Printer Friendly

Postsueno americano. Acercamiento critico al cuento Nevermore alone de German Pinzon.

Introduccion

Casi al margen de su trama, Nevermore alone (1) permite entrever rastros constitutivos de su contexto: "La tierra eleva sus mas finas cupulas, y a la izquierda, altisima en la niebla, una mujer, el brazo en alto" (Pinzon, 1999. 188). Este recuerdo del protagonista --de el y de un sinnumero de ceros a la derecha (a la izquierda) de aventureros del sueno americano-- se entromete en pocas lineas de este cuento, alardeando de ser prescindible: "Y la tarjeta postal que tantas veces fue una quimera de papel avanzaba viva, victoriosa, constelada, Manhattan, la patria de la magia, el retablo de las maravillas de la Guerra Mundial, que seria la ultima guerra, y la mujer mas alta de la niebla era la Estatua de la Libertad, New York, New York [...]" (188). No obstante, como se pretende demostrar en este ensayo, estos rasgos del sueno americano y su subyacente american way of life no solo constituyen el paisaje sociohistorico del relato sino que configuran la narracion como signo de la era posmoderna.

Nevermore alone, del escritor y periodista German Pinzon, es el rostro psicologico de un colombiano mayor en Nueva York y, a su vez, el cuadro social de todos los sin patria en esa "meca de la libertad, la seguridad y el exito". Latino sin nombre, de contrabando, el personaje principal cede todo protagonismo a la soledad implacable: "Sobre la maldicion de vivir solo con uno mismo, tener que sonarse siempre con uno mismo" (173). Es mas, de la misma manera en que El coronel no tiene quien le escriba 0958) se ha convertido en una de las novelas insigne de la violencia en Colombia gracias a retratarla de manera sutil, como una condicion natural para el personaje principal, (2) evidenciando sus consecuencias --un estado posviolencia-- ; es posible postular a Nevermore alone como una obra que, a partir de configurar un estado postsueno americano, igualmente sutil y natural para su protagonista, confiere al sueno su realidad: su languidecimiento en pesadilla, en aislamiento kafkiano; ese trasegar en medio de muchedumbres indiferentes que garabatean un "yo" al borde del abismo.

El imaginario del sueno

Las palabras de un personaje del escritor Sholem Aleichem ponen de manifiesto la idealizacion que pervive con respecto a Estados Unidos y su fastuoso modo de vida: "Emigrar a este pais, donde los arboles daban oro y este se podia facilmente recoger en banquetas, equivalia a ingresar al paraiso "(Citado por Stavans, 1999.37). Aqui no sorprende la vision literaria como muestra de nacionalismo, sino la pervivencia ideologica dominante del sueno americano, la cual comienza en los estadounidenses insuflados de ego por pertenecer a un "sistema sociopolitico perfecto", que brinda los mismos derechos, garantias y posibilidades a sus ciudadanos. Romantica manera en que se propaga la ideologia estadounidense y se despliegan las diasporas desde los cinco continentes en la busqueda del exito, la opulencia o, lo que es igual en esta escala de valores, la felicidad.

Esta situacion se puede elucidar con otros antecedentes: la mitificacion de Estados Unidos como "tierra prometida" a partir del arribo de los Padres Peregrinos a las costas de America del Norte en 1620, donde emprendieron la construccion de una Jerusalen en America que pronto mostro sus bondades economicas. Ademas, a finales del siglo XIX, el escritor Horatio Alger consolido este imaginario narrando historias de personajes miserables que alcanzaban grandes exitos en este pais de oportunidades sin limite. Hoy en dia esta caracterizacion del sueno americano pervive en la manera en que los inmigrantes perciben a Estados Unidos: un paraiso donde la prosperidad se palpa.

Esta caracterizacion encarna lo que Berterretche (2001) destaca como "hegemonia": esa aprobacion de la"supremacia norteamericana" respaldada por la "invulnerabilidad" que le concede su seguridad y tecnologia, ademas de la garantia del progreso economico y de su autoproclamacion como el pais modelo de la democracia. Rasgos que confluyen en el imaginario de las megalopolis norteamericanas: paraisos tecnologicos de libertad, apoteosicas arquitecturas del entretenimiento y el consumo, vitrinas de la diversidad cultural; el espacio propicio para la dominacion simbolica a traves del espectaculo que constituye el american way oflife.

Postsueno americano como estrategia de vacio

Nevermore alone retrata un estado postsueno americano porque las caracteristicas del american dream se presentan en la obra literaria anos despues de su obtencion. El protagonista --"maravilloso anonimo neoyorquino" (Pinzon, 1999, 177)--es un colombiano sobreviviente del sueno, cuya existencia reside en la busqueda de alguien o algo que satisfaga sus deseos sexuales. De ahi que en terminos narratologicos la obra se construya sobre una funcion de catalisis, pues se esta a la espera de que este hombre colme sus ansias. En la pesquisa del objeto sexual, ademas de los fragmentos en los que se alude a sus recuerdos de inmigrante, se concretan los nudos de la narracion y sus saltos espaciales y temporales. Estos nudos se superponen durante el cuento y pueden ser esquematizados asi: 1) estancia del hombre en su apartamento; 2) salida para buscar su satisfaccion sexual, en la cual contempla el frenetico espectaculo de la megalopolis; 3) compra de Angel Nymph; 4) retorno del protagonista al apartamento y recepcion a domicilio de la muneca; 5) preludio de la "noche nupcial" entre el hombre y la muneca; 6) muerte del protagonista en la "tina nupcial".

La busqueda del hombre se torna en obsesion, apropiandose del relato como sustituta de su soledad de "rata ermitana", "murcielago de apartamento", "insecto" que suena consigo mismo, entre otros epitetos recurrentes. En este sentido, la desesperacion por su propia satisfaccion, la entronizacion de su Yo corporal y sexual, ademas del envilecimiento de toda relacion intersubjetiva hacen de este personaje, no solo el signo de la identidad de contrabando de los inmigrantes, sino del narcisismo de las sociedades contemporaneas. Segun Lipovetsky, "el 'materialismo' exacerbado de las sociedades de la abundancia [...] ha hecho posible la eclosion de una cultura centrada en la expansion subjetiva, no por reaccion o 'suplemento de alma', sino por aislamiento a la carta" (Lipovetsky, 1990, 53). Precisamente, los postulados de este estudioso de la cultura guian el horizonte de interpretacion presentado en este ensayo, pues en su condicion de inmigrante, el personaje principal de Nevermore alone participa como telespectador en la configuracion de la obra literaria como develadora de las estructuras de la cultura posmoderna.

De acuerdo con los trabajos presentados por Lipovetsky en La era del vacio (1990), el hombre de las grandes urbes contemporaneas constituye la esfera mas pura del individualismo occidental, en la cual el individuo se encuentra desprovisto de todo valor social, etico o trascendental y, por tanto, su esfera privada esta a merced de sus deseos cambiantes. El hombre actual vive solo para si mismo, extasiado en su reflejo, libre de todo gran relato, a excepcion del culto al Yo. Este individualismo total es denominado por el autor como neonarcisismo, el cual no subsiste como modo de vivir armonioso, soportado por la relacion del sujeto consigo mismo y en detrimento de sus relaciones sociales, sino que, yuxtapuesto a la vida cotidiana, exhibe su realidad como "estrategia de vacio": "un malestar difuso que lo invade todo, un sentimiento de vacio interior y de absurdidad de la vida, una incapacidad para sentir las cosas y los seres" (76). Este vacio emotivo es el cariz psicologico que define al protagonista de Nevermore alone, "un senor que se habia quedado dormido hacia adentro, hacia la sombra de lo no vivido" (Pinzon, 1999. 180).

Estudiosos de la cultura estadounidense como Paul Watchel en su Miseria de la opulencia (1989), Jules Henry en La cultura contra el hombre (1967) o, recientemente, Morris Berman, en El crepusculo de la cultura americana (2003), han resaltado esta misma caracterizacion de fragilidad emocional en pro del individualismo y su consecuente enajenacion en la cultura norteamericana. De hecho, Berman, sustentando su tesis de que en el coloso del norte se acumula capital financiero destruyendo el capital humano y cultural, presenta el colapso de la civilizacion americana derivada de la desigualdad social, la creciente perdida de derechos, las habilidades intelectuales decrecientes de sus habitantes y la muerte espiritual (Berman, 2003, 78). En esta ultima causa, el autor menciona la inmediatez emocional del norteamericano al desconocer la presencia del otro. Asi, se deduce la condicion de mayor desamparo de los inmigrantes en Estados Unidos y como ellos, en su condicion de marginados, son la mejor expresion de esta sociedad de postsueno.

Ahora bien, para el caso de Nevermore alone es posible extrapolar los conceptos de narcisismo y estrategia del vacio con respecto al estado postsueno americano. En el cuento, la idealizacion del narcisismo esta representada por el imaginario del sueno americano, en oposicion a la estrategia del vacio de postsueno que carcome la existencia del protagonista. El primer indicio del cuento para caracterizar esta carencia emocional es el aislamiento kafkiano, cimentado en la transtextualidad al inicio de la obra: "Esa noche se sono con el mismo y esa manana se desperto convertido en un insecto" (173), que hace alusion (3) al episodio de Gregorio Samsa en La metamorfosis y evidencia la soledad a la que se condena a los inmigrantes: la sordidez de un ambiente dominado por el dios dolar, "ese sentimiento de vacio interior y de absurdidad de la vida"; en fin, el aislamiento de insecto, de alguien que no pertenece, que su cuerpo (su sangre) no lo deja pertenecer a la sociedad que habita. Lo anterior se observa en el siguiente fragmento de la narracion:

A esta hora en el Barrio Hispano y en los vericuetos mas tripticos del exilio, los sudacas se encierran con sus piltrafas de pasado a llorar bajo la lluvia de sus merengues y sus corridos y sus salsas y sus tangos, dibujan en vahos de ron las patrias de sus recucrdos inventados, sus jovenes patrias que sin estar terminadas estan exterminadas (Pinzon, 1999, 182)

Ademas, el hombre--insecto esta sumergido en un apartamento --su "universo, el unico" (185)--desde el que solo puede ver quince metros de planeta a traves de una claraboya a la que agradece haber dejado colar "una hoja del otono que me asusta siempre, pues nadie me escribe nunca y menos esas esquelas de bronce grabado en crepusculo" (176). Esta incomunicacion caracteriza al individuo en la era posmoderna y, especificamente, a los aventureros del sueno americano; es una estrategia de vacio que bien podria expresarse con las palabras de Stavans: la tierra de la Oportunidad se esta convirtiendo en la tierra de la Otredad y "ser el Otro equivale a ofender, a transgredir" (Stavans, 1999, 214). De nuevo, el desasosiego de postsueno.

La ciudad: el hombre contra la multitud

La megalopolis escogida por Pinzon para evidenciar el estado postsueno americano es Nueva York, o mejor, "New York, New York", al estilo Sinatra, como lo presenta ironicamente el narrador. A decir verdad, no podia ser otro el epicentro de esta caracterizacion de la era del vacio, si se atiende a la dominacion simbolica de "la capital del mundo" con respecto al american dream: "Nueva York es la mercancia con mayor contenido simbolico que posee el capitalismo, es la capital del american way of life y el set privilegiado del sueno americano" (Berterretche, 2001).

Como afirma Garcia Canclini (1995), en menos de cincuenta anos el imaginario latinoamericano del pensamiento y la estetica relego ciudades como Paris, Milan o Londres, para dar paso a diversidad de ciudades norteamericanas, entre las que sobresale Nueva York para los intelectuales y los trabajadores inmigrantes. Sin embargo, en Nevermore alone no se expresa ya la grandeza de la ciudad (propia del sueno), sino el grito quedo de la desesperanza (de postsueno): "New York, New York, la marcha incesante de sus naciones nomadas, sus huracanes de rostros sin nadie, sus pajas desprendidas de todas las llanuras de la soledad del mundo" (Pinzon, 1999, 174). Palabras que recuerdan la vision perenne en los cuentos de Todos estabamos a la espera, de Alvaro Cepeda Samudio, y que el mismo, con conocimiento de causa por su trajinar neoyorquino, pone de manifiesto al inicio de su obra: "Nueva York, que es una ciudad sola. Es una soledad sin solucion. Es la soledad de la espera" (Cepeda Samudio, 2003).

Tal es la ciudad que decide explorar el hombre--insecto en busqueda de un objeto de satisfaccion sexual, el cual se ha ido tejiendo a traves de sus recuerdos de infancia y constituye una panoramica de la megalopolis que desentroniza las categorias del sueno americano. Ademas, la exploracion de la ciudad evidencia lo que Lipovetsky llama "conciencia telespectadora", referida al modo posmoderno en que los hombres contemporaneos ven y se relacionan con el mundo: saturados de informacion; excitados e indiferentes al mismo tiempo. Evidentemente, todo en el hombre--insecto es de huida y permanencia a falta de remedio, a falla de agallas para claudicar la farsa de su existencia; es su vida la que se desangra por las calles de Nueva York junto a otras ratas anorantes venidas de todos los rincones del orbe. Su lastre de soledad entre las calles remite a los protagonistas de Noches blancas, de Dostoievski, o de El hombre de la multitud, de Edgar Allan Poe. No obstante, en este caso ni emancipacion ni degradacion, como sucede respectivamente en las obras referidas, se dara para este hombre de contrabando en manos de otra persona. Su tragico destino esta cifrado por un rostro y unas manos de plastico.

La sexualidad plastica y el vacio amoroso

En una entrevista de 1966, Henry Miller afirmaba que lo sexual era el simbolo de la situacion social estadounidense, advirtiendo que se actuaba sexualmente sin la alegria de anos anteriores, al convertir la sexualidad en una moda. Lo anterior sirve de fundamento a Diaz-Plaja (1977) para establecer la lujuria como parte del ethos norteamericano que, si bien hoy las politicas expansionistas y cierta "liberacion" del pensamiento han convertido buena parte del mundo como receptora de esta moda sexual, es recurrente ver el ideal estadounidense como su gran promotor a traves de su maquinaria ideologica.

De este modo, la sexualidad pasa a conformar esa cultura de la diversion norteamericana y sus necesidades creadas como respuesta a la alineacion del Yo de la estrategia de vacio. Justamente, a causa de su aislamiento y necesidad de estar con otros, el protagonista de Nevermore alone, tras su fallida busqueda de prostitutas y la insatisfaccion de su ejercicio voyerista con adolescentes que desfilan en patines por el Rapsody in blue del Rockefeller Center, decide adquirir a Angel Nymph, con el fin de pasar con ella una noche de pasion.

Entre las multiples ofertas que le son presentadas, se aprecia la unica voz que ?dialoga? con el protagonista. Voz de vendedor, voz de los medios, que reclama su participacion en el mundo exclusivamente como consumidor. Su investidura de cliente sexual es su modo de adquirir existencia, asi sea en medio de otros espectros, los proxenetas, que con su diversidad de razas e idiomas se multiplican en un juego de espejos. Segun Lipovetsky, "un proceso sistematico de personalizacion consiste esencialmente en multiplicar y diversificar la oferta, en proponer mas para que uno decida mas" (Lipovetsky, 1990, 19). Asi, auspiciados por la tecnologia y la organizacion social, todo aparece al alcance del hombre:

Aun estaba a tiempo de ir a la bolsa de corredores de belleza en flor. !No: ir, jamas! Phone o mail, maravilloso anonimo neoyorquino. Cines: Rialto l XXX: "Temptress", "Bordello." "I wannabebad" "!Girls! !Girls!", proclamaba el gran patriarca negro [...] Su vuelo loco de libelula salpicada por la felicidad lo llevaron de nuevo casi al Rockefeller [...] "HOSTAGE WOMAN!: VANESA DEL RIO !VIVA VANESA!, sin detenerse en los escaparates aderezados de vaginas artificiales y espantosamente solitarias (Pinzon, 1999, 178).

Esta multiplicidad en la oferta da cuenta de la estrategia de vacio a traves de la continua seduccion emitida por los medios, los cuales hacen que el ser humano se vuelque sobre si mismo, en busqueda de su satisfaccion personal. Finalmente, el hombre--insecto elige a Angel Nymph, una muneca a control remoto con todos los organos femeninos, que masajea gentilmente en cien posiciones diferentes y a la que promocionan como "lo mas tierno y dotado de vida que usted pueda esperar de una muneca solida" (188). Esto coincide con la busqueda de los dispositivos mas inauditos (maquinas-sexo) (4) que enuncia Lipovetsky dentro de la sexduccion, subproducto de la estrategia de vacio y que remite a la configuracion del sujeto por medio del sexo.

Ademas, existen otras razones para que el hombre-insecto haya elegido aAngel Nymph y no a una mujer de carne y hueso. Lipovetsky cita trabajos que evidencian el odio que el hombre alimenta contra la mujer por sus exigencias sexuales, ante las cuales se siente impotente. Por su parte, el protagonista de Nevermore alone tiene pesadillas con una hipotetica esposa que muere y resucita, y teme todo acercamiento a una mujer porque se imagina el tipo de esposa que sera. A su modo de ver, el amor es "Nuestra ilusion obligatoria, que termina casi siempre en el servicio conyugal obligatorio. Tambien puede ser el verdadero crimen perfecto, porque deja a sus muertos de pie" (186).

Esto confiesa el hombre a la muneca en una perorata sobre sus cuitas que nunca antes habia podido emitir ante otro "ser", asi no sea humano, y que va llenando por unica vez su vida de algo muy cercano al amor. Esto confirma que aunque las ideologias "progresistas" quieren separar el sexo y el sentimiento, hombres y mujeres siguen aspirando a la intensidad emocional en medio de su aislamiento (Lipovetsky, 1990, 77).

Esta configuracion de soledad tiene su paroxismo en el final del cuento, cuando el protagonista por fin tiene compania, su Teen Angel que lo escucha sin pronunciar palabra y a quien dice: "Lo mas perfecto de ti es tu silencio" (Pinzon, 1999, 188), bien agradeciendo ser escuchado en el exilio o aceptando que el es un producto de segunda mano de esa megalopolis, de los que no escuchan, de los que se expresan ante otros unicamente para escucharse a si mismos, porque, a decir verdad, nunca ha existido un otro.

La forma literaria fragmentada como retrato social de postsueno

En su doble papel como cronista y escritor de ficciones, German Pinzun se ha erigido como fabulador de !o cotidiano. Su preocupacion formal es evidente en su obra periodistica, asi como en sus novelas El terremoto y Esta vida y la otra, y entre su obra cuentistica destaca La sin calzones como muestra narrativa que pone en juego los elementos recurrentes de su estilo: las mudas temporales, espaciales y de narrador que generan la fragmentacion literaria y que ceden al lector el trabajo de re-construccion de la obra; la apropiacion de la oralidad en la escritura para transmitir la voz viva de las gentes; la reflexion sobre cada situacion narrada como dispositivo de critica social; ademas de la descripcion minuciosa de lo cotidiano y la adjetivacion ampulosa.

Estos elementos formales se articulan a traves del contenido social de cada obra. Pinzon entrega a sus lectores ese mundo que conoce de cara al dolor, al miedo y a la muerte, como indagacion por la condicion humana en interacciones sociales especificas. En La sin calzones (1957), la discriminacion hacia una campesina encubierta por el silencio de las grandes ciudades; en El terremoto (1966), la vida intima de una pareja como pretexto para examinar las manifestaciones de una violencia social que causa desasosiego e insensibilidad al mismo tiempo; y en Esta viday la otra, el amor tragico entre una religiosa y un teniente que desentrana el conflicto colombiano. Si bien el estilo de Pinzon en estas obras constituye una indagacion formal cuyo objetivo es romper con los convencionalismos de la escritura, en Nevermore alone el contexto social revalora esta forma literaria en su sentido mas excelso y, justificado por la fragmentacion mediatica de la sociedad, se empareja la vision del medio como mensaje (5) para hablar de este periodo historico en que lo fragmentario de las coordenadas sociales degenera en la alienacion individual.

En su articulo La literatura latinoamericana en la era de la saturacion mediatica, Paz Soldan (2004) expone como los autores latinoamericanos contemporaneos han cedido su compromiso social y tradicion literaria a la influencia de los medios masivos, que se han apoderado con su liviandad de la forma y el fondo de los textos literarios. Antecediendo dicha generacion de escritores, German Pinzon logra en Nevermore alone un equilibrio entre la expresion afectada por la saturacion mediatica y la critica social. De hecho, destruye la nocion de orden para evidenciar la crisis de identidad de los individuos en una postura critica sensata.

En primer lugar, el elemento formal del que se vale Pinzon es el lenguaje del cut up, que no respeta el orden de los acontecimientos al someter cada instante al mayor numero posible de variaciones. Lo anterior le permite configurar su obra a partir de las mudas espaciales, temporales y de narrador, casi siempre en cada cambio de parrafo, para estructurar los seis nudos narrativos mencionados. Asi, este juego de fragmentaciones es producto y, a su vez, configura la sociedad posmoderna de postsueno, ademas de provocar un ritmo narrativo vertiginoso, que unicamente se pausa en los recuerdos de inmigrante, y que desplaza al lector a una conciencia telespectadora a la deriva en la megalopolis: "halito ciclonico de Nueva York, los mil y un cantos de sirenas de patrullas policiacas y ambulancias llorando por las avenidas noche y dia, [...] los mil y uno horrisonos truenos aereos y subterraneos escapando hacia lo desconocido" (Pinzon, 1999, 175).

El segundo elemento para lograr esta critica social es el cumulo de palabras, expresiones y parrafos en ingles y espangles con los cuales Pinzon nutre la obra, y que no solo delatan mudas de narrador, sino que consolidan el retablo social neoyorquino de postsueno y su profusion-confusion cultural: "Vista a Lolita de la manera que usted piensa que deberia verse una Lolita. Usted las ha visto, viniendo del colegio in their tight leather mini skirts or levis, o en sus pujantes uniformes" (175) Esta manera de relacionarse con las lenguas en contacto inventa una nueva "identidad" de los latinoamericanos en el exilio, una mezcla linguistica que en la narracion literaria amplia el contexto social y configura la vision de mundo del latino en la megalopolis; mas aun cuando la misma lengua ha sido herramienta de su enajenacion cultural al mitificar la grandiosidad norteamericana. "!Angel nino! Cuanta ternura, pero es en ingles que la lengua revolotea en besos para chupar: !Teen Angel!" (173).

Como sucede siempre con la palabra poetica, la obra construye su estructura ideologica como respuesta al contexto social. Pinzon reproduce la realidad social en la literatura en terminos de oralidad, transcribe las voces de los inmigrantes, su modo de hablar en ingles, espanol o espangles, lo cual ha sido imperativo en su trabajo literario y periodistico. De este modo, el autor rescata la voz viva de los sin voz, elaborando un discurso polifonico como arma de critica social, tercer elemento fundamental de su escritura:

En los bares apolineos de la 72 recien llegado, un malica Borinquen le decia, llorando, que cada vez que en New York New York se sabia de un crimen, la policia no buscaba un culpable, buscaba un puertorriquefio. Tiempos felices, no como ahora, que cuando se sabe de un delito atroz todos buscan a un narcolombiano (173).

Este mismo sentido de la oralidad con el proposito de plasmar la policromia social hace que la narracion se explaye mediada por polisindetones, comas y repeticiones, y se fije con minuciosidad en los detalles del paisaje fisico, mental y emocional, amparada por metaforas y comparaciones intensas, y una adjetivacion que podria tildarse de excesiva, pero que genera una eclosion de imagenes que contribuye a configurar el estilo propio de Pinzon: ampuloso, visualmente intenso, sensitivo y sensual; carnal y descarnado al mismo tiempo:

Sus dedos quinceaneros derrotaron el ultimo poro de muslos, tocaron el centro de las murallas chinas. Era otra muralla, pero inefable, una muralla de seda china, los calzoncitos apretadisimos, que adivino cegadores de blancura, blancura que hervia. Y al fondo de la piel tan tersa como pomulos de bebe, unos bulbosos, tiernos labios de bebe. Y el cerebro de la nina inmerso en sus propios labiecitos de bebe. Y el cerebro de el inmerso. Y les estallaban los cerebros en altaneria de astros y flores (176).

Estas caracteristicas de la prosa de Pinzon se tejen en el umbral del humor negro, elemento indispensable para imponer su diatriba, en este caso, contra la alineacion derivada del sueno americano. Asi como en otras de sus obras, el argumento raya en el absurdo y da paso a la comicidad: una mujer hambrienta que muere por querer robar un pollo de plastico, en La sin calzones; o el amor entre un militar y una religiosa, en Esta viday la otra. En Nevermore alone, un hombre mayor que vive y muere por una muneca como trama de la obra constituye una situacion digna de burla, que se acentua con cada evento narrado durante la noche de bodas del anciano y Angel Nymph:

No la descalzo ni la despojo del velo. [...] sintio que esa eternidad de ojos le extendia en el amor como un certificado de no defuncion. Sintio igualmente que podia desnudarse sin que Teen Angel despreciara las cicatrices quirurgicas de su vientre, del destino que habia entrado en el hasta en las tripas, ni sus jubilados musculos de Tarzan que empieza a desleirse, ni su parecido atroz con un autorretralo de Bacon, ni su encapuchado pene ermitano de rata ermitana (187).

De este modo, el paisaje social se tine del humor negro de Pinzon, quien genera paulatinamente el sentido de lo tragico en el lector. La mofa no llega a carcajada porque es una burla de la inconformidad que habita en cada corazon humano, insuflado por suenos y deseos que al final de la vida tendran su saldo en rojo. Deseos como el hambre que no logra saciar, La sin calzones, o ese amor de juventud que nunca llega para el hombre-insecto en Nevermore alone y que no volvera para la pareja de El terremoto. Asi, el humor de Pinzon es la risuspurus que sugiere Samuel Beckett, es decir, la risa que se rie de lo desdichado.

La comicidad de la autodestruccion

Si resulta comica la "noche nupcial" entre el hombre-insecto y Nymph Angel. lo es mas la muerte de la pareja como final del cuento; otro signo de la interpretacion propuesta. Dice Lipovetsky: "En su estadio supremo, lo pomo es comico, el erotismo de masa se vuelve parodia del sexo [...] el sexo-maquina, el sexo abandonado al juego de 'lo que sea', el sexo alta fidelidad, ese es el vector humoristico" (1990, 169). Esto vale de modo equivalente para la muerte cuando la teatralidad del erotismo se ha puesto de preludio. Todo esta listo para la noche de pasion del hombre-insecto y su muneca. El la deja en la tina nupcial con la mayor delicadeza y, estando los dos en el agua, la enchufa al tomacorriente que les devuelve una descarga electrica mortal. Fin de la historia. Sin embargo, las ultimas palabras del hombre abren la posibilidad de un suicidio: "?Sabes que el noventa por ciento de los que se ahogan en el mar no mueren como naufragos de una tempestad, sino porque se ahogan en la banera del barco?" (Pinzon, 1999, 189).

Si se opta por esta posibilidad, la satisfaccion sexual que busco el hombre-insecto durante la obra marcaba los estertores de despatriado para quien la muerte y la vida no son diferentes. Evidentemente, la era narcisista multiplica las tendencias a la autodestruccion, con el agravante de que el hombre fluctua entre el deseo de morir y el de vivir casi instantaneamente (Lipovetsky, 1990, 213). Asi, todos los ideales del american way of life se quedan en el cadaver que comparte una tina con el unico "ser" que le significo amory compania lejos de su patria. Su cuerpo pasara inadvertido hasta que su fetidez traspase los limites de su apartamento ... de muchos apartamentos a la redonda.

Aunque en esta obra de German Pinzon esta presente el erotismo literario, el humor negro y la patologia psicologica de ciertos gustos sexuales en el ocaso de la vida y dependientes de la infancia, es inne gable el ambiente sordido que sobresale a traves del lenguaje literario y que denota, ya no los trazos del sueno americano, sino de la profusionconfusion de culturas en la megalopolis. Su aislamiento, su estrategia de vacio, se traduce en critica social: la certeza de "inmigrante latino que nunca estara seguro de sus papeles, que se sabe de contrabando hasta en su lecho" (Pinzon, 1999, 183), de exiliado de todos lados que se sabe pisando tierra ajena; enemiga, quiza.

Finalmente, extrapolando esta interpretacion, la obra traspasa su contexto social y se convierte en una tragicomedia de la Soledad (6) (con mayuscula) con el agravante del titulo; un imperativo para el hombre-insecto y, con el, para el latinoamericano encadenado al exilio, para la humanidad: Nevermore alone, este grito desesperanzado de "nunca mas estar solo", para los hijos que aun suenan con retornar al paraiso, para los eternos exiliados ante el silencio de Dios. Con su obra, Pinzon deja al lector de cara a la decadencia, al vacio, a la desolacion. La forma literaria que ha forjado encuentra su mayor motivacion en la condicion humana de postsueno (sin importar cual sea el sueno, el americano es solo una excusa) en este mundo fraguado por los anhelos cambiantes de los seres humanos. Toda ilusion se funde en los dos cuerpos abrasados y abrazados del final, en puras cenizas como arquetipo de la corrupcion de toda esperanza para el hombre.

Recibido: 19 de septiembre de 2008. Aceptado: 16 de abril de 2009 (Eds)

Bibliografia

Arango, Manuel Antonio. Gabriel Garcia Marquez y la novela de la violencia en Colombia. Mexico: Fondo de Cultura Economica, 1985.

Berterretche, Juan Luis. ?Requiem para el sueno americano? Disponible en http://www.pangea.or/cpea/archivos/Suramerica/requiem.htm,2001. Consultado el 11 de noviembre de 2006.

Cepeda Samudio, Alvaro. Todos estabamos a la espera. Bogota: Ancora, 2003.

Diaz-Plaja, Fernando. Los siete pecados capitales en Estados Unidos. Madrid: Alianza, 1977.

Garcia Canclini, Nestor. Consumidores y ciudadanos. Conflictos multiculturales de la globalizacion. Mexico: Grijalbo, 1995.

Genette, Gerard. Palimpsestos. La literatura en segundo grado. Madrid: Taurus, 1989.

Henry, Jules. La cultura contra el hombre. Mexico: Siglo XXI, 1967.

Lipovetsky, Gilles. La era del vacio. Ensayos sobre el individualismo contemporaneo. Barcelona: Anagrama, 1990.

Mc-Luhan, Marshall. La comprension de los medios como las extensiones del hombre. Mexico: Diana, 1969.

Morris, Berman. El crepusculo de la cultura americana. Barcelona: Octaedro, 2003.

Paz, Octavio. Ellaberinto de la soledad. Mexico: Fondo de Cultura Economica, 1985.

Paz Soldan, Edmundo. "La literatura latinoamericana en la era de la saturacion mediatica", en: Palabra de America. Barcelona: Seix Barral, 2004.

Pinzon, German. El terremoto. Bogota: Tercer Mundo, 1906.

--. "Nevermore alone" en: Giraldo, Luz Mary (comp.). Cuentos de fin de siglo. Antologia. Bogota: Planeta, 1999.

--. Reportero hasta morir. Bogota: Planeta, 1999.

--. "La sin calzones", en: Mito. Numero 16, (Vol.3), Bogota, Octubre-Noviembre, 1957, 243-255.

Stavans, Ilan. La condicion hispanica. Reflexiones sobre la cultura e identidad en los Estados Unidos. Mexico: Fondo de Cultura Economica, 1999.

Wachtel, Paul. Miseria de la opulencia. Un retrato del modo de vida estadounidense. Mexico: Fondo de Cultura Economica, 1989.

Zabala-Leiva, Sergio. "El sueno americano", en: Laprensa Honduras. Disponible en http://www.laprensah.com 2001. Consultado el 15 de mayo de 2006.

(1) Cuento incluido en la coleccion Cuentos defin de siglo. Antologia, 1999. El cuento fue publicado por primera vez en la revista El malpensante. No. 6 (Sep-Oct. 1997), p. 62-70.

(2) Arango (1985), fundamentado en McMurray y Meyer-Minnemann, ha evidenciado la representatividad de El coronel no tiene quten le escriba dentro del drama nacional de la violencia reconociendo, junto a otras, estas caracteristicas en su constitucion.

(3) Los terminos "transtextualidad'" y "alusion" son retomados de los conceptos trabajados por Gerard Genette en Palimpsestos. La literatura en segundo grado. Taurus. Madrid 1989.

(4) Otra referencia literaria significativa con respecto a la "maquina-sexo" se encuentra en el relato La maquina de follar de Charles Bukowski. Barcelona: Anagrama, 1996.

(5) Con esta expresion se retoma explicitamente la dicotomia forma-contenido, acentuando su significado para la era electronica con los conceptos medio y mensaje segun la vision totalizadora de Mc-Luhan (1969), quien evidencia "'el desmoronamiento mental" causado por la diversificacion mediatica. La forma fragmentaria del cuento de Pinzon (el medio) revela este condicionamiento mental de la actualidad; es, en si misma, su mensaje.

(6) Octavio Paz (1985) ha generado un espacio de reflexion significativo de esta soledad esencial del ser humano en su obra El laberinto de la soledad, de donde se desprenden causas historicas, antropologicas y culturales de esta condicion humana en el contexto mexicano, pero que se extiende al latinoamericano y universal.

Alirio Sneider Saavedra Rey ** Universidad Pedagogica Nacional

* Este articulo proviene de la investigacion: "La vision de mundo latinoamericana en la actualidad a traves de la narrativa colombiana. Una propuesta estetico-social"

** Docente Licenciado en Humanidades, Espanol y Lenguas extranjeras (Universidad Pedagogica Nacional, Bogota). e-mail: sneider201@hotmail.com
COPYRIGHT 2009 Universidad de Antioquia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2009 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Saavedra Rey, Alirio Sneider
Publication:Estudios de Literatura Colombiana
Article Type:Report
Date:Jan 1, 2009
Words:6014
Previous Article:Editorial.
Next Article:Los vacios de la historia y el enigma del arte. Historia de un deseo de Pedro Gomez Valderrama.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters