Printer Friendly

Paranomasias y otros juegos de palabras en la comicidad de Rompetechos.

Puns and other plays on words in the comicalness of Rompetechos

Sumario: 1. Introduccion. 2. Metodologia. 3. Francisco Ibanez y sus increibles hijos. 4. Rompetechos, un miope desastroso. 5. Los juegos de palabras como recurso humoristico. 6. Calambures en Rompetechos. 7. Conclusiones. 8. Referencias bibliograficas.

1. Introduccion

Rompetechos es uno de los personajes mas famosos de la historia del tebeo espanol y uno de los preferidos, sin duda, por los ninos de los anos 60 y 70. Muchos de los menores de aquella epoca descubrieron en sus historias--llenas de equivocos verbales y juegos de palabras--las numerosas e insospechadas posibilidades ludicas del lenguaje.

Esta comunicacion persigue dos objetivos fundamentales: analizar el peso de los juegos de palabras en la comicidad de las historias de Rompetechos y estudiar que mecanismos ludolinguisticos utiliza el autor de la serie para construir estos equivocos verbales.

Para la realizacion de este trabajo he utilizado como fuente primaria un monografico de Rompetechos escogido al azar (Combinado de risas, Ediciones B, coleccion Magos del Humor, 1992).

Como fuentes secundarias, me han resultado de especial utilidad--sobre todo para aclarar conceptos ludolinguisticos--los libros de Marius Serra Verbalia. Juegos de palabras y esfuerzos del ingenio literiario y Verbalia.com. Jugar, leer, tal vez escribir.

Para indagar en la relacion entre el humorismo y los juegos de palabras he recurido al Manual del humorismo de Pgarcia (Jose Martinez-Calin).

Las menciones a Gila se han solventado con la reciente biografia sobre el humorista escrita por Juan Carlos Ortega y Marc Lobato--Miguel Gila. Vida y obra de un genio-, mientras que el texto que se recoge de uno de sus monologos mas conocidos ha sido extraido de internet.

El presente articulo maneja dos hipotesis fundamentales:

1) La comicidad de las historias de Rompetechos esta basada en mas de un 50% en los juegos de palabras.

2) Los juegos de palabras de la serie nacen del contraste de significados entre dos significantes muy proximos, que varian solo en unos pocos fonemas.

2. Metodologia

Para la elaboracion de este estudio he utilizado el analisis cuantitativo y cualitativo de los 42 juegos de palabras descubiertos una muestra de 17 historietas de Rompetechos, de entre una y cuatro paginas de extension cada una, contenidas en uno de los monograficos del personaje publicados por Ediciones B en su coleccion Magos del Humor: Combinado de risas (1992).

3. Francisco Ibanez y sus increibles hijos

Francisco Ibanez (Barcelona, 1936) es el historietista espanol mas famoso de los ultimos 50 anos. Lo seria ya solo por ser el padre de Mortadelo y Filemon, pero le debemos tambien otras series tan populares como El botones Sacarino, Pepe Gotera y Otilio, 13 Rue del Percebe y, por supuesto, Rompetechos.

Ibanez trabajo en un banco hasta que en 1957 decidio dedicarse por completo a la historieta, colaborando pronto en el DDT de Bruguera. Al ano siguiente aparecio la primera entrega de Mortadelo y Filemon en la revista Pulgarcito. Desde entonces y durante la decada de los anos 1960, fue creando y adaptando algunos de sus mejores personajes para diferentes revistas de la editorial: La familia Trapisonda (Pulgarcito, 1958), 13, Rue del Percebe (Tio Vivo, 1961), El botones Sacarino (DDT, 1963), Rompetechos (Tio Vivo, 1964) y Pepe Gotera y Otilio (Tio Vivo, 1966).

En 1985 abandono Bruguera y paso a Ediciones B. En 1994 recibio el Gran Premio del Salon del Comic de Barcelona por el conjunto de su obra y en 2001 le fue otorgada la Medalla de Oro al Merito en las Bellas Artes.

4. Rompetechos, un miope desastroso

Rompetechos es el personaje favorito de Ibanez, segun ha confesado en alguna ocasion el autor, que no ha dudado en colarlo en otras de sus series.

Su primera aparicion fue en 1964 en la revista Tio Vivo de la Editorial Bruguera. Dispuso de sus propias revistas, Super Rompetechos y Extra Rompetechos, desde finales de los 70. En 2004, con motivo de su 40 cumpleanos, se hizo un recopilatorio en formato Super Humor.

Rompetechos es cabezon, bajito, miope y despistado, siendo su nombre una ironia sobre su escasa altura. El esquema habitual de sus historietas suele ser este: el personaje tiene la necesidad de hacer o comprar algo, por lo que empieza a ir de un lado a otro provocando multitud de desastres porque lo confunde todo por su falta de vision. Si lo que intenta es comprar algo, leera mal todos los carteles y luego tendra un dialogo surrealista con el empleado de la tienda. En estos casos Rompetechos suele agredir verbalmente a aquellos que piensa que le estan tomando el pelo. La situacion se vuelve insostenible y acaba de forma violenta: el tendero le expulsa de una patada o Rompetechos golpea al tendero y este llama a los loqueros.

Vemos, por lo tanto, que la comicidad de Rompetechos surge de los equivocos provocados por su corta vision, que dan lugar a dos tipos de gags: unos visuales (en los que confunde algo o a alguien con otra cosa o persona) y otros linguisticos (en los que lee mal un letrero, con lo que cree estar en un lugar o en una circunstancia que no tiene nada que ver con la realidad). Los gags visuales son mas numerosos, pero tambien mas fugaces (a modo de flash), mientras que los linguisticos dan lugar a un enredo en el que la comicidad va in increscendo y en el que se incluyen tambien chistes visuales.

Los juegos de palabras van asociados, logicamente, a este segundo tipo de situaciones, cuyo peso en el total de cada historieta con respecto al primer tipo puede llegar al 50% en las de una pagina, reduciendose normalmente en las mas largas. La historieta titulada El regalo resulta, en este sentido, paradigmatica. Encontramos en ella seis gags comicos, de los que tres se derivan de la equivocada lectura de un cartel (Hoy, El Sanitario / Hoy es San Otario, calderas / carteras, canteras / carteras) y otros tres de la confusion de objetos o personas (confunde una colchoneta con una cartera y un detonador de dinamita con un campanilla de hotel, y--en busca de un guardia--pasa delante de un cuartel de la policia lleno de agentes y no los ve).

5. Humor y juegos de palabras

En su Manual del humorismo, Pgarcia enumera 13 recursos humoristicos, entre los que senala los juegos de palabras, ademas de los retruecanos, las paranomasias y las aliteraciones, que no dejan de ser tambien artitficios ludolinguisticos. El humorista define los juegos de palabras como "figuras retoricas consistentes en el uso de las palabras con sentido equivoco, o en varias de sus acepciones, o en los sentidos que surgen por similitudes foneticas con otras a las que se suprimen o anaden letras" (Pgarcia, 1995, 16).

Marius Serra afirma en Verbalia que "un juego de palabras es un choque verbal fortuito con perdida momentanea de los sentidos. Un encontronazo que genera impulsos tan irracionales como los que entre los humanos provoca el enamoramiento. Para que el choque se transforme en juego es preciso que las palabras implicadas en el no salgan ilesas. Solo asi podemos hablar de juego de palabras entendido como descubrimiento, producto o no de una busqueda, de una asociacion imprevista entre dos paradigmas distintos (o incluso entre dos sintagmas) que no se basa en ninguna de las leyes 'serias' que rigen las lenguas humanas [...] A menudo el choque de palabras se puede reducir a la oposicion de dos elementos minimos, pero el margen de variacion es elevado" (Serra, 2001: 20).

Los juegos de palabras que encontramos en Rompetechos son basicamente calambures, pero no en el sentido en que los define Maria Moliner, que los acerca a la mera disociacion: "Circunstancia aprovechada como chiste o adivinanza y, a veces, como recurso literario, que consiste en que las silabas o letras de una expresion tienen significado completamente distinto variando el lugar de separacion de las palabras, 'ato dos palos; a todos, palos". Es este el sentido que tiene el calambur mas famoso de la lengua castellana, fruto del ingenio de Quevedo, quien gano una apuesta en la Corte al mentarle a la reina su cojera sin circunloquios. El ingenioso escritor se presento ante ella con una flor en cada mano y le espeto: "Entre la rosa y el clavel, su majestad escoja" (Serra, 2002: 127).

Aqui no hablamos de calambur en un sentido tan estricto, sino en el mas amplio aventurado por su propio creador, el marques de Biebre, en el siglo XVIII: "Alteracion de una o mas palabras mediante la cual se establecen relaciones mas o menos lejanas con otras palabras para formar un juego verbal caracterizado por el cambio de ortografia" (Serra, 2001: 386).

Como dice Serra, el calambur es "el juego de palabras por antonomasia: una facecia narrada a la manera de los chistes que solo se diferencia de otras anecdotas porque su presunta gracia se fundamenta en una distorsion linguistica [...] Hablar hoy de calambures practicamente equivale a hacerlo de juegos de palabras en generico, con la unica condicion de que formen parte de una conversacion" (Serra, 2002: 126-128).

Y es que "el calambur es contexto [...] se suele presentar en un formato de conversacion entre personajes mas o menos identificables. El dialogo refuerza la sensacion de espontaneidad y consolida la verosimilitud de la situacion planteada" (Serra, 2001: 392-393).

Esta conversacion tambien existe en Rompetechos, pero de un modo peculiar. Si el protagonista fuese corto de oido, el equivoco surgiria simplemente de su intercambio linguistico con cualquier otro personaje. Es, por ejemplo, el recurso que utiliza Gila en su famoso monologo del concierto de violin. Cuando el humorista se apresta a tocar dicho instrumento delante del publico, descubre que la funda esta vacia y llama por telefono a su casa por si se lo hubiera dejado alli. Finge hablar con su tia Rosario y entonces se produce este dialogo lleno de calambures:

--?No lo tendra [el violin] la abuela? ?Esta la abuelita ahi? Que se ponga.

--Mi abuela es otra solterona... Y ademas sorda (...).

--Abuela, ?tu has visto mi violin? Que si has visto el violin...

--Que si le llamo de Berlin, dice.

--Que si has visto el violin, abuela; el violin, no el calcetin; el violin.!Abuela!

--Dice: "No soy Adela". Y ha colgado. (http://www.goear.com/listen.php?v=123ab3c)

Gila, como le pasa a Ibanez con Rompetechos, tiene que inventarse algo para crear este dialogo que permita dar rienda suelta al calambur, porque el actua solo en escena. Juan Carlos Ortega y Mar Lobato lo explican asi en su biografia del humorista: "El dialogo es una de las herramientas comicas mas poderosas del mundo, y un hombre no puede salir a un escenario dialogando solo. Habia que inventarse algo. Entonces penso en el telefono. Eso lo solucionaria todo. De un modo genial, Miguel pudo convertir el monologo en un dialogo sin necesidad de compartir el escenario con nadie (Ortega y Lobato, 2011: 151).

Pero Rompetechos no es sordo como la abuela de Gila, sino miope. Ibanez no puede resolver el problema creando un interlocutor humano, por ficticio que sea. El interlocutor del protagonista de sus historietas no es ningun personaje, sino un cartel cuya informacion Rompetechos descodifica de mala manera por culpa de su falta de agudeza visual.

Los calambures de Rompetechos no dejan de ser tambien lapsus, aunque muy particulares. Los lapsus son "juegos de palabras involuntarios provocados por errores lexicos o de diccion" y "representan el negativo del calambur, porque no parten del presunto ingenio sino de la incompetencia verbal mas flagrante" (Serra, 2002: 142), aunque en el caso de Rompetechos, esa incompetencia es mas bien una discapacidad. Los lapsus se denominan linguae o calami segun se den en la oralidad o la escritura. A los de Rompetechos podriamos considerarlos unos lapsus linguae muy sui generis. En cierto modo, suponen lo contrario del lapsus calami, ya que no son errores ortograficos o transcripciones de errores de diccion (una mala codificacion escrita), sino una mala descodificacion oral por deficiencias de la vista.

Los calambures de Rompetechos se basan, fundamentalmente, en la paranomasia y, en menor medida, en fenomenos de adicion y sustraccion.

La paranomasia o paronomasia se basa en la yuxtaposicion de palabras paronimas, aquellas que solo se diferencian en un fonema, como era / ira o jamon / jabon (Serra, 2001: 418). En castellano, este fenomeno ludolinguistico "en principio designa a las palabras que solo difieren en la vocal acentuada ("paso / peso / piso / poso / puso"), pero una segunda acepcion mas laxa acepta tambien otro tipo de diferencias" (Serra, 2001: 418--419): fonemas vocalicos no acentuados (casa / caso) o consonanticos (puerta / muerta) e incluso "aproximaciones menos exactas como, por ejemplo, 'parodico / periodico" (Serra, 2001: 418).

Serra concluye que "la paronomasia es un artilugio muy visible, de modo que su uso jamas pasa desapercibido y su abuso resulta cargante. [...] Y sin embargo, una buena paronomasia en el momento indicado puede tener evidentes efectos balsamicos". (Serra, 2001: 424).

En mucha menor medida, los calambures de Rompetechos presentan tambien algunos fenomenos de sustraccion y de adicion, como descartes y empotres, respectivamente. Los descartes son "artificios en los que una palabra forma otra al verse desposeida de algunas de sus letras (o silabas). Existen tres modalidades: la decapitacion (aferesis) suprime la letra (o silaba) inicial de una palabra para formar otra, como en "sobra / obra". La amputacion (apocope) suprime la ultima letra (o silaba) de una palabra, como en ordenador / ordenado. Finalmente, el descarte (sincope) genera pa labras a partir de la supresion de una letra (o silaba) intermedia, como en peri(pe)cia / pericia (Serra, 2002: 135--136).

Los empotres consisten, por el contrario, en la insercion de una letra (o silaba) en el cuerpo de una palabra para obtener una nueva que la contenga. Tambien se llaman cunas (Serra, 2002: 135--136).

6. Calambures en Rompetechos

El monografico de Rompetechos del que han sido extraidos los juegos de palabras analizados aqui (Combinado de risas, Ediciones B, 1992) incluye 17 historietas de entre 1 y 4 paginas, con una media de 2,7, aunque la mayoria tienen 1 o 2. De las 17 historias, solo una (En busca del buzon) no incluye ningun chiste basado en el juego de palabras generado por la mala lectura de un cartel. En total son 42 los juegos de palabras de este tipo que encontramos en el libro, lo que supone casi 2,5 por historia. Escribo primero el texto real del cartel y luego, tras la barra de separacion, lo que lee Rompetechos.

1. Cazo, 21 / Marzo, 21.

2. Pena deportiva El Colista / Oculista.

3. Crisostomo Boato. Cangrejos / Crisantemos baratos.

4. Cine Bicho. Sanson y Dalila / Salon de la lila.

5. Florentina. Trajes de novia / Flores finas.

6. Pandero, 5 / Enero, 5.

7. Cuerdas y sogas. Rufa Andas / Bufandas.

8. Bar Los Chorros / Los gorros.

9. Teatro Toston. Hoy, Los cantos de las gentes / Hoy, los Santos Inocentes.

10. Banco de Lugo / Blanco besugo.

11. Blanco. Lampista / Banco Lapasta.

12. Casa de forros / Caja de ahorros.

13. Alimento para peces. Piscilina / Piscina.

14. Excavaciones Tejas / Reclamaciones y quejas.

15. Cine Taco. Hoy, Pereza y desgano / Hoy empieza el verano.

16. Barco en lastre / Paco el sastre.

17. Naviera El Desastre / El sastre.

18. Conjunto Vera & Diego's (en un restaurante) / Conjuntos veraniegos.

19. Teatro Trote. 'Ultraje! 25 ptas entrada / Un traje, 25 pesetas de nada.

20. Viajes Pepe. Visite Grecia y su Partenon en verano / Vista con gracia su pantalon de verano.

21. Valle del Mano Alejo / Baile del Ano Viejo.

22. Loteria El Millar / Billar.

23. Vigas / Migas.

24. Vitaminas para los camellos / Vitaminas para los cabellos.

25. Derribos Cepera / Refrescos de pera.

26. Hostal / Hospital.

27. Lavanderia de Aquilino / Lavanderia de instestinos.

28. La Monda. Simientes / Hay mondadientes.

29. Hay rastrillos / Hay palillos.

30. Cine Pez. Hoy, El sanitario / "Hoy es San Otario.

31. Calderas / Carteras.

32. Canteras / Carteras.

33. Cine Pepe. Hoy, Los inconscientes / Hoy, Los Inocentes.

34. Muro con explosivos / Puro con explosivo.

35. Transporte de carneros / Transporte de viajeros.

36. Liebres / Libre.

37. Tortillas al segundo / Taquilla. Hay segundas.

38. P. Ojilga. Alcalde de Valdepito del Botijo / Pocilga.

39. Vacas lecheras / Sacas de peras.

40. A Coscorron del Jumento 27 kms. / Acordeon de reglamento, 27 pesetas.

41. Clarete a 18 ptas / Clarinetes a 18 pesetas.

42. Ocas finas / Ocarinas.

Como deciamos, la practica totalidad de estos juegos de palabras son paranomasias, equivocos producidos por la proximidad ortografico o fonetica entre dos sintagmas: lo que esta escrito realmente en el cartel y lo que Rompetechos lee.

En las historietas de Rompetechos que comentamos no encontramos ninguna paranomasia en sentido estricto (la diferenciacion solo de la vocal acentuada), pero si varias en las que los paronimos difieren unicamente en un fonema, casi siempre consonantico: chorros / gorros, millar / billar, vigas / migas, muro / puro, vacas / sacas, Grecia / gracia, tejas / quejas, camellos / cabellos, calderas / carteras, canteras / carteras.

En ocasiones, la proximidad de los paronimos es menor: Alejo / viejo, Partenon / pantalon, tortillas / taquilla, inconscientes / inocentes) e incluso francamente pequena: excavaciones / reclamaciones, rastrillo / palillo, Aquilino / intestinos, pereza / empieza, desgano / verano, Coscorron / acordeon, Jumento / reglamento, carneros / viajeros.

En algunos casos, las paranomasias se corresponden con lo que los italianos llaman bisticci (en sigular, bisticcio) compuestos. En ellos, el contraste se produce entre una palabra y un sintagma de dos o mas palabras y no entre dos palabras (bisticci simples): ultraje / un traje, sanitario / San Otario, P. Ojilga / pocilga, Vera & Diego / veraniego, ocas finas / ocarina, Rufa Andas / bufandas. Como pasa con los bisticci simples, a veces la proximidad de los elementos contrastados es mucho menor: de Lugo / besugo, lecheras / de peras.

En algunas ocasiones no hay sustitucion de un fonema por otro, sino sustraccion o adicion. La sustraccion puede ser por decapitacion, como en mano / ano (- m) y desastre / sastre (- de), o por descarte, como en liebre / libre (- e), Blanco / banco (- l) o Piscilina / piscina (- li). No hay ninguna amputacion. La adicion es siempre por medio de cunas: banco / blanco (+ l), hostal / hospital (+ pi) y clarete / clarinete (+ in).

La acumulacion de todos estos fenomenos (paranomasia, descartes, empotres) da lugar a equivocos disparatados de gran efecto comico. Asi, en la puerta de un cine, en un cartel que dice "Hoy, Pereza y desgano", Rompetechos lee "Hoy empieza el verano"; a la entrada de una agencia de viajes, en otro cartel que reza "Visite Grecia y su Partenon en verano", cree ver "Vista con gracia su pantalon de verano"; y, en el campo, en un letrero que pone "Valle del Mano Alejo", lee "Baile del Ano Viejo".

Otras asociaciones de este tipo son Crisostomo Boato / crisantemos baratos, Sanson y Dalila / salon de la lila, los cantos de las gentes / los Santos Inocentes, Banco de Lugo / blanco besugo, Excavaciones Tejas / reclamaciones y quejas, barco en lastre / Paco el sastre, vacas lecheras / sacas de peras, a Coscorron del Jumento / Acordeon de reglamento.

Deciamos antes que si Rompetechos intenta comprar algo, leera mal todos los carteles y tendra un dialogo surrealista con el empleado de la tienda, agrediendolo verbalmente al pensar que le estan tomando el pelo. La situacion se hace insostenible y acaba de violentamente: el tendero expulsa de una patada a Rompetechos o este le golpea y el tendero llama a los loqueros.

Veamoslo con un ejemplo sacado de la historieta titulada La carta. Rompetechos quiere comprarse un gorro de piel. Llega hasta un bar que se llama Los Chorros, en cuya puerta hay un cartel que dice: "Pruebe nuestro cocktail del dia". Tras leer "los gorros" en vez de "Los Chorros", entra en el local convencido de que es una tienda y se produce el siguiente dialogo con el camarero:

--!Buenas! Quiero uno que caliente lo suyo.

--En seguida, senor ... !El especial de la casa! (el camarero se refiere a un 'cocktail'). Aqui lo tiene ... !Je, je! !No va a ir caliente ni nada!

--Muy bien. !Pongamelo, a ver que tal me queda!

--?Que ... que se lo ponga? ?En la cabeza ...?

--!Hombre, no va a ser en los pies!

--Bueno, como quiera ... !El cliente manda! (se lo echa en la cabeza).

--!Rayos! ?Pero como se atreve, renacuajo?

--?Queee ...? ?Encima me insulta, cabeza de globo--sonda?

--?Yo globo--sonda? ?Yo? !Brrr ...! !Ahora mismo se come el mechero!

--!Socorro! !Guardias! !Que me hace tragar la cafetera expres! !Aaaargl ...! (Ibanez, 1992, 12)

La escena termina con la aparicion de un policia, que detiene a Rompetechos por agredir al camarero.

7. Conclusiones

1) Ibanez utiliza los juegos de palabras para evidenciar la miopia de Rompetechos y acentuar el humorismo de la serie dando lugar a divertidos enredos.

2) Este recurso tiene una alta importancia cuantitativa y cualitativa en cada historieta, hasta el punto de que, a veces, la mitad de los gags comicos estan basados en el.

3) Los juegos de palabras son basicamente calambures edificados sobre fenomenos de sustitucion de letras y fonemas (paranomasias) y, en menor medida, de adicion (empotres) y sustraccion (descartes).

4) El dialogo o la conversacion del que precisa el calambur para resultar espontaneo y veridico lo resuelve Ibanez a traves del recurso a la lectura de un cartel. El letrero hace las veces de interlocutor de Rompetechos. Si fuese corto de oido, su partener seria otra persona, pero como es corto de vista necesita que el mensaje que va (involuntariamente) a distorsionar le llegue a traves de la escritura.

http://dx.doi.org/10.5209/rev_ESMP.2012.v18.40924

Recibido: 23/07/2012

Aceptado: 29/10/2012

8. Referencias bibliograficas

IBANEZ, Francisco (1992): Rompetechos. Combinado de risas. Barcelona, Ediciones B.

ORTEGA, Juan Carlos y LOBATO, Marc (2011): Miguel Gila. Vida y obra de un genio. Barcelona, Libros del Silencio.

P. GARCIA [Jose Garcia Martinez--Calin] (1995): Manual del humorismo. Pozuelo de Alarcon (Madrid), Academia de Humor.

SERRA, Marius (2001, 3a edicion): Verbalia. Juegos de palabras y esfuerzos del ingenio literiario. Barcelona, Peninsula.

SERRA, Marius (2002): Verbalia.com. Jugar, leer, tal vez escribir. Barcelona, Peninsula.

"Violinista--Gila". En Goear: http://www.goear.com/listen.php?v=123ab3c (fecha de consulta: 5 de enero de 2012).

Referencia normalizada

CABALLERO WANGUEMERT, Felix (2012): "Paranomasias y otros juegos de palabras en la comicidad de Rompetechos". Estudios sobre el mensaje periodistico. Vol. 18, num. especial octubre, pags.: 181--189. Madrid, Servicio de Publicaciones de la Universidad Complutense.

Felix CABALLERO WANGUEMERT

Universidad de Vigo

felixcaballero@hotmail.com

Felix CABALLERO WANGUEMERT felixcaballero@hotmail.com Universidad de Vigo. Doctorando Licenciado en Ciencias de la Informacion. Ha trabajado como periodista en El Correo Gallego, Riadevigo.com y Espana Exterior.
COPYRIGHT 2012 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Caballero Wanguemert, Felix
Publication:Estudios sobre el Mensaje Periodistico
Article Type:Ensayo
Date:Oct 1, 2012
Words:4052
Previous Article:Uso y modificacion de los titulos procedentes de gabinetes de prensa en las informaciones periodisticas.
Next Article:La ensenanza de la Comunicacion en Internet: niveles y orientacion de la oferta formativa.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2022 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |