Printer Friendly

Pedro GARCIA GALENDE: Fray Martin de Rada. Cientifico y misionero en Filipinas y China (siglo XVI).

Pedro GARCIA GALENDE

Fray Martin de Rada. Cientifico y misionero en Filipinas y China (siglo XVI)

Gobierno de Navarra, Pamplona 2015, 184 pp.

Pedro Garcia Galende, filosofo y teologo, es un agustino que ha pasado gran parte de su vida en Filipinas, pais del que obtuvo la nacionalidad en 1980. Aparte de otras obras sobre el pasado colonial espanol es un gran conocedor de Martin de Rada y su labor evangelizadora. De hecho de 1980 es el libro Martin de Rada, OSA (1533-1578), abad frustrado, misionero y embajador real. En este que ahora se resena, Galende vuelve a contarnos la historia del sabio agustino pero centrandose en los dos aspectos que resalta el titulo, Martin de Rada como cientifico y misionero no solo en Filipinas, sino tambien en China, su mas ansiado objetivo. <<Rada conjugo con justo equilibrio la Ciencia y la Religion, elementos basicos de toda cultura>> (p. 14), afirma Garcia Galende en las primeras paginas del libro.

El interes del libro es indudable puesto que nos acerca a una figura bastante desconocida, de dotes excepcionales y uno de los protagonistas de la aventura filipina que supuso el inicio de la cristianizacion de aquellas tierras. Con un tono mas divulgativo que academico, Galende nos presenta la vida de un hombre sabio que se implico intensamente en la evangelizacion y la defensa de los naturales sin temor a hablar claro a las autoridades espanolas para que frenaran lo que el consideraba abusos hacia la poblacion indigena.

Escrito con claridad y sencillez, como corresponde a su caracter divulgativo, la biografia adquiere en ocasiones cierto tono hagiografico y carga quiza un poco las tintas cuando se refiere a los supuestos defectos de Legazpi y de los primeros hombres que le acompanaron a Filipinas. No puede negarse, sin embargo, el deseo de escribir un libro fiel a los hechos que reconozca los meritos de un hombre tan afamado en su tiempo y tan olvidado en los actuales.

El libro sigue un orden cronologico empezando por sus antecedentes familiares y sus origenes en el pueblo de Rada, aunque tanto sus padres como el nacieran y vivieran en la ciudad de Pamplona. La inquietud intelectual de Rada se manifesto en el hecho de estudiar en universidades tan prestigiosas como La Sorbona y Salamanca, pero finalmente su vocacion religiosa fue mas fuerte e interrumpio sus estudios para hacerse agustino en 1553.

Cuando en 1560 su afan evangelizador le llevo a Mexico era ya sacerdote, afamado teologo y conocido por su talento en ciencias exactas, matematicas y astronomia. Ya en Mexico destaco enseguida por su metodo, como el de otros religiosos, de aprender la lengua de los indios, en su caso los otomies, para ensenarles la doctrina cristiana en su propio idioma. Sin embargo, su destino no estaba en Mexico--aunque se llego a pensar en el para ocupar alguna sede episcopal--sino al otro lado del Pacifico, una aventura en la que le embarco el tambien agustino Andres de Urdaneta--otro hombre excepcional--. Martin de Rada se sintio atraido no solo por la posibilidad de cristianizar nuevas tierras sino tambien por el deseo de llegar a China, un sueno largamente acariciado.

El libro cuenta a partes iguales su trabajo misionero en Filipinas y su tarea posterior como embajador del rey de Espana en China. Pero a la vez Garcia Galende quiere poner de relieve que Rada puso en juego en ambos encargos tanto su vocacion cientifica como la religiosa.

Asi en Cebu y Panay sus conocimientos matematicos y de astronomia sirvieron para descubrir nuevas rutas, ademas de que con sus excelentes calculos logro convencer al capitan portugues Pereyra de que las Filipinas estaban dentro de la demarcacion que correspondia a Espana segun el Tratado de Tordesillas. Su facilidad para los idiomas le permitio aprender rapidamente los distintos dialectos filipinos e incluso se le atribuye la elaboracion de una Gramatica visaya.

Pero el autor quiere destacar tambien su papel como reformador. Preocupado por la evangelizacion de los naturales convirtio los conventos en escuelas donde estos pudieran estudiar y erradicar asi el analfabetismo. Ese afan misionero le llevo a no dejar de fustigar el mal comportamiento de los espanoles y denunciar tanto los abusos de los encomenderos como el sistema de los repartimientos, que consideraba injusto.

El autor nos presenta habilmente la situacion economica del archipielago y explica el sistema de las encomiendas y repartimientos para se comprendan las razones de Rada en su lucha contra los abusos. Fue Rada tambien el primer europeo que levanto la voz contra el sistema de esclavitud que funcionaba entre los filipinos. Galende polemiza con otros autores que defendian que la esclavitud la trajeron los espanoles para demostrar que esta existia ya antes de que llegaran y que precisamente uno de los resultados mas humanitarios de la colonizacion espanola fue el de extirpar la esclavitud.

El autor dedica la mitad de los capitulos del libro para explicar la relacion de Rada con China. Desde el principio, vio las Filipinas como un puente para llegar al continente y ademas de su actividad evangelizadora y de protector de los naturales se dedico a estudiar China, su geografia, su cultura y costumbres, ademas del idioma gracias a la fuerte presencia china que desde muy pronto hubo en Manila.

En 1575 su sueno se vio cumplido. Volveria de nuevo en 1576 como representante del rey. Su carta relacion describiendo todos los lugares por donde paso muestra su capacidad de observacion y su curiosidad intelectual. Garcia Galende dedica varios capitulos a contar las impresiones de Rada sobre el reino de Taibin, que fue la principal zona por la que viajo.

Mas tarde, como prior del convento de Bulacan, trato de ordenar sus papeles y escribir una Relacion de las Filipinas y hasta su muerte siguio quejandose de los abusos de los encomenderos.

Pedro Garcia Galende quiere con este libro hacer justicia a la memoria de un hombre que no ha tenido el reconocimiento que merece. Como el dice <<si Urdaneta fue el hombre necesario para descubrir el viaje de retorno, Rada fue el hombre imprescindible para permanecer en las Islas, el verdadero forjador de la cristiandad en Filipinas>> (p. 177). Puede decirse que nos proporciona una atractiva semblanza e inspira para dedicar mas profundos estudios sobre esta figura tan desconocida.

Inmaculada ALVA

Centro de Documentacion y Estudios

<<Josemaria Escriva de Balaguer>>
COPYRIGHT 2016 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Alva, Inmaculada
Publication:Anuario de Historia de la Iglesia
Article Type:Resena de libro
Date:Jan 1, 2016
Words:1158
Previous Article:Miren Aintzane EGUILUZ ROMERO: Con toda fiesta y regocijo. Arte y fiesta en las villas vizcainas de los siglos XVII y XVIII.
Next Article:Miguel JIMENEZ MONTESERIN (coord.): Exposicion El Sueno de Cisneros. V Centenario de la edicion de la Biblia Poliglota Complutense.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters