Printer Friendly

Oportunidades politicas como puertas corredizas: los zapatistas y su ciclo de protesta.

"Political opportunities as sliding doors: The Zapatistas and their protest cycle"

EL SURGIMIENTO DEL Ejercito Zapatista de Liberacion Nacional (EZLN) ha sido ampliamente documentado y estudiado por especialistas que intentan descubrir y explicar que fue lo que condujo a los indigenas mayas de Chiapas a tomar las armas en 1994. La literatura apunta al declive de las condiciones economicas en la region debido a las reformas neoliberales puestas en marcha desde mediados de la decada de 1980 (Collier y Quaratiello, 1994; Estrada, 2005; Harvey, 1998; Legorreta, 1998; Leyva, 2005). Pero algunos autores senalan tambien las penurias padecidas durante generaciones por el campesinado chiapaneco desde la epoca colonial (Benjamin, 1996; Higgins, 2004; Viqueira y Ruz, 1995). El presente estudio no intenta explicar el surgimiento del levantamiento armado, sino que analiza las condiciones en las cuales se desarrollo el ciclo de protesta zapatista desde que el EZLN salio a la luz publica por primera vez en 1994 hasta 2003, cuando los zapatistas abandonaron la actividad de protesta y concentraron sus esfuerzos en construir sus autoridades autonomas, las Juntas de Buen Gobierno. En particular, este estudio examina cuatro factores para determinar si estos fungieron como oportunidades para el ciclo de protesta zapatista. Los factores que se evaluan son las aperturas electorales tanto en el ambito local como nacional, la presencia en el poder de un aliado potencial, la capacidad de represion del estado mexicano y la internacionalizacion del movimiento. Como el movimiento zapatista se desarrollo durante la transicion electoral de Mexico, estudiarlo brinda la oportunidad de someter a prueba el enfoque de las oportunidades politicas en un entorno politico cambiante, y al mismo tiempo ofrecer algunas explicaciones en torno a como se desarrollo el movimiento zapatista cuando estas condiciones cambiantes resultaron no ser oportunidades para promover su causa dentro del sistema politico mexicano.

Este estudio contribuye de tres maneras a la bibliografia comparada sobre movimientos sociales. En primer lugar, se suma a la creciente cantidad de estudios que aplican el enfoque de oportunidades politicas a movimientos sociales en paises en desarrollo y con regimenes autoritarios, examinando como la falta de oportunidades detona movilizaciones sociales (Almeida, 2003; Einwohner, 2003; Kurzman, 1996; Loveman, 1998; Noonan, 1995; Oberschall, 1996; Rasler, 1996; Zdravomyslova, 1996). En segundo lugar, al examinar las oportunidades en tres niveles diferentes--local, nacional e internacional--, este estudio ofrece un riguroso analisis comparativo de los efectos relativos de esas condiciones sobre el ciclo de protesta de un movimiento. En tercer lugar, este estudio presenta el primer analisis cuantitativo sistematico de las protestas zapatistas. Usando un modelo transversal de conteo de eventos en series de tiempo, este estudio analiza los efectos de los factores politicos locales, nacionales e internacionales como oportunidades en el desarrollo del ciclo de protesta zapatista. Por lo tanto, el estudio presenta una perspectiva de estudio diferente de los argumentos planteados por analisis mas cualitativos del movimiento zapatista. (2)

La primera seccion resume el desarrollo del movimiento zapatista despues del levantamiento del EZLN en 1994 hasta finales de 2003, cuando los zapatistas oficialmente establecieron sus fuentes autonomas de autoridad, las cinco Juntas de Buen Gobierno. La segunda seccion presenta las hipotesis de oportunidades politicas aplicables al estudio del ciclo de protesta zapatista. La tercera seccion discute datos y metodos, y la ultima seccion presenta los hallazgos del estudio y sus contribuciones a la literatura sobre las oportunidades politicas en general y el movimiento zapatista en particular.

El ciclo de protesta zapatista de 1994 a 2003

Este ciclo de protesta surgio en Chiapas inmediatamente despues de que el EZLN y el ejercito mexicano acordaron un alto al fuego declarado por el gobierno mexicano el 12 de enero de 1994. Las imagenes de guerra entre dos fuerzas desequilibradas descritas por la television, la prensa e Internet escandalizaron a la opinion publica dentro y fuera de Mexico y dieron pie a manifestaciones masivas que exigian poner fin a las hostilidades contra el grupo guerrillero mal armado. Aunque estas primeras respuestas se dieron fuera de la region de conflicto, los simpatizantes zapatistas comenzaron a manifestarse tambien en el estado de Chiapas a pesar del fuerte cordon militar que rodeaba sus cuarteles y bastiones. La coincidencia del levantamiento armado con la entrada de Mexico al Tratado de Libre Comercio de America del Norte (TLCAN), junto con los comunicados del Subcomandante Marcos distribuidos por Internet, le dieron al movimiento una relevancia casi inmediata tanto a nivel nacional como internacional. Asi, tanto zapatistas como sus simpatizantes respondieron al mismo tiempo a las oportunidades que les brindo la atencion de los medios, a la amenaza represiva que representaba la presencia del ejercito en la zona de conflicto, como a las condiciones politicas autoritarias internas. La Grafica 1 muestra la distribucion de protestas en el territorio chiapaneco.

Las protestas se expresaron de formas diversas: tomas de tierras, ocupaciones de edificios, huelgas, mitines, marchas y bloqueo de caminos. Como la demanda de tierras era una de las principales causas del levantamiento zapatista, si no es que la mas importante, muchas tierras fueron tomadas durante el levantamiento e inmediatamente despues. Dentro y fuera de la region de conflicto hubo mas de 1 700 ocupaciones de tierras en reclamo de 148 000 hectareas (Villafuerte et al, 1999). Las primeras tomas de tierras ocurrieron dentro de lo que ahora se considera como territorio zapatista; sin embargo, no todas las tomas de tierras fueron obra de los zapatistas. Otras organizaciones campesinas tambien sacaron ventaja del caos para hacerse de tierras para sus miembros. Las tomas de tierras disminuyeron posteriormente, tras llegar a un acuerdo para indemnizar a los terratenientes afectados con la promesa de que no se tomarian mas tierras. Dicho acuerdo fue firmado meses despues por representantes del gobierno, terratenientes afectados y campesinos invasores (Villafuerte et al, 1999). Los manifestantes zapatistas recurrieron entonces a marchas, asambleas, bloqueos de caminos y tomas de instalaciones oficiales. La mayoria de las asambleas fueron en apoyo de los periodos de dialogo entre el EZLN y el gobierno mexicano de 1994 a 1996. Estos encuentros buscaban generar propuestas para resolver conflictos y presionar al gobierno para que diera respuesta a las demandas zapatistas. Los bloqueos de caminos, las marchas y la toma de instalaciones fueron generadas en su mayoria por conflictos pre- y post-electorales durante las elecciones locales y nacionales de 1994, 1997, 2000 y 2003, y fueron dirigidos contra las autoridades locales y estatales por haber cometido fraude o por no cumplir sus promesas de campana una vez en el cargo.

[GRAFICO 1 OMITIR]

[GRAFICO 2 OMITIR]

En septiembre de 1996 se rompio el dialogo entre el EZLN y la delegacion del gobierno federal, luego de que el presidente Ernesto Zedillo se negara a reconocer los Acuerdos de San Andres que habian sido firmados en febrero y que otorgaban derechos autonomos a los pueblos indigenas de Mexico. El EZLN opto por lanzar una campana de resistencia usando varias tacticas, entre ellas el silencio de parte del vocero del EZLN, el Subcomandante Marcos, el rechazo a cualquier programa estatal considerado como estrategia contrainsurgente y la suspension de pagos por servicios publicos. (3) El voto de silencio zapatista redujo el ciclo de protesta a su nivel minimo en 1997. Al mismo tiempo, la presencia militar en la region habia ido aumentando significativamente (vease la Grafica 2; vease tambien Global Exchange y CIEPAC, 1999). Mientras tanto, las tensiones entre las comunidades zapatistas y contra-zapatistas se fueron intensificando debido al hostigamiento de las autoridades locales en contra de la campana de resistencia de los zapatistas, que inadvertidamente aislo a las comunidades disidentes. La decision de las comunidades contra-zapatistas de armarse tambien alimento esta tension (Hirales, 199N). Las tensiones aumentaron en la region del norte al igual que en la de Los Altos. El 22 de diciembre de 1997, un grupo contra-zapatista masacro a 45 personas en el pueblo de Acteal, Chenalho. El gobierno federal respondio mandando mas tropas a la region para mantener el orden y contener la violencia y las protestas. Aunque la presencia militar ayudo a contener la violencia, las protestas se desataron de nuevo, ahora exigiendo el reconocimiento de los Acuerdos de San Andres y el retiro del ejercito de la region.

Otra ola de protestas se desato tras la victoria en 2000 de Vicente Fox, el primer candidato presidencial no perteneciente al Partido Revolucionario Institucional (PRI). La victoria de Fox trajo nuevas esperanzas al movimiento zapatista porque, en su campana presidencial, Fox habia prometido resolver el conflicto de Chiapas respetando los Acuerdos de San Andres y enviando al congreso mexicano la ley de derechos y cultura indigenas (Ley COCOCPA), que habia sido redactada despues de los Acuerdos en 1996 por la Comision de Concordia y Pacificacion.

El EZLN respondio positivamente a la propuesta de retomar el dialogo interrumpido pero puso dos condiciones mas: el retiro de siete de las posiciones militares que rodeaban el territorio zapatista y la liberacion de todos los prisioneros zapatistas (Subcomandante Marcos, 2000). Una vez en el cargo, el presidente Fox retiro al ejercito de las siete posiciones que rodeaban los cuarteles del EZLN en la Selva Lacandona y algunos retenes situados en diferentes puntos del estado de Chiapas, envio la Ley COCOCPA al Congreso, y libero a todos los prisioneros zapatistas que no tenian otras acusaciones en su contra. (4) Las protestas se repitieron en apoyo de la Ley Indigena, pero el ciclo de protesta zapatista perdio impetu en 2001, despues de que el congreso mexicano aprobo una version diluida de la ley. Sintiendose traicionados de nuevo por el gobierno mexicano, los zapatistas dirigieron sus esfuerzos a establecer sus propias autoridades autonomas, las Juntas de Buen Gobierno, en sus cinco capitales regionales, los Caracoles.

Entre tanto, en los anos 1990 se pusieron en marcha varias reformas electorales para garantizar la equidad y la transparencia de los procesos electorales. Estas reformas aseguraban que los procesos electorales y los resultados serian considerados libres y transparentes y aceleraron las victorias de la oposicion en todos los niveles de gobierno. En 1997, el PRI perdio la mayoria absoluta en el congreso por primera vez desde 1929. Antes del levantamiento zapatista, el PRI controlaba 64.2% de los escanos en la camara de diputados, el Partido Accion Nacional (PAN) tenia 18%, y el Partido de la Revolucion Democratica (PRD), 8%. En 1997, el PRI se quedo con solo 47.8%, mientras que el pan subio hasta 24.2% y el PRD a 25%. Para las elecciones del ano 2000, el PRI habia perdido aun mas terreno, pues solo gano 42%, mientras que el pan alcanzo 42.2% y el PRD 10%. En 2003, el PRI se recupero un poco al ganar 44.8%, mientras que el pan mantuvo 30.2% y el PRD 19.4% (IFE, 2003). Como ya se senalo, Vicente Fox del pan gano la presidencia en 2000 en lo que se considera hoy dia las primeras elecciones presidenciales libres y justas en el pais. Esas reformas electorales tambien pusieron en marcha cambios en el nivel local. En el caso de Chiapas, hasta 1994 solo una de las 111 localidades que existian entonces estaba bajo el gobierno del PAN. En todas las demas dominaba el PRI. Pero en las elecciones de 1995, el pan gano 4 municipios, mientras que el PRD gano 18. Para el ano 2001, el PRI habia perdido un total de 46 municipios que pasaron a otros partidos.

Los simpatizantes de los zapatistas pudieron haber percibido todos estos cambios como oportunidades para la movilizacion. En aras de analizar como estas aperturas institucionales afectaron el ciclo de protesta zapatista, la siguiente seccion pone en contexto estos acontecimientos en el marco de la teoria de las oportunidades politicas.

Las oportunidades politicas y el movimiento zapatista

Las oportunidades politicas han sido definidas como las condiciones de poder institucional e informal que, de ser percibidas como oportunidades por los actores sociales, ofrecen incentivos para su accion colectiva (Meyer y Minkoff, 2004; Rootes, 2002; Tarrow, 1994). En 1973, Peter Eisinger acuno el termino estructuras de oportunidad politica mientras estudiaba el comportamiento politico beligerante en ciudades de Estados Unidos. Su trabajo inicial sobre oportunidades politicas propicio la realizacion de muchos mas estudios, y el enfoque de las oportunidades politicas florecio. Algunos especialistas examinaron como las oportunidades politicas en regimenes democraticos desarrollados fomentaron el surgimiento, el desarrollo y el exito relativo de movimientos sociales (Kitschelt, 1986; Kriesi et al., 1992; 1995; Piven y Cloward, 1979; Rucht, 1996; Tarrow, 1994). Otros se centraron en como la falta de oportunidades politicas podia desencadenar movilizaciones en paises con regimenes autoritarios por estar cerrados a las demandas de actores disidentes (Einwohner, 2003; Kurzman, 1996; Loveman, 1998; McAdam, 1982; Noonan, 1995; Rasler, 1996; Tarrow, 1989). Finalmente, algunos estudios han examinado las oportunidades politicas para la movilizacion social en el seno de transiciones democraticas (Foweraker y Craig, 1990; Oberschall, 2000; O'Donnell y Schmitter, 1986; Pickvance, 1995; Zdravomyslova, 1996).

Esta gran abundancia de estudios condujo a un enorme desacuerdo acerca de la definicion y la evaluacion de la estructura de las oportunidades politicas. Algunos estudios han destacado la influencia de las condiciones institucionales generales del sistema politico como oportunidades, mientras que otros han enfatizado las oportunidades dadas a un movimiento en especifico. Al definir tanto estas condiciones generales como las especificas, los especialistas se han diversificado aun mas. Asi, en 1996 se declaro que el enfoque general estaba perdiendo su poder explicativo porque corria el riesgo de convertirse en "una esponja que absorbe todos los aspectos del entorno del movimiento social" (Gamson y Meyer, 1996: 275). En respuesta, Doug McAdam resumio el enfoque atendiendo a las cuatro dimensiones que habian aparecido consistentemente entre los estudios seminales de ese periodo (Brockett, 1991; Kriesi et al, 1992; Rucht, 1996; Tarrow, 1994): en primer lugar, la apertura del sistema politico; en segundo, la estabilidad de las elites que subyacen en la polis; en tercero, la presencia de aliados politicos en el poder; y en cuarto, la capacidad de represion del estado (McAdam, 1996: 26). A pesar de este intento por reconciliar diferencias entre las definiciones de oportunidad politica y los resultados, la falta de consenso persistio. En 2004, David Meyer y Debra Minkoff ofrecieron una revision del concepto de oportunidades politicas al afirmar que la eleccion de medidas de oportunidad politica debe depender de si la variable que se pretende explicar es la actividad de protesta, la organizacion o los resultados del movimiento. Para la actividad de protesta (el objeto de interes del presente estudio), sugieren examinar las oportunidades especificas, en lugar de las medidas de apertura politica generales del sistema, ya que quienes protestan buscan aperturas especificas para lanzar la actividad de protesta, mientras que el acceso institucional general disminuye por definicion esa actividad, ya que al haber canales institucionales para la articulacion y representacion de las demandas, los actores sociales no tienen necesidad de recurrir a la actividad de protesta.

Segun los estudios de movimientos sociales en entornos abiertos y cerrados, las condiciones politicas abiertas sirven de oportunidades en escenarios democraticos, mientras que las condiciones cerradas y las amenazas represivas en entornos autoritarios tambien funcionan como "oportunidades" para los actores sociales. Sin embargo, los movimientos sociales tambien surgen dentro de transiciones democraticas y asi afrontan condiciones politicas cambiantes. Este escenario se parece a las condiciones destacadas por Eisinger (1973) como detonadores de la movilizacion con fines de protesta. Eisinger argumento que el comportamiento politico beligerante mostraba una relacion curvilinea con relacion a las oportunidades politicas, y por lo tanto, es mas probable que la actividad de protesta ocurra en entornos con una mezcla de condiciones politicas abiertas y cerradas, mientras que los ambientes extremadamente cerrados y los muy abiertos son casi inmunes a los eventos de protesta. Durante periodos de transicion democratica, cuando las condiciones politicas son inestables, estas situaciones combinan oportunidades abiertas y cerradas para la contienda. Si bien la contienda surge inicialmente como reaccion a la falta de oportunidades politicas (Goodwin y Jasper, 1999; Hipsher, 1998; Jenkins y Schock, 1992; Oberschall, 2000; Schock, 1999), a medida que la estructura del sistema politico cambia y se abren nuevas oportunidades, los actores sociales responden primero con mas protestas, alentados por su exito percibido al presionar por aperturas (Tarrow, 1994), y posteriormente sacando ventaja de las aperturas institucionales para promover sus demandas sin tener que recurrir a la beligerancia (Pickvance, 1995).

Debido a que el levantamiento armado del EZLN surge como respuesta a un sistema autoritario y represivo y el ciclo de protesta zapatista se desarrolla durante el periodo en que se pusieron en marcha reformas electorales y se produjeron elecciones mas transparentes, es conveniente analizar los factores institucionales tanto generales como especificos que pudieron haber fungido como oportunidades politicas. Las respuestas del gobierno hacia el conflicto en Chiapas, fueran estas de apertura o cerrazon, asi como los periodos de dialogo entre el gobierno federal y el EZLN, representaron oportunidades especificas al movimiento zapatista, mientras que la democratizacion electoral represento aperturas generales del sistema politico. Analizar ambos tipos de oportunidades nos permite entender como los cambios institucionales asi como las aperturas especificas a los zapatistas definieron el desarrollo de su ciclo de protesta. Estudiar tanto las oportunidades politicas especificas como las institucionales permite tambien poner a prueba la existencia de una relacion curvilinea entre condiciones politicas y actividad de protesta en conexion con el argumento de que la mayor parte de la actividad beligerante ocurre durante procesos que combinan oportunidades politicas de apertura y cierre. Al mismo tiempo, el presente estudio pone a prueba si las aperturas especificas concedidas a los zapatistas durante los periodos de dialogo y aprobacion de la Ley Indigena se convirtieron en oportunidades para aumentar la fuerza de su ciclo de protesta.

Hay cinco factores que se consideran oportunidades potenciales para el ciclo de protesta zapatista. El primero es la apertura del sistema politico mexicano, medido por los cambios de partidos en el poder, gobiernos locales y elecciones al congreso federal y de las aperturas especificas a los zapatistas generadas por los periodos de dialogo entre el EZLN y el gobierno mexicano entre 1994 y 1996 y por las deliberaciones sobre la Ley Indigena en el congreso mexicano en 2001. El segundo factor que se analiza es la estabilidad de las elites locales y nacionales, medida aqui por el nivel de fragmentacion electoral local y nacional. (5) El tercer factor considerado es la presencia de aliados politicos en el poder tanto a nivel local como nacional, y se evalua a traves del nivel de apoyo al prd en la region y en el plano nacional. (6) El cuarto factor es la capacidad de represion del estado, calculado conforme al numero de posiciones militares en la region de conflicto. (7) El ultimo factor analizado consiste en las oportunidades que los medios internacionales ofrecieron a los zapatistas, evaluado por las opiniones que dos diarios extranjeros, The New York Times y El Pais, expresaron sobre los zapatistas y el gobierno mexicano. Aunque este factor no es una de las medidas convencionales de las oportunidades politicas, la enorme atencion de los medios internacionales que los zapatistas atrajeron y mantuvieron durante su ciclo de protesta pudo haber abierto nuevas oportunidades para el movimiento, como captar la atencion de redes de solidaridad transnacionales. Por lo tanto, se puede considerar como un factor de oportunidad especifico para el desarrollo del movimiento.

Apertura del sistema politico

El levantamiento armado del EZLN surge contra el regimen autoritario del PRI. Por mas de seis decadas, el PRI habia dominado las arenas politicas locales y nacionales y este dominio habia contribuido a la perpetuacion de las injusticias socioeconomicas en la region. Estas acciones condujeron al surgimiento del grupo guerrillero (Collier y Quaratiello, 1994; Harvey, 1998; Legorreta, 1998; Leyva y Ascencio, 1996). Es razonable asumir, por lo tanto, que al principio el sistema politico estaba cerrado a cualquier interes externo a la estructura corporativista de representacion de intereses establecida por el regimen de partido de estado del PRI. De ahi que, tal como se ha mostrado que los electores marginales actuan en entornos politicos cerrados (Meyer, 2004), los zapatistas tuvieron que recurrir a la insurgencia para hacerse oir. (8) No obstante, las condiciones cambiaron a partir de 1994. A nivel local y nacional, las elecciones se volvieron mas competitivas y transparentes, lo que permitio triunfos electorales de la oposicion.

Asimismo, la presion consecuente generada por la opinion publica nacional e internacional obligo por primera vez al gobierno federal a negociar con un grupo rebelde. Despues de doce dias de hostilidades, el gobierno federal acordo un cese al fuego y entablar negociaciones. Posteriormente surgieron otras aperturas con la firma de los Acuerdos de San Andres en 1996 y las deliberaciones sobre la Ley Indigena en el congreso mexicano en 2001 (Garcia de Leon, 2005).

De acuerdo con la literatura sobre oportunidades politicas y democratizacion, la actividad de protesta florece durante los periodos de transicion, mientras que los entornos cerrados y muy abiertos son casi inmunes a la actividad contenciosa, siguiendo una relacion con forma de U invertida (Eisinger, 1973; O'Donnell y Schmitter, 1986; Tilly, 1978; Pickvance, 1995; Zdravomyslova, 1996). Si esta hipotesis es correcta, entonces las aperturas electorales locales y nacionales debieron haber alentado la movilizacion de protesta zapatista, al menos inicialmente, ya que los simpatizantes zapatistas pudieron haber percibido estos cambios como oportunidades para presionar a los nuevos gobiernos y esperar que reaccionaran a las protestas de un modo mas favorable que el PRI. Asimismo, las oportunidades especificas para el movimiento que ofrecieron los periodos de dialogo y la aprobacion de una ley sobre derechos indigenas en el congreso nacional pudieron haber generado mas movilizaciones de protesta durante esos periodos para exigir una solucion a sus demandas. Por lo tanto, podemos conjeturar que tanto las aperturas institucionales como las especificas funcionaron como oportunidades para el ciclo de protesta zapatista.

Inestabilidad de las elites politicas

La literatura sobre oportunidades politicas tambien sugiere que un movimiento social tiene mayores posibilidades de exito cuando las elites subyacentes en la polis se realinean en torno a los problemas que el movimiento plantea (Piven y Cloward, 1979; Jenkins y Perrow, 1977; Kriesi et al., 1995; Tarrow, 1994). El levantamiento del EZLN demando una respuesta del gobierno federal. Las fuerzas politicas opositoras de Mexico se vieron obligadas a responder tambien con el fin de no parecer indolentes al conflicto. Tanto el pan como el PRD respondieron, al menos discursivamente, a las reivindicaciones de los rebeldes vinculando las causas de la rebelion con la incapacidad y la falta de voluntad del PRI para responder a los reclamos de campesinos e indigenas, y de esta forma se pusieron de parte de las demandas zapatistas, aunque condenaron el uso de la violencia para resolverlas. (9) Los simpatizantes zapatistas pudieron haber percibido estos cambios de posiciones como oportunidades para la atencion de sus demandas y haber ejercido presion. Las elecciones locales y federales de 1994, 1997 y 2000 generaron aun mas inestabilidad entre las elites politicas debido a una mayor competencia y transparencia electoral. La competencia electoral y la inestabilidad de las elites pudieron haber generado expectativas entre los simpatizantes zapatistas de que los nuevos actores politicos tendrian incentivos o compromisos para promover las causas del movimiento una vez que tomaran el poder. El optimismo generado por estos cambios pudo a su vez haber motivado todavia mas la actividad de protesta. (10)

Aliados politicos en el poder

Muchas investigaciones han mostrado que la presencia de aliados politicos en el poder es una variable clave que influye en la supervivencia y el exito de un movimiento (Cress y Snow, 2000; Jenkins, Jacobs y Agnone, 2003; Minkoff, 1997; Piven y Cloward, 1979; Tarrow, 1994). En particular, cuando esta alianza no logra promover los fines del movimiento, contar con aliados politicos influyentes dota al movimiento de poder para seguir su lucha valiendose de medios combativos (Della Porta y Diani, 1999; Katzenstein y Mueller, 1987; Kreisi et al., 1995).

Los zapatistas nunca reconocieron a ningun partido politico como aliado oficial. Por otro lado, el PRD se mostro ambivalente hacia el movimiento. Por un lado apoyaba la causa zapatista, pero la alianza con un grupo armado podria haberle restado apoyo entre la ciudadania. Sin embargo, durante el periodo estudiado en el presente trabajo se vio un acercamiento mutuo entre perredistas y simpatizantes zapatistas. Especialmente durante las campanas electorales de 1994 y 1997, el prd mostro una especial simpatia hacia la causa zapatista. Igualmente los zapatistas apoyaron a los candidatos perredistas a los gobiernos locales, asi como tambien apoyaron la candidatura al gobierno de Chiapas de Amado Avendano en 1994. En 1997, los zapatistas llamaron a un boicot electoral, pero en el ano 2000, simpatizantes zapatistas volvieron a apoyar la candidatura de Pablo Salazar Mendiguchia. (11)

Por lo tanto, es posible plantear como hipotesis una relacion positiva entre la actividad de protesta zapatista y una mayor presencia electoral del PRD, tanto a nivel local, como nacional. Pero el PRD mostro ser incompetente, o sin voluntad en opinion de los zapatistas, para promover y representar las demandas del movimiento. (12) Sin embargo, zapatistas y perredistas podrian haberse aliado inicialmente en una lucha conjunta en contra del PRI, pero una vez que el PRD ganara el poder y mostrara ser incapaz, la alianza se habria desecho. En ambos casos, estas condiciones deberian haber aumentado la actividad de protesta: en primer lugar, los zapatistas y los perredistas habrian protestado conjuntamente en contra del regimen priista. Posteriormente los zapatistas habrian protestado en contra de la incapacidad del PRD y su falta de disposicion para empujar la agenda zapatista. Para evaluar como la presencia de aliados politicos dio nuevo impetu al ciclo de protesta zapatista, es necesario examinar escenarios en los cuales el apoyo del PRD aumento, pero no fue lo suficientemente grande para ganar las elecciones. La medida de la apertura relativa del sistema politico aqui empleada ya evalua si los zapatistas habrian protestado en contra de gobiernos no priistas. (13)

Capacidad de represion del estado

La represion puede detonar nueva y mas intensa actividad de protesta cuando el estado aplica inconsistentemente la represion o la amenaza de recurrir a ella (Almeida, 2003; Feierabend, Feierabend y Nesvold, 1973; Goldstone y Tilly, 2001; Rasler, 1996). En este caso, la capacidad del estado mexicano para reprimir a los zapatistas era incuestionable. El sitio militar en torno a las comunidades zapatistas y por todo el estado de Chiapas tenia por objeto impedir el crecimiento y la propagacion de la influencia del EZLN en la region (Hirales, 1998; Legorreta, 1998; Leyva y Ascencio, 1996). (14) En consecuencia, los efectivos militares y sus posiciones aumentaron con el paso del tiempo despues del levantamiento armado del EZLN (Global Exchange y CIEPAC, 1999). Simultaneamente, la presion ejercida por la opinion publica nacional e internacional sobre el estado mexicano elevo los costos de la represion. Por lo tanto, la presencia militar en la region se convirtio mas en una amenaza represiva, ya que ademas el ejercito no estaba facultado para monitorear actividades de protesta, pero si el crecimiento de la injerencia zapatista.

El efecto de las amenazas represivas tienden a generar mas protestas una vez que los grupos disidentes se dan cuenta de que la amenaza no se convierte en realidad (Goldstone y Tilly, 2001; Rasler, 1996). Los defensores de los zapatistas han argumentado que la presencia del ejercito en la region no intimidaba a la poblacion como se habia esperado, sino que mas bien alimentaba la movilizacion de protesta. (15) Si esta afirmacion es correcta, entonces las pro testas debieron haber aumentado a pesar de la mayor presencia militar en la region.

Oportunidades en los medios de comunicacion internacionales

La literatura sobre movimientos transnacionales sugiere que la presencia de organizaciones internacionales solidarias y los medios ayudan a los actores locales a edificar un movimiento social mas amplio al construir identidades comunes que traspasan fronteras, creando redes y ejerciendo presion sobre el gobierno para que responda a las demandas del movimiento local o para que ponga fin a las hostilidades en contra de los insurgentes, o bien para ambas cosas (Bob, 2002; Collier y Collier, 2005; Keck y Sikkink, 1998; Tarrow, 2005). En el caso de los zapatistas, la coincidencia del levantamiento armado con la entrada de Mexico al TLCAN y la distribucion de los comunicados del Subcomandante Marcos por medios electronicos, le dio al movimiento una relevancia nacional e internacional casi inmediata. Esta atencion inicial de los medios dirigida al levantamiento condujo a una gran presencia de organizaciones no gubernamentales internacionales que evitaron que el gobierno federal mexicano reprimiera al grupo rebelde, como en el efecto boomerang senalado por Margaret Keck y Kathryn Sikkink (1998; veanse tambien Collier y Collier, 2005; Hellman 1999; Rus, 1995; Schulz, 1998). (16) Asimismo, la supervivencia de la lucha zapatista ha recibido apoyo directo de organizaciones transnacionales que han canalizado recursos para proyectos productivos en la region de conflicto (Moksnes, 2005). (17) Por desgracia, el caracter clandestino y subversivo del EZLN hace imposible rastrear las cantidades y los origenes de los recursos que se pusieron a disposicion de los zapatistas. Solo se cuenta con informacion anecdotica. (18) De ahi que en este momento sea imposible llevar a cabo un analisis sistematico del papel de las redes de solidaridad transnacionales. No obstante, podemos al menos examinar la cantidad de opiniones sobre el movimiento en los medios y analizar si esta cobertura tuvo algun efecto en el movimiento en el ambito local. Segun William Gamson y Gadi Wolfsfeld, cuanto mayor sea la atencion de los medios, mayor sera el impacto sobre las estrategias de imagen del movimiento (1993: 123). Katy Pickvance (1997) tambien ha sugerido que cuanto mas y mejor informado este el publico no participante del movimiento, mayores seran las posibilidades de que el movimiento adquiera una base de apoyo que exprese su respaldo durante las campanas electorales dando su apoyo a un candidato que de voz a las demandas del movimiento.

En el caso del movimiento zapatista, algunas organizaciones no gubernamentales que trabajan en el area se esforzaron especialmente en mantener informadas a las comunidades mas distantes sobre las reacciones que despertaba el movimiento. (19) Esta manera indirecta de relacionar la atencion de los medios internacionales con la movilizacion ofrece una vision de si esta situacion represento una oportunidad para el movimiento o no, ya que la ayuda de las organizaciones transnacionales aumento despues de que el EZLN atrapo la atencion de la comunidad internacional en 1994.

Cuanto mayor sea la atencion internacional y mas favorable sea su opinion del movimiento mayores seran las posibilidades de que este obtenga apoyo internacional de organizaciones transnacionales. La atencion de los medios internacionales debio haber funcionado entonces como una oportunidad para que el movimiento tuviera acceso a recursos y redes transnacionales. Esta interpretacion es valida bajo el supuesto de que cuanta mas informacion del movimiento estuviera al alcance de las organizaciones transnacionales, mas proclives se habrian mostrado a apoyar la causa enarbolada por el movimiento (Smith, 1997). Con mas recursos y apoyo, los zapatistas se podrian haber sentido alentados a seguir protestando. Es importante observar, sin embargo, que esta suposicion no representa una relacion directa entre el progreso del movimiento zapatista y el apoyo internacional, sino solo un primer intento por relacionar sistematicamente la atencion de los medios internacionales con el desarrollo del ciclo de protesta zapatista.

Variables y recoleccion de datos

Variable dependiente: protestas

La actividad de protesta zapatista se mide aqui por el numero de protestas que simpatizantes zapatistas realizaron de 1994 a 2003. La unidad de analisis es municipio/ano, ya que los datos se recogieron para cada municipio y se registraron anualmente. Los reportes de los diarios locales y nacionales sobre la actividad de protesta de los zapatistas fueron codificados para determinar el numero de protestas. Los eventos de protesta se definen aqui como "actos publicos colectivos de actores no publicos, en los que participan al menos tres personas, y con el proposito expreso de criticar o disentir, asi como plantear demandas sociales, politicas, o de ambos tipos" (Rootes, 2003: 53). Para evitar un inflamiento de los datos, los eventos de protesta fueron codificados como un solo evento aun cuando duraran varios dias (McCarthy, McPhail y Smith, 1996).

La mayoria de los informes periodisticos fueron recogidos del diario mexicano de circulacion nacional La Jornada. Para controlar el sesgo potencial de seleccion y descripcion de los eventos, los informes de los diarios nacionales y locales fueron triangulados (Earl et al, 2004). Para el periodo de 1994 a 1996, se consulto el diario publicado en San Cristobal de Las Casas, El Tiempo (que posteriormente se convirtio en La Foja Coleta). El archivo de datos de Melel Xojobal (2003) se uso durante el periodo de 1997 a 2003. Este archivo guarda una sintesis diaria de las noticias de Chiapas publicadas en los periodicos de circulacion local y nacional. La triangulacion de fuentes locales y nacionales no solo amplia la cobertura de eventos, sino tambien ayuda a evitar posibles sesgos en la informacion de las varias fuentes informativas usadas. El Cuadro 1 resume el numero de eventos reportados tanto en los diarios locales como en los de circulacion nacional para los anos 1998, 2001 y 2002.

El Cuadro 1 revela la patente disparidad de cobertura entre las fuentes de nivel local y nacional. En general, la mitad de los eventos no fueron reportados en el diario de circulacion nacional La Jornada. Los eventos no reportados ahi parecian consistentemente ser de menor magnitud que los reportados en la cobertura local. Incluir los eventos menores permitio ampliar la base de datos. Al correr modelos adicionales con los eventos reportados localmente se pudo controlar los posibles resultados divergentes. No se encontraron diferencias. Asi, a pesar del sesgo consistente en el numero de eventos de protesta cubiertos, los "datos basicos" de las noticias provenientes de fuentes locales y nacionales parecieron ser exactos y confiables para los propositos de este estudio (Earl et al, 2004: 72).

Variables explicativas

Apertura del sistema politico

Los estudios que se han centrado en las dimensiones institucionales de las oportunidades politicas han identificado los sistemas politicos usando una tipologia en la cual una dimension caracteriza el sistema politico de un gobierno como abierto o cerrado, dependiendo de su apertura hacia las demandas que los actores sociales plantean, en tanto que una segunda dimension cataloga un sistema gubernamental como fuerte o debil segun su capacidad para responder a esas demandas (Kitschelt, 1986; Kriesi et al., 1992). Otros especialistas han elaborado mas esta segunda dimension examinando aperturas especificas para un movimiento en particular. Los ejemplos son las negociaciones directas entre el estado y los actores del movimiento social, la emision de politicas, fallos judiciales y la aprobacion de leyes que tratan las demandas de un movimiento particular como oportunidades para ese movimiento (Meyer y Minkoff, 2004; Van Cott, 2001).

De la tipologia de los sistemas politicos, en este estudio solo se utiliza la dimension abierto-cerrado. La apertura del sistema politico local se ha determinado analizando al partido en el poder bajo las suposiciones de que los gobiernos priistas eran cerrados y que los cambios de regimen senalaban aperturas, porque un gobierno no priista seria mas abierto a demandas antes ignoradas como las de los zapatistas. Se construyo una variable dicotomica para diferenciar gobiernos priistas de no priistas cada tres anos, la periodicidad de las elecciones locales en Mexico. Los datos sobre los partidos en el poder fueron tomados de los resultados electorales disponibles que aporta el Instituto Estatal Electoral de Chiapas (IEE-Chiapas, 2003). Las aperturas especificas para los zapatistas se identificaron examinando periodos de dialogo exitoso entre el EZLN y el gobierno nacional en 1996, cuando se firmaron los Acuerdos de San Andres, asi como cuando se aprobo la Ley Indigena en 2001. Se uso otra variable dicotomica para identificar estos periodos.

Inestabilidad de las elites politicas

La estabilidad de las elites politicas locales y nacionales se evalua analizando los resultados electorales de las elecciones locales y nacionales y usando la formula de fragmentacion electoral de Rein Taagepera y Matthew Schugart (1989). El coeficiente de correlacion entre estas dos variables es 0.4351, lo que plantea problemas de multicolinealidad. Este problema potencial fue estimado corriendo modelos adicionales (modelos 2 y 3) que excluian una variable a la vez. El indice de fragmentacion se calculo con la siguiente formula f = 1 - [suma]([vi.sup.2]), donde vi es la proporcion de votos ganados por cada partido. Esta medicion cuantifica la fragmentacion electoral y con ello la competitividad de las elecciones. Cuanto mayor es el indice de fragmentacion, mas dividido esta el electorado y mas competitivas son las elecciones, y por consiguiente mas inestables los alineamientos del sistema de gobierno. El IEE-Chiapas (2003) y el Instituto Federal Electoral (IFE, 2003) proporcionaron los datos sobre las elecciones para los congresos locales y el nacional celebradas cada tres anos. Pero si bien la variacion en las elecciones locales es transversal asi como temporal, la variacion en los resultados de nivel nacional es solo temporal. (20)

Aliados politicos en el poder

Los mismos datos electorales se usaron para estimar la presencia del apoyo al prd tanto en las localidades de Chiapas como a nivel nacional. El porcentaje del voto perredista se considero como medida de la presencia de aliados politicos solo cuando no fue suficiente para que el partido ganara el poder. Este enfoque permite diferenciar esta medida de la usada para identificar la apertura del sistema politico local. El coeficiente de correlacion entre las dos es solo de 0.2863, y por lo tanto no existe un problema importante de multicolinealidad. La prueba de correlacion entre fragmentacion electoral local y apoyo al PRD solo fue de 0.1612. Asi, el problema de covarianza parece ser pequeno. Sin embargo, la correlacion entre fragmentacion electoral nacional y el apoyo al PRD fue de 0.8780. Este problema se corrigio corriendo modelos diferentes (los modelos 2 y 3) que extrajeron una variable a la vez del modelo. Aqui, de nuevo, la variacion en el nivel local es temporal y entre casos, mientras que en el nivel nacional, solo es temporal. (21)

Capacidad de represion del estado

Para evaluar esta variable se recurrio al conteo anual de posiciones y retenes militares por municipio. Se reunieron mapas de posiciones y retenes militares a partir de publicaciones del Centro de Investigaciones Economicas y Politicas de Accion Comunitaria (veanse Global Exchange y CIEPAC, 1999; CIEPAC, 2003). Esta medicion puede ser criticada por no estimar con exactitud la capacidad del estado para la represion, debido a que el ejercito no es la institucion a cargo de monitorear o reprimir la actividad de protesta. Ademas, los datos reunidos no provienen de una fuente oficial, sino de una organizacion no gubernamental, la cual puede introducir algun sesgo al presentar la informacion. Por desgracia, los reportes de la policia mexicana sobre eventos de protesta no forman parte de la informacion publica, tampoco lo son los datos sobre el numero de militares y el gasto militar o de la policia. En consecuencia, no pueden ser usados para medir la represion en Mexico, como lo han hecho los especialistas al estudiar la represion de protestas en otros contextos (Earl, Soule y McCarthy, 2003). Los informes periodisticos sobre los eventos de protesta zapatista rara vez mencionan la presencia de militares o policias y por eso no se pueden utilizar en el estudio. Aunque se trata de un indicador burdo y no de una medida directa de la represion, la informacion sobre la presencia militar es considerada la mejor aproximacion disponible para medir la represion, dado que la presencia militar en la region tenia por objeto ser una amenaza para contener la fuerza de los zapatistas. Como se ha supuesto que los efectos de los cambios en la ubicacion y el numero de retenes militares en la region solo podrian percibirse en actividad de protesta zapatista futura, se incluyo una variable de presencia militar rezagada en el modelo.

Oportunidades en los medios de comunicacion internacionales

Estas oportunidades fueron medidas examinando los articulos de opinion que sobre el movimiento publicaron dos periodicos: The New York Times en Estados Unidos y El Pais en Espana. Se seleccionaron estos diarios como fuentes confiables de la atencion dedicada al movimiento zapatista por su amplia cobertura de noticias internacionales. Usando una variable dicotomica, las opiniones expresadas en los articulos periodisticos se codificaron de la siguiente manera: a cada articulo se le atribuyeron dos valores para dar cuenta de su opinion, uno que reflejaba su opinion sobre el gobierno, y el segundo su opinion sobre el movimiento; se asigno "1" para una opinion favorable y "0" para una opinion desfavorable. Las opiniones se sumaron por ano y luego se creo una variable de porcentaje para estimar la proporcion de opiniones favorables y desfavorables para cada actor con base en el total de las opiniones publicadas en ambas fuentes periodisticas. Estas variables fueron rezagadas bajo el supuesto de que la opinion actual en los medios de comunicacion solo seria conocida por los zapatistas despues de un periodo relativamente prolongado. (22) Las opiniones favorables al EZLN se relacionarian positivamente con la actividad de protesta, mientras que las opiniones desfavorables al EZLN o favorables al gobierno mexicano mostrarian una relacion negativa con los actos de protesta.

Variables de control

Los datos sociodemograficos asi como los datos sobre el tamano del municipio y la actividad de protesta previa fueron usados como controles. Se incluyo un indice de marginacion como una medida para controlar los efectos de los agravios socioeconomicos en Chiapas en la promocion de los actos de protesta. El indice de marginacion hace referencia a las condiciones de educacion, ocupacion y vivienda por municipio. Esta variable esta codificada con una escala de cinco categorias para definir el nivel de marginacion del municipio: 1 es igual a un nivel muy bajo de marginacion y 5 equivale a un nivel muy alto. Los datos de marginacion fueron tomados del Consejo Nacional de Poblacion (CONAPO, 2003), que midio este indicador cada cinco anos en 1995, 2000 y 2005.

Para controlar que los municipios mas grandes o mas populosos estuvieran en un riesgo mas alto de experimentar mas actividad de protesta, el tamano de la localidad se uso como una variable de exposicion en el modelo (Long y Freese, 2006). Estos datos provienen de los censos nacionales de 1995, 2000 y 2005 levantados por el Instituto Nacional de Estadistica, Geografia e Informatica (INEGI, 2005). Estos dos indicadores reflejan la variacion transversal y temporal entre los primeros seis anos (1994-1999) y los ultimos cuatro (2000-2003) del periodo bajo estudio. Por ultimo, los efectos de amplificacion de las protestas previas en la actividad de protesta futura fueron controlados incluyendo los valores rezagados de la variable dependiente en el modelo (Rasler, 1996).

Definicion de modelos para las protestas zapatistas

Dado que la variable dependiente consiste en conteos anuales de protestas zapatistas por localidad, el procedimiento de estimacion mas apropiado a seguir es un modelo de conteo de eventos (Barron, 1992; King, 1989; Land, McCall y Nagin, 1996). De manera mas especifica, se empleo un modelo binomial negativo de series de tiempo y de corte transversal para el conteo de eventos, usando el tamano de la poblacion como la variable de exposicion para corregir la sobredispersion de la actividad de protesta (Long y Freese, 2006). (23)

El numero de protestas es un indice de frecuencia de eventos por municipio por ano. El numero promedio de eventos en un municipio fue de 0.65 (con una varianza de 6.93). En los municipios que tuvieron al menos una protesta en el periodo de observacion, el numero promedio de protestas fue de 3.35 eventos en un ano (con una varianza de 26.49). Estos numeros demuestran que las protestas entre municipios estan distribuidas de manera muy desigual. Si bien algunas localidades nunca tuvieron una sola protesta, otras fueron continuos centros de protestas y otras mas experimentaron al menos una en ese mismo lapso.

Esta dispersion desigual de protestas en el estado de Chiapas surge de dos fuentes diferentes. Una se relaciona con el supuesto comportamiento estrategico de los manifestantes zapatistas que habria hecho de algunas localidades mejores blancos para las protestas por su destacada posicion politica y socioeconomica. Los manifestantes zapatistas habrian elegido protestar en ciudades o pueblos donde pudieran lograr el mayor impacto y atraer la mayor atencion del publico, el estado y los medios de comunicacion. Asi, las ciudades mas grandes con importantes estructuras politicas y economicas constituirian mejores blancos para las protestas. Este seria el caso de ciudades como Tuxtla Gutierrez (la capital del estado), San Cristobal de Las Casas y Palenque (centros culturales), Tapachula (ciudad fronteriza) y Comitan, Ocosingo y Las Margaritas (centros de actividad economica). Teniendo un impacto en las funciones regulares de estos centros, los manifestantes zapatistas podrian causar al estado mayores trastornos y forzarian una respuesta mas rapida. La otra fuente de dispersion desigual proviene del impacto que la actividad de protesta previa del EZLN tuvo en protestas subsecuentes. Es decir, las municipalidades que han vivido eventos de protesta en el pasado tienen mas probabilidades de vivir eventos de protesta en el futuro. Este es el caso de localidades con una larga tradicion de pugnas campesinas y movilizacion como Altamirano, San Andres Larrainzar, Simojovel y Venustiano Carranza (Harvey, 1998). Para explicar el hecho de que los eventos de protesta en un municipio por ano no son independientes, se incluyeron en el modelo valores rezagados de la variable dependiente.

Despues de controlar la dispersion desigual de las protestas de acuerdo al tamano de la poblacion, la media anual de protestas en una localidad fue de 9.8, con un maximo de 10 y un minimo de 2 protestas. Para corregir la posible heterocedasticidad y correlacion serial, se estimaron errores estandar robustos agrupados por municipio. Los resultados de la estimacion se presentan en el Cuadro 2 y se discuten en la siguiente seccion.

Se corrieron tres diferentes modelos. El modelo 1 incluye todas las variables consideradas en el estudio, pero debido a la alta correlacion entre las variables que miden la inestabilidad de las elites politicas locales y nacionales y entre las variables que miden la inestabilidad de las elites politicas nacionales y la presencia de aliados en el poder a nivel nacional se corrieron los modelos 2 y 3 para corroborar los efectos de las variables en el modelo 1 y evitar problemas de multicolinealidad entre variables explicativas. En el modelo 2 se omitio la variable Aliados en el poder a nivel nacional y en el modelo 3 se omitio la variable Inestabilidad de las elites politicas a nivel nacional.

Resultados

Una vez que el levantamiento del EZLN desato un ciclo de protestas en Chiapas, se esperaba que la actividad de protesta se incrementara por dos razones: en primer lugar, debido a las aperturas especificas que los periodos de dialogo ofrecieron a los zapatistas; y, en segundo, como consecuencia de aperturas electorales que llevaron a otros partidos al poder y aumentaron la competitividad de las elecciones, permitiendo que surgieran aliados influyentes. Los resultados muestran, sin embargo, que la actividad de protesta zapatista parecio tener menos posibilidades de ocurrir en ambientes locales que habian experimentado un cambio en el gobierno alejandose del pri, que tenian elecciones mas competitivas y que tuvieron una menor presencia militar. A la inversa, la actividad de protesta zapatista parecio concentrarse en aquellas localidades gobernadas por el PRI que tenian alineamientos electorales mas estables y mayor presencia militar. Los municipios gobernados por el pri experimentaron 0.45 mas protestas que los municipios no priistas (p < 0.05), mientras que los municipios con elecciones mas competitivas tuvieron 1.82 menos eventos de protesta (p < 0.10). El establecimiento de un reten militar mas en un municipio aumento la probabilidad estadistica de futura actividad de protesta en 0.06 (p < 0.05).

Los resultados de las variables en el nivel nacional confirman tambien este patron. A medida que las elecciones nacionales se volvieron mas competitivas y la presencia del PRD--un aliado zapatista potencial--aumento en el congreso nacional, la actividad de protesta zapatista disminuyo significativamente. Con un aumento de 25 por ciento (una desviacion estandar) en la fragmentacion electoral nacional, la actividad de protesta disminuyo en 3.55 eventos de protesta (p < 0.01 en el modelo 2). Un aumento de 4.14 por ciento (una desviacion estandar) en apoyo al PRD en el nivel nacional disminuyo la actividad en 0.22 menos eventos de protesta (p < 0.01 en el modelo 3). Esta tendencia parece haber persistido aun durante periodos de aperturas especificas a los zapatistas. Los Acuerdos de San Andres en 1996 y las deliberaciones sobre la Ley Indigena en 2001 tambien disminuyeron la actividad de protesta zapatista de manera significativa. Los resultados muestran que durante los anos de dialogo, hubo 0.94 menos protestas que en otros anos (p < 0.05). Asi, en contra de las predicciones, las aperturas especificas no funcionaron como detonadoras de protestas.

Tambien se encontraron efectos de correlacion serial. Los zapatistas tendieron a protestar mas a menudo donde ya antes habian levantado protestas. Un evento de protesta adicional en el ano previo desencadeno 0.04 (p < 0.05) mas protestas el ano siguiente.

En suma, estos resultados sugieren que estas aperturas convirtieron los demas entornos cerrados--los municipios regidos por el PRI con una presencia militar mas extendida--en blancos de movilizaciones de protesta. Con el fin de confirmar esta tesis, se corrieron modelos adicionales para comprobar un efecto curvilineo de la apertura del sistema politico en la actividad de protesta (Eisinger, 1973; Tilly, 1978). Los resultados del segundo analisis no corroboraron esta tesis. El termino cuadratico de apertura en el nivel local, medido por el porcentaje cuadratico de votos del PRI, mostro que la relacion entre estas dos variables no era ni significativa ni curvilinea. (24)

La Grafica 3 ilustra como, en las localidades donde otro partido habia reemplazado al PRI, el numero de protestas fue el mas alto el ano anterior al cambio de administracion y el minimo el ano en el cual el nuevo partido tomo el poder. Por ejemplo, Altamirano vivio solo un evento de protesta durante el regimen del PRD de 1995 a 1998, en comparacion con diez eventos durante el regimen priista de 1999 a 2001. Otro ejemplo en el mismo ano es Ixtapa, donde solo se realizaron dos eventos de protesta durante el gobierno perredista, pero siete durante el regimen priista. (25)

Los simpatizantes zapatistas que sostuvieron el ciclo de protesta parecen haber concentrado sus esfuerzos en remover gobiernos priistas. Sabemos por los comunicados del Subcomandante Marcos que la democratizacion electoral no convencio a los zapatistas milicianos y a las comunidades de base. Sin embargo, estos resultados indican que tanto una mayor competencia electoral, como el tener alternancia en el poder si convencio a los simpatizantes zapatistas que disminuyeron significativamente su actividad de protesta en aquellos municipios donde se dieron estos cambios. Puede ser tambien que la alternancia en el poder haya respondido mas eficientemente a las demandas sociales y por eso la participacion en las elecciones haya canalizado la actividad de protesta previa (Boulding, 2010; Machado, Scartascini y Tommasi, 2009). Sin embargo, a siete anos de que el ciclo de protesta zapatista termino, es dificil hacer este tipo de conjeturas sin tener testimonios de los actores involucrados.

[GRAFICO 3 OMITIR]

La afirmacion de que los sistemas politicos locales cerrados condujeron a mas protestas zapatistas que los entornos abiertos se confirma en la relacion positiva entre la ubicacion de las posiciones militares y las protestas zapatistas con el tiempo. Se aplicaron analisis adicionales para verificar si la expansion de la presencia militar en la region siguio a un aumento en la actividad de protesta o si el incremento en las protestas siguio al aumento en el numero de retenes y posiciones militares.

El Cuadro 3 muestra que la actividad de protesta siguio al aumento en el numero de retenes militares en la region. Las protestas zapatistas crecieron a medida que se fueron multiplicando los retenes militares. Solo en los dos ultimos anos se invirtio la relacion para indicar un impacto negativo en futuras actividades de protesta. Durante esos anos, la presencia militar disminuyo debido a que en el ano 2000 el presidente Fox ordeno el retiro del ejercito de la region. Asi, la presencia militar en la region no solo no disuadio a los zapatistas de protestar, sino que en realidad alento la actividad de protesta, como lo han hecho notar miembros de varias organizaciones no gubernamentales. (26)

Finalmente, los resultados de la atencion de los medios de comunicacion internacionales parecen significativos solo en el modelo 2, pero no en los otros dos modelos, ya que esta variable se muestra susceptible a la multicolinealidad entre fragmentacion electoral local y nacional. Como los resultados en los modelos 1 y 3 son consistentes, sus resultados son mas confiables que los del modelo 2. Estos dos modelos muestran que la relacion entre atencion de los medios internacionales y actividad de protesta fue positiva, aunque no significativa. Asi, el vinculo entre estos dos factores es remoto a pesar de los intentos de las organizaciones no gubernamentales de la region por mantener a las comunidades zapatistas informadas acerca de los acontecimientos que ocurren fuera de la region de conflicto y afectan el movimiento. La opinion de los medios de comunicacion internacionales podria haber abierto oportunidades para que los zapatistas trataran de llegar al sector del movimiento social transnacional en busca de ayuda, pero no parecen haber funcionado como un factor desencadenador de protesta local. Estos resultados merecen, empero, un mayor analisis.

Discusion

Los resultados aqui presentados indican varias contribuciones a la literatura de los movimientos sociales en general y del movimiento zapatista en particular. En primer lugar, este estudio muestra que, dependiendo del contexto, las estructuras de oportunidad politica influyen de diversas maneras en la movilizacion de protesta. Los entornos democraticos tienen mas probabilidades de dar acceso y concesiones sustantivas a las demandas de los movimientos sociales, en especial cuando el sistema politico es abierto y tiene la capacidad de responder a las demandas planteadas por actores disidentes (Kitschelt, 1986; Kriesi et al, 1992; 1995; Tarrow, 1994). En entornos cerrados y represivos, la falta de oportunidades es lo que desencadena la movilizacion (Einwohner, 2003; Kurzman, 1996; Loveman, 1998; McAdam, 1982; Noonan, 1995; Rasler, 1996; Tarrow, 1989). Para un movimiento que se desarrolla dentro de una transicion electoral, los efectos de estas aperturas en la actividad de protesta no se pueden prever consistentemente ya que provocan gran incertidumbre. Esta tendencia es incluso mas pronunciada cuando estas aperturas no se traducen en oportunidades sustantivas para plantear las demandas del movimiento a traves de canales institucionales y cuando las negociaciones con el estado solo han traido consigo concesiones procedimentales mas que sustantivas.

La teoria de las oportunidades politicas predice que aunque la actividad de protesta fuera desencadenada por la naturaleza relativamente cerrada del sistema politico, una vez que los entornos empiezan a abrirse, la actividad de protesta aumenta describiendo una trayectoria curvilinea (Eisinger, 1973; Tilly, 1978). Pero no debemos olvidar que esta teoria fue desarrollada para explicar la actividad de protesta dentro de democracias bien establecidas, no para dar cuenta de un ciclo de protesta en el marco de aperturas democraticas en paises en desarrollo. En el segundo caso, el cambio de partido gobernante, los realineamientos de las elites politicas y una mayor presencia de aliados politicos potenciales en el poder--factores que deberian haber funcionado como oportunidades para la movilizacion como ocurre en escenarios democraticos--se convirtieron en depresores de la actividad de protesta. La explicacion de este resultado podria ser que a medida que surgieron las oportunidades de que la oposicion ganara mas poder, los incentivos para seguir protestado disminuyeron (Pickvance, 1995). Pero en el caso zapatista, las aperturas democraticas se detuvieron en el nivel electoral y no involucraron ningun cambio institucional importante que hubiera abierto oportunidades para incorporar en la agenda del estado intereses disidentes como los de los zapatistas. Asimismo, cuando el PRD, el potencial aliado zapatista, resulto ser incapaz de representar las demandas zapatistas una vez que habia ganado posiciones de poder (o que, en opinion de los zapatistas, resulto no estar dispuesto a hacerlo), la incipiente alianza se rompio. Asi, oportunidades institucionales solo fueron temporales para los zapatistas, un resultado que inicialmente ayudo a disminuir la actividad de protesta en localidades mas abiertas y la concentro en los ambientes cerrados que persistian. Aunque se pudiera pensar que el tener al PRD en los poderes locales y nacional logro encauzar la actividad de protesta zapatista por canales electorales. Ahora sabemos que estas aperturas probaron ser efimeras y terminaron por desalentar a los zapatistas de continuar protestando.

Las aperturas especificas para los zapatistas tambien resultaron ser oportunidades momentaneas. Los periodos de dialogo no produjeron concesiones sustantivas. Al inicio, sin embargo, ayudaron a reducir la actividad de protesta, tal vez debido a un sentimiento de esperanza acerca de la resolucion del conflicto creado por estas oportunidades. Los zapatistas y sus simpatizantes pueden haber decidido dar tiempo a que las negociaciones surtieran efecto. Otro argumento posible es que sostener protestas durante los periodos de dialogo hubiera podido proyectar una imagen desfavorable del movimiento, ya que el haber logrado sentar a la mesa de dialogo al gobierno federal representaba ya un logro y una oportunidad para el cumplimiento de las demandas del movimiento. La actividad de protesta zapatista hubiera podido poner en riesgo dichas oportunidades.

Sin embargo, una vez que las oportunidades institucionales y especificas resultaron ser "falsas" para promover las demandas del movimiento, en 2003 los zapatistas cambiaron de estrategia para lograr sus metas directamente creando sus propias estructuras de autoridad autonoma, las Juntas de Buen Gobierno, despues de que el gobierno mexicano aprobo una version diluida de la Ley Indigena en 2001.

Asi, los manifestantes zapatistas se movilizaron en torno a las oportunidades efimeras que les presentaron las aperturas estructurales y especificas, las cuales, sin embargo, no se tradujeron en concesiones sustantivas ni en oportunidades importantes para promover sus demandas. Sin embargo, la decepcion generada por estas aperturas orillo a los zapatistas a cambiar el rumbo de sus tacticas de movilizacion, dirigiendolas en primer lugar a los entornos que seguian siendo cerrados, y posteriormente usando su tiempo y su energia para realizar sus metas por si solos mediante la creacion de autoridades locales paralelas a las del estado. Los hallazgos del presente estudio podrian consolidarse con investigaciones futuras de otros movimientos cuyo desarrollo ocurra en condiciones politicas cambiantes que no llegan a convertirse en verdaderas oportunidades y concesiones para promover la agenda del movimiento.

Finalmente, el vinculo entre atencion de los medios internacionales y el ciclo zapatista de protesta parece lejano. La atencion internacional ayudo a evitar mas agresiones del estado en contra de los zapatistas, y el apoyo de las redes transnacionales ha sido decisivo para la supervivencia de la causa zapatista dentro y fuera de la region de conflicto. Pero los resultados presentados en este estudio sugieren que la atencion de los medios internacionales no tuvo ningun efecto significativo en el desarrollo del ciclo de protestas. Este tema, no obstante, merece mayor investigacion en el futuro cuando se cuente con informacion sistematica sobre las redes transnacionales que trabajan en la region. Por ahora los especialistas solo pueden basarse en datos indirectos y estudios de caso aislados para mostrar la importante influencia de los factores y actores internacionales en la supervivencia del movimiento zapatista (Bob, 2005; Colllier y Collier, 2005; Hellman, 1999; Moksnes, 2005; Rus, 1995; Schulz, 1998).

Recibido: febrero, 2010

Revisado: enero, 2011

Bibliografia

Agudo Sanchiz, Alejandro (2005), Unstable Configurations of Power and Difference. The Emergence and Transformation of Leadership and Conflict in the Northern Frontier of Chiapas, Mexico, Department of Social Anthropology, University of Manchester, Manchester (Reino Unido), tesis de doctorado.

Almeida, Paul D. (2003), "Opportunity Organizations and Threat-Induced Contention: Protest Waves in Authoritarian Settings", American Journal of Sociology, vol. 109, num. 2, pp. 345-400.

Barron, David (1992), "The Analysis of Count Data: Overdispersion and Autocorrelation", Sociological Methodology, vol. 22, pp. 179-220.

Benjamin, Thomas (1996), A Rich Land, a Poor People: Politics and Society in Modern Chiapas, Albuquerque (New Mexico), University of New Mexico Press.

Bob, Clifford (2005), The Marketing of Rebellion: Insurgents, Media, and International Activism, Cambridge, Cambridge University Press.

Bob, Clifford (2002), "Political-Process Theory and Transnational Movements: Dialectics of Protest among Nigeria's Ogoni Minority", Social Problems, vol. 49, num. 3, pp. 395-415.

Boulding, Carew E. (2010), "ngos and Poltical Participation in Weak Democracies: Subnational Evidence on Protest and Voter Turnout from Bolivia", Journal of Politics, vol. 72, num. 2, pp. 456-468.

Brockett, Charles D. (1991), "The Structure ofPolitical Opportunities and Peasant Mobilization in Central America", Comparative Politics, vol. 23, num. 3, pp. 253-274.

Bruhn, Kathleen (1999), "Antonio Gramsci and the Palabra Verdadera: The Political Discourse of Mexico's Guerrilla Forces", Journal of Interamerican Studies and World Affairs, vol. 41, num. 2, pp. 29-55.

Castells, Manuel (1997), The Power of Identity, Oxford, Blackwell.

CIEPAC (Centro de Investigaciones Economicas y Politicas de Accion Comunitaria) (2003), Mapas militares. [http://www.CIEPAC.org (acceso: 7 de enero, 2003)].

Collier, George A. y Jane F. Collier (2005), "The Zapatista Rebellion in the Context of Globalization", Journal of Peasant Studies, vol. 32, nums. 3-4, pp. 450-460.

Collier, George A. y Elizabeth L. Quaratiello (1994), !Basta! Land and the Zapatista Rebellion, Oakland (California), Institute for Food and Development Policy.

CONAPO (Consejo Nacional de Poblacion) (2003), Indices de marginacion. [http://www.conapo.gob.mx (acceso: 3 de septiembre, 2003)].

Cress, Daniel M. y David A. Snow (2000), "The Outcomes of Homeless Mobilization: The Influence of Organization, Disruption, Political Mediation, and Framing", American Journal of Sociology, vol. 105, num. 4, pp. 1063-1104.

della Porta, Donatella y Mario Diani (1999), Social Movements, Malden (Massachusetts), Blackwell.

Earl, Jennifer, Andrew Martin, John D. McCarthy y Sarah A. Soule (2004), "The Use of Newspaper Data in the Study of Collective Action", Annual Review of Sociology, vol. 30, pp. 65-80.

Earl, Jennifer, Sarah A. Soule y John D. McCarthy (2003), "Protest under Fire? Explaining the Policing of Protest", American Sociological Review, vol. 68, num. 4, pp. 581-606.

Einwohner, Rachel L. (2003), "Opportunity, Honor, and Action in the Warsaw Ghetto Uprising of 1943", American Journal of Sociology, vol. 109, num. 3, pp. 650-675.

Eisinger, Peter (1973), "The Conditions of Protest Behavior in American Cities", American Political Science Review, vol. 67, num. 1, pp. 11-28.

Estrada, Marco (2005), "The 'Armed Community in Rebellion': Neo-Zapatismo in the Tojolab'al Canadas, Chiapas (1988-96)", Journal of Peasant Studies, vol. 32, nums. 3-4, pp. 528-554.

Feierabend, Ivo K., Rosalind L. Feierabend y Betty A. Nesvold (1973), "The Comparative Study of Revolution and Violence", Comparative Politics, vol. 5, num. 3, pp. 393-424.

Foweraker, Joe y Ann L. Craig (comps.) (1990), Popular Movements and Political Change in Mexico, Londres y Boulder (Colorado), Lynne Rienner.

Gamson, William A. y David S. Meyer (1996), "Framing Political Opportunity", en Doug McAdam, John D. McCarthy y Mayer N. Zald (comps.), Comparative Perspectives on Social Movements, Cambridge, Cambridge University Press, pp. 275-290.

Gamson, William A. y Gadi Wolfsfeld (1993), "Movements and Media as Interacting Systems", Annals of the American Academy of Political and Social Science, num. 528, pp. 114-125.

Garcia de Leon, Antonio (2005), "From Revolution to Transition: The Chiapas Rebellion and the Path to Democracy in Mexico", Journal of Peasant Studies, vol. 32, nums. 3-4, pp. 508-527.

Global Exchange y CIEPAC (Centro de Investigaciones Economicas y Politicas de Accion Comunitaria) (1999), Siempre cerca, siempre lejos: las Fuerzas Armadas en Mexico, Mexico, Cencos.

Goldstone, Jack A. y Charles Tilly (2001), "Threat (and Opportunity): Popular Action and State Response in the Dynamics of Contentious Action", en Ronald R. Aminzade, Jack A. Goldstone, Doug McAdam, Elizabeth J. Perry, William H Sewell, Jr., Sidney Tarrow y Charles Tilly (eds.), Silence and Voice in the Study of Contentious Politics, Cambridge, Cambridge University Press, pp. 179-194.

Goodwin, Jeff y James M. Jasper (1999), "Caught in a Winding, Snarling Vine: The Structural Bias of Political-Process Theory", Sociological Forum, vol. 14, num. 1, pp. 27-54.

Harvey, Neil (1998), The Chiapas Rebellion: The Struggle for Land and Democracy, Durham (North Carolina), Duke University Press.

Hellman, Judith. A. (1999), "Real and Virtual Chiapas: Magic Realism and the Left", en Leo Panitch y Colin Leys (comps.), Necessary and Unnecessary Utopias: Socialist Register 2000, Near Woodbridge, Suffolk (Reino Unido), Merlin, pp. 161-186.

Higgins, Nicholas P (2004), Understanding the Chiapas Rebellion: Modernist Visions and the Invisible Indian, Austin (Texas), University of Texas Press.

Hipsher, Patricia L. (1998), "Democratic Transitions and Social-Movement Outcomes", en Marco G. Giugni, Doug McAdam y Charles Tilly (comps.), From Contention to Democracy, Lanham (Maryland), Rowman and Littlefield, pp. 149-167.

Hirales, Gustavo (1998), Camino a Acteal, Mexico, Rayuela.

IEE-Chiapas (Instituto Estatal Electoral de Chiapas) (2003), Procesos electorales. [http://www.iee-chiapas.org.mx (acceso: 3 de octubre, 2003)].

IFE (Instituto Federal Electoral) (2003), Estadisticas de las Elecciones Federales de Mexico, [http://www.ife.org.mx (acceso: 3 de octubre, 2003)].

Inclan Oseguera, Maria de la Luz (2009), "Repressive Threats, Procedural Concessions, and the Zapatista Cycle of Protests 1994-2003", Journal of Conflict Resolution, vol. 53, num. 5, pp. 794-819.

Inclan Oseguera, Maria de la Luz (2008), "From the !YaBasta!to the Caracoles: Zapatista Mobilization under Transitional Conditions", American Journal of Sociology, vol. 113, num. 5, pp. 1316-1350.

INEGI (Instituto Nacional de Estadistica, Geografia e Informatica) (2005), Sistema Municipal de Base de Datos. [http://www.INEGI.gob.mx (acceso: 5 de noviembre, 2005)].

Jenkins, J. Craig, David Jacobs y Jon Agnone (2003), "Political Opportunities and African-American Protest, 1948-1997", American Journal of Sociology, vol. 109, num. 2, pp. 277-303.

Jenkins, J. Craig y Charles Perrow (1977), "Insurgency of the Powerless: Farm Worker Movements (1946-1972)", American Sociological Review, vol. 42, num. 2, pp. 249-268.

Jenkins, J. Craig y Kurt Schock (1992), "Global Structures and Political Processes in the Study of Domestic Political Conflict", Annual Review of Sociology, vol. 18, pp. 161-185.

Katzenstein, Mary y Carol Mueller (1987), The Women's Movements of the United States and Western Europe, Filadelfia (Pensilvania), Temple University Press.

Keck, Margaret E. y Kathryn Sikkink (1998), Activists beyond Borders, Ithaca (Nueva York), Cornell University Press.

King, Gary (1989), "A Seemingly Unrelated Poisson Regression Model", Sociological Methods and Research, vol. 17, num. 4, pp. 235-255.

Kitschelt, Herbert (1986), "Political-Opportunity Structure and Political Protest: Antinuclear Movements in Four Democracies", British Journal of Political Science, vol. 16, num. 1, pp. 57-85.

Kriesi, Hanspeter, Ruud Koopmans, Jan W. Duyvendak y Mario G. Giugni (1995), New Social Movements in Western Europe: A Comparative Analysis, Minneapolis (Minnesota), University of Minnesota Press.

Kriesi, Hanspeter, Ruud Koopmans, Jan W. Duyvendak y Mario G. Giugni (1992), "New Social Movements and Political Opportunities in Western Europe", European Journal of Political Research, vol. 22, num. 2, pp. 219-244.

Kurzman, Charles (1996), "Structural Opportunity and Perceived Opportunity in Social-Movement Theory: The Iranian Revolution of 1979", American Sociological Review, vol. 61, num. 1, pp. 53-70.

Land, Kenneth C., Patricia L. McCall y Daniel S. Nagin (1996), "A Comparison of Poisson, Negative Binomial, and Semiparametric Mixed Poisson Regression Models", Sociological Methods and Research, vol. 24, pp. 387-442.

Legorreta, Maria C. (1998), Religion, politica y guerrillas en Las Canadas de la Selva Lacandona, Mexico, Cal y Arena.

Leyva, Xochitl (2005), "Indigenismo, Indianismo, and 'Ethnic Citizenship' in Chiapas", Journal of Peasant Studies, vol. 32, nums. 3-4, pp. 555-583.

Leyva, Xochitl y Gabriel Ascencio (1996), Lacandonia al filo del agua, Mexico, Fondo de Cultura Economica.

Long, Scott J. y Jeremy Freese (2006), Regression Models for Categorical and Limited Dependent Variables Using Stata, 2a. ed., College Station (Texas), Stata Corp.

Loveman, Mara (1998), "High-Risk Collective Action: Defending Human Rights in Chile, Uruguay, and Argentina", American Journal of Sociology, vol. 104, num. 2, pp. 477-525.

Machado, Fabiana, Carlos Scartascini y Mariano Tommasi (2009), "Political Institutions and Street Protests in Latin America", Inter-American Development Bank, Department of Research and Chief Economist, Working Paper 110.

McAdam, Doug (1996), "Conceptual Origins, Current Problems, and Future Directions", en Doug McAdam, John D. McCarthy y Mayer N. Zald (comps.), Comparative Perspectives on Social Movements, Cambridge, Cambridge University Press, pp. 23-40.

McAdam, Doug (1982), Political Process and the Development of Black Insurgency, 1930-1970, Chicago (Illinois), University of Chicago Press.

McCarthy, John D., Clark McPhail y Jackie Smith (1996), "Images of Protest: Dimensions of Selection Bias in Media Coverage of Washington Demonstrations, 1982 and 1991", American Sociological Review, vol. 61, num. 3, pp. 478-499.

McCarthy, John D. y Mayer N. Zald (2002), "The Enduring Vitality of the Resource Mobilization Theory of Social Movements", en Jonathan H. Turner (ed.), Handbook of Sociological Theory, Nueva York, Kluwer Academic/Plenum Publishers, pp. 533-566.

McCarthy, John D. y Mayer N. Zald (1977), "Resource Mobilization and Social Movements: A Partial Theory", American Journal of Sociology, vol. 82, pp. 1212-1241.

Mattiace, Shannan I. (1997), "Zapata Vive! The EZLN, Indigenous Politics, and the Autonomy Movement in Mexico", Journal of Latin American Anthropology, vol. 3, num. 1, pp. 32-71.

Melel, Xojobal (2003), Sintesis Informativa, 1997-2003.

Meyer, David S. (2004), "Protest and Political Opportunities", Annual Review of Sociology, vol. 30, pp. 125-145.

Meyer, David S. y Debra C. Minkoff (2004), "Conceptualizing Political Opportunity", Social Forces, vol. 82, num. 4, pp. 1457-1492.

Minkoff, Debra (1997), "The Sequencing of Social Movements", American Sociological Review, vol. 62, num. 5, pp. 779-799.

Moksnes, Heidi (2005), "Suffering for Justice in Chiapas: Religion and the Globalization of Ethnic Identity", Journal of Peasant Studies, vol. 32, num. 3-4, pp. 584-607.

Noonan, Rita K. (1995), "Women against the State: Political Opportunities and Collective Action Frames in Chile's Transition to Democracy", Sociological Forum, vol. 10, num. 1, pp. 81-111.

Oberschall, Anthony (2000), "Social Movements and the Transition to Democracy", Democratization, 7, pp. 25-45.

Oberschall, Anthony (1996), "Opportunities and Framing in the Eastern European Revolts of 1989", en Doug McAdam, John D. McCarthy y Mayer N. Zald (comps.), Comparative Perspectives on Social Movements, Cambridge, Cambridge University Press, pp. 93-121.

O'Donnell, Guillermo y Philippe C. Schmitter (1986), Transitions from Authoritarian Rule: Tentative Conclusions about Uncertain Democracies, Baltimore (Maryland), Johns Hopkins University Press.

Pickvance, Chris (1995), "Social Movements in the Transition from State Socialism: Convergence or Divergence?", en Louis Maheu (comp.), Social Movements and Social Classes: The Future of Collective Action, Londres, Sage, pp. 123-150.

Pickvance, Katy (1997), "Social Movements in Hungary and Russia: The Case of Environmental Movements", European Sociological Review, vol. 13, num. 1, pp. 35-54.

Piven, Frances F. y Richard A. Cloward (1979), Poor People's Movements, Nueva York, Vintage.

Rasler, Karen (1996), "Concessions, Repression, and Political Protest in the Iranian Revolution", American Sociological Review, vol. 61, num. 1, pp. 132-152.

Rootes, Chris (2003), "Britain", en Christopher Rootes (comp.), Environmental Protest in Western Europe, Oxford, Oxford University Press, pp. 20-58.

Rootes, Chris (2002), "Political-Opportunity Structures", en John Barry y E. Gene Frankland (comps.), International Encyclopedia of Environmental Politics, Londres y Nueva York, Routledge, pp. 375-77.

Rucht, Dieter (1996), "The Impact of National Contexts on Social-Movement Structures: A Cross-Movement and Cross-National Comparison", en Doug McAdam, John D. McCarthy y Mayer N. Zald (comps.), Comparative Perspectives on Social Movements, Cambridge, Cambridge University Press, pp. 185-204.

Rus, Jan (1995), "Local Adaptation to Global Change: The Reordering of Native Society in Highland Chiapas, Mexico, 1974-1994", European Review of Latin American and Caribbean Studies, vol. 58, pp. 71-89.

Schock, Kurt (1999), "People Power and Political Opportunities: Social-Movement Mobilization and Outcomes in the Philippines and Burma", Social Problems, vol. 46, num. 3, pp. 355-375.

Schulz, Markus S. (1998), "Collective Action across Borders: Opportunity Structures, Networks Capacities, and Communicative Praxis in the Age of Advanced Globalization", Sociological Perspectives, vol. 41, num. 3, pp. 587-616.

Smith, Jackie (1997), "Characteristics of the Modern Transnational Social Movement Sector", en Jackie Smith, Charles Chatfield y Ron Pagnucco (comps.), Transnational Social Movements and Global Politics, Syracuse (Nueva York), Syracuse University Press, pp. 42-58.

Sonnleitner, Willibald (2001), Los indigenas y la democratizacion electoral. Una decada de cambio politico entre los tzotziles y tzeltales de Los Altos de Chiapas (1988-2000), Mexico, El Colegio de Mexico/Instituto Federal Electoral.

Stephen, Lynn (2002), Zapata Lives! Histories and Cultural Politics in Southern Mexico, Berkeley y Los Angeles, University of California Press.

Subcomandante Marcos (2000), Comunicado del Comite Clandestino Revolucionario Indigena-Comandancia General del Ejercito Zapatista de Liberacion Nacional, fechado el 2 de diciembre y consultado en http://www.jornada.unam.mx (acceso: 12 de septiembre, 2006).

Taagepera, Rein y Matthew S. Shugart (1989), Seats and Votes: The Effects and Determinants of Electoral Systems, New Haven (Connecticut), Yale University Press.

Tarrow, Sidney (2005), The New Transnational Activism, Nueva York, Cambridge University Press.

Tarrow, Sidney (1994), Power in Movement: Social Movements, Collective Action, and Mass Politics in the Modern State, Cambridge, Cambridge University Press.

Tarrow, Sidney (1989), Democracy and Disorder: Protest and Politics in Italy, 1965-1975, Oxford, Clarendon.

Tilly, Charles (1978), From Mobilization to Revolution, Reading (Pennsylvania), Addison-Wesley.

Trejo, Guillermo (2009), "Religious Competition and Ethnic Mobilization in Latin America: Why the Catholic Church Promotes Indigenous Movements in Mexico", American Political Science Review, vol. 103, num. 3, pp. 323-342.

Van Cott, Donna L. (2001), "Explaining Ethnic-Autonomy Regimes in Latin America", Studies in Comparative International Development, vol. 35, num. 4, pp. 30-58.

Villafuerte, Daniel, Salvador Meza, Gabriel Ascencio, Maria C. Garcia, Carolina Rivera, Miguel Lisbona y Jesus Morales (1999), La tierra en Chiapas: Viejos problemas nuevos, Mexico, Plaza y Valdes.

Viqueira, Juan. P. y Mario H. Ruz (comps.) (1995), Chiapas: los rumbos de otra historia, Mexico, unam.

Zdravomyslova, Elena (1996), "Opportunities and Framing in the Transition to Democracy: The Case of Russia", en Doug McAdam, John D. McCarthy y Mayer N. Zald (comps.), Comparative Perspectives on Social Movements, Cambridge, Cambridge University Press, pp. 122-137.

(1) La version original de este articulo se publico en 2009 en la revista Mobilization: An International Journal, en el vol. 14, num. 1, pp. 85-106. Para esta version en espanol agradezco a los dictaminadores de Estudios Sociologicos por sus sugerencias y a Laura E. Manriquez Miranda por su trabajo de traduccion. Los comentarios de Lee Ann Banaszak, John McCarthy, Todd Eisenstadt, Quan Li, Craig McIntosh y Robert Duval fueron cruciales para mejorar la calidad del trabajo original. El trabajo de campo para este proyecto recibio fondos de una Beca de Apoyo a la Investigacion del Departamento de Ciencias Politicas y la Oficina de Estudios de Posgrado, ambos de la Universidad Estatal de Pensilvania, y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnologia en Mexico. El Centro de Estudios Estados Unidos-Mexico de la Universidad de California en San Diego, otorgo su apoyo y la oportunidad de presentar una version previa de este manuscrito en su Serie de Seminarios de Investigacion, en febrero de 2005. Todas las interpretaciones y errores son mios.

(2) Esos analisis han examinado tres problemas principales: las complejidades del conflicto en Chiapas (Collier y Quaratiello, 1994; Harvey, 1998; Legorreta, 1998; Leyva y Ascencio, 1996; Mattiace, 1997; Stephen, 2002; Viqueira y Ruz, 1995); el papel del movimiento en la transicion democratica mexicana (Garcia de Leon, 2005); y la importancia de las organizaciones no gubernamentales transnacionales y los medios electronicos en la internacionalizacion del movimiento zapatista (Bruhn, 1999; Castells, 1997; Collier y Collier, 2005; Hellman, 1999; Moksnes, 2005; Rus, 1995; Schulz, 1998).

(3) Entrevista personal con un miembro del Centro de Capacitacion para el Autodesarrollo de los Pueblos Indigenas en San Cristobal de Las Casas, Chiapas, febrero de 2003.

(4) Entrevista personal celebrada en la ciudad de Mexico, en octubre de 2002, con un miembro de la COCOCPA (2000-2006).

(5) Se reconoce que dentro del PRI tanto local como nacional se dieron alineaciones drasticas. El conflicto armado desato reacomodos tanto en el gabinete de la administracion del presidente Carlos Salinas de Gortari como en el gobierno de Chiapas, el cual paso por cinco gobernadores interinos entre 1994 y 2000, ano en el cual el primer candidato no-priista gano la gubernatura del estado y pudo terminar su mandato en 2006. Otras realineaciones al interior del PRI nacional se dieron por los asesinatos del candidato presidencial priista, Luis Donaldo Colosio, y del secretario general del partido, Jose Francisco Ruiz Massieu en marzo y septiembre de 1994 respectivamente. Este tipo de alineaciones, sin embargo, no son contempladas en este estudio debido a que la agregacion de los datos es anual y los efectos de estos eventos son por lo tanto dificiles de medir. Sin embargo, en otro estudio, con datos mas desagregados, los efectos de estos factores sobre la actividad de protesta zapatista resultan ser negativos pero no significativos (Inclan, 2008).

(6) La literatura sobre el movimiento zapatista ha estudiado a fondo las alianzas de los zapatistas con organizaciones campesinas, organizaciones no gubernamentales tanto nacionales como internacionales y con la Diocesis de San Cristobal de Las Casas (Collier y Quaratiello, 1994; Harvey, 1998; Legorreta, 1998; Estrada, 2005; Trejo, 2009). De acuerdo con la teoria de la movilizacion de recursos (McCarthy y Zald, 1977; 2002) tener dichas alianzas debe ser considerado como uno de los recursos con los que los movimientos sociales cuentan para ser mas exitosos. Por lo tanto, estas alianzas se consideran parte del movimiento y no factores externos a el, como son las alianzas con actores dentro del sistema politico al cual el movimiento intenta acceder. Es por esto que este estudio no contempla dichas alianzas como factores explicativos, sobre todo porque la mayoria de los actos de protesta fueron realizados por estos actores dado el cinturon militar alrededor de los bastiones zapatistas y las ordenes de aprehension en contra de sus lideres si estos salian de la zonas francas otorgadas durante los Dialogos de Catedral. En un estudio realizado anteriormente se demuestra que las redes de organizaciones campesinas en la region tuvieron un efecto positivo sobre la actividad de protesta zapatista (Inclan, 2009). En cambio, los partidos de izquierda son los aliados potenciales naturales de cualquier movimiento social progresista. Es sabido que los zapatistas nunca reconocieron al PRD como un aliado politico; sin embargo, sus simpatizantes si pudieron haberlo considerado como un aliado potencial dada su tendencia de izquierda. Es por esto que se toma en cuenta el apoyo perredista en Chiapas durante el desarrollo del ciclo de protestas zapatistas.

(7) Las amenazas y actos represivos contra los zapatistas no vinieron unicamente por parte del ejercito, sino tambien por parte de la policia, otros grupos armados en la zona y por guardias privadas (Agudo Sanchiz, 2005; Harvey, 1998; Hirales, 1998). Desgraciadamente no se cuenta con registros sistematizados confiables de estos actos debido a la naturaleza informal e ilegal de los mismos. Por lo tanto, estos factores no pueden ser tomados en cuenta en un analisis cuantitativo. Esto, sin embargo, no niega el tremendo efecto que dichos actos tuvieron en el desarrollo del movimiento zapatista.

(8) Collier y Quaratiello (1994), Harvey (1998) y Legorreta (1998) narran los esfuerzos de organizacion campesina independiente en Chiapas anteriores al levantamiento zapatista. Los fracasos de estas organizaciones junto con la represion que sus lideres sufrieron, orillaron a muchos de sus miembros a unirse a las filas de un movimiento insurgente.

(9) El 21 de enero de 1994, Diego Fernandez de Cevallos, entonces candidato presidencial por el pan, y Cuauhtemoc Cardenas Solorzano, candidato a la presidencia por el PRD, declararon que las demandas del EZLN eran justas e incuestionables y hacia falta urgentemente una ley de amnistia para encontrar soluciones que evitaran mas derramamiento de sangre (La Jornada, 22 de enero de 1994: 3).

(10) Es importante diferenciar a simpatizantes zapatistas de miembros del EZLN. Aunque a la milicia del EZLN no le interesaba participar en el proceso electoral, miembros de las comunidades zapatistas votaron en las elecciones, excepto durante el boicot electoral de 1997 promovido por el EZLN. Asi, los miembros de las comunidades zapatistas pudieron haber percibido oportunidades para promover sus demandas en la apertura de la arena electoral.

(11) Vease el estudio sobre el comportamiento electoral de tzotziles y tzeltales de Los Altos de Chiapas realizado por Sonnleitner (2001).

(12) El 19 de junio de 2000, el Subcomandante Marcos declaro que si bien el EZLN creia que el PRD era una fuerza politica necesaria para representar a la izquierda en las elecciones, los zapatistas no se consideraban ellos mismos perredistas y siguieron criticando a todos los partidos politicos por su comportamiento alejado de la sociedad y su unica preocupacion de obtener triunfos electorales y no de representar la agenda del pueblo una vez en el poder (Subcomandante Marcos, 2000).

(13) Como la mayoria de los gobiernos locales que dejaron de ser del PRI pasaron a ser del PRD, no hay riesgo de que el efecto de esta variable se deba a otros partidos en el poder.

(14) Entrevista personal con uno de los comisionados para la paz en Chiapas realizada en la ciudad de Mexico, noviembre de 2002.

(15) Entrevistas personales con miembros de Enlace Civil, Coordinacion Regional de la Resistencia Civil de la Sociedad Civil de Los Altos de Chiapas, y con representantes de Servicios Internacionales para la Paz (SIPAZ) en San Cristobal de Las Casas, Chiapas, febrero-abril de 2003.

(16) No obstante, vale la pena destacar que ningun pais ejercio ningun tipo de presion directamente sobre el gobierno mexicano para que resolviera el conflicto en Chiapas.

(17) Entrevistas personales con miembros de Enlace Civil, Desarrollo Economico y Social de los Mexicanos Indigenas (DESMI), Proyectos, Servicios de Consultoria para el Desarrollo Social, y SIPAZ en San Cristobal de Las Casas, Chiapas, febrero-abril de 2003.

(18) Mientras se llevaba a cabo el trabajo de campo para esta investigacion, hubo resistencia de parte de los activistas que trabajaban en la region cuando se pedia informacion acerca de las organizaciones internacionales que apoyaban la causa zapatista.

(19) Melel Xojobal es una de las organizaciones que trabajan para mantener informadas a las comunidades indigenas. Algunas otras organizaciones dedicadas a esta empresa son Servicios Internacionales para la Paz (SIPAZ), Centro de Investigaciones Economicas y Politicas de Accion Comunitaria (CIEPAC), Centro de Derechos Humanos Fray Bartolome de Las Casas (FrayBA) y Alianza Civica.

(20) Abordar la fragmentacion electoral nacional a nivel distrital hace que las mediciones nacionales y locales sean dificiles de diferenciar. Tambien incrementa la multicolinealidad entre ellas y por consiguiente sesga los resultados del analisis.

(21) Medir la presencia de aliados con datos de nivel distrital no estima esta variable a nivel nacional, pues incluye solo los distritos de Chiapas, en lugar de todos los distritos electorales del pais. Ademas, este enfoque crea problemas al diferenciar entre medidas locales y nacionales de esta variable y puede aumentar el problema de multicolinealidad.

(22) El uso inteligente de Internet por parte de los zapatistas fue sobre todo por medio de organizaciones no gubernamentales simpatizantes en la region (como las mencionadas en la nota 19). No podemos dar por hecho que en las areas remotas de Chiapas la poblacion que protesta tenga acceso inmediato a las noticias internacionales. Solo tuvieron acceso a ellas despues que organizaciones no gubernamentales, como Melel Xojobal, ofrecieron un resumen de las noticias locales, nacionales e internacionales al publico en general. Por lo tanto, se puede asumir que hubo un largo periodo entre la publicacion de opiniones del movimiento expresadas en diarios internacionales y el momento en que los manifestantes zapatistas supieron de ellas y se organizaron para protestar.

(23) De acuerdo con Long y Freese (2006), la dispersion desigual de eventos de protestas se representa mejor con un modelo binomial negativo, usando el tamano de la poblacion como variable de exposicion, que con un modelo de Poisson regular.

(24) Los coeficientes respectivos para el porcentaje de votos del PRI como medida de la apertura del sistema politico local y su termino cuadratico fueron 0.26 (error estandar = 1.51) y 1.28 (error estandar = 1.98).

(25) Otros ejemplos incluyen Coapilla, con un evento durante el gobierno del Partido del Frente Cardenista de Reconstruccion Nacional (PFCRN) desde 1995 hasta 1998, y dos eventos durante el regimen del PRI (1999-2001); y Frontera Hidalgo, con un evento durante el gobierno del PRD (1995-1998) y dos eventos durante el regimen del PRI (1999-2001).

(26) Entrevistas personales con miembros de CIEPAC, Enlace Civil, COMPAZ y SIPAZ en San Cristobal de Las Casas, Chiapas, febrero-marzo de 2003.

Correspondencia: Division de Estudios Politicos/Centro de Investigacion y Docencia Economicas/Carretera Mexico-Toluca, 3655/Lomas de Santa Fe/ Mexico 01210, D. F./correo electronico: maria.inclan@cide.edu
Cuadro 1

Articulos en periodicos de circulacion local
y nacional sobre eventos de protesta (anos seleccionados)

                               1998   1999   2001   2002

Numero de eventos reportados    25     63     85     80
en periodicos de circulacion
local y nacional

Numero de eventos reportados    16     37     35     46
solo en periodicos locales

Fuente: reportes periodisticos de protestas en La Jornada,
La Foja Coleta y Melel Xojobal.

Cuadro 2

Factores que predicen la probabilidad
de las protestas zapatistas en Chiapas, 1994-2003

                                 Modelo 1             Modelo 2

Variables locales

Apertura del sistema          0.47 (0.20) **       0.38 (0.20) *
politico: gobierno
priista

Inestabilidad de los         -1.82 (0.46) ***     -1.66 (0.46) ***
alineamientos de las
elites: fragmentacion
electoral

Presencia de aliados:          -0.33 (0.51)         -0.67 (0.50)
apoyo delPRD

Capacidad del Estado para    0.06 (0.02) ***      0.06 (0.02) ***
la represion: retenes
militares (rezagados)

Variables nacionales

Apertura del sistema         -0.94 (0.30) ***     -1.38 (0.28) ***
politico: periodo de
negociacion fingida
(1996y 2001)

Inestabilidad de los           -0.88 (0.86)       -3.55 (0.38) ***
alineamientos de las
elites: fragmentacion
electoral

Presencia de aliados:        -0.18 (0.05) ***
apoyo del PRD

Variables internacionales

Favorables a los               0.04 (0.009)       0.02 (0.007) ***
zapatistas

Favorables al gobierno        0.001 (0.006)       0.01 (0.005) **
mexicano

Controles

Marginacion                  0.32 (0.10) ***      0.35 (0.10) ***

Protestas previas             0.04 (0.02) **       0.04 (0.02) **
(variable dependiente
rezagada)

                                 Modelo 3

Variables locales

Apertura del sistema         0.53 (0.19) ***
politico: gobierno
priista

Inestabilidad de los         -1.99 (0.43) ***
alineamientos de las
elites: fragmentacion
electoral

Presencia de aliados:          -0.27 (0.51)
apoyo delPRD

Capacidad del Estado para    0.06 (0.02) ***
la represion: retenes
militares (rezagados)

Variables nacionales

Apertura del sistema         -0.75 (0.23) ***
politico: periodo de
negociacion fingida
(1996y 2001)

Inestabilidad de los
alineamientos de las
elites: fragmentacion
electoral

Presencia de aliados:        -0.22 (0.02) ***
apoyo del PRD

Variables internacionales

Favorables a los               0.01 (0.07)
zapatistas

Favorables al gobierno         0.01 (0.005)
mexicano

Controles

Marginacion                  0.31 (0.10) ***

Protestas previas             0.04 (0.02) **
(variable dependiente
rezagada)

Numero de observaciones: 1095

Numero de conglomerados: 111

Log de probabilidad = - 799.2955

[Chi.sup.2] de Wald (15): 498.68

Nota: * [menor que o igual a] 0.10, ** [menor que o igual a]
0.05, *** [menor que o igual a] 0.00

Cuadro 3

Retenes militares y protestas zapatistas en Chiapas, 1994-2003

Variable dependiente:                             Coeficientes
                                          (y errores estandar robustos)
                                            agrupados por municipio
Cantidad anual de eventos de protesta
zapatista por municipio

Prediccion de protestas

Capacidad del Estado para la represion:
Retenes militares en el tiempo t-3         0.20 ***            (0.13)
Retenes militares en el tiempo t-2         0.15 ***            (0.04)
Retenes militares en el tiempo t-1         0.17 ***            (0.05)
Retenes militares en el tiempo t           0.12 **             (0.01)
Retenes militares en el tiempo t+1         0.18 ***            (0.06)
Retenes militares en el tiempo t+2        -0.46 ***            (0.18)
Retenes militares en el tiempo t+3        -0.003               (0.18)
Ano                                        0.55 ***            (0.13)

Numero de observaciones: 441

Numero de grupos: 111

Prob. log = -206.89

[Chi.sup.2] de Wald (15): 41.96

Nota: * [menor que o igual a] 0.10, ** [menor que o igual a]
0.05, *** [menor que o igual a] 0.00
COPYRIGHT 2011 El Colegio de Mexico, A.C.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Inclan Oseguera, Maria de la Luz
Publication:Estudios Sociologicos
Date:Sep 1, 2011
Words:15602
Previous Article:Minor Mora Salas, Ajuste y empleo: la precarizacion del trabajo asalariado en la era de la globalizacion.
Next Article:Catolicismo y elites en la Argentina del siglo XXI: individualizacion y heterogeneidad.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters