Printer Friendly

Presentacion. Descolonizacion y educacion en Africa.

Presentation. Decolonization and Education in Africa

NO SE TRATA DE EXPONER AQUI LO EVIDENTE PARA UN LECTOR formado e informado sobre lo fundamental del continente africano. Es decir, que nos encontramos dentro de un enorme continente de mas de mil millones de habitantes, diverso en razas, lenguas, religiones, climas y espacios geograficos (baste mencionar la distancia notoria que existe en todos los indicadores desde el Magreb al mundo negro subsahariano).

Pero al mismo tiempo, junto a las diferencias, aparecen unas constantes y tendencias continentales que se producen con especial enfasis en Africa, y tal vez no de la misma forma en otros continentes y grandes espacios culturales en el espacio internacional. Asi, vemos que son frecuentes hambres endemicas y hambrunas prolongadas; que son abundantes los recursos naturales que existen, pero que estos son expoliados y apropiados por grupos familiares locales y etnicos en connivencia con multinacionales de los principales paises occidentales y asiaticos, sin apenas redistribucion social; que los indices de pobreza mas alarmantes de todo el mundo se encuentran afincados en paises africanos; que son largas y prolongadas las dictaduras o modelos populistas poscoloniales que gravitan en torno a un lider (Paul Biya en Camerun, Omar Bongo en Gabon, Teodoro Obiang en Guinea Ecuatorial, en Libia Gadaffi, Ben Ali en Tunez, Mubarak en Egipto, Mobutu en Congo, Mugabe en Zimbabwe, la familia real en Marruecos en modelo semifeudal, entre otros).

Observamos que se producen genocidios inconfesables como los de Idi Amin en Uganda, los de Burundi y Congo, los de Sudan del Sur; conocemos todos los dias los desplazamientos que afectan a campos de refugiados donde son atendidos benefactoramente miles y miles de personas hambrientas; sabemos tambien de la existencia de campos de refugiados como los de Tinduf en Argelia, donde sobreviven en pleno desierto miles de saharauis que han sido desplazados por el gobierno de Marruecos en 1975 de su tierra de origen al lado del Atlantico, como consecuencia de conflictos poscoloniales no resuehos.

Sabemos perfectamente que Africa ha representado el principal venero de explotacion esclavista durante siglos, y que esa terrible practica esclavista represento una poderosa forma de dominio y acumulacion que hizo posible la aparicion del modo de produccion capitalista.

Conocemos muy bien que Africa es un continente especialmente afectado por enfermedades endemicas y contagiosas como la malaria, el tifus o el sida, o que a veces mantiene practicas sociales denigrantes (como la ablacion) o mantiene subyugada a la mujer, y que sigue siendo un continente con demasiadas dependencias sociales, culturales, sanitarias y educativas. Sabemos que en parte de sus costas campean los piratas del mar, y que siguen creciendo de forma exponencial los suburbios de las ciudades africanas, donde viven hacinados millones de africanos en condiciones infrahumanas, mientras se va desmantelando de forma inexorable el modelo de vida familiar tradicional africano propio de sus estructuras rurales.

Sabemos perfectamente de la riqueza y diversidad de Africa, de sus enormes rios tropicales, de la variedad y abundancia de su fauna y flora, de la riqueza cultural que representan sus miles de lenguas (solo en Gabon, un pais de algo mas de un millon de habitantes, son 12 las etnias principales y mas de sesenta las lenguas tribales propias), de la importancia de sus colores destellantes en el vestido y los instrumentos de expresion. Conocemos la diversidad religiosa, desde el mas originario cristianismo, al islam, y todo tipo de expresiones animistas. Somos conscientes de lo que significa el tiempo en Africa, del ritmo propio de sus procesos y conversaciones, y desde luego del respeto que merecen todas las tradiciones culturales, las que van desde la costa mediterranea al Cabo de Buena Esperanza, y desde el Cuerno de Africa hasta el Golfo de Guinea.

Africa tambien, y sin pretension de agotar el comentario a una inmensa gama de contrastes, es el continente donde han ido apareciendo lideres morales y politicos de primera clase en la historia de la humanidad, como Leopoldo Sedar Senghor en Senegal, Samora Machel en Mozambique, Nasser en Egipto o Nelson Mandela en Sudafrica. Y por ello es tambien un motivo de esperanza para todos. Como dijo recientemente Nadine Gordimer, escritora sudafricana y premio Nobel de Literatura en 1991, "Africa tiene muchas imagenes, no todas desesperanzadoras".

Pero si hay algo que por encima de todas las variables define al continente africano ha sido su terrible y muy reciente dependencia colonial hasta bien avanzado el siglo xx, y las consecuencias que tales procesos coloniales han significado y mantienen en la actualidad (1). El colonialismo no solo ha dejado en el pasado graves heridas dificiles de cicatrizar, sino que se perpetua en el siglo XXI bajo nuevas formas de actuacion, en las que con toda seguridad tuvo y tiene mucho que decir la educacion, los procesos de conformacion de nuevos valores, habitos y conocimientos de las poblaciones que afloran a la independencia, la aparente descolonizacion y la dudosa libertad.

Africa es la expresion maxima y mas perversa del colonialismo contemporaneo, y su actual conformacion es el resultado en buena medida de un conjunto de interesados repartos de las potencias europeas dominantes en la ultima fase del XIX y casi todo el siglo XX. Nos referimos principalmente a los ulteriores imperios coloniales y sus efectos, de Francia, Inglaterra, Alemania, Italia y Portugal, y en segundo plano de Espana y Holanda, siempre como consecuencia de los efectos de guerras y pactos europeos o mundiales. Tales repartos territoriales han convertido la cartografia africana en un rompecabezas historico de dificil seguimiento, y aun no concluido, pero que desde luego no responde con frecuencia a las tradiciones seculares africanas, sino al compas, la regla y la matematica interesada de las potencias. Con el agravante de que ahora las viejas potencias coloniales suelen convertirse en tutores o intermediarios de los modos de explotacion de las multinacionales que ya no tienen una bandera concreta bajo la que cobijarse.

Para hacernos una idea aproximada de la magnitud del problema politico, y sus evidentes consecuencias educativas, solamente en el ano 1960, hace ahora poco mas de 50 anos, logran alcanzar su independencia 17 paises del continente africano de los 54 que lo componen en la actualidad. Todavia en el presente ano de 2011 siguen apareciendo nuevos paises en Africa, como Sudan del Sur, el ultimo llegado al club de los independientes africanos como consecuencia de la ruptura de la unidad territorial y politica del gran Sudan, despues de anos de implacables conflictos y terribles sufrimientos para la poblacion civil, en particular los mas desprotegidos, mujeres y ninos.

Aun tendremos que esperar a los efectos de la Revolucion de los Claveles en Portugal para que a partir de 1975 desaparezca el imperio colonial portugues en Africa, y es entonces cuando emergen otro grupo de paises, algunos de grandes dimensiones e importancia, como Angola y Mozambique.

Antes han continuado goteando los restos de imperios coloniales de Francia y Espana, y se independizan Argelia (1962) o Guinea Ecuatorial 1968), y se recomponen varios mas del antiguo imperio colonial ingles. En fin, un autentico rompecabezas no facil de cuadrar, entender, explicar en terminos politicos, y desde luego tambien culturales y educativos.

Y todo ello nos deja planteada una pregunta crucial para nuestro interes como historiadores de la educacion. ?Cuando, como nacen sus escuelas, su sistema educativo, el de los nuevos paises que afloran a la emancipacion? La pregunta no puede ser otra que se relacione con la existencia, ausencia, continuidad y ruptura de procesos educativos nacidos en los paises colonizados antes de su emancipacion. Esta es la cuestion de fondo que orienta los trabajos que componen este monografico sobre Africa.

En terminos historicos reales, nos encontramos ante el desarrollo muy reciente de tales sistemas educativos propios, como consecuencia logica del logro de su independencia respecto al poder colonial europeo. En consecuencia, mucho mas de un siglo mas tarde de los procesos emancipadores de America (2), y tambien de forma algo mas tardia que grandes paises como la India (1950) respecto al colonialismo britanico. Veamos algunas de sus claves en el formato de ejemplos visibles.

En 1907 Winston Churchill decidio realizar un viaje al Africa Oriental durante las vacaciones de otono, y del mismo deja constancia por escrito, reconociendo que son paginas trazadas en Uganda, en torridas tardes de otono africano (3). Son paginas reveladoras sobre el Africa sometida a la colonizacion inglesa, por las que desfilan el ferrocarril de Uganda, las tierras altas del Africa Oriental, los grandes lagos, Kampala, las cataratas de Murchison, el ferrocarril Victoria y Alberto. Es un libro de viajes en que el observador que escribe desgrana sus reflexiones sobre lo que va viendo, y donde se afianza la tesis de quien forma parte de aquellos que han colonizado, "en base a un hilo fino de cientifica civilizacion, basada en la organizacion, la autoridad y el orden, que se tiende a traves del primitivo caos del mundo". Son las de Churchill expresiones reveladoras de una posicion colonial entendida desde la superioridad, del estilo de "Ese gusto que muestra el negro del Africa Oriental por los atavios de la civilizacion conlleva, desde luego, grandes ventajas. En ningun otro aspecto resulta tan util e inocente excitar sus deseos y multiplicar al maximo sus necesidades". Y como colofon de lo que nos interesa destacar aqui de las narraciones viajeras de este conocido politico ingles, resenemos su vision del papel de las misiones en la parcela escolar y educativa. Dice lo siguiente cuando se refiere a las misiones protestantes y catolicas de Kampala, su labor social, sanitaria y en este caso educativa:
   Impulsado por el deber, escale una colina tras otra para intentar
   familiarizarme con la labor de las misiones en Kampala. Su
   existencia influye en todo tipo de actividades eticas y sociales.
   Aparte de su labor espiritual, que no se trata de promocionar aqui,
   los misioneros han creado, y siguen manteniendo, todo el sistema
   educativo del pais. Han construido excelentes escuelas y estan
   ensenando a leer y escribir en su propio idioma a miles de jovenes
   nativos. A lo largo de todo el estado se encuentran comunidades de
   misioneros que constituyen verdaderos centros de caracter
   filantropico y cristiano.


Este testimonio tan significativamente colonial de los inicios del siglo xx, propio de un politico tan singular y reconocido como fue W. Churchill, nos parece muy expresivo del punto de vista dominante en Europa sobre dos ideas basicas en su relacion con Africa, mas aun si tenemos presente que el reparto y disputa del continente por esas mismas fechas se encontraba en pleno apogeo entre las potencias europeas del momento.

Se parte de una posicion eurocentrica y civilizatoria, donde parece incuestionable que la civilizacion procede de Europa, y el primitivismo es lo que se encuentra en los pueblos africanos. Frente a las culturas, lenguas y tradiciones originarias ha de imponerse la cultura, la lengua y el codigo cientifico que poseen y difunden los colonos, los imperios, las naciones depositarias de la civilizacion "verdadera" y superior. Lo africano es considerado siempre como despreciable, vulgar, primitivo, tosco, expresion de modos de vida distantes de lo civilizatorio y de Europa. Por ello, en el lenguaje y los codigos politicos y culturales dominantes en paises europeos todo aquello que se asemeja a Africa suele ser motivo de desprecio y muy antagonico de los valores y cultura de procedencia europea. Y en ocasiones tambien al contrario, cuando se pretende distanciarse de Europa, no importa adoptar modelos africanos para confirmar la ruptura (4).

El africano es un pensamiento precientifico, se quiere indicar en las palabras de ese escritor y politico ingles, facil de convencer, ignorante y desconocedor del valor de las cosas (en categorias eurocentricas y occidentales), inocente y facil de conducir al engano, de excitar sus deseos y conducirle a conductas apropiadas a los intereses del colonizador.

Y a continuacion desvela una de las claves del proceso colonial en Africa, como han resultado ser la lengua y la escuela, de la mano de la intervencion de muchos grupos de misioneros catolicos, protestantes y anglicanos, que fueron sembrando el continente de escuelas primarias y alguna secundaria, sobre todo en areas de menor influencia musulmana. Antes y despues de los procesos de independencia resulta imprescindible tomar en consideracion el papel desempenado por los misioneros en la creacion de escuelas y en la puesta en marcha de los sistemas educativos respectivos, por muy debiles que estos fuesen en sus inicios.

No se puede cuestionar la contribucion benefactora que los misioneros europeos llevan al continente africano. Junto a la mision principal evangelizadora incorporan siempre otras actividades sociales, sanitarias, educativas, que han permitido mejorar las condiciones de vida de millones de ninos y familias africanas. Cuando uno tiene la oportunidad de visitar el hospital de leprosos y tratamiento de enfermedades contagiosas como el paludismo, creado en Lamberene por el medico suizo Schweizer a principios del siglo xx, comprende el heroismo del personal sanitario que se instala alli, de los maestros que van llegando a crear escuelas primarias, de misioneros que desean extender su evangelio, en tan precarias condiciones de salubridad, de carencia de elementos culturales habituales, de centros culturales, iglesias, escuelas. Pero al mismo tiempo tales condiciones y circunstancias invitan a reflexionar desde lo inmediato sobre las relaciones entre colonialismo, cultura, lengua y escuelas en sus diferentes tamanos y numero (5).

He de reconocer que aquella manana de finales de octubre del ano 2002, cuando paseaba observando el mercado de centenares de puestos asentados en la plaza principal de Yaounde, frente a la catedral catolica, cerca del hotel Mercure y del centro cultural frances, no podia imaginar la fortuna de encontrar un testimonio tan bello sobre la escuela primaria precolonial de Camerun como aquel que se ofrecia a mi vista. Uno de los humildes tenderetes ofrecia libros de segunda mano, algunos manuales, y otros ensayos, y tambien novelas, pero siempre bajo la proteccion del plastico que cubria como podia la mercancia frente a los frecuentes chubascos de lluvia, tan habitual en el tropico africano, a ciertas horas del dia, casi todos los dias del ano. Fue necesario regatear el precio de los libros elegidos, teniendo como testigos un autentico enjambre de hombres jovenes de color, entusiasmados con que un hombre blanco comprase y regatease su misera mercancia, casi de desecho. De otra forma no se hubiera respetado la dignidad del vendedor, que no admitia signo alguno de caridad o concesion generosa. Lo cierto es que, finalmente, entre varios libros pude adquirir uno pequeno cuyo titulo era, y es, Une dure vie scolaire, y su autor Lazare Sanduo (6). Cuando mas tarde lo fui leyendo quede deliciosamente complacido, aunque contrariado por la dureza de lo que leia.

La obra de Sanduo es biografica, y se circunscribe a sus anos de infancia y vida escolar, que se situan en los anos cuarenta del siglo xx (finaliza la cronologia en 1949), en la etapa final de la colonia y al alba de la libertad. Mas alla de una infancia pobre y dificil, en compania de una madre abandonada, y mas tarde huerfano, se ven desfilar las infancias de ninos semejantes a el, sometidos a un tipo de escuelas misioneras, en manos de catequistas autoctonos, donde se aprende frances, doctrina cristiana y algo mas de escritura y geografia con operaciones aritmeticas sencillas. Quedan retratadas escuelas o locales destartalados, sin apenas condiciones higienicas y pedagogicas, con metodos duros y rigurosos, asentados en el castigo (incluso con frecuencia el fisico), sin libros ni apenas cuadernos, sin conexion con el medio cultural proximo, aprendiendo de manera forzada muchas cosas de Europa y pocas de Africa y Camerun. Aparecen imagenes ambiguas de internados evangelicos, de la aspiracion de los adolescentes por salir de la pobreza a traves del esfuerzo del estudio, de la escuela. Nos parece, al fin, un ejemplo representativo, seguramente entre miles, de una escuela sencilla y humilde, colonial y en manos de modelos extranjeros que han adoptado la intermediacion del mundo religioso autoctono.

Por otra parte, las relaciones entre educacion y opresion, educacion y proceso de liberacion en Africa han suscitado controvertidos debates y relatos criticos a lo largo del siglo xx, y muy en particular entre los movimientos de liberacion frente al poder colonial en sus diferentes modalidades (recordemos los ejemplos de Guinea Bissau, Angola o Mozambique en su lucha de liberacion contra Portugal), o frente al poder emico impuesto por los blancos, caso de Africa del Sur.

En este punto es muy revelador el testimonio directo que nos presta un autentico mito de la lucha de los negros por su liberacion, como es Nelson Mandela, historico preso victima del apartheid, quien fue mas tarde presidente de Sudafrica y premio Nobel de la Paz. En una de sus obras mas difundidas, la autobiografia que titula El largo camino hacia la libertad (7), se lamenta del terrible abandono escolar a que han sido sometidos los negros de su pais durante toda su vida, incluso con formas indeseables y corrosivas planteadas por los poderes blancos. Por ello el propio lider del Consejo Nacional Africano destaca que siempre penso "que la educacion era el mayor enemigo de los prejuicios", y por ello habia que actuar tambien en terminos educativos en cualquier lucha de liberacion. Entre otras cosas porque "en la ciencia no hay lugar para el racismo", y porque, como indica en la parte final de su obra, la educacion se encuentra en la clave de la libertad de todos, incluidos los opresores.

La pregunta por las relaciones entre colonialismo y educacion en Africa nos conduce a afirmar como punto de partida que la escuela, el sistema educativo implantado en la colonia, con intervencion y apoyo expreso de los misioneros, o directamente de la administracion colonial, era una parte nuclear del modo de dominio colonial en todas las administraciones europeas asentadas en Africa, en todas y cada una de ellas, antes o despues. Por tanto, a traves de la imposicion de la lengua de la metropoli, de la escuela traida desde Europa y en ocasiones tambien desde la religion foranea, se trataba de garantizar, legitimar y acrecentar el poder y la continuidad de los intereses coloniales en los territorios dominados, inicialmente por la fuerza, y despues tambien por la administracion, las leyes, la educacion, y siempre las armas. Pero es evidente que las formas de permanencia y continuidad del modelo colonial tratan de consolidarse casi siempre a traves del sistema educativo, y los vinculos que establece con el cordon umbilical de la potencia colonizadora anterior. Ello a pesar de la experiencia inacabada que representa la escuela casi siempre en estas condiciones, como se pone de manifiesto en algunos paises del Magreb (8).

En otro sentido, se trata de garantizar desde las potencias coloniales una continuidad silenciosa y pacifica de los mecanismos de dominacion que encierran la imposicion y continuidad linguistica y educativa, mucho mas discretamente que la expresa relacion de dominio que imponen las relaciones comerciales o de explotacion de los recursos naturales. Es lo que Moussirou-Mouyama denomina "el perfecto silencios" para referirse al valor social, politico y economico de la francofonia, por ejemplo (9).

Desde luego que puede parecer pretencioso y simplificador pretender sintetizar en pocos epigrafes los rasgos de un proceso tan complejo como el que tratamos de dibujar para todo un continente como el africano, al referirnos a las continuidades de los sistemas educativos africanos al filo de la independencia o con posterioridad. Pero si podemos advertir que se mantiene esa dependencia-continuidad respecto a la escuela implantada por la potencia colonizadora. Lo cual se expresa en modelos de formacion de profesores, sistema general de organizacion de la escuela y promocion de los alumnos, uso generalizado y dominante de la lengua colonial, importacion de materiales y metodos de ensenanza desde la antigua metropoli, continuidad de las aportaciones prestadas por las escuelas de misioneros. Al mismo tiempo, se observa una gran fragilidad de las estructuras educativas de los nuevos paises, como consecuencia de la debilidad de las estructuras organizativas del nuevo Estado naciente, donde los elementos represivos imprescindibles para la pervivencia en el poder, junto a practicas corruptas de apropiacion, con frecuencia debilitan la necesaria atencion e inversion que merece y reqmere una escuela de calidad para todos. Por ello la escuela continua siendo desigual y de baja calidad en buena parte de los paises africanos que nacieron a la independencia y por ello se observan anos mas tarde persistentes bolsas de analfabetismo.

En otro orden de cosas, permanece muy consolidada la presencia de los elementos religiosos en la escuela, bien sea el islam en el mundo norteafricano y del Africa oriental, bien el cristianismo en los paises del Africa negra. Lo cual mantiene continuidad o ruptura respecto a practicas tambien vigentes en paises europeos, antiguas potencias coloniales, aunque en otras no, como es Francia.

El vinculo que la mayoria de los nuevos paises africanos mantiene con la antigua metropoli es muy visible en lo que se refiere a la formacion de las elites dirigentes. Buena parte de ellas logran su formacion en Europa, si bien desde etapas muy tempranas existe un afan nacionalista muy pronunciado por erigir y afianzar universidades propias, de las que las antiguas potencias nunca quisieron saber nada. No es casual que buena parte de las primeras universidades africanas salgan a la vida de forma casi simultanea con el proceso final de independencia. Es decir, la construccion ex novo de un sistema de educacion superior africano busca legitimaciones de corte nacionalista, pero encierra tambien debilidades internas y de independencia respecto a las potencias antes dominantes. Es muy escasa la autonomia real y el potencial cientifico de las universidades africanas.

No deja de resultar preocupante la escasa atencion que se presta a la inclusion dentro de los sistemas educativos africanos a las tradiciones culturales propias, a los modos de vida africano, al estudio de recursos humanos y naturales propios. En suma, se observa un desarraigo mantenido, cuando no ruptura, de la cultura autoctona, de las tradiciones rurales, del valor de la cultura oral, de la atencion a lenguas propias, lo que conlleva una nueva imposicion silenciosa, pero cierta, de pautas de procedencia externa, que con frecuencia apenas tienen que ver con las tradiciones y las necesidades de los ciudadanos africanos.

Con cierta ligereza alguien se atreve a decir que Africa es un continente malogrado, y ello a veces tambien se aplica a nuestro ambito educativo. Lo cierto es que la dependencia colonial fue tan brutal, y tan convulsos y mutantes los repartos coloniales del continente africano desde los intereses europeos del momento, que no se puede llegar a comprender los sistemas coloniales al margen de las idas y venidas de tales potencias, y de sus flujos de poder. Todas ellas dejan su huella, su lengua, modelo de gestion, pautas administrativas, y a veces en cortos espacios de tiempo. De ahi la complejidad de comprender bien el proceso historico educativo de algunos paises de "frontera" colonial (Egipto, Marruecos, Etiopia, Sudafrica, pueden servirnos de ejemplo).

Es la primera vez que la revista Historia de la Educacion se adentra en el estudio, o aproximacion monografica, de un continente como Africa. Apenas podemos encontrar en toda su coleccion un testimonial trabajo relativo al estudio historico educativo del continente del reparto colonial. Pero habia que asumir el reto de la primera vez, romper fronteras y estilos eurocentricos, cuando no nacionales e incluso locales, todo lo cual no esta nunca renido ni contrapuesto. Esta es una muestra de la apuesta decidida por la dimension internacional que debe ir trazando la marcha de Historia de la Educacion, su internacionalidad, en todos los ambitos y dimensiones, incluidas sus diferentes expresiones linguisticas en codigos de comunicacion cientifica que sean asequibles a la mayoria de los lectores e investigadores.

En esta ocasion, dadas las dimensiones del continente africano, la diversidad de paises y situaciones, de lenguas y expresiones culturales, pero tambien de la escasa tradicion investigadora autoctona de autores africanos, hemos logrado captar un elenco de autores y trabajos bien representativos. Marc Depaepe para el Congo belga, Eugenie Eyeang para Gabon, Olegario Negrin para Guinea Ecuatorial, Ramon Aguadero para Mozambique, Vicente Llorent para Marruecos y Raoul Lucas para la isla de Reunion han sido capaces de ofrecernos un panorama adecuado, inquietante en ocasiones, sobre los efectos reales que han generado diferentes modelos coloniales en Africa, el continente sometido en varias ocasiones a un descarado reparto de intereses. La parte documental abunda en testimonios procedentes del colonialismo portugues, y la bibliografia especializada ofrece al presumible estudioso una seleccion orientativa de los principales trabajos asequibles sobre colonialismo y educacion en Africa.

Recepcion: 20 de julio de 2011. Revision: 22 de julio de 2011 Fecha de aceptacion definitiva: 15 de septiembre de 2011 Biblid. [0212-0267 (2011) 30; 23-31]

(1) Cfr. FERRO, Marc (dir.): Le livre noir du colonialisrne, xvlc-XXle siecle: de l'extermination a la repentance, Paris, Robert Laffont, 2003.

(2) Vease el monografico "Educacion y procesos de emancipacion en America Latina", Historia de la Educacion, Salamanca, 29 (2010).

(3) Cfr. Churchill, Winston: Mi viaje por Africa, La Coruna, Ediciones del Viento, 2006 (2.a). Original en ingles, My African journey 0908). Ver paginas, 19, 34 Y 87, de donde se toman los textos originales.

(4) Cfr. Hernandez Diaz, Jose Maria: "A Dios gracias, Africa empieza en los Pirineos". La negacion de Europa en los manuales escolares de la Espana de posguerra (1939-1945)" Historia de la Educacion, Salamanca, 20 (2001), pp. 369-392.

(5) Cfr. HERNANDEZ DIAZ, Jose Maria: "Viaje pedagogico al corazon de Africa. Gabon", Foro de Educacion, Salamanca, 10 (2008), pp. 465-472.

(6) Cfr. Sanduo, Lazare: Une dure vie scolaire, Yaounde, Editions Cle, 1972, p. 87. El escritor ha ejercido mas tarde funciones de pastor evangelista y educador en Camerun, siempre al servicio de su tribu.

(7) Cfr., Mandela, Nelson: El largo camino hacia la libertad, Madrid, Santillana, 2004 (original escrito en 1994, en ingles, Long walk to freedom. The autobiography of Nelson Mandela). "Cuando sali de la carcel esa era mi mision: liberar tanto al oprimido como al opresor. Hay quien dice que ese objetivo ya ha sido alcanzado, pero se que no es asi. La verdad es que aun no somos libres; solo hemos logrado la libertad de ser libres, el derecho a no ser oprimidos. No hemos dado el ultimo paso, sino el primero de un camino aun mas largo y dificil. Ser libre no es simplemente desprenderse de las cadenas, sino vivir de un modo que respete y aumente la libertad de los demas. La verdadera prueba de nuestra devocion por la libertad no ha hecho mas que empezar. He recorrido un largo camino hacia la libertad. He intentado no titubear. He dado pasos en falso en mi recorrido, pero he descubierto el gran secreto. Tras subir a una colina, uno descubre que hay muchas mas colinas detras. Me he concedido aqui un momento de reposo, para lanzar una mirada al glorioso panorama que me rodea, para volver la vista hacia el trecho que he recorrido. Pero solo puedo descansar un instante, ya que la libertad trae consigo responsabilidades y no me atrevo a quedarme rezagado. Mi largo camino aun no ha terminado", pp. 1011-1012. Ver tambien la p. 817.

(8) Cfr. Akkari, Abdeljalil: La escuela en el Magreb. Un desarrollo inacabado, Barcelona, Icaria, 2011.

(9) Cfr. Moussirou-Mouyama, Auguste: France, Afrique et parfait silence. Essai sur les enjeux africains de la Francophonie, Libreville, Les Editions du Silence, 1999.

Jose Maria Hernandez Diaz

Universidad de Salamanca

Correo-e: jmhd@usal.es
COPYRIGHT 2011 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:MONOGRAFIA
Author:Hernandez Diaz, Jose Maria
Publication:Historia de la Educacion
Date:Jan 1, 2011
Words:4943
Previous Article:Adecuada Celebracion del IX Congresso Iberoamericano de Historia da Educacao Latino-Americana. Rio de Janeiro, 16 a 19. xi. 2009.
Next Article:Ejes de la politica educative colonial en el Congo Belga (1908-1960).

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters