Printer Friendly

Practicas y debates socio-juridicos en torno al lugar de los ninos en el espacio familiar y social -- Postrimerias del siglo XIX-.

Socio-juridical practices and debates on children's space in family and society -end of the xix century

INTRODUCCION

El proyecto de investigacion en que se basa el presente articulo tuvo como objetivo general: Describir la construccion y evolucion de las representaciones de la infancia en la produccion academica e institucional -asistencia social, tribunales- de Cordoba. Se formularon como objetivos especificos:

- Reconstruir las significaciones, valores y percepciones respecto de la infancia;

- Identificar las ideas hegemonicas en los diversos enfoques disciplinarios;

- Establecer comparaciones entre los discursos que los expertos realizan acerca de la infancia;

- Describir la evolucion de las instituciones que regularon la proteccion y los derechos de y sobre los ninos.

Se trata de un estudio longitudinal donde se realizo un abordaje macro social con el proposito de analizar la evolucion de las instituciones sociales y juridicas destinadas a la asistencia de los ninos desvalidos, incluyendo cuestiones vinculadas a la ideologia y a los procesos historicos de creacion de las mismas. Se efectuo una reconstruccion narrativo-historica a efectos de comprender la interrelacion entre los procesos sociales y politicos a partir de un marco analitico argumental. Se trabajo a traves del analisis critico del discurso de fuentes documentales y textos de epoca, que incluyeron la legislacion vigente y las tesis presentadas en la Universidad Nacional de Cordoba para optar al grado de Doctor en la Universidad Nacional de Cordoba hasta el ano 1950, inclusive.

El deposito de ninos

En el Virreinato del Rio de la Plata, en el ano 1809, el Virrey Cisneros dicto una instruccion a los alcaldes de barrio, encargados de la seguridad publica, encomendandoles la tarea de informarse si habia ninos huerfanos o abandonados, en cuyo caso los colocarian con maestros que les ensenaran algun oficio en "casas de probidad para que sirvan". Aquellos abandonados y recogidos que estuviesen solo como sirvientes serian remitidos a los asilos.

En 1814 se creo el Ministerio Pupilar. El Defensor General de Menores debia intervenir en toda causa donde hubiese menores, velando por la defensa de sus derechos y seguridad de sus intereses, tanto de los ninos huerfanos y pobres, como de aquellos cuyos padres fueran declarados incapaces. En 1821 se crea, ademas, el cargo letrado de Defensor de Pobres y Menores. Estos "defensores" se ocupaban de los bienes de los varones que eran colocados en un hogar en el que se les habria de ensenar un oficio (1). Las ninas, si no eran ubicadas en casas particulares, pasaban al Colegio de Ninas Huerfanas.

El deposito de ninos fue una institucion de fuerte arraigo en el siglo XVIII y que perduro, con las mismas disposiciones que en las leyes hispanicas (2), hasta la entrada en vigencia del Codigo Civil Argentino el 1 de enero de 1871 (3).

Por una parte, se trataba de depositos voluntarios, cuando los padres que carecian de recursos entregaban a sus hijos a familiares o vecinos de buen pasar economico, para que velaran por su crianza y educacion; intercambiaban asi manutencion y aprendizaje de algun oficio por el trabajo de los ninos en las casas que los albergaban. Esta practica era habitual y realizada dentro o fuera del marco judicial existente. En algunas oportunidades, la entrega quedaba documentada por medio de instrumentos privados otorgados ante testigos, en los que se establecian sus condiciones.

En estos pactos existian derechos y obligaciones entre las partes. El depositario se obligaba a prestar al menor una serie de beneficios tales como: vestirle, calzarle, ensenarle a leer y a escribir, instruirle en la doctrina cristiana; como contrapartida, adquiria el derecho de compensarse con sus servicios y de ejercer sobre el menor la patria potestad que, en algunos casos, aparece expresamente transferida. Los depositarios se beneficiaban con el trabajo de los menores, eludiendo de esta manera la prohibicion legal de someter a servidumbre a personas blancas o de color que fuesen libres.

El incumplimiento de las obligaciones pactadas daba derecho al depositante a remover el deposito que, normalmente, se hacia hasta la mayoria de edad o hasta que el menor tomase estado de emancipe (4). Por su parte, cuando eran privados del servicio y utilidad de los ninos, los depositarios solian demandar el importe de lo invertido en sus alimentos, enfermedades y educacion; porque se consideraban "con derechos de repetir los gastos en aquellos que, en adelante, en razon de contratos de conchabo (5), pupilaje (6) o aprendizaje, se aprovechasen del servicio de los menores" (Seoane, 1977, p. 296).

A su vez, era frecuente que los padres entregaran en deposito a sus hijos pequenos y, al alcanzar estos una edad apropiada para trabajar, solicitaran su remocion alegando deficiencias en la educacion impartida, para luego volver a entregar los jovenes a quienes ofrecieran condiciones mas beneficiosas de conchabo. Cuando se iniciaban estas causas, en las que se controvertia al derecho a la crianza, tutela o educacion de los menores, estos eran depositados provisoriamente en casas de probidad, es decir de personas honestas, honradas y rectas, hasta tanto la causa llegase a su fin.

Otra modalidad era la de los depositos forzosos, motivados por situaciones que implicaban la intervencion judicial, en las que los jueces de paz procedian al deposito de los menores. En ocasiones, este era solicitado por los defensores, atendiendo a la situacion aflictiva, de desamparo o de mendicidad en que se encontraba el menor por su orfandad o abandono.

En 1871, se crean asilos de huerfanos para diferentes edades y para uno u otro sexo, en su mayoria dependientes de la Sociedad de Beneficencia (7). Los sobrevivientes de la Casa de Ninos Expositos (8), cuando alcanzaban cierta edad, se incorporaban a alguno de ellos.

En 1884, las Defensorias de Menores podian celebrar contratos de locacion de los menores a cambio de educacion; asi fueron transformandose en agencias de colocacion de pequenos sirvientes en casas de familia. Esta practica del deposito de ninos dio nacimiento a una constante en nuestros paises latinoamericanos, consistente en utilizar a huerfanos y abandonados como mano de obra barata hasta bien entrado el siglo XX.

Las practicas de caridad en Cordoba

Desde la Colonia en Cordoba tambien se utilizaba el deposito o conchabo en casas particulares para mujeres procesadas o sentenciadas por la justicia. Aquellas se incorporaban al servicio domestico de la familia; de esta manera se aseguraba la vigilancia fisica y el sustento economico, ademas de la adquisicion de inclinacion al trabajo, practicas religiosas y costumbres honestas (Vassallo, 2005).

Desde 1870 hasta 1888 prolifero la instalacion de congregaciones religiosas femeninas cuyos objetivos prioritarios, amen de la asistencia a enfermos y desvalidos, fueron la educacion de ninas y el entrenamiento de personal de servicio domestico femenino. Se instalan en este periodo nueve congregaciones con fines educacionales y caritativos que atenderian colegios de ninas, "practicos de sirvientas" asilos de huerfanos, maternales y hospitales de ninos.

La Casa de Expositos se funda bajo el amparo de la Virgen del Pilar de Zaragoza en el ano 1884 por iniciativa de la Sociedad de Damas de la Divina Providencia, quienes se habian constituido un ano antes con los objetivos de fundar y sostener una casa de ninos expositos, proteger y fomentar la educacion de los ninos huerfanos, ademas de asistir y socorrer a los enfermos pobres, mejorar la situacion material y moral de los encarcelados y, en general, ejercer la caridad para mejorar las condiciones de los que sufren (9). A lo largo de su trayectoria, al igual que a su homonima de Buenos Aires, la dirigieron medicos de prestigio; disponia ademas de un Consejo Asesor integrado por un sacerdote, un abogado y un comerciante (10).

Para su creacion y sostenimiento contaron con subsidios de los gobiernos nacional y provincial y con donaciones particulares, facilitadas por la pertenencia social de las damas que integraban la Asociacion, ya que estas, provenientes de la alta sociedad, mantenian lazos de amistad y parentesco con la aristocracia y la burguesia locales.

La practica de la colocacion en familias de ninos asilados y abandonados estuvo en manos de las Damas de la Sociedad y del grupo de religiosas de la Inmaculada Concepcion de Espana, que regenteaba la administracion de la Casa. Esta conservo el torno (11) hasta 1926, cuando se creo la Comision de Recepcion de Ninos, formada por la Presidenta y la Inspectora general, "... bajo la garantia de recepcionar bajo el mas absoluto de los secretos" (Reglamento Interno de la Sociedad de Damas de la Divina Providencia.); ellas, hasta el ano 1948, decidieron acerca del destino de los ninos. Se estipulaba un periodo de dos anos desde la admision de los ninos para que los padres o familiares directos pudieran reclamarlos, previa inspeccion y control de la situacion familiar realizada por la Comision de Investigaciones. A partir del momento en que se entregaban, eran considerados hijos legitimos, y se los inscribia como tales en el Registro Civil (12). De esta manera, se legalizo la entrega de los ninos a familias que no guardaban vinculacion con su familia de origen.

La Comision procedia a comprobar la necesidad de orden moral o material, o el fallecimiento de los padres, que daba motivo a la entrega del nino, a efectos de cerciorarse de si este se hallaba en condiciones de admision. El nino era recibido cuando de las investigaciones practicadas no resultase "abuso a la caridad" (Flores, 2002, p. 68). Cuando se trataba de ninos abandonados fuera del establecimiento, eran recibidos con intervencion de las autoridades policiales o de los defensores.

Las causas del desamparo de los ninos y jovenes se ubicaban en la desaprension, el vicio y extravio de sus padres; a partir de la admision y el ingreso en la Casa de Expositos, se producia una despersonalizacion del nino, quien recibia solo un nombre y un numero. Identificados a partir de entonces con la institucion de acogida, los ninos adscribian al nuevo status de "expositos". Se operaba asi la negacion de su filiacion --al ocultarlos como productos del pecado-- una ruptura de la relacion legal y vincular con la familia, en detrimento de la identidad, a la cual no se le reconocia valor alguno como atributo de la persona.

Las categorias de filiacion

En cuanto a los atributos que constituyeron limitaciones y restricciones en el acceso a los derechos, cuando no factores de exclusion social para la poblacion en general y para la ninez en particular, se encuentran dos que son constitutivos de la identidad: se trata de la filiacion y del origen etnico.

Por ejemplo, las restricciones que existian respecto de ciertas categorias de filiacion en las Constituciones de la Universidad de Cordoba datan del ano 1664, epoca en que estaba vedado el otorgamiento de grados a los hijos ilegitimos, como asimismo, a quienes no acreditaban "pureza de sangre", se les negaba la admision: "... el que tenga contra si la nota de mulato o alguna otra de aquellas, que tiene contraida alguna infamia ... " (Torres, 2008, p. 52-53). Torres (2008, p. 52) senala que la Universidad fue incrementando las mencionadas limitaciones de ingreso a sus claustros "a medida que la 'presion' demografica mestiza 'acomodada' iba en constante aumento", al igual que aumentaban sus pretensiones socio-culturales. Esta situacion se mantuvo invariable hasta 1852, cuando la Camara de Representantes de la Provincia de Cordoba decreto que: "La educacion publica que en la Universidad Mayor de San Carlos se da a la juventud sera franca para todos sin distincion de linajes" (Endrek, 1966, p. 68).

El mismo Codigo civil establecia restricciones a determinadas categorias de hijos:

El hijo adulterino es el que procede de la union de dos personas que al momento de su concepcion no podian contraer matrimonio porque una de ellas, o ambas estaban casadas. La buena fe del padre o de la madre que vivian en adulterio sin saberlo, la violencia misma de que hubiera sido victima la madre, no mudan la calidad de la filiacion, y en uno y otro caso el hijo queda adulterino (Codigo civil, articulo 338).

Hijo incestuoso es el que ha nacido de padres que tenian impedimento para contraer matrimonio, por parentesco que no era dispensable segun los Canones de la Iglesia Catolica (Codigo civil, articulo 339).

Hijo sacrilego es el que procede de padre clerigo de ordenes mayores, o de persona, padre o madre, ligada por voto solemne de castidad, en orden religiosa aprobada por la Iglesia Catolica (Codigo civil, articulo 340).

Es prohibida toda indagacion de paternidad o maternidad adulterina, incestuosa o sacrilega (Codigo civil, articulo 341).

Los debates juridicos sobre la filiacion (13)

En la Universidad de Cordoba, desde 1883 comienzan a presentarse tesis para optar al titulo de Doctor en Derecho. En un analisis del abordaje que se realiza sobre algunos temas, se observa que la primera de las problematicas que, a simple vista, deberia contener algun tipo de definicion de infancia, es la de la filiacion. Lo que se encuentra, sin embargo, en las tesis referidas al tema es una clasificacion de "hijos" en categorias segun un parametro legal y moral-religioso, propio de la codificacion de la epoca, que contrapone la filiacion legitima a la filiacion natural, segun la ya mencionada clasificacion del Codigo civil. La primera representa la legalidad moral y juridica, dentro de la institucion familiar: estos hijos gozan de plenos derechos civiles que hay que defender. Los que siguen --naturales, adulterinos, incestuosos y sacrilegos-- se definen negativamente en relacion con estos, como los ilegitimos.

En una tesis para optar al grado de Doctor en Derecho de la Universidad de Cordoba que trata sobre la filiacion "de los hijos adulterinos incestuosos y sacrilegos", Ramon J. Carcano en 1884 senala que:

Las cuestiones de filiacion, despiertan el examen serio de todos los espiritus, por la gran importancia que encierran. Tratan de establecer la condicion y capacidad civil de ciertos seres humanos, que la naturaleza y la justicia proclaman iguales a los demas, y que la ley les hace esperimentar una especie de nacimiento social que los degrada y humilla en la familia, en la humanidad que los senala, los aparta y los mantiene a cierta distancia de los demas hombres como si fueran una lepra contagiosa [sic] (Car cano, 1884, p. 59).

Este autor marca un hito desde una posicion liberal en contra de los postulados conservadores que defienden las restricciones legales vigentes respecto del acceso a los derechos de los hijos ilegitimos. Propone la igualacion juridica de los hijos, subvirtiendo el orden de lo considerado justo en el pensamiento y moral de la epoca.

Esta tesis genero rechazo y escandalo porque atentaba contra la economia de los bienes simbolicos y la reproduccion y acumulacion del capital social, en un contexto ideologico donde las relaciones de familia son concebidas como un "gran principio" en el que "se apoya el orden social y politico de las naciones"; y se entiende que la "naturaleza ha cubierto con un velo misterioso e impenetrable el secreto de la paternidad" (Lopez, 1908, p. 1).

La obra de Carcano (1884) erosionaba los procesos de categorizacion y la definicion de pertenencia como miembros -con la consiguiente inclusion del yo y exclusion de los otros- que daban lugar a la construccion de la imagen de familia y de infancia, apreciable en la mayor parte de las tesis analizadas, que fueron aprobadas sin suscitar escandalo ni disidencia alguna.

Entre estas ultimas, una que aborda el tema de la filiacion natural presentada en 1901 por Jorge A. Zavala, y otra denominada "Los hijos naturales ante la Ley" de Manuel M. Lopez en 1908; en ellas la familia legitima "constituye el elemento sano de sociabilidad", el fundamento de la sociedad asociado a la naturaleza (Zavala, 1901, p. 19). Matrimonio y familia son "una institucion de publica moralidad (...) el freno mas suave y eficaz contra la corrupcion de costumbres", que se contrastan con las uniones ilegitimas, en cuyo ambito "se destinen los matices del orden y del progreso, y se funde el amor en el molde del egoismo y de la degradacion" (Zavala, p. 20).

Una retorica de contrastes opone entonces la familia legitima a las uniones ilegitimas y tambien la imagen especular que contrasta los hijos legitimos con los hijos naturales. Los hijos naturales son los nacidos fuera de la institucion matrimonial, en concubinato, o en lo que Zavala entiende lisa y llanamente como "prostitucion" (Zavala, 1901, p. 17, 18, 36).

El Codigo civil, reconocia el derecho a reclamar la manutencion economica y, para ello, a establecer indagaciones de filiacion. Mientras que a los hijos de parientes consanguineos --incestuosos- o de adulteros, en cambio, no se les otorga ningun derecho. Los derechos, para unos, y la falta de estos, para otros, son los puntos del debate que instauran y por los que se oponen las tesis doctorales analizadas.

En cuanto a los hijos sacrilegos, los hijos de hombres y mujeres de la Iglesia, les corresponde una invisibilidad mas absoluta. Carcano (1884), luego de nombrarlos con los incestuosos y adulterinos, no los defiende junto a estos. Zavala (1901), entretanto, afirma que entran en el regimen de los hijos naturales; ni aun para condenarlos, como condena el incesto y el adulterio vuelve a mencionarlos.

No es posible afirmar que estas clasificaciones constituyan una conceptualizacion de la infancia, del nino como sujeto en si mismo. Se trata, en todo caso, de los "resultados" de las uniones entre los sexos, dentro o fuera del matrimonio. Solo dentro del matrimonio esta union constituye familia. Fuera de la familia, estan "la concubina" y su "prole"; cargados semanticamente con todas las caracteristicas del antagonista, atentan contra el patrimonio familiar.

Se extrae de estas tesis una definicion relacional: el nino es hijo de -un padre- o no es, no se le otorga identidad juridica. Solo se rescatan estas ultimas subjetividades como "hijos del pueblo" (Zavala, 1901, p. 28), mantenidos por el Estado, sujetos de la caridad.

Entonces, la clasificacion dada se divide segun la legitimidad que otorga el origen en la familia, de la que nunca se pone en duda su legalidad. Por otra parte, cualquier concepcion fuera de ese marco institucional da como resultado un hijo ilegitimo. En esta ilegitimidad existe una gradacion negativa, proporcional al silencio que se debe guardar sobre estos sujetos y sobre la union sexual que les da origen.

Lo que se discute es el grado de legalidad que debe otorgarseles. El Codigo ampara entonces, hasta cierto punto, a los hijos naturales. Frente a la Ley, aparecen dos posturas en debate. Por un lado, el caso de Carcano (1884), quien pretendio extender los derechos del Codigo sobre los hijos adulterinos e incestuosos, desatando la indignacion, y la imposibilidad de cumplir con la puesta en escena de su poder de decir: esto es, la lectura de la tesis doctoral en cuestion (14). Por otro lado, una tesis como la de Zavala (1901), netamente conservadora, que responde, descalifica y anula a Carcano para luego criticar el Codigo y negar aun el reconocimiento de la filiacion natural.

Zavala denomina "prole" a los hijos llamados naturales. Apenas si concede que se respete su existencia: los hijos fuera del matrimonio representan un peligro para el patrimonio de las familias constituidas: "... en su sangre llevan ya el germen del infortunio y de la muerte". "... elementos perturbadores de la conservacion individual y social". A las madres, por su parte, las caracteriza como especuladoras y a sus conductas como: "calculos inmorales", "comercio", actuan "en la prostitucion favorecida por el reconocimiento de ciertos derechos [de los hijos naturales]" (Zavala, 1901, p. 17).

La tesis de Zavala representa el reconocimiento de los derechos de estos hijos como una amenaza para la existencia del matrimonio, adicionandole generalizaciones hiperbolicas de alarmistas efectos sobre la familia: "seria una monstruosidad" e "injuria". A partir de ello, se postula, en el tratamiento de la filiacion natural, como "indispensable disminuir mas y mas los derechos que algunas leyes conceden a la prole ilegitima, si se desea cerrar las puertas de la inmoralidad (...)". Asi, desde un deber-ser de clase se propone un hacer: "Combatamos las leyes de filiacion ilegitima ..." "Ahoguemos ese monstruo de la lascivia ... " (Zavala, 1901, p. 21).

De esta manera, Zavala naturaliza en su discurso la existencia de la familia, y de la propiedad como corolario de esta. Los juicios de filiacion, que implican la indagacion de paternidad, representan un escandalo imposible. La union sexual fuera del matrimonio se silencia pero se disculpa. El pecado esta en romper ese silencio. La existencia de estos ninos ocupa entonces el lugar de lo obsceno, lo fuera de escena.

Por otra parte, a los pocos anos, en 1904, Juan M. La Serna presenta su tesis doctoral de derecho "Hijos adulterinos e incestuosos". Lejos del conservadurismo religioso de Zavala, defiende a los que llama "esos seres, que los rigores de una ley monstruosa ha dejado sin padres, sin hermanos, sin familia" (La Serna, 1904, p. 18). La Serna sigue el camino de Carcano al defender los derechos de los incestuosos y adulterinos, "ninos" e "inocentes", a quienes el Codigo niega, tildando al legislador de riguroso y a la ley de "ley complice, la ley monstruo, la ley criminal" (La Serna, 1904, p. 38).

Defendiendo iguales valores de clase, con base en principios que constituyen la doxa de la epoca -familia, moralidad cristiana- uno y otro manipulan el discurso para defender posiciones enfrentadas, en definitiva, segun un problema economico: de lo que se trata es del patrimonio. Sin embargo, La Serna (1904) desarrolla su estrategia discursiva desde una perspectiva opuesta a la de Zavala (1884); si este defenestraba la filiacion natural centrandose en la mujer como "calculadora", La Serna, al describir el adulterio, califica al hombre de "seductor" -es evidente que la relacion ilegitima se establece siempre entre el hombre casado o padre de familia, y la mujer soltera, ya que, aun cuando La Serna considera el adulterio de la mujer, no se centra en el-. Si los hijos de estas uniones eran para Zavala "la prole", victimarios de la familia legitima a la que amenazaban con su pretendida filiacion, para La Serna son las victimas inocentes, injustamente castigadas por el crimen moral de sus padres. Aparece aqui un primer espacio para el nino como sujeto con identidad, entidad independiente.

Sin embargo, prevalece en los discursos de la epoca la negacion de la condicion de sujeto de los hijos extra matrimoniales. Desde los ambitos de poder, se promueve y legitima mediante regulaciones especificas la seguridad de la familia legitima. Para ello, por un lado, se refuerza la demanda de una legislacion taxativamente excluyente de los derechos de quienes se encuentren unidos sin acuerdo con las legislaciones vigentes para la constitucion del matrimonio y la procreacion; y por el otro, se bloquean las acciones tendentes al reconocimiento de los derechos de los hijos ilegitimos. Estos son la "prole abyecta", si se atreven a reclamar paternidad. Solo como "hijos del pueblo" ingresan al discurso de la caridad y a la condicion de desamparados. Existen a condicion de no ser, siempre al margen del nucleo "sano" de lo social, cual es la familia legitima.

El patronato del Estado . la proteccion del menor abandonado

Hacia fines de siglo XIX emerge un nuevo problema para la elite. Se trata de la inmigracion, que constituye toda una topica en los discursos de la epoca. En el discurso academico, el inmigrante emerge como una figura temida en tesis sobre causas de la delincuencia -donde delincuencia, crimen y anarquismo transitan borrosas fronteras- en las que el discurso cientifico naturalista introduce el factor de la herencia del caracter criminal; postulado que viene a sumarse a viejas ideas religiosas sobre la degeneracion moral y el "envilecimiento de la raza" (Zavala, 1904, p. 21) comunes a la tematica filiatoria.

Por otra parte, aunque el deposito y la colocacion de ninos en familias ayudaron a disimular el fenomeno del abandono, con el proceso acelerado de urbanizacion, la industrializacion y la mencionada afluencia migratoria, comienzan a surgir criticas desde diversos ambitos hacia la labor de los defensores de menores, motivadas fundamentalmente en su nueva visibilidad. Genera desaprobacion la cantidad de ninos que venden en las calles, su estilo de vida, su falta de educacion, etc. y, sobre todo, las criticas se basan en la ausencia de acciones moralizadoras de la sociedad hacia estos. Se promueve otra modalidad de recogimiento, creandose en 1882 el Patronato de la Infancia con el fin de proteger y tutelar a los ninos abandonados. Se insistia en la necesidad de facultarlo para aplicar los articulos del Codigo civil que permitian la perdida de los derechos de la patria potestad:

Los padres que exponen o abandonan a sus hijos en la infancia pierden la patria potestad (Codigo civil, articulo 307).

Los jueces pueden privar a los padres de la patria potestad si tratasen a sus hijos con excesiva dureza o si les diesen preceptos, o ejemplos inmorales (Codigo civil, articulo 309).

La patria potestad de los padres se suspende por ausencia, ignorandose la existencia y por su incapacidad mental (Codigo civil, articulo 310).

Asimismo, desde los ambitos academicos se demandaban acciones hacia los ninos moral y materialmente abandonados. En el caso de la Universidad de Buenos Aires, en 1884 se publica el trabajo de tesis de Jose Benjamin Zubiaur: "La proteccion al nino. Estudio de las principales disposiciones del Codigo Penal Argentino sobre los menores de edad, y los medios de proteccion y correccion para los mismos"; en 1894 la tesis de Benjamin Dupont, titulada "Patronato y asistencia de la infancia. Consideraciones sobre la necesidad imprescindible de una ley de proteccion a la infancia y estudio sociologico sobre la necesidad de reformatorios para los ninos moral y materialmente abandonados".

En el marco de la cuestion inmigratoria, se vislumbra en estos discursos la identificacion de la infancia abandonada con la delincuencia, que toma forma de temor social. En 1896, Amadeo Gras en su obra "La criminalidad de los ninos" -que como las anteriores, fue presentada como tesis para optar al titulo de doctor en la Universidad de Buenos Aires- proponia como medios preventivos, la instalacion de asilos, refugios y establecimientos similares, y tambien que los asilos maternales sean la expresion mas perfecta de la cooperacion social para la prevencion del delito y esten dedicados a ninos de madres pobres que trabajan. Las escuelas de artes y oficios estarian destinadas a recoger un numero considerable de ninos y jovenes que, sin ser delincuentes ni estar abandonados, no pudieran recibir una educacion conveniente. Su funcion declarada era brindar un oficio para evitar la miseria, la mendicidad y el ocio; educar moralmente y desviar las inclinaciones al mal.

En Cordoba, la asi llamada cuestion social es planteada en 1894 por Eleuterio Rios en "La cuestion social y sus soluciones", que en este caso remite a "la extirpacion del anarquismo y la salvacion social..." (sic), (citado por Moreyra,1998, p. 38) que aqueja "a los parias de la fortuna, la clase obrera (...) dado el estado de incredulidad y desmoralizacion de las clases menesterosas" (Moreyra, p. 28-29), problema que se atribuye "a la educacion sin Dios". Desde el ambito academico se apela para remediarlo: "al ministerio de la Iglesia, los preceptos y consejos emanados de su catedra de verdad" (Moreyra, p. 38).

En tesis que tratan especificamente del problema de la criminalidad (Carreras, 1908), (Mazzi, 1914), se encuentra una ambivalencia en las definiciones del significante infancia, que oscilan entre "victima" y "victimario". En ese momento, en el discurso academico-juridico de Cordoba, el representante de la elite expresa el pensamiento hegemonico respaldado por el poder de la Iglesia -que, con el Codigo civil ha perdido legalidad, no asi legitimidad-, propone una legislacion penal para menores en que se laiciza el aparato de la caridad cristiana.

Para Mazzi (1914), se trata de ninos que han crecido en un ambiente de vicio, lo que, segun las teorias de causas de delincuencia mas difundidas en la epoca, es factor ambiental y hereditario de criminalidad. Este medio vicioso se corresponde a la ausencia de familia, sea porque esta es realmente inexistente o porque los padres no cumplen adecuadamente su rol, y propone como ejemplo el preocupante ambiente de los conventillos portenos, la "infancia culpable" se equipara casi imperceptiblemente con el grupo de los "hijos de inmigrantes".

La solucion propuesta es un sistema reformatorio y no represivo, la conformacion de un aparato educativo, y tambien medico para tratar al enfermo fisico y moral, teniendo en cuenta que el discurso medico sustentaba en la epoca una vision de los defectos morales como indiferenciables de la carga hereditaria y racial de la constitucion fisica de las personas. Entretanto, el nino, ni aun culpable, puede ser llamado delincuente.

Para justificar esta privacion de la libertad, el discurso contrapone el abandono de la familia a la proteccion del Estado, de la sociedad como nueva familia. Tan mentada proteccion reviste politicas de segregacion y sujecion de los sujetos. El abandono, motor de la caridad, de la misma manera vuelve "necesaria" la accion estatal cuando los ninos culpables lo son a causa de su medio y corren peligro de transformarse en criminales: "Obrando asi, el Estado cumple con un deber primordial y sagrado, cual es el de cuidar las generaciones futuras, aun contra la voluntad de sus parientes, y de los menores mismos (Mazzi, 1914, p. 134).

De este modo, Mazzi defiende lo que entiende como un derecho del Estado a amparar a esos "ninos delincuentes o en peligro" (Mazzi, 1914, p. 47). Sutilmente, los limites que el sujeto del discurso, asi como del dispositivo instaurado de la correccion penal, se amplian: del nino culpable al nino en peligro el espacio de la ley incluira a los ninos "vagabundos" -tambien los "canillitas"- cuando los conceptos de prevencion y de correccion se acercan hasta confundirse. El "amparo" implica el control sobre la vida, y excluye de este modo la libertad: "(.) ni los ninos se pueden creer con derecho a suprimir o desvirtuar una vida de que son deudores a la comunidad" (Mazzi, p. 134).

Conclusiones

A lo largo del periodo en analisis puede observarse una paulatina sustitucion de expresiones y modalizaciones que remiten a diversos aspectos y valores que se pretendia proteger en relacion con la sociedad. En un comienzo prevalece la defensa del honor y la pureza del linaje, asi como la seguridad y los privilegios que provenian de la condicion juridica de la familia, evitando el desmembramiento patrimonial que podian ocasionar los hijos ilegitimos. El metodo empleado a esos efectos se basaba en la tolerancia del abandono de los hijos, del ocultamiento de su origen, de la negacion de su identidad familiar.

La implementacion de formas contractuales de cuidado de los ninos a cargo de personas o familias que pudiesen criarlos brindandoles educacion y oficio, por una parte, brindo la posibilidad a los ninos pobres de adquirir conocimientos que les permitieran un ascenso en la escala social; por otra, promovio el abastecimiento de fuerza laboral de bajo costo destinado al servicio domestico o al desempeno de oficios, a traves de la figura de la colocacion de los ninos: en casas de probidad para que sirvan. Sobre todo constituyo una forma de solucionar la cuestion de estos ninos, pobres o huerfanos (muchos de estos ultimos eran hijos fuera del matrimonio que, al ser "expuestos", tenian mejores posibilidades sociales que las de su condicion de ilegitimos), carentes de un lugar en la categoria "familia".

Desde los ambitos de poder se promovia y legitimaba, mediante regulaciones especificas, la seguridad de la familia legitima. Por un lado, una legislacion taxativamente excluyente de los derechos de quienes se encontraban unidos fuera del matrimonio y su descendencia; por el otro, se bloqueaban las acciones tendentes al reconocimiento de los derechos de los hijos naturales.

A fines del siglo XIX, las acciones en favor de la infancia tambien remiten al resguardo del orden social ante la difusion de las ideas provenientes del socialismo y del anarquismo. Se advierte un desplazamiento de las practicas sociales hacia la implementacion de diversas estrategias para eludir los conflictos sociales tales como el disciplinamiento de los grupos desamparados y la disminucion de la oposicion social.

Durante la etapa siguiente, de consolidacion del Estado Nacional, se fortalece la intervencion estatal y la dependencia de las politicas de beneficencia del sector publico, con una paulatina formalizacion de las acciones hacia los sectores desamparados. Por un lado, se disenan instituciones tendentes al alejamiento de los ninos de aquellos padres que no reunian las condiciones para su crianza. Paralelamente, se introduce en el discurso la preocupacion por evitar el abandono creciente y el vagabundeo de los ninos el cual se asocia con el vicio y la maldad. Los procedimientos para impedirlo, establecidos oficialmente durante esta etapa, consisten en la internacion en espacios asilares-correccionales como tambien en la instauracion de establecimientos destinados a la calificacion laboral de los jovenes en oficios.

En las definiciones juridico-academicas analizadas, si el nino no ingresa en un sistema de valores que lo ubica en un papel pasivo, como un individuo debil y manipulable, ingresa -negado- en el sistema opuesto, el del otro como amenaza. Asi, el que en los discursos sobre filiacion era parte de "la prole advenediza", aparece dentro de la "cuestion social" como el "delincuente innato", heredero de los vicios de su clase -segun la teoria de la herencia como factor de criminalidad-, como antes lo era del pecado de la carne. El lugar del otro, del enemigo de la familia legitima, se desplaza o, en todo caso, se amplia.

Estas fluctuaciones del interes hacia la poblacion infantil permiten explorar la construccion discursiva de una posicion de sujeto --o imagen y representacion de la infancia-, que se aborda como un proceso de construccion de identidades con caracteristicas propias del pensamiento hegemonico de fines del siglo XIX.

Ya sea para los ninos expositos o hijos ilegitimos, ya para la masa de menores abandonados y delincuentes -segun cambian las denominaciones- la cuestion reside, en el discurso de la elite y en la programatica de la Nacion, en ubicar en un espacio controlable -desde las casas de probidad a los reformatorios- segun dispositivos de exclusion inclusiva, a la infancia que queda fuera del espacio legitimo de la familia.

Recibido: marzo 10 de 2009

Aprobado: abril 2 de 2009

Bibliografia

Ansaldi, W. (1996). Las practicas sociales en la conmemoracion en la Cordoba de la modernizacion, 1880-1914. Sociedad, 8. Recuperado el dia 25 de enero de 2009 del sitio Web: www.catedras. fsoc.uba.ar/udishal.

Birocco, C. (2000). La primera Casa de Recogimiento de huerfanas de Buenos Aires: el beaterio de Pedro de Vera y Aragon (1692-1702). En J. L. Moreno (Comp.) La Politica Social antes de la Politica Social (Caridad, beneficencia y politica social en Buenos Aires, siglos XVII a XX). Buenos Aires: Trama editorial Prometeo libros.

Bourdieu, P. (1997). Razones practicas. Barcelona: Anagrama

Carcano, R. (1884). De los hijos adulterinos Ilegitimos e Incestuosos, Tesis de doctorado publicada. Universidad Nacional de Cordoba. Cordoba, Argentina: Imprenta de El Interior.

Carreras, A. (1908). Causas sociales de la delincuencia. Tesis presentada para optar el grado de Doctor en Derechos y Ciencias Sociales, publicada. Universidad Nacional de Cordoba, Cordoba, Argentina: La Industrial.

Cicerchia, R. (2006). Historia de la vida privada en la Argentina. Volumen III Cordoba: Un corazon mediterraneo para la nacion 1850-1970. Buenos Aires: Troquel.

Cicerchia, R. (1994). Familia: la historia de una idea. Los desordenes domesticos de la plebe urbana portena. Buenos Aires, 1776-1850. En Wainerman, C. (comp.) Vivir en familia. Buenos Aires: UNICEF/Losada.

Devoto, F. & Madero, M. (2000). Historia de la vida privada en la Argentina. Tomo II La Argentina plural: 1870-1930. Buenos Aires: Taurus.

Dupont, B. (1894). Patronato y Asistencia de la Infancia. Consideraciones sobre la necesidad imprescindible de una Ley de Proteccion a la Infancia y Estudio sociologico sobre la necesidad de reformatorios para los ninos moral y materialmente abandonados. Buenos Aires: Tip. y Lit. del Sport, de Sarguinet y Compania.

Endrek, E. (1996). El mestizaje en Cordoba Siglos XVIII y principios del XIX. Cuadernos de Historia, XXXIII, Instituto de Estudios Americanistas, Universidad Nacional de Cordoba, Cordoba

Flores, M. (2002). Adopcion, Reconstruccion historica desde la logica de los actores. La casa-cuna de Cordoba. 1884-1950. Tesis de Maestria en Ciencias Sociales Facultad de Derecho y Ciencias Sociales no publicada. Universidad Nacional de Cordoba, Cordoba, Argentina.

Gras, A. (1896) La criminalidad en los ninos. Buenos Aires: Tip. Salesianos del Colegio Pio IX.

Iglesias, S. (1996). El desarrollo del concepto de infancia. En Sociedades y Politicas, Trabajo Infantil No 2. Buenos Aires.

La Serna, J. (1904). Hijos adulterinos e incestuosos. Tesis para optar al Grado de Doctor en Derecho y Ciencias Sociales, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, publica. Universidad Nacional de Cordoba, Cordoba: "La Patria".

Larrandart, L., Guagnino, V., Rocamora, S. & Beloff, M. (1990). Informe del Grupo de Investigacion de Argentina en Infancia, Adolescencia y Control Social en America Latina, pp.11 - 130. Buenos Aires: Ediciones De Palma.

Lopez, M. (1908). Los hijos naturales ante la Ley (Su reconocimiento). Tesis publicada para optar al Grado de Doctor en Derecho y Ciencias Sociales, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Universidad Nacional de Cordoba, Cordoba, Argentina: La Industrial.

Mazzi, R. (1914) Los menores delincuentes ante la Ley. Ensayo de ortopedia moral. Tesis para optar al Grado de Doctor en Derecho y Ciencias Sociales, publicada. Universidad Nacional de Cordoba, Cordoba, Argentina: Establecimiento tipografico la Italia de A. Biffignandi.

Moreno J. (2000). La politica social antes de la politica social (caridad, beneficencia y politica social en Buenos Aires, siglos XVII a XX). Buenos Aires: Trama / Prometeo libros.

Moreyra, B., Remedi, F. & Roggio, P. (1998). El hombre y sus circunstancias. Discursos, representaciones y practicas sociales en Cordoba, 1900-1935. Cordoba, Argentina: Seleccion Documental: Centro de Estudios Historicos.

Rios, E. (1894). La cuestion social y sus soluciones. Tesis para optar al grado de Doctor en Derecho y Ciencias Sociales, publicada. Universidad Nacional de Cordoba, Cordoba, Argentina: La Italia.

Seoane. M. (1977). Instituciones tutelares del menor en el siglo XVIII (Nota para su estudio en el actual territorio argentino). Revista de Historia del Derecho, No 5, 285-322. Buenos Aires: Instituto de Investigaciones de Historia del Derecho.

Seoane, M. (1980). Instituciones protectoras del menor en el derecho argentino Precodificado 1800-1870. Revista de Historia del Derecho, No 7, 175-209. Buenos Aires: Instituto de Investigaciones de Historia del Derecho.

Torres, F. A. (2008). Historia de la Facultad de Derecho en la Universidad de Cordoba Primera parte 17911820. Informe de Investigacion Centro de Investigaciones Juridicas y Sociales Facultad de Derecho y Ciencias Sociales Universidad Nacional de Cordoba.

Van Dijk, T. A. (2000) Ideologia. Un enfoque multidisciplinario. Barcelona: Gedisa.

Van Dijk, T. A. (2003) Racismo y discurso de las elites. Barcelona: Gedisa.

Vassallo, J. (2005) Politicas de represion y castigo aplicadas a la mujer: La justicia en accion. En Mujeres delincuentes. Una mirada de genero en la Cordoba del siglo XVIII. Cordoba: CEA-UNC Ferreira Editor.

Zavala, J. A. (1901) Filiacion natural. Tesis para optar el Grado de Doctor en Leyes, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, publicada. Universidad Nacional de Cordoba, Cordoba, Argentina: Establecimiento Tipografico "La Minerva".

Zubiaur, J. B. (1884) La proteccion al nino. Estudio de las principales disposiciones del Codigo penal argentino sobre los menores de edad, y los medios de proteccion y correccion para los mismos. Tesis presentada a la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Buenos Aires: Impr. Luis Maunier.

(1) La exigencia de contratacion por escrito para los aprendices data del 17 de noviembre de 1821.

(2) Sobre las instituciones protectoras de este periodo vease Seoane (1977, 1980).

(3) El Codigo Civil fue redactado por Dalmacio Velez Sarsfield, quien curso sus estudios en la Universidad de Cordoba.

(4) Condicion conforme a la cual, al ser libre de la patria potestad, de la tutela o de la servidumbre, cada persona debe arreglar su genero de vida.

(5) Contratacion rudimentaria de servicio domestico mediante un intermediario.

(6) Hospedaje por un precio convenido en viviendas particulares.

(7) La Sociedad de Beneficencia conformada por damas de clase alta, que se hacen cargo de todas las instituciones de Bien Publico fue creada en 1823, cuando se llevo adelante una serie de reformas que modificaron la relacion del Estado con el poder eclesiastico, desarrollandose una actividad secularizadora que limitaba las ingerencias sociales que tenian las ordenes religiosas y las hermandades de laicos. Se confiscaron las propiedades de las ordenes religiosas, creandose instituciones que competian en areas de poder e influencia que habian sido tradicionalmente patrimonio de la Iglesia.

(8) En 1779 El Virrey Vertiz fundo en Buenos Aires la primera Casa de Ninos Expositos para recoger a los ninos abandonados.

(9) Segun terminos del Estatuto de la Asociacion de Damas de la Providencia 1884.

(10) Esta paso a denominarse Casa Cuna luego de la supresion del torno en 1891, debido a una fuerte campana contra su existencia, fundada en opiniones de la epoca segun las cuales estimulaba a padres y madres desaprensivos al abandono de sus hijos.

(11) Se trata de un aparato de madera, giratorio, compuesto de un cilindro que gira sobre su eje, el cual se ajusta al hueco de una pared en el que un lado de la superficie lateral esta abierto y sirve para pasar objetos de una parte a otra, sin que se vean las personas que los dan ni las personas que los reciben, con esta funcion y para preservar la identidad de quien abandonaba a un nino, se instauro a mediados del siglo XVII el uso del torno en los hospicios y en las casas de expositos.

(12) El primer Registro Civil de Argentina fue creado en Cordoba en el ano 1880.

(13) Para el analisis discursivo de las tesis se ha contado con la colaboracion de Carolina Goth.

(14) En oportunidad de su presentacion, la Iglesia lo tomo como un agravio, se lo acuso de hereje y se intento reprobarlo, el asunto tomo dimensiones nacionales llegando a ser removidos los profesores que se habian opuesto y el vicario, que en su pastoral prohibio la lectura de la tesis en toda la diocesis Este episodio lo llevaria a decir: "aparece como una cultura mental inferior a su medio, pero haciendo gravitar una autoridad moral dominante" R. J. Carcano, 1943. Mis primeros ochenta anos, citado en Cicerchia (2006, p. 74).

Nidia Elinor del Carmen Bisig **

* Este articulo se basa en la investigacion "Las representaciones de la infancia en el discurso academico - Universidad Nacional de Cordoba" que la autora ha realizado durante los anos 2007 y 2008 como investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnologicas CONICET y del centro de investigaciones juridicas y sociales de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Cordoba.

** Nidia Elinor del C. BISIG, es Investigadora del CONICET y Docente-Investigadora Categorizada "I", de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Cordoba (UNC). PROFESORA de CLACSO; del CASACIDN, y de Posgrados sobre "Politicas Sociales para la Infancia y Derechos del Nino" del Programa Regional Derecho y Politicas Sociales en America Latina de UNICEFTACRO. IIN-OEA del que ademas es Autora por el UNICEF-IIN en 1999. Es Consultora en Organismos de UN. entre otros, de UNICEF desde 1994 y del PNUD Fondo de lucha contra el Sida desde 2003. Ha publicado numerosos libros y articulos sobre derechos de la infancia y adolescencia. E-MAIL: elinorbisig@arnet.com.ar
COPYRIGHT 2009 Universidad de Medellin
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2009 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:del Carmen Bisig, Nidia Elinor
Publication:Revista Opinion Juridica
Date:Jan 1, 2009
Words:7908
Previous Article:El derecho de danos, la responsabilidad por producto y la proteccion de los consumidores.
Next Article:?Es posible una sociologia juridica critica? Elementos para una reflexion.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters