Printer Friendly

Prefijos de persona y formacion de grupos consonanticos en posicion inicial absoluta: ?como se comporta el bribri de coroma frente a la complejidad?

1. Introduccion

El bribri, lengua chibcha hablada en un gran territorio en la region de Talamanca al sureste de Costa Rica, es una lengua en peligro, con una situacion sociolinguistica muy variable de un pueblo al otro. La poblacion bribri en 2011 se estima a 18,198 individuos, de los cuales menos del 55% habla la lengua (INEC 2011a:96; INEC 2011b:35). Segun el detallado estudio sociolinguistico de Sanchez (2013), basado en los criterios de la UNESCO (Krauss et al. 2003), se considera el bribri como una lengua "definitivamente en peligro". En la escala propuesta por la UNESCO, "definitivamente en peligro" corresponde al segundo grado de falta de vitalidad: (a salvo) > insegura > definitivamente en peligro > en peligro severo > en peligro critico > (extinta).

Este estudio se interesa por las secuencias consonanticas complejas, formadas por los indices de persona, 1SG {j(v)-}, 2SG {b(v)-} y IPL.INCL {s(v)-} (los cuales pueden realizarse como una sola consonante), prefijados a lexemas que empiezan por una obstruyente, seguida o no de otra(s) consonante(s). Asimismo, se analiza el comportamiento del bribri frente a la complejidad de estas secuencias consonanticas.

Se ha elegido estudiar las secuencias resultantes de la prefijacion porque (i) es el contexto en el que se dan los grupos consonanticos mas largos y (ii) porque, al poderse permutar distintos morfemas, se halla la posibilidad de observar, de manera directa, los cambios fonologicos resultado de las diferentes combinaciones. Estas dos caracteristicas hacen del patron prefijo+lexema un contexto perfecto para llevar a cabo una investigacion bastante completa de los diferentes grupos consonanticos posibles y no posibles en la lengua. Se vera a lo largo de este articulo que las generalizaciones obtenidas de este estudio tambien pueden aplicarse a las secuencias consonanticas internas a morfemas.

La complejidad de los grupos consonanticos en bribri nunca ha sido previamente descrita. En efecto, Constenla (1981:116), Wilson (1974:349) y Schlabach (1974:361) mencionan algunas secuencias consonanticas complejas, como /st/, /ste/, /sk/, /fp/, /ft/, /ftf/, /fk, /tek/, /tfk/ (Constenla 1981:116), [hstf], [tkb], [ftr], [tfk], [dzfr], [bj;], [sjj;], [tekr] (Wilson 1974:349), pero (i) no realizan descripcion extensas y (ii) no mencionan secuencias de mas de dos o tres consonantes, mientras que, como se vera a continuacion, hay secuencias que pueden estar constituidas de hasta cuatro consonantes. Una razon de la ausencia de descripciones sobre las secuencias consonanticas en las descripciones previas puede deberse al hecho de que la mayoria de estos estudios se dedican a analizar el nivel subyacente de la fonologia bribri. Ahora bien, se puede argumentar que la silaba bribri muestra siempre los patrones silabicos /V/, /CV/, /VC/ o /CVC/ y que las secuencias consonanticas que se observan en el nivel fonetico son el resultado de elisiones vocalicas (vease seccion 1.5) (Chevrier, en preparacion) -es decir que no habria secuencias consonanticas en el nivel subyacente-.

En el resto de esta introduccion, se presenta primeramente la fuente de los datos en los cuales se basa este articulo (seccion 1.1). Se presenta luego el marco teorico en el que se inscribe, a saber la Fonologia de Laboratorio (seccion 1.2). Se propone un resumen del sistema fonologico de la lengua (seccion 1.3) y del sistema de los indices de persona (seccion 1.4). Se explica la tendencia del bribri de Coroma a elidir las vocales de las silabas inacentuadas, lo que resulta en la formacion de grupos consonanticos (seccion 1.5). Se define, posteriormente, lo que es la complejidad en cuanto a grupos consonanticos, basandose en el estudio tipologico de la silaba de Maddieson (2013) (seccion 1.6), y, finalmente, se presentan el corpus y la metodologia adoptada para este estudio, asi como la organizacion del analisis (seccion 1.7).

El analisis de las estrategias del bribri frente a los grupos consonanticos complejos se detalla en las secciones 2 a 6.

1.1. Fuente de los datos

La lengua bribri se puede dividir en tres dialectos, conocidos como los de Salitre, de Amubre y de Coroma (Jara 2004). El presente estudio se basa en datos recogidos durante trabajos de campo llevados a cabo entre el 2012 y el 2014, en poblados del territorio bribri. (2) La parte introductoria a la lengua (secciones 1.3, 1.4 y 1.5) se basa en datos recolectados en dos areas: (i) el area de Bajo Coen y Coroma, dos poblados proximos donde se habla la variedad conocida como la "de Coroma", y (ii) el pueblo de Amubre. La parte central del analisis (secciones 2 a 6) solo se basa en los datos recopilados en los poblados de Bajo Coen y de Coroma, por razones que se detallaran en la seccion 1.5.

Tres estancias, una de diez dias y dos cada una de tres semanas, se desarrollaron en el area de Bajo Coen--Coroma. En estos pueblos, la lengua que prevalece en la vida cotidiana es el bribri, pese a que la gran mayoria de la poblacion tambien es fluida en espanol. El espanol sobre todo se utiliza entre los ninos, los cuales no siempre manejan la lengua ancestral. Se trabajo diariamente con dos hablantes nativas (o "fluidos", o "tradicionales", segun las terminologias; Dorian 1981, Bert & Grinevald 2010, 2011), que nacieron en esta aldea. Estos tambien hablan el espanol de manera fluida, aunque lo emplean con menos frecuencia que el bribri. Ademas, se llevaron a cabo algunas entrevistas con dos hablantes nativos mas.

Una estancia de dos semanas y otra de una semana se desarrollaron en el poblado de Amubre. En este pueblo, la situacion sociolinguistica es muy distinta de la que se encuentra en Bajo Coen--Coroma. En Amubre, ya casi no se usa el bribri y el espanol es la lengua que predomina. Se trabajo diariamente con una senora originaria de este poblado y cuya lengua materna es el bribri. Esta hablante se podria calificar como rememberer (Campbell & Muntzel 1989, Bert & Grinevald 2010, 2011), dado que, antes de ingresar a la primaria, solo manejaba el bribri, pero ya no practica la lengua de manera cotidiana desde que se caso, a los 16 anos, hace unos 45 anos, si bien sigue empleando la lengua de vez en cuando. A pesar de esta situacion, su fonologia no muestra signos de obsolescencia. (3)

Durante cada trabajo de campo, se llevaron a cabo entrevistas individuales de tres o cuatro horas diariamente. Todas fueron grabadas integramente, con un Zoom H4 y un microfono Shure Beta 53 (un microfono direccional que se coloca en la cabeza de la persona entrevistada, lo cual permite obtener grabaciones de calidad bastante buena para un estudio acustico, a pesar de las condiciones de grabacion propias de un trabajo de campo). El analisis acustico se llevo a cabo con el apoyo del programa Praat (Boersma & Weenink 1992-2016).

Se recogieron vocabulario, sintagmas y oraciones cortas por elicitacion. Se trato de obtener muestras de habla lo mas naturales posibles, interactuando con los hablantes. La meta de las entrevistas siempre fue estudiar la fonologia de la lengua, no la morfosintaxis o la sintaxis. El corpus de palabas aisladas consta de unos 500 terminos bribri, cada uno grabado varias veces, a lo largo de varias entrevistas y con varias personas.

El corpus utilizado para el analisis de los grupos consonanticos complejos en bribri (secciones 2 a 6) forma una subparte de los datos recolectados. Se presenta en la seccion 1.7.

1.2. Marco teorico del presente estudio: Fonologia de Laboratorio

Este estudio se inscribe en el marco de la Fonologia de Laboratorio (veanse por ejemplo los trabajos de Bybee, Ohala, Kingston, Beckman, Guion, etc.). La Fonologia de Laboratorio no es una teoria fonologica per se, sino mas bien una filosofia de como pensar esta disciplina y de como realizar trabajos fonologicos. Se inicio como un ciclo de conferencias (Kingston & Beckman 1990, Docherty & Ladd 1992, Keating 1994, etc.), que dio a luz a la revista Laboratory Phonology. Esta revista ha publicado distintos estudios que tienen como punto en comun el tratar la fonologia desde una perspectiva fonetica (para una explicacion extensa de lo que es la Fonologia de Laboratorio, vease por ejemplo Cohn 2006).

En el presente estudio se utilizan particularmente dos enfoques: la Fonologia Articulatoria (Browman & Goldstein 1986, 1989, 1990, 1992) y la Teoria de la robustez del indice acustico perceptivo (TRIAP) (Wright 2004, Henke et al. 2012). Mientras que la Fonologia Articulatoria es un modelo teorico--de la misma manera que lo son por ejemplo la Teoria Autosegmental (Goldsmith 1990; Clements 1976), la Teoria de la Optimalidad (Prince & Smolensky 1993; Kager 1999; McCarthy 2001) o la Government Phonology (Kaye et al. 1990; Scheer 2004), etc.--la TRIAP es una alternativa al Sonority Sequencing Principle (SSP) (Clements 1990). Se concentra en explicar, gracias a la fonetica acustica y auditiva, los patrones silabicos que se observan de manera tipologica. Estos dos enfoques son particularmente complementarios, dado que el primero se concentra en la parte de la produccion (fonetica y fonologia articulatorias) mientras que el segundo se enfoca en los otros dos aspectos del estudio del flujo sonoro: la emision de la senal (fonetica acustica) y su recepcion (fonetica auditiva y perceptiva).

A continuacion, se expone brevemente lo que son la Fonologia Articulatoria (1.2.1) y la TRIAP (1.2.2).

1.2.1 Fonologia Articulatoria

La Fonologia Articulatoria (Browman & Goldstein 1986, 1989, 1990, 1992) se propone explicar las diferencias de pronunciacion entre un estilo cuidadoso y un estilo mas espontaneo del habla (debilitamiento, elisiones, asimilaciones, etc.) por la reduccion en magnitud de cada gesto (sobre los planos temporal y espacial) y por la superposicion de los gestos los unos con los otros. Esta teoria nacio del estudio de secuencias consonanticas, razon por la cual es particularmente pertinente para el presente estudio.

En este modelo se describen las estructuras fonologicas de las lenguas en terminos de "gestos" (gestures). Estos gestos son unidades abstractas subyacentes a los gestos articulatorios realmente producidos. Se pueden comparar con "gestos de meta" (target gestures), los cuales son generalmente distintos de los gestos realizados. Son organizados en "articuladores" (labios, lips; apice de la lengua, TT (tongue tip); dorso de la lengua, TB (tongue body); raiz de la lengua, TR (tongue root); velo del paladar, VEL; y glotis, GLO), los cuales son regidos por "parametros" ([grado de constriccion], [punto de constriccion], [forma de constriccion] y [tension] (stiffness)). Organizar la descripcion de los segmentos segun articuladores y parametros se puede ver como una alternativa a los rasgos de los modelos generativistas ([coronal], [labial], [sonoro], [nasal], [lateral], etc.).

1.2.2 Teoria de la robustez del indice acustico perceptivo

La teoria de la robustez del indice acustico perceptivo (Wright 2004, Henke et al. 2012) se propone como una alternativa al famoso Sonority Sequencing Principle (SSP) (Clements 1990). Mientras que el SSP se basa en argumentos fonologicos, la TRIAP se basa en indices foneticos (acusticos, auditivos y perceptivos) para explicar el hecho de que, mientras ciertas secuencias segmentales son bastante comunes, otras son mas escasas. (4)

La TRIAP permite explicar la regularidad translinguistica de los patrones silabicos, basandose en cuatro principios:

1. Dos principios con respecto a la cadena sonora: la redundancia la modulacion

2. Dos principios con respeto a cada segmento individual: la duracion la fuerza

Los principios de redundancia y de modulacion se refieren a la relacion de los segmentos de la cadena sonora los unos con los otros. La nocion de redundancia corresponde a la difusion y a la repeticion de los indices acusticos de un segmento en varios lugares dentro de la senal. Su mayor manifestacion fonetica es la presencia de transiciones formanticas, las cuales resultan de la superposicion de los gestos articulatorios de diferentes segmentos consecutivos. Por ejemplo, una nasal bilabial en una secuencia [VmV] va a reconocerse tanto por las resonancias nasales internas a la consonante como por la apariencia de los formantes de las vocales adyacentes. Cuanto mas se repiten y se reparten los indices en la cadena sonora, menos posibilidades hay de que se vean ocultados por el ruido circundante.

La modulacion de la senal consiste en la alternancia entre distintos tipos de sonidos en la cadena sonora, sea una alternancia de modo (por ejemplo, consonante vs vocal, nasal vs oral, oclusiva vs fricativa, etc.), una alternancia de punto de articulacion (por ejemplo, labial vs palatal, dorsal vs faringeo, etc.), una alternancia de configuracion laringea (por ejemplo, sonoro vs sordo, laringalizado, murmurado, etc.) o una alternancia del mecanismo del flujo del aire (por ejemplo, clics, implosivas, etc.). Por ejemplo, mientras que una secuencia de tres oclusivas labiales sordas ([ppp]) carece de modulacion, una secuencia OclusivaLabial Sorda + VocalDorsalLaringalizada + LiquidaCoronalNasal ([pmr]) presenta bastante modulacion. Las facultades de la atencion y la actividad del sistema auditivo son sensibles a la modulacion de la senal. Se puede relacionar el principio de modulacion con el principio fonologico del Contorno Obligatorio (Obligatory Contour Principle, OCP).

Por otro lado, los principios de duracion y de fuerza se refieren a las caracteristicas internas de cada segmento. La duracion corresponde al tiempo dentro del cual un segmento permanece. Por ejemplo, la articulacion de una vibrante simple dura menos tiempo que la de una fricativa. La fuerza corresponde a la robustez interna de un segmento; es decir, el numero y la robustez de los indices que se puedan encontrar adentro de un segmento, aparte de las transiciones formanticas con los segmentos adyacentes. Por ejemplo, una fricativa se beneficia de su ruido interno de friccion para ser identificada, mientras que la prominencia acustica de una oclusiva mas bien depende de su relajamiento en la vocal, semivocal o liquida siguiente. Cuanto mas largo y fuerte sea un segmento, mas facilmente puede sobrevivir en el ruido.

Finalmente, la robustez de la senal es la combinacion de estos cuatro principios. Cuanta mas redundancia, modulacion, duracion y fuerza tiene una senal, mas robustez conlleva. Citando a Wright (2004:52), "la robustez puede ser definida como la redundancia de los indices menos la vulnerabilidad de estos mismos indices. Esto es, cuanto mas contraste indiquen los indices y cuanto menos susceptibles sean al ocultamiento o a la desaparicion, es mas probable que sobreviva el contraste". (5)

1.3. Breve descripcion del sistema fonologico del bribri

El estado actual de la descripcion de la fonologia del bribri consiste en tres esbozos fonologicos y tres articulos sobre los procesos de nasalizacion.

Se cuenta con el esbozo que ofrece Constenla, en su tesis de doctorado, sobre la reconstruccion del protochibcha (Constenla 1981:106-117, 12 paginas) y con dos esbozos fonologicos sobre los dialectos de Salitre (Wilson 1974, 13 paginas) y de Amubre (Schlabach 1974, 8 paginas). Se cuenta, ademas, con tres articulos dedicados a los procesos de nasalidad en bribri: Wilson (1970, 5 paginas), Constenla (1982, 4 paginas) y Constenla (1985, 2 paginas). Por otra parte, una tesis de doctorado dedicada a la fonologia de los dialectos de Amubre y Coroma esta en proceso de escritura (Chevrier, en preparacion). Finalmente, cabe mencionar la comparacion de las diferencias foneticas y fonologicas de las tres variedades del bribri (Amubre, Coroma y Salitre) de Jara (2004).

El sistema fonologico que se presenta a continuacion esta basado en el analisis de datos de primera mano recolectados para la realizacion de la tesis de doctorado mencionada mas arriba. En grandes lineas, este analisis coincide con las descripciones previas, que se citaron en el parrafo anterior.

El bribri cuenta con 14/16 fonemas consonanticos y 12 fonemas vocalicos, si se considera la nasalidad como un rasgo de las vocales. Si se considera la nasalidad como un rasgo suprasegmental, se contabilizan 7 fonemas vocalicos. Como se noto desde las primeras descripciones de la lengua, la nasalidad es distintiva solamente para las vocales. Las consonantes nasales que se encuentran en la produccion (output) son el resultado de dos procesos: una propagacion regresiva de la nasalidad y una nasalizacion espontanea en posicion final de morfema. En Amubre--y aparentemente en Salitre--pero no en Coroma, tambien se puede reportar una nasalizacion progresiva bastante restringida. La propagacion regresiva fue descrita por Wilson (1970) y Constenla (1981:179-180, 1982, 1985). Los fenomenos de propagacion progresiva y de nasalizacion espontanea son tratados en Chevrier (en preparacion).

A continuacion, se presentan los cuadros de las vocales y de las consonantes distintivas del bribri. Entre corchetes se presentan las realizaciones foneticas que difieren del simbolo utilizado para la representacion fonologica. Como se puede apreciar en la Tabla 1, la /a/ tiene dos realizaciones: [a] y [c]. En Amubre, solo se observa la pronunciacion [a]. En Coroma, los dos pronunciaciones se observan, aunque [c] es mas comun. Cuando /a/ se realiza como [c], la oposicion entre /a/ y /c/ se neutraliza a favor de /5/ (Jara 2004:99-100).

Como se puede apreciar en la Tabla 2, en el nivel subyacente, se distinguen dos tipos de oclusivas: oclusivas no africadas y africadas. A lo largo de este articulo, se utiliza la palabra "oclusiva" para referirse al conjunto de estas consonantes; es decir, a consonantes que se articulan con una oclusion: sean plosivas, nasales o africadas. En bribri, estos tres tipos de consonantes tienen ciertos comportamientos fonologicos similares y sirve abarcarlos bajo un mismo termino, como se notara a lo largo de este estudio. En oposicion, se utiliza la palabra "plosiva" (plosive) para referirse a consonantes que, desde un punto de vista acustico, se caracterizan por una explosion (burst) (como se vera en la seccion 5, es pertinente para el estudio de los grupos consonanticos en bribri tomar en cuenta las caracteristicas acusticas de las plosivas y distinguirlas de las africadas). Finalmente, se usa el termino "obstruyente" para abarcar las plosivas, las africadas y las fricativas.

Se puede notar que, mientras /j/ se realiza foneticamente como una oclusiva plosiva, [j] (o una nasal [n]), se comporta, dentro del sistema bribri, como una africada. Por eso, en la Tabla 2, /j/ se encuentra en la linea de las africadas. En cuanto a su homologo sordo, /tf/, el problema de clasificacion no se da puesto que, aun foneticamente, se realiza en la gran mayoria de los casos como una africada, [tf]--aunque la realizacion [c] tambien puede observarse a veces -. Por lo contrario, la consonante /tk/ se puede realizar como una africada, [tfh tf tf], aunque, en el nivel subyacente, se clasifica con las oclusivas no africadas. El caso del fonema /tk/ es muy complejo y no se trata en detalle aqui (Chevrier, en preparacion, Constenla 1981:111-112, Schlabach 1974:358, Wilson 1974:342,351, Constenla & Margery 1979:7, Constenla & al. 1998:XIII, 101, Jara 2004:96-97).

Las abreviaturas LIPS, TT, TB y GLO se refieren a los puntos de articulacion dentro del modelo de la Fonologia Articulatoria (seccion 1.2.1).

Las semivocales se marcan con un parentesis para expresar que su estatuto fonologico necesita estudiarse en profundidad. Wilson (1974) y Schlabach (1974) las consideran como unidades distintivas. Por otro lado, Constenla las considera como realizaciones contextuales de las vocales /i/ y /u/.

El cuadro de las consonantes que se presenta arriba difiere de los que se encuentran en los estudios previos del bribri en lo que respecta a las liquidas: mientras Wilson (1974) distingue tres fonemas, /r/, /j/ y /r/, Constenla (1981, 1985) y Schlabach (1974) consideran que [r] y [r] son realizaciones contextuales de /d/, el cual se opone a /r/. Sin embargo, considerar que [r] es una realizacion contextual de /d/ y que [r] y [d] se oponen a /r/ ([r] y [r]) parece mas pertinente dado que permite explicar con mas acuidad las distribuciones de las tres liquidas, asi como las variaciones que se observan, como se ilustra en los ejemplos siguientes: 1

(1) a. [tfur] 'huerfano' + [ra] 'DIMINUTIVO' [flecha diestra] ['tfudra] 'huerfanito' b. [si'cr] 'pobre, triste'+[ra] 'DIMINUTIVO' [flecha diestra] [si'cdra] 'pobrecito (ADJ)'

(2) a. [da'tsi?] ~ [rtsi?] 'ropa' b. [de'kc] ~ [tkc] ~ [rkc] 'pejibaye (arbol y fruta, esp.)' c. [da'ji] ~ [rti] ' sal, mar'

Para una argumentacion al respecto del estatuto de [d], [r], [j] y [t], vease Chevrier (en preparacion).

Ademas, el bribri consta de dos o tres tonos distintivos, segun los dialectos, de acuerdo con los estudios citados: tono alto ('), tono descendente (^), y, para Amubre, segun las descripciones previas, tono ascendente (v) (Constenla 1981:107, 1982:110; Wilson 1982:xix; para diferencias dialectales veanse Constenla et al. 1998:xi; Jara 2004:95-96, 100-101). En Coroma y Salitre, se ha descrito el tono ascendente como una variante libre del tono alto (Constenla et al. 1998:xi; Jara 2004:100). De lo que se pudo observar en nuestros datos, la variacion libre entre el tono alto y el tono descendente se da tanto en Coroma como en Amubre, de manera que no se puede afirmar por el momento la existencia de un tono ascendente distintivo en Amubre. Sin embargo, no es imposible que esta diferencia de analisis se explique por la evolucion de la lengua entre el momento en el que Constenla y Wilson recopilaron sus datos (entre 1972 y 1979 en lo que respeta a Constenla--1981:24-25) y el momento en el que llevamos a cabo nuestro trabajo de campo (2013 y 2014 en lo que respecta a la variedad de Amubre). Esta divergencia tambien podria estar relacionada con la vitalidad del bribri, particularmente baja en el pueblo de Amubre. Finalmente, el tono bajo (^) es el tono por defecto y no es distintivo.

En bribri, la silaba final de un morfema es la silaba prominente: se produce con una intensidad mas amplia; el nucleo lleva un tono alto, ascendente o descendente; el nucleo es especificado (specified) en cuanto a la nasalidad/oralidad y la silaba puede ser abierta o cerrada. En oposicion, las silabas no finales de morfemas son menos intensas y muy breves (el nucleo aun asi se puede elidir totalmente, como se vera en la seccion 1.5); el nucleo lleva un tono bajo o, a veces, medio o alto, por asimilacion con el tono de la silaba final (por ejemplo [tfu'mu] 'banano', [ku'ru] 'pie', [tfe ne] 'costilla'); el nucleo es subespecificado (underspecified) en cuanto a la nasalidad/oralidad y hay una armonizacion nasal con el nucleo de la silaba final, excepto cuando una consonante sorda separa los dos nucleos (en este caso el primer nucleo se realiza oral por defecto: las consonantes sordas bloquean la propagacion de la nasalidad). El nucleo consiste en las vocales [i a u], excepto cuando se centraliza a [e] o cuando se armoniza con la vocal de la silaba final y nunca lleva coda. La dicotomia entre las silabas finales y no finales del bribri fue descrita por Constenla (1981, 1982, 1985), quien distingue silabas "fuertes" (1982) o "tonicas" (1985) de silabas "debiles" (1982), "atonas" (1985) o "tonalmente neutras" (1981).

Finalmente, el bribri consta de oclusivas (plosivas y africadas) geminadas o preaspiradas. Hasta ahora, se ha argumentado que la diferencia era dialectal (Wilson 1982; Jara 2004). En mis datos, aparece como variacion libre (se pueden encontrar geminadas o preaspiradas en el habla de un mismo hablante). Sin embargo, es verosimil que haya tendencias dialectales.

1.4. Indices de persona

En esta seccion, se describe el paradigma de los indices de persona, basandose en datos de primera mano. Tambien se puede encontrar una descripcion, mas sucinta, de los indices de persona en Constenla et al. (1998:2,5,25).

El bribri consta de un doble paradigma de indices de persona conformado por pronombres y prefijos (en cuanto al estatuto morfosintactico, vease adelante, al final de la presente seccion). Estos morfemas pueden cumplir dos funciones: tanto ser argumentos de un verbo, como marcar la posesion en un sustantivo. En el ejemplo (3) se observan los indices de persona combinados con un existencial (a), con un verbo (a, b, c) o con una posposicion de ergativo (b). En estos casos, los indices permiten expresar el agente (a, b, c) o el paciente (a, b) (3).

(3) a. ['je tSc i- 'wu-ma -uk] 'lo estoy amarrando'

1sg EXIST 3sg VB INF

b. ['b- =u i- ge't -e] '(usted) lo comio (algo duro)'

2sg =ERG 3sg VB PFV.RCT

c. [ 'a? 'ur e] '(ustedes) cocinaron'

2pl VB PFV.RCT

En el ejemplo (4) los mismos indices de persona se combinan con sustantivos y permiten expresar la posesion:

(4) a. ['je kpu] 'mi hamaca'

1sg SUBST

b. [i- 'krwurik] 'su piel/cuero/cascara/escama (de el/ella)'

3sg- SUBST

c. ['b- c?] 'su hacha (de usted)'

2sg- SUBST

d. [a? ,nau] 'su tio (de ustedes)'

2pl SUBST

El paradigma de estos morfemas es doble. Es decir, pueden aparecer bajo dos formas: una forma independiente--pronombres--y una forma ligada--prefijos -. El uso de una u otra forma necesita aun de investigacion, pero es posible que la diferencia sea pragmatica. Las formas prefijadas solo existen para las personas del singular y para la primera persona inclusiva del plural.

En la Tabla 3, a continuacion, se presentan todas las formas, las cuales se comentan enseguida.

Los pronombres tienen la misma forma en los dos dialectos estudiados y siempre se realizan orales. Por otro lado, el unico prefijo que no muestra variacion dialectal es la tercera persona del singular. Ante consonante, su realizacion es [i-], y ante vocal [j-]. Los demas prefijos tienden a realizarse de manera distinta segun las variedades de Amubre y de Coroma. En Amubre, se han observado mayoritariamente formas plenas, [Ca-], fieles a las formas fonologicas, con algunas ocurrencias de formas con lenicion, [Cv-] y [C-] ("C" representa una consonante, aqui [j n b m j j s] y "v" representa una vocal breve y centralizada o armonizada con la vocal siguiente). Al contrario, en Coroma, solo se han observado formas con lenicion ([Cv-] y [C-]). En ambos casos, sus formas fonologicas se pueden representar asi: /Ca-/ (/ja-/ /ba-/ /sa-/).

Las formas con lenicion son mencionadas en las descripciones previas, pero no fueron estudiadas de manera extensa. Asi, por ejemplo, las formas en [C-] aparecen en las transcripciones de Wilson (1974:348,349): [dz] (6) /[n] [b] [s]. Por su parte, Constenla reproduce el paradigma de los pronombres de persona como [dz?] [be?] [je?] [se?] [sa?] [a?] [je?pa] (Constenla et al. 1998:2) y el de las formas ligadas como [dza-]/[na-] [ba-]/[ma-] [i-]/[T-] [sa-]/[sa-] (Constenla et al. 1998:25). En cuanto al segundo paradigma, el explica que, ademas de las formas en [Ca-], tambien se observan formas en [C1-] para la primera persona del singular ([di-]/[pT-]), cuando siguen los segmentos /i/ y /d/ (Constenla et al. 1998:25). Constenla no menciona formas en [C-].

Como se estudiara en el resto de este articulo, la distribucion de las formas [Cv-] y [C-]--que se encuentran sobre todo en Coroma--depende de la complejidad del grupo consonantico que resulta de la prefijacion de un indice de persona a un lexema que empieza con una consonante ({C(v)-}+[#C]) (vease en particular la seccion 5.1.2). Asi, si el grupo resultante tiene una complejidad bastante baja, solo se observan las formas sin vocal ([C-]). Si la complejidad es mediana, las formas con y sin vocal se observan en variacion libre ([Cv-] ~ [C-]). Finalmente, si la complejidad es alta, solo se utilizan las formas con vocal ([Cv-]). Por otra parte, ante una vocal, se observan las formas [C-] pero no las formas [Cv-].

Por el contrario, el comportamiento de las formas 'plenas' en {Ca-}--esto es, las que se observan en Amubre, no en Coroma--es distinto y es independiente del segmento inicial del lexema al cual se prefijan. En efecto, la formas en {Ca-} se encuentran ante cualquier consonante (5) asi como ante vocal (6):

(5) a. [ma-na'ra] 'su(s) camino(s) (de usted)'

b. [ma-'na-u-juk] 'su sobrino/a (de usted)'

(6) a. [ma-'u] 'su(s) olla(s) (de usted)'

b. [ba-'rp] 'su hermano/a (entre personas de mismo sexo) (de usted)'

No hay muchas ocurrencias de las formas en {Ca} en nuestro corpus, pero se pueden mencionar las dadas por Constenla et al. (1998:25). En (7) aparecen ante consonante, y en (8) ante vocal:

(7) a. [na-na] 'mis excrementos' (Constenla et al. 1998:25)

b. [ba-ku] 'tu piojo'

c. [ma-nau] 'tu tio paterno'

d. [sa-dzi] 'nuestro padre'

(8) a. [dza-u] 'mi casa' (Constenla et al. 1998:25)

b. [na-en] 'mi higado'

c. [sa-u] 'nuestra olla'

Finalmente, se tiene que anadir que los prefijos son la meta (target) de la propagacion regresiva de la nasalidad. Esta caracteristica ya habia sido notada por Constenla (1981:179-180; 1982; 1985; Constenla et al. 1998:25). Los indices de persona son subespecificados (underspecified) en cuanto a la nasalidad/oralidad y se armonizan con el lexema al cual se prefijan. Esto se puede comprobar con los ejemplos siguientes: en los ejemplos (9) a, (10) a, (11) a y (12) a, los indices de persona se realizan orales dado que se prefijan a lexemas orales; en los ejemplos (9) b, (10) b, (11) b y (12) b, los indices de persona se realizan nasales dado que se prefijan a lexemas nasales (y que no hay consonante sorda que bloquee la propagacion).

(9) a. [j-u] 'mi(s) casa(s)'

b. [n-u] 'mi(s) olla(s)'

(10) a. [b-c?] 'su(s) hacha(s) (de usted)'

b. [m-er] 'su higado (de usted)'

(11) a. [i-'bauk] 'calentar algo' (3sG-calentar-INF)

b. [i-'mauk] 'amarrar, atar algo' (3sG-atar-INF)

(12) a. [sa-bu'ru] 'nuestro jefe'

b. [se-'mi] 'nuestra mama'

Constenla analizo las formas independientes como "nominales personales" y las formas ligadas como "procliticos" (Constenla et al. 1998:25). Sin embargo, al analizar el comportamiento morfosintactico (c. p. con Pacchiarotti) de las formas ligadas y sus caracteristicas fonologicas, se pueden considerar mas bien como prefijos (para mas detalles, vease Chevrier, en preparacion) y por lo tanto se transcriben como tales en el presente articulo.

1.5. Elision vocalica y formacion de grupos consonanticos

Con base en datos de primera mano, se describe a continuacion el fenomeno de elision vocalica en bribri, el cual conduce a la formacion de grupos consonanticos. El unico estudio previo que trata de las elisiones vocalicas en bribri es el de Jara (2004:102-103). Jara nota que este proceso fonologico se da en Coroma y en Salitre. Segun lo que se puede apreciar en nuestro corpus, tambien se da en Amubre, pero de manera mucho mas escasa. Tambien cabe citar a Schlabach (1974:361), quien menciona elisiones vocalicas cuando las diferentes vocales de la palabra coinciden en timbre (lo que, como se vera a continuacion, se puede analizar como armonia vocalica).

Como ya lo habian establecido Wilson (1974:351) y Constenla (1982:111), los morfemas del bribri pueden contener hasta tres silabas, aunque la gran mayoria contiene solo una o dos. Como se explico mas arriba (vease seccion 1.3), la silaba unica o final de un morfema es la silaba prominente. Puede ser abierta ((C)V) o cerrada ((C)VC). Esta silaba casi no sufre cambios fonologicos, excepto cuando forma la ultima silaba de una palabra compuesta. En este contexto, se produce generalmente con poca intensidad, esta a menudo desonorizada y siempre se realiza con tono bajo, como se ve en los ejemplos siguientes:

(13) a. [ra-ra] 'nino' (reduplicacion)

b. ['bji-bji] 'bribri' (reduplicacion)

c. ['kar-wak] 'insecto' (compuesto de 'arbol' [kar] y de 'dueno' [wak])

d. ['kc-ba] 'calor' (compuesto de 'lugar, tiempo, lote' [kc] y de 'caliente' [ba])

e. ['u[-kro] 'escoba' (compuesto de 'basura' [uf] y de 'pie' [kru])

Las silabas no finales son siempre abiertas ((C)V) y sufren muy a menudo lenicion. Esta lenicion se manifiesta por la centralizacion ([a]) o la armonizacion del nucleo sobre el nucleo de la silaba final, o incluso por la elision completa del nucleo. En este ultimo caso, se forman grupos consonanticos, como se ilustra a continuacion:

(14) a. [dakc'rc] ~ [de'krc] ~ [tkrc] ~ ftkrc] ~ [krc] 'gallina'

b. [be'kru?] ~ [pe'kru?] ~ [pkru?] 'anzuelo'

c. [ka'pc] ~ [ke'pc] ~ [kc'pc] ~ [kpc] 'cobija'

d. [ke'nc] ~ [knc] 'bote'

e. [katem] ~ [krem] 'pez barbudo'

f. [de'pu] ~ [te'pu] ~ [tpu] ~ [tpu] 'pozo'

g. [ta'pa?] ~ [tpa?] 'chile'

h. [be'tc] ~ [ptc] 'ardilla'

El proceso de centralizacion aparece en los estudios de Constenla (1981:114-115; Constenla et al. 1998:x) y de Schlabach (1974:358-359), pero se dice que solo la vocal /a/ se centraliza ([a]). En nuestro corpus, tambien hay ejemplos de /i/ (15) y de /u/ (16) (en silabas no finales, solo se encuentran las vocales subyacentes /i a u/) centralizadas y/o armonizadas y/o elididas:

(15) a. [si'bu] ~ [sa'bu] 'Dios (nombre propio)' b. [di'kc] (Margery 1982:144); [de'kc ~ de'kcwu] ~ [tkc] ~ ['ckcwu] 'pejibaye'

(16) a. [ku'tfiwu] ~ [ke'tfiwu] ~ ['ktfiwu ~ ktfi] 'rodilla' b. [bu'ki?] (Margery 1982:151); [bu'kwi? ] ~ [be'kwi?] [pkwi?] 'rana, sapo'

Los fenomenos de armonizacion y de elision han sido senalados por Jara (2004:102103) para los dialectos de Salitre y Coroma. En mis corpus, mientras que la elision es la pronunciacion mayoritaria en Coroma, ha sido poco observada en Amubre. Puesto que el tema del presente articulo es el estudio de las secuencias consonanticas, se estudian solamente datos de Coroma.

Dado que un morfema puede estar compuesto por hasta tres silabas, los grupos consonanticos resultantes pueden estar constituidos por hasta tres consonantes (como en (14) a y b). Ademas, si se agrega un prefijo de persona de forma {C-} (1sg {j-}, 2sg {b-} y Ipl.incl {s-}, vease Tabla 3), se pueden encontrar secuencias de hasta cuatro consonantes:

(17) a. [tfpkru?] 'mi(s) anzuelo(s)'

b. [spkru?] 'nuestro(s) anzuelo(s)'

Sin embargo, en estos casos, solo se han observado secuencias de hasta tres obstruyentes. En efecto, en los pocos ejemplos de lexemas con cuatro silabas, la consonante de la ultima silaba siempre se realiza como una liquida:

(18) a. /da.kV.rc/ [tkrc] 'gallina'

b. /bV.kVdu?/ [pkru?] 'anzuelo'

c. /teVkVri/ ['tekriri] 'amarillo'

En el presente articulo, se analiza especificamente la formacion de grupos consonanticos complejos en posicion inicial absoluta, formados a partir de la prefijacion de los indices de persona. En la seccion siguiente, se define la nocion de "complejidad" para grupos consonanticos.

1.6. Tipologia de la complejidad de los grupos consonanticos

La secuencia segmental mas sencilla y mas comun entre las lenguas del mundo es la alternancia entre consonantes y vocales: CVCV (Maddieson 2013). Asi, cualquier secuencia de consonantes tiene un cierto grado de complejidad. No obstante, algunas secuencias consonanticas son mas complejas que otras.

Segun la definicion que da Maddieson (2013), los grupos consonanticos en posicion inicial son considerados como "complejos" cuando se componen de dos consonantes cuya segunda no es ni una semivocal ni una liquida, asi como cuando se componen de mas de dos consonantes.

Esta definicion de la complejidad se basa en la frecuencia de los patrones que se encuentran en las lenguas del mundo. Generalmente se puede explicar por que ciertos patrones son mas comunes y otros mas escasos basandose en las caracteristicas articulatorias, aerodinamicas y acusticas de tales secuencias (Wright 2004, Henke et al. 2012).

Asi, el patron CVCV es mas sencillo y mas comun porque es excelente en terminos de robustez: tiene una modulacion y una redundancia optimas (para una definicion de los conceptos de robustez, de modulacion y de redundancia, vease seccion 1.2.2).

Los grupos consonanticos cuya segunda consonante no es ni una semivocal ni una liquida son complejos y, en consecuencia, menos comunes, porque la primera consonante se encuentra privada de transicion formantica, lo que resulta en ser menos audible. En efecto, las transiciones formanticas solo se dan cuando uno de los dos segmentos tiene formantes, es decir que tiene resonancias: las vocales, las semivocales, las liquidas y, con especificidades propias que complican este ultimo caso, las consonantes nasales. Como se explico en la seccion 1.2.2, una secuencia que carece de transicion formantica carece de redundancia, lo que tiene como consecuencia que sea acusticamente menos robusta.

Quizas de manera mas obvia, las secuencias de tres o mas consonantes son patrones complejos y menos comunes porque carecen sobre todo de modulacion, por ser largas secuencias del mismo tipo de sonidos, a saber, consonantes. Segun de que tipo de consonantes se componga la secuencia, tambien este patron puede carecer de redundancia.

Se presenta, a continuacion, el corpus y la metodologia adoptada para la seleccion de los grupos consonanticos estudiados en el presente estudio. Se concluye con el detalle de la organizacion del analisis presentado en las secciones 2 a 6.

1.7. corpus, metodologia y organizacion del analisis

Este articulo se concentra en los procesos fonotacticos observados en los grupos complejos resultantes de una prefijacion. El bribri es una lengua OV (Jara 2002) y solo tiene un paradigma de prefijos: como se ha dicho, las formas prefijadas de los indices de persona (vease seccion 1.4).

Basandose en la definicion de la complejidad de los grupos consonanticos dada por Maddieson (vease seccion previa), se estudian los grupos consonanticos compuestos por los prefijos {j-} 1sg, {b-} 2sg o {s} Ipl.incl mas un lexema que empiece por una consonante, que no sea ni una semivocal ni una liquida, seguida o no por otra(s) consonante(s).

Puesto que la meta es estudiar grupos consonanticos, solo se estudian las formas lenizadas de los prefijos, esto es, las formas {j-}, {b-} y {s-}, que, como se vera, a veces necesitan ser producidas {jv-}, {bv-} y {sv-}. Por el contrario, no se estudian las formas {ja-}, {ba-} y {sa-}, las cuales no crean grupos consonanticos. Por esta razon, en el presente articulo solo se utilizan ejemplos de Coroma, dado que en Amubre se utilizan muy poco las formas lenizadas.

Por otro lado, puesto que el estudio se refiere a los grupos complejos, este se concentra en las combinaciones de los prefijos con lexemas cuya primera consonante es una oclusiva (plosiva o africada, sonora o sorda, nasal u oral) o una fricativa (el bribri solo consta de fricativas sordas orales: /s j h/). Se vera como el tipo de esta consonante condiciona la realizacion del prefijo. Finalmente, esta consonante puede estar o no seguida de otra(s) consonante(s); es decir, el lexema puede empezar con una consonante sola o con un grupo de consonantes.

El corpus se compone de 51 lexemas, que fueron producidos en sintagmas de posesion ('mi X', 'su X (de usted)', 'nuestro X', etc.) y en oraciones verbales cortas ('comi', 'me ayudo', 'viva!', etc.). Estos lexemas son representativos de la diversidad consonantica de la lengua. Se presentan a continuacion, organizados segun el modo y el lugar de articulacion de la consonante inicial. Si se compara la Tabla 4 (a continuacion) con la Tabla 2 (inventario de las consonantes, presentado en la seccion 1.3), se puede apreciar que todas las oclusivas (plosivas y africadas, sonoras y sordas, orales y nasales) y fricativas del bribri son representadas dentro de las consonantes iniciales de las siguientes palabras:
Tabla 4

                  labial             coronal        corono-dorsal

oclusiva     [pk[u?]             [t[a] 'abuelo     [fa?] 'guacal'
no            'anzuelo '         paterno'          [fi?  kji?]
africada     [ptei?]  'pecho'    ['tiska]           'pulga '
sorda                             'escalera '      (['fugmi?]
                                 [ta'be]            'pasar ') *
                                  'machete '
                                 [t5] 'maraca'
                                 [tkur]
                                  'murcielago '

oclusiva     ['b[i   'b[iwu]     [di?] 'agua/
no            'collar '          rio' ['di[a]
africada     ['buwe]              'ceibito '
sonora        'cocina '          [du'wa]
             ['bocuk"1]           'tabaco '
              'enemigo '         ['nuku[]
             [bu'pu] jefe'        'plata '
             ['mi  'miwu]        ['nau] 'tio
              'madre '           materno'
             ['mi[a]  'tia
             materna'
             ['m5ku[]
              'rifle '
             [m5kn]
              'lechuza '
             [mu]  'cunada '

africada                         ['teawak]
sorda                             'hormiga '
                                 ['teoku  'te5]
                                  'pelo '

africada
sonora

fricativa                        [su'[i]
                                  'flecha '
                                 [su'[im]
                                  'guajiniquil '
                                 ['soiuk]
                                  'vivir '

                 dorsal            glotal

oclusiva     [ku'[a?]          (? nunca
no            'asiento '       aparece en
africada     [ka] 'diente'     posicion
sorda        [kpu] 'hamaca'    inicial)
             [ku'ta]
              'hermana '
             [kf] 'hermano'
             ['kfiwu -'kfi]
              'rodilla ' [i-
              'kTmuk]
              'ayudar '

oclusiva
no
africada
sonora

africada     [fka] 'cuerpo,
sorda        carne' [fkuk]
              'comer (intr)'
             [fu'mu]
              'banano '
             (['fugmi1?]
              'pasar ')*

africada     ['jamTl 'amigo,
sonora       familiar'
             [jiwu] 'carbon'
             ['jib[uk]
              'cazar ' [jak]
              'nuera,
             suegra' [ji]
              'padre '
             ['pawi] 'panza'
             [pakn] 'nalgas'
             [p5'[5]
              'camino ' [i-
              'pouk]
              'quemar '

fricativa    [fu] 'panza'      [hwa] 'suquia'
             [fka'me? ]
              'arco '


Lexemas que fueron prefijados por {j-} 1sg, {b-} 2sg y {s} Ipl.incl, organizados segun el modo y el lugar de articulacion de la consonante inicial

* La consonante inicial del lexema ['tf-ug-mi? ] 'pasar' (pasar-INF-SUFV) se realiza larga en posicion media: [je tifa-mi?] 'pase' (1sg pasar-SUFV). No se sabe si esta consonante corresponde a una /tk/ o una /f/ geminada, puesto que la realizacion [t:f se observa para las dos consonantes. En ambos casos, corresponde a una oclusiva sorda.

Se estudian los lexemas de la Tabla 4, prefijados por los morfemas {f-} 1SG, {b-} 2SG y {s-} IPL.INCL. Los diferentes patrones de secuencias consonanticas que se analizan a continuacion pueden ser resumidos asi:

A. {j-} 1SG o {b-} 2SG (oclusivas sonoras), prefijado a:

a. Un lexema que empieza con una oclusiva sonora (seguida o no de otra(s) consonante(s)):

OclusivaSonora+OclusivaSonora(+C)(+C)

por ejemplo: {j-/b-} + [du'wa] 'mi(s)/su(s) tabaco/cigarrillo(s)' ['mckur] 'mi(s)/su(s) rifle(s)'

b. Un lexema que empieza con una oclusiva sorda (seguida o no de otra(s) consonante(s)): OclusivaSonora+OclusivaSorda(+C)(+C)

por ejemplo: {j-/b-} + [ku'ra?] 'mi(s)/su(s) asiento(s)' [tfu'mu] 'mi(s)/su(s) banano(s)'

c. Un lexema que empieza con una fricativa sorda (seguida o no de otra(s) consonante(s)): OclusivaSonora+FricativaSorda(+C)(+C)

por ejemplo: {j-/b-} + [su'p] 'mi(s)/su(s) flecha(s)'

B. {s-} 1pl (sibilante sorda), prefijado a:

a. Un lexema que empieza con una oclusiva sonora (seguida o no de otra(s) consonante(s)):

SibilanteSorda+OclusivaSonora(+C)(+C) por ejemplo: {s-} + [ji] 'nuestro(s) padre(s)' ['nau] 'nuestro(s) tio(s) materno(s)'

b. Un lexema que empieza con una oclusiva sorda (seguida o no de otra(s) consonante(s)):

SibilanteSorda+OclusivaSorda(+C)(+C)

por ejemplo: {s-} + [ptsi?] 'nuestro(s) pecho(s)' ['tecku ~ 'tsc] 'nuestro(s) pelo(s)'

c. Un lexema que empieza con una fricativa sorda (seguida o no de otra(s) consonante(s)):

SibilanteSorda+FricativaSorda(+C)(+C) por ejemplo: {s-} + [Ju] 'nuestra(s) panza(s)'

Cuando un lexema que empieza con la consonante /h/ se combina con un prefijo de forma lenizada ({C(v)-}), se elide la /h/:

(19) [hwa] 'suquia' (curandero)

a. [dz-wa] 'mi suquia'

b. [b-wa] 'su suquia (de usted)'

c. [s-wa] 'nuestro suquia'

Por lo tanto, la prefijacion de {j(v)-} {b(v)-} o {s(v)-} a lexemas que inician con /h/ no crea grupos consonanticos, de manera que no se estudiaran las combinaciones {prefijo}+/#h/.

Todos los ejemplos presentados en este articulo fueron producidos en aislamiento, de manera que los grupos consonanticos estudiados siempre se dan en posicion inicial absoluta (esto es, despues de una pausa).

La presentacion que sigue a continuacion esta organizada de la siguiente manera: en la seccion 2, se estudian los grupos creados por la prefijacion de una oclusiva sonora, {j(v)-} 1SG o {b(v)-} 2SG. Se observa que las secuencias OclusivaSonora+OclusivaSonora no son posibles y que el bribri recurre a varias estrategias para impedir este grupo prohibido (2.1). Al contrario, se ve que las secuencias OclusivaSonora+ObstruyenteSorda se observan, con la condicion de que la primera consonante se desonorice; estas secuencias tambien varian de manera libre con secuencias mas sencillas (2.2).

En la seccion 3, se estudian los grupos creados por la prefijacion de una sibilante sorda, {s(v)-} IPL.INCL. Se observa que todas las combinaciones son posibles: SibilanteSorda+OclusivaSorda (3.1), SibilanteSorda+OclusivaSonora (3.2) y SibilanteSorda+SibilanteSorda (3.3).

En la seccion 4 se estudia el resultado articulatorio de la combinacion de dos consonantes articuladas en dos puntos distintos de la lengua.

En la seccion 5, se vuelve a dos regularidades que se destacaron en las secciones previas. Primero, mientras que las secuencias Sibilante+Oclusiva no muestran ningun problema en cuanto a la realizacion del modo de la primera consonante, las secuencias de dos oclusivas muestran variacion al respecto. Asi, se observan las secuencias OclusivaSorda+OclusivaSorda, pero estas tambien varian con realizaciones Sibilante+Oclusiva y Oclusiva+Vocal+Oclusiva. Segundo, mientras que se observan las secuencias OclusivaSorda+OclusivaSorda, no se hallan las secuencias OclusivaSonora+OclusivaSonora. En esta seccion, se estudian con mas detalle los grupos de dos oclusivas, mostrando las dos restricciones que aparecen: una restriccion de modo y otra de sonorizacion.

Finalmente, en la seccion 6 se estudia la configuracion de mayor complejidad: la prefijacion de {j(v)-} {b(v)-} y {s(v)-} a lexemas que inician con una secuencia de dos obstruyentes, lo que da como resultado la formacion de secuencias de tres obstruyentes.

2. (j(v)-} 1sg y {b(v)-} 2SG (oclusivas) prefijados a un lexema que empieza con una obstruyente

En esta seccion, se estudian los grupos de consonantes formados por la prefijacion de {j-(v)-} 1SG y {b(v)-} 2SG; esto es, los prefijos que incluyen una oclusiva. Se describen las realizaciones de estos prefijos cuando se agregan a una base que empieza por otra oclusiva sonora (2.1) o por una obstruyente sorda (2.2).

2.1. {j-(v)} 1SG y {b(v)-} 2SG prefijados a un lexema que empieza con una oclusiva sonora

En esta seccion, se analiza la prefijacion de {j-(v)} 1sg y {b(v)-} 2SG a lexemas que inician con una oclusiva sonora, lo que da como resultado la formacion de secuencias de dos oclusivas sonoras.

Greenberg (1978a:259260), en un estudio de 1030 grupos de dos obstruyentes en posicion inicial, en 104 lenguas de distintas familias linguisticas, expone los porcentajes siguientes, en cuanto a la sonorizacion de los miembros del grupo:
Tabla 5

66.7%         [-S] [+s]
21,65%        [+S] [+s]
10,68%        [-S] [+s]
0,97%         [+s][-s]
[-s] Sordo
[+s] Sonoro


Porcentaje del numero de secuencias de obstruyentes segun el patron de sonorizacion (adaptado de Greenberg 1978a:260)

Como se puede apreciar, la mayor parte de los grupos de dos obstruyentes que Greenberg ha estudiado llevan dos consonantes sordas (66,7%), y solo el 21,65% se componen de dos consonantes sonoras. Las secuencias cuyas consonantes no estan armonizadas en sonoridad son aun mas escasas (10,68% [-s][+s] y 0,97% [+s][-s]).

En su estudio, Greenberg trata los grupos de obstruyentes, sin distinguir las fricativas de las oclusivas. Acerca de esta distincion, Morelli (1999), al estudiar secuencias de obstruyentes en 30 idiomas de distintas familias, demuestra la siguiente regla de implicacion:

/// Asi, si una lengua cuenta con un grupo Oclusiva+Fricativa, tambien cuenta con un grupo Fricativa+Oclusiva. Si cuenta con un grupo de dos oclusivas, tambien cuenta con los dos primeros grupos. Esto conlleva al hecho de que los grupos de dos oclusivas son los mas marcados dentro de los grupos de obstruyentes. Por 'marcados' se entiende que son poco comunes entre las lenguas del mundo.

Si se combinan las informaciones que nos dan Morelli y Greenberg -respectivamente acerca de los diferentes tipos de obstruyentes y de la sonorizacion- resulta que las secuencias de dos oclusivas sonoras son bastante escasas. El bribri no es una excepcion y prohibe dicha secuencia. Para impedir este grupo prohibido, el bribri recurre a varias estrategias, que varian segun el modo y segun el punto de articulacion de las consonantes. La estrategia mas general, que se encuentra para cualquier secuencia, es la 'reinsercion', o mas bien el mantenimiento, de una vocal entre las dos consonantes. Ademas, si la consonante del prefijo y la del lexema se producen con el mismo articulador, se pueden presentar dos estrategias mas, en variacion libre con la primera. Se trata de dos estrategias de disimilacion, que toman en cuenta el modo de articulacion de la consonante del prefijo. Si la consonante es africada (1SG {j(y)-}), se fricativiza; si la consonante es oclusiva (2sg {b(v)-}), se elide. El resto de esta seccion esta dedicada a la descripcion de estos tres procesos.

2.1.1. Secuencias de dos oclusivas sonoras: estrategia general

Cuando los prefijos {j(v)-} y {b(v)-} preceden a un lexema que empieza con una oclusiva sonora, se pueden observar las formas de los prefijos con vocal extremadamente breve, generalmente centralizada o armonizada: {jv-} y {bv-}. Las formas {j-} y {b-} (sin vocal) nunca se observan en este entorno. Se presentan, a continuacion, los siguientes ejemplos:

En (20) se puede observar (j(y)-} 1SG ante lexemas que empiezan por oclusivas sonoras orales y nasales, de cada uno de los puntos de articulacion (labial, coronal y palatal). En (21) se puede observar lo mismo, con el prefijo {b(v)} 2SG.

(20) a. [je-'bri-wu] 'mi(s) collar(es)' b. [jI-'jI-br-e] 'cace' (1SG-padre?-?-PFV.RCT)

c. [nu-'mu] 'mi cunada (ego femenino)'

d. [ne-'nu-kur] 'mi plata'

e. [pI-pc'-c] 'mi(s) camino(s)'

(21) a. [bu-'bu-we] 'su(s) cocina(s)'

b. [be-'di-ra] 'su ceibito (animal)'

c. [bi-'ji] 'su padre'

d. [mo-'mi] 'su madre'

e. [me-'nc] 'su tio materno'

f. [ma-'nak] 'sus nalgas'

El bribri no permite secuencias de dos oclusivas sonoras. La presencia de la vocal posibilita prevenir el grupo consonantico prohibido. Esto se nota tanto en el caso de la prefijacion de los indices de persona ((20) y (21)) como en el caso mas general de la lenicion de la(s) silaba(s) no final(es) de morfemas (22):

(22) a. [de bcm] ~ rbcn)] (7)

b. [da'ji] ~ [rji]

c. [na'newe] [nanewi] [ninewi] [rn ewi]

d. [ma' nene] ~ [ma' nene]

e. [ma'nek"'] ~ [manek]

pero * ['dbcm ] 'diez'

pero * ['dji] 'sal'

pero * ['npewi] 'noche, oscuridad'

pero * ['mnene] 'limpio'

pero * ['mnek] 'dentro de tres dias'

Se puede apreciar que la misma estrategia (reintroduccion/mantenimiento de una vocal entre dos obstruyentes) se aplica ya sea que las oclusivas se realicen orales o nasales. Ademas, se puede notar que la primera y la segunda consonante pueden solicitar articuladores distintos (por ejemplo (20) a. [}0-'bpiwu] 'mi collar': [j] dorsal y [b] bilabial) o pueden solicitar el mismo articulador (por ejemplo (20) b. [ji-'pbp] 'cace': dos [}], dorsales). Cuando las dos consonantes de la secuencia solicitan el mismo articulador, otras estrategias para prevenir el grupo prohibido se pueden encontrar, en variacion libre con la estrategia que consiste en reintroducir/mantener una vocal. Estas estrategias adicionales se presentan a continuacion.

2.1.2 Caso particular: secuencia de oclusivas producidas con el mismo articulador

Cuando los prefijos y {b(v)-} preceden a un lexema que empieza con una oclusiva sonora producida con el mismo articulador, se puede dar una disimilacion de la consonante del prefijo. Esta estrategia es una alternativa a la posibilidad de mantener la vocal muy breve del prefijo (estrategia descrita en la seccion previa, 2.1.1). Asi, el bribri es sensible al hecho de que dos oclusivas producidas con el mismo articulador se sigan en la cadena sonora. Esta particularidad corresponde a la restriccion de modulacion propuesta en la Teoria de la robustez del indice acustico perceptivo. En efecto, la modulacion de la cadena sonora permite una mejor prominencia acustica (Wright 2004:47-49). Aqui parece que el bribri es sensible a la falta de modulacion con respesto al articulador. En lo que concierne a la falta de modulacion con respecto al modo de articulacion (secuencia de oclusivas), vease seccion 5.

El tipo de disimilacion varia segun el modo de la consonante del prefijo: africado /j/ u oclusivo no africado /b/. Se presenta primeramente el comportamiento de la africada. Luego se describe lo que se observa con la oclusiva no africada. Hay que recordar que, aunque /j/ se realice foneticamente como una plosiva, [j] (o una nasal [p]), se comporta, dentro del sistema bribri, como una africada (vease seccion 1.3, Tabla 2).

Cuando la consonante del prefijo es africada, la vocal de este morfema se puede elidir totalmente, lo que se acompana de una fricativizacion de la consonante. Este proceso concierne a {j(v)-} 1SG; esto es, una oclusiva dorsal, que se realiza [3] cuando esta prefijada a un lexema que empiece con otra oclusiva lingual, sea dorsal ([j] y [p]) o coronal ([d] y [n]). (8) Son ejemplos de este proceso los siguientes casos:

(23) a. [3-dj-u] 'mi(s) liquido(s)'

b. ['3-di-ra] 'mi ceibito (animal)'

c. [3-dwa] 'mi tabaco/cigarrillo(s)'

d. [3-ji] 'mi padre'

e. ['3-.ji-wu] 'mi carbon'

f. ['3-na-u] (9) 'mi tio materno'

g. ['3-na-Wi] 'mi panza'

h. [3-no-'n-e-wa] 'me queme' (lSG-quemar-MVC-PFV.RCT-suFv)

Pasar de una oclusiva ([j]) a una fricativa ([3]) permite simplificar la secuencia de obstruyentes. En efecto, como lo nota Morelli (1999), los grupos Fricativa+Oclusiva son los mas comunes, mientras que las secuencias Oclusiva+Oclusiva estan entre los menos frecuentes:

/// En las lenguas del mundo, las secuencias Fricativa+Oclusiva son generalmente preferidas a las secuencias Oclusiva+Oclusiva por las caracteristicas acusticas de estos dos tipos de obstruyentes. Estos argumentos acusticos se detallan en la seccion 5.

Dentro del modelo de la Fonologia Articulatoria, se puede representar el cambio de {j-} a {z-} por una reduccion espacial y/o temporal del gesto (gesture). La Fonologia Articulatoria se basa en gestos articulatorios abstractos. A un nivel abstracto, /j/ es una africada en el sistema bribri. Asi, el cambio de {j-} a {z-} es el de una africada a una fricativa. Se produce un cambio del parametro de grado de constriccion: se pasa de una constriccion total seguida de una constriccion fuerte--[closed+critical]--a una sencilla constriccion fuerte--[critical]. Se puede analizar este cambio como una reduccion espacial: en vez de llegar a tocar el paladar, el dorso solo se acerca a el. Tambien se puede analizar como una reduccion temporal: solo queda la segunda parte del gesto inicial, [closed+critical]. Por otra parte, si se quiere tomar en cuenta el hecho de que la africada palatal sonora del bribri se realiza como una plosiva ([j] y no [dz]), el cambio de {j-} a {z-} se trataria como una reduccion espacial del gesto: se pasa de una constriccion total (oclusion) a una fuerte constriccion.

Se ha notado que el cambio de {j-} a {z-} se da tanto cuando las dos consonantes de la secuencia son dorsales (vease ejemplo (23) d, e: {j-}+[#j]; {j-}+[#n]) como cuando la primera es dorsal mientras que la segunda es coronal (vease ejemplo (23) a, c: {j-}+[#d]; {j-}+[#n]). La restriccion no consiste en que las dos consonantes sean producidas en el mismo punto de articulacion, sino que soliciten el mismo articulador: la lengua. Asi, desde un enfoque articulatorio de la fonologia, el nucleo TONGUE (lengua), que es comun a los articuladores TT (coronal) y TB (dorsal) y que se propone en la version jerarquizada del modelo (Browman & Goldstein 1989:223-225), encuentra aqui toda su justificacion.

Cuando la consonante del prefijo es una oclusiva no africada y precede a una oclusiva sonora producida con el mismo articulador, la primera consonante se puede elidir con fin de evitar la secuencia prohibida OclusivaSonora+OclusivaSonora. Este proceso se refiere a {b(v)-} 2SG, que se realiza {V-} cuando esta prefijado a un lexema que empieza con otra oclusiva bilabial. En este caso, la vocal del prefijo va a mantenerse, y generalmente va a realizarse menos breve que en los demas entornos (se detallara esto mas adelante, con los Espectrogramas 1 y 2). No obstante, se mantiene la lenicion de la vocal, por una realizacion armonizada con la vocal siguiente:

(24) a. [c-'bc-[ruk] 'su enemigo'

b. [u-bu'ru] 'su jefe'

c. [a-'ma-kur] 'su(s) rifle(s)'

d. [u-'mi-ra] 'su tia materna'

e. [c-'mck] 'su lechuza'

A continuacion, se presentan dos espectrogramas del sintagma 'su(s) collar(es)'. El primero es realizado con la version {bv-} del prefijo: [bo-'bp-wu]. El segundo es realizado con la version {V-}: [u-'bp]. Se puede observar que en el segundo caso la vocal es mas larga que en el primer caso (61 ms vs 133 ms).

Dentro del modelo de la Fonologia Articulatoria, se analiza el cambio de {bv-} a {V-} como la elision del gesto de la consonante, LIPS [closed].

Finalmente, el caracter facultativo de las disimilaciones se puede notar comparando las formas a. y b. de los siguientes ejemplos:

(25) a. [fe-'jak"'] 'mi nuera/suegra'

b. [z-jak1--

(26) a. [ji-'ja-mi-pa] 'mis amigos/familiares'

b. ['z-ja-mi-pa]--

(27) a. [bu-'bu-we] 'su(s) cocina(s)'

b. [u-bu-we]--

(28) a. [mc-'mu] 'su cunada (ego femenino)'

b. [z-mu]--

2.1.3 Resumen

La secuencia compleja OclusivaSonora+OclusivaSonora es poco comun en las lenguas del mundo. El bribri no es una excepcion y prohibe este grupo consonantico. Para impedir este tipo de secuencia, cuando los prefijos {j(v)-} y {b(v)-} se agregan a un lexema que empieza con otra oclusiva sonora, se observan tres estrategias. Una es general y se encuentra en todos los entornos: consiste en la reintroduccion/mantenimiento de la vocal del prefijo, que se realiza extremadamente breve y generalmente centralizada o armonizada. La reintroduccion/mantenimiento de la vocal permite romper la secuencia consonantica que se hubiera dado. Las otras dos estrategias son disimilaciones y se producen cuando la consonante del prefijo implica el mismo articulador que la consonante inicial del lexema: los labios para secuencias de dos bilabiales; o la lengua para secuencias de dos linguales. Estas dos estrategias se dan en variacion libre con la primera. Varian segun que el prefijo sea una consonante africada u oclusiva no africada. La consonante africada ({j(v)-}) se fricativiza ([j][flecha diestra] [z]), mientras que la oclusiva no africada ({b(v)-}) se elide ([b] [flecha diestra] [0]). En el segundo caso, la vocal del prefijo no solo se mantiene sino que se realiza menos breve que en los demas entornos.

En esta seccion, se han analizado las secuencias OclusivaSonora+ OclusivaSonora. A continuacion (2.2), se estudian, entre otras secuencias, los grupos OclusivaSonora+OclusivaSorda. Mas adelante, en la seccion 5, se analizaran en detalle las dos restricciones que se destacan de estos dos tipos de secuencias: el modo oclusivo y la sonorizacion.

2.2. {j-(v)} 1sg y {b(v)-} 2SG prefijados a un lexema que empieza con una obstruyente sorda

Cuando {y(v)-} 1sg y {b(v)-} 2SG se prefijan a un lexema que empieza con una obstruyente sorda, ya sea una oclusiva o una sibilante, se observan las formas sin vocal. La forma con vocal solo se encuentra para el prefijo de 2sg, pero nunca para el de 1SG. Se tratara la forma de 2SG con vocal mas adelante. Por el momento, se analizan las formas sin vocal.

Cuando {j-} 1SG y {b-} 2SG preceden una obstruyente sorda, se confrontan a la restriccion universal de sonorizacion (Universal Voicing Constraint) postulada por Lombardi (1995:62). Esta restriccion "[n]o permite que una obstruyente sorda se interponga entre una obstruyente sonora y un nucleo de silaba" (10) (Lombardi 1995:62). De hecho, algunos idiomas explicitan este patron de grupos consonanticos marcado, como el hebreo moderno (semitico) y el khasi (monkhmer) (y quizas el bilaan (austronesio)) (Greenberg 1978a; Kreitman 2008, 2010). Sin embargo, si se da la secuencia Obstruye nteSonora+ObstruyenteSorda en algunas lenguas, sigue siendo un patron muy escaso.

El bribri se comporta como la mayor parte de las lenguas, evitando esta secuencia en posicion preapice. Con el fin de impedir este grupo prohibido, la primera consonante se desonoriza. Asi, {j-} se realiza como [tf-] y {b-} se realiza como [p-]. Se presentan, a continuacion, ejemplos de {j-} 1SG (29) y {b-} 2SG (30) desonorizados frente a obstruyentes sordas con distintos puntos de articulacion:

(29) a. [tf-pkru?] 'mi(s) anzuelo(s)'

b. [tf-tra] 'mi abuelo paterno'

c. ['tf-tec-ku] 'mi pelo'

d. [tf-tfk-e] 'comi' (lSG-comer-PFV.RCT)

e. ['tf-kim-ei-tu] 'me ayudo' (lSG-ayudar-PFV.RCT 3sg-erg)

f. [tf-su'pm] 'mi(s) guajiniquil(es)'

g. [tf:u] 'mi panza' (1sg {tf-}+'panza' [ju])

(30) a. [p'-ti-ska] 'su(s) escalera(s)'

b. [p-tei] 'su espalda'

c. ['p-tf-u-mi? ] 'pase!' (2SG-pasar-iMPSUFV)

d. [p-ka] 'su(s) diente(s)'

e. ['p-se-n-u] 'viva!' (2SG-vivir-MVCiMP)

f. [p-ju] 'su panza'

Aunque la ausencia de vocal en las secuencias de varias oclusivas en los ejemplos previos puede parecer sorprendente (como [tfpkr] [tftr] [tfte] [tftf] [tfk] [pt] [pte] [ptf] [pk]), una escucha cuidadosa y un analisis atento de los espectrogramas de banda ancha demuestran que estas formas asi se dan: no hay ninguna vocal. En efecto, al escuchar el relajamiento de la primera consonante, no se puede notar ninguna estructura armonica.

Se presentan a continuacion los espectrogramas de algunos de los ejemplos anteriores: [tf-tpa] 'mi abuelo paterno' (Africada+Plosiva), ejemplo (29) b, [p-tei] 'su espalda' (Plosiva+Africada) (30) b, ['tf-teo-ku] 'mi pelo' (Africada+Africada) (29) c y [p-ka] 'su(s) diente(s)' (Plosiva+Plosiva) (30) d. En cada uno de estos espectrogramas, se pueden notar 1. la ausencia de estructura formantica durante el relajamiento de la primera consonante; 2. un silencio y la ausencia de onda periodica despues de esta consonante y 3. la ausencia de frecuencia fundamental (F0, representada con la fina linea negra dentro del espectrograma); es decir, la ausencia de sonorizacion, durante el grupo consonantico (se puede ver que F0 solo empieza al final del relajamiento de la segunda consonante).

Sin embargo, como se vera mas adelante, algunas secuencias de obstruyentes ([CC(C)]) pueden alternar con secuencias donde se introducen/mantienen vocales lenizadas ([CyC(vC)]), pero esto no siempre ocurre.

En cuanto a la desonorizacion de los prefijos, siempre es la segunda consonante de la secuencia (esto es, la primera consonante del lexema) la que asimila a la primera (es decir, la consonante del prefijo), y nunca al contrario. Esta caracteristica no esta relacionada con una jerarquia entre categorias de morfemas (un morfema gramatical vs un morfema lexical), dado que este fenomeno tambien se produce dentro de un mismo morfema. Como se puede observar, por ejemplo, en los morfemas lexicales siguientes, la elision del primer nucleo conlleva a la asimilacion de la primera consonante por la segunda:

(31) a. [ba'tsi] ~ [ptsi] 'rojo'

b. [batfatfetfa] ~ [ptfabra] 'amargo'

c. [ba'tseur] ~ [ptsur] 'higueron'

d. [de'ka?] ~ [tka?] 'espina'

e. [da'kur] ~ [da'kur] ~ [tkur] ~ [rkur] 'murcielago'

El hecho de que sea la primera consonante la que se asimile a la segunda es una tendencia universal de los grupos consonanticos cuyo segundo miembro es una obstruyente (Ohala 1990, Wilson 2001). Se puede relacionar con el hecho de que la primera consonante no tiene nucleo o sonante en los cuales relajarse: privada de transicion formantica, la primera consonante es acusticamente menos fuerte que la segunda, asi que la segunda asimila acusticamente a la primera (veanse, por ejemplo, los estudios de Byrd 1992, 1996).

Dentro del modelo de la Fonologia Articulatoria, la desonorizacion de {j-} y {b-} ante consonante sorda se puede representar por la superposicion del gesto de los pliegues vocales (o 'cuerdas' vocales) durante la produccion de la segunda consonante con el gesto correspondiente durante la realizacion de la primera consonante. Esto es lo que se esquematizo en la Figura 3. Glo representa el articulador implicado para la sonorizacion: la glotis (es decir los pliegues vocales). Durante la produccion de la segunda consonante (C2), la cual es sorda, la glotis esta abierta ([open]), es decir que los pliegues vocales estan separados. En esta configuracion, los pliegues vocales no vibran y la consonante se realiza sorda. Durante la primera consonante (C1), que es normalmente sonora, la glotis tendria que estar cerrada ([critical]) (o [closed], pero aqui respeto la modelizacion de la sonorizacion de Browman & Goldstein 1989:237), de manera que los pliegues vocales esten unidos, para vibrar y crear sonorizacion. Sin embargo, se anticipa el gesto de C2 mientras se articula C1 y se abre la glotis desde el inicio de la secuencia consonantica. Esto tiene por consecuencia que C1 se realice sorda.

Ademas, dentro de las secuencias Oclusiva({j-}/{b-})+ObstruyenteSorda, las secuencias de dos oclusivas son tipologicamente poco comunes mientras que las secuencias Oclusiva+Sibilante se encuentran mas atestiguadas (vease la escala de Morelli en Figura 2). Esto se explica por las caracteristicas internas de las sibilantes (lo que sera desarrollado en la seccion 5). Como se vio mas arriba (vease seccion 2.2, Espectrograma 36), el bribri acepta los grupos de dos o tres oclusivas. No obstante, tambien se pueden reducir estos grupos bastante marcados. Se observan dos estrategias con el fin de impedir las secuencias Oclusiva+Oclusiva, que difieren segun el modo de la consonante del prefijo (C1).

Ante una oclusiva lingual (TONGUE) (coronal, TT; o dorsal, TB), la africada, [tf-] 1sg, se puede fricativizar y realizarse [f-]. Se presentan ejemplos que muestran el prefijo de 1sg ante las tres oclusivas linguales del bribri: /t/ (ac), /te/ (d, e) y /tf/ (f):

(32) a. [f-ta] 'mi(s) maraca(s)' (~ a'. [tf-ta])

b. [f-tra] 'mi abuelo paterno' (~ b'. [tf-tpa])

c. [f-'tiska] 'mi(s) escalera(s)'

d. ['f-tsawak] 'mi hormiga'

e. ['f-tsaku] 'mi pelo' (~ e'. ['tf-tea-ku])

f. [f-tfu'mu] 'mi(s) banano(s)' (~ f. [tf-tfu-'mu])

Como se puede observar en a, b, e y f, las realizaciones africadas [tf-] o fricativas [f-] se dan en variacion libre. En los datos, aparece la realizacion fricativa con mucha mas frecuencia que la realizacion africada.

Por su lado, [p-] 2SG puede variar con una forma con vocal lenizada. En este caso, se puede realizar desonorizado, [pv-], o sonorizado, [bv-]. La presencia de la vocal le permite al prefijo realizarse con sonorizacion. A diferencia de lo que se observa para el prefijo de 1SG, el modo y el lugar de la obstruyente sorda que sigue no condiciona la realizacion con o sin vocal del prefijo 2SG. Asi, [pv-] y [bv-] se encuentran ante plosivas, africadas, fricativas, labiales, coronales y dorsales, como lo muestran los ejemplos siguientes:

(33) a. [be-ke'pu] ~ [be'kpu] ~ [bu-'kpu] 'su(s) hamaca(s)'

b. [be-tfu'mu] ~ b'. [pu-ru'mu] 'su(s) banano(s)'

c. [be-'tj'i?] ~ c'. [p-tfi?] 'su(s) pulga(s)'

d. [pe-'ptei'? ] 'su(s) pecho'

e. [pe-'pkru?] 'su(s) anzuelo's

f [pg-ta'be] ~ f. [p-ta'be] 'su(s) machete(s)'

Los ejemplos en b, c y f evidencian que las realizaciones [bv-], [pv-] y [p-] estan en variacion libre. Contrariamente a lo que se observa para el prefijo de 1SG, no se privilegian las formas que permiten evitar la secuencia Oclusiva+Oclusiva: asi, [p-] se da mas a menudo que [bv-] y [pv-].

En el caso de [#] ~ [f], se presenta una disimilacion de modo que permite simplificar la secuencia consonantica, pasando de un grupo marcado Oclusiva+Oclusiva a uno mucho mas comun, Fricativa+Oclusiva (vease la escala de Morelli en la Figura 2). En el caso de [p] ~ [pv] ~ [bv], se mantiene una vocal muy breve, centralizada o armonizada, que permite romper la secuencia prohibida. Estos dos procesos son similares a los involucrados en las secuencias {t(v)-}/{b(v)-}+ OclusivaSonora (vease seccion 2.1). Las explicaciones acusticas a estas dos simplificaciones de grupos consonanticos seran presentadas en la seccion 5.

3. {s(v)-} 1pl.inlc (fricativa) prefijado a un lexema que empieza con una obstruyente

En las secciones previas se estudiaron las secuencias consonanticas complejas que resultan de la prefijacion de (j(v)-} 1SG y {b(v)-} 2SG. En la presente seccion, se estudian los grupos de consonante formados por la prefijacion de {s(v)-} Ipl.incl. Se describen las realizaciones de este prefijo cuando se anade a una base que empieza por una oclusiva sorda (3.1), por una oclusiva sonora (3.2) y por otra sibilante (3.3).

3.1 {s(v)-} prefijado a un lexema empezando con una oclusiva sorda

Cuando {s(v)-} IPL.INCL se prefija a un lexema que inicia con una oclusiva sorda, siempre se da la forma {s-} (sin vocal) y el grupo consonantico no sufre ningun cambio. A continuacion, se presentan ejemplos de {s-} IPL.INCL prefijado a lexemas que empiezan por consonantes oclusivas sordas de cada uno de los puntos de articulacion:

(34) a. [s-pkru?] 'nuestro(s) anzuelo(s)'

b. [s-ta'be] 'nuestra(s) machete(s)'

c. [s-tsi] 'nuestra(s) espalda(s)'

d. [s-tfu'mu] 'nuestro(s) banano(s)'

e. [s-ki] 'nuestro hermano (ego femenino)'

Esto no es de sorprender dado que--como se detallara en la seccion 5--las sibilantes son consonantes muy robustas que sobreviven mas facilmente en ausencia de transicion con una vocal, una semivocal o una liquida (Wright 2004:52). Por lo tanto, no se necesita ninguna vocal y se puede usar la forma mas sencilla (es decir {s-}).

3.2. {s(v)-} prefijado a un lexema que empieza con una oclusiva sonora

Cuando {s(v)-} IPL.INCL precede a una oclusiva sonora, su realizacion mas comun es [sz-]; es decir, con postsonorizacion de la consonante:

(35) a. [sz-bu'ru] 'nuestro jefe'

b. [sz-bjc?] 'nuestro(s) gancho(s)'

c. [sz-'di-ra] 'nuestro ceibito (tambien 'serafin de platanar')'

d. [sz-di?] 'nuestro(s)/a rio(s)/agua'

e. [sz-ji] 'nuestro padre'

Sin embargo, tambien se pueden encontrar ejemplos sin sonorizacion ([s-]):

(36) a. [s-bu'ru] 'nuetro jefe'

b. [s-'mi] 'nuestra mama'

c. [s-'nak] 'nuestras nalgas'

Finalmente, y con menos frecuencia, se observa la forma del prefijo con una vocal extremadamente breve y centralizada: [sv-]:

(37) a. [se-bu'ru] 'nuestro jefe'

b. [so-'mu] 'nuestra cunada (ego femenino)'

c. [sa-'na-u] ~ [so-'na-u] 'nuestro tio'

Si se comparan los ejemplos (35) a, (36) a y (37) a, 'nuestro jefe', se nota que las tres realizaciones, [sz-], [s-] y [sv-], estan en variacion libre.

Cuando se usa la forma {sv-}, nunca hay sonorizacion de la consonante. La postsonorizacion de {s} es el resultado de la transicion entre una consonante sorda, {s-}, y una consonante sonora, [#C]. La presencia de una vocal breve evita la coarticulacion entre las dos consonantes y permite que [s] mantenga su realizacion sorda durante toda la duracion de su produccion.

La representacion a traves del marco teorico de la Fonologia Articulatoria, que se dio para dar cuenta de la desonorizacion de {j-} y {b-} a {#-} y {p-} (vease Figura 3), tambien es valida para dar cuenta de la sonorizacion facultativa de {s-} en {sz-}.

La diferencia reside en que, mientras que, en el caso previo, la superposicion de los gestos es total y obligatoria, en el caso de {sz-} la superposicion es solo parcial. Asi, mientras que en la Figura 3 el gesto glo [open] de C2 se anticipa desde el inicio de la secuencia, en la Figura 4 el gesto glo [critical] de C2 empieza cuando C1 ya se empezo a producir y continua produciendose. De este modo, C1 empieza a realizarse con la glotis abierta (glo [open]), es decir, con los pliegues vocales apartados (consonante sorda), y se acaba de producir con la glotis cerrada (glo [critical]), es decir con los pliegues vocales unidos (consonante sonora): [sz]:

El hecho de que la sonorizacion solo sea parcial y hasta facultativa se puede explicar por caracteristicas acusticas y aerodinamicas de las fricativas. Estas caracteristicas tienen por consecuencia que, tipologicamente, se prefieran las fricativas sordas sobre las fricativas sonoras (las particularidades acusticas y aerodinamicas de las fricativas y de sus implicaciones tipologicas se pueden encontrar, entre otros, en Ladefoged & Maddieson 1996:176-178). En efecto, desde el punto de vista acustico, las fuertes bajas frecuencias de la sonorizacion tienden a ocultar las aun mas bajas frecuencias de la friccion. Ademas, la produccion de una friccion necesita una cierta presion en la cavidad oral. Al contrario, la vibracion de los pliegues vocales necesita una presion oral bastante baja (lo que se explicara con mas detalle en la seccion 5.2). Por lo tanto, las caracteristicas acusticas de [s] hacen que, en bribri, su sonorizacion solo sea facultativa y, cuando se da, solo sea de manera parcial.

3.3. {s(v)} prefijado a un lexema que empieza con una sibilante

Cuando {s(v)} IPL.INCL se prefija a un lexema que inicia con otra sibilante, se da una realizacion geminada de la consonante resultante:

(38) a. [sm'ri] 'nuestra(s) flecha(s)' (1pl.incl {s-}+'flecha' [su'pi])

b. [f:u] 'nuestra(s) panza(s)' (1pl.incl {s-}+'panza' [ju])

c. [s:ke'me?] ~ [jtka'me?] 'nuestro(s) arco(s)' (1pl.incl {s-}+'arco' [fka'me?])

Sin embargo, se requeriria una grabacion de estos sintagmas en un contexto de habla natural para verificar que se mantiene la geminacion y que la realizacion larga no solo es una consecuencia del contexto de elicitacion de sintagmas de manera aislada.

En los ejemplos (38) b y c, {s-} y [#J] se fusionan en sibilantes con puntos de articulacion intermedios: [s] y [[]. Este proceso se detalla en la seccion siguiente.

4. (t(v)-} 1SG y {s(v)-} 1PL.INCL (linguales) prefijados a un lexema que empieza con una obstruyente lingual

Como se presento en la seccion 1.2.1, la Fonologia Articulatoria representa los segmentos por combinacion de gestos, los cuales se componen de un articulador (lips, tt, tb, tr, vel o glo) y de parametros ([grado de constriccion], [punto de constriccion], [forma de constriccion] y [tension] (stiffness)). Este modelo predice que la superposicion de gestos puede desembocar en dos resultados distintos, uno acustico y el otro articulatorio, dependiendo de los articuladores implicados (vease Browman & Goldstein 1989:214215). Cuando se superponen dos gestos que involucran el mismo articulador, resulta un proceso de "ocultacion" (hiding)-, los dos gestos se siguen produciendo, pero, cuando la superposicion es muy importante, un gesto oculta el otro de manera acustica. Asi, por ejemplo, una secuencia tt [closed] + lips [closed], [tp] (coronal+labial), donde la superposicion de las dos consonantes es importante, se oye [p:] (labial) (Browman & Goldstein 1990:362; Byrd 1992). Por el contrario, si se superponen gestos que involucran el mismo articulador, resulta un fenomeno de "combinacion" (blending): el punto de articulacion de la consonante producida no es el de una de las dos consonantes iniciales sino un punto intermedio. Por ejemplo, si se da la secuencia de una plosiva dental (tt [dental, closed]) y de una plosiva postalveolar (TT [postalveolar, closed]), con mayor superposicion de las dos consonantes, se articula una consonante alveolar. Esta diferencia se explica dado que, mientras que se pueden combinar dos gestos que involucran articuladores distintos, dos gestos que implican el mismo articulador estan en competencia en cuanto a su articulacion.

En bribri, cuando una secuencia se compone de dos obstruyentes linguales, una coronal (TT) y otra dorsal (TB), se produce un fenomeno de combinacion. Para explicar esto, se tiene que agrupar los articuladores tt y tb en un solo articulador mayor: tongue (Browman & Goldstein 1989:223-225). Asi, ante una africada o una fricativa coronal (TT) (respectivamente [te] y [s]), {j-} 1SG (dorsal, TB) se realiza mas anteriormente (39). De manera inversa, ante una fricativa dorsal (TB) ([(]), {s(v)-} 1PL.INCL (coronal, tt) se realiza mas posteriormente (40). Las realizaciones resultantes se manifiestan en un continuum de consonantes articuladas acerca de la zona postalveolar ([[] [s] rn [te]).

(39) a. [te:u'ri] 'mi(s) flecha(s)' (1SG {tf-}+ 'flecha' [su'ri])

b. [teiu'rim] ~ [tf-su'pm] 'mi(s) guajiniquil(es) (arbol y fruta, esp.)'

c. ['r-tsa-ku] 'mi(s) pelo(s)'

d. [tf-tei] 'mi(s) espalda(s)'

e. ['f-tsa-wak] 'mi(s) hormiga(s)'

(40) a. [f:u] 'nuestra(s) panza(s)' (Ipl.incl {s-}+'panza' [ju])

b. [s:ke'me?] ~ [j ka'me?] 'nuestro(s) arco(s)' (Ipl.incl {s}+'arco' [fka'me?])

5. Conclusiones acerca de las secuencias de oclusivas: restricciones de modo y de sonorizacion

En las secciones 2-4, se describieron las posibles realizaciones de cada combinacion {prefijo}+[#C]. Se pueden proponer dos regularidades en este estudio. En primer lugar, mientras que las secuencias Sibilante+Oclusiva no muestran ningun problema en cuanto a la realizacion del modo de la primera consonante (seccion 3), se observan variaciones en las secuencias de dos oclusivas. Asi, si bien se observan las secuencias OclusivaSorda+OclusivaSorda, estas pueden estar en variacion con realizaciones sibilante+Oclusiva y oclusiva+Vocal+Oclusiva (seccion 2.2). En segundo lugar, mientras aparecen las secuencias Oclusivasorda+Oclusivasorda, no se registran las secuencias Oclusivasonora+Oclusivasonora (seccion 2.1). Al parecer, tanto el modo como la sonorizacion de las consonantes que componen estos grupos de oclusivas son factores restrictivos. A continuacion, se proponen explicaciones acusticas, articulatorias y aerodinamicas para estas dos restricciones. Se estudia primeramente la restriccion de modo (5.1) y luego la de sonorizacion (5.2).

5.1. Restriccion de modo

Las secuencias de dos oclusivas son tipologicamente poco comunes (Morelli 1999) y esto puede explicarse por las caracteristicas acusticas de tales secuencias. En efecto, un grupo de varias oclusivas infringe los cuatro principios de la Teoria de la robustez del indice acustico perceptivo (Wright 2004, Henke et al. 2012). Como se presento en la seccion 1.2.2, estos principios son: 1

1. Con respecto a la cadena sonora:

-la redundancia

-la modulacion

2. En relacion con cada segmento individual:

-la duracion

-la fuerza

Cada secuencia de obstruyentes carece de redundancia. En efecto, la ausencia de una vocal, de una semivocal o de una liquida entre cada obstruyente las priva de transiciones formanticas en las que se hubiera podido encontrar la informacion sobre las consonantes (punto y modo de articulacion, sonorizacion). Ademas, una secuencia de dos oclusivas carece de modulacion en lo que respecta al modo de articulacion (las dos consonantes tienen el mismo modo). En cuanto a la duracion, las oclusivas--sobre todo las plosivas--son, de entre los segmentos, los mas breves.

Finalmente, la fuerza de una plosiva--esto es, la robustez interna de su senal acustica--es bastante baja. En efecto, al contrario de las sonantes y de las vocales, las obstruyentes (plosivas, africadas y fricativas) tienen una senal aperiodica (resultan del ruido del aire contra los articuladores). Las senales aperiodicas son mas facilmente ocultadas por el ruido periodico o aperiodico que las senales periodicas (vease, por ejemplo, Miller & Nicely 1955, citados por Wright 2004:45). Esto es, en condiciones naturales de interaccion y sin redundancia de la senal (es decir, sin la presencia de transiciones formanticas con una vocal, una semivocal o una liquida), las obstruyentes tienen menos posibilidades de sobrevivir al ruido exterior que las sonantes o las vocales. Ademas, dentro de la categoria de las obstruyentes, las plosivas son especialmente debiles. En efecto, las fricativas y las africadas se componen total o parcialmente de una porcion de friccion. Esta porcion de la senal es bastante robusta frente al ruido, sobre todo la de las fricativas, gracias a su duracion, y, para las sibilantes, a su intensidad (Wright 2004:37,45). Al contrario, el mayor indice interno de las plosivas es su explosion (burst). La explosion es facilmente ocultada por el ruido, asi que la redundancia de la transicion formantica mejora su prominencia acustica (Wright 2004:38,45).

En consecuencia, las caracteristicas acusticas de las secuencias Oclusiva+ Oclusiva explican que este patron no sea tipologicamente muy comun: no es una secuencia que tenga mucha robustez. En bribri de Coroma, se observa este tipo de secuencia: 1SG [$]+OclusivaSorda y 2SG [p]+OclusivaSorda (seccion 2.2). Sin embargo, estas secuencias tambien varian de manera libre con secuencias tipologicamente mas extendidas: Sibilante+Oclusiva (1SG [f]+OclusivaSorda) y Oclusiva+Vocal+Oclusiva (2SG [py/bv]+OclusivaSorda) (seccion 2.2). Estas secuencias son tipologicamente mas comunes que las secuencias de varias oclusivas porque tienen mas robustez. Esto se detalla a continuacion.

5.1.1. La robustez de las secuencias Sibilante+Oclusiva

Las diferencias en cuanto a la modulacion, la duracion y la fuerza entre una secuencia de dos oclusivas y una secuencia Sibilante+Oclusiva hacen que la segunda secuencia sea acusticamente mucho mas robusta que la primera. En efecto, la transicion entre una fricativa y una oclusiva resulta de la modulacion de la senal (cambio de modo), teniendo en cuenta ademas que una fricativa tiene una duracion importante (Wright 2004:37). Por otro lado, las sibilantes son las consonantes con mayor fuerza interna, lo que resulta en el hecho de que la secuencias Sibilante+Consonante son muy comunes en las lenguas del mundo (Wright 2004:45,50,52). Asi, no es sorprendente que en bribri se observen las realizaciones [3]+OclusivaSonora y [f]+OclusivaSorda (Sibilante+Oclusiva), ademas de las realizaciones [#-]+OclusivaSorda (Oclusiva+Oclusiva) para el morfema {j(v)-} 1SG (la razon de la ausencia de la realizacion [}-]+OclusivaSonora sera tratada en la proxima seccion). Tambien explica que {s-} IPL.INCL se puede realizar, sin sufrir cambio fonologico, ante una oclusiva (Sibilante+Oclusiva), como se vio en las secciones 3.1 y 3.2.

5.1.2. La robustez del patron (C)VC

Secuencias del tipo CVCV son el mejor patron en cuanto a la robustez de la senal: tienen una redundancia y una modulacion maximas (Wright 2004:51). Esto explica el hecho de que la silaba CV sea la mas extendida en las lenguas del mundo, e incluso a veces el unico patron silabico (Maddieson 2013). Asi, no es sorprendente que una vocal que se pueda elidir tambien se pueda mantener. En bribri, el mantenimiento de la vocal depende del grado de complejidad de la secuencia consonantica: cuanto mas compleja es la secuencia, mas se requiere la presencia de la vocal.

Se presenta, a continuacion, el continuum de complejidad de las secuencias de obstruyentes del bribri que resultan de la prefijacion de los indices de persona. Como aparece en la Tabla 6, este continuum de complejidad se puede poner en paralelo con la presencia no observada, facultativa u obligatoria de la vocal del prefijo.

Asi, las secuencias AfricadaSorda/SibilanteSorda+ObstruyenteSorda son las secuencias de obstruyentes con menor complejidad. Como consecuencia, nunca se observa el mantenimiento de la vocal del prefijo: en este entorno, las formas observadas siempre son 1SG {$-}/{[-} y IPL.INCL {s-}, nunca son *{tfy-}/*{jy-} y *{sv-}. La africada [tf] y las fricativas [f] y [s] tienen robustez interna: una parte o la totalidad de estos segmentos son una porcion de friccion del tipo del de las sibilantes. Como se vio mas arriba, las sibilantes son las obstruyentes mas capaces de sobrevivir sin transicion formantica. Por eso no necesitan la reintroduccion/mantenimiento de la vocal del prefijo.

Las secuencias SibilanteSorda+OclusivaSonora llevan una complejidad un poco mas alta que la de las secuencias previas. En efecto, mientras que las secuencias AfricadaSorda/SibilanteSorda+ObstruyenteSorda respetan una armonia de sonorizacion, las secuencias SibilanteSorda+OclusivaSonora son heterogeneas al respecto. Como lo nota Greenberg, las secuencias de obstruyentes cuyos miembros no coinciden en sonorizacion se encuentran entre las menos observadas:

Esto puede explicarse por la complejidad mas alta que implica cambiar la configuracion de los pliegues vocales (no vibracion + vibracion) en lugar de mantenerlos en la misma configuracion durante toda la secuencia (no vibracion + no vibracion). Reintroducir/mantener una vocal entre las dos consonantes permite facilitar la produccion de la secuencia. Esta reintroduccion/mantenimiento solo es facultativa: en este contexto se observan las formas {s-}/{sz-} y {sv-}.

Las secuencias PlosivaSorda+ObstruyenteSorda son algo bastante complejo por las caracteristicas acusticas explicadas mas arriba. En bribri, se pueden dar, pero tambien varian con secuencias CVC. En efecto, en este entorno se observan las formas {p-} y {bV-}/{pV-}. La presencia de la vocal permite a la explosion de la plosiva tener mucha mas prominencia.

Finalmente, las secuencias PlosivaSonora+OclusivaSonora son las mas complejas. En la seccion siguiente (5.2) se proponen explicaciones acusticas y aerodinamicas para describir esta complejidad. Como consecuencia, siempre se reintroduce/mantiene una vocal: en este entorno se observan las formas {j-v-} y {bv-}/{V -} pero nunca las formas {j-} y {b-}. Ademas, se observa la forma {3-}: el cambio de oclusiva a fricativa se trato en la seccion previa (5.1.1).

5.2. Restriccion de sonorizacion

Como se vio en las secciones previas, en bribri se observan secuencias de dos oclusivas sordas, pero no secuencias de dos oclusivas sonoras. Asi, la sonorizacion de las oclusivas es un criterio decisivo para la elision o el mantenimiento de la vocal. La imposibilidad de tales secuencias respeta los patrones tipologicos: mientras que los grupos de dos oclusivas sordas se encuentran en algunas lenguas del mundo, los grupos de dos oclusivas cuya primera es sonora son mucho mas escasos. Al respecto, veanse los estudios de Greenberg (1978a) y Morelli (1999) presentados en la seccion 2.1. Aqui se reproducen las jerarquias de Greenberg y Morelli en cuanto a la sonorizacion y al modo de las secuencias de dos obstruyentes:
Tabla 8

66,1%         [-s][-s]
21.65%        [+s][+s]
10.68%        [-S] [+s]
0.97%         [+s][-s]
[-s] Sordo
[+s] Sonoro


Porcentaje del numero de secuencias de obstruyentes segun el patron de sonorizacion (adaptado de Greenberg 1978a:260)

Escala de implicacion de las secuencias de obstruyentes segun el patron de modo (fricativa vs oclusiva) (adaptado de Morelli 1999:44)

La restriccion de sonorizacion para los grupos de oclusivas se puede explicar por razones acusticas y aerodinamicas, por lo menos en lo que respecta a los grupos Plosiva+Oclusiva. En su estudio, Morelli (1999) no distingue las africadas de las plosivas, y las reune bajo el termino "oclusivas" (stops). En consecuencia, su estudio no da informacion sobre la proporcion de grupos Africada+Obstruyente en comparacion con el numero de grupos Plosiva+Obstruyente. A pesar de esto, dado que la robustez de las africadas es mas importante que la de las plosivas (duracion mas larga y fuerza mas amplia gracias a la porcion de friccion), se espera que las secuencias Africada+Obstruyente sean menos escasas que las secuencias Plosiva+Obstruyente. En bribri, las oclusivas sonoras se realizan como plosivas: [b d j]. Inclusive /}/, que fonologicamente se puede interpretar como una africada, se realiza como plosiva. Asi, en bribri, las secuencias OclusivaSonora+OclusivaSonora siempre son del tipo PlosivaSonora+PlosivaSonora.

La explosion de una plosiva sonora tiene una amplitud menos fuerte que la de una plosiva sorda (Zue 1976:50-51,56; Repp 1979:182-187). Esta caracteristica se puede relacionar con la Restriccion Aerodinamica de Sonorizacion (Aerodynamic Voicing Contraint) (Ohala 2011). Esta restriccion se puede definir asi:

"[L]a sonorizacion requiere un flujo suficiente de aire a traves de las cuerdas vocales unidas. El flujo de aire requiere una diferencia de presion suficiente entre la presion subglotal y la presion oral. (11) Durante una obstruyente, el aire se acumula en la cavidad oral, lo que aumenta [la presion oral]. Cuando la [presion oral] se acerca a [la presion subglotal], el flujo de aire cae debajo de lo necesario para la vibracion de las cuerdas vocales, asi que la sonorizacion se acaba." (12) (Ohala 2011:64)

La Restriccion Aerodinamica de Sonorizacion conlleva al hecho de que las plosivas sonoras tengan una articulacion que permite que la cavidad oral sea mas amplia, para que la presion oral sea menos alta. Por ejemplo, para las coronales, la lengua esta mas baja y con el dorso mas retractado, la mandibula esta mas baja asi como la laringe (vease Hamann & Fuchs 2008:100102). El hecho de que la presion oral sea mas baja tiene por consecuencia que la amplitud de la explosion sea menos fuerte. En efecto, el ruido de una explosion consonantica es el resultado del repentino cambio de presion cuando la oclusion se relaja. Cuanto menor sea la presion oral, menor sera la diferencia de presion en el relajamiento y menos importante sera la amplitud de la explosion. Asi, mientras que la prominencia de su explosion le permite a una plosiva sorda sobrevivir de manera 'aislada' (esto es, sin transicion formantica con una vocal, semivocal o liquida), la falta de prominencia acustica de la explosion de una plosiva sonora requiere la presencia de transicion formantica para la percepcion de la consonante.

Como se senalo arriba, la presencia de transicion formantica tambien es teoricamente preferida para las plosivas sordas (dado que el ruido aperiodico de la explosion puede ser facilmente ocultado por el ruido ambiente). Esto explica que la mayoria de las lenguas prohiban secuencias foneticas Plosiva+Oclusiva. Sin embargo, en el bribri de Coroma se observan tales secuencias, pero solo si son sordas. La restriccion de las secuencias Plosiva+Oclusiva en cuanto a la sonorizacion se puede explicar por la diferencia de prominencia acustica de la explosion entre una plosiva sorda y una plosiva sonora. Las estrategias del bribri para frenar la pobreza acustica de una secuencia PlosivaSonora+PlosivaSonora son dos: mantener una vocal (lo que permite mantener transiciones formanticas) (1SG [}v]+OclusivaSonora; 2SG [bv]+OclusivaSonora, [V]+OclusivaSonora) o convertir la primera plosiva en una sibilante (la cual tiene una robustez interna amplia) (1SG [3]+OclusivaSonora).

6. Prefijacion a lexemas que inician con una secuencia de obstruyentes

En esta ultima seccion, se estudian los grupos consonanticos mas complejos observados en bribri: las secuencias de tres obstruyentes en posicion inicial absoluta. Estas secuencias solo se encuentran en casos de prefijacion. En efecto, en lo que concierne a lexemas sin afijos, solo se encuentran hasta dos obstruyentes (los raros grupos de tres consonantes siempre estan constituidos por una tercera consonante liquida) (vease seccion 1.5).

La prefijacion de {j(v)-} 1SG, {b(v)-} 2SG or {s(v)-} Ipl.incl a un lexema que inicia con una secuencia de dos obstruyentes aumenta la complejidad del grupo consonantico ya existente. Hay que notar que estas secuencias siempre son sordas. En efecto, como se noto en las secciones 2.1.1 y 5.2, las secuencias de obstruyentes sonoras no son permitidas en bribri. Frente a la complejidad de una secuencia de tres obstruyentes sordas ([C-CC]), el bribri tiene tres comportamientos: (i) elidir la primera consonante del lexema, (ii) mantener la complejidad de la secuencia de tres obstruyentes y (iii) reintroducir/mantener vocal(es) para romper la secuencia. Se ordenan y presentan estas tres estrategias segun su frecuencia en los datos: la estrategia (i) es la mas observada mientras que la estrategia (iii) es la menos.

(i) Frente a secuencias de tres obstruyentes, la estrategia mas frecuentemente observada en los datos es la elision de la segunda consonante de la secuencia (esto es, la primera consonante del lexema), lo que se ilustra a continuacion (ejemplo (41)).

En la primera forma dada para cada ejemplo, se puede observar la elision de la primera consonante del lexema. Esta consonante tambien se puede mantener en la mayoria de los casos, como aparece resaltado en negrita, en la segunda forma de los ejemplos a y b:

(41) a. [tf-kru?] ~ [tf-pkru?] 'mi(s) anzuelo(s)'

b. [s-tsi?] ~ [s-ptsi?] 'nuestro(s) pecho(s)'

c. [p-kur] 'su murcielago (de usted)' ('murcielago' [tkur])

(ii) Como se ilustro en el ejemplo anterior, aunque a menudo se elide una de las tres consonantes, tambien se puede conservar la complejidad de la secuencia. En efecto, como se puede apreciar en los ejemplos siguientes, el bribri permite secuencias de tres obstruyentes en posicion inicial absoluta:

(42) a. [tf-kpu] 'mi(s) hamaca(s)'

b. [tf-kta] 'mi hermana (ego masculino)'

c. [tf-pkru?] 'mi(s) anzuelo(s)'

d. [p-j'ke'me? ] 'su(s) arco(s)'

e. [s-tfka] 'nuestro(s)/a cuerpo(s)/carne'

f. [s-ktfi] 'nuestra(s) rodilla(s)'

Un estudio atento de los espectrogramas revela que, en estos ejemplos, no esta presente ninguna vocal entre las diferentes obstruyentes. A modo de ilustracion, se presentan los espectrogramas de [s-ktfi] 'nuestra(s) rodilla(s)' (Sibilante+Oclusiva+Oclusiva) (presentado en (42) f) y [tf-pkru?] 'mi(s) anzuelo(s)' (Oclusiva+Oclusiva+Oclusiva) (presentado en (42) c). De la misma manera que se habia presentado en la seccion 2.2 para secuencias de dos oclusivas (Espectrograma 3-6), se puede notar en los siguientes espectrogramas de banda ancha 1. la ausencia de estructura formantica durante los relajamientos de las dos primeras consonantes; 2. un silencio y la ausencia de onda periodica despues de estas dos consonantes; 3. la ausencia de frecuencia fundamental (F0) (esto es la ausencia de sonorizacion) durante el grupo consonantico (se puede ver que F0 solo empieza despues o al final del relajamiento de la tercera consonante).

Sin embargo, se nota que estas secuencias siempre combinan plosivas y africadas o fricativas; es decir, no se observan secuencias de tres plosivas, tres africadas o tres fricativas. Asi, si estas secuencias infringen el principio de redundancia (no hay transiciones formanticas), por lo menos respetan los principios de modulacion (modulacion del modo), de duracion y de fuerza interna (presencia de fricativas y africadas). Para ilustrar esta restriccion, se presenta, a continuacion, el ejemplo de la prefijacion de la plosiva [p] ({b(v)}-) 2SG a una base que empieza con una secuencia de dos plosivas, [pkru?] 'anzuelo'. Se han observado tres realizaciones distintas en los datos estudiados:

(43) 'Su(s) anzuelo(s)': {b(v)-}+[pkru?]

a. [Pe-'kfu?]

b. [Pe-Pkru?]

c. [p-oktru?]

La realizacion [p-pkru?], con una secuencia de tres oclusivas, no se ha registrado. En (43) a, se observan dos estrategias: la que se detallo mas arriba en (i), esto es la elision de la primera consonante del lexema; asi como la estrategia que se describira mas abajo en (iii): la reintroduccion/mantenimiento de una vocal--aqui, la del prefijo--. En (43) b, tambien se observa la estrategia (iii), pero esta vez se mantienen las tres consonantes iniciales del lexema. Finalmente, en (43) c, se nota que todas las vocales de las silabas no finales estan elididas (/ba.-bV.kV.du?/ [flecha diestra] [p-$kru?]), pero esto se acompana con la fricativizacion de la segunda consonante del grupo. Esto permite cambiar la secuencia prohibida de tres oclusivas a una secuencia posible en bribri de dos oclusivas mas una fricativa. Ademas, [$] se realiza de manera bastante debil. Por otra parte, hay que notar que, si no se observa la realizacion [p-pkru?], ello no se debe a la presencia de dos plosivas bilabiales de manera secuencial. En efecto, tampoco se ha observado la realizacion [p-tkur] 'su murcielago', que combinaria una plosiva bilabial y otra dental. La restriccion solo se refiere al modo, no al punto de articulacion.

(iii) Finalmente, tambien es posible la presencia de vocales que rompen la secuencia, aunque no parece ser la pronunciacion mayoritaria. Como ya se vio al final de la seccion 2.2, la vocal que se mantiene puede ser la del prefijo, si el prefijo es una oclusiva no africada (una plosiva), {p-} (si es una africada, {#-}, se desfricativiza pero no se reintroduce/mantiene vocal, *{tfv-}; si es una fricativa, {s-}, no hay variacion de pronunciacion, *{sv-Csorda}, vease seccion 5.1.2). No obstante, tambien se puede mantener la vocal del lexema. A continuacion, se presenta un ejemplo de cada caso, acompanado con espectrogramas de banda ancha.

En (44) se puede observar la alternancia entre una secuencia de tres obstruyentes (reproducido de (42) d) y la misma secuencia con la reintroduccion/mantenimiento de la vocal del prefijo:

(44) a. [p-j'ke'me? ] 'su(s) arco(s)'

b. [Pejke'me?]--

A continuacion, se presentan espectrogramas de banda ancha de estos ejemplos. En el Espectrograma 9 (['p-j'keme? ]), se puede notar 1. la ausencia de estructura formantica durante los relajamientos de las dos primeras consonantes, [p] y [f]; 2. la ausencia de onda periodica entre [p] y [f]; ([f] se forma directamente despues de [p]); 3. la ausencia de onda periodica y un silencio entre [f] y [k]; y 4. la ausencia de frecuencia fundamental (F0) durante el grupo consonantico [pfk] (se puede ver que F0 solo empieza al final del relajamiento de [k]).

Al contrario, en el Espectrograma 10, donde se reintrodujo/mantuvo la vocal del prefijo ([pa- 'Jkame? ]), se pueden observar 1. una onda periodica entre [p] y [f] y 2. la presencia de frecuencia fundamental (F0) entre [p] y [f]. Ademas, se puede oir una estructura armonica al escuchar el trozo [pef ]. Estos tres indices muestran que se realiza la vocal de prefijo.

En el ejemplo siguiente, se puede observar la alternancia entre una secuencia de tres oclusivas (reproducido de (42) b) y la misma secuencia con la reintroduccion/ mantenimiento de una vocal en el lexema:

(45) a. [tf-kta] 'mi hermana (ego masculino)'

b. [tf-ku'ta]--

Se presentan a continuacion los espectrogramas de banda ancha de estos ejemplos. En el Espectrograma 11 ([tf-kta]), se observa 1. la ausencia de estructura formantica durante los relajamientos de las dos primeras consonantes, [tf] y [k]; 2. la ausencia de onda periodica y un silencio entre [#] y [k] y entre [k] y [t]; y 3. la ausencia de frecuencia fundamental (F0) durante el grupo consonantico [tfkt] (se puede ver que F0 solo empieza al final del relajamiento de [t]).

En oposicion, en el Espectrograma 12, donde se reintrodujo/mantuvo la primera vocal del lexema ([tf-ku'ta]), se puede observar una onda periodica despues de [k], acompanada de la frecuencia fundamental (F0). Ademas, se puede oir una estructura armonica al escuchar el trozo [kut]. Estos tres indices muestran que se realiza la vocal de la silaba no final del lexema.

Se vio en esta seccion que el bribri podia constar de secuencias foneticas de hasta tres obstruyentes. Estas secuencias siempre son sordas y se realizan por lo menos con una consonante fricativa o africada. Las secuencias de tres plosivas no son posibles. Las estrategias para impedirlas son (i) reducir la secuencia a dos plosivas, (ii) fricativizar una de las tres plosivas o (iii) reintroducir/mantener una o varias vocales entre las consonantes.

7. Conclusion

En el presente articulo se propone un analisis de los grupos consonanticos complejos en el bribri de Coroma, a traves del estudio de la prefijacion de los indices de persona, 1SG {j(v)-}, 2SG {b(v)-} y IPL.INCL {s(v)-} a lexemas que empiezan por una oclusiva (plosiva, nasal o africada) o una fricativa, seguida o no de otra(s) consonante(s). Este trabajo se inscribe en el marco teorico de la Fonologia de Laboratorio, mas especificamente en el marco de la Fonologia Articulatoria (Browman & Goldstein 1986, 1989, 1990, 1992) y de la Teoria de la robustez del indice acustico perceptivo (Wright 2004, Henke et al. 2012). El objetivo consistio en analizar el comportamiento del bribri frente a la complejidad de estas secuencias consonanticas.

El estudio mostro que esta lengua es tipologicamente interesante puesto que maneja secuencias foneticas de hasta tres obstruyentes, sin ningun segmento vocalico presente en el relajamiento de las primeras consonantes (por ejemplo [s-ptei? ] 'nuestro(s) pecho(s)'; [$-kpu] 'mi(s) hamaca(s)'; [p-Jko'me? ] 'su(s) arco(s)'). Ademas, las tres obstruyentes pueden estar seguidas de una liquida, lo que resulta en secuencias de cuatro consonantes cuyas dos primeras no tienen ninguna transicion formantica (por ejemplo [p-$kru?] 'su(s) anzuelo(s)'). No obstante, estas secuencias complejas y tipologicamente escasas requieren dos condiciones: (i) las secuencias siempre son sordas y (ii) por lo menos una de las tres obstruyentes es una africada o una fricativa. Las secuencias de obstruyentes sonoras y las secuencias de tres plosivas (incluso de tres plosivas sordas) no son posibles. Dos restricciones se pueden deducir de estas dos caracteristicas: (i) una restriccion de sonorizacion y (ii) una restriccion de modo de articulacion.

De hecho, estas dos restricciones no solo se refieren a las secuencias de tres obstruyentes, sino que tambien se aplican parcialmente a las secuencias de dos obstruyentes. En efecto, por una parte, mientras que son posibles las secuencias de dos plosivas sordas (por ejemplo [p-ka] 'su(s) diente(s)'; [p-'ti-ska] 'su(s) escalera(s)'), las secuencias de dos plosivas sonoras no lo son. Esto se puede explicar por las diferencias acusticas entre las explosiones (bursts) de plosivas sordas y sonoras. Mientras que la explosion de una plosiva sorda tiene robustez interna por su fuerte amplitud, la de una plosiva sonora es mas debil y necesita redundancia; es decir, una transicion formantica con una vocal, una semivocal o una liquida. Esto explica la restriccion de sonorizacion mencionada arriba (vease (i)). En bribri, la estrategia para beneficiarse de una transicion formantica consiste en la reintroduccion/mantenimiento de una vocal entre las plosivas (por ejemplo [ja-'bp-wu] 'mi(s) collar(es)'; [bu-'bu-we] ~ [u-bu-we] 'su(s) cocina(s)'). Esto resulta en el uso del patron silabico mas comun entre las lenguas del mundo: CVCV (por ejemplo, [bj-'ji] 'su padre').

Por otra parte, la reintroduccion/mantenimiento de una transicion formantica no es la unica estrategia observada para impedir secuencias de plosivas sonoras. En efecto, tambien se puede fricativizar la plosiva del prefijo (por ejemplo [3dwa] 'mi tabaco/cigarrillo(s)'). Este proceso recuerda el hecho de que, en secuencias de tres obstruyentes, por lo menos una tiene que ser una africada o una fricativa (vease la restriccion en (ii) arriba). Esta restriccion de modo se puede explicar por los principios de modulacion (variar los modos de las consonantes de la secuencia), y, sobre todo, de robustez interna (fuerza y duracion). Mientras que las plosivas tienen una robustez interna bastante baja (tanto en terminos de fuerza como de duracion), las africadas y las fricativas son largas y su friccion tiene mucha fuerza (especialmente la de las sibilantes).

Finalmente, es de notar que las estrategias para evitar secuencias de obstruyentes sonoras tambien se observan en el caso de secuencias de obstruyentes sordas. La diferencia es que, mientras que para las secuencias sonoras la reintroduccion/mantenimiento de una vocal o la fricativizacion son procesos obligatorios, en el caso de las secuencias sordas solo son facultativos (por ejemplo [pa-ta'be] ~ [p-ta'be] 'su(s) machete(s)'); [J-ta] ~ [$-ta] 'mi(s) maraca(s)'). En efecto, el bribri permite secuencias de varias obstruyentes sordas, incluso secuencias de dos plosivas. Las secuencias de dos plosivas no solo se observan en el contexto de la prefijacion de los indices de persona, sino que tambien se observan al inicio de lexemas: [pku'ra?] 'avispa', [kpa] 'chaman', [kta?] 'arbol, esp.', etc.

Se puede concluir que las secuencias foneticas de consonantes en bribri son tipologicamente bastante complejas y, por lo tanto, marcadas: (i) pueden estar constituidas por hasta cuatro consonantes, (ii) cuyas tres primeras pueden ser obstruyentes y (iii) las secuencias de dos plosivas son bastante comunes en la lengua. Sin embargo, el bribri tambien respeta las tendencias universales; a saber, evita las secuencias de plosivas sonoras y aprovecha la robustez interna de las fricativas y de las africadas, asi como el patron secuencial mas optimo: CVCV
Abreviaturas

1PL.EXCL   primera persona del plural exclusivo
1PL.INCL   primera persona del plural inclusivo
1SG        primera persona del singular
2PL        segunda persona del plural
2SG        segunda persona del singular
3PL        tercera persona del plural
3SG        tercera persona del singular
ADJ        adjetivo
C          consonante
ERG        ergativo
EXIST      existencial
IMP        imperativo
INF        infinitivo
MVC        mid-voice cluster (13)
PLUR       plural
PVF.RCT    perfectivo reciente
SUBST      substantivo
SUFV       sufijo verbal
V          vocal
V          vocal muy breve
VB         verbo


Notas

(1) Este estudio fue posible gracias a un financiamiento del ministerio frances de l'Enseignement Superieur et de la Recherche (contrato doctoral de la Universidad Lumiere Lyon 2). Los trabajos de campo fueron llevados a cabo gracias a financiamientos de varias instituciones: el laboratorio CNRS Dynamique Du Langage (DDL), el Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos (CEMCA) (beca "Aide a la mobilite") y el ministerio frances de l'Enseignement Superieur et de la Recherche (beca "Aires Culturelles").

Deseo agradecer a Carlos Sanchez Avendano para haberme ofrecido publicar en, desgraciadamente, el ultimo numero de esta gran revista para el mundo chibchanista que es Estudios de Linguistica Chibcha.

Asimismo, le expreso un inmenso agradecimiento a Natalia Eraso, por la relectura integral del espanol del presente articulo y por sus comentarios. Agradezco a Vincent Arnaud, para sus preciosos comentarios como fonetista y a Gerard Philippson y a Sophie Manus, mis directores de tesis. Gracias a Sara Pacchiarotti por compartir conmigo su conocimiento de la morfosintaxis del bribri. Finalmente, le agradezco al dictaminador anonimo por sus comentarios.

(2) Deseo agradecerles a los hablantes bribri que tuvieron la paciencia de trabajar conmigo, especialmente a Vicenta, Victoria y Monica. Les agradezco a todas las personas que me acogieron en los pueblos de Bajo Coen, Coroma y Amubre, asi como en San Jose. Gracias a Carlos Sanchez Avendano y a Ali Garcia Segura, quienes me facilitaron entrar en contacto con las comunidades bribri. Finalmente, agradezco a la Universidad de Costa Rica y a la Universidad Nacional, por recibirme cada vez que viajo a Costa Rica.

(3) El termino "obsolescencia" se utiliza en los trabajos sobre las lenguas en peligro para designar las evoluciones linguisticas que ocurren en esas lenguas (Dorian 1989).

(4) Para argumentos en favor de la TRIAP y un analisis critico del SSP, vease Henke et al. (2012:6872).

(5) 'Robustness can be defined as the redundancy of the cues minus the vulnerability of those cues. That is, the more cues point to a contrast and the less susceptible to masking or loss those cues are the more likely the contrast is to survive" (Wright 2004:52).

(6) En los estudios previos, se transcribe la africada palatal sonora con los simbolos <J> o <r> (o, cuando se usa la ortografia bribri, <y>), que uniformamos con el simbolo [r] del AFI al citar ejemplos de estos estudios. Sin embargo, dado que en realidad la realizacion no es africada sino plosiva, en nuestras transcripciones no utilizamos el simbolo [r] sino [j].

(7) El presente articulo se dedica a la descripcion de las secuencias consonanticas resultantes de la prefijacion de un indice de persona; esto es, {j-}, {b-} y {s-}. No se describe aqui otro fenomeno de interes: el rotacismo de /d/ a [p] dentro de una secuencia consonantica. Ademas, este fenomeno no debe ser vinculado con la prohibicion de secuencias de dos oclusivas sonoras, dado que tambien se da en un entorno sordo: [da'kur] ~ [tkur] ~ [pkur] 'murcielago'.

(8) Como se puede apreciar, aunque los prefijos suelen armonizarse en nasalidad con el lexema, en este caso siempre se da una realizacion oral: [3]. El hecho de que la realizacion nasal [3] no se ha observado se puede explicar por la baja compatibilidad de la nasalizacion con las fricativas, debido a razones aerodinamicas (para mas detalles vease Ohala 1975:300). Sin embargo, se registran fricativas nasalizadas en algunas lenguas, especialmente dentro de contextos de armonias nasales (vease, por ejemplo, Shosted 2006), asi que seria interesante llevar medidas del flujo nasal para comprobar las datos acusticos y perceptivos.

(9) La palabra ['na-u] 'tio materno' es problematica dado que no respeta los patrones fonologicos observados en las demas palabras bribris compuestas por dos morfemas monosilabicos. En estos casos es normalmente la primera silaba la que mantiene una intensidad y una duracion importante al igual que mantiene su realizacion tonal (alta o descendente), mientras que la segunda silaba se realiza con poca intensidad, mas corta y con tono bajo o medio. En esta palabra, mientras que el esquema de la intensidad y de la duracion respeta estas generalizaciones (silaba no prominente y a veces incluso elidida como en el ejemplo (21) e.: [ms-'no] 'su tio materno'), el esquema tonal es contrario a lo que se esperaria: la primera silaba lleva un tono medio (o bajo, como en el ejemplo (4) c: ['je-palna-u] 'su tio materno (de ellos)') y la segunda un tono alto. Hasta ahora, no contamos con una explicacion para este comportamiento marginal, pero se puede notar que es un sustantivo de parentesco, los que, como se sabe, pueden ser formas fijas y mas arcaicas.

(10) "[D]oes not allow a voiceless obstruent to intervene between a voiced obstruent and a syllable nucleus" (Lombardi 1995 :62).

(11) En efecto, si la cavidad oral ya esta saturada de aire, el aire que proviene de los pulmones no podra ingresar a ella.

(12) "[V]oicing requires a sufficient airflow through the adducted vocal cords. The airflow requires a sufficient pressure difference between subglottal pressure and oral pressure. During an obstruent air accumulates in the oral cavity thus increasing [oral pressure]. When the [oral pressure] approaches [subglottal pressure], the airflow falls below that needed for vocal cord vibration and thus voicing is extinguished." (Ohala2011:64)

(13) El concepto de "mid-voice cluster" fue propuesto por Kulikov (2011). El analisis del morfema bribri {r} ([r] ~ [n]) como un mid-voice cluster es propuesto por Pacchiarotti (c. p. Pacchiarotti).

Bibliografia

Austin, Peter K. y Julia Sallabank (eds.). 2011. The Cambridge Handbook of Endangered Languages. Cambridge: Cambridge University Press.

Bert, Michel, and Colette Grinevald. 2010. "Proposition de typologie des locuteurs de LED." En Grinevald y Bert (eds.): 118-32.

Boersma, Paul y David Weenink. 1992-2016. Praat: doing phonetics by computer [programa informatico]. Version 6.0.20, bajado de http://www.praat.org/ Browman, Catherine y Louis Goldstein. 1986. "Towards an Articulatory Phonology".

Haskings Laboratories: Status Report on Speech Research SR85: 219-50. Browman, Catherine y Louis Goldstein. 1989. "Articulatory gestures as phonological units". Phonology 6: 201-51.

Browman, Catherine y Louis Goldstein. 1990. "Tiers in Articulatory Phonology, with Some Implications for Casual Speech". En: Kingston y Beckman (eds): 341-76.

Browman, Catherine y Louis Goldstein. 1992. "Articulatory Phonology: An Overview". Haskins Laboratories Status Report on Speech Research SR111/112: 23-42.

Byrd, Dani. 1992. "Perception of assimilation in consonant clusters a gestural model". Phonetica 49: 1-24.

Byrd, Dani. 1996. "Influences on articulatory timing in consonant sequences". Journal of Phonetics 24 (2): 20944.

Campbell, Lyle y Martha C. Muntzel. 1989. "The structural consequences of language death". En Dorian (ed.): 181-196.

Chevrier, Natacha. En preparacion. Phonologie du bribri (chibcha, Costa Rica) dans une perspective typologique. Tesis doctoral: Universite Lyon 2 (France).

Clements, G. Nick. 1990. "The role of the sonority cycle in core syllabification". En: Kingston y Beckman (eds.): 283-333.

Clements, G. Nick. 1976. Vowel harmony in nonlinear generative phonology: an autosegmental model. Indiana University Linguistics Club.

Cohn, Abigail. 2006. "Laboratory Phonology: Past successes and current questions, challenges, and goals". En: Fougeron et al. (eds): 3-29.

Constenla Umana, Adolfo. 1981. Comparative Chibchan Phonology. Tesis doctoral: University of Pennsylvania.

Constenla Umana, Adolfo. 1982. "La Nasalizacion en relacion con el tono y la intensidad en bribri". Revista de filologia y linguistica de la UCR 8: 109-12.

Constenla Umana, Adolfo. 1985. "Clasificacion lexicoestadistica de las lenguas de la familia chibcha". Estudios de Linguistica Chibcha 4: 155-97.

Constenla Umana, Adolfo, Feliciano Elizondo Figueroa y Francisco Pereira Mora. 1998. Curso Basico de bribri. San Jose: Editorial de la UCR.

Constenla Umana, Adolfo y Enrique Margery Pena. 1979. Bribri II. San Jose: Editorial de la UCR.

Docherty, Gerald y D. Robert Ladd (eds). 1992. Papers in Laboratory Phonology II: Gesture, segment, prosody. Cambridge: Cambridge University Press.

Dorian, Nancy C. 1981. Language death: The life cycle of a Scottish Gaelic dialect. Philadelphia: University of Pennsylvania Press.

Dorian, Nancy C. (eds.). 1989. Investigating Obsolescence: Studies in Language Contraction and Death. Cambridge: Cambridge University Press.

Dryer, Matthew S. y Martin Haspelmath (eds). 2013. The World Atlas of Language Structures Online. Leipzig: Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology. http://wals.info/chapter/12. Consulta: 8 de agosto de 2016.

Ferguson Charles, Larry Hyman y John Ohala (eds). 1975. Nasalfest: Papers from a symposium on nasals and nasalization. Stanford: Language Universals Project (Stanford University).

Fougeron, Cecile, Barbara Kuhnert, Mariapaola D'Imperio y Nathalie Vallee (eds). 2006. Laboratory Phonology 10. Berlin, New York: Mouton de Gruyter.

Goldsmith, John. 1990. Autosegmental and metrical phonology. Oxford: Blackwell.

Greenberg, Joseph H. 1978a. "Some generalizations concerning initial and final consonant clusters". En: Greenberg, (ed): 243-79.

Greenberg, Joseph H (ed). 1978b. Universals of Human Language, Vol 2: Phonology. Stanford: Stanford University Press.

Grinevald, Colette y Michel Bert (eds.). 2010. Linguistique de terrain sur langues en danger : Locuteurs et linguistes, Faits de Langues 35-36. Paris: Ophrys.

Grinevald, Colette y Michel Bert. 2011. "Speakers and Communities." En: Austin y Sallabank (eds): 45-65.

Hamann, Silke y Susanne Fuchs. 2008. "How do voiced retroflex stops evolve? Evidence from typology and an articulatory study". ZAS Papers in Linguistics 49: 97-130.

Haye, Bruce, Robert Kirchner y Donca Steriade (eds.). 2004. Phonetically based phonology. Cambridge, New York: Cambridge University Press.

Henke, Eric, Ellen M. Kaisse y Richard Wright. 2012. "Is the Sonority Sequencing Principle an epiphenomenon?". En: Parker (ed): 65-100.

Instituto Nacional de Estadistica y Censo (INEC). 2011a. X Censo Nacional de Poblacion y VI de Vivienda: Resultados generales. San Jose: Inec. http://www. cipacdh.org/pdf/Resultados_Generales_Censo_2011.pdf

Consulta: 21 de noviembre de 2013.

Instituto Nacional de Estadistica y Censo (INEC). 2011b. X Censo Nacional de Poblacion y VI de Vivienda: Territorios Indigenas Principales indicadores demograficos y socioeconomicos. San Jose: Inec. http://www.uned.ac.cr/ extension/images/ifcmdl/02._Censo_2011._Territorios_Indigenas.pdf

Consulta: 20 de noviembre de 2013.

Jara Murillo, Carla Victoria. 2002. "Tipologia del orden de palabras en bribri." Revista de Filologia Y Linguistica de La UCR 28 (2): 111-38.

Jara Murillo, Carla Victoria. 2004. "Observaciones para el estudio dialectologico de la lengua bribri". Estudios de Linguistica Chibcha 23: 89-120.

Kager, Rene. 1999. Optimality Theory. Cambridge: Cambridge University Press.

Kaye, Jonathan, Jean Lowenstamm y JeanRoger Vergnaud. 1990. "Constituent Structure and Government in Phonology". Phonology 7: 193-231.

Keating, Patricia A. (ed). 1994. Phonological Structure and Phonetic Form: Papers in Laboratory Phonology III. Cambridge: Cambridge University Press.

Kingston, John y Mary E. Beckman (ed). 1990. Papers in Laboratory Phonology I: Between the grammar and the physics of speech. Cambridge: Cambridge University Press.

Krauss, Michael, Brenzinger Matthias, Arienne Dwyer, Tjeerd de Graaf, Colette Grinevald, Osahito Miyaoka, Nicholas Ostler, Osamu Sakiyama, Maria E.Villalon, Akira Y.Yamamoto y Ofelia Zepeda. 2003. Languages vitality and endangerment. UNESCO.

Kreitman, Rina. 2008. The phonetics and phonology of onset clusters: the case of ModernHebrew. Tesis doctoral: Cornell University.

Kreitman, Rina. 2010. "Mixed voicing wordinitial onset clusters". En: Fougeron et al. (eds): 169200.

Kulikov, Leonid. 2011. "Voice Typology". En: Song (ed): 368-98.

Ladefoged, Peter y Ian Maddieson. 1996. The Sounds of the Worlds Languages. Oxford, Cambridge: Blackwell.

Lombardi, Linda. 1995. "Laryngeal neutralization and syllable wellformedness". Natural Language & Linguistic Theory 3 (1): 39-74.

Maddieson, Ian. 2013. "Syllable Structure". En: Dryer y Haspelmath (eds).

Margery Pena, Enrique. 1982. Diccionario fraseologico bribri/espanol espanol/bribri. San Jose: Editorial de la UCR.

McCarthy, John. 2001. A Thematic Guide to Optimality Theory. Cambridge: Cambridge University Press.

Miller, George A. y Patricia E. Nicely. 1955. "An analysis of perceptual confusions among some English consonants". Journal of the Acoustical Society of America 27: 338-52.

Morelli, Frida. 1999. The phonotactics and phonology of obstruent clusters in optimality theory. Tesis doctoral: University of Maryland at College Park.

Ohala, John. 1975. "Phonetic explanations for nasal sound patterns". En: Ferguson et al. (eds): 289-316.

Ohala, John. 1990. "The phonetics and phonology of aspects of assimilation". En: Kingston y Beckman (eds): 258-82.

Ohala, John. 2011. "Accommodation to the aerodynamic voicing constraint and its phonological relevance". Proceedings of the 17th International Congress of Phonetic Sciences (August 1721, Hong Kong): 64-67.

Parker, Steve (ed). 2012. The Sonority Controversy. Berlin, Boston: Mouton de Gruyter.

Prince, Alan y Paul Smolensky. 1993. Optimality Theory: Constraint Interaction in Generative Grammar. Malden, Oxford, Carlton: Blackwell.

Repp, Bruno H. 1979. "Relative amplitud of aspiration noise as a voicing cue for syllableinitial stop consonants". Language and Speech 22 (2): 173-89.

Sanchez Avendano, Carlos. 2013. "Lenguas en peligro en Costa Rica: vitalidad, documentacion y descripcion". Kanina 37 (1): 219-50.

Scheer, Tobias. 2004. A lateral theory of phonology, Vol 1: What is CVCV, and why should it be? Berlin: Mouton de Gruyter.

Schlabach, Raymond. 1974. "Los fonemas del bribri del valle de Talamanca". America Indigena 34 (2): 355-62.

Shosted, Ryan K. 2006. The aeroacoustics of nasalized fricatives. Tesis doctoral: University of California, Berkeley.

Song Jae J (ed). 2011. The Oxford Handbook of Linguistics Typology. Oxford: Oxford University Press.

Wilson, Colin. 2001. "Consonant cluster neutralization and targeted constraints". Phonology 18: 147-97.

Wilson, Jack L. 1970. "Oclusivas sonoras nasalizadas en bribri". Revista de Filologia y Linguistica de la UCR 29: 159-63.

Wilson, Jack L. 1974. "Analisis fonologico del bribri". America Indigena 34 (2): 341-53. Wilson, Jack L. 1982. "El alfabeto bribri". En: Margery: XIXX.

Wright, Richard. 2004. "A review of perceptual cues and cue robustness". En: Hayes et al. (eds): 34-57.

Zue, Victor W. 1976. Acoustic characteristics of stop consonants: a controlled study. Lincoln Laboratory Technical Report (MIT) 523. Lexington, Massachusetts.

Universidad de Lyon 2

<chevriernatacha@gmail.com>

Recepcion: 28/9/16--Aceptacion: 06/10/16

Leyenda: Figura 1

Leyenda: Figura 2

Leyenda: Espectrograma 1

Leyenda: Espectrograma 2

Leyenda: Espectrograma 3

Leyenda: Espectrograma 4

Leyenda: Espectrograma 5

Leyenda: Espectrograma 6

Leyenda: Figura 3

Leyenda: Figura 4

Leyenda: Espectrograma 7

Leyenda: Espectrograma 8

Leyenda: Espectrograma 9

Leyenda: Espectrograma 10

Leyenda: Espectrograma 11

Leyenda: Espectrograma 12
Tabla 1

                 anterior     posterior

alta             i            u
                 i            u

alta inferior    I            u

mediana          e            c
                 e            c

baja                      a
                        a [c]

Tabla 2

obstruyente    LIPS       Ti                    TT-TB
oclusiva
              labial    coronal             corono-dorsal

oclusiva       P b       t d                     tk
no africada      [m]    [r r n]   [Lkj k:j hkj kj tj htf tf t: f ]

africada                  ts

fricativa                  s

liquida                 f [rn]

(semivocal)   (w) [w]

obstruyente      TB       GLO
oclusiva
               dorsal    glotal

oclusiva         k         ?
no africada

africada      i I [Pl

fricativa        j         h

liquida

(semivocal)   (j) U'P]

Tabla 3

           Pronombres                           Prefijos

                               Amubre
                        (formas mayoritarias)

singular                        Oral             Nasal

1            je(?)               fa-              Jia-
2            be(?)               ba-              ma-
3            je(?)              i-;j-            i-;j-

plural

1 INCL       se(?)               sa-              sa-
1 EXCL       se(?)                /                /
2             a(?)                /                /
3            je-pa                /                /

             Coroma + Amubre
           (formas minoritarias)

singular           Oral            Nasal

1                  l(v)-           j>(v)-
2                  b(v>            m(v)-
3                  i-;j-           i-;j-

plural

1 INCL             S(Y)-           s(Y)-
1 EXCL               /               /
2                    /               /
3                    /               /

Inventario de los indices de persona del bribri de Amubre y de Coroma

Tabla 6

Presencia de la vocal del prefijo

                      Complejidad

b(vH / b(vV} Lb / [s]   AfricadaSorda/     no obseivada
+ ObstniyenteSorda      SibilanteSorda +
                        ObstniyenteSorda

MyH [s] ([sz]j [sy] +   SibilanteSorda +   facultativa
OclusivaSonora          OclusivaSonora

nv : ([by]) [py] M +    PlosivaSorda +     facultativa
ObstniyenteSorda        ObstniyenteSorda

ij(y)-} / :bv, : Lty]   Plosiva Sonora +   obligatoria
(H) / [by] [V] +        OclusivaSonora
OclusivaSonora

Presencia de la vocal del prefijo relacionada con el grado de
complejidad de la secuencia consonantica

Tabla 7

66,7%        [-s] [-s]
21,65%       [+s] [+s]
10,68%       [-s] [+s]
0,97%        [+s] [-s]
[-s] Sordo
[+s] Sonoro

Tabla 9

Frie. + Ocl. [??] fl Fric. + Frie. [??] Ocl. + Ocl.
[??]
Fric. + Fric.

Escale de implicacion de las secuencias de obstruyentes
Segun el patron de modo (fricativa vs oclusiva)
(adaptado de Morelli 1999:44)
COPYRIGHT 2016 Universidad de Costa Rica
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Chevrier, Natacha
Publication:Estudios de Linguistica Chibcha
Date:Jan 1, 2016
Words:20977
Previous Article:Aculturacion lexica en bribri.
Next Article:Hacer lo que uno siempre ha deseado. entrevista al Dr. Adolfo Constenla Umana.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters