Printer Friendly

Para bajar de peso: "Tragones anonimos": hartos de dietas y productos "milagrosos" mas bien disenados para estafarlos, los integrantes de este grupo descubrieron que, para dejar de ser gordo, el primer paso es aceptarse y luego apoyarse, sin reproches ni bromas crueles, en la lucha por aprender a comer sanamente.

Dos o 3 veces por semana se refinen para hablar sin titubeos de sus avances y retrocesos en la lucha contra el habito de comer compulsivamente. Son hombres y mujeres de entre 16 y 58 anos de edad que pesan, algunos, hasta 190 kilos: se trata de Tragones Anonimos (TA), una asociacion civil que en los ultimos anos ha ganado adeptos porque, merced a un programa similar al de Alcoholicos Anonimos, ayudo a decenas de personas a dejar atras la gordura.

Uno de ellos es el regiomontano Jose Parres (los nombres fueron cambiados para preservar el anonimato), cuyo primer temor al llegar al local de la asociacion en el centro de Monterrey lo suscito la puerta de entrada: con 1.82 de estatura y 190 kilos de peso, la encontro demasiado estrecha para su corpulencia. Termino de desanimarlo la vista de la escalera que llevaba al 2 piso, cuyo pasamanos reducia aun mas el espacio.

El hombre (de 34 anos de edad) pensaba en dar media vuelta y retirarse cuando se topo con Martha Diaz (de 32 anos), una simpatica morena de 100 kilos de peso y 1.65 de estatura quien, al ver al recien llegado, le dijo: --Cuando vine por 1a vez, hace 2 anos, yo pesaba 35 kilos mas.

Sofocado por el esfuerzo, Parres se reunio con una docena de mujeres y 3 varones que hablaban de sus altibajos con la comida. Uno de ellos confeso haber caido en la tentacion de atiborrarse de antojitos engordadores y los demas, en vez de censurarlo, lo reconfortaron y estimularon para continuar esforzandose. El ambiente convencio al recien llegado de unirse a la asociacion. Hoy, a 2 anos de distancia, pesa 90 kilos menos.

NUTRIOLOGA GORDA

Tragones Anonimos fue fundada hace 20 anos en la ciudad de Durango por tula nutriologa nativa de nombre Myriam (casada y madre de 3 hijos, hoy ronda los 50 anos de edad), muy buena para aconsejar a sus clientes pero comedora compulsiva ella misma: pesaba 120 kilos. La duranguense habia intentado diversos metodos sin perder ni un gramo y cayo en una profunda depresion, avergonzada de ser la unica nutriologa obesa de su terruno. En una de sus frecuentes crisis se dijo que el problema no radicaba en el estomago, sino en el cerebro, pues la mayoria de los gordos desisten al poco tiempo de iniciar cualquier regimen. Asi decidio encontrar la manera de vencer la gula a fuerza de voluntad.

Se acerco entonces a la rama duranguense de Alcoholicos Anonimos, donde la asesoraron sobre como integrar una asociacion, promoverla y fijar sus programas y politicas. Dona Myriam recluto a sus primeros miembros en un parque: 2 gordos de 120 y 160 kilos. Les hablo abiertamente de sus intenciones y lo demas vino por si solo: ellos invitaron a sus vecinos y amigos de voluminosas dimensiones, ilusionados con la idea de adelgazar.

Una de las primeras discusiones fue elegir el nombre de la asociacion: --Se hablo de Gorditos Anonimos, Comedores Compulsivos Anonimos y otros similares --senala Dona Carmen, una regiomontana cincuentona, directora de la oficina en Monterrey--, pero finalmente predomino el de Tragones Anonimos, pues aunque se oia muy feo, indicaba nuestro verdadero problema: no comemos, tragamos.

Dona Myriam rento una oficina en el centro de Durango. Tal y como se estila en Alcoholicos Anonimos, los asistentes a las juntas de TA se sentaban en circulo e intercambiaban experiencias y la nutriologa les disenaba dietas especiales para cada uno. Cuando los miembros empezaron a perder peso el entusiasmo cundio. En los anos siguientes brotaron oficinas de TA en Torreon, Monterrey, Manzanillo, Aguascalientes, Guadalajara, Zacatecas y, desde hace un ano, en la ciudad de Mexico. Anualmente, la fundadora organiza una convencion en alguna playa del pais a la que suelen acudir hasta 500 ex gordos.

PORCIONES MODERADAS

Una de las beneficiarias de TA es Hilda Moran (regiomontana, de 54 anos de edad, madre de 2 hijos y abuela de 5 nietos), tan agradecida con la vida que no tiene empacho en hacer publico su nombre. Se acerco a la asociacion hace un ano, luego de que le extirparon del seno izquierdo un tumor canceroso: --Mido 1.62 y pesaba 110 kilos. En los dias posteriores a la intervencion no podia moverme y muchas enfermeras rehusaban darme ayuda, porque les implicaba grandes esfuerzos --relata. Los medicos le recomendaron bajar de peso y dona Hilda compro unas capsulas anunciadas por television (costo: 1,800 pesos el tratamiento para 2 semanas), pero le causaron tales malestares que debio suspenderlas.

Una amiga le aconsejo acudir a Tragones Anonimos. En la primera semana perdio 2 kilos y 3 meses despues de la cirugia, cuando asistio a la primera sesion de quimioterapia (al cabo descartada, por innecesaria), sorprendio a los medicos pues habia bajado 10 kilos: --Estaba muy contenta, y mas aun cuando pude subir escaleras sin agitarme y hasta pintarme las unas de los pies, algo imposible para mi desde hacia anos --cuenta la mujer, hoy de 87 kilos, 23 menos que cuando acudio a TA.

Similar experiencia vivio Alberto Calderon, un experto en informatica de 31 anos de edad, quien llego a la asociacion con 160 kilos a cuestas y una vida puntuada por las crueles bromas de los demas acerca de su corpulencia. Al principio se sentia extrano en las sesiones (los varones escasean), pero las mujeres del grupo lo instaron a eliminar de su dieta la comida chatarra. Ano y medio despues habia bajado 45 kilos (hoy pesa 115) y cada manana asiste a su trabajo con un almuerzo preparado en casa. Acude al menos a 9 sesiones de TA al mes, para no perder el rumbo.

En Tragones Anonimos no se hace distincion de credo, religion, raza o posicion social. Hay juntas 3 o 4 veces al dia los 7 dias de la semana y a cada una asisten de 8 a 25 personas (85% son mujeres). No se cobran cuotas, pero se aceptan donativos para los gastos de oficina. Todos los sabados los miembros se pesan para corroborar sus avances y, en premio, los domingos organizan "comilonas" donde pueden degustar carne asada y hamburguesas dieteticas, pues el mayor secreto de los ex comedores compulsivos, a decir de ellos mismos, es que bajar de peso no implica grandes sacrificios, sino saber combinar los alimentos y moderar las porciones.

Amaestrado

El siquiatra: --Vamos a ver, ?que le pasa?

El paciente: --Me siento perro, doctor.

El siquiatra: --Bien. Vamos a discutir esto con calma. Haga favor de recostarse en el divan.

El paciente: --No, doctor. Tengo prohibido subirme a los muebles.

Ironia

El autor: --?Como es que disgustandole tanto mis obras de teatro se digna usted venir a mi estreno?

El critico: Es que estoy resfriado y el medico me aconsejo evitar las multitudes.

Entre casados

Despues de un pleito con su esposa, el hombre se mudo a un hotel. Tras recapacitar llamo a la mujer:

--?Que hay de comer hoy?

--Veneno --repuso la mujer aun indignada.

--En ese caso solo pon un cubierto en la mesa --dijo el hombre--. Hoy no ire a comer.
COPYRIGHT 2005 Editorial Contenido, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2005 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:de la Torre, Juan
Publication:Contenido
Date:Sep 1, 2005
Words:1295
Previous Article:El "Padre Pistolas" ataca de nuevo.
Next Article:Andanzas de los "afromexicanos" en Estados Unidos: oriundos de un poblado coahuilense, muchos parten al norte de la frontera en busca de...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters