Printer Friendly

PROPIEDADES PSICOMETRICAS DE LA VERSION ESPANOLA DE LA "ESCALA DE ATENCION Y CONCIENCIA PLENA PARA ADOLESCENTES" (MINDFUL ATTENTION AWARENESS SCALEADOLESCENTS) (MAAS-A).

Psychometric properties of the Spanish version of the Mindful Attention Awareness Scale-Adolescents (MAAS-A)

"Mindfulness es la conciencia que emerge a traves de prestar atencion intencional en el momento presente, y de una forma no evaluativa, a las cosas tal y como son" (Williams, Teasdale, Segal y Kabat-Zinn, 2007; p. 47)

Introduccion

Durante los ultimos anos el concepto de conciencia plena (mindfulness) ha sido objeto de un considerable interes debido a la proliferacion de intervenciones que incluyen el entrenamiento en meditacion con fines de reduccion del estres y mejora de la salud mental de las personas (De la Fuente Arias, Salvador Granados y Franco Justo, 2010; Kabat-Zinn, 1990; Williams et al., 2007). Estas intervenciones han mostrado ser muy eficaces en una variedad de problemas psicologicos (p. ej., Delgado, Bravo, Hidalgo, Vila y Reyes del Paso, 2012; Evans, Ferrando, Carr y Haglin, 2011; Hofmann, Sawyer, Witt y Oh, 2010; Vallejo Pareja, 2006). Como consecuencia, el concepto mismo de conciencia plena y su evaluacion se han convertido en foco de estudio (vease para revisiones Baer, Walsh y Lykins, 2009; Bergomi, Tschacher y Kupper, 2013; Bishop et al., 2004; Johnson, 2007).

La conciencia plena se ha descrito como la conciencia no evaluativa, centrada en el presente, que surge como resultado de centrar y recentrar de forma intencional la atencion en las sensaciones, pensamientos y sentimientos a medida que tienen lugar, momento a momento (Williams et al., 2007). La conciencia plena puede conceptualizarse tanto como una disposicion duradera como un estado fluctuante. Ambos pueden mejorarse mediante la practica de meditacion formal e informal. Bishop et al. (2004) describieron dos componentes principales en la conciencia plena: un componente de autorregulacion de la atencion, que implica que la atencion se dirija al momento presente y una orientacion particular caracterizada por curiosidad, apertura y aceptacion. De estos dos, el componente de atencion es posiblemente el que mas atencion ha recibido en la medicion del constructo de conciencia plena. De esta manera, el rasgo de conciencia plena ha sido definido como un estado inherente de conciencia que varia inter e intra-individualmente y que se caracteriza por la presencia de atencion o conciencia de lo que esta sucediendo en la experiencia actual (Brown y Ryan, 2003).

Diversos estudios han mostrado que el rasgo de conciencia plena se asocia negativamente con sintomas psicologicos, como depresion, ansiedad, conducta antisocial y consumo de drogas (Black, Sussman, Johnson y Millan, 2012a, 2012b, 2012c; Heppner et al., 2008; Jermann et al., 2009; Lawlor, Schonert-Reichl, Gadermann y Zumbo, 2013; Marks, Sobanski y Hine, 2010; Smith et al., 2011). Asimismo, un numero creciente de investigaciones muestran que el rasgo de conciencia plena se puede modificar a traves de la practica en meditacion redundando en una mejora de los sintomas psicologicos mencionados (Evans et al., 2011; Shapiro, Oman, Thoresen, Plante y Flinders, 2008).

Por todo ello, la medicion del rasgo de conciencia plena es importante y se han desarrollado diversos instrumentos para su evaluacion. Por ejemplo, Brown y Ryan (2003) desarrollaron la "Escala de atencion y conciencia plena" (Mindful Attention Awareness Scale, MAAS) para evaluar el rasgo de conciencia plena. La MAAS permite una evaluacion precisa del rasgo de conciencia plena en poblaciones sin experiencia previa en entrenamiento en meditacion. Ademas, se orienta a los componentes de atencion y aceptacion del constructo de conciencia plena si bien no diferencia entre ambos (Bergomi et al., 2013). La MAAS es un instrumento que, a pesar de consistir en solo 15 items, ha mostrado excelentes propiedades psicometricas en cuanto a consistencia interna, fiabilidad test-retest y estructura factorial (De Bruin, Zijlstra, Van de Weijer-Bergsma y Bogels, 2011). Ademas, cuenta con una adaptacion al espanol que ha mostrado buenas propiedades en adultos (Soler et al., 2012). Sus puntuaciones se asocian con la practica en meditacion (Brisbon y Lowery, 2011) y correlacionan negativamente con numerosos problemas psicologicos (Black et al., 2012a, 2012b, 2012c; Jermann et al., 2009; Lawlor et al., 2013; Marks et al., 2010; Smith et al., 2011).

En la adolescencia tiene lugar un incremento de experiencias estresantes, las cuales resultan en un aumento dramatico de numerosos problemas psicologicos, como la depresion, la conducta agresiva y el consumo de alcohol y drogas (Calvete y Orue, 2011; Esbjom, Hoeyer, Dyrborg, Leth y Kendall, 2010; Gamez-Guadix, Orue, Smith y Calvete, 2013). Recientemente, los programas que incorporan el entrenamiento en conciencia plena se han extendido a adolescentes para reducir muchos de estos problemas psicologicos (Biegel, Brown, Shapiro y Schubert, 2009; Lagor, Williams, Lerner y McClure, 2013; Lau y Hue, 2011; Tan y Martin, 2013). Esta extension hace necesario contar con instrumentos de medida que evaluen el rasgo de conciencia plena en adolescentes. Con este fin, Brown, West, Loverich y Biegel (2011) desarrollaron la version del MAAS para adolescentes (MAAS-A), que es practicamente identica a la de adultos salvo en un item que hace referencia a la experiencia de conducir un coche, el cual ha sido eliminado de la version para adolescentes.

La MAAS-A ya ha sido adaptada a adolescentes de diversos paises (Black et al., 2012a; De Bruin et al., 2011) y la version de adultos ya ha sido evaluada en poblacion espanola (Soler et al., 2012). El objetivo de este estudio fue estudiar las propiedades de la version espanola de la "Escala de atencion y conciencia plena para adolescentes" (Mindful Attention Awareness Scale-Adolescents, MAAS-A). De forma concreta, se analizo su estructura factorial y su relacion con sintomas de depresion, conducta antisocial, ira, consumo de drogas y dificultades en el autocontrol y, por ultimo, se evaluo si las puntuaciones en la MAAS-A diferenciarian a adolescentes con y sin sintomatologia depresiva.

Metodo

Participantes

La muestra consistio en 1.215 adolescentes (597 chicas y 618 chicos) procedentes de 20 centros escolares de Bizkaia seleccionados mediante muestreo incidental. Los adolescentes tenian entre 14 y 18 anos, con una edad media de 15,38 (DT= 0,90). La edad media fue similar en chicas y chicos: M= 15,43; DT= 0,90 vs. M= 15,36; DT= 0,88, en chicas y chicos respectivamente, F(1, 1214)= 3,49; p= 0,062. La tabla 1 muestra un resumen de la distribucion de la muestra segun sexo y edad. No hubo diferencias en la distribucion de edades entre chicas y chicos, [ji al cuadrado](2, N= 1215)= 2,96; p= 0,23; [fi]= 0,05. El nivel socioeconomico fue determinado a partir del nivel de estudios y de las profesiones parentales segun los criterios del Grupo de Trabajo de la Sociedad Espanola de Epidemiologia y de la Sociedad Espanola de Medicina de Familia y Comunitaria (2000). La distribucion de niveles fue la siguiente: 14,7% nivel bajo; 18,7% nivel bajo medio; 31,5% nivel medio; 29,2% nivel medio alto y 5,9% nivel alto.

Instrumentos

* La "Escala de atencion y conciencia plena para adolescentes" (Mindful Attention Awareness Scale-Adolescents, MAAS-A; Brown, West et al., 2011) consiste en 14 items que miden el rasgo de conciencia plena. Mide la frecuencia de la atencion abierta y receptiva los acontecimientos y experiencias que tienen lugar. Las respuestas oscilan entre 1 (casi nunca) y 6 (casi siempre) por lo que el rango de puntuacion total oscila entre 14 y 84. Las puntuaciones de los items se recodificaron de modo que las puntuaciones mas altas representaran un mayor grado de conciencia plena. Los items estan redactados de manera que reflejan falta de conciencia plena. Algunos ejemplos de items son: "Tiendo a caminar rapidamente para llegar a donde voy sin prestar atencion a lo que experimento durante el camino" y "Hago trabajos o tareas de forma automatica, sin darme cuenta de lo que estoy haciendo". En el estudio de adaptacion de la MAAS a adolescentes los autores encontraron una solucion de un unico factor que explicaba el 32,52% de la varianza en una muestra de adolescentes de la comunidad (Brown, West et al., 2011). Las saturaciones factoriales oscilaron entre 0,28 y 0,76 y el alfa de Cronbach oscilo entre 0,82 y 0,84. En el mismo estudio encontraron que una muestra de pacientes psiquiatricos adolescentes (14-18 anos), que recibian entrenamiento en conciencia plena, aumentaba sus puntuaciones en la MAASA. La MAAS-A ha sido tambien adaptada al holandes (De Bruin et al., 2011) y al chino (Black et al., 2012a) con buenas propiedades psicometricas y confirmacion de una estructura unidimensional. Para el presente estudio utilizamos la traduccion al espanol de los items realizada por Soler et al. (2012). En su estudio con muestras clinicas y no clinicas de adultos obtuvieron evidencia para una estructura unidimensional a partir de analisis factoriales exploratorios y confirmatorios.

* La "Escala de depresion del Centro para Estudios Epidemiologicos (Center for Epidemiologic Studies-Depression; CES-D, Radloff, 1977) fue utilizada para medir los sintomas de depresion. Esta escala consiste en 20 afirmaciones que deben evaluarse en una escala de cuatro puntos (0= nunca o rara vez, 3= siempre o la mayor parte del tiempo) con un rango entre 0 y 60. Estudios previos con la version en espanol han confirmado su estructura factorial (Calvete y Cardenoso, 1999). Puntuaciones entre 16 y 22 indican un estado de animo depresivo leve, puntuaciones entre 23 y 27 indican un estado de animo depresivo moderado y puntuaciones iguales o superiores a 28 indican un estado de animo depresivo grave consistente con un trastorno depresivo mayor (Radloff, 1991). En este estudio el alfa de Cronbach fue de 0,90.

* La subescala de Ruptura de normas del "Autoinforme para jovenes" (Youth Self-Report; YSR, Achenbach, 1991) fue utilizada para evaluar la conducta antisocial. La subescala de Ruptura de normas consta de 15 items que evaluan conductas tales como robar, vandalismo, pelearse o mentir. Los items se responden con un formato de respuesta de 0 (no me pasa), 1 (me pasa a veces) y 2 (me pasa frecuentemente). El rango de valores oscila entre 0 y 30. El alfa de Cronbach fue 0,80 para esta subescala. La YSR ha mostrado excelente fiabilidad y validez y discrimina entre adolescentes remitidos y no remitidos a centros de salud mental. La version en espanol del YSR ha mostrado propiedades psicometricas satisfactorias en muestras de adolescentes espanoles (Lemos, Vallejo y Sandoval, 2002).

* La subescala de Ira rasgo del "Inventario de estado y rasgo de expresion de la ira" (State-Trait Anger Expression Inventory; STAXI-2; Spielberger, 1999) en su version en espanol de Miguel-Tobal, Casado, Cano-Vindel y Spielberger (2001) fue utilizada para evaluar el rasgo de ira. Esta subescala consiste en 10 items que deben contestarse con un formato de respuesta tipo Likert de 1 (no, en absoluto) a 4 (mucho), con un rango para la puntuacion total entre 10 y 40 puntos. La adaptacion al espanol del inventario STAXI-2 ha mostrado excelentes propiedades psicometricas (Miguel-Tobal et al., 2001). El alfa de Cronbach para la subescala de Ira fue de 0,81.

* El "Inventario de consumo de drogas en adolescentes" (Calvete y Estevez, 2009) se utilizo para evaluar el consumo de sustancias. Este inventario esta basado en el cuestionario desarrollado por Wills, Sandy, Yaeger, Cleary y Shinar (2001) y ha sido empleado en otros estudios con buenas propiedades psicometricas (Gamez-Guadix et al., 2013). Los adolescentes tienen que indicar con que frecuencia consumen siete sustancias (alcohol, marihuana, cocaina, speed, LSD, extasis, hachis) en una escala tipo Likert: 1 (nunca), 2 (una o dos veces en el ultimo ano), 3 (cuatro o cinco veces en el ultimo ano), 4 (unas pocas veces al mes), 5 (unas pocas veces a la semana) y 6 (diariamente). Las puntuaciones oscilan entre 7 y 42. El alfa de Cronbach fue de 0,72.

* La subescala de Bajo autocontrol del "Cuestionario de esquemas de Young-3" (Young Schema Questionnaire-3, YSQ-3; Young, 2006) se utilizo para evaluar el Bajo autocontrol. Esta subescala tiene 5 items que reflejan la dificultad para controlar las propias emociones, limitar la expresion excesiva de las mismas y controlar los impulsos asi como la escasa disciplina empleada para alcanzar los objetivos (p. ej., "Lo paso mal cuando tengo que aguantarme y esperar mucho tiempo para conseguir algo que me apetece"). Cada item se evalua con una escala tipo Likert de 6 puntos de 1 (completamente falso) a 6 (me describe perfectamente). El YSQ-3 ha sido adaptado al espanol con excelente confirmacion de su estructura factorial (Calvete, Orue y Gonzalez-Diez, 2013). Las puntuaciones oscilan entre 5 y 30 puntos. El alfa de Cronbach fue de 0,68 para la subescala de bajo autocontrol.

Procedimiento

El Comite de Etica de la Universidad de Deusto aprobo la realizacion del estudio. Se pidio permiso a los progenitores de los adolescentes para participar en el estudio a traves de los responsables de los centros escolares y se recogio un consentimiento pasivo. Ningun padre ni adolescente se nego a participar. Las aplicaciones se realizaron en el aula y duraron entre 45 y 60 minutos. Se pidieron datos sociodemograficos como la edad y el sexo pero ningun dato que pudiera identificar al adolescente. El orden de las pruebas fue en todos los casos: ira rasgo, bajo autocontrol, conciencia plena, consumo de alcohol y drogas, depresion y conducta antisocial. Las respuestas fueron voluntarias y anonimas. Se utilizaron cuestionarios adaptados al sexo para evitar un uso sexista del lenguaje.

Analisis de datos

Mientras que el analisis factorial exploratorio permite explorar el numero de factores y su composicion desde una perspectiva empirica, por lo que es adecuado cuando no hay hipotesis previa sobre la estructura del constructo, el analisis factorial confirmatorio evalua la adecuacion de un modelo teorico, por lo que es recomendable cuando se trata de confirmar un modelo preestablecido. En este estudio con el fin de comparar los resultados con los obtenidos en adultos en la adaptacion al espanol realizada por Soler y colaboradores (2012) y con los obtenidos en muestras de adolescentes de otros paises optamos por utilizar ambas aproximaciones para estudiar la estructura factorial de la MAAS-A. Los analisis previos mostraron que la distribucion multivariada de los items de la MAAS-A no era normal (asimetria= 34,41; p< 0,001; curtosis= 23,98; p< 0,001). Por este motivo, los parametros para el analisis factorial confirmatorio se estimaron utilizando las matrices policorica y de covarianza asintotica de los items de la MAAS-A. El modelo teorico se probo con el metodo de minimos cuadrados ponderados con LISREL 8.80 (Joreskog y Sorbom, 2006). Se utilizaron la raiz cuadrada media de error de aproximacion (RMSEA), el indice de ajuste comparativo (CFI), el indice de ajuste no normativo (NNFI) y la raiz cuadrada media residual estandarizada (SRMR) para evaluar la bondad de ajuste del modelo. Segun diversos autores (Hu y Bentler, 1999), valores del CFI y NNFI mayores que 0,90, valores del RMSEA menores que 0,06 y valores de SRMR menores de 0,08 reflejan un buen ajuste. Ademas, se estudio la validez convergente obteniendo la relacion entre el rasgo de conciencia plena y las puntuaciones en depresion, conducta antisocial, ira, consumo de alcohol y drogas y bajo autocontrol. Finalmente, se evaluaron las diferencias de sexo en conciencia plena. Estos analisis se realizaron a traves del programa estadistico SPSS 21.

Resultados

Se realizo un analisis factorial exploratorio con el metodo de componentes principales en una submuestra de 595 adolescentes (284 chicas y 311 chicos) elegida aleatoriamente de la muestra total. La medida de adecuacion muestral de Kaiser fue de 0,90. La inspeccion de los valores propios y del grafico de sedimentacion (figura 1) sugirio una estructura unidimensional con un primer factor que explicaba el 33,59% de la varianza de los datos. A continuacion se realizo un analisis factorial confirmatorio con LISREL 8 con el metodo de minimos cuadrados ponderados con la otra submuestra aleatoria (313 chicas y 307 chicos). La solucion unidimensional mostro buen ajuste, [ji al cuadrado](77, n= 620)= 190; RMSEA= 0,052 (IC 90%: 0,043-0,061); p= 0,36; CFI= 0,93; NNFI= 0,92; SRMR= 0,007. Todas las saturaciones factoriales fueron significativas y oscilaron entre 0,62 y 0,84 (tabla 2). El alfa de Cronbach fue de 0,85.

Se obtuvieron los coeficientes de correlacion entre la puntuacion en la MAAS-A y el resto de variables, empleando el coeficiente de correlacion de Pearson y el coeficiente Rho de Spearman, para las variables con distribucion normal y no normal, respectivamente. Tal y como muestra la tabla 3, el rasgo de conciencia plena se asocio negativamente con depresion, conducta antisocial, ira, consumo de alcohol y drogas y bajo autocontrol. La correlaciones entre conciencia plena y depresion, conducta antisocial y bajo autocontrol representaron un tamano del efecto medio (0,30-0,50), mientras que la asociaciones con consumo de alcohol y drogas e ira representaron un tamano del efecto pequeno (0-0,30). La tabla 3 muestra tambien los estadisticos descriptivos y de distribucion de todas las variables, que siguen una distribucion normal salvo en el caso de conducta antisocial y consumo de alcohol y drogas.

Se realizaron analisis adicionales con las puntuaciones en el CES-D. Segun estas puntuaciones, el 18% de los adolescentes mostraron sintomas ligeros, 8% sintomas moderados y 15% sintomas graves de estado de animo depresivo. Se examinaron diferencias en la MAAS-A entre los cuatro grupos resultantes segun sus puntuaciones en el CES-D. La prueba de Levene mostro que podia asumirse la homogeneidad de la varianza en los cuatro grupos para la variable conciencia plena (p= 0,07). El ANOVA mostro diferencias estadisticamente significativos, F(3, 1211)= 64; p< 0,001. Los analisis post hoc (metodo de Tukey) mostraron que el grupo de sintomas graves puntuaba significativamente mas alto que los otros tres grupos y que el grupo sin sintomas puntuaba mas bajo que los otros tres (valores de p entre 0,018 y 0,001). La tabla 4 muestra las medias y DT para los cuatro grupos.

Finalmente se compararon las puntuaciones en la MAAS-A entre chicos y chicas. La prueba de Levene mostro que podia asumirse la homogeneidad de la varianza en ambos grupos para la variable conciencia plena (p = 0,36). Los chicos puntuaron ligeramente mas alto que las chicas en conciencia plena (M = 63,43; DT = 12,24 vs. M = 61,71; DT = 11,66; t(n = 1215) = 2,50; p = 0,012). La diferencia de medias represento un tamano del efecto pequeno (d = 0,14).

Discusion

Dado el creciente interes por disponer de instrumentos de medida de la conciencia plena en adolescentes, el presente estudio evaluo las propiedades psicometricas de la version espanola de la "Escala de atencion y conciencia plena para adolescentes" (Mindful Attention Awareness Scale-Adolescents, MAAS-A). Los resultados muestran que la MAAS-A funciona adecuadamente con este colectivo. Sus items se explican con un solo factor, al igual que se ha encontrado con adultos (Brown y Ryan, 2003; Jermann et al., 2009; Soler et al., 2012) y con adolescentes de otras culturas (Black et al., 2012a; Brown, West et al., 2011; De Bruin et al., 2011; Lawlor et al., 2013). El unico factor explica el 33,59% de la varianza, lo cual es algo mas bajo que el 42,8% encontrado por Soler et al. (2012) pero altamente consistente con el 32,52% obtenido en el estudio de validacion de la version original (Brown, West et al., 2011). Las saturaciones factoriales de los items fueron mejores que las obtenidas en el estudio de Brown, West et al. (2011). La consistencia interna de la MAAS-A fue 0,85, lo cual se situa dentro del rango encontrado en dichos estudios previos (De Bruin et al., 2011; Soler et al., 2012).

Las puntuaciones en la MAAS-A correlacionaron significativamente con menos sintomas de depresion. Este resultado es similar al hallado en numerosos estudios previos (Greco et al., 2011; Marks et al., 2010). Mas aun, en este estudio los adolescentes que mostraban puntuaciones indicadoras de estado de animo depresivo grave puntuaron mas bajo en conciencia plena que los adolescentes en otras categorias de estado de animo depresivo. Tambien los adolescentes con sintomas ligeros y moderados de depresion puntuaron mas bajo en la MAAS-A que los adolescentes sin sintomas. De esta manera los resultados apoyan la asociacion entre conciencia plena y depresion y son consistentes con los buenos resultados obtenidos mediante el uso de entrenamiento en conciencia plena con el fin de prevencion y reduccion de la depresion (Lau y Hue, 2011; Raes, Griffith, Gucht y Williams, 2013). Ademas, el hecho de que en muestra no clinica de adolescentes el rasgo de conciencia plena se asocie negativamente con sintomas de depresion apoya la aplicacion del constructo a poblacion general.

El rasgo de conciencia plena tambien se asocio con menores puntuaciones en conducta antisocial e ira. Aunque el estudio de su papel en estos problemas ha recibido menos atencion en la investigacion previa (vease para excepciones, Heppner et al., 2008; Himelstein, Hastings, Shapiro y Heery, 2012; Singh et al., 2011), los resultados indican que el entrenamiento en conciencia plena puede beneficiar tambien a las personas con problemas de agresividad. Ademas, estos resultados estan relacionados con la asociacion encontrada entre el rasgo de conciencia plena y el autocontrol. Por ejemplo, Himelstein et al. (2012) aplicaron recientemente el entrenamiento en meditacion a un grupo de adolescentes en centros de reforma para jovenes delincuentes. El grupo que recibio entrenamiento en meditacion obtuvo puntuaciones mas altas en autocontrol. Esto sugiere que uno de los mecanismos a traves de los cuales la conciencia plena influye en la conducta antisocial es mejorando la capacidad de autocontrol y autorregulacion de los adolescentes, aspecto que esta asociado a numerosas modalidades de conducta agresiva (Marsee y Frick, 2007; Orobio de Castro, Merk, Koops, Veerman y Bosch, 2005).

Lo anterior explicaria tambien la asociacion negativa entre conciencia plena y consumo de alcohol y drogas. Interesantemente, Dakwar, Mariani y Levin (2011) encontraron que las medias de la MAAS de quienes consumian drogas eran inferiores a las del resto de la poblacion y que, en concreto, los consumidores de multiples drogas tenian puntuaciones inferiores que los consumidores de una unica droga. Ademas, en un grupo de personas encarceladas aquellos que practicaron meditacion redujeron su consumo mas que aquellos que siguieron el tratamiento habitual (Bowen, Witkiewitz, Dillworth y Marlatt, 2007) por lo que la utilidad del entrenamiento en conciencia plena (mindfulness) se puede extender a este tipo de problemas.

En este estudio los chicos puntuaron ligeramente mas alto que las chicas en rasgo de conciencia plena al igual que encontraron Brown, West et al. (2011). Este resultado deberia ser evaluado con cautela ya que represento un pequeno efecto y ya que la mayoria de los estudios previos no han encontrado diferencias de sexo en el rasgo de conciencia plena (De Bruin et al., 2011; Greco et al., 2011).

Este estudio tiene algunas limitaciones, las cuales representan retos para estudios futuros. Una de las limitaciones es la naturaleza transversal del diseno, la cual impide establecer relaciones predictivas entre las variables. Futuros estudios deberian evaluar en que medida el rasgo de conciencia plena predice una menor aparicion de problemas emocionales y conductuales a lo largo del tiempo. Otra limitacion del estudio es que esta basado en una muestra de la comunidad. No obstante, el estudio de la asociacion entre conciencia plena y medidas de sintomas tales como depresion es tambien importante porque diversos estudios han mostrado que los adolescentes con sintomas de depresion estan en mayor riesgo de experimentar posteriormente depresion mayor en la vida (p. ej., Fergusson, Horwood, Ridder y Beautrais, 2005; Pine, Cohen, Cohen y Brook, 1999).

En conclusion, los datos obtenidos en esta muestra de adolescentes apoyan la adecuacion de la MAAS-A. La confirmacion de su estructura y el perfil de asociaciones con diversos problemas psicologicos de los adolescentes son consistentes con la conceptualizacion del rasgo de conciencia plena como un rasgo inherente de las personas, que puede darse en menor o mayor medida, lejos de ser un rasgo vinculado exclusivamente a la practica de conciencia plena (mindfulness) (Brown, Ryan et al., 2011).

Referencias

Achenbach, T. (1991). Manual for the Youth Self-Report and 1991 profiles. Burlington, VT: Universidad de Vermont.

Baer, R. A., Walsh, E. y Lykins, E. L. B. (2009). Assessment of mindfulness. En F. Didonna (dir.), Clinical handbook of mindfulness (pp. 153-168). Nueva York: Springer.

Bergomi, C., Tschacher, W. y Kupper, Z. (2013). The assessment of mindfulness with self report measures: existing scales and open issues. Mindfulness, 4, 191-202.

Biegel, G. M., Brown, K., Shapiro, S. L. y Schubert, C. M. (2009). Mindfulness-based stress reduction for the treatment of adolescent psychiatric outpatients: a randomized clinical trial. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 77, 855-866.

Bishop, S. R., Lau, M., Shapiro, S., Carlson, L., Anderson, N. D., Carmody, J., Segal, Z. V., Abbey, S., Speca, M., Velting, D. y Devins, G. (2004). Mindfulness: a proposed operational definition. Clinical Psychology: Science and Practice, 11, 230-241.

Black, D. S., Sussman, S., Johnson, C. A. y Milam, J. (2012a). Psychometric assessment of the Mindful Attention Awareness Scale (MAAS) among Chinese adolescents. Assessment, 19, 42-52.

Black, D. S., Sussman, S., Johnson, C. A. y Milam, J. (2012b). Testing the indirect effect of trait mindfulness on adolescent cigarette smoking through negative affect and perceived stress mediators. Journal of Substance Use, 17, 417-429.

Black, D. S., Sussman, S., Johnson, C. A. y Milam, J. (2012c). Trait mindfulness helps shield decision-making from translating into health-risk behavior. Journal of Adolescent Health, 51, 588-592.

Bowen, S., Witkiewitz, K., Dillworth, T. M. y Marlatt, G. A. (2007). The role of thought suppression in the relationship between mindfulness meditation and alcohol use. Addictive Behaviors, 32, 2324-2328.

Brisbon, N. M. y Lowery, G. A. (2011). Mindfulness and levels of stress: a comparison of beginner and advanced Hatha Yoga practitioners. Journal of Religion and Health, 50, 931-941.

Brown, K. W. y Ryan, R. M. (2003). The benefits of being present: mindfulness and its role in psychological well-being. Journal of Personality and Social Psychology, 84, 822-848.

Brown, K. W., Ryan, R. M., Loverich, T.M., Biegel, G.M. y West, A.M. (2011). Out of the armchair and into the streets: measuring mindfulness advances knowledge and improves interventions: reply to Grossman (2011). Psychological Assessment, 23, 1041-1046.

Brown. K.W., West, A. M., Loverich, T. M. y Biegel, G. M. (2011). Assessing adolescent mindfulness: validation of an adapted mindful attention awareness scale in adolescent normative and psychiatric populations. Psychological Assessment, 23, 1023-1033.

Calvete, E. y Cardenoso, O. (1999). Creencias y sintomas depresivos: resultados preliminares en el desarrollo de una escala de creencias irracionales abreviada. Anales de Psicologia, 15, 179-190.

Calvete, E. y Estevez, A. (2009). Consumo de drogas en adolescentes: el papel del estres, la impulsividad y los esquemas relacionados con la falta de limites. Adicciones, 21, 49-56.

Calvete, E. y Orue, I. (2011). The impact of violence exposure on aggressive behavior through social information processing in adolescents. American Journal of Orthopsychiatry, 81, 38-50.

Calvete, E., Orue, I. y Gonzalez-Diez, Z. (2013). An examination of the structure and stability of early maladaptive schemas by means of the Young Schema Questionnaire-3. European Journal of Psychological Assessment, 29, 283-290.

Dakwar, E., Mariani, J. P. y Levin, F. R. (2011). Mindfulness impairments in individuals seeking treatment for substance use disorders. The American Journal of Drug and Alcohol Abuse, 37, 165-169.

De Bruin, E. I., Zijlstra, B. J., Van de Weijer-Bergsma, E. y Bogels, S. M. (2011). The Mindful Attention Awareness Scale for Adolescents (MAAS-A): psychometric properties in a Dutch sample. Mindfulness, 2, 201-211.

De la Fuente Arias, M., Salvador Granados, M. y Franco Justo, C. (2010). Efectos de un programa de entrenamiento en conciencia plena (mindfulness) en la autoestima y la inteligencia emocional percibidas. Behavioral Psychology/Psicologia Conductual, 18, 297-315.

Delgado, L.C., Bravo, I., Hidalgo, A., Vila, J. y Reyes del Paso, G. (2012). Efecto diferencial de una intervencion breve basada en la conciencia plena (mindfulness) y valores en las dimensiones del dolor cronico en espondilitis y artritis. Behavioral Psychology/Psicologia Conductual, 20, 681-697.

Evans, S., Ferrando, S., Carr, C. y Haglin, D. (2011). Mindfulness-based stress reduction (MBSR) and distress in a community-based sample. Clinical Psychology & Psychotherapy, 18, 553-558.

Esbj0rn, B. H., Hoeyer, M., Dyrborg, J., Leth, I. y Kendall, P. C. (2010). Prevalence and comorbidity among anxiety disorders in a national cohort of psychiatrically referred children and adolescents. Journal of Anxiety Disorders, 24, 866-872.

Fergusson, D. M., Horwood, L. J., Ridder, E. M. y Beautrais, A. L. (2005). Subthreshold depression in adolescence and mental health outcomes in adulthood. Archives of General Psychiatry, 62, 66-72.

Gamez-Guadix, M., Orue, I., Smith, P. K. y Calvete, E. (2013). Longitudinal and reciprocal relations of cyberbullying with depression, substance use, and problematic internet use among adolescents. Journal of Adolescent Health, 53, 446-452.

Greco, L. A., Baer, R. A. y Smith, G. T. (2011). Assessing mindfulness in children and adolescents: development and validation of the Child and Adolescent Mindfulness Measure (CAMM). Psychological Assessment, 23, 606-614.

Hankin, B. L., Fraley, R. C., Lahey, B. B. y Waldman, I. (2005). Is youth depressive disorder best viewed as a continuum or discrete category? A taxometric analysis of childhood and adolescent depression in a population-based sample. Journal of Abnormal Psychology, 114, 96-110.

Heppner, W. L., Kernis, M. H., Lakey, C. E., Campbell, W. K., Goldman, B. M., Davis, P. J. y Cascio, E. V. (2008). Mindfulness as a means of reducing aggressive behavior: dispositional and situational evidence. Aggressive Behavior, 34, 486-496.

Himelstein, S., Hastings, A., Shapiro, S. y Heery, M. (2012). A qualitative investigation of the experience of a mindfulness-based intervention with incarcerated adolescents. Child and Adolescent Mental Health, 17, 231-237.

Hofmann, S. G., Sawyer, A. T., Witt, A. A. y Oh, D. (2010). The effect of mindfulness-based therapy on anxiety and depression: a meta-analytic review. Journal of Consulting and Clinical Psychology. 78, 169-183.

Hu, L. y Bentler, P. M. (1999). Cutoff criteria for fit indexes in covariance structure analysis: conventional criteria versus. Structural Equation Modeling, 6, 1-55.

Jermann, F., Laroi, F., Bondolfi, G., Billieux, J., d'Argembeau, A. y Zermatten, A. (2009). Mindful Attention Awareness Scale (MAAS): psychometric properties of the French translation and exploration of its relations with emotion regulation strategies. Psychological Assessment, 21, 506-514.

Johnson, N. (2007). Self-report measures of mindfulness: a review of the literature. School of Professional Psychology, 6.

Joreskog, K. G. y Sorbom, D. (2006). LISREL 8.8 [computer software]. Lincolnwood, IL: Scientific Software International.

Kabat-Zinn, J. (1990). Full catastrophe living: using the wisdom of your body and mind to face stress, pain, and illness. Nueva York: Dell Publishing.

Lagor, A. F., Williams, D., Lerner, J. y McClure, K. S. (2013). Lessons learned from a mindfulness-based intervention with chronically ill youth. Clinical Practice in Pediatric Psychology,1, 146-158.

Lau, N. y Hue, M. (2011). Preliminary outcomes of a mindfulness-based programme for Hong Kong adolescents in schools: well-being, stress and depressive symptoms. International Journal of Children's Spirituality, 16, 315-330.

Lawlor, M. S., Schonert-Reichl, K. A., Gadermann, A. M. y Zumbo, B. D. (2013). A validation study of the Mindful Attention Awareness Scale adapted for children. Mindfulness, 4, 1-12.

Lemos, S., Vallejo, G. y Sandoval, M. (2002). Estructura factorial del Youth Self Report. Psicothema, 14, 816-822.

Marks, A. D. G., Sobanski, D. J. y Hine, D. W. (2010). Do dispositional rumination and/or mindfulness moderate the relationship between life hassles and psychological dysfunction in adolescents? Australian and New Zealand Journal of Psychology, 44, 831-838.

MacKillp, J. y Anderson, E. J. (2007). Further psychometric validation of the Mindful Attention Awareness Scale (MAAS). Journal of Psychopathology and Behavioral Assessment, 29, 289-293.

Marsee, M. A. y Frick, P. J. (2007). Exploring the cognitive and emotional correlates to proactive and reactive aggression in a sample of detained girls. Journal of Abnormal Child Psychology, 35, 969-981.

Miguel-Tobal, J. J., Casado, M. I., Cano-Vindel, A. y Spielberger, C. D. (2001). Inventario de expresion de ira estado-rasgo. STAXI-2. Madrid: TEA.

Orobio de Castro, B., Merk, W., Koops, W., Veerman, J. W. y Bosch, J. D. (2005). Emotions in social information processing and their relations with reactive and proactive aggression in referred aggressive boys. Journal of Clinical Child and Adolescent Psychology, 34, 105-116.

Pine, D. S., Cohen, E., Cohen, P. y Brook, J. (1999). Adolescent depressive symptoms as predictors of adult depression: moodiness or mood disorder? The American Journal of Psychiatry, 156, 133-135.

Radloff, L. S. (1977). The CES-D Scale: a self-report depression scale for research in general population. Applied Psychological Measurement, 1, 385-401.

Radloff, L. S. (1991). The use of the center for epidemiologic studies depression scale in adolescents and young adults. Journal of Youth and Adolescence, 20, 149-166.

Raes, F., Griffith, J. W., Gucht, K. y Williams, J. G. (2013). School-based prevention and reduction of depression in adolescents: a cluster-randomized controlled trial of a mindfulness group program. Mindfulness, 1-10.

Shapiro, S. L., Oman, D., Thoresen, C. E., Plante, T. G. y Flinders, T. (2008). Cultivating mindfulness: effects on well-being. Journal of Clinical Psychology, 64, 840-862.

Singh, N. N., Lancioni, G. E., Manikam, R., Winton, A. W., Singh, A. A., Singh, J. y Singh, A. A. (2011). A mindfulness-based strategy for self-management of aggressive behavior in adolescents with autism. Research in Autism Spectrum Disorders, 5, 1 153-1 158.

Smith, B. W., Ortiz, J. A., Steffen, L. E., Tooley, E. M., Wiggins, K. T., Yeater, E. A, Montoya, J. D. y Bernard, M.L. (2011). Mindfulness is associated with fewer PTSD symptoms, depressive symptoms, physical symptoms, and alcohol problems in urban firefighters. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 79, 613-617.

Soler, J., Tejedor, R., Feliu-Soler, A., Pascual, J. C., Cebolla, A., Soriano, J., Alvarez, E. y Perez, V. (2012). Propiedades psicometricas de la version espanola de la escala Mindful Attention Awareness Scale (MAAS). Actas Espanolas de Psiquiatria, 40, 18-25.

Spielberger, C. D. (1999). Sate-Trait Anger Expression Inventory-2: STAXI-2. Lutz, FL: PAR, Psychological Assessment Ressources.

Tan, L. y Martin, G. (2013). Taming the adolescent mind: preliminary report of a mindfulness-based psychological intervention for adolescents with clinical heterogeneous mental health diagnoses. Clinical Child Psychology and Psychiatry,18(2), 300-312.

Vallejo Pareja, M. A. (2006). Mindfulness (presencia reflexiva y atenta). Psicologia Conductual, 14, 433-451.

Williams, M., Teasdale, J., Segal, A. y Kabat-Zinn, J. (2007). The mindful way through depression. Nueva York: Guilford.

Wills, T. A., Sandy, J. M., Yaeger, A. M., Cleary, S. D. y Shinar, O. (2001). Coping dimensions, life stress, and adolescent substance use: a latent growth analysis. Journal of Abnormal Psychology, 110, 309-323.

Young, J. E. (2006). Young Schema Questionnaire-3. Nueva York: Cognitive Therapy Center.

RECIBIDO: 5 de febrero de 2014

ACEPTADO: 1 de mayo de 2014

Esther Calvete, Agurne Sampedro e Izaskun Orue

Universidad de Deusto (Espana)

Este estudio fue subvencionado por el Ministerio de Ciencia e Innovacion (Ref. PSI2010-15714).

Correspondencia: Esther Calvete, Dpto. de Personalidad, Evaluacion y Tratamiento Psicologico, Universidad de Deusto, Avda. de las Universidades, 24, 48080 Bilbao (Espana). E-mail: esther.calvete@deusto.es

Leyenda: Figura 1 Grafico de sedimentacion para el analisis de componentes principales de la MAAS-A
Tabla 1
Distribucion de los participantes por edades y sexo

          Chicas          Chicos          Total
Edad
(anos)      n       %       n       %       n      %

13-14      200     33,6    237     38,3    437    36,0
15-16      378     63,5    364     58,9    742    61,2
17-18       17     2,9      17     2,8     34     2,8

Tabla 2
Saturaciones factoriales de los items resultantes
del analisis factorial confirmatorio

Items                                                Saturacion
                                                     factorial

1. Yo podria estar experimentando alguna                0,70
emocion y no ser consciente de ella hasta
mas tarde

2. Rompo o derramo cosas por descuido, por no           0,64
prestar atencion o por estar pensando en otra
cosa

3. Encuentro dificil estar centrada en lo que           0,82
esta pasando en el presente

4. Tiendo a caminar rapidamente para llegar a           0,62
donde voy sin prestar atencion a lo que
experimento durante el camino

5. Tiendo a no darme cuenta de sensaciones              0,68
de tension o incomodidad fisica, hasta que
realmente captan mi atencion

6. Me olvido del nombre de una persona casi tan         0,62
pronto me lo dicen por primera vez

7. Parece como si funcionara con                        0,80
"piloto automatico" sin mucha
consciencia de lo que estoy haciendo

8. Hago las actividades con prisas,                     0,79
sin estar realmente atenta a ellas

9. Me concentro tanto en el objetivo que quiero         0,76
lograr que pierdo contacto con lo que estoy
haciendo en el momento para lograrlo

10. Hago trabajos o tareas de forma automatica,         0,73
sin darme cuenta de lo que estoy haciendo

11. Me encuentro a mi misma escuchando a alguien        0,68
con una oreja mientras hago otra cosa al mismo
tiempo

12. Me encuentro preocupada por                         0,67
el futuro o el pasado

13. Me descubro haciendo cosas sin prestar              0,84
atencion

14. Picoteo sin ser consciente de que estoy             0,67
comiendo

Nota. Los items corresponden a la version para chicas.

Tabla 3
Correlaciones entre conciencia plena ("mindfulness"),
depresion, conducta disocial, ira, bajo autocontrol
y consumo de alcohol y drogas

                         1          2         3

1. Conciencia
plena                    1
("mindfulness")

2. Sintomas de        -0,42 **      1
depresion

3. Conducta           -0,30 **   0,24 **      1
antisocial

4. Ira rasgo          -0,21 **   0,18 **   0,14 **

5. Consumo de         -0,21 **   0,15 **   0,34 **
alcohol y drogas

6. Bajo autocontrol   -0,24 **   0,27 **   0,25 **

                         4         5        M      DT

1. Conciencia
plena                                     62,59    12
("mindfulness")

2. Sintomas de                            16,17   10,76
depresion

3. Conducta                               2,68    3,20
antisocial

4. Ira rasgo             1                33,47   10,56

5. Consumo de          0,06        1      3,19    3,61
alcohol y drogas

6. Bajo autocontrol   0,26 **   0,16 **   12,60   4,73

                      Rango   Asimetria   Curtosis

1. Conciencia
plena                 14-84     -0,55       0,47
("mindfulness")

2. Sintomas de        0-54      1,03        0,71
depresion

3. Conducta           0-21      2,01        6,06
antisocial

4. Ira rasgo          10-30     -0,02       0,07

5. Consumo de         0-35      2,48       10,52
alcohol y drogas

6. Bajo autocontrol   6-30      0,57        0,47

Notas. * p< 0,05; ** p< 0,001. Para la relacion entre
variables se utilizo el coeficiente de correlacion r de
Pearson cuando las variables del estudio cumplian la
normalidad y el coeficiente Rho de Spearman cuando
no se daba dicha condicion.

Tabla 4
Medias y desviaciones tipicas en la "Escala de atencion y
conciencia plena para adolescentes" (MAAS-A) para grupos
de adolescentes segun sus puntuaciones en sintomas
de depresion

Nivel de los    N      M      DT
sintomas

Bajo           702   65,90   10,60
Leve           220   61,30   11,34
Moderado       97    58,10   12,37
Grave          189   54,02   12,15
COPYRIGHT 2014 Fundacion VECA, Asociacion Psicologia Iberoamericana de Clinica y Salud
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Calvete, Esther; Sampedro, Agurne; Orue, Izaskun
Publication:Behavioral Psychology/Psicologia Conductual
Article Type:Ensayo
Date:May 1, 2014
Words:6361
Previous Article:LAS TECNOLOGIAS DE LA INFORMACION Y LA COMUNICACION EN EL TRATAMIENTO DE LA FOBIA A ANIMALES PEQUENOS EN LA INFANCIA.
Next Article:EL SENTIDO DE LA VIDA COMO VARIABLE MEDIADORA ENTRE LA DEPRESION Y LA DESESPERANZA EN PACIENTES CON TRASTORNO LIMITE DE LA PERSONALIDAD.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters