Printer Friendly

Presente y futuro de la estimulacion magnetica transcraneal.

Present and future of the transcranial magnetic stimulation.

INTRODUCCION

Hace mas de 100 anos, D'Arsonval y Beer postularon que un campo magnetico podria actuar en y a traves del cerebro humano. En 1980, Merton y Morton, lograron registrar una respuesta motora en un musculo esqueletico axial, luego de aplicar estimulacion electrica, a traves del craneo intacto de un individuo normal (1). Hacia 1985, Barker y col. estimularon con campos magneticos, el tracto piramidal de un sujeto normal de manera transcraneal, a lo que se denomino estimulacion magnetica transcraneal (EMT) (2).

Inicialmente la EMT se uso para investigar, de forma no invasiva, la propagacion del impulso a lo largo del tracto piramidal, las raices nerviosas ubicadas en la medula espinal y los nervios perifericos (3, 4). Luego se generalizo su aplicacion en el diagnostico, seguimiento y tratamiento de diversas alteraciones del sistema nervioso central (SNC), periferico y autonomico, por su facil aplicacion y ausencia, casi total, de efectos secundarios (3, 4). Dada la importancia que esta forma de estimulacion neural ha adquirido en diversas latitudes, principalmente en los asi denominados paises del primer mundo, incluido el hecho de haber recibido su aprobacion de manera reciente por parte de la oficina de Administracion de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos para ser usada en humanos, nos propusimos revisar los principios tecnicos, los conceptos fisiologicos, sus aplicaciones como herramienta diagnostica, los usos terapeuticos y los aspectos de seguridad mas relevantes, relacionados con esta novedosa forma de neuromodulacion del SNC, con el fin de acercar estos fundamentos neurobiologicos modernos al ambito cientifico latinoamericano.

Principios tecnicos

La EMT se basa en la aplicacion de un pulso magnetico de, aproximadamente, dos teslas de intensidad y 100 microsegundos de duracion, el cual es creado por una corriente electrica que circula dentro de una bobina (3, 4). Las bobinas que se usan para producir dicho campo magnetico tienen diferentes formas, de acuerdo a los objetivos propuestos. Dichas bobinas suelen ser redondas de, aproximadamente, 6 a 8 centimetros de diametro, las cuales activan un area considerable de tejido nervioso. Otras bobinas tienen forma de ocho; estas son mas focales y producen una corriente maxima en la interseccion de los dos componentes redondos que la conforman. Tambien hay bobinas en forma de "cono" o de "H" cuyo fin es estimular estructuras neurales de una forma mucho mas focal y profunda que las bobinas mencionadas (5). Existen otras con otras formas y tortuosidades que estimulan el tejido neural de diferentes formas, menos estudiadas que las mencionadas (6, 7).

Avances recientes han permitido establecer, ademas, la posicion de la bobina y mantenerla constante mediante la guia visual de la misma en tiempo real. Asi mismo, se ha combinado la EMT con neurorrobotica, lo cual permite una ubicacion mas exacta de las estructuras a estimular (8, 9).

Conceptos basicos

La comprension, al menos parcial, del mecanismo de accion de la EMT sobre el cerebro, proviene en buena parte, de los estudios realizados con estimulacion electrica transcraneana, la que produce respuestas D o directas e I o indirectas (10-15). La respuesta D aparece al estimular, de manera proximal, los axones de neuronas cerebrales consideradas de alta velocidad; las respuestas I, que se numeran como I1, I2, I3 y I4, se producen por la estimulacion presinaptica de las neuronas existentes en la corteza cerebral motora. De acuerdo a esto, se acepta que la EMT excita el segmento inicial de las neuronas presentes en el SNC, de manera tras-sinaptica (11, 15-18), lo que genera solo ondas I (10). A nivel molecular, existen estructuras neurales con componentes magneticos (16, 17); esto sugiere que la EMT podria actuar sobre dichas estructuras, usando neurotrasmisores diferentes a los usualmente descritos, en la transmision sinaptica electrica o quimica convencional. Dentro de estos novedosos transmisores neurales parece existir un factor que provisionalmente hemos llamado neuromagnetina que, posiblemente, emplea oxido nitrico para realizar su funcion (13, 19).

Estimulacion sencilla

Un estimulo magnetico simple o sencillo, en el SNC (7,11-13), se utiliza para:

1. Evaluar el umbral neural. Este umbral es la cantidad de estimulacion minima que se necesita para producir una respuesta neural. Dicho umbral se puede obtener a nivel de cualquier region de la corteza cerebral y es modulado por canales de sodio dependientes de voltaje.

2. Identificar el patron que sigue el reclutamiento interneuronal relacionado con el funcionamiento del tracto corticoespinal. Dicho reclutamiento se determina de forma grafica, y se denomina como la curva de recuperacion o la curva estimulo-respuesta (Fig. 1). Esta evaluacion permite conocer la participacion de las neuronas circundantes al sitio donde se aplica el estimulo magnetico, asi como de las estructuras neurales que se activan en la region cerebral que participa en la generacion del umbral neural. Dichas neuronas circundantes ubicadas alrededor del sitio denominado como el sitio "caliente" de estimulacion, tienen umbrales de activacion mayores, son menos excitables debido a que estan espacialmente alejadas del sitio "caliente" que recibe el estimulo magnetico. Estas neuronas circundantes harian, tambien, parte del llamado umbral subliminal y contribuiran a la generacion de las ondas I tardias. El reclutamiento neuronal generado por la EMT, se incrementa por la accion de farmacos que modulan la transmision adrenergica y disminuye por la accion de bloqueadores de canales de sodio y calcio.

3. Evaluar el tiempo de conduccion central motor (TCC). Este es el tiempo que gasta el estimulo magnetico en viajar, usualmente, desde la corteza cerebral motora hasta la motoneurona del asta anterior, de la medula espinal (Fig. 2).

4. Estudiar el periodo silente. El periodo silente es la interrupcion de la actividad motoneuronal voluntaria que se refleja como una supresion electromiografica transitoria, al aplicar un estimulo que, en este caso que nos compete, se aplica a nivel transcraneal, mientras el individuo evaluado realiza una contraccion muscular esqueletica voluntaria (7, 11, 13, 18) (Fig. 3).

5. Evaluar el estado de las vias corticomotoras que controlan los musculos faciales, a traves del estudio de los nervios craneales, principalmente el nervio facial (20, 21).

[FIGURA 1 OMITIR]

Estimulacion pareada

Este tipo de evaluacion usa un estimulo neuromagnetico de intensidad, usualmente menor al necesario para producir el umbral motor. Dicho estimulo llamado condicionante, precede a otro llamado condicionado. El estimulo condicionado se aplica, usualmente, con una intensidad mayor a la que se usa para generar el umbral motor (11, 22, 23). Este par de estimulos aplicados con un intervalo menor a 7 milisegundos entre ellos, produce una inhibicion de la respuesta evocada o condicionada en la estructura neural estimulada (3, 4). De otro lado, si el par de estimulos comentados se aplica con intervalos entre 7 y 20 milisegundos, el estimulo condicionado aumenta (3, 11, 13, 22, 23) (Fig. 4). Con el paso del tiempo, se han desarrollado otros protocolos que incluyen el uso de estimulos magneticos a diferentes intervalos, con variacion de la intensidad del estimulo condicionado o condicionante, asi como el uso de tres o mas estimuladores magneticos simultaneos (23). Dentro de los diferentes protocolos planteados a la fecha, el mas empleado en la practica clinica es la estimulacion pareada o por pre-pulsos, comentada anteriormente (17, 24).

[FIGURA 2 OMITIR]

[FIGURA 3 OMITIR]

[FIGURA 4 OMITIR]

Estimulacion repetitiva

La modulacion neural depende de la accion neuroquimica a nivel de la sinapsis, con o sin la aparicion de gemaciones dendriticas o rearborizaciones axonales; estos aspectos neurobiologicos son la base para usar la EMT repetitiva (rEMT), la cual se aplica a baja (<1Hz) o alta frecuencia (>1Hz) (11, 13,18, 23,24).

Los principios tecnicos relacionadas con la aplicacion de la rEMT son similares a los comentados en la aplicacion de la EMT por pulsos unicos. En este caso, la rEMT se aplica en series o trenes de estimulos, con algunas caracteristicas particulares. Dichas caracteristicas incluyen la modulacion del numero total de estimulos, el numero de estimulos por trenes, la frecuencia de estimulacion dentro de un tren y el intervalo entre trenes de estimulacion. La intensidad del estimulo usualmente se determina con base en el valor del umbral motor (11, 23).

ASPECTOS DIAGNOSTICOS

Estimulacion sencilla

La prolongacion del TCCM es indicativa de alteraciones en la medula espinal, como consecuencia de enfermedades desmielinizantes que afectan el tracto corticoespinal, como es el caso de la esclerosis multiple; dicho TCCM se correlaciona con el grado de discapacidad que produce esta enfermedad (25). Las mielopatias por compresion son otra indicacion para usar los potenciales evocados motores (PEM) y ayuda, ademas, a localizar el nivel de la compresion medular (26).

En la enfermedad de Parkinson el TCCM es normal, mientras que en parkinsonismo esta prolongado (27). Diversas alteraciones del TCCM se han puesto en evidencia en lesiones presentes a nivel del SNC, que producen los llamados retrovirus humanos (28, 29). La presencia de un PEM, en la fase aguda de la enfermedad cerebrovascular se considera de buen pronostico (30), su ausencia indica lo contrario. En la esclerosis lateral amiotrofica se han logrado identificar alteraciones a nivel de los mecanismos inhibitorios de la corteza cerebral motora, los cuales son mas evidentes al inicio de la enfermedad (31). La EMT se ha implementado en el monitoreo intraquirurgico, aunque por el efecto de algunos anestesicos sobre los PEM se recomienda el uso en estos casos, de la estimulacion transcraneal electrica (13, 32). Asi mismo, el estimulo magnetico aplicado de manera sencilla ha ayudado a entender el efecto de los videojuegos en la corteza cerebral motora (33), asi como los efectos que la microgravedad simulada produce en el tracto corticoespinal de los humanos (34).

Estimulacion pareada

El uso de la EMT a nivel pareado ha resultado de gran ayuda en el diagnostico y clasificacion de enfermedades como epilepsia, distonia, esclerosis lateral amiotrofica y enfermedad cerebro vascular (11, 21). En la enfermedad de Parkinson (35), el sindrome de Tourette (36, 37) y en otros trastornos del movimiento considerados focales tales como la distonia y el tartamudeo (38), la EMT ha permitido avanzar en la comprension de su fisiopatologia y seguimiento clinico, incluyendo la endofenotipificacion de algunos de estos desordenes (39, 40). La fisiologia del sueno y sus trastornos tambien se han investigado a profundidad con esta novedosa tecnica (41). Asi mismo, la EMT ha permitido conocer un poco mas la accion de sustancias sicoactivas y trastornos siquiatricos como la esquizofrenia, el trastorno obsesivo compulsivo y la depresion, entre otras (42). Este tipo de evaluacion ha permitido conocer el efecto de las hormonas femeninas en la corteza cerebral motora humana (43).

De igual forma, biomarcadores obtenidos por medio de la aplicacion de EMT pareada, han permitido conocer los mecanismos de accion in vivo de drogas neuroactivas. Estas investigaciones han servido para profundizar en el conocimiento de los mecanismos relacionados con circuitos cerebrales y subcorticales modulados por neurotransmision colinergica, gabaergica, glutaminergica o adrenergica (Tabla I), asi como los efectos que tienen algunos aspectos geneticos en las respuestas neurales producidas por los estimulos magneticos (44).

De manera interesante, luego de casi 30 anos de estarse utilizando la EMT como herramienta diagnostica en humanos, la Federacion Internacional de Neurofisiologia Clinica nombro una comision de neurocientificos de diversas latitudes, quienes han definido de manera reciente, los criterios de uso y aplicacion de la EMT como metodo diagnostico (45). Es de esperarse que estos lineamientos y consensos puedan ayudar a avanzar el uso de la EMT en los neurolaboratorios dedicados a la realizacion de estas pruebas diagnosticas, alrededor del mundo.

Aspectos funcionales y terapeuticos

La rEMT ha ayudado a mejorar la comprension de los mecanismos que subyacen funciones cognitivas (46, 47) y su modulacion plastica (11, 48, 49), dependiendo de la frecuencia de estimulacion utilizada (50). Por ejemplo, la aplicacion sobre la corteza motora de rEMT a frecuencias menores o iguales a 1Hz, disminuye la excitabilidad de la corteza motora, asi como el aprendizaje implicito de los individuos que intentan realizar una tarea motora; lo opuesto ocurre cuando se aplica la rEMT a 10 Hz (50). De forma interesante, a esta ultima frecuencia se produce tambien un aumento de la excitabilidad cortical cerebral (11, 23).

La aplicacion de la rEMT a frecuencias mayores a 1 Hz, aplicadas sobre la region prefrontal izquierda, en individuos sanos, se ha visto que mejora de manera significativa diversos procesos cognitivos. Dentro de estos se resalta el aumento en la velocidad de reaccion para realizar tareas del tipo rompecabezas, entre otras tareas especificas motoras (51). La rEMT ha servido tambien para identificar las diversas areas cerebral que interviene en el procesamiento visual (52), asi como aquellas involucradas en la formacion de la memoria declarativa y no declarativa, entre otras funciones cognitivas y comportamentales, las cuales se modulan desde el sistema nervioso central de los humanos (53).

En este sentido, por ejemplo, a nivel cerebelar, la aplicacion de rEMT a baja frecuencia, produjo cambios en las respuestas emocionales ante diversos estimulos, cuyos registros se hicieron por medios electroencefalograficos (53). Estos resultados han llevado a replantear el funcionamiento que, hasta este momento se consideraba que tenia la corteza cerebral frontal, sobre las emociones humanas (53). Mas aun, se ha podido identificar que individuos con personalidad "borderline" presentan alteracion de los mecanismos inhibitorios relacionados con neurotrasmisores gabaergicos (54, 55).

De la misma forma, la rEMT ha permitido identificar de una manera mas precisa, las areas cerebrales relacionadas con la modulacion positiva y negativa de diversas condiciones neurosiquiatricas (55). Los primeros avances en este aspecto se hicieron en pacientes con depresion, resistente a tratamiento farmacologico (56). Estudios recientes han demostrado resultados mas efectivos y prolongados que los obtenidos inicialmente, debido a las mejoras tecnologicas hechas a los equipos neuromagneticos usados en el siglo XXI (57). La estimulacion a alta frecuencia de la corteza cerebral prefrontal izquierda y a baja frecuencia de la corteza prefrontal derecha, parecen tener la misma eficacia terapeutica en pacientes con depresion (58). La rEMT se ha aprobado como tratamiento para depresion refractaria a tratamiento farmacologico en Estados Unidos; en Canada, Australia, Nueva Zelanda, Union Europea e Israel se ha aprobado el uso de la rEMT de una forma mas amplia, en una gran cantidad de patologias neurologicas y neurosiquiatricas (59).

Al momento de elaboracion de este manuscrito existen reportes de beneficio terapeutico de la aplicacion de rEMT en tinitus (60), afonia psicogena (61), enfermedad de Alzheimer (62), autismo (63), enfermedad de Parkinson y distonias (64), accidente cerebrovascular (65), epilepsia (66), trastornos de ansiedad generalizada (67), trastorno de estres post-traumatico (68), alucinaciones auditivas (69), dolor cronico incluyendo migrana (70), afasias (71), trastorno obsesivo compulsivo (72) y disquinesias inducidas por L-Dopa (73); se ha usado, tambien, con exito variable en el tratamiento de la mania (74), sindrome de Rasmussen (75), paralisis facial congenita, incluyendo el sindrome de Mobious (76), y trastornos de olfacion (77), entre otras.

A pesar de lo promisorio de los resultados obtenidos en los trastornos mencionados, los tamanos de muestras empleados, usualmente estan dentro de niveles de evidencia que permiten generar recomendaciones favorables, mas no concluyentes, sesgos epidemiologicos estos que deberan ser corregidos en futuras investigaciones, para lograr efectuar intervenciones basadas resultados mas evidentes que los obtenidos a la fecha. La falta de la existencia de criterios uniformes en cuanto a seleccion de pacientes, asi como la utilizacion de principios biofisicos y tecnicos poco claros, no ha permitido establecer de una forma mas certera la aplicacion de este tipo de intervencion como parte del arsenal terapeutico actual en la practica clinica convencional. Dentro de estos sesgos cabe resaltar los que se han denominado ambientales como edad, genero, estado cognitivo y afectivo, medicaciones, niveles hormonales basales y ritmos circadianos, entre otras variables (15). Mas aun, en un buen numero de casos, las respuestas motoras evocadas de forma magnetica, se han medido por metodos matematicos que no han considerado aspectos como la cantidad de energia que ingresa al organismo con cada pulso magnetico, entre otras variables no consideradas a la fecha. En este ultimo sentido, una investigacion reciente hecha por nuestro grupo (Leon-Sarmiento & Rizzo-Sierra, observaciones no publicadas), detecto que algunos grupos que han aplicado rEMT, han realizado las mediciones del PEM, dejando de lado principios biofisicos claves. Mas aun, se ha llegado a comparar metodos matematicos disimiles como aquel que mide la amplitud de la respuesta motora desde el pico mas bajo hasta el pico mas alto de la misma, con los valores obtenidos por el metodo conocido como area bajo la curva (78). Esto ha generado resultados confusos, tanto en el momento de la intervencion como en el de la interpretacion de los datos obtenidos.

A pesar de los anteriores sesgos, se ha encontrado que la rEMT es una herramienta con un gran potencial en la neurorehabilitacion humana (79-81), similar al descrito en la estimulacion magnetica pulsatil (82), en diversas alteraciones neurologicas y neurosiquiatricas incluyendo trastornos del movimientos, depresion y dolor lumbar cronico, entre otros mas (Bayona J et al. Observaciones no publicadas). Se espera que con los rapidos avances tecnologicos, principalmente a nivel computacional, paradigmas orientados de forma especifica a trastornos concretos, se pueda ofrecer una mejora calidad de vida a los individuos afectados. Avances en este sentido se han hecho con la fabricacion de equipos orientados, de forma especifica, a tratar problemas especificos como la migrana (83), pero obviamente aun hay un gran camino por recorrer en este sentido.

Aspectos de seguridad

Luego de aproximadamente de 30 anos de uso en humanos, se ha visto que la EMT es segura y sus efectos secundarios son minimos o nulos (4, 84). La edad, la fatiga, la hiperventilacion, la dominancia hemisferica, la atencion, la activacion voluntaria del musculo examinado, la deaferentacion temporal periferica o central, la estatura y el estado hormonal en las mujeres, modifican los PEM (13, 15). La direccion en que fluye la corriente, la intensidad del estimulo aplicado y el musculo escogido para captar la respuesta tambien influye en los resultados obtenidos. En algunos casos se han descrito cefaleas transitorias, de tipo tensional que ceden a dosis unica de analgesicos comunes (13).

No se han encontrado efectos secundarios a nivel psicologico, hormonal, auditivo o de memoria (4, 81). El riesgo de desencadenar convulsiones al aplicar EMT a alta intensidad, de manera repetitiva, se ha logrado disminuir y aun evitar, con una apropiada graduacion del estimulo magnetico. Se sugiere tener cuidado con la aplicacion de rEMT en personas con trastornos convulsivos, dado que lesiones cerebrales recientes o el uso de medicaciones puede disminuir el umbral de excitacion neural, lo que podria aumentar el riesgo de convulsiones (4). Nunca se debe colocar la EMT cerca de marcapasos cardiacos o implantes bioelectronicas. Se recomienda usar protectores auditivos, tanto en el individuo evaluador como en el evaluado, para evitar posibles danos, en estas vias nerviosas, en cualquiera de ellos (11, 13, 23). Si el equipo magnetico no tiene un sistema de enfriamiento, se debe tener cuidado para evitar quemaduras en la piel o cuero cabelludo, al aplicar rEMT. Los discos de computador y las tarjetas de credito pueden llegar a deteriorarse si estas estan a un metro o menos de los campos magneticos (13). El uso de rEMT en mujeres embarazadas es una decision dificil de tomar; de cualquier forma se ha utilizado la rEMT en etapas tempranas del embarazo, en mujeres que padecen depresion, sin haberse reportado efectos secundarios para el recien nacido (85).

De manera reciente se reporto la aplicacion, sin complicaciones, de rEMT en pacientes que tenian placas de titanio en el craneo (86), lo cual tendra, muy seguramente, implicaciones positivas en la modificacion de los criterios de seguridad existentes a la fecha con respecto al uso de la EMT (4, 77).

CONCLUSION

La EMT ha emergido, no solo, como una herramienta para realizar diagnosticos mas precisos del compromiso neural, incluyendo situaciones particulares como aquellas en las que los pacientes poseen pacientes yesos o vendajes y, aun, recien nacidos; sino que, ademas, ha permitido avanzar en el uso de nuevos metodos en el tratamiento y rehabilitacion multimodal de un buen numero de trastornos neurales (13, 87-89).

Sin embargo, a pesar de los avances realizados, la falta de unificacion de criterios relacionados con la dosis que se debe suministrar, el tipo de pulso magnetico que se tiene que utilizar, los sesgos que producen las diferentes variantes anatomicas, fisiologicas y fisiopatologicas existentes, asi como otras propiedades biofisicas intrinsecas que poseen los equipo magneticos empleados, no ha permitido avanzar en la aplicacion de esta herramienta en la practica clinica diaria. Con el fin de mejorar el uso de la rEMT, se ha propuesto un cuestionario de evaluacion pre-intervencion, con el cual se espera minimizar de alguna forma, algunos de los sesgos encontrados a la fecha (90, anexo).

Por esta razon se hace imperativo implementar los aspectos tecnicos, matematicos, biofisicos y tecnologicos, entre muchos otros mas, con el fin de ofrecer formas cada vez mas innovadoras en el uso de esta promisoria herramienta, para obtener cada vez mas no solo mejoras resultados, sino mucho mas efectivos que los conocidos a la fecha. Esa es la esperanza de academicos, cientificos, terapeutas y pacientes que viviran en la tierra, o fuera de ella, durante el resto del presente siglo el cual, no dudamos, sobreabundara en mas y mejores evidencias neuromagneticas.

AGRADECIMIENTOS

Por razones estrictamente editoriales no fue posible incluir dentro a todos los integrantes del grupo de trabajo en estimulacion magnetica transcraneal, conformado por los Doctores Jaime Bayona-Prieto, Carlos V. Rizzo-Sierra, Maria Pavon, Danilo Ortiz y Martha Dallos, como parte de los autores de este articulo; sin embargo, sus aportes hechos durante la elaboracion de este manuscrito, es grandemente apreciado. Los autores tambien agradecen al Doctor Richard L. Doty, PhD, por su permanente apoyo durante la elaboracion del presente manuscrito. Este trabajo hace parte de la tesis de Maestria en Investigaciones: area Neurorehabilitacion, realizada en USA-Bogota por el Dr. Fidias E. Leon-Sarmiento quien, a su vez, ha sido apoyado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos (Grant No. W81XWH-09-1-0467).

ANEXO

CUESTIONARIO DE TAMIZAJE PARA LA APLICACION DE ESTIMULACION MAGNETICA TRANSCRANEAL

1. Tiene usted epilepsia o ha sufrido alguna vez una convulsion o un ataque convulsivo

2. Ha tenido usted alguna vez desmayos o sincopes? Si la respuesta es si, por favor describa en que ocasion (es)

3. Ha tenido usted alguna vez un trauma craneoencefalico diagnosticado como concusion, o fue asociado a perdida de conciencia

4. Tiene usted algun problema con la audicion o siente un "zumbido" en los oidos?

5. Tiene usted implantes cocleares?

6. Esta usted embarazada, o existe alguna posibilidad de que usted pueda estar?

7. Tiene usted algun tipo de metal en el cerebro, craneo o en alguna otra parte del cuerpo (por ejemplo: astillas, fragmentos, clips, etc)? Si es asi, por favor, especifique que tipo de metal.

8. Tiene usted un neuroestimulador dentro de su cuerpo (ejemplo, estimulador ceberal profundo, epidural/subdural, estimulador del nervio vago)

9. Tiene usted un marcapasos o instrumentos intracardiacos?

10. Tiene algun equipo para la infusion de medicamentos?

11. Esta tomando usted algun medicamento> (por favor, haga una lista)

12. Ha recibido usted estimulacion magnetica transcraneal en el pasado? Si fue asi, tuvo problemas con esto?

Recibido: 28-04-2012. Aceptado: 18-10-2012

REFERENCIAS

(1.) Merton PA, Morton HB. Stimulation of the cerebral cortex in the intact human subject. Nature 1980; 285: 227.

(2.) Barker AT, Jalinous R, Freeston IL. Noninvasive magnetic stimulation of human motor cortex. Lancet 1985; ii: 11061107.

(3.) Hallett M. Transcranial magnetic stimulation and the human brain. Nature 2000; 406:147-150.

(4.) Wassermann EM, Epstein CM, Ziemann U, Walsh V, Paus T, Lisanby SH. The Oxford Handbook of Transcranial Stimulation. Oxford: Oxford University Press; 2008.

(5.) Zangen A, Roth Y, Voller B, Hallet M. Transcranial magnetic stimulation of deep brain regions: Evidence for efficacy of the H coil. Clin Neurophysiol 2005; 116: 775779.

(6.) Epstein CM, Dovey KR. Iron core coils for transcranial magnetic stimulation. J Clin Neurophysiol 2002; 19: 376-381.

(7.) Talebinejad M, Musallam S. Effects of TMS coil geometry on stimulation specificity. Conf Proc IEEE Eng Med Biol Soc 2010:1507-1510.

(8.) Finke M, Fadini T, Kantelhardt S, Giese A, Matthaus L, Schweikard A. Brain map ping using robotized TMS. Conf Proc IEEE Eng Med Bio Soc 2008: 3929-3932.

(9.) Krings T, Chiappa KH, Faltys H, Reinges MH, Cosgrove GR, Thron A. Introducing navigated TMS as a refined brain mapping methodology. Neurosurg Rev 2001; 24: 171-179.

(10.) Day BL, Riescher H, Struppler A, Rothwell JC, Marsden CD. Changes in the response to magnetic and electrical stimulation of the motor cortex following muscle stretch in man. J Physiol 1991; 433:41-57.

(11.) Hallett M. Transcranial magnetic stimulation: a primer. Neuron 2007; 55:187-199.

(12.) Weber M, Eisen AA. Magnetic stimulation of the central and peripheral nervous systems. Muscle Nerve 2002; 25:160-175.

(13.) Uribe CS, Borrego CJ, Hernandez D, Leon-Sarmiento FE. Electrodiagnostico, electroencefalografia, potenciales evocados, electromiografia, estimulacion magnetica transcraneal (TMS). En: Uribe CS, Arana A, Lorenzana P (Eds). Neurologia. Medellin: CIB 7th ed; 2009. P 44-80.

(14.) Peterchev AV, Wagner TA, Miranda PC, Nitsche MA, Paulus W, Lisanby SH, Pascual-Leone A, Bikson M. Fundamentals of transcranial electric and magnetic stimulation dose: definition, selection, and reporting practices. Brain Stimul 2012; 5:435-453.

(15.) Rizzo-Sierra CV, Bayona EA, Leon-Sarmiento FE. Magnetoreception: the angular stone in aerospace orientation, human balance and locomotion. Rev Invest Clin 2011; 63:509-515.

(16.) Rizzo-Sierra CV, Leon-Sarmiento FE. Pathophysiology of movement disorders due to gravity transitions: the channelopathy linkage in human balance and locomotion. Med Hypotheses 2011; 77: 97-100.

(17.) Najib U, Bashir S, Edwards D, Rotenberg A, Pascual-Leone A. Transcranial brain stimulation: clinical applications and future directions. Neurosurg Clin N Am 2011; 22: 233-251.

(18.) Ozum U, Aslan A, Tas A, Kars HZ. Intracarotid L-arginine reverses motor evoked potential changes in experimental cerebral vasospasm. Turk Neurosurg 2007; 17:13-18.

(19.) Yildiz S, Bademkiran F, Yildiz N, Aydogdu I, Uludag B, Ertekin C. Facial motor cortex plasticity in patients with unilateral peripheral facial paralysis. Neurorehabilitation 2007; 22:133-140.

(20.) Sohn YA, Dimyer M, Hanataka T, StGibson A, Voeller B, Leon-Sarmiento FE, Hallett M. Cortical control of voluntary blinking: a transcranial magnetic stimulation study. Clin Neurophysiol 2004; 115: 341-334.

(21.) Leon-Sarmiento FE. TMS-based cortical excitibility measures. Clinical EEG & Neu roscience 2007; 38: 180.

(22.) Rossi S, Hallett M, Rossini PM, Pascual Leone A. Safety of TMS Consensus Group. Safety, ethical considerations, and application guidelines for the use of transcranial magnetic stimulation in clinical practice and research. Clin Neurophysiol 2009; 120: 2008-2039.

(23.) Ziemann U, Rothwell JC, Ridding MC. Interaction between intracortical inhibition and facilitation in human motor cortex. J Physiol 1996; 496: 873-881.

(24.) Fuhr P, Borggrefe-Chappuis A, Schindler C, Kappos L. Visual and motor evoked Potentials in the course of multiple sclerosis. Brain 2001; 124: 2162-2168.

(25.) Chan KM, Nasathurai S, Chavin JM, Brown WF. The usefulness of central motor conduction studies in the localization of cord involvement in cervical spondylytic myelopathy. Muscle Nerve 1998; 21: 1220-1223.

(26.) Cantello R. Applications of transcranial magnetic stimulation in movement disorders. J Clin Neurophysiol 2002; 19: 272-293.

(27.) Leon-Sarmiento FE, Boutros N, Elfakhani M. The motor evoked potential in AIDS and HAM/TSP: state of the evidence. Arq Neuropsiquiat 2009; 67: 1157-1163.

(28.) Leon-S FE. Clinical neurophysiology of HAM/TSP. En: HTLV-I and Related Diseases. Zaninovic V, Galindo J, Blank A (Eds) XYZ, Cali, 1992, pp. 97-102.

(29.) Delvaux V, Alagona G, Gerard P, De Pasqua V, Pennisi G, the Noordhout AM. Post-stroke reorganization of hand motor area: a 1 year prospective follow-up with fo cal transcranial magnetic stimulation. Clin Neurophysiol 2003; 114: 1217-1225.

(30.) Vucic S, Cheah BC, Yiannikas C, Kiernan MC. Cortical excitability distinguishes ALS from mimic disorders. Clin Neurophysiol 2011; 122:1860-1866.

(31.) Yingling CD. Are there false-negative and false-positive motor-evoked potentials?. J Clin Neurophysiol 2011; 28: 607-610.

(32.) Leon-Sarmiento FE, Leonariza JS, Leonariza DS. Rapid modulation of motor cortex after playing a videogame. Neurology 2006; 66 (suppl 2): A179-180.

(33.) Davey NJ, Rawlinson SR, Nowicky AV, McGregor AH, Dubois K, Strutton PH, Schroter RC. Human corticospinal excitability in microgravity and hypergravity during parabolic flight. Aviation, Space, Environm Med 2004; 75: 359-363.

(34.) Leon-Sarmiento FE, Hanft R, Mattu U, Bara-Jimenez W, Wassermann EM. Motor cortex excitability revisited in Parkinson's disease. Neurology 2003 (suppl 1); 60: A212.

(35.) Orth M, Rothwell JC. Motor cortex excitability and comorbidity in Gilles de la Tourette syndrome. J Neurol Neurosurg Psychiatry 2009; 80:29-34.

(36.) Smith MJ, Jean-Mary J, Leon-Sarmiento FE, Wassermann EM. Cortical excitibility in Tourette's patients. Biol Psychiatry 2004; 55: s186.

(37.) Neef NE, Paulus W, Neef A, von Gudenberg AW, Sommer M. Reduced intracortical inhibition and facilitation in the primary motor tongue representation of adults who stutter. Clin Neurophysiol 2011; 122:1802-1811.

(38.) Bohlhalter S, Leon-Sarmiento FE, Hallett M. Abnormality in motor cortex excitability in peripherally induced dystonia. Mov Disord 2004; 19: S19-S20.

(39.) Bohlhalter S, Leon-Sarmiento FE, Hallett M. Abnormal motor cortex excitibility in peripheral injury associated focal dystonia. Mov Disord 2007; 22: 1186-1189.

(40.) Civardi C, Collini A, Monaco F, Cantello R. Applications of transcranial magnetic stimulation in sleep medicine. Sleep Med Rev 2009; 13: 35-46.

(41.) Fitzgerald PB, Brown TL, Marston NA, Oxley T, De Castella A, Daskalakis ZJ, Kulkarni J. Reduced plastic brain responses in schizophrenia: a transcranial magnetic stimulation study. Schizophr Res 2004; 71:17-22.

(42.) Smith MJ, Adams LF, Schmidt PJ, Rubinow DR, Wassermann EM. Effects of ovarian hormones on human cortical excitability. Ann Neurol 2002; 51:599-603.

(43.) Kapogiannis D, Wassermann EM. Transcranial magnetic stimulation in clinical pharmacology. Cent Nerv Syst Agents Med Chem 2008; 8: 234-240.

(44.) Groppa S, Oliviero A, Eisen A, Quartarone A, Cohen LG, Mall V, KaelinLang A, Mima T, Rossi S, Thickbroom GW, Rossini PM, Ziemann U, Valls-Sole J, Siebner HR. A practical guide to diagnostic transcranial magnetic stimulation: report of an IFCN committee. Clin Neuro physiol 2012; 123:858-882.

(45.) Lemon RN, Johansson RS, Westling G. Corticospinal control during reach, grasp, and precision lift in man. J Neurosci 1995; 15:6145-6156.

(46.) Leon-Sarmiento FE, Bara-Jimenez W, Wassermann E. Visual input effects on motor cortex excitibility. Muscle Nerve 2003; 28: S184.

(47.) Leon-Sarmiento FE, Bara-Jimenez W, Wassermann EM. Visual deprivation effects on human motor cortex excitibility. Neurosci Lett 2005; 389: 17-20.

(48.) Walsh V, Rushworth M. A primer of magnetic stimulation as a tool for neuropsychology. Neuropsychologia. 1999; 37(2):125-135.

(49.) Rossi S, Rossini PM. TMS in cognitive plasticity and the potential for rehabilitation. Trends Cogn Sci 2004; 8: 273-279.

(50.) Mishra BR, Sarkar S, Praharaj SK, Mehta VS, Diwedi S, Nizamie SH. Repetitive transcranial magnetic stimulation in psychiatry. Ann Indian Acad Neurol 2011; 14: 245-251.

(51.) Rossini PM, Rossi S, Pasqualetti P, Tecchio F. Corticospinal excitability modulation to hand muscles during movement imagery. Cereb Cortex 1999; 9: 161-167.

(52.) Schutter DJ, Van Honk J. The cerebellum in emotion regulation. A repetitive transcranial magnetic stimulation study. Cerebellum 2009; 8: 28-34.

(53.) Barnow S, Volker KA, Moller B, Freyberger HJ, Spitzer C, Grabe HJ. Daskalakis ZJ. Neurophysiological correlates of borderline personality disorders. A transcranial magnetic stimulation study. Biol Psychiatry 2009; 65: 313-318.

(54.) Higgins ES, George MS. Brain Stimulation Therapies for Clinicians. American Psychiatry Publishing. Arlington, 2009.

(55.) Pascual-Leone A, Rubio B, Pallardo F, Catala MD. Rapid-rate transcranial magnetic stimulation of left dorsolateral prefrontal cortex in drug resistant depression. Lancet 1996; 348: 233-237.

(56.) Gross M, Nakanura L, Pascual-Leone, Fregni F. Has rTMS treatment for depression improved? A systematic review and meta-analysis comparing the recent vs the earlier rTMS studies. Acta Psychiatr Scand 2007; 116: 165-173.

(57.) Fitzgerald PB, Hoy K, Daskalakis ZJ, Kulkarni J. A randomized trial of anti-depressant effects of low and high frequency transcranial magnetic stimulation in treatment resistant depression. Depress Anxiety 2009; 26: 229-234.

(58.) Food and Drug Administration, HHS. Medical devices; neurological devices; classification of repetitive transcranial magnetic stimulation system. Final rule. Fed Regist 2011; 76: 44489-44491.

(59.) Kleinjung T, Vielsmeier V, Landgrebe M, Hajak G, Langguth B. Transcranial magnetic stimulation: A new diagnostic and therapeutic tool for tinnitus patients. Int Tinnitus J 2008; 14: 112-118.

(60.) Chastan N, Parain D, Verin E, Weber J, Faure MA, Marie JP. Psychogenic aphonia: Spectacular recovery after motor cortex TMS. J Neurol Neurosurg Psychiatry 2009; 80: 94.

(61.) Cotelli M, Manenti R, Cappa SF, Zanetti O, Miniussi C. Trancranial magnetic stimulation improves naming in Alzheimer disease patients at different stages of cognitive decline. Eur J Neurol 2008; 15: 1286-1292.

(62.) Sokhadze EM, El-Baz A, Baruth J, Mathai G, Sears L, Casanova MF. Effects of low frequency rTMS on gamma frequency oscillations and event-related potentials during processing of illusory figures in autism. J Autism Dev Disord 2009; 39: 619-634.

(63.) Elahi B, Chen R. Effect of TMS on Parkinson motor function- systematic review of controlled clinical trials. Mov Disord 2009; 24: 357-363.

(64.) Yozbatiran N, Alonso-Alonso M, See J, Demirtas-Tatlidede A, Luu D, Motiwala RR, Pascual-Leone A, Cramer SC. Safety and behavioral effect of high frequency rTMS in stroke. Stroke 2009; 40: 309-312.

(65.) Rotenberg A, Bae EH, Takeoka M, Tormos JM, Schachter SC, Pascual-Leone A. Repetitive transcranial magnetic stimulation in the treatment of Epilepsia partialis continua. Epilepsy Behav 2009; 14: 253-257.

(66.) Bystristsky A, Kaplan JT, Feusner JD, Kerwin LE, Wadekar M, Burock M, Wu AD, Iacoboni M. A preliminary study of fMRI- guided rTMS in the treatment of generalized anxiety disorder. J Clin Psychiatry 2008; 69: 1092-1098.

(67.) Osuch EA, Benson BE, Luckenbaugh DA, Geraci M, Post RM, McCann U. Repetitiva TMS combined with exposure therapy for PTSD: A preliminary study. J Anxiety Disord 2009; 23: 54-59.

(68.) Hoffman RE, Gueorguieva R, Hawkins KA, Varanko M, Boutros NN, Wu YT, Carroll K, Krystal JH. Temporoparietal transcranial magnetic stimulation for auditory hallucinations: safety, efficacy and moderators in a fifty patient sample. Biol Psychiatry 2005; 58: 97-104.

(69.) Lefaucheur JP. Transcranial magnetic stimulation in the management of pain. Clin Neurophysiol (suppl) 2004; 57: 737748.

(70.) Martin PI, Naeser MA, Theoret H, Tormos JM, Nicholas M, Kurland J, Fregni F, Seekins H, Doron K, PascualLeone A. Transcranial magnetic stimulation as a complementary treatment for aphasia. Semin Speech Lang 2004; 25: 181-191.

(71.) Mantovani A, Lisanby SH, Pieraccini F, Ulivelli M, Castrogiovanni P, Rossi S. rTMS in the treatment of OCD and Tourette's syndrome. Int J Neuropsycho pharmacol 2006; 9:95-100.

(72.) Filipovic SR, Rothwell JC, Van de Warrenburg BP, Bhatia K. rTMS for levodopa- induced dyskinesias in parkinson's disease. Mov Disord 2009; 24: 246-253.

(73.) Acosta MT, Leon-Sarmiento FE. rTMS: new tool, new therapy and new hope for ADHD in the new century. Curr Med Res Op 2003; 18: 125-130.

(74.) Rotenberg A, Depositario-Cabacar D, Bae EH, Harini C, Pascual-Leone A, Takeoka M. Transient supresion of seizures by RTMS in a case of Rasmussen's encephalitis. Epilepsy Behav 2008; 13: 260-262.

(75.) Nunez LC. Estimulacion magnetica transcraneal. Duazary 2009; 6: 5-9.

(76.) Henkin RI, Potolicchio SJ Jr, Levy LM. Improvement in smell and taste dysfunction after repetitive transcranial magnetic stimulation. Am J Otolaryngol 2011; 32: 38-46.

(77.) Knikou M, Taglianetti C. On the methods employed to record and measure the human soleus H-reflex. Somatosens Mot Res 2006; 23:55-62.

(78.) Brown JA, Lutsep HL, Weinand M, Cramer SC. Motor cortex stimulation for the enhancement of recovery from stroke: A prospective, multicenter safety study. Neurosurgery 2008; 62 (Suppl 2): 853-862.

(79.) Bayona-Prieto J, Leon-Sarmiento FE, Bayona EA. Neurorehabilitation. En:. Uribe CS, Arana A, Eds. Neurologia. Medellin: CIB, 7th ed, 2009. P. 745-748.

(80.) Bayona-Prieto J, Bayona E, Leon-Sarmiento FE. Neurorehabilitacion: De un pasado rigido a un futuro plastico. Gac Med Mex 2012; 148: 91-96.

(81.) Wang Z, Che PL, Du J, Ha B, Yarema KJ. Static magnetic field exposure reproduces cellular effects of the Parkinson's disease drug candidate ZM241385. PLoS One 2010; 5: e13883.

(82.) Williams R. Richard Lipton: migraines, magnets, and much, much more. Lancet Neurol 2008; 7:1088.

(83.) Wassermann EM, Grafman J, Berry C, Hollnagel C, Wild K, Clark K, Hallett M. Use and safety of a new repetitive transcranial magnetic stimulation. Electroencephalogr Clin Neurophysiol 1996; 101: 412-417.

(84.) Zhang D, HU, Z. rTMS may be a good choice for pregnant women with depression. Arch Women's Ment Health 2009; 12:189-190.

(85.) Rotenberg A, Pascual-Leone A. Safety of 1 Hz rTMS in patients with titanium skull plates. Clin Neurophysiol 2009; 120: 1417.

(86.) Leon-Sarmiento FE, Gomez A, Kimura J. Clinical Neurophysiology. En: Toro J, Yepes M, Palacios E, Eds. Neurologia. Mexico: Mc GrawHill, 2010. P 683-701.

(87.) Leon-Sarmiento FE, Bayona J, Hernandez HG. Functional neurodisection in the first episode of schizophrenia: time to do it. Rev Col Psiquiat 2008; 37:639-643.

(88.) Rossini PM, Barker AT, Berardelli A, Caramia MD, Caruso G, Cracco RQ, Dimitrijeviae MR, Hallett M, Katayama Y, Lucking CH. Non invasive electrical and magnetic stimulation of the brain, spinal cord and roots: Basic principles and procedures for routine clinical application. Report of IFCN committee. Electroencephalogr Clin Neurophysiol. 1994; 91: 79-92.

(89.) Rossi S, Hallett M, Rossini PM, Pascual Leone A. Screening questionnaire before TMS: An update. Clin Neurophyiol 2011; 122: 1686.

Fidias E. Leon-Sarmiento [1,2], Elias Granadillo [3] y Edgardo A. Bayona [4].

[1] Smell and Taste Center, Department of Otorhinolaryngology, University of Pennsylvania. Philadelphia, USA.

[2] Mediciencias, Unicolciencias & Universidad Nacional. Bogota, Colombia.

[3] Department of Neurology, Baylor College of Medicine. Houston, USA.

[4] Laboratorio Neuroclinico Funcional, Neuro.net, Unicolciencias. Bogota, Colombia.

Autor de correspondencia: Fidias E. Leon-Sarmiento. Smell and Taste Center, Department of Otorhinolaryngology: Head and Neck Surgery. Philadeplhia, PA 19104, USA. Phone/Fax: 3152458183. E-mail: feleones@gmail.com
TABLA I
EFECTOS DE LA APLICACION DE EMT SOBRE LA CONCENTRACION DE
NEUROTRANSMISORES, MEDIDA EN SANGRE Y/O LIQUIDO CEFALORRAQUIDEO,
LA CUAL SE HA ENCONTRADO QUE AUMENTA (FLECHA HACIA ARRIBA) O
DISMINUYE (FLECHA HACIA ABAJO), DEPENDIENDO DE LA FRECUENCIA
DE ESTIMULACION UTILIZADA

Neurotrasmisor         Concentracion              Lugar

Dopamina               [flecha superior]   nucleo caudado, corteza
                       [flecha inferior]   frontal, acumbex, estriado,
                                               hipotalamo

Serotonina             [flecha superior]       hipocampo
Receptores 5HTIA       [flecha superior]   corteza frontal y cingulo
Receptores 5HT2        [flecha superior]      corteza frontal
Receptores NMDA        [flecha superior]   hipotalamo, amigdala,
                                            corteza parietal
Taurina                [flecha superior]       hipotalamo
Aspartato              [flecha superior]       hipotalamo
Serina                 [flecha superior]       hipotalamo
TSH                    [flecha superior]      plasma sanguineo
Arginina-Vasopresina   [flecha inferior]       hipotalamo
COPYRIGHT 2013 Universidad del Zulia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:estimulacion magnetica transcraneal
Author:Leon-Sarmiento, Fidias E.; Granadillo, Elias; Bayona, Edgardo A.
Publication:Investigacion Clinica
Date:Mar 1, 2013
Words:6732
Previous Article:Endocarditis infecciosa por Rhizobium radiobacter. Reporte de un caso.
Next Article:Agentes patogenos responsables de trastornos gastrointestinales en sujetos infectados con VIH.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters