Printer Friendly

Primeros promotores de la idea de hispanidad: Dario, Menendez Pelayo, Valera, Altamira y Unamuno.

First promoters of the idea of spanishness: Dario, Menendez Pelayo, Valera, Altamira and Unamuno

1. Aparicion del termino "hispanidad"

Las ideas de America generadas durante el siglo XIX prepararan las del XX. Por eso, aunque las coyunturas conducentes a hablar sobre hispanidad son decimononicas, el termino como se entiende actualmente aparece casi un siglo despues, pese a sus huellas historicas.

Probablemente, hispanitas (Vizcarra 1944) e hispanitatem (Gimenez Caballero 1963) fueron terminos usados en el siglo I por los romanos para nombrar los giros hispanicos del latin de Quintiliano. Durante el Renacimiento, Filelfo (Gimenez Caballero 1963) y Alexo Vanegas (Vizcarra 1944, Gimenez Caballero 1963) retomaron el vocablo con igual sentido. En las ediciones de 1817 y 1925 del Diccionario de la Academia, la entrada "hispanidad" dirigia a "hispanismo", la cual denotaba: "Modo de hablar peculiar de la lengua espanola, que se aparta de las reglas comunes de la Gramatica. Idiotismus hispanicus" (Vizcarra 1944: [seccion]6). Siguiendo esta acepcion, Alvarez (1950), Gimenez Caballero (1963), Chavez (1966) y Roberts (2004) observaron que Unamuno empleo dicho vocablo primeramente, al referirse al factor linguistico de Espana e Hispanoamerica. Sin embargo, en un articulo publicado en 1909, Unamuno ya habia usado "hispanidad" para mostrar "aquellas cualidades espirituales, aquella fisonomia moral, mental, etica, estetica, religiosa" (Unamuno, Obra ... 543) de los pueblos hispanicos. Si bien hasta ese momento del siglo XX el sentido gramatical del concepto poco habia variado, inclusive en Unamuno, el significado ampliado por el salmantino pregona el matiz valorado y enfatizado por Vizcarra en 1926, quien a partir de las voces "humanidad" y "cristiandad" propuso analogicamente "hispanidad", la cual denotaba: "en primer lugar, el conjunto de todos los pueblos de cultura y origen hispanico diseminados por Europa, America, Africa y Oceania; expresa, en segundo lugar, el conjunto de cualidades que distinguen del resto de las naciones del mundo a los pueblos de estirpe y cultura hispanica" (Vizcarra 1944: [seccion]17). Aunque autores como Maeztu (1931, 1934), Goma (1934), Vallejo (1937), Mayan (1943), Forment (2008) y Hernandez (2012) atribuyeron la creacion del termino a Vizcarra, el mismo aclaro en 1944 que no lo creo, sino que lo lanzo con otra acepcion. Como resultado de la nueva acepcion dada por Vizcarra, en 1939, en la edicion decimosexta del susodicho diccionario, se advirtio: "Hispanidad, f. Caracter generico de todos los pueblos de lengua y cultura espanola. 2. ant. Hispanismo" (Vizcarra 1944: [seccion]20). Segun Gimenez Caballero (1963), este nuevo significado se consolido, ademas, gracias a los trabajos del Instituto de Cultura Hispanica a partir de la decada de los 50 y los de las Academias de la Lengua en sus congresos de Mexico (1952), Madrid (1956) y Bogota (1960). Finalmente, desde la vigesima segunda hasta la actual (2014) del Diccionario de la Real Academia Espanola, "hispanidad" denota: "1. Caracter generico de todos los pueblos de lengua y cultura hispanica. 2. f. Conjunto y comunidad de los pueblos hispanicos. 3. f. ant. hispanismo" (RAE 2001).

Si estas son las cargas semanticas del termino en los siglos XX y XXI, ?cuales fueron sus cimientos coloniales y las fuerzas decimononicas que nutrieron y promovieron su forma concreta?

2. Marco referencial: Desde 1492 hasta la crisis de 1898

El ser hispanico del siglo XVI creo las realidades historicas del Nuevo Mundo y su identidad heterogenea desde 1492 hasta 1824 con base en: 1) la espiritualidad del humanismo espanol y la evangelizacion cristiana, 2) el codigo juridico y humanistico de las Leyes de Indias, 3) la direccion del Estado monarquico sobre la experiencia politica americana. Sobre estos cimientos, a lo largo de los tres siglos de convivencia y mutua cesion cultural, se origino la hispanidad.

Pese a la unidad linguistica, religiosa, cultural, urbanistica y politica de la Corona con las provincias americanas, los problemas de comunicacion, una administracion ineficaz, la corrupcion, un inadecuado desarrollo economico en los territorios americanos, la subordinacion y el tratamiento injusto de los indios y mestizos, asi como el impedimento de la ortodoxia dominante espanola en relacion con el desarrollo intelectual en America en el nivel de Francia e Inglaterra condujeron a la etapa romantica del proceso de independencia (Juan y Ulloa 1918, Marias 1992, Zuleta 2000, Hernandez 2012). Sin embargo, las influencias ilustradas, la escision geografica, politica y republicanismos no impidieron que tales provincias mantuvieran adhesion intelectual y sentimental con la tradicion hispanica (Kosling 1955, Zuleta 2000). ?Por que? Durante la Colonia, el proceso misionero de la espiritualidad cristiana penetro en un ser americano de raices indigenas e ibericas, de manera que le permitio, sin importar sus variantes mestiza, mulata o criolla, su integracion e identidad con los valores de la hispanidad, la vida comunitaria y el ordenamiento urbanistico; por eso, a pesar de los cambios politicos, no se dio una separacion espiritual, pues la religion, la lengua, la historia, las costumbres y los usos siguieron siendo comunes y subsistieron ante su desden y rechazo violento posterior a las guerras de Independencia (Kosling 1955, Hernandez 2012).

Por esta via se llego a los planteamientos decimononicos de la hispanidad.

A pesar de que ente 1810 y 1821 la emancipacion y creacion de las nuevas republicas no reflejaron preocupacion en la conciencia nacional ni fueron tema de discusion (Kosling 1955, Fernandez 1957, Almagro, s.f., citado en Lago 1997), Espana sufrio una desinternacionalizacion, justamente por dichas guerras, levantamientos e intervenciones de Estados Unidos (Hernandez 2012). A inicios del reinado de Isabel II (1833-1868), se experimento una crisis economica y, para solucionarla, la burguesia y negociantes espanoles reinstalaron "una imagen del imperio acunada en el siglo XVIII: America como mercado comercial y como factor en la politica de defensa de las dos posiciones [ideologicas del momento]" (Zuleta 2000: 71). De este modo, comienza una primera formulacion de panhispanismo al considerar a America parte de una comunidad hispanica y una tradicion cultural e historica. Sin embargo, dicho objetivo no se cumplio por causa de la intervencion de Espana en los asuntos internos de Peru, Bolivia, Chile, Argentina y Mexico, entre 1842 y 1847; en consecuencia, se atacaron colectividades espanolas en Mexico, Peru y Cuba; la "leyenda negra" acrecento el desprestigio, ignorancia y distorsion de lo hispanico; el interes en potencias como Francia, Inglaterra, Alemania y Estados Unidos aumento (Zuleta 2000).

Otra posibilidad clave, empero, se develaba. Hacia 1840, en el ambiente espanol circulaba el concepto de "raza" despojado del exclusivismo biologico y la superioridad evolutiva etnica, por influencia del darwinismo social (Litvak 1980, Zuleta 2000, Alvarez 2002). Tal concepto se comenzo a perfilar como mito o elemento esencial para una comunidad linguistica, religiosa o nacional hispanica opuesta al estilo de vida y cultura de los Estados Unidos (Van Aken 1959, Litvak 1980). "Raza", pues, "equivalia a cultura, y se empleaba como simbolo de los lazos tradicionales que ligaban a Espana con Hispanoamerica" (Zuleta 2000: 73).

A fin de imponer una imagen fraterna y comprensiva de America (Zuleta 2000), a partir de los 50 se crearon y divulgaron periodicos, como El Museo Universal (1857-1869) (Zuleta 2000), y revistas, por ejemplo, La Ilustracion Espanola y Americana (1869-1921) (Palenque 1990, Celma 1991, Zuleta 2000). A esto se aunan las labores de academicos en lengua e historia. La Real Academia Espanola, verbigracia, fundo filiales en Ecuador (1874), Mexico (1875) y El Salvador (1876). Esta proyeccion fue apoyada por humanistas y fieles a la cultura hispanica, como: Andres Bello, Miguel Antonio Caro y Rufino Jose Cuervo.

Como se colige, a mediados del siglo XIX se genero un cambio de actitud de Espana respecto de Hispanoamerica y viceversa, debido a la preocupacion por el concepto de raza, las publicaciones periodicas y las funciones de las Reales Academias de la Lengua e Historia sobre temas culturales, filologicos, linguisticos, economicos, religiosos, cientificos e historicos.

Estas relaciones progresaron junto al panlatinismo europeo: Frente a los avances materiales, cientificos, industriales, artisticos e intelectuales de los paises nordicos hacia 1870, Italia, Espana y Francia se enfrentaron al individualismo, protestantismo, mercantilismo y nordicismo, reforzando su politica, tecnicas e intelectualidad para recuperar su rol de guias del mundo occidental en nombre de su civilizacion heredada de Roma (Litvak 1980); de ahi se volvieron elementos esenciales para el progreso el autoritarismo y la religion catolica. Tal reaccionaria idea se extendio a Rumania (1879) y, posteriormente, Portugal, Suiza, Canada, Brasil y otras naciones americanas. En su apoyo, circularon en Europa y America publicaciones como: La Raza Latina (18741884), Fratilia Intru Dreptate (1882) y Revue des Deux Mondes (1894) (Litvak 1980, Zuleta 2000). Sin embargo, en 1897 el panlatinismo decayo, debido al pesimismo generado por la guerra espanola en Cuba y las disensiones entre felibres (Litvak 1980). Pese al declive, la polemica entre latinos y anglosajones genero una actitud europeizante prolatina, el desencadenamiento de actitudes nacionalistas, alentadoras de estudios psicologicos, sociologicos, antropologicos e historicos (Litvak 1980). Como resultado, la preocupacion por el concepto de raza se acrecento en Europa (Alvarez 1895).

Los esfuerzos y efectos del panlatinismo iban fomentando simultaneamente en Espana el periodo de la Restauracion (1875-1902), en que se asentaron los pilares que se reflejaran en la idea nacionalista de hispanidad a principios del siglo XX: el patriotismo, el recuerdo del imperio colonial como fundamento de la grandeza nacional, los intereses por la lengua castellana, el cristianismo y la doctrina racista, frente a la invasion revolucionaria, el racionalismo moderno, las religiones musulmana, judia, el protestantismo y, mas tarde, contra el capitalismo estadounidense y el comunismo materialista sovietico (Alvarez 2002). En esta epoca, asimismo, el concepto de expansion imperial territorial motivo las pretensiones de conseguir la Union o Federacion Iberica (proyecto que se venia gestando desde la anexion de reinos durante la Edad Media y se proclamo hasta 1873), ante Italia, Alemania, Gran Bretana (primera potencia mundial de la epoca) y Francia (habia desplazado a Espana culturalmente ante las republicas americanas). Debido al poco alcance y fallos de dicha union, Portugal abandono el proyecto y Espana se dedico a celebrar el catolicismo, un "nacionalismo hipersensible" (Alvarez 2002: 17) y un plan educativo encargado de fabricar sujetos catolicos (Balmes 1925, Alvarez 2002).

La inadaptacion de Espana a la modernidad y la perdida de sus ultimas colonias ultramarinas colapsaron este patriotismo, no obstante, y suscito un sentimiento de degeneracion social (Alvarez 2002). En esta coyuntura nacio el movimiento hispanoamericanista, componente dinamico para la idea rotunda de hispanidad. Entre 1880 y 1900, se conmemoraron, entre otros, el Congreso Pedagogico Hispano-Portugues-Americano y el IV Centenario del Descubrimiento de America. Igualmente, se crearon y difundieron revistas y periodicos varios, entre ellos: La Espana Moderna (1889-1914) y la Revista de Historia y Literaturas Espanolas, Portuguesas e Hispanoamericanas (1895). Se fundo el Museo y Biblioteca de Ultramar (1888). Se rediscutieron las ideas confederativas de Simon Bolivar y la Restauracion. En resumen, el acercamiento hispanoamericanista fue posible por: 1) el imperialismo amenazador de Estados Unidos, 2) la concomitancia cultural entre las naciones hispanohablantes y 3) la tentativa de una confederacion.

?Repercutio negativamente la crisis del 98 sobre las relaciones hispanoamericanistas? Lo cierto es que no: Hispanoamerica, conmovida por el desastre, manifesto su solidaridad con Espana y esta aminoro los ultimos rastros de indiferencia. Surgio asi "por primera vez desde la independencia, un comun anhelo de unidad, ya no politica, sino espiritual y cultural" (Fogelquist 1958: 25).

Si bien la Generacion del 98 busco las causas de la crisis in interiore Hispaniae, tambien atendio el tema de la hispanidad, entendiendola como: 1) proyecto de clases, donde una clase social hegemonica, capitalmente burguesa y criolla, espanoles por generacion, desconocia o evitaba reconocer al negro, al indio o al mestizo; 2) una sociedad mestiza, donde el discurso devaluatorio del mestizo, el indio y el negro quedaba ausente por completo (Rojas 1997). En todo caso, la Generacion del 98 y su modernismo permitieron a los literatos de ambas partes el intercambio de la preocupacion por la crisis finisecular y la idea de America en la opinion publica e intelectual espanola, a favor siempre de una renovacion del espiritu hispanico (Alvar 1999, Hernandez 2012). Asimismo, el asunto entre Panama y Estados Unidos por el canal en 1903 estimulo el sentimiento de fraternidad, aun en los escritores modernistas mas cosmopolitas, como Dario.

Esta eclosion de intelectualidad, literatura, relaciones culturales y politicas impulso los discursos y movimientos regeneracionistas, que desde antes del 98 se sentian, pero se potenciaron sustentados en una politica conservadora y catolica radical (Hernandez 2012).

En fin, entiendase que desde los movimientos hispanoamericanistas hasta los regeneracionistas, se expusieron conceptos y argumentos fundamentales para la idea concreta de hispanidad. Por ello, es necesario un ahondamiento en los principios de Ruben Dario, Marcelino Menendez Pelayo, Juan Valera, Rafael Altamira y Miguel de Unamuno.

3. Primeros promotores de la hispanidad

3.1. Ruben Dario

De los prologos para sus poemarios y su poesia misma se desprende la idea de hispanidad. Dario expreso, desde la "Introduccion" de Epistolas y poemas (1885) hasta el "Prefacio" de Cantos de vida y esperanza (1905), siempre un optimismo en el sentido poetico que lo llevo a considerar el idealismo espiritual, con el fin de revelar la armonia, la verdad, lo humano y lo sagrado como autenticos valores artisticos, afines al "epos hispanida" de la esperanza y la vida como ya vio Gimenez Caballero (1965). Justamente, en la "Introduccion" de Epistolas y poemas, al respecto dice: "que en la miel de la armonia/ de el filtro de la verdad;/ que muestre a la humanidad/ lo luminoso y lo santo;/ y que se escuche su canto/ por toda la eternidad" (Dario 2007: 499).

Debido a su introspeccion y retrospeccion del tiempo y el espacio, la busqueda de lo universal y su pertenencia a ello, manifesto un sentimiento de humanidad sin arraigarse a ningun nacionalismo o patria particular. Si bien dedico versos y prosas a Nicaragua, Argentina, Chile y Francia, y aunque su patria summa --por influencia del panlatinismo--fue lo helenico, latino, hispanico, americano, frances ("Bebiendo la esparcida savia francesa/ con nuestra boca indigena semiespanola,/ dia a dia cantamos la Marsellesa/ para acabar danzando la Carmanola", Dario 2007: 332); lo universal afincado en su espiritu que convirtio en estetica humanista (Salinas 1975), en ningun otro caso evidencio profundamente lo social e historico como en el caso de Espana. De ahi que vivio poetica, politica, social y humanisticamente su herencia hispanica. Lo conmovieron, por ejemplo, la crisis del 98 y la autocritica de lo espanol que esta suscito; asi como la visita del rey Oscar de Suecia y su saludo: "Vive l'Espagne!", expresion que motivo la genesis de "Al rey Oscar". Su poesia, pues, impacto a tal punto el ambito cultural y literario espanol que se publicaban textos suyos y criticas en torno a estos en casi todas las revistas y periodicos de la epoca. Celma (1991), por ejemplo, puntualiza la presencia de textos de Dario en La Ilustracion Espanola y Americana (Palenque [1990] tambien corrobora dicha presencia en esta revista), Madrid Comico (1880), La Espana Moderna, Vida Nueva (1898-1900); La Vida Literaria (1899), publicacion semanal; Revista Nueva (1899), Electra (1901), Helios (1903-1904), Alma Espanola, La Republica de las Letras (1905), El Nuevo Mercurio (1907), Renacimiento (1907) y Hojas Selectas (1902-1920), revista mensual.

Su patria madre, de raza, lengua y religion era Espana; Francia, la patria universal. Dario creyo en la necesidad de que las nuevas republicas independientes americanas rebuscaran en su alma mater el amparo espiritual y la orientacion para su propio surgimiento exitoso; asi como el hecho de auxiliarla en su crisis: "hacia el pais maternal que el alma americana--americanoespanola--ha de saludar siempre con respeto, ha de querer con carino hondo. Porque si ya no es la antigua poderosa, la dominadora imperial, amarla el doble; y si esta herida, tender a ella mucho mas" (Dario 1950: 17). Por eso, critico, en 1901, "el alejamiento de la madre patria del coro de las dieciseis Republicas hermanas" (Dario 1950: 50). Los versos de "Salutacion del optimista", en que se alude cuando Roma amamanto a Hispania ("?Quien dira que las savias dormidas/ No despiertan entonces en el tronco del roble gigante/ Bajo el cual se exprimio la ubre de la loba romana?", Dario 2007: 249), resultan significativos en esta direccion, pues en ese momento era Espana quien debia nutrir a sus filiares pueblos americanos. En sintonia con esto, Zorrilla de San Martin afirmo: "El pueblo que nos dio su sangre y su lengua y su fe, debe darnos aire, luz, estimulo. En el mundo moral, como en el fisico, la lactancia es la continuacion obligada de la obra de la generacion" (citado en Rojas 1997: 176). El reclamo protector y nutricio se traducia en el reencuentro hospitalario de la sangre y la solidaridad: "Un continente y otro renovando las viejas prosapias,/ En espiritus unidos, en espiritu y ansias y lengua" (Dario 2007: 250). De ahi que Dario encontro al "abuelo espanol de barba blanca [que] me ensena una serie de retratos ilustres" (Dario 2007: 158); retomo de la progenie hispana figuras de valor historico, politico, social, artistico y literario como: el Cid, Isabel la Catolica, Colon, Velazquez, Cortes, Quevedo, Tirso, entre otros; valoro lo hispanomusulman y sefardi ; llego a personificar poeticamente en don Quijote el "Santo patrono de la causa eterna del idealismo (...) y la heroicidad moral, virtudes de universal circulacion" (Salinas 1975: 267 y 226) y le exhorto a este "Noble peregrino de los peregrinos" que intercediera por el espiritu hispanico ante la falta de vitalidad, la perdida de la fe, las congojas y tristezas de "los superhombres de Nietzsche", el academicismo doctrinario anquilosado, el pesimismo, la "canallocracia" y la deshonra, entre otros vicios.

Para Dario, en sintesis, el porvenir de America espanola estaria marcado segun la menor emancipacion que tuviera con respecto a la influencia intelectual, etica, artistica y espiritual de Espana y, por antonomasia, la influencia civilizadora de Roma.

Pese a todo, rechazo a la Espana dogmatica politicamente. En realidad, el "nunca fue, estrictamente hablando, un pensador politico y no tuvo un programa ideologico concreto (...) Prefiere la poesia a la politica" (Acereda 2000: [seccion]3). En el ultimo parrafo del "Prefacio" de Cantos de vida y esperanza, expreso su actitud cosmopolita y unificadora de la ideologia y poetica hispanoamericanas (el se percato de que su "movimiento de libertad" triunfo tanto en America como en Espana); el afan de protesta fue inferior a sus esfuerzos por alcanzar una estetica bella, ilustre y noble. Su conciencia se dirigio a rescatar mas bien la herencia espiritual y social hispanica de Espana e America frente a los excesos de materialismo, democracia, poder economico y politico de Estados Unidos (Allen 1967), su racismo (Jackson 1967) y carencia de valores religiosos como los del cristianismo de America espanola. El no se oponia al sajonismo, estaba contra la falta de respeto y el acecho de la libertad: "Eres los Estados Unidos,/ Eres el futuro invasor/ De la America ingenua que tiene sangre indigena,/ Que aun reza a Jesucristo y aun habla en espanol" (Dario 2007: 258). Por eso, afirmo Salinas: "En su espiritu no hay odio, si temor" (1975: 244). Esta preocupacion por que la cultura latina e hispanoamericana cayeran ante los anglosajones se expresa en "Los cisnes": "?Seremos entregados a los barbaros fieros/ ?Tantos millones de hombres hablaremos ingles?" (Dario 2007: 269).

La identidad de America espanola, pues, para Dario constituyo una esencia, cuyo origen procedia del nacimiento y fortalecimiento de la hispanitas peninsular. Lo caballeresco, noble, heroico, catolico y castellano se reformulaban, se imponian y debian aceptarse, ya que sobre este ethos Hispanoamerica habria de erigir su mestizaje, rechazando lo sajon como amenaza de la hispanidad, y aun de la latinidad, puesto que por razones historicas los hechos se reiteraban: asi como las periferias del Imperium Romanum fueron amenazadas por los barbaros, asi las herederas latinas lo eran en ese momento por el bloque anglosajon y germanico (Litvak 1980, Hurtado 2001).

Inclitas razas uberrimas, sangre de Hispania fecunda,/ Espiritus fraternos, luminosas almas, !salve!" (Dario 2007: 249). Estos dos primeros versos de "Salutacion del optimista" revelan una epifania del porvenir, progreso y exito, en tanto se es hijo de la hispanidad, su conocimiento, su verdad, etica, solidaridad y espiritualidad. Dario extendio ese modo de sentir la hispanidad a todos los rincones espanoles e hispanoamericanos, unificados por el ideal espiritual comun: "Unanse, brillen, secundense, tantos vigores dispersos;/ Formen todos un solo haz de energia ecumenica. / Sangre de Hispania fecunda, solidas, inclitas razas, / Muestren los dones preteritos que fueron antano su triunfo (Dario 2007: 250).

En consecuencia, reprocho el pesimismo y la escision: "Abominad la boca que predice desgracias eternas,/ Abominad los ojos que ven solo zodiacos funestos,/ Abominad las manos que apedrean las ruinas ilustres,/ O que la tea empunan o la daga suicida (...) ?Quien sera el pusilanime que al vigor espanol niegue musculos/ Y que al alma espanola juzgase aptera y ciega y tullida?" (Dario 2007: 249-250). Apelo entusiasta y optimista a la union de los dos continentes sin desmentir ni negar sus pasados, mas bien encontrando en ellos su riqueza, grandiosidad y libertad: "La latina estirpe vera la gran alba futura,/ En un trueno de musica gloriosa, millones de labios/ Saludaran la esplendida luz que vendra del Oriente,/ Oriente augusto en donde todo lo cambia y renueva/ La eternidad de Dios, la actividad infinita./ Y asi sea Esperanza la vision permanente en nosotros,/ !Inclitas razas uberrimas, sangre de Hispania fecunda!" (Dario 2007: 250). Insistio en la genealogia hispana, mestiza y grecolatina, asi como en los vinculos psicobiologicos (Lombardi 1984). En fin, solicito un equilibrio eclectico de signos socioculturales e historicos y simbolos de ambas latitudes trasatlanticas. Espana y America espanola debian aceptar sus palimpsestos, pues de la sanacion y hermandad de los hispanos dependeria el resurgimiento de la hispanidad.

Hispanoamerica fue para Dario el sustrato poetico de flora, fauna, geografia, historia y personajes ilustres (Suarez 1968); esa America de grandeza y lenguajes pasados, filosofias y politicas propias, posteriormente alfabetizada por la Peninsula, vinculada a esta por la empresa colombina: "Mas la America nuestra, que tenia poetas/ Desde los tiempos de Netzahualcoyotl,/ Que ha guardado las huellas de los pies del gran Baco,/ Que el alfabeto panico en un tiempo aprendio" (Dario 2007: 259).

A pesar de los discursos de la epoca y el desden por lo americano y precolombino, el mestizaje fue fundamental para Dario, pues invitaba a "una reflexion marcada por tres rasgos: el estetico, el politico y el pedagogico. En el pensamiento se encontraria la unidad [... dado que se.] establecera una estrecha relacion entre filosofia, identidad y lenguaje" (Rojas 1997: 179-180). Su concepto de mestizaje se observa en los siguientes fragmentos de los poemas "Raza": "Juntos alientan vastagos/ de beatos e hijos/ de encomendados, con/ los que tienen el signo/ de descender de esclavos africanos,/ o de soberbios indios" (Dario 2007: 414); y "A Colon", respectivamente: "Cuando en vientre de America cayo semilla/ de la raza de hierro que fue de Espana,/ mezclo su fuerza heroica la gran Castilla/ con la fuerza del indio de la montana" (Dario 2007: 333).

El vertice de la religion es fundamental para completar la anterior triada. Pero mas que la inquisitiva religion catolica del progreso hispanico imperial, Dario entendio la creencia en Dios--aunque siempre dentro de "un catolicismo tradicionalista y conservador" (Rojas 1997: 171)--como la fuente de la autentica espiritualidad que garantizaria el bienestar social, politico, filosofico, moral y economico fundacional de las naciones americanas. "La hispanidad solo podia salvarse volviendo al catolicismo espiritualista" (Rojas 1997: 171).

Este es el ideal dariano que llego a concretarse rotundamente en su poesia, pero mas a lo largo de Cantos de vida y esperanza. Mas que "hispanidad", el lo denomino "hispanismo", respondiendo a los movimientos hispanoamericanistas de la epoca. En todo caso, allende la cuestion nominal, Dario, al definirse como "'espanol de America y americano de Espana' (...) afirma de nuevo el anhelo (...) de alzarse sobre las patrias con lindes geograficos e historicos, en busca de otra especie de anterior patria comun; ni lo americano quita de sentirse espanol en Espana, ni lo espanol obsta a la conciencia de ser americano" (Salinas 1975: 41).

En sintesis, en su poesia y prosa, Dario (1950, 2003, 2007) se identifico social e historicamente con Espana y declaro poeticamente el hispanismo (la hispanidad) como el idealismo espiritual, producto de la herencia cultural, religiosa y linguistica del Imperio; raiz comun que obligaba a las naciones americanas y Espana a religarse, ante la decadencia de esta en 1898, a traves de la literatura, la espiritualidad catolica, la raza hispanica y latina, la vida social en terminos humanistas, prescindiendo de los limites geograficos, nacionalismos y dogmatismos politicos; valorando, ademas, el pasado musulman, sefardi, precolombino, mestizo y criollo, asi como la reflexion estetica, politica y pedagogica que estos legados implicaban. Espana debia ser, para las incipientes republicas, segun Dario, amparo, orientacion espiritual y etica, ya que aquella provenia de la civilizacion latina y, por ende, era continuadora de los ideales del panlatinismo frente al protestantismo, racismo y los excesos del materialismo, la democracia, el poder economico y politico de Estados Unidos. El autentico ethos o modo de ser hispanico se baso, en consecuencia, en lo caballeresco, noble, heroico, catolico y castellano: bases del espiritu comun y la identidad hispanoamericana. De la fraternidad y la sanacion de las relaciones entre Espana y America espanola, dependia, pues, para Dario, la hispanidad.

3.2. Marcelino Menendez Pelayo

Menendez Pelayo planteo su ideologia nacionalista en general, partiendo de que el caracter espanol comenzo a acentuarse en la cristianizacion, latinizacion y romanizacion de Hispania; hechos que condujeron, en su opinion, a la unidad nacional, legislativa, linguistica, teologica, literaria, filosofica y artistica de Espana y su raza, la cual incluia a los lusitanos y otros habitantes historicos de la peninsula, excepto judios y musulmanes.

Su idea sobre la hispanidad se puede interpretar a partir de "Al lector" y "Advertencias generales" de su Historia de la poesia hispanoamericana (1911), "primera historia de la produccion poetica americana, enmarcada en el contexto cultural y estetico de cada uno de los paises, desde la epoca virreinal hasta mediados del siglo XIX" (Zuleta 2000: 85). Dicho texto derivo de la Antologia de poetas hispanoamericanos (1893-1895), proyecto encargado a el por la Real Academia Espanola en 1892, con dos motivos: 1) en honor de la Espana ultramarina durante la celebracion el IV Centenario, 2) para contrarrestar el desconocimiento y desinteres de los espanoles por Hispanoamerica y su poesia . En dicha antologia Menendez Pelayo incorporo textos liricos en lengua castellana de poetas ya fallecidos antes de 1892, procedentes de cada una de las regiones del Nuevo mundo descubiertas y civilizadas por los espanoles, ya instalados en Espana. Si bien descarto muestras liricas de Brasil debido al criterio linguistico de la seleccion, considero siempre a este ultimo pais partidario de la hispanidad. Su antologia fue, pues, como vio Lohmann: "un acto permanente de confraternidad hispanoamericana" (1957: 122); con ella, "imprimio vertebracion y cauce al contenido espiritual de la Hispanidad (...) a fin de restablecer la originalidad de la tradicion espanola trasplantada a America" (1957: 177); tradicion colonial, caudal de la estirpe, el pensamiento y la capacidad de ensonacion.

En sus advertencias preliminares, aludio a la importancia y trascendencia del latin como lengua de la civilizacion, el derecho romano, la religion catolica y, en consecuencia, pertinente para "preparar la unidad espiritual del linaje humano" (Menendez Pelayo 1948: 6). Destaco las lenguas y dialectos provenientes del latin, primero, en comparacion con las lenguas indigenas europeas, extintas muchas durante los procesos de dominacion romana, excepto en castas o en comunidades helenicas; y, segundo, con respecto a las lenguas, civilizacion y espiritu germanicos.

Para demostrar la relevancia del castellano como lengua romance de civilizacion, reconocio desde Mexico hasta Chile a cada uno de los paises como seres de la misma lengua, historia y literatura espanolas, pese al deseo de algunos por establecer separaciones, frente a lo cual les deseo prosperidad. De todos modos, el hecho de que la Real Academia Espanola considerara el aporte y valor poeticos de las naciones americanas en una antologia conmemorativa de "aquel maravilloso y sobrehumano acontecimiento" (Menendez Pelayo 1948: 7) evidencio la extension civilizadora de la lengua castellana y el acercamiento intelectual entre Espana y estas republicas, aun en un contexto de rencores, guerra e incomunicacion artistica. Se reintegro fraternalmente, pues, en una obra de lengua patria, el culto de los pueblos hispanicos por una misma tradicion literaria; se oficializo a los mas selectos poetas de cada nacion americana dentro de la literatura espanola y, asi, se confirmo la alianza de la raza hispana.

Debido a los intereses anteriores, se excluyo de la antologia las producciones precolombinas: "Tratabase solo de la poesia castellana en America (...) calificada de espanola en el sentido mas tradicional y etnologico de la frase" (Menendez Pelayo 1948: 9). Al afirmar que prescindiria "de la poesia indigena en lenguas americanas, anterior o posterior a la conquista" (1948: 9), debido a lo incognito, revesado y extrano que eran para un espanol, Menendez Pelayo agrego un rasgo mas a su criterio de hispanidad: los salvajes y barbaros amerindios no eran parte del ser hispanico, pues no compartian la civilizacion ni por lengua ni por religion, "Sea cual fuere la antiguedad y el valor de los pocos y oscuros fragmentos literarios que de esas lenguas [y comunidades] primitivas qued[e]n" (1948: 10). Solo reunio, por ende, la lirica americana seguidora de la tradicion espanola y la civilizacion latina:

partiendo del clasicismo italiano del siglo XVI, del culteranismo del XVII, de la reaccion neoclasica del XVIII, del romanticismo del presente y de las influencias de la novisima literatura extranjera, especialmente la francesa y de la inglesa [... nunca ...] opacas, incoherentes y misteriosas tradiciones de gentes barbaras o degeneradas, que para los mismos americanos de hoy resultan mucho mas extranas, menos familiares y menos interesantes que las de los asirios, los persas o los egipcios (Menendez Pelayo 1948: 10).

El aserto anterior confirma su pensamiento de que, ademas de esta literatura, solo era parte de la hispanidad el pasado americano producido por espanoles, criollos y mestizos, desde la Conquista hasta las guerras independentistas y las discordias civiles.

Por otra parte, repudio, tanto en la literatura como en el modo de ser hispanoamericanos, la influencia de la politica, literatura, moda, ciencia, arte y cosmopolitismo franceses; la industria mercantil anglosajona y alemana; el protestantismo y las corrientes demograficas italianas. Temio que los caminos de la cultura americana se torcieran y apropiaran de lo pintoresco y postizo y, en consecuencia, declinara el prestigio ascensional de lo hispanico, ya que en todo momento, en Espana y America: "La Hispanidad, por su misma esencia de imperio espiritual, deb[ia] proyectar su gravitacion aun sobre aquellas naciones que se encuentren accidentalmente afectas a la orbita politica de naciones extranas" (Lohmann 1957: 213).

En resolucion, al compilar la Antologia de poetas hispano-americanos y la Historia de la poesia hispano-americana, Menendez Pelayo institucionalizo la idea de hispanidad como "espiritu de fraternidad" (1948: 14), de integracion ("Al fin son carne de nuestra carne y huesos de nuestros huesos", 1948: 4) y alianza de las naciones de la raza hispana, en virtud de la extension de su lengua castellana, religion catolica, derecho romano y civilizacion latina, homenajeadas implicitamente en las conmemoraciones del IV Centenario. Desde su punto de vista, la hispanidad otorgaba a Hispanoamerica "resonancias ecumenicas, en vez de ecos domesticos" (Lohmann 1957: 45); la oponia a los pueblos salvajes y barbaros tanto de Europa como de la America precolombina. Para el, pues, "lo peninsular y lo americano era todo uno; sus principios esenciales, comunes, y la interdependencia un hecho irrevocable. America era la prolongacion vital de Espana" (Lohmann 1957: 95-96); la extension, tradicion y posibilidad de la vida hispanica.

3.3. Juan Valera

Valera comenzo a publicar sus articulos en 1888. En ellos, presento a escritores hispanoamericanos (incluido Dario), expreso ideas retomadas luego en sus cartas y fue uno de los primeros en hablar sobre la celebracion del IV Centenario del Descubrimiento de America. En su papel de critico, periodista y ensayista, Valera proporciono, como Dario, "una imagen nueva proxima a la Hispanidad" (Hernandez 2012: 832).

Especialmente, en sus Cartas americanas (1889), Nuevas cartas americanas (1890) y Ecos argentinos (1901), defendio persistentemente la idea de unidad superior que la sangre, lengua, literatura y cultura daban a las naciones hispanoamericanas y su propia personalidad entendida como prolongacion de la cultura hispanica en esas otras tierras, a pesar de la independencia politica (notese sintonia con las ideas de Menendez Pelayo 1948). A manera de ilustracion, leanse sus palabras dirigidas al presidente de Ecuador, Antonio Flores:

La unidad de civilizacion y de lengua, y en gran parte de raza tambien, persiste en Espana y en esas Republicas de America, a pesar de su emancipacion e independencia de la metropoli. Cuanto se escribe en espanol en ambos mundos es literatura espanola, y, a mi ver, al tratar yo de ella, propendo a mantener y a estrechar el lazo de cierta superior y amplia nacionalidad que nos une a todos [sic] (Valera 1890: V).

En su opinion, el hecho de que tales republicas consideraran su propia personalidad como extension de la hispana les permitia participar de un conjunto universal de naciones, casi como una polis helenica. Al respecto escribio:

Si nuestro pueblo, nacion, casta, raza o como queramos llamarle, valiendonos de termino mas comprensivo, tiene el ser y el brio que yo quiero que tenga, no solo debe haber elevado a su altura a los indios americanos, confundiendose y combinandose con ellos, sino que debe tambien, a pesar de la corrientes, por impetuosa y crecida que sea, de la emigracion de otras ramas de Europa, conservar el sello, el caracter primitivo, la marca indeleble de su espanolismo. Yo quiero que tenga, y si el amor de casta o de raza no me engana, creo que ha de seguir teniendo el elemento espanol que hay en America desde Tejas a California hasta el Estrecho de Magallanes, la plasmante virtud que identifique los otros elementos que se le unan (Valera 1944: 14-15).

Al lado de los versos de Dario, la idea de Valera sobre la fusion de los autenticos elementos integradores de Hispanoamerica, regidos y asegurados por la fuerza y persistencia unitivas de lo hispanico, inicio el concepto de mestizaje (Zuleta 2000).

Por otro lado, al considerar a Hispanoamerica estrictamente una provincia de las letras espanolas, debido a la lengua, tradiciones de estilo y pensamiento, llego a juzgar los afrancesamientos literarios (de Dario, por ejemplo) y abrir las discusiones sobre el nombre apropiado para referirse a la realidad historica de America. La expresion "America espanola" fue usada en 1853 por la Revista Espanola de Ambos Mundos (Marias 1992). En esta, paradojicamente, aparecio un articulo de Michel Chevalier, en el cual se insistia en "lo latino", "lo germanico" y "lo eslavo" tanto de Europa meridional como de America del Sur. A partir de 1861, Chevalier, en la Revue des Races Latines, empleo y siguio utilizando la denominacion "'America Latina' para preparar la justificacion de que Francia interviniese decisivamente en un pais de la America hispanica" (Marias 1992: 88). En la poesia de Dario se encuentra notoriamente el nombre "America espanola". Por motivo de la crisis del 98 y el debate de la superioridad de los anglosajones sobre los latinos, tanto en Espana como en los otros paises latinos, se "revivio el interes por las naciones de allende el mar, uniendose el concepto de hispanidad al de latinidad" (Litvak 1980: 75), como ocurre en la poesia dariana.

Por su parte, Valera (1890), en un momento inicial, prefirio el calificativo "espanol" o "iberico" frente a "latino", en el cual observo cierto desden por la sangre y el ser (Marias 1992). En 1897, dudo si llamar "latinoamericanas" o "hispanoamericanas" a las naciones trasatlanticas; finalmente, se inclino por el segundo adjetivo, porque America era obra espanola y no latina (Litvak 1980). Considero, ademas, que la dicotomia entre raza latina y razas germanicas y eslavas era solo un medio creador de odios y rivalidades. En 1902, mostro optimismo por la raza latina e invito a que se afianzaran las relaciones con la America espanola, Portugal, Brasil y Cataluna, dado que: "Es asi, en bloque, como Espana deberia unirse a la comunidad latina" (citado en Litvak 1980: 51).

En fin, Valera (1890, 1944), defendiendo el lugar de Espana y lo hispanico en America, anadio a la idea de hispanidad el concepto de prolongacion de la realidad historica y personalidad hispanicas en las republicas americanas, sin desnaturalizar su propia identidad mestiza ni la herencia comun que las volvia universales; es decir, la unidad de sangre, lenguaje y cultura.

3.4. Rafael Altamira

En 1898, fue "el primero que demostro que la historia de Espana era ininteligible sin la de America y que los espanoles e hispanoamericanos compartian sentimientos y valores especificados en lo que llamo 'modalidad hispanica'" (Hernandez 2012: 835); id est, el intercambio de ideales sin desnaturalizar el parentesco con Espana, en lo que se ve un claro eco del pensamiento de Valera. Por eso, sugirio y animo proyectos y programas de accion de Espana en America, apelando a la unidad psicologica del pueblo hispanico antes que al concepto de raza: demostro que en Espana existia una poblacion diversa, como no habia otra en Europa; por lo tanto, resultaba inapropiado hablar de raza; proclamo, en contrarrespuesta, la unidad psicologica del pueblo hispanico, salvacion ante la decadencia (Altamira 1902). Asimismo, llamo a la conservacion de la comunidad linguistica del castellano en America, la fraternidad y comercio intelectuales; todas estas deberian de ser las verdaderas bases de la politica americanista de Espana, con el fin de robustecerse con la aportacion de las naciones americanas (Altamira 1898, 1900, 1902). Analizo, ademas, la amenaza cultural del sajonismo de Estados Unidos para los paises hispanoamericanos (Altamira 1900).

La nocion de intercambio intelectual con Hispanoamerica se escuchaba en 1898 tanto en sus palabras como en las reflexiones de Gavinet (2004). Este ultimo abogaba por la creacion y reforzamiento de una comunidad cultural e intelectual, donde el conocimiento fuera reciproco y se dieran a conocer los valores literarios hispanoamericanos, allende los intereses de propiedades intelectuales. Por eso, mas que una confederacion politica, Gavinet apelo por una intelectual y espiritual, en que se incluian Espana, Portugal y las republicas americanas, componentes de raza hispanica y catolica.

Particularmente, en su discurso de apertura de la Universidad de Oviedo, Altamira (1898) expuso y demando el papel social remediador de la universidad, el patriotismo y la vida cientifica espanola. Divulgo tales ideales desde su posicion de catedratico en Oviedo, asi como en universidades de Cuba, Uruguay, Chile, Argentina, Peru y Mexico. Su objetivo, cultural mas que politico, era consolidar intercambios cientificos y academicos con organismos hispanoamericanos. De ahi que, en el Congreso Literario Hispanoamericano de 1900, impulso a que la Universidad de Oviedo presentara una ponencia titulada: "Proposiciones", en que se discutieron como orientacion practica del hispanoamericanismo:

la aceptacion de los tribunales de arbitraje para los conflictos internacionales, la igualdad juridica y civil entre todos los ciudadanos hispanoamericanos, el establecimiento de un cable directo entre Espana y America, la garantia de la propiedad intelectual, la rebaja en el precio de los libros, el proteccionismo del comercio hispanoamericano, el resguardo de los derechos obreros, la creacion de un instituto para maestros, el intercambio de profesores universitarios, la reciprocidad de titulos profesionales, la creacion de catedras destinadas a historia, geografia e instituciones juridicas y politicas de los paises hispanoamericanos, la organizacion del intercambio de publicaciones, etcetera (Zuleta 2000: 105).

Por su labor pedagogica y filosofica, pues, promovio que esta universidad fuera la primera en preocuparse por un programa de relaciones culturales con Hispanoamerica y que, en 1943, dicha institucion abriera la especialidad de Historia de America y luego Antropologia Americana (Zuleta 2000, Hernandez 2012).

En definitiva, Altamira (1898, 1900, 1902) aporto a la idea de hispanidad el concepto de modalidad hispanica, respondiendo a la unidad psicologica, cultural, cientifica, pedagogica, linguistica e intelectual, sobre las razones politicas.

3.5. Miguel de Unamuno

El interes de Unamuno por Hispanoamerica crecio a medida que gradualmente fue identificando "las caracteristicas que distinguian a Espana de sus vecinos europeos" (Roberts 2004: 63). Para el, Espana e Hispanoamerica formaban una comunidad de naciones etnica y politicamente disimiles, cuyo caracter historico y cultural se debia a la unidad, igualdad, justicia y universalidad de su patrimonio espiritual hispanico, basado esencialmente en la lengua espanola (notense los ecos del pensamiento de Menendez Pelayo sobre la unidad espiritual de Espana, procedente del derecho y la civilizacion romanos). Unamuno llamo a esta comunidad, en 1909, hispanidad.

Se quejo, por consiguiente, del desinteres de los espanoles sobre temas americanos, aun cuando Espana debia encontrar respuestas y aliento para si en sus antiguas colonias: "Ahora que, empequenecida y acongojada, Espana busca sus hijas, es cuando necesitamos que nos descubran el campo y la vida de aquellos vivaces retonos de nuestro linaje" (Unamuno 1968: 722). Coincidio en este sentido con Dario y Altamira. Por ello, se acerco a las realidades sociopoliticas y espirituales de Hispanoamerica, a traves de sus figuras historicas y literarias; se aprovecho de las columnas de diarios americanos para dictar catedra al respecto entre 1899 y 1935, y solicitar colaboracion, participacion e igualdad entre tales pueblos. De ahi que en 1905, quiza con ecos de Altamira y Gavinet, escribio: "Tenemos que acabar de perder los espanoles todo lo que se encierra en eso de la madre patria y comprender que para salvar la cultura hispanica nos es preciso entrar a trabajarla de par con los pueblos americanos y recibiendo de ellos, no solo dandoles" (Unamuno 1968: 97).

No obstante, frente a lo sociopolitico e historico, la lengua espanola constituia segun el decisivamente la hispanidad. Enfaticamente, defendio que el castellano era el elemento fundante y aunador de la etica y religion del ser hispanico pues, mas que acatar una funcion meramente comunicativa, era deposito de las esencias intimas, dinamicas y enriquecedoras del pueblo espanol, portugues e hispanoamericano. Aclarese que Unamuno nunca hablo sobre una raza hispanica, ya que desestimo la obsesion colonialista de la epoca por este concepto (Alvarez 1950, Roberts 2004). Por ende, valoro los aportes linguisticos de cada una de las republicas a la lengua espanola, ya que no debia existir una variedad dialectal monopolizada (Unamuno 1968). Sobre este ultimo punto dijo: "La cuestion es que los argentinos y todos los demas pueblos de habla espanola reivindiquen su derecho a influir en el proceso de la lengua comun espanola, tanto como los espanoles mismos; que no reconozcan en esto patronato alguno de heredad; que afirmen su manera de entender y sentir el idioma de Cervantes" (Unamuno 1996: 154-155).

Pese al reiterado enfoque linguistico en sus articulos americanos, tambien se preocupo por los temas y producciones literarios hispanoamericanos y por darlos a conocer en Espana. Con este objetivo publico su primer articulo sobre la poesia gauchesca y el poema Martin Fierro, el 01 de marzo de 1894 en la Revista Espanola, asi como su critica "De literatura hispanoamericana", en la revista La Lectura en enero de 1901 (Alvarez 1950, Celma 1991, Zuleta 2000, Roberts 2004, Hernandez 2012). Como Menendez Pelayo, exalto la continuacion de la tradicion literaria espanola. Aprovecho, igualmente, para criticar el europeismo, el sajonismo, el cosmopolitismo frances, y la insistencia de literatos hispanoamericanos por reconocer origenes y valores franceses o italianos en igual o mayor proporcion a lo hispanico. Esto es, justamente, cuanto le recrimino Unamuno en su correspondencia a Dario (Amoretti 2010).

Unamuno (1968, 1996), en resumen, sin quedarse en el mero factor linguistico, senalo la lengua espanola como la decisiva fuerza constitutiva de la unidad espiritual, literaria, sociopolitica e historica entre Espana e America; gracias a esta lengua, la hispanidad debia entenderse como el intercambio fraterno, el interes y el conocimiento mutuos.

4. A manera de colofon: Situacion a finales del siglo XIX

Con base en lo expuesto, se demuestra como, desde las relaciones comunitarias (politicas, economicas, sociales y culturales) del siglo XIX entre Espana y las republicas hispanoamericanas, pese a la perdida de Cuba en 1898, "nunca se perdio la idea de America como proyeccion historico-cultural de Espana, sobre la base de la asimilacion antropologica, la lengua, las creencias comunes y la pervivencia de un pasado comun" (Hernandez 2012: 830).

El siguiente cuadro permite una vision detallada de los conceptos con que Dario (1950, 2003, 2007), Menendez Pelayo (1948), Valera (1890, 1944), Altamira (1898, 1900, 1902) y Unamuno (1968, 1996) promovieron la idea de hispanidad a finales del siglo XIX.

Segun el pensamiento de estos autores, la hispanidad supone un valor de universalidad que permite la unidad de Espana y las republicas independientes de America con base en la lengua espanola, la religion catolica y la cultura heredada del periodo imperial. El concepto de raza, debido a los discursos de mitad de siglo, pesa en la conformacion de una modalidad de ser hispanico, considerando componentes culturales y simbolicos de diferentes grupos etnicos, principalmente los latinos, los ibericos posteriores al siglo III, los precolombinos y mestizos americanos. El sentimiento de fraternidad tambien se ve implicado y contribuye con los intercambios literarios, culturales, artisticos e intelectuales.

Considerese, especificamente, que gracias a estos escritores y pensadores, desde el principio la literatura ha sido el medio fundamental para la expresion critica de la hispanidad, mas alla de la mera preocupacion por los factores linguisticos y las tradiciones esteticas.

Gracias a los aportes filosoficos y literarios de Dario, Menendez Pelayo, Valera, Altamira y Unamuno, se puede afirmar que: "La construccion de la Hispanidad es obra mutua de espanoles e hispanoamericanos que han conseguido, mediante esfuerzos e intenciones individuales, llegar a cristalizar un resultado coherente, racional, de sentimientos afectivos no exentos de critica, en definitiva, caminos de comunicacion hasta la construccion del edificio de esta identidad, utilizando los cimientos nada despreciables de una comunidad vital, social e ideal de mas de tres siglos" (Hernandez 2012: 830).

Notas

(1) En relacion con la herencia musulmana, por ejemplo, canta en dos momentos: "Sire de ojos azules, gracias: por los laureles/ De cien bravos vestidos de honor; por los claveles/ De la tierra andaluza y la Alhambra del moro; Por la sangre solar de una raza de oro" (Dario 2007: 251) y "En los sepulcros musulmanes, una/ copa remata la obra; el agua fina/ de la urna matinal, y la argentina/ perla que da a su anfora la luna" (Dario 2007: 1115). En el poema "Sefardi", desprecia los prejuicios contra los hispano-judios y ensalza su contribucion a la Espana medieval e imperial: "!Benditos seais los odiados,/ los tremebundos maldecidos, / los eternos vencidos y eternos desterrados, / en pasajeras cuevas y trashumantes nidos!// !Benditos, oh judios, desterrados de Espana!// Duenos del oro y del trabajo, / fuisteis los proveedores de ruecas e incensarios;/ os pidieron favores los hidalgos precarios, / dominasteis arriba y ayudasteis abajo" (Dario 2007: 1216).

(2) "Si en estos cantos hay politica, es porque aparece universal. Y si encontrais versos a un presidente, es porque son un clamor continental. Manana podremos ser yanquis (y es lo mas probable); de todas maneras, mi protesta queda escrita sobre las alas de los inmaculados cisnes, tan ilustres como Jupiter" (Dario 2007: 244).

(3) A proposito del racismo estadounidense escribio: "No, no puedo, no quiero estar de parte de esos bufalos de dientes de plata. Son enemigos mios, son los aborrecedores de la sangre latina, son los Barbaros. (...) Colorados, pesados, groseros, van por sus calles empujandose y rozandose animalmente, a la caza del dollar [sic]. El ideal de esos calibanes esta circunscrito a la bolsa y a la fabrica. Comen, comen, calculan, beben whisky y hacen millones. Cantan !Home, sweet home! Y su hogar es una cuenta corriente, un banjo, un negro y una pipa" (Dario 2003: [seccion][seccion]1-2). En relacion con la ausencia del catolicismo, se refirio a Roosevelt como sinecdoque de los Estados Unidos: "(Eres un Profesor de energia/ Como dicen los locos de hoy.)/ Crees que la vida es incendio,/ Que el progreso es erupcion;/ Que en donde pones la bala/ El porvenir pones. / No./ Los Estados Unidos son potentes y grandes. (...) Juntais al culto de Hercules el culto de Mammon;/ Y alumbrando el camino de la facil conquista, / La Libertad levanta su antorcha en Nueva York. (...) Y, pues contais con todo, falta una cosa: !Dios!" (Dario 2007: 258-259).

(4) "Mas la America nuestra (...)/ Que ha guardado las huellas de los pies del gran Baco, / (...) Que consulto los astros, que conocio la Atlantida/ Cuyo nombre nos llega resonando en Platon, / Que desde los remotos momentos de su vida/ Vive de luz, de fuego, de perfume, de amor, / La America del grande Moctezuma, del Inca,/ La America fragante de Cristobal Colon, / La America catolica, la America espanola" (Dario 2007: 259)

(5) Al respecto podria interpretarse los versos: "Ya vereis el salir del sol en un triunfo de liras, / Mientras dos continentes, abonados de huesos gloriosos,/ Del Hercules antiguo la gran sombra soberbia evocando,/ Digan al orbe: la alta virtud resucita/ Que a la hispana progenie hizo duena de siglos" (Dario 2007: 249).

(6) En 1892, para la celebracion del IV centenario, Dario publico, en una revista espanola (Salinas 1975), el poema 'A Colon", en el cual lo exalto, pero con pesimismo, dureza e invectivas. Dicen la primera y ultima estrofas: "!Desgraciado Almirante! Tu pobre America, / tu india virgen y hermosa de sangre calida,/ la perla de tus suenos, es una histerica/ de convulsivos nervios y frente palida. (...) Duelos, espantos, guerras, fiebre constante/ en nuestra senda ha puesto la suerte triste:/ !Cristoforo Colombo, pobre Almirante, / ruega a Dios por el mundo que descubriste!" (Dario 2007: 332-333).

(7) "Hablando [Dario] de Cantos de vida y esperanza, dice: 'Hay mucho hispanismo en este libro mio. !Hispania por siempre!'" (Salinas 1975: 41)

(8) Menendez Pelayo le comento este asunto a Miguel Antonio Caro en una carta en 1878. Por eso, escribio en "Al lector": "esta obra es, de todas las mias, la menos conocida en Espana, donde el estudio formal de las cosas de America interesa a muy poca gente a pesar de las vanas apariencias de discursos teatrales y banquetes de confraternidad" (1948: 4).

(9) "Acaso mas adelante me anime a completarla con el tratado de la poesia portuguesa en el Brasil, para que la obra merezca con toda propiedad el titulo de Historia de la poesia hispano-americana." (Menendez Pelayo 1948: 3)

(10) Debido a que algunos poetas no se formaron dentro de la escuela academica y se hicieron pasar por "aztecas, guaranies y araucanos" (Menendez Pelayo 1948: 11), es posible que "algo del americanismo primitivo llego a infiltrarse en esta poesia (lo cual es muy dudoso), solo en este sentido podran tener cabida tales elementos barbaros y exoticos en un cuadro de la literatura hispano-americana" (1948: 10).

(11) Menendez Pelayo (1965) observo que las guerras entre los espanoles e ingleses siempre habian tenido un caracter de luchas religiosas entre el catolicismo y el protestantismo. Esto lo condujo a redactar su Historia de los heterodoxos (1880-1882).

(12) Zuleta (2000) y Hernandez (2012) las fechan en 1900. Dicha discrepancia no ha motivado polemica.

(13) "La America del Sur es como la Europa Meridional catolica y latina, y la del Norte pertenece a una poblacion protestante y anglosajona." (Chevalier, 1853, cit. en Marias 1992: 88)

(14) Al respecto dijo Gavinet: "no queda, pues, otra confederacion posible que la 'Confederacion intelectual o espiritual', y esta exige: primero, que nosotros tengamos ideas propias para imprimir unidad a la obra; y segundo, que las demos gratuitamente, para facilitar su propagacion" (2004: 87).

(15) Advirtio Gavinet sobre la raza y religion arabes, por ejemplo: "la toma de Granada y la terminacion de la reconquista no podia ser el ultimo golpe contra los moros: entonces estaba aun pujante el poder musulman y debia de temerse una nueva acometida, pues el mahometismo lleva en si un germen de violencia que hoy parece extinguido y manana reaparece encarnado en un pueblo mas joven que de nuevo le da calor y vida" (2004: 65).

(16) Prueba de ello son estas palabras dirigidas al director del periodico argentino El Mundo Latino, en 1905: "Usted sabe que en la mayor parte de las redacciones de nuestros grandes diarios van los periodicos americanos al cesto de los papeles sin siquiera romperles la faja; usted sabe que los mas de los espanoles que se tienen a si mismos por cultos y pasan entre las gentes por tales, ignoran los limites de Bolivia, hacia donde cae el Paraguay y si la Republica del Salvador da al Atlantico o al Pacifico; usted sabe que apenas se lee aqui libros americanos, a pesar de los esfuerzos que hacemos algunos escritores por darlos a conocer" (1996: 206).

(17) Escribio en 1899 en el periodico bonaerense El Sol: "ahora es cuando nos acordamos de nuestra raza. Nuestra unidad es, o mas bien sera, la lengua, el viejo romance castellano convertido en la gran lengua espanola, sangre que puede mas que el agua, verbo que domina el Oceano" (1968: 571). En 1907, en Sobre la literatura hispanoamericana afirmo: "La lengua es la sangre del espiritu; se piensa con palabras y todo aquel que piense desde nino en espanol pensara a la espanola, crealo o no, sepalo o no lo sepa, y aunque no corra ni una sola gota de sangre espanola en sus venas. La lengua es la sangre del espiritu social y asi como la sangre es el ambiente interior del cuerpo, asi la lengua es el ambiente interior del espiritu colectivo, el vehiculo de su nutricion ideal" (1968: 911). En 1911, en Rosario de sonetos liricos reitero: "La sangre de mi espiritu es mi lengua/ y mi patria es alli donde resuene/ soberano su verbo, que no amengua/ su voz por mucho que ambos mundos llene" (1968: 568).

(18) "Dejemos en paz a los franceses, y que sean como son, o busquense como deben ser, deslatinizandose como quiere Bazalgette ... y seamos tambien nosotros como por dentro somos, buscando nuestro fondo permanente y deslatinizandonos tambien hasta encontrar los entresijos ibericos, morunos, berberiscos o lo que fueren" (Unamuno, 1903, cit. en Litvak 1980: 62-3)

Referencias bibliograficas

Acereda, Alberto. 2000. La hispanidad amenazada. Ruben Dario y la guerra del 98. Bilingual Review. 25 (1): 99-110.

Allen, David. 1967. Ruben Dario frente a la creciente influencia de los Estados Unidos. Revista Iberoamericana, Homenaje a Ruben Dario. Julio-diciembre: 387-393.

Altamira, Rafael. 1898. El patriotismo y la Universidad. Boletin de la Institucion Libre de Ensenanza. 22: 257-270, 291-296 y 323-327.

--. 1900. Cuestiones Hispano-americanas. Madrid: Rodriguez Serra.

--. 1902. Psicologia del pueblo espanol. Madrid: Biblioteca Nueva.

Alvar, Manuel. 1999. Del modernismo a la generacion del 98. En: Lain Entralgo, coord.: 45-106.

Alvarez, Angel. 1950. El pensamiento de Unamuno sobre Hispanoamerica. Madrid: Cuadernos Hispanoamericanos.

Alvarez, Jose. 2002. La conformacion de una identidad. En: Gomez-Ferrer, coord.: 5-45.

Alvarez, Rafael. 1895. El porvenir de la raza. Revista Contemporanea. Julio-septiembre: 355-367.

Amoretti, Maria. 2010. Interculturalidad y mestizaje en Ruben Dario. En: Chen, ed.: 25-80.

Balmes, Jaime. 1925. El protestantismo comparado con el catolicismo en sus relaciones con la civilizacion europea. Barcelona: Biblioteca Balmes.

Bueno, Gustavo. 2001. Espana y America. En: Catauro. Recuperado de http://www.filosofia.org/aut/gbm/200 1eya.htm

Celma, Pilar. 1991. Literatura y periodismo en las revistas del fin de siglo. Estudio e indices. Madrid: Jucar.

Chavez, Julio. 1966. Unamuno y America. Madrid: Cultura Hispanica.

Chen, Jorge. 2010. Asedios posmodernos a Ruben Dario. Leon, Nicaragua: UNAM.

Dario, Ruben. 1950. Espana contemporanea. Madrid: Biblioteca Ruben Dario.

--. 2003. El triunfo de Caliban. Recuperado de http://www.biblioteca.org.ar/ libros/155.pdf.

--. 2007. Poesias. Obras completas I. Barcelona: Galaxia Gutenberg.

Departamento de Letras de la Universidad Nacional de La Plata. 1968. Ruben Dario (Estudios reunidos en conmemoracion del centenario 1867-1967). Argentina: Universidad Nacional de La Plata.

Fernandez, Melchor. 1957. La emancipacion de America y su reflejo en la conciencia espanola. Madrid: Instituto de Estudios Politicos.

Forgelquist, Donald. 1958. Espanoles de America y americanos de Espana. Madrid: C.S.J.C.

Forment, Eudaldo. 2008. Prologo. En: Garcia Morente: 7-77.

Garcia Morente, Manuel. 2008. Idea de la hispanidad. Madrid: Homolegens.

Gavinet, Angel. 2004. Idearium espanol. El porvenir de Espana. Madrid: Idea y Creacion.

Gimenez Caballero, Ernesto. 1963. Lengua y literatura de la hispanidad. Los origenes. Madrid: Talleres tipograficos de Ernesto Gimenez Caballero.

--. 1965. Lengua y literatura de la hispanidad. Ilustracion, romanticismo, hispanidad. Madrid: Talleres tipograficos de Ernesto Gimenez Caballero.

Goma, Isidro de. 1934. Apologia de la hispanidad. Conferencias pronunciadas en Buenos Aires, 12 de octubre de 1934. Recuperado de http://hispanidad.tripod.com/goma.htm

Gomez-Ferrer, Guadalupe. 2002. Historia de Espana Menendez Pidal. La epoca de la Restauracion (1875-1902). 36 (2). Madrid: Espasa Calpe.

Hernandez, Mario. 2012. America espanola. Historia e identidad de un mundo nuevo. Madrid: Trebede.

Hurtado, Julian. 2001. Las invasiones barbaras. Recuperado de http://www. arturosoriacom/historia/art/bar baros.asp.

Jackson, Richard. 1967. La presencia negra en la obra de Ruben Dario. Revista Iberoamericana, Homenaje a Ruben Dario. Julio-diciembre: 395-417.

Juan, Jorge y Antonio de Ulloa. 1918. Noticias secretas de America. Madrid: America.

Kosling, Gustavo. 1955. Por los fueros de la hispanidad. Lima: s.n.

Lago, Antonio. 1997. America en la conciencia espanola de nuestro tiempo. Madrid: Trotta.

Lain Entralgo, Pedro. 1999. Historia de Espana Menendez Pidal. 39 (2). Madrid: Espasa Calpe.

Lira, Osvaldo. 1952. Hispanidad y mestizaje y otros ensayos. Madrid: Cultura Hispanica.

Litvak, Lily. 1980. Latinos y anglosajones: origenes de una polemica. Barcelona: Puvill.

Lohmann, Guillermo. 1957. Menendez Pelayo y la hispanidad. Madrid: Rialp.

Lombardi, Angel. 1984. America Latina, historia e identidad. Opcion. 1 (1): 35-48. Recuperado de http://www.revistas.luz. edu.ve/index.php/op/article/viewFile/3815 /3707.

Maeztu, Ramiro de. 1931. "La Hispanidad". En: Accion Espanola (15, diciembre): 8-16. Recuperado de http://www.filosofia.org/ hem/ 193/acc/e01008.htm

--. 1934. Defensa de la hispanidad. Recuperado de http://www.lalegion. pe/Biblioteca/Historia/defensadela hispanidad.pdf

Marias, Julian. 1992. La Corona y la comunidad hispanica de naciones. Madrid: Asociacion Francisco Lopez de Gomara.

Mayan, Francisco. 1943. El sino de la hispanidad. Madrid: Enrique Prieto.

Menendez Pelayo, Marcelino. 1948. Historia de la poesia hispano-americana. Santander: Aldus.

--. 1965. Historia de los heterodoxos espanoles. Madrid: BAC.

Montalvo, Juan. 1944. Geometria moral. Buenos Aires: Americalee.

Palenque, Marta. 1990. Gusto poetico y difusion literaria en el realismo espanol. La Ilustracion Espanola y Americana (1869-1905). Sevilla: Alfar.

Real Academia Espanola. 2001. Diccionario de la lengua espanola. Recuperado de http://lema.rae.es/drae/

Roberts, Stephen. 2004. 'Hispanidad': El desarrollo de una polemica nocion en la obra de Unamuno. Cuadernos de la Catedra Miguel de Unamuno. 39: 61-80.

Rojas, Miguel. 1997. Los cien nombres de America: Eso que descubrio Colon. San Jose: Universidad de Costa Rica.

Salinas, Pedro. 1975. La poesia de Ruben Dario. Barcelona: Seix Barral.

Suarez, Reina. 1968. Los prologos de Dario. En: Departamento de Letras de la Universidad Nacional de La Plata: 138-167.

Unamuno, Miguel de. 1968. Obras completas. Madrid: Escelicer.

--. Epistolario americano (1890-1936). Salamanca: Universidad de Salamanca, 1996.

Valera, Juan. 1890. Nuevas cartas americanas. Madrid: Fernando Fe.

--. 1944. Carta-prologo. En: Montalvo: 1-51. Vallejo, Antonio. 1937. Eugenesia de la hispanidad y regeneracion de la raza. Burgos: Espanola.

Van Aken, Mark. 1959. Pan-hispanism. Its Origin and Development to 1866. Barkeley y Los Angeles: University of California Press.

Vidart, Luis. 1866. Revistas cientificas y libros omitidos. La filosofia espanola. Madrid: Imprenta Europea. Recuperado de http:// www.filosofia.org/aut/vid/fe16.htm

Vizcarra, Zacarias de. 1944. Origen del nombre, concepto y fiesta de la Hispanidad. El Espanol. Semanario de la politica y del espiritu. 102 (3): 1-13. Recuperado de http://www.filosofia.org/hem/194/ esp/9441007a.htm

Zuleta, Enrique. 2000. Espana en America. Estudios sobre la historia de las ideas en Hispanoamerica. Buenos Aires: Confluencia.

Ronald Campos Lopez *

* Poeta costarricense, estudiante de doctorado en Espanol: Linguistica, Literatura y Comunicacion, en la Universidad de Valladolid.

Correo electronico: ronaldcl84@yahoo.com

Recepcion: 04/02/14. Aceptacion: 27/10/14.
CUADRO 1

Conceptos inclusos en la idea de hispanidad de acuerdo con
Ruben Dario, Marcelino Menendez Pelayo, Juan Valera, Rafael
Altamira y Miguel de Unamuno

Aspecto de la hispanidad    Dario              Menendez Pelayo

Idealismo espiritual        [check]            X

Modo de ser hispanico       Lo caballeresco,   Lo catolico,
                            noble, heroico,    castellano y
                            catolico y         latino, el
                            castellano         derecho romano

Valor de universalidad      [check]            [check]

Unidad sobre la base de
la herencia linguistica,    [check]            [check]
reli-giosa y cultural del
Imperio espanol

Raza                        Hispanica          Hispanica
                            y latina           y latina

Inclusion de lo
prerromano (celta, ibero,   Griego             [check]
griego, fe-nicio,
cartagines ...)

Inclusion de lo             X                  [check]
visigotico

Inclusion de lo romano      [check]            [check]

Inclusion de lo musulman    [check]            X
y judio

Inclusion de lo lusitano    X                  [check]

Inclusion de lo             [check]            X
precolombino y mestizo
americano

Inclusion de lo filipino    X                  X

Vision nacionalista         X                  [check]

Vision politica             X                  X

Espana como amparo y
orientacion espiritual,     [check]            [check]
civilizadora y etica para
las naciones americanas

Republicas
hispanoamericanas (pese a   X                  [check]
ser independientes) como
prolongacion de Espana

Fraternidad                 [check]            [check]

Intercambios literarios,
intelectuales, artisticos   [check]            [check]
y culturales

Oposicion a los ideales
materialistas y             [check]            [check]
religiosos del
(anglo)sajonismo y
germanismo

Oposicion a lo frances o    X                  [check]
italiano

Aspecto de la hispanidad    Valera        Altamira         Unamuno

Idealismo espiritual        X             X                X

Modo de ser hispanico
                            X             Unidad           X
                                          psicobiologica

Valor de universalidad      [check]       X                [check]

Unidad sobre la base de
la herencia linguistica,    [check]       [check]          [check]
reli-giosa y cultural del
Imperio espanol

Raza                        Hispanica o   X                X
                            iberica

Inclusion de lo
prerromano (celta, ibero,   X             [check]          X
griego, fe-nicio,
cartagines ...)

Inclusion de lo             X             X                X
visigotico

Inclusion de lo romano      V             [check]          [check]

Inclusion de lo musulman    X             [check]          X
y judio

Inclusion de lo lusitano    [check]       [check]          [check]

Inclusion de lo             [check]       [check]          X
precolombino y mestizo
americano

Inclusion de lo filipino    X             X                X

Vision nacionalista         X             X                X

Vision politica             X             X                X

Espana como amparo y
orientacion espiritual,     X             X                X
civilizadora y etica para
las naciones americanas

Republicas
hispanoamericanas (pese a   [check]       X                [check]
ser independientes) como
prolongacion de Espana

Fraternidad                 [check]       [check]          [check]

Intercambios literarios,
intelectuales, artisticos   [check]       [check]          [check]
y culturales

Oposicion a los ideales
materialistas y             [check]       X                [check]
religiosos del
(anglo)sajonismo y
germanismo

Oposicion a lo frances o    [check]       X                [check]
italiano
COPYRIGHT 2015 Universidad de Costa Rica
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Dario, Ruben; Menendez Pelayo, Marcelino; Valera, Juan; Altamira, Rafael; Unamuno, Miguel de
Author:Campos Lopez, Ronald
Publication:Kanina
Article Type:Ensayo critico
Date:Jan 1, 2015
Words:11656
Previous Article:Presentacion.
Next Article:Reciclaje humano en Unica mirando al mar de Fernando Contreras.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters