Printer Friendly

Porfirio Diaz. Su vida y su tiempo. La guerra 1830-1867.

Carlos Tello Diaz

PORFIRIO DIAZ

Su vida y su tiempo

LA GUERRA

1850-1867

Reproducido con autorizacion de Penguin Random House Grupo Editorial

[ILUSTRACION OMITIR]

EL ORIGEN

MESON DE LA SOLEDAD

"En la capital de Oaxaca, a 15 de septiembre de 1830, yo, el teniente, bautice solemnemente a Jose de la Cruz Porfirio, hijo legitimo de Jose de la Cruz Diaz y Petrona Mori". Asi quedo asentado en el libro 77, folio 164, partida 847 de los archivos de la parroquia del Sagrario de Oaxaca, con la firma de Luis Castellanos, quien anos despues habria de aspirar al obispado de Antequera, luego de ser vicario del Sagrario y tesorero de la Catedral, asi como diputado en el Congreso General de Mexico. El nino que acababa de bautizar en la pila de marmol de la Catedral --la unica que habia en toda la ciudad, enorme, instalada adentro de la sacristia--llevaba el nombre de su padre, Jose de la Cruz, aunque tambien otro mas, poco comun en Mexico: el del santo del dia de su bautizo, San Porfirio. Y la historia lo habria de conocer con ese nombre, el de Porfirio de Tesalonica, el anacoreta del rio Jordan, el obispo de Gaza que a fines del siglo iv, con una falange de soldados, destruyo los templos y los idolos para imponer el orden entre los paganos del Sinai. Era miercoles, pero el nino, segun parece, habia nacido la vispera, el martes por la noche ("el nacimiento fue en la noche", asegura una persona que conoceria de cerca al nino que acababa de nacer, "el 14 de septiembre"). Y habia nacido, segun parece, no en Oaxaca sino al noroeste de la ciudad, en La Borcelana ("un rancho en el camino de Etla a Oaxaca", afirma el testimonio de un grupo de oaxaquenos que lo supo de palabra delpropio don Porfirio). Lo normal en esos tiempos --asi sucedio tambien, de hecho, en el caso de sus hermanos--era que el sacramentodel bautismo tuviera lugar al dia siguiente del nacimiento. Y La Borcelana era propiedad de la familia de Petrona Mori, quien vivio ella misma hasta su matrimonio en la villa de Etla, donde radicaba todavia su hermana Florentina.

"Fue padrino el senor cura de Nochixtlan", anade la fe de bautismo," licenciado don Jose Agustin Dominguez". Dominguez estaba obligado a vivir en su parroquia a varias jornadas a pie de Oaxaca, en Nochixtlan, donde oficiaba las misas en la iglesia de Nuestra Senora de la Asuncion. Tenia su domicilio ahi, en el corazon de las Mixtecas, pero residia en ese momento en la capital del estado ya que, desde hacia un ano, formaba parte del Congreso de Oaxaca, que comenzaba su periodo de sesiones en septiembre, con la comparecencia del gobernador Jose Lopez de Ortigoza. Los sacerdotes eran a menudo miembros de los organos de gobierno del pais, incluso de los mas altos: la Iglesia y el Estado no estaban separados en Mexico. El licenciado Jose Agustin Dominguez, cura de Nochixtlan y diputado de Oaxaca, habria de desempenar un papel fundamental en la vida de Jose de la Cruz Porfirio. Seria su guia y su protector en los anos por venir, hasta el dia del rompimiento, cuando le fue revelado a su ahijado, adulto ya, que su destino iba a ser otro.

La familia que formaban Jose de la Cruz Diaz y Petrona Mori estaba integrada por tres ninas: Desideria, Manuela y Nicolasa, ellas tres nada mas, pues tiempo atras habian muerto en la infancia dos hijos, Cayetano y Pablo, nacidos ambos despues de Desideria. Por esa razon los padres recibieron con gusto el nacimiento del nino que no tenian, el cual seria su orgullo: Jose Porfirio. La familia vivia al poniente de la ciudad de Oaxaca, en un parador de arrierias llamado el Meson de la Soledad, el unico que habia en toda la ciudad, por la razon que habria de sugerir mas tarde ("la poca entrada y salida de gente en la capital") el historiador don Juan Bautista Carriedo. El edificio del meson pertenecia al convento de Santa Catarina. Habia tenido varios usos a lo largo de los anos: cuartel de dragones del Ejercito Realista, caballeriza de los insurgentes del Sur, parador una vez consumada la independencia de Mexico. Jose de la Cruz lo arrendaba por medio de un intermediario, a las monjas de Santa Catarina. Era lo normal. Por esos anos, la ciudad tenia alrededor de 1,500 viviendas, la mayoria de las cuales, al menos 70%, era propiedad de la Iglesia, "el relicario de la fe", segun un clerigo de Oaxaca. Entre sus propiedades, ademas de casas, habia templos, conventos, hospitales, cofradias, seminarios, capellanias, mesones y congregaciones. Santa Catarina era en este sentido el convento de religiosas mas rico de la ciudad, apenas atras de la Concepcion: tenia 75 propiedades en la capital de Oaxaca.

El Meson de la Soledad estaba localizado en el extremo mas oeste de Oaxaca, por la salida del camino real a la ciudad de Mexico. Era una casa de una sola planta, maciza, con muros de adobe revestidos de cantera, el porton flanqueado por pilastras pintadas de cal, la fachada coronada en el techo por una especie de barandilla. Tenia dos patios: el primero con una fuente al centro, al que daban los corredores donde estaban las mesas y las sillas que ocupaban los pasajeros, y el segundo, mas al fondo, con un estanque de agua, al que daban los corrales y los cobertizos que guardaban el forraje de los animales. Jose de la Cruz Diaz tenia en ese patio un banco de herrador, con un horno, un martinete, un yunque y un ventilador que funcionaba con ayuda de agua. Tenia tambien un hospital de veterinaria para atender a las bestias de carga que llevaban los arrieros. Era herrador y veterinario de profesion, y fue tambien arriero. Vivia con su familia en una de las habitaciones que daban al patio de la fuente. Ahi mismo, al lado, alquilaba cuartos a los pasajeros mas ricosy rentaba catres y petates a los arrieros mas pobres, para dormir en comunidad. Todo el comercio que habia entre Mexico y Guatemala, entre Veracruz y Chiapas, pasaba por Oaxaca, y todo, casi todo aquel comercio desfilaba por el meson de arrierias que estaba frente al templo de la Soledad.

El oficio de transportar mercancias a lomo de muia, por un tiempo reservado a los criollos, era por aquel entonces un oficio de mestizos, indios y mulatos. Algunos de los protagonistas de las guerras de Independencia, como Morelos y Guerrero, un mestizo y un mulato, habian sido arrieros en su juventud, experiencia que aprovecharian mas tarde para combatir en las montanas del Sur. Eran hombres educados en las lecciones que dan los caminos: debian tener fuerza para resistir la marcha, habilidad para negociar, sentido comun para resolverlos imprevistos, responsabilidad para concluir el camino con toda la carga. Habia por esos anos muy pocos caminos de rueda en Mexico.

Las mercancias, asi, tenian que ser transportadas a lomo de muia por los caminos de herradura. "Millares de mulos y caballos, en largas recuas, cubren hoy los caminos de Mexico", escribio el sabio Alexander von Humboldt. Oaxaca no era la excepcion: todos sus caminos estaban llenos de recuas cargadas de mercancias. "Solo dentro de los limites del gran valle de Oaxaca hay caminos mas o menos transitables", observo un discipulo de Humboldt, el ingeniero Eduard Muhlenpfordt. "Aparte de estos, un carruaje no puede circular hacia ningun lado, pues encuentra solamente angostos senderos para mulas, en su mayoria extremadamente peligrosos".

El ingeniero Muhlenpfordt, oriundo de Clausthal, en el reino de Hannover, con estudios en la universidad de Gottingen, vivia por esas fechas en Oaxaca, donde en 1830 realizo dibujos muy notables de las ruinas de Mitla. Trabajaba como tecnico en la construccion de caminos para el gobernador Lopez de Ortigoza, con cuyo apoyo habria de realizar un proyecto de carretera, el primero de una lista que seria muy larga, a traves del Istmo de Tehuantepec. Es posible que conociera a Jose de la Cruz Diaz, pues ambos estaban interesados en el progreso de los caminos en Oaxaca, uno como mesonero, otro como ingeniero, y ambos conocian, asimismo, un negocio en el que habian trabajado los dos por varios anos: el de las minas de Ixtlan, Tiempo despues, Muhlenpfordt habria de planear un camino para carretas de Oaxaca a Tehuacan, que seria cancelado y olvidado por un pronunciamiento que trastorno la vida de Mexico. El pronunciamiento, lamento, "impidio la continuacion de las obras y posteriormente la realizacion de todo este plan, grandioso y prometedor".

La precariedad de la comunicacion en el pais hacia que las ciudades, aun las que eran centros de comercio, como Oaxaca, vivieran hacia adentro, aisladas mas o menos del resto de Mexico. En ese aislamiento, la presencia mas importante era la Iglesia. El meson que regentaba Jose de la Cruz Diaz estaba a un costado del templo de la Soledad. Su vida transcurria bajo su sombra. Antes de reanudar la marcha, por la madrugada, los arrieros encomendaban sus almas a la virgen de la Soledad, patrona de los viajeros en Oaxaca. Le rezaban sus oraciones hincados sobre la calle del meson, frente a su estatua de piedra. Por eso estaba ahi la estatua, sobre la calle, para que los arrieros no tuvieran que subir con sus bestias hasta el atrio de la iglesia, donde podian ser confundidas con los animales de las otras arrierias. El templo habia sido levantado a finales del siglo XVII, en el lugar donde estaban las ruinas de la ermita de San Sebastian. Su portada estaba dividida en cuerpos de columnas doricas, jonicas y salomonicas, y tenia algunas de las esculturas mas hermosas de Oaxaca. Era amarilla, a diferencia del resto del templo, que estaba construido, como el convento, con la piedra verde de las canteras de Santa Lucia del Camino. Habia por aquel entonces ocho monasterios para frailes y trece conventos para monjas en Oaxaca. "Entre los conventos de monjas, el mas rico es el de Nuestra Senora de la Soledad", escribio Muhlenpfordt. "La santa venerada y milagrosa es la patrona de la ciudad". Los oaxaquenos celebraban su dia el 18 de diciembre, para despues festejar, con una comida de vigilia, la Natividad del Senor. No habia la costumbre de cenar el 24 de diciembre. La gente acudia a la calenda del Nino Dios y, mas tarde, luego de comer en la calle turrones y vendimias, a la misa de gallo en la Soledad. Asi tambien debio hacer Jose de la Cruz Diaz con su esposa y sus hijos, que eran todos muy pequenos, con excepcion de Desideria. El mas chiquito acababa de cumplir tres meses.

En la ciudad, por esos tiempos, la vida era monotona y silenciosa, centrada sobre todo en la familia mas intima, sin visitas de ningun genero. El ambiente de un meson era distinto: los arrieros iban y venian, entraban, salian, estaban siempre en movimiento con sus animales, noche y dia, entre gritos y lamentaciones. En ese ambiente de hosteria, tan singular, empezo a crecer Jose de la Cruz Porfirio, o como lo comenzaron a llamar sus padres con el tiempo, por comodidad: Porfirio.

EL PADRE

Jose de la Cruz Diaz Orozco era hijo de Manuel Diaz Olivera, hijo a su vez de Alberto Diaz Arjona, hijo por ultimo de Diego Diaz Ordaz, todos ellos originarios de Oaxaca. Los Diaz eran una familia conocida en el estado. El propio Jose de la Cruz estaba relacionado con un hombre que seria obispo de Antequera: Jose Agustin Dominguez y Diaz, y con un personaje que seria gobernador de Oaxaca: Jose Maria Diaz Ordaz. Nada es conocido de su vida hasta el momento de sus nupcias con Petrona Mori. Contrajo matrimonio con ella el 4 de mayo de 1809, en la villa de Etla, al noroeste de Oaxaca, "habiendose proclamado en tres dias festivos inter misarum solemnia, segun lo dispuesto por el Santo Concilio de Trento". Jose de la Cruz era "espanol, soltero, de veintinueve anos, hijo legitimo de don Manuel Diaz y Maria Catarina Orozco", y Petrona, a su vez, era "doncella espanola, de quince anos de edad, hija legitima de don Mariano Mori y Tecla Cortes". Asi decia el acta de matrimonio: el espanol, ella espanola, pero era falso, pues ambos eran mestizos con rasgos mas o menos indios. Es lo que sugieren los retratos de sus hijos, quienes eran todos, ademas, sanos y fuertes, y sumamente reservados, cualidades que heredaron de su padre. No hay imagenes de el, pero existe una descripcion hecha por un historiador de la epoca, basada en las entrevistas que sostuvo con su hijo. Jose de la Cruz era, dice, "alto, simetrico, muscular y activo", y tambien esto: "de mirada autoritativa y seria, ligeramente inclinada a la melancolia".

En el momento de su matrimonio, Jose de la Cruz trabajaba para una empresa que arrendaba las haciendas de beneficio de metales de Cinco Senores, San Jose y El Socorro, todas ubicadas en el distrito de Ixtlan, las cuales pertenecian en esos tiempos al hospicio de Oaxaca. "Mi padre era dependiente de confianza de la compania minera, y con una pequena escolta que el mismo habia armado, conducia plata de las haciendas a Oaxaca, y de retorno, dinero para las rayas", habria de escribir Porfirio Diaz. La base de la riqueza del estado era sobre todo la grana, no la mineria. Las minas nunca fueron significativas debido a la inexistencia de yacimientos de importancia y a la dificultad de explotar, por la topografia del terreno, las vetas mas pequenas. Pero aun asi habia varias explotaciones de minas, sobre todo en la Sierra de Ixtlan. La hacienda de Cinco Senores, una de las que recorria Jose de la Cruz, destinada al beneficio del oro, la plata y el plomo, estaba situada en una canada al margen del rio Yavesia, a unos 54 kilometros de Oaxaca. Habia sido fundada por un espanol que descubrio ahi la veta de Santo Tomas. Tenia un acueducto de 3 kilometros que llevaba por las montanas el agua que movia la maquinaria destinada al beneficio de los metales.

[ILUSTRACION OMITIR]

Jose y Petrona vivian en el pueblo de Santo Tomas Ixtlan, un lugar frio y seco que no congeniaba con ella, acostumbrada al clima mas dulce de Yanhuitlan. En parte por esa razon, pero sobre todo porque tenian los dos la ambicion de prosperar, abandonaron todo para salir a buscar fortuna en el distrito de Ometepec, hacia la costa, sin mas fondos que las mulas con las que salieron de Oaxaca. El viaje debio ser largo y dificil, un viaje de varias jornadas a traves de las Mixtecas, primero hacia Etla, Nochixtlan y Yanhuitlan por caminos de herradura, despues hacia Mixtepec y Juxtlahuaca, la parte mas laboriosa, por senderos trazados por el paso de los indios, en direccion a Tlaxiaco, Putla y San Pedro Amusgos, hasta llegar a Xochistlahuaca, ya cerca de la costa, junto al rio del Puente, un afluente del Ometepec. Era un pueblo de un punado de familias, apenas comunicado por brechas con otros pueblos de la region, como Zacoalpan y Tlacoachistlahuaca. Jose de la Cruz rento a la comunidad unos terrenos propicios para sembrar cana de azucar, a cambio de una libra de cera que pagaba, ano con ano, para la fiesta del santo del pueblo. "Hizo desmontes y sembro cana", escribio su hijo Porfirio. "Tenia dificultad para pagar mozos porque contaba con poco dinero, y el mismo construyo su trapiche. Era hombre atrevido y emprendedor, y le gustaba afrontar y vencer dificultades".

[ILUSTRACION OMITIR]

Jose de la Cruz vivio ahi, con Petrona, los anos de la guerra de Independencia. Era parte de la zona de operaciones de los insurgentes que comandaba el general Jose Maria Morelos, quien en la primavera de 1813, en su marcha hacia Acapulco, nombro a Vicente Guerrero comandante del distrito de Ometepec. Guerrero estaba unido a Morelos desde hacia un par de anos: con el combatio en la campana de Puebla y con el participo en la toma de Oaxaca. Entre 1813 y 1815 estuvo activo en Ometepec, donde conocio a Jose de la Cruz. Le dio ahi el nombramiento de capitan de los insurgentes, aunque los testimonios divergen respecto de los motivos. Por haberle servido, segun dice su hijo, "como mariscal o veterinario". 0 por haberle dado refugio en su finca de Xochistlahuaca, segun afirma un historiador del siglo XIX, "una finca rustica azucarera, Cerro Verde".

La lucha fue sangrienta en toda esa region. "Durante el periodo de la guerra, los habitantes de la Costa Chica de Oaxaca tuvieron que sufrir no solo el espectaculo de las batallas y el azar de las derrotas, sino las venganzas de los vencedores y la feroz crueldad de algunos barbaros soldados", habria de escribir el historiador Jose Antonio Gay, quien seria companero de estudios de Porfirio en el Seminario de Oaxaca. "Frente al templo de Ometepec habia un arbol que sirvio a innumerables victimas de patibulo: atados a el mando fusilar Reguera a cuantos insurgentes caian en sus manos". Antonio Reguera, comandante de los realistas en aquella zona de Oaxaca, la Costa Chica, quien hacia el final de las hostilidades abrazo la causa de las Tres Garantias. "Tales actos de barbarie se permitian indistintamente unos y otros, sin que tan indescriptibles escenas de horror, repetidas muchas veces entre aquellos desgraciados habitantes, contribuyesen en lo mas pequeno a mejorar la causa que cada partida defendia".

Jose y Petrona tardaron anos en tener hijos: mas de diez, hasta fines de la guerra con Espana, cuando tuvieron a Desideria, Cayetano y Pablo. Entonces emprendieron el camino de regreso. Manuela, Nicolasa y Porfirio nacieron en los Valles. Petrona volvio a concebir a principios de agosto de 1832, asi que en septiembre, cuando su hijo cumplio dos anos, ella sabia que estaba de nuevo embarazada. Toda la familia vivia en el Meson de la Soledad, que Jose de la Cruz habia tomado en arrendamiento al regresar a Oaxaca. Con los ahorros hechos en Xochistlahuaca, ademas, habia adquirido dos casas: una cerca de la iglesia de Guadalupe, atras del templo del Patrocinio de Maria, entonces en litigio, y otra junto al convento de La Merced, a una cuadra del Matadero, que empleaba para curtir las pieles de los animales que eran sacrificados ahi al lado, en el rastro de Oaxaca. Habia comprado tambien un terreno en la hacienda de San Miguel Tlanichico, una de las mas prosperas del distrito de Zimatlan, al sur de la ciudad, que pertenecia al propietario Jose Joaquin Guergue. El terreno estaba sembrado de magueyes de pulque.

La mayoria de las memorias que tuvo Porfirio de Jose de la Cruz fueron sin duda transmitidas por su madre, Petrona. Era muy pequeno cuando murio su progenitor. Pero hubo quizas un recuerdo no heredado de su madre, sino suyo, fundado en su experiencia de nino: el recuerdo de su padre de rodillas, inclinado, en posicion de oracion. Jose de la Cruz rezaba al despertar, al comenzar a trabajar, al comer, a la hora de dormir. "Era un catolico muy ferviente", rememora su hijo. "Rezaba mucho y aun llego a usar un traje monacal de los terceros de San Francisco". Asi tal vez lo recordaba en el Meson de la Soledad: vestido con el habito de los terciarios, el sombrero con toquilla de mecate arrollada en la copa, el escapulario colgado hasta la cintura, el capuchon de lana caido en pliegues, tambien cafe, similar al que usaban los frailes de San Francisco. Jose de la Cruz era parte de la comunidad que formaban los franciscanos, como lo habia sido el protector de los arrieros, beatificado a fines del siglo XVIII: fray Sebastian de Aparicio.
COPYRIGHT 2015 Editorial Contenido, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Tello Diaz, Carlos
Publication:Contenido
Article Type:Biografia
Date:Oct 1, 2015
Words:3631
Previous Article:Museo subacuatico de arte: en las cristalinas aguas del Caribe Mexicano el visitante disfrutara de esta particular galeria ayudado por un par de...
Next Article:Museos y exposiciones.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters