Printer Friendly

PROXIMIDAD IDEOLOGICA EN LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES DE COSTA RICA, EL SALVADOR Y HONDURAS.

Ideological proximity in the presidential elections of Costa Rica, El Salvador and Honduras

I. INTRODUCCION (1)

La existencia de elecciones regulares, libres y justas es una de las piedras angulares de los regimenes democraticos modernos. Esta situacion ha impulsado a los academicos y analistas de la politica a prestar mucha atencion a la investigacion sobre las razones que subyacen detras del voto de las personas. En consecuencia, el estudio del comportamiento electoral es uno de los ambitos mas relevantes del analisis politologico, en terminos de desarrollo teorico y refinamiento metodologico, como atestigua la cantidad significativa de publicaciones que analizan las causas y consecuencias de los resultados electorales a nivel global. No obstante, a pesar de la abundante literatura publicada en esta area, aun quedan regiones del mundo donde no se han contrastado algunos de sus modelos teoricos.

En este articulo realizamos dos contribuciones al estudio sobre comportamiento electoral. La primera consiste en contrastar la teoria espacial del voto, usando los metodos estadisticos pertinentes. Para tal efecto, hemos especificado un modelo de regresion que permite estimar la existencia y magnitud del voto por proximidad ideologica en el contexto centroamericano. Ademas, centramos dicho analisis en tres paises que han recibido poca atencion en la literatura sobre el tema: Costa Rica, El Salvador y Honduras. En consecuencia, la seleccion de casos nos da la posibilidad de mostrar la incidencia del voto por proximidad en escenarios partidistas con diferencias importantes.

Los tres casos estudiados, pese a tratarse de sistemas de partidos estables y con niveles altos de institucionalizacion, han sufrido en los ultimos anos reconfiguraciones que evidencian la excepcionalidad de sus elecciones presidenciales recientes. Como se mostrara mas adelante, esta transformacion es clara en cuanto a su formato, con un incremento de los partidos politicos, asi como respecto del tipo de candidaturas. La presencia de opciones diferentes a las tradicionales ha abierto el abanico ideologico a la ciudadania, modificando la relevancia de la ideologia en el voto, la cual ha sido tradicionalmente limitada en Honduras y Costa Rica. La entrada de nuevos competidores ha ocasionado, asimismo, un cambio en los tipos de candidatos presidenciales con la presencia de personas ajenas a la politica. En este sentido, se trata de elecciones en las que, a pesar de haberse llevado a cabo en una situacion economica estable, la popularidad del gobierno saliente ha sido muy baja.

A partir del analisis realizado, se muestra que los votantes de estos paises si han tomado en cuenta la cercania ideologica en el momento de decidir a que candidato otorgar su apoyo electoral. No obstante, encontramos que el efecto de la proximidad ideologica no es lineal, ni tiene la misma magnitud para todos los candidatos. Otro hallazgo relevante es que la oferta de candidatos que se presenta a los ciudadanos modera la relacion entre distancia ideologica y voto. En los paises analizados el numero 1 de competidores y la polarizacion ideologica influyen en quien se beneficia de los votos que pierden algunos candidatos cuando los electores los consideran muy lejanos de sus posiciones ideologicas.

El articulo esta estructurado de la siguiente manera. A continuacion, se exponen los principales elementos teoricos propios del voto por proximidad, mencionando su aplicacion empirica en la region latinoamericana. Despues, se presentan los datos y el modelo estadistico utilizado para llevar a cabo el analisis empirico. Posteriormente se lleva a cabo la discusion de los resultados del analisis de las elecciones presidenciales de Costa Rica (2014), El Salvador (2014) y Honduras (2013). Finalmente, la quinta seccion concluye retomando los principales hallazgos y sus implicaciones para los estudios del comportamiento electoral de la region.

II. EL PAPEL DE LA PROXIMIDAD IDEOLOGICA EN EL COMPORTAMIENTO ELECTORAL

Desde el inicio del estudio sistematico de los fenomenos politicos, el papel de la ideologia ha ocupado un lugar preponderante en la literatura academica. No obstante, la aproximacion al analisis del papel de la ideologia en el comportamiento electoral fue impulsada y transformada con la irrupcion de la teoria de eleccion racional en la ciencia politica. El modelo de voto espacial fue conceptualizado originalmente por Anthony Downs (1957), quien utilizo ideas de Harold Hotelling (1929) sobre la ventaja economica de la ubicacion fisica en los negocios. El libro de Downs trajo a la literatura en ciencia politica tres elementos muy relevantes. En primer lugar, el uso de la teoria de eleccion racional en el estudio de fenomenos politicos. Asimismo, acerco el analisis espacial a la investigacion sobre la competencia electoral dentro de los sistemas democraticos. Finalmente, resalto el papel de la incertidumbre en el estudio de los procesos electorales. Posteriormente, Enelow y Hinich (1984) formalizaron el modelo de voto espacial al sistematizar los avances teoricos alcanzados hasta ese momento.

Durante los ultimos sesenta anos el desarrollo teorico y metodologico de este modelo ha sido bastante prolifico. No obstante, el primero de estos aspectos es el que mas atencion ha recibido en la literatura de ciencia politica (2). La version original de este modelo esta basada en la idea de proximidad. En terminos simples, esto significa que mientras menor sea la distancia entre la posicion de un votante y la del candidato con respecto a un tema de relevancia politica, mayor sera la probabilidad de que la persona vote por dicho partido. Este resultado tan directo esta basado en dos asunciones. La primera es que las personas votan en funcion del candidato (partido) que les represente mayor utilidad. La segunda, es que la utilidad es una funcion decreciente de la distancia entre las posiciones del votante y el candidato (3). Esta ultima ha sido cuestionada por algunos autores, quienes han senalado que, bajo este supuesto, los votantes tendrian que llevar a cabo calculos que en la mayoria de los casos exceden sus capacidades y/o nivel de interes. Por tanto, para solventar esta situacion, Rabinowitz y MacDonald (1989) propusieron la vertiente direccional del modelo de voto espacial.

En el modelo direccional, el proceso de decision electoral se construye a partir de dos elementos relacionados. Por un lado, la ubicacion de los votantes con respecto a un punto neutral. Dicho de otro modo, que los ciudadanos eligen primero de que lado estan con respecto a un tema publico y la intensidad del sentimiento que tienen con respecto al tema en cuestion. La diferencia sustancial es que en el modelo de voto por proximidad los candidatos mas extremos tienden a ser penalizados electoralmente, mientras que en el modelo direccional los candidatos con posturas mas vehementes pueden maximizar su apoyo electoral. Sin embargo, para evitar que este modelo predijera la eleccion de candidatos con posiciones extremas, Rabinowitz y MacDonald (1989) introdujeron la <<region de aceptabilidad>>, incorporando al planteamiento original la idea de que los votantes descartaran candidatos a los que consideren demasiado radicales (4).

Ahora bien, ?cual de los dos modelos ha tenido mayor soporte empirico? La respuesta a esta interrogante no ha sido proporcionada por la literatura de forma decisiva. Aunque varios estudios se han abocado a la tarea de dilucidar cual de los dos modelos describe mejor la logica de voto de los ciudadanos, ninguno ha ofrecido un veredicto claro. Para Lewis y King (1999), esta situacion se debe a que los investigadores eligen contrastar los modelos respetando aquellas asunciones que favorecen a su modelo de preferencia. Por tanto, al hacer una revision de los trabajos mas recientes, la balanza tiende a decantarse por el modelo de proximidad. Asimismo, los resultados de estudios experimentales han favorecido a dicho modelo (Tomz y Van Houweling 2008; Lacy y Paolino 2010).

Por su parte, los trabajos basados en encuestas aplicadas en Europa han senalado que el voto por proximidad es mas comun (Fazekas y Meder 2013). Otros estudios han encontrado que el voto direccional es mas prevalente en sistemas de partidos mas polarizados, mientras que el voto por proximidad tiene mayor peso en sistemas con menor nivel de polarizacion (Pardos-Prado y Dinas 2010). En el ambito latinoamericano, Boscan (2016) encontro evidencia que favorecia al modelo direccional, aunque no de forma contundente. En este trabajo nos adscribimos al modelo por proximidad, al considerar que este representa una prueba mas estricta de la importancia de los modelos espaciales para explicar el comportamiento electoral en America Latina, tomando en consideracion la relevancia que tiene la ideologia en las decisiones de los votantes.

Bajo este orden de ideas, la relacion entre ideologia y voto ha sido una cuestion muy controvertida en el contexto latinoamericano. La tendencia dominante ha sido explicar el comportamiento electoral por otros motivos, dejando la cuestion posicional en un segundo plano, asumiendo que no existia o que era contingente. De hecho, el grueso del analisis electoral, tanto a nivel comparado como en estudios de un solo pais, se ha centrado en otros elementos, tales como el impacto de la situacion economica, el efecto del clientelismo, la influencia de la identidad partidista y de las campanas en la participacion electoral, o en el voto a partidos y candidatos. Esta vision pesimista asume que en los paises latinoamericanos no se cumple con uno de los principales requisitos de las democracias representativas: elegir a los candidatos y a los partidos que mejor representen las propias posiciones ideologicas y programaticas, poniendo en duda, por ende, la capacidad de rendicion de cuentas de los ciudadanos ante sus gobernantes.

Esta caracterizacion se ha ido matizando en parte con diferente tipo de evidencia, la cual ha mostrado que el constructo izquierda-derecha es un instrumento valido para reducir la multidimensionalidad del espacio politico, asi como para estructurar la competencia partidista en la region (Alcantara 2004; Rosas 2005). Otros trabajos han resaltado la validez de las etiquetas izquierda y derecha para la ubicacion de los ciudadanos, aunque su significado varie entre paises e individuos (Colomer y Escatel 2005). La literatura reciente tambien ha puesto en entredicho la imagen tradicional sobre la prevalencia de los vinculos clientelar y carismatico, poco compatibles con el ideologico, siendo plausible la convivencia de ambas estrategias de vinculacion hacia el electorado al interior de un mismo partido (Luna 2014).

Ahora, los trabajos que han abordado desde un punto de vista comparado la relacion entre ideologia y comportamiento electoral han destacado su relevancia en paises con altos niveles de institucionalizacion partidista, tales como El Salvador, Uruguay o Chile, mientras que sistematicamente se ha negado en los sistemas mas fluidos y con tradicion mas clientelar o personalista. En cualquier caso, la inclusion de la ideologia en los modelos explicativos del voto ha sido muy diferente desde el punto de vista metodologico. En la mayoria de casos se ha establecido la importancia del voto ideologico a traves de metodos indirectos, pero son pocos los trabajos que han especificado la incidencia del voto por proximidad con un modelo estadistico adecuado. Algunos estudios, por ejemplo, han incluido la ubicacion ideologica o las preferencias en politicas publicas como variable predictora del voto a los partidos y candidatos de izquierda o derecha (Baker y Green 2011); han utilizado correlaciones para contrastar las posiciones ideologicas y programaticas de los partidos y los votantes (Luna y Zechmeister 2005); han relacionado autoubicacion ideologica y voto presidencial (Seligson 2007), y han establecido las probabilidades de votar por un partido al variar la ubicacion ideologica del elector (Mainwaring y Torcal 2005).

En este sentido, son escasos los analisis del voto posicional en la region que cuenten con una estimacion directa. En un trabajo anterior mostramos en que tipo de elecciones (legislativas y presidenciales) los partidos atraian al elector mas proximo ideologicamente y cuales perdian votantes downsianos. Asi, aunque el promedio de la proporcion regional no era muy alto (35%), se puso de manifiesto la enorme variedad entre la fortaleza del voto por proximidad en la region (Otero y Rodriguez 2014). Por su parte, Baker y Greene (2015) hallaron la existencia de voto posicional en buena parte de los paises latinoamericanos, a partir de la prediccion de la ubicacion ideologica del candidato, considerando la posicion en politicas economicas de los electores.

Estos aportes ponen de manifiesto que existen requisitos contextuales que facilitarian o impedirian la presencia del voto por proximidad. Por ejemplo, en los sistemas de partidos en los que las etiquetas partidistas estan bien definidas, sin ambiguedad en las posiciones ideologicas y programaticas, la competencia por el voto estara en mayor medida estructurada ideologicamente, favoreciendo el voto por proximidad. Ademas, la relevancia de la dimension ideologica y la diferencia de los partidos en competicion, tradicionalmente medida a traves de la polarizacion del sistema de partidos, es otro elemento a tener en cuenta para la existencia del voto por proximidad. A estos aspectos se uniria una fragmentacion limitada del sistema de partidos, dado que el menor numero de competidores politicos incentiva la consideracion de la cercania en terminos de derecha e izquierda en las decisiones electorales.

Por otro lado, habria tres elementos que inhibirian la presencia de voto por proximidad. Primero, la entrada y salida de partidos del escenario partidista, al hacer mas dificil conocer las posiciones defendidas de los candidatos y partidos. En segundo lugar, la presencia de outsiders, dado que la evaluacion del elector es menos accesible ante la presencia de lideres y candidatos que provienen de fuera de las estructuras partidistas tradicionales. Finalmente, los incentivos para votar estrategicamente, ya que en aquellos paises donde no existe la segunda vuelta en elecciones presidenciales--como en Honduras--es mas factible que algunos votantes abandonen su primera preferencia si esta no tiene opciones de victoria. Siguiendo las aportaciones teoricas discutidas, el voto por proximidad sera mas viable en contextos donde la ideologia estructure la competencia partidista, exista una baja fragmentacion, asi como una volatilidad y fluidez limitadas. En este sentido, las elecciones de los tres paises centroamericanos que se analizan a continuacion son una buena oportunidad para comprobar hasta que punto la proximidad ideologica es relevante en el voto.

III. DATOS Y MODELO EMPIRICO

Para poder contrastar las expectativas teoricas del voto por proximidad hemos usado un modelo de regresion Probit Multinomial Mixto (pmm). Dado que este ha sido utilizado en estudios empiricos sobre voto espacial, permite reflejar la estructura de decision que enfrentan los individuos al ejercer su voto (Alvarez y Nagler 1998; Quinn, Martin y Whitford 1999) (5). El elemento esencial de la especificacion de estos modelos radica en que el fenomeno analizado es operacionalizado como una variable categorica nominal. En este caso, las categorias (j) corresponden a los candidatos. Desde la perspectiva de eleccion racional, las personas deben decidir entre las diferentes opciones, otorgando su voto a aquella que les representa mas utilidad esperada. Por consiguiente, el modelo de utilidad queda especificado de la siguiente manera (Train 2009):

[U.sub.ij] = [x.sub.i] [[beta]'.sub.j] + [z.sub.ij] [gamma]' + [[epsilon].sub.ij], j = 1, ..., J con [[epsilon].sub.ij] ~ N(0,[suma])

En este encontramos dos tipos de predictores: aquellos que tienen variacion entre las opciones y los individuos ([z.sub.ij]), por un lado, y aquellos que solo varian entre los individuos ([x.sub.i]), por el otro. Entre los primeros se encuentran las evaluaciones retrospectivas que las personas hacen sobre la economia, ya que dichas opiniones no son una caracteristica inherente a las opciones que son objeto de la decision electoral. Por otro lado, la distancia ideologica del votante con respecto a cada uno de los candidatos si presenta variacion entre candidatos y entre personas. El componente de la utilidad individual que no es observable es incluido como un termino estocastico ([[epsilon].sub.ij]) (6).

Otro elemento toral de la especificacion de los modelos de voto por proximidad atane a la medicion de la distancia entre las posiciones de los votantes y los candidatos. En dicha literatura se han utilizado principalmente la distancia euclidiana cuadratica, o la City Block. Si [i.sub.k] denota la posicion ideologica de un individuo y [j.sub.k] la de un candidato para un espacio con n > 0 dimensiones, la primera de las distancias estaria definida por la formula [suma][([i.sub.k]-[j.sub.k]).sup.2] y la segunda por [suma][valor absoluto de [i.sub.k] - [j.sub.k]]. En terminos empiricos no existe una diferencia importante entre ambas metricas (Westholm 1997), aunque es importante considerar que si representan concepciones diferentes en cuanto a la funcion de perdida de utilidad (Thurner 2000). Nosotros usamos la segunda de ellas, dado que consideramos que representa una regla de decision mas simple y cercana al proceso de decision de la mayoria de los votantes (7).

Los datos utilizados para llevar a cabo el analisis empirico provienen del Barometro de las Americas (lapop) y del Proyecto de Elites Parlamentarias de America Latina (pela). Todas las encuestas de lapop fueron llevadas a cabo en el ano 2014, despues de las elecciones presidenciales de Costa Rica, El Salvador y Honduras. La variable dependiente fue construida a partir de la pregunta de lapop concerniente al recuerdo de voto en las pasadas elecciones presidenciales (8). La primera variable independiente es la distancia (City Block) ideologica entre los votantes y cada uno de los candidatos. Esta variable fue operacionalizada a partir de la autoubicacion ideologica de los votantes en una escala entre 1 (muy de izquierdas) a 10 (muy de derechas). Por lo tanto, el rango teorico de esta variable es de cero a nueve. Asimismo, la posicion de los candidatos corresponde a la media de la ubicacion que dieron a los candidatos los diputados entrevistados en las encuestas de pela en cada uno de los paises (9). A pesar de no contar con datos sobre las posiciones de votantes y candidatos en otros temas de relevancia politica, el uso de la dimension ideologica permite que nuestro trabajo mantenga un dialogo con la literatura sobre voto espacial, donde se ha privilegiado el analisis de las posiciones en la dimension izquierda-derecha. Ademas, las etiquetas ideologicas han sido concebidas desde los primeros estudios sobre comportamiento electoral, como indicadores de los paquetes de politicas publicas que ofrecen los partidos y como predictores de las posiciones de los votantes en diferentes temas publicos.

Los modelos tambien incluyeron variables independientes de control. La primera corresponde a las evaluaciones sociotropicas del estado de la economia. Este predictor fue incluido dada su importancia teorica y empirica en los estudios sobre comportamiento electoral en America Latina. Se construyo a partir de la pregunta sobre la evaluacion que hicieron los encuestados sobre la economia del pais con respecto al ano anterior, a partir de tres posibles valores:--1 (peor), 0 (igual) y 1 (mejor) (10). Igualmente, incluimos tres predictores correspondientes a caracteristicas demograficas de los votantes. El primero es el sexo, operacionalizado de forma dicotomica (0 = hombre, 1 = mujer), y las otras dos variables independientes son la edad de las personas, asi como sus anos de educacion formal (11).

Para llevar a cabo la discusion de los resultados del analisis estadistico es necesario recordar antes algunas caracteristicas particulares de los modelos de regresion que hemos especificado. Al aplicar los test de Hausman-McFadden y Small-Hsiao (Long y Freese 2014), determinamos que solo en elcaso de Honduras se violala condicion de independencia de alternativas irrelevantes (IAI), por lo que se estimo el modelo permitiendo la correlacion entre los terminos de error, asi como que estos tuvieran varianzas heterocedasticas (12). Otro elemento esencial es que, para poder estimar estos modelos, es necesario que una de las opciones (candidatos) de eleccion sirva de base para comparar el efecto de los coeficientes. Esta situacion es equiparable al caso de los modelos Probit, con variable dependiente dicotomica, donde generalmente se operacionaliza dicha variable a partir de los valores 0 y 1 (ausencia/presencia de un fenomeno). El primero sirve de base para la comparacion de los coeficientes.

Dentro del analisis de resultados presentamos tres graficos de probabilidades estimadas, derivados de los modelos especificados para cada eleccion. Primero, para analizar el efecto de la distancia ideologica mostramos dos graficos. Estos corresponden a las probabilidades estimadas de votar por cada candidato, al variar la distancia ideologica entre los ciudadanos y uno de ellos. El resto de las variables permanece constante. Asi, seleccionamos los candidatos que obtuvieron el primer y segundo lugar en las preferencias de los votantes. De esta manera mostramos el efecto de la diferencia en posicion ideologica en las dos opciones electorales mas relevantes (13). Por ultimo, el tercer grafico corresponde a los tres escenarios correspondientes a las evaluaciones economicas, y el resto de las variables independientes permanecen fijas en su valor medio (14).

TV. ANALISIS EMPIRICO

IV. 1. Costa Rica (2014)

Durante decadas, el sistema de partidos de Costa Rica fue bipolar y estable. El Partido de la Liberacion Nacional (PLN) y el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) fueron las fuerzas politicas ampliamente dominantes durante los anos ochenta y noventa, a pesar de la presencia de terceros partidos con poca relevancia electoral. Este bipartidismo centrista fue escasamente polarizado en terminos ideologicos. PLN y PUSC se alternaron en el gobierno mostrando una progresiva convergencia en las politicas llevadas a cabo. Asi, el triunfo en las elecciones presidenciales tenia mas que ver con la capacidad de movilizar al electorado que con la identificacion partidaria o la diferenciacion en el programa (Zoco 2006).

Esta situacion se mantuvo con pocos cambios hasta las elecciones de 1998. Desde esa fecha se evidenciaron los primeros sintomas del desalineamiento electoral, con un incremento de la volatilidad legislativa y presidencial, asi como un descenso en los niveles de participacion (Sanchez 2003). Sin embargo, fue en las elecciones de 2002, y especialmente en las siguientes, cuando se materializo la recomposicion del sistema de partidos. Esta tuvo su maxima expresion en el desplome electoral del PUSC y el ascenso del Partido Accion Ciudadana (PAC) a la segunda posicion. La erosion de las lealtades partidarias provoco el desplazamiento del tradicional eje centro-derecha (PLN- PUSC) al centro-izquierda (PLN-PAC), asi como el surgimiento y consolidacion de terceras fuerzas. Esto aumento la fragmentacion, alterando notablemente la dinamica parlamentaria. En este sentido, la presidencia de Laura Chinchilla (2010-2014) sufrio las consecuencias del gobierno divido al perder el PLN la mayoria parlamentaria en 2011.

El proceso electoral del 2014 estuvo rodeado de bastante incertidumbre en cuanto al posible resultado. Como mostraron diferentes encuestas de opinion publica, que marcaban un alto numero de indecisos durante la campana, muchos decidieron su voto en los ultimos dias (Tremino 2016) (16). A pesar de una situacion economica favorable en el pais, Chinchilla terminaba su mandato con los indices mas bajos de popularidad presidencial de los ultimos anos, fruto no solo del descontento ante su gestion, sino tambien del desgaste acumulado del partido tras ocho anos en el Ejecutivo. En las elecciones presidenciales hubo cinco candidatos de diferente perfil ideologico y trayectoria politica. El PLN se presentaba para ganar su tercera presidencia consecutiva con Johnny Araya--alcalde de San Jose entre los anos 1998 y 2013--. Araya era muy conocido entre los costarricenses, pero representaba el sector del partido opuesto a Oscar Arias, del que tambien provenia Chinchilla. De hecho, su campana estuvo focalizada en sus propuestas como candidato, alejandose tanto del gobierno de su predecesora como del legado del PLN. El candidato del PAC fue el academico Luis Guillermo Solis, poco conocido entre los electores dada su corta historia dentro del partido, al que se unio en 2008 luego de dejar el PLN. No obstante, en el transcurso de la campana se posiciono como la opcion moderada frente a los partidos tradicionales, atrayendo no solo a los indecisos, sino tambien a electores del PLN y del Frente Amplio (FA). Otto Guevara, fundador del Movimiento Libertario (ML), repetia como candidato del partido mas a la derecha del sistema. En estas elecciones, la novedad provino del impulso que logro la candidatura del izquierdista Jose Maria Villalta, del partido minoritario fa, que habia sido diputado en el periodo anterior. El PUSC presento como candidato a Rodolfo Piza, tras la renuncia del vencedor de sus primarias. Los resultados fueron muy ajustados en la primera vuelta, quedando Solis en primer lugar (30,6%) frente a Araya (29,7%). Por detras quedaron Villalta (17,3%), Guevara (11,3%) y Piza (6,02%). Al no lograr ninguno el 40% de los votos, se celebro una segunda el 6 de abril en la que se confirmo el triunfo historico de un partido no tradicional en los comicios presidenciales (17).

Los resultados de los modelos PMM para esta eleccion se encuentran en la Tabla i. A partir de los coeficientes del modelo estimado, en el que se ha tomado como base para el contraste a Araya (18), podemos observar que la distancia ideologica entre los votantes y los candidatos tiene un efecto significativo y en el sentido (negativo) esperado. Es decir, la probabilidad de votar por el candidato aumenta entre menor sea la distancia ideologica del ciudadano con aquel. Al igual que en otros modelos de regresion no lineales, no es posible conocer la magnitud del efecto de los predictores en la variable dependiente, a partir de los coeficientes de los modelos PMM. Por ello, es necesario estimar las probabilidades de seleccion de cada opcion, tal y como muestran los Graficos II y III. El primero presenta las probabilidades estimadas de votar a los candidatos presidenciales al variar la distancia ideologica entre los votantes y Luis Guillermo Solis, el candidato ganador. En este grafico se observa que cada incremento en la distancia ideologica entre los votantes y Solis representa aproximadamente dos puntos porcentuales de disminucion en la probabilidad de voto por el (19). Estas disminuciones son capitalizadas principalmente por Johnny Araya (PLN) y, en segundo lugar, por Villalta (fa). En el Grafico III se advierte que la tasa de disminucion en la probabilidad estimada de voto por Araya tiene un patron similar a la del grafico anterior--el descenso es mayor al principio (1,9%) y despues la tasa es ligeramente menor que la de Solis (alrededor del 1,5%)--. En este escenario, son los candidatos de centro-izquierda los que se ven beneficiados por dicha disminucion: Solis y Villalta. Si bien este modelo predice principalmente el voto por el primero, es posible observar que la distancia ideologica si fue un factor importante en las decisiones de voto en estos comicios.

Por ultimo, el Grafico IV muestra que las evaluaciones economicas tambien tuvieron un efecto en la posibilidad de seleccion de los candidatos. Entre los ciudadanos que consideran que la economia del pais habia empeorado, Villalta obtiene un claro tercer lugar en las probabilidades estimadas de voto. En ninguno de los otros dos escenarios se presenta una situacion similar. Al mismo tiempo, la probabilidad de votar por Johnny Araya fue un 12% mayor entre aquellos que pensaban que la economia habia mejorado, con respecto a los que creian que habia empeorado. Finalmente, las variables demograficas muestran un efecto significativo para algunos candidatos: Johnny Araya recibio los votos de las personas menos educadas, tal y como muestra el coeficiente de educacion significativo y positivo para Solis, Villalta y Piza. Por su parte, la edad tuvo un impacto en esta eleccion, siendo Villalta el candidato beneficiado por el voto de los jovenes.

IV.2. El Salvador (2014)

Las elecciones de 1994 suelen fijarse como el origen del actual sistema de partidos salvadoreno. Desde entonces el sistema se ha caracterizado por el <<pluralismo polarizado>>, poco fragmentado y con dos partidos dominantes--ambos actores del conflicto armado durante los anos ochenta y muy distantes ideologicamente: la Alianza Republicana Nacionalista (arena) en la derecha, y el Frente Farabundo Marti de Liberacion Nacional (FMLN), en la izquierda--. Los dos partidos se han disputado la victoria en comicios presidenciales, legislativos y municipales, seguidos a gran distancia por otras formaciones politicas. arena goberno el pais desde 1989 hasta el 2009, ano en que se produjo la alternancia politica en el Ejecutivo con la victoria del FMLN. Sin embargo, la proporcionalidad generada por el sistema electoral ocasiono, en el ambito legislativo, una inferioridad numerica que se fue solventando con el apoyo negociado de los pequenos partidos. Una situacion que no cambio en 2009, a pesar de la alternancia historica que supuso la llegada del FMLN al Ejecutivo, puesto que al tener minoria en el organo legislativo estuvo obligado a buscar aliados en la camara, al igual que su predecesor (Artiga 2014).

Desde sus inicios, el sistema de partidos ha dado muestras de gran estabilidad, tal y como muestran los indices de volatilidad, fragmentacion o fluidez legislativa. Los salvadorenos no han modificado sustancialmente sus lealtades y con ello los patrones de voto. Sigue existiendo un nivel de identificacion partidista por encima del promedio de la region y una destacada relevancia de la orientacion ideologica en las preferencias electorales (Azpuru 2010; Otero y Rodriguez 2014). No obstante, hay dos aspectos que han alterado el contexto partidista recientemente. Primero, la crisis interna de arena, originada en 2009, que precipito la salida de algunos de sus diputados del grupo legislativo. La consecuencia inmediata fue la creacion en 2010 de la Gran Alianza por la Unidad Nacional (gana), convertido actualmente en un actor fundamental de las negociaciones con el Ejecutivo. El segundo aspecto se refiere a la disminucion de la polarizacion del sistema. El enfrentamiento entre las propuestas de arena y el FMLN durante los primeros anos ha dado paso a un escenario de competencia mas centripeta en terminos de propuestas sustantivas, especialmente desde que el FMLN asumio el Ejecutivo con Mauricio Funes (Azpuru 2010; Artiga 2014).

Las elecciones presidenciales tuvieron lugar el 2 de febrero de 2014 en un contexto economico favorable, pero con altos niveles de inseguridad y violencia. Por un lado, constituian una revalida al primer gobierno efemelinista, cuya gestion habia despertado criticas entre los simpatizantes del Frente (Reserve 2016). Esta vez el FMLN escogio como candidato a un historico del partido, vinculado con la administracion anterior-- Salvador Sanchez, vicepresidente con Funes y con amplia carrera politica-. Por otro lado, la derecha se presento dividida entre arena y la coalicion electoral Movimiento Unidad, aunque con candidatos muy conocidos. Los areneros designaron para la presidencia a Norman Quijano, exalcalde de San Salvador y anteriormente diputado nacional en varias legislaturas. Antonio Saca, presidente del pais entre 2004 y 2009, fue propuesto por la coalicion que aglutinaba a gana, Partido de la Conciliacion Nacional (PCN) y Partido Democrata Cristiano (PDC). Ademas de estos candidatos, hubo dos mas, pertenecientes a pequenos partidos: Rene Rodriguez por el Partido Salvadoreno Progresista (PSP) y Oscar Lemus de Fraternidad Patriotica Salvadorena (FPS). Fueron unas elecciones extraordinariamente renidas y marcadas por la incertidumbre. De hecho, por segunda vez en la historia se celebro una segunda vuelta, al no alcanzar ningun candidato la mitad mas uno de los votos-- Sanchez logro un 48,9%, Quijano un 38,9% y Saca el 11,4%-21. En estos comicios, celebrados el 9 de marzo, tan solo hubo una diferencia de 6.000 votos entre Sanchez y Quijano.

La Tabla II presenta los resultados del modelo PMM, en el que Sanchez es la opcion base para realizar el contraste de los coeficientes. Al igual que en el caso costarricense, la distancia ideologica de los votantes con los candidatos tiene un efecto estadisticamente significativo y en el sentido esperado: la probabilidad de votar por un partido aumenta al disminuir la distancia ideologica entre el ciudadano y el candidato. Estos resultados, que concuerdan con los encontrados en investigaciones previas y que destacan la importancia de la ideologia en el pais (Aizpuru 2010), se observan claramente en los Graficos VI y VII. En el primero de ellos presentamos las probabilidades de votar a los diferentes candidatos a partir de la variacion de la distancia entre los votantes y el ganador--Salvador Sanchez--. Asi, a mayor distancia ideologica entre la persona y este candidato, menor es la posibilidad de que el ciudadano le otorgue su voto. La magnitud de este efecto es considerable, con un rango de disminucion entre el 4,1% y el 7%, y ademas se observa un patron caracteristico en los contextos polarizados: a mayor distancia ideologica entre los votantes y Sanchez, mayor es el incremento de probabilidad de voto que obtiene Quijano. Por su parte, el Grafico VII contiene las probabilidades estimadas variando la distancia ideologica con Norman Quijano. Aunque con una pauta similar al anterior, en este grafico la penalizacion de los votantes a este candidato, conforme aumenta la distancia ideologica, es ligeramente menor (del 6,8% al 2,9%). Resulta muy interesante que las perdidas en la probabilidad de voto por este candidato no pasan al otro candidato de la derecha (Saca), sino que son capitalizadas por Sanchez.

Los resultados anteriores confirman que la proximidad ideologica representa un factor explicativo del voto en las presidenciales del 2014, incluso considerando el efecto de las valoraciones economicas de los electores. En este sentido, una buena valoracion de la situacion economica del pais (respecto a los ultimos doce meses) supone una mayor probabilidad de votar por Sanchez (FMLN) con respecto a Saca. De igual modo, las personas que consideraban que la economia habia empeorado tienen una mayor probabilidad de votar por Quijano con respecto a Saca. La relacion descrita anteriormente se puede analizar de forma mas clara en el Grafico VIII. En este se observa que aquellos salvadorenos que valoraban de forma positiva el desempeno economico del pais tienen una probabilidad estimada de votar por Sanchez cercana al 90%, manteniendo todas las demas variables en sus valores medios. Dentro del grupo de los que respondieron que la situacion economica era peor, la probabilidad de votar por Quijano y Sanchez es practicamente la misma, lo que representa un aumento de un 40% para el primero. En cuanto a las variables demograficas, tan solo la edad de las personas tiene un efecto estadisticamente significativo: las personas mas jovenes prefirieron a Saca con respecto a Salvador Sanchez.

IV.3. Honduras (2013)

En Honduras la vida politica ha girado en torno al Partido Nacional (PNH) y el Partido Liberal (PLH) desde su nacimiento, a principios del siglo XX. El protagonismo de ambos no disminuyo con la tardia democratizacion en los anos ochenta o con la entrada de nuevas fuerzas politicas en el Poder Legislativo en los noventa. Asi, se fue configurando un bipartidismo poco polarizado, escasamente volatil tanto en el ambito legislativo como en el presidencial. La limitada diferenciacion ideologica y programatica entre sus partidos se puso de manifiesto en la continuidad por las politicas publicas aplicadas, a pesar de la alternancia regular en el Ejecutivo. La literatura ha destacado dos caracteristicas que han contribuido a dicha estabilidad. Por un lado, la existencia de facciones internas, lo que aporto cierta flexibilidad, permitiendo la representacion de diferentes intereses y sectores sociales, asi como la <<oxigenacion>> de liderazgos y la alternancia en las instancias de poder. Se trata de un aspecto que fue generando diferencias mas claras al interior de los partidos que entre ellos y no pocos enfrentamientos internos. La segunda caracteristica es la relevancia del clientelismo en el vinculo con el elector y el uso de las politicas gubernamentales para atraer el voto, de modo que en la explicacion del comportamiento electoral de los hondurenos la ideologia no ha sido un factor relevante.

A pesar de la aparente solidez y estabilidad del sistema, los resultados electorales de la ultima decada mostraban cierta desconexion de los hondurenos con sus partidos. El aumento sostenido de la abstencion, la dificultad de los partidos de atraer nuevos votantes y de movilizar a su voto duro ante una identidad partidista en declive, evidenciaban cierto descontento de la poblacion hacia las instituciones representativas. En este sentido, el golpe de Estado y la siguiente crisis politica que vivio el pais en 2009, pusieron de manifiesto los deficits de representatividad del sistema y el agotamiento del mismo (Otero 2013). La consecuencia mas visible fue el incremento de la polarizacion que se traslado al ambito politico con la creacion en 2012 de cuatro nuevos partidos, dos en la izquierda y dos en la derecha del espectro ideologico: Libertad y Refundacion (libre), el Frente Amplio Politico Electoral en Resistencia (FAPER), el Partido Anticorrupcion (PAC) y alianza, respectivamente. Con esta nueva situacion se llevaron a cabo las elecciones el domingo 26 de noviembre de 2013.

Precisamente, lo mas relevante de los comicios fue el incremento de candidaturas presidenciales de muy diferente signo ideologico. Ademas, supuso la entrada de candidatos ajenos a la politica tradicional, por lo que los hondurenos pudieron escoger no solo entre opciones en la izquierda y en la derecha, sino entre candidatos <<de partido>> y politicos outsiders. Por el oficialismo se presento Juan Orlando Hernandez, anterior presidente del Congreso y representante de la faccion mas tradicional del partido. Sin embargo, la delicada situacion del pais con los habituales problemas economicos y sociales, junto con una baja popularidad del anterior presidente, marcaron una campana fuertemente centrada en Hernandez y un tanto alejada de los nacionalistas. Por el liberalismo se presento Mauricio Villeda (PLH), que provenia del sector mas conservador del partido, enfrentado con el expresidente Manuel Zelaya en la legislatura anterior. En cuanto a los nuevos candidatos destacaron dos: la representante de libre, Xiomara Castro, esposa de Zelaya, cuya candidatura significo la presencia por primera vez de la izquierda politica con posibilidades de triunfo electoral. Por el PAC, se presento Salvador Nasralla, un periodista muy popular entre los hondurenos (23). Los resultados confirmaron el triunfo de Hernandez en los comicios presidenciales con algo mas del 36,8% de los votos, pero tambien la debacle electoral de los liberales (20,3%), que pasaron al tercer lugar por detras de Castro (28,7%). Nasralla se alzo con la cuarta posicion (13,4 %) (24).

La Tabla III contiene los resultados del modelo PMM para Honduras, en el que no se asume la IAI. En este caso el candidato que sirve de referencia es Hernandez. De nuevo, la distancia ideologica de los electores respecto a los candidatos tiene un impacto en la probabilidad de voto en el sentido esperado--a mayor distancia, menor es dicha probabilidad--. Los Graficos X y XI muestran las estimaciones a partir de los coeficientes del modelo. En el primero de ellos se puede observar que la probabilidad de votar por Hernandez disminuye 20 puntos porcentuales en el rango posible de esta variable- -de cero a nueve puntos--. Aunque el modelo hace una prediccion muy alta de votar por este candidato, a pesar de una gran distancia ideologica, la disminucion mencionada muestra que los ciudadanos si tenian menores posibilidades de favorecer a Hernandez cuando percibian una diferencia importante con su posicion ideologica. En este escenario es Castro quien se beneficia en mayor medida de esta disminucion y no el candidato liberal (Villeda), como a priori podia suponerse. La primera capitaliza un 9% de dicho descenso, mientras que el segundo un 5%.

Por otro lado, la variacion en las probabilidades estimadas al aumentar la distancia ideologica entre los votantes y la candidata de libre presenta un patron muy interesante (Grafico XI). En este caso la tasa de disminucion de voto por Castro tiene un patron descendente (del 3,63% al 1,76%), pero se observa que es Mauricio Villeda quien mas aumenta proporcionalmente su probabilidad de ser elegido al disminuir dicha probabilidad para Xiomara Castro. En otras palabras, el candidato del Partido Liberal parece ser la opcion que eligieron los votantes que consideraban a la abanderada de libre como una candidata muy radical. Sin embargo, Castro si atrajo electores distanciados ideologicamente de Hernandez, pese al habitual trasvase de votos entre los dos partidos tradicionales. Unos elementos que marcan la excepcionalidad de estos comicios presidenciales.

En cuanto a la evaluacion de la situacion economica, se trata de un factor que si fue significativo en la eleccion presidencial. El coeficiente es significativo y en el sentido esperado (negativo) para todos los candidatos. Al estimar las probabilidades de voto se observa que el candidato del Partido Nacional se beneficio electoralmente de las personas que consideraron que la situacion economica habia mejorado en el ultimo ano. La diferencia de probabilidad de votar a este candidato, entre los que respondieron que la situacion economica era peor y los que opinaron lo contrario, es del 30% (Grafico XII). Ademas, los resultados del modelo muestran que la probabilidad de votar a los candidatos de oposicion es mayor entre los hombres, asi como las personas con mayor nivel educativo y que viven en zonas urbanas. Unos resultados que confirman los hallazgos de estudios previos sobre las caracteristicas del electorado del PNH, que lo diferencia del resto de partidos (Menendez 2014).

V CONCLUSIONES

?Que elementos explican el voto de los comicios presidenciales en los paises latinoamericanos? La respuesta a esta cuestion sigue generando abundante literatura y muchas explicaciones. La region cuenta con buenos ejemplos de sistemas de partidos fragmentados, fluidos y volatiles, donde la identidad partidista es debil y las practicas clientelares relativamente frecuentes. No es de extranar que los factores a corto plazo y contextuales, como el estado de la economia o la imagen de un candidato, hayan constituido el grueso del analisis del comportamiento electoral, dejando al elemento ideologico en un segundo plano. En este sentido, son muy pocos los estudios que han analizado el papel que la proximidad ideologica tiene en el voto y, cuando se ha hecho, se ha estimado a traves de metodos indirectos, por lo que la evidencia empirica no es concluyente.

En este trabajo hemos abordado el analisis del voto de proximidad con metodos estadisticos adecuados, con el objetivo de modelar los procesos de decisiones electorales individuales a traves de modelos PMM que apenas han sido utilizados en los estudios electorales de la region. Esta aproximacion permite tener variables inherentes a las opciones de decision y comprobar si el factor de cercania ideologica con el candidato presidencial tiene efecto. Con este objetivo, hemos comprobado la incidencia del voto por proximidad en las elecciones presidenciales mas recientes de Costa Rica, El Salvador y Honduras. Paises que estan experimentando una reconfiguracion en los ultimos anos, pero comparten algunos rasgos del sistema de partidos, en cuanto a su tradicional estabilidad, volatilidad limitada y fragmentacion, asi como su baja fluidez y presencia de outsiders, lo cual podria facilitar el voto por proximidad, tal y como ha esbozado la literatura. Asi, el grado de polarizacion ideologica relativamente alto en El Salvador, y limitado en Costa Rica y Honduras, parece experimentar variaciones. De igual modo, el papel de la ideologia en la atraccion de electores proximos se muestra significativo en El Salvador y reducido en los partidos tradicionales de Costa Rica y Honduras. Asimismo, la presencia de candidatos externos a la vida partidista y exitosos en las elecciones analizadas ha modificado sustancialmente los patrones de voto, tal y como hemos visto en Costa Rica y Honduras.

Los hallazgos del analisis desafian el saber convencional y apuntan a que la proximidad ideologica cuenta en el voto presidencial en los tres paises, incluidos aquellos en los que se presume la incidencia del vinculo clientelar y personalista o la relevancia de factores contextuales en el comportamiento electoral. Los datos muestran que la cercania ideologica fue un factor relevante en el voto de las elecciones presidenciales de Costa Rica, procesos en los que por primera vez gano un candidato no tradicional. El Salvador exhibe unos resultados mas contundentes, que confirman los hallazgos de los trabajos previos que han senalado el peso de la ideologia en sus elecciones, incluso controlando la valoracion del estado de la economia. De igual manera, los comicios hondurenos plantean un punto de inflexion en el comportamiento electoral: en un contexto polarizado, con la presencia por primera vez en decadas de candidaturas distantes ideologicamente, se observa que la proximidad afecto al voto y modifico los habituales trasvases de electores entre los dos partidos tradicionales.

De este modo, el trabajo realiza aportaciones a los estudios sobre la proximidad ideologica en general, asi como al conocimiento de los casos centroamericanos en particular. Por un lado, ofrece una perspectiva metodologica distinta para abordar la explicacion de elecciones presidenciales, permitiendo mostrar su incidencia en contextos partidistas diferentes. Por otro, proporciona evidencia del papel que tiene la cercania ideologica en las elecciones presidenciales de paises poco estudiados, ampliando el tipo de explicaciones ofrecidas en la literatura. En este sentido, el desarrollo empirico de este fenomeno en trabajos posteriores, mas alla de las variaciones intrarregionales, puede completarse con el analisis de elecciones legislativas o explorando la perspectiva individual, mostrando, por ejemplo, el perfil de los electores que deciden su voto de acuerdo a la proximidad ideologica.

DOI: https://doi.org/10.14201/alh2017771745

VI. BIBLIOGRAFIA

Alcantara, Manuel. ?Instituciones o maquinas ideologicas? Origen, programa y organizacion de los partidos latinoamericanos. Barcelona: ICPS, 2004.

Alvarez, Michael y Nagler, Jonathan. When Politics and Models Collide: Estimating Models of Multiparty Elections. American Journal of Political Science, 1998, vol. 42 (1): 55-96.

Artiga, Alvaro. Los partidos politicos frente a la plena capacidad de opcion. Estudios Centroamericanos, 2014, vol. 740: 15-43.

Atkeson, Lonna Rae. <<Sure, I Voted for the Winner!>> Overreport of the Primary Vote for the Party Nominee in the National Election Studies. Political Behavior, 1999, vol. 21 (3): 197-215.

Azpuru, Dinorah. The Salience of Ideology: Fifteen Years of Presidential Elections in El Salvador. Latin American Politics and Society, 2010, vol. 52 (2): 103-138.

Baker, Andy y Greene, Kenneth. The Latin American Left's Mandate: Free-Market Policies and Issue Voting in New Democracies. World Politics, 2011, vol. 63 (1): 43-77.

Baker, Andy y Greene, Kenneth. Positional Issue Voting in Latin America. En Carlin, Ryan; Singer, Matthew y Zechmeister, Elizabeth (eds.). The Latin American Voter. Ann Arbor: University of Michigan Press, 2015: 173-194.

Boscan, Guillermo. Voto y competicion electoral en America Latina. Tesis doctoral. Salamanca: Universidad de Salamanca, 2016.

Colomer, Josep M. y Escatel, Luis E. La dimension izquierda-derecha en America Latina. Desarrollo Economico, 2005, vol. 45 (177): 123-136.

Dow, J. K. y Endersby, W. Multinomial Probit and Multinomial Logit: A Comparison of Choice Models for Voting Research. Electoral studies, 2004, vol. 23 (1): 107-122.

Downs, Anthony. An Economic Theory of Democracy. Nueva York: Harper and Row, 1957. Enelow, James y Hinich, Melvin. The Spatial Theory of Voting. An Introduction. Nueva York: Cambridge University Press, 1984.

Fazekas, Zoltan y Zsombor, Meder. Proximity and Directional Theory Compared: Taking Discriminant Positions Seriously in Multi-party Systems. Electoral Studies, 2013, vol. 32 (4): 693-707.

Grofman, Bernard. The Neglected Role of the Status Quo in Models of Issue Voting. Journal of Politics, 1985, vol. 47: 230-237.

Hotelling, Harold. Stability in Competition. Economic Journal, 1929, vol. 39 (153): 41-57.

Iversen, Torven. The Logics of Electoral Politics: Spatial, Directional, and Mobilization Effects. Comparative Political Studies, 1994, vol. 27 (1): 155-189.

Kedar, Orit. Voting for Policy not for Parties: How Voters Compensate for Power Sharing. Cambridge: Cambridge University Press, 2009.

Key Jr., V. O. The Responsible Electorate: Rationality in Presidential Voting 1936-1960. Cambridge: Harvard University Press, 1966.

Kinder, Donald D. y Kiewiet, D. Roderick. Economic Discontent and Political Behavior: The Role of Personal Grievances and Collective Economic Judgments in Congressional Voting. American Journal of Political Science, 1979, vol. 23 (3): 495-527.

Lacy, Dean y Paolino, Philip. Testing Proximity versus Directional Voting using Experiments. Electoral Studies, 2010, vol. 29 (3): 460-471.

Lachat, Romain. The Impact of Party Polarization on Ideological Voting. Electoral Studies, 2008, 27 (4): 687-698.

Lapop. Barometro de las Americas 2014. Proyecto de Opinion Publica en America Latina. Universidad de Vanderbilt. Disponible en: www.vanderbilt.edu/lapop-espanol.

Lewis, Jeffrey y King, Gary. No Evidence on Directional vs. Proximity Voting. Political Analysis, 1999, vol. 8: 21-33.

Long, J. S. y Freese, J. Regression models for categorical dependent variables using Stata. College Station: Stata Press, 2014.

Luna, Juan Pablo. Segmented Representation. Political Party Strategies in Unequal Democracies. Oxford: Oxford University Press, 2014.

Luna, Juan Pablo y Zechmeister, Elizabeth. Political Representation in Latin America. A Study of Elite-Mass Congruence in Nine Countries. Comparative Political Studies, 2005, vol. 38 (4): 388-416.

Mainwaring, Scott y Torcal, Mariano. La institucionalizacion de los sistemas de partidos y la teoria del sistema partidista despues de la tercera ola democratizadora. America Latina Hoy, 2005, vol. 41: 141-173.

Menendez, Carlos. Honduras. Elecciones 2013: compra de votos y democracia. Honduras: Centro de Estudios y Documentacion de Honduras, 2014.

Otero Felipe, Patricia. El sistema de partidos de Honduras tras la crisis politica del 2009: ?el fin del bipartidismo? Colombia Internacional, 2013, vol. 79: 249-287.

Otero Felipe, Patricia y Rodriguez Zepeda, Juan Antonio. Vinculos ideologicos y rendimiento electoral en America Latina. Politica y Gobierno, 2014, vol. 21 (1): 159-200.

Pardos-Prado, Sergi y Dinas, Elias. Systemic Polarization and Spatial Voting. European Journal of Political Research, 2010, 49 (6): 759-786.

Pela. Base de datos del Proyecto Elites Parlamentarias de America Latina. Universidad de Salamanca. Disponible en: americo.usal.es/oir/elites/bases_de_datos-htm.

Quinn, Kevin M.; Martin, Andrew, D., y Whitford, Andrew B. Voter Choice in Multi-Party Democracies: A Test of Competing Theories and Models. American Journal of Political Science, 1999, vol. 43: 1231-1247.

Rabinowitz, G. y McDonald, S. E. A Directional Theory of Issue Voting. American Political Science Review, 1989, vol. 83: 93-121.

Reserve, Roody. El Salvador: Un ano politico y social convulso. Revista de Ciencia Politica, 2016, vol. 36 (1): 177-194.

Rosas, Guillermo. The Ideological Organization of Latin American Legislative Parties: An Empirical Analysis of Elite Policy Preferences. Comparative Political Studies, 2005, vol. 38 (7): 824-849.

Ruiz Rodriguez, Leticia y Otero Felipe, Patricia. Indicadores de Partidos y Sistemas de Partidos. Madrid: cis, 2013.

Sanchez, Fernando. Cambio en la dinamica electoral en Costa Rica: un caso de Desalineamiento. America Latina Hoy, 2003, vol. 35: 115-146.

Seligson, Mitchell A. The Rise of Populism and the Left in Latin America. Journal of Democracy, 2007, vol. 18 (3): 81-95.

Thurner, Paul W. The Empirical Application of the Spatial Theory of Voting in Multiparty Systems with Random Utility Models. Electoral Studies, 2000, vol. 19: 493-517.

Tomz, Michael y Van Houweling, Robert P. Candidate Positioning and Voter Choice. American Political Science Review, 2008, vol. 102 (3): 303-318.

Train, Kenneth E. Discrete choice methods with simulation. Nueva York: Cambridge University Press, 2009.

Tremino, Ilka. El PAC al poder: Elecciones 2014 y los principales cambios en el sistema politico costarricense. Peninsula, 2016, vol. 11 (1): 103-126.

Westholm, Anders. Distance versus Direction: The Illusory Defeat of the Proximity Theory of Electoral Choice. American Political Science Association, 1997, vol. 91 (4): 865-883.

Zoco, Edurne. Legislators' Positions and Party System Competition in Central America: A Comparative Analysis. Party Politics, 2006, vol. 12 (2): 257-280.

VII. APENDICE
TABLA 1 POSICIONES IDEOLOGICAS DE LOS CANDIDATOS PRESIDENCIALES

                                   POSICION IDEOLOGICA

COSTA RICA

Luis Guillermo Solis (PAC)                5,11
Johnny Araya (PLN)                        7,07
Otto Guevara (ML)                         9,24
Jose Maria Villalta (FA)                  2,36
Rodolfo Piza (PUSC)                       7,18

El Salvador

Norman Quiijano (ARENA)                   9,25
Salvador Sanchez Ceren (FMLN)             1,54
Antonio Saca (GANA)                       6,52

Honduras

Juan Orlando Hernandez (PNH)              8,67
Xiomara Castro de Zelaya (LIBRE)          2,27
Mauricio Villeda (PLN)                    7,76
Salvador Nasralla (PAC)                   5,83

Nota: La posicion de los candidatos corresponde a la media de la
ubicacion que dieron a los candidatos los diputados entrevistados
en las encuestas de pela en cada uno de los paises. Fuente:
Elaboracion propia a partir de los datos de pela.

TABLA II DESCRIPTIVOS DE LAS VARIABLES INCLUIDAS EN EL ANALISIS

                                     MEDIA    DESV.     MINIMO   MAXIMO
                                             ESTANDAR
COSTA RICA

Distancia ideologica                 2,86      2,00      0,07     8,24
Evaluacion economica retrospectiva   -0,54     0,58       -1       1
Sexo                                 0,50      0,50       0        1
Edad                                 43,15    16,61       18       90
Educacion                            9,22      4,12       0        18

EL SALVADOR

Distancia ideologica                 3,72      2,57      0,25     8,46
Evaluacion economica retrospectiva   -0,27     0,71       -1       1
Sexo                                 0,51      0,50       0        1
Edad                                 41,21    16,19       19       90
Educacion                            8,90      4,90       0        18

HONDURAS

Distancia ideologica                 3,22      2,08      0,17     7,73
Evaluacion economica retrospectiva   -0,49     0,63       -1       1
Sexo                                 0,49      0,50       0        1
Edad                                 40,83    14,81       19       88
Educacion                            7,50      4,48       0        18
Urbano/rural                         0,53      0,50       0        1

Fuente: Elaboracion propia a partir de los datos de LAPOP.


Juan Antonio Rodriguez Zepeda

Universidad de Salamanca, Espana

[correo] jarz@usal.es

Patricia Otero Felipe

Universidad de Burgos, Espana

[correo] potero@ubu.es

Fecha de recepcion: 5 de mayo de 2017

Fecha de aceptacion y version final: 11 de octubre de 2017

(1.) Los autores agradecen los comentarios y las sugerencias de dos evaluadores anonimos de America Latina Hoy, Revista de Ciencias Sociales, a la primera version de este articulo. Este trabajo se enmarca en el proyecto <<Competicion ideologica y sistema politico: escenarios de estabilidad y escenarios de cambio>> (cso2015-63555-R, MINECO/feder), dirigido por la profesora Leticia M. Ruiz.

(2.) En la seccion sobre datos y metodos tratamos el aspecto metodologico de este modelo de voto.

(3.) La condicion necesaria para que este segundo supuesto se cumpla es que tanto los votantes como los candidatos o partidos puedan ser ubicados en un punto de la escala ordinal que representa los temas relevantes electoralmente.

(4.) Los modelos de voto espaciales no se agotan en la dicotomia proximidad versus direccional. Hay otros dos que se han presentado para corregir las deficiencias de los dos modelos <<puros>>. El primero, propuesto por B. Grofman (1985), senala que los votantes incluyen en sus decisiones de voto la incertidumbre que generan los candidatos respecto a la posibilidad de cumplir sus promesas de campana. La propuesta original de A. Downs (1957) ya hacia patente que los ciudadanos basaban sus decisiones electorales en lo que consideraban que los candidatos podian lograr, no solo en sus promesas de campana. A partir de esta idea, O. Kedar (2009) desarrolla el voto por compensacion, en el que dentro de la decision de a quien votar se tienen en cuenta las expectativas del ciudadano en la fase de formacion de la politica publica. La segunda aproximacion es un modelo <<mixto>>, que combina elementos de proximidad y direccionalidad. T. Iversen (1994) propuso una version muy popular de este modelo al no estar convencido del lugar que juega la <<region de aceptabilidad>>.

(5.) La discusion sobre la idoneidad de este modelo se encuentra en un apendice que puede ser solicitado a los autores.

(6.) En los modelos Probit se asume que el componente estocastico tiene una distribucion multivariante normal con media cero y es posible especificar la matriz de varianzas y covarianzas de diferentes formas, para reflejar la relacion entre las opciones de decision.

(7.) Tambien estimamos los modelos usando la medida euclidiana cuadratica y los resultados fueron practicamente iguales.

(8.) Esta pregunta hace referencia a la primera vuelta de las elecciones. No fueron considerados en el analisis aquellos encuestados que no votaron, quienes no desearon contestar la pregunta y los que no recordaron por quien votaron. En todos los casos los candidatos considerados representan casi el 100% de los votos emitidos. En los tres casos una proporcion mayor de los encuestados reporto haber votado por el ganador. Esta es una situacion comun en las encuestas donde se pregunta a las personas sobre su recuerdo de voto y las posibles soluciones no estan exentas de sesgos, vease L. R. Atkeson (1999).

(9.) Vease en el Apendice del texto las posiciones ideologicas medias de cada candidato.

(10.) Solo hemos incluido la evaluacion sociotropica porque es la que tuvo un efecto estadisticamente significativo en los modelos. Esto es comun en estudios sobre voto economico (D. D. Kinder y D. R. Kiewiet 1979).

(11.) Para el caso de Honduras se incluyo como control adicional la variable urbano/rural. Esta variable no fue significativa en los modelos de los otros paises estudiados. Los test de razones de verosimilitud tampoco apoyaron su inclusion.

(12.) Esta situacion tambien puede ser indicativa de que algunos hondurenos si votaron de forma estrategica al abandonar su opcion mas cercana ideologicamente para votar por una opcion mas viable. El analisis estadistico fue realizado en stata 13. Los resultados de los test pueden ser proporcionados por los autores.

(13.) Las probabilidades estimadas en los otros escenarios pueden ser solicitadas a los autores.

(14.) En el Apendice del texto se presentan los descriptivos de las variables incluidas.

(15.) Los indices han sido calculados a partir de los datos de PELA y el Observatorio de Instituciones Representativas (OIR) de la Universidad de Salamanca. Las formulas de los mismos pueden encontrarse en L. Ruiz Rodriguez y P. Otero Felipe (2013).

(16.) En estas elecciones se eligieron unicamente diputados y presidente.

(17.) Solis recibio un respaldo del 77% frente al 22,1% de Araya, quien desistio de participar a pocas semanas de celebrarse la eleccion.

(18.) En los tres casos el candidato de referencia corresponde al del partido gobernante.

(19.) La disminucion en la probabilidad de votos no es constante en ninguno de los casos debido a que no son modelos lineales. En este caso el descenso varia entre el 1,79 y el 2,06%.

(20.) En el Salvador el Poder Legislativo se renueva cada tres anos y el ejecutivo cada cinco, por lo que la fecha de elecciones legislativas y presidenciales no necesariamente coincide. Los calculos son de los autores.

(21.) Rodriguez (PSP) obtuvo un 0,4% y Morales (FPS) el 0,3%.

(22.) Los calculos son de los autores.

(23.) A estos hay que anadir los candidatos de los pequenos partidos, Jorge Aguilar, Orle Solis, Romeo Vasquez y Andres Pavon, por PINU, PDC, ALIANZA y PUD-FAPER respectivamente, que apenas sumaron un 1% de los votos.

(24.) A diferencia de Costa Rica y El Salvador, en Honduras el candidato ganador se establece por mayoria relativa. No hay una segunda vuelta.

Leyenda: Grafico 1 Evolucion del sistema de partidos de Costa Rica (1982-2014) (15)

Leyenda: GRAFICO II DISTANCIA IDEOLOGICA CON LUIS GUILLERMO SOLIS Y PROBABILIDAD DE VOTO

Leyenda: GRAFICO III DISTANCIA IDEOLOGICA CON JOHNNY ARAYA Y PROBABILIDAD DE VOTO

Leyenda: GRAFICO IV COSTA RICA 2014: VALORACION ECONOMICA Y PROBABILIDAD DE VOTAR A LOS CANDIDATOS

Leyenda: GRAFICO V EVOLUCION DEL SISTEMA DE PARTIDOS DE EL SALVADOR (1994-2015) (20)

Leyenda: GRAFICO VI DISTANCIA IDEOLOGICA CON SALVADOR SANCHEZ Y PROBABILIDAD DE VOTO

Leyenda: GRAFICO VII DISTANCIA IDEOLOGICA CON NORMAN QUIJANO Y PROBABILIDAD DE VOTO

Leyenda: GRAFICO VIII EL SALVADOR 2014: VALORACION ECONOMICA Y PROBABILIDAD DE VOTAR A LOS CANDIDATOS

Leyenda: GRAFICO IX EVOLUCION DEL SISTEMA DE PARTIDOS DE HONDURAS (1981-2013) (22)

Leyenda: GRAFICO X DISTANCIA IDEOLOGICA CON JUAN ORLANDO HERNANDEZ Y PROBABILIDAD DE VOTO

Leyenda: GRAFICO XI DISTANCIA IDEOLOGICA CON XIOMARA CASTRO Y PROBABILIDAD DE VOTO

Leyenda: GRAFICO XII HONDURAS 2013: VALORACION ECONOMICA Y PROBABILIDAD DE VOTAR A LOS CANDIDATOS
TABLA 1 MODELO PROBIT MULTINOMIAL MIXTO: COSTA RICA 2014

                                            COEFICIENTE    ERROR
                                                          ESTANDAR

DISTANCIA IDEOLOGICA CON EL CANDIDATO         -0,064       0,017

SOLIS / ARAYA

                     Valoracion economica     -0,220       0,116
                       retrospectiva
                     Mujer                    -0,143       0,135
                     Edad                     -0,006       0,004
                     Educacion                 0,102       0,018
                     Constante                -0,512       0,296

VILLALTA / ARAYA

                     Valoracion economica     -0,662       0,146
                       retrospectiva

                     Mujer                    -0,270       0,158
                     Edad                     -0,012       0,005
                     Educacion                 0,103       0,020
                     Constante                -1,104       0,346

GUEVARA / ARAYA

                     Valoracion economica     -0,223       0,163
                       retrospectiva
                     Mujer                    -0,304       0,189
                     Edad                     -0,024       0,006
                     Educacion                -0,037       0,026
                     Constante                -0,271       0,421

PIZA / ARAYA

                     Valoracion economica     -0,144       0,172
                       retrospectiva
                     Mujer                    -0,140       0,199
                     Edad                     -0,003       0,006
                     Educacion                 0,073       0,026
                     Constante                -1,720       0,451
N                            819
Wald                        103,91
  [ji al cuadrado]
Prob >                      0,000
  [ji al cuadrado]

                                                 P >
                                               [valor
                                            aboluto de Z]

Distancia ideologica con el candidato           0,000

SOLIS / ARAYA

                     Valoracion economica       0,057
                       retrospectiva
                     Mujer                      0,289
                     Edad                       0,174
                     Educacion                  0,000
                     Constante                  0,084

VILLALTA / ARAYA

                     Valoracion economica       0,000
                       retrospectiva
                     Mujer                      0,088
                     Edad                       0,021
                     Educacion                  0,000
                     Constante                  0,001

GUEVARA / ARAYA

                     Valoracion economica       0,171
                       retrospectiva
                     Mujer                      0,109
                     Edad                       0,000
                     Educacion                  0,149
                     Constante                  0,519

PIZA / ARAYA

                     Valoracion economica       0,402
                       retrospectiva
                     Mujer                      0,482
                     Edad                       0,655
                     Educacion                  0,005
                     Constante                  0,000
N                            819
Wald                        103,91
  [ji al cuadrado]
Prob >                      0,000
  [ji al cuadrado]

Nota: Araya es la alternativa que normaliza la localizacion.
Piza es la alternativa que normaliza la escala.
Fuente: Elaboracion propia.

TABLA II MODELO PROBIT MULTINOMIAL MIXTO: EL SALVADOR 2014

                                            COEFICIENTE    ERROR
                                                          ESTANDAR

DISTANCIA IDEOLOGICA CON EL CANDIDATO         -0,235       0,016

QUIJANO / SANCHEZ

                     Valoracion economica     -1,025       0,133
                       retrospectiva
                     Mujer                     0,179       0,170
                     Edad                     -0,002       0,006
                     Educacion                 0,034       0,019
                     Constante                -1,202       0,363

SACA / SANCHEZ

                     Valoracion economica     -0,341       0,164
                       retrospectiva
                     Mujer                    -0,099       0,222
                     Edad                     -0,016       0,008
                     Educacion                 0,011       0,026
                     Constante                 1,540       0,485
N                            741
Wald                        277,94
  [ji al cuadrado]

Prob >                      0,000
  [ji al cuadrado]

                                                     P >
                                            [VALOR ABSOLUTO DE Z]

DISTANCIA IDEOLOGICA CON EL CANDIDATO               0,000

QUIJANO / SANCHEZ

                     Valoracion economica           0,000
                       retrospectiva
                     Mujer                          0,290
                     Edad                           0,672
                     Educacion                      0,077
                     Constante                      0,001

SACA / SANCHEZ

                     Valoracion economica           0,038
                       retrospectiva
                     Mujer                          0,656
                     Edad                           0,043
                     Educacion                      0,660
                     Constante                      0,002
N                            741
Wald                        277,94
  [ji al cuadrado]

Prob >                      0,000
  [ji al cuadrado]

Nota: Sanchez es la alternativa que normaliza la localizacion.
Quijano es la alternativa que normaliza la escala.
Fuente: Elaboracion propia.

TABLA III MODELO PROBIT MULTINOMIAL MIXTO: HONDURAS 2013

                                              COEFICIENTE    ERROR
                                                            ESTANDAR

DISTANCIA IDEOLOGICA CON EL CANDIDATO           -0,081       0,023

CASTRO / HERNANDEZ

                       Valoracion economica     -0,639       0,113
                         retrospectiva
                       Mujer                    -0,434       0,132
                       Edad                      0,007       0,005
                       Educacion                 0,075       0,017
                       Urbano                    0,406       0,151
                       Constante                -1,578       0,316

VILLEDA / HERNANDEZ

                       Valoracion economica     -0,529       0,167
                         retrospectiva
                       Mujer                    -0,482       0,183
                       Edad                      0,011       0,007
                       Educacion                 0,085       0,028
                       Urbano                    0,593       0,228
                       Constante                -2,237       0,815

NASRALLA / HERNANDEZ

                       Valoracion economica     -0,459       0,151
                         retrospectiva
                       Mujer                    -0,458       0,166
                       Edad                     -0,004       0,007
                       Educacion                 0,074       0,023
                       Urbano                    0,584       0,212
                       Constante                -1,400       0,474
N                              906
Wald                          97,71
  [ji al cuadrado]
Prob >                        0,000
  [ji al cuadrado]

                                                      P >
                                              [valor absoluto de Z]

DISTANCIA IDEOLOGICA CON EL CANDIDATO                 0,000

CASTRO / HERNANDEZ

                       Valoracion economica           0,000
                         retrospectiva
                       Mujer                          0,001
                       Edad                           0,219
                       Educacion                      0,000
                       Urbano                         0,007
                       Constante                      0,000

VILLEDA / HERNANDEZ

                       Valoracion economica           0,002
                         retrospectiva
                       Mujer                          0,008
                       Edad                           0,118
                       Educacion                      0,003
                       Urbano                         0,009
                       Constante                      0,006

NASRALLA / HERNANDEZ

                       Valoracion economica           0,002
                         retrospectiva
                       Mujer                          0,006
                       Edad                           0,581
                       Educacion                      0,002
                       Urbano                         0,006
                       Constante                      0,003
N                              906
Wald                          97,71
  [ji al cuadrado]
Prob >                        0,000
  [ji al cuadrado]

Nota: Hernandez es la alternativa que normaliza la localizacion.
Castro es la alternativa que normaliza la escala.
Fuente: Elaboracion propia.
COPYRIGHT 2017 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Rodriguez Zepeda, Juan Antonio; Otero Felipe, Patricia
Publication:America Latina Hoy
Article Type:Ensayo
Date:Dec 1, 2017
Words:11377
Previous Article:PRESENTACION.
Next Article:LA INCIDENCIA DE LAS PANDILLAS EN LOS BARRIOS SALVADORENOS Y SU EFECTO EN LA LEGITIMIDAD POLITICA.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters