Printer Friendly

Phylum, especie e individuo en Xavier Zubiri.

Realizamos un recorrido por la ontologia de Xavier Zubiri propuesta en Sobre la esencia para descubrir como aborda el problema de la esencia quidditativa. Tras consideraciones previas, se analiza la tradicional concepcion de esencia especifica desmigajando paulatinamente la relacion esencia-especie-individuo. Con el phylum entendido como esquema constitutivo transmitido geneticamente y la especie como lo que constituye la pertenencia del engendrado a su phylum, la esencia quidditativa es mostrada como momento de la esencia constitutiva individual.

Palabras clave: esencia quidditativa, esencia constitutiva, phylum, especie.

This article studies the ontology proposed by Xavier Zubiri in his work Sobre la esencia [On Essence], in order to discover how he treats the problem of the quidditative essence. After certain prior considerations, the article examines the traditional conception of specific essence, gradually disarticulating the essence-species-individual relation. With the phylum understood as a constitutive scheme transmitted genetically, and the species as that which constitutes the belonging of an organism to its phylum, the quidditative essence is shown to be a moment of the individual constitutive essence.

Keywords: quidditative essence, constitutive essence, phylum, species.

**********

Uno de los grandes atractivos de la filosofia de Xavier Zubiri es que, lejos de levantar el vuelo conceptual y sostenerse en lo abstracto, conceptos cientificos y reflexiones metafisicas cristalizan vinculados en la realidad fisica. Por otro lado, la complejidad y amplitud del objeto de su reflexion hace dificil introducir y abordar con profundidad cualquiera de sus cuestiones por la necesaria interrelacion de su discurso. Ire hilando de modo sintetico aspectos vitales de su ontologia para mostrar con rigurosidad como aborda la compleja relacion esencia-especie-individuo, centrandome principalmente en el valioso legado que nos ha dejado en Sobre la esencia (1).

1. EL NUEVO PARADIGMA ZUBIRIANO

Zubiri aporta un nuevo modelo a la concepcion de la realidad y del hombre ofreciendo una alternativa a la vision tradicional de la sustancia y al existencialismo propuesto por Heidegger.

Heidegger reconoce en la esencia del hombre un salto cualitativo frente al resto de realidades, pero lejos de caracterizar su esencia, la transforma en un "tener que ser", en una mera existencia.

A pesar de la fuerte influencia de las tesis heideggerianas en el pensamiento actual, no me parece aceptable su propuesta de eliminacion de la esencia. Coincido asi con Pilar Fernandez Beites cuando sostiene:

"Frente a esta tesis heideggeriana, que elimina la esencia del hombre a favor de una existencia que facilmente se convierte en un mero acontecer del ser (un acontecer no subjetivo, no humano), hay que afirmar que el hombre posee una esencia --y, ademas, una esencia estrictamente individual-- que no se agota en la mera existencia" (2).

El alto interes de la teoria del filosofo espanol reside en que no se amedrento en defender frente a Heidegger que la bien apuntada existencia exige una esencia previa que permita hacerse:

"[...] existir como caracter del "de suyo" y comportarse con vistas al existir, seria imposible si el hombre no tuviera que comportarse con necesidad metafisica y a priori respecto su existir. [...] No hay prioridad de la existencia sobre la esencia, sino que se trata de una esencia que 'de suyo' se comporta operativamente respecto a su propia realidad, porque, y solo porque, es una esencia trascendentalmente abierta" (3).

Xavier Zubiri propone una teoria de la sustantividad con la que intenta ampliar la teoria tradicional de la sustancia (4), conservando la sustancia como parte de la sustantividad. Su logro ha sido sustituir el eje ontologico tradicional de la sustancia por el de la sustantividad. A grandes rasgos y a modo de introduccion, frente a la inherencia que encontramos en el planteamiento sustancial (la razon formal del accidente es inherir en la sustancia), en la unidad esencial se da una coherencia, un co-herir de cada nota con todas las demas, siendo esta la unidad formal de un estructura a la que denomina sistema. En este sentido la esencia, a diferencia de corresponder con lo que meramente es, seria aquello en que la cosa consiste (5).

La esencia humana en la antropologia de Zubiri deja de ser un sujeto estatico soporte de cambios accidentales. La teoria de la sustantividad permite cambios no accidentales que dan cabida al "ir haciendose" de la realidad humana que subraya el existencialismo.

Zubiri explica la sustantividad como el sistema de notas constitucionales que tiene la propiedad de ser clausurado y ciclico.

"Un sistema es una unidad primaria e intrinseca, en la cual las diversas notas no son sino momentos parciales, posicionalmente interdependientes, en los que se actualiza el sistema como unidad. Las notas a las que nos referimos son las constitucionales, es decir, las notas de tipo formal no adventicias, esto es, las no debidas a la conexion de unas con otras. Cuando aquella unidad forma un conjunto clausurado es cuando tenemos ya el sistema. Y entonces es tambien cuando tenemos, estrictamente hablando, sustantividad" (6).

La unidad intrinseca y clausurada de notas constitucionales hace de la cosa real algo "entero", "completo", "autonomo" algo primariamente "uno", esto es, suficiente dentro de la linea de la constitucion (7). Como puede apreciarse es de vital importancia presentar la sistematizacion de las notas de la realidad para una completa y correcta comprension de la ontologia Zubiriana, tema que tratare a continuacion.

2. NOTAS DE LA REALIDAD

Como hemos apuntado, toda sustantividad esta formada por un conjunto de notas que se adhieren unas a otras de forma determinada (co-herencia) formando un sistema. A modo introductorio es importante senalar como Zubiri clasifica esas notas de la realidad para, a partir de la comprension de lo real, alcanzar la comprension de las notas que nos diran acerca de la esencia de lo real.

Las notas causales son "las que se refieren a su conexion activa o pasiva, necesaria o no, con otras realidades" (8). Estas notas no las posee en si misma la cosa, asi que no ingresan en la consideracion de lo esenciado (sustantividad).

Las notas formales son aquellas que hacen referencia a la cosa considerada en si misma, independiente de otras realidades. Dentro de estas podemos encontrar las adventicias, que aun perteneciendo a la indole de la cosa misma, han sido adquiridas por su conexion con otras quedando excluidas del ambito de lo esenciado (9). Estas presuponen el sistema ya constituido perteneciendo a el por factores extrinsecos al sistema (10).

Puede parecer que haya cierto problema en considerar las notas formales como notas consideradas en si mismas --con independencia a la conexion-- y, por otro lado, entender las adventicias (incluidas en las formales) como adquiridas por conexion con otras realidades (11). Para solucionarlo hemos de caer en la cuenta de que la cosa posibilita la cabida de las notas adventicias frente a las constitucionales que forman la indole de la cosa. Consciente Zubiri de la peculiar necesidad de las adventicias de requerir de la cosa en si misma, el filosofo diferencia la "necesidad posibilitante" de las formales adventicias y la "necesidad necesitante" de las constitucionales (12).

Dentro de las notas formales se encuentran las constitucionales, aquellas que formalmente son parte de la indole de una cosa sin que se deban a relaciones de esa cosa con otras realidades. Incluidas en estas notas nos encontramos las notas constitutivas y las no constitutivas. Las constitutivas responden a lo invariable, a la esencia estricta, a la clasica concepcion de sustancia. A este conjunto de notas Zubiri lo denomina subsistema de notas constitutivas.

Las notas constitucionales no constitutivas "no se deben a esta conexion, sino a la indole misma de la cosa, o cuando menos a la sinergia de ambos factores (indole y conexion)" (13). Estas forman parte de una cosa sin que se deba solo a relaciones de esa cosa con otras realidades. Lo interesante de estas notas es que, formando parte de la indole de la cosa misma y no siendo "accidentales", poseen variabilidad (14).

No hay que confundir lo constitucional con lo constitutivo. Constitucion hace referencia al sistema de notas que determinan el modo propio de ser algo fisico e irreductiblemente uno, es decir, sustantivo. Constitutivo es aquello que forma primariamente esa unidad constitucional. "En la unidad primaria, una vez existente, cada nota es funcion de las demas, de suerte que solo en y por su unidad con las restantes es cada nota lo que es dentro de la cosa real" (15).

No es que tengamos dos sistemas de notas, uno de notas constitucionales, y otro de notas constitutivas, sino un unico sistema constitucional sustantivo, donde las notas meramente constitucionales son momentos de la unidad de sustantividad por estar apoyadas en el sistema o unidad de notas constitutivas. Las notas fundadas e infundadas son constitucionales, pero solo las infundadas son constitutivas.

Llegados a este punto, me parece importante senalar como cristaliza la ontologia, y mas concretamente la division de notas de la realidad zubiriana, en una cuestion de maxima actualidad que sobrepasa la mera teoria filosofica: el estatuto ontologico del embrion.

Basandose en la antropologia de Xavier Zubiri, es ampliamente conocida la tesis de Diego Gracia (16) en la que apunta que al necesitar el embrion factores extrageneticos y extracigoticos para su correcto desarrollo, el embrion no posee suficiencia constitucional ya que no posee todo lo esencial. Estos factores epigeneticos son considerados esenciales, y sin ellos no cabe reconocer en el embrion humano una sustantividad estrictamente individual, una sustantividad humana, es decir, una persona.

En la misma linea, Carlos Alonso Bedate explica que los factores epigeneticos introducidos en el embrion durante el estadio de la implantacion son esenciales para el desarrollo morfogenetico del organismo. La esencialidad de estas notas es tomada como prueba de la falta de suficiencia constitucional en el embrion preimplantatorio (17.)

Frente a este razonamiento ampliamente extendido, y desde un punto de vista biologico, hay que tener en cuenta que los factores extrinsecos son solo incorporados al sistema gracias a mecanismos del propio sistema que permiten su paso. Esta tesis es tambien defendida por el academico Antonio Garcia Bellido, refiriendose a las modulaciones en el desarrollo causadas por elementos epigeneticos como "operaciones permisivas mas bien que instructivas" (18), necesitados de apogenomas siempre preexistentes.

Los factores externos al programa genetico dan lugar a notas constitucionales no constitutivas; estas son notas que van a formar parte del sistema pero que estan determinadas por otras notas. Me alineo en este punto con P. Fernandez Beites quien afirma con claridad a este respecto que "los elementos meramente constitucionales del cigoto son necesarios, ya que sin ellos no hay sustantividad, pero lo decisivo es que estos elementos se fundan en los genes y no la inversa" (19).

3. DIMENSIONES DE LA VERDAD REAL

Antes de afrontar aspectos propios de la esencia, considero razonable rescatar --siempre de Sobre la esencia--, como plantea el autor los distintos niveles de conocimiento de la realidad. Zubiri se propone analizar las dimensiones de la verdad real, y para ello ofrecere un apunte introductorio sobre la inteleccion en Zubiri.

La cosa real "da" verdad. Lo verdadero "verdadea" en la inteleccion, inteleccion que envuelve un fundamento que da verdad. Inteligir es, en Zubiri, aprehender una cosa en su formalidad de realidad, y esta pura aprehension es el mero acto de inteligir. La inteligencia actualiza la cosa real en la propia inteligencia y, por tanto, lo intelegido en cuanto intelegido es una mera actualizacion (20).

"Lo propio y lo formal de la inteleccion consiste en aprehender algo como real, y simplemente en actualizarlo como real. La inteligencia no hace la cosa, pero consiste pura y simplemente [...] en tener justamente en ella y ante ella meramente actualizado aquello que la cosa es ya como realidad" (21).

Cuando hay algo ante nosotros, lo propio y formal de la inteleccion es, segun Zubiri, actualizar la cosa como real. Antes de analizar cualquier contenido, por muy claro que se nos presente, la cosa nos es presente a nuestra inteligencia como realidad, como algo "de suyo" (22). Su caracter de realidad no se limita a estar presente en el acto intelectivo, si no que se presenta como una prioridad respecto del acto intelectivo mismo, que consiste justamente en su version a la realidad. Contenido y realidad son dos dimensiones distintas de la cosa.

Las cosas reales, por tanto, poseen independencia de la inteligencia, son realidad verdadera, aunque las conocemos por ser actualizadas en ella. La verdad primaria y radical, la verdad real (23), corresponde, despues de lo expuesto, a la reactualizacion de la realidad en la inteleccion de la cosa, verdad que, siendo en la inteligencia, es formal y radicalmente de la cosa misma. Se entiende asi que Zubiri hable de esta verdad como ratificacion.

Tras esta somera contextualizacion y siguiendo el hilo de Sobre la esencia, sintetizare a continuacion las distintas dimensiones de la verdad real (24):

1. La cosa real es fisicamente actual y esta formada por multitud de notas. Las notas actualizan la cosa, "y son riqueza no tomadas en y por si, sino en cuanto actualidad descubridora de la cosa" (25). La proyeccion de la realidad entera de la cosa real en la dimension de la riqueza es lo que llamamos "manifestacion". En este punto tenemos que tener cuidado porque el termino manifestacion no tiene que entenderse como necesitante de una inteleccion. Al ser actualizadas a su vez por la inteligencia, ponen al descubierto la cosa. La cosa es ratificada por nosotros al ser descubierta en y por las notas, en lo que Zubiri llama patentizacion. No hay que confundirlo con el concepto de desvelacion propio del existencialismo, ya que esta requiere una actualizacion previa.

2. La verdad real tambien posee una verdad fiable. Las notas actualizan en la inteligencia a la cosa real como algo que merece confianza. Es verdad aquello de lo que se puede estar seguro. La seguridad que nos ofrecen responde a la solidez con que las notas actualizan la cosa. La actualizacion en la inteligencia de la cosa real en esta dimension de solidez es lo que Zubiri llamara firmeza.

3. La cosa real esta actualizada en sus notas en el respecto general de estar siendo. La actualidad de la cosa entera en sus notas, en esta dimension, es lo que llamamos efectividad, pero no olvidemos que nada tiene que ver esto con la inteleccion. Por otra parte, la efectividad de la cosa en la inteleccion es la constatacion.

A continuacion ofrezco un esquema de las dimensiones de la realidad junto al movimiento de la inteleccion correspondiente derivadas de la exposicion en Sobre la esencia (26).

En este analisis de la textura dimensional la plenitud de lo que la cosa es nos ha descubierto en la realidad verdadera la realidad simpliciter. La riqueza de las notas, para su solido estar siendo, no es un simple sumatorio de las mismas. Zubiri se percata de que unas notas de la realidad ofreceran la solidez de su estar siendo, y el trabajo sera descubrir cuales son esas notas.
                                RIQUEZA         SOLIDEZ     ESTAR SIENDO

Actualizacion    En la cosa     Manifestacion   Firmeza     Efectividad
de notas
                 En             Patentizacion   Seguridad   Constatacion
                 inteligencia

Movimiento de la inteleccion    Aventura        Razonable   Ciencia


4. NIVELES DE REALIDAD

Como ya hemos apuntado en la introduccion, Zubiri considera el mundo desde un punto de vista estructural-dinamico, opuesto a la consideracion estatica con lo que habitualmente se asocia la concepcion tradicional de sustancia. De esta manera, la realidad se nos muestra como "un movimiento progresivo y evolutivo desde la realidad meramente singular a la estricta realidad individual sustantiva" (27). Esta concepcion dinamica nos ofrece una realidad estratificada en niveles estructurales bien definidos que explicare a continuacion.

Cabe senalar a este respecto una distincion clave en Zubiri acerca de lo singular y lo estrictamente individual. Lo singular es individualidad numeral (ser individuo es simplemente no ser otra cosa), mientras que individualidad estricta es la individualidad que no solo se distingue de lo otro, sino que "posee una interna determinacion" (28).

Nos encontramos con un primer nivel de realidades, el orden de lo material inorganico, donde particulas, atomos y moleculas poseen una singularidad (individualidad singular) pero no una estricta individualidad. Hay en este orden una "multiplicidad indefinida puramente numerica" (29).

En este caso tenemos una esencia constitutiva "unica". Las particulas, o elementos fisicos tienen esencia constitutiva, pero cada una "repite" exactamente todas y solamente las notas constitutivas, siendo individuos singulares. La distincion entre ellos consiste simplemente en que el uno no es el otro pues carecen de toda diferencia interna, son unidades numerales.

Un segundo orden corresponde a la estabilizacion de la materia, paso entre la mera singularidad y la individualidad, donde no hay dos trozos de materia identicos. En ella Zubiri habla de "simples <<conformaciones>>, esto es, meros agregados de unidades singulares dotados de <<unicidad>>" (30).

Hay un tercer momento definido por la vitalizacion de la materia estable, un estadio previo a la individualidad estricta ("quasi-individualidad" (31)) que abarca a todos los seres vivos, exceptuando al hombre. No posee estricta individualidad pero si un escalon mas elevado que la mera singularidad, apareciendo en este orden la "multiplicacion", la cual tiene una precisa estructura metafisica: ser generacional. De ello hablaremos mas adelante.

En ultimo lugar nos encontramos con el hombre y con la "inteligizacion de la animalidad" (32). Como puede observarse, hay una progresiva individualizacion y sustantivacion que parte de la materia hasta llegar evolutiva y dinamicamente al hombre, sustantividad e individualidad plena.

La individualidad es en Zubiri un momento constitucional de lo sustantivo y no un caracter mas de la sustantividad. La filosofia de Aristoteles se situa en la perspectiva de la especie y accede a la categoria de individuo por concrecion. La razon es, para Zubiri, que este autor se mueve en el ambito conceptual y no en el orden fisico de las cosas. Segun Zubiri, en la filosofia aristotelico-tomista lo individual era lo accidental y producto de una individuacion de la especie o quididad mientras que el mantiene que "no hay individuacion de la especie, sino especiacion del individuo" (33). La especie pasa a ser un momento secundario y fundado en lo individual (34).

5. LO ESENCIABLE Y LO ESENCIADO

Zubiri entiende la esencia como un "momento estructural fisico de las cosas tomadas en y por si mismas" (35). La cosa real esta formada por un conjunto de notas. Entre esas notas, el objetivo es descubrir cuales de ellas son esenciales, ya que, dentro de las cosas, no todas la notas de lo real son esenciables, y dentro del ambito de lo esenciable no todas son esenciadas.

Zubiri se encuentra con varios problemas a la hora de tratar de descubrir lo esenciado de la realidad. Por un lado, la esencia no puede faltar a la cosa real, le es necesario, pero, ;de que manera necesario? Tambien senala que dentro de lo esenciable hay algunas cosas que son verdadera esencia, la realidad esenciada, ?cuales son estas que llamamos verdaderas esencias?

Por otro lado, la esencia es unidad primaria de sus notas y principio necesitante, pero ?cuales son esas notas? ?En que consiste la funcion especial y propia del sistema de notas? Siguiendo el discurso del texto zubiriano, explicare el ambito de lo esenciable y lo esenciado, para abordar seguidamente la esencia.

Lo esenciable es algo que la cosa real ha de tener --de lo que no ha de carecer-- para que la cosa sea tal (36). La necesidad esencial es una necesidad real. Recordemos el concepto zubiriano de notas: son todos los momentos que posee la cosa real, no solo las propiedades (bipedo en el hombre), sino lo que se denomina "parte": estructura, composicion quimica, facultades...: "todo aquello que pertenece a la cosa o forma parte de ella en propiedad, como algo suyo" (37).

Zubiri explica que los seres vivos, las sociedades, las galaxias, todo son cosas reales. Una mesa tambien es una cosa real, y posee notas reales (peso, color, densidad...), pero no actuan sobre las demas cosas por su caracter formal de mesa. El caracter de mesa no es una propiedad real suya, no es un momento de su realidad, es "otra cosa". Zubiri diferencia las "cosas-sentido" y las "cosas-reales". En las "cosas sentido", no hay esencia, solo concepto, y solo las "cosas-reales" pueden tener y tienen esencia.

Curiosamente en el lenguaje comun utilizamos lo esencial para todo tipo de cosas, y es que, como audazmente apunta Zubiri, "aprehendidas por el hombre, las cosas irreales en si mismas, producen efectos reales sobre el" (38).

El autor separa el "haber de tener para" y el "haber de tener de". Diferencia la esencia "para" y la esencia "de". Una cosa tiene la necesidad "de tener" una serie de notas "para" actuar de determinada forma. Cuando un sistema de notas es necesario para actuar de determinada forma, no hay una necesidad esencial en sentido estricto: La necesidad esencial en sentido estricto es "para ser real". En este caso, el "para" y el "de" se identifican.

Zubiri ayuda a entender este aspecto con un clarificador ejemplo (39). Un cenicero de plata es una <<cosa-sentido>>, no posee esencia por si y en si, es una cosa "para". Como <<cosa-reab>> nos encontramos ante una cosa "de plata". La esencia es la estructura argentea misma. Aunque podemos decir que la estructura es "de" plata, su esencia es la plata misma: el "de" y el "para" confluyen en su estar siendo plata. El "de" intimo Zubiri lo llama cosa real simpliciter, y el "para", (por ejemplo, reflejar la luz), lo llama secundum quid. El autor apunta que la necesidad esencial es absoluta, es decir, que la estructura de la realidad no depende de un "para que" distinto de ella misma.

6. LA ESENCIA QUIDD1TATIVA Y LA ESENCIA CONSTITUTIVA

Dentro del sistema constitucional, el subsistema de notas constitutivas es, por si solo, individual, y confiere individualidad al individuo. El subsistema no hay que entenderlo como un individuo nuclear dentro del sistema constitucional, ya que "la esencia no es una cosa esencial sino un momento esencial de la cosa" (40). Es decir: el individuo es el sistema sustantivado, pero es el momento constitutivo el que le proporciona individualidad. Zubiri explica magistralmente en este parrafo la precisa relacion entre lo constitutivo y lo constitucional:

"Lo constitutivo no puede escindirse de lo constitucional, ni reciprocamente. No son sino dos momentos de una misma cosa; momentos, de los cuales el primero es la raiz de la individualidad y gracias al cual el segundo cobra caracter individual" (41).

Si los hombres son esencialmente iguales --de ahi que sean todos hombres-- ?es posible que los hombres se diferencien esencialmente? La esencia, entendida en el marco de esta pregunta, es "el minimo predicado intrinseco en que todos convengan" (42). Entendida asi, la minimidad seria a su vez <<ultimidad>>, "aquello en que ultimamente coinciden todos los individuos en todas sus notas preindividuales" (43). Este minimo y ultimo predicado constituye la especie, el quid de la cosa. Asi tomada, esencia seria simplemente a quidditas, la quiddidad, lo expresado en la definicion.

La metafisica tradicional ha intuido de una forma particular estos caracteres: lo minimo como minimo de coincidencia, la Altimidad como indivision y la diferencia esencial, como diferencia "de" esencia, diferencia especifica.

En la concepcion de la esencia "fisica" zubiriana estos momentos no lo son de la esencia especifica, y la relectura es la siguiente: la minimidad hace referencia a "un momento de las notas fisicas constitucionales intra-individuales, el minimo en el sentido de necesidad y suficiencia, para tener las demas notas constitucionales (o no constitucionales), lo que hemos llamado constitutivo. No es minimo de coincidencia sino minimo de constitucion" (44).

La ultimidad es, en el plano de la esencia fisica, "la clausura sistematica, la autosuficiencia en el orden constituyente [ ... ], un sistema constitucionalmente independiente, factualmente absoluto, es decir, autosuficiente en el orden de la sustantividad individual misma" (45).

Llegado este punto estamos en posicion de comenzar a profundizar, al hilo de Sobre la esencia, en la esencia quidditativa. La diferencia esencial es algo mas complejo. Zubiri comienza su discurso partiendo de la tradicional concepcion de esencia (46), refiriendose a lo especifico como "esencia quidditativa", para diferenciar luego lo quidditativo-individua1 (47) y lo constitutivo-individual:

"La esencia quidditativa no es una parte de la esencia constitutiva, sino tan solo un momento fisico de ella, aquel momento por el que la esencia constitutiva de ese determinado individuo coincide con la esencia constitutiva de todos los demas" (48).

La esencia quidditativa, con lo ya anunciado, puede ser entendida como el contenido que "concierne a aquello en que conceptivamente coinciden los individuos" (49). Pero en cuanto a su funcion estructurante (entendida en cuanto fisica y numericamente realizada en cada individuo), Zubiri se percata de que hay varias maneras de tener quiddidad humana, diferentes maneras de ser hombre (50).

Con lo dicho, "por razon de su funcion estructurante, la quiddidad es algo constitucionalmente diferenciado" (51). Es decir, la quiddidad desempena de forma distinta su funcion estructurante, y Zubiri mostrara metafisicamente las diferencias que van a afectar a la esencia misma en una concepcion de la esencia que envuelva por si misma el momento de constitucion.

Las diferencias segun las cuales la quiddidad desempena su funcion estructurante de distintas formas, continua explicando Zubiri, no son diferencias accidentales, ya que la relacion de la quiddidad con la esencia no es predicativa (52). La otra opcion, dice, es entender las diferentes maneras de realizacion de una quiddidad en sentido categorial, pero las distintas maneras no son notas o propiedades de un sujeto llamado quiddidad, no son notas "inherentes" a la quiddidad.

Las diferencias podrian ser inesenciales. Habilmente apunta que de forma abstracta quizas le sea indiferente realizarse en una u otra forma, pero considerada como esencia fisica "le es esencial tener que realizarse de alguna, porque la esencia fisica no se agota en su mero contenido quidditativo, sino que su funcion estructurante es esencial a la esencia misma" (53). Hay un parrafo sintetico iluminador de Xavier Zubiri a este respecto:

"Desde el punto de vista quidditativo, las esencias constitutivas son los diferentes modos de realizacion de la esencia quidditativa, por eso es por lo que, desde el punto de vista de la esencia fisica, la esencia quidditativa no es sino un momento de la esencia constitutiva" (54).

Las diferencias desde un punto predicativo de la esencia quidditativa se presentan con funcion divisoria, como una diferencia "de" esencia especifica. Asi entendido, "dos hombres esencialmente diferentes serian dos realidades de especie distinta" (55). Zubiri entiende la diferencia no como division, sino en su dimension de constitucion. De esta manera, consigue dar un giro clarificador al problema; no hablamos ya de diferencias "de" esencia quidditativa sino de diferencias constitutivas "en" la misma quiddidad:

"Dos hombres tienen inexorablemente diferencias "en" la quididad y, sin embargo, no son "de" quididad diferente, no son de especie distinta. Dentro de cada sustantividad individual estricta hay, pues, una diferencia entre su momento quidditativo-individual y su realidad constitutivo individual. La articulacion de estos dos momentos esta en la necesidad con que en si la quiddidad es fisicamente diferenciada. En su virtud, la diferencia constitutiva es esencial sin ser quidditativa. Las diferencias esenciales individuales dejan intacta la posible identidad especifica quidditativa" (56).

Para hallar la relacion esencia-especie-individuo, Zubiri ha resuelto el problema de la diferencia esencial, partiendo de la quiddidad misma, pero todavia tenemos otro asunto pendiente, y de mayor gravedad: ?como se "especializan" los individuos, como quiddificar al individuo?

El autor comienza por esclarecer una cuestion previa: ?Que es la quiddidad? La quididad responde al quid de algo a "que es algo". En sentido estricto y formal, Zubiri entiende el quid como "el minimo de notas que una cosa ha de poseer para ser todo y solo lo que ella es" (57). El autor da un paso mas anadiendo a esta definicion un doble sentido: la esencia "qua-constitutiva": conjunto de notas constitucionales constitutivas; y la esencia "qua-especifica": conjunto de notas articuladas en forma de genero y diferencia.

Veamos como, con ambos sentidos, va tejiendo la realidad en sus distintos niveles. Una esencia "constitutiva" simplemente repetida en una multitud de individuos semejantes o perfectamente iguales constituira una clase natural. Zubiri advierte que esta unificacion por similitud de esencias constitutivas no es "especiacion" sino "enclasamiento". Por el contrario, para que se produzca una "especiacion" es necesario y suficiente que tolere o implique una unidad fisica y real de multiplicacion de sus esencias constitutivas.

La multiplicacion ha de ser de "causalidad paradigmatica" donde los caracteres constitutivos de la sustantividad originante sirvan de modelo para los individuos producidos, constituyendo asi un phylum. Y, llegados a este punto, Zubiri resuelve la cuestion planteada:

"Aquellos caracteres constitutivos por los que cada individuo pertenece real y fisicamente a un Phylum determinado, son justo los que constituye la especie: la esencia individual ha quedado especificada" (58.)

La esencia fisica es, en primera linea, individual constitutiva, y si tiene capacidad intrinseca --aunque no se realice-- de multiplicacion filetica, sera especiable.

7. TIPOS DE MULTIPLICACION FILET1CA

Zubiri realiza una interesante clasificacion de realidades en relacion con la esencia constitutiva y la multiplicacion filetica. Si hay innovacion, es decir, no hay perduracion filetica, la esencia constitutiva resultante es no especifica. En ese caso, los individuos podrian "enclasarse" conceptivamente con otras realidades que hayan tenido la misma suerte, pero nunca dentro de una clase natural y menos aun en una quiddidad. En este caso, la inespeciabilidad es defectiva.

Zubiri apunta otro tipo de inespeciabilidad: la perfectiva. Esta se produce por una riqueza en la esencia constitutiva resultante tal que la hace unica y, consecuentemente, inespeciable.

Como ya apuntamos, en el mundo material inanimado encontramos esencias constitutivas individuales singulares. Zubiri pone como ejemplo los electrones: la diferencia entre dos electrones es que el uno no es el otro, siendo realidades numerales. Los denominados singulum poseen quid, pero no quidditas ya que no tienen unidad filetica: "no son especiables, pero si enclasables" (59).

Un salto sobre la mera singularidad es, como ya vimos, la "quasi individualidad" que poseen los seres vivos. En ello observamos con claridad unidades fileticas, resultado de una multiplicacion genetica "por generacion". Esta generacion tiene que ser una accion realizada por y desde el (los) individuo(s) generante(s) y ha de transmitir los caracteres de la esencia constitutiva de los progenitores a los originados.

"[ ... ] resulta que la generacion es la constitucion de un phylum y a la vez la constitucion de caracteres fileticos en la esencia constitutiva del engendrado. Ahora bien, no otra cosa son los caracteres especificos: los momentos de la esencia constitutiva que manifiestan su pertenencia a un phylum|" (60).

En la naturaleza encontramos tambien situaciones particulares, como es el caso de las mutaciones, que Zubiri no deja de lado. En el caso que la multiplicacion se de por y desde los progenitores, pero no se traspasen todos los caracteres quiddificables, se hablara de originacion y no de generacion.

Tampoco se le escapa la posibilidad de que la esencia constitutiva resultante de una "originacion" sea la cabeza de un phylum, el primer individuo de una nueva especie. En ese caso, la esencia constitutiva originante es "mas que especiable", es "meta-especiable", tambien denominado "meta-esenciable". Pero, por otro lado, el individuo originante puede ser "meta-esenciable" y el originado no ser especiable (61), o lo que es lo mismo, una esencia originada mutante.

A modo de resumen voy a presentar los tipos de esencias derivados de la multiplicacion filetica hasta ahora expuestos y los tipos de diferencia especifica entre el organismo producido y el causante:

Este analisis nos abre las puertas a la fundamentacion metafisica de la evolucion, pero antes, es necesario, cuanto menos, apuntar un rasgo importante. La esencia es inalterable, inalterabilidad entendida en la linea de la mismidad:

"Si se alteran las notas de la esencia constitutiva, ya no se tiene <<el>> mismo que antes simplemente modificado, sino que justamente al reves, lo que se tiene es <<otra>> realidad, <<otra>> cosa. En este sentido y solo en este, es en el que decimos que las notas de la esencia constitutiva son inalterables" (64).

Zubiri apunta que si la alteracion (65) de lo constitutivo se realiza "en si", se produce la destruccion de la esencia; y si la alteracion tiene lugar en "otro", se da una genesis de esencias (66). Llegados a este punto el autor presenta la genesis constituyente, fruto de la generacion, y la genesis quiddificante, resultado de la originacion metaespeciante. En esta ultima se fundamenta la evolucion:

"Si la genesis afecta tan solo a los caracteres constitutivos individuales qua individuales, entonces la genesis concierne tan solo a la alteridad individual, es un proceso de <<genesis constituyente>> [ ... ]. Pero si concierne a los caracteres quiddificables en cuanto tales, entonces hay esa <<genesis quiddificante>> que debe llamarse evolucion'' (67).

8. LA RELEVANCIA DEL PHYLUM, <<ESQUEMA CONSTITUTIVO>>

Las notas quiddificables son, entonces, aquellas que pueden transmitirse geneticamente y que perduran por interfecundidad, pero aun queda una pregunta por resolver: ?Es todo lo geneticamente transmisible forzosamente quidditativo? Zubiri senala la posibilidad de la transmision de caracteres constitutivos que no pertenezcan a la quiddidad y, como ya hemos visto en el caso de la originacion de nuevas especies, no todo lo quidditativo es necesariamente transmitido.

Para precisar mas el concepto de especie, el filosofo apunta que necesariamente hay que atender mas alla que al originante y al originado: hay que abarcar a la totalidad de individuos de un phylum para comprobar que caracteres se transmiten a todos ellos y cuales se reducen a unos individuos y grupos.

El conjunto de caracteres constitutivos transmitidos en todas las generaciones, aunque no bastan para constituir la esencia completa, es el "<<esquema constitutivo>> segun el cual se <<edifica>> la esencia constitutiva del engendrado" (68). Phylum se define, justamente, por ese esquema constitutivo transmitido geneticamente.

Por otro lado, hay que percatarse que el esquema constitutivo permite grados. Zubiri habla de un esquema constitutivo generico, "prefijado", una linea o plan compartido interespecificamente. Al respecto, apunta con un ejemplo como todos los vertebrados comparten un esquema constitutivo generico sin ser interfecundos. Llegados aqui, la relacion esencia-especie-individuo se ha transformado en un perfecto engranaje donde, alrededor del individuo, gira el phylum y la especie:

"El Phylum es el esquema constitutivo y la especie es lo que constituye la pertenencia de un individuo engendrado a su phylum, el hecho de estar constituido segun un mismo esquema constitutivo" (69).

Como hemos observado, Zubiri ha conseguido unificar biologica y filosoficamente el analisis de especie, y allana el terreno para abordar la esencia especifica del hombre. Segun discurre en Sobre la esencia, este procede de otro phylum animal por originacion, necesariamente meta especiable. El animal humano, posee un rasgo peculiar intransferible e irreductible al psiquismo animal, la inteligencia, por la que el hombre aprehende algo como real y "se enfrenta a las cosas y consigo mismo como realidades" (70).

Al ser el hombre el unico que posee estricta sustantividad individual, es la unica realidad cuya "unidad filetica es estricta y rigurosa especificidad esencial" (71). Es por ello que el animal humano es el unico que se ha definido con rigurosidad por genero proximo y ultima diferencia.

Lo cierto es que la inteligencia ha sido, logicamente, el gran titular de las reflexiones sobre el hombre, pero Zubiri alerta ante la situacion del olvido del genero proximo ante la inercia de definir todo lo que constituye al hombre con la diferencia ultima:

"A veces suele llamarse naturaleza de algo a aquello que constituye su irreductible peculiaridad. Pero eso no nos da todo lo que constituye la especie humana; para ello necesitamos saber, no solo que el hombre tiene una inteligencia irreductible al psiquismo animal, sino tambien todas las notas constitutivas de eso que, con inevitable pero irritante vaguedad, suele llamarse animal como caracter generico de la especie" (72).

Percatarnos de la diferencia ultima nos muestra que somos una especie estrictamente distinta al resto, pero no nos dice "cual" es esta especie. Parte del atractivo de la filosofia de Zubiri reside en la correlacion entre ciencia y metafisica fruto de la identificacion del objeto de la metafisica con lo fisico que realiza el autor (73). Para terminar, un parrafo iluminador que cristaliza de nuevo con el ambito de la realidad biologica:
Multiplicacion                     Esencia
   filetica                      constitutiva
                                Causante

Generante                       Especiable

                Metaespeciante  Meta-especiable
Originante
                Mutante         No meta-
                                especiable (62)

Multiplicacion                                   Diferencia
   filetica
                                Producida        esencial

Generante                       Especiable       "en" la especie

                Metaespeciante  Especiable       "de" especies
Originante
                Mutante         Inespeciable          --
                                (63)


"Los caracteres histologicos y anatomicos pueden, muchas veces --no todas-- ser decisivos; pero nunca son mas que "expresion" de la especificidad, no lo que la constituye, porque no son caracteres constitutivos sino constitucionales. El conocimiento de una especie es, pues, siempre y sin excepcion, aproximado y parcial. Pero como concepto es filosoficamente riguroso: es el grupo de notas constitutivas por las que una esencia constitutiva pertenece a una phylum determinado" (74).

9. CONCLUSION

Zubiri afirma que la esencia quidditativa, en el caso que existiera tal y como la tradicion ha ido intuyendola, es un momento fisico de la esencia constitutiva individual, momento por el que la esencia constitutiva de un individuo coincidiria con la esencia constitutiva de todos los demas. El concepto de phylum adquiere un vital protagonismo a este respecto: phylum es el "esquema constitutivo" transmitido por generacion, es decir, el minimo de notas geneticamente transmitidas por multiplicacion fisica y real de las esencias individuales. La especie es definida como aquello que constituye la pertenencia de un engendrado a su phylum, es decir, cuando el "esquema constitutivo" trasmitido es perdurable por interfecundidad.

Recepcion: 10 enero 2008. Aceptacion: 7 febrero 2008.

Francisco Guell Pelayo

Universidad San Pablo Ceu

guellfran@gmail.com

(1.) Al tratarse de un trabajo introductorio no entrare en discusion de la bibliografia secundaria sobre Zubiri, pero remito al lector a estudios como I. ZORROZA, La filosofia de lo real en Xavier Zubiri, Cuadernos de Anuario Filosofico, no 20, Servicio de publicaciones de la Universidad de Navarra, Pamplona, 2003. Cfr. V. TIRADO SAN JUAN, Intencionalidad, actualidad y esencia: Husserl y Zubiri, Publicaciones Universidad Pontificia de Salamanca, Salamanca, 2002. Cfr. A. PINTOR RAMOS, Realidad y verdad. Las' bases" de la filosofia de Zubiri, Universidad Pontificia de Salamanca, Salamanca, 1994. Cfr. A. PINTOR RAMOS, Genesis y formacion de la filosofia de Zubiri, 3a edicion, Universidad Pontificia de Salamanca, Salamanca, 1996; A. PINTOR RAMOS, Realidad y sentido. Desde una inspiracion zubiriana, Universidad Pontificia de Salamanca, Salamanca, 1993. Cfr. D. GRACIA, Voluntad de verdad. Para leer a Zubiri. Labor Universitaria, Barcelona, 1986.

(2.) p. FERNANDEZ BEITES, "Sobre la esencia.., humana", Pensamiento, vol. 63, no 236, 2007, p. 237.

(3.) X. ZUBIRI, Sobre la esencia, Alianza Editorial, Madrid, 1985, p. 506. A partir de ahora me referire a esta obra con la abreviatura SE.

(4.) Varios autores senalan que la exposicion de la teoria zubiriana de la sustantividad, lejos de ser una critica, superacion o ampliacion de la teoria Aristotelica de la sustancia, es una actualizacion de la misma. I. Zorroza senala a este respecto: "La teoria aristotelica de la realidad (o de la sustancia) es mucho mas rica que la definicion que de ella hace Zubiri; de modo que podria entenderse la exposicion zubiriana como una actualizacion y aclaracion de esa teoria de la sustancia aristotelica, en el plano de la justificacion de la realidad mundanal mas que una critica radical a ella. La teoria zubiriana de la sustantividad mejor se entiende desde una interpretacion sin deformaciones de las ideas aristotelicas expuestas en la Metafisica y la Fisica referidas a la estructura de la realidad fisica que como critica o contraposicion a ella" (I. ZORROZA, op. cit. p. 107).

(5.) SE, p. 298.

(6.) SE, p. 152.

(7.) Cfr. SE, p. 153.

(8.) SE, p. 135.

(9.) En la obra zubiriana El hombre y Dios, el autor ofrece un cambio de perspectiva en la sistematizacion de las notas de la realidad. Dejando al margen en su exposicion las notas de tipo causal --las cuales de hecho no afectan al analisis de la esencia-- Zubiri sustituye la expresion "de tipo constitucional" por el termino "formal", y como consecuencia, presenta por un lado notas formales (constitutivas y constitucionales) y por lado, notas adventicias. (Cfr. X. ZUBIRI, El hombre y Dios, Alianza Editorial, 1985, 2a ed., p. 20).

(10.) X. ZUBIRI, "El hombre y su cuerpo" en Asclepio, XXV, Sociedad Espanola de Antropologia Fisica, 1973, p.11. Estas notas corresponden a los accidentes de la teoria de la sustancia. Ello da a entender que Zubiri no excluye la teoria de la sustancia aristotelica, sino que esta tan solo explica parte de la realidad.

(11.) El diabetico, por ejemplo, tiene niveles de azucar elevados "por constitucion" (constitucionalmente). Pero, ante el planteamiento en el mismo diabetico de "la tarta le ha subido el nivel de azucar" la nota, aun formal, tiene consideracion de adventicia.

(12.) SE, p. 273.

(13.) SE, p. 136.

(14.) Con esto dicho, parece ser que podriamos confundir las constitucionales con las notas adventicias. Las adventicias responden a una conexion entre la indole de la cosa y las constitucionales pueden deberse tambien --que no solo-- a la conexion con otras realidades. Hay que tener presente, llegados a este punto, que la dependencia de las adventicias con la indole de la cosa misma es minima: La cosa tan solo las posibilita. Por el contrario, el grado de conexion de las constitucionales posee una implicacion cualitativamente superior.

(15.) SE, p. 146.

(16.) D. GRACIA, "Problemas filosoficos en genetica y embriologia," en Abel, Fr., y Canon, C. (ed.), La mediacion de la filosofia en la construccion de la bioetica, pp. 217-254, Universidad Pontificia de Comillas, Madrid, 1993, p. 235 y C. y mas recientemente en D. GRACIA, "El estatuto de las celulas embrionarias", en MAYOR ZARAGOZA. y C. ALONSO BEDATE (coords.), Gen-Etica, Ariel, Barcelona, 2003. pp. 67-93.

(17.) C. ALONSO BEDATE, "El estatuto del embrion humano: una reflexion ante propuestas alternativas" en Gen-Etica, Ariel Ed., Madrid, 2003, pp. 36-40.

(18.) A. GARCIA-BELLIDO, "Hacia una gramatica genetica", discurso en la Real Academia de Ciencias Exactas Fisicas y Naturales, Madrid, 1984, p. 40.

(19.) P. FERNANDEZ BEITES, Embriones y muerte cerebral. Desde una fenomenologia de la persona, Madrid, Ediciones Cristiandad, 2007, p. 160. Tan solo me he limitado a exponer una de las criticas que realiza la autora, quien, retornando la filosofia de Xavier Zubiri, expone en profundidad la circularidad que adolecen las interpretaciones zubirianas de Diego Gracia y Carlos Alonso Bedate a este respecto mientras propone, desde una fenomenologia de la persona embebida del pensamiento de Edmund Husserl, Max Scheler y Xavier Zubiri, una interesante Teoria Unitaria del hombre. Cabe senalar que la erronea interpretacion zubiriana aparece en el decisivo informe del COMITE ASESOR DE ETICA EN LA INVESTIGACION CIENTIFICA Y TECNOLOGICA "Informe de Investigacion Sobre Celulas Troncales", Fundacion Espanola para la Ciencia y Tecnologia", 2003, documento de apoyo para la realizacion de la Ley de Reproduccion Humana Asistida.

(20.) SE, p. 112.

(21.) X. ZUBIRI, El hombre y la verdad, Alianza Editorial, Madrid, 1999, p. 29.

(22.) X. ZUBIRI, El hombre y la verdad, Alianza Editorial, Madrid, 1999, p. 33.

(23.) Llegados a este punto, cabe senalar que Zubiri diferencia la verdad real de la verdad dual, que es siempre ulterior y se funda en la verdad real. Esta cuestion queda ampliamente tratada en su trilogia Inteligencia sentiente, integrada por las obras X. ZUBIRI, Inteligencia sentiente, Alianza Editorial, Madrid, 1981; X. ZUBIRI, Inteligencia y logos, Alianza Editorial, Madrid, 1982 y X. ZUBIRI, Inteligencia y razon, Alianza Editorial, Madrid, 1983.

(24.) SE, pp. 127-133.

(25.) SE, p. 128.

(26.) "En la manifestacion se actualiza la realidad en su riqueza, en la firmeza se actualiza la realidad en su solidez, en la efectividad se actualiza en su cosa el estar siendo" (SE, p. 133.) Cabe apuntar que la exposicion del autor de esta cuestion en Sobre la Esencia posee distintos matices en otros textos zubirianos que modifican levemente el esquema aqui presentado.

(27.) SE. p. 171.

(28.) SE, p. 139.

(29.) SE, p. 171.

(30.) SE, p. 172.

(31.) SE, p. 172.

(32.) En Zubiri el caracter evolutivo define formalmente lo real desdiciendo al mismo Aristoteles cuando conceptua el ente como sustancia. "En la escala metafisica de las realidades asistimos a una progresiva sustantivacion de la sustancialidad y no al reves [...], el momento de sustancialidad se ve esfumado en beneficio del momento de sustantividad" (SE, p. 173).

(33.) SE, p. 166.

(34.) Retomando la actualidad del estado de la cuestion del estatuto ontologico del embrion, viene a colacion anotar al respecto que admitir desde la filosofia de Xavier Zubiri un estadio humano no personal (especifico) del cual surgiria, con el tiempo, una persona humana (individuo), contradice el centro mismo de la ontologia zubiriana.

(35.) SE, p. 99.

(36.) SE, p. 103.

(37.) SE, p. 104.

(38.) SE, p. 108.

(39.) SE, p. 110.

(40.) SE, p. 212.

(41.) SE, p. 213.

(42.) SE. p. 216.

(43.) SE, p. 216.

(44.) SE, p. 220.

(45.) SE, p. 220.

(46.) Zubiri entiende aqui a modo provisional la esencia quidditativa como "unidad conceptiva", es decir, la esencia en tanto que comun a todos los individuos, lo que corresponderia en terminologia aristotelica a la sustancia segunda.

(47.) La esencia quidditativa-individual Zubiri la entiende como la realizada numericamente en el individuo, como "momento quidditativo individual" de la esencia constitutiva, lo que corresponderia a la sustancia primera en Aristoteles.

(48.) SE, p. 221.

(49.) SE, p. 222.

(50.) SE, p. 222. Estas maneras se manifiestan en otras tantas notas fisicas que, por tanto, son ya notas del contenido de la esencia fisica individual, contenido del subsistema de notas constitucionales constitutivas.

(51.) SE, p. 223.

(52.) Hay que recordar que nos encontramos en una estructura fisico real.

(53.) SE, p. 225.

(54.) SE, p. 225.

(55.) SE, p. 225.

(56.) SE, p. 226.

(57.) SE, p. 227.

(58.) SE, p. 235.

(59.) SE, p. 239.

(60.) SE, p. 240.

(61.) SE, p. 240.

(62.) Las esencias constitutivas originadas pueden tambien denominarse "meta-esenciables" (SE; p. 242).

(63.) Esencias unicas (SE, p. 242).

(64.) SE, p. 249.

(65.) Solo hago referencia a la alteracion de lo constitutivo, pero tambien se dan alteraciones en notas inesenciales. A este respecto, Zubiri apunta que "hay notas que al alterarse no alteran la mismidad de lo real; solamente la modifican o modulan. Entonces, esto real deja, ciertamente, de ser <<lo>> mismo, pero continua siendo <<el>> mismo" (SE, p. 249).

(66.) SE, p. 259.

(67.) SE, p. 259.

(68.) SE, p. 244.

(69.) SE, p. 244.

(70.) SE, p. 242.

(71.) SE, p. 242.

(72.) SE, p. 245.

(73.) Acerca de estos vinculos entre metafisica y ciencia que permite la filosofia zubiriana, 1. Zorroza apunta: "Esa relacion es formalmente una identidad de realidad inteligida desde una doble perspectiva, la cientifica: aquello que es lo real (el ambito de lo talitativo); y la metafisica, el ser de la realidad (lo trascendental)" (I. ZORROZA, op. cit., p. 58).

(74.) SE, p. 246.
COPYRIGHT 2008 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2008 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Guell Pelayo, Francisco
Publication:Anuario Filosofico
Date:Sep 1, 2008
Words:8343
Previous Article:La mente en la naturaleza. El problema de la finalidad de lo inconsciente.
Next Article:Corporeidad y finalidad de la persona humana: una glosa al pensamiento de Leonardo Polo.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters