Printer Friendly

Oscar Ariel Cabezas (comp.), Gramsci en las orillas.

Oscar Ariel Cabezas (comp.), Gramsci en las orillas.

Adrogue, La Cebra, 2015, 332 paginas.

Gramsci en las orillas, compilado por Oscar Ariel Cabezas, reune trabajos de diversos autores que se proponen iluminar algunos conceptos gramscianos, especialmente de los Quaderni del carcere. Ademas, algunos trabajos tambien dan cuenta de la recepcion de Gramsci en distintos paises de America Latina, atendiendo a diferentes movimientos o partidos de izquierda.

La obra se divide en tres partes, en base a lineas de investigacion diversas. La primera parte, titulada "El libro infinito de la praxis", contiene cinco articulos dedicados a la figura y la obra de Gramsci. El trabajo que abre la compilacion, "Izquierdas: La lengua como legado y critica", de Maria Pia Lopez, se centra en abordar el sentido politico de la lengua, que siempre se asume como metaforica. Por eso, adquiere significacion el concepto de "mito" (una construccion metaforica extrema que hunde sus raices en las costumbres del pueblo, en sus maneras de ser y de actuar y, por supuesto, en las imagenes que mas lo movilizan). Lopez analiza el problema del mito a partir de las obras de Sorel, de Gramsci y de Mariategui.

En "Notas sobre el concepto de catarsis en Gramsci", Miguel Valderrama se centra en la gravitacion fundamental que el concepto de "catarsis" tiene en la filosofia politica de este autor italiano. Tal como recuerda Valderrama, la catarsis forma parte de la filosofia de la praxis, y constituye el proceso mediante el cual se da un transito desde el momento objetivo al momento subjetivo, en una maniobra de elevacion, de elaboracion superior que lleva al sujeto a tomar consciencia de las condiciones materiales que se hallan a su alrededor. Asi entendida, la catarsis no es un proceso individual sino colectivo, politico. Valderrama afirma que, para Gramsci, esa subjetivacion politica funciona como liberacion.

En "De los encarcelados al 'libro viviente' de Grarnsci", Horacio Gonzalez aborda las figuras de Gramsci y de Toni Negri, para quienes--segun Gonzalez, y en concordancia con el texto anterior--la catarsis es el pasaje de las fuerzas materiales al momento politico de las creencias colectivas. Para Gonzalez, Gramsci y Negri comparten no solo la nacionalidad sino tambien la cualidad de ser ambos militantes politicos apresados. De acuerdo con Gonzalez, la recepcion de la obra y las ideas de estos dos intelectuales se populariza en Argentina no solo por construir pensamientos politicos fuertemente enraizados en las experiencias militantes, estrechamente ligadas a los actos huelguisticos de toma y autogestion de fabricas, sino ademas por lo renovador de sus ideas dentro del ambito del marxismo.

"Gramsci y el biopoder", de Dante Ariel Aragon Moreno, trabaja el concepto de biopoder en la obra de Gramsci, a partir de las categorias de "revolucion pasiva", en torno al concepto de dominacion, y de autonomia o sociedad regulada, respecto a lo que el autor italiano entiende por politica de la vida. Esta clasificacion se ordena en el marco de otra mas general que es la de filosofia de la praxis y la filosofia impolitica, que responden a dos ethos o maneras de ser diferentes.

El ultimo trabajo de esta primera parte, "Antonio Gramsci, un latinoamericano heterodoxo", de Oscar Ariel Cabezas, asume la recepcion del intelectual italiano como un "devenir orillero" para America Latina, donde son resignificados ciertos conceptos fundamentales, como los de "hegemonia", "bloque historico" e "intelectuales organicos". No obstante, tal como recuerda Cabezas, durante algun tiempo se ve a Gramsci como un heroe anti-fascista mas que como el teorico de la hegemonia y del papel de los intelectuales en la formacion de la cultura.

La segunda parte del libro, "El diablo de Jose Arico", incluye articulos que se dedican a analizar la recepcion de las ideas gramscianas por parte del intelectual argentino Jose Arico, y por el colectivo nucleado en torno al proyecto editorial y a la revista Pasado y presente, por el fundada.

"El diablo metio la cola: itinerario de Gramsci en Pasado y presente", de Veronica Gago y Diego Sztulwark, presenta a Gramsci como un intelectual adherente a una lectura del marxismo dedicada a teorizar la politica desde las luchas sociales. Segun recuerdan los autores de este capitulo, con la primera traduccion de Gramsci al castellano, por la editorial Lautaro de Argentina, en la decada del cincuenta, se abre una etapa de recepcion a gran escala de las ideas del intelectual italiano, con el enfasis puesto en la subjetividad, la voluntad, el historicismo, la cultura, la realidad nacional y el papel de los intelectuales.

"Jose Arico como lector de Gramsci", de Gavin Arnall, Susana Draper y Ana Sabau, plantea la importancia de Gramsci en el desarrollo del pensamiento politico de Arico. Para estos autores, la relacion entre Arico y Gramsci no debe entenderse como una "influencia" unidireccional y acritica, pues el intelectual argentino nunca aplica las ideas del italiano imponiendo una forma conceptual sobre un contenido especifico; mas bien, aprovecha las sugestiones de Gramsci para dinamizar su propia capacidad de comprension de los procesos historicos y politicos.

La seccion se cierra con "Gramsci y Althusser en la experiencia de Pasado y presente" de Marcelo Starcenbaum, texto que plantea la gravitacion del althusserianismo en la revista Pasado y presente, un elemento que ha sido opacado por la incompatibilidad presupuesta entre las tradiciones de pensamiento gramsciano y althusseriano, lo que ha dificultado el reconocimiento no solo de las diferencias entre ambos, sino tambien de sus relaciones de compatibilidad.

La tercera y ultima parte, titulada "Geografias intempestivas", reune trabajos centrados en revisar criticamente la recepcion de las ideas de Gramsci y su funcion dentro del campo de la politica de izquierda en diversos casos concretos de paises latinoamericanos. El trabajo de apertura, "Gramsci en Mexico. Formacion y desaparicion en un archivo critico", de Angel Octavio Alvarez Solis, aborda la recepcion de Gramsci en Mexico, suscitada por el exilio de diferentes autores sudamericanos, en especial de aquellos ligados a la revista Pasado y presente, quienes escriben al margen de la hegemonia teorica del althusserianismo.

"Gramsci en Mexico. Tres momentos para una nueva gramatica de la politica", de Jaime Ortega Reyna, afirma que a partir del comienzo de la circulacion de las ideas gramscianas aparece una nueva gramatica politica, que busca manifestar la plausibilidad de una unidad entre el socialismo y la democracia en el contexto de la vida politica mexicana.

En "Gramsci, Lukacs y la cuestion democratica en Carlos Nelson Coutinho", Paulo Gajanigo aborda la figura de Coutinho como un intelectual gramsciano y militante que aspira a cruzar marxismo y democracia, buscando reposicionar el comunismo especialmente a partir de la salida democratica de la dictadura brasilena.

En "Gramsci en Brasil", el propio Carlos Nelson Coutinho realiza un analisis critico de la sociedad y la politica nacional desde el itinerario de ideas gramscianas recepcionadas en su pais, con la firme idea de que el estudio del intelectual italiano renueva el lexico y los analisis politicos de la izquierda brasilena.

En el articulo que cierra la tercera parte, "Gramsci en Bolivia. Del Estado aparente al Estado integral", Alvaro Garcia Linera rescata a Gramsci y a Zavaleta Mercado (intelectual boliviano que, en los anos setenta, comienza a pensar, desde el marxismo, un acercamiento teorico-politico con los sectores indigenas) como referentes teoricos para dar cuenta de la historia politica de su pais. En este sentido, remite al "Estado aparente" que rige en Bolivia hasta el ano 2005, con evidentes "fallas tectonicas" (tal como da en llamar a las deficiencias economicas, politicas y culturales de las tradicionales clases gobernantes). En contraste, el Estado que empieza a construirse a partir de la victoria electoral de Evo Morales, luego del 2005, se plantea como desafio la plurinacionalidad, la autonomia en torno a la desconcentracion del poder--en especial, respecto a la propiedad de la tierra--, y el establecimiento de una economia plural.

Hay varios elementos en comun en los distintos capitulos reunidos en este volumen. En primer lugar, la gravitacion de Gramsci en estas latitudes no se presenta como vinculado a un conocimiento puramente teorico, producido y dado a conocer solo en el ambito academico: mas bien, se revela como fuente de un intenso debate tanto en el ambito academico como dentro de las agrupaciones y movimientos de izquierda, ya sea de parte de intelectuales surgidos desde la militancia comunista (como en el caso de Arico), ya sea de parte de militantes que abrevan en la teoria gramsciana porque buscan llevar a cabo una renovacion teorico-politica dentro de sus espacios de accion (como en el caso de Coutinho). En segundo lugar, las lecturas latinoamericanas de Gramsci (tal vez con la sola excepcion del contexto mexicano) estan atravesadas por las experiencias politicas de las sucesivas dictaduras y las posteriores reaperturas democraticas, procesos que implicaron el avance del modelo neoliberal y el desguace consecuente del Estado. Por lo tanto, la reflexion (que comienza con las primeras traducciones de las obras de Gramsci en diversos paises) va adaptandose a un campo politico en el que se piensa primero en la lucha politica por el socialismo, el enfrentamiento con los instrumentos coercitivos del Estado y la creacion de nucleos de resistencia popular, para atender luego a la conciliacion entre marxismo y democracia, a la llegada al socialismo por vias institucionales, o a la formacion de un ethos social que piense en una nueva hegemonia cultural en favor de las clases subalternas.

Habida cuenta del interes que han despertado (y que continuan despertando) los estudios gramscianos en America Latina (implicando incluso la posibilidad de pensar la nacion desde una optica marxista), Gramsci en las orillas resulta un aporte fundamental, precisamente porque analiza las recepciones creativas practicadas sobre la obra de Gramsci, por parte de intelectuales latinoamericanos preocupados por transponer los conceptos gramscianos para pensar la periferia, en tanto contextos politicos, economicos y culturales que no coinciden completamente con la experiencia central del Occidente europeo. De estas lecturas "en las orillas", practicadas por los autores del libro (y antes, por los intelectuales latinoamericanos que, en decadas previas, fueron activos lectores de Gramsci, y sobre los cuales vuelven varios trabajos del libro), emerge un Gramsci claramente inclinado hacia la heterodoxia, y que rompe con todo determinismo o concepcion etapista, vigente hoy para pensar problemas claves (como la construccion de un estado plurietnico, el cambio de hegemonia cultural, el desencuentro entre clases subalternas, o el papel de los intelectuales de un nuevo bloque historico), problemas urgentes en una America Latina tan tensionada entre los procesos de transformacion y el retorno del neoliberalismo.
COPYRIGHT 2016 Universidad Nacional de la Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educacion
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Zucconi, Matias
Publication:Orbis Tertius: Revista de teoria y critica literaria
Date:Dec 1, 2016
Words:1917
Previous Article:Martin Lyons, La cultura escrita de la gente comun en Europa, c.1860-1920.
Next Article:Diana Moro, Sergio Ramirez, Ruben Dario y la literatura nicaraguense.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters