Printer Friendly

Primeras voces desde el archivo de Rafael Humberto Moreno-Duran: el "Capitulo catalan".

Voices from Rafael Humberto Moreno-Duran's Archive: "Capitulo catalan"

Consciente del fin de su estadia en Europa--y dando continuidad al proyecto autobiografico que habia comenzado en 1983 con la publicacion de "Fragmentos de La Augusta Silaba", en 1985 Rafael Humberto Moreno-Duran (Ramiriqui, 1945-Bogota, 2005) (1) escribe el "Capitulo catalan". Si bien la primera idea que puede sugerir el titulo es que se trata del periodo en que el autor permanecio en Barcelona, vale la pena resaltar que no se limita a este aspecto. De hecho, al leerlo se puede advertir, entre otras cosas, que hablar de Capitulo catalan es evocar un momento de la literatura colombiana y latinoamericana; un periodo aproximado de veinte anos en el que un grupo de escritores latinoamericanos, guiados por sus aspiraciones literarias, se radicaron en Barcelona, en donde escribieron y publicaron. Hablar del "Capitulo catalan" no es solamente referirse a un texto autorreferente en el que el autor da testimonio del tiempo que paso en Barcelona, sino al esfuerzo de un escritor colombiano por cumplir un triple proposito: constituirse como sujeto literario, reclamar el lugar que sentia que le correspondia dentro de la tradicion literaria, y escribir el momento de la literatura del cual estaba haciendo parte y que pasaba inadvertido bajo la sombra del boom.

Antecedentes del "Capitulo catalan"

Si con algun momento de la literatura latinoamericana se llegaron a asociar los nombres de algunos jovenes escritores que en la decada del 70 compartieron la experiencia de escribir fuera de sus paises de origen, seria con el boom de la literatura latinoamericana. Esta asociacion los obligaba a ser considerados en relacion con un grupo con el que no solo no se identificaban, sino contra el que habian luchado vehementemente por apartarse. El apelativo post-boom, con el que se les solia reconocer, invisibilizaba un extenso numero de escritores que luchaban por abrirse lugar en medio del hermetico espacio que el impacto del boom habia creado.

Uno de los ejemplos de esta asociacion, que en el caso de la literatura colombiana puede citarse por el extremo caracter de referencialidad temporal que se le otorga a la obra del escritor colombiano perteneciente al boom, es el libro de Juan Gustavo Cobo Borda La narrativa colombiana despues de Garcia Marquez (1989). En este, el autor, fiel al subtitulo que llevaria el apartado que comparte su nombre con el libro ("Vision a vuelo de pajaro"), hace una somera mencion de algunos de esos nuevos escritores, entre los que se encuentran aquellos que, como Moreno-Duran, "llevan ya varios anos viviendo en Europa y que logran conciliar una libertad indudable con un trabajo artesanal mas riguroso" (Cobo Borda, 1989, p. 114). Ademas, realiza unas brevisimas resenas de algunas de las obras de estos autores --seleccionadas con el criterio de haber sido publicadas en 1981--ya que, como supone Cobo Borda, "bien pueden servir para senalar algunas preocupaciones comunes y apuntar hacia determinados virajes" (p. 114). Un analisis de los libros resenados nos permite ver que mas alla del asunto cronologico y del reconocido caracter urbano de su novela El toque de Diana (rasgo que ciertamente compartira con las demas), Moreno-Duran no se podria considerar como parte de este grupo de jovenes escritores al que Cobo Borda denomina "la generacion del goce pagano', puesto que es la "frivolidad" el criterio que los unifica. (2) Recordemos que, a manera de conclusion, Cobo Borda termina diciendo: "La literatura colombiana, tan seria y tan tonta, parece haber descubierto, siempre con retardo, en este ano de gracia de 1981, las virtudes de la frivolidad" (p. 123).

Por su parte, Angel Rama parecia haber apreciado con mayor amplitud el asunto de las generaciones posteriores al boom. Habia advertido tanto las ventajas del auge editorial que este represento para el resto de los escritores latinoamericanos, asi como la enorme dificultad que significo--para los contemporaneos y posteriores--hacerse a un lugar en el campo de la literatura latinoamericana. Ya en el titulo del prologo de su antologia Novisimos narradores hispanoamericanos en marcha (1982) --"Los contestatarios del poder"--, Angel Rama daria cuenta de ello. Con esta alusion de indiscutible tinte politico, senala la emergencia de un conjunto de escritores cuyos intereses y pretensiones esteticas tuvieron que enfrentarse fervorosamente a los establecidos por el boom. Al respecto, Rama (1982) dira que
   Desde 1964 los lectores vivieron el regocijo de una suerte de
   inagotable cuerno de la fortuna, ya que junto a las nuevas obras de
   los grandes narradores disfrutaban como nuevas de las reediciones
   de toda su produccion anterior. Hubo una jubilosa borrachera
   inicial, la candorosa certidumbre de que la excelsitud artistica
   era el pan nuestro de cada dia, de que lo mejor por lo que
   bregabamos era tambien lo que la sociedad reclamaba. Despues
   comenzamos a percibir las distorsiones y resquebrajaduras de ese
   cuadro idilico [...] cuando parecio que el sedicente boom iba
   camino de constituirse en una restringidisima fortaleza que
   pretendia detener el tiempo, contener lo que es mas importante que
   todo: la fuerza creadora de la pujante sociedad latinoamericana
   (pp. 458-459).


Quizas porque Angel Rama advierte con claridad la supremacia del boom, preferira denominar a esta "generacion de veinteaneros a los que habria de esperar una ruda pelea para encontrar su voz propia entre los innumerables ecos que repetian el modelo triunfante de los mayores" (p. 459) con el apelativo de "Novisimos escritores latinoamericanos'. Bien visto, con este gesto realiza un quiebre nominal que, si bien puede parecer insignificante, les concede una independencia sin precedentes.

Si bien es cierto que en terminos generales el proposito de esta nueva generacion pudo haber sido oponerse a los principios esteticos del boom, (3) es posible que el ejemplo mas contundente de esta energica lucha, en la literatura colombiana, sea la novela El titiritero (1977), del escritor colombiano Gustavo Alvarez Gardeazabal. Tal como lo menciona el critico estadunidense Seymour Menton, en un apartado de su libro La novela colombiana: planetas y satelites (1978), en esta novela de Gardeazabal, la influencia de la obra de Garcia Marquez es rehusada abierta y drasticamente. En ella, el narrador le aclarara al lector que

No va a encontrar ningun divertimento arabe ni ninguna caja china de esas que los novelistas usan para atraer al lector. Estara usted siempre con los pies en la tierra, no se montara en ninguna alfombra voladora ni le van a llover mariposas amarillas desde el cielo (Gardeazabal, citado. en Menton, 1978, p. 359).

Tanto Menton como Rama identifican en la nueva literatura colombiana el proposito de escapar al Realismo Magico. Angel Rama reconocera este gesto en la recuperacion del realismo, mientras que Menton (1978) lo hara por medio de lo que considero un proceso de desmitificacion, ya que, segun el, "Desde Asturias y Carpentier hasta Garcia Marquez y Carlos Fuentes, la novela se ha caracterizado por la mistificacion de la realidad" (p. 360). Recuperacion del realismo o desmitificacion, lo cierto es que el momento historico en el cual se desarrolla (y ante el cual responde) el trabajo literario de estos "novisimos escritores latinoamericanos" --incluido el de Moreno-Duran--estuvo drasticamente marcado por aquel fenomeno literario y editorial que recibio el nombre de boom. Dicho de otra manera, por la implacable influencia de consumados escritores como Julio Cortazar, Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa, Gabriel Garcia Marquez, Jorge Edwards y Jose Donoso, entre otros.

"Parabola sobre el retorno, trece anos despues" (el fragmento suprimido): los motivos del "Capitulo catalan" mas alla del garciamarquismo

Por su caracter dialogico--por las evidentes alusiones que hara en contra de la fuerte influencia que la obra de Gabriel Garcia Marquez ejerceria en la literatura colombiana--, los motivos del "Capitulo catalan" se pueden rastrear en el espiritu contestatario de estos "novisimos escritores latinoamericanos . No obstante, un texto mecanografiado, hallado en el archivo de Moreno-Duran, intitulado "Parabola sobre el retorno, trece anos despues", nos permite descubrir una razon que le brinda un sentido mas completo a los que podrian ser sus motivos (Moreno-Duran en Rodriguez, 2017. Anexo VIII). (4)

Ademas del contenido, unas anotaciones al margen nos brindan indicios de que este texto habria hecho parte del "Capitulo catalan". En la tercera pagina se encuentra una anotacion a mano que dice: "Todo esto se religo. Sigue en la Pag.13, con la cual adquiere sentido la anotacion --"Pag.13"--que se encuentra en la primera pagina de "Parabola sobre el retorno". En este documento existen algunos fragmentos que fueron escritos a mano y despues dactilografiados, unos reubicados, otros suprimidos. Por ejemplo, en las paginas 6, 8, 16, y 17 se pueden apreciar vestigios de estos cambios. Ahora, el fragmento que Moreno-Duran selecciona en "Parabola sobre el retorno", el cual indica que "continua en la pagina 13" (de un texto desconocido), coincide en contenido y ubicacion con la tercera version del "Capitulo catalan" encontrada en el archivo (Moreno-Duran en Rodriguez, 2017. Anexo VIII, p. 120 y Anexo IX, p. 156).

La importancia de este hallazgo, en el proposito de develar los posibles "motivos del Capitulo catalan", quizas no se encuentre tanto en lo que se ha conservado de este como en lo que Moreno-Duran decidio omitir. El descubrimiento de la correspondencia entre "Parabola del retorno, trece anos despues" y el "Capitulo catalan", nos permite advertir que, ademas de la consabida animosidad contra el imperante garciamarquismo, este "capitulo" habria sido--por lo menos en algun punto--la respuesta de Moreno-Duran ante el desconocimiento que de su obra se hace en el libro La novela colombiana: planetas y satelites (1978), de Seymour Menton. Esto no se logra advertir en la version publicada del "Capitulo catalan", puesto que todas las alusiones a este libro o a su autor fueron suprimidas. Sin embargo, en la tercera version, recuperada del archivo, se puede ver que aparentemente, en la segunda revision que Moreno-Duran le hace al texto, termina de tachar el resto de estas alusiones (Moreno-Duran en Rodriguez, 2017. Anexo IX, p. 160).

Para comprender mejor este asunto hace falta hablar un poco de este libro. El simil que Menton sugiere desde el titulo es bastante claro; con planetas hara referencia a ciertas obras de considerable importancia alrededor de las cuales orbitaran--como satelites--aquellas menos importantes, que "sin embargo--dira Menton--merecen leerse y estudiarse por sus propios valores intrinsecos y por la posibilidad que ofrecen de descubrir las imperfecciones o debilidades que les han impedido alcanzar la misma categoria de las cuatro grandes" (Menton, 1978, p. 6). Para Menton, estas cuatro novelas fundamentales de la historia de la literatura colombiana seran: Maria (1867), de Jorge Isaac, Frutos de mi tierra (1896), de Tomas Carrasquilla, La voragine (1924), de Jose Eustasio Rivera, y Cien anos de soledad (1967), de Gabriel Garcia Marquez. Cada una de estas novelas sera la obra cumbre de su respectivo momento en la literatura colombiana: el romanticismo, el realismo, el criollismo, y el boom (Menton, 1978, p. 5).

Si bien el analisis que se plantea en este libro llega hasta el auge de la literatura latinoamericana, conocido como boom, es posible que Moreno-Duran se haya sentido ignorado debido a que, en el prologo, Menton (1978) dira haber conocido en Bogota, Cali y Medellin a un gran numero de autores, criticos y aficionados a la literatura con quienes pudo conversar acerca de su libro, asi como de otras obras que merecian ser consideradas (p. 11). Entre las personas a quienes Menton pide disculpas--"por no haber dedicado un capitulo a la obra predilecta de alguno de ellos" (pp. 11-12)--se encontraran nombres de autores menores y contemporaneos de Moreno-Duran, sin que el haya sido tenido en cuenta. Este seria el caso de Fanny Buitrago e Isaias Pena Gutierrez, ambos nacidos en 1943, o de Gustavo Alvarez Gardeazabal, nacido en 1945, entre otros.

La relacion entre el libro de Menton y "Parabola sobre el retorno, trece anos despues" es incuestionable. Los indicios de esta relacion se plantean desde el titulo. En todo caso, debemos tener en cuenta que este posee un caracter polisemico cuyos significados mas amplios solo se logran aprehender cuando se ha leido el texto. Observemos que, en una primera aproximacion, el vocablo "parabola" nos hara pensar que se refiere a una narracion de la que se deduce, por comparacion o semejanza, una ensenanza. Sin embargo, un analisis del titulo, posterior a la lectura del texto, nos permitira conjeturar dos posibles interpretaciones mas. Por una parte, con "parabola" aludira a la figura que crean los cuerpos celestes del sistema solar, conforme a la forma eliptica en que orbitan. Acepcion que, como veremos mas adelante, ocupara un lugar fundamental. Por otra parte, esta forma eliptica se podria relacionar con cierto tipo de tratamiento del lenguaje presente en el texto. Es decir, podemos entender "parabola" como la trasnominacion de elipsis; figura retorica--de la que se sirve Moreno-Duran--que consiste en la omision de algunos elementos del discurso que daran como resultado la inevitable reciprocidad del lector.

Ahora, el titulo no alude exclusivamente a uno de estos posibles significados. Su virtud radica justamente en la ambivalencia. Podemos decir entonces que se tratara de un texto del que se deduce una verdad, en el que se utiliza el movimiento eliptico de un cuerpo celeste como metafora, y en el que a traves de la omision--o del soslayo--se daran a conocer sus propositos. El primer ejemplo que se puede encontrar de estos tres sentidos que se le ha dado a "parabola" correspondera con el de la omision como figura retorica; como recurso literario. Bastara leer el comienzo para reconocerlo:

Hace algunos anos, un destacado estudioso de nuestra literatura se enfrento a la labor de clasificar a los productores segun su valor e influencia y, en vista de la ardua delimitacion que le imponia el trabajo, opto por dividir a sus fieles en dos grandes bloques de inequivoca resonancia astronomica, tal vez porque astronomica era la diferencia entre la obra de unos, a los que llamo planetas, y otros, a los que llamo satelites (Moreno-Duran, en Rodriguez, 2017. Anexo VIII, p. 120).

Si bien Moreno-Duran no menciona a Seymour Menton ni el titulo de su libro, la alusion es tan evidente que no necesita hacerlo. Este mismo efecto se lograra cuando insinua el predominante lugar que ocupa la figura de Garcia Marquez en la literatura colombiana:
   Muchos autores se creyeron asi cerca de los cielos, o sea de la
   gloria, aunque segun el analisis resultaran meras lunas de Jupiter
   o Saturno, y otros asumieron su papel de planetas, aunque en el
   caso de nuestro sistema todavia no queda claro --aunque lo
   sospecho--a quien le corresponde el papel de Sol (p. 120).


Existe tambien un fragmento en el que se corroboran los otros dos sentidos que se le han dado a la palabra "parabola":
   Siempre en sentido opuesto al sol, el cometa traza una elipse de
   gran excentricidad y su apendice es largo y luminiscente como
   modestamente espero sea algun dia el influjo de mi escritura. Pero
   mas alla de las esplendidas geometrias de su trayecto, el cometa se
   funda con mi voluntad filologica, pues aunque sus orbitas suelen
   ser elipticas, a veces, a causa de su excentricidad, alcanza la
   unidad--como era el proposito de la trilogia Femina Suite--y su
   orbita deviene parabola, como esta que ahora les cuento sobre los
   astros, aunque parabola tambien lo era mi discurso sobre lo
   femenino [...] Pero, aparte de esas orbitas clasicas, el
   desplazamiento del cometa puede ser una hiperbole, a falta de una
   hiperbola (p. 122).


En estos fragmentos podemos observar que el sentido polisemico del titulo se despliega y que estas acepciones responden al simil que Menton propone. De esta manera, aquel sentido de "parabola", que describe el trasegar de un cuerpo celeste, cobra pleno sentido. De hecho, se puede advertir que, en el marco de esta semejanza, Moreno-Duran se reconocera como Cometa. Una coincidencia le servira para incluirse de este modo en la analogia. Justo en 1986, ano en el que vuelve a Colombia despues de trece anos de residir en Barcelona, se da un acontecimiento astronomico que se repite, aproximadamente, cada 76 anos: el paso del cometa Halley. Suceso del cual, R.H. dira que "cualquier aficionado a la adicion magica se dara cuenta de la reconfortante casualidad, pues basta descomponer los elementos del guarismo 76, sumarlos y obtener como resultado el numero 13, que no solo es mi numero de suerte sino tambien el lapso que he permanecido ausente de mi pais" (p. 122).

Dada la convergencia de estos dos acontecimientos excepcionales, Moreno-Duran entablara una relacion que usara para incorporarse en el universo descrito por Menton. Su ingenio consistira en realizar una ampliacion del simil. Es decir, en crear una categoria que, si bien no existe, le corresponde a cabalidad. Con esta argucia no solo reclama un lugar en la tradicion literaria, tambien manifiesta su tenaz proposito de distanciarse de cualquier clasificacion de su obra en el marco de lo que era la literatura colombiana, en especial del influjo de la obra de Garcia Marquez. Tanto la alusion directa a Menton como su lugar en el simil que este propone se aprecian en el siguiente fragmento:

[...] no me sorprendi cuando se me planteo la posibilidad de visitar mi pais, invitado precisamente por razones inherentes a mi obra literaria, y eso que yo no era ni planeta ni satelite. Mire una vez mas el cielo y descubri no ya un eclipse sino la estela luminosa del cometa Halley. Y fue entonces cuando tuve la certeza de que mi destino estaba desde siempre escrito Alla Arriba [...] y que acababa de descubrir mi verdadera identidad (Moreno-Duran en Rodriguez, 2017. Anexo VIII, p. 122).

En este fragmento se toca tangencialmente lo que en esencia no solo sera el motivo de "Parabola sobre el retorno" o del "Capitulo catalan", sino el de la totalidad de La Augusta Silaba: la incesante inquietud de Moreno-Duran en relacion con su identidad y su existencia como narrador; el afan de reclamar su lugar en una tradicion literaria que, segun lo manifiesta en este texto, fue apatica a su obra. Asi lo dira Moreno-Duran:
   Obviamente no era yo un planeta, puesto que mi juventud y mi campo
   gravitatorio no me hacen responsable de ninguna escuela, moda o
   movimiento, al menos por ahora; tampoco era un satelite, puesto que
   la propia critica de mi pais se empeno desde el comienzo en senalar
   mi soberbia, mi fastidiosa independencia, mi imperdonable
   alejamiento de las magnas orbitas que definian la prestigiosa
   literatura colombiana (p. 120).


Planeta, Satelite o Cometa, en todo caso, el motivo que subyace en el proyecto autobiografico de Rafael Humberto Moreno-Duran--y que quizas en ninguna otra parte lo manifiesta mas claramente que en "Parabola sobre el retorno" (texto del que un poco menos de la mitad se conservaria en la version mecanografiada, y que se suprime completamente en la version publicada del "Capitulo catalan")--sera su afan de encontrar un lugar en la literatura nacional. A esto hara referencia cuando asegura que "Como lo unico que quedaba claro es que yo pertenecia a esta galaxia, tenia que buscarme un lugarcito propio, no fuera que algun cientifico desvelado me descubriera una noche y me confundiera con un ovni o un asteroide" (p. 120).

Responder a esta necesidad identitaria, sin que esto signifique tener que adherirse a algun grupo o movimiento, prevalece sobre cualquier otra posible intencion de Moreno-Duran. De hecho, se puede decir que aun su recalcitrante actitud contra la emblematica figura de Garcia Marquez surgiria de esta angustia ontologica. Pensemos, por ejemplo, cuando se pregunta "?quien era yo para permanecer inmune al virus de la maconditis, para vapulear a nuestra queridisima literatura de la violencia, para ignorar a nuestros gamines y chinos de la calle?" (Moreno-Duran en Rodriguez, 2017. Anexo VIII, p. 122). El hecho de que generalmente incluya otros ejemplos de la literatura colombiana nos demuestra que no se trata de un asunto que tenga que ver especificamente con la obra de Garcia Marquez. Si, acaso, con la descomunal sombra que su figura desplegaria sobre sus coetaneos y sucesores.

Por otra parte, en "Parabola sobre el retorno" se encuentra tan marcada la apropiacion del simil de Menton que, de no haberlo suprimido, el verdadero proposito del "Capitulo catalan" habria sido desplazado. Demonos cuenta de que incluso esta inquietud tan significativa para Moreno-Duran se manifiesta dentro de la misma logica: "con la vista puesta en el diorama celeste [...] una noche de ontologico insomnio me tome la libertad de preguntarme cual era el lugar que mi modesta obra ocupaba en el concierto de las constelaciones patrias" (p. 120). Las referencias son tan evidentes que de no haberlas suprimido del "Capitulo catalan" pareceria que lo esencial fuera responder a Menton.

Entre Quijote y Juan Preciado: estrategias textuales en el "Capitulo catalan"

Con relacion a su proposito de inscribirse en la tradicion literaria, podemos ver que aun cuando en Como el halcon peregrino R.H. dice que su intencion era registrar la "fiel sucesion de afectos y lealtades" que mantuvo con algunos escritores, ya que estas le permitieron comprobar que el tambien era memoria (Moreno-Duran, 1995, p. 11)--es decir, que tambien hacia parte de la historia de la literatura latinoamericana--, en ningun otro texto de los que comprenden La Augusta Silaba se plasma, tan rotundamente, su afan por hacer parte de la tradicion literaria como en el "Capitulo catalan". Por esta razon, dicho texto se puede considerar el eje del vasto conjunto de su produccion autobiografica.

Cualquiera que conozca su trayectoria como escritor podra arguir que los cerca de quince anos que reside en Barcelona ocupan un periodo insoslayable de su vida, y que el asunto no requeriria mayor atencion. No obstante, la relevancia de este Capitulo trasciende dicha obviedad. De hecho, si el halcon peregrino es la tentativa de legitimar su "alto vuelo" a traves del trato que mantuvo con algunos de los mas significativos representantes de la literatura latinoamericana, (5) esta intencion podria entenderse como la ampliacion del sentimiento que habria comenzado a materializarse anos atras en el "Capitulo catalan".

Asi las cosas, este "capitulo"--entendido tambien como el periodo de su vida que va desde 1973 hasta 1988--resulta imprescindible para el estudio y la comprension de su proyecto autobiografico. El "Capitulo catalan", mas alla de ser un particular recuerdo barcelones--como a primera vista nos podria hacer creer su nombre--, representa la intencion de escribir un momento en la historia de la literatura colombiana y latinoamericana con el cual no solo por fin se identifica Moreno-Duran, sino en el que el mismo es su principal integrante. En este sentido, el texto es testimonio de la urgencia de un escritor colombiano por inscribirse, mas que en la literatura nacional, en un momento de la historia latinoamericana y universal.

Analicemoslo desde el comienzo. En el primer parrafo del "Capitulo catalan" se logran advertir dos alusiones literarias que, vistas a la ligera--como resultado de una simple pretension ludico-creativa--, podrian llegar a entenderse y tildarse de artificiosas y poco significativas. Sin embargo, lejos de serlo, son una excelente muestra de la pericia con que Moreno-Duran, sirviendose de su acervo literario, postula los puntos centrales sobre los que ahondara. En aras de una mejor comprension, hace falta citar dicho comienzo:

Vine a Barcelona porque me dijeron que aqui habia vivido mi antepasado, don Antonio Moreno, celebre por haberle dado hospitalidad a Don Quijote durante su estancia en la ciudad. Supe entonces que mi destino estaba de alguna forma asociado al suyo, aunque mas alla de los nominativos lo que en realidad me unio definitivamente a Barcelona fue el pasaje en que Don Quijote, al pasear por las cercanias de la casa donde se alojaba--probablemente en la calle Montcada--, descubrio un letrero que decia "Aqui se imprimen libros" (Moreno-Duran, 1986, p. 114).

Es evidente que estas alusiones pasan inadvertidas si se desconoce el emblematico inicio de Pedro Paramo, la "existencia" de aquel "caballero rico y discreto y amigo de holgarse a lo honesto y afable": Don Antonio Moreno (Don Quijote II, LXII, p. 1021) y, por extension, aquella experiencia de Don Quijote en la imprenta.

Puesto que en estas alusiones de aparente intrascendencia se podrian entrever algunas manifestaciones de su subjetividad, (6) seria conveniente analizarlas individualmente. Con la recreacion del inicio de Pedro Paramo, R.H. lograria metaforicamente dos cosas. En principio, presentarse como un sujeto literario; como un protagonista de la literatura latinoamericana. El hecho de que Juan Preciado vaya a Comala en busca de su padre corresponderia con la intencion de R.H. de ir a Barcelona en busca de los antepasados de su vocacion literaria. Claramente, es su apellido paterno lo que le sirve de "acorde pivote" para entablar la relacion ficcional que le permite moverse entre Pedro Paramo y el Quijote; entre Juan Preciado y el Caballero de la triste figura; entre Bogota y Barcelona. Asimismo, R.H. manifestaria el sentimiento de haber llegado a Barcelona sin lo que consideraba una "prehistoria literaria", sirviendose de la imagen de aquella realidad fantasmagorica con la que se encuentra Juan Preciado al llegar a Comala. Al respecto, vale la pena recordar que este sentimiento de "desolacion" ante la falta de un pasado literario se puede advertir con claridad en una entrevista que le hace Gabriel Restrepo en el 2004. Observemos que ante el comentario que le hace Restrepo con relacion al hecho de que, al irse a Barcelona, R.H. llevara el manuscrito de sus primeras obras (De la barbarie a la imaginacion y Juego de damas), Moreno-Duran respondera:

No, es que yo no llevaba nada, eso es como si nada; y recuerdo que cuando yo llego a Barcelona, todos los latinoamericanos que estaban alli tenian cuatro o cinco libros publicados, es decir, entre la gente de mi generacion: Collazos tenia cuatro libros y todos los demas tenian cinco, diez, para no hablar de monstruos como Vargas Llosa, Garcia Marquez o Jose Donoso que eran asi los absolutamente consagrados. Entonces yo ?a que iba? Es decir, yo no habia perdido mi virginidad editorial (Restrepo, 2014, p. 18).

Con relacion al pasaje de Quijote en la imprenta, se pueden advertir varias cosas. En principio, que la importancia de Barcelona en el campo editorial es lo que lleva a Moreno-Duran a establecerse en esta ciudad y no en otra. Esta asociacion que establece Moreno-Duran (1986) entre la escena de Quijote en la imprenta y la importancia de Barcelona se corrobora cuando dice que "basta recordar que no en vano Barcelona es la capital mundial de la edicion en lengua castellana y que de tal hecho dio testimonio don Quijote en su visita a la imprenta" (p. 122). En suma, la alusion de esta escena le sirve a Moreno-Duran tanto para resaltar el ambiente propicio que reconoce en Barcelona para sus aspiraciones editoriales como para reafirmarse como sujeto literario. Ademas de esto, en la descripcion de dicho pasaje podemos advertir el altisimo criterio que le atribuia a cualquier oficio que tuviera que ver con lo literario. Lo cual, bien visto, no es otra cosa que una apreciacion indirecta de si. Veamoslo:
   Aparte de los elogiosisimos comentarios que Don Quijote hace de
   Barcelona, el mayor homenaje a la ciudad condal esta dado en este
   fragmento donde la urbe se funde con la magna actividad de la
   edicion de libros. En ese ambiente vivi durante trece anos y muchas
   veces, tambien yo, me senti don Antonio Moreno, dispuesto a dar
   albergue a toda clase de entes de ficcion, que es tanto como decir,
   seres de lenguaje (p. 115).


Ahora bien, este pasaje adquiere otros sentidos. Por una parte, se puede asociar con la intencion de Moreno-Duran de dar a conocer su experiencia en el desempeno de distintas labores en la industria editorial. Esta posible acepcion la confirmara cuando dice:
   Yo mismo, a lo largo de estos trece anos, he sido en orden riguroso
   lector, traductor, Director literario y Asesor de Proyectos
   Editoriales. Y si los primeros trabajos me ensenaron algunos de los
   secretos del oficio, los dos ultimos me sumieron peligrosamente en
   la burocracia de la edicion. La experiencia, pues, ha sido casi
   completa, y como ocurrio con el ilustre ejemplo tantas veces
   citado, tambien yo he sido operario, personaje y autor de mis
   propios libros (p. 121).


Por otra parte, tambien se puede relacionar con el deseo de descubrirse, del mismo modo que don Quijote, protagonista de una historia, que en este caso no es otra que la de la literatura latinoamericana. Entendido de esta manera, la importancia que Moreno-Duran le otorga a esta iconica escena metaficcional, en la que el heroe cervantino--personaje literario por antonomasia--ingresa a la imprenta en donde se esta trabajando en un libro que trata de si, daria cuenta de este deseo.

En el marco de esta similitud, el "Capitulo catalan" sera la historia de un escritor que crea la historia en la que el mismo sera el personaje; sera aquel pasaje de la literatura latinoamericana en el que--como don Quijote--Moreno-Duran se reconoce protagonista. Con la diferencia de que en esta oportunidad habria tenido que ser el mismo personaje quien la escribiera. La relacion de este fragmento con la pretension autobiografica de constituirse como sujeto literario, y protagonista de un momento de la literatura latinoamericana, se ratifica al final del texto, cuando Moreno-Duran (1986) dice que
   Cuando buscaba las huellas de mi antepasado, don Antonio Moreno,
   descubri tambien el letrero que anunciaba la edicion de libros,
   entre en la casa y, trece anos despues, aun no he podido salir de
   ella, fascinado y atareado en la redaccion, correccion e impresion
   de este Capitulo cuyo apretado resumen no es mas que una pagina
   furtiva pero entranable de mi memoria (p. 122).


En suma, mas que una simple tentativa emancipadora o un gesto renuente frente a la literatura nacional y al realismo magico, el "Capitulo catalan" es la manera en que Moreno-Duran nos deja saber el momento de la literatura al que pertenecio.

El Capitulo catalan (1965-1987): un momento de la literatura colombiana y latinoamericana

Hasta el momento, con "Capitulo catalan" se ha aludido al texto homonimo que se publica por primera vez en 1985. En otras palabras, nos hemos limitado a considerar uno de los fragmentos que conforman el conjunto de su experiencia vivida; proyecto autobiografico al que, con la intencion de senalar su calidad de obra en continuo desarrollo, titulo La Augusta Silaba. Sin embargo, hablar de Capitulo catalan es evocar un momento de la literatura, un periodo aproximado de veinte anos en el que un grupo de escritores latinoamericanos, siguiendo sus aspiraciones literarias, se habria ido a vivir a Barcelona. Si lo acotamos al ambito de la historia de la literatura nacional, es hablar de uno de los diferentes capitulos que tratarian de la literatura de la diaspora. En este caso particular--como su nombre lo indica--, de aquella que se habria establecido en Barcelona. Siendo asi, considerar la figura de Moreno-Duran dentro de dicho momento de la literatura es atender a un caso especifico de este periodo. Tambien es pensar en un escritor que advierte y escribe el momento historico del cual hace parte. En este otro sentido, el "Capitulo catalan" es el testimonio de este periodo, y R.H., amanuense y personaje.

Esta especie de caja china, esta historia dentro de otra, que se despliega cuando se considera el "Capitulo catalan" como momento historico y, a la vez, como texto que da cuenta de el--o a Moreno-Duran como historiador y personaje de su momento--se logra apreciar cuando R.H. esclarece el sentido del texto:

Hablo de Capitulo catalan para diferenciarlo de otros eventuales capitulos de nuestra literatura en la diaspora, como serian un Capitulo mexicano, bonaerense o parisino o madrileno, cuyas paginas registrarian los avatares de los escritores colombianos--y, por extension, latinoamericanos--en esos lugares, asi como su respectiva experiencia bibliografica. En este sentido, queda claro que mi Capitulo personal representaria apenas unos parrafos del Capitulo catalan, que a su vez ocupa una breve pagina del Capitulo de nuestra narrativa escrita fuera de sus fronteras, que a su vez remite a un mas amplio Capitulo de la literatura colombiana contemporanea, y no quieran los dioses que a su vez todo esto constituya un Capitulo de la historia universal de la infamia (Moreno-Duran, 1986, p. 119).

Ahora bien, si se conviene en que el "Capitulo catalan" es la tentativa de escribir un momento de la literatura colombiana y latinoamericana, uno se podria preguntar por que Moreno-Duran no lo hace en el marco de su obra ensayistica. Pensemos que si el capitulo se tuviera que incluir en alguno de sus libros, y el principio historico fuera el principal criterio para hacerlo, este libro no podria ser otro que Denominacion de origen: momentos de la literatura colombiana (1998). Como el subtitulo lo expresa, en este libro R.H. elabora un recuento de los momentos de la literatura nacional. Este analisis ira desde "La escritura de las fundaciones" hasta el periodo que corresponde a una generacion anterior a la suya, es decir, al boom. En otras palabras, si se llevara a cabo una actualizacion de este libro atendiendo al orden cronologico sobre el que esta construido, nos dariamos cuenta de que ningun otro momento le sucederia mas claramente que el de aquella "Generacion Trashumante" a la que Luz Mary Giraldo llamaria la "generacion de la ruptura" (7) o "del deslinde del boom". (8) Por supuesto, perteneceria a este periodo aquel conjunto de escritores latinoamericanos que residieron en Barcelona bajo la sombra de esa suerte ambivalente que fue el boom de la literatura latinoamericana, a la que Moreno-Duran enmarca en un lapso bajo el nombre de "Capitulo catalan". Volviendo a la cuestion de por que no incluye este en su obra ensayistica y, por el contrario, lo incluye dentro de su obra autobiografica, en el liminar de Denominacion de origen podemos hallar una respuesta:

Juez y parte en el asunto, el autor se abstiene de hacer consideraciones sobre el tiempo nublado que le ha correspondido vivir y es otra mirada critica la que debe ocuparse de dilucidar las carencias o aportes con que la Generacion Trashumante ha empobrecido o enriquecido la tradicion literaria del pais (Moreno-Duran, 1998, p. 10).

Cuando R.H. dice ser "juez y parte" enuncia los dos tipos de aproximaciones que podria llegar a realizar. Estos corresponden, respectivamente, al ensayo y la autobiografia. Con "juez" se podria pensar en la aparentemente distante e imparcial aproximacion que sugiere la escritura ensayistica. Con aquello de ser "parte, indudablemente, en la aproximacion mas subjetiva de quien ha sido participe de la historia que narra, es decir, con la escritura autobiografica. Si bien ser al mismo tiempo "juez y parte" pudiera ubicarlo en un punto medio entre la ensayistica y la autobiografia, parece que la falta de objetividad que Moreno-Duran encuentra en el hecho de que sea el mismo quien senale el momento de la literatura al que pertenece, lo lleva a ubicar este texto en un ambito en el que la subjetividad se encuentra un poco mas a sus anchas. Quizas sea en este punto en donde mejor se logre ver la estrecha relacion que existe entre el ensayo y la autobiografia, asi como las posibles razones que llevan a un autor a tratar determinados asuntos utilizando uno de estos dos tipos de escritura.

El "Capitulo catalan" transita estilisticamente entre el ensayo y la autobiografia; entre lo contundente que sugiere la imagen del "juez" y el testimonio tendencioso pero irremplazable de quien ha hecho "parte" de lo que relata. Por supuesto, Moreno-Duran sabe que para consolidar un momento de la literatura debe considerar y definir cuestiones formales como su denominacion, como se enmarca y se divide historicamente, quienes lo integran, que obras hicieron parte de este momento, etc. Su proposito se hara evidente desde el segundo parrafo de la segunda pagina del "Capitulo catalan". En este, R.H. se pregunta "?como ignorar aqui esa larga lista de escritores que en los ultimos veinte anos han hecho de Barcelona su refugio y su lugar de trabajo?". Bien visto, en esta pregunta retorica involucra tres de los mencionados aspectos. Primero, el asunto de los integrantes; segundo, el tiempo que duraria, y tercero, el porque de su nombre. Sobre este ultimo aspecto dira que se llama Capitulo catalan "porque la comun experiencia catalana forma ya parte de la biografia de todos aquellos que--supongo--por exigencias y expectativas del oficio hemos vivido largos anos en Barcelona" (Moreno-Duran, 1986, p. 115). Por otra parte, su respuesta esclarece los criterios que le daran unidad a dicho momento. Para empezar, se tratara de la "comun experiencia" que habrian compartido algunos escritores latinoamericanos al residir y escribir en Barcelona, teniendo en cuenta que sus integrantes se caracterizaran por haber emigrado a esta ciudad respondiendo a sus aspiraciones literarias. Quizas por esta razon, justo despues de esta respuesta, agregara que "Las razones por las que algunos colombianos recalamos en esta ciudad son tan diversas y a diferencia de escritores de otros paises de America Latina en ningun caso obedecieron al patetico imperativo del exilio forzoso que por la misma epoca desmantelo el mapa cultural y politico del continente" (p. 115).

Respecto al tiempo, hara falta precisar el lapso de veinte anos que Moreno-Duran menciona. Si bien R.H. identifica a Jose Maria Vargas Vila, a Antonio Jose Restrepo, y a Jorge Zalamea como antecesores de "una larga y ya tradicional peregrinacion de escritores a Barcelona" (p. 115), sera solo con la llegada de la escritora colombiana Alba Lucia Angel a esa ciudad, en 1965, que R.H. reconoce el inicio de un primer momento del Capitulo catalan. A este periodo lo denomina el de "el grupo de los ilustres" debido a "la presencia triunfal" de Gabriel Garcia Marquez, Mario Vargas Llosa, Jose Donoso y Jorge Edwards, integrantes del boom que residian en Barcelona. Este primer periodo, de acuerdo con el "Capitulo catalan", terminara en 1979, ano en el que los ultimos dos "ilustres', Jorge Edwards y Jose Donoso, dejarian la ciudad. (9)

En terminos generales, el Capitulo catalan como periodo historico consta de dos momentos. El primero (de 1965 a 1972 aproximadamente) marcado por la presencia del grupo de "los ilustres". El segundo (de 1972 a 1986) determinado por la obra de estos jovenes escritores, posteriores al boom, que conformarian el Capitulo catalan. En cuanto a los integrantes y a las obras que hicieron parte de dicho Capitulo, podemos ver que Moreno-Duran no desconoce los diversos escritores que sin haber residido, publicaron en Barcelona por esa epoca--como es el caso de Gustavo Alvarez Gardeazabal, Manuel Mejia Vallejo, Pedro Gomez Valderrama, Manuel Zapata Olivella y Alvaro Mutis--; no obstante, de acuerdo con esa primera condicion que se habia identificado, solo reconocera como parte de lo que seria el canon del Capitulo catalan las obras de aquellos que habrian vivido y publicado en Barcelona. Al respecto, Moreno-Duran (1986) dira que
   Las obras originalmente publicadas en dicho periodo son las
   siguientes: Dos veces Alicia y Misia senora (Alba Lucia Angel);
   Cronica de tiempo muerto y Jovenes pobres amantes (Oscar Collazos);
   Hasta el sol de los venados (Carlos Perozzo); Sin nada entre las
   manos y Entre ruinas (Hector Sanchez); Las ciento veinte jornadas
   de Bouvard y Pecuchet (Ricardo Cano Gaviria); Los parientes de
   Ester (Luis Fayad); mi trilogia Femina Suite, compuesta por Juego
   de damas, El toque de Diana y Finale caprioccioso con Madonna, asi
   como el ensayo De la barbarie a la imaginacion, el volumen
   Metropolitanas y la novela Los felinos del Canciller (p. 117).


Ahora, lo que podria pasar inadvertido del canon que Moreno-Duran establece es el hecho de que a traves de este se presenta, indirectamente, como el mayor representante de este periodo. Notese que de los autores que menciona, el mismo es el que tiene la mayor cantidad de titulos. Mientras el resto cuenta con una o dos publicaciones, Moreno-Duran cuenta con seis, lo cual lo convierte, si no en el mas representativo escritor del "Capitulo catalan", por lo menos en el mas prolifico. Asunto que, atendiendo a las apreciaciones que hace R.H con relacion al hecho de ser publicado, vendria siendo lo mismo. Observemos cuando dice:
   Es asi mismo cierto que muchos otros escritores colombianos
   visitaron, residieron o pasaron largas temporadas en Barcelona, y
   es tambien evidente que algunos de ellos desarrollaron un trabajo
   literario, asi fuera efimero, durante su estadia. Sin embargo, la
   unica forma de valorar ese trabajo y, sobre todo, de vincularlo
   vivencialmente a la actividad cultural de la ciudad, es a traves de
   la fusion de la experiencia objetiva del autor con el medio donde
   se publica, es decir, la identificacion del copyright con la ciudad
   donde la obra ve la luz (p. 117).


Si bien no existe una correspondencia necesaria entre lo cualitativo y lo cuantitativo, en el fondo es lo que parece sugerir Moreno-Duran con el tema de las publicaciones. Esta idea la hara mas evidente cuando despues de dedicarle un fragmento considerable al asunto de las multiples dificultades que un escritor debe superar para ser publicado en el extranjero, termina sugiriendo que el libro, como resultado final, es la muestra de haberlas superado y que "[...] este hecho implica ya un valor cualitativo dificil de ignorar" (p. 118). Dado que el hecho de las publicaciones es, indudablemente, un factor esencial en un periodo literario, podemos decir que el "Capitulo catalan" se inicia en 1972 con la publicacion de Dos veces Alicia, de Alba Lucia Angel, y se cierra en 1987 con la publicacion de Los felinos del canciller, de Rafael Humberto Moreno-Duran.

En conclusion, en el "Capitulo catalan" Moreno-Duran bosqueja el armazon de un momento de la literatura que estaba pasando inadvertido, y elabora las estrategias textuales para que alguna vez pudiera ser comprendido y actualizado. El autor tuvo plena consciencia del lugar que ocupo dentro del momento que se habia esmerado por relatar, y sabia que una posible continuacion de su libro implicaria que lo tuvieran en cuenta. Sin embargo, prefiere confiar esta continuidad historica a la futura critica. Sabe tambien que despues de eso no queda otra cosa que esperar. Escribe el "Capitulo catalan" con la esperanza de quien lanza una botella al mar, pero lo hace con la certeza de que su mensaje sera encontrado y atendido. Esta conviccion nos la dara a conocer al final de "Parabola sobre el retorno":

[...] puedo decir desde ahora que, aunque mi nombre no quepa en la cartografia astral de este pais, ire por ahi con mi luminosa melena seguro de que dentro de 76 anos volvere a estar aqui, aunque me temo que no pueda afirmar lo mismo de mis contemporaneos (Moreno-Duran, en Rodriguez, 2017. Anexo VIII, p. 123).

Retomando el paralelo cervantino, esta fe que Moreno-Duran deposita en la critica futura comparte el mismo espiritu que manifiesta Quijote en su primera salida y se podria expresar con la misma gallardia que el Caballero de los leones lo habria hecho. Ademas, a quien este familiarizado con la figura de Rafael Humberto Moreno-Duran no le resultara descabellado imaginarlo blasonando: "Dichosa edad y siglo dichoso aquel adonde saldran a luz las famosas hazanas mias, dignas de entallarse en bronces, esculpirse en marmoles y pintarse en tablas, para memoria en lo futuro" (Don Quijote I, II, p. 35).

Referencias bibliograficas

Cobo Borda, J. G. (1989). La narrativa colombiana despues de Garcia Marquez: y Otros ensayos. Bogota: Editorial Tercer Mundo.

Giraldo, L. M. (2002). Despues de las grandes rabias y los hermosos errores. En: Cuentos canibales: antologia de nuevos narradores colombianos (pp. 9-20). Bogota: Alfagura.

Menton, S. (1978). La novela colombiana: planetas y satelites. Colombia: Plaza y Janes.

Moreno-Duran, R. (1986). La augusta silaba (fragmentos). Capitulo catalan. Boletin cultural y bibliografico 23 (9), pp. 114-122. Recuperado de: https://publicaciones. banrepcultural.org/index.php/boletin_cultural/article/view/3107/3194 [22.01.2019].

Moreno-Duran, R.H. (1995). Como el halcon peregrino. Colombia: Santillana, S.A.

Moreno-Duran, R.H. (1998). Denominacion de origen: momentos de la literatura colombiana. Bogota: Ariel.

Rama, A. (1982). La novela en America latina. Panoramas 1920-1980. Colombia: Printer Colombiana S.A.

Restrepo, G. (2014). Constancia de una amistad. Memoria y dialogo. Aleph 170, pp. 8-29.

Rodriguez, J. C. (2017). El "Capitulo catalan" y la obra autobiografica de Rafael Humberto Moreno-Duran (Tesis de Maestria). Universidad de los Andes, Bogota.

Juan Carlos Rodriguez Argaez

jc.rodriguez557@uniandes.edu.co

Universidad de los Andes, Colombia

Recibido (22.01.2019)--Aprobado (10.04.2019)

doi.org/10.17533/udea.elc.n45a05

* Articulo derivado de la investigacion "El 'Capitulo catalan' y la obra autobiografica de Rafael Humberto Moreno-Duran", que fue presentado en 2017 como trabajo de grado para obtener el titulo de Magister en Literatura, de la Universidad de los Andes (Colombia). Esta investigacion fue dirigida por el profesor Jeronimo Pizarro y hace parte de los resultados del grupo de investigacion Archivo y edicion.

(1) La fecha y el lugar de nacimiento de Moreno-Duran es un asunto en el cual no existe un consenso. En la gran mayoria de las resenas biograficas que se han hecho en sus publicaciones, figura "Tunja, 1946". El mismo Moreno-Duran solia decir que nacio en Tunja en 1946 (asi se puede corroborar en algunas cronologias y respuestas a entrevistas que realizo). Sin embargo, este es uno de los asuntos que se logran dilucidar con la posibilidad de acceder a su archivo. Un registro civil nos permite comprobar finalmente que, Rafael Humberto Moreno Duran, nace el 7 de diciembre de 1945 en Santuario, vereda del municipio de Ramiriqui, Boyaca.

(2) Los libros resenados son: El toque de Diana, de R.H. Moreno-Duran; La mala hierba, de Juan Gossain; Celia Cruz: Reina Rumba, de Umberto Valverde; Fiesta en Teusaquillo, de Helena Araujo; Gentecita del monton, de Roberto Rubiano Vargas, y El ultimo macho y otros cuentos, de Antonio Morales Rivera.

(3) De los cuales quizas los mas destacados serian Reinaldo Arenas, Severo Sarduy, Ricardo Piglia, Manuel Puig, Luisa Valenzuela, Luis Fayad, Salvador Elizondo, Oscar Collazos, Umberto Valverde y el propio Moreno-Duran, entre otros.

(4) Como los textos "Parabola sobre el retorno, trece anos despues" y "Capitulo catalan" mencionados en este articulo se tratan de ediciones dactilografiadas encontradas en el archivo de R.H. Moreno-Duran, las referencias bibliograficas que se haran remiten a la tesis que consigna en sus anexos dichos textos: Rodriguez, Juan C. (2017). "El 'Capitulo catalan' y la obra autobiografica de Rafael Humberto Moreno-Duran". Universidad de los Andes, Bogota.

(5) Asi lo dira en Como el halcon peregrino: "De las treinta y tres semblanzas que conforman este volumen [...] mas de veinte han sido motivadas por un trato directo con los autores--en mayor grado de amistad en unos que en otros--, trato casi siempre surgido e incrementado por la experiencia comun de congresos, viajes e incluso razones de vecindad a lo largo de muchos anos" (Moreno-Duran, 1995, p. 10).

(6) Asi lo sugiere R.H. cuando refiriendose a su parodia del inicio de Pedro Paramo, dice: "a mi me parecio que era una broma mia y sin embargo pienso a medida que pasan los anos que yo nunca estuve mas certero que en esa frase" (Restrepo, 2014, p. 14).

(7) Esta definicion se puede encontrar en el prologo del libro Cuentos canibales: Antologia de nuevos narradores colombianos, titulado: "Despues de las grandes rabias y los hermosos errores" (Giraldo, 2002, p. 11).

(8) Esta definicion se puede encontrar en una ponencia titulada "R.H. Moreno-Duran: contemporaneo del porvenir", presentada en el marco del XXVII Congreso Nacional y I Internacional de Linguistica, Literatura y Semiotica. Universidad Pedagogica y Tecnologica de Colombia--Sede Tunja, del 9 al 12 de octubre de 2012.

(9) Estas fechas corresponden con lo que se menciona en el "Capitulo catalan": "la desbandada del grupo de los ilustres la inicio Vargas Llosa en 1974, la continuo Garcia Marquez el ano siguiente, y la culminaron Donoso y Edwards en 1979" (Moreno-Duran, 1986, p. 115). Sin embargo, estas fechas se tendrian que reconsiderar puesto que es bastante conocido que Jorge Edwards regresa a Chile en 1978 y Jose Donoso en 1981.
COPYRIGHT 2019 Universidad de Antioquia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Rodriguez Argaez, Juan Carlos
Publication:Estudios de Literatura Colombiana
Article Type:Report
Date:Jul 1, 2019
Words:8831
Previous Article:"Orika de los palenques" de German Espinosa: una mirada a la historia Y la leyenda del cimarron en el siglo XVII.
Next Article:Mise en abyme y autoconciencia narrativa en Basura de Hector Abad Faciolince.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters