Printer Friendly

Obesidad y edulcorantes: cartas desde Europa.

Madrid. -- Ha llamado la atencion, incluso fuera de la prensa especializada, un articulo de analisis de Meghan B. Azad, especialista en bioestadistica del departamenwo de Pediatria de la Universidad de Manitoba (Winnipeg, Canada), y sus colaboradores aparecido en el Canadian Medical Association Journal. El trabajo revisa los resultados que tiene, a largo plazo, la ingesta de edulcorantes, esas sustancias que se utilizan para endulzar las bebidas en vez del azucar. Para sacar sus conclusiones, el equipo de investigacion repaso 30 estudios longitudinales a lo largo del tiempo (cohort studies) que seguian los efectos del consumo de edulcorantes de bajas calorias en adolescentes y adultos.

Con un resultado bien sorprendente: como indican los autores, los edulcorantes no nutritivos llevaron a los consumidores de aspartamo, sacarina o productos similares, en un porcentaje significativo, a experimentar aumentos de peso y de circunferencia de la cintura, a la vez que padecian una mayor incidencia de obesidad, de hipertension, de sindromes metabolicos, de diabetes de tipo 2 y de problemas cardiovasculares. Los resultados del trabajo de Azad y colaboradores asustan. Hasta que se toma en cuenta un factor nada despreciable que convierte las conclusiones de los autores en un tanto sesgadas. Quienes toman edulcorantes de forma sistematica suelen ser personas preocupadas por su peso y, salvo casos patologicos como puedan ser los de anorexia, dicha preocupacion viene impuesta porque se cuenta ya de partida con un sobrepeso considerable.

Es harto sabido que la obesidad cuenta con multiples causas: geneticas en algunos casos, de una alimentacion inadecuada durante la ninez en bastantes mas y, casi de forma generalizada, como suma de unos habitos que anaden a la dieta nociva una tendencia hacia el sedentarismo. El resto--la diabetes de tipo 2 y las dolencias cardiovasculares--son una consecuencia del problema mayor de contar con un sobrepeso patologico. Y cabe concluir que son los habitos nocivos y no el aspartamo los que llevan a engordar aun mas.

Para saber en que medida el consumo de edulcorantes tiene un papel importante en los problemas de la obesidad hasta agravarlos, como sugieren Azad y colaboradores, seria necesario incluir en los estudios grupos de control de personas sin problemas de peso que consumiesen sacarina, aspartamo o lo que sea. Pero no es el caso o, al menos, no se menciona en parte alguna del trabajo de los autores.

Deducir que quienes toman edulcorantes agravan sus problemas de obesidad es tomar el rabano por las hojas. Cabria suponer tambien que, como quienes toman medicamentos para prevenir infartos mueren a menudo por un fallo cardiaco, son las medicinas los que les matan. O que la perdida de capacidad visual que padezco yo mismo con el paso de los anos la causan las gafas.

COPYRIGHT 2017 Editorial Cruzada, S.A. DE C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Cela Conde, Camilo Jose
Publication:Siempre!
Date:Jul 30, 2017
Words:482
Previous Article:Sin soluciones para los migrantes: Europa.
Next Article:Madrina de lectores: una mirada a ... la saga de Harry Potter.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters