Printer Friendly

Por los caminos del sur.

Caminos prehispanicos y porfirianos

Desde hacia anos, unos rasgos particulares en los sitios arqueologicos del sur de Veracruz nos inquietaban. Aparentemente, habia brechas o caminos que comunicaban un sitio con otro. Se parecian en gran medida a los actuales pasos de maquinaria pesada o a los antiguos caminos madereros. Aparentemente, eran de origen reciente, pues muchos caminos similares fueron hechos por maquinaria que se introdujo a partir de los anos cuarenta para construir represas ganaderas. Otras brechas parecidas se hicieron en las plantaciones porfirianas para transportar cafe o cana de azucar, o para explorar en busca de petroleo.

Pero hay varios atributos que hacen diferentes unos caminos de otros. Los caminos que parten de los sitios arqueologicos generalmente van sobre las lomas y cuando tienen que atravesar de una loma a otra se construian terraplenes. Sin embargo, los caminos de las maquinas constructoras de represas normalmente van buscando las partes bajas, al igual que los caminos de saca o de extraccion de las plantaciones, ademas de que cada uno tiene diferentes materiales asociados cuando era preciso hacer rellenos o construir puentes. Por ejemplo, durante el porfiriato era comun usar una piedra blanca llevada de Lagunas, Oaxaca, o se construian cimientos de ladrillo, mientras que en los caminos de exploracion de Pemex y en los caminos de terraceria actuales se usa grava roja o colorada (como localmente se le llama). En cambio, en los caminos prehispanicos se usaba esencialmente tierra apisonada, aunque en las margenes de los rios San Juan y Tesechoacan tambien se uso grava.

Se hace camino al andar

Una vez establecidas las diferencias entre los tipos de caminos fue necesario ubicar los sitios con posibles caminos arqueologicos y determinar si unian un sitio con otro o si se trataba de rutas de largas distancias. La oportunidad para explorar estos caminos nos la dio el Proyecto de Sismica Almagres 2D, en el cual se inserto el proyecto de Supervision Arqueologica, que consideraba entre sus acciones una prospeccion extensiva para evitar que las detonaciones de dinamita en busca de hidrocarburos danaran sitios arqueologicos. Se trato de combinar ambos trabajos sin interferir en el objetivo primordial del proyecto.

El area general de prospeccion extensiva estaba localizada en una franja del Istmo veracruzano. Abarco, por el norte, el area sureste de la Sierra de Los Tuxtlas y, por el sur, delimitaba casi con el estado de Oaxaca. En la parte sur de la poligonal, sus limites laterales estaban delimitados por dos elementos naturales: la cuenca media del rio San Juan y la del rio Coatzacoalcos.

Para ubicar los caminos prehispanicos se eligio un area cercana al rio San Juan Evangelista, cuyos lomerios implicaban la posibilidad de que se hubieran construido numerosos terraplenes prehispanicos. Cuando los sitios se ubicaban en potreros, era relativamente facil detectar los caminos porque en general son reutilizados en la actualidad por los vaqueros y por el ganado mismo, ademas de que, como en su mayoria se trazaron sobre lomas, al pasar de una loma a otra invariablemente se construyeron los terraplenes mencionados.

Los problemas aparecian cuando los caminos atravesaban acahuales o cuando las lomas eran muy extensas y planas, pues en esos casos los caminos se perdian y habia que hacer prospeccion alrededor de las laderas buscando el siguiente terraplen.

En varios casos, al cruzar de una loma a otra, cuando la ladera era muy empinada, el camino fue excavado, pero para evitar mayores trabajos solo se buscaba emparejar el piso horizontalmente, rebajando solo un costado para enseguida rodear la loma.

En contra de lo esperado, los caminos no son rectos sino que van buscando los parteaguas, es decir, aquellos lugares en donde dos lomas se juntan con vertientes o barrancas que salen en sentidos opuestos. Esto se hizo con la finalidad de evitar en lo posible el cruce de arroyos o corrientes de agua permanentes. Son pocos los casos en los cuales los caminos cruzan algun afluente, y solo en uno de ellos pudimos constatar la presencia de un terraplen y restos de cimientos formados por tepalcates y lajas de travertino que se forman en un manantial cercano. Estos cimientos debieron ocuparse para poner troncos que hicieran las veces de puente para pasar comodamente los arroyos.

Una vez determinado el patron de construccion de estos caminos, usamos una metodologia bastante sencilla. Solo seguimos los caminos y los registramos mediante el GPS. Nunca sabiamos donde ibamos a salir, de modo que contabamos con un vehiculo, con GPS y radio. El conductor nos esperaba en el lugar donde iniciabamos, y al termino del recorrido le pediamos por radio que fuera a recogernos. A veces teniamos que regresar al no encontrar continuidad o al no haber manera de que el vehiculo entrara hasta donde concluia nuestra caminata. Otras veces la radio o el GPS no tenian senal y al no poder ubicarnos era preciso regresar por el camino andado. A veces teniamos la fortuna de que la camioneta podia entrar por brechas y calzadas prehispanicas y eramos los primeros en recorrerlas en siglos. Cada tarde, los datos del GPS se vaciaban en la computadora y las rutas de los caminos se empalmaban con los levantamientos de los sitios, con lo cual ibamos configurando los caminos asociados a ellos.

Es asi como notamos que el ancho de los caminos mide en promedio entre dos y tres metros, lo que los convierte en verdaderas calzadas a la manera de los sacbes mayas. Esperabamos que hubiera centros rectores donde los senderos confluyeran, pero despues del recorrido intensivo resulto evidente que enlazaban tanto sitios con plazas monumentales, como sitios con monticulos dispersos, con patios familiares e incluso con monticulos aislados.

Resulta interesante el hecho de que hay caminos que llevan a lomerios rebajados y a zonas de humedales, es decir, que se trata de caminos destinados a facilitar el acceso a los campos de cultivo y el transporte de las cosechas.

Sin prisa pero sin pausa

Al trasladar los caminos, los sitios y los campos de cultivo al plano, se hizo evidente que se trataba de toda una red en la que no sobresale ningun sitio especial por la confluencia de caminos, independientemente del numero de estructuras y plazas que posea. La distancia entre los sitios mayores es en promedio de cuatro kilometros 300 metros, aunque es comun que entre ellos haya dos o tres sitios menores. En esta red destaca, sin embargo, al menos un camino que es una especie de via rapida, ya que durante unos 12 kilometros no toca ningun sitio, aunque lo cruzan otros caminos, pero paralelo a el otro camino va comunicando varios sitios arqueologicos. Esto se da entre el sitio de Reforma Agraria, en Veracruz, y Paraiso, en Oaxaca. Esa especie de periferico nos sugiere el uso de rutas comerciales de larga distancia.

Se exploro un area de aproximadamente 40 por 30 kilometros entre el rio San Juan Michapan y la Carretera Transistmica. La red de caminos encontrada bien podria tratarse de un fenomeno local o de una expresion regional, de manera que aplicamos la misma metodologia al menos en algunos lugares vecinos: El Suchil, Las Choapas, El Uxpanapa y Nuevo Ixcatlan, cubriendo todos los extremos del sur de Veracruz y alejados en algunos casos hasta 200 kilometros un punto de otro. En todos los casos localizamos caminos con las mismas caracteristicas, construidos con mayor o menor cuidado, de manera que a veces no parecen tan definidos. Al menos en El Uxpanapa y en Las Choapas parece repetirse el patron que hemos definido como una red de caminos que enlazan sitios de diferentes categorias y campos de cultivo.

En algunos casos, hemos encontrado verdaderos alardes de ingenieria, pues hay terraplenes que rebasan los 100 metros de largo por los 20 o 30 metros de profundidad, parecidos a los terraplenes posclasicos construidos para conducir el agua a los banos de Netzahualcoyotl. Sin embargo, en el sur de Veracruz la mayoria de las calzadas enlazan sitios que pueden fecharse en el Clasico Tardio e incluso en el Clasico Medio. Pero varios de estos sitios tambien tienen ocupacion olmeca y las rutas que los enlazan parecen tener su origen en el periodo Formativo, por lo menos en algunos casos.

Por la presencia de ceramica del Preclasico, en algunas areas pudimos delinear una posible ruta de este periodo que enlaza la Sierra de Los Tuxtlas con la region de San Lorenzo Tenochtitlan y pareciera continuar hacia El Uxpanapa, con rumbo al occidente de Chiapas.

Caminos por recorrer

Llama la atencion que tanto los terraplenes como los caminos excavados no se deslaven con la lluvia a pesar de los siglos transcurridos. En cambio, los actuales terraplenes de las carreteras sobre los que se tiran las carpetas asfalticas son facilmente danados por las lluvias, deslaves y ciclones. No encontramos ni un solo caso de afectacion natural entre cientos de terraplenes y kilometros de calzadas recorridos. Determinar las tecnicas de compactacion y el tipo de consolidante utilizado es una de nuestras tareas pendientes, pues en casi todos los casos solo se uso tierra o grava.

En esta red de caminos y calzadas hay algunas rutas que parecen resaltar. Una que aparentemente atraviesa el Istmo de norte a sur, otra que lleva a las grandes selvas del Uxpanapa, otra que parece dirigirse al Valle de Oaxaca y una mas que parece conducir al sureste, la cual aparenta buscar el cruce del sur de Veracruz hacia Chiapas y Tabasco partiendo de Ixhuatlan del Sureste y Moloacan. Hacia el norte, en el area de Los Tuxtlas, no hemos hecho prospeccion, y en los llanos de Tesechoacan y Playa Vicente las vastas llanuras parecen haber inhibido la construccion de caminos, pues desde El Marquesillo al rio Papaloapan no encontramos ningun vestigio de los mismos. En la Sierra de Santa Marta los caminos prehispanicos estan ausentes, pues hasta ahora en ningun sitio arqueologico los hemos encontrado.

Otra actividad pendiente es recorrer los antiguos caminos coloniales, pues aparentemente son caminos prehispanicos reutilizados. De hecho, en la actualidad las calzadas antiguas son reutilizadas en un 30 o 40% como caminos de terraceria o brechas de acceso a los ranchos. Cuando se introduce maquinaria para ampliarlos, invariablemente danan las plazas arqueologicas que estas rutas comunicaban.

Algo que queremos recalcar es que nuestro trabajo no busco rutas en abstracto, posibilidades de comunicacion entre sitios o entre areas culturales, sino la evidencia arqueologica contundente, la posicion exacta de los caminos y sus tecnicas de construccion. No obstante, al parecer esta area del Istmo fue, a lo largo del tiempo, paso de comunicacion del altiplano central hacia los valles centrales de Oaxaca, Tabasco y Chiapas.

[FIGURA 1 OMITIR]

[FIGURA 2 OMITIR]

[FIGURA 3 OMITIR]

[FIGURA 4 OMITIR]

[ILLUSTRATION OMITTED]

[ILLUSTRATION OMITTED]

[ILLUSTRATION OMITTED]

[ILLUSTRATION OMITTED]

[ILLUSTRATION OMITTED]

[ILLUSTRATION OMITTED]

[ILLUSTRATION OMITTED]

[ILLUSTRATION OMITTED]

[ILLUSTRATION OMITTED]

Alfredo Delgado Calderon

Lourdes Hernandez Jimenez (1)

(1) Instituto Nacional de Antropologia e Historia, Veracruz.
COPYRIGHT 2011 Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Delgado Calderon, Alfredo; Hernandez Jimenez, Lourdes
Publication:Anuario del Centro de Estudios Superiores de Mexico and Centro America
Date:Jan 1, 2011
Words:1956
Previous Article:Estatus, poder y construccion del paisaje en el centro monumental de Moxviquil, Chiapas, Mexico.
Next Article:Bosquejo historico de la primera universidad chiapaneca y catalogo preliminar de los documentos que obran en el archivo historico de la Facultad de...

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters