Printer Friendly

Politicas culturales, transformaciones urbanas e higienizacion social en la Barcelona contemporanea.

"El objetivo era conseguir una gran sinfonia y que nadie desafinara" Raventos (2000:22; trad. del catalan).

1. INTRODUCCION

Las conexiones entre cultura y urbanismo han sido ampliamente discutidas desde los ambitos academicos de las ciencias sociales durante las ultimas decadas. De hecho, la cultura ha venido jugando un papel significativo en los procesos de segregacion urbana a lo largo de la historia, incluso desde la Antigua Grecia y el Imperio Romano (Mumford, 1989). Sin embargo, los origenes geograficos de la concepcion posmoderna acerca del nuevo papel de la cultura en las grandes transformaciones urbanas de las ciudades occidentales se situa en la costa californiana de mitad de los anos 60, cuando tuvo lugar la revolucion contra-cultural en los campus universitarios, especialmente en el de Berkeley. En este sentido, en 1963, el Presidente de la Universidad de California Clark Kerr afirmo que, durante la segunda mitad del siglo XX, la cultura acabaria por desplazar la industria pesada de la ciudad hacia localizaciones mas perifericas (Mitchell, 2000:72; citando a Kerr, 1963). Dos anos mas tarde, una periodista que firmaba como Johnson escribia que el hecho de conservar el atractivo de una ciudad

adquiria valor economico de per se, lo que constituia, indudablemente, una manera de conseguir beneficios extras para las arcas municipales (Marcuse, 1969).

Tales concepciones acerca de este nuevo rol de la cultura en la practica del planeamiento normativo y estrategico urbano fueron tenidas en cuenta por el sociologo frances Pierre Bourdieu (1979), quien consideraba que el "capital cultural" podia ser visto como una fuente de ingresos los valores de los cuales podian ser reconvertidos en terminos economicos. Ello explicaria, en el caso de las ciudades europeas contemporaneas, y segun el mismo Bourdieu, las inversiones llevadas a cabo por la administracion publica local con el objetivo mejorar la imagen urbana y superar, de este modo, los efectos de la crisis urbana de mitad de la decada de 1970. Sin embargo, el planeamiento urbano y regional de las ciudades principalmente de Europa occidental tiende, actualmente, a considerar el espacio bajo objetivos y principios esteticos que no necesariamente contienen objetivos sociales (Harvey, 1990). Ademas, el diseno urbano posmoderno en las urbes capitalistas contemporaneas se ha convertido en una de las estrategias mas importantes para la planificacion y la ejecucion del control social, como este articulo mostrara a lo largo de su desarrollo.

Este nuevo rol de la cultura en las grandes transformaciones urbanas de las ciudades europeas viene siendo recogido desde haca ya algunos anos en numerosos documentos y talleres de discusion y reflexion teorica promovidos desde la misma administracion publica. A modo de ejemplo, una revision detallada de la bibliografia producida desde los organos publicos de la Union Europea acerca del nuevo papel de la cultura permite entrever un cierto giro cultural en el discurso de los maximos organos de poder europeos desde inicios de la decada de 1980. (2)

En Noviembre de 1983, Melina Mercouri, siendo Ministra de Cultura de Grecia y aprovechando una reunion en Atenas de sus homologos de la Comunidad Economica Europea, proclamo que la cultura, el arte y la creatividad no eran menos importantes que la tecnologia, el comercio o la economia. Con el proposito de dotar a la cultura -y su industria asociada- de una significativa importancia en el nuevo tejido economico de las ciudades europeas en la etapa postfordista, creo el programa European City of Culture. Cuando en 1990 Glasgow fue escogida como sexta capital cultural europea (despues de la misma Atenas, Florencia, Amsterdam, Berlin y Paris), las grandes transformaciones urbanas acaecidas no solamente en la capital sino en todo el Red Clyverside escoces -una area historicamente caracterizada por el alojamiento de las clases trabajadorasconfirmaron que la cultura, de manera inexorable, se habia convertido en uno de los motores mas importantes para las grandes operaciones de reordenacion y renovacion urbana, incluso a escala regional (Mitchell, 2000:7-9). Ya en otono de 2001, el Comite Eurocities publico un documento en el que se consideraba la cultura como el principal motor de las transformaciones urbanas de las ciudades europeas del siglo XXI:

"Culture means City and City means Culture. The liaison between culture and the cities is very strong. And it is becoming even stronger (...). Culture is the new urban driver. Therefore new attention is given to public spaces and the involvement of artists and creative people in the urban management (...). The process of urban transformation is eminently cultural, and all the urban development areas must be liaised to culture (...). Culture plays a new strategic role in the society. Culture has been called by (...) urban regeneration strategies to breathe new life to former industrial buildings (or derelict districts) and cities in general (...). Therefore, culture plays an important role in designing and implementing programs of social inclusion and "manage" the new diversity." (Eurocities, 2001:1).

El uso del singular en el termino "cultura" en esta cita no deberia ser menospreciado. Una primera lectura critica de esta opcion lexica permitiria realizar algunas hipotesis ciertamente fundamentadas acerca de la existencia de una estrategia oculta de homogeneizacion social del espacio urbano. Precisamente, el presente articulo pretende mostrar como las clases dirigentes de Barcelona han ido construyendo y reproduciendo tales estrategias ocultas con el objetivo de garantizar un contexto social lo mas favorable posible a las acciones de promocion social, politica, cultural y economica de las elites de la ciudad central en detrimento de las expresividades que especialmente en el ambito de lo cultural y lo politico han surgido desde finales de la dictadura franquista en los suburbios de la capital catalana.

Para ello, los enfoques economicistas de algunos autores como Bianchini (1993), Negrier (1997) o Rodriguez Morato (2005) en los analisis de las actuales politicas culturales llevadas a cabo por las administraciones locales europeas no son suficientes para conseguir un resultado optimo como el que se propone este articulo. No deberia ser pasado por alto tampoco el hecho que la produccion bibliografica acerca de las estrategias culturales de renovacion urbana en las ciudades espanolas presenta un volumen nada desdenable, destacando los trabajos de Subiros (1999), Raventos (2000), Benach (2000), Pascual (2004), Bohigas (2005), Capel (2005), Selfa (2005), Boira (2006), Delgado (2007), o Brandis (2008), entre otros.

Si bien la produccion bibliografica sobre el papel de la cultura en las transformaciones urbanas de las ciudades capitalistas occidentals

es ciertamente notable, no lo es asi el volumen de trabajos acerca del control social, el espacio urbano y la higienizacion social en el marco geografico citado. Con la finalidad de construir un marco teorico y conceptual claro, conciso y adecuado al texto que se presenta, las afirmaciones de Henri Lefebvre (1974) en su La Production de l'Space pueden resultar muy utiles. Lefebvre senala que los procesos de renovacion urbana (3)

-tomando como caso de estudio la ciudad de Paris- constituye uno de los mecanismos mas importantes de higienizacion social del espacio urbano y de remoralizacion de la sociedad (Lefebvre, 1968; 1974). Para el filosofo frances, la burocratizacion politica del espacio urbano conlleva, imponia e incluso reforzaba la homogeneizacio social del mismo espacio (Lefebvre, 1974). De hecho, Lefebvre denuncia que los centros historicos de las ciudades occidentals, como el barrio latino de Paris, se han convertido en "parques tematicos" urbanos (Lefebvre, 1968; 1974), afirmacion que despues corroborarian Edensor (1998), Hannigan (1998) y Judd (2003). Una tematizacion del espacio urbano en que, sin duda alguna, las estrategias culturales para la renovacion del espacio urbano han jugado un papel fundamental.

Lo que se ha sugerido hasta este punto del apartado introductorio parece reforzar las tesis de Lefebvre (1968; 1974) y Wouters (1986) acerca de la estrecha relacion entre espacio urbano y control social. De manera mas concisa, algunos autores han tratado sobre la higienizacion social en las ciudades capitalistas occidentales. Vaya por delante que el concepto "higienizacion social" no hace referencia a las politicas en materia de salud publica desarolladas por la administracion -como un sentido anglosajon del termino podria indicar-, sino a los procesos de "limpieza" social llevados a cabo por la administracion publica a traves de procesos de renovacion urbana o de estrategias culturales para la misma renovacion urbana de barrios de de clase trabajadora. Como referencia teorica, conceptual y metodologica para este articulo, se ha tomado como referencia los trabajos del geografo Pere Lopez (1986, 1991). En el primero de ellos expone "las estrategias del capital" (es decir, de las clases dirigentes) para la expulsion de las clases trabajadoras del Barrio de Santa Caterina y el Portal Nou de Barcelona con motivo de su renovacion urbana llevada a cabo por el Ayuntamiento de Barcelona. La segunda referencia tiene un titulo bien explicito: "1992, ?objetivo de todos? Ciudad-empresa y dualidad social en la Barcelona Olimpica", publicado originalmente en lengua catalana en el numero 15 de la Revista Catalana de Geografia. Los trabajos de Lopez sobre higienizacion social y renovacion urbana en el centro historico de Barcelona justo antes de la celebracion de los Juegos Olimpicos sin duda alguna constituyen el punto de partida para la posterior discusion que se presenta en este articulo.

Asi pues, y mas concretamente, este articulo pretende mostrar de que manera, y focalizando en la ciudad de Barcelona y sus suburbios mas inmediatos, las diferentes estrategias culturales para la renovacion urbana llevadas a cabo durante el periodo comprendido entre los anos 1980 y 2006 por la administracion publica han jugado un papel clave en los recientes procesos de higienizacion social de los suburbios de la capital catalana: es decir, de que manera las clases dirigentes conciben la cultura (la produccion cultural, el consumo cultural, el papel los agentes productores y de los nuevos intermediarios culturales) en la higienizacion social de la ciudad, especialmente de sus suburbios. Para ello, se han analizado las diferentes agendas culturales que a lo largo de las diferentes mandatos han caracterizado tanto a la administracion catalana -gobernada por representantes del sector conservador nacionalista de las elites de Barcelona- como, sobre todo, al Ayuntamiento de Barcelona -gobernado durante el periodo estudiado en este articulo por representantes de los sectores mas liberales de la burguesia barcelonesa. Al mismo tiempo, y con el objetivo de dotar al texto de mayor precision, se ha optado por enfatizar las visiones que sobre la ciudad en su totalidad tenian personajes publicos muy representativos tanto de las clases dirigentes locales de entonces, los cuales participaban como figuras clave en el organigrama del Ayuntamiento de Barcelona, como tambien de los responsables tecnicos de llevar a cabo tales estrategias culturales para la renovacion urbana de areas centrales y suburbiales de la capital catalana.

La primera parte del texto mostrara las ideas, concepciones y visiones que tres de las figuras publicas mas representativas de la ciudad -pertenecientes a los sectores catalanistas mas progresistas- tenian acerca de la capital catalana, sus suburbios asi como tambien de sus respectivas transformaciones sociales, culturales y, evidentemente, urbanas: Maria Aurelia Capmany (Concejala de Cultura entre 1983 y 1987), Pasqual Maragall (Alcalde de Barcelona, 1982-1996) y Oriol Bohigas (Arquitecto Jefe Municipal, 1980-1984; Asesor Jefe en Urbanismo, 1984-1991; y Concejal de Cultura, 1991-1995). En segundo lugar, se mostrara la respuesta, a traves de las propuestas de colonizacion cultural que los sectores nacionalistas conservadores y catolicos dieron al auge del protagonismo de las areas suburbiales, mayoritariamente de clase trabajadora, en la articulacion del nuevo espacio politico, social y cultural de la capital catalana y su area metropolitana en la mitad de la decada de los ochenta. Posteriormente se mostrara de que manera son expresadas, en la planificacion estrategica cultural, los deseos de homogeneizacion e higienizacion social de los suburbios con el objetivo de garantizar las menores disidencias posibles ante las nuevas estrategias de internacionalizacion de la capital catalana y su posicionamiento en la red global urbana. El articulo finaliza realizando una serie de conclusiones abiertas y formulando nuevas hipotesis y lineas de investigacion futuras acerca las nuevas topografias del poder en Barcelona y su area metropolitana asi como de la reciente convergencia de estrategias que en el ambito de lo cultural tiende a mostrar los sectores conservadores y liberales de las clases dirigentes de Barcelona.

2. BREVES NOTAS INTRODUCTORIAS PARA LECTORES NI BARCELONESES NI CATALANES

Que duda cabe que el hecho que el autor de un texto escriba sobre su ciudad a menudo conduce a obviar la contextualizacion geografica de aquellos toponimos que utiliza; incluso a menudo suele obviar ciertas referencias introductorias del marco politico y social que, en terminos generales, caracteriza a la sociedad urbana que pertenece (o que pertenecio en su dia) y analiza. Por esta razon, son de agradecer las sugerencias realizadas por los revisores que tan acertadamente, por ejemplo y entre otras propuestas, animan a localizar cartograficamente los toponimos aparecidos en el texto de este articulo.

[FIGURA 1 OMITIR]

Una de las particularidades de estudiar Barcelona y su sociedad es que al clasico posicionamiento ideologico del individuo en el vector izquierda-derecha cabe anadirle el vector nacional. Valga como ejemplo que la Encuesta de Juventud de Barcelona correspondiente al ano 2003 incorpora en su cuestionario una pregunta relativa a lo comentado: "te sientes solamente catalan? O mas catalan que espanol? O tan catalan como espanol? O mas espanol que catalan? O solamente espanol? O bien NS/NC?". En Catalunya, el posicionamiento ideologico del individuo en ambos vectores juega un papel fundamental en la conformacion, por ejemplo, de las identitades juveniles asi como en los patrones de consumo cultural (Nofre, 2009a).

No cabe duda que el hecho que la cuestion catalana (en el sentido politico e identitario, o el encaje de Catalunya en Espana, como el ambito del periodismo suele exponer) aun este por resolver constituye uno de los origenes de esta duplicidad de vectores en la definicion del posicionamiento ideologico del individuo, a diferencia de buena parte de las Comunidades Autonomas. Aunque no es objeto de estudio del trabajo que se presenta, si que cabria hacer referencia, aunque sea de manera somera, a la existencia de una cierta relacion entre posicionamiento ideologico en el vector nacional y la clase social del individuo. Segun el Centro de Estudios de Opinion de la Generalitat de Catalunya (2007), y a traves de un estudio encargado a la empresa Demoscopia titulado Percepciones del nivel de vida y actitudes frente la politica el cual fue presentado en publico en Abril de 2007, las clases medias y medias-altas de Catalunya son claramente catalanistas, mientras que las clases trabajadoras se siente mas espanolas que catalanas o tan catalanas como espanolas. "Si usted tiene dinero es catalanista" es el titular, ciertamente provocativo, de la noticia aparecida el 20 de Abril en el diario El Pais que hacia referencia a este estudio. Esta contextualizacion geopolitica interna de la Catalunya contemporanea deberia permitir seguir el texto que se presenta a continuacion con una cierta familiaridad con la dualizacion sociopolitica sugerida a continuacion de Barcelona y sus suburbios.

3. ANOS 80. DE LA DEMOCRATIZACION DE LA CULTURA A LA CONSTRUCCION DE UNA NUEVA IMAGEN DE CIUDAD

Esta seccion no pretende mostrar un analisis detallado de las politicas llevadas a cabo por el Ayuntamiento de Barcelona durante las ultimas tres decadas (4) Sin embargo, cabria la necesidad de realizar una introduccion sintetica, somera, concisa, acerca de las tres figuras publicas presentadas unas lineas atras como las representantes, en el organigrama de los primeros ayuntamientos democraticos despues de la dictadura, de los sectores mas progresistas de la burguesia politico-intelectual de Barcelona y que empezaron a idear, y a veces llevar a cabo, las primeras estrategias culturales en relacion a las grandes transformaciones urbanas en la actual etapa democratica municipal.

Maria Aurelia Capmany i Farnes (Barcelona 1918-1991), escritora, fue elegida Concejala de Cultura en 1983 despues del ejercicio de Rafael Pradas y Joan Anton Benach, ambos periodistas en Television Espanola durante la ultima etapa de la dictadura franquista y miembros del Partido Socialista Unificado de Catalunya en la clandestinidad. Capmany fue propuesta personalmente por el que fue elegido alcalde en 1983, Pasqual Maragall i Mira (Barcelona, 1941). Ambos eran nietos de unos de los folkloristas de finales del periodo decimononico catalan mas importantes, Sebastia "Avi" Farnes (Sant Feliu de Codines, 1854--Barcelona, 1934). Las concepciones principales de Capmany acerca de las politicas culturales eran bastante similares a las del alcalde Maragall. De hecho, unos meses antes que Capmany empezara a ejercer en el cargo, afirmaba:

"Echo a faltar las llaves para que una ciudad tan compleja como esta pueda dar a barrios o a entidades capacidad suficiente para que tenga su propia expresividad. La cultura catalana esta pasando de un largo periodo underground a otro de normalidad. No se trata de ser una dama de San Vicente de Paul, sino de facilitar, propiciar, las plataformas de esta normalizaciona un altre de normalitat. No es tracta de ser una dama de Sant Vicenc de Paul sino de facilitar, propiciar, les plataformes d'aquesta normalitzacio" (Pons, 2000:358. trad. del catalan.).

Las prioridades de Capmany eran 1) fortalecer los circuitos de teatro, mejorar su calidad y popularizar su consumo; 2) redefinir y modernizar la oferta de museos; y 3) incrementar las publicaciones del Ayuntamiento. Estas tres prioridades fueron concebidas para ser aplicadas en tan solo tres areas urbanas muy concretas de la ciudad de Barcelona: Montju'ic, Raval y Ciutadella. De hecho, Capmany fue la primera representante politica municipal que propuso rehabilitar aquellas edificaciones decrepitas que estaban situadas en los muelles o en sus inmediaciones para ser reconvertidas en nuevos espacios de produccion y/o consumo cultural.

Pero no todo fueron exitos. Cuando la concejala Capmany intento popularizar el Gran Teatro del Liceo, topo con fuertes resistencias provenientes de sectores conservadores de la burguesia barcelonesa, quienes veian en el uso de este espacio cultural "sagrado" como una de las estrategias mas activas y eficientes de acumular capital cultural y distincion social. La inauguracion de esta nueva politica de pseudo-secularizacion del Liceo mediante la representacion de la zarzuela basada en la Revolucion Francesa Canco d'amor i de Guerra recibio numerosas criticas especialmente desde la intelligentsia conservadora la cual se expresaba principalmente desde la prensa escrita (Pons, 2000). Dos anos despues, y aprovechando el descenso de un 52% de publico en el Festival Grec de 1985, algunos criticos culturales situados en posiciones catalanistas conservadoras, como Joan de Sagarra y Jaume Comellas, atacaron a Capmany.

Este incidente politico entre los sectores conservadores y progresistas de elites intelectuales y politicas de Barcelona comportaron cambios en la concejalia de cultura. Maria Aurelia Capmany retiro de sus cargos a los hasta entonces responsables de la programacion teatral publica, Joan Maria Gual y Josep Anton Godina. Fueron substituidos por Pep Subiros (Figueres 1947) y Ferran Mascarell (Sant Just Desvern 1951), tambien ligados, obviamente, a la orbita del Partido Socialista de Catalunya. Este ultimo director entre 1977 i 1984 de la revista catalana de historia contempora nea L 'Avenc y junto con Subiros conforman un perfil mucho menos politico, mas centrado y no tan izquierdista como Maria Aurelia Capmany. En verano de 1985, Mascarell fue nombrado director de programacion y difusion cultural del Ayuntamiento de Barcelona.

No es motivo de este texto mostrar que "movimientos internos" jugaron a favor de la posicion de Mascarell i Subiros para conseguir estos dos nuevos cargos. Sin embargo, al menos se deberia tener presente el lento aunque sostenido proceso de renovacion del pensamiento filosofico y politico catalan llevado a cabo desde despues del fin de la dictadura de Franco. De hecho, no constituiria ningun desproposito -y siempre segun el analisis de Filella (2005)- considerar a Pep Subiros como uno de los escritores y filosofos mas influyentes del pensamiento posnacionalista en la Catalunya de los anos 80.

La incorporacion de Pep Subiros y Ferran Mascarell en la concejalia de cultura podria ser interpretada como una nueva estrategia por parte del alcalde Maragall de establecer una convergencia entre los diferentes sectores politicos de las elites de Barcelona con tal de garantizar la estabilidad institucional. Sin embargo, tal operacion interna no fue fraguada de manera improvisada, sino que tal y como apunta Agusti Pons (2000), Maragall ya habia empezado a considerar a Subiros como la persona mas indicada para liderar las nuevas politicas culturales de la capital catalana. Pero la incorporacion de este ultimo como nuevo intermediario cultural -en terminologia de Bourdieu (1979)- choco con el organigrama establecido a lo largo del periodo predemocratico, personificandose una relacion de enemistad incluso personal con Ramon Martinez Fraile, manager cultural municipal desde el fin de la etapa fascista, ya que este ultimo no estaba "dispuesto a ser el adorno de nadie" (Pons, 2000:378; trad. del catalan).

Tales diferencias politicas e incluso personales son resueltas con la destitucion de Martinez Fraile y la dimision estetica de Pep Subiros, el cual fue recuperado unos meses despues personalmente por el alcalde Maragall como asesor jefe de politicas culturales. Este episodio de politica local no debe ser visto de manera simple ni deberia ser considerado como mera anecdota municipalista. De hecho, este episodio tiene una importancia notable en la reorientacion de las politicas culturales en relacion a las grandes transformaciones urbanas de la capital catalana acaecidas con posterioridad a finales de la decada de 1980.

Algunos autores como DiMaggio (1987) sugieren que el posmodernismo ha comportado una etapa de desclasificacion cultural, de desmonopolizacion y de desjerarquizacion de clusters culturales antes establecidos y legitimados. Pero lo que DiMaggio sugiere parece no ser cierto en Barcelona. Por una parte, los enclavamientos culturales tradicionales de Barcelona -consolidados a partir de la segunda mitad del siglo XIX y principios del s. XX- como el Liceu, el Palau de la Musica Catalana o las mismas catedrales catolicas asi como las basilicas del centro de la ciudad antigua (Esglesia del Pi, Basilica de la Merce, o Convent de Sant Agusti, por ejemplo) siguen mateniendo incluso de manera reforzada su posicion simbolica dominante a traves de una oferta ludico-cultural orientada a las clases medias-altas de la ciudad central. Por otra parte, el Ayuntamiento de Barcelona aprobo en 1987 trece nuevas areas de centralidad urbana con el objetivo de establecer prioridades en las grandes transformaciones urbanas que han acontecido en la ciudad desde mediados de los ochenta. Todo ello parece respaldar la existencia de cierta jerarquia entre los nuevos enclavamientos culturales, de entre los que destaca la Placa de les Glories, donde a su alrededor mas inmediato se concentran, a dia de hoy, el Teatre Nacional de Catalunya, l'Auditori o el Instituto Catalan de Tecnologia, entre otros.

El hecho que estos equipamientos culturales y tecnologicos asi como determinados equipamientos universitarios, de nuevas tecnologias de la informacion y la comunicacion se localicen en areas tradicionalmente suburbiales e industriales en desuso no debe ser pasado por alto. Uno de los principals objetivos de los sectores mas liberales de las clases dirigentes de Barcelona ha sido la integracion de los suburbios en las dinamicas politicas, sociales, economicas y culturales de la ciudad central. En este sentido, la localizacion de nuevos museos en los suburbios de Barcelona (como el recientemente inaugurado Museo del Agua, en el municipio de Cornella de Llobregat, por ejemplo) esta en consonancia con aquella estrategia activa, incluso populista, llevada a cabo por el sector museistico europeo de mediados y finales de la decada de 1980 de atraer grandes masas de consumidores mediante la adecuacion de su oferta a audiencias mas masivas, es decir, mediante una nueva oferta dirigida a las clases trabajadoras. Los museos dejaron de ser espacios destinados al ocio de las clases medias-altas y se convirtieron en "hipermercados de la cultura" (Baudrillard, 1983).

Mas concretamente, Maragall y Capmany trataron de crear nuevas pedagogias estructuradas --propuesta muy en consonancia con la relacion de la disciplina pedagogica y los origienes del socialismo catalan de Rafael Campalans en la decada de 1930-- para nuevas audiencias (de clase obrera) con el objetivo de promover diferentes experiencias de una unica cultura popular "barcelonesa". Esta voluntad integradora reflejaba la profunda voluntad de los sectores progresistas de las clases dirigentes de Barcelona de profundizar en la integracion de los suburbios como senal de profundizacion de la democracia y como signo tambien de pertenencia a una "colectividad" interclasista y, sobretodo, metropolitana.

- Pasqual Maragall: Pues, sobre la base de esta mentalidad ciudadana, aquello que debemos hacer es una propuesta de pacto a todo el conjunto de ciudades y municipios que conforman el area metropolitana de Barcelona, acordar comunmente la creacion de la autentica capital de Catalunya. Si no fuera asi, Catalunya no progresara por dos razones: porque la capital del pais dejaria de tener la dimension y la personalidad metropolitana que realmente tiene y, en sgundo lugar, porque donde se esta jugando el futuro de la catalanidad es en Cornella... En Cornella nos estamos jugando la capacidad de construir un pueblo con todas sus caracteristicas modernas, o no.

- Maria-Aurelia Capmany: Un pueblo multiple!

- Pasqual Maragall: Seremos capaces de dar sentido a la Catalunya del manana si ponemos en comun aquello que Cornella tiene subliminalmente de antigua entidad propia y aquello que tiene de gran barrio obrero. El gran reto es la integracion. A traves de la integracion debemos crear una cultural que no sera ciudadana, sino metropolitana.

- Maria-Aurelia Capmany: Y multiple! A mi no me da nada de miedo la integracion. Esta ciudad siempre ha sido un punto de confluencia de multiples culturas de gente de origen diverso. Tenemos que establecer dialogo y oferta integradora, no imposicion. Con esto quiero decir que si existe, por ejemplo, un nucleo gitano con unas formas propias de cultural, de lo que se trata no es solamente respetarlo sino promocionarlo. Este nucleo tiene que sentir la posibilidad de vivir plenamente su identitad, porque es la unica manera que dialogue conmigo con resultados enriquicidores para todos.

(Febres,1983:31-2; trad. del catalan).

Tales visiones sobre los suburbios de Barcelona mostrados en 1983 por el alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall y su concejala de cultura Maria Aurelia Capmany chocan con las visiones sobre los mismos suburbios que presentaban entonces los sectores catalanistas y conservadores de las elites politicas e intelectuales de la capital catalana, principalmente representadas por tres partidos politicos que ocupaban, en aquel 1983, el gobierno catalan: Convergencia Democratica de Catalunya, Unio Democratica de Catalunya y Esquerra Republicana de Catalunya. Con todo, si los sectores mas progresistas de las clases dirigentes consideraban que debian promover la integracion de los suburbios, los sectores nacionalistas conservadores pretendian imponer la asimilacion forzada a traves de la colonizacion cultural, es decir, de la importacion de productos culturales desde la ciudad central hacia las areas suburbanas y perifericas con el objetivo de remoralizar y recatalanizar las classes trabajadoras (Nofre, 2009b). Es precisamente en este episodio de la historia reciente de Catalunya y mas concretamente de Barcelona cuando empieza a gestarse las condiciones para el posterior fenomeno de los "cholos" y las "cholas": una contestacion a aquella identidad colectiva catalana claramente de caracter clasista y con una fuerte componente nacionalista conservadora y catolica que era (re)producida desde la ciudad central y que aun hoy dia no ha sido aceptada ni compartida por una parte importante de los inmigrantes espanoles que vinieron a Catalunya durante el periodo posterior a Guerra Civil ni, sobretodo, por una parte significativa de su descendencia (Ib.).

4. LOS ANOS NOVENTA: UNA NUEVA AGENDA CULTURAL OCULTA

Despues de 1987, la concejala Maria Aurelia Capmany inicio su retirada paulatina de la vida politica como consecuencia de las dolencias producidas por el cancer. Ademas, una lectura de los documentos relativos a las politicas culturales llevadas a cabo con posterioridad de esta fecha citada al inicio del parrafo permitiria sugerir ciertas relaciones de causa-efecto entre el proyecto presentado por Melina Mercouri en 1985 titulado "European City of Culture", el nuevo rol de la cultura en las transformaciones urbanas y la eleccion en 1986 de Barcelona como sede Olimpica de los Juegos de Verano de 1992. Lejos de un hipotetico debilitamiento de su propia jerarquia, los enclavamientos culturales establecidos y legimitados durante la modernidad universal en el espacio urbano de la capital catalana empiezan a adquirir un protagonismo nada desdenable en el nuevo rol de la cultura en las grandes transformaciones urbanas.

La multiplicacion de enclavamientos culturales en la ciudad de Barcelona y sus suburbios se consolido a partir de la entrada del arquitecto Oriol Bohigas i Guardiola (Barcelona, 1925), antiguamente miembro de la llamada Guache Divine de los anos sesenta y setenta. Bohigas ocupo el cargo de Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona entre 1991 y 1995. De hecho, Bohigas tenia como objetivo fundamental que la cultura local barcelonesa adquiriera el papel que tuvo en la modernizacion de los dos periodos clave de la historia contemporanea de Catalunya, la Mancomunidad Catalana y la Autonomia Republicana, ya que, en caso contrario, la ciudad "no tendra ninguna credibilidad en los otros campos en que quiera significarse" (Bohigas, 1993:24; trad. del catalan). A parte que la financiacion del sistema cultural dependia excesivamente del sector privado -especialmente de la Fundacion Juan March y Caixa d'Estalvis i Pensions de Barcelona (Bohigas, 1993: 26) -, Bohigas consideraba que era necesario establecer un nuevo programa cultural que recogiera el nuevo rol de la cultura en relacion a las grandes transformaciones urbanas de la ciudad de Barcelona y los suburbios. En Gracies i desgracies culturals de Barcelona, editado por la misma Area de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona en 1983, el concejal Bohigas afirma que la political cultural de la capital catalana deberia ser "situar Barcelona al nivel cultural de la media de las ciudades europeas" (Bohigas, 1993:5).

Para ello, a parte de un nuevo sistema de financiacion mixto, Bohigas apuesta claramente por la formacion de personal operativo cualificado, la creacion de una clase empresarial cultural -promoviendo el ascenso y la consolidacion de los nuevos intermediarios culturales como grupo social bien delimitado y fraccion dominada de la clase dominada (Featherstone, 1991)-, y la conectividad con los gestores culturales internacionales. De hecho, el autor sugiere que los nuevos intermediarios culturales juegan un papel importante en la educacion del publico en nuevos estilos y gustos. Pero, ?cuales? Llos miembros de este nuevogrupo social presentan un estilo de vida centrado fundamentalmente en la identitat, la apariencia, la (re)presentacion de uno mismo, el diseno de moda y la decoracion (Featherstone,1991:134) . Sin embargo, se trata de nuevos gustos, nuevas formas de sensibilidad, nuevos estilos de vida, en definitiva, conservadores tal y como lo afirma el mismo autor, aspecto que estaria en relacion con lo apuntado en 1980 por Jurgen Habermas acerca que el posmodernismo no era nada mas que un giro al conservadurismo. (5)

Retomando el caso barcelones, la administracion local consideraba que era imprescindible que la administracion hiciera entender al ciudadano que cultura significaba bienestar. Esta concepcion de la cultura como generadora de bienestar se encuentra plenamente acorde con la linea de lo que proponia Douglas (1982:16), en el sentido que el consumo se habia convertido recientemente no tanto en un placer en si sino en un cumplimiento placentero de ciertos deberes sociales. Asi, el bienestar que proponia el Ayuntamiento de la mano del concejal Bohigas era aquel derivado de pertenecer a un unico cuerpo social el cual consumia una unica cultural, lo que podria interpretarse como un acto placentero de cohesion [control] social.

Ni asimilacion ni integracion son los procesos escogidos como prioritarios por la nueva agenda cultural y social del Ayuntamiento de Barcelona. El relativo elitismo de esta nueva agenda podria explicarse por el hecho que el entonces concejal de Cultura y principal arquitecto de la Barcelona olimpica, Oriol Bohigas, presentaba un itinerario vital y profesional situado basicamente en el campo intelectual, el cual estuvo marcado por su paso por la Gauche Divine barcelonesa de los anos sesenta y setenta. (6) Muy probablemente este itinerario vital intelectual e ciertamente elitista de Bohigas le hizo catalogar como "ligeramente alarmante" el aislamiento social de determinado tipo de musica, especialmente "culta" (Bohigas, 1993:115). Sin embargo, este fenomeno no era exclusivo de un cierto tipo de musica asociado tradicionalmente al consumo cultural de las elites de la ciudad central. El pop-rock catalan -nacido como respuesta, entre otros factores, a la creciente influencia del punk-rock cantado en castellano por grupos principalmente de origen suburbial- no conseguia cuotas de mercado significativas en las capas bajas de la sociedad catalana castellano-hablante. No es objeto de este texto indagar y analizar como surge esta fractura incluso politizada en el campo del consumo musical por parte de la sociedad metropolitana, pero no deberia ser menospreciada en la conformacion de ciertas resistencias sociales a la produccion cultural oficial llevada a cabo por la administracion publica catalana (Nofre, 2009a).

Con el objetivo de evitar la consolidacion de la fractura sociopolitica en Barcelona y sus suburbios y, por consiguiente, evitar tambien cambios radicales en la topografia del poder en Barcelona y Catalunya que pudieran alterar las posiciones dominantes de las elites tradicionales autoctonas, a partir de 1991 la nueva agenda cultural y social de la administracion local de la capital catalana aposto por la cohesion social y sobretodo, por una vision metropolitana de la realidad urbana de Barcelona Asi, Bohigas incorpora al nuevo programa cultural la intencion de mejorar notablemente la calidad de la educacion puesto que, segun el mismo concejal, ofrecia capacidad para difundir valores eticos e intelectuales desde la escuela al barrio, desde las aulas a la sociedad. Ello se podria considerar como el intento de divulgacion y promocion de un determinado sentido de ser "buen ciudadano", en consonancia con el propuesto por Pasqual Maragall en su libro publicado en 1993 y titulado Civisme i Urbanita. De hecho, tal planteamiento no era nuevo. Parsons (1951) sostenia que para inducir al consenso normativo que es vital para asegurar el orden social es funcionalmente necesario un conjunto comun de valores. Algunos autores, como Archer (1988:34) senalan que este conjunto de valores se suele utilizar de forma manipuladora, como aquello que un grupo de personas imponen a otro grupo, incluso imponiendo una ideologia dominante (Abercrombie et al., 1980), como seria el caso de los nuevos intermediarios culturales, tal y como se ha apuntado muy someramente unos parrafos atras.

La entrada de Oriol Bohigas al frente de la concejalia de cultura del Ayuntamiento de Barcelona significo tambien la institucionalizacion de la nueva etapa en politica cultural. Mientras que los sectores nacionalistas conservadores, representados en el gobierno catalan, apostaban por la colonizacion cultural de los suburbios, Bohigas apostaba por una culturalizacion autonoma de los barrios, coordinada y financiada desde el Ayuntamiento pero con una estructura de implementacion flexible segun la estructura social del barrio y reutilizando antiguas estructuras culturales como los orfeones, por ejemplo (Bohigas, 1993). La descentralitzacion de la gestion cultural en los distritos y la institucionalizacion de la coordinacion de esta nueva etapa ha dado pie recientemente a nuevos mecanismos de planificacion ya no solamente en el ambito de los programas culturales sino tambien en el ambito de las estrategias culturales para la renovacion urbana tanto del centro de la ciudad como de los suburbios. La nueva coyuntura geopolitica internacional, sus repercusiones economicas y de flujo migratorio, asi como la creciente complejidad de la sociedad metropolitana conforman nuevos retos que, a su vez, requieren de nuevas herramientas, nuevas estrategias para garantizar el maximo nivel de cohesion [control] social.

5. EL RENOVADO PROTAGONISMO DEL URBANISMO: ESTRATEGIAS CULTURALES, DISENO URBANO Y CONTROL SOCIAL EN LOS SUBURBIOS DE BARCELONA

Si bien hasta 1986 todos los proyectos de condicionamiento o nueva creacion de espacios publicos fueron acompanados de la preservacion de algunos elementos significativos de la historia del lugar (7) y de la instalacion de elementos artistico-monumentales de caracter contemoporaneo, existe una extensa bibliografia que muestra la reciente reconversion de los centros urbanos de las grandes metropolis de las ciudades capitalistas en parques tematicos urbanos (Lefebvre, 1968, 1974; Edensor, 1998; Hannigan, 1998; Judd, 2003). Cruzar los espacios urbanos o experimentar los espectaculos del "parque tematico" y los museos del patrimonio requiere de un "descontrol controlado de las emociones" (Wouters, 1986). Lo que Wouteres sugiere sobre una renovacion y fortalecimiento del binomio entre control social y espacio urbano ya fue apuntado anos atras por Henri Lefebvre en su obra Le Droit a la Ville, de 1968, en la que denunciaba la conversion del barrio latinoamericano de durante la decada de los anos sesenta en un "centro de consumo":

"No solamente contiene monumentos, sedes de instituciones, sino espacios adecuados para fiestas, desfiles, paseos, esparcimientos. El nucleo urbano pasa a ser asi producto de consumo de alta calidad para los extranjeros, turistas, gentes venidas de las periferias, suburbanos. Sobrevive gracias a esta doble funcion: lugar de consumo y consumo de lugar." (Lefebvre, 1969:27).

La explicacion del filosofo frances parece indicar los primeros indicios de lo que posteriormente se calificaria como "gentrificacion" (Smith, 1996; Butler, 1997a, 1997b; Martinez Rigol, 2001). En el caso de Barcelona, las afirmaciones del filosofo frances -en un ejercicio no exento de analogia- podrian describir con gran acierto la renovacion urbana del antiguo Distrito Quinto (hoy Ciutat Vella), el cual ha sido recientemente catalogado por algunos expertos del ambito academico tambien como parque tematico (Bohigas, 2005; Capel, 2005). De hecho, el mismo Bohigas, en la revision del plan estrategico del sector cultural de Barcelona, en 2006, adduciria que la tematizacion del centro de la ciudad constituye un fenomeno tipico de la terciarizacion de la ciudad postfordista.

Los nuevos retos sociales, economicos y urbanos, entre otros, han comportado ciertos cambios en la programacion politica de las administraciones locales. La creacion de nuevos organos publicos que institucionalizan el nuevo rol de la cultura en las grandes transformaciones urbanas de la ciudad -como el Instituto de Cultura de Barcelona, por ejemplo- conlleva que los procesos de renovacion urbana no solamente del centro de Barcelona sino tambien de sus suburbios respondan al uso de estrategias culturales, por parte de la Administracion Publica, que tienen como objetivo el refuerzo del control social y una apuesta clara y decidida por la homogeneizacion e higienizacion social del espacio urbano, tal y como se mostrara en lo que queda de articulo.

Desde inicios de la decada de 1990, y en el caso de Barcelona, el acento en las politicas culturales ha ido desplazandose hacia la renovacion y la creacion de grandes centros de produccion y difusion culturales. Durante los ultimos diez anos, las estrategias culturales para la renovacion urbana de la capital catalana han puesto el acento en la promocion de acontecimientos singulares de caracter extraordinario, irrepetible, y en el impulso del llamado consenso colectivo- sobre las grandes lineas de desarrollo socioeconomico, cultural y fisico de la ciudad. En este sentido, uno de los principales documentos que recogen las estrategias y objetivos de la administracion publica local en referencia a las grandes transformaciones urbanas es el III Plan Estrategico Economico y Social de Barcelona (1999-2005). En el, queda recogida la reformulacion de los esquemas de planificacion urbana con tal de "(???) garantizar la adecuacion a las nuevas demandas sociales y a la ubicacion de las nuevas actividades economicas relacionadas con la ciudad del conocimiento".

El III Plan Estrategico Economico y Social de Barcelona constituye el primer documento donde por primera vez se contempla la cultura como la principal estrategia activa de transformacion de la capital catalana. En este sentido, la cuarta linea estrategica de este plan lo explicita de manera clara: el objetivo es garantizar la cohesion social de sus habitantes haciendo hincapie en la cultura participativa de la ciudad y creando los espacios de participacion que sean necesarios. Es por ello que, tal y como especifica la tercera linea estrategica, se han de "crear ambientes urbanos de calidad, donde los recursos del conocimiento tengan valor". La creacion de estos "nuevos ambientes" parece responder a la dinamica de la reconstruccion de aquellos espacios urbanos que puedan albergar o generar resistencias sociales hacia el discurso politico-cultural hegemonico contemplado en el plan estrategico citado anteriormente. Con este proposito, el mismo plan hace una especial referencia a la educacion como motor de la interculturalidad, termino que ha sido recientemente substituido en los documentos oficiales de la administracion publica por el de "multiculturalidad", hecho que esconde una progresiva voluntad de zonificacion y segregacion del espacio social barcelones y metropolitano.

Ahora bien, el papel de la cultura como estrategia en las grandes transformaciones urbanas en la capital catalana viene recogido en el Plan Estrategico del Sector Cultural de Barcelona publicado por el Ayuntamiento en 1999, en el que destaca el papel de la cultura como estrategia principal en la consecucion de la cohesion social necesaria para la proyeccion internacional de la ciudad y, por consiguiente, de sus clases dirigentes y elites economicas e intelectuales. Asi lo afirma Joan Clos, alcalde de Barcelona entre 1997 y 2006 en el mismo documento: "La ciudad necesita un sector cultural bien fuerte, bien vertebrado, capaz de proyectar la ciudad al mundo y que a la vez atraiga talento y conocimiento (...)? El mantenimiento de la cohesion social en la ciudad tiene mucho que ver con las estrategias culturales" (PESCB, 1999: 5; trad. del catalan). Y es que el mismo plan estrategico propone que los ciudadanos sean, al mismo tiempo, consumidores y creadores de cultura (PESCB, 1999:15). Esta ultima estrategia es clave en la (re)produccion del orden social y politico establecido en Barcelona y especialmente en sus suburbios, en la que residen mayoritariamente las classes trabajadoras de la metropolis. Y es que, sorprendentemente, lo que Henri Lefebvre apuntaba a finales de la decada de 1960 para la region urbana de l'Ille de Paris podria ser valido en el caso actual de las areas suburbanas y periurbanas de Barcelona: "Alrededor de estos centros (...) se repartiran sobre el terreno las periferias, la urbanizacion desurbanizada. Todas las condiciones se reunen asi para un dominio perfecto, para una refinada explotacion de la gente, a la que se explota a un tiempo como productores, como consumidores de productos, como consumidores de espacio." (Lefebvre, 1969:43; original de 1968).

6. LA CULTURA COMO PRETEXTO PARA LA HIGIENIZACION SOCIAL

No cabe duda que el posmodernismo ha comportado el surgimiento de nuevos intermediarios culturales los cuales controlan los nuevos canales de informacion y comunicacion (Bourdieu, 1979; Featherstone, 1991). Ello explicaria ciertos cambios tanto lexicos como semioticos de la planificacion estrategica del sector cultural de

Barcelona de 1999 y 2006, asi como tambien la mayoria de los documentos y talleres de reflexion y discusion realizados desde el Instituto de Cultura de Barcelona desde sus inicios.

Creado en 1996 por el Ayuntamiento de Barcelona creo, el ICUB presentaba dos ejes de actuacion principales: en primer lugar, situar la cultura en el centro de un nuevo proyecto global de ciudad; y, en segundo lugar, el protagonismo de la cultura solamente se puede conseguir si la administracion publica se convierte en el catalizador y animador de un sector potente y no subsiste como un mero productor de acontecimientos culturales. Retomando el papel de la cultura en las grandes transformaciones urbanas de la capital catalana, a finales de los anos noventa el Ayuntamiento de Barcelona hace explicito el nuevo rol de la cultura como estrategia de renovacion urbana. El mismo ano en que se creo el ICUB, el Ayuntamiento decidio replantearse las politicas culturales, desarrollando nuevas estrategias mas innovadoras y creativas. En palabras de Ferran Mascarell, entonces concejal de cultura:

"Se deberian construir nuevas ideas y valores que hicieran posible una mayor cohesion social, que ayuden a construir mejores maneras de vivir y de convivir, que aseguren practicas mas eficientes de interculturalidad, participacion y democracia" (Mascarell; en ICUB, 2003:4; trad. del catalan).

Una lectura critica, incluso deconstructiva, podria permitir entrever la voluntad expresada por el concejal Mascarell de promover nuevas estrategias de control social. Para ello, el papel que pudiera jugar el Instituto de Cultura de Barcelona se antojaria como fundamental, central, para animar al conjunto de agentes politicos, sociales, culturales, y economicos de la ciudad -aquellos que (re)construyen- la ciudad a "(...) ctuar impidiendo que la complejidad de los cambios sociales inmovilicen la accion"(ICUB, 20003:7). Mas concretamente, y con la finalidad de evitar ciertas resistencias a la "accion", en 2003 el Ayuntamiento de Barcelona decidio integrar el concepto de "cultura de distrito" como una subcategoria de "cultura de ciudad", en un ejemplo claro de tendencia homogeneizadora.

Ello podria responder a la voluntad por parte de la administracion local de querer anular las inercias historicas acumuladas en cada area de la ciudad "en un intento claro de crear nuevos equilibrios, nuevas centralidades, nuevos flujos de vida en zonas deprimidas" (Subiros, 1999: 24; trad. del catalan). Incluso en este documento citado de Subiros se puede encontrar una lamentacion, expresa, del hecho que "por suerte y por desgracia, en Barcelona no existe ni es previsible que llegue a existir en un futur un poder publico suficientemente fuerte como para imponer y desarrollar una politica cultural hegemonica" (Subiros.:34; trad. del catalan). ?Por que se lamenta Subiros de la inexistencia de una politica cultura hegemonica?

La construccion de un marco hegemonico de las politicas publicas en materia cultural a nivel metroplitano ha constituido uno de los objetivos de los sucesivos Programas de Actuacion Municipal (PAM) llevados a cabo desde 2004 por parte del Ayuntamiento de Barcelona. El primer PAM que se realizo, en el contexto de la nueva Ley de Urbanismo de Catalunya aprobada en 2003, fue el que abarcaba el periodo 2004-2007. La realizacion de una lectura critica y en paralelo de los objetivos que aparecen en el campo de lo cutural asi como los objetivos referentes al campo de las transformaciones fisicas de la ciudad recogidos, en este caso, por el PAM 204-2007 (8) permitiria identificar cuales serian las estrategias culturales para la renovacion urbana no solamente del centro de Barcelona y sus suburbios, sino tambien de otros espacios metropolitanos, aspecto que ya fue planteado primeramente por las clases dirigentes de la ciudad central desde el III Plan Economico y Social de Barcelona (1999-2005).

De hecho, en el citado Programa de Actuacion Municipal 2004-2007, el Ayuntamiento de Barcelona contemplaba la cultura como elemento clave de cooperacion territorial y de construccion de un espacio metropolitano unico. Asi, en este Programa de Actuacion Municipal mencionado fueron concretados los siguientes objetivos en lo relativo al campo de la cultura:

1. La promocion de la cultura en el ambito de la convivencia, asegurando una ciudad participativa y abierta, como "vehiculo para la transmision de valores de progreso" (PAM, 2004:159).

2. El apoyo a la creatividad, considerada como "elemento importante para la generacion de valor anadido en el contexto de la nueva economia y de las industrias culturales" (PAM, 2004:160).

3. Consolidar Barcelona como capital de la cultura catalana.

4. Consolidar Barcelona como territorio de cultura, donde "la densidad de la cultura en los barrios y en los distritos constituye una condicion vital del capital social y el capital cultural. Esta densidad es uno de los elementos que hacen sostenible la cultura de la ciudad en conectar territorio, sociedad civil, compromiso civico, equipamientos de barrio e intencion cultural y artistica. (...) Tambien se antoja como necesario reforzar los mecanismos de apoyo y asesoramiento que permitan crear sinergias y facilitar el transito entre las escalas (barrio, distrito, municipio, metropoli) (PAM, 2004:163).

5. Tomar en consideracion la realidad metropolitana: "El Plan Estrategico de Cultura toma el ambito metropolitano como ambito de actuacion prioritaria" (PAM,2004:164).

6. Posicionar Barcelona como capital cultural internacional y del Mediterraneo.

7. La Promocion de la produccion y los centros de saber, considerados como esenciales para el progreso de la ciudad.

8. La promocion de la cultura cientifica y tecnica entre los ciudadanos (?solo aquellos que estan regularizados?).

9. Continuar con una gestion de la cultura que apuesta por la calidad.

10. Fortalecer la cooperacion entre los agentes culturales, en la que "la autonomia de los agentes productores de cultura es fundamental para el desarrollo de un verdadero proyecto cultural" (PAM, 2004:170).

?A que proyecto cultural se refiere en este ultimo decimo punto? ?No contemplaria el PAM otros proyectos culturales propuestos desde los margenes suburbanos o metropolitanos? Ante la consideracion de tales objetivos, no seria demasiado arriesgado sugerir un liderazgo de Barcelona (y de sus clases dirigentes) en la conformacion de un marco cultural hegemonico a escala metropolitana, en un nuevo contexto donde el proceso de internacionalizacion de la capital catalana se antojaria como fundamental en los procesos de (re)produccion social de sus elites. No cabe duda que los procesos de renovacion urbana juegan un papel fundamental en la internacionalizacion de la ciudad.

Entre los objetivos generales que recoge el Programa de Actuacion Municipal 2004-2007 en el campo del urbanismo, el primero de ellos es "dar respuesta metropolitana a las necesidades urbanisticas de transformacion del territorio" (PAM, 2004:100), incidiendo en la necesidad de la creacion de la Subcomision Metropolitana de Urbanismo. A parte de las propuestas sobre urbanismo sostenible, sobre el desarrollo del Plan Director de Infrastructuras, la promocion y el apoyo a las redes urbanas de promocion economica y sobre el derecho (?) a una vivienda digna, el PAM 2004-2007 presenta una serie de objetivos en lo relativo a las transformaciones urbanas de determinadas areas de la ciudad:

a) continuar la transformacion y la remodelacion de los barrios de Barcelona: "en los proximos anos continuaremos actuando de manera decidida en diversas areas de la ciudad, como Ciutat Vella, Sants, Hostrafrancs, Font de la Guatlla, Poble Sec, Gracia, Horta, el Carmel y Sant Andreu (...). Entre otros, se proseguiran los programas de construccion de nuevas viviendas y de remodelacion urbana en los barrios del Turo de la Peira, Suroeste del Besos, Viviendas del Gobernador, Via Trajana, Trinitat Nova y Polvorin. Desarrollaremos actuaciones de remodelacion de barrios o de sectores obsoletos en la ciudad (...) en la calle Anglesola, los alrededores de los jardines de Bacardi, la Colonia Castells, la Avenida Hospital Militar-Farigola, Can Portabella, Bon Pastor y Can Batllo" (PAM, 2004:104);

b) dotar de centralidad a los diferentes barrios de la ciudad, continuando "el proceso de remodelacion urbana con la finalidad de mejorar todos los barrios de la ciudad creando nuevas areas urbanas. Continuaremos trabajando en el desarrollo de nuevas areas urbanas y residenciales como son las de Diagonal--Poblenou-- Frente Maritimo --Forum--Glories--Meridiana, Prim, Sant Andreu y La Sagrera". (PAM, 2004: 105). Otras areas citadas en este objetivo son: Roquetes, Porta, Prosperitat, Torre Baro, Trinitat Vella i Pg. de Santa Coloma, La Vall d'Hebron (mas concretamente sus barrios de la Teixonera y Penitents, la Clota, la Font del Gos y Cal Notari), Vallbona, Rio Besos, Poniente de Diagonal (Puerta del Conocimiento) y Parque de la Sagrera, entre otros.

Reunamos los toponimos contenidos en grandes grupos territoriales, principalmente distritos:

1- Distrito de Nous Barris: Turo de la Peira,Viviendas del Gobernador, Via Trajana, Trinitat Nova, Bon Pastor, Roquetes, Porta, Prosperitat, Torre Baro, Trinitat Vella i Pg. de Santa Coloma, Vallbona.

2- Distrito de Sants-Montju'ic: Sants, Hostrafrancs, Font de la Guatlla, Poble Sec, Polvorin y Can Batllo.

3- Distrito de Horta-Guinardo: Horta, el Carmel, la Avenida Hospital MilitarFarigola, La Vall d'Hebron (mas concretamente sus barrios de la Teixonera y Penitents, la Clota, la Font del Gos i Cal Notari),

4- Areas de Nueva Centralidad definidas en 1987: Diagonal-Prim-Poblenou-Frente Maritimo-Forum, Glories-Meridiana, Sant Andreu y La Sagrera, Vall d'Hebron.

5- Distrito de Ciutat Vella.

Pues bien, los dos primeros distritos forman parte de aquellos que presentan una renda familiar bruta disponible menor de toda Barcelona, juntamente con el Distrito de Sant Marti. Solamente los dos primeros grupos reunen mas de la mitad de las propuestas de renovacion urbana recogidas por el PAM 2004-2007. Ademas, en el caso de los barrios de Font de la Guatlla y Polvorin del distrito de Sants-Montju'ic, se trata areas urbanas que acogieron una buena parte de los habitantes de las barracas que principalmente durante las decadas de 1940-1970 ocuparon parte de la falda meridional de la montana de Montjuic. Ademas, y en un futuro no muy lejano, los habitantes del Polvorin, por ejemplo, veran transformado su barrio no tanto por lo establecido por el PAM de Barcelona sino sobre todo por la construccion del Distrito Economico de L'Hospitalet de Llobregat en el territorio que le pertenece dentro de la Zona Franca (colindante, en mayor o menor medida, a estos barrios de la montana de Montjuic).

[FIGURA 2 OMITIR]

Efectivamente, y como ya ha sido comentado, una consideracion global de los cuatro grupos toponimicos presentados /(a parte de Ciutat Vella, el centro historico de Barcelona) permite afirmar que la casi todo el peso de las transformaciones urbanas propuestas por el PAM 2004-2007 se localizan en barrios de clase trabajadora. Merecen, sin embargo, mencion especial aquellos situados en el margen oriental de Barcelona, proximos al rio Besos, objetivo de los grandes proyectos de diseno urbano ideados y llevados a cabo por las empresas Barcelona Regional S.A. e Infrastructures de Llevant, S.A. una vez que sus proyectos iniciales han sido legitimados por los respectivos plenos municipales del Ayuntamiento de Barcelona. Esta area periurbana del curso del rio Besos acogio antano extensos asentamientos de barracas (Vallbona, Torre Baro, Suroeste del Besos, Forum, etc.), sin contar con los ya mencionados de la montana de Montjui'c. ?Se trataria de culminar el proceso de higienizacion social de estas areas de la ciudad, consistente en una primera fase de realojamiento de las clases trabajadoras en la misma area de acogida o zonas colindantes y una posterior fase, una o dos generaciones despues, de definitiva expulsion o marginalizacion tal y como proponia Henri Lefebvre (1968) en el caso del barrio latino de Paris?.

Lo que se ha mostrado hasta ahora permite afirmar que las clases dirigentes de la ciudad central presentan la cultura como generadora de cohesion social y calidad de vida; atrae inversiones, estimula el comercio, fomenta el nuevo turismo de calidad; articula y regenera el paisaje urbano. Y regenera tambien los grupos sociales de ciertas areas urbanas degradadas, asimilando e incluso expulsando aquellos que no participan por voluntad o por imposibilidad economica de la idea de desarrollo urbano y progreso social que paradojalmente aun el Ayuntamiento de Barcelona utiliza y que proviene del movimiento moderno universal. Asi lo demuestran Pere Lopez (1986) para el caso de del Barrio de Santa Caterina, en el centro de Barcelona, con motivo de la construccion de un nuevo barrio destinado a las nuevas clases medias cosmopolitas; la geografa Merce Tatjer (2008), aunque de manera mas indirecta, en su articulo sobre la destruccion del patrimonio industrial y la renovacion urbana del barrio del Poblenou en relacion con el proyecto 22@; o tambien el antropologo Manuel Delgado (2004) acerca de la construccion del Forum de las Culturas y la consiguiente expulsion de los ultimos habitantes de etnia gitana que habitaban en las barracas del Camp de la Bota, en el extremo nororiental de la ciudad. Estos tres ejemplos, sin citar el caso de la construccion de la estacion del tren de alta velocidad en la Sagrera y la renovacion urbana de toda su area de influencia, constituyen buenos ejemplos de higienizacion social de areas urbanas de la capital catalana habitadas tradicionalmente por clases trabajadoras.

Ahora bien, la preocupacion de las clases dirigentes de la ciudad -tanto sus sectores conservadores como progresistas- por la (re)produccion de resistencias sociales y culturales en los suburbios de Barcelona a traves de practicas de consumo cultural diferenciadas y politizadas en contra de lo impuesto desde la ciudad central (Nofre, 2009a; Nofre, 2009b) queda tambien reflejado en la revision del plan estrategico del sector cultural de Barcelona:

"(...) si bien existe un volumen significativo de consumidores y practicantes intensivos de cultura a los que se orienta la mayoria de oferta de equipamientos culturales de la ciudad (...) existe, por otro lado, una parte importante de la poblacion no usuaria de la cultural relacionada con los equipamientos culturales (aunque quizas es consumidora cultural en su hogar)" (Nous Accents 2006:22; trad. del catalan).

No es de extranar que una de las respuestas a esta problematica detectada por la administracion publica local sean las recientes "politicas de proximidad". Una lectura critica de estas permitiria interpretarlas como una propuesta de mejora de los sistemas de control social. A pesar de la contundencia de la afirmacion, no parece nada arriesgado exponerla de manera publica si se atiende al hecho que Nous Accents 2006 se propone, como objetivo fundamental, entre otros, una redefinicion del papel de los centros civicos en la esfera de la vida social y cultural de los barrios suburbiales. En este sentido, el Instituto de Cultura de Barcelona -el organo publico que ha permitido la institucionalizacion de la practica profesional de los nuevos intermediarios culturales y su reconocimiento como fraccion de classe- propone que los centros civicos sirvan para "aproximar ciudadanos cada vez mas diferentes" bajo un unico "eje social" (Nous Accents, 2006:50; trad. del catalan).

El deseo de homogeneizacion y de higienizacion social a traves de las estrategias culturales para la renovacion urbana de los suburbios parece clara y evidente atendiendo a lo mostrado en el ultimo parrafo. Tal postura viene reafirmada por el mismo alcalde actual de Barcelona, Jordi Hereu, el cual afirma que "en la construccion diaria de la ciudad, la cultura juega un papel clave". No deberia ser pasado por alto el uso del singular tanto en el termino "ciudad" como en el termino "cultura". Las estrategias de homogeneizacion e higienizacion social presentes en la revision del plan estrategico del sector cultural de Barcelona vienen reforzadas con un discurso de caracter organicista el cual utiliza conceptos tales como "ecosistema cultural" y "naturaleza cultural de la ciudad" . Ante tales expresiones, se antoja la necesidad de preguntarse, de manera abierta y critica, si existe tambien la voluntad de aplicar los principios del darwinisimo social norteamericano de principios del s.XX, segun el cual las sociedades humanas eran muy parecidas a los organismos animales inmersos en una lucha por la superivivencia. O bien, si la expresion en singular "naturaleza cultural de la ciudad" hace referencia, una vez mas, al deseo de cultura unica, de ciudad unica.

7. CONCLUSIONES

La cultura se ha convertido, a lo largo de las dos ultimas decadas, en uno de los principales motores de las transformaciones urbanas de las ciudades postfordistas occidentales. Algunos autores sugieren que de los objetivos de renovacion y regeneracion urbana basados en las instituciones culturales modernas, se ha pasado al paradigma de la governanza cultural, en el que las instituciones culturales constituyen espacios de encuentro, discusion, reflexion y accion de los principales agentes urbanos (Pascual, 2004; Rodriguez Morato, 2001, 2002, 2003). Lejos de estas explicaciones superficiales, este articulo ha expuesto con detalle fundamentados indicios que apuntan a la existencia de una agenda cultural oculta para la progresiva homogeneizacion social de Barcelona y, muy especialmente de sus suburbios a traves de la higienizacion social. Evitando en todo momento caer en visiones economicistas de las politicas culturales del Ayuntamiento de Barcelona durante estas tres ultimas decadas, se ha optado por reforzar el texto presentando algunas reflexions y acciones politicas de algunas de las figuras mas representativas de las clases dirigentes de Barcelona.

Al mismo tiempo, en el texto se ha destacado el hecho como los intermediarios culturales, fascinados por la alteridad exotica urbana falsamente construida (Stallybrass y White, 1986), han llegado a constituir a lo largo de los anos uno de los principales agentes directos de la homogeneizacion e higienizacion social de determinadas areas suburbanas de la capital catalana. Tambien se ha mostrado como existe la preocupacion por parte de la administracion publica local de la existencia de un cierto distanciamiento entre el sistema cultural de la ciudad y las dinamicas culturales y sociales cotidianas de las areas suburbanas. De hecho, el Plan Estrategico del Sector Cultural de Barcelona alerta de la inexistencia de un sistema cultural que desenvuelva lineas estrategicas globales comunes que evite que el consumo cultural constituya una nueva forma de fragmentacion social (PESCB,1999).

Resulta significativo que desde los primeros anos noventa, en pleno consenso olimpico, los sectores conservadores de las clases dirigentes de Barcelona no han expresado su disconformidad publica con las politicas llevadas a cabo por la administracion local, en manos de los sectores progresistas de estas mismas clases dirigentes como si lo hicieron durante la decada anterior (Nofre, 2009a). Una de las razones que explicaria este silencio, incluso este conformismo, seria la perdida de influencia de la Generalitat de Catalunya -governada por representantes de estos sectores nacionalistas consevadores desde 1980 a 2003- en la definicion de las politicas publicas en materia de juventud y cultura a favor de una mayor autonomia y protagonismo de los gobiernos municipales.

La otra razon que explicaria esta cierta convergencia en el ambito de las politicas culturales de la ciudad de Barcelona entre los sectores nacionalistas conservadores y progresistas de la capital catalana tendria que ver con el ascenso de los nuevos intermediarios culturales, de un nuevo grupo social -en posicion dominante y nacido bajo el paraguas socialdemocrata del Ayuntamiento de Barcelona- formado por individuos de perfil tecnocrata y conservador (Bourdieu, 1979). Precisamente el uso del singular en los documentos bibliograficos producidos por el Ayuntamiento de Barcelona y sus organos publicos, como el Instituto de Cultura de Barcelona, los cuales estan bajo el control de estos nuevos intermediarios culturales, no dejan de expresar, una vez mas, el deseo de las clases dirigentes de conseguir una cultura unica, una ciudad unica.

El deseo de la consecucion de una ciudad unica, de una cultura unica, constituye uno de los grandes errores de las clases dirigentes barcelonesas y catalanas desde la recuperacion de la democracia. (10) Las diferentes estructuras socioeconomicas de cada uno de los municipios de la Region Metropolitana de Barcelona, de sus barrios y distritos, sus morfologias urbanas diferentes y sus problematicas sociales, culturales y politicas particulares sugeririan desestimar cualquier intento de construir un marco hegemonico, homogeneo de las politicas publicas en materia de juventud y cultura. Sin embargo, no es asi. Las estrategias culturales para la renovacion urbana de los suburbios de Barcelona tienen como objetivo la eliminacion de la cuestion obrera, de las resistencias que las clases trabajadoras puedan ofrecer en la apropiacion del espacio como bien de posicion social por parte de las elites de la ciudad central en el contexto del proceso de internacionalizacion de la capital catalana. El ciudadano con poco poder adquisitivo pero con capacidad de critica constituye un elemento negativo en la (re)produccion de la vida urbana en la ciudad posmoderna: para las elites politicas y economicas de la ciudad central, se antoja necesaria o bien su eliminacion social (migracion a otro municipio alejado de la potente ciudad central), o bien su incorporacion en el nuevo contexto urbano, aceptando y asimilando los nuevos valores y los nuevos codigos de comportamiento, absolutamente conservadores en el marco del actual periodo posmoderno (Habermas, 1981), (re)producidos por los nuevos intermediarios culturales.

Todo ello viene regido por la higienizacion social del espacio urbano: la limpieza de lo "sucio", de lo "obrero", de lo "nauseabundo". Y nada mas mejor que la renovacion de los espacios urbanos, dotando de una nueva imagen que omita, haga olvidar, erradique cualquier recuerdo de las historias urbanas propias protagonizadas por las experiencias cotidianas de cada individuo a lo largo de su vida, construyendo una nueva historia urbana colectiva llena siempre como de exito y de una vision de ciudad producto del progreso entendido siempre en sentido ascendente, positivo.

Las estrategias culturales para la renovacion urbana constituyen una importacion de elementos culturales de la ciudad central que no pueden ser asentados en los suburbios de manera directa y brusca, sin tener en cuenta las particularidades comunitarias e identitarias que coexisten --siempre de manera conflictiva, a veces en mayor o menor grado-- en los barrios de clase trabajadora. En el campo concreto del ocio, tales estrategias consisten en ofrecer una alternativa al consumo de productos culturales con fuerte simbologia nacionalista espanola asociada (Nofre, 2009a). Centros civicos, casals populars, grupos de teatro y corales amateurs, centros excursionistas. no resultan una gran atraccion para los jovenes de clase trabajadora, encegados en expresar su sueno (y su deseo) de pertenecer a una clase social mas elevada a traves del consumo de bienes tangibles, a la vez que reivindican la singularidad de pertenecer a su barrio a traves, fundamentalmente, de este particular consumo cultural tan diferenciado del presentado por jovenes de clase media-alta de la ciudad central (Nofre, 2009a). Es un grandisimo error que, cien anos despues del Novecentismo, las elites de Barcelona vuelven a repetir.

Ante tal panorama progresivamente mas dualizado en lo social, en lo cultural, en lo politico y, evidentemente, en lo economico, a las contestaciones surgidas ya desde los anos noventa, como se ha podido ver en este articulo, por parte de jovenes de clase trabajadora suburbana habria que anadir el creciente desafecto de los jovenes de clase media de la ciudad central, en un contexto actual en el que empiezan a sufrir los problemas tradicionalmente asociados a las condiciones de vida urbana de la clase trabajadora. Con todo, las politicas publicas en materia de juventud y cultura contienen las mismas propuestas tanto si se trata de dinamizar un barrio de clase trabajadora de los suburbios de Barcelona (Campos Blancos, en Sant Boi; o Sant Cosme, en el Prat de Llobregat) como si se trata de dinamizar culturalmente el barrio de Galvany del acomodado distrito de Sant Gervasi. A la fractura sociopolitica existente entre jovenes de diferentes clases sociales habria que anadirle la fractura entre sus representantes politicos y sus ambiciones, seriamente amenazadas por la actual falta de perspectivas individuales y colectivas. Nunca hasta hoy dia los procesos de higienizacion social en los barrios suburbiales de Barcelona habian sido tan fuertes, como nunca hasta hoy dia la respuesta por parte de sus habitantes habia resultado ser tan insospechada: nadie tiene la menor idea cual sera la proxima contestacion a los procesos de renovacion urbana e higienizacion social en los suburbios de Barcelona llevados a cabo por las clases dirigentes de la ciudad central. (11)

8. AGRADECIMIENTOS

Este articulo ha contado con la financiacion de la Fundacao para a Ciencia e a Tecnologia do Ministerio da Ciencia, Tecnologia e Ensino Superior de Portugal y con el apoyo logistico del Centro do Estudos Sociologicos da Universidade Nova de Lisboa. Tambien quisiera agradecer la labor realizada por los revisores de la revista en su empeno por mejorar el texto inicial.

Recibido 19 de Febrero de 2010:

Aceptado: 6 de Octubre de 2010

9. BIBLIOGRAFIA

ABERCROMBIE, N., HILL, S. Y TURNER, B.S. 1980. The dominant ideology thesis. London: Allen&Unwin.

ARCHER, M.S. 1988. Culture and agency. Cambridge: Cambridge University Press.

BAUDRILLARD, J. 1983. Simulations. New York: Semiotext(e).

BIANCHINI, F. 1993. "Remaking European cities: the role of cultural policies", en Bianchini, F. et Parkinson, M. (Eds.) Cultural policy and urban regeneration: the West European experience. Manchester: Manchester University Press, pp. 1-20.

BIANCHINI, F. 1995. "Night cultures, night economies". Planning Practie and Research, 10: 121-6.

BOHIGAS, O. 2005. "El model Barcelona segons Horacio Capel". Diari Avui, Barcelona, 8 de maig, p. 21.

BOHIGAS, O. 1993. Gracies i desgracies culturals de Barcelona. Barcelona: Area de Cultura, Ajuntament de Barcelona.

BOURDIEU, P. 1979. La Distinction. Editions de Minuit, Le Sens commun. [Edicion consultada: La Distincion. Santafe de Bogota: Taurus, 2000].

BUTLER, T. 1997a. "The new urban intermediaries? The new middle classes and the remaking of London". Journal des Anthropologs, 77-78, 83-97.

BUTLER, T. 1997b. Gentrification and the Middle Classes. Aldershot: Ashgate.

CAPEL, H. 2005. El modelo Barcelona: un examen critico. Barcelona: Ediciones del Serbal, 2005.

DIMAGGIO, P. 1987. "Classification in Art". American sociologic review, 52(4), pp. 440-55.

DOUGLAS, M. 1982. "The Effects ofModernization on Religious Change", Daedalus, 111(1), pp. 1-19.

EDENSOR, T. 1998. Tourists at the Taj: Performance and Meaning at a Symbolic Site. New York: Routledge.

EUROCITIES. 2001. La cultura, motor de les transformacions de les ciutats euro pees del segle XXI. Documento aprovado por el Comite de Cultura d'Eurocities el 19 de Septiembre de 2001.

FEATHERSTONE, M. 1991. Consumer Culture and Postmodernism. London: Sage.

[Edicion consultada: Amorrortu Editores, Buenos Aires].

FEBRES, X. 1983. Dialegs a Barcelona. Ma. Aurelia Capmany i Pasqual Maragall, caminant junts per la ciutat. Barcelona: Ed. Laia.

FILELLA, X. 2005. Contintuitat i renovacio delpensament politic i filosofic catala al llarg de la Transicio (1971-1986): el mon editorial. [Disponible online en: http://www.ub. edu/dphc/savierfilella.htm 21 de Abril de 2007, 11:34 a.m.].

HANNIGAN, J. 1998. Fantasy City: Pleasure and Profit in the Postmodern Metropolis. New York: Routledge.

HABERMAS, J. (1981). "Die Moderne--ein unvollendetes Projekt", HABERMAS, J. Kleine politische Schriften. Frankfurt: Ed. Suhrkamp , pp. 444-464 (discurso con motivo de la entrega del Premio Theodor-W.-Adorno de la Ciudad de Frankfurt, 1980).

HARVEY, D. 1990. The condition of posmodernity. New York: Blackwell. ICUB. 2003. Barcelona, una cultura en Moviment (1996-2002). Institut de Cultura de Barcelona. Ajuntament de Barcelona.

JUDD, D.R. 2003. "El turismo urbano y la geografia de la ciudad". Revista Eure, 87 (29): 51-62.

KERR, C. 1963. The uses of the university. Cambridge, MA: Harvard Univ. Press.

LEFEBVRE, H. 1974. La Production de l'Espace. Paris: Ed. Anthropos. [Edicion consultada: The Production of Space. Oxford: Blackwell, 1994].

LEFEBVRE, H. 1968. Le droit a la ville. Paris: Ed. Anthropos. [Edicion consultada: El derecho a la ciudad. Barcelona: Edicions 62].

LOPEZ, P. (1991). "1992, objectiu de tots? Ciutat-empresa i dualitat social a la Barcelona Olimpica", in Revista Catalana de Geografia, Barcelona, num. 15,

junio 1991, pags. 91-99.

MARCUSE, H. 1969. An Esssay on Liberation. Boston: Beacon Press..

MARTINEZ RIGOL, S. 2001. El retorn al centre de la ciutat. La reestructurado del Raval, entre la renovacio i la gentrificacio. Doctoral dissertation published by Department of Human Geography, University of Barcelona.

MASCARELL, F. 2003. "Introduccio", en ICUB. Barcelona, una cultura en moviment (1996-2002). Barcelona: Institut de Cultura de Barcelona, pp. 4-7.

MITCHELL, D. 2000. Cultural Geography. A Critical Introduction. Oxford: Blackwell.

MUMFORD, L. 1989. The City in History. San Diego: Harcourt, Inc.

NEGRIER, E. 1997. "French cultural decentralization and international expansion: towards a geometrically variable interculturalism?". International Journal of Urban and Regional Research, 21(1): 63-74.

NOFRE, J. 2009a. L 'Agenda Cultural Oculta. Una deconstruccio de l'oci nocturn de Barcelona i els seus suburbis.Tesis doctoral. Departamento de Geografia Humana, Universidad de Barcelona. [Disponible on-line en: http://www.tesisenxarxa.net/ TESIS_UB/AVAILABLE/TDX-0224109-120519].

Nofre, J. 2009b. "Les politiques culturelles et de la jeunesse dans l'aire metropolitaine de Barcelone: essai critique sur la colonisation culturelle et l'homogeneisation sociale". Sud-Ouest Europeen : revue geographique des Pyrenees et du Sud Ouest, 27 : 83-95.

NOUS ACCENTS. 2006. Nous accents 2006. Pla Estrategic del Sector Cultural de Barcelona. Barcelona: Institut de Cultura de Barcelona. Ajuntament de Barcelona.

PARSONS, T. 1951. The social system. New York: Free Press.

PASCUAL, J. 2004. "Xarxes i Coneixement: Estrategies Territorials per a la Cultura". Transversal, 20: 114-17.

PESCB. 1999b. I Pla Estrategic del Sector Cultural de Barcelona. Barcelona: Institut de Cultura de Barcelona. Ajuntament de Barcelona.

PONS, A. 2000. Maria Aurelia Capmany: l'epoca d'una dona. Barcelona: Ed. Columna.

RAVENTOS, F. 2000. La coblaboracio publico-privada. Barcelona: Aula Barcelona.

RODRIGUEZ MORATO, A. 2005. "La reinvencio de la politica cultural a escala local: el caso de Barcelona". Sociedade e Estado, 20(2). [Disponible online en: http://www.scielo.br/scielo.php? script=sci_arttext&pid=S010269922005000200005&lng=&nrm=iso&tlng=, 7 de Marzo de 2010, 18:22 p.m.].

RODRIGUEZ MORATO, A. 2003. "The culture society: a new place for the arts in the Twenty-First Century". The Journal of Arts Management, Law, and Society, 32(4): 243-56.

RODRIGUEZ MORATO, A. 2002. La dinamica cultural barcelonina. Informe de recerca. Barcelona: CESAC.

RODRIGUEZ MORATO, A. 2001. "Politica cultural i dinamisme artistic a la socie tat actual". Ambits, Numero especial 19-20:. 40-4.

SENNETT, R. 1970. The uses of disorder: personal identity & city life. Middlesex : Penguin, 1970. [Edicio consultada: Vida urbana e identidad personal. Barcelona: Edicions 62].

SMITH, N. 1996. "The New Urban Frontier. Gentrification and the Revanchist City" . London: Routeldge.

STALLYBRASS, P. Y WHITE, A. 1986. The Politics and Poetics of Transgression. London: Methuen.

SUBIROS, P. 1999. ESTRATEGIES CULTURALS I RENOVACIO URBANA. Barcelona: Aula Barcelona.

SUBIROS, 1999.

UCELAY-DA CAL, E. 2003. El Imperialismo Catalan. Barcelona: Edhasa. VVAA. (1999a). III Pla Economic i Social (1999-2005). Barcelona: Ajuntament de Barcelona.

WOUTERS, C. 1986. "Formalization and Informalization: Changing Tension Balances in Civilizing Processes",Theory, Culture & Society, 3(2).

(2) Una explicacion mas extensa y detallada acerca del giro cultural tanto en las administraciones publicas europeas como sobre todo en el ambito academico occidental puede ser encontrado en Nofre, J. (2009a). Por razones de espacio, se ha optado por hacer una referencia breve en este articulo.

(3) El uso del concepto "renovacion urbana" en este articulo se fundamenta en la definicion ofrecida por Henri Lefebvre, tanto en su libro Le Droit a la Ville, de 1968, como en La Production de l'Space, de 1974. En ambas obras, Lefebvre usa el concepto "renovacion urbana" como sinonimo de transformacion del espacio fisico urbano y sustitucion de los residentes tradicionales por nuevos residentes con un poder adquisitivo mayor. En este sentido, cabe destacar que esta acepcion del concepto "renovacion urbana" fue inducida por el Baron von Haussmann en las grandes transformaciones urbanas de la Paris de 1860, tal y como indica Richard Sennett (1970).

(4) Para un analisis detallado puede consultarse Pascual, J. (2004)

(5) En otono de 1980, Jurgen Habermas ya advertia de este giro al conservadurismo que significaba el recien llegado posmodernismo.6 En el marco de un discurso con motivo del Premio Theodor W. Adorno que la ciudad de Frankfurt le atorgo y bajo el titulo "Die Moderne -ein unvollendetes Projeckt" [La Modernidad, un Projecto Inacabado], Habermas denunciaba que alli donde fuera del mundo occidental, aunque de manera desigual, se habia desarrollado durante la segunda mitad de la decada de 1970 un clima que favorecia a las corrientes criticas de la modernidad cultural (Habermas, 1981).

(6) La Gauche Divine fue un movimiento politico-cultural los miembros de la cual reivindicaban un estilo de vida bohemizado, liberal y elitista, sentando las bases esteticas, eticas y espaciales de la "noche" mas distinguida de la Barcelona posmoderna (Nofre, 2009a). Mas concretamente, la Gauche Divine (La izquierda divina) era formada por sectores juveniles y liberales de la burguesia barcelonesa los cuales protagonizaron la modernizacion del ocio nocturno de la capital catalana a traves de la importacion de nuevos codigos de vestir y de comportamiento "selectos" pero modernos, de nuevos gustos musicales, de nuevas bebidas, de nuevas experiencias en la noche (Moix, 2001).

(7) La lectura historica sobre cada lugar es realizada desde posiciones hegemonicas, imponiendo una determinada vision historiografica en el territorio donde se ejerce tal dominacion (Ucelay de Cal, 2003).

(8) Se ha escogido el PAM correspondiente al periodo 2004-2007 por dos motivos: en primer lugar, por encaber el ano de la celebracion del Forum de las Culturas 2004 y, en segundo lugar, porque los posteriores PAM presentan objetivos similares.

(9) PRONOUBARRIS, S.A. es la empresa publica municipal encargada de gestionar y ejecutar las acciones programadas en los Planes de Mejora Urbana (PMU) en el Distrito de Nou Barris.

(10) Una explicacion detallada sobre esta cuestion fue expuesta por el autor de este articulo en la mesa redonda "Jovenes, Riesgo y Ocio" en el marco del 1er Congreso Juventud y Sociedad celebrado durante los dias 18-21 de Junio de 2009 en la Facultad de Pedagogia de la Universidad de Girona.

(11) Informacion qualitativa extraida de las reuniones de coordinadores de la plataforma politica Ciutadans pel Canvi, asociada al Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC-PSOE) celebradas a lo largo del 2009 y 2010.

JORDI NOFRE I MATEO (1)

Centro de Estudos de Sociologia da Universidade Nova de Lisboa (CESNOVA) Faculdade de Ciencias Humanas e Sociais. Universidade Nova de Lisboa Av. Berna 26-C. 1069-061, Lisboa (Portugal) jnofre@fcsh.unl.pt

(1) Investigador Posdoctoral. Centro de Estudos Sociologicos da Universidade Nova de Lisboa (CESNOVA).
COPYRIGHT 2010 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Nofre Mateo, Jordi
Publication:Anales de Geografia de la Universidad Complutense
Date:Jun 1, 2010
Words:13735
Previous Article:La celebracion de eventos en Cataluna y su uso turistico.
Next Article:Caza y turismo cinegetico como instrumentos para la conservacion de la naturaleza.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters