado identico al que ocurre en aprendizaje animal (Rescorla, 1979). Ademas, los resultados demostraron tambien que los participantes eran capaces de discriminar las relaciones especificas de cada clave con sus efectos y que la extincion post-condicionamiento de la clave de primer orden tuvo un efecto atenuante sobre el CSO, pero que dicho efecto atenuador nunca llego al nivel que la extincion produjo sobre la clave de primer orden resultado tambien similar al obtenido por Rescorla (1979). Por ultimo, y a diferencia con los resultados en aprendizaje animal (Rescorla, 1979), el mantenimiento o no de la excitacion durante la tercera fase, no produjo ningun efecto diferencial en la estimacion de las relaciones causales de cada causa y su efecto.

DISCUSION GENERAL

De manera general, los resultados del primer experimento replicaban el fenomeno de CSO en tareas de aprendizaje causal con humanos, mostrando asi el establecimiento de una inferencia causal directa entre dos eventos (C2a-Ea, causa 2 y efecto) que nunca fueron presentados conjuntamente durante las fases de entrenamiento, lo que confirma la robustez y fiabilidad del fenomeno de CSO en aprendizaje causal con humanos. Ademas, muestran que una condicion necesaria para que se produzca tal inferencia causal es que exista una primera relacion entre la causa 1 y el efecto, y luego entre la causa 2 y la causa 1; la ausencia de relacion en cualquiera de las dos fases, impide la formacion del CSO.

Sin embargo, el principal resultado de este trabajo fue que la extincion especifica de la causa de primer orden, no anula o extingue la inferencia de la relacion causal de segundo orden, resultado obtenido en el Experimento 2 y que confirma los obtenidos en estudios previos de CSO en aprendizaje animal y humano. Ahora bien, en ese mismo experimento se comprobo que la extincion de la causa de primer orden produjo un efecto atenuador sobre la relacion de segundo orden, como ocurria en el trabajo de Rescorla (1979), aunque contrariamente a este, esta atenuacion era independiente de que se mantuviera o no el estado de excitacion durante la fase de extincion. Por ultimo, los resultados de este segundo experimento permitieron comprobar tambien un alto grado de especificidad en los juicios de cada una de las asociaciones entre causas y efectos durante cada una de las fases de entrenamiento.

Desde una perspectiva asociativa, la importancia de que la extincion del primer componente no genere al mismo tiempo la extincion del CSO, reside en que confirman una vez mas la conclusion de que este fenomeno no parece estar mediado por la representacion de la causa (o el EC) de primer orden. De hecho, los resultados obtenidos en condicionamiento animal y humano mediante manipulaciones post-condicionamiento, especialmente la extincion, solo pueden interpretarse a partir de dos posibles tipos de conexiones. Los individuos pueden haber establecido una relacion directa del EC2 con el El o del EC con la RC (Rizley y Rescorla, 1972). El fenomeno de CSO en tareas de aprendizaje causal, asi como la demostracion de que la extincion de la relacion de primer orden no produce la extincion del CSO, apoyan mas bien la idea de la existencia de una asociacion entre el EC2 y una representacion mental del EI, dado que no parece imprescindible la emision de ninguna respuesta para lograr establecer dicho fenomeno, al menos en humanos en el caso de aprendizaje de relaciones causales. En este sentido, los resultados en tareas de aprendizaje causal tambien confirman los hallazgos encontrados en la investigacion con animales que apoyaban la hipotesis de la necesidad de la representacion del EI para la formacion del CSO (Bamet y cols., 1991; ver tambien Rescorla, 1979).

Desde una perspectiva cognitiva, esta hipotesis de la conexion directa entre el EC y la representacion mental del El, sugiere tambien que el individuo durante tareas de aprendizaje causal tiende a formar relaciones causales relativamente independientes entre cada causa con sus efectos. A pesar de que el entrenamiento podria favorecer la formacion de una cadena causal, en la que los sujetos aprenderian que la Causa 2 produce la Causa 1 que previamente producia el Efecto (C2-C1-E), el hecho de que los sujetos continuen infiriendo la existencia de una relacion causal entre la Causa 2 y el efecto, una vez extinguida la relacion C l-E, sugiere que no es necesaria la mediacion de la C 1 para el mantenimiento de la relacion causal C2-E, y por tanto que las relaciones causales aprendidas son relativamente independientes.

Ahora bien, en este trabajo, al igual que en el trabajo de Rescorla (1979), se produjo un efecto atenuador de las relaciones causales en el segundo componente como resultado de la extincion del primer componente, aunque en nuestro caso ese efecto fue independiente del mantenimiento de la excitacion durante la fase de extincion, quiza porque se utilizo una nueva clave y no la misma clave primer orden durante la ultima fase. En cualquier caso, una posible explicacion de este fenomeno podria implicar el hecho de que la relacion de primer orden es evaluada por los participantes en dos ocasiones distintas: una tras la primera fase de entrenamiento de la relacion de primer orden; y otra en la prueba final, justo despues de la extincion de la relacion de primer orden. Por el contrario, el juicio sobre la relacion de segundo orden y el efecto solo tiene lugar en la prueba final (1). La evidencia experimental en otras tareas de aprendizaje causal ha mostrado que si se realiza un juicio global, el individuo tiende a integrar la informacion suministrada a lo largo de toda la tarea, pero que si se piden juicios tras cada fase de un experimento, el individuo solo valora o da mayor peso a la informacion inmediatamente precedente (vease, Catena, Maldonado, y Candido, 1998; Vadillo, Vegas, y Matute, 2004).

En este trabajo, dado que la misma relacion de primer orden fue evaluada primero justo despues de la fase de entrenamiento de dicha relacion y luego otra vez, justo despues de la fase de extincion de la misma relacion, cabria esperar que los juicios al final estuvieran determinados casi exclusivamente por los ensayos de la fase de extincion. En cambio, dado que la relacion de segundo orden solo se evaluo al final, es posible que los ensayos de la primera fase (entrenamiento de la relacion de primer orden) hayan tenido bastante mas peso que en el caso anterior y por eso no se observe la extincion. De modo que las diferencias entre la relacion de causal de primer y segundo orden, una vez extinguida la primera, se deberian no al hecho de que el mantenimiento de la relacion de segundo orden no este mediado por la relacion de primer orden, sino a que las diferentes condiciones en que se solicita el juicio sobre las relaciones proporcionan un efecto de recencia en el caso de la relacion de primer orden y un efecto "integrativo" o "promediador" en el caso de la relacion de segundo orden. Es importante senalar sin embargo, que una forma de solucionar este problema, seria eliminar la fase de prueba tras la fase de entrenamiento de la relacion de primer orden, como se hizo en Jara y cols. (2006). En ese trabajo se demostro que la introduccion de esa prueba intermedia (Exp. 2a vs. Exp. 2b), no producia ningun efecto diferencial en las estimaciones finales sobre la causa de segundo orden, tras la extincion de la de primer orden. Ademas es importante senalar, que en este trabajo, se solicita el juicio sobre la relacion entre la causa de segundo orden y la de primer orden tras la segunda fase. Segun la propuesta previa, el individuo deberia ser mas sensible a la tercera fase en su estimacion final, y ni en este experimento, ni sobre todo en el trabajo antes mencionado (Jara y cols., 2006), este juicio intermedio sobre la clave de segundo orden produjo ningun efecto diferencial de la extincion. Por tanto, aunque la frecuencia del juicio no parece ser el factor determinante del mantenimiento de la relacion causal entre la clave de segundo orden y el efecto una vez extinguida la relacion de la clave de primer orden, los datos actuales tampoco permiten rechazar la plausibilidad de dicha hipotesis y futuros experimentos deberan dilucidar el impacto que la frecuencia del juicio puede tener en todos estos efectos.

En resumen, el hecho de que la extincion o ruptura de relaciones entre la C1 y el efecto no produzca al mismo tiempo la extincion del CSO, potencia la hipotesis asociativa de que el individuo forma una relacion directa entre el EC2 o la causa 2a y el EI o el efecto, relacion no mediada por el ECI o la causa la (Barnet y cols, 1997; Rescorla, 1979). Ahora bien, este trabajo, al igual que el de Rescorla (1979) con auto-moldeamiento, demuestra tambien que los individuos no son absolutamente insensibles a la extincion del primer componente, ya que se produjo una atenuacion de las relaciones causales entre la C2 y el efecto, como resultado de la extincion del primer componente. Este resultado abre tambien nuevas perspectivas de investigacion para intentar descubrir bajo que condiciones los humanos somos capaces de integrar nuevas informaciones en nuestras creencias causales, aunque ya hayamos formado una conexion causal y no esten presentes las causas en ese momento, como ya ocurre en el caso de la reevaluacion retrospectiva del bloqueo y el ensombrecimiento en el aprendizaje animal y humano.

Para concluir, los resultados encontrados en este trabajo permiten sustentar la capacidad humana para deducir la existencia de una relacion causal entre una causa de segundo orden y un efecto, a partir de la informacion aprendida en dos experiencias previas distintas, en las que dicha causa y su efecto nunca aparecieron conjuntamente. En segundo lugar, corroboran la ausencia de extincion del CSO (C2a-E) tras la extincion del primer eslabon causal (C1a-E), lo que parece indicar que la relacion entre la causa de segundo orden y el efecto no parece estar mediada por la causa de primer orden. Este resultado sugiere ademas que durante el aprendizaje causal de segundo orden (CSO), los individuos parecen formar relaciones causales relativamente independientes entre cada causa y el efecto, y no relaciones encadenadas, lo que permite explicar no solo la emergencia de una relacion de segundo orden, sino tambien la falta de influencia de la extincion del primer componente sobre este aprendizaje. Es interesante comprobar, que dicha hipotesis coincide con la interpretacion desde un modelo asociativo de la formacion de una relacion directa entre el EC y la representacion del El (vease, Rescorla, 1979, o Barnet y cols., 1991). En tercer lugar, los resultados han permitido observar que en cada tipo de experiencia, el individuo es capaz de aprender y evaluar correctamente el tipo de relacion especifica establecida entre cada causa con su efecto y como estas permanecen inalteradas, aunque se alteren (o extingan) las relaciones de otras claves. Finalmente, el hecho de que hubiera un efecto de debilitamiento (pero no extincion), de la conexion causal de segundo orden tras la extincion de la de primer orden, abre la investigacion futura al estudio de cuales son las condiciones que permiten romper una conexion causal de segundo orden una vez establecida.

(Manuscript received: 22 September 2006; accepted: 12 February 2007)

REFERENCES

Amiro, T. W. y Bitterman, M. E. (1980). Second-order appetitive conditioning in goldfish. Journal of Experimental Psychology: Animal Behavior Processes, 6, 41-48.

Barnet, R. C., Cole, R. P. y Miller, R. R. (1997). Temporal integration in second-order conditioning and sensory preconditioning. Animal Learning and Behavior, 25, 2, 221-232.

Barnet, R.C., Arnold, M., y Miller, R. (1991). Simultaneous conditioning demonstrated in second-order conditioning: Evidence for similar associative structure in forward and simultaneous conditioning. Learning and Motivation, 22, 253-568.

Bevins, R., Delzer, T.y Bardo, M. (1996). Second-order conditioning detects unexpressed morphine-induced salt aversion. Animal Learning and Behavior, 24,221-29

Catena, A., Maldonado, A. y Candido, A (1998) The frequency of judgment effect. Journal of Experimental Psychology: Human Perception and Performance, 24, 481-495.

Crawford, L. y Domjan, M. (1995). Second-order sexual conditioning in males Japanese quail (Coturnix japonica). Animal Learning and Behavior, 23, 327-334.

Davey, G. C. L. (1987). An integration of human and animal models of Pavlovian conditioning: Associations, cognitions, and attributions. In G.C.L. Davey (Ed.). Cognitive processes and Pavlovian conditioning in humans (pp. 83-114). Chichester, England: Wiley.

Davey, G. C. L., y Arulampalan. T. (1982). Second-order "fear" conditioning in humans. Persistence of CR2 following extinction of CRI. Behavior Research and Therapy, 20, 391-396.

Davey, G. C. L, y Mc Kenna, I. (1983). The effects of post-conditioning revaluation of CSI and UCS following Pavlovian second-order electrodermal conditioning in humans. Quarterly Journal of Experimental Psychology, 35B, 125-133.

Jara, E., Vila, J. y Maldonado, A. (2006). Second-order conditioning of human causal learning. Learning and Motivation. 37, 230-246.

Kehoe, E. J., Feyer, A. M. y Moses, J. L. (1981). Second-order conditioning of the rabbit's Nictitating membrane response as a function of the CS2-CS1 and CS1-CS2 intervals. Animal Learning and Behavior, 9, 304-315.

Marlin, N. (1983) Second-order conditioning using a contextual stimulus as S1. Animal, Learning and Behavior, 11, 3, 290-294.

Miller, R. y Escobar, M. (2002). Learning: Laws and models of basic conditioning. En R. Gallistel y H. Pashler (2002). Stevens' Handbook of Experimental Psychology 3[degrees] Ed.Learning, Motivation and Emotion. New York: John Wiley and Sons.

Pavlov, I. (1927). Conditioned Reflexes. England: Oxford University Press.

Rashotte, M. (1981). Second-order autoshaping: Contributions to the research and theory of Pavlovian reinforcement by conditioned stimuli. In: Locurto, C.M., Terrace, H.S. y Gibbon, J. Autoshaping and conditioning theory (pp. 139-180). New York: Academic Press.

Rashotte, M., Griffin, R. W. y Sisk, C.L. (1977). Second-order conditioning of the pigeon's keypeck. Animal Learning and Behavior, 5, 25-38.

Rescorla, R. (1979). Aspects of the reinforcer learned in Second-order Pavlovian conditioning. Journal of Experimental Psychology: Animal Behavior Processes, 5, 79-95.

Rizley, R. C. y Rescorla, R. A. (1972). Associations in second- order conditioning and sensory preconditioning. Journal of Comparative and Physiological Psychology, 81, 1-11.

Vadillo, M. A., Vegas, S., & Matute, H. (2004). Frequency of judgment as a context-like determinant of predictive judgments. Memory & Cognition, 32, 1065-1075.

(1) Esta interpretacion fue sugerida por un revisor anonimo, al que queremos agradecer no solo esta sugerencia, sino todo el trabajo de edicion y critica constructiva realizada sobre una version anterior de este articulo.

Elvia Jara (1), Antonio Maldonado (2) y Javier Vila (1) *

(1) Universidad Nacional Autonoma de Mexico, F.E.S. Iztacala

(2) Universidad de Granada

* Agradecimientos: La realizacion de este trabajo fue financiada por la DGAPA-UNAM (IN302605) y por el Proyecto Espanol de Investigacion BSO2003-03723 del MCYT (Ministerio de Ciencia y Tecnologia). Queremos agradecer las revisiones y el trabajo de edicion realizado por los dos revisores anonimos de la revista. Su cuidadosa revision y sus positivas criticas han permitido mejorar sensiblemente la version final de este trabajo. Correspondencia: Dr. Javier Vila Carranza. Division de Investigacion y Posgrado. Facultad de Estudios Superiores Iztacala. AP 314, Tlalnepantla, Edo. de Mexico, C. P. 54096, Mexico. Telefono: 5623 1298 ext. 133; E-mail: javila@cablevision.net.mx
Tabla 1. Disenos experimentales.

EXP   GRUPOS       FASE 1       PRUEBA       FASE 2       PRUEBA

      RR/NR        C1a-Ea /                  C2a-C1a /
1     (n=10)       C1b-NoEb     Cla-Ea? /    C2b-C1b      C2a-Cla? /
                                Clb- Eb?                  C2b-Clb?

      RR/RN        C1a-Ea /                  C2a-Cla /
      (n=10)       Clb-Eb                    C2b-No
                                             C1b

2     EXT/EXT
      (n=12)       Cla-Ea/      Cla-Ea?/     C2a-Cla?/     C2a-Cla?/
                   Clb-Eb       Clb-Eb?      CM -C1b?      C2b-Clb?

      EXT/EXC
      (n=12)

EXP   GRUPOS     FASE 3       PRUEBA DE
                                CSO

       RR/NR
1     (n=10)                  C2a-Ea? /
                              C2b-Eb?

      RR/RN
      (n=10)

2     EXT/EXT    C1a-No Ea /  C2a-Ea?/C2b-
      (n=12)     C3-No Eb     Eb?

                              C1a-Ea?/ C1b-

      EXT/EXC    C1a-NoEa /   Eb?
      (n=12)     C3-Eb

NOTA: En el experimento 1, RR, NR y RN representan si la causa y su
efecto se presentaban relacionadas (R) o no relacionada (N)s
en cada fase (la primera letra representa a la primera fase;
y la segunda letra, a la segunda fase). En el grupo 2, EXT
indica extincion, EXC indica conservacion de la excitacion, ambas en
la tercera fase de entrenamiento. En cada fase, las letras indican
los diferentes estimulos presentados de manera contrabalanceada
a lo largo del entrenamiento. C1a y C1b (causas de primer
orden): enfermedades Midiasis o Xeritis. Ea y Eb (efectos):
sustancias en la sangre Alfa o Beta. C2a y C2b (causas de segundo
orden): sustancias quimicas Neocina o Licaina.

Tabla 2. Juicios promedio emitidos despues cada fase experimental.

EXP    GRUPO    FASE 1     FASE 2     TIPO DE     PRUEBA DE
                 C1-E      C2-C1       CAUSA         CSO

                  95         92      RR: C2a-Ea      92
 1     RR / NR    07         95      NR: C2b-Eb      05

                  84         87      RR: C2a-Ea      77
       RR / RN    81         17      NR: C2b-Eb      15

                C1a-Ea:   C2a-Cla:   EXT C2a-Ea      5.0
                  9.2       9.3       CSO C2b-Eb     7.4

  2   EXT-EXT   C1b-Eb:   C2b-CIb:   EXTCIa-Ea       2.4
                  9.4       9.5      CPOCIb-Eb       8.0

                Cla-Ea:   C2a-Cla:   EXT C2a-Ea      5.7
                  8.7       8.9      CSO C2b-Eb      7.3

      EXT-EXC   Clb-Eb:   C2b-CIb:   EXTCIa-Ea       2.7
                  8.4       8.5      CPO-CIb-Eb      6.7

NOTA: En el Exp. 1, RR indica la condicion Relacionada en ambas fases
(CSO); mientras que NR o RN, la condicion no-relacionada en
[l.sup.a] le o [2.sup.a] fase respectivamente (Control). En
el Exp. 2, CSO y CPO: indican Condicionamiento de Segundo y Primer
Orden, respectivamente. EXT: con clave extinguida y EXC: con clave no
extinguida durante la tercera fase. C1, C2 y E indican la causa de
primer o segundo orden y el efecto en cada caso.
COPYRIGHT 2007 Universidad de Valencia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2007 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:SECCION EXPERIMENTAL
Author:Jara, Elvia; Maldonado, Antonio; Vila, Javier
Publication:Psicologica
Date:Jul 1, 2007
Words:9696
Previous Article:Ensombrecimiento y potenciacion del condicionamiento de aversion al contexto.
Next Article:La validez externa de las puntuaciones estimadas mediante el modelo logistico de dos parametros: Algunas comparaciones entre la TRI y la TCT.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters