Printer Friendly

Poder y discurso en Michel Foucault.

Power and discourse in Michel Foucault

I. INTRODUCCION

Han sido conocidos los constantes desplazamientos en el pensamiento de Michel Foucault (1). Estos dan la impresion de ser relieves que aparecen de una lectura llana de sus textos. Uno de estos desplazamientos resulta necesario para comprender el abordaje que dio el pensador frances al concepto de sujeto; tal es el paso de la preocupacion por el concepto de poder a una preocupacion por los modos de subjetivacion en que el ser humano se convierte en sujeto. Este desplazamiento esta antecedido por un silencio de casi 8 anos (76-84 desde la publicacion de Vigilar y Castigar y el primer volumen de Historia de la Sexualidad hasta los ultimos tomos de Historia de la Sexualidad). Durante este periodo, Foucault incremento sus entrevistas y conferencias (Cfr., Gros, 2002, pp.479-480) pero se nego a escribir. Este proceder de M. Foucault lo podemos entender como un silencio escritural pero al mismo tiempo como un murmullo parisino, es decir; no hay un silencio absoluto, al contrario, es durante este silencio escritural donde el pensador frances se presta al dialogo a partir de ciertas entrevistas y logra desmarcarse de cierta forma de trabajo. Creemos que este silencio escritural se debe, precisamente, a una desavenencia en su pensamiento, en otros terminos, a una intencion de abordar la cuestion de la subjetividad (sujeto) de otro modo. Asimismo, se hace necesario preguntarse desde cuando surge el interes en el pensador frances por el tema del poder, cuales son las formas en que es estudiado este concepto y, al mismo tiempo, cuales son las modalidades para definirlo, en breve, cual es la relacion entre el poder, el discurso y el sujeto.

II. EL SILENCIO DE MICHEL FOUCAULT. UN MURMULLO PARISINO

En entrevista con Fontana (1970), Foucault encuentra en el analisis discursivo del poder un punto de confluencia entre La historia de la locura y Las palabras y las cosas. Seguido a esto, suscribe a dos de sus primeros libros, Historia de la locura y Nacimiento de clinica, en el campo del analisis del poder (2). Este pronunciamiento del pensador Frances supone por el un analisis, aunque algunas veces negado, del tema del poder, en otras palabras, una preocupacion por la cuestion del poder que se revela desde la decada de los 50 y que, no necesariamente esta enmarcado en lo que se conoce como su etapa genealogica; mejor aun, podriamos afirmar que la etapa genealogica en el pensamiento de Michel Foucault y su centro de interes (la pregunta por el poder) es mucho mas extensa de lo que normalmente se concibe. Al mismo tiempo, este planteamiento revela para M. Foucault la condicion de un sujeto historico:

Es preciso desembarazarse del sujeto constituyente, desembarazarse del sujeto mismo, es decir, llegar a un analisis que pueda dar cuenta de la constitucion del sujeto en el interior de la trama historica. A eso lo llamaria genealogia, es decir, una forma de historia que da cuenta de la constitucion de los saberes, de los discursos, de los dominios de objeto, etc., sin tener que referirse a un sujeto que sea trascendente respecto al campo de los acontecimientos o que corre en su identidad vacia, a traves de la historia. (Foucault, 1999a, p.47 [ed. en frances: Foucault, 2001b, p.147]).

Para el pensador frances, el metodo genealogico es lo que permite comprender al sujeto como una emanacion historica, y al mismo tiempo, lo que da cuenta de la constitucion del sujeto a partir de la previa interrogacion por el funcionamiento del poder. Esta relacion entre sujeto y poder, que como bien se puede notar, inicia en la decada de los 70 y se mantiene hasta el final de su vida (Cfr., Foucault, 1991, p.68; [ed. en frances: Foucault, 2001b]). Miguel Morey afirma que el objetivo al que apuntan los analisis genealogicos de M. Foucault es a determinar el funcionamiento del poder -mostrar las piezas que lo articulan y su mecanica-. Para que haya sido posible este desplazamiento del analisis tradicional del poder fue necesario la disolucion de algunos obstaculos especificos (Morey, 1983, p.232) (3). Tres son las condiciones de posibilidad que permiten la superacion de estos obstaculos: 1. Mayo del 68 (4); 2. Su trabajo dentro del Groupe d'Information sur les prisons (5); 3. Lectura sistematica de Nietzsche (6). Puede decirse que estos tres aspectos posibilitan, en gran medida, el desplazamiento de un analisis tradicional del poder a una genealogia del poder, cuyo producto se refleja en la escritura de Vigilar y Castigar y el primer tomo de la Historia de la Sexualidad. Al mismo tiempo, los cursos de M. Foucault en el Colegio de Francia entre 1970 y 1975 sirvieron de borradores para la escritura de estos dos libros y otros mas.

Entre los anos 1976 y 1977 las lecciones en el colegio de Francia que dan interrumpidas por primera y unica vez. Ni la leccion ni el seminario tiene lugar. El propio Francois Ewald ha subrayado cuanto trabajo y cuanto tiempo le llevo a Foucault librarse de <<La voluntad del saber>> (Schmid, 2002, p.54). Lo que aqui se revela como el mismo eje sobre el que gira la atencion de su trabajo no es otro que el problema del gobierno.

Es en su leccion inaugural en el Colegio de Francia donde Foucault plantea por vez primera el tema del poder. Tal discurso, fue publicado en 1971 con el titulo L'Ordre du Discours, leido por Michel Foucault el 2 de diciembre de 1970, con ocasion de su toma de posesion de la catedra de Histoire des Systemes de Pensee. En cierta medida, se ha entendido como un texto-puente o una especie de bisagra entre su periodo arqueologico y su periodo genealogico. De ahi en adelante la cuestion de poder inquietara su pensamiento hasta sus ultimos anos de vida, aunque en algunos textos esquive su teorizacion sobre el poder. Por ejemplo, en el epilogo al texto de Hubert L. Dreyfus y Paul Rabinow, niega que su interes intelectual haya sido el teorizar sobre el poder, sin embargo vincula este concepto con la libertad (Foucault, 1991).

En El orden del discurso Foucault (1970) aun concibe una imagen negativa del poder, un poder que cada vez se hace mas urgente aislar; ahi donde se impone el dominio de lo normal y de la normalizacion. Llegara un momento donde el pensador frances cambia su perspectiva de analisis: se trata, en definitiva de no declararse satisfecho con el analisis de ese poder que nos impide llegar a ser lo que somos, sino, yendo mas alla, analizar esas relaciones de poder por las cuales somos eso que somos (Morey, 1983, p.243). El mismo pensador frances reconoce tal desplazamiento en una entrevista al final de su vida. En sus ultimos escritos, procura desprenderse de su estilo caracteristico:

El haberme separado por completo de ese estilo ocurrio de manera muy brusca, a partir de 1975-1976, en la medida en que tenia en mente hacer una historia del sujeto que no fuera la de un acontecimiento que se habria producido un dia concreto y del que hiciera falta contar sus genesis y su desenlace (Foucault, 199b, p.381 [ed. en frances: Foucault, 2001b, p.1515]) (7).

Es un cambio de perspectiva en cuanto al analisis de la cuestion del poder. Asi, en 1975-1976 Foucault empieza a interrogarse sobre los modos de subjetivacion. A su vez, en sus ultimos escritos, esta busqueda de un nuevo estilo lo lleva al antiguo problema de la etica filosofica, y mas precisamente a la cuestion de eros. Pues es por medio de una historia de la sexualidad que se remonta a los griegos y plantea su nuevo estilo. Este periodo de busqueda e investigacion ocurre en momentos dificiles marcados por el cambio de alianzas de amistades, y por numerosos viajes. Foucault dejo de lado su trabajo de archivista para probar el periodismo. Paso tiempo en un monasterio Zen, en Japon. Estuvo a punto de radicarse en Berkeley, California. Gilles Deleuze afirma que Foucault atraveso por una crisis que lo afecto en todos los terrenos: en lo politico, en lo vital y en el pensamiento y anade que la logica de un pensamiento (pensee) es el conjunto de crisis por las que atraviesa [...] (Deleuze, 1999, pp.136-137). La propuesta que sale de este cambio de estilo es lo que se conoce como gobierno de si (soici de soi). Es a partir de Socrates un sello distintivo y una dificultad fundamental del pensamiento critico y filosofico; esta funcion critica de la filosofia dimana, hasta cierto punto, del imperativo socratico: <<ocupate de ti mismo", es decir, fundate en libertad, mediante el dominio de ti.

En estos terminos, la practica del pensamiento critico o filosofico consiste, por lo tanto, en la inquietud de si; la dificultad es saber como, para decirlo con mas firmeza, la subjetividad pertenece al pensamiento critico; no puede evadirse. Michel Foucault propone la elaboracion de una ascesis, es decir, una practica subjetivadora del pensamiento critico, en donde la relacion con uno mismo no se basa en la idea de que la identidad propia es el elemento que podemos rechazar, y en donde el objetivo no es el sometimiento a una ley externa independiente de la expresion de nosotros mismos.

M. Foucault ha abarcado tres grandes problemas en su pensamiento que el mismo reconoce: el de la verdad, el del poder y el de la conducta individual:

Estos tres ambitos-dice Foucault-no pueden comprenderse sino unos en relacion con los otros y no se pueden comprender los unos sin los otros. Lo que me perjudico en los libros precedentes es el haber considerado las dos primeras sin haber tenido en cuenta la tercera. Haciendo aparecer esta ultima experiencia, me parecio que ahi habia una especie de hilo conductor que para justificar no tenia necesidad de recurrir a metodos ligeramente retoricos mediante los cuales se sorteaba uno de los tres ambitos fundamentales de la experiencia. (Foucault, 1999b, p.382 [ed. en frances: Foucault, 2001b, p.1516]).

Es este mismo cambio de estilo el que permite, sin duda, acceder a una definicion del sujeto, que se construye en el pensamiento de Foucault a partir de un interes por los griegos (8).

En el volumen I de la Historia de la Sexualidad, M. Foucault analiza la historia de la sexualidad a partir del siglo XVI hasta el siglo XX, pero se da cuenta que faltaba responder a una pregunta ?Por que habiamos hecho de la sexualidad una experiencia moral? (9) se trataba--dice Foucault--de reintroducir el problema del sujeto que habia dejado mas o menos de lado en primeros estudios y de intentar seguir en ello los progresos o las dificultades a traves de toda su historia, y con ello la cuestion de la subjetivacion, que puede entenderse en palabras de Foucault como el proceso por el que se obtiene la constitucion de un sujeto, mas exactamente de una subjetividad, que evidentemente no es sino una de las posibilidades dadas de organizacion de una conciencia de si (Foucault, 1999b, p.390 [ed. en frances: Foucault, 2001b, p.1523]).

Por otro lado, entre 61-69 se publicaron seis libros de M. Foucault, en contraste entre 76-84 no se publico ninguno. Ahora bien, otro texto contemporaneo al primer volumen de la Historia de la Sexualidad y que marca el inicio del silencio de Michel Foucault es Vigilar y Castigar, el cual aceptara M. Foucault que es su primer libro (Cfr., Foucault, 1999b, p.376 [ed. en frances: Foucault, 2001b, p.1487]. Pero en los anos 75-76 es cuando M. Foucault empieza a interrogarse sobre lo que el pensamiento tiene que ver con la subjetividad o con la cuestion del sujeto, dando paso a las cuestiones de verdad y poder; intento, por lo tanto, inventar otros metodos discursivos que no esquivaran la cuestion del sujeto y tomaran en cuenta al mismo tiempo los de la verdad y el poder (Rajchman, 2001, p.14).

El silencio bibliografico de Michel Foucault durante casi ocho anos es el espacio en el que busca salir de un callejon sin salida o asumir todo lo ancho y todo lo hondo del escepticismo como consecuencia de escapar del encierro para dar cuenta de las posibles practicas de libertad del sujeto. Hay que entender que se da un paso de un interes por el gobierno de los demas a un interes por el gobierno de si mismo (Vease: Foucault, 1999: 371-372 [ed. en frances: Foucault, 2001b: 1459-1460).

Volviendo al terreno de la genealogia, Foucault ha puesto en sus preocupaciones dos aspectos: 1. El individuo como objeto, como blanco de poder, 2. El gobierno como un tipo de relaciones de poder. Ambos aspectos propios del Estado moderno.

Tres dominios de la genealogia son posibles. Primero, una ontologia historica de nosotros mismos en relacion con la verdad, a traves de la cual nos constituimos como sujetos de conocimiento; segundo, una ontologia historica de nosotros mismos en relacion con el campo del poder, a traves de la cual nos constituimos como sujetos que actuan sobre otros; y tercero, una ontologia historica en relacion con la etica, por medio de la cual nos constituimos como agentes morales. (Foucault, 2003, p.62 [ed. en frances: Foucault, 2001b, p.1212].

En el curso de La hermeneutica del sujeto Foucault dira: [...] la cuestion fundamental de este curso es ?como se articulan entre si el decir de la verdad, el gobierno de uno mismo y el gobierno de los otros? (Foucault, 2002, p.7). Como hemos dicho, estos cursos en el colegio de Francia servian a Michel Foucault como borradores para sus libros. Por ejemplo, el curso de 1972-1973 intenta contestar a una pregunta que configurara el eje de Vigilar y Castigar, ?cual es la razon de ser de la prision como forma exclusiva de penalidad? En otras palabras ?cual es ese importante papel que juega la prision? Igualmente, los cursos del 71 al 73 serviran para la publicacion de Yo, Pierre Riviere: habiendo degollado a mi madre, a mi hermana y a mi hermano (Foucault, 2009) y La verdady las formas juridicas (Foucault, 1980), y segun algunos, este ultimo puede considerarse como la mejor introduccion al Foucault de la etapa genealogica (Morey, 1983). Debe aclarase que Foucault no escribio una teoria del poder, si por teoria entendemos una exposicion sistematica, mas bien nos encontramos con una serie de analisis, en gran medida historicos, acerca del funcionamiento del poder. Dos libros dan cuenta de ello.

III. VIGILAR Y CASTIGAR: VER SIN SER VISTO

Efectivamente, es el momento en el que se percibio que, para la economia del poder, era mas eficaz y mas rentable vigilar que castigar (Foucault, 1999a, p.298 [ed. en frances: Foucault, 2001a, p.1609].

Vigilar y Castigar fue publicado en 1975 y en el contexto de la obra de Michel Foucault es tomado como un corte con su etapa arqueologica. la problematica del saber, en adelante se integrara como el enves de la cuestion delpoder:poder y saber, cara y cruz de un mismo dominio de investigacion (Morey, 1983, p.261). El caracter inaugural de este texto, la impresion de haber conquistado definitivamente las condiciones de enunciacion necesarias para plantearse el problema del saber y poder, sorprenden al mismo Foucault, que declara que es su primer libro. Asi, la cuestion del saber se integra con la del poder implicando una reescritura de sus libros posteriores. Habria que agregar la influencia de un texto para comprender la radicalizacion de la problematica que implica el paso de la cuestion del saber a la del poder; se trata de L'Anti-Oedipe de Gilles Deleuze y Felix Guattari (1972) (10). En Vigilar y Castigar, el pensador frances plantea como objetivo de su libro una historia correlativa del alma moderna y de un nuevo poder de juzgar; una genealogia del actual complejo cientifico--judicial en el que el poder de castigar toma su apoyo, recibe sus justificaciones y sus reglas, extiende sus efectos y disimula su exorbitante singularidad, es asi como un saber, unas tecnicas, unos discursos cientificos se forman y se entrelazan con la practica del poder de castigar (Foucault, 2005, p.29). Sin embargo, Foucault reconoce que no es el primero que ha trabajado en esta direccion. De todos modos, no podria ponderar por referencias o citas lo que este libro debe a G. Deleuze y al trabajo hecho por este con F. Guattari [El Antiedipo. Esquizofrenia y Capitalismo] (Foucault, 2005, p.31 [en la nota]).

Foucault plantea el objeto de estudio de su libro bajo el influjo de El Antiedipo:

Intentar estudiar la metamorfosis de los metodos punitivos a partir de una tecnologia politica del cuerpo donde pudiera leerse una historia comun de las relaciones de poder y de las relaciones de objeto. De suerte que por el analisis de la benignidad penal como tecnica del poder, pudiera comprenderse a la vez como el hombre, el alma, el individuo normal o anormal han venido a doblar el crimen como objeto de la intervencion penal, y como un modo especifico de sujecion ha podido dar nacimiento al hombre como objeto de saber para un discurso con estatuto cientifico. (Foucault, 2005, p.30-31).

Lo que tratamos de mostrar, una vez mas, es la integracion del saber y el poder en un mismo objeto de analisis, que quedara definido como microfisicas del poder, donde: el poder no es una propiedad (no se tiene) sino una estrategia (se ejerce); el poder no se aplica sobre (alguien o algo) sino que pasa a traves de; el poder no se ejerce sin riesgos, es esencialmente inestable, no funciona segun la ley de todo o nada, sino escribiendose en la historia por la red de efectos que induce; y el poder y saber se auto-implican directamente. Hay que admitir que: poder y saber se implican directamente el uno al otro; que no existe relacion de poder sin constitucion correlativa de un campo de saber, ni de saber que no suponga y no constituya al mismo tiempo unos relaciones de poder (Foucault, 2005, p.34).

Asi pues, estas relaciones de poder-saber implican para el sujeto un nuevo cuestionamiento; y es que tales relaciones no se pueden analizar a partir de un sujeto de conocimiento que seria libre o no tendria relacion con el sistema de poder; por el contrario, hay que considerar que el sujeto que conoce, los objetos de conocer y las modalidades de conocimiento, son otros tantos efectos de esas implicaciones fundamentales del poder-saber y de sus transformaciones historicas.

En Vigilar y Castigar Foucault dice al respecto:

En suma, no es la actitud del sujeto de conocimiento lo que produciria un saber, util o reacio al poder, sino que el poder-saber, los procesos y las luchas que lo atraviesan y que lo constituyen, son los que determinan las formas, asi como tambien los dominios posibles del conocimiento. (Foucault, 2005, p.34).

Foucault interrumpe (son sus palabras) este libro. Como lo aclara el pensador frances, este libro nos debe servir de fondo historico a diversos estudios sobre elpoder de normalizacion y la formacion del saber en la sociedad moderna (Foucault, 2005, p.314).

IV. VOLUNTAD DE SABER: DONDE HAY PODER, HAY RESISTENCIA AL PODER

?Por que esta caceria de la verdad del sexo, de la verdad en el sexo? ?Cual es la historia de esta voluntad de verdad? (Foucault, 2007, p.102).

La Voluntad de Saber pretende abrirse y abrirnos a la experiencia y la practica de mecanismos complejos de asistencia al poder; en otras palabras el analisis de como se gobierna a los otros llevo a Foucault a plantearse posibilidades de resistir al poder (75-76) en contraste, como lo veremos mas adelante, con el analisis de como nos gobernamos a nosotros mismos.

Este tomo es un complemento de las ideas sobre el poder-saber que se venia desarrollando en Vigilar y Castigar. En este primer volumen, M Foucault intento ensayar y acreditar la hipotesis de un poder no represivo sino positivo:

Habria que escribir una historia de la sexualidad que no estuviera ordenada por la idea de un poder-represion, de un poder-censura, sino por la idea de un poder incitacion, de poder-saber; habria que intentar liberar el regimen de coercion, de placer y de discurso que no es inhibidor, sino constitutivo de este dominio complejo que es la sexualidad. Desconocia que esta historia fragmentaria de La ciencia del sexo pudiera valer igualmente como esbozo de una analitica del poder (Foucault, 2001b, p.106) (11).

La voluntad del saber pone en cuestion la hipotesis represiva, es decir, Foucault se la juega por mostrar como se da el desplazamiento en la forma de ejercicio del poder. En la Historia de la Sexualidad Foucault abandona la hipotesis negativa del poder y entabla un incomodo emparejamiento entre poder-saber que viene a remodelar la imagen que del poder habria ofrecido [...] en sus textos anteriores, especialmente en "Vigilary Castigar" (Morey, 1983, p.327). Asi, la hipotesis represiva se da como desmentida y en su lugar aparece un panorama radicalmente diferente que se desarrolla en dos frentes; por un lado, la relacion entre el sujeto y la verdad y, por otro lado, el nexo entre sexo y saber. En el primero aparece una forma de subjetivacion cuando la confesion de la verdad se ha inscrito en el corazon de los procedimientos de individualizacion por el poder (Foucault, 2007, p.78). La confesion ha sido un modelo para producir lo verdadero, un modo de subjetacion. Ahora bien, podriamos preguntarnos que papel juega el sexo en este acto de confesion. Surge asi la hipotesis que explicaria la importancia atribuida modernamente a la sexualidad como un secreto: la obligacion de esconderlo es mas que otro aspecto del deber de confesarla, de saber algo sobre ello. De esta forma caemos en la segunda vertiente; saber-sexo. Se rompe con la monotonia del discurso acerca del sexo reprimido y se propone definir las estrategias de poder que son inmanentes a esta voluntad de saber. En el caso de la sexualidad, constituir una economia politica de una voluntad de saber (Foucault, 2007, p.98).

Asi pues, el programa que Michel Foucault se propone seguir esta rodeado de una doble peticion: la obligacion de saber la verdad del sexo, que el sexo diga su/la verdad; la sospecha de que el sexo sabe la verdad, que el sexo nos diga nuestra verdad (Cfr., Morey, 1983, p.334) (12). En definitiva, el sexo y la verdad, el poder y el placer configuran nuestra mas profunda estructura antropologica: hoy preguntamos quienes somos a la sexualidad, y esperamos a traves de ella nuestra emancipacion (Morey, 1983, p.334). Foucault se propone una deconstruccion del dispositivo de la sexualidad. Lo que esta en juego en el dispositivo (13) de la sexualidad desde el punto de vista foucaultiano, son las relaciones de poder dichas y no dichas, en otras palabras; un modo especifico de relaciones entre poder-saber-placer. De esta forma, la pregunta que guia el analisis de Michel Foucault es: ?por que esta caceria de la verdad del sexo, de la verdad en el sexo? ?Cual es la historia de esta voluntad de verdad? (Foucault, 2007, p.102).

Al igual que en Vigilar y Castigar, el pensador frances investigando la historia de la sexualidad encuentra, en principio, una concepcion de poder en terminos de represion. El analisis de la hipotesis represiva implica una critica general a la concepcion de poder en terminos de represion. Foucault debe escapar de la concepcion de poder en terminos juridicos, es decir, el poder anudado a ley. Asimismo, para llevar a cabo la historia de la voluntad de verdad acerca del sexo, debe empezar por definir que entiende por poder. Pero Foucault no se propone una teoria del poder, sino una analitica del poder que tiene como finalidad desprenderse de la concepcion juridico-discursiva supuesta tanto en aquellos analisis que consideran que elpoder es represion del deseo cuanto para aquellos para los cuales la ley es constitutiva del deseo (Castro, 2004, pp.324-325). Segun Foucault esta concepcion es la mas aceptada debido a que el poder como puro limite trazado a la libertad [como ley] es, al menos en nuestra sociedad, la forma general de su aceptabilidad (Foucault, 2007, p.120). Es necesario dejar de pensar el poder bajo esta concepcion juridica para intentar acercarse a el de otra forma. Por poder, dice Foucault (2007, pp.121-122)
      ... me parece que es necesario entender
   ante todo la multiplicidad de relaciones de
   fuerza que son inmanentes al dominio en el
   que ellas se ejercen y son constitutivas a su
   organizacion; el juego que a traves de luchas y
   enfrentamientos incesantes las trasforma, las
   refuerza, las invierte; los apoyos que estas
   relaciones de fuerza encuentran con otras, de
   manera que forman una cadena o sistema, o,
   por el contrario, los desplazamientos, las
   contradicciones que las aislan unas de otras;
   finalmente, las estrategias en las cuales entran
   en vigor y cuyo proyecto general o
   cristalizacion institucional toma cuerpo en los
   aparatos estatales.

      Aqui entenderiamos el poder como lucha,
   enfrentamiento, relaciones de fuerza; el
   marco de lo que se denomina en otras textos
   Hipotesis Nietzsche (Cfr., Castro, 2004, pp.324-325)
   y que se podria resumir en una
   antinomia: donde hay poder, hay resistencia al
   poder. De esta forma, el poder que impone, que
   ve, que domina es el mismo que crea las
   ciencias humanas que quieren conocer al
   hombre para dominarlo; el mismo que
   impone la verdad a traves de mecanismos de
   poder como medios de comunicacion, teorias
   de conocimiento o simplemente instituciones
   y de esta forma cumplir el objetivo de poder
   sujetar a los seres humanos.


Retomemos. El enigma del silencio foucaultiano que empieza en el 76 cuando publica La Voluntad del Saber y termina en el 84 con la publicacion simultanea de El Uso de los Placeres y La Inquietud de Si, algunas semanas antes de su muerte, es un punto fuerte para la comprension del concepto de sujeto en su pensamiento. Foucault aludira tal silencio al cansancio y al tedio que le producia la escritura de los libros (Cfr., Gros, 2002, p.483). A partir de las investigaciones que realizaba acerca de La Historia de la Sexualidad, Foucault encuentra que hubo momentos en la antiguedad cuando las relaciones del sujeto con la verdad se abordaban de una forma distinta a como el las habia descrito en La voluntad del saber. Aqui, el sujeto y la verdad no se relacionan desde el exterior en una posicion de poder dominante, sino a partir de una relacion irreductible de existencia. Por lo tanto, es posible un sujeto verdadero, ya no en el sentido de subjecion o subjetacion, sino en el sentido de subjetivacion.

Lo que descubrio el pensador frances al investigar la historia de la sexualidad fue algo revelador: la relacion que el sujeto entabla consigo mismo. En el 76, la sexualidad interesa a Foucault como la gran empresa de normalizacion del occidente moderno. Como hemos dicho, para el Foucault de la decada de los 70 el poder disciplinario corta a los individuos a su medida; por ejemplo, en La Voluntad de Saber el pensador frances nos muestra como nuestra identidad esta predeterminada por un poder dominante, advirtiendo que ese poder no solo es represivo sino productivo. Pero con los ultimos tomos de la Historia de la Sexualidad la perspectiva cambia: el estudio historico de la relacion con los placeres en la antiguedad clasica y tardia ya no se construye como la demostracion y denuncia de una vasta empresa de normalizacion concebida por el Estado y sus soportes laicalizados. Foucault declara de improviso: el tema de mis investigaciones no es elpoder sino el sujeto y tambien no soy en modo alguno teorico delpoder (Cfr., Gros, 2002, p.484).

De este modo la sexualidad es un ambito entre otros para estudiar el eje central de su reflexion, a saber: la relacion entre el sujeto y la verdad. El sexo ya no solo revela el poder sino la relacion del sujeto con la verdad:

... esta vez el sujeto se autoconstituye con la ayuda de las tecnicas de si, en vez de ser constituido por las tecnicas de dominacion (poder) o tecnicas discursivas (saber) [...] a partir de la decada de 1980, al estudiar las tecnicas de si propiciadas por la antiguedad griega y romana, Foucault pone de manifiesto otra figura del sujeto (Gros, 2002, p.484).

De esta forma, se entrega en los 80 al analisis de las tecnicas de si. Este trabajo le va a permitir cambiar su pregunta de investigacion: en un caso, se trataba de saber como se gobernaba a los locos--lo afirma en una entrevista en Mayo del 84 (Foucault, 1999b, p.371 [ed. en frances: Foucault, 2001b, p.1482])--ahora, como se gobierna a uno mismo [...], ahora quisiera mostrar como el gobierno de si se integra en una practica del gobierno de los demas. Son, en definitiva, dos vias inversas de acceso a una misma pregunta: como se forma una experiencia donde estan ligadas la relacion consigo mismo y la relacion con los demas.

Asi pues, la critica de M. Foucault es a un sujeto como sustancia, ahistorico, experiencia originaria, soporte trashistorico de valores universales. El verdadero trabajo estaria centrado en el analisis de experiencias--tal como aparece en la introduccion al segundo volumen de La Historia de la Sexualidad, donde la sexualidad servira de tapete para iniciar el estudio de las modalidades historicas de subjetivacion, que llevara, al mismo tiempo, a la problematizacion general de un sujeto etico, es decir, un sujeto que puede constituirse a partir de unas practicas de si. Al mismo tiempo, esta cultura de si implicara otros modos de resistir al poder, por ejemplo, la escritura de si mismo o el concepto de parrhesia (Chavez, 2012, pp.175-185) como un decir la verdad: la palabra verdadera obrara como resistencia al poder.

Bien hariamos en decir, que la etica de Foucault es una etica agonal: se trata en esta etica de no proponer un camino o un solo angulo, no hay una forma definitiva o una trasformacion radical susceptible de permitir una subversion total, entiendase como un enfrentamiento constante, como un agonismo: en lugar de hablar de una libertad esencial--dice M. Foucault (1981, p.88 [ed. en frances: 2001b, p.1057)--, habria que hablar mejor en terminos de agonismo --de una relacion que es al mismo tiempo de incitacion reciproca y de lucha; esto es, no tanto una relacion de oposicion frente a frente que paraliza a ambos lados, como una provocacion permanente. Una relacion inquietante entre uno mismo y los otros, que implica la pregunta por el presente en el que vivimos y pretende hacer del arte de vivir una estetica de la existencia.

Que mejor que entregar la palabra a otro para poner un limite, y mas aun si ese otro, siendo un poeta, puede resumir lo dicho por uno mismo:

De lo uno a lo otro. Es el gran tema de la metafisica. Todo el trabajo de la razon humana tiende a la eliminacion del segundo termino. Lo otro no existe: tal es la fe racional, la incurable creencia de la razon humana. Identidad = realidad, como si, a fin de cuentas, todo hubiera de ser, absoluta y necesariamente, uno y lo mismo. Pero lo otro no se deja eliminar; subsiste, persiste; es el hueso duro de roer en que la razon se deja los dientes. Abel Martin, con fe poetica, no menos humana que la fe racional, creia en lo otro, en la esencial Heterogeneidad del ser, como si dijeramos en la incurable otredad que padece lo uno (Machado, 2004).

RECIBIDO: MARZO 12, 2014; ACEPTADO: JUNIO 1, 2014

V. REFERENCIAS

Castro, E. (2004). El vocabulario de Michel Foucault. Buenos Aires, Argentina: Universidad Nacional de Quilmes

Chavez, H. (2012). Un acercamiento al concepto de sujeto en el pensamiento de Michel Foucault: del ser humano al sujeto y el gobierno de si mismo como practica de libertad. Cali, Colombia: Universidad del Valle

Deleuze, G. (1999). Conversaciones. Valencia, Espana: Pre-textos

Deleuze, G. & Guattari, F. (1977). Capitalisme et Schizophrenie, 1.1: L'Anti-OEdipe. Paris, Francia: de Minuit

Foucault, M. (1980). La verdad y las formas juridicas (A verdae e las formas juridicas). Madrid, Espana: Gedisa

Foucault, M. (1982b). Mesa redonda del 20 de mayo de 1978. En La imposible prision: debate con Michel Foucault. Barcelona, Espana: Anagrama

Foucault, M. (1991). Sujeto y poder (traduccion de Maria Gomez y Camilo Ochoa). Bogota, Colombia: Carpe diem

Foucault, M. (1999a). Michel Foucault. Estrategias de poder. Obras esenciales Vol. II. (Introduccion, traduccion y edicion Julia Varela y Fernando Alvarez). Barcelona, Espana: Paidos

Foucault, M. (1999b). Michel Foucault. Estetica, Etica y Hermeneutica. Obras esenciales. Vol. III, (Introduccion, traduccion y edicion Angel Gabilondo). Barcelona, Espana: Paidos

Foucault, M. (2001a). Dits et ecrits I, 1954-197. Paris, Francia: Gallimard

Foucault, M. (2001b). Dits et ecrits II, 1976-1988. Paris, Francia: Gallimard

Foucault, M. (2002). La hermeneutica del sujeto (L'hermeneutique du sujet. Cours au College de France. 1981-1982. Traduccion de Horacio Pons). Ciudad de Mexico, Mexico: Fondo Economico de Cultura

Foucault, M. (2003). La estructura de interpretacion genealogica. En El yo minimalista y otras conversaciones. Buenos Aires, Argentina: La Marca

Foucault, M. (2005). Vigilar y castigar (Surveiller et punir, editions Gallimard, Paris, 1975. Traduccion de Aurelio Grazon). Buenos Aires, Argentina: Siglo XXI

Foucault, M. (2007). Historia de la sexualidad 1. La voluntad de saber (Traduccion de Marti Soler). Ciudad de Mexico, Mexico: Siglo XXI.

Foucault, M. (2009). Yo, Pierre Riviere: habiendo degollado a mi madre, a mi hermana y a mi hermano (Moi, Pierre Riviere, ayant egorge ma mere, ma soeur et mom frere, Editions Gallimard, 1973). Barcelona, Espana: Tusquets

Gros, F. (2002). Situacion del curso. En M. Foucault, La hermeneutica del sujeto (L 'hermeneutique du sujet. Cours au College de France. 1981-1982. Traduccion de Horacio Pons). Ciudad de Mexico, Mexico: Fondo Economico de Cultura

Machado, A. (2004). Juan de Mairena II. Madrid, Espana: Catedra Morey, M. (1983). Lectura de Foucault. Madrid, Espana: Tauros

Rajchman, J. (2001). Lacan, Foucault y la cuestion de la etica. Ciudad de Mexico, Mexico: Epeele

Schmid, W. (2002). En busca de un arte de vivir. La pregunta por el fundamento y la nueva fundamentacion de la etica en Foucault (traduccion de German Cano). Valencia, Espana: Pre-textos

(1) Nos referimos al cambio de interes en abordar la pregunta por el saber, por el poder y por la subjetividad. Por desplazamientos no entendemos abandonos, sino mas bien extensiones, amplificaciones del campo de analisis, que inevitablemente surgen de la preocupacion por llevar a cabo una reconstruccion de la teoria, en este caso, una reconstruccion de la teoria del sujeto.

(2) En el punto de confluencia entre la "Historia de la locura" y "las palabras y las cosas" se encontraba [...] ese problema central del poder que yo habia aislado por entonces muy mal--Foucault, Verdad y Poder (en Foucault (1999b, p.44; [ed. en frances, p. 192]); y Entretien avec Michel Foucault (en Foucault (2001b, p.140]; Cuando ahora lo pienso de nuevo me pregunto, ?de que pude hablar, por ejemplo, en la <<Historia de la Locura>> o en "El Nacimiento de la Clinica", si no era del poder?" (Foucault, 2001b, p.46 [ed. en frances, p. 142).

(3) En las siguientes paginas nos apoyaremos en este autor y algunos de sus textos, pues consideramos que en este intento hermeneutico sobre el pensamiento de Michel Foucault, Miguel Morey nos sera de gran ayuda, siendo este autor el encargado de gran parte de las ediciones, introducciones y comentarios al castellano de los textos de M. Foucault. Advertimos el descontento que nos produce el no contar con la suerte de haber tenido, como es el caso de Morey, una comunicacion personal con Michel Foucault.

(4) Cfr., Foucault, Michel, "Verdad y poder", en Michel Foucault. Estrategias de poder. Obras esenciales Yol. II, ed. cit., p 46 [ed. en frances: 192. "Entretien avec Michel Foucault>>, en Dits et ecrits II, 1976-1988, ed. cit., p. 142] (<<Solo se pudo comenzar a realizar este trabajo [el analisis del poder] a partir de 1968, es decir, a partir de las luchas cotidianas y realizadas por la base, con aquellos que tenian que enfrentarse al poder en los eslabones mas finos de la red del poder"); Vease tambien, Entrevista con Ducio Trombadori, Coloquio con Foucault, 10-17, Cooperativa editrice, 1981, p. 238. [ed. en fraces: 281. "Entretien avec Michel Foucault" (<<Conversazione con Michel Foucault" (<<Entretien avec Michel Foucault>>; entretien avec D. Trombadori, Paris, fin 1978), Il Contributo, 4e annee, no 1, janvier-mars 1980, pp. 23-84), en Dits et ecrits II, 1976-1988, ed. cit., p. 861].

(5) Cfr., Id., "Mesa redonda del 20 de mayo de 1978", en La imposible prision: debate con Michel Foucault, Anagrama, Barcelona, 1982. pp. 55-83.

(6) El mismo Foucault afirma que comenzo a leer a Nietzsche entre 1952 y 1953, al cual llego a traves de la lectura de Heidegger, tal lectura servira posteriormente para plantear las bases de su analisis sobre el poder (Cfr., Id., "El retorno de la moral", en Michel Foucault. Estetica, Etica y Hermeneutica. Obras esenciales. Yol. III, (Introduccion, traduccion y edicion Angel Gabilondo), Paidos, Barcelona, 1999, p. 388 [ed. en frances: 354. <<Le retour de la morale>> (<<Le retour de la morale", entretien avec G. Barbedette et A. Scala, 29 mai 1984, Les Nouvelles litteraires, no 2937, 28 juin-5 juillet 1984, pp. 36-41.), en Dits et ecrits II, 1976-1988, ed. cit.]. En otra entrevista, senala que llego a Nietzsche a causa de la lectura previa de Bataille (Cfr., Id., "Estructuralismo y postestructuralismo", en: Michel Foucault. Estetica, Etica y Hermeneutica. Obras Esenciales Yol. III, ed. cit., p. 313-314 [ed. en frances: 330. " Structuralisme et poststructuralisme ", en Dits et ecrits II, 1976-1988, ed. cit.].

(7) Foucault (1999b, p.381 [ed. en frances, p.354]; 2001b, p.1515]. Como se dijo anteriormente, es la ultima entrevista que Foucault, a pesar de su gran agotamiento, acepta y que se elabora, de hecho, a partir de dos entrevistas cruzadas. Al terminar su transcripcion, Foucault estaba ya hospitalizado y encargo a Daniel Defert su revision. Aparecio tres anos despues de su muerte.

(8) Cfr. Foucault (1999b, p.386). A pesar de que en esta misma entrevista M. Foucault dira que toda la antiguedad es un profundo error, concluye que hay un retorno a cierta forma de experiencia griega; dicho retorno es un retorno a la moral. El decir de Foucault, ademas de justificar el titulo de la entrevista, justifica, en gran parte, la propuesta filosofica al final de su vida.

(9) [...] es cierto que cuando escribi el primer volumen de la Historia de la Sexualidad, hace ahora siete u ocho anos, tenia absolutamente la intencion de escribir estudios de historia de la sexualidad a partir del XVI y de analizar el devenir de ese saber hasta el siglo XX. Y haciendo ese trabajo me di cuenta de que la cosa no marchaba; quedaba un problema importante: ?Por que habiamos hecho de la sexualidad una experiencia de la moral? Entonces me encerre, y abandone los trabajos que habia hecho sobre el siglo XVII y empece a remontarme a siglos anteriores (Foucault, 2001b p.1389).

(10) El prefacio de la version en ingles de tal libro (1977) pertenece a Michel Foucault, en el declara, implicitamente, el desplazamiento de su pensamiento el cual quiere homogenizar a toda Europa (Foucault, M., "Prefacio", en Michel Foucault. Estrategias de poder. Obras esenciales. Yol. II, ed. cit., p. 385-388 [ed. en frances: "Preface" (trad. F. Durand-Bogaert, in Deleuze (G.) et Guattari (F.), Anti-Oedipus: Capitalism and Schizophrenia, New York, Viking Press, 1977, pp. XI-XIV), en Dits et ecrits II, 1976-1988, ed. cit., p. 131-133].

(11) Traduccion del autor

(12) Morey compara el proyecto de La Voluntad de Saber con el llevado a cabo en La Historia de la locura, encontrando un punto en comun: el modelo propuesto aqui se empareja, transformandolo, con el que cerraba en La Historia de la Locura. El desplazamiento final de Historia de la locura es evidente. Reforzandose ambos puntos de vista en un espacio comun: el psicoanalisis.

HF/asilo el hombre su locura su verdad

VS/divan el hombre su sexo su verdad

(Loc. cit., en la nota); por otra parte, Morey no es el unico que fija su interes en el mensaje provocativo que esta implicito en La Voluntad de Saber cuyo destinatario sera el psicoanalisis. Autores como Jean Allouch o J-M Miller han inspeccionado, por vias muy diferentes, este asunto que resulta trascendental para el psicoanalisis contemporaneo, respecto de ciertos fundamentos que, a veces, en el discurso del psicoanalisis, se dan por sentados en su particular abordaje-construccion de la sexualidad. Las hipotesis que Foucault despliega en este libro acerca de aquello que tanto Freud como Lacan ubican como fundamento de la concepcion psicoanalitica: la sexualidad. La perspectiva de Foucault, su concepcion, su forma de construirla, a diferencia del psicoanalisis, no esta centrada ni en la represion ni en la Ley, menos aun en la que para el psicoanalisis funciona como Ley de Leyes: la ley de prohibicion del incesto. El extendernos en este analisis ameritaria un trabajo diferente al planteado en este texto.

(13) Por dispositivo podemos entender el objeto de descripcion del periodo genealogico, es decir, el analisis de un dispositivo disciplinario y un dispositivo de la sexualidad. Esta funcion la ocupa el concepto de Episteme en el periodo arqueologico. Asimismo, este cambio de concepto, entre un periodo y otro, se debe a falta de un analisis profundo del poder, de sus manifestaciones discursivas y no discursivas. A esta necesidad responde la introduccion del concepto de dispositivo como objeto de la descripcion genealogica (Cfr., Castro, 2004, pp.98-99).

Hector Reynaldo Chavez Muriel

hector.chave200@USC.edu.CO

Universidad Santiago de Cali, Colombia

Hector Reynaldo Chavez Muriel, Psicologo de la Universidad Cooperativa de Colombia, Cali-Colombia. Magister en Filosofia de la Universidad del Valle (Mencion honorifica de tesis Laureada), Cali-Colombia. Formacion y practica en psicoanalisis. Profesor del Programa de Psicologia y del Departamento de Humanidades de la Universidad Santiago de Cali: Coordinador de Investigaciones del Programa de Psicologia.
COPYRIGHT 2014 Universidad Santiago de Cali
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Chavez Muriel, Hector Reynaldo
Publication:[Con]textos
Article Type:Ensayo
Date:Apr 1, 2014
Words:7567
Previous Article:Presentacion.
Next Article:Aportes historicos del municipio de la Villa de Nuevo Salento del departamento del Quindio.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters