Printer Friendly

Octavio Paz: el misterio de la vocacion.

Fragmento de Octavio Paz, El misterio de la vocacion, de Angel Gilberto Adame, Editorial Aguilar, 2015. Reproducido con autorizacion de Penguin Random House Grupo Editorial.

EL ORIGEN

Octavio Paz nacio el 31 de marzo de 1914. Su lugar exacto de nacimiento forma parte de las incognitas que conforman su biografia. El acta del Registro Civil refiere que, segun declaracion de sus padres, nacio en la calle de Venecia 14. A Guillermo Sheridan--y a otros estudiosos--le extrana que se ubique su alumbramiento en la colonia Juarez: "Ignoro por que, toda vez que sus padres residen en la casa grande del abuelo, en la calle Cuauhtemoc, de Mixcoac" (Sheridan, 2004).

[ILUSTRACION OMITIR]

El 19 de mayo del mismo ano acudieron ante el juez del estado civil del municipio a registrar al pequeno Octavio Ireneo Paz y Lozano, acto seguido lo bautizaron en la iglesia de Santo Domingo de Guzman. La partida parroquial, a diferencia del acta, senala que el nino nacio en Mixcoac. El contraste de ambos documentos arroja una conclusion abrumadora: no se sabe con exactitud donde nacio el autor de El laberinto de la soledad.

Personalmente me inclino a pensar que nacio en Mixcoac por lo siguiente: la legislacion senalaba que el juez competente para registrar un nacimiento, era el del domicilio de la madre. Ella residia en Cuauhtemoc 83 (la finca de Ireneo Paz]. Luego, seria ilogico--e ilegal--que hubieran registrado a un nino que nacio en la colonia Juarez ante un juez de otra localidad. Es mas verosimil que, cerca del alumbramiento, la madre de Paz estuviera bajo los cuidados de sus allegados y alejada del ajetreo de la metropoli.

Paz crecio en una familia arraigada en Mixcoac por ambas lineas de parentesco: su abuelo Ireneo, el afamado porfirista, se afinco en esa zona alrededor de 1880 y ahi vio crecer su linaje; sus abuelos maternos, espanoles de nacimiento, llegaron al municipio a principios del siglo XX. En sus primeros seis anos, acompano a su madre a Estados Unidos en dos ocasiones para reunirse con su padre. El primer viaje fue en 1916 y el segundo en 1919.

En el espacio intermedio, ocurrio un incidente que quedaria grabado en su memoria. Jugando una tarde en compania de su primo Guillermo Haro--apenas dos anos mayor que el--, descubrieron un cable de luz desprendido de un poste que bailaba ante ellos con una cadencia hipnotica: "El recuerdo mas lejano que tengo de Octavio es de cuando yo tenia 6 anos y el cuatro y medio [...]. Habia caido una tormenta [...] y al otro dia Octavio y yo fuimos a ver los destrozos: arboles caidos, ramas en el suelo, cables colgando. Yo cogi una vara que seguramente estaba humeda y cuando todavia estabamos a una cuadra de mi casa le pegue con ella a un cable y cai fulminado. Octavio trato de jalarme pero se quemo los dedos por la electricidad y salio gritando '!Guillermo se ha muerto!'" (Beltran, 1998). Despues de lo ocurrido, Paz viajo a Los Angeles--de donde volveria hasta 1920--y Guillermo perdio el dedo pulgar de su mano derecha.

A su vuelta se vio rodeado de primos y de tios. Ademas de Amalia Paz, fue muy cercano a Concepcion Lozano, hermana de Josefa y su madrina de bautizo. Tuvo ademas dos primos --hijos de Concepcion--que lo acompanaron, Alfonso y Emilio. Con todos ellos formo un grupo de amigos que recordaria al paso de los anos:

El universo habla solo pero los hombres hablan con los hombres: hay historia, Guillermo, Alfonso, Emilio: el corral de los juegos era historia y era historia jugar a morir juntos. La polvareda, el grito, la caida: algarabia, no discurso

(Paz, 1978).

El idilio que inevitablemente acompana las zonas mas profundas de la memoria, llevo al poeta a asegurar que las mayores alegrias de sus primeros anos las vivio entre las paredes de la enorme finca de Ireneo, ubicada en la antigua calle de Cuauhtemoc 83. Pero a partir de 1910, la vida de la familia Paz Solorzano experimento una caida en desgracia que incluyo el fallecimiento de varios de sus miembros y la quiebra de La Patria, empresa periodistica que era su principal fuente de ingresos.

Como consecuencia, las privaciones y las deudas se incrementaron a tal grado que fueron desalojados hacia 1922, cuando la casa paso a manos del empresario ingles Walter James Browning. A partir de entonces, la familia se mudo a una modesta casa identificada con el numero 79 de la misma calle. Segun la describio el propio Paz, estaba

... amueblada con los restos de residencias anteriores, habia muchos y grandes estantes llenos de libros. Tambien un jardin o, mas bien, una pequena huerta con un pozo, seis esbeltos pinos, una buganvilia y dos higueras a un tiempo prodigas y misteriosas. Las habitaciones eran espaciosas. En el comedor yo me sentia un poco desamparado: la mesa era muy grande y nosotros muy pocos. En las recamaras y en los pasillos habia muchos retratos. En la sala, muebles vetustos y, colgados en los muros, espejos de marco dorado y dos o tres cuadros, academicos paisajes del Valle de Mexico. En un angulo un piano y, en el muro contiguo, prominente, una inmensa fotografia de Porfirio Diaz a caballo (Paz, 1997).

En ese periodo, la influencia que ejercio la anoranza de Amalia y de Ireneo por su pasado, marco el imaginario que el poeta asociaria con la decada de los veinte. Sumado a ello, la quinta de los Paz, simbolo de sus anos de prosperidad perdidos, estaba ubicada exactamente enfrente del balcon en que el nino daba vida a sus ensonaciones:

Casa grande, encallada en un tiempo azolvado. La plaza, los arboles enormes donde anidaba el sol, la iglesia enana --su torre les llegaba a las rodillas pero su doble lengua de metal a los difuntos despertaba. Bajo la arcada, en garbas militares, las canas, lanzas verdes, carabinas de azucar; en el portal, el tendejon magenta: frescor de agua en penumbra, ancestrales petates, luz trenzada, y sobre el zinc del mostrador, diminutos planetas desprendidos del arbol meridiano, los tejocotes y las mandarinas, amarillos montones de dulzura. Giran los anos en la plaza, rueda de Santa Catalina, y no se mueven (Paz, 1978).

En el nuevo domicilio, aquejado por una enfermedad degenerativa, el abuelo fallecio el 4 de noviembre de 1924. Octavio Paz padre vivia, entonces, su mejor momento politico en el interior de la republica, por lo que sus ausencias eran cada vez mas prolongadas. Su ascenso fue efimero: malas decisiones lo condujeron a una crisis laboral que causo su degradacion economica y moral.

Mientras la casa se desmoronaba yo crecia. Fui (soy] yerba, maleza entre escombros anonimos (Paz, 1978).

Ante la apurada situacion por la que atravesaban, pidieron ayuda a sus familiares restantes. Uno de los cunados de Josefa, Hans Otto Krieger, les presto fuertes cantidades. Como no pudieron pagarle, procedio legalmente y los desahucio. El joven Paz Lozano asumio lo sucedido como una afrenta y dio un paso definitivo hacia la madurez:

Familias, criaderos de alacranes: como a los perros dan con la pitanza vidrio molido, nos alimentan con sus odios y la ambicion dudosa de ser alguien (Paz, 1978).

EL JOVEN ORADOR

El 8 de marzo de 1926, como parte de una iniciativa encabezada por una cadena de periodicos estadounidense, Miguel Lanz Duret, presidente y gerente de El Universal, organizo el primer Concurso Nacional de Oratoria, que se sumo a los realizados en Estados Unidos, Canada, Francia e Inglaterra. Segun Guillermo Tardiff, el certamen tenia por objeto:

Promover mayor conocimiento de los principios fundamentales del gobierno de cada uno de los paises participantes, cooperar a la buena inteligencia entre los pueblos, mediante un intercambio franco y amistoso de los puntos de vista nacionales, y estimular el interes de los estudiantes en asuntos de indole civica y en ejercicios de orden intelectual (Tardiff, 1961).

En la primera convocatoria se establecio que los concursantes deberian ser mexicanos menores de 22 anos, los trabajos serian estrictamente oratorios y su exposicion tendria una duracion no mayor de diez minutos, entre otros requisitos. Los premios consistian en dinero o pago en especie, como viajes a Europa y Estados Unidos. El primer ganador fue Jose Munoz Cota.

Para 1927, las expectativas de los participantes y del publico crecieron; ademas, alumnos de diferentes escuelas y grados asistieron con el proposito de aprovechar cualquier error o acierto para poner a prueba el temple de los concursantes, convirtiendo el area de butacas en un espectaculo aparte, digno de las puyas entre aficiones rivales en un encuentro deportivo. Alejandro Gomez Maganda, destacado participante, recuerda esa epoca: "Palcos henchidos y rutilantes, donde lucia su gracia Ana Maria Arizmendi y su cortejo de madrinas.

Lunetarios cuajados de muchachos traviesos que tronaban a los oradores timidos; gritos de porras entusiastas que impacientaban al jurado tolerante", (Gomez, 1941).

En esa segunda edicion, diferentes ciudades hicieron sus eliminatorias; las mas renidas fueron las de Morelia, Guadalajara y la capital. Resulto ganador Antonio Garcia Formenti, estudiante de Jurisprudencia.

Al ano siguiente, dado el creciente numero de interesados, los organizadores decidieron dividir el certamen en dos grupos, uno de caracter internacional para menores de edad, y otro de ambito nacional para mayores. Octavio Paz participo en el primero de ellos. En una entrevista que concedio a Cristina Pacheco en 1984, narro lo sucedido:

Siempre tuve miedo a la palabra hablada. Cuando yo era adolescente estaban de moda los concursos de oratoria, algo pavoroso en lo que fracase terriblemente. Mi experiencia no fue amplia pero la recuerdo: cuando estaba en la Secundaria 3 participe en uno de esos concursos. Al pronunciar mi discurso olvide una palabra y todo se fue al diablo. Desde entonces procure jamas volver a la palabra hablada (Pacheco, 2001).

La experiencia a la que se refiere ocurrio el 16 de mayo de 1928, a sus recien cumplidos 14 anos y en su segundo ciclo de secundaria. En una nota de prensa titulada "Fue muy brillante el Torneo Interior de Oratoria en la Escuela Secundaria No. 3" se incluyeron los nombres de los concursantes: Armando Campos, Antonio del Valle, Octavio Paz, Arnulfo Martinez Lavalle, Fernando Pruneda, Jose Gutierrez Velasco, Antonio Lomeli, Sixto Arteaga, F. Bremauntz, Virginia Chapa y Angela Bernal. El reportero califico el desempeno de Paz en un renglon: "No demostro dotes oratorias" [El Universal, 1928). El vencedor del certamen internacional fue Efrain Brito Rosado, aunque el mas recordado seria Alejandro Gomez Arias.

A este auge retorico se debio la convivencia que se dio entre escolares de distintas edades e instituciones que coincidieron en la tribuna y en el auditorio. Los fundadores de Barandal y Cuadernos del Valle de Mexico, entre muchos otros, se destacaron verbalmente antes de decantarse por la literatura.

La huelga de 1929 marco un cambio drastico en la dinamica que caracterizaba a esos certamenes. Muchas de las sesiones fueron monitoreadas por la policia, pues se sospechaba que las encendidas arengas eran un llamamiento a ignorar a las autoridades. El 22 de mayo, fecha en la que se programo la eliminatoria correspondiente a la Secundaria 3, la prueba debio cancelarse, ya que ese dia varios planteles de educacion media superior se sumaron al paro iniciado por Leyes (Excelsior, 1929).

En el resto de los colegios se celebro con normalidad. Un joven, Adolfo Lopez Mateos se convirtio en el principal animador por el dominio de la elocuencia. Los biografos del ex presidente dan por hecho que fue el triunfador, aunque los periodicos revelan como ganador en ese ciclo al oaxaqueno Roberto Ortiz Gris.

Ya como alumno de primer ano de la Escuela Nacional Preparatoria, Paz volvio a competir en 1930 bajo la tutela de Horacio Zuniga, entusiasta profesor de gramatica. El biografo del maestro enlisto a sus discipulos mas destacados:

Adolfo Lopez Mateos, ex presidente de Mexico, que tenia especial devocion por el maestro y a quien debio su magnifica oratoria; Tito Ortega, destacado politico, poeta, jurista; Octavio Paz, literato, escritor magnifico; Francisco Larroyo, tratadista e intelectual; Jose Munoz Cota, escritor, orador, poeta; Efrain Huerta, prestigiado intelectual; Arturo Garcia Formenti, orador, poeta, politico; Lamberto Alarcon, exquisito poeta; Luciano Kubli, prestigiado intelectual (Diaz de la Vega, 2005).

La tarde del 20 de mayo de 1930, cientos de estudiantes de distintas escuelas de la capital invadieron el salon de actos "El Generalito" de San Ildefonso y presenciaron la prueba. El jurado lo integraron los profesores Miguel Angel Ceballos, Jose Luis Osorio Mondragon, Adalberto Garcia de Mendoza y Hernandez, y Raul Cordero Amador.

En Los den anos de la Escuela Nacional Preparatoria, Octavio Gonzalez Cardenas recordaba la porra de aliento a los companeros:

Shi ... ts ... pum. Jooooooooooya, Jooooooooooya, Ca-chun, Ca-chun, Rra, Rra, Ca-chun, Ca-chun, Rra, Rra, !!!PREPARATORIA!!! (Gonzalez Cardenas, 1972).

Se inscribieron 14 oradores y los temas fueron: "La nueva interpretacion de la Doctrina Monroe", "?Convendria una Liga de Naciones Panamericana?", "?Ha habido progreso institucional en Mexico?" y "?Convendria conservar nuestras tradiciones historicas para fortificar la nacionalidad?"

Desde que inicio la sesion, el publico se involucro entonando vitores por lo que los primeros discursos fueron casi inaudibles. Los organizadores advirtieron que si el bullicio no disminuia, suspenderian el acto y lo reanudarian a puerta cerrada.

De acuerdo con la nota periodistica (El Universal, 1930), el primero de los contendientes en presentarse fue Lorenzo Caballero Ortiz, le siguieron Jose M. Iris y Manuel del Valle; ninguno de ellos logro encender a los espectadores. Ricardo Perez Gallardo fue abucheado y debio abandonar el escenario antes de terminar su disertacion, al igual que Jorge Tamayo.

El jurado--debido al escandalo--detuvo el concurso y abandono el local. Acto seguido, buena parte del publico se marcho. Al notar que el ruido disminuyo, se continuo con la competencia. Tras la pausa, hicieron su intervencion Felix Lara Rivas y Prado Vertiz; ninguno tuvo exito.

[ILUSTRACION OMITIR]

Llego el turno de Antonio Lomeli, quien se gano los elogios. Cuando termino, las porras lanzaban gritos de "viva el orador". Roberto Guzman Araujo, Salvador Toscano y Gustavo Castillo Negrete, no capturaron a la audiencia. Raul Vega Cordova, al igual que Lomeli, arranco la ovacion.

El ultimo en subir a la tribuna fue Octavio Paz. En la relatoria de lo acontecido se lee: "Con voz bellamente timbrada, trato el mismo tema que su antecesor y la concurrencia escucho atenta su discurso perfectamente desarrollado y dicho con desenvoltura, que cautivo al auditorio. Fue muy aplaudido y por momentos se creyo que seria el triunfador."

Al terminar la primera fase, se eligio a los cuatro mejores para que participaran en una prueba de improvisacion, con un tema nuevo que les seria revelado diez minutos antes de tomar la palabra. El Universal reporto:

"Fueron escogidos los jovenes Lomeli, Vega, Del Valle y Octavio Paz. El primero en hablar fue Lomeli [...]. Hablaron Octavio Paz y Del Valle, con temas diferentes, sin haber logrado mejor exito que en la prueba preparada, no asi el estudiante Vega [quien] fue muy aplaudido porque toco algunos puntos que fueron del agrado de las porras que reclamaban el triunfo para el. De pronto, un grito unanime de los partidarios del estudiante Lomeli acallo los de los partidarios de Vega, y el Presidente del Jurado Calificador hizo la declaratoria de haber sido seleccionado como Campeon de la Escuela Nacional Preparatoria para el ano 1930 y para representarla en la prueba del Distrito Federal, al estudiante Antonio Lomeli; en segundo lugar, al estudiante Raul Vega Cordova y a Octavio Paz en tercer lugar (El Universal, 1930).

El ganador absoluto fue Javier Vivanco. Por lo que se refiere a Paz, ese ano cerro con una presentacion que ayuda a completar su imagen de orador en ciernes. El 17 de diciembre se conmemoro el centenario luctuoso de Simon Bolivar, por lo que el gobierno del Estado de Mexico destino un jardin a honrar la memoria del Libertador. Inocente Penaloza Garcia, cronista universitario de la entidad, recordo en Toluca: sucesos del siglo xx, que "el orador oficial de la ceremonia [...] fue Adolfo Lopez Mateos y en una velada que se efectuo en el Teatro Principal, el discurso corrio a cargo de Octavio Paz", (Penaloza Garcia, 2001).

En 1931, El Universal cancelo estos concursos, mismos que reanudo hasta 1948. El enrarecido entorno que vivio la ya entonces Universidad Autonoma, sumado a la presion hecha por catedraticos e intelectuales--que cuestionaban los beneficios academicos--llevo a esa decision. Agustin Yanez publico en Bandera de provincias, un virulento articulo que titulo "Contra los concursos de oratoria y otros vejamenes", en el que apunto:

Cada ano es mas bochornosa la asistencia a esas pruebas parlantes que han venido a ser un serio problema para nuestros adolescentes. Desfile de cacatuas romanticas, que dicen tonterias sin tasa, exhibicion de una infame pobreza espiritual, tiradas patrioticas y cursis fuera de ponderacion; nulidad de pensamiento, suficiencia pendejo y en el saldo final una vanidad intolerable. Cuando se habla de nuestra urgencia de tecnicos no se concibe como subsisten estos focos de impreparacion, estos lanza-tontos que abren de par en par las compuertas de la impudicia.

[ILUSTRACION OMITIR]

Sean llamados a cuenta los vencedores nacionales e internacionales de anos pasados. Que posicion ocupan desvanecidos el reclame que los emborracho. En la provincia han quedado para decir malos discursos oficiales de que nos avergonzamos. En la capital son agitadores de estudiantes o aduladores viles. ?Para que recorrer nombres de quienes pudiendo ir muy lejos, solo son destenidos globos cautivos del efimero reportazgo?

Apoteosis del mal gusto, ya quisieramos que tales certamenes se inspirasen en un afan sincero, por filisteo y ramplon que fuese, pero no en el bajo mercantilismo industrial que los hincha al sonoro rugir de platillo y timbales. Este es el capitulo principal de su fracaso y de su condenacion (Yanez, 1930).

A pesar de sus afirmaciones en la entrevista de 1984--y por todo lo relatado--no tengo duda de que el joven Paz hubiera participado en 1931. Tan solo tendria 17 anos y habria logrado mucho margen de mejora. Aunque despues desestimo sus aptitudes para la expresion oral, nunca dejo de cultivarlas, al grado de que estas llegaron a constituir parte inherente de su trabajo intelectual a partir de la decada de 1970.
COPYRIGHT 2015 Editorial Contenido, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Adame, Angel Gilberto
Publication:Contenido
Article Type:Extracto
Date:Nov 1, 2015
Words:3280
Previous Article:Constitucion y competitividad: el arte de convertir los conceptos en acciones y nuevas realidades.
Next Article:100 mitos desmentidos por la ciencia.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters