Printer Friendly

Peligros constantes y cambiantes en la percepcion social del paisaje de amenazas en la ciudad de Mexicali.

Introduccion

En la literatura especializada en materia de evaluacion de riesgo, este se expresa como la probabilidad de que se presenten efectos adversos como resultado de la exposicion a un peligro (Instituto Nacional de Ecologia-Secretaria de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca, INE-SEMARNAP 1997,14). Sin embargo, para que ocurran tales efectos (danos o perjuicios), es necesario que el receptor o victima potencial en cuestion no solo se encuentre expuesto a un peligro determinado, sino que sea vulnerable a este. Es decir, a medida que aumenten las condiciones de debilidad de una persona o de una comunidad ante una amenaza, sera mas dificil que puedan anticipar, supervivir, resistir y recuperarse del impacto de ella (Blaikie et al. 1994).

En las ciudades, los habitantes se exponen a peligros de diversa indole, algunos forman parte de la manera en que se equilibra la energia en el planeta, otros provienen de las trasformaciones del ambiente, como resultado de procesos socioeconomicos locales y regionales, o de los estilos de vida de las personas. De tal manera que, en la interaccion entre la naturaleza, la sociedad y la tecnologia en una variedad de escalas espaciales, como senala Cutter (1993, 177), las ciudades se constituyen en hazardscapes, es decir, paisajes de amenazas multiples que coexisten con una poblacion que posee capacidades distintas para enfrentarlas.

De acuerdo con Baumann y Kates (19 72), la forma en que una sociedad perciba su ambiente influira significativamente en los ajustes que llevara a cabo para vivir o sobrevivir en el. Esto sucede, segun los autores, porque la percepcion del ambiente acomoda tanto la realidad como las necesidades y disposiciones personales, y una vez que las percepciones se encuentran establecidas, las personas tienden a mantener ideas y nociones de un fenomeno particular, por lo menos hasta el momento en que se hacen evidentes en catastrofes.

En este sentido, para la poblacion urbana, la percepcion sobre el "paisaje de amenazas" al que se encuentra expuesta es un elemento importante en la prevencion de desastres, ya que es dificil que quienes no identifican los peligros del entorno o los juzgan inofensivos e improbables esten preparados o tomen las medidas necesarias para hacerles frente cuando se presenten. Por tal motivo, en materia de proteccion civil, (2) la percepcion local del riesgo se incluyo como un factor determinante de la vulnerabilidad urbana. (3)

La ciudad de Mexicali

Mexicali se localiza en la frontera norte de Mexico, y colinda con el estado de California, Estados Unidos (vease figura 1) y, si bien, es joven (fue fundada en 1903), su ubicacion fronteriza ha motivado historicamente la inmigracion regional de personas de diversas zonas de Mexico y de otros paises, y detonado un crecimiento demografico y urbano intenso que, en algunos momentos, ha rebasado la capacidad local de dotacion de suelo, vivienda y servicios (Ley 2011).

En el atlas de riesgos urbanos (UABC et al. 2006) se reporta que en Mexicali las amenazas de sismos, temperaturas extremas y sustancias peligrosas son recurrentes y, aunque se ubica en una zona semiarida donde la precipitacion pluvial es baja, es susceptible de inundacion por fallas en infraestructura hidraulica y estancamientos derivados de las condiciones del terreno. La actualizacion del atlas, en 2011, permitio identificar, ademas de los problemas anteriores, eventos secundarios detonados por los sismos (licuefaccion, agrietamientos e inundaciones, entre otros), niveles altos de contaminacion del aire, agua y suelo, asi como la presencia de epidemias y plagas.

Cabe aclarar que la actualizacion del atlas fue motivada por la ocurrencia de eventos desastrosos, como el sismo intenso de 2010 (a partir del cual se declaro al municipio en estado de emergencia), la manifestacion de brotes epidemicos (rikketsiosis e influenza) que originaron varias muertes, entre otros problemas. En consecuencia, se puede entender que, en cinco anos, el paisaje de amenazas de la ciudad mostro un patron distinto al experimentado antes y que, derivado de ello, es posible que se modificara la percepcion de la intensidad y del tipo de los peligros.

En el presente trabajo se exploran los cambios en la percepcion que la poblacion tiene sobre los peligros en Mexicali, como insumo se utilizan los datos de las encuestas Pobreza y niveles de bienestar en Mexicali (UABC y Secretaria de Desarrollo Social de Baja California, SEDESOE 2006) y Percepcion local del riesgo (UABC 2011). En ellas, entre otras variables, se registro el tipo y la cantidad de peligros que los habitantes identificaron en el lugar donde viven, lo cual permite un primer acercamiento cuantitativo a los cambios ocurridos en 2006 y 201 1, para contrastarlos con los reportes de los eventos.

La percepcion social del riesgo

El tema de la percepcion del riesgo cobro importancia a partir de los conflictos sociales relacionados con los fenomenos NIMBY (Not in my back yard), NIMN (Not in my neighborhood) y lulu (locally unwanted land use), entre otros, de rechazo u oposicion de los ciudadanos a la instalacion de actividades peligrosas o indeseables en su entorno inmediato (Rosenbaum 2014). Estas reacciones hicieron evidente que la idea del riesgo de la gente comun era distinta a la vision "objetiva" de los expertos y tomadores de decisiones, y se produjeron desfases entre ellas o "sesgos", que se pueden interpretar como estados de amplificacion de la idea del riesgo, como sucede con el fenomeno NIMBY, o de atenuacion e invisibilidad social, como elemento de vulnerabilidad (Ley 2006; Ley y Denegri 2013).

Al principio, la psicologia se posiciono como la disciplina encargada de explicar la naturaleza de estos sesgos, a la luz de dos modos o sistemas de pensamiento, uno de tipo analitico, sostenido por la logica tecnico-cientifica y otro vivencial, alimentado por los afectos y la experiencia de la gente comun (Slovic et al. 2004). Con el primero, como la "realidad objetiva", y el segundo como la fuente de distorsiones de esta, la percepcion se concibe como "el conjunto de procesos y actividades relacionados con la estimulacion que alcanza a los sentidos, mediante los cuales obtenemos informacion respecto a nuestro habitat, las acciones que efectuamos en el y nuestros propios estados internos" (Rivera et al. 2000, 68).

En otras palabras, como senala Bartley (1985), la percepcion es el punto de partida del proceso de aprendizaje del entorno, e involucra la seleccion, interpretacion, codificacion y ajuste de sensaciones relacionadas con los estimulos ambientales. O bien, como explica Damasio (1994) desde la neurobiologia, percibir implica la formacion de imagenes de modalidades sensoriales variadas, etiquetadas o "marcadas" con sentimientos negativos o positivos vinculados a estados somaticos (somatic-markers), que inciden en las acciones del sujeto, de ahi que el conocimiento factual requerido para razonar y tomar decisiones viene a la mente en forma de imagenes previamente etiquetadas.

Por su parte, Slovic (2000) concibe la percepcion del riesgo como un "juicio intuitivo", es decir, cuando la gente comun lleva a cabo la apreciacion de una situacion riesgosa, lo hace con base en la intuicion. Segun Diesbach (2002), es la verdad sin la mediacion de la atencion o del razonamiento consciente; o bien, para la Real Academia Espanola (1992), es una "sensacion interior que resulta de una impresion material hecha en nuestros sentidos". De tal modo que la intuicion, en relacion con el riesgo, implica la construccion de una imagen completa e instantanea de una situacion donde se relacionan el peligro, la victima y el contexto con posibles danos y perdidas.

El sesgo heuristico

La intuicion esta relacionada con la capacidad de construir un escenario hipotetico, que puede ser motivado o desencadenado por una senal o estimulo del entorno, y que al final lleva a tomar una decision concreta en materia de autoproteccion. Sin embargo, Margolis (1996) aclara que la intuicion no responde a argumentos logicos y que cualquier evidencia contraria a ella es ignorada, por ende, los procesos que conducen a las intuiciones tambien pueden incentivar la creacion de escenarios ilusorios o "intuiciones erroneas", que recrean una realidad inexistente y conducen a la formulacion de juicios errados en materia de seguridad.

De acuerdo con Tversky y Kahneman (1973), en la formulacion de juicios sobre la probabilidad y la frecuencia de eventos intervienen las heuristicas o estrategias mentales, que permiten simplificar o reducir la dificultad de tomar decisiones. Una de las mas importantes es la disponibilidad o accesibilidad de informacion, referida a la facilidad tanto para traer a la mente las instancias o asociaciones, como para recuperar los trazos de memoria (MacLeod y Campbell 1992). Esto significa que en la construccion de escenarios hipoteticos sobre incidentes perjudiciales, la gente comun tiene mayor acceso a la informacion sobre los eventos mas frecuentes y comunes, le resulta mas facil imaginarlos y los juzga mas probables. Sin embargo, como aclaran Tversky y Kahneman (1973), la exposicion constante tambien puede conducir a la indiferencia. De esta manera se identifican mecanismos de reforzamiento y adaptacion asociados a los eventos frecuentes, que conllevan a resultados opuestos. En cambio, los esporadicos y lejanos son dificiles de imaginar, porque la memoria tiende a olvidar con la distancia espacial y temporal (Carroll 1979; Folkes 1988; Weinstein 1989).

Ademas de la disponibilidad heuristica, en la conformacion de una imagen clara y rapida de un escenario de riesgo, segun Covello (1983), tambien participa la representatividad de la informacion proveniente de la experiencia, la cual se entiende como las caracteristicas de los eventos y el tipo de emociones relacionadas con ellos, que contribuyen a su memorizacion y recuperacion posterior. Esto remite a Damasio (1994) en el tema de los marcadores somaticos descritos, y a la toma de decision basada en los sentimientos o heuristica afectiva que Slovic (2010) aborda de una manera mas amplia, pero tambien al papel que tienen las redes sociales y los medios de comunicacion en distorsionar la percepcion hacia los eventos raros, novedosos y conmovedores (Pachur et al. 2012).

Las imagenes del futuro son alineadas por el pasado (Tversky y Kahneman 1974), pero la memoria no actua como un mero repositorio de ellas, sino que conserva las imagenes etiquetadas con sentimientos, donde los eventos vividos directamente resultan mas faciles de traer a la mente que los ficticios o imaginados (Weinstein 1989), sobre todo aquellos que involucran emociones y afectos intensos, como el temor o la preocupacion continua (Higbee 1969; Pachur et al. 2012), tambien estan las situaciones unicas que llaman la atencion por su rareza o novedad. Es decir, la intensidad de la experiencia vivida juega un papel importante en los juicios que el sujeto formula sobre la probabilidad de que un evento ocurra y le produzca un dano. A partir de las heuristicas afectiva y de disponibilidad puede entenderse que los sujetos, al enfrentarse a situaciones carentes de pistas familiares, borrosas o ajenas, o bien, a las que les resultan indiferentes o con las que tienen un lazo afectivo debil, la intuicion sera susceptible a la ilusion y una vez emitido un juicio al respecto, es dificil reemplazarlo a pesar de la existencia de argumentos logicos que sostengan lo contrario.

Sin embargo, apoyarse exclusivamente en las heuristicas para explicar la percepcion es reducir a los sujetos a simples procesos mentales, cuando en realidad, como aclara Damasio (1994, 179), la mayoria de los marcadores somaticos que se utilizan en la toma de una decision racional fueron creados durante el proceso de educacion y socializacion, "por lo que se encuentran bajo la influencia de un conjunto externo de circunstancias que incluyen los eventos con los que debe interactuar, pero tambien las convenciones sociales y reglas eticas". En otras palabras, "la experiencia que los humanos tienen de su entorno es mediada por categorias conceptuales elaboradas durante la interaccion social" (Douglas 1996, 68), lo cual remite al papel que tiene la cultura en la conformacion de la realidad y, por ende, en la percepcion del riesgo.

El sesgo cultural

Para Douglas y Wildawsky (1983,14), "cada cultura, cada conjunto de valores compartidos e instituciones sociales de soporte, esta inclinada a resaltar ciertos riesgos y minimizar otros". Segun los autores, del universo de riesgos, con base en argumentos morales de culpa y disculpa, se seleccionan aquellos que seran motivo de preocupacion y rechazo social y, a diferencia de Slovic, Bestard (1996, 11) senala que "las nociones del riesgo no estan basadas en razones practicas o en juicios empiricos. Son nociones construidas culturalmente que enfatizan algunos aspectos del peligro e ignoran otros".

Esto implica transitar de la nocion de la percepcion del riesgo como "juicio intuitivo" a "juicio moral", que en terminos practicos se traduce, como senalan Douglas y Wildavsky (1983, 28), en que cada forma de sociedad "apaga" la percepcion de ciertos peligros y enfatiza otros haciendo evidente la existencia de un sesgo cultural que ordena la forma de percibir los peligros y, por tanto, el riesgo.

En este sentido, la percepcion del riesgo es, en muchos aspectos, una apreciacion elaborada y compartida socialmente, que implica el marcado "simbolico" de imagenes y su recuperacion en un contexto de sentido pues, como apunta Douglas (1996, 125), "una de las funciones del proceso cultural es la de suministrar categorias listas para almacenar y recuperar informacion", sin olvidar que el uso que hace el sujeto de los sistemas de clasificacion depende de su posicion en un grupo social.

De esta manera, ademas de las heuristicas o estrategias mentales ya revisadas, la percepcion del riesgo, como sugiere Douglas (1996), es mediada por heuristicas culturales o reglas empiricas, producto de convenciones comunitarias que permiten estandarizar expectativas, ajustar esperanzas y reducir la incertidumbre, para orientar las acciones de cada miembro. Estas heuristicas son parte de la experiencia acumulada de la sociedad en su adaptacion al entorno.

A manera de resumen, se puede decir que la percepcion del riesgo, como escenario hipotetico que construyen los habitantes urbanos sobre los efectos probables de los peligros del entorno, no puede coincidir con el conocimiento tecnico-cientifico sobre el o con el riesgo "objetivo" estimado por los expertos. Estos desfases se gestan en el proceso de aprendizaje de las amenazas urbanas, donde intervienen una serie de heuristicas mentales y culturales que simplifican la realidad para hacerla accesible al entendimiento comun.

De esta forma, para los habitantes es dificil imaginar que estan en riesgo, por la presencia de peligros que no conocen o no han experimentado de manera directa o indirecta, lo cual conlleva al sesgo de la invisibilidad de los eventos poco frecuentes o de largo periodo de retorno. Pero recuperar informacion de la experiencia tambien puede provocar distorsiones, sobre todo cuando los eventos vividos quedan marcados con intensidad y son susceptibles a amplificarse, o bien, cuando resultan indiferentes por ser parte de la cotidianidad urbana.

Nota metodologica

Independientemente de los sesgos que puedan presentarse entre lo objetivo y subjetivo, percibirse en riesgo involucra identificar el peligro y saberse vulnerable ante el; por lo que un primer acercamiento a la percepcion es conocer cuales son los peligros del paisaje de amenazas urbanas que identifican los habitantes. Pero, el paisaje es dinamico, los peligros presentan expresiones espaciales y temporales particulares, y son experimentados y comunicados de formas distintas, por ende, se entiende que la percepcion social no solo se encuentra sesgada de la realidad objetiva, sino que cambia para hacer mas corta o mas amplia la brecha entre ambas. Para observar los cambios en la percepcion del paisaje de amenazas en Mexicali, se tomaron los datos de la encuesta UABC y SEDESOE (2006), y se levanto la encuesta Percepcion local del riesgo, a partir de una muestra aleatoria de 385 hogares (UABC 2011). En ambos casos se selecciono como informante al jefe del hogar, su conyuge o a cualquier adulto que conociera los habitos.

El cuestionario 2011 integro la lista de amenazas sugeridas por el CENAPRED, para abarcar los siguientes tipos: (4) a) geologico (sismo, deslizamiento, hundimiento y maremoto); b) hidrometeorologico (inundacion, granizada, helada, viento, sequia y calor); c) quimico tecnologico (incendio, explosion, fuga de sustancias y radiacion nuclear) y d) sanitario (epidemia, plaga, contaminacion al aire, al agua, al suelo y polvo), para que los participantes indicaran los que causan danos en el lugar donde viven. Ademas, con este instrumento se recabo informacion sociodemografica de la vivienda, de los danos por situaciones de emergencia y de las medidas de mitigacion y prevencion que toman en los hogares, entre otros aspectos.

Del conjunto de informacion obtenida, en este trabajo se utilizo solo la lista de los peligros identificados en el lugar en 2006 y 2011, para calcular los porcentajes de cada uno, los cuales se interpretaron como niveles de visibilidad, percepcion o identificacion de las amenazas del entorno por los habitantes. A partir de estos se calcularon los siguientes indicadores basicos de cambio:

1. Los coeficientes de correlacion (R) y determinacion ([R.sup.2]), para comprobar la existencia de una relacion lineal en las percepciones de 2006 y 2011 (vease las columnas A y B en figura 4). La relacion entre ambos anos es un indicador de la permanencia de los niveles de percepcion de los peligros, mientras que [R.sup.2] especifica la influencia que tiene la percepcion de 2006 en 2011.

2. La diferencia de los porcentajes (vease la columna C en figura 4) indica que tanto aumento (valores positivos) o disminuyo (valores negativos) el porcentaje de personas que identifica cada peligro.

3. La razon de los porcentajes (vease la columna D en figura 4) indica las veces que se incremento (valores mayores a 1) o disminuyo (valores menores a 1) la percepcion de cada peligro.

4. La diferencia en la posicion que ocupo cada peligro en 2006 y 2011 (vease la columna G en figura 4) indica como ascendio (valores positivos) o descendio (valores negativos) en relacion con los otros.

Con base en los indicadores descritos, los peligros se pueden clasificar en "cambiantes", los que incrementaron o disminuyeron su visibilidad de manera mas intensa que los otros, es decir, los visibles, mostraron un aumento superior a la media en los indicadores 2 y 3, y cambiaron de posicion, al menos tres lugares hacia arriba en el indicador 4. Los cambiantes invisibles presentaron valores menores a la media en los indicadores 2 y 3, y movieron su posicion, al menos tres lugares hacia abajo en el indicador 4. Por su parte, los peligros constantes son los que no cumplieron con los criterios anteriores. Sin embargo, cada uno tiene un comportamiento espacial y temporal particular, por lo que el analisis de cambios se acompana con la descripcion de la manifestacion fisica de estos en los anos proximos a las encuestas.

La percepcion de los peligros en la ciudad de Mexicali

El resultado del indicador 1 fue una correlacion significativa (R=0.8036) en la identificacion de los peligros en ambos anos, y la influencia del comportamiento de 2006 ([R.sup.2] = 0.6458) fue de 64 por ciento sobre el de 20I I. Esto significa que una tercera parte de la percepcion de 2011 la generaron otros factores, y puede interpretarse como desfases o cambios perceptivos.

Una de las diferencias entre 2006 y 2011 es el incremento en el promedio de peligros identificados por habitante, ya que en 2011 dicho numero se triplico (paso de 1.8 a 5.9) (vease figura 2), mientras que en 2006 gran parte de la poblacion identifico de uno a cinco peligros, cinco anos despues se diversificaron las respuestas y el rango se amplio de uno a diez. Ademas, el porcentaje de personas que no percibieron peligro alguno disminuyo de 21 a 0.

En la figura 3 se muestra la diferencia en la percepcion por tipo de peligro en los anos seleccionados, donde puede observarse que si bien se presento un incremento en todos los peligros, no fue homogeneo, ya que algunos permanecieron relativamente constantes, como sucedio con los quimicos e hidrometeorologicos (con diferencias de 7 y 18 por ciento), mientras que otros incrementaron mucho su visibilidad, como sucedio con los sanitarios y los geologicos (con diferencias de 31 y 30).

Para abordar otros aspectos sobre los cambios en la percepcion de los peligros de 2006 a 2011, se elaboro la figura 4, a partir de la cual se pueden clasificar las amenazas en dos grandes rubros: los peligros cambiantes, los que disminuyeron o aumentaron su visibilidad (no siempre visibles o no siempre invisibles), y los constantes, los que no tuvieron cambios importantes (siempre visibles o siempre invisibles). Ambos casos se describiran mas adelante, en relacion con su manifestacion fisica en la ciudad.

Los peligros cambiantes

En la diferencia de los porcentajes entre 2006 y 2011 (vease la columna C en figura 4) puede observarse un aumento de la percepcion de todos los peligros. Sin embargo, en los geologicos, la visibilidad de los sismos aumento en 80.6 por ciento; en los hidrometeorologicos, los vientos fuertes crecieron 39.1 y las heladas 26.8. En los sanitarios, la diferencia en la percepcion de plagas y la contaminacion del agua fue de casi 38, la contaminacion del aire presento 36.9 y la del suelo y del polvo 30.5. Lo cual indica que los cambios experimentados se refieren a peligros concretos y no al tipo al que pertenecen, con excepcion de las amenazas sanitarias, cuyos cambios resultan similares entre si, y podrian indicar un deterioro progresivo y general en el medio ambiente.

Sin embargo, los peligros mas visibles (mayor porcentaje) y los que incrementaron su visibilidad (mayor diferencia), no coinciden necesariamente con los que elevaron mas veces su nivel de percepcion (mayor razon), pues si bien los sismos aumentaron seis veces, tambien lo hicieron los hundimientos, mientras que las granizadas y la contaminacion del agua se multiplicaron siete veces y las heladas 9.6 (vease la columna D en figura 4). Esto significa que en ciertos peligros de percepcion muy baja en 2006, hubo incrementos variados en 2011, para situarse en niveles de percepcion bajo, medio y muy alto.

En terminos generales, en los anos analizados los peligros presentaron un orden similar (vease las columnas E y F en figura 4). Los porcentajes mas altos fueron para el calor, el polvo, la contaminacion del aire y los vientos fuertes, y los ultimos para la radiacion nuclear y los maremotos. Sin embargo, la posicion de algunos se modifico notoriamente, por ejemplo, los sismos y las nevadas o heladas se desplazaron seis lugares hacia arriba, mientras que las explosiones descendieron siete (vease las columnas E y F en figura 4). Al aplicar los criterios senalados en la nota metodologica se identificaron los siguientes, como peligros cambiantes: sismos, heladas, contaminacion del agua, explosiones, fuga de sustancias e inundaciones. Los primeros tres, al incrementar su visibilidad, se pueden considerar como peligros de percepcion emergente, mientras que los tres ultimos, al perder posicion con respecto al resto, se puede entender que se desdibujan o desvanecen del paisaje de amenazas. De ellos, a continuacion se revisara como se manifiestan en la ciudad los que cambiaron mas de tres lugares.

Los sismos

De acuerdo con la Comision Federal de Electricidad, CFE (2008) y CENAPRED (2010), Mexicali se ubica en una region de peligro sismico muy alto (categoria D), donde por lo general se producen enjambres de sismos de baja intensidad, pero tambien ha habido otros fuertes (de 7 de magnitud momento o Mw). Mueller y Rockwell (1995) reportan la incidencia de sismos fuertes en la zona, pero sucedieron cuando se encontraba inhabitada (en 1892 hubo uno cuya magnitud estimada fue de 7.2). A partir de 1903 se inicio el poblamiento de la ciudad actual, y fue hasta 1940, con un sismo de 6.9 Mw, cuando empezaron a presentarse muertes y danos severos. Decadas mas tarde hubo sismos menos fuertes, pero causaron mayores danos que en el pasado (de 6.4, en 1979, y de 6.3, en 1980). A partir del siglo XXI, los sismos no alcanzaron una magnitud momento de 6, si acaso los de 2001 y 2002 (ambos de 5.7) y el ocurrido en 2009 (de 5.8) se aproximaron a esta (UABC et al. 2011). En cambio, en 2010 se presento uno de 7.2, del cual se derivaron las mayores perdidas y danos registrados hasta la fecha, a tal punto que el municipio fue declarado en emergencia. (5)

De lo anterior se puede subrayar que, si bien en Mexicali tiembla con frecuencia, los sismos fuertes se habian presentado varias decadas antes de la primera encuesta de percepcion, debido a ello, la idea de la amenaza sismica pudo desvanecerse con el paso del tiempo, o cuando se levanto simplemente no habia una experiencia al respecto (en 1980, 40 por ciento de los informantes de 2006 aun eran ninos y 44 no vivia en Mexicali). En estas condiciones, el temblor de 2010 hizo evidente este peligro para casi todos los habitantes.

Las heladas o nevadas

La localizacion de la ciudad, en la porcion noroeste del Desierto de Sonora, explica la presencia de temperaturas extremas, con maximas en verano que han rebasado los 50[grados]C y en invierno minimas menores a 0[grados]C. De esta manera, el peligro es muy alto para temperaturas maximas y alto para las minimas (UABC et al. 2011). Sin embargo, son escasas las heladas, que ocurren cuando la temperatura del aire humedo cercano a la superficie terrestre desciende al punto de congelacion del agua, al igual que las nevadas, por lo que la peligrosidad de ambas es baja.

De acuerdo con los datos del peligro local por masas de aire y sistemas frontales reportados en la Universidad Autonoma de Baja California, en el Ayuntamiento de Mexicali y en la Secretaria de Desarrollo Social, UABC, AM y SEDESOL (2011), las granizadas, nevadas y heladas fueron escasas durante los anos noventa, y ocurrieron durante la primera mitad de dicha decada. Despues hubo algunas defunciones por frio en el ano 2000, pero 2007 y 2009 fueron criticos, por temperaturas minimas extremas, sobre todo en el primero, cuando llego a -6[grados]C (Debo 2013). Segun el Sistema de Informacion para el Manejo del Agua de Riego en Baja California, SIMARBC (2012), durante noviembre de 201 0 y febrero de 2011 en Mexicali se registro un promedio de 28 heladas, por lo que, en terminos generales, se aprecia un incremento de este fenomeno natural en los ultimos anos, sobre todo despues de la primera encuesta de percepcion y justo antes de la segunda.

Las explosiones

La politica de industrializacion de la frontera norte de Mexico, promovida a mediados de la decada de 1970, con el Programa de Industrializacion Fronteriza (Fuentes y Fuentes 2004) e intensificada en los anos noventa con la apertura comercial, que permitieron los tratados internacionales, a la par del crecimiento urbano acelerado, trajo consigo cada vez mas instalaciones industriales (6) a Mexicali y, con ello, el manejo y trasporte de cantidades mayores de sustancias peligrosas.

Durante los primeros anos de la decada de 1990 ocurrieron multiples emergencias quimicas, sobre todo en el sector domestico, pero con participacion del comercial, industrial y de servicios en eventos como incendios, explosiones y fugas de sustancias peligrosas (Ley 2006). Segun UABC et al. (2011), del total de incidentes quimicos reportados en la prensa, de 1960 a 2010, las explosiones tuvieron las peores consecuencias, pero tambien fueron las menos frecuentes. Esta situacion quiza explique el hecho de que no ocuparan un lugar importante en la encuesta de 2006.

Con excepcion de los incendios, los incidentes quimicos en Mexicali fueron disminuyendo con rapidez de 2005 a 2010 (vease figura 5). De lo cual, puede entenderse que despues de ocupar una posicion intermedia en la encuesta de 2006, la explosion pasara al antepenultimo sitio en el listado de peligros de 2010, independientemente de que el ascenso de otros altero el orden en la lista de percepcion.

Los peligros constantes

En la percepcion, los peligros constantes son: deslizamiento, hundimiento, maremoto, granizada, viento, sequia, calor, incendio, radiacion nuclear, plaga, epidemia, contaminacion del aire y del suelo y polvo. Estos presentaron niveles distintos de visibilidad y, aunque aumento el porcentaje de habitantes que los identifican, fue menor el de quienes experimentan los peligros cambiantes. En 2006, los seis mas visibles fueron, en orden de importancia, el calor, el polvo, la contaminacion del aire, el viento, la contaminacion del suelo y las plagas, y tambien ocuparon los primeros lugares en la encuesta de 2011 (vease las columnas A y B en figura 4). Por ello se puede considerar que, con el paso del tiempo, permanecieron constantes en la percepcion de los habitantes de la ciudad, como los mas visibles; a continuacion se vera como se manifiestan en el espacio urbano.

Calor, polvo, contaminacion del aire y del suelo

Con respecto al calor, Mexicali se asienta en una porcion del Desierto de Sonora, donde cada verano (durante julio y agosto) las temperaturas maximas promedio son de 40[grados]C y las maximas absolutas han rebasado los 50[grados]C, por lo que se considera una zona de peligrosidad muy alta por calor extremo (Diaz et al. 2014); 2003 y 2006 fueron criticos (Debo 2013). La ciudad se ubica en una region semiarida, por ello el polvo, la contaminacion del aire y la del suelo y el viento tienen cierta relacion entre si. Por un lado, la presencia de polvo es permanente--en ocasiones hay tormentas de arena--, debido a la accion del viento en baldios y areas no pavimentadas, que rebasan los niveles permisibles de material particulado en el aire, establecido en la norma oficial mexicana NOM-025-SSA 1-1993. Por otro lado, el polvo arrastrado por el viento se acumula en las vialidades, las aceras y las guarniciones, como contaminacion del suelo.

En relacion con esto, en un estudio sobre nueve ciudades mexicanas, Zuk et al. (2007) reportaron que en 2005 Mexicali tuvo los niveles mas altos de material particulado, menor a diez mieras de diametro ([PM.sub.10]), y monoxido de carbono (CO). Sin embargo, la concentracion de co ha disminuido paulatinamente, y desde 2007 no ha excedido el parametro de la norma nom-021-SSAI-1993, en cambio el [PM.sub.10] no solo continuo rebasando los limites normativos, sino que el problema se ha intensificado con el tiempo (Instituto Nacional de Ecologia, INE 2011).

En Mexicali es frecuente la presencia de tiraderos clandestinos de basura, en 2011 se identificaron 79, sobre todo en lotes baldios y en los bordes de los drenes y del rio que cruzan la ciudad (UABC et al. 2011). De esta manera, la contaminacion del suelo, como "presencia de basura" en el espacio urbano, esta asociada a la proliferacion de fauna nociva (cucarachas, garrapatas, moscas, mosquitos, ratones) que, por condiciones ambientales, incrementan su poblacion y llegan a convertirse en plagas (Fraume 2007) y albergan bacterias que causan brotes epidemicos, (7) amen de algunas otras que atacan la zona agricola, tambien se encuentran en la ciudad.

El resto de los peligros

Ademas de los mencionados, los peligros como deslizamiento, incendio, maremoto, radiacion nuclear, hundimiento, granizada y sequia permanecieron constantes en los dos anos analizados, aunque su percepcion fue baja. Una explicacion posible puede ser el hecho de que estos no tienen presencia directa en el lugar (sequia, maremotos y radiacion nuclear), son poco frecuentes (granizada), amenazan solo a una parte de la ciudad (deslizamientos y hundimientos) o se manifiestan de manera puntual y cambiante en ella (incendios).

Consideraciones finales

El tema de la percepcion de riesgos y peligros es complejo y dificil de abordar con amplitud con el instrumento seleccionado en este articulo, sin embargo, en esta primera aproximacion, es posible senalar que la percepcion de ellos se incremento en los anos analizados, como tambien la cantidad en la ciudad, su frecuencia e intensidad, por lo que se entiende que los eventos funcionaron como senales de alerta detonando su visibilidad en el espacio urbano. Asi, la espacialidad, temporalidad e intensidad de los peligros, en funcion de las experiencias vividas, alimenta los procesos de disponibilidad de informacion y facilita su recuperacion posterior, pero en esta relacion tambien participa la experiencia indirecta generando sesgos de amplificacion, como advertencia de la capacidad que pueden tener las redes y medios de comunicacion social, de trastocar las formas de percepcion.

Los peligros constantemente visibles se manifiestan de forma periodica en toda la ciudad y, por ende, en la vida cotidiana de casi todos los habitantes y, a pesar de ser un estimulo constante, no les resultan indiferentes, al contrario, su presencia e intensidad les genera danos concretos, y deben protegerse para no enfermar o fallecer por la exposicion a estos peligros cronicos. En cambio, los peligros que siempre estan invisibles son diversos, tanto en el ambito espacial como en el temporal; la posibilidad de que algunos se presenten es muy baja o nula, amenazan a una porcion pequena de la poblacion, o bien ocurren en puntos concretos, y es dificil que sucedan mas de una vez en el mismo sitio.

Por lo anterior, es evidente que existe cierta congruencia entre la exposicion de los habitantes y la percepcion de los peligros que permanecen constantes (visibles o invisibles), con excepcion del maremoto, cuya nula probabilidad de incidencia en la ciudad, indica que su percepcion fue amplificada quiza por la informacion que circulo en los medios de comunicacion sobre eventos ocurridos en otros lugares.

Los peligros sobre los que se modifico la percepcion se relacionan con el cambio en la oferta de estimulos del entorno. El incremento temporal en la disponibilidad de dichos estimulos derivo en que la percepcion de eventos esporadicos, como las heladas, se hicieran visibles, pero esta situacion implica que conforme pase el tiempo, este fenomeno se ira difuminando del escenario urbano, para transitar a un estado de menor visibilidad con respecto al resto, como le sucedio a las explosiones, hasta que un nuevo evento las rescate del olvido por un tiempo.

Los sismos son un peligro cambiante muy particular, pues como en la ciudad tiembla permanentemente, su baja visibilidad inicial puede derivarse de la exposicion continua de la poblacion a eventos leves. El sismo intenso y perjudicial, de 2010, marcado por la sorpresa y el miedo, quiza permanezca por largo tiempo en la memoria colectiva, o bien, dado que el periodo de retorno de sismos fuertes es de mas de un siglo, tal vez se borre poco a poco y regrese al estado de invisibilidad anterior, como sucede con el resto de los peligros cambiantes, que se difuminan para luego revelarse a los habitantes cuando no se les espera.

En este sentido, la amplificacion e invisibilidad social de los peligros representan un reto para la proteccion civil, en particular la segunda, por lo que ademas de mejorar otras condiciones inseguras de la poblacion, desde un enfoque preventivo, es necesario reforzar en forma permanente el conocimiento del paisaje de amenazas urbanas de quienes se encuentran expuestos a ellas, es decir, hacer visibles a los peligros invisibles y siempre estar atento para percibir los cambiantes, de tal forma que se generen protocolos y medidas de autoproteccion concretas para cada uno. Puesto que, como se reviso aqui, los peligros de baja frecuencia y los espacialmente selectivos se ocultan o difuminan, para luego "llegar por sorpresa" y provocar danos y perdidas, como muestra de una forma desafortunada de aprendizaje social del entorno.

Recibido en febrero de 2015

Aceptado en mayo de 2015

Bibliografia

Bartley, Howard S. 1985. Principios de percepcion. Mexico: Trillas.

Baumann, Duan D. y Robert W. Kates. 1972. Risk from nature in the city. En Urbanization and environment: the physical geography of the city, editado por Thomas R. Detwyler y Melvin Gerarld Marcus, 169194. Belmont, California: Duxbury Press.

Bestard, Joan. 1996. Prologo. En La aceptabilidad del riesgo segun las ciencias sociales, Mar)' Douglas, 9-16. Barcelona: Paidos.

Blaikie, Piers, Terry Cannon, Ian Davis y Ben Wisner. 1994. At risk: natural hazards, people's vulnerability and disasters. Londres: Routledge.

Carroll, John S. 1979. The effect of imagining an even on expectations for the event: an interpretation in terms of the availability heuristic. Journal of Experimental Social Psychology 14 (1): 88-96.

CENAPRED. 2010. Diagnostico de peligros e identificacion de riesgos de desastres en Mexico. Atlas nacional de riesgos de la republica mexicana. Mexico: Secretaria de Gobernacion (SEGOB), CENAPRED, Sistema Nacional de Proteccion Civil.

CENAPRED. 2006. Guia basica para la elaboracion de atlas estatales y municipales de peligros y riesgos. Evaluacion de la vulnerabilidad fisica y social. Mexico: SEGOB, cenapred, Sistema Nacional de Proteccion Civil.

CENAPRED. 2004. Guia basica para la elaboracion de atlas estatales y municipales de peligros y riesgos. Mexico: SEGOB, CENAPRED, Sistema Nacional de Proteccion Civil.

CFE. 2008. Manual de diseno de obras civiles. Mexico: CFE.

COPLADEMM. 2009. Anuario estadistico 2009. Mexicali: COPLADEMM.

COPLADEMM. 2006. Anuario estadistico 2006. Mexicali: COMPADEMM.

Covello, Vincent T. 1983. The perception of technological risks: A literature review. Technological Forecasting and Social Change 23: 285-297.

Cutter, Susan, L. 1993. Living with risk. The geography of technological hazards. Londres: Edward Arnold.

Damasio, Antonio N. 1994. Destarte s error: emotion, reason and human brain. Nueva York: Avon.

Debo Montero, Yessica Beatriz. 2013. Riesgo por temperaturas extremas: el caso del valle de Mexicali, B. C, Mexico. Tesis de maestria en ciencias e ingenieria, Instituto de Ingenieria, UABC.

Diaz Caravantes, Rolando E., Ana Lucia Castro Luque y Patricia Aranda Gallegos. 2014. Mortalidad por calor natural excesivo en el noroeste de Mexico: condicionantes sociales asociados a esta causa de muerte. Frontera Norte 26 (52):157-177.

Diesbach Rochefort, Nicole. 2002. Razon e "insight" en relacion con conocimiento y valores en la educacion. En Los retos de la educacion en el amanecer del nuevo milenio. Educacion .?transmision de un saber o descubrimiento de un potencial?, Nicole Diesbach Rochefort, 1 19-127. Espana: La Llave-D.H.

Direccion del Heroico Cuerpo de Bomberos. 2011. Estadisticas del parte de novedades. Mayo de 2008-diciembre de 2010 [tablas impresas con datos]. Mexicali.

Douglas, Mary. 1996. La aceptabilidad del riesgo segun las ciencias sociales. Barcelona-Buenos Aires-Mexico: Paidos.

Douglas, Mary y Aaron Wildavsky. 1983. Risk and culture. Berkeley: University of California.

Folkes, Valerie S. 1988. The availability heuristic and perceived risk. Journal of Consumer Research 15 (1): 13-23.

Fraume Restrepo, Nestor J. 2007. Diccionario ambientai. Bogota: ECOE-Ediciones.

Fuentes, Cesar M. y Noe Aaron Fuentes. 2004. Desarrollo economico en la frontera norte de Mexico: de las politicas nacionales de fomento economico a las estrategias de desarrollo economico local. Araucaria. Revista Iberoamericana de Filosofia, Politica y Humanidades 5 (11). http://alojoptico.us.es/Araucaria/nrol1/monogrll_2.pdf

Garcia Arroliga, Norlang, Rafael Marin Cambranis y Karla Mendez Estrada. 2006. Vulnerabilidad social. En Guia basica para la elaboracion de atlas estatales y municipales de peligros y riesgos. Evaluacion de la vulnerabilidad fisica y social, 75-166. Mexico: CENAPRED, SEGOB.

Higbee, Kenneth L. 1969. Fifteen years of fear arousal: research on threat appeals: 1953-1968. Psychological Bulletin 72 (6): 426-444.

INE. 2011. Cuarto almanaque de datos y tendencias de la calidad del aire en 20 ciudades mexicanas (2000-2009). Mexico: INE-SEMARNAT.

INE-SEMARNAP. 1997. Gestion ambientalmente racional de las sustancias quimicas desde la perspectiva de la industria. Mexico: INE-SEMARNAP.

Ley Garcia, Judith. 2011. La produccion del espacio como riesgo. Mexicali: UABC.

Ley Garcia, Judith. 2006. Amplificacion e invisibilidad del riesgo. Ciudades 69: 25-31.

Ley Garcia, Judith y Fabiola Maribel Denegri de Dios. 2013. Riesgo e invisibilidad de peligros. Ciudades 98: 34-41.

MacLeod, Colin y Lynlee Campbell. 1992. Memory accessibility and probability judgments: an experimental evaluation of the availability heuristic. Journal of Personality and Social Psychology 63 (6): 890-902.

Margolis, Howard. 1996. Dealing with risk: why the public and the experts disagree on environmental issues. Chicago: University of Chicago Press.

Mueller, Karl J. y Thomas K. Rockwell. 1995. Late quaternary activity of the Laguna Salada fault in northern Baja California, Mexico. Geological Society of America Bulletin 107 (1): 8-18.

Pachur, Thorsten, Ralph Hertwig y Florian Steinmann. 2012. How do people judge risks: availability heuristic, affect heuristic, or both? Journal of Experimental Psychology: Applied 18 (3): 314-330.

Real Academia Espanola. 2016. www.rae.es

Rosembaum, Walter A. 2014. A regulatory thicket: toxic and hazardous substances. En Environmental politics and policy, Walter A. Rosembaum, 241-276. Los Angeles: CQ Press-SAGE publications.

Rivera Camino, Jaime, Rolando Arellano Cueva y Victor Manuel Molero Ayala. 2000. Conducta del consumidor: estrategias y tacticas aplicadas al marketing. Madrid: ESIC.

Sandez Perez, Agustin. 1988. El proceso de industrializacion de Baja California. Estudios Fronterizos 6 (15-16): 185-196.

SIMARBC. 2012. Boletin agroclimatologico semanal, numero 2012 /03. Secretaria de Fomento Agropecuario. http://www.simarbc. gob.mx/

Slovic, Paul. 2010. The feeling of risk. New perspectives on risk perception. Londres-Washington: Earthscan.

Slovic, Paul. 2000. The perception of risk. Londres-Washington: Earthscan.

Slovic, Paul, Melissa L. Finucane, Ellen Peters y Donald G. MacGregor. 2004. Risk as analysis and risk as feelings: some thoughts about affect, reason, risk and rationality. Risk Analysis 24 (2): 311-322.

Tversky, Amos y Daniel Kahneman. 1974. Judgment under uncertainty: heuristics and biases. Science 185 (4157): 1124-1 131.

Tversky, Amos y Daniel Kahneman. 1973. Availability: a heuristic for judging frequency and probability. Cognitive Psychology 5: 207-232.

UABC. 2011. Percepcion local del riesgo [encuesta], Mexicali: documento inedito.

UABC, AM y SEDESOL. 2011. Atlas de riesgos del municipio de Mexicali. Actualizacion 2011. Mexicali.

UABC, AM y SEDESOL. 2006. Atlas de riesgos naturales y quimicos. Identificacion y zonificacion. Ciudad de Mexicali.

UABC y SEDESOE. 2006. Pobreza y niveles de bienestar en Mexicali (encuesta). Mexicali: inedito.

Weinstein, Neil D. 1989. Effects of personal experience on self-protective behavior. Psychological Bulletin 105: 31-50.

Zuk, Miriam, Maria Guadalupe Tzintzun Cervantes y Leonora Rojas Bracho. 2007. Tercer almanaque de datos y tendencias de la calidad del aire en nueve ciudades mexicanas. Mexico: INE-SEMARNAP.

(1) Este articulo es resultado del proyecto de investigacion "Entre la exposicion y la percepcion: los riesgos en el municipio de Mexicali" registrado en la UABC, con clave UABC 110/741.

(2) En Mexico, el Sistema Nacional de Proteccion Civil, creado a mediados de los anos ochenta para establecer una forma coordinada de respuesta a las emergencias, esta transitando de un enfoque reactivo a uno preventivo, donde un paso fundamental es la identificacion de los peligros y riesgos del territorio (mediante la elaboracion de atlas nacionales, estatales, municipales y urbanos), para contar con elementos que permitan establecer estrategias de mitigacion de riesgos.

(3) La vulnerabilidad social, en las guias propuestas por el Centro Nacional de Prevencion de Desastres (CENAPRED) para la elaboracion de atlas estatales y municipales de peligros y riesgos, es considerada un producto de las caracteristicas socioeconomicas de la poblacion, la capacidad local de prevencion y respuesta, asi como de la percepcion local del riesgo, y se plantea como "el imaginario colectivo que tiene la poblacion acerca de las amenazas que existen en su comunidad y de su grado de exposicion frente a las mismas" (Garcia el al. 2006, 95).

(4) Aunque el CENAPRED (2010) propone la evaluacion territorial de las amenazas geologicas, las hidrometeorologicas, las quimico-tecnologicas, las sanitario-ecologicas y las socio-organizativas. En el tema de vulnerabilidad, el CENAPRED (2004; 2006) sugiere identificar la percepcion de las tres primeras. En este trabajo se suprimieron las amenazas socio-organizativas porque solo se incluyeron en la encuesta mas reciente.

(5) Declaratoria de emergencia por el sismo ocurrido el 4 de abril de 2010, en el municipio de Mexicali del estado de Baja California. Diario Oficial de la Federacion. 13 de abril.

(6) Destacan las ensambladoras textiles, de productos electricos y electronicos provenientes principalmente de Estados Unidos, y algunas industrias dedicadas a la fabricacion de sustancias quimicas (Sandez 1988).

(7) Este es el caso de la bacteria rickettsia ricketsii, que provoca la fiebre manchada de las montanas rocosas, y es trasmitida por las garrapatas. A principios de 2009 se identifico en Mexicali la presencia de rikketsiosis, y se confirmaron 293 casos (UABC et al. 2011).

Judith Ley Garcia *

Fabiola Maribel Denegri de Dios *

Guadalupe Sanchez Contreras *

* Instituto de Investigaciones Sociales, Universidad Autonoma de Baja California (UABC). Edificio de Investigacion y Posgrado, 3er piso, Unidad Universitaria, C. P. 21280, Mexicali, Baja California, Mexico. Telefono: (686) 566 2985, extensiones 130 y 134. Correos electronicos: jley@uabc.edu.mx/fdenegri@uabc.edu.mx/gsanchez@uabc.edu.mx

Leyenda: Figura 1 Localizacion de la ciudad de Mexicali
Figura 2
Numero de peligros identificados

              2006   2011
              %      %

Ninguno        21      0
De 1 a 5       62     31
De 6 a 10      16     49
De 11 a 15      1     18
De 16 a 20      0      2
Total         100    100

Fuente: elaboracion propia, a partir de UABC Y
SEDESOE (2006); UABC (201 1)

Figura 3
Tipo de peligro identificado

                      2006   2011   Incremento
                       %      %         %

Geologico               6     36        30
Hidrometeorologico     21     39        18
Quimico-tecnologico     6     13         7
Sanitario              22     53        31

Fuente: elaboracion propia, a partir de AUBC y SEDESOE
(2006); AUBC (2011).

Figura 4
Identificacion de peligros en 2006 y 2011 e indicadores de cambio

Tipo                           Peligro              A          B

                                                 2006 (%)   2011 (%)

Geologico                      Sismo *           16.00      96.60
                            Deslizamiento         3.80      16.40
                             Hundimiento          4.70      28.60
                              Maremoto            0.40       1.80

Hidrometeorologico          Inundacion *         14.20      18.70
                              Granizada           1.60      10.90
                              Helada *            3.10      29.90
                               Viento            30.20      69.40
                               Sequia             4.90      17.10
                                Calor            71.80      90.10

Quimico-tecnologico           Incendio           15.10      32.20
                             Explosion *          6.70      10.40
                               Fuga *             3.30       7.30
                          Radiacion nuclear       0.70       3.90

Sanitario                       Plaga            17.60      55.10
                              Epidemia            2.40      13.50
                       Contaminacion del aire    34.00      70.90
                       Contaminacion del suelo   17.80      48.30
                       Contaminacion del agua *   6.00      43.90
                               Polvo *           52.90      83.40
                              Promedio           15.36      37.42

Tipo                           Peligro               C          D

                                                 Diferencia   Razon
                                                 (B-A) (%)    (B/A)

Geologico                      Sismo *             80.60       6.04
                            Deslizamiento          12.60       4.33
                             Hundimiento           23.90       6.12
                              Maremoto              1.40       4.09

Hidrometeorologico          Inundacion *            4.50       1.31
                              Granizada             9.40       7.01
                              Helada *             26.80       9.6
                               Viento              39.10       2.29
                               Sequia              12.30       3.51
                                Calor              18.40       1.26

Quimico-tecnologico           Incendio             17.10       2.13
                             Explosion *            3.70       1.56
                               Fuga *               3.90       2.18
                          Radiacion nuclear         3.20       5.84

Sanitario                       Plaga              37.50       3.14
                              Epidemia             11.10       5.53
                       Contaminacion del aire      36.90       2.09
                       Contaminacion del suelo     30.50       2.72
                       Contaminacion del agua *    37.90       7.32
                               Polvo *             30.50       1.58
                              Promedio             22.07      3.9825

Tipo                           Peligro              E          F

                                                 Posicion   Posicion
                                                 en 2006    en 2011

Geologico                      Sismo *               7          1
                            Deslizamiento           14         14
                             Hundimiento            13         11
                              Maremoto              20         20

Hidrometeorologico          Inundacion *             9         12
                              Granizada             18         16
                              Helada *              16         10
                               Viento                4          5
                               Sequia               12         13
                                Calor                1          2

Quimico-tecnologico           Incendio               8          9
                             Explosion *            10         17
                               Fuga *               15         18
                          Radiacion nuclear         19         19

Sanitario                       Plaga                6          6
                              Epidemia              17         15
                       Contaminacion del aire        3          4
                       Contaminacion del suelo       5          7
                       Contaminacion del agua *     11          8
                               Polvo *               2          3
                              Promedio              --         --

Tipo                           Peligro                 G

                                                   Cambio de
                                                 posicion (E-F)

Geologico                      Sismo *                  6
                            Deslizamiento               0
                             Hundimiento                2
                              Maremoto                  0

Hidrometeorologico          Inundacion *               -3
                              Granizada                 2
                              Helada *                  6
                               Viento                  -1
                               Sequia                  -1
                                Calor                  -1

Quimico-tecnologico           Incendio                 -1
                             Explosion *               -7
                               Fuga *                  -3
                          Radiacion nuclear             0

Sanitario                       Plaga                   0
                              Epidemia                  2
                       Contaminacion del aire          -1
                       Contaminacion del suelo         -2
                       Contaminacion del agua *         3
                               Polvo *                 -1
                              Promedio                 --

* Peligros cambiantes.

I1 = regresion lineal de 2006 y 2011. R = 0.8036, [R.sup.2]=0.6458.

Fuente: elaboracion propia, a partir de UABC y SEDESOE (2006);
UABC (2011).

Figura 5
Incidentes relacionados con peligros quimicos en la ciudad de Mexicali

Incidentes                     2005   2006   2007   2008

                                      Porcentajes

Emergencias quimicas            44     16     29     11
Fuga de gas en instalaciones    24     24     18     28
Fuga de gas en depositos        47     22     24      5
Incendios                       15     18     18     17

Incidentes                     2009   2010   Total

                                   Porcentajes

Emergencias quimicas             0      0     100
Fuga de gas en instalaciones     2      3     100
Fuga de gas en depositos         1      1     100
Incendios                       17     16     100

Fuente: elaboracion propia, a partir del Comite de Planeacion para el
Desarrollo del Municipio de Mexicali, COPLADEMM (2006; 2009);
Direccion del Heroico Cuerpo de Bomberos (2011).
COPYRIGHT 2016 El Colegio de Sonora
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Ley Garcia, Judith; Denegri de Dios, Fabiola Maribel; Sanchez Contreras, Guadalupe
Publication:Revista Region y Sociedad
Date:May 1, 2016
Words:8612
Previous Article:Conflicto socioambiental entre el gobierno y los mineros: la historia de un area natural protegida en el norte de Mexico.
Next Article:Cuantificacion del desempeno economico de los gobiernos locales en Mexico.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters