Printer Friendly

Primer registro de Tremex fuscicornis (Hymenoptera: Siricidae) para la Argentina en una plantacion de alamos en Buenos Aires.

First record of Tremex fuscicornis (Hymenoptera: Siricidae) in Argentina infesting a poplar plantation in Buenos Aires

A nivel mundial, la familia Siricidae comprende 112 especies de "avispas taladradoras de la madera", agrupadas en 2 subfamilias y 11 generos, distribuidos principalmente en las regiones Holartica y Oriental (Taeger et al., 2010). Si bien no existen siricidos nativos de Sudamerica (Smith & Schiff, 2002), la familia esta representada en la region por algunas especies que han sido introducidas accidentalmente por el hombre. Existen registros fosiles que indican que la familia estuvo presente en el continente sudamericano en el periodo Paleoceno (Fidalgo & Smith, 1987).

La introduccion accidental de esta familia de avispas puede resultar una amenaza potencial para los sistemas forestales, debido al serio dano que originan en ausencia de los controladores naturales. Un ejemplo de ello es el caso de la "avispa barrenadora de los pinos" (Sirex noctilio Fabricius), especie detectada en el ano 1980 en Uruguay y en 1985 en el noreste argentino, la cual es actualmente reconocida como la principal plaga de las forestaciones de pinos del cono sur (Carnegie et al., 2006). Otro siricido registrado en nuestro pais es Urocerus gigas (Linne), que tambien ataca coniferas, aunque solo ejemplares debilitados o muertos en pie (Klasmer, 1997). Otras avispas taladradoras, en este caso asociadas con angiospermas como huespedes, corresponden al genero Tremex Jurine (subfamilia Tremicinae) (Smith & Schiff, 2002). Actualmente, existen unas 34 especies descritas, todas originarias de las regiones Paleartica, Neartica y Oriental (Taeger et al., 2010). En Sudamerica, dicho genero se encuentra catalogado como plaga de preocupacion fitosanitaria regional. En Chile, en el ano 2000, se registro por primera vez la presencia de la "avispa taladradora de las latifoliadas", Tremex fuscicornis (Fabricius), afectando cortinas rompeviento y arboles aislados de alamos (Populus nigra) en la Region Metropolitana. Se presume su arribo desde China en cajones y paletas, producto del comercio mundial (Baldini, 2002). Hasta el presente trabajo, no existian registros de T. fuscicornis en la Argentina. Recientemente, se ha detectado una poblacion establecida de esta avispa en una forestacion de alamos (Populus spp.), ubicada en Castelar, Buenos Aires. Esta forestacion corresponde a un ensayo multiclonal, plantado en 1997 con 287 arboles a una distancia de 3,6 x 3 metros, donde se observaron evidentes signos de estres y ataques en aproximadamente el 40% de sus ejemplares. Los primeros adultos de T. fuscicornis se avistaron posados sobre el fuste de los arboles y se capturaron manualmente (2 hembras) a fines de febrero de 2011. Posteriormente, se ubicaron 6 trozas (18 cm de diametro y 80 cm de largo aproximadamente) de varios arboles apeados dentro de una jaula de malla plastica, que permitio colectar 35 machos y 23 hembras emergidos durante un lapso de 40 dias. Durante ese periodo, el dia 13-III-2011, se colectaron dos machos y dos hembras (L. Landi col.) que se encuentran depositados como material de referencia en el Museo Argentino de Ciencias Naturales "Bernardino Rivadavia" (MACN), Buenos Aires.

La subfamilia Tremicinae comprende especies que se alimentan sobre angiospermas y se distingue morfologicamente por sus antenas cortas (mas cortas que la distancia entre la base del ala y la base del pterostigma), algo engrosadas al medio, la primera celda anal del ala anterior es constricta solo en el tercio basal y los palpos labiales con dos segmentos. Estas caracteristicas separan a T. fuscicornis de las otras dos especies de siricidos introducidas en la Argentina, S. noctilio y U. gigas, pertenecientes a la subfamilia Siricinae. Esta ultima subfamilia comprende especies que se alimentan de gimnospermas y se diferencia morfologicamente de la anterior por sus antenas largas (mas largas que la distancia entre la base del ala y la base del pterostigma), filiformes, la primera celda anal del ala anterior es constricta en la mitad basal y los palpos labiales con tres segmentos (Benson, 1943). Tremex puede separarse, ademas, de Sirex Linne y Urocerus Geoffroy por tener un solo espolon (y no dos) en la tibia posterior y por tener antenas con menos de 16 artejos (mas de 20 en Sirex y Urocerus;) (Smith & Schiff, 2002).

Dado que los siricidos suelen presentar una amplia variacion en el tamano corporal, esta caracteristica no se puede utilizar para distinguir especies. Por otro lado, el color es un caracter util en la identificacion, aunque puede existir una variacion considerable (Schiff et al., 2006). Los machos de T. fuscicornis son extensamente negros, con patas en parte ferruginosas y alas de color ambar. Las hembras, de mayor tamano (17 a 38 mm), son de una tonalidad castana-amarillenta a ferruginosa con diversa proporcion de manchas negras y alas tambien ambarinas. Los ejemplares mas claros son extensamente castano-amarillentos, incluidas patas y antenas, con manchas negras restringidas a la base del abdomen lateralmente y a cuatro bandas apicales en los tergos abdominales 4 a 7. Las formas mas oscuras presentan manchas negras en la cabeza, casi todo el torax, parte de las antenas y la base de las patas; y en el abdomen se forman siete bandas negras en los tergos 1, 3 a 7 y una ancha banda que ocupa el apice del tergo 8 y base del 9 (Fig. 1).

La biologia de T. fuscicornis se conoce parcialmente. Sin embargo, algunos trabajos hacen una descripcion general de la biologia de los siricidos (Smith & Schiff, 2002). Estos insectos viven en una verdadera simbiosis con hongos basidiomicetes los cuales son capaces de degradar la lignina, concentran en sus micelios los elementos nutritivos, poco abundantes en la madera, que sirven de alimento a las larvas. Estas se alimentan y desarrollan dentro del arbol, comprometiendo el duramen, hasta alcanzar la pupacion. Dependiendo de la especie y la latitud, el desarrollo larval puede llevar de 1 a 3 anos antes de que el adulto emerja, por lo general a finales del verano o en otono. Los machos emergen y se dispersan primero, posiblemente para prevenir la endogamia y se agrupan en lo alto de los arboles; cuando las hembras emergen vuelan hacia aquellos para aparearse (Schiff et al., 2006). Luego seleccionan los arboles estresados o heridos para comenzar la puesta de huevos. Especificamente para T fuscicornis, se conoce que el hongo Cerrena unicolor (Bull.) Murr. se propaga mediante esporas y micelio que se almacena en dos sacos o micangios situados en la cavidad abdominal de la hembra. Durante la oviposicion, la hembra coloca sus huevos en la capa del cambium y simultaneamente inocula esporas del hongo e inyecta un mucus fitotoxico (Pazoutova & Srutka, 2007). Esta lesion en su conjunto produce el decaimiento de los arboles colonizados. Ademas, Parra et al. (2005), mediante estudios de la emergencia de adultos para dos regiones de Chile, determinaron que esta especie aparece en dos epocas bien marcadas del ano, el pico mas importante se registra en el mes de noviembre. En relacion a los controladores biologicos, mencionan la presencia de Megarhyssa praecellens Tosquinet (Hymenoptera: Ichneumonidae), la cual parasita dentro de la madera las larvas de los ultimos estadios de T. fuscicornis, con un nivel de parasitismo a campo cercano al 30%.

[FIGURA 1 OMITIR]

Como parte de este trabajo se realizo una revision de la coleccion entomologica del MACN, que revelo la presencia de un ejemplar capturado en el ano 2009, en la ciudad de Buenos Aires (14-III-2009, col. J. J. Martinez), y que hasta el momento no habia sido identificado. La determinacion de dicho ejemplar coincide con la del material proveniente de Castelar. Desafortunadamente, la deteccion de especies invasoras suele darse con varios anos de retraso desde su arribo (Lockwood et al., 2007). A partir de esta premisa y por la magnitud del dano observado se supone que la presencia de T. fuscicornis data de, por lo menos, el ano 2009; esto evidencia que la especie podria encontrarse instalada en el medio local. La invasion de especies exoticas dentro de nuevas areas puede ser divida en 3 estados: arribo, establecimiento y propagacion. Durante este proceso los organismos amplian su rango de distribucion desde su habitat actual hacia uno nuevo. El proceso puede darse de manera continua, como consecuencia del propio crecimiento poblacional, y tambien de forma discreta mediante "saltos" de larga distancia. En general, dichos saltos suelen estar asociados a la actividad humana, que habitualmente transporta organismos en forma accidental (Liebhold & Tobin, 2008). Las areas urbanas representan parches cada vez mas grandes e interconectados en el paisaje regional, y son los puertos de especial importancia para la propagacion de especies exoticas en los ecosistemas circundantes. La forestacion infestada se encuentra en un area urbana proxima a las principales vias de transporte internacional (e.g. a 1.800 metros de la ruta nacional 7). Se supone entonces, que T. fuscicornis arribo como consecuencia de la accion antropogenica, producto del comercio internacional que implica el transporte de mercaderias en madera de embalaje y madera de estiba proveniente de Asia y/o Chile.

En general, los siricidos no representan un problema en sus areas de origen, dado que afectan arboles debilitados y/o enfermos. Sin embargo, su introduccion en el hemisferio sur constituye un riesgo potencial, debido a que en ausencia de enemigos naturales, disponibilidad de recursos y condiciones abioticas adecuadas, son capaces de atacar arboles sanos y vigorosos (Ciesla, 2011). Un ejemplo de ello ocurrio durante los anos 1987 a 1989 en Australia, donde S. noctilio causo la muerte de 5 millones de pinos, lo que genero perdidas economicas de hasta 12 millones de dolares (Haugen et al., 1990). Si bien no existe informacion cuantitativa del dano ocasionado por T. fuscicornis en los paises donde ha sido introducido (i.e. Australia, Chile), Hill (1997) menciona la importancia economica del genero. A raiz de ello, Chile ha desarrollado un programa de manejo integrado de T. fuscicornis que incluye la destruccion de los arboles infestados y la introduccion de controladores biologicos, con el fin de prevenir la dispersion hacia sus 13 millones de hectareas de bosque nativo (Baldini, 2002). En Argentina, existen 1.115.655 hectareas de bosques implantados, de las cuales cerca del 40% corresponden a latifoliadas y 31.443.873 hectareas de bosques nativos (SAGPyA, 2005). Esta superficie puede ser potencialmente afectada por T. fuscicornis. Esto generaria un impacto economico negativo, asociado a la mortalidad de los arboles, la implementacion de estrategias de manejo y control y la imposicion de restricciones al comercio, junto con un impacto biologico vinculado a la perdida de biodiversidad.

Los esfuerzos para prevenir el establecimiento de especies exoticas dependen de la aplicacion de practicas de manejo basadas en la teoria de invasiones. Brockerhoff et al. (2010) sugieren la implementacion de dos estrategias optimas: (i) la erradicacion y (ii) la disminucion de la propagacion. Para evitar la propagacion de T. fuscicornis, se deben perseguir estos dos objetivos, intentando en primer termino la erradicacion exitosa a traves de un programa de vigilancia, que permita la deteccion temprana de focos, para luego efectuarse las correspondientes medidas de saneamiento (i.e. destruccion y quema del material infestado). Aqui es importante considerar que la estrategia fundamental para la erradicacion no implica necesariamente la disminucion de la poblacion en un 100%, sino mas bien la reduccion por debajo de cierto umbral. Entonces, ante la deteccion de un foco, sera importante asociar actividades de manejo preventivas, tales como la aplicacion de tratamientos silviculturales (i.e. podas, raleos silvicolas y raleos sanitarios) que minimicen el estres de los arboles hospederos, y complementarlas con estrategias de control, que incluyan la colocacion de trozas cebo y la introduccion de enemigos naturales, tal como se realizo en Chile. En nuestro pais, el Sistema Nacional de Vigilancia y Monitoreo de Plagas (SINAVIMO--SENASA), a traves de las reglamentaciones vigentes (Resolucion 778/2004), oficia un programa de deteccion y evaluacion de riesgo de la infestacion de T. fuscicornis. Es importante recordar que el insecto plaga, junto con el recurso forestal y los enemigos naturales, conforman un sistema dinamico en el que seran necesarias evaluaciones criticas y periodicas del estado de situacion. Se sugiere avanzar en estudios relacionados con la dinamica del proceso de invasion. Ademas, sera importante conocer como los procesos poblacionales pueden ser utilizados en la seleccion de estrategias de control efectivas.

Recibido: 15-VII-2011; aceptado: 28-X-2011

AGRADECIMIENTOS

Agradecemos a las Licenciadas Lorena La Fuente y Estela Favret, bibliotecarias del Instituto de Microbiologia y Zoologia Agricola del INTA Castelar y al Ing. Ftal. Raul Villaverde del Ministerio de Agricultura, Ganaderia y Pesca, por su colaboracion en la busqueda bibliografica. Este trabajo se realizo con el financiamiento del Programa Nacional Forestal INTA Proyecto Especifico 042-121.

BIBLIOGRAFIA CITADA

1. BALDINI, A. 2002. Tremex fuscicornis: Un factor de dano para el recurso forestal y agricola. Agronomia y Forestal UC. 16: 11-13.

2. BENSON, R. B. 1943. Studies in Siricidae, especially of Europe and southern Asia (Hymenoptera, Symphyta). B. Entomol. Res. 34: 27-51.

3. BROCKERHOFF, E. G., A. M. LIEBHOLD, B. RICHARDSON B. & D. M. SUCKLING. 2010. Eradication of invasive forest insects: concepts, methods, costs and benefits. New Zeal. J. For. Sci. 40(supplement): S117-S135.

4. CARNEGIE, A. J., M. MATSUKI, D. A. HAUGEN, B. P., HURLEY, R. AHUMADA, P. KLASMER, J. SUN & E. T. IEDE. 2006. Predicting the potential distribution of Sirex noctilio (Hymenoptera: Siricidae), a significant exotic pest of Pinus plantations. Ann. For. Sci. 63: 119-128.

5. CIESLA, W. M. 2011. Forest Insect Management, in Forest Entomology: A Global Perspective. John Wiley & Sons, Ltd., Chichester, UK, pp. 227.

6. FIDALGO, P. & D. R. SMITH. 1987. A fossil Siricidae (Hymenoptera) from Argentina. Ent. News 98(2): 63-66.

7. HILL, D. S. 1997. The economic importance of insects. The Institute of Biolology. Chapman & Hall, London, pp. 244-325.

8. HAUGEN, D. A., R. A. BEDDING, M. G. UNDERDOWN & F. G. NEUMANN. 1990. National strategy for control of Sirex noctilio in Australia. Australian Forest Grower. 13(2): special liftout section No. 13, pp. 1-8.

9. KLASMER, P. 1997. Presencia de Urocerus gigas L. (Hym.: Siricidae) "avispa taladradora de pinos" en las provincias de Rio Negro y Chubut. INTA: Comunicacion Tecnica Rec. Nat. Ftales., Plagas. 8: 4.

10. LIEBHOLD, A. M. & P. C. TOBIN. 2008. Population Ecology of insect invasions and their management. Annu. Rev. Entomol. 53: 387-408.

11. LOCKWOOD J., M. F. HOOPES & M. MARCHETTI. 2007. Invasion Ecology. Malden, MA: Blackwell Publishing, Oxford, pp. 1-17.

12. PARRA, P., M. GONZALEZ, D. SOTO, & A. SALINAS. 2005. La avispa taladradora de la madera Tremex fuscicornis (Fabr.) Instituto Forestal. Informativo Sanitario Forestal N 4.

13. PAZOUTOVA, S. & P. SRUTKA. 2007. Symbiotic relationship between Cerrena unicolor and the horntail Tremex fuscicornis recorded in the Czech Republic. Czech Mycol. 59(1): 83-90.

14. SCHIFF, N. M., S. A. VALLEY, J. L. LABONTE & D. R. SMITH. 2006. Guide to the Siricid Woodwasps of North America. USDA Forest Health Technology Enterprise Team. Morgantown, West Virginia, USA, pp. 1-102.

15. SECRETARIA DE AGRICULTURA, GANADERIA, PESCA Y ALIMENTOS (SAGPyA). 2005. Primer Inventario Nacional de Bosques Nativos y Actualizacion del Inventario Nacional de Plantaciones Forestales.

16. SMITH, D. R. & N. M .SCHIFF. 2002. A review of the siricid woodwasps and their ibaliid parasitoids (Hymenoptera: Siricidae) in the eastern United States, with emphasis on the mid-atlantic region. Proc. Entomol. Soc. Wash. 104(1): 174-194.

17. TAEGER, A., S. M. BLANCK & A. D. LISTON. 2010. World catalog of Symphyta (Hymenoptera). Zootaxa 2580: 1-1064.

LANDI, Lucas *, Celina BRACCINI * y Arturo ROIG ALSINA **

* Instituto de Recursos Biologicos. INTA Castelar. De los Reseros y Dr. Nicolas Repetto s/n (1686), Hurlingham, Buenos Aires, Argentina; e-mail: llandi@cnia.mta.gov.ar

** Division Entomologia, Museo Argentino de Ciencias Naturales "Bernardino Rivadavia". Av. Angel Gallardo 470 (1405), Buenos Aires, Argentina
COPYRIGHT 2011 Sociedad Entomologica Argentina
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:NOTA CIENTIFICA
Author:Landi, Lucas; Braccini, Celina; Roig Alsina, Arturo
Publication:Revista de la Sociedad Entomologica Argentina
Date:Jul 1, 2011
Words:2763
Previous Article:Ampliacion de la distribucion de dos especies de mosquitos (Diptera: Culicidae) en Argentina y notas sobre su bionomia.
Next Article:Nieto Nafria, J.M. & C. Favret. 2011. Registros de los taxones del nivel familia y del nivel genero de Aphidoidea.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters