Printer Friendly

Politica y corrupcion.

(Hoy, como ayer, como seguramente manana, politica y corrupcion se entreveran en Mexico de forma indestructible. Con algunos ajustes imaginarios, este texto podria reflejar el pais de hoy)

El descubrimiento y la denuncia recientes sobre el fraude multimillonario de Pemex y la campana politica del PRI, que esperamos se lleve hasta el final, solo se asoma a las catacumbas de la corrupcion politica de Mexico.

No podemos jugar al equivoco de que la corrupcion politica, en sociedades como la nuestra y a principios de siglo, es una irregularidad o una opcion perversa de sujetos concretos del sistema; de que bastaria una moralizacion ascetica de quienes viven de la politica para que se remedien las anomalias y tengamos, por fin, el mundo paradisiaco que sonamos. Nuestras sociedades de mercado no solo no son pulcras, distan mucho de ser aceptablemente decentes.

La corrupcion politica se da cuando un individuo o un grupo pone sus intereses personales sobre los intereses del pueblo y los ideales que se ha comprometido a servir. Sus formas pueden variar desde lo trivial hasta lo monstruoso. Hay corrupcion cuando las personas se enriquecen a costa de las arcas publicas; cuando el poder se utiliza de formas ilicitas para provecho propio, para venganzas personales, para chantaje, para favorecer a alguien por razones de parentesco, de amistad, de interes; cuando el poder se compra y se vende; cuando se abusa del poder, cuando se le distorsiona, cuando se retrasa para hacer justicia. Todo lo que atenta contra el ordenamiento establecido o el interes publico es corrupcion legal, etica, moral o economica.

En estas sociedades nuestras donde lo electoral solo puede ser regido desde inmensas empresas mediaticas y publicitarias, la corrupcion politica es un simple pleonasmo. Ningun partido politico podria financiar sus costos administrativos, publicitarios, operativos y de campana por sus propios medios y con una contabilidad limpia. Todas las campanas electorales desde la Revolucion Mexicana hasta estos dias, por no ir mas atras, han constituido la mas estricta ilegalidad financiera, sobre la que se han erigido nuestros gobernantes de hecho. Ya estan saliendo los trapos sucios de la campana de 2000. Faltan muchas cosas por saber, si es que llegamos a saberlas. El costo real de las gigantescas campanas publicitarias llamadas electorales, a las que ha quedado reducido el juego democratico, es corrupcion.

La corrupcion politica se produce en un sistema en el que actuan los individuos corruptos: dos dimensiones y dos visiones interesadas y socializadas, la publica y la privada, la funcionalidad del sistema y la racionalidad del individuo. Desde el punto de vista convenenciero del sistema, la corrupcion tiene un aspecto positivo: permite superar la lenta y fria obstruccion burocratica y agilizar las inversiones y la creacion de empresas. Desde la excusa individual autojustificativa, es valvula de escape contra las tensiones, dilaciones y exasperaciones que causa el sistema burocratico, imposibles de remediar de otra manera. No se trata solo de un asunto de moral en individuos con la conciencia domesticada, sino de un modo especifico y culturizado de relacion entre el sistema y el individuo. La cultura de la mordida. Las lacras del sistema justifican que los individuos violen las normas, para que se agilicen las inversiones, se funden mas empresas, se pueda decir que se crearon empleos y aumenten la aceptacion politica y los votos. Y eso redunda en mayores beneficios personales.

La corrupcion politica, ademas, es un calculo del individuo para asegurar sus propios intereses en un pais de escasos recursos. Al politico y al burocrata les interesan igualmente el dinero y el poder y buscan la manera de acomodar los dos, de modo que puedan obtener dinero sin perder el puesto. Las acciones corruptas dependen de un calculo entre la ventaja y el puesto, entre el beneficio economico y la pertenencia al poder.

Cuando la corrupcion infecta el sistema, impulsa al individuo a desviarse de las normas, pervierte los motivos y exige otras capacidades distintas. El funcionario publico combina entonces la funcion politica con los negocios y se vuelve complice de actividades economicas legales o ilegales. Nace el politico empresario, que usa la politica para sus negocios y usa los negocios para su politica. Empieza a ofrecer proteccion a cambio de apoyo electoral o de otro tipo.

Las clases pobres, en una buena parte, fueron absorbidas por el clientelismo politico, promovido por los jefes, a cambio de beneficios que no hubieran podido conquistar de otra manera. La clase politica necesitaba testaferros -gobernadores, legisladores y jueces--y lideres grupales con escaso o nulo sentido de la moralidad publica que controlaran y encaminaran el clientelismo politico y el reparto de los beneficios, con animo de enriquecimiento personal o con afan de poder, con eficacia y con liderazgo duro: La Quina, Fidel Velasquez ("la CTM seguira siendo la vanguardia y el sosten del gobierno"), Romero Deschamps, Hernandez Juarez, Jonguitud, Gomez Z., y toda la larga lista de exponentes del sindicalismo charro.

La influencia dentro del partido, donde se repartian los principales recursos y beneficios, dependia de los puestos ocupados y de los servicios prestados en el control y en el manejo de la clientela politica de los trabajadores, campesinos, maestros, burocratas, las clases necesitadas que aseguraban la permanencia de la clase en el poder. Los lideres charros consolidaron su mando en estos cargos de designacion politica y permitieron a los politicos hacer sus negocios y organizar sus carreras en torno de la apropiacion privada de los recursos publicos y de los votos populares. Su especialidad fue la movilizacion de apoyo, la creacion de amplias redes de amigos, de clientes y de interesados, de protectores y de protegidos, de contactos y de aliados. Y asi protegieron a sus jefes politicos, que hacian negocios con todo, principalmente con las empresas del Estado: petroleo, electricidad, minas, ingenios, motores, quimica, algodoneras, refractarios, inmobiliarias, frutas y citricos, bioquimica, aeronaves, astilleros, aeropuertos, motores, diesel, DINA, plasticos, afianzadoras, electrometalurgia, Conasupo, pesca, servicios forestales, maderas, tabacos, lecheras, turborreactores, Tubacero, fideicomisos, cines, manufacturas metalicas, tractores, telefonos, anuncios, urbanizadoras, alimentos, transbordadores, alquiladoras de casas, editoriales, prensa, telecomunicaciones, teleconstructoras, television, navieras, Liconsa, complejos industriales, siderurgicas, cementos, pasteurizadoras, Diconsa, Altos Hornos, huleras, carbon, acereras, fierro, inmobiliarias, inmuebles, ceramica, bancos, frigorificos, hasta cafes y cafeterias, y todas las demas industrias, empresas, negocios y companias del Estado y de los funcionarios publicos. Solo Salinas vendio 228. Los politicos tenian un amplio campo de desarrollo empresarial y de enriquecimiento personal. Ninguno como Pemex.

Se consolido asi una clase politica que nos goberno por 70 anos y que significo el mas alto grado de tolerancia y de connivencia hacia la desviacion de las normas morales y legales, y de los recursos publicos, para su beneficio personal economico y politico. El problema es que un partido politico, una vez contaminado por la corrupcion, se convierte en escuela socializadora en la ilegalidad: ensena, educa, promueve, premia, castiga, eleva, derriba, de acuerdo con la eficacia y con las habilidades utiles a los mecanismos corruptos en marcha, con la lealtad al jefe, con la capacidad de simulacion, de secreto y de connivencia. El ascenso politico es un premio al servidor por su fidelidad y una garantia de confidencialidad y de resguardo.

La corrupcion politica no es solo una cadena de robos y otras inmoralidades. Es un conjunto de reglas no escritas, de relaciones, de convenciones, de lealtades, de jerarquias, de lenguajes de iniciados, de sobrentendidos, de codigos cifrados, de valvulas de escape, de brujulas imantadas que hacen perder la direccion e impiden la investigacion. Es lo que se pretende para que impere la indispensable impunidad, porque el sistema no funciona sin impunidad. De ahi la falta de normatividad y de procedimientos especificos, con el fin de conseguir el funcionamiento burocratico adecuado para tener siempre las espaldas resguardadas y la sobrevivencia politica y economica asegurada. De ahi la ineficiencia pretendida y solapada de todas las instancias de justicia, Ejercito y Poder Judicial inclusive. Es el codigo de conducta nunca escrito de las mafias. Es una cultura, la cultura de la corrupcion, que contamino y socializo nacionalmente.

Y por eso ha condicionado necesariamente el funcionamiento de todos los partidos politicos por la presencia de la corrupcion. La politica profesional se concibe basicamente como un negocio y un medio de ascender en la escala del poder y en la escala social, y anade la fascinacion del riesgo y la habilidad de sobrevivir. Conforme la corrupcion se va haciendo rutina y modo de vida, se adquiere una falsa seguridad de permanencia indiscutida, se van perdiendo las habilidades y la perspicacia, y se van dejando huellas que, tarde o temprano, delatan. Eso paso con Pemex, solo un caso entre miles.

Finalmente, la coyuntura economica adversa, el aumento de las expectativas, el hartazgo de la pobreza, de la utilizacion y de la sumision, y la emergencia de nuevas fuerzas politicas condujeron al derrumbe de la clase politica responsable de la corrupcion. Queda por verse si conducen al derrumbe de la corrupcion socializada y culturizada en la que estamos acostumbrados a vivir y en la que se concibe el poder mexicano.

* Publicado en Proceso 1319,10 de febrero, 2002
COPYRIGHT 2017 CISA Comunicacion e Informacion, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Maza, Enrique
Publication:Proceso
Date:Dec 24, 2017
Words:1682
Previous Article:La decision final.
Next Article:Navidad ominosa.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters