Printer Friendly

Politicas publicas en ciencia, tecnologia e innovacion: tendencias regionales y espacios de convergencia.

Public Policies in Science, Technology and Innovation: Regional Trends and Areas of Convergence

Politicas publicas em ciencia, tecnologia e inovacao: tendencias regionais e espacos de convergencia

Introduccion

Dentro del campo de los Estudios Sociales de la Ciencia y Tecnologia, el marco teorico que sostiene el presente trabajo combina el analisis de politicas publicas en ciencia, tecnologia e innovacion (CTI) (Albornoz y Gordon 2011; Emiliozzi, Lemarchand y Gordon 2009); en especial, las politicas centradas en la focalizacion, selectividad y asociatividad, y el estudio de los instrumentos de politicas de innovacion (Borras y Edquist 2013; Sagasti 2011), con algunas aproximaciones desde la economia del cambio tecnologico (Perez 2010).

Se entiende que "la politica publica constituye un conjunto de iniciativas y respuestas, manifiestas o explicitas, que permiten inferir la posicion predominante del Estado frente a una cuestion que atane a sectores significativos de la sociedad" (Oszlak y O'Donnell 1995, 113). El rol del Estado en general ha variado desde sus origenes, oscilando entre la intervencion y el "dejar hacer", pero sea por omision o decisiones explicitas, esta institucion central no ha dejado de estar presente, lo cual se distingue en la implementacion de politicas, tanto generales como sectoriales.

En este sentido, implementar significa "el conjunto de acciones que transforma las intenciones en resultados observables" (Aguilar Villanueva 1993, 44). Es decir, aquel espacio que se estructura entre las declaraciones de intenciones y la manifestacion de resultados. De este modo, este trabajo se propone analizar la implementation como parte del policy-making, a partir de una secuencia programada de acciones donde converge una gran cantidad de actores, operaciones individuales y colectivas, que con medios especificos procuran responder a objetivos particulares (Aguilar Villanueva 1993).

En terminos generales, "la dinamica de crecimiento del Estado durante el siglo XX fue acompanada por el desarrollo y diversificacion de instrumentos de politica publica y por la acumulacion de programas y dispositivos en los diversos ambitos de intervencion estatal, de alli que surgiera un inusitado interes por el estudio de los mismos" (Sarthou 2015, 152). En lo que respecta particularmente a las politicas de CTI, se ha seguido esta misma tendencia de las politicas publicas, donde la complejidad de la realidad ha llamado a la expansion de diferentes herramientas para intervenir en los procesos que involucran la produccion de conocimiento, junto a la resolucion de problematicas concretas que enfrenta el mundo actual.

Ahora bien, para comprender los procesos particulares de elaboracion y ejecucion de politicas publicas en materia de CTI es imprescindible dar cuenta de lo que se entiende por ello. Salomon (1977, 76) las define como aquel conjunto de "medidas colectivas tomadas por un gobierno, con el proposito de, por un lado, impulsar el desarrollo de la investigacion cientifica y tecnologica, y por el otro, emplear los resultados de estas investigaciones para alcanzar amplios objetivos politicos". De manera complementaria, no se pueden dejar de destacar los aportes que derivan de las expresiones de politica cientifica implicita y politica cientifica explicita abordadas por Amilcar Herrera (1995). Su aproximacion permite ubicar aquellas politicas de CTI explicitas o formales, por ejemplo, los planes nacionales de ciencia, tecnologia e innovacion de los distintos paises, sin descuidar las articulaciones o contradicciones con los objetivos generales de gobierno. En este sentido, el autor sostiene que "[...] la politica cientifica implicita es la que realmente determina el papel de la ciencia en la sociedad [...] en esencia, expresa la demanda cientifica y tecnologica del 'proyecto nacional' vigente en cada pais" (Herrera 1995, 125).

Los modelos organizativos de las politicas de CTI ponen de manifiesto el perfil del Estado y el papel desempenado por los distintos actores, sean publicos o privados. En consecuencia, dar cuenta de las politicas de CTI implica centrar la atencion en las herramientas que utiliza el Estado para posicionarse y orientar las instituciones en funcion de los intereses y visiones que predominan en el contexto politico y economico. Mientras que algunos autores ponen enfasis en la necesidad de incorporar variables politicas e institucionales a la explicacion de las politicas de CTI (Sanz Menendez 1997), otros prefieren indagar acerca de la coherencia y coordinacion de esas disposiciones gubernamentales (Martinez Nogueira 2008). Del mismo modo, es posible anteponer el analisis de los instrumentos y mecanismos de CTI, a partir de sus objetivos especificos, facilitando con ello la aproximacion a la interpretacion de los perfiles de politica de CTI de cada pais.

No obstante, el diseno de politicas de CTI esta atravesado por la convergencia de tendencias en las cuales los paises aplican nuevos marcos conceptuales que emergen tanto desde fuera, como los enfoques del Sistema Nacional de Innovacion (SNI), como desde adentro de la region, tal como la escuela latinoamericana de pensamiento sobre ciencia y tecnologia, el enfoque estructuralista, entre otros. Siguiendo a Lemola (2002), se advierte que los SNI se desarrollan en procesos de evolucion y convergencia que implican aprendizajes institucionales. Durante la ultima decada se ha producido una convergencia creciente hacia la implementacion de marcos institucionales que aumentan la interaccion y la colaboracion entre los diferentes actores (gubernamentales, empresas y centros de investigacion) del SNI, confluyendo hacia el llamado enfoque sistemico o evolutivo de las politicas de CTI (Crespi y Dutrenit 2013).

Este trabajo propone abordar las manifestaciones de la politica de CTI dentro de America Latina, resaltando para ello algunas tendencias generales, asi como tambien expresiones particulares, respondiendo a las preguntas sobre cual es la tendencia actual, a que modelo responde y que actores inciden en la configuracion de dicha tendencia. Luego de esta breve introduccion, la estructura del trabajo se desarrolla en tres apartados y finaliza con las respectivas consideraciones finales. En primera instancia, se realiza, mediante revision bibliografica, una aproximacion conceptual sobre la implementacion de las politicas de CTI a traves de los diferentes instrumentos. En segundo lugar, desde una perspectiva historica, se considera el contexto de cambios en que operan las politicas de CTI en el mundo exponiendo algunas tendencias generales. En la tercera seccion se desarrolla una mirada regional sobre las politicas de CTI, para lo cual--a instancias de la presentacion de datos tanto cuantitativos como cualitativos--se expone un marco general seleccionando algunos paises de America Latina (Argentina, Brasil y Mexico). A continuacion se observa el rol de los organismos internacionales, con el objetivo de profundizar en los elementos que inciden en la convergencia de politicas e instrumentos de CTI en la region. Finalmente, se retoman las clasificaciones iniciales sobre politicas e instrumentos, y se distinguen ciertas tendencias regionales observando, de manera especifica, a Argentina, Brasil, Mexico, Uruguay y Chile. Para ello, se utilizo un conjunto de fuentes, tales como planes de CTI, paginas web oficiales de los distintos paises y documentos de trabajo de organismos internacionales.

Las politicas de ciencia, tecnologia e innovacion productiva: una aproximacion conceptual ante las tendencias actuales

Varios estudios--tanto de evaluacion como de impacto de instrumentos y mecanismos--coinciden en que las politicas de CTI implementadas en America Latina incurren en fallas frecuentes del Estado (Del Bello 2014; Peirano 2011; Zurbirggen y Gonzalez Lago 2010). Pero estas fallas no son las unicas. Las capacidades institucionales requeridas para explorar, disenar, implementar, monitorear y evaluar las politicas son claves para la viabilidad y el exito de dichas politicas (Stein 2014). Al parecer, los errores se despliegan en todo el proceso de creacion e implementacion de las politicas, pasando tanto por la debilidad en el diseno de instrumentos como por la insuficiente evaluacion de impacto.

Del mismo modo, se resaltan la fragilidad e inestabilidad de los recursos financieros provenientes de los presupuestos nacionales, y la insuficiente cantidad y calidad de recursos humanos abocados a esta tarea, que generan cierta dependencia del financiamiento externo para el diseno y ejecucion de las politicas. A este conjunto de problematicas se agrega una de caracter estructural, como es la dificultad para establecer acuerdos gubernamentales con el sector privado y, mas aun, lograr la inversion necesaria para aportar a la ejecucion de las politicas de CTI de manera integral en todo el entramado socioproductivo (Zurbirggen y Gonzalez Lago 2010).

En el escenario regional han prevalecido dos grandes modelos: por un lado, el esquema orientado por la demanda, propio de paises como Argentina, donde se canalizan recursos publicos o prestamos de organizaciones internacionales a actividades de CTI, de acuerdo con una logica horizontal, basada en la evaluacion de propuestas y aplicaciones, directamente presentadas por los posibles beneficiarios; por otro lado, el esquema que enfatiza la coordinacion entre la demanda y la oferta de CTI, caracteristico de Brasil, donde se rescatan el diseno y la implementacion hacia mecanismos de financiamiento a la CTI y la gestion operacional de fondos tecnologicos.

A su vez, mientras que las politicas desarrollistas centraron su atencion en la promocion de mecanismos e instrumentos de promocion industrial, en la actualidad se ven absorbidas por iniciativas de gobierno mas cercanas a los ministerios de Ciencia, Tecnologia e Innovacion, agencias de investigacion e innovacion, secretarias de innovacion, entre otros, dejando en segundo plano las dependencias dedicadas estrictamente a la industria y sus problematicas. Ahora bien, vale preguntarse por que sucede esto y a que se deben estas transformaciones. Se entiende que, bajo la relevancia del creciente cambio tecnologico y la necesidad de responder a una estructura productiva por demas compleja, se percibe un redireccionamiento de la logica de intervencion, con el objetivo de potenciar la efectividad de las politicas de CTI.

En este sentido, diversos autores desarrollan sus trabajos en torno a una posible clasificacion de instrumentos de acuerdo con los objetivos que persiguen dichas politicas (Codner y Del Bello 2011; Peres y Primi 2009; Pittaluga y Snoeck 2013). Estas lineas de trabajo proponen al menos tres tipos de politicas de CTI: las horizontales, las verticales y las focalizadas. De ninguna manera, estos autores hacen referencia a una oposicion entre las tres tipologias; por el contrario, de lo que se trata en la practica es de establecer una complementariedad de las dimensiones que representan.

En ese caso, Peres y Primi (2009) consideran que una politica de desarrollo productivo obedece principalmente a dos dimensiones: la capacidad para hacer politica--que a su vez depende de un conjunto de factores, que incluyen la capacidad institucional para el diseno, la puesta en practica y la evaluacion--y el numero y el alcance de las herramientas de politicas utilizadas, derivadas de la estrategia de desarrollo y de sus objetivos especificos. Como consecuencia de estas dimensiones se derivan entonces tres tipos de politicas--que coinciden con las mencionadas por otros autores--en relacion estricta con los objetivos de las politicas de CTI: horizontales, selectivas o sectoriales y de frontera o focalizadas (Codner y Del Bello 2011; Del Bello y Abeledo 2007).

Continuando con el planteamiento de los autores, estos invocan la complementariedad de las distintas politicas, entendiendo la necesidad de estas en la resolucion de diferentes problemas, para lo cual la dimension de las capacidades institucionales en el diseno y aplicacion de estas politicas se ha diversificado y complejizado. Por un lado, las politicas horizontales se fundamentan en fallas del mercado, que constituyen dificultades para la apropiacion y asimilacion de los conocimientos cientificos y tecnologicos generados en innovaciones productivas o sociales (Del Bello 2014). En terminos generales, estas politicas incluyen medidas tendientes a apoyar la formacion de capital humano, apoyo a las actividades de produccion (certificaciones, control de calidad, entre otras) e incentivos para la infraestructura y el sector empresarial.

En segundo lugar, las politicas sectoriales requieren una mayor capacidad institucional, por cuanto involucran sectores o areas de interes especifico, aplicando un amplio conjunto de instrumentos particulares, desde la atraccion selectiva de inversion extranjera directa, los incentivos y subsidios para sectores o para la produccion especifica de actividades y programas de apoyo a la competitividad de las actividades industriales, hasta la produccion directa de las empresas estatales y la implementacion de contratos publicos (Peres y Primi 2009).

En tercer lugar, las politicas de frontera "[...] responden a una vision de desarrollo nacional mas amplio, y tienen por objeto la creacion de capacidades en areas tecnologicas y cientificas estrategicas" (Peres y Primi 2009, 16). De esta forma, estas politicas pueden considerarse a partir de la expresion de estrategias mas complejas, las cuales requieren fuertes capacidades de gestion institucional y efectiva coordinacion de diferentes grupos de interes. Atendiendo a la especificidad que dichas politicas adquieren en la creacion de instrumentos y mecanismos, pueden denominarse "focalizadas", por cuanto la biotecnologia, la nanotecnologia y las TIC (Tecnologias de la Informacion y la Comunicacion) son las tecnologias protagonistas, junto con programas nacionales para el desarrollo de capacidades cientificas, tecnologicas y de produccion en areas seleccionadas, por medio de parques tecnologicos, consorcios de investigacion, entre otros.

Si bien las politicas focalizadas implican una ruptura con las formas horizontales de financiamiento, aquellas resultan complementarias, producto de un salto evolutivo de las politicas publicas en materia de CTI que van configurando un mix de instrumentos (Borras y Edquist 2013), para responder a la complejidad del medio socioproductivo y a los desafios de las estrategias politico-economicas mas generales. En este contexto, los enfoques lineales--tanto los predominantes del "ofertismo", orientados a la inversion en ciencia, como aquellos dirigidos a identificar las necesidades de los clientes y las actividades de desarrollo--, dan lugar a estas politicas "focalizadas".

Ahora bien, desde el enfoque sociologico de los instrumentos de politica publica (Lascoumes y Legales 2007) se expresa la idea de que la instrumentacion de las politicas publicas es un tema importante, ya que revela explicitamente la relacion entre el gobierno y los gobernados. Se entiende que cada instrumento constituye, por un lado, una manera condensada de conocimiento sobre el control social y las formas de su ejercicio; y, por el otro, un dispositivo no neutral a traves del cual se producen efectos especificos, con independencia de la finalidad perseguida por el propio instrumento, y que responden a objetivos de politicas de mayor envergadura. Es decir, desde esta mirada se propone identificar las diferentes dimensiones de analisis de los instrumentos de politica y el proceso de instrumentacion, con el fin de analizar los cambios de politica.

En terminos especificos de las politicas publicas en CTI, la eleccion de los instrumentos es una decision crucial dentro de la formulacion de politicas, lo cual implica al menos tres dimensiones importantes. En primer lugar, una seleccion primaria de los instrumentos especificos mas adecuados entre la amplia gama de estos; en segundo lugar, su diseno concreto y personalizado para el contexto en el que se supone operan; y en tercer lugar, el diseno de una combinacion de estos, o un conjunto de diferentes y complementarios instrumentos de politica, para hacer frente a los problemas identificados (Borras y Edquist 2013). Principalmente, los autores sostienen que una dimension crucial, cuando se habla de la eleccion de los instrumentos de la politica de innovacion, es adaptarlos a los problemas especificos del sistema de innovacion, y, lo mas importante, a las caracteristicas especificas de las estructuras administrativas. Es decir, los instrumentos de politica requieren un cierto grado de adaptacion a las necesidades cambiantes del sistema y de las capacidades del sector publico.

Finalmente, en terminos de experiencia, al realizar un recorrido por los diferentes instrumentos de CTI de America Latina, se puede dar cuenta de que la mayoria de los paises han implementado aquellos devenidos de politicas horizontales, mientras que algunos cuentan con mayores sesgos hacia las verticales. Sin embargo, en los ultimos veinte anos puede observarse cierta tendencia hacia las politicas focalizadas en el area de CTI. Por lo que, para responder a los objetivos del presente trabajo, el analisis empirico correspondiente retomara la clasificacion de instrumentos segun los objetivos de politicas de CTI.

Politicas publicas en ciencia, tecnologia e innovacion: una vision de conjunto

A nivel mundial, el Estado cobro un rol protagonico en la definicion de la politica en ciencia y tecnologia finalizando la Segunda Guerra Mundial, particularmente en Estados Unidos. El discurso tradicional que definia las relaciones entre la ciencia y el gobierno quedo canonizado, como afirma Sanz Menendez (1997), con el informe "Ciencia: la frontera sin fin" de Vannevar Bush, en 1945.

La relevancia de dar cuenta de ello tiene que ver con que --a partir de alli--la ciencia quedo vinculada con el poder como nunca lo habia estado antes (Albornoz 2007). La creciente importancia que fue adquiriendo el conocimiento cientifico y tecnologico, la emergencia de la Big Science y el papel que fue desempenando el Estado en la gestion de las actividades de investigacion en los paises industrializados fueron los fenomenos mas destacados, junto al grueso de recursos cientificos movilizados con fines predefinidos y con objetivos estrategicos. Entonces, las politicas publicas en CTI adquirieron tal notabilidad a medida que el conocimiento cientifico comenzo a constituir una cuestion central para los Estados modernos. En adelante, el rol del Estado en la definicion de las politicas publicas en materia de CTI resulto clave.

Aunque la situacion se ha ido transformando y complejizando, con la entrada de nuevos actores y en un contexto de gran diversidad institucional (Sanz Menendez 1997), la presencia del Estado ha sido permanente. A su vez, la creciente internacionalizacion consolido algunos espacios para la accion de organismos internacionales, tales como la Organizacion de las Naciones Unidas para la Educacion, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la Organizacion para la Cooperacion y el Desarrollo Economico (OCDE) (1) en la esfera de la ciencia y la tecnologia; la primera, centrada fundamentalmente en los paises en desarrollo, y la segunda, atendiendo las inquietudes de sus integrantes, es decir, de los paises con mayor producto bruto del mundo.

Estas instituciones fueron permeando y consolidando algunas ideas sobre la vinculacion entre ciencia, tecnologia y desarrollo. El proposito general ha consistido en orientar la formulacion de la politica cientifica por parte de los gobiernos, asi como tambien consolidar un complejo de relaciones cientificas internacionales. En relacion con ello, junto a la definicion de politicas de CTI por parte de estos organismos, se robustecio la presencia de las instituciones de credito. De ahi en adelante, la preeminencia en la esfera de la promocion y el financiamiento de CTI ha sido una constante.

Mientras que los Estados y los organismos internacionales afianzaban la conceptualizacion y la dinamica de las politicas CTI, iniciadas luego de la Segunda Guerra Mundial, se evidencia un salto cualitativo en la decada de 1970, cuando una verdadera Revolucion Cientifica y Tecnologica (2) configuro el nuevo paradigma tecno-economico (Lastres y Albagli 1999), en el que los cambios cientificos comenzaron a acelerarse de manera vertiginosa. A partir de alli se destaca un punto de ruptura, producto de esta amplia aceleracion, difusion y generalizacion de las nuevas tecnologias de la informacion, las cuales convergieron para constituir un nuevo paradigma tecnologico-productivo, (3) dando surgimiento a una sociedad de nuevo tipo, la Sociedad de la Informacion y el Conocimiento (Pinero 2003).

Para comprender en relacion con que eventos se disenan las politicas de CTI se advierte que fenomenos como la globalizacion y la tendencia hacia la descentralizacion politica, tambien guardan estrecha relacion con el cambio de paradigma, con las nuevas posibilidades que ofrece, y con la manera mas eficaz de aprovecharlas. Puede considerarse que la descripcion schumpeteriana de las revoluciones tecnologicas como procesos de "destruccion creadora" no se aplica solo a la economia sino tambien a las politicas y las instituciones (Perez 2001).

El espectacular desarrollo de la ciencia y la tecnologia que se evidencio en los paises industrializados a partir de la decada del setenta, y la grave crisis que azoto a America Latina en los anos setenta y ochenta, produjeron un profundo deterioro de la estructura productiva y del sistema cientifico tecnologico de los paises de la region. Sin embargo, permanecia la percepcion de los principales sectores politicos de que era necesario adecuarse al veloz desplazamiento de la frontera tecnologica internacional, elementos que permitieron iniciar, en los principales paises de la region, una reestructuracion de los Sistemas Nacionales de CTI. En este contexto, hacia finales de los anos ochenta fue incorporandose el concepto de innovacion en las estructuras y el diseno de politicas publicas. De esta manera, la planificacion de CTI fue incorporando la variable "innovacion", y con ello, tambien los marcos teoricos para enfocar el proceso de cambio desde una perspectiva de sistemas de innovacion (Albornoz 2007).

A finales del siglo XX, el estado del conocimiento cientifico universal adquirio un alto grado de desarrollo, conducente a nuevas tecnologias, cuyo impacto estrategico y economico no tiene antecedentes. Las tecnologias de convergencia se encuentran como prioridad en la agenda de los paises desarrollados y en las estrategias de inversion de las grandes empresas multinacionales, a medida que la realidad socioeconomica se traslada de la estrategia centrada en las TIC a una mas amplia, con epicentro en la biotecnologia, la nanotecnologia y los nuevos materiales, denominadas en conjunto Tecnologias de Proposito General (TPG). (4) En terminos conceptuales, estas areas fueron convirtiendose en prioritarias, no solo por su versatilidad en los usos, sino principalmente por la influencia de la experiencia de Estados Unidos, los paises de la Union Europea, los organismos internacionales y las comunidades cientificas dentro de las redes internacionales de produccion de conocimiento.

De esta forma, las TPG surgen como resultado de los cambios en el paradigma tecno-productivo a nivel mundial, para luego permear la planificacion y el diseno de las politicas de CTI adquiriendo preeminencia dentro del conjunto de las politicas publicas, producto de las transformaciones que presenta la matriz productiva y de una mayor visibilidad de los problemas sociales que pueden ser resueltos a partir de la aplicacion de soluciones cientifico-tecnologicas.

En estos casos, las politicas de CTI cobran mayor sentido cuando se vinculan, de manera trasversal, con aquellas consideradas mas especificas, ya sean de salud, educacion, industrializacion, entre otras. La complejidad que adquieren los procesos de diseno e implementacion de dichas politicas esta en consonancia con el desarrollo de los cambios, y es en relacion con estos que se pueden analizar las innovaciones institucionales que se exponen a continuacion.

Una mirada regional de las politicas publicas en ciencia, tecnologia e innovacion

Los analisis tradicionales sobre el desempeno de los sistemas nacionales de innovacion, y, con ello, la implementacion de politicas publicas en CTI en la region dan cuenta de los continuos y profundos desfases entre estos y los que pertenecen a los paises "mas desarrollados", o con mejor desarrollo "relativo". Se sostiene que hay un "retraso" significativo, tanto en la dinamica de los propios complejos de CTI como en las politicas que procuran expandirlos.

A pesar de la heterogeneidad de los gobiernos respecto al compromiso con la CTI, se evidencian esfuerzos que han permitido avanzar en la generacion de nuevo conocimiento, asi como en la definicion de nuevas tecnologias. De todas formas, es claro que hay una brecha importante entre los propios paises de la region, donde se puede observar un mayor peso de la CTI en terminos de intenciones, que el representado en la esfera de la politica, el financiamiento e institucionalidad en cada uno de los paises. Las politicas de CTI, en terminos generales, se han ajustado a la realidad politico-economica de los paises de la region, caracterizada por importantes periodos de incertidumbre e inestabilidad.

A continuacion se presentan algunos datos, que si bien han sido creados en terminos comparativos con los paises de mayor peso en el area de CTI, asumen cierta importancia para el analisis dentro de la region. La inversion en I+D en America Latina y Caribe en 20115 alcanzo casi los 44 mil millones de dolares (medidos en PPC6), lo cual duplico los valores de 2002. Segun la Red de Indicadores de Ciencia y Tecnologia (RICyT), el impacto de la crisis de 2008-2009 afecto, con una leve desaceleracion, a Brasil y Mexico. A su vez, esta fuente destaca que para 2011, la inversion de la region represento solo el 3,2% del total mundial, donde Brasil duplico los valores por invertir, mientras que Argentina tuvo un desempeno de crecimiento sostenido entre 2002 y 2011, y Mexico presento, a su vez, una evolucion positiva y sostenida de la inversion.

Atendiendo al tamano de las economias, se observa que Argentina en 20117 utilizo el 0,61% de su PBI en I+D, mientras que Brasil participo con el 1,14%, y Mexico, con el 0,51%. Respecto de los valores per capita, los gastos en I+D refuerzan esta tendencia, ya que Argentina aporto en 2011 US$74,04 per capita, mientras que Brasil lo hizo con US$151,04, y Mexico, con US$52,18.

En este sentido, se observa una fuerte concentracion en los paises de la region, donde solo los tres paises antes mencionados contienen el 92% de la inversion total. En 2011, Brasil representaba el 63%, Mexico el 18% y Argentina el 11% (RICyT 2013). Esta situacion expresa, en parte, que en el plano nacional, los paises de la region vienen desarrollando e implementando politicas de fomento a la innovacion, pero la importancia de la cooperacion en la materia no ha dado lugar a un mayor desarrollo de las estructuras cientifico-tecnologicas de la mayoria de los paises de la region.

Finalmente, es posible sostener que las politicas de CTI de la region se han ido ajustando a los procesos generales, tanto de la misma region como de los propios paises que la componen. No obstante, se ha ido configurando una impronta regional en materia de CTI, a la vez que es posible distinguir estructuras cientifico-tecnologicas particulares.

A continuacion se presentan dos apartados que permiten observar las tendencias regionales en CTI. Por un lado, se analiza el papel que han desempenado los organismos internacionales en el area cientifico-tecnologica, los espacios de definiciones de politicas y los tipos de financiamiento. Por otro lado, se exponen algunas especificidades regionales que marcan cierta tendencia en el quehacer de la politica de CTI, rescatando aquellos instrumentos construidos a traves de una impronta mayormente focalizada, de lo que deriva la especial atencion realizada al Fondo Argentino Sectorial (FONARSEC), perteneciente a la estructura de CTI de Argentina.

El rol de los organismos multilaterales en la configuracion de los espacios de promocion de la ciencia, la tecnologia y la innovacion

El papel que han desempenado los organismos internacionales en la region de America Latina con relacion a la ciencia, la tecnologia y la innovacion ha sido multiple: asesoramiento tecnico, configuracion de politicas publicas y financiamiento.

En terminos generales, se distinguen dos perspectivas que se trasladaron a la region a traves de sus intervenciones. Una perspectiva cientifica y tecnologica que privilegia el papel de la ciencia y su difusion como expresion cultural y fuente de conocimientos para el uso productivo y social, la cual se desarrollo dentro de la UNESCO, la Organizacion de los Estados Americanos (OEA) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). La otra perspectiva es la economica-estructuralista, la cual aduce que el hecho de contar con capacidades propias de investigacion cientifica y desarrollo tecnologico genera las herramientas para apropiarse de los beneficios del aumento de la productividad, la industrializacion, el comercio exterior y el crecimiento economico. Estas ultimas expresiones han sido difundidas desde la Comision Economica para America Latina y el Caribe (CEPAL).

Sagasti (2011) sostiene que sin la participacion y el apoyo de instituciones internacionales, como la UNESCO, la CEPAL, la OEA, la OCDE, el Banco Mundial, entre otros, no hubiera sido posible difundir las ideas, las estrategias, los programas y propuestas que permitieron un avance en las politicas cientificas y tecnologicas de la region. En este caso, tambien se considera relevante entender las formas de vinculacion que dicha relacion ha adquirido con los paises de la region, en terminos de desarrollo de los complejos cientifico-tecnologicos y de las politicas publicas en materia de CTI, para lo cual se realiza a continuacion un breve recorrido respecto a la incidencia de dichos organismos en la region desde las perspectivas antes senaladas.

En primer lugar, la intervencion tanto de la Unesco como de la OEA corresponde a la perspectiva que privilegia la CTI como fuente de desarrollo cultural. Desde los inicios de la Unesco (1946), el tema de la ciencia ha sido un topico por demas difundido; tal es asi, que hacia 1949 se creo el Centro de Cooperacion Cientifica para America Latina en Montevideo, y de ahi en adelante, el compromiso de la Unesco fue extendiendose a partir de la organizacion de misiones a los paises de la region, a fin de difundir, principalmente, la importancia de la politica cientifica para el desarrollo. Estas misiones se complementaron con la realizacion de numerosos estudios sobre el estado de situacion de la CTI en la region, hacia la decada de los anos sesenta.

En cuanto a la OEA, las primeras iniciativas en el ambito de la ciencia y la tecnologia fueron desarrollandose con mayor impulso tambien en los sesenta. En estos anos surgio el Programa Regional de Desarrollo Cientifico y Tecnologico. Una parte de los objetivos de la OEA iba dirigida a recomendar a los organismos financieros internacionales la necesidad de organizar un programa integral de financiacion de la investigacion en America Latina para el desarrollo cientifico encaminado a la solucion de problemas especificos (Sagasti 2011).

Actualmente, dentro de la estructura de la organizacion, el Departamento de Ciencia, Tecnologia e Innovacion se propone dar apoyo a los Estados miembros en la formulacion de politicas en ciencia y tecnologia para promover y acompanar el desarrollo socioeconomico de estos. De manera particular, la presencia de la OEA en materia de CTI esta dirigida a la promocion de las ingenierias, para lo cual se han desarrollado diferentes grupos de trabajo en coordinacion con los organismos especializados de los paises, asi como con los rectores de las universidades. En definitiva, se busca promover el aumento de graduados en ciencia, tecnologia, ingenieria y educacion tecnica, y mejorar los programas de estudios en estas areas para responder a las necesidades cambiantes de la industria, en especial de las microempresas y pequenas empresas, y de las comunidades (MINCyT 2014). En adicion, ambos organismos--OEA y UNESCO--, en sus primeras etapas de desarrollo institucional, tuvieron un rol central, en tanto que actualmente su presencia respecto del financiamiento y el apoyo tecnico a la region es practicamente nula.

En ultimo lugar, la perspectiva estructuralista remonta sus origenes hacia los anos cuarenta, con los primeros estudios de Raul Prebisch sobre la economia latinoamericana; (8) pensamiento que dominaria la escena de la region por mas de tres decadas, y donde se ofrecia particularmente una interpretacion integral alternativa a la economia neoclasica. Estas ideas fueron permeando la constitucion de la Cepal, dependiente de la ONU. Nahon, Rodriguez Enriquez y Schorr (2006) consideran que esta oficina,
   [...] asumio una decisiva gravitacion en el nivel
   regional, no solo porque racionalizo o teorizo ciertos
   procesos que estaban transitando la mayoria de
   los paises latinoamericanos, sino tambien, y en gran
   medida derivado de lo anterior, porque paso a ser
   clave en la recomendacion de politicas con el proposito
   de que los paises de la region pudieran salir de la
   situacion de atraso--en lo economico, en lo politico
   y en lo social--en la que se encontraban. (2006, 331)


De este modo, y a pesar de las importantes transformaciones que ha sufrido la institucion, continua siendo una fuente de analisis relevante en el area de CTI y su relacion con el desarrollo. De ahi la existencia de numerosos documentos de trabajo, anuarios estadisticos e informes particulares sobre paises y sectores economicos.

No obstante, ambas perspectivas, tanto la economicaestructuralista como la cientifica-tecnologica, fueron confluyendo hacia los anos sesenta, dando lugar a un complejo de ideas donde ha predominado la importancia otorgada a la ciencia y la tecnologia para el desarrollo de la region, y desde ahi se han ido formulando distintas miradas acerca de lo que es posible llevar a cabo desde las politicas publicas en materia cientifico-tecnologica.

A partir de la conformacion del Pensamiento Latinoamericano en Ciencia, Tecnologia y Desarrollo (9) (PLACTED) se ha expresado un conjunto de ideas de varios autores latinoamericanos en torno al rol que debian asumir la ciencia y la tecnologia en el contexto social, asi como acerca de la dependencia cientifica y tecnologica de la region respecto de las decisiones de los paises centrales. Cuestiones todas que continuan retomandose en los analisis actuales sobre la politica de CTI y que devienen de esta confluencia de perspectivas antes mencionada.

Las distintas perspectivas presentes en las instituciones analizadas han permeado las politicas de CTI en America Latina, al tiempo que han ido transformandose producto de la confluencia de ideas, y principalmente por los cambios producidos en la realidad de los paises de la region. Es necesario advertir otras dos cuestiones finales; en primer lugar, destacar la influencia que dichos organismos tuvieron en el desarrollo del modelo lineal de produccion del conocimiento y su traslacion hacia algunas de las instituciones principales de los distintos complejos cientifico-tecnologicos; en segundo lugar, subrayar los contrastes teorico-conceptuales entre estos y los exponentes del PLACTED.

De manera complementaria, los organismos multilaterales de credito se han constituido como actores claves en el proceso de financiamiento y coordinacion de la CTI en America Latina. Es asi como las principales fuentes de financiamiento en la region se componen de los presupuestos publicos nacionales, los programas de inversion publica, junto a prestamos y donaciones de organismos multilaterales, recursos provenientes de la cooperacion y de fundaciones.

El Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) merecen especial atencion, ya que son las dos instituciones que mayor financiamiento externo han otorgado a los paises de la region. Ha sido a traves de sus financiamientos que se ha desarrollado gran parte de las capacidades cientifico-tecnologicas, mediante sus operaciones de prestamos y cooperacion tecnica. A modo de ejemplo, el BID mantiene relacion con Argentina desde 1962, cuando otorgo el primer prestamo, para reequipar universidades nacionales (Sagasti 2011). En un documento institucional, el organismo procura diferenciarse de otras entidades financieras al sostener que "En contraste con las practicas del mundo financiero internacional de los anos sesenta, el BID inicio a comienzo de esa decada, los financiamientos para el desarrollo de la educacion superior, la ciencia y la tecnologia" (Mayorga 1997, 2).

En la actualidad, el BID constituye la principal fuente de financiamiento, con prestamos vigentes en toda la region (Aguiar, Aristimuno y Magrin 2015), entre los que se pueden mencionar algunos creditos activos dirigidos a Argentina, Chile, Guatemala, Jamaica, Nicaragua, Panama, Paraguay, Peru y Uruguay (Sagasti 2011). Asimismo, el Banco Mundial, aunque con menor incidencia, ha apoyado financieramente proyectos para la promocion de la competitividad, desplegando su influencia en toda America Latina.

El tipo de financiamiento que dichas instituciones llevan adelante se corresponde con lineas disenadas y orientadas para apoyar proyectos conjuntos entre universidades, centros de investigacion y empresas, buscando impulsar la asociatividad entre distintos actores. Asi, tambien las caracteristicas sobresalientes de las ultimas lineas de creditos son la dimension de los volumenes desembolsados, la continuidad entre los programas y la especial coordinacion que ambos organismos mantienen para, entre otras cosas, no solapar su labor y duplicar recursos.

De lo senalado se desprende la cuestion de la relacion entre el financiamiento y la coordinacion de politicas publicas, observando los condicionamientos que conllevan este tipo de lineas de creditos. Dicha vinculacion puede producir rigideces en la aplicacion de los instrumentos financiados, ya que han sido muchas veces disenados conforme a estructuras o dinamicas que pueden ser propias de dichos organismos o de economias desarrolladas, pero que no necesariamente responden a la estructura cientifico-tecnologica a la cual le otorgan financiamiento.

Considerando esto, algunos autores sostienen que el avance de los organismos multilaterales de credito en la region ha traido consigo la perdida de definicion de prioridades por parte del Estado, y con ello, la tendencia a quedar supeditado a las condiciones impuestas por los organismos. Sobre todo, se destaca que el otorgamiento de creditos por parte de organismos externos implica atender a metodologias de implementacion, monitoreo y evaluacion de los programas publicos en funcion de lo acordado con los bancos (Kohon, Mochi y Peirano 2012). Con el objetivo de ordenar la operatoria de las lineas de financiamiento, los organismos han promovido la creacion de estructuras de funcionamiento y organizacion dentro de los propios Estados, que se mantienen en el tiempo.

No obstante, en este trabajo se afirma que el margen de maniobra del Estado en las negociaciones puede variar y ser mayor o menor, de acuerdo con los condicionamientos que como contraparte pueda imponer, entendiendo que se trata de politicas de Estado (Martinez Nogueira 2008). En este sentido, algunos autores se atreven a afirmar--para el caso de Argentina, por ejemplo--que, producto del propio proceso evolutivo de las politicas publicas en materia de CTI, ha quedado superada la etapa fundacional, y con ello, la dependencia del financiamiento internacional (Del Bello 2014). De todas formas, el interrogante permanece abierto, en cuanto a la posibilidad de sostener que, en la actualidad, en las politicas de CTI haya mayor margen de maniobra para seleccionar areas de interes, sectores y, consecuentemente, una participacion activa en las decisiones en materia de CTI por parte de los Estados.

Tendencia regional para la promocion de la ciencia, la tecnologia y la innovacion

Las politicas de CTI han formado parte de las diferentes estrategias de desarrollo de America Latina a lo largo de las ultimas decadas; cuenta de ello son la expansion de la planificacion y las normativas de CTI, el interes por la medicion de la I+D, la creacion de instituciones, entre otras referencias. De este modo se ha reimpulsado una mirada hacia el valor e importancia que la CTI tiene dentro del proceso de modernizacion de los sistemas productivos de la region (Porta etal. 2010).

Si bien al analizar la dinamica de la inversion en I+D de los paises latinoamericanos entre 2004 y 2013 se observa cierto estancamiento de la region con respecto a otros paises emergentes, se advierte un aumento de la inversion por encima del promedio mundial en varios paises de la region como Argentina y Brasil (CEPAL 2016). Esta situacion permitio resignificar las estructuras de las instituciones encargadas de disenar los programas e instrumentos de CTI, incorporando ciertas logicas, que, si bien han facilitado el desenvolvimiento gradual y continuo de la politica de CTI, tambien han dado lugar al desarrollo de algunas innovaciones de caracter institucional y conceptual. Una mirada en conjunto de los nuevos aportes permite observar el surgimiento de instrumentos y programas basados en la incorporacion de una modalidad de intervencion mas "focalizada", donde se destaca un doble juego de experiencia institucional y conceptualizacion.

Las politicas publicas que asumen esta logica de intervencion focalizada parten de una realidad socioproductiva ampliamente mas compleja. En este sentido, congregan la heterogeneidad del tejido productivo, la multiplicidad de agentes, instituciones y modalidades de interaccion y la especificidad con que el conocimiento cientifico-tecnologico es incorporado a nivel sectorial, y, tal como son configuradas las politicas focalizadas, estan orientadas a resolver algun problema especifico. Esta nueva orientacion de criterios de intervencion ha venido desarrollandose con distintos impulsos en toda la region. Brasil ha comenzado a trabajar en ello en los primeros anos de la decada del dos mil, mientras que otros como Mexico y Argentina han seguido dicho proceso finalizando esa decada, y estan en la actualidad consolidando algunas de las estructuras disenadas bajo las caracteristicas mencionadas.

En la configuracion de los mas recientes instrumentos para la promocion de la ciencia, la tecnologia y la innovacion predomina la busqueda de una intervencion en todo el entramado institucional, el cual participa en el proceso de innovacion, desde la I+D hasta el acceso a los mercados o la incorporacion a desarrollos sociales no comerciales. En este sentido, ha sobresalido el enfasis en la creacion de instrumentos para la resolucion de problemas concretos, los cuales no quedaban abarcados dentro del conjunto de herramientas en funcionamiento (de caracter horizontal y/o vertical).

Por un lado, algunos paises de la region han implementado instrumentos para la promocion de la conformacion de clusters y polos tecnologicos, entre los que se pueden destacar el programa de Proyectos Integrados de Aglomerados Productivos (PI-TEC) del Fondo Tecnologico Argentino (Fontar), en Argentina; el Programa Nacional de Incubadoras y Parques Tecnologicos de la Financiadora de Estudios y Proyectos (Finep), en Brasil; el Programa de Promocion de clusters de la Fundacion Chile, y los Programas Sectoriales y Territoriales de Innovacion de la Agencia de Investigacion e Innovacion (ANII), en Uruguay. Por su parte, en Chile, la Corporacion de Fomento de la Produccion (Corfo) implemento el programa Profo de Proyectos Asociativos de Fomento. Profo es un instrumento de fomento que cofinancia un conjunto de acciones emprendidas por un grupo de al menos cinco empresas, destinadas a lograr metas comunes al grupo y a cada empresa que potencien su competitividad. En Mexico, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnologia (Conacyt) viene llevando a cabo las Alianzas Estrategicas y Redes de Innovacion para la Competitividad (AERIS), un instrumento que tiene por finalidad promover la articulacion entre instituciones de investigacion y empresas que, al utilizar su sinergia, incrementen la competitividad del sector productivo en cuestion.

Por otro lado, se ha promovido la creacion de instrumentos para la promocion de la constitucion de redes que buscan dinamizar la circulacion y el intercambio de conocimiento, como tambien la cooperacion en la utilizacion de infraestructura costosa. A tal efecto, en Brasil se creo la Red Brasilera de Tecnologia, con el objetivo de facilitar una eficiente articulacion entre las areas del gobierno, las universidades brasileras, empresas privadas y agentes financieros. En cuanto a las redes para el uso compartido de infraestructura cientifica, es posible mencionar el caso de Argentina, donde se creo el Sistema Nacional de Microscopia, un instrumento para maximizar el uso compartido de grandes microscopios por parte de organismos publicos de investigacion.

Otro conjunto de instrumentos enfatiza en la creacion de fondos sectoriales, los cuales se han extendido a lo largo de toda la region en la ultima decada. El primer caso regional corresponde a Brasil; alli, ademas de la adecuacion de la legislacion y nuevos marcos juridicos para la modernizacion del sector, la principal innovacion estuvo en el ambito del financiamiento y se relaciono directamente con la creacion de los Fondos Sectoriales de CTI. En este contexto, es el pais que cuenta con mas experiencia, ya que desde 1999 introdujo esta categoria como instrumentos de politica cientifica-tecnologica, pero que responden de manera transversal a toda la estructura socioproductiva del pais.

Actualmente, Brasil cuenta con dieciseis Fondos Sectoriales, de los cuales catorce corresponden a sectores estrategicos o prioritarios de la economia, y dos fondos transversales, compuestos por el Fondo Verde Amarelo, para la promocion de la cooperacion universidad-empresa, y un fondo para el apoyo a la mejora de la infraestructura de las instituciones de investigacion cientifica. En el caso brasileno, los Fondos Sectoriales cuentan con un mecanismo participativo de gestion. Los Comites de Gestion de cada fondo estan presididos por un representante del Ministerio de Ciencia y Tecnologia, y cuentan con representantes de los distintos ministerios, agencias reguladoras, organizaciones academicas y empresariales. Otra caracteristica distintiva es que se basan en un mecanismo de financiacion especifico, que incluye distintos impuestos federales y tasas particulares para cada sector.

Entre las intenciones mas claras en el momento de crear este tipo de fondos se destacan la necesidad de contar con un flujo estable y previsible de ingresos; el desafio de mejorar la distribucion regional de los recursos; la ampliacion de capacidades en sectores estrategicos; el impulso de las inversiones privadas en investigacion y desarrollo; la promocion de la asociatividad, y, al tiempo, garantizar transparencia en la asignacion de recursos (por ejemplo, a traves de los Comites de Gestores). (10) A su vez, los fondos sectoriales representan una nueva fuente de financiamiento, destinada a ampliar la infraestructura cientifica y tecnologica, incentivar las inversiones en innovacion y promover iniciativas, en aras de aumentar la competitividad a escala nacional (Buainain, Corder y Pacheco 2014).

Uruguay, a su vez, esta iniciando el mismo camino y lanzo recientemente tres fondos sectoriales, que son implementados a traves de la Agencia Nacional de Investigacion e Innovacion (ANII), con la participacion de diversos ministerios, institutos y empresas publicas. Estos son el Fondo Innovagro, el Fondo Sectorial de Energia y el Fondo Sectorial Salud.

Otro ejemplo por destacar es Chile, donde se observan dos grupos de programas que tienen particularmente seleccionados los objetivos y los beneficiarios. El caso de las politicas de fomento y promocion de Consorcios publico-privados, y el Fondo de Desarrollo y Crecimiento de Chile, que se ha planteado como objetivo fomentar la creacion de fondos de inversion que permitan financiar y desarrollar las pequenas y medianas empresas chilenas con alto potencial de crecimiento y que se encuentren en etapas de expansion.

En Argentina, la administracion de instrumentos de promocion de la innovacion esta diversificada en tres ministerios. El Ministerio de la Produccion se caracteriza por sus politicas horizontales y orientadas a la oferta. Ademas, los instrumentos estan focalizados exclusivamente a empresas, al igual que el Ministerio de Agricultura, Ganaderia y Pesca, con la salvedad de presentar un perfil sectorial. Por ultimo, el Ministerio de Ciencia, Tecnologia e Innovacion Productiva (MINCyT) es el principal actor en materia de politica de innovacion al implementar politicas a traves de los instrumentos que se administran desde la Agencia Nacional de Promocion Cientifica y Tecnologica (ANPCyT), donde residen fondos fiduciarios de caracter horizontal, vertical y focalizados (Codner y Del Bello 2011). Todos los Fondos (11) que integran la ANPCyT cuentan con herramientas de promocion que apuestan a la asociatividad, la priorizacion tematica, la formacion de recursos humanos calificados, la incorporacion del sector privado como actor y beneficiario en muchas de las convocatorias presentes, pero el Fonarsec (12) se caracteriza por profundizar las estrategias mencionadas.

De manera especifica, para el MINCyT, "[...] las politicas focalizadas constituyen un cambio radical en las acciones destinadas a promover el desarrollo de la ciencia, la tecnologia y la innovacion y su articulacion con el sistema productivo y social" (MINCyT 2014, 2). Por consiguiente, el objetivo rector de dichas politicas es fortalecer sectores y areas tecnologicos estrategicos, de manera tal que puedan mejorarse tanto la competitividad socioproductiva como la calidad de vida de la poblacion.

Los lineamientos que sostiene el MINCyT estan enmarcados en el nuevo Plan de Ciencia, Tecnologia e Innovacion: Argentina Innovadora 2020 (PNCTI 2020), y entre las innovaciones instrumentales propuestas en el Plan aparece el fondo mencionado, que es presentado como el inspirador de los lineamientos de politica de CTI actuales, es decir, orientador de las acciones en materia de CTI. De este modo, el Plan plasma explicitamente en sus objetivos la orientacion general de las politicas disenadas por el MINCyT para fomentar la transferencia de manera proactiva, en el marco de una elevada focalizacion en terminos de tecnologias y sectores, al tiempo que resalta el eje puesto en la focalizacion y selectividad de las politicas desarrolladas desde el MINCyT, sobre lo que han denominado "Nucleos Socio-Productivos Estrategicos (NSPE)";13 de acuerdo con el impacto economico, tecnologico o social de los sectores productivos de bienes y servicios que representan dichos Nucleos (Mincyt 2013).

La segunda dimension de la focalizacion es la seleccion de tecnologias, y, en este caso, las elegidas para impactar de manera trasversal en sector y territorio son la biotecnologia, las TIC y la nanotecnologia o TPG. La tercera dimension donde confluyen los NSPE y las TPG es el territorio. Al poner mayor enfasis en lo territorial, con la intervencion focalizada se procura materializar el impacto y convergencia de las tecnologias sobre un espacio especifico. Pensar en la dimension territorial tambien supone, por un lado, comprender la brecha cientifico-tecnologica entre los grandes centros urbanos y el resto del pais; por otro lado, expresa la necesidad de profundizar la federalizacion de la CTI a traves del financiamiento y la busqueda de solucion a problemas estructurales, tanto sociales como productivos.

A partir de la descripcion antes mencionada puede comprenderse como la operacion de las politicas focalizadas se condensa explicitamente en un instrumento en particular como es el Fonarsec, y como, a partir de la lectura de sus objetivos, es posible, a su vez, dar cuenta de los fines mas generales de la politica de CTI, en este caso, de Argentina.

Hay dos cuestiones por resaltar al finalizar este apartado. En primer lugar, la implementacion y ejecucion de estos fondos, proyectos y programas se han desarrollado de una manera particular que debe ser considerada, teniendo en cuenta que algunos paises de la region comparten iniciativas, y con ello se manifiesta cierta impronta de las politicas de CTI regionales, producto de una evolucion comun de estas. Pero otra realidad innegable es que muchas de estas innovaciones en materia de CTI, incluso el FONARSEC, responden a la financiacion del BID y el Banco Mundial, por lo que el analisis de la implementacion de las politicas de CTI tiene que ser abordado tambien desde este marco.

Consideraciones finales

En terminos del recorrido regional se describio una bateria de programas e instrumentos que provienen de politicas publicas en materia de CTI, pero tambien de politicas de organismos multilaterales que han asumido la tarea de asistir financiera y conceptualmente la promocion de CTI para un mejor desarrollo relativo de los paises. En todos ellos se vislumbran algunas particularidades que trascienden los espacios nacionales y tienen que ver con la profundizacion del uso de instrumentos mucho mas especificos en la seleccion de sectores por intervenir y en la eleccion de la asociatividad como la forma mas apropiada de produccion de conocimiento y tecnologias.

Se advierte que la decision sobre que instrumentos son mas acertados para cada tipo de situacion tiene que estar mediada por las politicas publicas derivadas del modelo de desarrollo nacional. Sin embargo, se presenta otro conjunto de dimensiones por considerar, tales como el propio estado de las capacidades de CTI, las caracteristicas y evolucion del entramado socioproductivo, y el contexto economico, politico y social.

No obstante, se distingue una nueva institucionalidad de la politica de CTI, donde predomina la implementacion de instrumentos con un marcado perfil focalizado, selectivo y con particularidades que permiten diferenciarlos (y complementarlos) respecto de aquellos pensados con una logica horizontal y/o estrictamente vertical, de ahi que las orientaciones conceptuales recientes resalten la importancia de que las politicas de CTI permitan el desarrollo de un mix de instrumentos.

Al retomar lo aseverado en el apartado sobre el papel de los organismos financieros de credito tiene sentido cuestionar cual ha sido la injerencia de dichas instituciones en la configuracion de los instrumentos de politica publica con una logica mas selectiva y focalizada. Asi, tambien resulta interesante constatar como el apoyo financiero puede traer consigo aportes conceptuales. En este contexto, ?en que lugar del diseno de instrumentos de politica de CTI predomina la presencia estatal? Es decir, cual es el grado de singularidad de los instrumentos de CTI y cuantas de las innovaciones corresponden a una tendencia regional producto de dos grandes variables: la propia evolucion de las politicas de CTI en la region, y, en relacion con esta, el tipo de financiamiento internacional para esos instrumentos. Cuestionamientos que permiten ampliar el horizonte de analisis propuesto desde este trabajo respecto de las politicas publicas CTI en el contexto regional de America Latina.

DOI. https://dx.doi.org/10.7440/res62.2017.07

Fecha de recepcion: 28 de mayo de 2016 * Fecha de aceptacion: 11 de noviembre de 2016 * Fecha de modificacion: 29 de noviembre de 2016

Referencias

[1.] Aguiar, Diego, Francisco Aristimuno y Nicolas Magrini. 2015. "El rol del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en la re-configuracion de las instituciones y politicas de fomento a la ciencia, la tecnologia y la innovacion de la Argentina (1993-1999)". Revista CTS 10 (29): 11-40.

[2.] Aguilar Villanueva, Luis F.1993. La implementacion de las politicas. Mexico: Porrua.

[3.] Albornoz, Mario. 2007. "Los problemas de la ciencia y el poder".Revista CTS 3 (8): 47-65.

[4.] Albornoz, Mario y Ariel Gordon. 2011. "La politica de ciencia y tecnologia en Argentina desde la recuperacion de la democracia (1983-2009)". En Trayectorias de las politicas cientificas y universitarias de Argentina y Espana, editado por Mario Albornoz y Jesus Sebastian, 65-87. Madrid: CSIC.

[5.] Borras, Susana y Charles Edquist. 2013. "The Choice of Innovation Policy Instruments". Technological Forecasting & Social Change (80): 1513-1522.

[6.] Buainain, Antonio, Solange Corder y Carlos Pacheco. 2014. "Brasil: experiencias de transformacion de la institucionalidad publica de apoyo a la innovacion y el desarrollo tecnologico". En Nuevas instituciones para la innovacion. Practicas y experiencias en America Latina, editado por Gonzalo Rivas y Sebastian Rovira, 85-129. Santiago de Chile: Cuaderno de trabajo. CEPAL.

[7.] Castells, Manuel. 1998. La sociedad de la informacion: La sociedad red. Madrid: Alianza Editorial.

[8.] Castillo, Mario y Rovira, Sebastian (coord.). 2016. Ciencia, Tecnologia e Innovacion en la economia digital. La situacion de America Latina y el Caribe. Santiago de Chile: CEPAL.

[9.] Codner, Dario y Juan Carlos del Bello. 2011. "Financiamiento para la innovacion en Argentina, Brasil, Chile y Uruguay. Comparacion de instrumentos y politicas". Ponencia presentada en el VI Congreso Internacional de Sistemas de Innovacion para la Competitividad 2011, Agentes de la Innovacion: hacia una economia sostenible en I+D+i, Mexico.

[10.] Crespi, Gustavo y Alessandro Maffioli. 2013. "Diseno y evaluacion de incentivos fiscales para la innovacion empresarial en America Latina: Lecciones aprendidas tras 20 anos de experimentacion". En Politicas de ciencia, tecnologia e innovacion para el desarrollo. La experiencia latinoamericana, editado por Gustavo Crespi y Gabriela Dutrenit, 233-262. Mexico: Foro Consultivo Cientifico y Tecnologico.

[11.] Crespi, Gustavo y Gabriela Dutrenit. 2013. Politicas de ciencia, tecnologia e innovacion para el desarrollo. La experiencia latinoamericana. Mexico: Foro Consultivo Cientifico y Tecnologico.

[12.] Del Bello, Juan Carlos. 2014. "Argentina: experiencias de transformacion de la institucionalidad publica de apoyo a la innovacion y al desarrollo tecnologico". En Nuevas instituciones para la innovacion. Practicas y experiencias en America Latina, editado por Gonzalo Rivas y Sebastian Rovira, 35-83. Santiago de Chile: Cuaderno de trabajo. CEPAL.

[13.] Del Bello, Juan Carlos y Carlos Abeledo. 2007. Reflexiones sobre cuestiones pendientes de la Agenda de Politica en Ciencia, Tecnologia e Innovacion de Argentina. www.cds.unb.br/obmts/index.php/acervo-esct/.../57-del-bello-abeledo

[14.] Emiliozzi, Sergio, Guillermo Lemarchand y Ariel Gordon. 2009. "Inventario de instrumentos y modelos de politicas de ciencia, tecnologia e Innovacion en America Latina y el Caribe". Working Paper 9. Washington: Banco Interamericano de Desarrollo.

[15.] Herrera, Amilcar. 1995. "Los determinantes sociales de la politica cientifica en America Latina". Revista Redes 5: 117-131.

[16.] Kohon, Florencia, Silvina Mochi y Fernando Peirano. 2012. "Experiencias de financiamiento para la innovacion a traves de fondos propios en paises en desarrollo". Ponencia presentada en Congreso AEDA, agosto de 2012, Buenos Aires.

[17.] Lastres, Helena y Sarita Albagli.1999. Informacao e globalizacao na era do conhecimento. Rio de Janeiro: Universidade Federal Fluminense.

[18.] Lascoumes, Pierre y Patrick Legales. 2007. "Introduction: Understanding public policy through its instruments from the nature of instruments to the sociology of public policy instrumentation". Governance 20 (1) 1-21.

[19.] Lemola, Termo. 2002. "Convergence of National Science and Technology Policies". Research Policy 33 (3): 14811490. https://doi.org/10.1016/S0048-7333(02)00077-X

[20.] Martinez Nogueira, Roberto. 2008. Coherencia y coordinacion de las politicas publicas. Aspectos conceptuales y experiencias. Documento Final del Proyecto "Modernizacion del Estado", en el marco del Prestamo BIRF 7449-AR-11, Banco Internacional de Reconstruccion y Fomento, Buenos Aires.

[21.] Mayorga, Roman. 1997. "Cerrando la brecha". Documento de trabajo. Washington: Banco Interamericano de Desarrollo. https://publications.iadb.org/ bitstream/handle/11319/4712/Cerrando%20la%20 brecha.pdf?sequence=1&isAllowed=y

[22.] Ministerio de Ciencia, Tecnologia e Innovacion Productiva de Argentina (MINCyT). 2013. "Plan Nacional de Ciencia, Tecnologia e Innovacion Productiva 20122015". Buenos Aires: Mincyt.

[23.] Ministerio de Ciencia, Tecnologia e Innovacion Productiva de Argentina (MINCyT). 2014. "Politicas de innovacion". Buenos Aires: Mincyt. http://www.mincyt.gob.ar/ adjuntos/descargas/Politicas_Innovacion.pdf

[24.] Nahon, Cecilia, Corina Rodriguez Enriquez y Martin Schorr. 2006. "El pensamiento latinoamericano en el campo del desarrollo del subdesarrollo: trayectoria, rupturas y continuidades". En Critica y teoria en el pensamiento social latinoamericano, editado por Clacso, 327-388. Buenos Aires: Clacso.

[25.] Oszlak, Oscar y Guillermo O'Donnell. 1995. "Estado y politicas estatales en America Latina: hacia una estrategia de investigacion".Revista Redes 2 (4): 99-128.

[26.] Peirano, Fernando. 2011. "El FONTAR y la promocion de la innovacion en empresas entre 2006 y 2010". En Investigacion cientifica e innovacion tecnologica en Argentina. Impacto de los fondos de la agencia nacional de promocion cientifica y tecnologica, editado por Fernando Porta y Gustavo Lugones, 81-131. Bernal: Universidad Nacional de Quilmes.

[27.] Peres, Wilson y Annalisa Primi. 2009. "Theory and Practice of Industrial Policy. Evidence from the Latin American Experience". Serie Desarrollo Productivo 187: 1-51. Santiago de Chile: CEPAL.

[28.] Perez Carlota. 2001. "Cambio tecnologico y oportunidades de desarrollo como blanco movil". Revista CEPAL 75: 115-136.

[29.] Perez, Carlota. 2010. "Dinamismo tecnologico e inclusion social en America Latina: una estrategia de desarrollo productivo basada en los recursos naturales".Revista Cepal 100; 123-145.

[30.] Pinero, Fernando. 2003. "La insercion de Argentina y Brasil en la Sociedad de la Informacion Global". Tesis doctoral, Universidade Estadual Paulista.

[31.] Pittaluga, Lucia y Michelle Snoeck. 2013. "Una complementariedad necesaria. Politicas horizontales y verticales de desarrollo productivo e innovador". Brecha Digital, 6 de diciembre. http://brecha.com.uy/una-complementariedad-necesaria/

[32.] Porta, Fernando, Diana Suarez, Jesica de Angelis, Cristina Zurbriggen y Mariana Gonzalez Lago. 2010. Politicas regionales de Innovacion en el Mercosur; obstaculos y oportunidades. Buenos Aires--Montevideo: Redes--Cefir.

[33.] Red de Indicadores de Ciencia y Tecnologia (RICYT). 2013. "El estado de la ciencia en imagenes". http://www.ncyt.org/publicaciones/280-el-estado-de-la-ciencia-2013

[34.] Red de Indicadores de Ciencia y Tecnologia (RICYT). 2015. "Las Tecnologias de Proposito General en Iberoamerica. Situacion actual y tendencias comparadas de la I+D en nanotecnologia, biotecnologia y TIC". Buenos Aires: Redes.

[35.] Sagasti, Francisco. 2011. Ciencia, tecnologia e innovacion. Politicas para America Latina. Mexico: Fondo de Cultura Economica.

[36.] Salomon, Jean-Jacques. 1977. "Science Policy Studies and Develoment of Science Policy". En Science Technology and Society; A Cross-disciplinary Perspective, editado por Rosing Spiegel y Solla Price: 75-98. Londres: Sage.

[37.] Sanz Menendez, Luis. 1997. Estado, ciencia y tecnologia en Espana; 1939-1997. Madrid: Editorial Alianza.

[38.] Sarthou, Nerina Fernanda. 2015. "Los instrumentos de politica como enfoque de analisis de los sistemas de pago al merito. Contribuciones analiticas a partir del caso argentino". Revista Perfiles Educativos XXXVII (149): 150-168.

[39.] Stein, Ernesto. 2014. "Un marco conceptual para las politicas de desarrollo productivo". En ?Como repensar el desarrollo productivo?; politicas e instituciones solidas para la transformacion economica, editado por Gustavo Crespi, Eduardo Fernandez-Arias y Ernesto Stein, 35-62. Washington: BID.

[40.] Zurbirggen, Cristina y Mariana Gonzalez Lago. 2010. Politicas de Ciencia, Tecnologia, Innovacion en los paises del Mercosur. Montevideo: Centro de Formacion para la Integracion Regional.

Romina Loray **

* El presente trabajo se desarrolla en el marco de la beca doctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas (CONICET), Argentina, y fue financiado por dicho organismo.

** Magister en Ciencia, Tecnologia y Sociedad por la Universidad de Quilmes (Argentina). Becaria doctoral del CONICET, e investigadora del Centro de Estudios en Problematicas Internacionales y Locales (CEIPIL) de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Argentina). Entre sus ultimas publicaciones estan: "?La bioeconomia como modelo de desarrollo? Recursos naturales y politicas publicas en ciencia, tecnologia e innovacion". Revista Estado y Politicas Publicas 5: 99-118, 2015, y "La politica cientifica, tecnologica y de innovacion en Argentina, Brasil y Chile: tendencias recientes hacia la implementacion de fondos de financiamiento desde una dimension focalizada y sectorial". En Anuario de Integracion Latinoamericana y Caribena 2012, coordinado por Jaime Antonio Preciado, 481-492. Guadalajara: University Press of the South, Nueva Orleans--Instituto Tecnologico y de Estudios Superiores de Occidente, 2015 [mail] rominaloray@gmail.com

(1) Fundada en 1961, la OCDE agrupa a 34 paises miembros, en su mayoria europeos, Estados Unidos, Japon, y solo dos paises de America Latina (Chile y Mexico).

(2) Manuel Castells (1999) manifiesta que la Revolucion de las Tecnologias de la Informacion no fue determinada por una necesidad social--es decir, la necesidad del capitalismo de reestructurarse para hacer frente a la crisis--sino que su induccion fue tecnologica. En la decada del setenta se produjo la difusion amplia de las nuevas tecnologias, lo que acelero su desarrollo sinergico y permitio que convergieran en un nuevo paradigma.

(3) Un cambio de paradigma tecno-economico es un cambio en las herramientas y en los modos de hacer las cosas, es un cambio en patrones organizativos y en posibilidades tecnologicas, es encontrarse frente a un enorme potencial de generacion de riqueza, cuyo aprovechamiento exige adoptar una nueva logica (Perez 2001, 2).

(4) Entendidas como tecnologias transversales de los sectores intensivos en conocimiento, que tienen multiples campos de aplicacion. Entre las mas destacadas se ubican las TIC, la biotecnologia y la nanotecnologia. En lineas generales, Estados Unidos y China aparecen como los principales actores en todas las TPG. Si bien la posicion de liderazgo de Estados Unidos es un fenomeno de larga data, se ve desafiada por el crecimiento chino, que ya ha conseguido superar al pais norteamericano en la produccion cientifica en nanotecnologia. En esta area es llamativa tambien la presencia de India entre los cinco paises mas productivos. Por su lado, la biotecnologia presenta un panorama de actores mas tradicional, con fuerte presencia de Inglaterra, Alemania y Japon. El caso de las TIC es similar, aunque aqui se destaca Espana entre los cinco paises mas productivos a nivel mundial (RICyT 2015).

(5) Ultimo dato disponible en la RICyT (2013). Estos datos han mantenido una dinamica sostenida durante todo el periodo, al tiempo que las diferencias en terminos regionales tambien han permanecido sin variaciones de consideracion.

(6) Paridad de Poder de Compra.

(7) Ultimo dato completo para los tres paises, segun RICyT.

(8) Raul Prebisch (1901-1986) fue una figura central del pensamiento latinoamericano. Construyo un pensamiento propio a partir de una vision del desarrollo economico y de la insercion internacional de la region denominada centro-periferia. Este enfoque se constituyo a partir de la elaboracion de una metodologia donde se relacionaban las condiciones internas de los paises de la region con su contexto internacional, y la inestabilidad de corto plazo con la vulnerabilidad estructural en el largo plazo.

(9) Entre sus exponentes mas relevantes se ubican los postulados de los argentinos Herrera, Sabato y Varsavsky, y el uruguayo Halty. Desde distintas concepciones politico-ideologicas, que van desde el pragmatismo de Sabato al idealismo de Varsavsky, dichos autores rompieron la consideracion de la ciencia como algo estrictamente positivo. Sostenian que la ciencia y la tecnologia debian tener como objetivo el desarrollo socioproductivo, y situaban al Estado como eje articulador del entramado cientifico-tecnologico y responsable de la concrecion de politicas para la promocion y el desarrollo de la ciencia y la tecnologia.

(10) Los Comites de Gestores tienen la caracteristicas de contar con la representacion de los tres grandes sectores: universidad o centro de I+D, gobierno y empresa.

(11) La ANPCyT, creada en 1996, esta compuesta por cuatro Fondos: el Fondo Tecnologico Argentino (FONTAR), el Fondo para la Investigacion cientifica y Tecnologica (FONCyT), el Fondo Fiduciario de Promocion de la Industria del software (FONSOFT), y el cuarto y ultimo, el Fondo Argentino Sectorial (FONARSEC), desde 2009.

(12) El Fondo tiene diferentes programas, entre los que pueden distinguirse el Programa de Formacion de Gerentes y Vinculadores Tecnologicos (GTec), el Proyecto de Infraestructura y Equipamiento Tecnologico (PRIETec), y el Programa Empretecno, que comprende los subprogramas FFP (Facilitadores del Flujo de Proyectos) y EBT (Empresas de Base Tecnologica). Asimismo, son parte exclusiva del Fonarsec los Fondos Sectoriales (FS); estos estan enmarcados, a su vez, en dos programas disenados por el MINCYT: el "Programa para Promover la Innovacion Productiva y Social" y el "Programa de Innovacion Tecnologica".

(13) Los 34 NSPE que se exponen en el Plan se conforman como orientadores de la politica de CTI para los proximos anos y constituyen un conjunto de subsectores en donde se busca intervenir estrategicamente, los cuales se desprenden de una seleccion mas acotada de sectores como la agroindustria, el ambiente y desarrollo sustentable, desarrollo social, energia, industria y salud.
COPYRIGHT 2017 Universidad de los Andes (Colombia)
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Loray, Romina
Publication:Revista de Estudios Sociales
Article Type:Ensayo
Date:Oct 1, 2017
Words:12022
Previous Article:Redes de periodistas para vencer el miedo: comunidades emocionales ante la violencia de Estado. El caso de Mexico.
Next Article:La gobernanza emocional en el capitalismo avanzado. Entre el nihilismo emotivista y el neocomunitarismo adaptativo.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2022 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |