Printer Friendly

Policies to contract relations in biofuels industry: building bridges between institutions/Politicas para relaciones contractuales en las cadenas de biocombustibles: construyendo puentes entre instituciones/Politicas para relacoes contratuais nas cadeias de bio-combustiveis: construindo pontes entre instituicoes.

CONTENT

Introduction; 1. Overview in world policies for biofuels: determinant factors and acting levels. 2. Actions and motivating proposals for biofuels; 3. Coordination problems in biofuels industry; 4. Coordination experience in industry and possible lessons; 5. Final comments about policies for better contract relations; Bibliography.

CONTENIDO

Introduccion; 1. Panorama de las politicas de biocombustibles en el mundo: factores determinantes y niveles de implementacion; 2. Acciones y propuestas motivadoras para biocombustibles; 3. Problemas de coordinacion en las cadenas productivas de biocombustibles; 4. Experiencias de coordinacion de las cadenas y sus posibles lecciones; 5. Consideraciones finales sobre las directrices de politicas para mejoras en las relaciones contractuales; Bibliografia

CLASSIFICACAO JEL

L7, O54, O14, Q16, Q28

CONTEUDO

Introducao; 1. Panorama das Politicas de biocombustiveis no mundo: factores determinantes e niveis de implementacao; 2. Acoes e propostas motivadoras para biocombustiveis ; 3. Problemas de coordenacao nas cadeias produtivas de biocombustiveis; 4. Experiencias de coordenacao das cadeias e suas possiveis licoes; 5. Consideracoes finais sobre as diretrizes de politicas para melhorias nas relacoes contratuais; Bibliografia

INTRODUCCION

En los ultimos anos, el interes por la produccion y uso de biocombustibles crecio en todo el mundo. Uno de los principales motivos es la polucion generada por el uso de combustibles fosiles, principalmente en las grandes ciudades. Otro factor relevante es la tendencia de crecimiento del precio del petroleo motivado por el alto consumo y por los problemas sociales y politicos en algunas de las principales regiones productoras. Muchos paises lanzaron programas de sustitucion de gasolina y diesel por biocombustibles y han creado incentivos para aumentar la produccion interna de los mismos. En muchos casos esta produccion no existia y la oferta de materia prima era pequena o nula; tampoco existia presencia de cadenas de produccion y distribucion de biocombustibles.

La preocupacion por las externalidades negativas asociadas a los combustibles fosiles asumio proporciones importantes a mediados de los anos ochenta. El crecimiento del movimiento ecologico y la presencia de los temas en las agendas politicas hicieron que el tema tomara mayor relevancia. La consolidacion del concepto de desarrollo sustentable fue apenas parte de un proceso que se fortalecio con la adopcion formal de politicas ambientales de todos los gobiernos mundiales en los anos noventa. Estos aspectos institucionales pasaron a moldear las estrategias de las empresas y las relaciones con proveedores, empleados, clientes y sociedad en general.

De forma paralela, se constato que la humanidad ya podria haber alterado el ambiente del planeta de forma definitiva. El crecimiento economico anterior se dio sobre una base energetica limitada y fragil, y la humanidad constata un cambio climatico que tiene como fuente las actividades humanas.

Dentro de este contexto, una transicion dentro de la matriz energetica (1) es necesaria y los denominados biocombustibles asumen un papel importante para suplir la demanda de un crecimiento economico continuo y paralelamente ofrecer soluciones para una serie de problemas que el crecimiento economico produce.

De manera particular, los biocombustibles ofrecen oportunidades para regiones aun no desarrolladas y para ocupar parte de la mano de obra no calificada y, ademas, ofrecen una fuente energetica que permite reducir las externalidades negativas producidas por las fuentes tradicionales de energia, principalmente, el nivel de emision de gases. Por otro lado, la produccion de biocombustibles ha sido identificada como una amenaza a la produccion de alimentos, en la medida en que competiria por el uso de las tierras. Ademas, se hicieron evidentes limitaciones en la infraestructura de distribucion y en la garantia de una produccion libre de estacionalidades, fundamental para la adopcion por parte de los consumidores. Ademas, se puede citar que las cadenas productivas de biocombustibles estan formandose a partir de otras, consolidadas en funcion de la produccion de alimentos para la produccion de energia.

El presente texto tiene como objetivo principal discutir las politicas adoptadas para biocombustibles en diferentes paises del mundo, pero principalmente en America Latina. Como objetivos secundarios el articulo discute la necesidad de mejorar las relaciones industriales en articulacion y las politicas publicas relacionadas con las relaciones contractuales en las cadenas de biocombustibles.

Para alcanzar los objetivos del articulo, se opto por elaborar un ensayo reflexivo, dialogando con la literatura acerca del tema y presentando, en especial, la situacion brasilena. El articulo esta dividido en cinco sesiones.

En la primera, se presenta el panorama mundial de los biocombustibles y especialmente la adopcion de estimulos para la industria. En la segunda, parte se presenta la justificacion para el uso de biocombustibles y su adopcion. En la tercera, se abordan las dificultades de coordinacion en la compleja cadena de biocombustibles. En la cuarta, se discuten las posibles lecciones de las experiencias brasilenas. Finalmente, en la quinta seccion, se presentan los comentarios y recomendaciones de los autores.

1. PANORAMA DE LAS POLITICAS DE BIOCOMBUSTIBLES EN EL MUNDO: FACTORES DETERMINANTES Y NIVELES DE IMPLEMENTACION

Segun Hobsbawn (1995) y Heilbroner (1996), el crecimiento economico a partir de la Revolucion industrial se vio favorecido por el uso de las fuentes energeticas densas, como el carbon y el petroleo. Esas fuentes, de origen fosil, producen externalidades negativas: la contaminacion, notada por varios observadores desde los primeros tiempos del uso de estas fuentes.

Con la llegada del siglo XX y con el surgimiento de Rusia y Estados Unidos en el escenario mundial, el petroleo paso a ocupar un lugar destacado en la matriz energetica mundial. Para Martin (1989), esa transicion ocurrio, sobre todo, al final de la Segunda Guerra Mundial; bajo el contexto de las inversiones del Plan Marshall y la industrializacion del Este europeo, las plantas industriales de los paises europeos adquirieron como materia prima principal los derivados del petroleo.

El primer problema para el abastecimiento estable del petroleo ocurre en la decada de 1970 con el control de precios, establecido por la OPEP, principalmente los paises arabes. El segundo problema de abastecimiento de petroleo surgio por el aumento del conocimiento sobre los efectos negativos del consumo del petroleo y sus derivados. La conceptualizacion del desarrollo sustentable a partir del Documento Brutland, CMDE (1991), y la conferencia Rio 92, situaron el problema en un nuevo tripode politico.

La percepcion respecto a los cambios climaticos y su probable causa antropogenica realzo el desafio impuesto a la formulacion de politicas para el desarrollo de nuevas fuentes energeticas. En este sentido, la politica optima esta obligada a mantener el crecimiento economico, sin dejar de lado la transicion energetica, rumbo a unas fuentes energeticas que proporcionen menor nivel de emision de contaminantes; al mismo tiempo, aun mejor, si es posible, en este proceso lograr que se corrija algunas desigualdades originadas en el proceso de crecimiento economico.

Antes del reciente boom de los biocombustibles, iniciado alrededor del ano 2002, experiencias relacionadas con la produccion y utilizacion de etanol pueden ser encontradas en el continente americano (Brasil (2), Argentina, y Costa Rica) y en el continente africano (Kenia, Malawi, Zimbaue y Suazilandia), experiencias que prueban que los incentivos estatales dirigidos a los programas de sustitucion de combustibles fosiles fueron exitosos. De acuerdo con Gowen (1989), los biocombustibles requieren una alta inversion inicial y generan altos costos de transporte, obstaculos que ya eran perceptibles a finales de la decada de los ochenta. A estos factores se debe agregar la necesidad de consolidar las relaciones entre los eslabones de la cadena productiva, desarrollo y difusion de tecnologia, entre otros aspectos.

Para Canada, Mexico y Estados Unidos, el consumo de biomasa en la totalidad de la matriz energetica aun se encontraba en bajos niveles a comienzos de los anos noventa y, en su mayoria, era consumida por el sector industrial. Las politicas para el consumo de biomasa como fuente energetica fueron iniciadas en 1978 en Canada, para lo cual fue necesario recurrir a importaciones de biomasa; simultaneamente, aplicaron estimulos a la investigacion tecnologica y al desarrollo interno de la produccion. Segun Klass (1995), en Estados Unidos las primeras leyes que crearon incentivos para generacion de energia derivada de biomasa se establecieron en 1978. Estas estrategias fueron abandonadas durante los anos ochenta y volvieron a ser retomadas a partir de 1992, a traves de la creacion de incentivos fiscales para el consumo y la investigacion.

En Canada un programa de adopcion de etanol a base de maiz fue instituido en 2003 y reforzado con incentivos fiscales a partir de 2006, programa que bus caba que el consumo alcanzara el equivalente a 5 % de los combustibles en 2010. De acuerdo con Forge (2007), paralelamente, fueron programados subsidios para finqueros, investigacion y desarrollo, con el fin de garantizar una oferta firme del producto. Para Forge (2007, p. 5), las necesidades de investigacion y desarrollo eran urgentes, ya que para lograr cubrir el 10 % del consumo de combustibles para transporte, Canada necesitaba plantar 36 % de su area arable, mientras que Brasil apenas necesitaba destinar un 3 % del area arable.

Bernard y Prieur (2007) plantean que en la Union Europea, ademas de la importancia politica que tiene el asunto de los cambios climaticos, la preocupacion central gira en torno al sector de transportes, responsable del 67 % del consumo de petroleo en la region. De esta forma, la politica de energertica se preocupa por garantizar el suministro de biocombustibles del sector de transportes lo que le pueden permitir evitar las costosas importaciones de petroleo, los recursos destinados a estas importaciones son vistos como la razon principal para justificar los subsidios agricolas y logar la seguridad energetica.

Como muestra Faaij (2006), la expansion de esa fuente energetica desde mediados de los anos noventa en la Union Europea concentra alrededor de 9 % en la generacion de electricidad. Asimismo, se evidencia que el desarrollo de la utilizacion de biomasa, por la experiencia europea, pasa por seis fases: la primera es la sistematizacion de la recoleccion de residuos; la segunda fase es la utilizacion local de recursos agricolas y forestales, con el consecuente desarrollo de infraestructura; la tercera fase es el aprovechamiento de economias de escala en el transporte, desarrollo de un mercado regional y mayor capacidad de procesamiento, aliada a una conversion mas eficiente; la cuarta fase comprende el desarrollo de mercados nacionales y la integracion de la logistica; puede ser posible en esta fase observar bajas de precios; en la quinta fase, el mercado crece mas alla de las fronteras y surgen los primeros conflictos respecto al comercio internacional, incluyendo cuotas y subsidios; finalmente, en la sexta fase, el mercado se consolida con plantios dedicados exclusivamente a la bioenergia.

Jull y otros (2007) realizaron una investigacion sobre los instrumentos institucionales utilizados en la promocion de biocombustibles alrededor del mundo. La principal preocupacion referente al comercio internacional sigue siendo un acuerdo que logre determinar los subsidios y tarifas de proteccion para la agricultura, y que, como consecuencia, posibilite un comercio mayor de etanol y biocombustibles. Los combustibles renovables aun son considerados productos industrializados, aunque su materia prima sea agricola. Con respecto a los paises de America Latina, el estudio plantea que la mayoria ha optado por ceder la administracion de la politica de biocombustibles a un organo creado exclusivamente para ese fin.

Una economia abastecida por biocombustibles, aunque disminuya la intensidad de contaminacion, tambien presentara algunas externalidades. La FAO (2007) alerta sobre el efecto de la produccion de biocombustibles en la seguridad alimenticia, en la medida en que la produccion de estos puede encarecer el precio de los alimentos por causa de la competencia de uso de tierras, nuevos usos para ciertos productos agricolas e impactos ambientales originados por las nuevas variedades transgenicas (soya y maiz).

Existe un reconocimiento de esta externalidad sobre el precio de los productos agropecuarios en Kruse y otros (2006). La eliminacion de los subsidios internos y el aumento de las alicuotas de importacion podrian, ademas de desestimular la produccion de biocombustibles, reducir la renta del sector agropecuario americano. Segun el estudio, para el periodo comprendido entre 2011 y 2016 el sector agropecuario perderia cerca de US$ 3 billones por ano, lo que justifica que se continue manteniendo las ventajas internas (subsidios) para los productores de maiz.

La necesidad de tierras para la produccion de biocombustibles a partir de la cana en la India es evaluada por Sudha y Ravindranath (1999), quienes destacan un escenario donde el pais se convierte en importador de alimentos entre los anos 1990 y 2030, en funcion de su crecimiento poblacional; se calcula que el area disponible para la produccion de biomasa seria de 43 millones de hectareas. La mayor parte se localiza dentro de las zonas agroecologicas (26 millones) y la menor parte en areas que no compiten con la produccion de alimentos (3 millones en pastizales y 14 millones en areas no disponibles para cultivo). La produccion total de biomasa dependeria de la productividad que se espera alcanzar.

En Francia, la adopcion de los biocombustibles sigue la orientacion de la politica establecida por la Union Europea. Bernard y Prieur (2007) senalan que de acuerdo con las metas trazadas por el Gobierno frances, habria necesidad de una ampliacion considerable de areas ocupadas con cultivos encaminados a la produccion de biocombustibles. De esta manera, se considera inevitable la competencia entre areas dedicadas a la agricultura y areas dedicadas a la agroenergia. La necesidad de areas adicionales creceria, sobre todo despues del 2008, cuando las metas se vuelven mas ambiciosas. Al mismo tiempo, indican que la taza de exencion para los biocombustibles podria ser menor, en la medida en que los precios del petroleo se mantengan en niveles elevados.

Berndes y Prieur (2007) sintetizan la necesidad de tierras en el contexto europeo para la produccion de los biocombustibles, dividiendo el continente entre los paises del Este europeo (3) y los quince que constituian la Union Europea hasta el 2003. En los primeros, estiman un area de 2 millones de hectareas en 2010, mientras que en los ultimos el area alcanzaria 8 millones de hectareas, o 10 % del area cultivable y area de cultivo permanente. En el 2020 y 2030, el porcentual de ocupacion de estas areas saltaria a 30 y 40 %, respectivamente, en las dos regiones consideradas. El costo de produccion todavia seria mayor en la region de la Union Europea. Se debe destacar que los paises del Este poseerian condiciones para tornarse exportadores de biocombustibles al resto de Europa, ademas de tener una capacidad mayor de absorcion de mano de obra en su produccion.

En Italia, se calculo que un tercio del area disponible para la agricultura seria necesaria para que se alcancen los objetivos propuestos por la Union Europea. Los impactos, ademas de la elevacion de los precios de los productos agropecuarios, serian la mayor importacion de alimentos, con repercusion sobre la cuenta corriente, y tambien la reduccion de la facturacion del pais por energia, en caso del establecimiento de subsidios. Por otra parte, Russi (2008) plantea que el desarrollo de las areas rurales en el contexto de produccion de biocombustibles podria ser afectado con otras politicas como, por ejemplo, el desarrollo de productos organicos.

Para el territorio de la Republica Checa, Lewandowski y otros (2006) plantean que la produccion de biocombustibles en 2030 sera capaz de abastecer la demanda interna y exportar una gran cantidad a la Union Europea. El estudio de la productividad agricola y la disponibilidad de tierras constituyen las variables decisivas para determinar la capacidad de produccion y el exito de la estrategia. Un aumento en la capacidad de conversion seria importante para requerir un area de produccion menor, factor que esta ligado al desarrollo de nuevas tecnologias.

Frente a los problemas senalados, para viabilizar el uso de los combustibles se requiere de una mejor planificacion. Por eso en la proxima seccion se discute cuales son las acciones que auxiliarian la conquista de esa diversificacion en combustibles y cuales propuestas pueden tornarse viables.

2. ACCIONES Y PROPUESTAS MOTIVADORAS PARA BIOCOMBUSTIBLES

Las propuestas para viabilizar los biocombustibles y la superacion de los principales problemas asociados a su adopcion se pueden dividir en tres categorias de accion: una para avances tecnologicos, con los que se busca principalmente el aumento de la eficiencia; una segunda asociada a medidas institucionales, tales como incentivos y subsidios publicos y/o reformas de los codigos publicos, como el tributario; la tercera, asociada con el analisis de las caracteristicas productivas de cada pais y region, que busca implementar las politicas con enfoque en los puntos fuertes de cada una.

Al analizar la region de Toscaza--Italia--, Bernetti, Fagarazzi y Frantini (2004) destacan el potencial de aprovechamiento de las areas montanosas de la localidad como base de produccion de materias primas para los biocombustibles, sobre todo, derivados de los bosques de la region. Uno de los meritos de este trabajo es evaluar la viabilidad economica de las empresas hipoteticas instaladas para la produccion de materia prima. Los efectos macro economicos se reflejarian en el aumento del empleo y de nuevas inversiones.

Otro pais preocupado por incrementar la utilizacion de biocombustibles es Alemania. Asi como en otros paises, principalmente Estados Unidos, existen cooperativas de produccion que conviven con grandes productores individuales. La reciente adopcion de metas con plazos para los anos de 2010 y 2015 da la seguridad de la presencia de inversiones nuevas, ya que la actual capacidad no seria suficiente para el cumplimiento de las metas establecidas. Segun Dautzenberg y Honf (2008), la coordinacion entre los diferentes niveles de produccion (hacendados y procesadores) seria un prerrequisito necesario, y la principal accion, en este momento de expansion. Para los hacendados, la cooperacion pasa por la garantia del precio, al paso que para el procesamiento, la reduccion de costos de transporte es el tema principal. La garantia de precio podria ser facilitada con la creacion de mercados de futuros de las materias primas de biocombustibles, algo perfectamente operacional en estos dias.

Se debe resaltar que en el caso americano, ademas de las negociaciones de precio, las fabricas de alcohol de maiz son companias abiertas, y que los agricultores, transportadores y otros agentes de la cadena son duenos de acciones. De este modo, el dialogo existe y se forma un campo organizacional relativamente estable.

En el contexto sueco, Brannlund y Kristrom (2001) examinan, a partir de la funcion de produccion estimada para fabricas que tienen por objetivo el calentamiento, los efectos de impuestos adicionales. El programa sueco de incentivos a los biocombustibles, iniciado en 1997, usa los impuestos e incentivos financieros, con el proposito de lograr menores niveles de emisiones. Como constatan los autores, el programa todavia deberia focalizar nuevos esquemas tributarios. Consideran ineficiente utilizar limites de emisiones asociados a esquemas tributarios.

Con relacion a la aplicacion de subsidios y tributos para el estimulo de los biocombustibles, Rozakis, Sourie y Vanderpooten (2001) estudian los impactos en Francia, teniendo en cuenta tanto el lado de la oferta como el de la demanda. A traves de modelos de programacion lineal, los autores observan que frente a tres objetivos (garantizar un precio adecuado a los productores primarios, mejores niveles de exencion y configuracion de tecnicas adecuadas) los niveles subsidios y tributos fijados por el Gobierno frances serian mayores que los considerados optimos. Los niveles de exencion serian todavia menores, si se considera como objetivo principal el gasto publico, sumandose a los demas objetivos.

Costa (2004) recuerda que para que los proyectos de cultivos encaminados a la produccion de biocombustibles sean viables seran necesarios algunos esfuerzos para el desarrollo de investigaciones adicionales, sobre todo las ligadas al alcance de mayor productividad y a la resolucion de las disparidades regionales. Macedo (2007), por ejemplo, relata que la productividad de las labores de cana de azucar, utilizadas para la produccion de etanol en el centro-sur de Brasil era de 84,3 toneladas por hectarea para 2003-2004. Con todo, la productividad de cana de azucar en otras areas de Brasil y en la propia region centro-sur puede ser mayor y frecuentemente ha sido estimada como mayor (4).

En Turquia, los cultivos que presentaron mayor poder calorifico, en orden, fueron: maiz, trigo y algodon. Ademas se calculo que el potencial de generacion a traves de los residuos agropecuarios y animales representaria hasta el 27 % del consumo energetico del pais. Oztertuk y Bascetincelik (2006) argumentan que incentivos o reglas que estimulen el uso de ese potencial aun son minimos y podrian ser orientados al uso en pequenas escalas. Para Tesalia, region agricola de Grecia, el potencial de produccion de agroenergia es modelado segun Rozakis y Sourie (1998).

El aprovechamiento de areas degradadas en bosques tropicales tambien requiere del apoyo gubernamental, ya que estan distantes de los centros consumidores, necesitaran de credito inicial para la implementacion y tendran que garantizar una produccion continua, lo que hace necesario y prioritario el diseno de estrategias para administrar la estacionalidad. En estos casos, la produccion para uso local seria la mejor alternativa, dado que induce el desarrollo regional.

Al respecto, FAO (2007) indica la posibilidad del uso de areas inclinadas y de mosaicos, normalmente no aprovechados para la produccion de alimentos. Ademas, la produccion de biocombustibles en esas areas contribuiria a mejorar la infraestructura local; de forma paralela, el establecimiento de zonas agroecologicas, junto a una rotacion de produccion, a veces enfocada hacia la bioenergia, a veces hacia los alimentos, en tierras que demuestren ser viables para las dos producciones. En este rol de recomendaciones es importante que tambien se acompane la evolucion de la productividad agricola, cuyas mejoras pueden hacer disminuir la necesidad de expansion adicional.

Es necesario considerar que en las negociaciones internacionales de comercio, los paises en desarrollo deben tener la capacidad para demostrar que la produccion de biocombustibles no avanzara o pone en riesgo las tierras hoy ocupadas por bosques. Adicionalmente, la liberacion del comercio internacional de biocombustibles y sus respectivas alicuotas podran ejercer un papel preponderante en la decision de nuevas inversiones y, como consecuencia, en la especializacion productiva de algunas regiones.

Los combustibles originados a partir de la biomasa han ocupado un lugar destacado en Blangadesh, al ubicarse en un segundo lugar despues de fuentes como la energia solar y la hidroelectricidad. Islam, Islam y Rahman (2006), destacan que la instalacion de un horno, con rendimiento superior, en escala comercial resulta viable en las areas rurales.

Bathia (1985) ya destacaba que dentro de la agricultura del subcontinente asiatico, una importante cuota de energia requerida era producida en la propia unidad de produccion a mediados de los anos setenta, donde los residuos y la fuerza animal eran los principales responsables de esa generacion de energia. Entretanto, la introduccion de tecnicas mecanizadas contribuyo a la disminucion reciente de esta produccion autonoma de energia.

Schell, Riley y Petersen (2008) destacan que en el proceso industrial de procesamiento de biocombustibles pueden surgir subproductos, que crean la posibilidad de agregar un mayor valor. Esfuerzos adicionales en investigacion y desarrollo deberan ser realizados, lo que creara viabilidad operacional via adaptacion en las unidades consumidoras, y un transporte adecuado, sea cual fuere el pais o la region considerada.

Ometto, Ramos y Lombardi (2007) senalan que muchas de las externalidades negativas en la produccion de etanol en Brasil han sido resueltas a traves de la integracion de unidades productoras. La integracion de la cadena productiva y la produccion conjunta de biocombustibles, alimento y electricidad presentan un retorno estimado de cinco anos.

En Cuba, el aprovechamiento de los residuos de la cana de azucar aun es relativamente incipiente. Pippo, Garzone y Cornacchia (2007) estiman que la tonelada de bagazo podria alcanzar US$ 27.7, mientras que para todos los residuos combinados de cana, la tonelada llegaria a US$ 22.86. Concluyen que las inversiones para la cogeneracion y el aprovechamiento de este potencial son demasiado altas y el retorno amplio. Uno de los problemas que permanecen es la baja cantidad producida fuera de la epoca de cosecha, lo que genera poca seguridad en la utilizacion de este tipo de energia en el pais. De este modo, cualquier sistema energetico capaz de aprovechar el potencial de los residuos dependeria de los subsidios para ser viable.

Hagerdal y otros (2006) tambien apuntan la necesidad de avances tecnicos para que la oferta de combustibles fundamentados en biomasa permanezca firme. Entre estos avances esta el perfeccionamiento de la tecnologia de fermentacion, del metabolismo, de la enzima y del proceso general de produccion. La biomasa derivada de la lignocelulosa tambien podra ser aprovechada a escala industrial.

Lang y otros (2001) senalan como una ventaja la menor volatilidad de las propiedades de los biocombustibles frente al diesel. El estudio plantea que los biocombustibles, en general, a partir de cualquier planta, tienen propiedades compatibles con el diesel. Aun permanece el problema del uso de biocombustibles sobre condiciones de clima extremadamente frio, pero aun es posible superar el problema por medio de la complementacion por aditivos.

La asociacion de productores en esquemas cooperativos, con nuevas configuraciones frente a nuevos procesos y nuevos productos, puede generar ventajas expresivas. Downing, Volk y Schimidt (2005) evaluan los esquemas cooperativos a traves de los precios, produccion y conducta y sugieren que en el campo de la bioenergia todavia existe espacio para el desarrollo de actividades cooperativas.

La energia que proviene de la biomasa ya representa una cuota importante de la matriz energetica de los paises en desarrollo y, especialmente de las areas rurales. La produccion local de biocombustibles aumenta las ventajas competitivas en la utilizacion de estos en las areas rurales, desde que la implementacion tecnica sea la adecuada y cuente con auxilio financiero externo a la region. Demirbas y Demirbas (2007) plantean que esto es valido para el continente asiatico y el africano, aunque en las areas mas pobres de America este argumento tambien es valido. Se debe destacar que muchas de las politicas de biocombustibles no dan importancia a la cuestion local y regional, y si a la sustitucion de combustibles en la matriz de transporte nacional.

Faaji (2006) argumenta que los objetivos a ser perseguidos en el futuro incluyen permanente desarrollo de opciones tecnologicas y la creacion de un mercado internacional de biomasa.

Jull y otros (2007) tambien destacan la necesidad de garantizar disponibilidad adecuada de materias primas, y su analisis se concentra en los instrumentos institucionales. La coordinacion entre los diversos eslabones de la cadena debe ser anclada, segun el estudio, por medio de amarras institucionales. Otro avance posible seria la certificacion de la produccion de biocombustibles, al mostrar el uso de practicas ambientales, laborales y de gestion adecuadas, que agregan valor en el momento de la comercializacion.

El aumento planificado del consumo de biomasa como combustible en los paises de la Union Europea lleva a Mathews (2007) a concluir que la produccion de biomasa de Brasil seria insuficiente, y que sera necesario incrementar la produccion en un equivalente superior a diez veces la produccion de Brasil. Mas que las fuerzas de mercado, seran necesarias herramientas que posibiliten el acceso a los mercados de los paises en desarrollo, con el objetivo de mantener un abastecimiento regular. Por tanto, la creacion de un mercado de agenda exige el establecimiento de aquello que el autor llama de "bioimpacto".

Desde el punto de vista del transporte de las areas exportadoras de energia hacia las areas demandantes, se hace necesaria una logistica adicional para evitar perdidas y reducir el costo. De esta forma, la posibilidad de uso local seria reducida al crear un mercado. En este sentido, Hamelinck, Suurs y Faaij (2005) plantean que la produccion suramericana, llevada a cabo con menor costo, posee ventajas con relacion a, por ejemplo, la produccion norteamericana y del Este europeo.

El cuadro 1 sintetiza las politicas adoptadas hasta ahora para la produccion y uso de biocombustibles en el mundo. Debe senalarse que las mismas tienen un caracter estrictamente economico y no dan importancia a caracteristicas regionales y locales, como creacion de cadenas locales de produccion y consumo, sustitucion de diesel para generacion de energia electrica y otras formas de insercion en el mercado nacional, entre otras.

Puede tambien destacarse que no hay preocupacion en cuanto a la creacion de incentivos a diferentes formas de coordinacion a lo largo de las cadenas productivas, dado que se pueden usar incentivos tradicionales, como los precios tabulados, e incentivos fiscales, que no son suficientes para garantizar el abastecimiento de biocombustibles, pues existe la competencia de usos alternativos, como la produccion de alimentos, usos industriales de ciertos aceites, entre otros aspectos.

Korbitz y otros (2003) revisan el panorama mundial en materia de politicas de biocombustibles, valiendose de cuestionarios enviados a los agentes responsables de la formulacion de politicas para el sector energetico. Los autores notan que, en todos los paises, la principal motivacion en la adopcion de biocombustibles es la reduccion de emisiones de gases. El incentivo ha promovido principalmente la mezcla en proporciones reducidas con el diesel. En los paises de America se puede encontrar, ademas de la idealizacion de subsidios y tributos, incentivos para instalacion de plantas de procesamiento, de forma evidente en los Estados Unidos, Brasil y Argentina. Las actividades de investigacion y desarrollo han sido aplicadas en todos los paises importantes en la produccion de biocombustibles, principalmente en Alemania, Francia, Brasil, Estados Unidos y Australia.

Ragauskas (2006) infiere que la produccion de biocombustibles en un contexto de cambio de paradigma en la industria genera nuevas posibilidades de innovacion. Mientras tanto, nuevas tecnologias aun necesitarian un esfuerzo adicional de investigacion y desarrollo para ampliar su actuacion en la produccion de materiales en general.

Van Thuijl y Deurwaarder (2006) califican a los paises del Este europeo como atrasados en cuanto a politicas de implementacion de biocombustibles, especialmente Polonia, donde la inestabilidad de reglas para el sector ocasiona un desestimulo, en la medida en que decisiones de inversion de mediano y largo plazo son perjudicadas. En los casos de Holanda, Reino Unido y Malta, los autores entienden que apenas una politica de largo plazo tornaria viable el uso de biocombustibles en estos paises, pues politicas publicas de subsidios y exenciones tarifarias son antieconomicas. De modo general, aun asi se aprecia dentro del contexto europeo un mercado bastante cerrado frente a las oportunidades que el mercado ofrece, ademas de ausencia de coordinacion entre los agentes envueltos en la cadena.

3. PROBLEMAS DE COORDINACION EN LAS CADENAS PRODUCTIVAS DE BIOCOMBUSTIBLES

Por la descripcion realizada previamente, se evidencia que existen especificidades en las cadenas de biocombustibles, ya que todas las materias primas usadas hasta el momento poseen usos alternativos en la industria de alimentos y no pueden ser sustituidas tan facilmente a corto plazo.

Las cadenas productivas de soya, maiz y girasol son consolidadas y lideradas por grandes empresas con estrategias globales de actuacion. Las mismas han sido incentivadas a invertir en biodiesel y alcohol de maiz, pero el alza de precios internacional de estos productos afecta otras cadenas e incentiva el uso mas tradicional. De esta manera, la produccion de biocombustibles se torna en la causa de los aumentos de precios, lo que afecta su produccion. Otros mecanismos de coordinacion deben ser creados para garantizar la produccion y estabilidad. Los agentes deben ser incentivados a invertir en energia.

La cadena productiva del alcohol-combustible es fuertemente influenciada por el precio internacional del azucar, el cual genero impactos importantes en la produccion del pasado y contribuyo para el desabastecimiento del mercado con la existencia de cuotas de produccion y precios tabulados.

Otras cadenas productivas se estan consolidando. Las formas de gobernabilidad no estan claras y aun falta transparencia. La mamona (5) es vista como la mejor fuente de materia prima para el biodiesel en Brasil, pero la cadena aun no esta estructurada, los intereses son dispersos y no existe consenso. Otro factor importante es que el aceite de mamona tiene un uso noble en la industria de aviacion y en otros sectores metalmecanicos, con precios elevados y sin sustitutos proximos y a corto plazo.

Se puede mencionar tambien la palma, que ha sido vista como otra fuente potencial de materia prima de biodiesel en Brasil y Asia. En esta ultima, el avance del cultivo esta causando un gran impacto ambiental por la tala de bosques para su cultivo. Este producto tambien presenta un uso noble y corriente: el la industria de alimentos, margarinas, aceites especiales, alimentos industriales, y se debe buscar la consolidacion de su uso como combustible en el futuro.

En Colombia, la industria de palma se encuentra en pleno proceso de desarrollo como opcion para sustituir los combustibles fosiles. Mesa (2007) apunta que la normativa impuso a partir de enero de 2008 la condicion de incorporar en los combustibles 5 % de biodiesel, lo que hizo que la produccion de aceite de palma aumentara en un 133 % entre 2007 y 2008. La estrategia aplicada en Colombia para incentivar el cultivo de palma y la produccion de aceite de palma se ha centrado principalmente en la exencion de impuestos. Las principales estrategias utilizadas en Colombia para promover el desarrollo de la produccion se pueden clasificar en tres grupos: creacion de un marco legal, creacion de un marco economico y creacion de un marco tecnico. El primer grupo, que es esencial en la fase de implantacion, se centra en acciones relacionadas con la normativa y la reglamentacion. En el segundo grupo, que es muy relevante en la fase de consolidacion del mercado, se centra en acciones relacionadas con el riesgo, la formacion de precios y canales de comercializacion. Finalmente, el tercer grupo, que es fundamental para el ejercicio de la compensacion ambiental, se centra en acciones relacionadas con la viabilidad tecnica y la infraestructura.

En Parsons (2007) se confirma la necesidad de integracion de diversas areas del conocimiento para el exito de la politica publica. Los niveles de gobernanza son definidos por los potenciales sociales y regionales disponibles desde la perspectiva de resultados. Gran parte de los resultados se pueden atribuir no solamente a los beneficiarios directos, puesto que las repercusiones en tejido social y en otros sectores son seguras y afectan el desarrollo economico en todas sus dimensiones.

En esta discusion se presentan los puntos de vista de Salazar (2009), donde la evaluacion de las politicas publicas se condiciona a multiples dimensiones en las que se confrontan intereses de la sociedad, del Gobierno y de los sectores economicos, de forma que la intensidad de integracion de politicas publicas en diversos actores contribuye a determinar los efectos y la amplitud de resultados. Las politicas publicas para biocombustibles tienen ese poder de generar y distribuir resultados en diversos sectores sociales: desde los campesinos hasta el Gobierno, pasando por la poblacion urbana.

Hasta este punto se han discutido los impactos de la falta de consolidacion de las relaciones entre la agroindustria y la agricultura. Pero, existen problemas mas importantes en las relaciones entre la agroindustria y los distribuidores de combustibles. Estudiando el caso de Brasil, aun existen conflictos en la fijacion de precios, formacion de stocks, garantias de la calidad, entre otros aspectos. En otros paises la distribucion regionalizada de biocombustibles causa trastornos a los consumidores, que no pueden viajar a ciertas regiones.

En el caso de paises en desarrollo, se deben citar tambien las cuestiones laborales, pues las relaciones entre los agricultores y los trabajadores rurales estan marcadas por conflictos, y muchos paises no tienen una legislacion y fiscalizacion efectivas para impedir los abusos.

En conclusion, a partir de lo que se ha discutido hasta el momento, las politicas de biocombustibles buscan la solucion de problemas del abastecimiento a corto plazo, y dejan de lado importantes lagunas institucionales y de coordinacion. Esto puede contribuir a la resolucion de los problemas de abastecimiento a corto plazo, pero a su vez contribuye a generar, a largo plazo, importantes efectos negativos de caracter social y economico.

4. EXPERIENCIAS DE COORDINACION DE LAS CADENAS Y SUS POSIBLES LECCIONES EN BRASIL

En esta seccion se revisan algunas experiencias de coordinacion entre los eslabones de la cadena de produccion. La experiencia brasilena con la produccion de alcohol comenzo en el inicio del siglo XX. Durante una buena parte de este siglo, el sector de produccion de cana fue planeado por el Estado a traves del Instituto del Azucar y Alcohol (IAA). El mismo puso en practica una serie de politicas que contribuyeron a disminuir y disimular los conflictos entre los proveedores de materia prima y la agroindustria, y de estas con los comerciantes del azucar y del alcohol. Con la falta de reglamentacion para el sector en los anos 1990, estos conflictos resurgieron nuevamente.

Uno de los hechos mas importantes de este periodo fue la creacion de grupos de comercializacion de alcohol y azucar para ajustar o equilibrar el poder de negociacion de los agentes. Despues del fracaso de BBA (Bolsa Brasileira de Alcool) y de Brasil Alcool, los empresarios del sector se reunieron en grupos para reducir los costos y vender alcohol a precios mas competitivos.

Azevedo (2000) senala que esta estrategia mejoro el poder de negociacion de los productores rurales y agroindustriales frente a las grandes industrias de alimentos y al por menor. El autor resalta que en muchos casos las asociaciones pueden tener vida corta, pues la coordinacion ex-post de las acciones de los agentes individuales requiere fuertes incentivos para el cumplimiento de las reglas y genera costos de transaccion elevados. Segun Vian (2003), los grupos de comercializacion y cooperativas solo obtienen el exito cuando los beneficios de la accion coordinada son reconocidos por todos.

De acuerdo con Marques (2012), una de las primeras asociaciones de productores fue Crystalsev, un pool de compras y comercializacion formado por Santa Elisa, Vale do Rosario, MB, Moema, Jardest, Pioneiros, Mandu, Cevasa y, recientemente Equipav. Este grupo tuvo exito por causa de los puntos en comun de las empresas, de su tamano, mix de productos y de la administracion profesional. Empresas como Santa Elisa y Vale do Rosario tienen un pasado de cooperacion y de sociedad. Ellas son accionistas de MB y de Moema.

Para Vian (2003), la cooperacion dio resultados inesperados: Vale do Rosario se fusiono con Jardest, lo que fortalecio las empresas y el grupo de comercializacion, Crystalev es un ejemplo de como los puntos en comun son importantes en la hora de decidir por la cooperacion y por las fusiones, pues los conflictos son minimizados.

Esta experiencia con Crystalev capacito a su principal director, Joao Carlos Figuereido Ferraz, para ser uno de los articuladores de la fundacion BBA y de Brasil Alcool, tornandose uno de los actores principales del sector en la actualidad.

BBA no tuvo una larga vida, aunque consiguio cumplir la meta de elevar los precios del alcohol. La primera disidencia de BBA fue Copersucar, que dejo la empresa y cerro contratos a largo plazo y con garantia de exclusividad con una gran distribuidora, pues tuvo mayor incentivo para actuar independientemente que en bloque. Segun Vian (2003), de esta manera, las partes evitaron problemas de comercializacion y grandes variaciones de precios.

De acuerdo con Aluizio Nunes (6), Copersucar tiene por objetivo garantizar los intereses comerciales de sus asociados, y por esa razon no podia amarrarse a una asociacion en la que decenas de empresas tenian poder de voto. Por otro lado, Copersucar tiene montada una estructura propia de comercializacion y no tiene por que pagar comisiones para que terceros vendan el alcohol de sus asociadas. Para Nunes, Copesucar participo de BBA y de Brasil Alcool porque el momento era de crisis y el sector necesitaba mantenerse unido. Pero la propia cooperativa, segun Vian (2003), mostro que en organizaciones en las que muchas empresas participan, casi nunca se llega a un acuerdo. Lo ideal es la formacion de pequenos grupos con sinergias e intereses en comun.

Esta opinion parece ser compartida por otros ejecutivos y dirigentes del sector, pues despues de la disolucion de BBA surgieron grupos menores, que buscaban sinergias e intereses comunes. Marques (2012) plantea que en todos los casos se hizo evidente que cada grupo tiene su propio liderazgo y que los participantes tenian intereses y origenes comunes.

De la misma forma que con BBA, los pools de fabricas fortalecen el sector para negociar con las distribuidoras que, historicamente, consiguieron imponer precios bajos para las fabricas en acuerdos aislados. Los grupos pueden disciplinar el sector a traves de la cooperacion, fortalecen los mercados con oferta suficiente del producto, sin perjudicar al consumidor. Asi, el sector puede contribuir para la mejora de su imagen frente a la opinion publica.

La formacion de grupos de comercializacion demuestra la madurez y el conocimiento generado por la crisis de 1999. El complejo de cultivadores de cana ha logrado finalmente construir una autogestion de las actividades productivas y politicas. Segun Marques (2012), constatar que no es posible construir un consenso entre las decenas de fabricas del centro-sur es un aporte importante, pues muestra que el sector esta dispuesto a discutir los problemas organizacionales y comerciales en grupos menores, donde los intereses comunes son mayores, incentivan la cooperacion y disminuyen la competencia entre los agentes.

Por el lado politico, UNICA ha logrado obtener exito al conciliar los intereses de las fabricas paulistas, pero sin mencionar los hechos comerciales que quedan a cargo de las unidades individuales y de los grupos de comercializacion.

Uno de los principales grupos formados con la disolucion de BBA fue la Sociedade Comercializadora de Alcool (SCA) un pool formado por 31 fabricas de la region centro-sur (ver cuadro 2) y que es administrado por el mismo equipo que integro BBA (Bolsa Brasileira de Alcool). Copesucar continua con la mayor parte, 25 %, y SOL, liderada por el grupo Jose Pessoa con 11 % (Canaweb).

Los asociados de SCA se reunen una vez por semana para discutir la politica de comercializacion, ventas realizadas y estrategias de precio. Segun el senor Jacir7, corredor ejecutivo, el tamano y la tradicion de los asociados facilitan el consenso sobre la politica de comercializacion; no existen voces disonantes que pidan acciones oportunistas.

SOL, dirigido por el grupo J. Pessoa, tambien ha tenido buenos resultados. El pool es formado por 18 fabricas (ver cuadro 2) de Mato Grosso do Sul, Minas Gerais, Sao Paulo, Sergipe y Paraiba. Otras unidades de los estados de Goias y Minas Gerais en la region centro-sur y Alagoas, en el noroeste, estan negociando su participacion.

Un factor observado por el director de SOL, Jose Pessoa de Queiroz Bisneto (8), es que, independiente del precio del producto, el grupo puede discutir sobre cuando destinar o no su produccion para el alcohol con fines de evitar el desabastecimiento. Segun el, en la cosecha de 2000/2001, SOL destino practicamente toda su produccion al alcohol por una cuestion de responsabilidad con los consumidores del combustible renovable y con el proposito de mejora de la imagen del sector frente al consumidor. El declaro tambien que los bloques de comercializacion surgieron para sustituir a BBA, ya que son mas eficientes, buscan la identificacion mutua, mientras que BBA concentraba un gran numero de empresas con caracteristicas diferentes (Marques, 2012).

Actuando de forma homogenea y con personalidad propia, los bloques de comercializacion avanzan hacia otros Estados, como es el caso de Parana, que tiene CPA (Central Parana de Alcool). Segun Paulo Zanetti (9), director ejecutivo de la extinta Cepaal (Coligacao das Entidades Produtoras de Acucar e Alcool), en los proximos anos los grupos de productores comercializaran de forma directa y profesional, no solo el alcohol, sino tambien los otros derivados de la cana, como por ejemplo, la energia electrica.

Es importante que el sector busque perfeccionar la comercializacion y la logistica, con el uso de mas instrumentos de mercado. Los bloques deben atraer mayor financiamiento y credito, que refleje mayor seguridad, estabilidad y rentabilidad para toda la cadena productiva de alcohol y de azucar y evite crisis de coordinacion como la de 1999.

Hasta este punto puede concluirse que, los grupos configuran verdaderos Campos Organizacionales, pues congregan empresas con estrategias y visiones de mundo semejantes y con estructuras productivas y administrativas cercanas. De acuerdo con Vian (2003), ellas pueden cooperar y competir, ya que se conocen y pueden controlar el oportunismo.

Cuatro destilerias de Espirito Santo y una de Minas Gerais (ver cuadro 2) exportan alcohol como alternativa para equilibrar el mercado de alcohol de azucar, principalmente en la epoca de cosecha o recoleccion. Es en este periodo que fabricas de Rio de Janeiro y de Minas Gerais entran en Espirito Santo y fuerzan la disminucion del precio del producto, lo que descapitaliza las empresas locales en un fragil momento, de costeo del plantio y cosecha. Segun Vian (2003), se espera que la incursion de las empresas locales en la exportacion se convierta en alivio para la presion sobre los precios.

Despues del primer embarque experimental, ese grupo se prepara para la segunda venta a Europa y Asia. Seran exportados 15 millones de litros de alcohol hidratado, utilizado como insumo para industrias quimicas, lo que resultara en una cuantia de US$ 3.6 millones.

Aunque hoy la idea basica de pool sea la de transformar el mercado externo en alternativa para mantener la facturacion, sin las tradicionales oscilaciones, en el futuro los empresarios esperan que las exportaciones puedan tener un peso mayor en las estrategias y cuantias de las destilerias. Las expectativas actuales son que el mercado europeo decida sobre la adicion de alcohol a la gasolina, como ocurre en Brasil. Actualmente, la mezcla en Europa es hecha con alcohol de remolacha y maiz, el que cuesta el triple que el biocombustible brasileno.

El grupo comenzo a formarse a inicios del 2001 y esta abierto a nuevas adiciones. La fabrica Paineiras, localizada en la region sur, admitio su interes en el negocio, pero la direccion considero conveniente esperar un poco. Las exigencias para entrar al grupo son: credibilidad, garantia de producto y voluntad de actuar en conjunto con otras empresas.

En el proceso de cambio institucional del Complejo cultivador de cana Brasileno, una categoria que ha sufrido grandes impactos es la de proveedores de cana en el Estado de Sao Paulo, y tambien en otros Estados, pues se sabe poco sobre las caracteristicas y necesidades de estos agentes en terminos de contratacion de mano de obra, financiamiento, entre otros aspectos relevantes, como la relacion contractual con las fabricas.

En ese sentido, el sector aun tiene resquicios de la fase de regulacion estatal, cuando las relaciones eran orientadas por IAA y cuando era dificil controlar el cumplimiento del porcentaje de cana exigido a los proveedores. Actualmente con el libre mercado y las nuevas formas de coordinacion, el Estado debe preocuparse apenas por la determinacion de un marco legal para los contratos, y dejar que las partes se entiendan. Volver a crear leyes o normas que obligue la compra de cana de proveedores seria un retroceso en el aprendizaje conseguido e interferiria con las estrategias de los agentes.

De esta forma, el Estado debe adoptar politicas de apoyo a la investigacion para que puedan entenderse mejor las necesidades y las orientaciones actuales para una actividad ambientalmente correcta y socialmente sustentable. Es urgente el aumento de investigaciones en estos temas. Esto puede ayudar a los productores a mejorar los costos de produccion, sistemas de investigacion de precios por medio de Consecana, entre otros aspectos productivos.

En cuanto al sistema Consecana, fue una respuesta eficiente del sector al proceso de falta de reglamentacion y aun esta en proceso de maduracion y pasa por revision periodica. Segun Belik (2010), este mecanismo no debe sufrir interferencias del Estado, pues puede generar un retroceso e interferir en las conductas estrategicas de las empresas.

La estrategia de profundizacion ha afectado a los pequenos productores, pero ellos pueden tener acceso a nuevas tecnologias a traves de asociaciones y cooperativas y del proceso de tercerizacion de las actividades agricolas. Por otro lado, puede incentivarse a los pequenos a adoptar tecnologias para actuar en otros mercados derivados de la cana, como aguardiente, panela, melado y otros tipos de alimentos y productos. Los estudios en este campo son poco explorados en Brasil y representan una alternativa de renta importante para estos agentes.

La recien creada estructura de produccion de Biodiesel tambien presenta problemas de coordinacion entre varios eslabones de la cadena productiva, desde la relacion con las instituciones financieras de produccion hasta las de abastecimiento de materia prima. Las subastas para adquisicion de producto fueron exitosas, pero muchas empresas no estan cumpliendo los contratos con Petrobras por no tener materia prima para producir o por estar produciendo aceite para la industria de alimentos.

El mercado de alcohol-combustible en Brasil ha tenido variaciones de precios mas significativas y comentadas porque es un producto que tiene mas impacto en los indices de inflacion y en la estructura productiva. La relacion entre distribuidores de combustibles y fabricas aun no es de las mas estables, aun con la existencia de los grupos de comercializacion de alcohol. Aun es necesario madurar mas en este sentido. Asi se hace necesaria la adopcion de una politica de stocks reguladores que deberian ser negociados entre los diversos eslabones de la cadena y del Estado, que darian mayor estabilidad a los precios, ya que la politica de alteracion de mezcla para gasolina no resuelve el problema.

Una politica de stocks beneficiaria mucho al consumidor y podria dar una orientacion mejor del comportamiento de precios, a la vez que evita la toma de decisiones equivocas en momentos de euforia.

Existen algunas controversias sobre cual debe ser el volumen en stock. Algunos representantes del sector dicen que debe ser de 3 billones de litros. Aun asi existen muchas divergencias sobre quien costeara financieramente esa accion. Este costo deberia ser distribuido entre los diversos eslabones de la cadena y no pagado en su totalidad por el consumidor final a traves de precios elevados en los periodos que transcurren entre una cosecha (recoleccion) y otra.

Otra forma de evitar los impactos de los periodos entre cosechas es a traves de investigacion de nuevas variedades y materias primas, para que el funcionamiento de las fabricas sea mayor a lo largo del ano. Muchas ya estan funcionando hasta por mueve meses. Asi, se evitaria el impacto de la parada de produccion, caracteristica de un producto agroindustrial.

Se ha discutido bastante sobre el desarrollo del futuro mercado del alcohol, pero este no ha crecido en Brasil, por causa del desinteres de los agentes, poca informacion sobre mecanismos de mercado, tradicionalismo en las fabricas y falta de recursos para cubrir las margenes de garantia; las intervenciones en estos temas pueden contribuir a resolver el problema de escasez en la entre-cosecha y por las caracteristicas del sector productivo, principalmente la integracion vertical hacia atras de las fabricas.

Se debe destacar que todas las iniciativas descritas se han desarrollado por iniciativa del sector privado. El Estado deberia usar estas iniciativas como punto de partida para la implementacion de politicas publicas de estabilizacion de precios.

El mercado de capitales comienza a ser identificado como una fuente de financiamiento de bajo costo para el sector. El lanzamiento de acciones en la bolsa por parte de grupos importantes y la adopcion de mecanismos de Gobierno para garantizar la transparencia son ineditos y deben crecer en el futuro. La continuidad de la politica economica debera incentivar esta estrategia de financiamiento.

Por otro lado, las estrategias adoptadas por los grandes grupos a traves de practicas de coordinacion vertical, sustentabilidad ambiental, responsabilidad social y competitividad pasan a ser copiadas y comienzan a convertirse en patron de conducta en ese segmento productivo. Pero se hace necesaria la definicion de estandares de calidad socioambiental, de productos y procesos y sus certificaciones. Para el consumidor final es dificil saber si el estandar de diferenciacion es el que realmente definieron las empresas. De este modo, el Estado debe incentivar la discusion de estandares de calidad y de certificacion para que la estrategia de diferenciacion se torne mas atractiva.

Mecanismos de calidad y certificacion y de estabilizacion de precios deberan disminuir la adulteracion del producto y permitir que los consumidores den mas importancia a los estandares de calidad que a los precios.

El analisis anterior evidencia que las instituciones, es decir, el Estado y las politicas publicas, la cultura organizacional, la estructura social y la forma de organizacion de los agentes economicos y sociales influyen de manera significativa en la formulacion de estrategias empresariales y en sus cambios. Conforme fue descrito, la politica de intervencion estatal en el cultivo de cana nacional fue responsable por una estructura atrasada y de baja competitividad que se mantuvo en los ultimos cincuenta anos. Los cambios de politica y de ambiente institucional obligan a las empresas a adoptar estrategias diferenciadas de las anteriores, para buscar la competitividad nacional e internacional.

Antes, las estrategias individuales estaban subordinadas a una regulacion general establecida por el Estado interventor. Lo que es nuevo es el surgimiento de nuevas estrategias individuales basadas en la diferenciacion del producto, diversificacion productiva y especializacion. Estos movimientos son indicativos de las dificultades para reestablecer el antiguo consenso en relacion con las condiciones de produccion. Si existe un movimiento comun a todos los cultivadores de cana del centro-Sur de Bahia, este es el de la concentracion/centralizacion de capitales, que nuevamente se ha hecho presente.

Con todo, futuras investigaciones sobre los complejos regionales y la adopcion del analisis institucional, asi como una reflexion mas profunda de las estrategias competitivas que son adoptadas son necesarias para la adopcion de politicas publicas adecuadas.

5. CONSIDERACIONES FINALES SOBRE LAS DIRECTRICES DE POLITICAS PARA MEJORAS EN LAS RELACIONES CONTRACTUALES

Como se ha enfatizado desde el inicio del texto, el proposito de este trabajo es revisar las politicas utilizadas para mejorar e incentivar el desarrollo del sector de biocombustibles, y mejorar las relaciones contractuales en la cadena de biocombustibles que son marcadas por especificidades de los productos, procesos y caracteristicas regionales e institucionales.

La principal leccion del estudio del caso brasileno es que el desarrollo y la consolidacion de las relaciones son lentos y estan expuestos a multiples dificultades. A partir de esta retrospectiva se pueden nombrar las siguientes directrices de politicas con el proposito de que sirvan para disminuir los conflictos entre los eslabones de las cadenas.

Las politicas deben tomar en cuenta las condiciones locales y regionales de produccion, los intereses ya establecidos y el conocimiento ya adquirido:

* Se debe tomar en cuenta que los biocombustibles tienen diversos usos, y la produccion y el consumo local pueden contribuir para la reduccion del con flicto, pues el espacio de interaccion entre los agentes ya existe y puede ser consolidado;

* El proceso de certificacion social y ambiental es una buena forma de incentivar las relaciones duraderas y con pocos conflictos, pues los costos de certificacion inducen a la cooperacion.

* Debe incentivarse a la diversificacion productiva en todos los eslabones de la cadena, pues esto disminuye la dependencia mutua y posibilita menores conflictos, ademas de incentivar la cooperacion;

* Inducir a la mejora tecnologica es un factor importante para la reduccion de conflictos, pues lleva a comportamientos cooperativos entre los productores, proveedores, unidades de investigacion, entre otros;

* Definicion del papel de los biocombustibles en la matriz energetica de los paises productores, que evita los problemas a corto plazo e induce a la cooperacion y alianzas de largo plazo.

Esta investigacion sobre el caso brasileno es importante y nos hace reflexionar sobre muchas cuestiones. Pero, se debe invertir en investigaciones comparativas entre los paises productores de biocombustibles y en la divulgacion de sus problemas y acciones. Esto se puede hacer con la construccion de una red de cooperacion entre los investigadores de America Latina y Europa.

Recibido: febrero 28 de 2012 * Aceptado: diciembre 11 de 2012

BIBLIOGRAFIA

Azevedo, P. F. (2000). Nova economia institucional: referencial geral e aplicacoes para a agricultura. En: Revista Agricultura em Sao Paulo, Vol. 47, No. 1, pp. 33-52.

Bathia, R. (1985). Energy and Agriculture in Developing Countries. En: Energy Policy, Vol. 13, No. 4, pp. 330-334.

Belik, Walter (2010). Desenvolvimento Rural e Seguranca Alimentar: Contribuicoes Teoricas para o Desenho e Avaliacao de Politicas Publicas. Tese para o Concurso de Professor Titular em Economia Agricola apresentada ao Instituto de Economia da Unicamp, Campinas (mimeo)

Bernard, F y Prieur, A. (2007). Biofuel market and carbon modeling to analyse French biofuel policy. En: Energy Policy, Vol. 35, No. 12, pp. 5991-6002.

Bernetti, I.; Fagarazzi, C. y Frantini, R. (2004). A methodology to analyse the potential development of biomass energy sector: an application in Toscany. En: Forest Policy and Economics, Vol. 6, pp. 415-432.

Brannlund, R. y Kristrom, B. (2001). Too hot to handle? Benefits and costs of stimulating the use of biofuels in the Swedish heating sector. En: Resource and Energy Economics, Vol. 23, No. 4, pp. 343-358.

CMDE--Comissao mundial sobre meio ambiente e desenvolvimento (1991). Nosso Futuro Comum. 2a Ed., Rio de Janeiro: Editora da Fundacao Getulio Vargas, 430p.

Costa, R. C. (2004). Potential for producing biofuel in Amazon deforested areas. Biomass and Bioenergy, Vol. 26, No. 5, pp. 405-415.

Dautzenberg, K. y Honf, J. (2008). Biofuel chain development in Germany: Organization, opportunities and challenges. En: Energy Policy, Vol. 36, No. 1, pp. 485-489.

Demirbas, A. y Dermibas, I. (2007). Importance of rural bioenergy for developing countries. En: Energy Conservation and Management, Vol. 48, No. 8, pp. 2386-2398.

Dishington, J. M. (2007). Biodiesel de palma: una realidad en Colombia [En linea] Fedepalma <http://portal.fedepalma.org//biodiesel_col.htm> Consultado: Enero de 2012.

Downing, M.; Volk, T. A.; y Schimidt, D. A. (2005). Development of a new generation cooperatives in agriculture for renewable energy research, development, and demonstration projects. En: Biomass and Bioenergy, Vol. 28, No. 5, pp. 425-434.

Faaij, A. P. C. (2006). Bio-energy in Europe: changing technology choices. Energy Policy, Vol. 34, No. 3, pp. 322-342.

FAO--Organizacao das Nacoes Unidas pra Agricultura e Alimentacao (2007). First FAO Technical Consultation on BioEnergy and Food Security. Roma: FAO.

Forge, F. (2007). Biofuels--An Energy, Environmental or Agricultural Policy? Ottawa: Library of Parliament, Parliamentary Information and Research Service.

Gowen, M. (1989). Biofuels versus Fossil Fuels in developing countries: How green is the pasture? En: Energy Policy, Vol. 17, No. 5, 1989, pp. 455-470.

Hagerdal, B. H.; Galbe, M.; Grauslund, M. F. G.; Liden, G. y Zacchi, G. (2006). Bio-ethanol--The Fuel of Tomorrow From The Residues of Today. En: Trends in Biotechnology, Vol. 24, No. 12, pp. 549-56.

Hamelinck, C. N.; Suurs, R. A. A. y Faaij, A. P. C. (2005). International Bioenergy Transport Costs and Energy Balance. En: Biomass and Bioenergy, Vol. 29, No. 2, 2005, pp. 114-134.

Heilbroner, Robert. (1996). A Historia do Pensamento Economico. Sao Paulo: Nova Cultural, 319 p.

Hobsbawm, Eric. (1995). A Era dos Extremos: Uma breve historia do seculo XX. Sao Paulo, Companhia das Letras, 598 p.

Islam, A. K. M. S.; Islam, M. y Rahman, T. (2006). Effective Renewable Energy Activities in Bangladesh. En: Renewable Energy, Vol. 31, No. 5, pp. 677-688.

Jull, C.; Redondo, P. C.; Mosoti, V. y Vapnek, J. (2007). An Overview of National Legal and Policy Frameworks for Bioenergy Production, Promotion and Use. Roma, [En linea] FAO. <http:// www.globalbioenergy.org/uploads/media/0709_FAO_legal_paper_online_- _RECENT_TRENDS_IN_THE_LAW_AND_POLICY_OF_BIOENERGY_PRODUC- TION__ PROMOTION_AND_USE_01 .pdf>. Consultado: enero de 2012.

Klass, D. L. (1995). Biomass Energy in North American policies. En: Energy Policy, Vol. 21, No. 12, pp. 1035-1048.

Korbiz, W.; Friedrich, S.; Waginger, E. y Worgetter, M. (2003). Worldwide Review on Biodiesel Production. En: IEA Bioenergy Task 39, Subtask "Biodiesel", Viena: Austrian Biofuels Institute.

Kruse, J.; Westhoff, P.; Meyer, S. y Thompson, W. (2007). Economic Impacts of Non Extending Biofuel Subsidies. En: The Journal of Agrobiotechnology Management & Economics, Vol. 10, No. 2, pp. 94-103.

Lang, X.; Dalai, A. K.; Bakhshi, N. N.; Reaney, M. J. y Hertz, P. B. (2001). Preparation and Characterization of Bio-Diesels From Various Bio-Oils. En: Bioresource Technology, Vol. 80, No. 1, pp. 53-62.

Leite, A. D. (1997). A energia do Brasil. Rio de Janeiro: Ed. Nova Fronteira, 500p.

Lewandowski, I.; Weger, J.; Van Hooijdoonk, A.; Havlickova, K.; Van Dam, J. y Faaij, A. C. P. (2006). The potential biomass for Energy Producing in the Czech Republic. En: Biomass and Bioenergy, Vol. 30, pp. 405-421.

Macedo, I. C. (2007). Situacao Atual e Perspectivas do Etanol. En: Estudos Avancados, Vol. 21, No. 59, pp. 157-165.

Marin, F. R.; Assad, E. D.; Barbarisi, B. F.; Pilau, F. G. y Pinto, H. S. (2007). Efeitos das Mudancas Climaticas sobre a Aptidao da Cana-de-Acucar no Estado de Sao Paulo. En: XV Congresso Brasileiro de Agrometeorologia--CBAGRO, 2007, Aracaju. XV Congresso Brasileiro de Agrometeorologia--CBAGRO. Campinas: SBAGRO, 2007. Vol. 1. pp. 12-18.

Martin, Jean Marie. (1989). A Economia Mundial da Energia. Sao Paulo: Ed. Unesp, 135 p..

Mathews, J. A. (2007). Biofuels: A Biopact Between North and South Could Achieve. En: Energy Policy, Vol. 35, No. 7, pp. 3550-3570.

Marques, D S P.; Paulillo, L. F. O. E. y Vian, C. E. F. (2012). Grupos de comercializacao de etanol e governanca em rede no Brasil. En: Gestao & Producao (UFSCAR. Impresso), Vol. 19, pp. 832-847.

Ometto, A. R.; Ramos, P. A. R. y Lombardi, G. (2007). The Benefits of a Brazilian Agro-Industrial Symbiosis System and the Strategies to Make it Happen. En: Journal of Cleaner Production, Vol. 15, No. 13-14, pp. 1253-1258.

Oztertuk, H. H. y Bascetincelik, A. (2006). Energy Exploitation of Agricultural Biomass Potential in Turkey. En: Energy Exploration & Exploitation, Vol. 24, No. 1-2, pp. 95-111.

Parsons, W. (2007). Public policy: an introduction to the theory and practice of policy analysis. Edward Elgar, Cheltenham, 2003. Traduccion: Politicas publicas: una introduccion a la teoria y la practica del analisis de politicas publicas. Mino y Davila, Buenos Aires.

Pippo W., A.; Garzone, P. y Cornacchia, G. (2007). Agro-Industry Residues Disposal: The Trends of Their Conversion Into Energy Carriers in Cuba. En: Waste Management, Vol. 27, No. 7, pp. 869-885.

Ragauskas, A. J.; Williams, C. K.; Davison, B. H.; Britovsek, G.; Cairney, J.; Eckert, C. A.; Frederick Jr., W. J.; Hallett, J. P.; Leak, D. J.; Liotta, C. L.; Mielenz, J. R.; Murphy, R.; Templer, R. y Tschaplinski, T. (2006). The Path Forward for Biofuels and Biomaterials. En: Science, Vol. 311, No. 5760, pp. 484-489.

Rozakis, S.; Sourie, J. C. y Vanderpooten, D. (2001). Integrated Micro-Economic Modelling to Support Public Decision Making: The Case of Liquid Bio-fuels in France. En: Biomass and Bioenergy, Vol. 20, pp. 385-398.

Rozakis, S.; Sourie, J. C. (1998). Energy from agricultural biomass and effects on rural income in Thessalia, Greece in Zazueta, F. S.; Xin, J. S. (orgs.) En: Computers in Agriculture, pp. 300-305.

Russi, D. (2008). An Integrated Assessment of a Large-Scale Biodiesel Production in Italy: Killing Several Birds With One Stone? En: Energy Policy, Vol. 36, No. 3, pp. 1169-1180.

Salazar Vargas, C. (2009). La evaluacion y el analisis de politicas publicas. En: Opera, No. 9, pp. 23-51.

Schell, C.; Riley, C. y Petersen, G. R. (2008). Pathways for Development of a Bio-renewables Industry. En: Bioresource Technology, Vol. 99, No. 12, pp. 5160-5164.

Sudha, P.; Ravindranath, N. H. (1999). Land availability and biomass production potential in India. En: Biomass and Bioenergy, Vol.16, No. 3, pp. 207-221.

Van Thuijl, E. y Deurwaarder, E. P. (2006) European Biofuels Policy in Retrospective. [En linea] Energy Research Centre for Netherlands, Discussion Paper No. 16, <http://www.ecn.nl/ docs/library/report/2006/c06016.pdf>. Consultado: Enero de 2012.

Vian, C. E. F. (2003). Agroindustria Canavieira: Estrategias competitivas e modernizacao. Campinas: Atomo.

Carlos Eduardo De Freitas Vian, Economista, Universidad Estatal de Campinas (UNICAMP), Brasil. Doctor en Economia, Universidad Estatal de Campinas, Brasil. Profesor del Departamento de Economia, Administracion y Sociologia, Escuela Superior de Agricultura Luiz de Queiroz (ESALQ), Universidad de Sao Paulo (USP), Brasil. Coordinador del Grupo de Extension e Investigacion en Historia de la Agricultura y de los Complejos Agroindustriales (GEPHAC) y del Grupo de Estudios y Extension en Desarrollo Economico y Social (GEEDES), ESALQ, USP, Brasil. Correo electronico: cefvian@esalq.usp.br.

Gustavo Inacio de Moraes, Economista, Universidad de Sao Paulo, Brasil. Maestria en Desarrollo Economico Universidad Federal de Parana, Brasil. Doctor en Escuela Superior de Agricultura Luiz de Queiroz, Universidad de Sao Paulo, Brasil. Profesor de Posgrado en Economia, Pontificia Universidad Catolica de Rio Grande del Sul (PUCRS), Brasil. Correo electronico: gustavo.moraes@pucrs.br.

Mirian Beatriz Schneider Braun, Economista, Universidad Estatal del Oeste de Parana (UNIOESTE), Brasil. Maestria en Desarrollo Economico, Universidad Federal de Parana, Brasil. Doctora en Historia Economica, Universidad de Leon, Espana. Profesora, Departamento de Economia, UNIOESTE, Campus de Toledo, Parana, Brasil. Investigadora del Grupo GEPEC. Correo electronico: mirianbraun@unioeste.br.

* Reflexion sobre las cadenas industriales en America Latina evaluada en Grupo de Extension y Pesquisa en Historia de la Agricultura y de los Complejos Agroindustriales (GEPHAC), de la Universidad de San Paulo (USP), Brasil. Los dos primeros autores presentaron una version preliminar del documento en Congreso Brasileiro de Economia Rural, (SOBER), 2008, en Rio Branco--Acre.

(1) Se entiende por Matriz Energetica el conjunto de todas las diferentes fuentes de generacion de energia.

(2) De acuerdo con Leite (1997), a partir de la decada de 1920.

(3) CEEC--Central and Eastern European Countries.

(4) Ver Marin y otros (2007).

(5) Semilla de higuerilla o ricino.

(6) Informacion obtenida en entrevista realizadas por los autores.

(7) Informacion obtenida en entrevista realizada por los autores.

(8) Informacion obtenida en entrevista realizada por los autores.

(9) Informacion obtenida en entrevista realizada por los autores.
Cuadro 1. Sintesis de politicas para biocombustibles en paises
seleccionados

PAIS          Impuestos /   Programas en   Produccion
               Subsidios     desarrollo     Agricola

Brasil            Si             Si            Si
Argentina     Incipiente         Si            Si
Costa Rica        Si             Si            Si
Kenia             No             No            Si
Malawi            No             No            Si
Zimbabwe          No             No            Si
Suazilandia       No             No            Si
Francia           Si             Si            Si
Alemania          Si             Si            Si
Italia            Si             Si            Si
Suecia            Si             Si            No
Reino Unido   Incipiente         Si            No
Holanda       Incipiente         Si            No
Rep. Checa        Si             Si            Si
Hong Kong         Si             No            No
Canada            Si             Si            Si
Mexico            Si             Si            Si
EUA               Si             Si            Si
India         Incipiente         Si            Si
Cuba              No             No            Si

PAIS            Logistica de     Inversiones en
              Comercializacion        I + D

Brasil           Incipiente            Si
Argentina        Incipiente            Si
Costa Rica       Incipiente            No
Kenia                No                No
Malawi               No                No
Zimbabwe             No                No
Suazilandia          No                No
Francia              Si                Si
Alemania             Si                Si
Italia               Si                Si
Suecia               Si                Si
Reino Unido          Si                Si
Holanda              Si                Si
Rep. Checa       Incipiente        Incipiente
Hong Kong            Si                No
Canada               Si                Si
Mexico           Incipiente        Incipiente
EUA                  Si                Si
India            Incipiente        Incipiente
Cuba                 No                No

Fuente: Datos de la investigacion bibliografica citada

Cuadro 2. Estructura de los grupos de comercializacion de Alcohol.

Grupo                 Plantas de produccion afiliadas

SCA                   Cosan, Crystalsev, Da Barra, Dois Corregos
                      Goiasa, Jalles Machado, Monte Alegre, Albertina,
                      Bazan, Centralcool, Cocal, Colorado, Paraiso,
                      Santa Candida, Santa Fe, Maracai, Nova America.

SOL                   Usinas Santa Fe, Santa Helena, Sonora Estancia,
                      Debrasa e Santa Olinda, Alvorada do Bebedouro,
                      Sanagro-MG, Santo Antonio, benalcool, Gasa,
                      Sanagro--SP, Unialco y Univalem, Sanagro-SE y
                      Una

Bioagencia            Grupo Joao Lyra, Moreno, Bertolo & Cia Ltda.,
                      Delta/Volta Grande, Destilaria A.Ruette,
                      Destilaria Alta Floresta, Destilaria Della
                      Coletta, Destilaria Ferrari, Destilaria
                      Pitangueiras, Destilaria Santa Ines, Floralcool,
                      Irmaos Malosso, Iturama, Usina Alta Mogiana,
                      Usina Guaira, Usina Nardini, Usina Santa Isabel,
                      Usina Zanin y Viralcool.

Copersucar            Barra Grande, Batatais, Bela Vista-Pontal, Bom
                      Retiro, Buriti, Catanduva, Da Pedra, Furlan,
                      Ibira, Ipiranga Iracema, Modelo,
                      N.S.Aparecida-Itapira, Paredao, Porto Feliz,
                      Quata, Rafard, Santa Adelia, Santa Cruz--Ab,
                      Santa Cruz-Capivari, Santa Lucia, Santa Luiza,
                      Santa Maria-Cerquilho, Santa Rosa, Santa
                      Teresinha, Santo Alexandre, Santo
                      Antonio-Piracicaba, Santo Antonio-Sertaozinho,
                      Sao Carlos,.Sao Francisco-Sertaozinho, Sao
                      Joao-Araras, Sao Jose-Macatuba, Sao Jose--Rp,
                      Sao Jose Da Estiva, Sao Luiz-Ourinhos, Sao
                      Luiz-Pirassununga, Sao Manoel, Sao Martinho,
                      Santa Philomena, Santa Luiza-Jaboticabal y Sao
                      Gregorio.

Pool de Exportacion   Lasa, Alcon, Cridasa, Albesa y Serra dos
                      Aymores.

Fuente: elaborado por los autores a partir de datos primarios
obtenidos de las empresas y Unica
COPYRIGHT 2013 Universidad de Medellin
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Vian, Carlos Eduardo De Freitas; de Moraes, Gustavo Inacio; Braun, Mirian Beatriz Schneider
Publication:Revista Semestre Economico
Date:Jan 1, 2013
Words:11171
Previous Article:Innovacion: un proceso necesario para las pequenas y medianas empresas del municipio de San Jose de Cucuta, Norte de Santander (Colombia).
Next Article:Relationship between C[O.sub.2] emissions, energy consumption and GDP: the case of the civets/Relacion entre las emisiones de C[O.sub.2], el consumo...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters